Page 1


Gabriela Medrano


Una aventura comienza Hace mucho tiempo, en una noche oscura, más oscura que las noches normales, dentro de un antiguo bosque mágico, una fuerte lluvia azotaba los árboles, pero a través de esa densa oscuridad, un pequeño y débil destello celeste se podía apreciar, era Susti un pequeño fantasmita que vagaba solo por las penumbras de ese enorme bosque, perdido y sin saber que hacer. Solo y temeroso, no tenía a donde ir, ni con quien jugar, se sentía triste de estar solo. El pequeño fantasma miraba a su alrededor y buscaba un lugar donde dormir para evitar la lluvia. Buscó durante toda la noche, hasta que por fin pudo encontrar un lugar donde pasar la noche.

3


No muy lejos de él, encontró una pequeña cueva rodeada de hongos y musgo, Susti rápidamente flotó hasta llegar y resguardarse de la oscuridad y la lluvia, al estar adentro se acomodó y se durmió. Durmió y durmió profundamente, hasta que un extraño ruido lo asustó, Susti se despertó rápidamente y se escondió tras una roca muy extraña. al pasar unos minutos escondido, tomó valor y decidió ver qué fue lo que ocasionó el ruido. Susti salió de su escondite y se encontró con un pequeño gatito gris, de ojos verdes, mojado por la fuerte lluvia. Al ver que era inofensivo, decidió salir de su escondite y acercarse, el pequeño felino, al verlo, se asustó mucho y corrió saliendo de la cueva, Susti al ver esto lo persiguió hasta un arbusto. — No temas pequeño amigo, no te haré nada, puedes confiar en mí — dice Susti, con una sonrisa al pequeño gatito que se encontraba temblando del miedo y el frio— anda, ven y toma una siesta conmigo, hasta que la lluvia pase. Al ver que el pequeño gatito no salía del arbusto, decidió alejarse y esperar a que confiara en él. Susti se volvió a meter a la cueva y esperó sentado, sin quitar su vista del arbusto, hasta que las pequeñas patitas del felino empezaron a avanzar y en un momento ya se encontraba junto a él, quien le sonrió y lo acarició. —A partir de este momento serás mi nuevo amigo — dijo sonriéndole al gatito —, tu nombre será Sustito y nos divertiremos mucho.

4


Este fue el inicio de una amistad inseparable, donde dos pequeños seres solitarios, un gatito inteligente y curioso, junto a un pequeño fantasma explorador y travieso, encontraron compañía. Prepárate, porque a lo largo de este cuento conoceremos sus mágicas y escalofriantes aventuras, llenas de diversión, alegría, travesuras y muchos sustos.

5


6


Las puertas secretas Susti, con su nuevo amigo Sustito, desde el día en que se conocieron se hicieron inseparables, juntos jugaban por el bosque y se divertían como nunca. Un día, mientras jugaban a las escondidas, Sustito se adentró más allá del profundo bosque, en una zona donde nunca había estado, guiado por la curiosidad encontró un camino muy extraño, donde las planta s y árboles cambiaban de forma. Al observar tan maravilloso camino, su curiosidad aumentó y no dudó ni un segundo en seguir explorando. Sustito caminó a lo largo del bosque, hasta llegar a unas enormes puertas de madera que eran rodeadas por las raíces de grandes árboles.

7


Al ver las puertas pareció recordar algo y decidió regresar a buscar a Susti y llevarlo a ese lugar. Sustito corrió lo más rápido que pudo, buscando a Susti por todos lados, hasta que lo encontró flotando, escondido detrás de un árbol, Sustito al verlo, maúllo llamando su atención. —¡Oh! Sustito me encontraste, no es justo, ganaste de nuevo jajaja —dijo divertido, pero, dejó de reír al ver que Sustito corría a toda velocidad hasta adentrarse a lo más profundo del bosque — Pero ¿qué sucede? Espérame — le dice Susti, volando detrás de él. Ambos amigos caminaron y caminaron por mucho tiempo, sin encontrar nada más que árboles y arbustos, Susti decide bajar y sentarse en una roca para hablar con su amigo. — Sustito descansemos un momento, ya no puedo más — dice y se recuesta en una roca — Sabes que no podemos adentrarnos más en el bosque, no sabemos lo que hay al otro lado. —Miau, Miau, Miau — dice Sustito muy rápido. — ¿Encontraste algo? — dice Susti, al ver que el pequeño gato asiente, decide levantarse rápidamente de la roca y empieza a flotar nuevamente — Por qué no lo dijiste antes, no hay tiempo para descansar, sigamos con la exploración. Susti más entusiasmado que antes, emprende la búsqueda nuevamente y busca sin cesar por todos lados, hasta que, al caer la noche, encuentran el bosque extraño, pero un poco diferente, ya que los árboles brillaban en la oscuridad. Sustito, muy entusiasmado empieza a saltar y lo guía hacia las puertas misteriosas. Susti se da cuenta que han encontrado lo que buscaban y decide seguir una vez más a su amigo.

