Page 1

E D I C I Ó N

C

E S P E C I A L

VENEZUELA

on este folleto queremos dar nuestra visión y aporte ante la grave situación política, económica y social que vive Venezuela. El proceso bolivariano que durante años se ganó la simpatía de millones en nuestro continente, logró enormes conquistas sociales y, a la vez, equivocadamente no avanzó en una ruptura con el modelo capitalista. Presa de esta situación, hoy enfrenta una brutal crisis económica y una ofensiva de la derecha política y los sectores del poder económico que ésta representa. A nuestro modo de ver, también enfrenta las equivocadas decisiones políticas y económicas del gobierno de Maduro.

El proceso bolivariano en su hora decisiva

Desde el MST, siempre hemos defendido el proceso bolivariano y sus conquistas y hoy ante los planes del imperialismo lo seguimos haciendo. También hemos colaborado con esa revolución ayudando con viajes e intercambios a construir en su seno una organización revolucionaria. En este difícil momento, queremos transmitir nuestras opiniones y propuestas, sobre lo que a nuestro entender debe hacerse, para derrotar los planes de la derecha y de verdad avanzar en un rumbo anticapitalista y socialista. También reproducimos las opiniones de nuestros compañeros venezolanos de la corriente Marea Socialista


E

l 12 de febrero se inició la parte violenta de la ofensiva de la derecha. Hasta ahora dominaba la presión económica de desabastecimiento, usura en los precios y manipulación de la crisis económica que tiene fuertes rasgos de guerra económica. Suman ahora la violencia a la presión política e ideológica. Un sector de esta derecha cuya cara visible son Leopoldo López y María Corina Machado ha tomado la calle de manera violenta para completar un juego de tijeras y profundizar el desgaste del gobier-

ce su desgaste frente al pueblo bolivariano. Y entonces, quede expuesto a una salida ya sea esta violenta o blanda. El gobierno del presidente Maduro está cometiendo un error grave al

pe, aunque esté disfrazado con movilizaciones de simpatizantes de la derecha en la calle. Pero alertamos que de continuar por este camino de adaptación a las exigencias de los capitalistas entraríamos en una situación de retroceso y descontrol irrecuperable. Por eso llamamos al gobierno del presidente Maduro a rectificar y aplicar medidas anticapitalistas para garantizar el abastecimiento, frenar el aumento descontrolado de precios y poner en marcha una nueva fase del proceso bolivariano. Proponemos,

Declaración de Marea Socialista. Para frenar la ofensiva de la derecha:

Rectificar y avanzar hacia

no de Nicolás Maduro y buscar recuperar para la burguesía local e internacional el control del país Pero no tenemos que confundirnos, “negociadora” o “violenta” la derecha política y la burguesía tienen un plan único de gobierno. Ese plan se hizo público por medio del Comunicado de 47 economistas de la oposición a fines de enero pasado. Y tiene tres puntos centrales: liberación del dólar, endeudamiento internacional con los centros del poder financiero como el FMI u otros, y aplicar contrarreformas para desmontar las conquistas políticas, sociales y económicas del pueblo venezolano con la excusa del déficit fiscal. Todo esto en busca de recuperar el control de PDVSA. Quieren toda, no un parte de los dólares de la renta petrolera. Más allá de que la derecha tenga dos tácticas, estamos en presencia del esquema clásico de las contrarrevoluciones. Este consiste en presionar al gobierno para que aplique medidas antipopulares y así pierda completamente su base social y profundi-

