Page 25

franco lorenzzetti Estudiante Lic. Comunicación Social UNSTA

Madre generala y protectora Las mujeres alistaban el ropaje y las armas de sus maridos y les facilitaban agua y alimento; ellos, se preparaban para luchar y defender a su pueblo. Los primeros rayos de luz entraban en los hogares como cualquier otro día, salvo que aquél era decisivo para el futuro de la Patria: amanecía el 24

A

rrodillado frente al altar del Convento de los Mercedarios –actualmente, el lugar en donde se ubica la iglesia de la Merced-, se encontraba Manuel Belgrano, general del ejército patriota argentino, implorando y orando a la Virgen de las Mercedes conmemorando su día y rogándole un milagro. De esa manera estuvo en vela toda la noche del 23 de Septiembre1.Y sí, 1600 hombres eran ellos. Enfrentar y vencer a un ejército que les doblaba en número les resul-

taba prácticamente imposible. En esos mismos momentos, Juan Pío Tristán, coronel y mayor general del Ejército Realista, ordenó la marcha de sus hombres hacia la ciudad. Así, puso la suerte de la Patria en manos de la Virgen debido a la gran devoción que le tenía el pueblo tucumano. Dos siglos atrás, los pobladores de estas tierras la empezaron a venerar, costumbre qué comenzó en el Alto Perú durante el tiempo

de la conquista y colonización de América. Fueron los frailes Antonio de Solís y Antonio de Almansor quienes, hacia el siglo XVI, acompañaban a Diego de Almagro en su expedición por las tierras del Alto Perú. La primera fundación de San Miguel de Tucumán se realizó en el año 1565 en Ibatín, en las cercanías de la actual ciudad de Monteros. Allí se proporcionó un solar para que la orden mercedaria acoja a la iglesia de la Merced. La sagrada imagen mercedaria, la mis-

1 JOSÉ BRUNET O.M, La Batalla de Tucumán y la Generala de Belgrano, Córdoba, 1988, p. 5.

REVISTA CoMUNICAR-T

de septiembre del año 1812.

25

Comunicar T; Belgrano en Tucuman  
Comunicar T; Belgrano en Tucuman  

Revista de la Licenciatura en Comunicacion Social de la UNSTA. Conmemorativa del Bicentenario de la Batalla de Tucuman y de la acción de Bel...

Advertisement