Page 1

TESTIMONIOS DE

UN BOMBERO Recopilación de Intervenciones sobre Bomberos de Chile

Miguel Reyes Núñez


TESTIMONIOS DE UN BOMBERO Recopilación de Intervenciones sobre Bomberos de Chile Miguel Reyes Núñez

Edición de Textos: Fernando Guardiola Velarde Diseño y Diagramación: Francisco Zerené Hizmeri

Fotografías: Archivos de la Junta Nacional de Bomberos de Chile

ISBN: 978-956-9682-34-6

Todos los derechos reservados.


PRESENTACIÓN Toda gestión de conducción y liderazgo ofrece hitos dignos de ser recordados y de trascender los límites de la misma, permitiendo, de esta manera, a las generaciones futuras

el conocimiento de la historia y de sus protagonistas centrales. Debe, por eso, saludarse y agradecerse el esfuerzo que este libro representa, ya que a través de él nos asomamos a los últimos doce años de Bomberos de Chile.

Protagonista central en esa brillante historia reciente ha sido el Presidente de la Junta Nacional, Miguel Reyes Núñez. Es su palabra la que nos ilustra en estas páginas de una

evolución de la que todos hemos sido testigos agradecidos, y no pocas veces emocionados. Bomberos de Chile tiene una larga historia. Son por eso muchas las generaciones que han

marcado su presencia bienhechora en nuestro medio. Y muchos los miles de voluntarias y voluntarios que hoy la muestran como una de las instituciones más sólidas y prestigiosas de nuestra vida colectiva.

Es ante todo en la disposición de quienes se integran a sus filas, para servir silenciosa y abnegadamente a sus semejantes, donde se encuentra la fortaleza de la Institución. Y, por fortuna para Chile, aunque el individualismo y el egoísmo aparecen como patrones

generalizados de conducta, existen esos miles que se mueven dando testimonio de

generosidad, desprendimiento al extremo de arriesgar la vida, vocación de servicio, testimonio de que cada uno debe pensar primero en lo que puede dar a los demás antes de reclamar algo para sí (y esto aunque el derecho lo asista).

De ahí que Bomberos sea un ejemplo moral y una reserva de la República, en tiempos en que valores tan esenciales como los aquí señalados se abandonan, se olvidan o aún se

ignoran. Pero el éxito de las instituciones se debe también a la calidad de sus liderazgos,

a la visión prospectiva de los conductores, a su capacidad de acogimiento, integración y generadora de cohesión en función de principios y objetivos. Es lo que Miguel Reyes ha dado a Bomberos de Chile, hasta hacer de este uno de los mejores momentos de la Institución.


Querida, reconocida, admirada por todos, tiene hoy bases más sólidas, provistas por la

sociedad y el Estado, para que el compromiso de los suyos se pueda realizar de manera más adecuada y para que estos reciban la mínima retribución que la sociedad les debe en las contingencias extremas a las que dolorosamente pueden enfrentarse.

Cada intervención, cada palabra de Miguel Reyes dan cuenta de su propio compromiso, de

su pasión y de su entrega sin límites. Ha servido con modestia, realizándose en la grandeza de la obra y sin esperar exaltación de su propia figura. Y todos somos testigos de cuanto bien le ha hecho a Bomberos de Chile. No hay en eso sorpresa para quienes los conocemos hace ya unos sesenta años.

El joven inquieto que supo de tempranos compromisos en la organización estudiantil,

en la política, en Bomberos, en las organizaciones juveniles laicas y luego en las Logias

masónicas, ha desarrollado una vida ejemplar, consecuente y de constante y real servicio, que genera nuestra admiración, afecto y profundo respeto.

Felicitaciones a él, a Bomberos de Chile y a sus integrantes, por estas páginas que dan

cuenta de un esfuerzo diario y fructífero, de un presente exitoso y de un futuro que cuenta hoy con bases más sólidas que ayer.

Concepción, abril de 2018.-

Augusto Parra Muñoz Ex Rector

Universidad de Concepción


Dedicado a todos los Bomberos de Chile a los Directivos Nacionales y colaboradores de la Junta Nacional a mis hijos Miguel Ă ngel, MĂłnica y Jorge a Irene


INDICE

CAPÍTULO I. LOS INICIOS COMO PRESIDENTE NACIONAL DE BOMBEROS 12 Primer mensaje como Presidente Nacional. 13 El Presidente Nacional que vino desde el Sur.

CAPÍTULO II. LOS BOMBEROS 19 Día Nacional del Bombero 20 Día de la Tradición 23 Bomberos y la Mujer. 23 En el Día Internacional de la Mujer 24 Inauguración Monumento “La Bombera y el Bombero” 26 El Oficio de Bombero. La Seriedad y la responsabilidad de los Dirigentes Bomberiles 27 Hora de balances, certezas y desafíos 29 Reconocimiento premio “Estrategia” 30 Desafíos organizacionales y operacionales en respuesta a emergencias. Problema país CAPÍTULO III. LOS BOMBEROS Y LAS EMERGENCIAS 34 Reconocimiento a bomberos que fueron a Haití 34 El tema de los tsunamis en Chile 35 A los bomberos de las zonas afectadas por el terremoto y a los bomberos de Chile 36 El terremoto del 27 de febrero de 2010 38 Un verano violento y trágico. 2010 39 Reconocimiento a los bomberos de la Región de Atacama 40 Los incendios 30, 30, 30, DE 6ª Generación ¿Un nuevo fenómeno en Chile?

CAPÍTULO IV. LA JUNTA NACIONAL DE CUERPOS DE BOMBEROS 45 Saludo al nuevo Directorio Nacional 46 Jornada de reflexión 47 Treinta y nueve años de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile 49 Entrega de cincuenta y cinco carros sin aporte 52 “Inauguración nuevas dependencias del Campus Central de la Academia Nacional de Bomberos de Chile”. 56 Homenaje a nuestros fundadores Octavio Hinzpeter Blumsak y Manuel Muñoz Bastías CAPÍTULO V. LA RECONSTRUCCIÓN DE CUARTELES DESTRUIDOS POR EL TERREMOTO 59 Colocación de Primera Piedra 60 Inauguración de cuartel

CAPÍTULO VI. RELACIONES INTERNACIONALES DE BOMBEROS DE CHILE 64 Organización de Bomberos Americanos (OBA) 65 Inauguración curso OSOCC 65 Puntos focales frente a INSARAG


65 Proceso de acreditación nacional de Grupos USAR 66 Sistema Nacional de Operaciones USAR 67 Compromiso y actividades desarrolladas por Bomberos de Chile CAPÍTULO VII. ANIVERSARIOS DE CUERPOS DE BOMBEROS 69 Centenario Cuerpo de Bomberos de Calama 71 Sesquicentenario Cuerpo de Bomberos de Puerto Montt 72 Sesquicentenario Cuerpo de Bomberos de Osorno 76 Aniversario del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso N° 160 77 Homenaje a Bomberos de Chile en Sede del Congreso Nacional CAPÍTULO VIII. HOMENAJE A BOMBEROS 82 Bomberos Mártires. 83 Bomberos distinguidos 86 Octavio Hinzpeter Blumsak

CAPÍTULO IX. BOMBEROS EN EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL 89 Sentencia del Tribunal Constitucional CAPÍTULO X. LEY MARCO DE BOMBEROS DE CHILE 92 Promulgación de la Ley Marco 93 La ley marco de los Bomberos de Chile

CAPÍTULO XI. BOMBEROS Y MASONERÍA 98 Bomberos rinde homenaje a la Gran Logia de Chile en sus 150 años 98 Bomberos agradece a Gran Logia por establecer medalla “Germán Tenderini” 101 Presidente Nacional agradece reconocimiento de la Gran Logia de Chile CAPITULO XII. AGRADECE RECONOCIMIENTOS 105 Agradece condecoración del Cuerpo de Bomberos de Santiago 107 Agradece reconocimiento de la I. Municipalidad de Los Ángeles 109 Agradece reconocimiento de la I. Municipalidad de Concepción 112 Miguel Reyes, Hijo Ilustre de Florida CAPÍTULO XIII. EL CUERPO DE BOMBEROS DE FLORIDA 115 Cincuentenario del Cuerpo de Bomberos de Florida.

CAPÍTULO XIV. TEMAS VARIOS 121 Respuesta a periodista del Diario El Sur de Concepción por una publicación sobre Bomberos. 122 Carta al diario El Sur de Concepción 123 Presentación del libro “FUEGO”, de Antonio Márquez Allison 125 Dos instituciones emblemáticas de la ciudad: Club Concepción y Bomberos 126 Pérdida de Principios y Valores en nuestra sociedad 128 Fundación de Capacitación de Bomberos de Chile


PALABRAS PRELIMINARES

Cuando se habla de Bomberos podemos referirnos a los voluntarios propiamente tal, a la institución que los cobija, los Cuerpos de Bomberos, o a la que reúne a éstos, la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos.

En mi condición de Presidente de la Junta Nacional, a la fecha por 11 años, he

tenido la oportunidad de dirigirme a los Bomberos, a los Cuerpos de Bomberos en la celebración de importantes aniversarios y a la Junta Nacional en iguales circunstancias.

En cada una de las ocasiones antes señaladas debí preparar intervenciones o discursos referidos a ellas. No obstante y particularmente en el caso de los

Cuerpos de Bomberos, no existían muchos antecedentes, por lo que debí recurrir a numerosas fuentes y a veces a antiguos voluntarios de los respectivos Cuerpos. Varios directivos que escucharon dichas intervenciones o las han leído, me han

venido planteando la idea de preparar una recopilación de estos discursos, por

cuanto contienen elementos importantes del quehacer de los bomberos del país. Luego de meditar sobre dicha petición, he decidido hacer una recopilación de algunos de esos discursos, junto con agregar otros artículos y notas enviados a la prensa, pero todo circunscrito a lo señalado precedentemente.

El texto que se presenta no es un libro escrito con algún propósito determinado, sino sólo una recopilación de intervenciones, que pueden servir de información y consulta a directivos y voluntarios de los Cuerpos de Bomberos sobre las materias bomberiles que en cada una de ellas se trata.


LOS INICIOS COMO PRESIDENTE NACIONAL DE BOMBEROS | 11

CAPÍTULO I LOS INICIOS COMO PRESIDENTE NACIONAL DE BOMBEROS


12 | CAPÍTULO I

1. PRIMER MENSAJE COMO PRESIDENTE NACIONAL. Con motivo de haber asumido en el día de hoy como el nuevo Presidente Nacional de Bomberos de Chile, he creído conveniente saludar con afecto fraternal a todos los bomberos y bomberas del país, que reconociendo filas en los diversos Cuerpos de Bomberos, entregan todas sus energías, capacidades y vocación de servicio a la comunidad en la que se encuentran insertos. En primer término debo expresar mi reconocimiento y gratitud, a una persona que entregó gran parte de su vida a agrupar a todos los bomberos en la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, como una forma de potenciar el trabajo de la institucionalidad bomberil, que aisladamente no tenían ninguna posibilidad de obtener ingresos suficientes para contar con equipamiento y preparación de sus voluntarios. Qué duda cabe que nada de lo avanzado en estos 36 años de existencia, no habría sido posible sin la presencia señera y visionaria de Octavio Hinzpeter Blumsak, quien junto a Guillermo Morales Beltramí y varios otros destacados bomberos, dieran vida a esta organización y, que prácticamente desde sus inicios condujera con tanto brillo y eficiencia. Por más de tres décadas Octavio Hinzpeter, ha sido el verdadero padre de nuestra estructura nacional, prestigiando con su acción a los bomberos chilenos en el ámbito nacional e internacional. Es por ello que debemos reconocer su entrega y dedicación a la Junta Nacional, junto con reiterarle nuestra profunda gratitud por todo lo realizado en su larga trayectoria, donde tuvo la ocasión de visitar la casi totalidad de los Cuerpos de Bomberos. Sin embargo este líder indiscutido del bomberismo nacional no se aleja de nuestra institución, por cuanto al ser designado “Presidente Honorario”, continuará desde esta alta investidura entregando el consejo opor-

tuno y la sabia orientación a quienes tendremos la responsabilidad de continuar con su gran obra, trabajo arduo y difícil, que aceptamos con humildad, pero con la firme decisión de colocar los mejores esfuerzos para seguir perfeccionando el trabajo de la Junta Nacional. En el bomberismo nacional soplan otros aires, son los del cambio y la continuidad. Cambio, porque asume la dirección superior un voluntario, que no teniendo la experiencia y trayectoria de su antecesor, trae la fuerza y el empuje del bombero voluntario del sur de Chile y, que con una mirada regional tratará de contribuir a dar solución a los problemas de todos los Cuerpos de Bomberos del país. Continuidad, por cuanto la entrega de ayuda y colaboración impulsada por su antecesor, se fortalecerá para mantenerla de la misma forma y, si es posible mejorarla para bien de nuestros voluntarios. La experiencia acumulada por ocho años en el Directorio Nacional, con dos períodos de Director y dos de Vicepresidente Nacional, nos ha permitido conocer la realidad de los Cuerpos de Bomberos distribuidos a lo largo y ancho del país, sus necesidades, así como sus fortalezas, por lo que junto a los restantes miembros del Directorio, pondremos las mejores energías para llegar a cada uno de estos Cuerpos. Desde hace ya varios años que la Junta Nacional ha potenciado el trabajo de los Consejos Regionales, a los cuales les ha entregado no sólo variadas facultades, sino que la distribución de los recursos económicos contemplados en la Ley de Presupuesto para los Cuerpos de Bomberos, conjuntamente con dotarlos de personal profesional y tecnología de última generación. Mi decisión es fortalecer la acción de los Consejos Regionales, por cuanto han demostrado mucha eficiencia en el desempeño de sus funciones, y la mejor demostración de ello es la excelente coordinación


LOS INICIOS COMO PRESIDENTE NACIONAL DE BOMBEROS | 13

con los Gobiernos Regionales, obteniendo aportes económicos relevantes para la renovación del material mayor, adquisición de material menor y construcción de cuarteles. Por otra parte, para potenciar este trabajo que realizan, los acompañaremos permanentemente en sus reuniones regionales. Es decir estaremos junto a los bomberos en sus propias regiones, sin perjuicio de atenderlos en nuestra sede institucional. Por otra parte, espero potenciar la estructura administrativa de la Junta Nacional, profesionalizándola al máximo, con el objeto de ayudar eficazmente a los Cuerpos de Bomberos. Debo señalar, que constituye para mí un honor inmerecido, que un dirigente de región, aunque con alguna experiencia en el plano nacional, asuma estas alta funciones, las que como he señalado anteriormente asumo con mucha humildad, pero que trataré de servir con la mayor dedicación, para responder así a la confianza categórica expresada en la elección de la pasada Asamblea Nacional. Queridos bomberos, queridas bomberas, el trabajo que nos espera no es nada fácil, pero con el entusiasmo y dedicación de cada uno de ustedes en sus respectivos Cuerpos, no dudo que me será más llevadero. Mi compromiso es con todos los Cuerpos de Bomberos del país y sus voluntarios, sin distinguir si se trata de aquellos ubicados en grandes, medianas o pequeñas ciudades o localidades. Santiago, 3 de julio de 2006

2. EL PRESIDENTE NACIONAL QUE VINO DESDE EL SUR. “Yo soy un voluntario más de los 307 Cuerpos de Bomberos del país”. Esta afirmación refleja cabalmente la sencillez que caracteriza a Miguel Reyes Núñez, quien desde el 3 de julio de 2006 es el Pre-

sidente Nacional de Bomberos de Chile. Difícil es seguirle el tranco a este abogado, voluntario de la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Florida, Octava Región del Bío Bío, quien desde que asumió el más alto cargo de la institucionalidad bomberil chilena, no ha tenido un minuto de descanso. Ha tenido que dividir su tiempo para cumplir con sus responsabilidades como director de la sede Concepción de la Universidad La República y profesor de Derecho Constitucional e Internacional de la misma casa de estudios, y para atender los requerimientos e inquietudes de los bomberos, ya que como ha señalado en más de una oportunidad, parte de su política institucional es dar a conocer, en los hechos y cada vez que sea posible “en terreno”, a los voluntarios de todo el país que no están solos. Sencillez que es propia de quien ha dedicado gran parte de sus 62 años al servicio público. Porque este bombero, radical y masón, cuando recién cumplía los 23 años de edad fue elegido alcalde de Florida, siendo en la época el edil en ejercicio más joven de todo el país. A su extenso currículum se suman los cargos de ex Concejal de la Municipalidad de Florida, ex Seremi de Transportes y Telecomunicaciones, ex Seremi de Justicia, Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Florida por 27 años, asesor jurídico del Cuerpo de Bomberos de Concepción, del Consejo Provincial y del Consejo de la VIII Región, Vicerrector de la Academia Nacional de la VIII Región, Inspector Nacional de Asuntos Jurídicos, Director Nacional y Vicepresidente Nacional de Bomberos de Chile. Parecía que todo estaba hecho, pero el 17 de junio el destino le tenía encomendada otra misión cuando la Asamblea Nacional lo eligió como su máximo representante y, en ese preciso instante, Miguel Reyes se quebró...


14 | CAPÍTULO I

¿Qué sintió cuando se leían los votos y cada vez era más cercana la posibilidad de que fuera electo Presidente Nacional? Para cualquier bombero es realmente extraordinario tener la posibilidad de alcanzar el sitial de Presidente Nacional, y yo pensé lo mismo. Era quizás como un sueño. Aunque yo estaba ya por muchos años en la directiva nacional en distintos cargos, los cuatro últimos como Vicepresidente, no veía la presidencia como una meta. Nunca aspiré a eso, sino que fue gracias a la generosidad, en primer lugar, del Consejo de Bomberos de la Región del Bío Bío que me propuso y después fue la generosidad de los bomberos a lo largo y ancho del país representado en esa Asamblea. Pero en cuanto a sentimiento, porque yo miraba su rostro y no sabía si estaba sintiendo alegría, tristeza o preocupación.

Soy casado y separado, con tres hijos, dos periodistas y un abogado. Los tres me han respaldado y me llamaban por teléfono mientras se hacía la elección para saber cuál era el resultado. Me sentí, por lo tanto, muy apoyado en ese sentido, apoyo que desde luego ellos han mantenido. También así lo sentí de parte de los voluntarios de Florida, una pequeña localidad rural como muchas en el país, para quienes, que su Superintendente alcance tan alto sitial indudablemente es un orgullo y así me lo manifestaron a través de un fax que me hicieron llegar el mismo día de la elección. Cuando fue electo por la Asamblea, en una parte de su discurso habló de cambio y continuidad ¿A qué se refiere?

Yo diría que era una mezcla de alegría y preocupación, porque la responsabilidad que tiene el cargo de Presidente es enorme y quien desempeñaba el cargo hasta ese momento, Octavio Hinzpeter, es toda una historia en bomberos. Es el bombero, creo yo, que conoce más a los bomberos en Chile, que entrega la Junta Nacional con una estructura, una fortaleza realmente extraordinaria. Entonces, reemplazar a un alto dirigente, tan destacado como él, indudablemente genera un sentimiento inicial de “cuesta arriba”. Pero como lo señalé en ese momento, para mí la responsabilidad no sólo es personal, sino que de todos los bomberos de Chile, particularmente de aquellos que son miembros del Directorio, vale decir, la mesa por un lado y los miembros del Directorio que son los Presidentes Regionales.

Yo soy un cambio porque indudablemente reemplazar a un dirigente tan destacado como Octavio Hinzpeter, con una trayectoria bomberil extensa, significa que hay una persona diferente, con modos de actuar completamente distintos. Él tiene una trayectoria dentro de los bomberos, particularmente del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa primero y después de la Junta, que es un “plus” extraordinario. Yo tengo una trayectoria distinta, desde un Cuerpo de Bomberos pequeño, con actuaciones a nivel regional y después nacional en otros niveles. Son cosas completamente diferentes, ahí hay un cambio. Pero habrá una continuidad en la calidad del servicio que la Junta Nacional va a seguir brindando a todos los Cuerpos de Bomberos, va a haber continuidad en la preocupación de cómo generar más ingresos para los Cuerpos de Bomberos y en cómo nosotros logramos seguir siendo bomberos de primera línea en América Latina.

¿Qué dijo la familia?

¿Alguna vez usted se dijo “si yo fuera Presidente


LOS INICIOS COMO PRESIDENTE NACIONAL DE BOMBEROS | 15

haría tal o cual cosa”?

Honorario?

Yo nunca me fijé como meta ser Presidente. Mi labor como dirigente nacional estuvo orientada a respaldar la acción del Presidente en ejercicio y preocuparme, por cierto, de las distintas necesidades y compromisos que va adquiriendo la Junta Nacional. Me correspondió integrar comisiones, ser representante de Bomberos en otros organismos. Las metas han surgido ahora que he sido elegido y a ese respecto yo señalé que mis preocupaciones van a ser las preocupaciones de los bomberos y pedí a los Presidentes Regionales que me hicieran llegar sus inquietudes, porque aquí no hay campaña, ni yo hice campaña ni antes ni durante el proceso eleccionario; entonces no podría yo haber elaborado una pauta de lo que sería mi trabajo, cuando hasta momentos antes de la Asamblea yo solamente era aspirante a un cargo que tenía las posibilidades de ser elegido o no ser elegido.

En absoluto. Hemos conversado al respecto y él está consciente de lo que significa la responsabilidad. Me hizo presente que él ya no va a ser Presidente Nacional, que las funciones de este cargo las ejercerá otra persona a la cual él respetará como bombero disciplinado y hombre de honor que es. Además, desde su cargo de Presidente Honorario va a entregar lo que esto significa: ser ese consejero, al que en otras instituciones llaman “Past President”, que colabora para que quien asume la responsabilidad directiva superior tenga un respaldo en su quehacer.

¿Siente algún tipo de temor ante la responsabilidad que está asumiendo, que debe ser muy grande? Sin lugar a dudas, tras la brillante presidencia de Octavio Hinzpeter, uno tiene la certeza de que puede construir sobre bases muy firmes, pero al mismo tiempos de que hay una valla muy alta. Pero yo siempre he caminado con los pies bien puestos en la tierra, de modo que eso, más el respaldo de los bomberos y la colaboración de Octavio en el cargo de Presidente Honorario, estoy seguro de que podremos alcanzar nuevas metas. Es decir, no voy a estar solo en esta tarea, sino que voy a tener el respaldo de un equipo que es el Directorio y el resto de los bomberos el país. ¿No es una figura incómoda la del Presidente

En entrevistas a distintos medios de comunicación, usted ha señalado que una de sus prioridades será analizar las vías para conseguir mayores recursos. Eso es efectivo. Yo tengo la principal preocupación de ver la forma cómo logramos que los Cuerpos de Bomberos logren un financiamiento adecuado para el desempeño de sus funciones. Hoy día, el presupuesto para Bomberos que proviene del presupuesto de la nación es del orden de los 15 mil millones de pesos y apenas alcanza a financiar el 30 por ciento de los gastos operativos de los Cuerpos de Bomberos. El resto deben obtenerlo de los aportes que hacen las municipalidades, de las propias campañas económicas de los Cuerpos y de las cuotas de los voluntarios. Una especial preocupación va a ser ahora conseguir por un lado, si es posible, una prórroga del “Plan Cuatrienal” que fue acordado con el Ministerio de Hacienda y que vence este año. Pero más que eso, quiero hacer un especial énfasis en las municipalidades. Nosotros estamos convencidos, en general los bomberos y yo en lo particular, de que la primera fuente de finan-


16 | CAPÍTULO I

ciamiento de los Cuerpos de Bomberos debería radicar en su propia comunidad local. Las municipalidades son la expresión en sus respectivos territorios de esa comunidad y que genera ingresos que permiten financiar una serie de actividades. Entonces, queremos golpear las puertas de los municipios para que estos ayuden en la forma que los Cuerpos de Bomberos en sus localidades respectivas necesitan. Eso es lo que quiero gestionar con la Asociación Chilena de Municipalidades, para ver la forma de cómo los municipios se sensibilizan y ayudan a sus bomberos. ¿Y se va a hacer algo para que se regule la creación de tanto Cuerpo de Bomberos? Yo creo que tenemos en algunas comunas un número inadecuado de Cuerpos de Bomberos, hay más de dos incluso en algunas, y en otras comunas no existen los bomberos, de manera que vamos a tener que conversar con la autoridad del Ministerio de Justicia sobre cómo podemos regular esta creación de Cuerpos que se ha dado un poco a la ligera, en el sentido de que son instituciones muchas de ellas que han surgido por el puro impulso de querer contribuir a algo sin tener nada. Antiguamente el Ministerio de Justicia exigía, al menos, un equipamiento mínimo porque nosotros no somos un club deportivo que sólo requiere la pelota para jugar, aquí necesitamos material de trabajo que es tremendamente oneroso, como lo son el carro bomba, uniformes de trabajo, cuarteles. Entonces, quienes deseen crear un Cuerpo de Bomberos por lo menos deben tener parte de este equipamiento, ya que en caso contrario van a estar mendigando y eso no habla bien del servicio que nosotros como bomberos debemos prestar. El Presidente Nacional destacó el hecho de que en los últimos años la Junta Nacional ha logrado entregar un número importante de carros

bombas a los Cuerpos de Bomberos, unos nuevos y otros mediante reasignación, y que, si bien está consciente de que aún falta entregarle a algunos al menos un vehículo nuevo, hoy día la principal preocupación debe ser el lugar donde cobijar ese material. “Muchas veces inversiones de 80 o 90 millones de pesos están en construcciones muy precarias, que incluso hacen correr riesgo a la seguridad de este material que nos permite ir en ayuda de nuestros semejantes. De modo que vamos a tratar de impulsar una etapa que, por un lado, permita dotar de material mayor a los Cuerpos que no cuentan con ello, pero paralelamente vamos a ir teniendo una especial preocupación respecto a los cuarteles, porque es allí donde nosotros tenemos que fortalecer la acción”. Tras la muerte de tres voluntarios del Cuerpo de Bomberos de Chiguayante, quienes fallecieron mientras realizaban labores de rescate, la Presidenta Michelle Bachelet manifestó que está “disponible para que trabajemos un proyecto que permita que aquellos que son voluntarios puedan seguir siendo voluntarios, pero que también podamos contar con un Cuerpo un poco más profesional” y agregó la Mandataria que “Si es profesional, tiene que ser remunerado” Por más de 155 años hemos entregado nuestro servicio de manera totalmente voluntaria y muy profesional en todas las emergencias a las que Bomberos debe concurrir. La profesionalización de bomberos se da por la preparación a la que permanentemente están abocados sus voluntarios, tanto en las academias internas que realiza cada Compañía o Cuerpo, como de los cursos que dicta la Academia Nacional de Bomberos (ANB), estos últimos conforme a la norma NFPA 1001 que es exigible a los bomberos remunerados de Esta-


LOS INICIOS COMO PRESIDENTE NACIONAL DE BOMBEROS | 17

dos Unidos. Generalmente, tiende a confundirse profesionales con remunerados. En el caso chileno puedo asegurar que nuestros Bomberos son esencialmente profesionales, pero que su servicio es prestado por completo en forma voluntaria. Es decir, hemos hecho perfectamente compatible la voluntariedad como fundamento de la acción con la conciencia de que esa acción, para ser eficiente y eficaz, debe contar con agentes –bomberas y bomberos— imbuidos de saber y con tecnología disponible para enfrentar los siniestros de cada tiempo. De todos modos, es un tema que espero conversar con la señora Presidenta en una audiencia personal que le he solicitado, en perspectiva por supuesto de lo que ella también ha marcado como

signo de su gestión: buscar en el diálogo inclusivo los medios óptimos para cumplir a cabalidad el deber que nos hemos autoimpuesto de servicio al país. Terminada la entrevista, comprobamos una vez más que este bombero, ahora Presidente Nacional, ha asumido con dedicación y fortaleza este cargo. De inmediato continúa con su intensa jornada de audiencias y visitas de trabajo “en terreno”, porque –como nos ha dicho— a los bomberos y las comunidades a las que sirven “no hay que hacerlos esperar”. Entrevista realizada por el Departamento de Comunicaciones y publicada en la Revista Bomberos de Chile Nº 32. Primavera de 2006.-


18 | CAPÍTULO II

CAPÍTULO II LOS BOMBEROS


LOS BOMBEROS | 19

1. Día Nacional del Bombero Hoy celebramos el Día Nacional del Bombero, instituido como tal por la Ley N° 14.866, del año 1962, destinado a conmemorar la fundación del Primer Cuerpo de Bomberos Voluntarios en Chile, organizado en Valparaíso el 30 de junio de 1851. Al cumplirse 165 años de tan importante acontecimiento estimo necesario hacer algunas reflexiones sobre esta benemérita institución del voluntariado. Los bomberos voluntarios surgen en Chile tres décadas después de consolidarse nuestra República y ante la inexistencia de instituciones del Estado que actuaran eficientemente en la extinción de los incendios y otro tipo de emergencias y catástrofes que afectaban al país, la comunidad y los vecinos de Valparaíso deciden constituir un Cuerpo de Bomberos para combatir estos siniestros a semejanza de otros existentes en Estados Unidos y Europa, integrado por personas que voluntaria, gratuita y desinteresadamente ofrecían su colaboración para ir en ayuda de sus vecinos. La semilla sembrada en Valparaíso, germinó primero en Ancud, luego en Santiago, Puerto Montt, Osorno y así en numerosas ciudades del país hasta alcanzar en el día de hoy 312 Cuerpos de Bomberos, que cuentan con 1.100 Compañías donde se congregan 47.000 bomberos, entre ellos 6.000 mujeres. Quienes integraron ayer y también hoy los Cuerpos de Bomberos de todo el país, son personas provenientes de diversos sectores de la sociedad, que laboran en las actividades más diversas. Tienen los más variados pensamientos políticos, religiosos y filosóficos y que se unen a una institución de servicio público, con el objeto de entregar su colaboración a la comunidad cuando ésta vea afectada la vida y bienes de sus habitantes, por un incendio o cualquier otro tipo de emergencia, op-

tando por hacerlo de manera totalmente voluntaria. Es por lo antes señalado que Bomberos de Chile constituye una institución muy singular, de sólidos principios éticos y morales, toda vez que su constitución se inspira en valores esenciales del humanismo, libertad, tolerancia e igualdad. Está formada por hombres y mujeres, que anteponiendo sus legítimos intereses, al ingresar a un Cuerpo de Bomberos, se comprometen de manera decidida a cumplir con su misión aún a riesgo de ofrendar su propia vida. Es un acto sublime: un ser humano se ofrece a sí mismo para salvar la vida de otro ser humano El mayor capital con que cuenta nuestra institución no es el cuartel más moderno o el carro nuevo, sino el bombero voluntario, a quién debemos proteger como la más valiosa joya. Así es como nos hemos preocupado de entregar más de 20.000 uniformes normados, además de proporcionarles el entrenamiento y la capacitación adecuada a través de la Academia Nacional de Bomberos, que los ha transformado, de los quijotescos “Caballeros del Fuego”, en los flamantes “Profesionales de la Emergencia”, orgullo de nuestro país, al cual sirven con abnegación y sacrificio, siendo una verdadera excepción en una sociedad cada vez más consumista. En los últimos años el país ha sido afectado por diversos fenómenos de la naturaleza que han derivado en grandes catástrofes, como terremotos, tsunamis, aluviones, erupciones volcánicas y allí han estado los bomberos ayudando desde el primer momento a la comunidad, con su vocación y entrega desinteresada y profesional, que nos ha traído un amplio respaldo y reconocimiento que nunca ha bajado del 90% de aprobación. Agradecemos muy sinceramente a todos quienes nos han reconocido y valorado y les reiteramos que seguiremos cumpliendo con el compromiso libremente


20 | CAPÍTULO II

asumido de proteger la vida y bienes de los habitantes del país. En este día tan especial hago llegar un saludo fraterno a todos los bomberos voluntarios del país, instándolos a seguir trabajando con celo, fervor y constancia por nuestra institución y por cada uno de los habitantes de nuestro querido Chile. Santiago, 30 de junio de 2016. 2.- Día de la Tradición En el marco celebratorio de los 45 años de la Junta Nacional de Bomberos de Chile, con enorme agrado y satisfacción, me dirijo a todos ustedes en nombre del Directorio Nacional para celebrar el Día de la Tradición, en que se permite reconocer a aquellos de nuestros voluntarios de las regiones de Valparaíso, del Libertador Bernardo O´Higgins y Metropolitana, que han cumplido 50 o más años de servicio en sus respectivos Cuerpos de Bomberos. Como es de vuestro conocimiento, la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos estableció en sesión N° 170 del 4 de abril de 1989, el Día de la Tradición, para rendirles en nombre de todos los bomberos del país, el más sincero homenaje de afecto y reconocerlos como Bomberos Insignes de Chile, a lo cual agregamos el año pasado la medalla correspondiente. Son ustedes los Bomberos Insignes quienes nos hacen mantener viva la historia y tradiciones de nuestros Cuerpos y Compañías. Son ejemplo viviente de épocas pasadas en que el servicio prestado a la comunidad se hacía con antiguos carros no siempre en buenas condiciones, con mangueras escasas y muchas veces deterioradas y con equipos de protección personal y cascos inadecuados sin cumplir ninguna norma, casacas de cuero y toallas, lo cual por cierto no brindaba protección, pero aún así el bombero cumplía con dedicación,

esfuerzo y responsabilidad el combate al fuego que afectaba a viviendas, establecimientos comerciales e industrias. Hoy en día la realidad es totalmente diferente, con vehículos modernos, material para el servicio de excelente calidad y elementos de protección altamente eficaces, junto a una capacitación y entrenamiento que cumple con parámetros internacionales. La palabra “tradición” tiene numerosas acepciones, creo que la más acorde con este acto es aquella que la define como “el conjunto de bienes culturales que se transmiten de generación en generación dentro de una comunidad. Se trata de aquellas costumbres y manifestaciones que cada sociedad considera valiosas y las mantiene para que sean aprendidas por las nuevas generaciones, como parte indispensable del legado cultural.” Ustedes entendieron muy bien los valores éticos y morales que desde sus orígenes en el año 1851 inspiran a los Cuerpos de Bomberos, se impregnaron de ellos y los han estado transmitiendo a las nuevas generaciones, por cuanto son estos principios los que permiten que nuestras instituciones hayan perdurado por casi 164 años. La solidaridad, la fraternidad, la disciplina, el honor, la honradez en el actuar, el respeto a las autoridades, la abnegación y el servicio desinteresado a la comunidad, entre muchos otros, le dan un sentido especial a esta organización del voluntariado que año tras año son valorados por la ciudadanía y que el mes pasado alcanzó el 92% de reconocimiento, mientras que otras respetables instituciones llegaron al 88%, en tanto que las autoridades y otras entidades obtuvieron porcentajes bastante inferiores. Es el mérito de muchos miles de bomberos que cumplen a cabalidad con estos valores, aunque en diversos lugares del país hemos visto a algunos que se apartan de ellos, afortunadamente no son muchos. Estoy seguro que contaremos con ustedes