2

creer que hay una derecha “violenta” y otra “pacífica” con la que se puede negociar y que sería supuestamente respetuosa de la Constitución. Como en la vieja combinación de la “zanahoria y el garrote” estos sectores convergen entre sí en un objetivo común: derrotar al Proceso Bolivariano. Pero el error principal del gobierno consiste en su oscilación vacilante que lo lleva a aplicar las medidas que la derecha exige. Con el anuncio del SICAD 2 (sistema similar al que rigió hasta el 2010) se abriría paso a la liberación de una parte sustancial de la renta petrolera y el camino a que la alta inflación que hoy vivimos se convertirá en hiperinflación y se profundizará el desabastecimiento. Este anunció del nuevo "dólar permuta" solo logrará aumentar el malestar social que hoy se siente en el país. Y profundizará la desorientación y la arrechera del pueblo que vive de su trabajo. Desde Marea Socialista declaramos decididamente nuestro compromiso en la defensa del Proceso Bolivariano contra cualquier intento de gol-

además, estas medidas en la emergencia política y económica: 1) Poner fin a la impunidad de la derecha. Por eso respaldamos la orden de captura contra Leopoldo López como responsable intelectual de los hechos violentos del 12 de febrero. Pero reclamamos la detención de Henrique Capriles y todos los responsables de los 11 asesinatos del 15 de abril del 2013. 2) Llamamos a alentar y apoyar la movilización y la lucha de los sectores del pueblo bolivariano que están defendiendo sus conquistas. Los que luchan por salarios, por la defensa de sus puestos de trabajo, como los automotrices, por sus contratos colectivos, como los eléctricos y muchos otros. Llamamos a alentar y no criminalizar la protesta legítima del pueblo que vive de su trabajo. Hay que enfrentar decididamente la contrarrevolución pero respetando e impulsando la lucha del pueblo trabajador, campesino, popular y orientarla hacia la pelea por medidas anticapitalistas. 3) Insistimos y proponemos la in-


corporación real y efectiva a la toma de decisiones del gobierno de las organizaciones sociales y políticas del pueblo revolucionario, de sus sindicatos de base, sus consejos de trabajadores, sus movimientos sociales y populares, para garantizar que se gobierne al servicio del pueblo trabajador y a favor de los intereses de la revolución. 4) Reclamamos apoyar a los medios comunitarios y alternativos como red nacional de comunicación de los que luchan contra la derecha y en defensa de las conquistas de la revolu-

Alejandro Bodart y Sergio García en la 1ª Conferencia Nacional de Marea Socialista, en Caracas, Venezuela.

Que el estado monopolice bajo control social y de anticorrupción todo el comercio exterior y sea el único importador de los bienes esenciales de nuestro pueblo. 2) Centralización nacional con con-

4) Urgente recuperación de la producción estatal de alimentos y de productos de consumo básico. Expropiación bajo control obrero y popular de aquellas grandes empresas incursas en las grandes operaciones de acaparamiento y especulación o contrabando de extracción. 5) Pedir a los pueblos y reclamar a los gobierno de América Latina el apoyo solidario en alimen-

a la revolución económica ción. Exigimos abrir inmediatamente los medios públicos a los debates y opiniones de todos los que defendemos el Proceso Bolivariano. 5) Llamamos a abrir los cuarteles de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana al debate público y conjunto con el pueblo revolucionario y sus organizaciones. Al mismo tiempo proponemos: 1) Ni un dólar más a la burguesía.

trol social, de todos los dólares del país. Ya sean los que ingresan por el petróleo como los que están depositados en los fondos del exterior. 3) Intervención y control estatal y social por parte de los trabajadores de todo el sistema bancario privado que opera en el país, para financiar el funcionamiento económico. Control centralizado de los todos los fondos que maneja la banca pública.

tos y medicinas para afrontar la emergencia. Todavía estamos a tiempo de cambiar el rumbo de conciliación con la burguesía y de impulsar medidas anticapitalistas decididas con la participación democrática del pueblo que vive de su trabajo. Mañana puede ser demasiado tarde. Caracas, 13 de febrero de 2014

¿Qué es Marea Socialista?

