Page 1

18

PÚBLICO

DOMINGO, 10 DE JULIO DE 2011

Mundo

WWW.PUBLICO.ES

Sudán del Sur proclamó ayer su independencia en una larga ceremonia a la que asistieron jefes de Estado y representantes de organismos internacionales. PETE MULLER / AP

Soldados y estudiantes exiliados se disputan el futuro de Sudán del Sur Los jóvenes formados en el extranjero reclaman la gestión del país frente a los que lucharon por su independencia JUBA

SUDÁN DEL SUR

GEMMA PARELLADA

ENVIADA ESPECIAL

3 Los que se saben el himno entero lo gritan orgullosos, no sólo de su nuevo país sino de saberse la letra. Los ciudadanos han tenido poco tiempo para aprendérsela. Los menos aplicados se enganchan al [Ú"ÑDMÑ"Z"„MA:•"ÚDÞAMÚtonces sí, la marabunta suena rítmica y melódicamente: Sur Sudán. Y cambia la bandera. Mientras por un asta desciende la sudanesa –la antigua, la que representa a partir de ahora solamente al norte–, la estrellada tricolor de la nueva república asciende acompañada de las trompetas militares. “Adiós”, repite la multitud, despidiéndose de Khartum y de Omar Al Bashir, el presidente de Sudán, quien desde la tribuna observa impasible a la población con la que él y sus predecesores estuvie-

ron en guerra durante 21 años –sólo si se cuenta la segunda guerra civil–. Por esos años, 21 cañonazos retumban absolutamente Z•M"DMŒMÕmÞq®Ñ„•„MDM„pide del norte, y el norte lo hace de las tres cuartas partes de Ñ"„M„M›"„mMŒÞÑËZM"„v•M hasta ahora le pertenecían y que han sido un pilar para su economía. ¾":MMÕÞÚÊ"ÞZÊ:Ê"Ñž„• duro retraso tuesta a los miles de asistentes, a las pieles oscurísimas de los sursudaneses y a las poco coloridas de las decenas de kawajas (blancos), entre periodistas, cooperantes y Þ[:Ê"ÑM„q"D"„Êa•MÚÊށDMÚ ni tiempo. Y mientras los miÑM„DM"„Ê„ŒMڌM„AZށ"Dބ:ÞÚ el verde, rojo y negro del nuevo país, bailan, cantan y luego se aburren, el presentador pide que se vacíen las sillas bajo la sombra para los invitados M„mM:Ê"ÑM„q¾"„:•Mڌ"„Z"ÑÑ"Ú žÚÞÇ"ž„•[:ÊMڌMM„m":ÊÞm"ra todos ellos. ®Ú¼•0"AÑ":"mʌ"ÑDMÑڕMvo estado –el que se convierte en el país 54 del continen-

ŒM"ZÊ:"ÚÞUAÑ"ÚÞ:ÇMÚÞÇ" dormido. Desde la medianoche se inundaron las calles y se Œ"ڄZށÕßÑ"ÊÕ"aMÚDM•Ú" ciudad de nocturnidad hostil a una velada de júbilo, en la que los soldados que habitual y duramente controlan los escasos conductores sonreían, uniéndose a la alegría generalizada. Reconocimiento internacional

La República de Sudán del Sur ZށÕ"#m"ŒMDM":ÊÞÚM„ Unidas y ya ha sido reconociD"Þ[:Ê"ÑÕMڌMmށÑ"ÚÊßÚ ®•ÞmM"A®„Œ"DބÚÊDބž Corea. ®ÑmM„ÊDMڌMDMÑ"ڕM›" Ú":ÊßÚA"ћ"½ÊʁAZʁÕßÑ" Constitución provisional que debe servir de marco jurídico y juró su cargo de presidente para el periodo transitorio de cuatro años, el mismo en que tiene que ser debatida y aprobada la Constitución de[Úʌʛ"q "ћ"½ÊʁÇ"0ÑßDMM„Zށzarse por la paz, prometió amnistía para los rebeldes e invitó a los diversos grupos étnicos a

Formará parte de la ONU y ha sido reconocido por la UE, EEUU y Corea El presidente, Salva Kiir, ha prometido la amnistía para los rebeldes «Los soldados no deben sentirse ofendidos, ya que aún tienen sus armas»

mÞÚM„•„DÊZMMÚ:Ê"„"ÑÕ"gen y bajo su nueva identidad •ÚÊ[:"Dށ"DM„•„•D"ÚM„M„A además de prometer no jugar el rol de país agresor. ®ÑՕÚDÞÇ"Œ"¢"DÞ•Ú" ڕM›"ZÞڌM"žÑބ„•„•D"neses han logrado su soberanía. ¿Pero quién la va a gesŒÊÞÚ"wx¾Þ„v•M„":Ê[:"ÞÚ su vida y batallaron en la rebelión por la libertad durante más de dos décadas? ¿O los exiliados esparcidos por el mundo, que estudiaron en el extranjero y que han vuelto ahora, cada uno con su particular idea de país? Niños perdidos