8


Hasta que por fin llegan a las enormes puertas mágicas rodeadas de raíces enormes. —¡¡Woooh!! Esto es asombroso, necesitamos saber que hay dentro de estas puertas — dice Susti, con un tono travieso — que genial que puedo atravesar cosas jajajaja, Sustito espérame aquí, pronto regreso — dice finalmente atravesando las enormes puertas. Sustito, al ver que su amigo atraviesa las puertas, se queda fijo por donde se fue, hasta que escucha golpes y tropiezos al otro lado de las puertas, extrañado se pone alerta y en posición de ataque hasta que, de la nada las enormes puertas se abren y dejan ver un extraño ser fantasmagórico, con una cabeza de calabaza, Sustito al verlo se asusta y velozmente se esconde. El fantasma al ver la reacción de Susti, deja salir unas carcajadas muy fuertes y empieza a tocar su estómago, muerto de risa. — Jajajaja Sustito soy yo, jajajaja no te asustes, jajaja que divertido, debiste ver tu cara jajaja — dice sin dejar de reír — no temas, sólo tuve un pequeño problema y me atoré una calabaza en la cabeza, sabes que atravesar objetos no se me da muy bien. Sustito, al ver que es Susti, sale aliviado y pasa junto a él, ignorándolo y dirigiéndose hacia las enormes puertas abiertas. — Vamos gatito, no te molestes, solo fue una pequeña broma y no miento, en serio me atore en esta calabaza — dice Susti, deprimido al ver que Sustito se molestó por su broma — háblame, háblame, háblame por favor, háblame — dice en tono dramático. — ¡Ya basta! — grita Sustito, sorprendiendo a Susti — solo

9


sígueme, este es el camino correcto — dice feliz. —¡Estás hablando! - grita Susti sorprendido — pedí que hablaras, pero no pensé que fuera a suceder. — Siempre he hablado Susti, no te sorprendas tanto jajaja, ahora sigamos, tenemos que llegar a un lugar, sé que te encantará – dice Sustito sonriendo. — ¡¡Tienes razón en marcha!!- grita Susti. Después de pasar por las enormes puertas y atravesar el oscuro túnel, por fin vieron un poco de luz, pero Susti jamás imaginó encontrarse tan asombroso y mágico lugar.

10


El mágico pueblo de Trowell —¡Woooooow!— dice Susti muy sorprendido — pero que es este maravilloso lugar, jamás imaginé que un lugar así se encontrara tan cerca de nosotros, la emoción que siento hace que mi cuerpo flote cada vez más alto, ya quiero explorarlo todo — dice alejándose cada vez más del suelo. — Es asombroso verdad — dice Sustito con su orgullo gatuno en lo más alto — este es mi hogar, es asombroso verdad, pero no perdamos el tiempo, por si no lo recuerdas aún tienes atorada una calabaza en tu cabeza jajaja — dice con un tono burlón — vamos sígueme. Sustito empezó a caminar por las calles del pueblo, hasta llegar a un callejón muy estrecho, Susti, siguiéndolo intento pa-

11


sar por ese callejón, pero no lo logró, por la enorme calabaza en su cabeza y decidió flotar hasta llegar al tejado, para así poder avanzar y seguir a su amigo. Al estar sobre el tejado, observó como Sustito avanzaba por el pequeño lugar, hasta llegar a una enorme casa de muchos colores a la cual entró por una pequeña puertecita, Susti al ver esto se extrañó pero rápidamente emprendió el camino hasta llegar a esa casa que era muy diferente. —Mmmm ¿Sustito? ¿holaaaaaa? No me dejes aquí — dice Susti, haciendo una pequeña rabieta — ¡¡ya sé!! intentaré entrar por esta puerta jajaja, no escaparas de mí, gatito. Susti, al no obtener respuesta de su amigo, decide seguir su plan e intenta entrar por la pequeña puerta de la casa, intentó muchas veces y de diferentes formas, primero intentó meter su cabeza junto a la calabaza, lo cual no funcionó, luego trató de pasar a través de ella, olvidando su problema al atravesar objetos y por último decidió meter su cuerpo, lo cual resultó ser una terrible idea, pues también se atoró en la puerta. — Oh, oh, este plan no resultó como esperaba, ahora no sé cómo saldré de aquí — dice Susti muy triste. — ¡¡Oh rayos!!, pero que haces Susti, jajajaja no puedo creer que estés atorado en la puerta — dice Sustito, divertido con la escena que se presentaba frente a sus bigotes — siempre te metes en problemas jajaja. —¡Sustito! Por fin estas aquí — dice Susti llorando — pensé que me dejarías y tendría que vivir con esta calabaza para siempre. — Jajaja no te preocupes, solo fui en busca de un poco de magia para sacarte de esa calabaza, pero creo que necesitaré