La corriente política venezolana llamada Marea Socialista es una organización de trabajadores, jóvenes e intelectuales que actúa dentro del proceso bolivariano defendiendo sus propias opiniones y elaboraciones sobre el curso económico y político del país, para el cual defiende un rumbo anticapitalista, socialista y anti burocrático. A nivel internacional integra una corriente junto al MST de Argentina, el MES/PSOL de Brasil, La Lucha Continúa de Perú, el MPU de Panamá, la Comuna/NPA de Francia y dirigentes obreros de Bielorrusia. Además con una gran cantidad de organizaciones de Europa y Asia participa de una experiencia de confluencia dentro de la IV Internacional. Marea Socialista nació en el año 2007 en un proceso de confluencia entre sectores del sindicalismo clasista donde tiene un muy importante desarrollo, con cuadros provenientes de anteriores experiencias de izquierda y revolu-

cionarias, y con dirigentes del movimiento popular. Nuestro partido colaboró desde antes de su fundación con ese proceso de construcción. Primero con la presencia durante varios años en Venezuela de Sergio García, dirigente del MST quien fuera parte de los fundadores de Marea Socialista. Durante esos años y los siguientes Alejandro Bodart viajó en numerosas ocasiones a colaborar en eventos, conferencias y seminarios de formación. Y actualmente compañeros del MST se encuentran viviendo en Venezuela, colaborando en la construcción de Marea Socialista, a la cual en los últimos años se han incorporado nuevos compañeros y dirigentes de diversas tradiciones de izquierda. También es parte de un espacio de confluencia llamado “Patria Socialista”. El conjunto de opiniones y publicaciones de Marea Socialista puede verse en la página web aporrea.org

3


L

os acontecimientos que sacuden a Venezuela se han transformado en uno de los principales hechos políticos del mundo y de Latinoamérica. La revolución bolivariana, enorme proceso protagonizado por el pueblo y que tuviera el liderazgo de Chávez, se ganó años atrás el apoyo y la simpatía de millones de trabajadores y jóvenes de nuestro continente y el mundo. Lógicamente, hoy se vive una gran preocupación e incertidumbre. Compartimos esa inquietud con todos aquellos que quieren que Venezuela avance en sentido independiente, antiimperialista y anticapitalista. Y por eso queremos expresar nuestra opinión sobre la difícil realidad venezolana. Estamos ante una ofensiva de los sectores burgueses y proimperialistas con sus representantes políticos Leopoldo López y María Corina Machado por un lado, que actúan como ala dura, mientras por otro lado Hen-

piándose de toda la renta petrolera. Por eso desde el MST-Nueva Izquierda, en primer lugar manifestamos nuestro rechazo a ese objetivo de la oposición política venezolana y de los sectores del poder económico y financiero que la sustentan. Nada bueno puede venir para el pueblo venezolano ni para Latinoamérica de parte de esos sectores que con garrote o zanahoria pretenden terminar con el proceso bolivariano, utilizando por estos días el descontento real de un importante sector de la juventud y el pueblo venezolano para sus propios fines. Como siempre, detrás de todo esto está el imperialismo yanqui, que necesita recuperar terreno en nuestro continente. Lo hace a través del Acuerdo del Pacífico con Perú, Colombia, México y Chile. Pero un cambio político en Venezuela ayudaría mucho a sus fines políticos y económicos. Los nefastos intereses del impe-

propia base social bolivariana, en algunas elecciones motivó que miles no fueran a votar como forma de expresar su descontento y en los últimos meses, paralelo al agravamiento de la crisis económica, una franja de la población comenzó a romper con el gobierno. De todo esto es res-

nad bas pre em es drá ció gra

rique Capriles encabeza una versión más negociadora pero defiende a la vez a López y Machado. Éstos, desde el día 12 de febrero han apelado a acciones violentas convocando a terminar con el gobierno. Más allá de matices entre ellos y de sus argumentos, ambos sectores tienen un mismo objetivo estratégico: derrotar la revolución bolivariana y recomponer en Venezuela un régimen político y económico al servicio del imperialismo, las transnacionales petroleras y la gran burguesía. Lejos de defender la democracia, todos ellos han apoyado el robo petrolero y los sabotajes, y promovieron intentos golpistas. Quieren recuperar el manejo de resortes fundamentales de la economía del país para el establishment, lograr un mayor compromiso con el FMI, anular conquistas muy importantes en el terreno político, social y económico, y recuperar el control de PDVSA apro-