LOS BOMBEROS | 21

hasta el final de vuestros días, tiempo que espero sea el máximo posible, porque ello permitirá que continúen irradiando la experiencia de más de medio siglo en sus respectivos Cuerpos de Bomberos a los nuevos voluntarios, a fin de que estos se impregnen de vuestras enseñanzas para bien de sus respectivas instituciones. Al igual que en años anteriores paso a continuación a informarles en líneas muy generales sobre las principales actividades realizadas por la Junta Nacional en beneficio de los Cuerpos de Bomberos del país y, por cierto de todos los voluntarios. Como lo señalé en una oportunidad anterior, la Ley N° 20.564, Ley Marco de Bomberos creó los Registros Nacionales de Bomberos, de Actos de Servicio y de Vehículos de Bomberos, los cuales nos entregan una importante información que debe ser conocida por todos los bomberos del país. En efecto, a la fecha contamos con 43.946 voluntarios, de los cuales 38.692 son varones y 5.254 mujeres los cuales integran los 313 Cuerpos de Bomberos. Durante el año 2014 se atendieron 111.736 actos de servicio, en tanto que se cuenta con material mayor de 1.797 unidades, que se desglosan en carros bomba, carros de rescate, carros forestales, carros aljibes, escalas telescópicas, porta escalas y carros Hazmat. No se consideran las camionetas y otras unidades menores de los Cuerpos. En cuanto a material menor, hemos logrado equipar con uniformes normados y elementos de protección personal a 21.000 bomberos y tenemos en desarrollo un proyecto para equipar con uniformes forestales y otros elementos que aseguren su protección a igual número de voluntarios, para lo cual se está llamando a licitación. A todo lo anterior se agrega la entrega a los Cuerpos de Bomberos de una significativa cantidad de material de agua, escala, rescate y protec-

ción personal. Con relación a material mayor el año 2014 entregamos 25 carros bomba a igual número de Cuerpos, conforme a proyectos elaborados por los Consejos Regionales y en lo que va corrido del año en curso se han entregado 63 nuevos carros bomba, de ellos 40 corresponde a unidades sin aporte de los años 2013 y 2014. En el rubro de material mayor tenemos una importante cantidad de vehículos que supera largamente los 20 años de antigüedad, razón por la cual el Directorio Nacional decidió entregar anualmente 20 unidades sin aporte económico de los Cuerpos de Bomberos y que por diversas causas no eran comprendidos en los proyectos regionales. Con el objeto de disminuir la cantidad de vehículos antiguos, el pasado año se adoptó el acuerdo de adquirir mediante licitación pública, procedimiento que se utiliza para la compra tanto de material mayor como menor, 100 carros bomba nuevos, semiurbanos y forestales, adelantando los 20 vehículos de los años 2016, 2017, 2018 y 2019, pero pagaderos a razón de 20 anuales. En material de construcción de cuarteles destruidos por el terremoto del 2010 hemos logrado avanzar más rápidamente que en años anteriores, gracias a que el Gobierno nos entregó $10.000.000.000.-, a fin de que Junta Nacional licite la construcción debido a los lentos procedimientos de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas. A la fecha se han entregado por el MOP 15 cuarteles y tienen en ejecución 16 y dos por licitar, mientras que la Junta tiene en ejecución 18 cuarteles y los restantes se materializarán durante el 2016. Sin embargo durante el año 2014 en el ámbito legislativo y de Gobierno logramos concretar una sentida aspiración en beneficio de los Bomberos de Chile, la liberación a los Cuerpos de Bomberos y a la Junta Nacional, del pago del Impuesto al Valor


22 | CAPÍTULO II

Agregado (IVA) en la adquisición de carros bomba y otros vehículos, así como para las importaciones de material y equipamiento bomberil, con lo que se ha obtenido una rebaja realmente significativa del 19%. Por otra parte en la inauguración de la ampliación de este Centro de Entrenamiento, S.E. la Presidenta de la República Michelle Bachelet Jeria se comprometió a entregar un incremento anual del 10% del aporte del Estado para bomberos y ello se concretó en la Ley de Presupuesto de la Nación para el año 2015, con lo cual durante su período el aumento será del 40%. Otro hito importante de la institución lo constituye la creación y puesta en marcha de un Sistema Nacional de Operaciones, para cuyo efecto se diseñó la operatoria y la normativa de participación de los distintos grupos especializados de Bomberos, lo que fue aprobado por el Directorio, por lo que en diciembre de 2014 se inauguró la Sala de Operaciones que cuenta con tecnología de punta para la coordinación, comunicación y movilización de los bomberos en caso de desastres. Es por ello que se constituyeron los Grupos de Rescate Urbano (USAR), conforme a normativa impartida por INSARAG, organismo de las Naciones Unidas. Los Grupos USAR ha debido cumplir con exigentes requisitos a fin de lograr su acreditación y que ustedes han podido ver a través de la televisión tuvieron una extenuante labor a raíz de los aluviones de la zona norte del país. El día miércoles de la semana en curso se dio a conocer una encuesta elaborada por la empresa ADIMARK, mediante la cual la ciudadanía consultada avaló con un 98% el trabajo de estos voluntarios, mientras que otras instituciones alcanzaron el 93% y cifras aún menores. La labor realizada por la Academia Nacional de Bomberos ha sido realmente trascendente no sólo a través de la capacitación que se realiza en

regionales sino también en el Campus Central del Centro de Entrenamiento. En este último más de 3000 bomberos asistieron el año 2014 a diversos cursos, especialmente el de Control de Incendios, el cual permite la obtención del Nivel de Bombero Profesional. En materia de certificaciones por los cursos realizados, casi 27.000 aprobaron y 969 reprobaron. Además es preciso destacar la aprobación de una nueva malla curricular, para los niveles de formación de Bombero Inicial, Bombero Operativo y Bombero Profesional, todo lo cual ha exigido la habilitación o formación de nuevos Instructores por área de cursos. Como el Campus Central no puede atender todos los requerimientos de capacitación, en fecha próxima inauguraremos el Campus Zona Norte en la Región de Tarapacá, mientras que el pasado año se adquirió un predio de 20 hectáreas en la comuna de Llanquihue en Región de Los Lagos para el Campus Zona Sur, donde se están realizando trabajos en el terreno mientras se elaboran los proyectos de impacto ambiental y vial, previo a la construcción de la infraestructura necesaria. Todo lo reseñado precedentemente es una apretada síntesis de las principales actividades, pero ustedes comprenderán que hay mucho más que se ha realizado. Pero así como hemos dado cuenta de todo lo que nos alegra y reconforta, hay otros hechos que nos afectan, como ha ocurrido en los meses de enero a abril del año en curso, como el fallecimiento en actos de servicio de los jóvenes voluntarios Jason Salamanca Salamanca y María Patricia Marín Cáceres, del Cuerpo de Bomberos de Collipulli, Héctor Llanquil Benítez del Cuerpo de Bomberos de Temuco y Nelson Eduardo Salgado Márquez, Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Olmué, cuando regresaba de prestar ayuda humanitaria en la zona norte del país. Asimismo debemos lamentar la desaparición del Cadete del


LOS BOMBEROS | 23

Cuerpo de Bomberos de Diego de Almagro Álvaro Plaza Ramos, en la zona norte después de salvar la vida de tres niños, un poco menores que él. Vaya para todos ellos nuestro reconocimiento por haber ofrendado sus vidas en el cumplimiento del deber. Al finalizar mis palabras quiero darle la más fraternal bienvenida a todos los nuevos Bomberos Insignes que desde hoy forman parte de lo más valioso de nuestra organización, al ser la historia y la tradición de vuestros Cuerpos de Bomberos y cuyo ejemplo de entrega y dedicación nos estimula a seguir siendo bombero voluntario y por consiguiente “profesionales de la emergencia”. Campus de la Academia Nacional de Bomberos, 16 de mayo de 2015.3.- Bomberos y la Mujer. Al celebrarse el Día Internacional de la mujer, en nombre del Directorio Nacional y mío propio, saludo con sincero afecto y cariño a las más de 4.000 voluntarias que forman parte de los distintos Cuerpos de Bomberos de Chile y que diariamente entregan su tiempo, capacidades y voluntad de trabajo, para ir en ayuda de la comunidad cada vez que se ven afectados por una emergencia que pone en riesgo su vida y bienes, y al igual que todos los bomberos están dispuestas a ofrendar su propia existencia en el cumplimiento del deber libremente asumido. Hace más de 30 años que las distintas Compañías de Bomberos vieron llegar a sus filas a las primeras mujeres que optaron por dejar la comodidad del hogar, el estudio o trabajo, y volcar su espíritu de servicio, en una tradicional institución del voluntariado más antigua del país, los bomberos, y que hasta la fecha estaba integrada exclusivamente por varones. Hoy en día son numerosas las voluntarias que ocupan variados cargos en las

oficialidades de los Cuerpos y Compañías, como Superintendentes, Vicesuperintendentes, Secretarias Generales, Tesoreras, Directoras de Compañías, etc., labores que cumplen con gran responsabilidad, dedicación y entrega. Por ello digo con orgullo: las mujeres llegaron a bomberos para quedarse. Pero este saludo no quiero restringirlo a la mujer bombera, lo hago extensivo a aquellas mujeres que por largos años se desempeñan como telefonistas, cuarteleras o en otros cargos dentro de los Cuerpos de Bomberos, y por cierto a aquellas que no forman parte de la institución, pero que están fuertemente ligadas a ella, me refiero a la esposa, madre, hija o hermana de los bomberos, que esperan ansiosas el regreso de su ser amado cuando concurre a una emergencia. Reciban todas nuestras voluntarias, trabajadoras y familiares de bomberos, el saludo fraterno y solidario de los dirigentes de una institución que entiende, valora y reconoce el trabajo que hacen en beneficio de toda la comunidad nacional. Santiago, 8 de marzo de 2013. 4. En el Día Internacional de la Mujer En nombre propio y del Directorio Nacional, en el Día Internacional de la Mujer, expreso un fraternal y muy afectuoso saludo a las Bomberas del país, a las funcionarias de la Junta Nacional, a las Operadoras de las centrales de alarma, como asimismo a las esposas de los Bomberos. Este Día tan importante fue instituido por la Organización de las Naciones Unidas el 8 de marzo de 1977, aunque hay referencias de que en el año de 1911 se celebró en Alemania, Austria, Suiza y Dinamarca. En la actualidad, el 8 de marzo, en todo el orbe conmemora y reconoce la lucha de la mujer por posicionarse en la sociedad en todos los


24 | CAPÍTULO II

ámbitos de la vida cotidiana. Con verdadera perseverancia, la Mujer ha sabido conquistar el sitial en que actualmente se encuentra. Así lo ha registrado la historia y así lo comprobamos diariamente. En Chile, podemos ver que desde tempranas horas los ciudadanos se dirigen a sus puestos de trabajo, y entre ellos, en gran cantidad vemos a la Mujer. Damos testimonio que ustedes, antes de dirigirse a sus labores atienden primero sus hogares en su doble función, como madres dueñas de casa y como trabajadoras. Por eso demostramos en este día nuestra profunda admiración por ustedes, por su pertinacia para abrirse camino, superando los obstáculos que por cultura le oponía la sociedad de antaño. Hoy eso va quedando en la memoria de los tiempos. Todo esto es un triunfo a la voluntad de ser y de surgir como todos los habitantes de nuestro país. Hoy vemos a la Mujer luchando por la igualdad de derechos y de oportunidades y de seguro, como lo han conseguido infinidad de veces, tendrán éxito, porque se merecen el respeto y admiración de todos. Nuestra institución tiene el orgullo de contar entre sus filas a un número extraordinario de mujeres que combinan sabiamente sus funciones tanto en el hogar como en sus puestos de trabajo con el tiempo dedicado al bomberismo nacional. No en vano nuestra institución cuenta con 5.497 bomberas que ejercen su labor en variadas funciones que demanda el Cuerpo de Bomberos al que pertenecen. Dentro de la institución se han ganado la confianza y el reconocimiento a sus facultades y actualmente las vemos ocupando diversos cargos, tales como Oficiales, Directoras de Compañías, miembros de Directorio General, Vicesuperintendentes y Superintendentes. Actualmente contamos con una brillante dirigente que ocupa el cargo de Presidenta Regio-

nal, es el caso de la señora Cecilia Haro Contreras, Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Coyhaique, Presidenta del Consejo Regional de Aysén y Directora Nacional de esta Junta Nacional, la primera en la historia de nuestra institución, desde noviembre de 2013. Un símbolo de la mayor relevancia y orgullo para la institución lo constituye la primera Bombera de Chile, encarnada en la señora Delfina Fonseca Melo, Voluntaria Insigne de Bomberos de Chile, próxima a cumplir 60 años de servicio y que integra el Cuerpo de Bomberos de Curacautín. La ONU ha reconocido sus derechos y cada año insta a la mujer a desarrollarse con un objetivo. Este año el llamado es “Únete a los gobiernos y activistas de todo el mundo en la celebración de las numerosas conquistas de la Mujer y actúa para hacer frente a las brechas que aún existen para convertir la igualdad de género en realidad”. Este llamado tan especial, extenso y convocante nos es familiar. Lo escuchamos en nuestro país en todos los ámbitos, desde nuestra Presidenta de la República, el Congreso Nacional y en todas las organizaciones donde nuestras mujeres son líderes. Estimadas Bomberas, funcionarias, Operadoras de las centrales de alarma, abnegadas esposas de nuestros Voluntarios, reciban las expresiones de nuestro más sincero afecto hacia ustedes en este día tan especial. Santiago, 8 de marzo de 2015 5.- Inauguración Monumento “La Bombera y el Bombero” En el Día Nacional del Bombero Voluntario es un gratísimo privilegio concurrir a inaugurar, con la presencia de S.E., la señora Presidenta de la República Michelle Bachelet Jeria, el monumento de-


LOS BOMBEROS | 25

nominado “La Bombera y el Bombero”, y entregarlo en este emplazamiento urbano. Esta magnífica obra ha sido financiada con recursos del Cuerpo de Bomberos de La Granja-San Ramón y La Pintana”. Vaya el reconocimiento a sus Oficiales Superiores por tan importante decisión y entrega. En un día como hoy, el 30 de junio de 1851, hace 158 años, nace el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso y con él, los bomberos voluntarios que se han expandido a lo largo y ancho de la patria, agrupados en 309 Cuerpos de Bomberos con 33.000 voluntarios, de los cuales casi 4.000 son mujeres. Nuestra organización es el fruto de la sabia decisión de la propia comunidad que se organiza y prepara para atenderla ante los más variados siniestros o emergencias provocados por la naturaleza y la mano del hombre. Bomberos de Chile es la institución de servicio público voluntaria más antigua del país que se inspira en los más elevados principios del humanismo, toda vez que aspira a proteger la vida y bienes de los habitantes de la comunidad. Aquí se congregan hombres y mujeres provenientes de todos los sectores sociales, políticos y religiosos, que en un ambiente de gran tolerancia, respeto y libertad, se capacitan y preparan para enfrentar las emergencias. Surge así un ambiente fraternal y solidario con aquellos que están afectados por el infortunio. Para contar con los elementos que se requieren, orientados a entregar un buen servicio, disponemos de los recursos contemplados en la Ley de Presupuesto, subvenciones municipales y colaboración de la propia comunidad en campañas económicas. El profesionalismo en la actuación de nuestros voluntarios, su entrega desinteresada sin esperar recompensa alguna, la transparencia en el manejo de los recursos, ha llevado a que las diversas encuestas realizadas, la destaquen como la institución mejor evaluada y más confiable. Pertenecer a

Bomberos de Chile es más que un privilegio. Es un honor que constituye un compromiso social para actuar cada día mejor. Durante más de 100 años, nuestra organización estuvo integrada sólo por varones, pero desde hace ya unos 30 años que las mujeres unieron su esfuerzo y voluntad, ingresaron a los Cuerpos de Bomberos, demostrando gran capacidad de trabajo y estudio, llegando a ocupar incluso altos cargos directivos. El Cuerpo de Bomberos de La Granja-San Ramón y La Pintana, con casi seis décadas de servicio en tres comunas del área sur de Santiago, ha estado siempre muy vinculado a la comunidad a la que sirve con gran entusiasmo y dedicación, impulsando, en tanto le ha sido posible, actividades culturales y de bien público. Esta actitud queda fielmente demostrada con la preparación de esta área verde y la construcción del monumento “La Bombera y El Bombero”, obra del artista y escultor Paulo López, donde en una expresión artística de gran calidad queda plasmada y se honra la presencia de las mujeres y hombres que como voluntarios de nuestra institución, representan la unidad transversal en la consecución del ideal de protección a todos los habitantes. La temática de esta obra es única en el país, ya que si bien existen monumentos de bomberos, ellos comprenden solamente al hombre, en circunstancias que, como ya lo afirmamos, desde hace varios años que en las filas bomberiles figura con un papel muy activo la valiente y esforzada mujer chilena. En nombre de Bomberos de Chile y del Cuerpo de Bomberos de La Granja-San Ramón y La Pintana, me es muy grato, en este Día del Bombero Voluntario, entregar esta obra a la ciudad y a toda la comunidad, como simbólico reflejo de nuestro constante aporte a la Patria. Santiago, 30 de junio de 2009.-


26 | CAPÍTULO II

6.- El Oficio de Bombero. La Seriedad y la responsabilidad de los Dirigentes Bomberiles A raíz de las actuaciones que en los últimos tiempos han tenido diversos Cuerpos de Bomberos a lo largo y ancho del país, las que comprometen el quehacer de nuestras instituciones frente a la comunidad a la que estamos obligados a servir, deseo hacer algunas reflexiones y compartirlas con ustedes. El combate al fuego que fue la razón de ser inicial de los bomberos, hoy día constituye tan sólo una de las emergencias que debemos atender, pues el paso de los años, el crecimiento y desarrollo del país, ha traído consigo otros riesgos que nuestras instituciones han ido asumiendo, así se cuenta el rescate vehicular, los incendios forestales, los materiales peligrosos, además de todo aquello que requiera de la oportuna intervención de urgencia de los bomberos voluntarios. Para poder enfrentar todos estos riesgos se requiere no sólo de una excelente capacitación de nuestros voluntarios, sino fundamentalmente de equipos de trabajo y protección personal, material mayor y menor especializado, de elevado costo que difícilmente se pueden adquirir con nuestros presupuestos ordinarios. Somos desde nuestros orígenes una institución de servicio de utilidad pública, no porque una Ley de la República así lo estableciera, sino porque ese fue el deseo de los fundadores. Esta caracterización nos obliga y compromete a servir con dedicación, abnegación y sacrificio a la comunidad. Para tal efecto debemos poner a su disposición los recursos humanos y materiales con que se cuente, pero si estos últimos faltaren, deberemos ver la forma de proveerlos conforme a las posibilidades económicas de la institución. Creo que todos los bomberos tenemos perfec-

tamente clara nuestras obligaciones y deberes, en especial quienes desempeñamos una función de dirigente y estamos prestos a exigir a los voluntarios el estricto cumplimiento de ellos, pero muchas veces somos nosotros, quienes no lo hacemos o, por el contrario, con nuestra acción comprometemos a la institución. La mejor demostración de ello es que estamos llegando a los tribunales ya no a informar sobre alguna emergencia atendida, sino como recurridos o demandados. ¿Acaso no ocurre lo mismo cuando con presión indebida o amenazas llegamos ante las autoridades locales o regionales a exigir recursos para nuestros Cuerpos? Los Cuerpos de Bomberos desde siempre hemos entendido que nuestra función voluntaria la entregamos en una institución jerárquica y disciplinada, que se da su propia y particular estructura, conforme al ordenamiento legal vigente, para cuyo efecto procuramos contar con los recursos que nos permitan cumplir con los objetivos institucionales. Hoy en día la mayor parte de los ingresos de cada Cuerpo proviene del Estado, ya sean del Presupuesto de la Nación o subvenciones municipales. Con estos recursos y aquellos provenientes del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, Fondo Social Presidencia de la República, otros muy variados y con los de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, hoy en día hasta los más pequeños Cuerpos tienen material mayor y menor indispensable para atender en buena forma las emergencias y de ello todas las comunidades locales son testigos. Con relación a los ingresos fiscales que son los más relevantes, la Junta Nacional desde su fundación ha venido logrando un incremento significativo, que si bien en los últimos años se ha mantenido, permite un funcionamiento adecuado de los Cuerpos de Bomberos. En cuanto a las subvenciones o aportes que hacen las Municipalidades, ellos


LOS BOMBEROS | 27

deben enmarcarse en lo dispuesto en su Ley Orgánica y en lo que cada Concejo Municipal acuerde, debiendo para tal efecto, mantenerse las mejores relaciones con aquellos y con los Alcaldes, en un ambiente de cordialidad, respeto y armonía. Para nadie es un misterio que la crisis económica que en los últimos años afecta gravemente a todas las actividades del país, ha obligado a reducir el gasto fiscal, y los recursos presupuestarios de donde proviene gran parte de nuestro financiamiento. Asimismo, los aportes que el Estado hace a las Municipalidades también han disminuido, por lo que éstas han tenido que rebajar diversas partidas, entre ellas las destinadas a subvenciones. Esto nos tiene que llevar a reestudiar nuestros presupuestos, hacer los ajustes necesarios y ver con creatividad la forma de procurar los montos que falten para financiar las actividades propias de los bomberos. Todos los bomberos del país conocen perfectamente los esfuerzos denodados que hacen anualmente los dirigentes de la Junta Nacional, ante las autoridades económicas de Gobierno y del Parlamento, para tratar de aumentar el monto que se nos asigna. Para el efecto, se les entregan serios estudios que justifican las peticiones, las que se formulan en un ambiente de gran respeto y cordialidad, sin recurrir a amenazas directas o vedadas, pues ello es ajeno al proceder de los bomberos. Es por ello que se hace necesario formular una vez más un llamado a todos los bomberos voluntarios y, en especial a sus dirigentes, para que actúen con mesura, ponderación y respeto ante las autoridades, regionales, provinciales y comunales, a fin de que sus peticiones se canalicen por los conductos regulares, por cuanto si bien cada Cuerpo es autónomo e independiente, nos hemos dado una estructura nacional totalmente descen-

tralizada, que ha permitido que las autoridades la respeten. Amenazar con cerrar cuarteles, no sacar los carros por falta de combustible, entregar los móviles a las autoridades locales, por muy justas que puedan ser las peticiones, nos hace evidenciar una actitud poco seria no sólo frente a las autoridades, sino fundamentalmente a la comunidad que voluntariamente juramos defender cuando se ven amagados sus bienes y su vida. El proceder de una manera distinta, es no comprender la esencia de los bomberos chilenos que nunca han vivido en la opulencia ni tampoco en la indigencia, sino que siempre han sido sobrios y austeros, con mucho espíritu de servicio, cumpliendo el deber con gran dignidad, todo lo cual nos ha traído consigo el respeto y reconocimiento de la comunidad a la que servimos y de sus autoridades. Hagamos honor a los valores, principios e ideales que inspiraron a nuestros fundadores para seguir trabajando con gran dedicación y responsabilidad y así enfrentar con éxito los desafíos que nos demanda el nuevo milenio que recién comienza. Concepción, 8 de marzo de 2002. 7.- Hora de balances, certezas y desafíos Dentro de pocos días expirará el año 2006, año que para Bomberos de Chile tuvo momentos de alegrías y penas, lo cual, como en años anteriores, ha continuado fortaleciendo el espíritu bomberil. Por ello, en esta etapa culminante del año y en este también último número anual de nuestra revista, he querido poner de relevancia a cada bombero y cada bombera del país, algunos de esos momentos y cómo ellos en efecto fortalecen y renuevan ese espíritu.


28 | CAPÍTULO II

Ciertamente, se continuó con la modernización de la gestión institucional y la entrega de equipamiento tanto mayor como menor a los Cuerpos de Bomberos de todo el país, conforme a proyectos elaborados por estos, con el apoyo de los respectivos consejos regionales bomberiles, y que contemplaron para su concreción el financiamiento parcial o total de los Gobiernos Regionales, las municipalidades y también recursos propios de cada Cuerpo, sumándose a ello los recursos definidos por nuestra Asamblea Nacional para apoyar con equidad tales proyectos desde una visión integral del servicio en todo Chile. Asimismo, en la sesión de Asamblea Nacional efectuada en el mes de junio fue elegido un nuevo directorio para los años 2006-2008, el que quedó encabezado por este bombero voluntario, con plena conciencia de lo que significa esa confianza depositada en mi persona. Culminó, de ese modo, el período exitoso de Octavio Hinzpeter, quien dirigió desde su creación esta orgánica que todos los Cuerpos de Bomberos se dieron en 1970. Su legado pleno de realizaciones, queda demostrado, entre otras razones, por el innegable progreso alcanzado por cada uno de los Cuerpos, los que disponen en general de carros bomba y equipamiento de excelente nivel y calidad, además de un aumento importante de la subvención fiscal, la que, si bien aún es insuficiente para solventar todos nuestros gastos operativos, ha ido anualmente experimentando un incremento. Por lo mismo, el nuevo Directorio Nacional que tengo la honra de dirigir, no solamente debe continuar por la senda siempre ascendente de su antecesor, sino crecer desde ese legado, llevando a las bomberas y los bomberos del siglo XXI a la modernización, perfeccionamiento, crecimiento y desarrollo que cada nuevo tiempo exige de sus bomberos voluntarios. Es sobre tal convicción y sus correspondientes argumentos, que hemos logrado con las autoridades de Gobierno el acuerdo

para implementar un Plan Cuatrienal que deberá reportar un incremento del 25% de la subvención fiscal en el período 2007-2010, lo que permitirá aliviar en parte las necesidades para optimizar el funcionamiento de las instituciones bomberiles. Pondremos especial énfasis en proteger el mayor capital de los Cuerpos de Bomberos: sus bomberas y bomberos voluntarios. Para el efecto, trabajamos a fin de dotarlos con de equipos de protección personal que cumplan con normas de estándar internacional, lo que esperamos concretar en un plazo no superior a cinco años. Además, habiendo dado solución a gran parte de los Cuerpos de Bomberos en materia de renovación de carros bomba adecuados para el servicio y sin perjuicio de seguir propiciando la adquisición para los que aún faltan por renovar, intensificaremos la construcción de cuarteles para albergar este valioso material, incentivando y apoyando para que los Cuerpos de Bomberos y Consejos Regionales bomberiles presenten los proyectos respectivos a los Consejos Regionales de Gobierno y otras fuentes de financiamiento. Por otra parte, durante el año cercano a expirar, debimos lamentar la partida hacia el cuartel eterno de seis nuevos mártires, tres del Cuerpo de Bomberos de Chiguayante, dos del Cuerpo de Bomberos de Contulmo, entre ellos la primera voluntaria mártir, y uno del Cuerpo de Bomberos de San José de Maipo. La partida de estos camaradas en el ideal de servicio, junto con causarnos una gran pena y dolor, ha fortalecido el espíritu de todos los bomberos del país, recordándonos que al ingresar a la institución prometemos “ofrendar nuestras vidas, si es necesario, en el cumplimiento del deber”. De ahí entonces que, en estos días finales de un tiempo y de inicio de otro, quiero expresar la esperanza y certeza de que el año 2007 sea pródigo en ventura para nuestras instituciones, así como para todos y cada uno de sus integrantes,


LOS BOMBEROS | 29

sus familias y seres queridos. Santiago, diciembre de 2006 8.- Reconocimiento premio “Estrategia” Con indisimulado y enorme orgullo y también con gran satisfacción llego a este importante evento representando a todos los Bomberos de Chile para recibir el Premio “Estrategia 2009” en la categoría Aporte a la Comunidad, que otorga anualmente el prestigioso diario Estrategia. Nadie discute hoy en día la importancia de los medios de comunicación, en especial la prensa escrita y especializada, como fuente informativa del acontecer cotidiano, a fin de que los lectores y público objetivo de ella se informen adecuada y convenientemente y tome las mejores decisiones. Así viene ocurriendo desde hace 31 años con el diario Estrategia que se encuentra orientado a la actividad económica y que incide en gran medida en muchas determinaciones de los ejecutivos de las empresas, docentes universitarios y autoridades económicas del país, entre muchos otros. Es decir, los lectores de este medio tienen una enorme responsabilidad en el desarrollo y progreso de nuestra nación. Bomberos en Chile tiene una tradición de servicio a la comunidad desde hace más de 158 años, cuando el 30 de junio de 1851 se funda el primer Cuerpo de Bomberos en el puerto de Valparaíso impulso que luego se extendió a lo largo y ancho del país, hasta conformar en la actualidad 311 Cuerpos de Bomberos y 1.115 Compañías que reúnen en su seno a 36.000 voluntarios, entre ellos más de 3.800 mujeres. Nuestra organización surge como auto organización de la propia comunidad para enfrentar con decisión y voluntad las emergencias a que ésta se pueda ver expuesta, ya sea generada por el hombre o la naturaleza y se inspira en sólidos valores éticos, morales y humanitarios que la han hecho perdurar por más

de siglo y medio. En nuestra Institución la solidaridad, la fraternidad, la tolerancia, la disciplina y el respeto han permitido moldear la personalidad de hombres y mujeres que se han comprometido responsablemente a defender de manera totalmente voluntaria y desinteresada la vida y bienes de los integrantes de la comunidad ante todo tipo de emergencias o siniestros, hasta rendir su propia vida en el cumplimiento del deber y en el respeto por el nombre de Chile y sus habitantes, asumiendo libremente la posibilidad de servir asumida no como obligación, sino como un honor. Así ha ocurrido con 287 de nuestros voluntarios que fieles a sus principios vocacionales rindieron la vida consecuentemente. Para el funcionamiento de nuestros Cuerpos de Bomberos se cuenta con aportes del Estado, de un número importante de Municipalidades, de la comunidad y, de manera importante, de los propios asociados integrantes de cada unidad. La comunidad que nos rodea y acoge, comunidad, que nos quiere y valora el trabajo anónimo y profesional de sus bomberos. El reconocimiento a la labor realizada por bomberos y bomberas en todo el país se refleja en una serie de encuestas, de la cual señalaremos las más importantes: 1.- Bomberos de Chile es catalogado como la marca más valiosa del país el año 2007, superando a enormes transnacionales y nacionales como, Coca-Cola, Teletón, Soprole y Nike, según resultados del estudio “El estado de las marcas en Chile hoy”, realizado por la Consultora The Lab Young & Rubicam. 2.- El 18 de diciembre de 2007 Bomberos de Chile, fue distinguido junto a otras 25 marcas con el estatus Superbrands 2007, es decir como la marca de excelencia en Chile. 3.- Por sexto año consecutivo, el año 2009 el estudio anual “Percepción de la población pobre de


30 | CAPÍTULO II

Santiago sobre probidad y corrupción en Chile, realizado por la Universidad Católica Silva Henríquez, destaca en primer lugar a Bomberos de Chile, donde un 76,6% de los encuestados considera que “No hay”, porcentaje que sube al 92,1% si se incluye a quienes afirman que es “Baja” o “Muy Baja”. 4.- Bomberos es visto como líder, visionario y amigable, según lo determinó el resultado del estudio de Brand Asset Valentor (BAV) 2009, una herramienta de investigación a través de la cual se busca determinar el valor que una marca tiene para la población y que en Chile se aplica desde 1976. Estamos orgullosos de nuestra imagen la que protegemos y valoramos con celo y dedicación. A estos reconocimientos se agrega ahora el que hacen los lectores del diario Estrategia y que corresponden a un segmento social muy distinto a los anteriores, por lo que con mucha satisfacción podemos decir que en toda la sociedad chilena existe un respeto, admiración y valoración a la labor de los Bomberos, ayer “los caballeros del fuego” y hoy “los profesionales de la emergencia”. Somos los Bomberos y bomberas de Chile, ni más ni menos que la representación transversal de todo el país en sentido estricto y también de los principios valóricos del pueblo y sociedad que representamos con orgullo y pasión. Agradezco muy sinceramente este premio y el honor conferido, que nos compromete a seguir trabajando con celo, fervor y constancia protegiendo y brindando seguridad a todos los habitantes del país. Santiago, 23 de Noviembre de 2009 9. Desafíos organizacionales y operacionales en respuesta a emergencias. Problema país En Chile, el servicio de extinción de incendios y atención de emergencias públicas es atendido por

los Cuerpos de Bomberos, cada uno de los cuales presta servicios a una o más comunas. Trescientas once corporaciones de derecho privado con sus propios sistemas de gestión y mando e instituciones que muchas veces, al ser convocados a una emergencia provincial o regional, son capaces de trabajar en forma organizada, procurando siempre proteger vidas y bienes, motivación plasmada a partir de nuestros orígenes. Un elemento catalizador de las voluntades individuales constituye la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, que asocia libre y voluntariamente a la casi totalidad de esas corporaciones brindándoles apoyo en gestión y desarrollo institucional. Este es un compromiso autoimpuesto y mantenido por casi 160 años. El servicio de bomberos voluntarios en Chile ha demostrado no solo eficiencia y eficacia sino que se ha incorporado a la conciencia colectiva principalmente por su asociación y adhesión ciudadana y sus evidentes resultados. La capacidad de respuesta operativa de Bomberos de Chile puede ser valorada en forma utópica, con algunos matices subjetivos, por cualquier ciudadano, pero es un hecho concreto. Corporativamente compartimos la vocación de servicio público, el compromiso por la atención integral del servicio y principalmente, compartimos y respetamos voluntariamente la organización que institucionalmente implementamos en cada una de las emergencias a las que acudimos. ¿Qué implicancias tiene el atender y compartir la atención de emergencias de gran envergadura para estos Cuerpos de Bomberos voluntarios con las otras entidades participantes en una gran emergencia? ¿Qué condiciones debieran darse y resolverse a nivel país para asegurar en el tiempo la calidad del servicio? ¿Qué problemáticas deberían ser previamente coordinadas y solucionadas interinstitucionalmente para que Bomberos


LOS BOMBEROS | 31

de Chile, pueda ofrecer, a pesar de todo nuestro desempeño, un servicio confiable y técnicamente mucho más eficiente a la comunidad? Son estas las preguntas respecto a las cuales reflexionaré en términos generales. La mayoría de ustedes tiene fresca en su memoria dos hechos relevantes que han marcado públicamente la actividad bomberil en Chile durante este año; la actuación de un equipo de Bomberos en el terremoto de Haití y el despliegue nacional institucional durante el terremoto del pasado 27 de febrero. Bomberos de Chile, con sus propios recursos financieros, humanos y materiales cumplió en ambos acontecimientos. Somos la organización de atención de emergencias de más rápido despliegue público. Fuimos capaces, como lo demostramos, de colocar en los sitios de los sucesos, más de 15.000 hombres antes de los 10 minutos de ocurrido el cataclismo. Por otra parte, los recursos asignados a Bomberos de Chile están concebidos para cubrir sus “operaciones habituales”. Más aún, los presupuestos siempre deficitarios de Bomberos colapsan en situaciones de mediana y aun de baja magnitud pero prolongados. Eventos como los mencionados producen déficit presupuestario importante además de la pérdida y mayor desgaste de sus materiales y equipos. ¿Cómo aseguramos que una emergencia que escapa a los cánones habituales ponga en peligro, por falta de medios, el trabajo que debemos continuar brindando al resto de la población? Bomberos de Chile no es solo el despliegue en las oportunidades más llamativas y relevantes. Somos el trabajo diario e incansable, hora a hora, minuto a minuto durante todos los días de todos los años, sin pedir nada para sí mismos, solo para atender mejor nuestro compromiso. Estas dos actuaciones importantes y de connotada imagen pública corresponden intrínsecamente

al espíritu institucional. La primera obedece a un requerimiento superior. Fuimos solicitados y cumplimos. Pero esas destrezas y habilidades han sido forjadas con trabajo y esfuerzo. La capacitación y entrenamiento de nuestros hombres y mujeres ha sido el eje de desarrollo central de la Junta Nacional durante más de 20 años. Los resultados están a la vista. Por otra parte el principal desafío que deja la experiencia del 27 de febrero y la seguidilla de eventos posteriores es comprobar la operatividad concreta del actual Plan Nacional de Protección Civil. Éste contempla múltiples coordinaciones interinstitucionales, ensayos y ejercicios previos, aseguramiento de recursos y distribución de los mismos y otros factores importantes como la constitución e instalación de un comando operativo centralizado en las zonas de catástrofe. Bomberos asume y entiende la absoluta necesidad de un mando de gestión de emergencias centralizado y profesional en estas situaciones. Las situaciones ocurridas, el descontrol y desorganización superior prueba, en la práctica, la falta de operatividad de dicho Plan al producirse numerosos vacíos y tiempos de espera en la toma de decisiones y coordinaciones necesarias para priorizar y ordenar la respuestas a la emergencia en las zonas afectadas. Esto supone la falta de un adecuado respaldo técnico, pero además la necesidad de que las personas que deben asumir roles dentro de este plan, tengan la adecuada capacitación y entrenamiento para hacer efectivos y eficientes dichos roles en su aplicación. A nuestro juicio, el Plan debe ser evaluado y modificado a la brevedad incorporando los actores objetivos que la realidad impone. Importante sería valorar que cuando se realicen las modificaciones y/o ajustes al Plan Nacional de Protección Civil se considere, como siempre se ha hecho, la