Bol conduce un todoterreno aunque viva en una cabaña. Su vivienda es un tukul de gama alta, bien acabado y con paredes de cemento, pero él mismo asegura que le da prioridad al coche. Bol es uno de los niños perdidos de Sudán del Sur, parte de una generación de niños y jóvenes que Z•MÞÚMڛÊ"Dބ"ÑMŒ"ÚÏMÞUÑ"Õ"žÞË"DMMÑÑބA"®„Œ"dos Unidos, Australia, Canadá

y Cuba– para que pudieran estar a salvo de la guerra y además recibir estudios, tanto básicos como universitarios. ®„Œ"DÊ#„mށ"„"0Ê"Ç"M„tado goteando de vuelta a su m"˄DM„DMv•M„MZʁÕ"ÞÚ los acuerdos de paz, en 2005, pero sobre todo desde que se :ÞÚ[ÕßAMÚMсMZMNÚD•ÕDM enero, el sí a la escisión. Quieren cambios y se sienten capaces de proporcionarlos. Y para eso exigen puestos en el nuevo Gobierno. De hecho, a parte de un empleo MÚ":ÊÞÚM„ÚÊD"„ÞMÚ"Ña•na organización internacional, un trabajo en el Gobierno sursudanés se percibe para los ciudadanos como la única opción, por ahora, para ganarse la vida dignamente. Bol, boina y shorts cuando no está de servicio, ya lo ha logrado. Tiene la carrera de administración de empresas, pero ha acabado trabajando para Presidencia. “Sudán del Sur no puede permitirse el lujo de perder nuestro potencial”, suelta muy seguro de sí mismo y


PÚBLICO

DOMINGO, 10 DE JULIO DE 2011

«Nuestro potencial Nace un nuevo país no puede ser El nuevo mapa político desperdiciado», dice un ‘niño perdido’ E GI PT O L I BIA La única forma de ganarse la vida con dignidad es trabajar para el Gobierno

Un país y sus huérfanos de Estado

Mar Rojo

ASH SHAMALIYAH

AL BAHR AL AHMAR

de los que en las aulas lejanas no dejaron de seguir la traC HA D SHAMAL DARFUR SUDÁN gedia que ocurría en su país. NAHR AN NIL {M:ÞÚÞ¢:ÞMÑ„":Ê[:ÊÞDMÑބ compatriotas que mantuvieSHAMAL KORDOFAN KHARTOUM KASSALA ron las armas alzadas, pero Jartúm han aprendido en las trincheAL JAZIRAH ABYEI ras y no les toca a ellos dirigir La disputa por la región, rica GHARB el país”, comenta Bol, con un GEDAREF en petróleo, ha obligado a DARFUR huir a 260.000 personas A’N NIL ápice de desprecio hacia los AL ABYAD SINNAR militares del Ejército del Pueblo para la Liberación de SuKORDOFÁN dán (SPLA, en sus siglas en inDEL SUR AN NIL glés), el movimiento rebelde JANUB DARFUR Zona en AL AZRAQ contienda que luchó en la guerra contra el Norte durante 21 años. A’ALI AN NIL El director del Centro para AZRAQ la Paz y el Desarrollo de la UniAL WAHDAH SHAMAL BAHR AL GHAZAL versidad de Juba, el doctor LeWARAB ben Moro, considera fundaE TI OPÍ A R EPÚ BL I C A GHARB BAHR mental el equilibrio entre ésCE N T ROA F RI C ANA AL GHAZAL SUDÁN DEL SUR tos dos colectivos. JUNQALI “Uno necesita al otro y es AL BUHAYRAT vital que entiendan que caGHARB AL da parte ha jugado su papel”, SHARQ AL ISTWAIYAH Juba ISTIWAIYAH predica Leben, que pasó por BAHRAL JABAL Oxford, “pero habrá que hacer R EPÚB L IC A limpieza en el brazo militar”. KE NI A D EMO CRÁ T I C A “Los programas de formaDEL C ON GO 0 km 500 UG AN DA ción deben concentrarse en ellos, y los que no valgan para gobernar tienen que reconvertirse a los negocios o la agri- Dos realidades diferentes cultura”, añade Leben. “PeReligión Poblacion Área ro hay que ser muy sensible 31 1.860.000 con ellos, porque si no pueden SUDÁN MUSULMANA MILLONES KM sentirse ofendidos. Y la mayoría tiene aún sus armas”. 2