rialismo, las grandes transnacionales petroleras, la gran burguesía venezolana y la oposición política están muy claros. Al mismo tiempo, creemos que la situación económica y social real que vive Venezuela merece una reflexión profunda y, a nuestro modo de ver, un urgente cambio de rumbo por parte del gobierno. En primer lugar, porque desde hace años se fue enquistando al interior del proceso una casta burocrática que desde el Estado y el gobierno jugaron un rol muy negativo, evitando que la revolución avanzara en medidas anticapitalistas, haciendo acuerdos con sectores de la burguesía, enriqueciéndose ellos mismos al amparo de los negocios petroleros y tratando de de acallar las voces críticas que surgían dentro del proceso. Este accionar, que atenta contra las necesidades del proceso, jugó a la vez el rol de desmoralizar a franjas de la

ponsable la conducción del gobierno y del PSUV. Y pone de nuevo blanco sobre negro que toda revolución que no avanza, retrocede. Y no hay manera de que avance sin medidas profundas que liquiden realmente el poder capitalista, ni protagonismo obrero y popular en la toma de las decisiones. Sobre esta base de problemas que vienen de arrastre, actualmente el propio Maduro y su equipo tienen también una gran responsabilidad en lo que está aconteciendo. Lejos de tomar medidas que solucionen los graves problemas sociales que se venían agravando, avanzaron con la devaluación y con el comienzo de una relativa liberalización del mercado petrolero, como parte del proceso de negociación que emprendieron meses atrás con la oposición política y económica. Así el descontento fue creciendo y esa situación es la que aprovecha la derecha para salir a la ofensiva. De

tico est voc sía no" pud rian llejó P ció zola cia al ar pita cim trol una no” ca en rior de clu

4

Declaración del MS


alles exúltiennja per es-

nada sirve sólo explicar que el desabastecimiento, acaparamiento y los precios altos los generan los grandes empresarios; eso es así. El problema es que el gobierno no tomó medidas drásticas para frenarlos. Y así la situación se va deteriorando, dejándole un gran campo de acción al poder polí-

sa que desabastezca y acapare productos. Nacionalizar los principales resortes de la producción. Y redefinir la política petrolera, avanzando en su total nacionalización y un control social sobre la misma, como base para una planificación total de su producción, uso y comercialización. Sin un cambio urgente y claro en estos temas no hay manera de que el proceso bolivariano salga de su crítica situación. Junto a estas medidas, impulsamos otra cuestión que consideramos muy importante: el garantizar y defender el derecho a la movilización del pueblo trabajador, de los sectores populares, campesinos y de la juventud. Que la derecha haga acciones violentas no puede ser motivo de coartar el derecho a movilizarse y reclamar de los miles que tienen justas demandas y quieren que mejore su situación social, ni de frenar las

rno nco que neunder oy es. mas nte nen en tograían uaiva ero, ciarás mindo cha De

tico y económico proimperialista. A esta situación se agrega el muy equivocado argumento de que la burguesía tiene un sector "malo" y otro "bueno", generando falsas expectativas y pudiendo llevar así al proceso bolivariano y a su propio gobierno a un callejón sin salida. Por eso compartimos la declaración de nuestros compañeros venezolanos de la corriente Marea Socialista, cuando dicen: “Llamamos al gobierno del presidente Maduro a rectificar y aplicar medidas anticapitalistas para garantizar el abastecimiento, frenar el aumento descontrolado de precios y poner en marcha una nueva fase del proceso bolivariano”. En nuestra opinión, esto significa cambiar la política actual y avanzar en el control total del comercio exterior y de la banca, en un plan integral de la producción de alimentos que incluya la expropiación de toda empre-