32 | CAPÍTULO II

opinión de diversos actores involucrados, incluidos Bomberos de Chile, en cada de sus etapas, de manera de incorporar, en la medida posible, procedimientos y estructuras funcionales y técnicas y no incurrir en omisiones que se lamenten en futuras emergencias, o tener que ser considerados en forma improvisada en la atención de este tipo de emergencias. Las disposiciones que contenga el Plan debieran asegurar en control de las emergencias, con un adecuado nivel de recursos y otorgando atribuciones regulatorias para impedir las iniciativas individuales, incluso de nuestros integrantes, que solo provocan caos, descontrol y desorden, amén de gran desgaste de medios. Un segundo nivel de problemáticas que Bomberos enfrenta en Emergencias de Incendios u otras de gran envergadura en zonas urbanas, es la falta de redes de aseguramiento de recursos y materiales para un alto rendimiento, que garanticen un control seguro en el menor tiempo posible de dichos eventos. En la actualidad, por ejemplo, las redes de agua para incendios públicas (grifos) están conectados a la red común de agua potable de todas las ciudades del país, careciendo muchas veces del caudal necesario para incendios importantes. Además la disponibilidad de dichas redes queda sujeta a cortes de agua producto de fallas eléctricas, sismos, aluviones o similares, lo cual deja sin protección a los sectores urbanos industriales ante incendios. Deben diseñarse por tanto, redes de incendio exclusivas con abastecimiento de aguas semi-tratadas con caudales y presiones adecuadas para incendios industriales y que no sean vulneradas por sismos, cortes de energía, aluviones o similares. Otro problema operativo visualizado en la reciente emergencia es la falta de disponibilidad de combustible para vehículos y herramientas de bomberos ante cortes prolongados de energía

eléctrica que inhabilita las estaciones surtidoras. Cómo asegurar entonces la mantención del servicio y su comprobada utilidad. Debe incluirse en cualquier plan de contingencia futuro estaciones de servicio estratégicas con suministros propios de energía eléctrica, las cuales estén disponibles para vehículos de emergencia. Bomberos de Chile, necesita asesoramiento y compromiso estatal para la reconstrucción de cuarteles asísmicos, que no colapsen ni se inunden, que tengan fuentes propias de energía y combustible para abastecerse durante días, con sistemas de comunicaciones estables y que sean, por la presencia comunal que tenemos, el verdadero polo de atracción, coordinación y administración de emergencias en las diferentes comunas del país. Debemos entender que cuando colapsan los sistemas de atención de emergencias, se produce la catástrofe. Esto no debe suceder en un estado moderno y dinámico. Son estas algunas ideas, las que en términos generales resumen las conclusiones institucionales que hasta el momento Bomberos de Chile ha podido reflexionar la necesidad de validar y entrenar sistemáticamente el Plan Nacional de Protección Civil, Redes de Incendio de Alto Rendimiento, asegurar el abastecimiento de combustibles y recursos de mantención y sostenimiento, el desafío que implica actualmente, la reconstrucción de cuarteles. Muchas de ellas, ideas marco, las podremos reflexionar conjuntamente con otras organizaciones en un gran consenso nacional, generando quizás nuevas conclusiones, las cuales podremos compartir una vez que demos por fin, finalizada la atención a esta gran emergencia. Santiago, 25 de marzo de 2010.-


LOS BOMBEROS Y LAS EMERGENCIAS | 33

CAPÍTULO III LOS BOMBEROS Y LAS EMERGENCIAS


34 | CAPÍTULO III

1.- Reconocimiento a bomberos que fueron a Haití La Junta Nacional de Bomberos de Chile, en representación de todos los Bomberos del país, en esta reunión del Consejo Ejecutivo, quiere reconocer y valorar el trabajo realizado por la Fuerza de Tarea y Rescate en Espacios Confinados que, integrada por voluntarios de los Cuerpos de Bomberos de Santiago, Viña del Mar y Ñuñoa, cumplió con éxito el compromiso de rescatar el cuerpo de la señora María Teresa Dowling, esposa del General de Brigada Ricardo Toro, Segundo Jefe de las Fuerzas de las Naciones Unidas emplazadas en Haití, fallecida a raíz del fuerte sismo que afectó a ese país centroamericano. Los bomberos bien sabemos, desde que ingresamos a la institución, que nuestro trabajo en beneficio de la comunidad debemos entregarlo en forma voluntaria, con dedicación y alto profesionalismo, sin esperar recompensa alguna, pues sólo estamos cumpliendo un compromiso libremente adquirido. El hecho de que algunos de los nuestros realizaran su trabajo no dentro del país, sino que fuera de él, a muchos kilómetros de distancia, es algo que debe destacarse. Si a ello se agrega que se debía recuperar el cuerpo de una compatriota que quedó atrapada en los restos de un edificio de seis pisos que se desplomó totalmente a raíz del gran terremoto que azotó a un empobrecido país, como es Haití, y que para ello se requería de personal bomberil altamente calificado, nos obliga como institución que reúne en su seno a los bomberos del país, a hacer una excepción y reconocer el trabajo arduo y tesonero de nuestros hermanos en el ideal del servicio voluntario. Los bomberos chilenos estamos inspirados en los valores superiores del humanismo, que nos instan a ir en ayuda de quién sufre una emergencia y necesita que se le tienda una mano fraterna en

esos momentos de aflicción, para salvar su vida o sus bienes. Este selecto grupo de bomberos que cumplió su misión fuera del país, estuvo formado por voluntarios de los Cuerpos de Bomberos de Santiago, Viña del Mar y Ñuñoa, quienes se ganaron el reconocimiento de todo el país en general y, en particular del Ejército, agregando un nuevo motivo de orgullo no sólo a estos Cuerpos, sino a todos los Bomberos de Chile. Es por este motivo que el Consejo Ejecutivo ha determinado, junto con reconocer y valorar el trabajo de los voluntarios que integraron esta Fuerza de Tarea y Rescate en Espacios Confinados, hacerle entrega de un obsequio de trabajo, consistente en carro un portátil de equipos de respiración autónoma, para que sea utilizado por cada una de dichas unidades de estos Cuerpos de Bomberos, en sus trabajos de rescate en espacios confinados. Santiago, 29 de enero de 2010.2.- El tema de los tsunamis en Chile Se ha hecho una costumbre que de tiempo en tiempo, los medios de comunicación, las autoridades y la ciudadanía aborden el tema de los tsunamis en nuestro país, sobre todo después que en otras partes del mundo ha ocurrido una tragedia con la pérdida de vidas humanas y su estela de destrucción. En Chile, afortunadamente el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada, después de largos años de estudio, análisis y observación, ha elaborado mapas de inundación en la eventualidad de tsunamis que pudieran ocurrir a lo largo de nuestros más de cuatro mil kilómetros de costa. Sobre esta base las autoridades pueden contemplar dicha información en sus instrumentos de planificación urbana, lo que lamentablemente aún no se concreta.


LOS BOMBEROS Y LAS EMERGENCIAS | 35

Es del caso hacer presente que el Senado de la República aprobó la propuesta de varios legisladores de incluir en la Ley de Urbanismo y Construcción normas sobre construcción en zonas costeras que pueden ser afectadas por tsunamis. La ONEMI ha elaborado una normativa para ser aplicada en caso de tsunamis y permanentemente se hacen campañas, las que han tenido mayor efectividad en la zona norte del país. Personalmente pienso que todas las campañas que se realicen son positivas, pero la sola información no es suficiente. Deben realizarse simulacros con la participación real y efectiva de la toda la comunidad que podría resultar afectada y de los organismos de respuesta como Salud, Carabineros y Bomberos, quienes están preparados para enfrentar todo tipo de emergencias. (Artículo publicado el 16 de febrero de 2010) 3.- A los bomberos de las zonas afectadas por el terremoto y a los bomberos de Chile Hace poco más de una semana un sismo de grandes proporciones afectó a una extensa zona del país, desde la región de Valparaíso hasta la Araucanía y región Metropolitana, pero concentrando su mayor daño en las regiones del Maule y Bío Bío, las que luego sufrieron los efectos de un tsunami que terminó por destruir lo ya afectado por el sismo. Este tipo de fenómeno natural, que cada cierto tiempo, afecta a nuestro país, fue más destructor que los anteriores, pero afortunadamente no causó tantas víctimas, aunque resultó seriamente dañada la infraestructura vial, inmuebles públicos y privados, dentro de ellas los cuarteles de bomberos. En Constitución debimos lamentar el fallecimiento de un voluntario, el Capitán de la Primera Compañía “Carlos Seib Villegas” (Q.E.P.D). Nuestros voluntarios, al igual que casi todos los habitantes

de la extensa zona afectada por el sismo y tsunami, resultaron con sus viviendas dañadas o destruidas totalmente. Hay que destacar que todas las unidades bomberiles, desde la región de Valparaíso a la Araucanía, antes de los diez minutos de producido el sismo, salieron a atender a la población de sus ciudades y pueblos, constituyéndose en la primera respuesta que los habitantes tuvieron, lo cual permitió evitar el aumento de personas fallecidas y lesionadas, así como el control oportuno de numerosos incendios producidos a causa del fenómeno natural. Este hecho ha sido ampliamente reconocido no sólo por las autoridades sino por la propia gente. Ante la magnitud de la tragedia que afectaba a una amplia zona central del país, donde se iba a requerir de la ayuda solidaria de los Cuerpos de Bomberos que no habían resultado con daños que debían tender una mano fraterna a quienes sí precisaban de toda la colaboración posible, en la tarde del día sábado 27 de febrero designé como Coordinador al voluntario Cristóbal Goñi, Presidente del Consejo de Comandantes de la Región Metropolitana y Comandante del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Esta medida tenía por objeto que las Fuerzas de Tarea de bomberos llegaran a donde realmente se les requería y no se concentraran en un lugar donde no era necesario, además de que fueran con el equipamiento y alimentación suficiente para el desempeño de sus labores, para no ser una carga a donde iban a ayudar. Asimismo el Comandante Goñi debía coordinarse con la Oficina Nacional de Emergencia. Este objetivo se cumplió en gran medida, aunque debemos lamentar la decisión de algunos Cuerpos que no actuaron dentro de esta coordinación. Sin perjuicio de las visitas y actividades que dentro de sus respectivas regiones hicieron los dirigentes de los Consejos Regionales, se tras-


36 | CAPÍTULO III

ladaron a las zonas más afectadas los dirigentes nacionales, así a la región del Libertador Bernardo O’Higgins fue el Secretario Nacional José Echiburú Núñez, a la del Maule, el Tesorero Nacional José Matute Mora y a la del Bío Bío el Presidente Nacional infrascrito, quienes tenían por misión el entregar un mensaje de aliento y solidaridad a los voluntarios de los distintos Cuerpos de Bomberos, imponerse de la situación de éstos y del estado de los cuarteles, junto con solicitarles una evaluación posterior de esa infraestructura. En el curso de las próximas semanas gestionaremos una reunión con las nuevas autoridades de gobierno con el objeto de informarle sobre la totalidad de los daños sufridos en los cuarteles de bomberos a fin de solicitar los recursos económicos que permitan la reparación y construcción de ellos. Sabemos que será imposible reponer la totalidad de los cuarteles, pero deseamos que a lo menos se construyan en el menor plazo posible soluciones de emergencia, donde puedan cobijarse los voluntarios, dependencias bomberiles y el material mayor. De su resultado les mantendremos oportunamente informados. Como lo hemos señalado, valoramos y felicitamos a todos los bomberos y bomberas que han trabajado sin tregua desde los pocos minutos después del sismo hasta el día de hoy, descuidando a sus familias y careciendo de lo indispensable para poder subsistir, muchos de ellos con sus casas deterioradas o destruidas. Han servido con abnegación y sacrificio cumpliendo así con el deber libremente asumido. Asimismo agradecemos a todos los Cuerpos de Bomberos y voluntarios de gran parte del país que llegaron a reforzar el trabajo de aquellos, demostrando que ante la adversidad y emergencia los bomberos estamos férreamente unidos. Ahora nos corresponde a los restantes bomberos del país ir en ayuda, ya no de los Cuerpos de

Bomberos de las zonas afectadas, sino de los voluntarios de ellos, que todo lo perdieron, pero que siguen entregando sus mejores energías a favor de sus comunidades. Hay que iniciar la campaña “BOMBEROS AYUDA A BOMBEROS”, contribuyendo con alimentos no perecibles, ropa, uniformes de trabajo y si es posible material de construcción. Sabemos que algunos Cuerpos de Bomberos ya han llegado a diversos Cuerpos con su ayuda, pero otros aún no lo han hecho, por lo que les pedimos extender su generosidad con nuestros hermanos en el ideal bomberil, que aunque no han pedido ayuda, la necesitan. En nombre propio y del Directorio General vaya para cada uno de nuestros bomberos y bomberas, el reconocimiento y gratitud más sincera en estos momentos de aflicción, en que todos juntos vamos a contribuir a levantar la infraestructura destruida, con la moral que siempre ha estado en alto. Bomberos sólo existe para servir. Santiago, marzo de 2010.4.- El terremoto del 27 de febrero de 2010 Chile es un país sísmico, que permanentemente es azotado por terremotos y temblores de diversa magnitud. Concepción lo ha sufrido en carne propia a lo largo de su historia, y es así como una y otra vez ha debido reconstruirse desde los escombros, más que nada gracias al esfuerzo y sacrificio de sus habitantes. El pasado 27 de febrero me sorprendió el terremoto en Santiago, donde había regresado sólo una semana antes desde Concepción, y debí de inmediato coordinarme con las autoridades de gobierno y bomberiles de todo el país, para facilitar la actuación de bomberos de la manera más eficiente posible ante este fenómeno de la naturaleza que luego fue seguido por un maremoto que afectó a la zona costera del área centro-sur


LOS BOMBEROS Y LAS EMERGENCIAS | 37

de Chile. Como máximo dirigente del bomberismo nacional dispuse que los dirigentes viajáramos a las regiones más afectadas a fin de imponernos de la magnitud del daño de las diversas ciudades y, en especial del causado a la infraestructura de los Cuerpos de Bomberos y de los voluntarios, así como también llevar el afecto y solidaridad a todos aquellos que estaban ayudando a la comunidad ante este infortunio. Por razones obvias yo me trasladé a la Región del Bío Bío a la cual pertenezco y donde están mis hijos y familiares, al igual que mis actividades de siempre tanto en el plano profesional como institucional. Es por ello que al recorrer las calles de Concepción pude apreciar la fuerza destructora del terremoto, que hizo caer un moderno edificio, afectó gravemente a otros inmuebles que se levantaban orgullosos como un evidente signo del progreso que alcanzaba la ciudad, casas muy deterioradas, al igual que numerosa infraestructura pública y privada muy dañada que impedía el normal funcionamiento de las calles y de la ciudad por falta de energía eléctrica, gas y combustible. En una frase, estaba en presencia de una ciudad gravemente herida, pues a la destrucción de bienes materiales se agregaba la pérdida de numerosas vidas humanas. La primera respuesta ante esta tragedia que nuevamente afectaba a nuestra querida ciudad, provino como siempre de sus bomberos, que a los pocos minutos de este gran sismo, salieron a las calles a ayudar a aquellas personas que se encontraban afectadas y necesitaban de nuestra mano fraterna en esos momentos de aflicción. Es así como lograron rescatar con vida a personas atrapadas en el edificio Alto Río y en numerosas viviendas destruidas. Pero eso no fue todo, debieron dedicarse a lo propio, apagar los incendios, ya fueran provocados por la rotura de cañerías de gas

o intencionales causados por individuos que se dedicaron al saqueo de establecimientos comerciales, sin perjuicio de otras labores propias del servicio bomberil. El terremoto afectó las regiones de Valparaíso, del Libertador Bernardo O’Higgins, del Maule, Bío Bío, Araucanía y Metropolitana, aunque concentró su mayor daño en tres de ellas, las del Libertador Bernardo O’Higgins, del Maule y del Bío Bío. Luego de este fenómeno de la naturaleza, la zona costera de estas mismas regiones sufrió los efectos de un maremoto, que terminó por destruir lo dañado por aquel, hecho que trajo consigo la pérdida de numerosas vidas humanas. Así lo demuestra lo ocurrido fundamentalmente en Tubul, Dichato y Talcahuano, sin perjuicio de lo sufrido en otras localidades de esta y otras regiones. Bomberos desde diversos lugares del país llegaron a todas las ciudades y pueblos afectados por el terremoto y maremoto a colaborar con sus hermanos en el ideal de servicio a la comunidad, ya sea ayudándoles en sus labores o relevándolos para que repusieran sus energías. Fue ésta una muestra de la solidaridad que existe entre todos los que integramos al selecto grupo de los hoy llamados “Profesionales de la Emergencia”, Bomberos Voluntarios de Chile. Estos fenómenos de la naturaleza causaron daños de variada consideración a más de 300 Cuarteles de las regiones afectadas, y entre ellos la destrucción total de 47 cuarteles que deben ser reconstruidos. Respecto de la reparación se ha dispuesto de los recursos establecidos en el Fondo de Ayuda Extraordinaria de la Ley de Presupuesto y otro Fondo de Emergencia creado por la Junta Nacional de Bomberos de Chile, en tanto que para la reconstrucción que superan los $10.500.000.000., esperamos que sea asumida por el Estado, para cuyo afecto estamos realizando las gestiones pertinentes ante las autoridades de Gobierno. Los


38 | CAPÍTULO III

distintos Cuerpos de Bomberos a pesar a tener sus cuarteles afectados, al igual que muchas viviendas de sus voluntarios, han continuado prestando sus servicios a los habitantes de sus ciudades, una demostración de ello lo tenemos con la Tercera, Quinta y Sexta Compañía de este Cuerpo. Esta actuación seria, oportuna, responsable y muy profesional entregada por los bomberos locales y de todos quienes actuaron en las regiones afectadas, mereció el reconocimiento y valoración de la comunidad que en dos encuestas realizadas en días posteriores al terremoto y maremoto, nos destacó como la institución mejor evaluada. Estimo que una vez más los habitantes de Concepción tendrán la fuerza necesaria para levantarse y reconstruir sus viviendas, a fin de que ésta siga siendo la “Perla del Bío Bío”. Hago llegar un abrazo fraternal a todos los voluntarios del Cuerpo de Bomberos de Concepción y en especial a sus directivos por el eficiente trabajo realizado. Artículo para Revista del Cuerpo de Bomberos de Concepción, 23 de junio de 2010.5.- Un verano violento y trágico. 2010 Cuando transcurrían los primeros días del mes de enero del presente año nada hacía presagiar que este verano sería violento y trágico y traería consigo muerte y destrucción en dos países americanos en donde Bomberos de Chile tendría una participación de calidad, con entrega y esfuerzo que demostraría a nivel continental su capacidad y profesionalismo. En efecto, el 12 de enero un fuerte terremoto de magnitud 7,2 grados de la escala de Richter, azotó a Haití y su capital Puerto Príncipe sufrió la destrucción casi total de viviendas, edificios públicos y privados, que casaron la muerte miles de personas, por lo que la comunidad internacional

de inmediato fue en ayuda de éste el más pobre país de América. Con el correr de las horas se supo que entre las víctimas se encontraba la señora María Teresa Dowling, esposa del General Ricardo Toro, segundo jefe de las Fuerzas de Seguridad de las Naciones Unidas, a cuyo rescate concurrió una Fuerza de Tarea integrada por voluntarios de los Cuerpos de Bomberos de Santiago, Viña del Mar y Ñuñoa, que cumplió con éxito su cometido. Casi al terminar la temporada de verano, en la madrugada del 27 de febrero, un terremoto de magnitud 8,8 grados de la escala Richter, afectó a una enorme zona del país que comprendió a cinco regiones, desde las regiones de Valparaíso a la Araucanía incluida la región Metropolitana, que luego fue seguido de un maremoto que azotó todo el litoral centro-sur, causando ambos eventos la destrucción de miles de casas, establecimientos educacionales, hospitales, cuarteles de bomberos, etc., así como también a consecuencia de lo mismo fallecieron cerca de 500 personas. Antes de 10 minutos de ocurrido el terremoto, más de 15.000 bomberos y bomberas salieron a las calles a prestar su ayuda fraterna y solidaria a quienes estaban atrapados bajo los escombros o estaban damnificados. A más de un mes de ocurrido este desastre, aún los habitantes de estas regiones sufren los efectos de las réplicas del terremoto, en precarias condiciones, entre ellos bomberos. El trabajo realizado por nuestros voluntarios ha sido ampliamente valorado por la comunidad que en dos encuestas, de las empresas ADIMARK e IPSOS, nos destacan en el primer lugar. Ante esta terrible realidad hemos creído necesario sacar una edición especial de nuestra revista, en la cual testigos presenciales de ambos hechos de la naturaleza, nos entregan su testimonio, junto a otros artículos elaborados por distinguidos profesionales que nos obligan a prepararnos y estar atentos ante posibles emergencias.


LOS BOMBEROS Y LAS EMERGENCIAS | 39

El terremoto y el posterior maremoto han dejado claramente de manifiesto que en Chile Bomberos solo existe para servir. Santiago, 5 de mayo de 2010.6.- Reconocimiento a los bomberos de la Región de Atacama Cuando apenas nos estábamos reponiendo de los graves daños materiales y serias consecuencias que significó para el país el devastador terremoto y maremoto del pasado 27 de febrero, que azotó a seis regiones, fuimos informados por los medios de comunicación, el 5 de agosto, que un desprendimiento de rocas en el interior de la mina San José, ubicada en la comuna de Caldera, había dejado atrapados en su interior a 33 trabajadores. Este hecho de inmediato causó gran impacto no sólo en esta región sino en el país entero, no tanto por el derrumbe en la mina, hecho más o menos frecuente en esta zona, sino por la cantidad de personas afectadas, lo cual es poco común en Chile. El derrumbe se produjo a las 14,00 horas del 5 de agosto y del cual tuvo conocimiento la empresa Minera San Esteban sólo a las 19,30 horas, procediendo las Brigadas de Emergencia de la empresa a trabajar para intentar rescatar a los mineros, pero sin resultado, por lo que llamaron de inmediato al Cuerpo de Bomberos de Caldera, el cual solicitó la colaboración de los Cuerpos de Bomberos de Chañaral y Copiapó, los tres con amplia experiencia en rescate minero, fruto de una intensa y eficaz preparación obtenida en los cursos preparados e impartidos en esta misma región, con el respaldo de nuestra Academia Nacional. A las 22,00 horas, comenzó el trabajo de los bomberos rescatistas, el cual se mantuvo ininterrumpidamente hasta las 15,00 horas del día sábado 7 de agosto, en que un enorme desprendi-

miento de rocas bloqueó definitivamente la única vía por donde se trataba de ingresar a la mina, a fin de constatar si los mineros se encontraban vivos o habían fallecido y proceder a su rescate. Este desprendimiento estuvo a punto de causar la muerte de los propios bomberos rescatistas. Ante lo complejo de este nuevo escenario, las autoridades de Gobierno asumieron las labores de rescate de los mineros atrapados, dirigidos por el Ministro de Minería Laurence Golborne y con la dirección técnica del Ingeniero de Codelco André Sougarret, y el soporte de las principales industrias mineras del país cuyo trabajo tesonero causó expectación mundial cuando el 22 de agosto una sonda llega a los 688 metros de profundidad y los rescatistas escuchan ruidos. Al sacar el tubo se dan cuenta de que los mineros estaban vivos. Luego vinieron todos los esfuerzos desplegados que rindieron sus frutos el pasado 13 de octubre cuando son rescatados desde la profundidad de la mina los 33 mineros. El mundo entero vio a través de la televisión dicho rescate que enorgullece a todos los chilenos. Entre los 16 rescatistas que se prepararon para el efecto se contaba que algunos pertenecían a CODELCO y otras empresas pero no se contaba que había 5 bomberos voluntarios, uno de los cuales descendió hasta el lugar donde estaban los mineros. Este hecho doloroso, el accidente de la mina, que quedará registrado en la historia de nuestro Bicentenario, puso a prueba el temple y energía del sacrificado minero chileno, que diariamente enfrenta la muerte en establecimientos que muchas veces no cuentan con las mínimas medidas de seguridad, hecho por lo demás muy común en la pequeña y mediana minería. Por otra parte, una vez más quedó de manifiesto el trabajo abnegado, desinteresado y profesional de los Bomberos de Chile, representado en esta oportunidad por los Cuerpos de Bomberos


40 | CAPÍTULO III

de Copiapó, Caldera, Chañaral, Diego de Almagro e Inca de Oro de la región de Atacama, además de los Cuerpos de Bomberos de Vallenar y Coquimbo de la región de Coquimbo, que también se hicieron presente al comenzar los trabajos de rescate, aunque no alcanzaron a intervenir. El trabajo de los Cuerpos de Bomberos de esta región comenzó desde el mismo día del derrumbe con la intervención de numerosos voluntarios en las labores de rescate y prosiguió, hasta que salió desde el interior de la mina San José el último de los mineros atrapados, en labores de protección tanto ante eventuales incendios como en los accidentes de tránsito de las personas que se encontraban en el campamento y que llegó a concentrar a más de 2.000 personas. Bomberos es una institución que surge en el país hace más de 159 años, para servir de manera voluntaria a la comunidad frente a los riesgos generados por la naturaleza o la acción del ser humano, protegiendo la vida y bienes de las personas y que se inspira en los más altos valores éticos y morales de la sociedad. Se sirve con abnegación y sacrificio y no se espera recompensa de ningún tipo por las labores que deba realizar en el cumplimiento del deber libremente adquirido. El trabajo de los bomberos es altamente profesional, producto de su capacitación y entrenamiento permanente por parte de la Academia Nacional, a lo que se une el deseo constante de nuestros voluntarios por su propio perfeccionamiento. De esta manera la comunidad y autoridades saben que cuentan para todo tipo de emergencias, con una institución que va a responder con prontitud y eficacia. Este hecho quedó de manifiesto en el terremoto y maremoto que afectó el pasado 27 de febrero a seis regiones del país, a raíz de lo cual tres encuestas realizadas hasta la fecha la elevaron al primer lugar como la institución más destacada en el país. A ello se agrega otra encues-

ta dada a conocer el lunes de la presente semana y efectuada por la Pontificia Universidad Católica de Chile y el Reputation Institute, en la cual la marca Bomberos lideró el sondeo de Reputación Corporativo 2010, estudio que busca conocer la percepción social de empresas y organizaciones de sectores productivos y de servicios. Obtuvo un nivel de porcentaje de 84,77 en escala de 0 a 100 puntos. En esta especial oportunidad la Junta Nacional de Bomberos de Chile y su Consejo Regional de Atacama, en forma pública han querido reconocer el trabajo realizado en la mina San José por los Cuerpos de Bomberos de Caldera, Copiapó, Chañaral, Diego de Almagro e Inca de Oro, por sus voluntarios rescatistas y aquellos que cumplieron labores de guardia permanente en la citada mina, cuando velaban por la seguridad de quienes permanecieron en el campamento, como en el resguardo de otras áreas relacionadas con el rescate . Para el efecto entregaremos un equipo de rescate a cada uno de los Cuerpos, junto con imponer una sencilla pero significativa condecoración a su estandarte de combate, la que será testigo permanente de la participación del Cuerpo de Bomberos y sus integrantes en la operación “San Lorenzo”. Autoridades presentes, señoras y señores, en nombre de todos los Bomberos de Chile junto con valorar el esfuerzo a un compromiso libremente adquirido, les pido que confíen en los bomberos de sus respectivas comunas, porque han demostrado que cumplen a cabalidad con su obligación de proteger a su comunidad. Copiapó, 30 de octubre de 2010.7. Los incendios 30, 30, 30, DE 6ª Generación ¿Un nuevo fenómeno en Chile? Los incendios forestales han estado presentes


LOS BOMBEROS Y LAS EMERGENCIAS | 41

en el país desde muy antiguo, fueron provocados por los primeros agricultores quienes mediante el fuego despejaban grandes extensiones de terrenos para dedicarlos a la agricultura. Las especies destruidas eran, por cierto, árboles nativos. A comienzos del siglo pasado comienza la plantación de pinos y eucaliptus, que son especies introducidas con finalidades comerciales y de uso en la construcción de viviendas y en la estabilización de las minas de carbón fundamentalmente el eucaliptus. Las estadísticas señalan que más del 95% de los incendios forestales son provocados por el ser humano, por acción u omisión, y así ocurrió durante gran parte del siglo XX cuando pequeñas y medianas plantaciones de pinos y eucaliptus resultaban consumidas por el fuego, las que muchas veces alcanzaban a las reservas de árboles nativos y su extinción terminaba con su quema total. Hacia la década de los años 50, el Ministerio de Agricultura con la colaboración de Carabineros de Chile, asumen la responsabilidad de evitar esta destrucción no sólo por la pérdida económica que ello significaba, sino porque también implicaba viviendas quemadas y vidas perdidas. Pero los incendios forestales no sólo ocurrían en Chile sino que en diversos lugares del mundo, y por su frecuencia las autoridades de los respectivos países comienzan a preocuparse de preservar la riqueza forestal que en nuestro país crecía progresivamente con las instalaciones de fábricas de celulosa y papel. Con el tiempo surge la CONAF (Corporación Nacional Forestal) entidad privada pero financiada con recursos públicos a través del Ministerio de Agricultura. También se pudieron apreciar en las últimas décadas del siglo pasado, que así como crecían las plantaciones, éstas se acercaban peligrosamente a los pueblos o ciudades, especialmente en la zona centro sur del país, o eran las viviendas que se construían en la periferia, en las proximidades de

las plantaciones, situación que lamentablemente se mantiene hasta el día de hoy. De esta forma en Chile hace ya muchos años que los incendios de bosques destruyen numerosas viviendas, siendo el caso de los más violentos los acontecidos en Viña del Mar en 1968 con más de 150 casas quemadas y en Valparaíso, en 2014, con más de 3000 viviendas. Actualmente para el combate de los incendios forestales se activan las brigadas de CONAF, de las empresas forestales, brigadas del ejército, armada y Cuerpos de Bomberos, aunque estos últimos sólo intervienen en la denominada interface, que es el terreno que media entre el bosque y las viviendas, para evitar que éstas resulten dañadas. Desde hace más de 40 años, en la zona centro sur, debido a la degradación de los terrenos agrícolas por su sobreexplotación o por la mejor rentabilidad de las plantaciones de pino y eucaliptus, muchos agricultores han destinado sus predios a esta última actividad. Pero en su inmensa mayoría fueron las empresas forestales o las de celulosa o papel que comenzaron a comprar grandes extensiones de tierras para destinarlas a dichas plantaciones. En la actualidad hay numerosas comunas en que más de 70% de su superficie tiene bosques de pino y eucaliptus. Si bien se han establecido espacios de protección para casos de incendios, ello no se cumple estrictamente, además que al interior de las plantaciones existen servidumbres de tránsito de empresas eléctricas donde existen tendidos que abastecen a ciudades y pueblos. No siempre dichas servidumbres se encuentran limpias y despejadas, por lo que cualquier corto circuito provoca que sus chispas causen un incendio que se propaga con mucha rapidez. Debido a la sequía que afecta desde hace ya varias décadas a grandes extensiones del país desde los meses de diciembre a enero, hemos


42 | CAPÍTULO III

presenciado numerosos incendios forestales que cubren cada vez más una mayor superficie de hectáreas. Esta situación se ha acentuado con el cambio climático, y en los últimos años los incendios forestales comienzan en el mes de septiembre y terminan en abril. Entre el 18 de enero y el 5 de febrero de este año, fuimos testigos de una emergencia forestal de gran magnitud que ha cambiado por completo el concepto que teníamos de los incendios forestales en Chile. La característica de éste, las condiciones climatológicas, la fuerza de desplazamiento del fuego, la superficie afectada, los daños causados, obligaron a un masivo desplazamiento de combatientes, de medios aéreos y terrestres, nunca visto. Fue un incendio de proporciones gigantescas, una verdadera “Tormenta de Fuego”, asociada al efecto del calentamiento global, que significa el inicio de la sexta generación. Estábamos acostumbrados a los grandes incendios forestales, pero el que presenciamos este verano los superó a todos. Los expertos de Protección Civil de la Unión Europea, que vinieron a estudiarlos y a colaborar en su extinción señalaron que era el primer incendio de Sexta Generación. Además manifestaron que era el primer incendio del cambio climático. Esta tormenta de fuego, que comprendió 747 incendios, tuvo un diámetro de 400 kilómetros y que abarcó a las regiones de O’Higgins, Maule y Bío Bío, afectando a una superficie cercana a las 500.000 hectáreas. Tuvo una propagación ultra rápida de hasta 8.200 hectáreas por hora y con intensidades calóricas de más de 60.000 Kilovatios por metro. Su máxima propagación se vio en el complejo de incendios de Las Máquinas, Cauquenes, donde se quemaron cerca de 187.000 hectáreas, de las cuales 115.000 se consumieron en apenas 14 horas. Fue un incendio con un frente de 42 kilómetros de ancho y corrió por 21 kilómetros. Los datos apuntan

a que los vientos generados por la tormenta de fuego llegaron de los 100 a 130 kilómetros por hora. Este incendio se dio en las condiciones del 30, 30, 30, que es la confluencia de temperaturas sobre los 30 grados, menos el 30% de humedad y vientos superiores a los 30 kilómetros por hora, entre el 11 al 13 de enero; del 17 al 22 de enero; y del 26 de enero a 1° de febrero. No cabe duda alguna que éste es un fenómeno nuevo en Chile y de persistir las condiciones climatológicas y de sequía, los incendios forestales que ocurran en los próximos años tendrán la misma magnitud y consecuencias. Es preciso consignar que además de las casi 500.000 hectáreas quemadas, se vieron afectadas 2.288 viviendas, de cuales 850 pertenecen al pueblo de Santa Olga/Los Aromos y las otras 1.438 en las regiones de O’Higgins, Maule y Bío Bío. Asimismo fallecieron 11 personas, de las cuales sólo tres no pertenecían a quienes combatieron el fuego. Los expertos de la Unión Europea, expresaron que por su magnitud este siniestro estaba fuera de la capacidad de extinción de cualquier operativo de combate de incendios forestales. El trabajo realizado por los brigadistas de CONAF, combatientes de brigadas especializadas del Ejército y Armada, combatientes de la cooperación internacional, además de los integrantes de los Cuerpos de Bomberos del país, unido a maquinaria pesada y a 64 aeronaves, todos con gran experiencia en este tipo de emergencias, lograron en sólo 19 días la extinción total de esta tormenta de fuego. Fue un trabajo extraordinario si consideramos que el gran incendio forestal que afectó a la provincia de Alberta en Canadá, que consumió 700.000 hectáreas fue extinguido en cuatro meses. Como señalamos, los incendios forestales no son un fenómeno nuevo en Chile, pero al de este verano sí se le puede considerar como el primero de la Sexta Generación, un fenómeno que llegó para quedarse, no sólo por los efectos del cambio climá-