12


más — dice Sustito, en un tono divertido — ya regreso, no te muevas de ahí jajaja. Sustito volvió a desaparecer, dejando a un fantasma travieso más atorado que antes, quien se quedó llorando, esperando a que su amigo gatuno regresara, alrededor de los diez minutos Sustito volvió, esta vez con una pequeña bolsa de tela. — Ya regresé, me costó encontrar más magia, pero creo que esto es suficiente, prepárate para salir de ahí Susti — Sustito se alejó, agarró un poco de magia entre sus patas y la lanzó a su amigo, quien velozmente salió disparado de la calabaza y la puerta, chocando por todos lados, provocando un desastre en todo el lugar, dejando la casa aún más colorida. — Oh no, Alice se molestará de nuevo — dice Sustito, muy preocupado. — Aunch, eso dolió mucho — dice Susti, sobándose la cabeza — pero por lo menos ya no tengo una calabaza atorada. — Vamos Susti, ayúdame a limpiar todo este desastre, antes de que Alice regrese y lo encuentre así — dice Sustito, corriendo y saltando por todo el lugar. — Espera pequeño gatito ¿Quién es Alice? y ¿Qué es este lugar? — dice Susti, acusadoramente entrando en su papel de detective. — Oh, Alice es mi amiga, vivo aquí, junto a ella — dice Sustito con una sonrisa — pero ya vendrá y verá este desastre — dice lloriqueando. — En serio, siempre has vivido aquí, ¡¡wooooo!! es genial, podremos divertirnos mucho jajajaja — dice Susti, volando por todo el lugar, provocando más desastres.

13


— Ya basta Susti, no más desastre, Alice vendrá en cualquier momento — dice Sustito preocupado. — No hay momento de pensar en eso, es tiempo de explorar — dice Susti, saliendo rápidamente del lugar, subiendo por unas escaleras. Al ver esto, Sustito se olvidó de todo el desastre causado y fue detrás de él, pues siempre que lo veía volar, su instinto de diversión gatuna salía a flote, olvidando todo y dejándose guiar por la exploración. Subieron y subieron por las escaleras en forma de espiral, hasta llegar a lo más alto de la casa, donde se encontraba una enorme ventana desde la cual se podía ver todo el pueblo de Trowell, Susti al ver tan hermosa vista se queda observando muy feliz de poder estar en tan mágico lugar. — Es tan genial, gracias Sustito por traerme a este mágico lugar, es un gran lugar para divertirse muchísimo jajaja, quiero volar por todos lados — dice Susti, subiendo cada vez más por las escaleras, para volver a bajar hasta llegar a la entrada de la casa.

14


La llegada de Alice Susti estaba dispuesto a explorar todo el lugar, pero no contaba con que alguien lo detendría, pues al llegar a la puerta de la casa, esta se abrió dejando entrar una pequeña niña con un enorme sombrero puntiagudo, quien al verlo se sorprendió y corrió rápidamente hacia una mesa buscando algo, al encontrar lo que parecía ser una botella circular. La pequeña niña sonrió de una manera malvada y se dirigió donde se encontraba Susti, intentando atraparlo con esa botella, siendo detenida por el pequeño Sustito, quien acababa de llegar. —¡Alice! ¡miau! No lo hagas, es mi amigo — dice Sustito asustado por lo que Alice estaba a punto de hacer.

15


— Oh? hola pequeño gatito, has vuelto, pensé que no volverías a mi después de la última misión — dice Alice, dejando la botella circular nuevamente en la mesa. — Sustito, que bueno que has llegado, casi me atrapa — dice Susti temblando del miedo y volando hasta llegar junto a Sustito. — Así que eres amigo de este gatito tonto jajaja, un gusto, soy la bruja Alice — dice Alice, estirando su mano para ser estrechada por la de Susti. — Hola soy Susti, el fantasma y amigo de Sustito — dice Susti aun temblando por el miedo que Alice provocaba en él, pues esta aún se encontraba sonriendo malvadamente. — Si Alice, es mi amigo y desde hoy vivirá con nosotros — dice Sustito. — Bueno, si tú lo dices gatito tonto, pero me tendrán que ayudar con mis pociones — dice Alice muy sería — pueden divertirse, por el momento los dejaré tranquilos, pronto los llamaré para su nueva misión. — Gracias, gracias, gracias, no causaremos problemas Alice — dice Susti, subiendo por las escaleras nuevamente. — Emmm, bueno yo ya me voy, ¡Sustito espérame! — dice Susti siguiendo a Sustito. Sustito se dirigió nuevamente hacia la torre más alta de la casa y se detuvo en la enorme ventana, esperando a Susti, quien velozmente llegó hasta ese lugar, cansado de volar tan rápido, pues este estaba huyendo de Alice, quien le causaba un enorme temor.