críticas u opiniones diversas. No hay manera de defender la revolución bolivariana y lograr cambios transformadores y socialistas sin la mayor movilización y protagonismo popular, para que sean los trabajadores y el pueblo los que decidan. Y esto incluye la necesidad de abrir los medios de comunicación estatales a la opinión y libre circulación de ideas de las organizaciones obreras, populares, de la juventud y a los medios alternativos y comunitarios. Frente al imperialismo que quiere recuperar peso en la región y a la ofensiva sobre Venezuela es necesario y urgente -antes que sea demasiado tarde- que se tome este camino anticapitalista y verdaderamente democrático, que es el único que puede evitar que la derecha política y económica siga avanzando. Por último, ante la crisis que vive Venezuela, en nuestro país tanto el

MST sobre Venezuela

gobierno nacional como la oposición de derecha emiten sus opiniones. No compartimos ninguna de ellas. Repudiamos los dichos hipócritas de la oposición de cuño pejotista o del frente “progresista” radical; Massa, Binner, Carrió o la UCR, que elogian a la derecha venezolana y se colocan en el campo reaccionario que cobra víctimas y pretende sumir en el hambre a los venezolanos abonando por la derrota del proceso bolivariano. También las de Macri, que aquí ajusta, persigue y reprime a los que reclaman y ahora quiere posar de democrático ante los hechos de Venezuela. Y asimismo denunciamos la hipocresía del gobierno nacional de CFK, que pretende equiparar la situación de Venezuela y de Argentina, al servicio de sostener la crisis actual, el fracaso de su modelo y apuntalar el ajuste en curso en nuestro país. Denuncia el intento de golpe en Venezuela con el

objetivo de intentar mostrar que hay un golpe también aquí. Pero en nuestro país, el verdadero golpe en curso es el que sufren los bolsillos de millones de trabajadores con la devaluación, la inflación y los bajos salarios. Por todo esto, desde el MST llamamos a repudiar la estrategia política de la derecha venezolana y sus acciones violentas en la calle. Estamos por la defensa de las conquistas sociales del proceso bolivariano y por superarlas con un verdadero rumbo socialista, que solo puede venir con medidas acordes y con el pueblo revolucionario siendo actor y parte de las decisiones que se tomen en adelante. Por eso nos ponemos a disposición de realizar una campaña y todas las acciones unitarias que hagan falta al servicio de este objetivo. Comité Ejecutivo del MST, 26 de febrero de 2014

5


Movilizar al pueblo trabajador en defensa de las conquistas  del Proceso y por medidas  anticapitalistas

anifestaciones y contramanifestaciones. Asesinatos y heridos en las calles de las grandes ciudades. La detención de uno de los líderes de las “protestas”. Un espiral de violencia creciente en los estados fronterizos con Colombia, en especial Táchira. Una campaña internacional de desinformación que se refleja en todos los grandes

desarrollan desde el 12 de febrero, son la puesta en marcha de un plan integral de recuperación del país por parte de la derecha pro imperialista venezolana. Fracasado el objetivo de desatarlo con la forma de “plebiscito” en diciembre pasado, por el contundente resultado electoral favorable al chavismo, encontró su momento oportuno al recular el gobierno en las medidas económicas que le dieron aquel triunfo electoral, aplicando un duro ajuste devaluatorio. No se trata sólo de la presencia de un sector violento y fascistoide