LOS BOMBEROS Y LAS EMERGENCIAS | 43

tico, si no se adoptan algunas medidas que tiendan a minimizar sus consecuencias. Una de ellas es la necesidad de cambiar la forma en que se planifica el territorio para evitar que incendios de estas características vuelvan a ocurrir. Es preciso manifestar que un reporte encargado por Conama y preparado por el Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile el año 2006, describe claramente parte de los efectos del cambio climático que vivimos hoy: disminución de 25 a un 45% de las precipitaciones para la zona centro sur del país y un aumento de las temperaturas de entre 2 y 4° Celsius. El real problema de los incendios en Chile no es si éstos son causados o no de manera intencional, sino cómo se ha generado un territorio forestal altamente proclive a incendios forestales de gran magnitud. De no mediar acciones potentes orientadas a un cambio de paradigma de cómo planificamos e integramos las actividades forestales dentro del

territorio, los incendios con características catastróficas probablemente seguirán acompañarnos en el futuro. No he querido referirme a los costos económicos que significó la extinción de este mega incendio para el Estado, así como los costos de reposición de Escuelas, Postas, reconstrucción de viviendas, apoyos a los sectores productivos, subsidios del Ministerio de Agricultura, el monto de las pérdidas de las plantaciones forestales para los pequeños y medianos agricultores y empresas forestales, por cuantos son cifras siderales. Espero que esta breve síntesis de una gran emergencia que afectó a una zona importante del país, sirva para meditar sobre la necesidad de cuidar nuestro medio ambiente y evitar que a futuro sigan ocurriendo con secuelas de muerte y destrucción. Santiago, 24 de junio de 2017


44 | CAPÍTULO IV

CAPÍTULO IV LA JUNTA NACIONAL DE CUERPOS DE BOMBEROS


LA JUNTA NACIONAL DE CUERPOS DE BOMBEROS | 45

1.- Saludo al nuevo Directorio Nacional Junto con saludarles muy cordialmente, aprovecho esta convocatoria para formalizar la instalación de un nuevo Directorio Nacional, con la incorporación por mandato de la Asamblea Nacional de dos integrantes de la mesa directiva y tres nuevos directores, electos el pasado 24 de mayo para el bienio 2008-2010. Debo agradecer sinceramente la labor realizada durante dos períodos en la mesa directiva por don Antonio Vásquez Ríos y Hans Leiva Latorre, quienes entregaron a la organización nacional de Bomberos de Chile, no sólo su experiencia como dirigentes de sus Cuerpos nativos, sino también sus comprobadas competencias profesionales. Vaya para cada uno el agradecimiento personal y corporativo, junto con instarlos a seguir trabajando en sus respectivas instituciones por el bien y progreso de ellas. Se incorporan desde ahora y en reemplazo de los antes mencionados, los distinguidos y meritorios dirigentes bomberiles Claudio Miranda Douglas y José Echiburú Núñez, en la Vicepresidencia Nacional y Secretaria Nacional respectivamente. Ambos reconocidos bomberos voluntarios, de dilatada y fructífera labor institucional, por lo que no cabe duda alguna que desde estas altas funciones pondrán su experiencia y su mayor y mejor esfuerzo en beneficio de todos los bomberos y bomberas del país. Junto a ellos me complace saludar la integración al Directorio Nacional de los bomberos voluntarios Marcelo Zúñiga Schampke, Carlos Olivares Álvarez y Erik Oyarzo Márquez, a quienes junto con entregarles mi fraternal afecto y saludo de bienvenida, les invito al igual que a los Oficiales anteriores a trabajar con gran empuje para conformar una renovada y moderna estructura institucional, poseedora de la alta responsabilidad

de establecer, dirigir y gestionar la política nacional de los Bomberos y fijar las pautas de acción no sólo de esta Junta Nacional, sino que además, establecer los modelos de gestión, crecimiento y desarrollo de todos los Cuerpos de Bomberos de Chile. Como bien sabemos las corporaciones que conforman esta Junta Nacional de Bomberos de Chile, se encuentran integradas por personas de la comunidad, del entorno social local que motivadas por el ánimo y deseo de servir a sus iguales frente a las emergencias, son capaces de ofrendar sus propias vidas si les fuese requerido. Somos comunidades que valen por sí mismas, al compartir un proyecto moral con existencia independiente del interés individual de los integrantes. Los dirigentes de los Cuerpos de Bomberos asumen entonces la enorme tarea de guiar a éstos de la mejor manera, con el único objetivo de conformar un servicio eficaz, eficiente, oportuno y respetado. Muchos directivos de los Cuerpos pasan a ocupar cargos en los Directorios Provinciales y Regionales y en ellos no sólo colocan a disposición de la organización su experiencia institucional, sino también su figura moral y ética y en la mayoría de los casos, sus formaciones profesionales, habilidades y capacitaciones, lo que incorpora a sus deberes una alta responsabilidad individual y corporativa. Sin embargo, y es necesario reiterarlo, cuando se asumen las altas funciones de Director Nacional en esta Junta, no sólo se alcanza uno de los más altos cargos, sino que se asumen compromisos de honor y de responsabilidades intrínsecas imposibles de eludir. No debemos olvidar que el artículo 9º de nuestro Estatuto dispone que la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile será administrada por un Directorio, en tanto que el artículo 18º del mismo texto establece que al Directorio Nacional le corresponde la dirección y administración de la


46 | CAPÍTULO IV

Junta Nacional con las más amplias atribuciones, sin otras limitaciones que las facultades reservadas a la Asamblea Nacional, detallando luego las funciones específicas. En suma, en receso de la Asamblea Nacional órgano máximo de nuestra organización, es el Directorio Nacional quien asume la dirección y administración de la Junta. De ahí entonces la importancia de quienes tienen que cumplir tan importantes y delicadas funciones, pues se trata de dirigir toda la estructura de los Bomberos de Chile, con visiones extensas y de largo plazo, misión a la cual deben aportarse todos los conocimientos y experiencia que sus dirigentes han adquirido en las diversas estructuras de bomberos y de la actividad privada. En esta instancia superior no caben las representaciones unitarias o corporativas de los Cuerpos de Bomberos o Consejos Regionales a los que cada uno pertenezca, y que siendo muy legítimas al otorgarnos la base de sustento político concreto, son otros los escenarios en que deberán actuar. Acá sólo tiene lugar la visión de los problemas nacionales inmediatos y de futuro, de tales envergaduras que pueden afectar positiva o negativamente los intereses superiores y generales de la institución y de cada uno de sus miembros. Los llamo, por tanto, sentidamente, con especial interés y particular afecto a no confundirnos en nuestras labores, por cuanto los bomberos y bomberas del país esperan y requieren, con todo derecho, de sus dirigentes, la mayor dedicación y entrega, sin importar su procedencia u origen. No importa de dónde sean los Bomberos o qué número tengan, lo realmente importante es que apaguen los incendios. Junto con reiterar esta cordial bienvenida a todos los miembros de este Directorio Nacional, los comprometo a que trabajemos juntos, cohesionados, con celo, fervor y constancia, des-

echando lo superfluo, ocupándonos solo de lo trascendente, por el progreso, desarrollo y fortalecimiento de todos los Bomberos de Chile. Sesión de Directorio Nacional de 21 de junio 2008.2. Jornada de reflexión Toda institución al organizarse define claramente su objetivo y la forma como éste se materializará. Sin embargo ello no es suficiente, por cuanto para concretarlo requiere establecer claramente su misión y su visión. Desde hace un tiempo hemos solicitado al Directorio Nacional, que detenga su accionar por un momento, a fin de reflexionar sobre el desarrollo futuro de la institución y, como consecuencia de ello elaboremos conjuntamente un Plan Estratégico de Desarrollo. Para el efecto el pasado 30 de marzo se realizó la primera jornada de inducción al trabajo que lamentablemente no contó con la participación de todos los miembros del Directorio. Entenderemos por Planificación Estratégica un “Esfuerzo sistemático y formal de una organización para establecer propósitos básicos, objetivos, políticas y estrategias y desarrollar planes detallados para implementar dichas políticas y estrategias con el fin de lograr los objetivos y propósitos básicos de la organización en el tiempo”. La necesidad de un proceso de planificación estratégica para la coordinación, seguimiento y evaluación del funcionamiento de una organización con las características peculiares de Bomberos de Chile, puede argumentarse de dos maneras. En primer lugar, por las ventajas que la planificación estratégica ofrece como un producto. La Planificación estratégica prepara a la organización para aprovechar oportunidades y amenazas futuras; Obliga a los dirigentes a considerar los efectos futuros de sus decisiones, Mejora la coordinación


LA JUNTA NACIONAL DE CUERPOS DE BOMBEROS | 47

de las actividades, Constituye un buen ejercicio deductivo, Aumenta la confianza en el futuro de la institución, destaca el juego y necesaria coordinación entre los objetivos a corto y largo plazo, obliga a la gerencia a concentrarse en objetivos a largo plazo y crea un sistema integrado de metas y objetivos. En segundo lugar, la planificación estratégica ofrece variadas ventajas en cuanto proceso de trabajo conjunto, donde se fomenta la participación y creación colectiva. Se destaca como el proceso de planificación realza la comprensión dirigencial y la toma de decisiones; Ayuda a unificar la dirección corporativa; Enriquece la segmentación de las organizaciones reconociendo diferentes focos estratégico de atención; y representa una oportunidad educacional y de comunicación para las interacciones de los miembros a todo nivel. Este pequeño marco teórico, nos permite contextualizar la necesidad manifiesta de Bomberos de Chile por llevar a cabo un proceso de Planificación Estratégica. En un mundo cada vez más cambiante, en donde las condiciones sociales, políticas y económicas se modifican más rápidamente que cuando esta organización nació, Bomberos de Chile se ha dado cuenta de la necesidad de una modernización de su gestión y administración. En virtud de lo anterior y conforme al acuerdo de la reunión ordinaria del 21 de junio, se efectuará los días 15 y 16 de agosto una Jornada de Trabajo, con el objeto de que todos los miembros del Directorio reflexionen sobre los aspectos antes señalados y así de una manera ampliamente participativa se elabore nuestro Plan Estratégico. Al asumir el nuevo Directorio Nacional, el Presidente infrascrito enfatizó sobre la responsabilidad que tienen quienes lo integran para con una visión país, trabajar por el bien de la institución y de todos los bomberos de Chile, estableciendo concretamente los mecanismos de modernización

y estructuración clara y efectiva. Conforme a lo acordado por el Directorio y al propósito de nuestra gestión, venimos en convocar a una Jornada de Trabajo para el día 16 de agosto próximo en horario de 9:00 a 18:00 horas, en el Club de Campo de Carabineros. En el curso de los próximos días se enviarán documentos de trabajo a fin de que con la colaboración de los miembros del Directorio Regional, pueda preparar sus aportes para esta importante actividad. Para el efecto se contará con la asesoría de profesores universitarios que guiarán los trabajos. Debemos insistir en lo trascendente que es para nuestra organización el contar con el aporte y participación de todos los señores miembros del Directorio Nacional, por lo que rogamos hacer todos los esfuerzos posibles para asistir a esta actividad de invaluable importancia para todos los Bomberos de Chile. Santiago, 28 de julio de 2008.3. Treinta y nueve años de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile Junto con celebrarse el 30 de junio el Día Nacional del Bombero Voluntario, también se celebra el aniversario de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Bomberos, que en la presente ocasión celebra su trigésimo noveno aniversario de su fundación. Como es de todos conocido, desde comienzos del siglo XX los Cuerpos de Bomberos comenzaron a tener dificultades para financiar todas las actividades necesarias para entregar un buen servicio a la comunidad, situación que se agudizó con el paso de los años y que en la década de los años 60 llevó a los directivos de los diversos Cuerpos a reunirse para ver forma de buscar una fórmula que permitiera superar estos problemas. Es preciso


48 | CAPÍTULO IV

consignar que por aquella época cada Cuerpo de Bomberos no tenía mayor relación y coordinación con sus congéneres, sino que cada uno en forma aislada trataba de solucionar de manera puntual sus problemas de financiamiento, la mayoría de las veces con escaso éxito. Es así como se reúnen en las cabeceras de provincia los dirigentes de los Cuerpos de Bomberos y forman un Consejo Provincial, sin mayor relación con los existentes en las otras provincias, pero lo importante es que comienzan a darse cuenta de la necesidad de esta unión para enfrentar en conjunto sus dificultades. El paso más importante se da en la capital, donde el Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago don Guillermo Morales Beltramí, con gran visión, propia de los dirigentes de selección, advierte la urgente necesidad de contar con una estructura nacional donde estuvieren agrupa-

dos todos los Cuerpos de Bomberos, para de esa manera canalizar de la mejor forma sus particulares. En virtud de ello, invita a una reunión a todos los superintendentes de los Cuerpos de Bomberos de la provincia de Santiago para el 19 de junio de 1968 y bajo su presidencia deliberan sobre la situación en que se encuentran las instituciones, concluyendo en la necesidad de contar con una organización, acordando elaborar un programa de trabajo. Si bien la señalada reunión fue muy productiva, en la efectuada el 28 de noviembre de 1968 se propuso que se creara una Comisión o Junta Coordinadora de Superintendentes de Cuerpos de Bomberos, en una primera etapa en la provincia de Santiago y después en el orden nacional, cuyos objetos serían entre otros: sostener la idea del bombero voluntario y propiciar a través de la República una organización similar para todos los Cuerpos


LA JUNTA NACIONAL DE CUERPOS DE BOMBEROS | 49

de Bomberos, estudiar la situación del servicio bomberil a través del país, velar por el prestigio de las instituciones bomberiles, servir de enlace y de medio de consulta en materias bomberiles con los Poderes Públicos. En esta reunión fue elegido como Presidente don Guillermo Morales Beltrami, y Vicepresidente don Octavio Hinzpeter Blumsak, de Santiago y Ñuñoa respectivamente. Después de estas reuniones los dirigentes se contactaron con los Consejos Provinciales y el 30 de mayo de 1970 en una amplia asamblea plenaria se constituye oficialmente la Junta Coordinadora Nacional, con elección de un directorio que fue encabezado por don Guillermo Morales como Presidente, Octavio Hinzpeter como Vicepresidente e Higinio Echeverría como Secretario. En el Estatuto se dispuso que el 30 de junio de cada año se celebrara el aniversario de la Junta Nacional. Este fue el comienzo de una institución que en casi cuatro décadas ha permitido no sólo coordinar la acción de los Cuerpos de Bomberos, servir de enlace y medio de consulta entre ellos, constituir un canal de comunicación entre éstos, con el Gobierno y servicios públicos, velar por el prestigio de las instituciones bomberiles y mantener una Academia Nacional de Bomberos, sino que se ha constituido en un referente de toda la actividad bomberil del país, además de proporcionar, sin discriminación de ningún tipo, elementos de protección personal, del servicio y material mayor a la totalidad de los Cuerpos de Bomberos. Hoy en día se cuenta con equipos de protección que cumplen con las normas de seguridad americanas y europeas, con lo que se protege al mayor capital de la institución, sus bomberos voluntarios. Asimismo, desde el año 1970 a la fecha, se han entregado 1.546 carros bomba a la casi totalidad de los Cuerpos de Bomberos del país. Los últimos 355 carros se han adquirido mediante licitación pública, procedimiento que desde hace ya

varios años implementó la organización para toda compra de materiales. Después de varias jornadas de trabajo de los miembros del Directorio Nacional se logró aprobar un Plan Estratégico de Desarrollo para el período 2009-2014, con claras definiciones de la misión, visión y objetivos, con el cual se espera tener una organización moderna y acorde a las necesidades de los nuevos tiempos, que exige un mayor profesionalismo. Para todos quienes han tenido el privilegio de participar en los diversos Directorios de la institución, en especial don Octavio Hinzpeter Blumsak, vaya nuestra gratitud por la gran obra realizada y que beneficia a todos los bomberos de Chile. Santiago, 30 de junio de 2009. 4. Entrega de cincuenta y cinco carros sin aporte Esta Institución Republicana que es Bomberos de Chile, en junio en este año cumple 165 años de servicio totalmente voluntario al servicio de todo nuestro país. En esta mañana especial de enero 2016, nos sentimos satisfechos porque estamos cumpliendo con un largo anhelo surgido del acuerdo de Directorio para dotar, sin costo para los Cuerpos de Bomberos de nuestro país, 100 carros nuevos y modernos, de los cuales ya se entregó en diciembre pasado la primera partida de 45 carros. Hoy, en este trascendente acto ciudadano, y en presencia de S.E. la Presidenta de la República, señora Michelle Bachelet Jeria, autoridades públicas y de Bomberos de Chile, procederemos a hacer entrega efectiva de la última partida de 55 unidades, lo que permitirá a los Cuerpos de Bomberos destinatarios atender de manera más eficaz y eficiente las innumerables emergencias que afectan a sus respectivas comunidades. Tan importante como el proceso que hoy cul-


50 | CAPÍTULO IV

mina, es el plan de modernización y renovación de material que hemos llevado a cabo en estos años, lo que nos ha permitido proyectar el retiro de circulación de aquellos vehículos que han alcanzado con creces el término de su vida útil operacional y logística, generando importantes ahorros en cuanto a la mantención del material que se dará de baja. Para ello adelantamos las fases de entrega de hasta 20 carros anuales, entre los años 2015 y 2019, totalizando las 100 unidades ya mencionadas. Para concretar el citado proyecto se invitó a las empresas proveedoras inscritas en nuestros registros a efectuar las propuestas correspondientes, pero con una exigencia adicional: que el pago de estas unidades se realizara a razón de 20 carros anuales. Tres de las 9 empresas cumplieron con todo lo requerido y se aprobó a la empresa MAGIRUS, de Alemania, por constituir su propuesta la más económica, aceptable y conveniente a las necesidades institucionales. Sobre la base del Registro Nacional de Vehículos Motorizados, se consideraron los vehículos más antiguos por cada una de las regiones del país, lo cual fue cotejado por los respectivos Consejos Regionales de Bomberos y se determinaron los Cuerpos de Bomberos y las Compañías que serían beneficiadas con estas 100 unidades que comprenden 50 carros Semi Urbanos 4x2, 20 Semi Urbanos 4x4 y 30 carros forestales. De esta manera, 12 de las 15 regiones del país se ven favorecidas por esta trascendente iniciativa. Las regiones de Arica, Antofagasta y Aysén ya habían sido beneficiadas anteriormente por medio de proyectos de carácter regional destinados a la renovación de material mayor. El costo total de la adquisición de los 100 carros bomba asciende a la suma de $14.047.178.130.(Catorce mil cuarenta y siete millones, ciento setenta y ocho mil ciento treinta pesos) pagaderos

en cinco años, sin intereses, y cuyo financiamiento proviene en parte importante de fondos públicos contemplados en la Ley de Presupuesto y el saldo con recursos de Bomberos de Chile. Como dije precedentemente, la primera partida de 45 carros de este proyecto se entregó en una ceremonia efectuada el pasado 11 de diciembre en el Centro de Entrenamiento de Bomberos de Chile, acto presidido por el señor Ministro del Interior y Seguridad Pública y hoy tenemos el privilegio de que S.E. la Presidenta de la República, señora Michelle Bachelet Jeria, presida este acto de entrega de 55 nuevos carros de bomberos para la comunidad. Pero lo anterior no ha sido lo único, por cuanto el 17 de marzo pasado y también con la asistencia de S.E. la Presidenta de la República, señora Michelle Bachelet Jeria, en este mismo recinto, entregamos 40 carros bomba nuevos y sin aportes a igual número de Cuerpos de Bomberos de 14 regiones del país. Ello correspondió a proyectos de entrega de 20 unidades anuales de los años 2013 y 2014, que tuvieron un costo de $4.745.230.000.(Cuatro mil, setecientos cuarenta y cinco millones, doscientos treinta mil pesos) financiados tanto con fondos públicos como de Bomberos. Conforme a lo señalado, estamos retirando 140 vehículos que superan largamente los 20 años de antigüedad e incorporando igual número de carros bomba nuevos, de última generación, sin que los Cuerpos de Bomberos hayan tenido que realizar aporte alguno, con lo cual Bomberos de Chile continúa entregando un servicio a la comunidad en mejores condiciones, y con el mismo espíritu de entrega de siempre. El compromiso de las instituciones que reciben estos móviles nuevos, es que deben poner a disposición de la Junta Nacional los vehículos que son reemplazados, lo que esperamos se concrete a la brevedad. Por otra parte, quiero agradecer públicamente


LA JUNTA NACIONAL DE CUERPOS DE BOMBEROS | 51

a la empresa Magirus, que en este acto hace entrega a Bomberos de Chile de una camioneta Fiat Ducato, para ser empleada en el transporte de personal de la Academia Nacional de Bomberos de Chile. Gestos como el realizado por esta empresa privada, compromete la gratitud de la organización del voluntariado más antigua del país, y esperamos se repita con otras empresas extranjeras o locales. Los montos invertidos en estas adquisiciones habrían sido muy superiores de no haber logrado que S.E. la Presidenta de la República señora Michelle Bachelet Jeria, dispusiera en la Reforma Tributaria la eliminación del IVA en la adquisición de nuestros vehículos. Asimismo, S.E. cumplió con su compromiso a favor de bomberos en orden aportar recursos para la construcción de los cuarteles destruidos por el terremoto de 2010 que fueron entregados

a la Junta Nacional en el Presupuesto de 2015 y ahora en el Presupuesto de este año vienen $10.000.000.000.- destinados a financiar la construcción de los últimos cuarteles caídos el 2010 y aquellos cuarteles destruidos en el terremoto del 1 de abril de 2014 en la región de Tarapacá, además de aumentar en un 10% anual el aporte a bomberos. Sobre la reconstrucción de cuarteles destruidos por el terremoto del año 2010, quiero informar a S.E. que los encomendados a ejecutar por la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas hasta comienzos del pasado año fueron 31, de los cuales se han entregado 23 y 8 en ejecución que debieran entregarse en el mes de abril. Mientras que la Junta Nacional durante el año 2015 efectuó 20 licitaciones, de los cuales se ejecutan 15 cuarteles, y dos de ellos, Curepto y Linares se entregarán el mes de marzo próximo.


52 | CAPÍTULO IV

Los 5 restantes comenzaron a reconstruirse hace un par de semanas. En los próximos meses llamaremos a licitación para construir los últimos cuarteles destruidos el 2010 y los caídos el 1° de abril en la región de Tarapacá. En cada ocasión que hago entrega de vehículos nuevos a los Cuerpos de Bomberos hago algunas recomendaciones, que en esta oportunidad debo reiterarlas a los señores Superintendentes y a los conductores de las instituciones beneficiadas con este material mayor: deben preocuparse por cuidar y mantener en forma adecuada y permanente los carros que en algunos instantes más recibirán, pero además deben tener una conducción responsable y segura de estos carros respetando las normas de la ley de tránsito, a fin de evitar accidentes, donde las más de las veces resultan bomberos y terceros lesionados o incluso fallecidos, y los vehículos seriamente dañados o totalmente destruidos. Una vez más quiero agradecer muy sinceramente a S.E. la Presidenta de la República señora Michelle Bachelet Jeria, por su constante preocupación a favor de los bomberos y que nuevamente hoy nos honra con su asistencia al presidir esta entrega 55 nuevos carros bomba a igual número de Cuerpos de Bomberos. Del mismo modo expreso mi gratitud a los miembros del Directorio Nacional, Presidentes Regionales, Superintendentes y conductores que han venido desde sus respectivas regiones, ciudades y pueblos a recibir sus nuevos y flamantes vehículos, que les permitirán servir con mayor eficiencia a sus comunidades. Muchas gracias. Santiago, 26 de enero de 2016.5. “Inauguración nuevas dependencias del Campus Central de la Academia Nacional de Bomberos de Chile”.

Con la presencia de la Excelentísima Presidenta de la República Chile, Sra. Michelle Bachelet Jeria. Para nosotros y cada uno de los Bomberos y Bomberas de Chile esta es una fecha especial que nos enorgullece, porque el acto de inaugurar las obras de remodelación del Campus Central de la Academia Nacional de Bomberos, representa el cumplimiento del visionario acuerdo del Honorable Directorio Nacional en orden a mejorar y ampliar las instalaciones hasta convertirla en un Campus con un Centro de Entrenamiento de alto nivel, un lugar de residencia cómodo, completo y moderno, a disposición de las bomberas y bomberos de Chile mientras desarrollan sus actividades formativas, de capacitación y entrenamiento. Vuestra presencia engalana esta ceremonia de inauguración de las obras de remodelación de este Campus, ahora el más moderno de Sudamérica, el cual prontamente replicaremos en la zona norte y otro en la zona sur para capacitar a los voluntarios de todo el país en las técnicas modernas bomberiles que hoy en día se requieren para atender las emergencias. Este es el fruto del esfuerzo y administración adecuada de los recursos de la institución, que viendo la necesidad de ampliar y modernizar estas instalaciones, asumió el desafío de efectuar una enorme inversión que se materializa en lo que ustedes observan. Aquí desarrolla su acción docente la Academia Nacional de Bomberos, sin costo para los bomberos voluntarios que acuden a este bello lugar a los distintos cursos y especialidades que se requieren, con apoyo de los más modernos y seguros elementos como son los simuladores de la realidad de lo que se ve diariamente en las emergencias y material docente con contenidos actualizados y con equipos bomberiles de última generación. De esta manera, la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos a través de su Academia Nacional


LA JUNTA NACIONAL DE CUERPOS DE BOMBEROS | 53

atiende, forma, capacita y entrena a los voluntarios de todo el país. Por otra parte, en este mismo lugar la Fundación de Capacitación de Bomberos desarrolla su actividad atendiendo a instituciones públicas, privadas y empresas en la formación de brigadas para las emergencias, como también en cursos específicos que se solicitan. Mientras los Bomberos son atendidos los fines de semana y feriados por la Academia Nacional, las empresas son atendidas en el curso de la semana por la Fundación. Así es como la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile tiene un rostro al interior de la institución para los voluntarios, también se muestra a través de la Fundación hacia el exterior. Este recinto que nos orgullece y que presentamos a la comunidad cuenta con alojamiento completamente equipado, con capacidad para 130 personas, con lugares para su esparcimiento,

salas de juego, de descanso, salas de estudio, de computación, gimnasio y enfermería. Parte de las nuevas instalaciones es la denominada Estación de Transferencia, donde los voluntarios reciben el equipamiento de protección personal normado para ingresar al Centro de Entrenamiento, el cual además cuenta con baños y camarines, con capacidad para 100 voluntarios. También se construyó y se encuentra en pleno funcionamiento el Centro de Distribución, con una superficie de 1.200 metros cuadrados y que reemplazó a la antigua bodega que manteníamos en el centro de Santiago. Todas estas obras tuvieron un costo aproximado de M$ 2.400.000.-, los cuales habían sido provisionados en años anteriores por el Directorio Nacional. Para el equipamiento de los dormitorios también contamos con un aporte económico de $ 16.000.000.-, del Banco Santander a cuyos ejecu-


54 | CAPÍTULO IV

tivos agradecemos. Hoy entregamos públicamente estas obras y la ponemos a disposición de todos los bomberos voluntarios del país. La importancia de estas obras se manifiesta en el hecho que entre enero y el 15 de junio de 2013 se capacitaron los fines de semana 913 bomberos, mientras que en igual fecha de 2014 en número aumentó a 1.484. Pero antes, es preciso mirar en perspectiva la génesis, desarrollo y proyección de este Centro de Entrenamiento. Este recinto que tiene una superficie total de 19 hectáreas fue adquirido con recursos propios de Bomberos de Chile en septiembre del año 1987. Aquí funcionaba un centro vacacional con una construcción estilo arquitectónico tradicional, tal como se aprecia desde la carretera al llegar a este lugar. (Con fecha 28 de febrero de 2005 se adquirió un predio contiguo total de 5.210 metros cuadrados totalizando a la fecha una superficie aproximada de 19 hectáreas.) Felices coincidencias sitúan el mes de junio como

“propiedad de bomberos”, por todos los acontecimientos importantes que ocurrieron y ocurren en este mes. En efecto, el 30 de junio de 1851 se funda el primer Cuerpo de Bomberos del país, en el puerto de Valparaíso. En el año 1965 se dicta la Ley 14.866 que designa el 30 de junio como el Día Nacional del Bombero en homenaje al primer Cuerpo de Bomberos del país. El 30 de junio de 1970 se funda la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, también nominada como Bomberos de Chile; y en el mes de junio 1°, de 1988 con la presencia del Presidente de la República de entonces y delegaciones de Cuerpos de Bomberos de las regiones de Valparaíso, O’Higgins y Metropolitana, con el pleno del Directorio y de la Asamblea Nacional se inaugura solemnemente la Academia Nacional de Bomberos, con su lema “Saber para Servir” en lo que


LA JUNTA NACIONAL DE CUERPOS DE BOMBEROS | 55

genéricamente se llamaría Campus Central de la ANB. En el marco de estas felices coincidencias de junio, hoy a solo cuatro días de celebrar el “Día Nacional del Bombero” en todo el país, estamos hoy día inaugurando las nuevas instalaciones con la presencia de nuestra Presidenta de la República, señora Michelle Bachelet Jeria. Es la oportunidad entonces para rendir un respetuoso homenaje a quienes, con sabia visión de futuro participaron en esta obra educativa para bomberos; lamentablemente muchos ya no están con nosotros, pero todo nuestro fervor y gratitud queremos representarlos en la persona de quien fuera Presidente Nacional de la Institución por varios períodos, me refiero a don Octavio Hinzpeter Blumsak, y también en la persona de quien fuera el primer Director de esta Academia, don Óscar González Cavada. Ellos dieron comienzo a esta obra y hela aquí en su plenitud, funcionando y modernizándose para servir. Aún resuenan en nuestros oídos las vibrantes palabras de don Octavio Hinzpeter en su discurso inaugural, “Ábranse las puertas para que todos puedan entrar para aprender y por estas mismas puertas salgan a cumplir mejor con el sagrado deber de servir”. Desde entonces la Academia Nacional de Bomberos, en su ininterrumpida acción formadora, con sus 26 años de servicio, sigue con las puertas abiertas recibiendo a bomberos deseosos de perfeccionarse en las nuevas técnicas de combate de incendios, rescate urbano, vehicular y otras especialidades. Como lo señalara, comenzó a funcionar como Campus Central de la ANB a mediados del año 1988 habilitado con una incipiente zona de dormitorios, un Auditórium, oficinas, salas de clases y una “Casa de Humo” diseñada por bomberos instructores y construida con conteiner a las cuales se agregó en la década de los 90 un “Simulador Subterráneo” construido con aportes de una em-

presa privada proveedora de Equipos de Respiración Autónoma, además se incorporó una cancha para trabajos con hidrocarburos gestionada con aportes de Copec y un par de coches de trenes donados por Ferrocarriles. A partir de junio del año 2002 se entregó en Concesión para su implementación y explotación con cursos para bomberos a una empresa de capacitación que implementó y construyó, bajo normas internacionales, el Centro de Entrenamiento en una superficie de aproximadamente 4 hectáreas. En marzo de 2008, por decisión del Directorio Nacional, se puso término a la concesión retomando la Junta Nacional a partir de esa fecha la administración del Centro de Entrenamiento del Campus Central de la Academia Nacional de Bomberos. Si bien estamos inaugurando el edificio y los servicios ya reseñados, debemos dar a conocer que a esta fecha este Campus cuenta con modernas salas de clases, un Salón de Honor, un restaurante, un sistema de guardias y las instalaciones de práctica como lo son los simuladores de incendio, de rescate urbano y vehicular otras especialidades. En este Campus a los voluntarios les ofrecemos todas las comodidades mientras se encuentran en entrenamiento. Se lo merecen, porque ellos vienen hasta aquí renunciando a sus días de descanso y muchas veces sacrificando su tiempo con sus familias para entrenarse convenientemente. Señoras y señores, al terminar mis palabras, deseo agradecer su presencia. Ello verdaderamente nos reconforta porque nos hace sentir su apoyo a esta iniciativa y a los futuros Centros de Entrenamiento de la Zona Norte cuyos trabajos están avanzados y el de la Zona Sur, cuyo terreno fue recientemente adquirido y cuyas obras se iniciarán en el más breve plazo. Talagante, 27 de junio de 2014


56 | CAPÍTULO IV

6. Homenaje a nuestros fundadores Octavio Hinzpeter Blumsak y Manuel Muñoz Bastías En el marco de los 45 años de fructífera labor de nuestra institución, queremos expresar en las personas de don Octavio Hinzpeter Blumsak y de don Manuel Muñoz Bastías, nuestra gratitud por tantos años dedicados no solo al bomberismo nacional sino que, en forma muy especial, al nacimiento, adolescencia y mayoría de edad de esta institución que es nuestra Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, entidad aglutinadora de todos los Cuerpos de Bomberos del país. Ustedes mejor que nadie recuerdan aquellos años en que unidos a don Guillermo Morales Beltramí y otros pro hombres del voluntariado nacional, se dieron a la tarea visionaria y con perspectiva de futuro, a la creación de lo que fue primero la Junta Coordinadora Nacional de Bomberos y más tarde Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos o Bomberos de Chile. Y aquí nos encontramos con una institución que ha llegado a la madurez, con sus 45 años de vida ininterrumpida trabajando por los bomberos. El primer Presidente fue don Guillermo Morales Beltramí, secundado en ese entonces por don Octavio Hinzpeter, quien luego accediera a la Presidencia Nacional y fuera sucesivamente reelegido hasta completar cerca de 36 años en el cargo, en una exitosa y reconocida administración, constituyéndose en Presidente Honorario de la Institución. Hablar de Octavio Hinzpeter, es hablar de la gloriosa historia de la Junta Nacional. En aquellos tiempos en que nada se tenía y todo se requería, entregaron su mejor tiempo para el bomberismo nacional. Reuniones, gestiones ante las autoridades, trabajos para unir como una sola familia a los distintos Cuerpos de Bomberos del país, organizándolos en Consejos Regionales. Constitución del Directorio y realización de la Asamblea como entidad máxima. Octavio Hinzpeter, junto

con el Directorio fundador, lograron el sueño de hacer de nuestra institución una entidad grande y respetada por todas las autoridades, tanto de gobierno como de entidades particulares, nacionales y extranjeras, dedicando día a día sus mejores momentos por la causa a tiempo completo. Su historial como Voluntario y Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa es extraordinario, donde recibió las más altas distinciones. Extraordinaria también ha sido su gestión durante su mandato como Presidente Nacional durante 36 años, donde se incluye la fundación de la Academia Nacional de Bomberos, el establecimiento de las sedes regionales, la construcción del Campus en Talagante y la adquisición de esta bella casona que es el hogar del bomberismo nacional. También ha sido Director Fundador y Presidente de la Región Americana de la Federación Mundial de Bomberos Voluntarios, como también Director de la Sección Latinoamericana de la National Fire Protection Asociation (NFPA) y otras representaciones importantes. Ha recibido distinciones no solo de su Cuerpo de Bomberos sino también de varias regiones, como la calidad de Superintendente Honorario del CB de San Felipe, Condecorado por la Embajada de Francia, por la I. Municipalidad de Castro, Distinción Municipal de Puerto Montt, Servicios Distinguidos por el CB de Osorno, Medalla Centenario Bomberos Voluntarios de Japón, Fundador y Director de la Asociación Mundial de Bomberos Voluntarios, Director Honorario del Cuerpo de Bomberos de San Bernardo, Medalla Servicios Distinguidos del CB de Valparaíso, Medalla al Mérito del CB de Viña del Mar, Medalla al Mérito I. Municipalidad de Los Ángeles, Gran Collar Caballero del Fuego del CB de Puerto Montt, Estrella del Fuego, CB del Perú, Medalla al Mérito I. Municipalidad de Quinta Normal, Gran Escudo del Cuerpo de Bomberos de Talca, Superintendente Honorario del CB de Los Andes, Medalla Oficial de