16


Cuando Sustito vio llegar a Susti, se levantó del lugar y desapareció por un agujero que se encontraba cerca de la ventana, apareciendo en el tejado, fuera de la casa, estando afuera le hacía señales con sus patitas a Susti para que lo siguiera. — Vamos Susti, apresúrate, tengo que enseñarte todo el pueblo y a partir de mañana lo exploraremos — dice Sustito — vuelve a intentar atravesar la ventana como lo hiciste con las puertas. — No sé si pueda atravesarla, pero lo intentaré, porque ya es tiempo de explorar ¡Si! — responde Susti muy emocionado, preparándose para atravesar la ventana. Susti retrocede y empieza a desaparecer y a aparecer, concentrándose para lograr atravesarla, se tarda unos pocos minutos hasta que por fin logra aparecer junto a Sustito, quien al verlo empieza a saltar y correr por todos lados. —Sabía que lo lograrías, yo sé que podías jajaja — dice Sustito muy feliz — bueno, en marcha, hay muchos lugares que visitar, te llevaré a la vieja casa del ogro gruñón o puedo llevarte a la profunda laguna de las sirenas, ¡¡ah!! ya sé, primero visitaremos el tenebroso claro de los esqueletos lunares. — ¿En serio hay todo eso en este pueblo? — Pregunta Susti — Es genial, vamos a ver a los esqueletos lunares. — Bueno, vamos al claro de los esqueletos lunares queda en el lado norte, la parte más aterradora y oscura de todo el pueblo de Trowell — dice Susito — para llegar tenemos que pasar a través del puente de los duendes, pero no te preocupes, no hacen nada, solamente les gusta jugar, pero en este momento se encuentran durmiendo. Después de mencionar eso, Susti y Sustito emprendieron su

17


camino hacia el hogar de los tenebrosos esqueletos lunares, dejando atrás la casa de colores de la pequeña bruja malvada. Caminaron corrieron y flotaron por los tejados de todas las casas del pueblo Trowell, riendo, divirtiéndose y disfrutando hasta que por fin llegaron al puente de los duendes traviesos, donde tuvieron que guardar silencio para no despertarlos, al pasar sobre el puente todo se oscureció, ni la luz de la luna se podía apreciar por la densa oscuridad que los enormes arboles proyectaban. — Casi llegamos, solo sígueme, tenemos que llegar al claro, te va a encantar — Dice Sustito caminando a través de los árboles. — No quisiera pasar por aquí, es muy aterrador — dice Susti desconfiado. — No le prestes atención, solo cierra los ojos y avanza, ya falta muy poco — dice Sustito. Susti obedeció y cerró los ojos, avanzó por el bosque siendo guiado por el pequeño gato, hasta que al llegar al enorme claro le indico que podía abrirlos. — abre los ojos y mira hacia el cielo — le dice Sustito a su amigo. Susti abre los ojos y ve hacia el cielo, donde se pueden observar diferentes esqueletos hechos de estrellas bailando a la luz de la luna. — Es fantástico, ¿Cómo pueden estar haya arriba? Me pregunto si puedo alcanzarlos — dice Susti flotando cada vez más alto, intentando tocar los esqueletos.

18


— No los puedes tocar, son estrellas, están en el cielo, hace mucho tiempo, este claro era un cementerio, pero fue hechizado por Trowell, haciendo que todos los esqueletos que este cementerio tenía subieran al cielo, desapareciendo de este lugar y sólo a través de este claro se pueden observar — dice Sustito, observando el cielo que se empezaba a tornar rosa— bueno ya casi amanece, deberíamos irnos y dormir un poco, el próximo lugar a visitar será la casa del ogro gruñón.