medios internacionales. Señales de desorientación aguda en el alto gobierno. Malestar en el pueblo chavista por una situación de desabastecimiento  e inflación que empeora día a día. Lucha en defensa de una gran variedad de conquistas obtenidas durante los últimos quince años. Y  hoy amenazadas por el despliegue de un proceso de contrarreformas. Una campaña gubernamental de llamado a la “Paz” al menos extemporánea y fallida. El sostenimiento de un rumbo equivocado al buscar un interlocutor en la burguesía para la conciliación, en lugar de buscar la participación democrática del pueblo que vive de su trabajo hacia medidas anticapitalistas. Son los síntomas salientes de que en las semanas o meses próximos se decidirá, con un fuerte peso de acciones de calle, el futuro inmediato de lo que el mundo conoce como Proceso Bolivariano. La disputa por el control del país en el centro de la escena El período abierto con las manifestaciones y los hechos de violencia que se

de la burguesía local con fuertes conexiones con el uribismo y los sectores extremos de la derecha gringa, cuya cara visible serían el ayer detenido Leopoldo López y María Corina Machado, que lo es. Se trata de una operación en tijeras, acordada o no, pero simultánea, donde a las acciones violentas, fascistas, se le debe sumar, el anestésico llamado a las formas pacíficas para una salida “constitucional” del gobierno de Nicolás Maduro, impulsado desde el departamento de Estado, la iglesia venezolana y los supuestos políticos democráticos de la derecha del país. Argumento, este último, que lamentablemente se alienta también desde el gobierno. Lo que estamos presenciando es la disputa abierta por el control del país y la renta petrolera, que toda la oposición de derecha cree poder recuperar sobre la base de la debilidad política generada por el fallecimiento del Comandante Chávez y la “ingenuidad” de la política conciliadora del gobierno.

Hay que impulsar y alentar la lucha de los que defienden la recuperación del poder adquisitivo del salario. Los  que defienden los puestos de trabajo. Defender y hacer aplicar las conquistas de la LOTTT, reimpulsar el funcionamiento de las Misiones apelando al control y la decisión del pueblo trabajador. Apoyarse en la movilización masiva de la población para aplicar medidas de freno al desquicio económico capitalista como el Monopolio del Comercio Exterior, la nacionalización de la Banca y el control central de todos los fondos del Estado Venezolano en el Exterior. El pueblo que vive de su trabajo debe sentir que se retoma el camino de las medidas de noviembre pasado. La intervención de los comercios que venden a precios usurarios, las sanciones a los empresarios que acaparaban, especulan o concentran el contrabando de extracción. La instalación de mercados populares en todas las ciudades donde se consigan los productos básicos. Sólo activando esta movilización popular desde las bases se podrá detener la

Carlos Carcione Marea Socialista

M

La amenaza al gobierno del presidente Nicolás Maduro es, sobre todo, la búsqueda de desmontar radicalmente las conquistas sociales, económicas y políticas del Proceso Bolivariano. Por eso es que el primer paso de una respuesta contundente a la ofensiva de la derecha es desatar la movilización del pueblo que vive de su trabajo en la defensa de esas conquistas.

El Proceso Bolivariano en la hora de la verdad

6


Alejandro Bodart, en un foro en Caracas, junto a Gonzalo Gómez fundador de Aporrea y dirigente de Marea Socialista y dirigentes de Francia y Bielorrusia.

ofensiva de la derecha. Llamamos a todos los movimientos, sindicatos y organizaciones del pueblo que vive de su trabajo a impulsar la movilización autónoma para defender nuestras conquistas y exigir medidas anticapitalistas.

Desarrollar la democracia para el pueblo bolivariano Pero la acción revolucionaria del pueblo chavista no puede llevarse a la práctica sin desplegar una gran participación democrática. La confusión instalada en el chavismo por las oscilaciones del gobierno en el rumbo económico, solo se resuelve con su participación directa en las decisiones fundamentales. El respeto al debate crítico en nuestras filas. No poner obstáculos

administrativos para el desarrollo de las movilizaciones de los trabajadores revolucionarios. El apoyo al trabajo de nuestros medios comunitarios y alternativos para informar acertadamente a nuestro pueblo. La apertura de los medios públicos a los que denuncian, reclaman y hacen propuestas de solución a los problemas que vivimos. Son la clave para desarrollar la movilización y frenar a la derecha. La

tentación burocrática del ordeno y mando es el peligro más serio en estos momentos. La gravedad de la crisis actual puede ser resuelta de la manera en que triunfamos contra el golpe de abril y el sabotaje petrolero, activando decisivamente al poder constituyente, al pueblo bolivariano. La búsqueda de la conciliación con sectores supuestamente “democráticos” de la derecha pro imperialista local nos lleva a perder el Proceso. Es un momento histórico para este proyecto de emancipación. La hora de la verdad ha llegado. Caracas, 19 de febrero de 2014