LA JUNTA NACIONAL DE CUERPOS DE BOMBEROS | 57

la Cámara de Diputados, y por nuestra parte, Presidente Honorario de Bomberos de Chile. Muchas más distinciones ha recibido Octavio Hinzpeter, como reconocimiento a su labor inmensa por los Bomberos del país. Su impronta ha calado hondo en el bomberismo nacional y se le recuerda con gratitud y respeto por el tiempo dedicado a la organización institucional, por su enorme amor no disimulado por Bomberos de Chile y por todo lo que es esta nuestra institución. Manuel Muñoz Bastías también participó en la fundación de nuestra institución donde logró unir su vocación docente, su calidad de dirigente, como autoridad civil tanto en Villa Alegre como en Talca, con la del bomberismo nacional, resumido en la palabra “servicio”. Deportista, Profesor dirigente de su gremio, concejal y luego Alcalde de Villa Alegre. Fundador del Cuerpo de Bomberos de Villa Alegre, fue su Superintendente por varios períodos, distinguido como Director Honorario de este Cuerpo. Pero no solo fue integrante de este Cuerpo, también ingresó a las filas del Cuerpo de Bomberos de Talca, donde ocupó varios cargos y en virtud de su brillante trayectoria fue distinguido como Superintendente Honorario. No solo dedicó parte de su intensa vida a los Cuerpos de Bomberos de Villa Alegre y de Talca, sino que su acción trascendió asumiendo como Dirigente Fundador de la Junta de Nacional de Bomberos como Presidente en título por más de 25 años del Consejo Regional del Maule y Presidente Honorario de este mismo Consejo Regional, Director Nacional de Bomberos de Chile, y miembro del Tribunal de Honor. Unido a sus condiciones de dirigente nacional, docente, agricultor, emprendedor, se dio tiempo para acceder a una sólida formación valórica, fraterno y alegre como pocos, accesible y siempre dispuesto a entregar una enseñanza. Recibe el premio 25 años de Servicio

Ilustre Municipalidad de Talca. El gobierno regional también lo distingue con la Condecoración al Mérito de la Región del Maule y es Declarado Hijo Ilustre de Villa Alegre. Desde luego, este apretado resumen no representa totalmente lo que es la vida y obra de Manuel Muñoz Bastías, pero nos entrega indicios de una labor de dedicación al servicio con celo, fervor y constancia. Condecoramos, pues, con la Medalla al Mérito Bomberil, al Voluntario Octavio Hinzpeter Blumsak y al Voluntario Manuel Fernando Muñoz Bastías Asamblea Nacional Extraordinaria N°54 de 12 de septiembre 2015.-


58 | CAPÍTULO V

CAPÍTULO V LA RECONSTRUCCIÓN DE CUARTELES DESTRUIDOS POR EL TERREMOTO


LA RECONSTRUCCIÓN DE CUARTELES DESTRUIDOS POR EL TERREMOTO | 59

1. Colocación de Primera Piedra Hace casi 160 años que nace en Chile una institución humanitaria integrada por miembros de la comunidad destinada a combatir los incendios generados por la mano del hombre o por casos fortuitos que ponían en riesgo la vida y bienes de los habitantes de las ciudades y pueblos. Son los Cuerpos de Bomberos que siguen el ejemplo maravilloso de Valparaíso que se extiende a lo largo y ancho del país, para tender una mano fraterna a quien sufre una emergencia, entregando su servicio en forma totalmente voluntaria, ofrendando su propia existencia si las circunstancias así lo demandan. A poco de nacer los bomberos voluntarios debieron asumir otros riesgos que también afectaban a la comunidad, destacando entre los más brutales, los desastres naturales, especialmente terremotos por ser nuestro país esencialmente sísmico, lo que nos ha acompañado desde antes de la llegada de los españoles. En estas 16 décadas no ha habido terremoto que haya afectado a las distintas ciudades y pueblos, donde no haya estado presente Bomberos ayudando a sus vecinos, como ocurrió en los años de 1906, 1939, 1960, 1985 y el 27 de febrero del pasado año, eventos donde muchos de los nuestros cayeron abatidos en el cumplimiento del deber. En todas aquellas ocasiones y en varias otras, los cuarteles de bomberos sufrieron daños de diversa consideración o por la fuerza del sismo resultaron destruidos, demorando años su reparación o reconstrucción. El terremoto del 27 de febrero de 2010, fue el segundo en magnitud con 8,8° de la escala Richter, que abarcó la mayor superficie del territorio nacional, seis regiones, donde se concentra más del 70% de los habitantes y las principales actividades industriales, agrícolas y económicas. Por

consiguiente los daños fueron de mucha gravedad, causando la pérdida de 357 vidas, destruyendo infraestructura pública y privada, casas habitaciones, entre otros daños. El terremoto afectó gravemente a los cuarteles de bomberos desde la región de Valparaíso a la Araucanía, resultando más de 300 de ellos con deterioro de diversa consideración y 70 totalmente destruidos, algunos de los cuales cayeron el mismo día del sismo o de sus réplicas, o quedaron tan afectados e inhabitables que debieron ser demolidos para no causar riesgos a terceros. Fue así como la Junta Nacional decidió financiar la construcción con recursos propios de 7 cuarteles y los restantes 63, con fondos que se obtuvieron de parte del gobierno de la nación y que asciende a M$ 15.000.000.- monto que es insuficiente pero que lo faltante de un monto similar se solicitará más adelante a éste o al otro gobierno. Después de los estudios del terreno, de la confección del plano del edificio y de la licitación respectiva, llegamos a Constitución, a participar en un acto que tiene una larga tradición y un enorme simbolismo, la colocación de su “Primera Piedra”. Esta costumbre tiene sus orígenes en la lejana Roma, cuando se ponía la “Piedra de los Auspicios” en los cimientos de los templos que allí se erigían. Muchas construcciones que han perdurado por largos siglos se mantienen en pie como símbolo de una edificación de calidad. Hoy en día tanto en edificios públicos, religiosos e incluso privados ello se mantiene, dándole cada cual la connotación respectiva. Para bomberos también tiene un significado especial. En efecto, desde nuestros orígenes en el país, el Cuartel constituye no sólo el lugar físico donde se guardan los vehículos y el material bomberil, sino es el segundo hogar de todos los voluntarios. Aquí se estudia, se capacita y prepara para


60 | CAPÍTULO V

servir con profesionalismo, se conoce la historia de la Compañía contada por los voluntarios más antiguos, surgen las anécdotas, se convive con los compañeros en el ideal de servicio, se forja una amistad que perdura hasta la partida al Cuartel Eterno. En una palabra se aprende a ser bombero. Hoy en día, con la colocación de la “Primera Piedra”, estamos dando el primer paso para concretar un sueño que se veía lejano cuando la naturaleza con su fuerza violenta y sin sentido destruyó este hogar de bomberos el pasado 27 de febrero. Nuestro espíritu nunca decayó cuando aquí todo era caos y destrucción, pues quienes formamos en las filas bomberiles estamos imbuidos en sólidos principios éticos y morales, que se fortalecen en la adversidad. Es así como con recursos de todos los bomberos del país estamos haciendo realidad el sueño de ayer, que esperamos en unos meses más ver materializado en un hermoso y confortable cuartel que va a servir no sólo a los voluntarios de esta Compañía, sino que a todos los bomberos de este Cuerpo, así como a los vecinos y autoridades. Es probable que muchos estimen que el Cuartel debía tener una mayor superficie u otras dependencias, pero no debe olvidarse que no sólo estamos levantando una única casa nueva para bomberos, sino que debemos reparar muchos otros que resultaron afectados por el terremoto, y para ello los recursos económicos siempre son escasos. Sin embargo el proyecto de cuartel elaborado por nuestros profesionales, tiene todo lo necesario para un buen servicio bomberil, tiene sala de máquinas, sala de reuniones, oficinas para los directivos, baños para hombres y mujeres, en el primer nivel. Guardia nocturna para hombres y mujeres, así como un departamento para cuartelero en el segundo nivel, todo ello con sus correspondientes baños y dependencias. Por otra parte es conveniente destacar que por primera vez en la existencia de la Junta Nacional, la organización

ha decidido construir cuarteles y lo ha hecho, por cuanto nunca antes en la historia de los bomberos en Chile habían resultado tantos cuarteles destruidos y dañados. Este hecho no es menor por lo cual debe ser reconocido y valorado. La “Primera Piedra” que a continuación colocaremos lleva un acta en que se consigna este acontecimiento, que como he señalado es el primer paso a la inauguración de este Cuartel en algunos meses más. Constitución, 21 de marzo de 2011.2. Inauguración de cuartel Con mucho agrado y regocijo llego en el día de hoy a Hualqui, para inaugurar y poner en servicio el nuevo Cuartel General y de la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de esta localidad, ceremonia que es presidida por el Subsecretario del Interior don Rodrigo Ubilla Mackenney Como es de conocimiento de todos los presentes, el terremoto y tsunami que el 27 de febrero de 2010 afectó desde la región de Valparaíso a la Araucanía, y causó la muerte a más de 500 personas, destruyó inmuebles públicos y privados, infraestructura pública como caminos y puentes y, por cierto también alcanzó a los cuarteles de bomberos, en uno de los cuales, en Constitución, falleció el voluntario de la institución, el capitán Carlos Seibt Villegas. En efecto, cerca de 300 cuarteles resultaron con daños de diversa consideración, de los cuales 70 tuvieron una gran destrucción; algunos cayeron el mismo día y los restantes a raíz de su deteriorado estado quedaron inhabitables y recibieron orden de demolición. La Junta Nacional de Bomberos hizo una evaluación del costo total de la reconstrucción o reparación mayor de los cuarteles y ello ascendió a $25.000.000.000.-


LA RECONSTRUCCIÓN DE CUARTELES DESTRUIDOS POR EL TERREMOTO | 61

En espera de la obtención de los recursos antes señalados, la organización dispuso financiar con fondos propios toda la reparación de cuarteles de monto inferior a $50.000.000.- así como reconstruir cinco cuarteles, en Pichidegua, región del Libertador Bernardo O’Higgins, Pencahue, Constitución y Recinto en la región del Maule y Concepción en esta región del Bío Bío, los cuales fueron entregados e inaugurados en los meses de noviembre y diciembre de 2011, quedando pendiente el de Recinto por falta de terreno, que recién se ha llamado a licitación. El monto total de lo invertido en las reparaciones y construcción antes indicada ascendió a $2.566.246.795. El 30 de junio de 2010, Día Nacional del Bombero, la directiva nacional se entrevistó con S.E. el Presidente de la República, para presentarle los saludos de la institución con motivo de asumir el

mando de la nación, ocasión en que le dio cuenta de los daños sufridos en los distintos cuarteles en las zonas afectadas por el terremoto y tsunami. De inmediato el Presidente Sebastián Piñera se comprometió a proporcionar los recursos para la reconstrucción de bomberos y es así como dispuso la entrega de $ 15.000.000.000.- y el saldo restante para cuando fuera necesario. Obtenidos los recursos, celebramos un Convenio con la Dirección Nacional de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas, a quien encomendamos por su experticia la construcción de los cuarteles destruidos y la reparación de aquellos de monto superior a los $50.000.000.- Es así como el pasado 5 de abril se inauguró el cuartel de la Sexta Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santa Cruz, en la región del Libertador Bernardo O’Higgins y hoy hacemos lo mismo con el cuartel gene-


62 | CAPÍTULO V

ral y de la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Hualqui, que son los primeros financiados con fondos públicos. Se encuentra terminado el cuartel general de Til Til y próximo a terminarse los cuarteles de la Segunda y Cuarta Compañía del Cuerpo de Bomberos de Talca, y de aquí a fin de año se terminarán cuarteles en Pumanque, Chépica, Rancagua, Codegua y Curacautín. En esta región se encuentra en trámite de toma de razón, la resolución que adjudica la construcción de dos cuarteles en Florida y cuyas obras debieran comenzar en fecha próxima. En tanto que en proceso de licitación está un cuartel en Puente Alto. A la Dirección Nacional de Arquitectura se han enviado para su tramitación correspondiente proyectos para la construcción de otros 25 cuarteles, los cuales cuentan con el financiamiento de los recursos públicos. En espera de la obtención de fondos, tenemos 21 proyectos. La región del Bío Bío fue la que tuvo la mayor destrucción, ya que 25 cuarteles deben reconstruirse, de los cuales dos tienen reparaciones mayores. Uno de los cuarteles que se licitará en fecha próxima es el de la Séptima Compañía de Dichato del Cuerpo de Bomberos de Tomé, con recursos de la Intendencia Regional y que ejecutará directamente la Junta Nacional. Creemos sinceramente que la reconstrucción en bomberos no ha tenido la rapidez que hubiésemos querido y ello se ha debido a excesivas exigencias de organismos públicos que han dilatado en demasía las observaciones y correcciones a nuestros proyectos, o la autorización de las construcciones, lo que esperamos se reduzca al mínimo en aquellos que se encuentran en tramitación, por cuanto en la mayoría de los casos el material de los Cuerpos de Bomberos y sus Compañías se encuentran a la intemperie o en muy precarias condiciones, con el consiguiente deterioro.

La obra que hoy se entrega al Cuerpo de Bomberos de Hualqui cumple con todas las exigencias técnicas para brindar confort y bienestar a los voluntarios, tanto en sus dependencias administrativas como en la recreación y guardia nocturna, como también para albergar en condiciones de seguridad a nuestros carros bomba, y reemplaza a una infraestructura muy antigua, que estaba en malas condiciones y que el terremoto del 27 de febrero de 2010 terminó de destruir. Este cuartel que tiene 479 metros cuadrados construidos y ubicado frente a la plaza, además constituye un aporte arquitectónico a esta ciudad que se une a nuevas obras que le están dando una nueva y mejor imagen a Hualqui. Agradezco muy sinceramente a los voluntarios del Cuerpo de Bomberos de Hualqui por la paciente espera, que se ve recompensada por esta obra que tuvo un costo de $334.591.000.- Asimismo hago llegar a la empresa constructora Gabriel Fernández y sus trabajadores mis felicitaciones por esta excelente obra, al igual que a los directivos y profesionales de la Dirección Regional de Arquitectura por su constante preocupación. Pero de manera muy especial en nombre de todos los Bomberos de Chile y, en especial los de Hualqui, a S.E. el Presidente de la República Sebastián Piñera, por haber comprometido los recursos para levantar todos los cuarteles destruidos el 27/F. Hualqui, 16 de mayo de 2013.-


RELACIONES INTERNACIONALES DE BOMBEROS DE CHILE | 63

CAPÍTULO VI RELACIONES INTERNACIONALES DE BOMBEROS DE CHILE


64 | CAPÍTULO VI

1. Organización de Bomberos Americanos (OBA) Desde hace más de una década que se viene hablando de la globalización en los diversos ámbitos de la actividad humana, y que hoy se ha concretado en el campo de la integración económica, científica, tecnológica y se avanza fuertemente en lo político. Aunque en muchos sectores se observa con reticencia este proceso integrador y se le critica con y sin fundamento, lo real y concreto es la evidencia de un proceso incuestionable y optimizador. La globalización es una realidad. En el ámbito bomberil existió hace muchos años una organización internacional de la cual la Junta Nacional formó parte, pero que desapareció sin dejar rastro y cuya evaluación de conveniencia no ha sido realizada adecuadamente. En América hace unos cuatro años surgió la idea de formar una entidad que agrupara a las diversas organizaciones de Bomberos, a la que la Junta Nacional en su momento no adhirió, pese a tener fluidos contactos con varias instituciones en particular. El 27 de octubre de 2006 en la ciudad de Montevideo, Uruguay, se constituyó la Organización de Bomberos Americanos (OBA), por parte de la Dirección Nacional de Bomberos de la República del Uruguay, el Cuerpo de Bomberos de la República del Paraguay, el Consejo de Federaciones de Bomberos Voluntarios de la República Argentina, el Cuerpo de Bomberos de Santiago, República de Chile y el Cuerpo de Bomberos Metropolitano de Caracas, República Bolivariana de Venezuela. Los principales objetivos de esta organización son los siguientes: a) Agrupar a las Instituciones de Bomberos de los países americanos, con el fin de establecer y fortalecer sus vínculos.

b) Promover la cooperación bomberil internacional e interregional. c) Estimular la implementación y difusión de procedimientos y métodos en la gerencia de control de riesgos y administración de emergencias y desastres. d) Armonizar los contenidos curriculares de formación de los bomberos, bajo el reconocimiento de normas, procedimientos e instructivos comunes. e) Estandarizar la terminología, normas técnicas y procedimientos operativos en el manejo de incidentes con materiales peligrosos, siguiendo los lineamientos trazados por la Organización de las Naciones Unidas. f) Intercambiar informaciones de las diferentes legislaciones y políticas institucionales utilizadas en la gestión ante sus autoridades públicas y/o privadas, para incrementar los recursos financieros aplicables al funcionamiento y al mejor desarrollo de las actividades de Bomberos. De los 5 miembros originales, la OBA, hoy día se encuentra integrada por 15 organizaciones bomberiles, con la incorporación correspondiente a los siguientes países: Colombia, México, Bolivia, Brasil, Ecuador y Estados Unidos. En estos instantes la OBA se encuentra a la espera de que la Organización de Estados Americanos, acepte su incorporación a ella como organización de la sociedad civil para prestarle asesoría en temas específicos de la actividad bomberil. Es en el contexto señalado y en virtud de lo expuesto que vengo en solicitar a esta Asamblea Nacional se sirva considerar y aprobar la incorporación de la Junta Nacional de Bomberos de Chile a la Organización de Bomberos Americanos (OBA) habida consideración de la importancia de nuestra organización en el concierto internacional ,


RELACIONES INTERNACIONALES DE BOMBEROS DE CHILE | 65

su liderazgo innegable en las acciones y procesos bomberiles de última generación, los objetivos de extensión académica, tecnológica y administrativa y a la necesaria participación y presencia en los organismos globalizados que las actuales circunstancias político estratégicas requieren, permitiendo consecuentemente representar y compartir un modelo de probado éxito y enormes posibilidades de desarrollo. Santiago, 24 de mayo de 2008.2.- Inauguración curso OSOCC En mi condición de Presidente Nacional de Bomberos de Chile, tengo el honor de inaugurar este importante curso OSOCC, que ha sido organizado por la Secretaría de Insarag, de la Oficina de Coordinación para Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas y nuestra Institución. El asumir y materializar este compromiso de organizar el curso, no solo es un privilegio sino que una alta responsabilidad, en que tanto directivos como funcionarios han puesto lo mejor de sí para que estas jornadas resulten exitosas. Nuestro trabajo con INSARAG no es algo reciente, viene desde el año 2000, aún antes de que nuestro país suscribiera el Acuerdo 57/150 de las Naciones Unidas y cobró mayor fuerza a raíz del terremoto del 27 de febrero de 2010 que asoló gran parte de nuestro territorio centro sur. 3.- Puntos focales frente a INSARAG Ante el hecho de que nuestro país debe estar representado ante INSARAG, en coordinación con la Oficina Nacional de Emergencia, del Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI), en Chile se definieron dos puntos focales frente a INSARAG. Uno de ellos es el Punto Focal Político Nacional,

que recae en ONEMI (actualmente esta función recae en la persona del Sr. Camilo Grez Luna) y el otro corresponde al Punto Focal Operativo Nacional en Bomberos de Chile (designando para ello al Sr. Cristóbal Goñi Espíldora). A partir de ello, se ha logrado desarrollar una serie de acciones que han tenido como resultado la implementación de un Sistema Nacional USAR y la incorporación definitiva de nuestro país al concierto regional y mundial. En esta condición ocupa actualmente la Segunda Vicepresidencia de INSARAG para la región de Las Américas, función que nos esforzamos en llevar a cabo con la mayor diligencia, responsabilidad y profesionalismo. 4.- Proceso de acreditación nacional de Grupos USAR Otra de las acciones concretas que se han implementado en nuestro país, es el Proceso de Acreditación Nacional de Grupos USAR, que se inició en marzo de 2011 y que empezó a dar sus primeros frutos durante el segundo semestre del año 2012. Esta tarea, ejecutada por la Academia Nacional de Bomberos de Chile y el Comité Asesor Nacional USAR, consiste en la implementación de un mecanismo de aseguramiento de calidad, que otorgue garantías públicas del cumplimiento de los estándares establecidos por INSARAG, por parte de los Grupos USAR, tanto de origen bomberil como aquellos conformados por otras instituciones. De casi medio centenar de grupos que inicialmente se autodenominaron USAR en todo Chile el año 2010, solo 18 de ellos se han sometido al Proceso de Acreditación Nacional. Hasta el momento solo 6 de ellos corrigieron las observaciones que inicialmente se les efectuaron, quedando constatado en una Auditoría Administrativa. 4 Grupos USAR han sido sometidos posteriormente a una Auditoría Operativa, teniendo a la fecha 3 Grupos USAR


66 | CAPÍTULO VI

acreditados nacionalmente. Esto nos garantiza: l

l

l

l

32 a 43 Rescatistas, autosuficientes para 7 a 10 días de operaciones Equipados de acuerdo a su clasificación como Grupos Livianos o Medianos de Búsqueda y Rescate 6 horas de tiempo de respuesta máximo en punto de partida, para desplazamiento a cualquier parte del país Organización, capacitación y funcionamiento de acuerdo a normas y estándares, cuya referencia está constituida por las Guías y Metodologías INSARAG

5.- Sistema Nacional de Operaciones USAR Todo este trabajo cuenta con el respaldo y parti-

cipación de ONEMI y constituye el insumo básico para otro proceso –de igual envergadura, pero que se desarrolla en forma paralela- denominado Sistema Nacional de Operaciones USAR. Este sistema se basa en la estructuración y organización de un método de trabajo coordinado, que establece directrices respecto de la activación, movilización, operaciones y desmovilización de los Grupos USAR acreditados dentro de nuestro país. Para ello el país se subdivide en cuatro zonas que cuentan con Puntos Focales Zonales y Regionales. Se estima que en un plazo de dos a tres años, al menos uno o dos Grupos USAR estén en condiciones de presentarse al Proceso Internacional de Acreditación INSARAG, incorporándose al concierto internacional que no cuenta con estos grupos en nuestra región.


RELACIONES INTERNACIONALES DE BOMBEROS DE CHILE | 67

6.- Compromiso y actividades desarrolladas por Bomberos de Chile Teniendo presente los antecedentes señalados precedentemente, resulta entonces más fácil comprender que en nuestro país se hayan desarrollado distintas actividades asociadas a estas temáticas y hayan sido organizadas o en las que haya participado Bomberos de Chile. Se pueden destacar algunas actividades como las siguientes: l

l

l

l

l

l

l

l

Participación en el Ejercicio de Nivel Nacional de los Estados Unidos, invitados por ONEMI y convocado por FEMA 2011 Participación en el Grupo de Trabajo de Operaciones de INSARAG a través de un representante nacional, integrante de Bomberos de Chile, señor Sebastián Mocárquer 2011, 2012 y 2013 Organización de Jornada de Sensibilización para la Implementación de Protocolos Interagenciales de Coordinación, convocando a distintas instituciones de nuestro país y con la colaboración de USAID-OFDA 2012 Organización de Jornada de Inducción a la Metodología del OSOCC y el RDC, para las Gerencias de los Grupos USAR 2012 Organización de Curso de Rescate Urbano Avanzado en Florida, USA, 2012 Participación en los Ejercicios Regionales de Simulación de Respuesta a Terremotos del INSARAG, en Costa Rica, México y Perú 2011, 2012 y 2013 Organización de Curso de Sistema de Comando de Incidentes para las Gerencias de los Grupos USAR 2012 y 2013 Participación en la Plataforma Nacional, Plataforma Regional y en la Plataforma Global de

Reducción de Riesgo de Desastres 2012 y 2013 Organización del Ejercicio Nacional de Simulación y Simulacro de Protocolos de Respuesta USAR 2013 Y, finalmente, la organización del Curso Regional OSOCC que hoy, con todo agrado estamos inaugurando con ustedes. Esperamos que las instituciones aquí presentes, tanto las que tienen la responsabilidad de llevar las funciones de Focalías Política y Operativa, así como los órganos del Estado, juntos podamos cumplir satisfactoriamente el compromiso de poder organizar y efectuar un Ejercicio Regional de Simulación de Respuesta a Terremoto del INSARAG el año 2014. Esta actividad de relevancia mundial requiere del trabajo complementario e interinstitucional para garantizar su adecuada implementación. Estamos seguros de que así será. Para una institución esencialmente voluntaria como es Bomberos de Chile, pero con una experiencia de más de 162 años atendiendo las emergencias y desastres en el país, es sumamente grato haber asumido la responsabilidad de organizar este Curso OSOCC, cuyos relatores son personas experimentadas pertenecientes a la red INSARAG. Esperamos una exitosa participación de todos ustedes en los temas a analizar. l

l


68 | CAPÍTULO VII

CAPÍTULO VII ANIVERSARIOS DE CUERPOS DE BOMBEROS


ANIVERSARIOS DE CUERPOS DE BOMBEROS | 69

1.- Centenario Cuerpo de Bomberos de Calama El reloj del tiempo ha avanzado inexorablemente, y es así como casi sin darnos cuenta, en las próximas horas se cumplirán 100 años, desde el instante en que un grupo selecto de vecinos de Calama dieron un paso trascendental en la ciudad y el norte grande de Chile, al fundar el Cuerpo de Bomberos de Calama. En el sufrido norte chileno, que abarcaba grandes extensiones de territorio cubierto en su mayor parte por uno de los desiertos más áridos del mundo, existían algunos pequeños oasis, que permitían el desarrollo de actividades agrícolas que beneficiaban a la población de los pueblos y ciudades del norte. En uno de ellos se encontraba Calama, en el valle del río Loa, que había surgido hacia el año 1800 como pequeño poblado que servía de albergue a las caravanas de comerciantes y ganaderos que se trasladaban desde el Alto Perú, más tarde Bolivia hacia el Puerto de Cobija. Primero bajo dependencia de Bolivia y más tarde de Chile, Calama se va desarrollando y creciendo en población y actividades económicas. Así en la primera década del siglo XX tenía cerca de 2.000 personas, la mayoría de nacionalidad chilena y boliviana, aunque también había austríacos, croatas y españoles. En el plano económico las principales actividades eran el ferrocarril de Antofagasta a Bolivia, la “Ganadera Abaroa” y las primeras prospecciones mineras que con posterioridad darían inicio a los grandes centros mineros de esa zona. En este ambiente, el 4 de junio de 1907, se reúnen destacadas personalidades de la ciudad, entre ellos los señores Andrónico y Juan Abaroa, Juan Aldama, Alfredo Álvarez, Juan Bacovic, Carmelo Caperochipi, Alejandro Cerruti, Marías Cortés, Luis Mayoral , Juan Siglic y José Vallina entre muchos otros, y adoptan la decisión de fundar la

Primera Compañía de Bomberos Voluntarios y con ello el Cuerpo de Bomberos de Calama, eligiendo el siguiente Directorio: Director Andrónico Abaroa, Capitán Alejandro Cerruti, Secretario Carmelo Caperochipi, Tesorero Juan Aldama y Ayudante Juan Siglic. Esta nueva institución tenía por objeto velar por la seguridad y protección de la población ante los riesgos de incendios y otros que pudieran afectarla. Se seguía así ejemplo de otras ciudades del norte grande, como Antofagasta, Tal Tal, Tocopilla, Iquique, que se inspiraron en el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso el cual nació el 30 de junio de 1851, para atender las necesidades de la comunidad ante los más variados riesgos a que se encuentra expuesta y que inicialmente fueron los incendios. El modelo de organización y servicio del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso habría de servir de ejemplo a los habitantes de diversas ciudades y pueblos a lo largo y ancho del país por casi 156 años. Al organizar esta institución sus fundadores pudieron seguir dos diferentes caminos, la creación de una función rentada del bombero o, dejarlo al libre juego de la actividad, abnegación y generosidad de nuestro pueblo. Como bien sabemos, se prefirió este segundo camino, lo cual nos enorgullece hasta el día de hoy, pues con ello hemos logrado no recompensas económicas, sino el cariño y afecto de la colectividad local y nacional. Los comienzos de este Cuerpo, al igual que el de todas las instituciones de este tipo no fue nada fácil, pese a que entre sus integrantes había personas de gran solvencia económica, pero con la noble voluntad de los corazones de sus habitantes, empresarios, comerciantes, empleados, se fue logrando el crecimiento de este naciente Cuerpo, contando en todo instante con el respaldo decidido de sus autoridades locales, en especial de la


70 | CAPÍTULO VII

Municipalidad, lo cual se ha mantenido inalterable en estos cien años de historia. Cabe preguntarse ¿por qué tantos hombres y hoy también mujeres se incorporan a los Cuerpos de Bomberos arriesgando sus vidas sin recibir remuneración ni recompensa alguna? La respuesta la vamos encontrar en aquellos miles de chilenos y extranjeros, que con el corazón bien puesto, tienen un gran sentimiento de humanidad, creen en el ser humano y están dispuestos a ir en su ayuda cuando un incendio u otras emergencias causadas por el hombre o la naturaleza ponen en riesgo su vida o sus bienes. Hoy en día somos testigos como los niños impregnados de estos mismos ideales se incorporan a las Brigadas de Cadetes, a prepararse para cuando alcancen la mayoría de edad, pasen a formar parte de alguna Compañía de Bomberos. Esto demuestra que en lo apacible de nuestros cuarteles, existen personas que nada tienen que ver con aquellos jóvenes que hacen del consumismo o la drogadicción su razón de ser. Como hemos señalado, la exitosa experiencia de los bomberos de Valparaíso y los de esta zona, sirvió de musa inspiradora a aquellos soñadores que el 4 de Junio de 1907 fundaron el Cuerpo de Bomberos de Calama, institución que ha permanecido como una roca inconmovible, ante los oleajes de la desidia, incomprensión y falta de ayuda en algunas épocas y hoy se yergue orgullosa, altiva y siempre dispuesta a servir a la comunidad que la creo hace justamente 100 años. Hasta fines de la década de los años 60 del siglo pasado, cada Cuerpo de Bomberos debía enfrentar sólo la falta de recursos económicos y materiales, sin embargo en esta zona y en otras del país había surgido la idea de agruparse para realizar acciones comunes que les permitieran avanzar de mejor manera. Es así como el 30 de mayo de 1970 se funda la hoy denominada Junta Nacional

de Bomberos de Chile, para coordinar la acción de los diversos Cuerpos de Bomberos, velar por el cumplimiento de las funciones específicas de éstos, cooperando en la solución de sus problemas organizativos y económicos, recomendando las normas que tiendan a su eficiencia y progreso. Lo anterior ha sido vital, pues ya los bomberos no sólo atendemos los incendios de viviendas, sino accidentes vehiculares, emergencias químicas, rescates mineros, emergencias portuarias y muchos otros riesgos que trae consigo el progreso y desarrollo de la humanidad. A esta tarea de han incorporado en las últimas décadas numerosas mujeres, que junto a los varones se han convertido en garantes de la seguridad ciudadana ante este tipo de emergencia. En estos últimos 37 años, todas las instituciones bomberiles del país, manteniendo su independencia y autonomía, pero reunidos en esta entidad nacional, han logrado avances relevantes de todo orden, en especial en la adquisición de carros bombas, y es así como más de 1100 unidades nuevas se han entregado a la casi totalidad de los Cuerpos de Bomberos, sin perjuicio de reasignar unidades usadas a otros Cuerpos que lo requieren. Con la creación hace 19 años de la Academia Nacional de Bomberos, todos los bomberos voluntarios del país tienen una capacitación de primer nivel, al igual que sus congéneres de los países más avanzados, por lo que con propiedad decimos con orgullo que somos los “profesionales de la emergencia” En el día de hoy 307 Cuerpos de Bomberos existentes en el país, reconocen filas en la Junta Nacional y participan activamente en sus niveles provinciales, regionales y nacionales, fortaleciendo de esa manera el servicio bomberil, teniendo todos ellos un excelente nivel de eficiencia en la atención de los servicios. Es en nombre de los 307 Cuerpos de Bombe-


ANIVERSARIOS DE CUERPOS DE BOMBEROS | 71

ros, de sus 35.000 voluntarias y voluntarios y, en especial de su Directorio Nacional, que hoy levanto mi voz en este acto, para rendir un sentido y merecido homenaje al Cuerpo de Bomberos de Calama al cumplir 100 años de ininterrumpido trabajo en beneficio de su comunidad, a sus activos y esforzados Dirigentes, encabezado por su Superintendente, Presidente Regional y Director Nacional Abel Rojas Aguirre, Honorarios, Voluntarios y Cadetes, junto con desearles que sigan por esta misma senda de progreso. Calama, 3 de junio de 2007.-

2.- Sesquicentenario Cuerpo de Bomberos de Puerto Montt De la Asociación Alemana de Bomberos al Cuerpo de Bomberos de Melipulli - Puerto Montt (1865 – 2015) En nombre propio y del Directorio Nacional y de la totalidad de los Cuerpos de Bomberos de Chile, vengo a saludar a cada uno de los Oficiales, Voluntarias, Voluntarios y personal rentado del Cuerpo de Bomberos de Puerto Montt en su Sesquicentenario. Ciento cincuenta años de fructífera existencia al servicio de la comunidad. Un robusto Cuerpo, cimentado en la herencia alemana, reconocida por su solidez emprendedora y el empuje de sus descendientes chilenos que ha dado lugar a que cuente hoy con 9 Compañías, todas muy bien equipadas y con voluntarios perfectamente entrenados. Toda una gestión exitosa de sus dirigentes y del cuidado de los voluntarios por sus máquinas, como lo hicieron los colonos que creaban, cuidaban y desarrollaban los materiales. A los años 12 años de la fundación de la ciudad siendo presidente de la nación don Manuel Montt, a raíz de siniestros ocurridos y la fuerza creado-

ra de sus habitantes, concibió la creación de este Cuerpo de Bomberos que desde entonces y de manera progresiva, ha ido perfeccionando tanto a su gente como a su material. La historia local pertenece al Cuerpo de Bomberos y a sus habitantes. No obstante es digno de destacar que a nivel país es la cuarta institución de voluntarios en fundarse en la carrera de vida del bomberismo nacional. A través del tiempo, esta señera institución ha sido espejo y modelo para numerosos Cuerpos que se fundaron posteriormente. Varias Compañías de Bomberos, en distintas ciudades, deben su existencia y organización a la decisión de las agrupaciones de alemanes. Creativos y perseverantes por excelencia, partiendo con un proyecto, una idea de acción solidaria para proteger viviendas vecinas con trabajo, esfuerzo, constancia y disciplina, ideas constitutivas de los más nobles valores, como son el respeto y el cuidado por la persona humana, en el caso de los vecinos de esta ciudad, antaño con casas de madera de alerce, amplias y convenientemente protegidas de las inclemencias del tiempo, pero el fuego, residente en el interior de las mismas, para la cocina a leña que servía para entibiar la casa completa, a veces se descontrolaba, provocaba las tragedias y se perdía el esfuerzo de muchos años. Por eso es de manifestar gratitud por los que fueron los caballeros del fuego, gladiadores que luchaban con precaria ropa y materiales, y que hoy los vemos convertidos en voluntarios, profesionales de las emergencias, con equipamiento y materiales de última generación. Siempre es motivo de pregunta ¿cuál es la razón de personas que viviendo en regiones tan distantes adopten idéntico espíritu de servicio para cuidar sus pueblos o ciudades en forma voluntaria? La respuesta es un acendrado espíritu de solidaridad tan característico en nuestro país, de