19


20


El temible Ogro Sponky Susti y Sustito se alejaron del claro y regresaron a la casa de colores, pasando nuevamente por el puente de los duendes traviesos, quienes esta vez les jugaron unas pequeñas bromas embarrándolos de lodo y pasto. Cuando Susti y Sustito llegaron a su casa, los rayos del sol ya se podían ver, lo que significaba que un nuevo día estaba por comenzar y habían pasado toda la noche explorando el lugar, entraron por la ventana dejando todo sucio y resbaladizo, pero esto no les importó,, pues estaban cansados y con mucho sueño. Llegaron a la cocina para comer algo antes de dormir, encontraron queso, pan, mermelada y atún, el plato favorito de Sustito, quien rápidamente lo comió, dejándole únicamente a Susti el queso, pan y mermelada, los ingredientes perfectos para hacerse un rico sándwich.

21


Pero Susti nunca se lo comió pues se quedó dormido antes de poder dar la primera mordida, Sustito al ver a su amigo fantasma dormido sobre el sándwich no aguanto más y durmió junto a él, ronroneando y roncando juntos, hasta que Alice apareció y los despertó. —Hola amiguitos dormilones, ya es hora de despertar, pues su nueva misión acaba de llegar jajajaja — dice Alice en un tono cantarín — Es hora de que vayan a la casa del viejo Sponky y me traigan un poco de su cabello, lo necesito para mi nueva poción. — ¡¡Miauuuu!! Estaba soñando con muchos platos de atún ¡¡Miau!! no es justo — dice Sustito bostezando. —Vamos, rápido gatito y despierta a tu amigo, necesito el cabello del viejo Sponky ¡YA! —dice Alice gritando y despertando a Susti. — ¡No me comas! — grita Susti cayendo de la mesa donde se encontraba dormido. — Fuera, vayan rápido a la casa del Viejo Sponky, quiero su cabello para el atardecer — dice Alice y sale de la cocina. Susti y Sustito, al terminar de despertar salieron rápido de la casa y se dirigieron hacia el tejado, ya que nadie los tenía que ver. Avanzaron sobre los tejados, teniendo cuidado de que nadie los viera, evitando a toda persona, animal, o cualquier otro ser. Sin ser vistos llegaron hasta la casa del viejo Sponky, la cual era un tronco viejo y grande, rodeado de muchas flores y arbustos enormes, los cuales tenían forma de duendes.

22


Susti y Sustito, al ver estos arbustos, sintieron mucho miedo y quisieron regresar por el mismo camino, pero sabían que si regresaban sin el cabello, Alice se molestaría y Susti temía más verla molesta que enfrentar al Viejo Sponky. El viejo Sponky era un gran ogro gruñón, que odiaba a todos los habitantes del pueblo de Trowell y por eso decidió vivir a las afueras de este, a pesar de que fue uno de los fundadores. Sustito se dirigió hacia la puerta, que estaba un poco abierta y entró a la casa, Susti, aún con mucho temor decidió seguirlo, entrando rápido y escondiéndose dentro de un jarrón. —Susti, ¿Dónde estás? El viejo Sponky está durmiendo, es nuestra oportunidad y así podremos irnos de aquí — dice Sustito, susurrando y buscando a Susti. —Aquí estoy Sustito, me quiero ir, él nos comerá y no podremos volver — dice Susti, llorando en silencio. — Rápido, no es tiempo de llorar, ayúdame antes de que despierte — dice Sustito. —Está bien, hagamos esto rápido y regresemos a dormir — dice Susti, saliendo de su escondite y dirigiéndose hacia donde se encontraba el viejo Sponky durmiendo. — !!Muy bien¡¡ Susti, flotarás sobre él y tratarás de agarrar un poco de cabello de su cabeza — dice Sustito — Yo iré por abajo y trataré de agarrar pelo de sus orejas, es el que más le gusta a Alice. —¡Ugh! eso es un asco — dice Susti, con cara de desagrado — está bien, intentaré tomar un poco. Mientras Susti se acercaba al viejo Sponky, flotando sobre su cabeza, Sustito se acercaba por debajo de la cama, tomando

23


lugar a un lado del ogro, quien se encontraba en un sueño profundo. Cuando Susti intentó tomar un poco de su cabello, el viejo Sponky roncó, provocando que Susti se asustara y pasara su cola fantasmagórica cerca de su nariz, provocando que Sponky estornudara y se girara en la cama. Esto hizo el trabajo de Sustito más difícil, pues se tuvo que subir a la cama para poder agarrar pelos de sus orejas y cuando ambos amigos estaban listos, contaron hasta tres y juntos jalaron los cabellos de Sponky, quitándoselos y despertándolo, haciendo que el viejo ogro gritara muy fuerte. Cuando el viejo ogro gritó, Susti salió rápidamente por una ventana sin ver atrás y Sustito, envuelto en pánico, escapó por la puerta hasta alcanzar a Susti, al estar juntos, ambos amigos estallaron en risas y mostraron los cabellos del ogro, dando por terminada su misión. — Odio mucho que Alice siempre me mande a misiones peligrosas, lo odio — Dice Sustito enojado. — No te preocupes Sustito, por lo menos salimos vivos de esto, regresemos pronto a casa y volvamos a explorar todo el pueblo. — dice Susti muy feliz. — Tienes razón, regresemos — dice sustito, volviendo por el camino. Al llegar a su colorida casa, ambos amigos le entregan los cabellos a Alice, quien los recibió muy feliz y los felicitó por cumplir con su misión, dejándolos libres para que pudieran divertirse.

