Issuu on Google+

Clase implementación n°1 (03 - 06 – 2014)

Cada comienzo de clases, tenemos una actividad de relajación y motivadora para los(as) estudiantes, que les permita nivelar sus energías. Durante el desarrollo de ésta actividad, participan activamente y se observa un cambio de actitud en ellos(as) y por ende, una relajación que les permite comenzar adecuadamente su clase. Esta estrategia al inicio de la clase, da resultado, sin embargo, podemos evidenciar que después del transcurso de unos minutos los(as) alumnos(as) nuevamente suben su nivel de energía, lo que nos plantea ampliar ésta estrategia o bien modificarla; buscar una estrategia que se mantenga constante para los(as) niños(as), y que al momento de subir sus niveles de energía, poder manejar adecuadamente la situación y volver a lo que nos convoca (la clase). En cuanto a las ventajas de la práctica de relajación: “enseñar a los niños y niñas a relajarse a través de diferentes técnicas y juegos es una forma agradable de inculcarles hábitos de vida sana y que aprendan a desarrollar su inteligencia emocional” (Dris, 2010). Como se menciona en la cita, la relajación es un aporte, y por lo demás se va desarrollando con el tiempo, hasta transformarse en un hábito.

Así, pues bien, generamos un momento de conversación con los pequeños, dónde aún falta tener más en cuenta la norma de respetar los turnos de habla, respetar a quien habla y mantener un orden propicio para el aprendizaje, lo cual, plantea claramente la pregunta ¿cómo debo de generar un ambiente de respeto, donde los estudiantes sean capaces de ser escuchados y escuchar?, ¿qué estrategias puedo aplicar? Lo cual,


claramente se mejorará durante el transcurso de las clases en que nos corresponde implementar nuestro proyecto de aula. Durante el desarrollo de la clase, se dan indicaciones de lo que deben realizar, lo cual es una actividad práctica donde deben dibujar, colorear y escribir (díptico). Claramente, existió una falta de comprensión respecto a lo que debían de realizar en cuanto a contenido que debían expresar en su díptico, lo que me plantea la siguiente perspectiva: (a) los(as) estudiantes no prestan atención a las indicaciones de lo que deben desarrollar en su trabajo, (b) los(as) estudiantes no comprenden con claridad, puesto que las indicaciones que se les da, están confusas, poco claras, y por último (c) los(as) estudiantes pierden el rumbo de lo que deben realizar, puesto que, comienzan a conversar y/o hacer cosas que no son parte de la clase. Estas opciones, pueden ser una de las mencionadas, dos o bien los tres planteamientos mencionados. Por lo que, debemos trabajar en ambas, producir una mejor explicación de las actividades que deben realizar, promover un ambiente armónico donde los estudiantes puedan desarrollarse y por último, no dejar espacios vacíos dentro del momento de clases. En cuanto a las explicaciones dadas a los estudiantes: “Criterio C.3, el contenido de la clase es tratado con rigurosidad conceptual y es comprensible para los estudiantes” (Marco para la Buena Enseñanza, 2008). Como lo mencionaba con anterioridad, hay que mejorar en el aspecto de las explicaciones e instrucciones a los estudiantes.

Otro punto fundamental del cual tengo que reflexionar, es sobre la estrategia en sí del trabajo del díptico. Si bien los(as) estudiantes de primer año básico, deben desarrollar su hábito de lectura y escritura, aun hay complicaciones en cuanto a la lectura y por ende


en la escritura, ya que no todos los estudiantes llegaron leyendo a primer año básico. Esto, complica en cuanto al desarrollo de la clase, lo cual me plantea que aun el diseño de un díptico no es una estrategia propicia para los(as) alumnos(as) de primero básico, por lo menos no en un primer semestre de educación formal. Las estrategias que requieren estos(as) estudiantes, deben ser más adecuadas a su edad, como el juego, tanto individual como en grupos. Debo mencionar como aspecto final en éste punto (desarrollo de clase), tener más presente el comportamiento y el nivel de desarrollo de cada estudiante, ya que, hay varios niños que finalizan sus actividades rápidamente, por lo que en ellos(as) se produce un aburrimiento y tienden a conversar e interrumpir a los demás que se encuentran aun trabajando. En esta clase, el manejo de los tiempos nos jugó en contra, ya que nos enfocamos en dar una atención personalizada a los(as) estudiantes para que pudiesen dar término a su díptico, no pudiendo realizar un cierre y sistematización adecuada. En relación a la optimización y utilización del tiempo de clases : “Criterio B.4, establece un ambiente organizado de trabajo y dispone los espacios y recursos en función de los aprendizajes” (Marco para la Buena Enseñanza, 2008). Claramente, el tema del tiempo durante la clase, se vio dificultoso por la organización, notoriamente en el la no realización del cierre de ésta clase.

Esto fundamentalmente, es algo importante para poder concluir un periodo de clases, ya que se pueden recoger varios aspectos de la clase, como los conocimientos de los(as) niños(as) (respecto a la clase), qué ha faltado por aprender, qué se ha comprendido


inadecuadamente, entre otros aspectos. Por ende, el manejo de los tiempos es un punto a mejorar, al igual que el c贸mo se realizar谩 la sistematizaci贸n, buscando estrategias que sean adecuadas para que podamos saber y comprender aquello que deben mejorar y/o fortalecer nuestros estudiantes.


Reflexión clase n°1 de implementación