72 | CAPÍTULO VII

personas que ayudan, trabajan con denuedo para levantar una y otra vez sus casas destruidas por las inclemencias de la naturaleza. Es el espíritu de resiliencia tan propio de los chilenos, jamás derrotados por la adversidad, negándose a dejar su tierra, porfiando por quedarse en su espacio y con los dientes apretados reponiendo lo perdido. Este espíritu solidario, potenciado formidablemente por lo que nuestros colonos hicieron, dieron lugar a una ciudad pujante y hermosa, con parajes de maravilla, destino seguro de visitantes chilenos y extranjeros que vienen a disfrutar de la hospitalidad de su gente, reconocida en todo el país. El Cuerpo de Bomberos, integrado por esta misma gente, también muestra su temple, disciplina y sentido de pertenencia. Haciendo honor a sus antecesores y aún de sus fundadores, con esfuerzo y trabajo ha logrado crecer hasta verlo ahora maduro, sólido con 150 años de ininterrumpidos servicios. ¡Qué satisfacción deben sentir de haber cumplido una y otra vez con su cometido a través de toda su existencia! Dentro de este marco, quisiera rendir un homenaje a todos quienes han hecho posible la existencia y crecimiento de este Cuerpo de Bomberos, un fraternal saludo a los Voluntarios Insignes y Honorarios y a todos quienes mantienen vivo el espíritu bomberil. Un especial saludo al señor Superintendente, a su Directorio General, Oficiales y Voluntarios todos. Solo cuatro Cuerpos de Bomberos han alcanzado su Sesquicentenario; entre ellos el de Puerto Montt. ¡Honor y gloria por este aniversario! Pero en esta especial ocasión la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, cumple con la tradición de condecorar el Estandarte de esta noble institución que celebra orgullosa su Sesquicentenario con la medalla “Servicios Distinguidos” y como se trata de un cumpleaños tan significativo, el Directorio Nacional acordó entregar la suma de

$50.000.000 a fin de que pueda materializar algunos de sus proyectos. Puerto Montt, 19 de junio de 2015.3.- Sesquicentenario Cuerpo de Bomberos de Osorno “150 años en el tiempo… no solo significa haber deshojado 150 almanaques, además significa Vida, significa Movimiento y si perduró 150 años, esa movilización además significó Avanzar… siempre avanzar” (Autor anónimo) La ciudad de Osorno se encuentra de fiesta, las más antigua, prestigiosa y querida de sus instituciones cumple hoy Ciento cincuenta años al servicio de sus habitantes y de ciudades vecinas, se trata del Cuerpo de Bomberos de Osorno, el que fue fundado en un día como hoy, el 27 de febrero de 1865. La hoy hermosa y progresista ciudad de Osorno fue fundada por don García Hurtado de Mendoza el 27 de marzo de 1558, en el actual emplazamiento ubicado a las orillas del río Las Canoas, actual Rahue, rodeada de bosques impenetrables que luego fueron cortados para dejar el descubierto una enorme superficie de tierra propicia para la agricultura y crianza de ganado, poblándose inicialmente por 50 vecinos, aunque en sus alrededores vivía una numerosa población indígena, al igual como ocurrió con otras ciudades fundadas por los españoles, fue destruida en varias oportunidades, refundándose en la misma ubicación, en base a las ruinas encontradas. Su última refundación y consiguiente repoblación fue el 20 de septiembre de 1792, la cual impulsó con gran decisión don Ambrosio O’Higgins, primero como gobernador y luego con virrey del Perú. Las primeras actividades productivas estuvieron orientadas a la agricultura, principalmente


ANIVERSARIOS DE CUERPOS DE BOMBEROS | 73

dedicado a la siembra de trigo, al que luego siguió la ganadería. Sin embargo estas labores tuvieron innumerables dificultades, pese al estímulo empleado para desarrollarlas, como entrega de tierras e implementos para trabajarlas. Con la repoblación de Osorno se logró la recuperación de la parte sur del territorio nacional, lo que permitió la conexión con Valdivia y Chiloé. Sin embargo en años posteriores no se observó un gran progreso por las luchas de la independencia. Sólo después de 1850, el Estado de Chile, en los gobiernos de Manuel Bulnes y Manuel Montt, retoma el incentivo de la economía de la ciudad, con la colonización alemana, todo lo cual le fue dando un mayor desarrollo no sólo en la agricultura y ganadería sino también en el comercio. La ciudad de Osorno el año 1865 no superaba los 2.000 habitantes, pero se veía el crecimiento del radio urbano con la construcción de viviendas y bodegas, cuyo material era fundamentalmente de madera, a raíz de lo cual era frecuente que las casas resultaran totalmente destruidas por los incendios debido a su calefacción a leña, habida consideración que no existían personas destinadas a combatir el fuego, siendo uno de los más impactantes el ocurrido el 13 de enero de 1864 y que afectó a la Gobernación, la Municipalidad y otros servicios públicos. Sin embargo un hecho providencial permitió la constitución de una institución destinada a actuar frente a este tipo de emergencia. En efecto, en el mes de diciembre de 1864 asume como Gobernador don Adolfo de la Cruz, quién de inmediato se dio a la tarea de reorganizar el servicio público que debía dirigir con la escasa documentación que se había salvado del incendio. Tenía pleno conocimiento de la fundación del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso y de Santiago, por lo que estimó que era posible constituir una institución semejante en Osorno para enfrentar

este tipo de emergencias. Se puso en contacto con los vecinos más destacados a quienes transmitió su preocupación, los que compartieron esta idea y constituyeron un Junta o Comité Provisorio en el mes de marzo de 1865, y en el que participaron los señores Francisco Geisse, Gedeón Schwarzenberg, Francisco Herguth, Presbítero Antonio Barrientos, Ernesto Ewertz, Justo H. Geisse, Francisco Lorca. Guillermo Schiele, Saturnino Barril y Ramón Galo García. Actuaron como Presidente el propio Gobernador y como Secretario Saturnino Barril. Resultaron elegidos como Presidente y Secretario don Francisco Geisse y Saturnino Barril respectivamente. Este Comité Provisional trabajó intensamente y tuvo en consideración los Estatutos de los Cuerpos de Bomberos de Santiago y el de Melipulli llamado posteriormente Puerto Montt, de reciente creación. Luego de analizar ambos documentos redactaron el que sería el de Osorno y mediante una citación colocada en la entrada de la Gobernación, invitaron para el día 27 de agosto de 1865 a la una de la tarde en el salón de la Escuela de don Juan F. Muñoz a aprobar el estatuto o reglamento y de esa manera fundar el Cuerpo de Bomberos. A la convocatoria asistieron 58 personas, 21 de ellos de nacionalidad chilena y 37 alemanes, quienes decidieron fundar esta nueva organización, aprobaron los Estatutos y procedieron a elegir las autoridades del Cuerpo de Bomberos de Osorno, que quedó conformado de la siguiente manera: Director Comandante (cargo honorífico): Gobernador Adolfo de la Cruz Capitán: Francisco Geisse Reinolds Secretario Ayudante: Saturnino Barril Tesorero: Gedeón Schwarzenberg Schroeder Teniente Sección Chilena: Ramón Galo García Pérez Teniente Sección Alemana: Jorge Aubel


74 | CAPÍTULO VII

Más adelante la Sección Chilena pasó a denominarse Primera Compañía y la Sección Alemana Segunda Compañía, procediéndose a comprar la implementación necesaria para combatir los incendios, así como los uniformes de rigor. De esta manera comienza la historia del Cuerpo de Bomberos de Osorno, la cual no estuvo exenta de problemas y dificultades, pero que con decisión y valentía supieron superar, por cuanto desde sus inicios los voluntarios y directivos estuvieron y están imbuidos en los altos valores éticos y morales que inspiran a toda la institucionalidad bomberil nacional. Al celebrar el 27 de agosto de 1965 su primer centenario, contaba con siete Compañías muy bien estructuradas, con un parque vehicular moderno, buen equipamiento para el servicio y voluntarios, por cuanto siempre ha contado con el respaldo de las autoridades locales, las cuales en su mayoría han formado parte de la institución, y, fundamentalmente del apoyo y colaboración irrestricta de sus vecinos. El Directorio que presidió las actividades celebratorias estaba constituido de la siguiente manera: Superintendente: Rodolfo Phoels Kirsten Vice Superintendente: José María Gómez Hernández Comandante: Carlos Alt Winter Segundo Comandante: Ernesto Salgado Rivera Tercer Comandante: Alberto Lobos Sotomayor Secretario General: Luis Alfredo Flores Cárdenas Tesorero General: Julio Gómez Montecinos Si bien al cumplir un siglo de fructífera existencia el Cuerpo de Bomberos de Osorno estaba sólidamente estructurado, sus directivos ya avizoraban nuevos desafíos producto de la modernidad y el desarrollo y progreso de la ciudad, por lo que la institución se proyectó en el tiempo a fin de enfrentarlos y llegar al siglo XXI mejor preparado. Sus dirigentes con

gran responsabilidad y dedicación pusieron sus mejores esfuerzos para colocarse a las alturas de todo ello. Ahora cuando llevamos década y media del nuevo siglo podemos observar con orgullo el alto nivel de profesionalismo de sus integrantes, que se refleja en las nuevas especialidades, modernos y confortables cuarteles de sus ocho Compañías, vehículos de última generación, así como una capacitación y entrenamiento constante y permanentes que dan cuenta de la calidad de sus voluntarios y visión futurista de sus directivos, a lo que se agrega su gran espíritu solidario y fraternal que se refleja en el aporte de ayuda y experiencia a otros Cuerpos de Bomberos de la provincia y región. En este siglo y medio de trabajo generoso, voluntario y desinteresado, la institución se ha ganado un lugar destacado en el corazón de la ciudad, de sus habitantes y en la sociedad osornina, al ser la institución más antigua, junto al Colegio AlemánSu gente reconoce y valora la labor abnegada que cumplen los antiguos “Caballeros del Fuego”, hoy “Profesionales de la Emergencia”. Los apellidos de los fundadores y primeros voluntarios todavía los encontramos entre algunos de sus voluntarios y ello es una muestra clara que supieron orientar a sus hijos, nietos y descendientes en la vocación y decisión de servir a quienes sufren una emergencia, tendiéndoles una mano fraterna de ayuda en los momentos de aflicción. A nivel regional y nacional el Cuerpo de Bomberos de Osorno ocupa un lugar de privilegio, por su excelente organización, buen equipamiento, excelencia de sus voluntarios, así como por contar con dirigentes serios, responsables y comprometidos. Estimo pertinente señalar en esta magna ocasión que a fines de la década de los años 60 del siglo pasado, el Cuerpo de Bomberos de Osorno ayuda a la constitución del Consejo Provincial de Cuerpos de Bomberos y también a la fundación el 30 de junio de 1970 de la Junta Coordinadora Nacional de


ANIVERSARIOS DE CUERPOS DE BOMBEROS | 75

Cuerpos de Bomberos, como signo de unidad de los bomberos del país y de organismo que debía trabajar para ser un auténtico interlocutor ante las autoridades nacionales en la búsqueda de recursos para un mejor funcionamiento institucional. Pero no solo se quedó en aquello, sino que aportó a dos de sus más esclarecidos voluntarios para contribuir en este espíritu unitario. En efecto, el bombero Carlos Alt Winter fue elegido sucesivamente entre 1975 y 1996 para ocupar diversos cargos en el Directorio Nacional, entre ellos como Pro Secretario, Director, Secretario, Tesorero y Vicepresidente Nacional, renunciando el año 1998 por problemas de salud, funciones todas que desempeñó con singular brillo por más de 20 años, razón por la cual en la Asamblea Nacional de 1994 se le nombró como Director Honorario por sus “innegables merecimientos morales y bomberiles”, luego en la Asamblea de 1996 se le entrega el “Pergamino de Honor” en mérito a sus años de desinteresado servicio al bomberismo nacional. Por último, el 19 de junio de 2001 el Directorio Nacional acuerda otorgarle en forma póstuma la distinción “Una Vida de Servicio”, en razón de su dilatada y sobresaliente trayectoria en la institución. El voluntario Rafael Kauak Aleuanlli, de larga y fructífera trayectoria de más de 50 años en el Cuerpo de Bomberos de Osorno, de los cuales 34 se ha desempeñado como su Superintendente, además ha sido dirigente provincial y regional de bomberos y en el período 1990-1992 fue elegido Director Nacional y desde el 2007 a la fecha integra el Tribunal de Honor de Bomberos de Chile y del cual es su Presidente. Además recibió en la Asamblea del año 2009 la distinción “Bomberos de Chile”, por sus importantes servicios entregados a todos los bomberos del país. El ejemplo de fecundo y fructífero trabajo de don Carlos Alt y Rafael Kauak, es una prueba palpable de voluntarios del Cuerpo de Bomberos de

Osorno, que han entendido que ser bombero no es fuente de pasatiempo sino de un activo trabajo por parte de hombres con un alto espíritu de servicio público y que he creído conveniente destacar en esta celebración, para que sirva de ejemplo a las nuevas generaciones. La Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile como ente aglutinador de todos los bomberos del país, se une a la celebración de este siglo y medio de servicio a la ciudad de Osorno, siendo el infrascrito el portador de los saludos más fraternos a todos sus integrantes, en especial a los Voluntarios Insignes y Honorarios, al señor Superintendente, Directorio General, Oficiales Generales y de Compañías, así como a sus voluntarios, cadetes y familiares, que constituyen un solo todo que vibra al servir con abnegación, entrega y disciplina a su comunidad, sin escatimar ningún tipo de sacrificio para ello. Solo cinco Cuerpos de Bomberos han alcanzado su Sesquicentenario y el quinto es precisamente el de Osorno. ¡Honor y Gloria y gloria por este aniversario! Para esta especial ocasión la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos cumple con la tradición de condecorar el Estandarte de esta noble institución que celebra orgullosa su Sesquicentenario con la medalla “Servicios Distinguidos” y, como se trata de un cumpleaños tan significativo, su Directorio Nacional acordó entregar la suma de $ 50.000.000.-, a fin de que pueda materializar su proyecto de adquisición de tres nuevos carros bomba, valor que hago entrega en esta oportunidad. Este monto unido al que entrega la I. Municipalidad de esta ciudad hace la simbólica suma de $ 150.000.000.-, que coincide con los 150 años de su fundación. Feliz sesquicentenario Cuerpo de Bomberos de Osorno Osorno, 27 de agosto de 2015.-


76 | CAPÍTULO VII

4.- Aniversario del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso N° 160 En una fría tarde de invierno, el 30 de junio de 1851 nace en el puerto de Valparaíso una institución señera en el país por la solidez de sus principios, por sus fuertes valores éticos y morales, cuyo fin era ayudar a la comunidad cuando ésta se veía afectada por los incendios destructores que arrasaban manzanas enteras en el puerto principal. Hacia mediados del siglo XIX nace el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, que al igual que las llamas que se extiende por doquier, sirven de ejemplo inspirador a los habitantes de Ancud, Santiago y otras ciudades del país para fundar sus respectivos Cuerpos de Bomberos. Los más preclaros personajes de Valparaíso cuando decidieron dar vida a la más antigua institución de servicio, entre los que se encontraban personas de diversas nacionalidades tuvieron que optar entre contar con bomberos remunerados, como ocurría en otras latitudes o seguir el noble impulso de sus corazones. Por decisión unánime se decidió que quienes integraran sus filas y concurrieran a ayudar a la comunidad, iban a entregar su servicio en forma totalmente voluntaria y así ha sido hasta el día de hoy. Al conmemorarse este 30 de junio, 160 años de una entrega totalmente voluntaria y desinteresada a todos los habitantes de Chile, existen 312 Cuerpos de Bomberos y 1100 compañías distribuidas a lo largo y ancho del país, de mar a cordillera, además del territorio insular, como Isla de Pascua, Isla de Chiloé, Tierra del Fuego, e integrada por 38.000 voluntarios, de los cuales 4.100 son mujeres. Los hombres que integraron el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso y los que continúan hasta hoy en todo el territorio nacional, fueron y son hombres, ahora también mujeres, provenientes de

diversos sectores de la sociedad, que desempeñan las actividades más variadas, los más diversos pensamientos políticos, filosóficos y religiosos y que se unen a una institución de servicio público, con el objeto de entregar su colaboración a la comunidad cuando ésta vea afectada la vida y bienes de sus habitantes, por un incendio o cualquier otro tipo de emergencia, optando por hacerlo de manera totalmente voluntaria. Muchas son las instituciones que surgen permanentemente en el país, pero son pocas las que pueden perdurar en el tiempo y entre ellas se cuentan los Cuerpos de Bomberos, lo cual se debe a los valores y principios que los orientan. Nuestra institución se inspira en lo más sublime del humanismo, toda vez que los Cuerpos de Bomberos al organizarse lo hacen para defender la vida y bienes de los integrantes de la comunidad, comprometiéndose sus integrantes a ofrendar sus propias vidas en el cumplimiento del deber libremente asumido. Ingresar al mundo de los Bomberos Voluntarios de Chile tiene de voluntario solo eso, la intención de pertenecer. Lo demás es una permanente responsabilidad y obligación moral. Ser bombero voluntario de Chile es incorporarse y regalarse una vida de humanismo pleno, digna de ser vivida, que se impregna de valores e ideales superiores, hoy tan necesarios en un entorno que se rinde sin condiciones ante los cantos de sirena sociales que prometen un mundo de fantasía. Pero la acción que realiza la institución bomberil tiene además un valor que la hace trascender en la sociedad, y es la solidaridad con aquellas personas que sufren una emergencia y que necesitan de una mano fraterna que se tienda para ir en su ayuda. Este valor se encuentra muy arraigado en cada uno de nuestros integrantes y se demuestra en todas las actuaciones de la vida cotidiana. Es muy difícil pensar noblemente cuando no se piensa más que para vivir.


ANIVERSARIOS DE CUERPOS DE BOMBEROS | 77

Sin perjuicio de lo anterior, hay otro elemento que la ha acompañado desde su origen en 1851 y es la tolerancia, la cual permite que en sus filas se incorporen personas de los más variados pensamientos políticos, filosóficos y religiosos, sólo unidos en el ideal de servir. Sin renunciar a sus legítimas posiciones, las inquietudes políticas o religiosas deben ejercerse en el partido o la iglesia respectiva, pero dentro de la institución este tipo de discusiones no debe realizarse, sino sólo se debe estar preocupado en cómo atender de la mejor manera a la comunidad cuando ésta se vea afectada por un siniestro o emergencia. Sin lugar a dudas otro valor y elemento que la caracteriza y hace que los Bomberos de Chile se diferencien con los de otras latitudes, es que sus miembros entreguen su servicio a la comunidad en forma totalmente voluntaria y sin esperar ningún tipo de recompensa, sino sólo la satisfacción del deber cumplido. Un Bombero Voluntario de Chile es mucho más que una definición teórica. Son las mujeres y hombres que día a día, durante todos los días realizan su arriesgado trabajo como debe hacerse, muy bien, muy profesional, sin esperar remuneración, condecoraciones ni medallas por eso. Siempre es más valioso tener el respeto y la admiración de las personas que el pago por un servicio. Bomberos de Chile es la organización del voluntariado más antigua del país y ha servido de modelo y ejemplo para otros países. La comunidad local y nacional así como sus autoridades en estos 160 años de existencia de los Bomberos Voluntarios en Chile, ha sido testigo del trabajo esforzado y de excelente calidad de cada uno de sus integrantes, como quedó de manifiesto en el sismo y tsunami que afectó a seis regiones del país el 27 de febrero de 2010, ocasión en que antes de 10 minutos de ocurrido, movilizó a 17.000 voluntarios que fueron en ayuda de los

habitantes de las ciudades y pueblos afectados por uno de los más violentes movimientos telúricos que han sacudido a la humanidad, lo cual se reflejó en diversas encuestas que le dieron el primer, y que mereció el reconocimiento unánime de la población. La comunidad de nuestro país debe tener la seguridad que ante cualquier desastre o emergencia, va a contar con sus bomberos voluntarios, siempre dispuestos a ir en su ayuda. 5. Homenaje a Bomberos de Chile en Sede del Congreso Nacional En la mañana de hoy llegamos a la Sede del Congreso Nacional, emplazado en el principal puerto del país, para rendir un justo y merecido homenaje al Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, que fue fundado el 30 de junio de 1851 y que en días pasados celebró 160 años de fructífera existencia al servicio de la comunidad de esta ciudad-puerto, patrimonio de la humanidad. Pero este Cuerpo de Bomberos no sólo ha ayudado a Valparaíso y sus alrededores, sino que se convirtió en un ejemplo señero que fue seguido en las ciudades de Ancud en 1856, Santiago en 1862 y diversas otras que en años posteriores también contribuyeran a fundar sus respectivos Cuerpos de Bomberos, hasta alcanzar en el día de hoy 312 instituciones bomberiles que sirven a todos los habitantes de nuestra larga y angosta franja, y que cuentan con 1.100 Compañías y numerosas brigadas, que reúnen a 38.000 voluntarios, de los cuales 4.100 son mujeres. Con el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso el 30 de junio de 1851 nacen los bomberos voluntarios en Chile, por lo que con legítimo orgullo conmemoramos ambos acontecimientos. Hacia mediados del siglo XIX la sociedad chilena era extremadamente conservadora por la


78 | CAPÍTULO VII

fuerte influencia del pensamiento religioso imperante, además de un régimen político de características similares. Valparaíso por aquella época se había constituido en uno de los principales puertos del Pacífico, con una gran prosperidad económica de la banca y el comercio exterior, a raíz de lo cual contaba con un grupo significativo de colonias extranjeras, como alemanas, francesas, inglesas, norteamericanas, entre muchas otras donde la mayoría de sus integrantes profesaban la religión protestante, luterana, anglicana o bien eran librepensadores, que por aquella época fundan en esta ciudad las primeras logias masónicas. Los incendios que afectaban a Valparaíso destruían manzanas completas, que afectaban no sólo viviendas, sino establecimientos comerciales y bodegas, por lo que la comunidad, especialmente los representantes de las empresas extranjeras, de bancos y compañías de seguros comienzan a liderar la creación de una organización que se preocupara de enfrentar estos incendios. Así nace el 30 de junio de 1851 la Asociación Contra Incendios, que luego pasó a denominarse Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, con la finalidad de atender los incendios en forma totalmente voluntaria. Con lo anterior se da una particular situación con el nacimiento de los bomberos en la América del Sur, que surgen justamente en las ciudades puertos que era los lugares a donde llegaron los barcos, primero los descubridores, luego los conquistadores y finalmente el comercio y el transporte hasta las primeras décadas del siglo XX. Es así como el 17 de agosto de 1835 se funda el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil en Ecuador, que el pasado año cumplió 175 años, Valparaíso en Chile en 1851, el segundo más antiguo de América, Unión Chalaca de Callao en Perú en 5 de diciembre de 1860 y el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de La Boca, Buenos Aires, Argentina, el 2 de junio de 1884.

Desde la creación del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, nuestra institución se ha fundado en sólidos valores éticos y morales, que se arraigaron fuertemente en todos los voluntarios que han pasado por sus filas, lo cual ha permitido mantener inalterable su existencia por dieciséis décadas, e incluso más, que su ejemplo se irradie a otros países. El principal pilar en que se fundan los bomberos voluntarios es su alto espíritu y amor hacia la humanidad, es decir, comprometer su voluntad para ir en ayuda de personas a quienes ni siquiera se conoce, pero que cuando enfrentan una emergencia requiere de la colaboración de terceros. Estos son los profesionales de la emergencia que acuden de inmediato en socorro de quién precisa de ayuda cuando se encuentra en peligro su vida o sus bienes, tendiendo así una mano fraterna a los integrantes de la comunidad que la necesitan. Otro de los valores que desde siempre acompaña a los bomberos chilenos es su carácter de institución voluntaria, es decir, que sus integrantes se incorporan a ella motivados exclusivamente por su vocación de servicio desinteresado, sin remuneración o sueldo, y cada vez que se ha planteado que la función sea remunerada, ha encontrado el más absoluto rechazo de todos sus voluntarios. La tolerancia es otro de los atributos de esta singular organización y ello implica la prescindencia de actividades políticas y religiosas en el interior de la misma, pues ellas de una u otra manera interfieren en una sana convivencia y que se aprecia en el respeto que sus miembros tienen por aquellos de sus integrantes o de la comunidad a la que presta sus servicios, por sus más variadas posiciones políticas o religiosas. Con orgullo se dice que la institución bomberil es esencialmente democrática, por cuanto sus autoridades son elegidas por los miembros que la integran, permanecen en sus cargos mientras cuen-


ANIVERSARIOS DE CUERPOS DE BOMBEROS | 79

tan con su confianza. Así, un voluntario puede un año ocupar el cargo más elevado y al año siguiente ser uno más de sus miembros. Además no se reconocen posiciones sociales o de fortuna entre sus integrantes, sino sólo su capacidad y preparación para enfrentar las emergencias. Por ello siempre señalamos que los Cuerpos de Bomberos son reales escuelas de civismo en que se vive y practica la democracia. Otros valores que es conveniente destacar, son la responsabilidad, la seriedad, probidad y la capacidad de sus miembros. Quizás la mejor descripción de los Cuerpos de Bomberos es la realizada por ese insigne hombre público, don Enrique Mac-Iver, quien siendo Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago, en 1888 señaló “Aquí se juntan para el trabajo y el sacrificio, sin más aliciente que el de cumplir un deber, hombres de todas las razas, de todas las lenguas y de todas las patrias; demostrando con esto que por sobre las fronteras políticas extiende esta institución de Bomberos la cadena de oro de la fraternidad universal” y concluye “Sí, un Cuerpo de Bomberos es una Escuela. En este pequeño estado, donde todos son iguales ante el derecho y donde se respeta el derecho de todos, como el niño que aprende la geografía de la tierra en un diminuto globo, aprende el Bombero a obedecer o a mandar, a deliberar y a juzgar; disciplina el espíritu en el ejercicio de su iniciativa, de su derecho, de su deber; aprende en una palabra, a gobernar, a ser ciudadano de un pueblo libre”. Habiendo transcurrido más de 120 años desde que Enrique Mac-Iver hiciera tan lúcida como profunda definición de los bomberos, sus conceptos se encuentran plenamente vigentes. Durante gran parte del siglo pasado no sólo los incendios fueron motivo de nuestra especial preocupación, pues el avance de la ciencia y la técnica junto con permitir un mayor confort y bienestar a la sociedad fue creando otros riesgos

que bomberos ha debido atender, así a los desastres o emergencias generadas por la naturaleza o la mano del ser humano se han agregado los incendios en altura, incendios forestales, rescate vehicular, rescate urbano, accidentes e incidentes con materiales peligrosos, entre muchos otros. Con el objeto de poder optimizar la atención de los riesgos antes señalados, así como procurar recursos para los Cuerpos de Bomberos, coordinar la acción de éstos, representarlos ante las autoridades de Gobierno y Parlamentarias, los mismos Cuerpos de Bomberos crean en mayo de 1970 una organización denominada Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, que en sus 41 años de existencia no sólo se ha preocupado de dotar de carros bomba nuevos a todos los Cuerpos del país, así como de la implementación necesaria para el servicio, entre ellos equipos de protección personal, y la creación de la Academia Nacional de Bomberos destinada a entrenar y capacitar a los bomberos voluntarios a fin de enfrentar debidamente capacitados las diversas emergencias que estos deben atender. Por ello ya no hablamos de los “Caballeros del Fuego”, sino de los “Profesionales de la Emergencia”. Cabe preguntarse ¿Cuál es el futuro de los Bomberos en el siglo XXI? Así como ocurrió en las últimas décadas del pasado siglo, estamos conscientes del enorme avance de la ciencia y tecnología, todo lo cual tiende a lograr mejores niveles de vida para los habitantes del tercer milenio. Sin embargo todos estos adelantos incorporan elementos químicos o peligrosos, que en numerosas ocasiones, por situaciones variadas escapan del manejo adecuado y se transforman en catástrofes no sólo por las pérdidas económicas en las industrias, sino por las vidas que se pierden y por el daño medioambiental que causan. Asimismo la construcción de enormes y hermosos edificios que se elevan orgu-


80 | CAPÍTULO VII

llosos como una demostración del genio humano y de los recursos económicos, también tienen el riesgo de ser afectados por alguna emergencia y, cuando ello ocurre, pese a los esfuerzos de los bomberos, reina el caos y la destrucción. Para enfrentar estos riesgos debe actuarse en el campo de la prevención y elaboración de normas de seguridad, así como en la preparación adecuada de nuestros voluntarios y la dotación de los elementos adecuados para su protección. Cada uno de nuestros voluntarios deberá acrecentar sus conocimientos conforme a las exigencias de los nuevos y más sofisticados riesgos que deban enfrentarse y así, trabajando con gran celo, fervor y constancia, puedan seguir sirviendo como “profesionales de la emergencia”. Creo propicia la ocasión para rendir un justo homenaje a aquellos de nuestros camaradas que cayeron en el cumplimiento del deber libremente asumido. Han sido 291 voluntarios entre los que se cuenta el primero, Teniente Eduardo Farley, fallecido el 13 de noviembre de 1858, que formó parte de la Décima Compañía del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, los 37 mártires de este mismo Cuerpo fallecidos en la explosión del Año Nuevo de 1953 y el último, voluntario Roberto Carlos Aguilar Pavez del Cuerpo de Bomberos de Las Cabras, caído en un incendio forestal de esa comuna el 9 de diciembre de 2010. Todos ellos merecen nuestro respeto y admiración. Ante el hecho de que esta celebración por los 160 años del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso y con ello la presencia por 160 años de los bomberos voluntarios en Chile, se realiza en la sede del Congreso Nacional, deseo formular una solicitud a los Honorables Diputados y Senadores, para aprobar en el curso de los próximos meses, el proyecto de Ley Marco de Bomberos de Chile, que es un cuerpo jurídico especial para una institución que es orgullo nacional e internacional, no sólo por el

servicio que entrega al país, sino porque además se ha ganado el cariño y afecto de las autoridades y de la ciudadanía, por la noble labor que realizan en beneficio de ésta. Agradezco muy sinceramente la presencia de los máximos dirigentes de los hermanos bomberos de Argentina, Perú y Ecuador, así como del señor Intendente Regional en representación de S.E. el Presidente de la República, de los señores Presidentes del Senado y la Cámara de Diputados, de los parlamentarios, autoridades civiles, militares y de orden, autoridades religiosas y filosóficas, directivos de los Cuerpos de Bomberos, invitados especiales y de todos los asistentes que le dan un brillo especial a esta celebración. Valparaíso, 10 de julio de 2011.-


HOMENAJE A BOMBEROS | 81

CAPÍTULO VIII HOMENAJE A BOMBEROS


82 | CAPÍTULO VIII

1. Bomberos Mártires. Eduardo Farley, primer mártir de bomberos A mediados del siglo XIX, Valparaíso era el centro comercial y económico del país y, además el principal puerto del Pacífico. Como ciudad emergente y en pleno desarrollo y crecimiento, no se encontraba exenta de los incendios, los cuales afectaban no sólo varias viviendas, sino numerosas manzanas. Esta desagradable experiencia, fue la que motivó a vecinos y autoridades a organizar el Cuerpo de Bomberos, que se consolida como el primero en el país el 30 de junio de 1851. Este ejemplo fue seguido posteriormente en Ancud, Santiago, Puerto Montt y numerosas otras ciudades hasta alcanzar los actuales 307 Cuerpos de Bomberos a lo largo y ancho del país, incluidos los territorios insulares Habían transcurrido poco más de 7 años de la fundación de este Cuerpo de Bomberos, cuando el 13 de noviembre de 1858, la alarma indica como sitio afectado por un incendio una vivienda del Pasaje Waddington, que por la fuerza del viento se extendió a otros sectores hasta alcanzar la Fábrica de Muebles “Americana”, ubicada entre la calle del Cabo, hoy Esmeralda y la Plaza del Orden, hoy Anibal Pinto. A este lugar se trasladan los noveles bomberos voluntarios, entre ellos el Teniente 3° Eduardo Farley, perteneciente a la Primera Compañía de Hachas, Ganchos y Escaleras, hoy Décima Compañía, quién cae de una altura considerable, a raíz de lo cual sufre un fuerte golpe en el cráneo y en la columna vertebral, resultando con lesiones de gravedad que le causaron la muerte. En esa trágica ocasión el Teniente Farley ofrenda su vida en beneficio de la comunidad a la que había jurado defender, transformándose en el primer mártir del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso y con ello de Bomberos de Chile. Se cumplen hoy 150 años de este heroico acto que elevó a la inmortalidad a este Bombero voluntario y que lo

hace encabezar la larga lista de mártires de este Cuerpo que llega hoy a 75 y a 289 en todo el país Esta lamentable tragedia es una demostración elocuente de cómo la vida vence a la muerte, por cuanto el espíritu de los bomberos lejos de amilanarse, de decaer, se levanta fuerte y vigoroso y con renovados bríos para seguir entregando un servicio profesional, eficiente y dedicado ya no sólo ante los incendios, fuente originaria de la creación de bomberos, sino de todos los riesgos que ha ido asumiendo en sus 157 años de existencia. Hoy como ayer los bomberos rendimos un cálido y fraternal homenaje a aquellos de nuestros camaradas que han caído en el cumplimiento del deber libremente adquirido. En esta ocasión lo hacemos con el mayor respeto y admiración al Teniente 3° Eduardo Farley, cuyas formas físicas después de 150 años ya no existen, pero nos queda el recuerdo de su acción altruista en beneficio de la comunidad y el ejemplo de su obra de servicio a la comunidad, aunque para ello deba entregar su propia vida. Su ejemplo nos permite trascender por sobre las veleidades mundanas y constituir un generoso ejemplo de sublime amor al prójimo. En nombre de todos los bomberos de Chile y del Directorio Nacional, junto con rendir este homenaje de respeto y admiración al Teniente Farley, entregamos nuestro saludo y afecto al Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, puerto de historia y tradiciones, cuna de héroes, cuna de los bomberos chilenos. Valparaíso, 11 de noviembre de 2008.Mártir Gabriel Lara Espinoza En nombre del Directorio Nacional de la Junta Nacional de Bomberos de Chile y, de todos los bomberos voluntarios del país levanto mi voz para despedir los restos mortales de uno de los nuestros que ha caído en el cumplimiento del deber


HOMENAJE A BOMBEROS | 83

libremente adquirido, el voluntario Gabriel Lara Espinoza. Llegamos a este campo santo con el corazón constreñido por la pena que afecta a todos los bomberos de Valparaíso, la región y el país, ante el sensible fallecimiento en el cumplimiento del deber del voluntario de la Cuarta Compañía, Gabriel Lara Espinoza. Ha partido un hombre de selección que sintió latir en su corazón el noble impulso de servir a sus semejantes de manera desinteresada, sin esperar ningún tipo de recompensas. Es así como desde muy joven, que Guillermo Lara Espinoza ingresó a la Cuarta Compañía del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, destacando de un comienzo en su entrega y dedicación al servicio bomberil. En numerosas ocasiones hemos dicho, que quienes llegan a incorporarse a las filas bomberiles, son personas con un innegable espíritu de sacrificio, individuos de selección, con espíritu inquieto y voluntades intrépidas, que están dispuestos a entregar su vida en el cumplimiento del deber, como ocurrió con el voluntario Lara Espinoza. La larga historia de más de 157 años de los bomberos voluntarios de Chile, se encuentra plena de actos heroicos de los caballeros del fuego, que han demostrado a toda la comunidad nacional e internacional, que la nobleza de sus corazones y los principios de la institución se han internalizado férreamente en sus integrantes al extremo de ofrendar sus vidas cuando han debido concurrir a atender las contingencias de incendios y otras emergencias, a las que han sido llamados al sonar las sirenas de alarma. No me corresponde resaltar los valores que adornaron las personalidad del voluntario Gabriel Lara Espinoza, pues ellos son consustanciales a todos quienes vestimos la cotona bomberil, podemos señalar sin temor a equivocarnos, que toda su permanencia en la Cuarta Compañía del Cuerpo de

Bomberos de Valparaíso, se vio jalonada con una dedicación íntegra a servir a sus semejantes, lo cual le valió el reconocimiento de sus hermanos de ideales. Sabemos que su sensible fallecimiento es una pérdida irreparable para este Cuerpo de Bomberos fundador del bomberismo nacional, pero no dudamos que los restantes voluntarios sabrán reconocer su importante labor y continuarán por aquella senda que lo llevó a entregar su vida al concurrir en ayuda de quienes necesitaban en momentos de angustia, la presencia de los bomberos voluntarios. Creemos que su sacrificio no ha sido en vano y muchos otros bomberos a lo largo y ancho de la patria, seguirán ese notable ejemplo que nos deja con su prematura partida el voluntario Gabriel Lara Espinoza. En estos instantes en que la emoción embarga nuestros espíritus, en nombre de la Junta Nacional de Bomberos de Chile, de su Directorio Nacional y de los 307 Cuerpos de Bomberos del país hago llegar a su acongojada madre, hermanos y familiares, así como al Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, nuestras expresiones de profundo pesar, junto con entregarlas la más plena solidaridad. Voluntario Gabriel Lara Espinoza descansa en paz. Valparaíso, 21 de enero de 2008.2. Bomberos distinguidos Despedida a Kurt Posselius En este frío invierno ha partido hacia el Cuartel Celestial, el más antiguo de los Bomberos de Chile Kurt Posselius Gautschi, con casi 81 años de servicio, dejando un legado de intenso trabajo en su Cuerpo de Bomberos de Santiago y en particular en su querida Duodécima Compañía “Chile Excelsior”, así como el cariño y afecto de su hija, nietos y familiares, que hoy lo lloran.