24


La laguna de las Sirenas — Sabes Susti, ya cumplimos nuestra misión — dice Sustito muy feliz — así que apresúrate a comer tu sándwich, porque si quieres ver a las sirenas, tendremos que ir antes que se oculte el sol. — Ya casi lo termino, solo me falta una mordida — dice Susti con la boca llena — espérame un momento por favor. — No hay tiempo, vamos, vamos ya — dice Sustito, saliendo por la puerta y subiendo hasta llegar al tejado. — Gatito gruñón, jum — dice Susti, tomando su último trozo de sándwich y siguiendo a Sustito. Susti y Sustito se dirigieron hacia la laguna de las sirenas, la cual se encontraba en el centro de Trowell, llegaron al tejado

25


de una casa muy cerca de la laguna y pudieron observar cómo varias ancianas encapuchadas se dirigían hacia la laguna, hasta sumergirse en ella y apareciendo nuevamente como unas hermosas sirenas. —Pero cómo es posible, yo vi que eran unas ancianitas y ahora son sirenas — dice Susti sorprendido. —Fueron hechizadas, igual que los esqueletos lunares, de día son ancianas y de noche son hermosas sirenas, todo aquel que vive en Trowell sufre por la poderosa magia que habita en el pueblo, no te has preguntado ¿por qué yo hablo? — dice Sustito. — Pensé que siempre habías hablando, solo que eras tímido —dice Susti de manera sincera. — Fui hechizado, pero a diferencia de las sirenas, para los esqueletos, Alice y a mí, el hechizo nos afectó de manera positiva, al viejo ogro el hechizo le provoca dormir y ser más gruñón de lo normal jajaja — dice Sustito de manera divertida — así que si decides quedarte aquí, Trowell tiene muchos misterios que estoy seguro te gustaría descubrir. — Yo si quiero quedarme y vivir aquí, es un maravilloso lugar, lleno de seres mágicos y misterios escalofriantes, no importa que me den miedo, los quiero descubrir — dice Susti, elevándose cada vez más del suelo. — Es fantástico — dice Sustito, muy feliz de la decisión de su amigo — ven acerquémonos más, así podrás ver mejor la laguna de las sirenas, ya pronto dormirán y es un espectáculo maravilloso. Ambos amigos bajaron del tejado y se dirigieron hasta una roca, cerca de la laguna, donde se sentaron y vieron como los

26


rayos del sol desaparecían del cielo, dejando aparecer una enorme luna, acompañada de estrellas que parecían diamantes. —Mira, observa a las sirenas, esto te encantara — dijo Sustito, señalando con su patita hacia la laguna, donde se podía observar como las sirenas, una por una, salían del agua y saltaban muy alto para volver a sumergirse en el agua y ya no volver a salir. —¡Wow! es muy hermoso, pero ¿Por qué hacen eso? — dice Susti. — Lo hacen para despedirse del día, es su forma de agradecer por cada día que viven, esto es porque hace miles de años, muy pocas sirenas lograban sobrevivir por más de dos días — responde Sustito — Pero esa es otra historia. — Todo es un misterio en este lugar, eso lo convierte en el lugar perfecto para vivir — dice Susti muy feliz. — Es fantástico, deberíamos regresar a casa y dormir, para explorar mucho más el día de mañana. Susti y Sustito subieron al tejado nuevamente para regresar a su casa, al llegar, entraron por la ventana, olvidando lo resbaladizo que habían dejado, cayendo estruendosamente y provocando que ambos se rieran juntos.