La izquierda y Venezuela: algunos debates Sergio García Dirigente del MST Desde el inicio del proceso bolivariano las organizaciones de izquierda hemos tenido distintas posturas y propuestas. En nuestro caso, no lo hemos hecho a la distancia ni en sentido periodístico. Sino en forma militante, internacionalista. Comprometiéndonos con el proceso en curso a través de viajes, intercambios de cuadros y dirigentes, construcción común y ayudas concretas. En ese marco siempre discrepamos en trazos gruesos de dos visiones: por un lado de la izquierda sectaria que negando el proceso revolucionario y el fenómeno bolivariano se colocó por fuera del mismo y lo atacó como a cualquier gobierno burgués. Sin comprender la esencia de un país que sustentado en la movilización cambió su régimen y enfrentó los planes del imperialismo en la región. Así fueron y son marginales en la vida del proceso venezolano. Vale esto para las fuerzas del FIT de Argentina, que no pueden mostrar ningún ejemplo concreto de avance en Venezuela, precisa-

mente por la incomprensión que tienen de ese proceso. Por otro lado tampoco compartimos la visión de quienes acríticamente apoyaban y apoyan al gobierno bolivariano. Como si todo marchara sobre rieles rumbo al socialismo, cuando evidentemente no era ni es así. Este sector podemos verlo por tomar un ejemplo, en Marea Popular. Una organización que si bien correctamente denuncia el accionar de la derecha nada dice de los gruesos errores del gobierno de Maduro. Se ubican en una posición de defensa del “socialismo venezolano” cuando la realidad es que se está cada vez más lejos de ese objetivo, por decisión de su dirección política. No decir nada de esto es una posición oportunista que no ayuda al proceso venezolano. Nuestra opinión y participación directa en Venezuela fue siempre distinta a estas dos equivocadas concepciones. Partimos del apoyo al proceso revolucionario y al pueblo movilizado que le dio sustento. Y frente a todos los ataques del imperialismo defendimos a Chávez. En ese marco, permanentemente tuvimos posiciones críticas al rumbo del proceso, incluido en vida de Chávez. Porque veíamos con preocupación una de-

cisión oficial de no avanzar en medidas anticapitalistas y un peso cada vez mayor de sus sectores burocráticos y proburgueses en las esferas de gobierno. Este último tiempo con Maduro al frente, fue un salto en tan equivocado camino. Y por eso rechazamos en primer lugar las acciones de la derecha y sus objetivos; pero también marcamos la responsabilidad evidente del gobierno bolivariano en la situación actual. Por esta ubicación política, pudimos y podemos estar del lado del movimiento de masas que defiende el proceso y quiere que avance. Y a la vez hacerlo de forma independiente, con nuestra propia organización y nuestras propias posturas anticapitalistas. Sin tener que callar críticas ni hacernos parte del equivocado rumbo del gobierno. Creemos que solo desde ahí, se puede tener una posición revolucionaria en Venezuela. Sin hacerle el juego a la estrategia de la derecha ni avalar el curso conciliador y reformista de un gobierno que está perdiendo el rumbo. Por todo esto, nuestros compañeros venezolanos han podido construir una corriente política dinámica, que hace sentir sus opiniones y es seguida internacionalmente por amplios sectores.

