Page 1

EL Otro DISCURSO DEL REY CISNE El “Cisne Negro” fue la gran triunfadora de los galardones que el cine independiente de Hollywood ( Indepent Sipirits Awards ) concedió en su edición número 26 en la víspera de los que a su vez concede la “tradicional” Academia con sus Oscar. El prestigioso cine indie la galardonó con Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actríz, para Natalie Portman ( aquí coinciden las dos Instituciones ) y Mejor Fotografía. “EL Discurso del Rey” salió premiada con cuatro Oscar, como casi todo el mundo ya debe saber (aquí los interes de la Industria del cine, por la cuenta que les trae, no estiman en gastos de difusión ) entre ellos la mejor película y la mejor dirección.

Tranquilos, no haré la preguntita tonta de ¿a quién quieres más: a papá o a mamá? , es decir ¿cúal les ha parecido mejor de los dos films ? Primero porque hacer escoger a la criaturita entre sus dos progenitores, o entre sus dos jueguetes favoritos, es una cuestión muy poco pedagógica además de mal gusto. Y, en segundo lugar, porque es una pésima filosofía de vida restar en vez de sumar. Aclarado este asunto de las nominaciones, tanto para premiar como para castigar ( ya que conviene recordar que esta última acepción de la palabra se la debemos a programas culturales tipo Gran Hermano and company ) para poder continuar con lo que me interesa, es decir, con mi campo de trabajo. En este caso, con el propósito de hacer algunas observaciones puntuales sobre la evolución del concepto de inconsciente. Así que, a modo de materia prima sobre la que realizar un tarea, me tomaré la licencia de considerar la trama argumental de ambos como si del contenido manifiesto se tratase (seguro que ustedes saben que la diferencia entre el contenido manifiesto y el latente de cualquier sueño consiste en que en el segundo se encuentra la verdad subyacente que el primero nos muestra un tanto camuflada ) Sin embargo, como aquí no se trata de engañar a nadie, y menos que menos a ninguna

“conciencia”, sino más bien tomar nota de lo que tal vez acostumbra a pasar de costado, ahí van dichos comentarios al amparo de analogías y comparaciones (que no siempre son odiosas, como sentencia esa frase tan manoseada; al contrario, a menudo resultan interesantes y muy necesarios para el crecimiento, para eso que se ha dado en llamar desarrollo personal) Bien. Tanto un director como otro, Tom Hooper / Darren Aronofsky, muestran en su narrativa aspectos del alma humana. Podríamos considerar que en ambos casos estamos leyendo destellos de literatura psicológica. El primero, mostrándonos a su majestad, no tan majestuosa, el duque tarmadudo de York, caminito de convertirse en el rey de la GranBretaña Jorge VI, precisamente en el escenario de la Segunda Guerra Mundial, tras la abdicación de su hermano mayor Eduardo VIII. El otro, Mr. Aronofsky, dejándonos echar algo más que un vistazo a la Otra cara de la virginal Natalie, donde el color negro destacaba sobre la paleta musical. Geoffrey Rush, en el papel del logopeda-psicólogo Lionel hace ( así parece demostrarlo la historia ) un buen trabajo de coaching, enfrentado al futuro monarca con sus traumas infantiles. Algo que desde el punto de vista de la psicología profunda, o sea, de orientación psicoanalítica, denominaríamos tratamiento basado en la Teoría ( desfasada, ya, por cierto ) del Trauma. Y es que, según dicho abordaje terapéutico, que forma parte de la historia del descubrimiento del inconsciente, el síntoma es causado por algo - más bien externo - que provoca un trastorno de origen psíquico en el sujeto. Es decir, que la etiología del dolor, del malestar, causa del conflicto que deriva, por ejemplo, en tic del habla, procede de algo de “hay de afuera”. Predeciblemente este tipo de guiones es más novelesco para el gran publico, ya que es (más) aceptado, por la conciencia. El Otro guión, el de que lo bueno ( y también lo malo ) de uno están en “uno mismo” - léase que el cisne blanco y el negro forman parte de la constitución del ser humano, todavía sabe más apelícula de terror. De hecho, ¿cuántos habrán preferido pensar que la dulce Nina (Natalie) pierde la cabeza ( y no es que no la pierda, la pobre ¡como para no perder un poco el norte con una madre así), ¿cuántos hubiesen preferido que la mala, la malísima de verdad, fuese la segunda bailarina, su provocativa compañera de carne y hueso Lily (Mila Kunis), esa trepa... ? Pero, no. LA ÚNICA PERSONA QUE SE INTERPONE EN SU CAMINO ES ELLA MISMA. Así se lo dice su profesor, en un momento dado. El Otro lado de “uno mismo” suele ser el principal obstáculo en su propia vida. No, Nina, NADIE VA A POR TÍ..., excepto TÚ ( “lado oscuro”) Para acabar. La película sui generi del lago de los cisnes de Darren es menos cuentito, pero más real. Más actual. Más ética también, en el sentido de que ese posicionamiento a cerca de que la verdad ( y el malestar ) están “dentro” del sujeto, y no allá “afuera”, da cuenta de un ejercicio de responsabilidad. Sí, responsabilidad con la propia vida y con la de los demás, donde ya no hace falta buscar culpables en ningún projimo, ni echarles las culpas a ningún hijo/a de vecino, sea del color que sea, venga de donde quiera que proceda. Buen probecho.

José García Peñalver

El otro discurso del rey cisne  

king, black swan

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you