27


La familia Fantasma Susti fue el primero en despertar y solamente abrió los ojos, salió de su cama, que era una almohada sobre la repisa y se dirigió rápidamente hacia el lugar donde Sustito dormía, en una gavetita donde solo el gato podía caber. — Sustito, despierta ya es tiempo de explorar — dice Susti volando por todo el lugar — despierta, ya salió el sol, es hora de irnos. — ¡Miauuu! ya voy, ya voy, solo cinco minutos más por favor — Dice Sustito, despertando y estirándose dentro de la gaveta. — ¡No! nada de cinco minutos, tenemos que salir ahora, antes que Alice venga con una nueva misión — Dice Susti,

28


escondiéndose detrás de una mesa. — ¡Oh! no se preocupen, el día de hoy no hay misión para ustedes, solo necesito probar esta pequeña poción que hice jajaja — dice Alice malvadamente — pero contigo no puedo — dice señalando a Susti — ven aquí pequeño gatito. Alice se acerca a Sustito y vierte la poción sobre él, provocando, que por arte de magia, el grisáceo pelaje cambiara de color a blanco. — ¡Aaaah! Pero que has hecho Alice, ahora ya no soy tan lindo como antes — dice Sustito, desesperado, alejándose de Alice. — jajajaja mi poción funcionó, es todo un éxito, pronto la tendré que vender jajajaja — dice Alice, ignorando a Sustito y saliendo de la habitación. —No puedo creer que me haya hecho esto, tienes razón Susti es mejor que salgamos de aquí — dice el ahora blanco Sustito. Susti y Sustito salieron del lugar, subieron a los tejados y dirigiéndose esta vez al campo de los espantapájaros, ubicado al sur de Trowel, donde se encuentra el campo más grande de cultivo de maíz, cuidado y cosechado por Spantos, la familia de espantapájaros. Sustito, a pesar de su nuevo aspecto, iba corriendo muy feliz, en dirección a los campos de maíz, pues es su lugar favorito en todo Trowel, ya que la familia Spantos siempre lo dejaban cazar los pájaros que se querían comer su maíz. — Ya verás, te va a encantar el campo de maíz, es tan grande, podrás volar por todos lados, nos divertiremos — dice

29


Sustito, corriendo a toda velocidad — mira ahí están y ¡hay muchos pájaros el día de hoy! Sustito corrió muy rápido, cuando al fin vio a la familia Spantos, quienes al verlo entrar en los campos, rápidamente se acercaron a él, saltando en sus palos de espantapájaros. — Gatito pero que te ha sucedido, eres blanco — Dice la familia Spantos, hablando todos al mismo tiempo — Casi no te reconocemos. — Ya sabes, Alice y sus pruebas en mi — Dice Sustito llorando — esta vez ha sido horrible. Y mientras Sustito hablaba y hablaba con la familia Spantos, Susti no sabía si acercase o no, pues Sustito le había dicho que nadie lo tenía que ver. Pero al ver que Sustito se divertía y reía con los espantapájaros, decidió acercarse y saludar. Susti por los nervios empezó a descontrolar sus poderes, haciéndose invisible y volviendo a aparecer, él no se percató de eso hasta que estuvo frente a los espantapájaros, quienes al verlo gritaron de emoción, sin ninguna razón o eso pensó Susti. —¡Aaaaah! Un fantasma, no podemos creerlo — dicen todos los espantapájaros, felices de ver a Susti. — Hola, soy Susti, no tienen nada que temer, solo quiero saludar y ser su amigo — dice Susti con una sonrisa nerviosa. — ¡Oh no! — Dice Sustito, perdiendo el color blanco de su pelaje y volviendo a ser gris — familia Spantos, él es mi amigo, es nuevo en Trowell— dice sonriendo nerviosamente.

30


— ¿Cómo? ¿Nuevo? Los fantasmas son los habitantes más antiguos de Trowell — dicen los espantapájaros. —Soy el único fantasma aquí — dice Susti, triste — siempre estuve solo, hasta que conocí a Sustito. — ¡Oh! Así que tú no sabes lo que ocurrió hace miles de años — dicen los espantapájaros — te contaremos. —No creo que sea buena idea — dice Sustito nervioso. — Hace miles de años, en el mágico mundo de Trowell habitaban muchos fantasmas, de todas formas y colores, siempre eran muy traviesos y les encantaba explorar — Cuentan la familia Spantos — Pero en una ocasión, su emoción por explorar se salió de control y flotaron tan alto que nunca se volvieron a ver en Trowell, se dice que aún están flotando en lo alto del cielo. — Si eso es verdad, hay más fantasmas que tengo que encontrar — dice Susti muy feliz — escuchaste eso Sustito, tal vez tenga familia, tengo que encontrarlos. Después de esa charla con la familia Spantos, Susti rápidamente se alejó en busca de los fantasmas. Sustito al ver como su amigo se alejaba, sale corriendo en busca de él, llamándolo y gritando por todo Trowell. —Susti, regresa — dice Sustito, intentando alcanzar a Susti — espérame yo iré contigo, se dónde están — grita llamando la atención de Susti. —¿Sabes dónde están? — dice Susti, recibiendo una afirmación de parte de su amigo — y que esperas, vamos tenemos que encontrarlos rápido.