7


l

l

Repudiemos la ofensiva de la derecha y su plan político Ninguna injerencia del imperialismo en Venezuela y Latinoamérica

l

Urgente cambio de rumbo del gobierno bolivariano. Que se tomen verdaderas medidas anticapitalistas

Pleno derecho del pueblo a movilizarse, opinar y decidir.

Un poco de historia

1958: El Pacto de Punto Fijo. Produce un cambio político al ser suscripto por los partidos COPEI, Acción Democrática y el apoyo de la burguesía. A la salida de la dictadura crea un andamiaje para un modelo dependiente de entrega petrolera que el presidente electo asumiría. Fue la base del bipartidismo. En 1988 el 80% de la población estaba en la pobreza. 1989: El Caracazo. Miles salen a las calles en Caracas, Guarenas y las principales ciudades contra el paquete de medidas neoliberales de Carlos Andrés Pérez. El pueblo muestra su bronca y deseo de cambio. Fueron violentamente reprimidos y obligados a replegarse, pero el hecho cambió el curso del país.

pública (MVR) que lo lleva de candidato. Gana con una convergencia de sectores nacionalistas, democráticos progresistas y de izquierda. Chávez habla de nacionalismo, reivindica la “tercera vía” de capitalismo con rostro humano y cambia la Constitución en un referéndum.

1992: la insurrección militar del 4F. Un sector de militares disconformes encontró en el Caracazo el detonante para acelerar planes de insurgencia contra el bipartidismo. El 4 de Febrero irrumpe la figura de Hugo Chávez Frías y encabeza un golpe. Es derrotado, él asume la total responsabilidad y va preso.

2005: se debate el socialismo. A fin de 2004 y luego en el Foro Social de Porto Alegre, Chávez anuncia que el rumbo bolivariano es el Socialismo del Siglo XXI. En 2006 es reelecto presidente y en 2007 nace el PSUV, al cual ingresan cuadros de diversas tradiciones. Pese al discurso, no se avanza en romper con el modelo capitalista y se sostiene la economía mixta, crece el ala burocrática en el estado y hay problemas sociales. Se pierde el referéndum constitucio-

1998: Chávez gana su primera elección. Chávez es liberado por presión social en 1994. Se juega a la participación electoral y crea el Movimiento Quinta Re-

8

l

2002: La derrota del golpe. La oposición y el poder económico, parte del ejército y la burocracia petrolera dan un golpe. Chávez se entrega pero el pueblo en las calles derrota el golpe el 13 de abril y logra su retorno. El triunfo popular impulsa nuevas conquistas sociales y profundiza el proceso. La burguesía conspira con el paro sabotaje petrolero, pero de nuevo la clase obrera lo derrota y se profundiza el control estatal sobre PDVSA.

www.mst.org.ar

nal. Pero el proceso sigue con victorias electorales en las regiones. 2012: último triunfo de Chávez y problemas crecientes. Se profundizan debates sobre la burocracia y la necesidad de crítica y construcción colectiva. En los meses previos a las elecciones el resultado era incierto. En medio de su enfermedad Chávez asume la campaña y gana pero hay preocupación. El PSUV pierde la votación con Capriles y el triunfo se logra con el voto a otras tarjetas electorales del Polo Patriótico. El pueblo expresó su malestar con la burocracia y pide cambios. Del triunfo de Maduro hasta hoy. En diciembre de 2012 un Chávez grave pide que se apoye a Maduro como Presidente. En Marzo de 2013 muere y se inicia una nueva etapa. Se convoca a elecciones y Maduro gana en abril por estrecho margen. En diciembre hay elecciones municipales en medio del creciente descontento. Medidas contra la especulación ayudan al triunfo chavista. A inicio de 2014 recrudece la crisis, comienza la ofensiva de la derecha y Maduro devalúa e intenta conciliar con la burguesía opositora. Crece el malestar social y la derecha aprovecha para golpear. Ese momento se está transitando.

Venezuela: El proceso bolivariano en su hora decisiva