84 | CAPÍTULO VIII

No cabe duda alguna que el nombre del voluntario Posselius, ha quedado grabado en la historia institucional no sólo por llegar a ser en un momento determinado el bombero más antiguo del país y de una larga longevidad, sino también por haber llenado una Hoja de Vida no tanto con cargos desempeñados en la Oficialidad de la Compañía y el Cuerpo, sino de activo y constante trabajo en el servicio bomberil, tanto en la Guardia Nocturna de su Compañía, como en la asistencia y participación en los servicios, con lo que se hizo acreedor a figurar en el Cuadro de Honor y en los Premios de Asistencia del Cuerpo. Ingresar a bomberos, es incorporarse a una organización que la propia comunidad se ha dado, para ayudar a aquellos de los suyos que afectados por hechos causados por el hombre o la naturaleza, pone en riesgo la vida y bienes de alguno de ellos. Por eso decimos que no basta con tener las ganas de servir, sino que además es necesario tener el corazón y la voluntad para no dudar ni un instante en concurrir en ayuda de quién requiera que una mano fraterna se extienda para socorrerlo en cualquier momento, con lluvia o con calor, cuando es de día o de noche, pues la emergencia no hace distingos. Es decir, requerimos de personas con corazones ennoblecidos y voluntades intrépidas, pues la institución no es fuente de pasatiempos, sino de activo y fecundo trabajo a favor de quién precisa del trabajo y la colaboración de esta institución de profundo contenido humanista. Muy joven, con 20 años de edad y cuando corría el convulsionado año 1908, el 9 de Octubre, Kurt Posselius es aceptado como voluntario de la Duodécima Compañía “Chile Excelsior”, y en ella habría de permanecer por más de 80 años, cuando su vida se apagó en el día de ayer. Durante toda su larga existencia se volcó a trabajar con gran entusiasmo por el compromiso libremente adquirido, de servir desinteresadamente a quienes requirieran la

presencia de bomberos y ello quedó reflejado el pasado mes de octubre de 2008 cuando recibió el Premio de Constancia por 80 años de servicios, y al agradecer el homenaje señaló “He venido a esta puerta a servir a la comunidad, a los desvalidos, que no pueden defenderse del fuego”. El voluntario Posselius además se transformó en el guía y consejero de las diversas generaciones de bomberos que formaron en la Compañía, en que con firmeza, pero con cariño de padre supo impulsar los valores y principios que guían e inspiran a los bomberos del país. En nombre del Directorio Nacional y de los 37.000 bomberos de Chile, hacemos llegar al Cuerpo de Bomberos de Santiago, a su querida Duodécima Compañía “Chile Excelsior”, así como a su distinguida familia, nuestros sentimientos de comprensión y solidaridad ante la partida del voluntario Kurt Posselius Gautschi, Miembro Honorario del Cuerpo y Voluntario Honorario de la Compañía, el más antiguo bombero del país. Voluntario Kurt Posselius Gautschi, descansa en paz. Santiago, 18 de agosto de 2009.Eugenio Díaz Flores En nombre del Directorio Nacional de Bomberos de Chile y de todos los bomberos del país, llego en la tarde de hoy a despedir los restos mortales, de quién hasta el día de ayer fuera integrante de este Directorio, el Director Nacional y Presidente del Consejo Regional de Valparaíso, voluntario Eugenio Alberto Díaz Flores. En la sociedad de nuestros días, fuertemente orientada por un consumismo exagerado, y sin valores que la guíen e inspiren, la mayoría de las personas busca el éxito por el éxito, despreocupándose de todo lo que acontezca a su alrededor. Sin embargo hay otras personas que se preparan


HOMENAJE A BOMBEROS | 85

de manera silenciosa y sin alardes para trabajar en beneficio de la comunidad. Entre esas personas encontramos a Eugenio Díaz Flores, quién en forma callada, pero eficaz y profunda destacó en su querida comuna de Zapallar en una institución emblemática para el país, sus bomberos voluntarios, los que tienen por misión servir a la comunidad ante los riesgos creados por la naturaleza o la mano del hombre, de una manera totalmente desinteresada y sólo exigiendo sacrificios. Siendo ya maduro, pero con un poderoso espíritu joven, se une a otras personalidades de la ciudad que a mediados del mes de enero de 1962 estudian la posibilidad de fundar un Cuerpo de Bomberos para atender las emergencias a que Zapallar se encuentra expuesta. Después de largas reuniones de análisis, se logran cristalizar los esfuerzos y el 31 de enero de 1962 se da vida al Cuerpo de Bomberos de Zapallar, el cual hoy llora su partida. Desde ese día, Eugenio no se alejará más del servicio bomberil. Debido al entusiasmo y dedicación puesto desde el primer momento por el joven Eugenio Díaz, es elegido Comandante, cargo que sirve hasta comienzos de 1985, con la sola interrupción de los años 1970 y 1971 en que asume como Director de la Compañía. En mérito a sus destacados servicios en abril de 1985 es elegido Superintendente de la institución, cargo que desempeña de manera ininterrumpida hasta diciembre de 2007. La institución y la Municipalidad, en diversas oportunidades le reconocen sus valiosos servicios. Paralelo a su labor como Superintendente, pasa a integrar el Consejo Regional de Cuerpos de Bomberos de Valparaíso, donde ocupa diversos cargos directivos, entre ellos el de Vicepresidente, Vicerrector de la Sede ANB, hasta ser elegido como Presidente Regional el año 2006 cargo que sirve con dedicación y perseverancia hasta el día de su sensible fallecimiento. En todos ellos, colocó

su experiencia, prudencia y ponderación. Con palabras sencillas y con la alegría a flor de piel, se ganó la simpatía y cariño de los voluntarios, directivos de Cuerpos de Bomberos y colaboradores. A nivel Nacional, Eugenio Díaz Flores se desempeñó en la Comisión Revisora de Cuentas 2003 y 2004, asumiendo como Director Nacional los períodos 2006-2008 y 2008-2010. Además participó en diversas comisiones de trabajo donde destacó por su seriedad y dedicación, representando de excelente forma a esta importante Región del país. Si hubiera que definir en pocas palabras a nuestro dirigente y amigo Eugenio Díaz Flores, tendríamos que decir que se trataba de un caballero en el amplio sentido de la palabra, alegre, padre preocupado de su familia, un bombero y dirigente ejemplar que impregnado de los valores e ideales de la institución supo impulsarlos donde quiera que actuara. Ha partido hacia el Cuartel Eterno un hombre que dedicó la mayor parte de su vida al servicio bomberil. Sus formas físicas se desvanecen, pero nos queda el recuerdo de la bondad, bonhomía, rectitud y de sus obras construidas de manera silenciosa. El Bombero Eugenio Díaz Flores no se ha ido para siempre; seguirá en el corazón y la mente de quienes lo conocimos. En estos momentos de angustia y dolor en que la pena nos agobia, hacemos llegar a los hijos y familiares de nuestro querido amigo y bombero de selección, nuestras expresiones de pesar más sentidas, unido al deseo de que el tiempo, los ejemplos de vida y la alegría que irradiaba Eugenio, les ayude a mitigar la pérdida del padre y abuelo cariñoso que ya no va a estar junto a ellos físicamente, pero sí espiritualmente, por siempre. Eugenio Díaz Flores, descansa en paz. Zapallar, 6 de junio de 2009.-


86 | CAPÍTULO VIII

3. Octavio Hinzpeter Blumsak En nombre del Directorio Nacional, de los Bomberos del país y del mío propio, concurro a esta solemne despedida de quien fuera nuestra nuestro Presidente Nacional primero y luego Presidente Honorario. Octavio Hinzpeter Blumsak, un Bombero de ribetes excepcionales, ha dejado de existir los 87 años en un triste 8 de febrero de 2017. Así es de fuerte y dolorosa esta noticia. Difícil es asumir esta realidad para una institución como la nuestra que tenía el orgullo de contar con su insigne fundador en vida. Hoy rendimos homenaje a su Memoria. Venido de Valparaíso, su tierra natal, no resistió pasar por fuera de un cuartel, y siendo bastante joven ingresó al que sería el Cuerpo de Bomberos de su vida, en Ñuñoa en la Bomba Israel, la Quinta Compañía. Allí comenzó a gestarse el líder; ocupó importantes cargos con distinción en dicho Cuerpo, llegando a ser Superintendente por cerca de 18 años. Hacía apenas 4 meses que había cumplido 40 años de edad cuando el 30 de mayo de 1970 fundaba la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, primero como Vicepresidente de ella, acompañando al primer presidente que fue don Guillermo Morales Beltramí. Al cabo de dos años, asume en plenitud la Presidencia Nacional, cargo que ejerce vigorosa y creativamente por cerca de 36 años ininterrumpidos, período en que es sucesivamente ratificado en el cargo hasta que decide retirarse en el año 2006, dejando una obra formidable, que no ha cesado de crecer. Así, pasa a ser el primero y único Presidente Honorario de Bomberos de Chile, la mayor distinción a su trayectoria. La Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, cuya principal virtud de sus fundadores, ya liderados por don Octavio Hinzpeter, empezó a encontrar su consolidación y unir, como una sola familia a los distintos Cuerpos de Bomberos del país. Reuniones, gestiones ante las autoridades, organizan-

do los Consejos Regionales, realizando sesiones de Directorio y de Asamblea Nacional, lograron el sueño de hacer de nuestra institución una entidad unida, grande, sólida y respetada, con proyección hacia el futuro. En este contexto, asume la feliz iniciativa de crear la Academia Nacional de Bomberos y muy luego la adquisición de lo que hoy es el Campus Central, ubicado en la comuna de Talagante y también lo que hoy es conocida como la casa central, en Avenida Bustamante, comuna de Providencia. Su historial como Bombero, como Superintendente, como Presidente Nacional es impresionante; muchos Cuerpos de Bomberos le otorgaron la distinción como Director Honorario o como Superintendente Honorario y recibió una cantidad extraordinaria de honores, distinciones y medallas al mérito, tanto de los Cuerpos de Bomberos como de instituciones, nacionales y extranjeras. Su sello se asentó profundamente en el bomberismo nacional y se le recuerda con gratitud y respeto por el tiempo dedicado a la organización institucional, por su enorme amor no disimulado por Bomberos de Chile y por todo lo que es esta nuestra institución. Octavio Hinzpeter fundó con otros insignes bomberos esta institución para que permaneciera en el tiempo; el destino de la Junta Nacional de Bomberos de Chile sigue siendo continuar sirviendo a los distintos Cuerpos de Bomberos, tal como siempre lo deseó; por eso estando sumidos en la pena por su partida nos hacemos el propósito de continuar la obra y fortalecerla aún más. Bomberos de Chile, con pena lamenta su ida reconociendo los designios del destino, pero deberá continuar adelante, tal como lo soñaron, y como lo habría querido don Octavio Hinzpeter. Como Bomberos, en este triste día, rendimos honores a quien fuera nuestro Ex Presidente y Presidente Honorario, Fundador de la Junta Nacional


HOMENAJE A BOMBEROS | 87

de Cuerpos de Bomberos, agradecidos por su entrega sin condiciones, por la generosidad brindada, a tiempo completo, por la causa para ser mejores, de estar mejor preparados para las demandas de la sociedad. Nuestros rostros están sombríos, nos asiste la pena de perder a un gran hombre, pero su Memoria se instala en la historia del bomberismo nacional y en cada uno de los bomberos; su nombre y su figura permanecerán indeleblemente en nuestros corazones y nos instará a continuar la obra que tanto amó. A sus hijos y familiares, expresamos nuestra sincera solidaridad y sentimientos de pesar, instándolos a recordar por sus obras de bien al gran hombre y bombero que fue Octavio Hinzpeter Blumsak.

Presidente Honorario, Bombero Insigne, Fundador de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, Octavio Hinzpeter Blumsak, descansa en paz. Valparaíso, 10 de febrero de 2017


88 | CAPÍTULO IX

CAPÍTULO IX BOMBEROS EN EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL


BOMBEROS EN EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL | 89

Sentencia del Tribunal Constitucional Cuando ya se había impreso el ejemplar Nº 38 de la revista Bomberos de Chile, se dio a conocer la sentencia del Tribunal Constitucional, de fecha 7 de Octubre pasado, que rechaza de manera categórica la acción de inaplicabilidad por inconstitucionalidad de los artículos 3º y 4º del Decreto Ley Nº 1.757, de 1977, formulado por catorce Compañías de Seguros Generales. Con la acción interpuesta las Compañías de Seguros pretendían quedar liberadas de contribuir al financiamiento de la ley que otorga beneficios a los bomberos accidentados o fallecidos en actos de servicio, traspasando esta carga al Estado, en circunstancias que lo vienen haciendo desde la publicación de la Ley Nº 6.935 de 1941, es decir hace ya más de 68 años. A comienzos del mes de enero del año en curso nos impusimos de la acción de las empresas aseguradoras y de inmediato el Directorio Nacional acordó hacerse parte en representación de todos los bomberos del país ante el señalado Tribunal, contratando los servicios del destacado abogado Juan Agustín Figueroa Yávar, junto con dar una conferencia de prensa, denunciando los hechos a la opinión pública, pues de acogerse el recurso, todos los voluntarios iban a quedar desprovistos de un beneficio concedido a través de una ley del año 1941 y que en el tiempo había obtenido una serie de modificaciones que aumentaron los beneficios. Los diversos medios de comunicación junto con dar a conocer la noticia de manera destacada, respaldaron a los bomberos ante esta verdadera agresión. Luego siguió la solidaridad y apoyo de la Cámara de Diputados, Senado y las diversas bancadas de los partidos políticos que de manera unánime estuvieron con a nosotros. Es más, la Cámara de Diputados, a instancia de la Comisión Especial de Bomberos, rea-

lizó dos presentaciones al Tribunal Constitucional en que con sólidos antecedentes jurídicos desvirtuó que las normas impugnadas por las aseguradoras fueran inconstitucionales y lo mismo hizo la bancada de diputados del Partido Radical, que también con un análisis jurídico muy fundado hizo presente al Tribunal que las normas objetadas no vulneraban disposición constitucional alguna. Es menester señalar que la defensa de la constitucionalidad de los artículos 3º y 4º del Decreto Ley Nº 1.757, de 1977, así como otras argumentaciones planteadas por las Compañías de Seguros, fueron analizadas acuciosamente y rebatidas una a una, no sólo por el abogado de Bomberos de Chile, sino por la Superintendencia de Valores y Seguros, así como por el Consejo de Defensa del Estado, en que se entregaron los antecedentes jurídicos que demostraban que no existía tal inconstitucionalidad. Esta misma argumentación con otros hechos y antecedentes fueron proporcionados al Tribunal Constitucional en la audiencia de vista de la causa con fecha 28 de mayo de 2009. El 7 de octubre pasado el Tribunal Constitucional dicta sentencia que de una manera rotunda y categórica, ocho votos a favor y uno en contra, rechaza el requerimiento de inaplicabilidad por inconstitucionalidad interpuesto por la Compañías de Seguros en contra de los artículos 3º y 4º del Decreto Ley Nº 1.757. Esta resolución es bastante extensa, se encuentra contenida en 103 fojas, donde analiza la controversia planteada, así como las alegaciones de todos los intervinientes en la acción. En un extenso considerando analiza largamente la naturaleza de los Cuerpos de Bomberos y sus voluntarios, tema de suyo interesante y que recomendamos sea estudiado con acuciosidad. La señalada sentencia ha traído tranquilidad a todos los bomberos del país, que por largos meses veíamos perder un beneficio que no fue solicitado por nuestra institución, sino que fue el reconoci-


90 | CAPÍTULO IX

miento que el gobierno y parlamento de la época (1940-1941) hizo a aquellas personas que de manera totalmente voluntaria prestaban un servicio de mucho riesgo, careciendo por completo de prestaciones médicas, hospitalarias y rentas vitalicias cuando sufrían un accidente en acto de servicio o fallecían a consecuencia de ello. Hoy este beneficio forma parte de nuestro patrimonio y debemos usarlo responsablemente, sobre todo ahora que han aumentado los montos y coberturas. Por la trascendencia de esta resolución, es que la publicamos íntegramente en nuestra página institucional, a fin de que allí sea consultada por todos los voluntarios que se interesen en ella y, sin perjuicio de lo anterior hemos preparado una separata de la Revista, en la que se contienen los aspectos más relevantes.

Este triunfo obtenido en los estrados judiciales se suma a una serie de otros reconocimientos que la sociedad chilena, a través de diversas encuestas y premios, destaca a bomberos como la institución más valiosa, más confiable y más transparente, entre muchos otros aspectos, lo que indica que existe un respeto, admiración y confianza en los “profesionales de la emergencia”. Esto que es motivo de orgullo y satisfacción nos compromete a seguir trabajando muy responsablemente en bien de la comunidad, a capacitarnos de manera constante y a brindar la seguridad que los habitantes de nuestro país exigen y se merecen. Santiago, noviembre de 2009.-


LEY MARCO DE BOMBEROS DE CHILE | 91

CAPÍTULO X LEY MARCO DE BOMBEROS DE CHILE


92 | CAPÍTULO X

1.- Promulgación de la Ley Marco En este histórico día, los Bomberos de todo el país nos sentimos orgullosos, satisfechos y contentos por estos dos grandes acontecimientos que estamos presenciando. Uno, por haberse materializado la entrega de 28 nuevos carros bomba que prestarán servicio en la Región Metropolitana. En este mismo contexto, en las regiones, con recursos del año 2011 y 2012, diversos Gobiernos Regionales del país, han cofinanciado proyectos que contemplaron 148 nuevos vehículos por un monto total de 20.100 millones de pesos, de los cuales los Gobiernos Regionales aportaron 12.500 millones de pesos y el saldo lo asumió nuestra organización. Y por otra parte, asistimos a esta Solemne Ceremonia, encabezada por el Presidente de la República, Excmo. señor Sebastián Piñera Echenique y con asistencia de autoridades del Poder Legislativo, y la presencia de Bomberos, en que hace justicia a la institución más antigua y prestigiosa del voluntariado nacional, con más de 160 años de servicio a todos los habitantes de Chile. En este Acto Solemne, se promulga la Ley Marco de Bomberos de Chile, anhelado marco jurídico por el cual hemos estado trabajando más de 4 años. Pese a que el tema de la seguridad es materia que nuestro ordenamiento constitucional entrega al Estado, lo referido a la seguridad de la población ante las emergencias de los incendios, de las catástrofes naturales o aquellas generadas por el ser humano, hubo de ser asumida por instituciones como la nuestra, porque el Estado se preocupó de consolidar la organización del país y fortalecer las instituciones republicanas. Hacia mediados del siglo XIX en la ciudad de Valparaíso se concentraba la actividad económica y comercial del país, por lo que ésta tenía un amplio desarrollo que se reflejaba en grandes establecimientos y bodegas que

almacenaban productos de exportación e importación. Toda esta infraestructura no estaba exenta de catástrofes y los incendios que las afectaban destruían manzanas enteras con la consiguiente pérdida para sus propietarios, junto con alcanzar las viviendas de particulares. Es así como después de un gran incendio surge el 30 de junio de 1851 el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, al que luego le siguieron Ancud y Santiago y otros, hasta alcanzar en el día de hoy 311 Cuerpos de Bomberos que cubren todo el territorio nacional e incluso insular, y que agrupan a 1.100 Compañías y 38.000 bomberos y bomberas. Como puede apreciarse esta institución voluntaria asume desde sus orígenes la defensa y protección de la vida y bienes de los habitantes del país ante las más variadas emergencias a que ésta se encuentra expuesta. En el transcurso de estos 160 años, se dictaron diversas leyes que favorecieron en particular a algunos Cuerpos de Bomberos, pero ninguna que tuviera un carácter general en que se reconociera la importante labor de éstos realizan en beneficio de los habitantes del país. Sólo destaca en 1962 la ley que estableció el “Día Nacional del Bombero” y en 1990 la ley que otorgó a la Junta Nacional y a los Cuerpos de Bomberos el carácter de servicios de utilidad pública. Es dable hacer presente que lo que ha hecho perdurar durante más de siglo y medio de existencia y de servicio, son los valores éticos, morales y humanistas que se han mantenido incólumes y que constituyen la columna fundamental que sostienen los principios de solidaridad y de amor a la vida por la sociedad, paradojalmente, arriesgando la propia. Es por ello que desde el año 2001 comenzamos a preocuparnos de un marco legal para nuestra institución y es así como el Directorio Nacional aprobó un Anteproyecto de Ley Marco para Bom-


LEY MARCO DE BOMBEROS DE CHILE | 93

beros de Chile, el cual se hizo llegar a la Comisión Especial de Bomberos de la Cámara de Diputados, el año 2008. El anteproyecto fue trabajado en conjunto por dicha Comisión, la Junta Nacional de Bomberos de Chile y diversos Cuerpos que fueron invitados por la Comisión. Fue una labor intensa, que requirió una gran dedicación de los señores Diputados. Con mucha propiedad podemos decir que se trabajó con celo, fervor y constancia. El Proyecto elaborado por la Comisión Especial de Bomberos, con el patrocinio de los diputados de dicha Comisión fue ingresado a la Cámara como moción parlamentaria, donde fue aprobado de manera unánime. En el Senado fue incorporado el patrocinio del Ejecutivo, donde también se logró su aprobación por la totalidad de los senadores presentes e igual respaldo tuvo nuevamente en la Cámara de Diputados, quedando el proyecto en condiciones ser promulgado como Ley de la República, hecho en el que hoy nos encontramos. Esta nueva ley, entre las normas más relevantes señala que los Cuerpos de Bomberos y la Junta de Bomberos constituyen el Sistema Nacional de Bomberos de Chile, establece requisitos para la creación de nuevos Cuerpos, define el objetivo de los Cuerpos de Bomberos, dispone que éstos y la Junta Nacional serán beneficiarios de los fondos que les asigne en la Ley de Presupuestos, se crean tres Registros: el Registro Nacional de Bomberos Voluntarios, el Registro Nacional de Vehículos de Bomberos y el Registro Nacional de Estadísticas de Servicio, todos ellos a cargo de la Junta Nacional. Es ésta una ocasión propicia para agradecer a quienes con su respaldo incondicional entregan a los Bomberos de Chile una ley que está llamada a servirle de guía y sustento. Nuestra gratitud y reconocimiento al Congreso Nacional, en especial a los parlamentarios integrantes de la Comisión Especial Bomberos de la Cámara de Diputados y que

hoy nos acompañan. Asimismo a S.E. el Presidente de la República Sebastián Piñera Echenique, quien otorgó el patrocinio a la iniciativa, que con la promulgación se convertirá en Ley de la República dentro de los próximos días. Bomberos de Chile quiere aprovechar este momento histórico para entregar al señor Presidente de la República como un testimonio por su apoyo y respaldo, la distinción “Bomberos de Chile” para lo cual invito a S.E a recibir este reconocimiento. Santiago, 28 de enero de 2012.2.- La ley marco de los Bomberos de Chile Antecedentes. Pese a que el tema de la seguridad es materia que el ordenamiento constitucional en Chile lo entrega al Estado, lo referido a la seguridad de la población ante las emergencias de los incendios, de las catástrofes naturales o aquellas generadas por el ser humano, como los accidentes vehiculares nunca fue asumida por el Estado. En un comienzo porque la principal prioridad era consolidar la organización del país y fortalecer las nacientes instituciones republicanas y luego, porque otros se habían hecho cargo de ella. En efecto, hacia mediados del siglo XIX en la ciudad-puerto de Valparaíso se concentraba la actividad económica y comercial del país, por lo que esta tenía un amplio desarrollo que se reflejaba en grandes establecimientos y bodegas que almacenaban productos de exportación e importación. Es así, como luego de un gran incendio que destruyó toda la zona comercial de la ciudad de Valparaíso, provoca en los vecinos y muy especialmente en los integrantes de las colonias extranjeras avecindadas en la ciudad puerto (inglesa y alemana) la creación del primer Cuerpo de Bom-


94 | CAPÍTULO X

beros Voluntarios del país surgiendo el 30 de junio de 1851 el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, al que luego siguió el 12 de febrero de 1856 el Ancud en el sur del país y el 20 de diciembre de 1863 el de Santiago, capital de la república, hasta alcanzar en el día de hoy 312 Cuerpos de Bomberos que cubren todo el territorio nacional e incluso insular. Cada Cuerpo de Bomberos es una corporación de derecho privado de carácter autónomo, a los cuales se les reconoce su carácter de “servicios de utilidad pública” contando en total con 1145 Compañías o Estaciones de Bomberos y 49.800 bomberos voluntarios, de los cuales 4.900 son mujeres. Como puede apreciarse esta institución privada y voluntaria asume desde sus orígenes la defensa y protección de la vida y bienes de los habitantes del país ante las más variadas emergencias a que estos se encuentran expuestos. La falta de recursos económicos de los Cuerpos de Bomberos, especialmente aquellos ubicados en las ciudades medianas o pequeños, los motiva a agruparse para llegar más fácilmente a las autoridades de gobierno. De esta manera, el 30 de mayo de 1970 crean la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, la cual no sólo coordina su accionar a nivel nacional, sino que además gestiona desde aquella fecha con las autoridades del gobierno central los aportes del Estado para el financiamiento de estas instituciones. Así mismo, a través de ella se logra la adquisición de vehículos para la atención de las emergencias y el equipamiento de protección de los bomberos y el servicio, entre muchas otras funciones que van en directo beneficio de los Cuerpos de Bomberos y sus integrantes. Es en ese espíritu que desde el año 2003 se impulsó la necesidad de legislar de manera específica por esta noble institución. La Ley Marco de Bomberos. Su tramitación y principales disposiciones. El infrascrito elaboró durante el año 2002 un

borrador de un Anteproyecto de Ley, el cual fue enriquecido con distintos aportes de directivos y bomberos, que más tarde fue aprobado por la Directiva de Bomberos de Chile y en años posteriores se presentó a la Comisión Especial Bomberos de la Cámara de Diputados, la que en una trámite de varios años de trabajo elaboró un Proyecto de Ley que ingresó como iniciativa parlamentaria que luego contó con el patrocinio del Gobierno, siendo aprobado tanto por la Cámara de Diputados como por el Senado de manera unánime, promulgada por el entonces Presidente de la República Sebastián Piñera, como Ley N° 20.564, Ley Marco de Bomberos de Chile, el 28 de enero de 2012, haciéndose así justicia con una institución que por más de 160 años venía entregando un servicio voluntario a todo el país. Entre las principales disposiciones que contiene este cuerpo legal podemos mencionar las siguientes: 1. Dispone que los Cuerpos de Bomberos y la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos constituyen el “Sistema Nacional de Bomberos”, todo ello con el objeto de brindar un servicio coordinado para emergencias que superen la capacidad de respuesta local. 2. Establece que los Cuerpos de Bomberos integrantes del Sistema Nacional de Bomberos, tendrán por objeto atender, gratuita y voluntariamente, las emergencias causadas por la naturaleza o el ser humano, tales como incendios, accidentes de tránsito u otras. De esta forma se ratifica el espíritu de los fundadores de los bomberos en Chile, en cuanto a servir de manera totalmente voluntaria. 3. Prescribe que sólo existirá un Cuerpo de Bom-


LEY MARCO DE BOMBEROS DE CHILE | 95

beros por comuna o agrupación de comunas, los que estarán formados por Compañías o Estaciones de Bomberos y Brigadas, según lo requiera el trabajo de la institución. De esta manera se frena la petición de crear una institución bomberil, donde ya existe otra que atiende las emergencias. Asimismo se exigen a quienes deseen solicitar la concesión de personalidad jurídica, el cumplimiento de una serie de requisitos.

cia contra incendios y/o servicios o brigadas de extinción de incendios deben coordinarse con el Cuerpo de Bomberos de su respectiva comuna. Esta obligación es realmente importante por cuanto le permitirá al Cuerpo de Bomberos donde se emplacen estas empresas, conocer la capacidad de respuestas de ellas, los riesgos a que mayormente se encuentran expuestas, con el objeto de prestar un mejor servicio en el evento de una emergencia.

4. Le entrega al Ministerio del Interior y Seguridad Pública la función de coordinar las acciones de la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos y los Cuerpos de Bomberos con los órganos de la Administración del Estado. Esto para una mejor y oportuna resolución sobre las peticiones que se formulen.

7. Contempla que serán inembargables los cuarteles, los vehículos, equipos y herramientas de propiedad de los Cuerpos de Bomberos, necesarios para el cumplimiento de sus funciones. De esta manera se evita que en el caso de incumplimiento de compromisos económicos o demandas judiciales, los acreedores ejerzan acciones que pueden afectar el buen servicio a la comunidad al embargar sus bienes.