31


— Primero tienes que cargarme — dice Sustito, cansado — Correr detrás de ti es muy cansado. — ¡Claro! No hay problema, ven sube — dice Susti, muy feliz y subiendo a Sustito a su cabeza. Ambos amigos, empezaron su viaje en busca de la familia fantasma, Susti era el más emocionado, tanto que volaba sin descansar, por otro lado, su amigo Sustito se veía triste y deprimido. Viajaban y viajaban a través de los bosques, alejándose cada vez más del pueblo mágico de Trowell. Pasaban los días y no encontraban a los fantasmas por ningún lugar, Susti con cada intento fallido se desanimaba más, temiendo ser el último fantasma que quedaba. — Vamos Susti, ya estamos cerca, solo tenemos que pasar sobre ese lago y los encontraremos — dice Sustito, animando a su amigo. — ¿Hablas en serio? — dice Susti emocionado — En marcha. Después de decir eso Susti y Sustito decidieron volar una última vez más, pasando sobre el lago y llegando a una cueva luminosa, donde entraron temerosos de lo que pudiera estar en su interior. Pero no esperaban encontrar una ciudad fantasmal volando por todas partes, Susti al ver esto voló de alegría, abrazando muy fuerte a Sustito, repitiendo que había encontrado a su familia. — ¡¡Hola, soy Susti y soy un fantasma!! — grita Susti a todos los fantasmas que se encontraban volando sobre él.

32


—¿Susti? Hijo, has vuelto — gritan desde lo más alto, dejando ver a un fantasma verde, muy grande, parecido a Susti. — En serio es Susti, está muy grande cariño — dice una fantasma esponjosa, de color celeste, similar al color de Susti. — Hola, soy Susti — dice acercándose hacia la pareja de fantasmas — ¿ustedes son mis padres? Que feliz estoy de encontrarlos — dice Susti abrazándolos. En todo ese momento, desde que entraron a la cueva, Sustito se encontraba callado y deprimido, en su interior sabía que ese sería el último día que pasaría con su amigo, pues ya lo había llevado con su familia. En silencio y sin despedirse de su amigo, saltó de la cabeza de Susti y empezó a adentrase al bosque nuevamente, en busca del camino que los había llevado a ese lugar. Mientras Sustito se alejaba del pueblo, Susti se encontraba muy feliz con su familia fantasma, hasta que sintió que su amigo no se encontraba junto a él, reaccionando y buscando desesperadamente por todos lados, hasta que se subió a lo más alto de la ciudad y vio como su pequeño amigo gatuno se adentraba al bosque. Susti, al ver esto, bajo rápidamente y voló como nunca hasta llegar al lugar donde había visto a su amigo. — Sustito, ven no te vayas — grita Susti con todas sus fuerzas — Eres mi amigo, por favor no te vayas, sin tu ayuda no hubiera encontrado a mi familia. Sustito al escuchar el grito de su amigo decide regresar y despedirse, pues sin él nunca hubiera conocido lo que es la amistad.

33


—Susti, Solo quiero que estés feliz con tu familia, desde ahora ya no volverás a estar solo— dice Sustito con una sonrisa triste y llorando. —No te vayas, no te dejaré — dice Susti, acercándose más a su amigo — Tu eres un gato inteligente, curioso y también un explorador, hay muchos lugares que explorar, aquí podremos vivir en los tejados y disfrutar juntos. — ¿Dices que puedo quedarme y vivir con fantasmas? — dice Sustito, cada vez más animado — eso no suena tan mal jajaja, está bien, me quedaré y viviremos juntos. — ¡Si! ¡Ya es tiempo de explorar! jajaja — Dice Susti, volando hasta llegar a lo más alto del cielo junto a Sustito, desapareciendo del lugar. A partir de ese día, Susti y Sustito, nuca se volvieron a separar, vivieron en los tejados, felices y explorando, conociendo cada aterrador lugar, cometiendo travesuras sin ser vistos y expandiendo la magia fantasmagórica, acompañada de innumerables travesuras. Así que si escuchas risas y juegos, no te asustes, son Susti y Sustito, que se divierten sin cesar.

34


35

Profile for Gabriela Medrano

Susti y Sustito  

Cuando escuches algo, mira hacia arriba. ¿No lo ves? No, no en el cielo, más cerca que el cielo. Si, son Susti y Sustito, siempre hacen trav...

Susti y Sustito  

Cuando escuches algo, mira hacia arriba. ¿No lo ves? No, no en el cielo, más cerca que el cielo. Si, son Susti y Sustito, siempre hacen trav...