Page 35

Belen Capaldo Estudiante Lic. Comunicación Social UNSTA

Estas piezas de plata, de 48,5 mm de módulo y alrededor de 49 g. de peso, ostentan leyendas alusivas a las respectivas batallas, y un diseño similar, que incluye sendos trofeos, también una corona formada por una rama de palma y una de laurel unidas por una cinta. La intervención de Belgrano en el diseño es indudable, y ello surge notoriamente si leemos en la medalla de la Batalla de Tucumán la siguiente leyenda: “BAJO LA PROTECCIÓN DE NUESTRA SEÑORA DE MERCEDES GENERALA DEL EXERCITO”. Belgrano tenía una gran devoción por la Virgen, y dado, que la Batalla de Tucumán se libró el día de la Virgen de la Merced, le atribuyó la victoria, nombrándola generala del Ejército del Norte, y ofrendándole su bastón de mando. A principios de enero de 1813 el ejército se pone en marcha hacia el norte y llegado al sitio donde se había producido el año anterior el combate conocido como del Río Las Piedras, Belgrano hace formar, a la vera del

mencionado río, al ejército y desenvainando su espada pronuncia una encendida arenga, destacándose la frase: “la sangre de los que murieron aquí ha sido vengada en Tucumán y la de los que han muerto allí será vengada en Salta”. Al día siguiente, 13 de febrero, se reúne la totalidad del ejército patriota a orillas del río Pasaje, (hoy Juramento o del Juramento), oportunidad en la que Belgrano decide reiterar su desobediencia, despliega la bandera patria, y bajo pretexto de tomar juramento a la recientemente instalada Asamblea General aprovecha para hacer jurar por los miembros del ejército fidelidad al que no era ya el pabellón real y nuevamente arenga, al ejército todo, expresando “este será el color de la nueva divisa con la que marcharán a la lid los nuevos campeones de la patria”. Así, mencionó dicho acto que permite que la batalla siga en las memorias de las personas y es la misma jura de la bandera de nuestra patria4 . Llegado Belgrano a la Villa Imperial del Potosí encomendó a Pedro Benavidez, jefe de talla de la ceca potosina la acuñación de medallas conmemorativas de las batallas de Tucumán y Salta que se hicieron en oro, plata y cobre. De la medalla conmemorativa de la Batalla del 20 de Febrero de 1813, acuñada en oro, existe un único ejemplar conocido, que integra la Tarja que las damas de Potosí obsequiaron al general Belgrano y que se conserva en el Museo Histórico Nacional..La existencia de estos elementos no es un hecho menor, ayudan a recordar la historia, a tener presente a los protagonistas de la batalla y las consecuencias que permitieron generar un cambio. Otros de los elementos curiosos que se obsequiaron para recordar la batalla fue realizada por Monteagudo en el año 1813, éste dona

4 http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=3902-D-2012 5 Archivo histórico de Tucumán. “Sección Administrativa Borradores de Oficios Varios Gobierno y Haciendas”. 6 http://www.lagaceta.com.ar/nota/510112/tucumanos/medalla-recordatoria-batalla-tucuman.html 7 http://www.frasesypensamientos.com.ar/autor/manuel-belgrano.html

una lámina de plata. Tiempo más tarde, en el año 23 es rematada y por tanto vendida. Fue otro de los tantos obsequios cuyos fines últimos cambiaron para ser convertido en otro olvido.5 El 24 de septiembre del año 2012, por única vez convertido en un feriado nacional, se conmemoró el Bicentenario de la Batalla, en el cual entre otras cosas se estrenó un mural para que las piezas en esta oportunidad encastren y tengan la calidad que pueden aportar los artistas, y para que a través de ellas se recuerde, valore y rinda merecido homenaje a hombres y mujeres cuya participación y accionar fue de gran relevancia en esta singular Batalla, también se pudo observar la colocación de una medalla gigante en la Plaza Belgrano de la provincia de la capital. La obra fue construida y donada por la empresa Proyectos Metalúrgicos S.A. a la Municipalidad. La medalla muestra la frase “Batalla de Tucumán. 1812-2012. La Batalla del Pueblo”.6 Es nuestro deber recordar hoy y mañana, y saber que aquellos que hoy no están, dejaron todo y que lo hicieron con un motivo específico: generar un cambio, cambio que hoy vemos manifestado en cada uno de nosotros, ya dijo una vez Manuel Belgrano “Desde la más remota antigüedad hasta nuestros días, la historia de los siglos y de los tiempos nos enseña cuánto aprecio han merecido todos aquéllos que han puesto el cimiento a alguna obra benéfica a la humanidad”.7

REVISTA CoMUNICAR-T

zas patriotas entraran en la Villa. Así, el 3 de mayo de 1813, Belgrano remitió dos medallas al Poder Ejecutivo enunciando: “Paso a mano de vuestra excelencia las dos adjuntas medallas acuñadas en la Casa de Potosí en memoria de las acciones de Tucumán y Salta, para que se sirvan ponerlas a la presencia de la augusta Asamblea General Constituyente, a fin de que se digne mandar se depositen donde más fuere de su soberano agrado”. El gobierno respondió en los siguientes términos: “Nos han sido del mayor aprecio las dos medallas acuñadas en la Casa de Potosí en memoria de las acciones de Tucumán y Salta que vuestra excelencia dirige con oficio de 3 del presente, y las hemos dirigido a la soberana Asamblea, para que se digne ordenar el destino donde deben depositarse, según lo solicita vuestra excelencia en el indicado oficio a que contestamos”.

35

Comunicar T; Belgrano en Tucuman  

Revista de la Licenciatura en Comunicacion Social de la UNSTA. Conmemorativa del Bicentenario de la Batalla de Tucuman y de la acción de Bel...

Comunicar T; Belgrano en Tucuman  

Revista de la Licenciatura en Comunicacion Social de la UNSTA. Conmemorativa del Bicentenario de la Batalla de Tucuman y de la acción de Bel...

Advertisement