Un arma, “por si acaso”

Tshukok ha vuelto con la licenciatura de Ciencias Políticas bajo el brazo. Ha hecho su solicitud para entrar en el Ejecutivo, pero paralelamente quiere recuperar su rango. La mayoría de los niños perdidos pasaron primero por el entrenamiento militar, en la vecina Etiopía, y muchos fueron después enviados a la guerra como niños soldado. Tshukok tiene también muchas ideas para la construcción de su nueva nación, pero quiere recuperar un arma “por si acaso”, dice. “Sé lo que necesita este país y estoy dispuesto a entregarme políticamente, pero hay también muchos riesgos y gente que no comprende, así que hay que estar preparado por si no se entienden las palabras”, suelta convencido. “Somos como toros, no estamos completos si no tenemos dos cuernos: uno es el conocimiento, el segundo es la fuerza”. D

SUDÁN DEL SUR

8,26 MILLONES

CRISTIANA

640.000 KM2

Petróleo en el sur CONCESIONES

19

Mundo

WWW.PUBLICO.ES

POZOS PETROLÍFEROS Oleoductos

DARFUR

Bloque 7

Bloque q 6 Bloque Blo loqu 2 loq Bloque e4

Bloque Bloq oq 1 Bloque Bloq B oq oque 3

ZONA SUR Bloque e5

RE PÚ B LIC A CEN TRO A FR ICA N A

Los principales pozos petrolíferos se encuentran en el sur. Sudán exportó en 2009 395.000 barriles de crudo, el 65% de ellos a China.

PRODUCCIÓN

E T IO PÍ A

Barriles al día 250.000

Juba

100.000 50.000

R .D . DE L CO NG O FUENTE: EUROPEAN COALITION ON OIL IN SUDAN Y US ENERGY INFORMATION AND ADMINISTRATION

0

km

200

infografia@publico.es

Refugiados en un campamento de Juba. PHIL MOORE / AFP

Reportaje

Miles de refugiados vuelven a casa atraídos por una paz de papel G. PARELLADA

ENVIADA ESPECIAL

3 Neveras, camas, cajas entre los árboles y una neblina, con olor a pollo, que lo cubre todo, incluidos los hombres que visten ropas rasgadas y aúpan sus bultos en los camiones. Están en la orilla, en el puerto de Juba, la capital de la recién nacida República de Sur Sudan. Son ciudadanos del nuevo país que reviven la experiencia de pisar su patria, después de años como refugiados en Jartum. “Si veo alzarse nuestra bandera me acordaré de los tiempos en los que iba a la escuela, en mi tierra. Y si me dan una oportunidad y logro trabajo en mi país, marcaré la diferencia”, comparte lleno de optimismo Emmanuel, sin que su pasado le turbe las ilusiones y aunque su futuro no se presente, por ahora, mucho más brillante. No sabe siquiera donde va a vivir. Otro campo de refugiados, de momento, pero esta vez en su propia tierra. Él y 300 sursudaneses más llegaron hace cuatro días a su vieja y nueva nación, después de una penosa travesía de tres semanas en dos barcos de carga. Muchas mujeres y niños enfermaron e incluso un bebé perdió la vida. Emmanuel y sus compañeros de viaje son de los últimos retornados que han lo-

grado volver. Como él, hay más de 300.000, animados por la paz –de papel, aunque no real en todo el territorio– y la independencia. Los hay repartidos por todo el país: algunos lograron ya llegar al pueblo, donde se están construyendo humildes viviendas, aunque apenas tienen posibles para sobrevivir; mientras, otros se acumulan en grandes ciudades como Malakal, esperando que un camión los traslade a alguna parte. Pero, aparte de los retornados, hay en la zona fronte-

Los ‘retornados’ esperan que un camión los lleve a alguna parte Unas 260.000 personas no tienen hogar ni destino riza –donde sigue la inestabilidad– una situación humaÚʌ"Ê":"Œ"„Œß[:"q Allí se concentran la mayoría de los desplazados internos, otra porción de población muy necesitada que hereda el nuevo Gobierno sursudanés. Unos 100.000 han huido recientemente de la disputada región de Abyei, mientras que se calcula que todavía hay unas 260.000 personas que no tienen hogar ni destino. D

Milicianos y estudiantes del exilio (Sudán del Sur)  

Un país y sus huérfanos de Estado

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you