5. Dispone que los Cuerpos de Bomberos y la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos serán beneficiarios de los fondos que se les asignen anualmente en la Ley de Presupuesto del Sector Público. Esto es realmente importante por cuanto ahora es una ley de la República la que le impone al Estado la obligación de consignar recursos para los gastos operaciones e inversiones de estas instituciones, y no la buena voluntad de los gobiernos de turno. La rendición de cuentas de estos recursos debe efectuarse a la Subsecretaría del Interior y Seguridad Pública. Lo anterior sin perjuicio de las instrucciones generales de la Contraloría General de la República, en cuanto a la obligación de rendición de cuentas de las entidades privadas pero que reciben fondos públicos. 6. Se establece que tanto las empresas e instituciones públicas y privadas que tengan la obligación de contar con planes de emergen-

8. Prescribe que en el evento de suceder un conflicto o situación que afecte la seguridad de la población, sea que haga peligrar la continuidad o la administración del servicio bomberil, implique la paralización de este o comprometa la imagen de los Cuerpos de Bomberos ante la ciudadanía, la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos, a petición fundada del Ministro del Interior y Seguridad Pública, del Ministro de Justicia, de un Intendente o Gobernador Provincial, elaborará un informe sobre la situación denunciada, estando facultado para realizar visitas e inspecciones al o los Cuerpos de Bomberos. Esta facultad que se le entrega a la Junta Nacional es realmente extraordinaria, por cuanto los problemas o dificultades que ocurran en un Cuerpo de Bomberos se puedan solucionar dentro del ámbito bomberil, sin injerencia de la autoridad política o adminis-


96 | CAPÍTULO X

trativa, a menos por cierto, que se detecten irregularidades en que debe intervenir dicha autoridad. 9. Se crean los Registros: el Registro Nacional de Bomberos Voluntarios, el Registro Nacional de Vehículos de Bomberos y el Registro Nacional de Actos de Servicio, los cuales tienen gran importancia no sólo para los Cuerpos de Bomberos y sus integrantes, sino para las autoridades bomberiles y de la Administración del Estado, quienes podrán estar al tanto de cuántos son los bomberos que en Chile están en condiciones de atender a sus respectivas comunidades y que son beneficiarios de la ley que entrega atenciones médicas, hospitalarias y otras a quienes se accidenten en actos de servicio. A los directivos de bomberos le permitirá planificar con tiempo la renovación del parque vehicular. Por otra parte a las autoridades económicas del país, del Instituto Nacional de Estadísticas, Universidades y otras entidades públicas y privadas, les será de mucho interés conocer la enorme cantidad de actos de servicios que anualmente atienden en el país los bomberos voluntarios. Todos estos registros de encuentran plenamente operativos en la actualidad. 10. Dispone que en caso de ocurrir un sismo, inundación u otra catástrofe de la naturaleza que afecte a una o más regiones del país, la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, a través de sus organismos, asumirá la coordinación del desplazamiento a las zonas afectadas de los Cuerpos de Bomberos que se requieran, aportando los medios necesarios para el efecto. Con esta normativa se utilizará el uso escalonado de los Cuerpos de Bomberos y no como ocurría con anterioridad, cuando llegaban a la

zonas afectadas Unidades Bomberiles de lugares muy alejados y otros que ni siquiera habían sido requeridos, con el consiguiente gasto económico que nadie asumía. 11. Bomberos de Chile, a través de su Academia Nacional de Bomberos (ANB) determinará las competencias mínimas que deberán cumplir las personas para el desempeño de la función de bombero. Desde hace 23 años en que se creó la ANB, se adoptaron pautas de capacitación y entrenamiento conforme a la Norma NFPA, pero no tenía el carácter de impositivo, por lo que al establecerse esta obligación por la ley, se busca una mayor profesionalización en esta materia para así prestar un mejor servicio. Creemos que no siendo la ley Marco todo lo perfecto que hubiésemos deseado, nos entrega, junto a un merecido reconocimiento a la labor desempeñada por más de 160 años, un cuerpo jurídico que regula el funcionamiento de los Cuerpos de Bomberos y de la Junta Nacional, el que esperamos mejorar próximamente en el Congreso Nacional. Artículo para la Revista “Occidente”, Santiago de Chile, octubre de 2014.-


BOMBEROS Y MASONERÍA | 97

CAPÍTULO XI BOMBEROS Y MASONERÍA


98 | CAPÍTULO XI

1.- Bomberos rinde homenaje a la Gran Logia de Chile en sus 150 años Los Bomberos del país llegan a este recinto en el día de hoy, para rendir un sencillo pero sentido homenaje a la organización que reúne a los masones chilenos la Gran Logia de Chile, al celebrar ésta 150 años de fecunda como fructífera existencia. Es bien sabido que la masonería es una institución esencialmente filosófica, dedicada a trabajar por el perfeccionamiento moral del hombre y, a través de éste, lograr la construcción de una sociedad más justa y armónica que garantice el desarrollo pleno de todas las personas, presentes y futuras. Reúne en su seno a todos los hombres de espíritu libre que desean trabajar por el advenimiento de una humanidad donde se respete plenamente al ser humano en su calidad de persona. Por su parte, los Bomberos Voluntarios surgen en Chile el 30 de junio de 1851, con el objetivo de cumplir también con lo más preciado del humanismo, la defensa de la vida y bienes de los habitantes de una comunidad, cuando éstos se vean amenazados por un acto de la naturaleza o del propio ser humano, como inundaciones, terremotos, incendios y otros siniestros. Por ello nuestros fundadores impregnaron a la institución desde el momento fundacional de valores y principios éticos y morales, de los cuales nos nutrimos todos quienes con absoluto desinterés ingresamos a esta institución para servir en forma totalmente voluntaria. Hay algunos hechos y circunstancias que acercan a la Gran Logia y Bomberos, además de los valores del humanismo. Ambos nacieron en el puerto de Valparaíso, con apenas una década de diferencia, uno en 1851 y otro en 1862. Numerosos miembros de la masonería contribuyeron a fundar una enorme cantidad de Cuerpos de Bomberos a lo largo y ancho del país. Los primeros Grandes

Maestros fueron también Superintendentes de los Cuerpos de Bomberos de Valparaíso y Santiago y en la actualidad existen numerosos masones que forman fila en los diversos Cuerpos de Bomberos. Durante muchos años se asociaba a los integrantes de estas instituciones al de un partido político en la trilogía de “Radical, Bombero y Masón”, sin que necesariamente todos cumplieran con dicha militancia. En días recientes hemos sido testigos como los poderes del Estado y la sociedad nacional, desde el Presidente de la República a sencillas organizaciones civiles, han reconocido la importante y trascendente labor realizada por la masonería que como institución ha trabajado de manera incesante a favor de un sistema democrático efectivo y de un mayor bienestar social para sus habitantes en el marco de un Estado Laico, donde exista mayor tolerancia, mayor fraternidad, mayor libertad de conciencia. Con sentida emoción reciba Gran Maestro don Luis Riveros Cornejo, el saludo fraterno de los Bomberos de Chile a los 150 años de fundación de la Gran Logia de Chile. Santiago, 25 de mayo de 2012 2.- Bomberos agradece a Gran Logia por establecer medalla “Germán Tenderini” En nombre de Bomberos de Chile, de su Directorio Nacional y en el mío propio deseo expresar mi gratitud a la Gran Logia de Chile en la persona de don Luis Riveros Cornejo, su Gran Maestro, por la creación de la Medalla Honorífica “Germán Tenderini”, para distinguir a voluntarios de los Cuerpos de Bomberos por servicios prestados a la institución y a la comunidad. Los bomberos en Chile vienen entregando su servicio de ayuda a la comunidad de sus respectivas


BOMBEROS Y MASONERÍA | 99

ciudades y pueblos de una manera totalmente voluntaria y desinteresada frente las más variadas emergencias a que ésta se ve expuesta, desde hace 164 años, impulsados por sus nobles corazones y sin esperar ningún tipo de recompensa, honores ni reconocimientos, sólo con la satisfacción del deber cumplido. La entrega de esta distinción que hace la Masonería Chilena, nos gratifica y reconforta por venir de una institución en que masones y bomberos contribuyeron mutuamente a la fundación de ambas, al existir valores y principios éticos y morales que nos son comunes, ambas surgidas coetáneamente a mediados del siglo XIX en el puerto de Valparaíso. Por aquella época Valparaíso, como puerto principal del país tenía una intensa actividad económica y comercial, con gran presencia de extranjeros, especialmente europeos y norteamericanos en la dirección de los establecimientos comerciales, con ideas bastante liberales, de religión principalmente protestante, ante una población mayoritariamente conservadora en todos los planos por la fuerte influencia católica. De entre los primeros había un número importante de miembros de la masonería, y especialmente los procedentes de Francia o sus colonias comenzaron a reunirse a fin de crear una Logia que les permitiera seguir trabajando en su perfeccionamiento y es así como 7 de agosto de 1850 se funda la logia “L’Etoile du Pacific” y poco después ingleses y norteamericanos fundan la logia “Bethesta”. Los incendios que eran frecuentes en Valparaíso y que normalmente afectaban a varias viviendas y muchas veces manzanas completas veían destruidos sus casas, establecimientos de comercio y bodegas. El 15 de octubre de 1850 el fuego destructor que comenzó en una cigarrería ubicada en la esquina de la Cruz de Reyes, hoy reloj Turri, alcanzó a casas vecinas y se extendió a

otros sectores con su secuela de destrucción. En esa época existía un pequeño grupo de milicianos cívicos, que no tenía mayor preparación ni elementos para combatir el fuego, por lo que su labor era realmente ineficaz. En virtud de ello un amplio grupo de vecinos nacionales y extranjeros se comenzó a reunir para ver la manera de crear una institución que se preocupara de atender este tipo de siniestros, de acuerdo a los ejemplos que entregaban los extranjeros de experiencias de sus países donde había Cuerpos de Bomberos Voluntarios, muchos de ellos eran integrantes de las logias masónicas de origen francés y americano. Esta sentida aspiración se concreta el 30 de junio de 1851 al constituirse la Asociación contra Incendios que más tarde pasó a denominarse Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, que la conformaron cuatro Compañías, integrada por vecinos que se comprometen a entregar sus servicios de manera totalmente voluntaria, e inspirados en los principios de la disciplina, la responsabilidad y la constancia. En primer Cuerpo de Bomberos en Chile al igual que otros que le precedieron en diversas ciudades del mundo, tuvieron su origen fundacional en combatir el fuego que se transformaba en incendio destructor que arrasaba todo cuanto encontraba a su paso. Lo mismo aconteció en Chile, por ello que el noble impulso de los habitantes de Valparaíso en cuyos corazones ardía el deseo de ayudar de manera desinteresada a su comunidad ante la ocurrencia de un incendio, prendió como un reguero de fuego en el corazón de habitantes de Ancud en 1856, Santiago en 1863, Puerto Montt y Osorno en 1865 y así a lo largo y ancho del territorio nacional en los años siguientes, hasta completar en el día de hoy 313 Cuerpos de Bomberos que cuentan con 1.172 Compañías y numerosas Brigadas que atienden hasta los más apartados lugares del país


100 | CAPÍTULO XI

En la creación de prácticamente todos los Cuerpos de Bomberos y sus Compañías estuvieron los más preclaros ciudadanos de las ciudades y pueblos, entre ellos numerosos miembros de la masonería, algunos de los cuales llegaron a ser Grandes Maestros de la Gran Logia de Chile. Entre ellos podemos mencionar a Juan de Dios Arlegui, que fue Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, Benicio Álamos, Director de la 9ª. Compañía del mismo Cuerpo., José Francisco Vergara, Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Santiago, Ramón Allende. Voluntario de la 2ª. Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago y de la 5ª. Compañía de Valparaíso, Enrique Mac-Iver, Buenaventura Cádiz y Alfredo Melossi, quienes fueron Superintendentes del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Si bien fueron los incendios los que permitieron la creación de los Cuerpos de Bomberos, en el país han existido numerosas otras emergencias que causaban tanto o más daños que aquellos, como los terremotos, inundaciones, aluviones y más tarde accidentes de tránsito, emergencias químicas, etc., y como no había ninguna institución que se preocupara de enfrentarlas y atender a los habitantes que se veían afectados, fueron asumidas como propias por todos los Cuerpos de Bomberos. En el día de hoy a través de la Ley N° 20.564, de 2012, Ley Marco de Bomberos, se reconoce expresamente esta labor cuando su artículo 2° señala “Los Cuerpos de Bomberos integrantes del Sistema Nacional de Bomberos, tendrán por objeto atender, gratuita y voluntariamente, las emergencias causadas por la naturaleza o el ser humano, tales como, incendios, accidentes de tránsito u otras, sin perjuicio de la competencia específica que tengan otros organismos públicos y/o privados”. Pero la labor asumida por bomberos no ha sido fácil, pese a que desde nuestros orígenes la

capacitación y entrenamiento ha sido objeto de gran preocupación, al comienzo fue entregada por los propios Cuerpos de Bomberos y desde hace 27 años por la Academia Nacional dependiente de la Junta Nacional. Se les enseña a combatir de manera profesional los más variados riesgos, que a diario se deben atender, pero a su vez se les enseña el auto cuidado para evitar accidentes que incluso pueden causar la muerte de algún voluntario. La vida nos presenta exigencias supremas, cuando no imponderables ocasionados por tercero que desatan desgracias que, si bien eran evitables, ocurren como siguiendo las pautas de las tragedias griegas. El valor del voluntario consiste en no desconocer y aceptar ese margen imprevisto en el cual se involucra su propia existencia. Al día de hoy son 308 nuestros voluntarios que han ofrendado sus vidas en el cumplimiento del deber libremente asumido, entre los que se cuentan dos voluntarias. El primer mártir caído en el deber fue el Teniente Eduardo Farley, el 13 de noviembre de 1858 del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, al que luego siguieron Alejandro Blackwood, Eduardo Rodríguez y Guillermo Lawrence, el 20 de febrero de 1869 del mismo Cuerpo Por su parte en Santiago su primer mártir fue Germán Tenderini, quien falleció mientras combatía un incendio que afectó el Teatro Municipal el 8 de diciembre de 1870. Tenderini era un joven italiano nacido en el pueblo de Carrara el año 1828, que ya adulto se traslada a Chile, llegando a Valparaíso a mediados 1856, y pocos meses después ingresó a la Sexta Compañía “Cristoforo Colombo”. El año 1865 se trasladó a vivir a Santiago incorporándose a la Sexta Compañía “Salvadores y Guardia de Propiedad”, el 13 de octubre de 1865. Por su parte sus inquietudes sociales lo llevan a ingresar en 1868 a la Logia “Justicia y Libertad” N°


BOMBEROS Y MASONERÍA | 101

5 de Santiago. Siendo Germán Tenderini y Vacca el primer miembro de la Masonería e integrante de un Cuerpo de Bomberos del país, que fallece en un acto de servicio, hace casi 145 años, la Gran Logia de Chile crea esta medalla que lleva su nombre, para ser entregada a aquel bombero voluntario que se haya distinguido por sus servicios prestados a la institución y comunidad. Agradecemos muy sinceramente éste gesto de la masonería chilena para con la organización del voluntariado más antigua del país. Santiago, 7 de julio de 2015.

PRESIDENTE NACIONAL AGRADECE RECONOCIMIENTO DE LA GRAN LOGIA DE CHILE Desde lo más profundo de mi ser, con mucha modestia y con indisimulado orgullo, quiero agradecer el homenaje que la Gran Logia de Chile hace a mi persona, en el marco de los 150 años del organismo representativo de la Masonería Chilena. En esta ocasión se reconoce la labor desarrollada por ya más de tres períodos y el comienzo del cuarto a cargo de la institución que aglutina en su seno a la más antigua y prestigiada actividad de voluntarios del país, sus Bomberos, que en junio del presente año cumplió 161 años de existencia. Desde que ingresara al Cuerpo de Bomberos de Florida, hace ya más de 40 años, se me inculcó que quién ingresa a Bomberos, lo hace para servir con abnegación y sacrificio, sin esperar ningún tipo de recompensas, ni títulos ni pergaminos. Después de todo este tiempo he entregado mis mejores energías como simple voluntario, luego como dirigente a nivel local y nacional con igual predicamento. Esta vocación de servicio público nació en mi natal Los Ángeles, cuando hace 55 años ingresé

a la Juventud Radical. Fui dirigente del Centro de Alumnos del Liceo de esa ciudad y, al trasladarme a terminar mis humanidades en el Liceo José Victorino Lastarria de Santiago, debido al terremoto de mayo de 1960, continué con este mismo ímpetu ocupando cargos en la Juventud Radical de la Décima Comuna. Al ingresar a la Escuela de Derecho de la Universidad de Concepción fui dirigente del Grupo Universitario Radical y de la Juventud a nivel provincial y en 1965 asumí como Consejero Nacional. En mayo de 1967 resulté elegido como Alcalde de la Municipalidad de Florida, ciudad vecina a Concepción donde teníamos propiedades agrícolas por el lado de mi padre y donde participaba en diversas actividades juveniles. Allí me incorporé al Cuerpo de Bomberos. El hecho de trabajar, desempeñar el cargo de Alcalde y atender las preocupaciones políticas me llevó a congelar mis estudios de derecho por algunos años, pero seguí vinculado al quehacer bomberil de Florida. Después de reincorporarme a los estudios de derecho, me alejé de las actividades bomberiles, con el objeto de preparar la memoria de prueba, el examen de grado y la práctica profesional, recibiendo mi título de abogado en junio de 1975. Algunos años antes, fui invitado a participar en la Masonería de Concepción, lo que acepté pese a que antes ya se me había hecho igual invitación, pero pedí se dejara pendiente porque quería terminar mis estudios universitarios. En la masonería fui fortaleciendo los principios éticos y morales que me inculcaron mis padres y profesores del Liceo de Los Ángeles y del Lastarria, junto con enriquecer mi acervo cultural, que ha hecho de mí alguien que trata de ser más justo y ponderado en todas las actividades familiares, sociales, profesionales y de todo orden. He asumido integralmente la Fraternidad, el Laicismo y la Tolerancia, entre muchos de sus valores im-


102 | CAPÍTULO XI

pulsándolos con voluntad decidida para mejorar la sociedad a fin de que ésta sea más humana, justa, fraterna y solidaria, junto con intentar ser un buen elemento, sirviéndola de la manera más desinteresada posible. A comienzos de 1979 me reincorporo al Cuerpo de Bomberos de Florida y al año siguiente fui elegido Superintendente de la institución, cargo en el que permanecí por 27 años, período durante el cual logramos su modernización y un total equipamiento en vehículos e implementación, junto con una adecuada capacitación de los voluntarios. A nivel regional me correspondió asesorar al Consejo Regional y Provincial de Bomberos, así como al Cuerpo de Bomberos de Concepción y otros que requirieron mi colaboración. Estando en estas funciones, en junio de 1998 resulté elegido Director Nacional, años después Vicepresidente Nacional, para asumir en junio de 2006 como el primero entre mis iguales, siendo reelegido el 2008, 2010 y ahora en junio hasta el 2014. Cabe preguntarse ¿Qué es la Junta Nacional de Bomberos de Chile? sobre el particular debo señalar que a fines de la década de los años sesenta del siglo pasado, los Cuerpos de Bomberos atravesaban por una grave crisis económica, por lo que se reúnen a nivel provincial y deciden crear un organismo de carácter nacional, para cuyo efecto a fines de mayo de 1970 en una Asamblea Nacional con la asistencia de la casi totalidad de los Cuerpos existentes a esa fecha, constituyen oficialmente la Junta Nacional de Bomberos de Chile, con el objeto de coordinar la acción de todos sus miembros, servir de enlace y medio de consulta, constituir un canal de comunicación entre el Gobiernos, sus servicios públicos y los distintos Cuerpos de Bomberos del país, mantener una Academia Nacional de Bomberos destinada a la docencia, investigación y extensión, procurar recursos para el funcionamiento de los Cuerpos,

así como la adquisición de carros bomba, materiales para el servicio, equipos de protección personal para los voluntarios, etc. En estos más de 40 años la Junta Nacional ha demostrado su eficaz labor en beneficio de los Cuerpos de Bomberos, con lo cual se ha convertido en interlocutor válido no sólo entre éstos, sino también ante las autoridades de Gobierno y Parlamentarias. Es así como se ha modernizado el parque vehicular de todos los Cuerpos, habiendo recibido todos ellos en algún momento un vehículo nuevo y en los últimos seis años hemos entregado más de 400 carros y durante el año en curso llegarán 157, de los cuales ya hemos entregado más de 50, Todo esto se ha debido a que hemos elaborado un Plan Estratégico de Desarrollo, definiendo la visión y misión de la Junta, junto con confeccionar diversos programas. En bomberos adquirí un modelo de vida. He encontrado la suma de lo mejor de nuestra sociedad, para ir en su ayuda cuando ésta ve afectada la vida y bienes de sus integrantes, ante las emergencias creadas por el hombre y/o la naturaleza. Desde el sitial de máximo dirigente de la institución, junto a todo el equipo directivo que me acompaña, he impulsado un estilo de gestión fuertemente validada por mis orígenes y convicciones, contribuyendo al desarrollo y progreso de todos los Cuerpos de Bomberos del país, velando por el mejor y adecuado equipamiento en carros bomba, implementación para el servicio, equipos de protección personal para nuestros voluntarios y voluntarias. Qué duda cabe que deben haberse incurrido en algunos errores, pero qué obra humana no las tiene. Sólo pido disculpas por ello. He cultivado coherentemente mi espíritu sin egoísmos ni mezquindades, sino sólo con la voluntad de servir a quién requiera de una ayuda, sea ésta una opinión o una mano fraterna que se extienda de manera generosa, ante cualquier circunstancia. Nunca he esperado nada a cambio que


BOMBEROS Y MASONERÍA | 103

no sea la enorme satisfacción de haber contribuido a mejorar mi entorno. A esta altura de mi vida tengo sólo palabras de gratitud para mis padres que me enseñaron a ser una persona de bien, al igual que mis profesores, al Partido Radical que me permitió desarrollar el espíritu de servicio público en forma honesta y transparente, a la Masonería que cultivó mi espíritu e intelecto y puso a mi disposición los valores y principios éticos para fortalecer mi personalidad y volcarlos a la sociedad. A los bomberos que me han permitido con un amplio espíritu de solidaridad ir en ayuda de quién sufre una emergencia. Bomberos de Chile le ha dado una validez y razón a mis impulsos vocacionales de voluntariado. A mis colegas miembros del Directorio Nacional y Consejos Regionales, por haber tolerado mis naturales imperfecciones en la dirección de la institución.

Vaya para mis hermanos, hijos y mi mujer una emocionada palabra de gratitud por su respaldo incondicional. Les debo una excusa por no haber estado con ellos todo el tiempo que era posible o necesario. Su formación basada en los mismos principios que me han sustentado les permite entender y comprender mi vocación de servicio. Por último reitero mi reconocimiento y gratitud a la Gran Logia de Chile y a la Asociación de Bomberos Masones, que estimaron que algo he podido aportar a mi país a través de mi colaboración activa e intensa a favor de los Cuerpos de Bomberos, desde el cargo de Presidente Nacional de Bomberos. Espero hacerme digno de recibir esta distinción que se me confiere. Santiago, 5 de octubre de 2012.-


104 | CAPÍTULO XII

CAPÍTULO XII AGRADECE RECONOCIMIENTOS


AGRADECE RECONOCIMIENTOS | 105

1.- Agradece condecoración del Cuerpo de Bomberos de Santiago Sean mis primeras palabras para agradecer muy sinceramente el acuerdo del Directorio del Cuerpo de Bomberos de Santiago de fecha 15 de diciembre de 2011, mediante el cual se acordó conferirme la Condecoración “Medalla al Mérito”, en consideración a mi trayectoria bomberil, a mi permanente disposición de colaboración con este Cuerpo y como un reconocimiento labor en beneficio de las instituciones bomberiles del país. Cada uno de nosotros ingresó a un Cuerpo de Bomberos movido por el deseo sincero de ayudar a la comunidad cuando ésta o alguno de sus integrantes se encuentren afectados por un siniestro o emergencia que ponga en riesgo su vida y sus bienes. El sólo interés no basta, es necesario tener sólidos valores éticos y morales, junto a un fuerte espíritu de sacrificio que no conozca de límites en nuestro compromiso libremente adquirido de servir. Por 160 años Bomberos ha demostrado al país que es mucho más que una institución societaria donde se reúnen personas de bien con el altruista propósito de ayudar al prójimo ante cualquier emergencia. Los Cuerpos de Bomberos son organizaciones inspiradas en los más elevados valores del humanismo, que a través de sus miembros han adquirido el compromiso de velar por la vida y bienes de las personas de su comunidad. El hombre va en ayuda de otro ser humano. Principios éticos y morales, como la solidaridad, el compañerismo, la fraternidad, la responsabilidad y la disciplina entre muchos otros inspiraron ayer, hoy y siempre a los antiguos “caballeros del fuego”, hoy “profesionales de la emergencia”, con el objeto de templar su espíritu conforme a ellos y transformarlos en hombres buenos en el más amplio sentido de la

palabra. Es en virtud a lo anteriormente expuesto que ingresar a bomberos no es fuente de pasatiempo, sino un activo trabajo en un perfeccionamiento y capacitación constante, para servir cada vez con más eficiencia, responsabilidad y abnegación. Esto es algo permanente que nos compromete en toda nuestra permanencia en la institución, sea como simple voluntario, directivo de la Compañía o del Cuerpo, para lo cual se debe colocar el mismo celo, fervor y constancia que se tuvo para atender los servicios de emergencia. Hace más de cuatro décadas que movido por mi afán de servicio público e inspirado en los nobles principios éticos y morales de bomberos, es que solicité mi ingreso al Cuerpo de Bomberos de Florida, en la región del Bío Bío y, luego de los trámites, exigencias y procedimientos de rigor, fui aceptado como bombero voluntario. La capacitación, el entrenamiento, la vida de cuartel fueron entregándome las herramientas para cumplir con el compromiso libremente asumido: servir a aquellas personas que requerían de los servicios de los bomberos ante las emergencias de incendios y accidentes de tránsito principalmente. La generosidad de los voluntarios de mi Cuerpo de Bomberos me llevó a dirigirlo por 27 años seguidos, que luego me permitió integrar el Directorio de la Junta Nacional de Bomberos de Chile, como Director, Vicepresidente y desde hace casi seis años como Presidente Nacional, donde he puesto mis mejores esfuerzos para trabajar en beneficio de todos los bomberos del país. Al asumir la Presidencia Nacional en Julio de 2006 adquirí el compromiso de fortalecer los Consejos Regionales y de los Cuerpos de Bomberos, así como de potenciar la estructura administrativa de la Junta Nacional, profesionalizándola, con el objeto de ayudar al máximo a los Cuerpos,


106 | CAPÍTULO XII

así como gestionar recursos para la renovación del material mayor, adquisición de material menor y construcción de cuarteles, no haciendo distingos de si se trata de aquellos que sirven en grandes, medianas o pequeñas ciudades o localidades. Los señores miembros de este Honorable Directorio General son testigos de cómo se observa una clara modernización del parque vehicular desde el 2006 a la fecha, en que se incorporaron 402 unidades nuevas que reemplazaron a igual cantidad de carros que salieron por antigüedad y que beneficiaron a la casi totalidad de Cuerpos de Bomberos del país. Se ha dotado a las mayoría de las instituciones bomberiles de material menor y equipamiento de última generación, que les permitirá entregar un mejor servicio a la comunidad, entre ellos encontramos el haber tomado el acuerdo por parte del Directorio Nacional en 2007 de adquirir equipos de protección personal para los voluntarios, en especial uniformes normados en número superior a los 8.000 desde ese año hasta ahora y que esperamos llegar a los 20.000 dentro de los próximos 2 años. Por otra parte, a raíz del terremoto del 27 de febrero de 2010 que destruyó más de 70 cuarteles, requerido la ayuda del Estado y obtuvimos M$ 15.000.000.-, para reconstruir dichos cuarteles, los que se encuentran en proceso de licitación en el Ministerio de Obras Públicas y la construcción de los primeros de ellos debe comenzar en el mes de abril. Además la Junta Nacional con recursos de bomberos construyó 4 cuarteles que fueron entregados en el mes de diciembre pasado. Por la enorme cantidad de cuarteles a construir, aprovechamos la ocasión de diseñar un cuartel tipo que nos entregará un cierto estándar y uniformidad. Por último, el pasado 3 de febrero se publicó la Ley Nº 20564, Ley Marco de Bomberos de Chile, que surgió de una propuesta planteada en el seno de la Junta Nacional en Abril de 2002, siendo

aprobada ese año en las diversas instancias institucionales y que se ingresó a la Comisión Especial Bomberos de la Cámara de Diputados en marzo de 2008, de la cual salió el texto que ahora es la citada Ley, la que finalmente ingresó a trámite en dicha instancia legislativa el 31 de agosto de 2011, siendo aprobada por unanimidad en la Cámara y el Senado, luego de contar con el patrocinio del Ejecutivo, en cuanto al financiamiento a través de la Ley de Presupuesto. Este reconocimiento legal a los Bomberos de Chile es realmente trascendente, pues no es sólo un marco jurídico a la más antigua institución del voluntariado nacional y a la mejor evaluada, sino regula la creación de nuevos Cuerpos exigiendo requisitos indispensables y necesarios para prestar un buen servicio, señala su financiamiento, establece que el Ministerio del Interior y Seguridad Pública será el órgano transmisor de los recursos, prescribe que las empresas o instituciones públicas o privadas del país, que tengan la obligación de contar con planes de emergencia contra incendios y/o servicios o brigadas de extinción de incendios, deberán coordinarse con el respectivo Cuerpo de Bomberos. Establece que los cuarteles, vehículos, equipos o herramientas de bomberos serán inembargables. Permite que sea bomberos a través de la Junta Nacional el que conozca denuncias que realicen las autoridades en contra de algún Cuerpo de Bomberos, en el evento de surgir una conflicto o situación que afecte la seguridad de la población. Además crea los Registros Nacional de Bomberos, de Actos de Servicios y de Vehículos. Todas estas actividades se enmarcan dentro del compromiso adquirido al asumir como Presidente Nacional, para lograr una modernización de los bomberos del país. Queda mucho por hacer, pero todo esto no ha sido labor sólo mía, sino de los miembros del Consejo Ejecutivo, del Directorio


AGRADECE RECONOCIMIENTOS | 107

Nacional, contando además con la colaboración inestimable de los funcionarios de la organización y de aportes de numerosos voluntarios de diversos Cuerpos, a quienes agradezco su ayuda. Cuando un dirigente cumple con sus obligaciones no puede ni debe esperar reconocimientos o estímulos, por cuanto ello es consustancial a nuestra condición de bombero, y si en algo he colaborado con el Cuerpo de Bomberos de Santiago, ello ha sido de la misma forma como lo he hecho con numerosos Cuerpos. Por el contrario soy yo quién debe agradecer la ayuda y opiniones entregadas por directivos, oficiales generales y voluntarios de esta prestigiosa institución que han contribuido con ideas concretas en beneficios de todos los bomberos del país. La condecoración que me confiere el Cuerpo de Bomberos de Santiago junto con agradecerla de todo corazón, la recibo con mucha modestia e indisimulado orgullo, por cuanto la entrega una institución señera del bomberismo nacional que se apronta a celebrar en muy corto tiempo 150 años de una fecunda labor en la capital del país, y por cuyas filas han pasado ilustres bomberos que destacaron no sólo en el Cuerpo de Bomberos, sino el ámbito nacional, por su condición de políticos, empresarios, profesionales, escritores y poetas, entre los que destacan José Luis Claro, Pedro Montt, Manuel Antonio Matta, Angel Custodio Gallo, Domingo Arteaga, Aníbal Pinto, Enrique Meiggs, José Besa, Benjamín Vicuña Mackenna, Enrique Mac –Iver, Hernán Figueroa, Guillermo Morales y muchos otros que sería largo mencionar. Esta distinción me compromete a seguir trabajando con la misma fuerza, energía y dedicación en favor de todos los Bomberos de Chile, como lo he venido haciendo desde que pasé a integrar el Directorio Nacional y, particularmente desde julio de 2006.Santiago, 27 de marzo de 2012.-

2.- Agradece reconocimiento de la I. Municipalidad de Los Ángeles “La fascinación por la vida entró en mí gracias a tres acontecimientos que marcaron profundamente mi alma: nací en Los Ángeles en una familia unida, generosa y afectiva, compartí con quienes me aman y me formé solidariamente en Bomberos de Chile y su entorno”. Sean mis primeras palabras para agradecer desde lo más profundo de mi corazón el inmerecido reconocimiento que la Ilustre Municipalidad de Los Ángeles, a través de su Alcalde y Concejo Municipal, ha hecho al otorgarme la distinción “Raúl Garretón Arriagada”, en este acto de conmemoración del 269° aniversario de la fundación de la comuna. Cuando fui informado telefónicamente por el Sr. Alcalde de esta mi querida ciudad, don Joel Rosales Guzmán, de que el Concejo Municipal había adoptado dicho acuerdo, surgieron en mi mente, como un remolino de acontecimientos, desordenados recuerdos de mi infancia y juventud, que es la etapa más bella del ser humano. Vienen a mi memoria la figura imborrable de mis padres, Miguel e Isaura, de mi tía y madrina Fresia y, por cierto de mis hermanos Alejandro, Gabriela y Patricio, junto al sinnúmero de familiares y amigos, con quienes compartimos esa hermosa y ya lejana época. Me veo como ayer recorriendo la calle Villagrán, desde mi casa, en la primera cuadra, hasta la esquina con Lautaro, para asistir a clases en el antiguo Colegio Alemán. Luego en la calle Manuel Rodríguez de la población Los Ángeles, hasta terminar en la Avenida Ricardo Vicuña 349 la casa definitiva que adquirió mi padre. Me veo también salir desde ella junto a mi hermano Alejandro caminando mañana y tarde hacia el querido Liceo de Hombres. En esa avenida jugábamos a la pelota


108 | CAPÍTULO XII

junto a los vecinos Melo, De la Maza y otros, hasta que veíamos aparecer a los Carabineros, instantes en que arrancábamos, perdiendo muchas veces la pelota que nuestros amigos de verde llevaban a la Comisaría distante a poco más de una cuadra en calle Freire. El tiempo, el paso de los años se ha hecho presente en cada uno de nosotros; nos ha teñido de gris y blanco los cabellos, perdiendo parte de él. Cuando nuestra tez ya es menos tersa y arrugada, la nostalgia inevitable, la mirada hacia el pasado inmediato trata de escudriñar lo bueno y lo malo de épocas pretéritas. No es éste el instante de hacer balances detallados ni hurgar finamente en los recuerdos, sino de mirar un poco hacia nuestro interior, qué ha sido de nosotros, cómo ha sido nuestra vida y si se han concretado los proyectos de vida que alguna vez, entre estas calles y colegios, pudimos esbozar. Sin lugar a dudas la mayor fortaleza estructural la encontramos en las enseñanzas y principios valóricos imbuidos por nuestros padres y reforzadas por el sistema educativo. Respecto de los primeros sólo tengo palabras de gratitud no sólo por haberme dado la vida sino, los valores que la han guiado por más de seis décadas. En cuanto a lo segundo, mi agradecimiento más sentido a la estricta enseñanza del Colegio Alemán en los tres primeros años de mi educación primaria y sobre todo, a la fuerte formación humanista, impregnada de los más elevados valores que distinguidos profesores y maestros del Liceo de Hombres nos entregaron, para ser personas dignas y útiles a la comunidad. Son muchos los profesores que marcaron mi existencia por sus sabias enseñanzas, cuyos nombres quizás he perdido en el tiempo, pero para mí siguen figurando en mi inventario de las cosas positivas. El querido rector Oscar Concha, prematuramente fallecido, su sucesor Leonidas Zurita, los profesores Tulio Jara, Rafael Cajas, Eduardo Meiro-

ne, Edmundo Moncada y Rolando Pérez, conocido cariñosamente como “Toperol”, quién falleció hace algunos meses. En esa época ingresé a la actividad política y recién en octubre del pasado año cumplí 50 años como militante del Partido Radical. Fui dirigente juvenil en Santiago y Concepción, alcanzando cargos a nivel nacional entre los años 1965 a 1967, para ese último año ser elegido como Alcalde de la Comuna de Florida, en la provincia de Concepción, en la que luego fui regidor y concejal. Con posterioridad en la década de los años 90 fui Secretario Regional Ministerial de Transportes y Telecomunicaciones y de Justicia, desde donde colaboré con voluntad, abnegación y sacrificio en toda la Octava Región, no olvidando a la provincia de Bío Bío y, es especial a la ciudad de Los Ángeles, como pueden dar fe quienes fueron autoridades provinciales y locales en esa época. Mi natural inquietud por el perfeccionamiento moral e intelectual me llevó hace más de 35 años a incorporarme a la Francmasonería en la ciudad de Concepción, llegando a alcanzar la dirección de una logia para culminar como Delegado Regional del Gran Maestro en esa importante provincia. En ella he fortalecido los valores de libertad, igualdad, fraternidad, tolerancia, respeto, rectitud y amor a la humanidad, todo lo cual me ha convertido en un hombre humilde, de actuar honesto y transparente en todas las actividades de mi vida. Mi interés por la más noble institución voluntaria del país surgió en la niñez por cuanto vivía a media cuadra del cuartel general del Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, cuyo Superintendente era el recordado abogado don Luis Muñoz Pal. Al sonar la sirena, de inmediato la curiosidad de niño me llevaba junto a mis hermanos a ver la salida de los carros bombas y de los bomberos que presurosos subían a éstos. El sonido de la sirena era la clara advertencia de que un incendio u otra emergencia


AGRADECE RECONOCIMIENTOS | 109

requerían de la presencia y ayuda de los caballeros del fuego. Hoy, ese sonido se está perdiendo por las naturales circunstancias del progreso, pero donde este se perciba, todavía significa que existen hombres y mujeres buenos, generosos y desinteresados que solo necesitan un aviso, una alerta para acudir a mitigar el dolor de sus hermanos. No pude cristalizar el sueño de incorporarme a este grupo de personas, por cuanto en aquella época, década de los años 50, no existían las brigadas de cadetes. A mediados de la década de los años 60 cuando era Alcalde de la comuna de Florida fui invitado a incorporarme al Cuerpo de Bomberos de esa localidad, donde fui su Superintendente por 27 años. Me desempeñé también como Asesor Jurídico del Cuerpo de Bomberos de Concepción y del Consejo Regional del Bío Bío por largos años, hasta que el año 1998 fui elegido Director Nacional por dos períodos, luego Vicepresidente Nacional también por dos períodos, para finalmente en junio de 2006 resultar elegido como Presidente Nacional de Bomberos de Chile. A estas elevadas funciones de una década como directivo bomberil llevé la visión y experiencia de un dirigente de provincia, trabajando de manera incesante en fortalecer la acción y equipamiento de todos los Cuerpos de Bomberos. Hoy al culminar el mandato de dirigente máximo tengo la enorme satisfacción de haber trabajado con celo, fervor y constancia en la modernización en favor de todos los bomberos del país. En todas mis actuaciones, tanto profesionales, familiares como de servicio público, he tenido siempre presente las enseñanzas recibidas tanto en mi origen ciudadano como en mi familia, impregnándome del principio fundamental de trabajar internamente para lograr ser siempre un hombre de bien. Ahora recibo igualmente, con humildad, esta distinción que lleva el nombre de don “Raúl Ga-

rretón Arriagada”, íntimamente ligado al quehacer de esta ciudad cuya historia plasmó en un libro y a quién conocí desde niño por cuanto era amigo de mi padre. Me siento realmente halagado y reconfortado y, con una gran responsabilidad, pues debo hacerme digno del ejemplo que don Raúl dejó en el corazón de Los Ángeles. Soy hijo de Chile y su educación pública, de mi querido Liceo de Hombres y de la Universidad de Concepción y, por tanto me siento impregnado de los valores éticos y morales que los maestros de acá me inculcaran desde mi ya lejana infancia, los que he transmitido a mis hijos Miguel Ángel, Mónica y Jorge, que como profesionales del área humanista han asimilado en su integridad Soy agradecido de la vida al permitirme este largo quehacer en el servicio público de forma totalmente desinteresada, demostrándome que, por todo lo recibido, valió la pena estar aquí. Hoy, me tomo un descanso en este camino para confirmar las palabras de agradecimiento a todos los que estimaron que algo he aportado a esta mi ciudad, a mi familia y a Chile lo que me hace digno de recibir esta distinción que hoy se me confiere. Los Ángeles, 26 de mayo de 2008.3.- Agradece reconocimiento de la I. Municipalidad de Concepción Premio Vecino destacado Medalla al Mérito Pencopolitano “René Louvel Bert” Con enorme orgullo e indisimulado agrado, deseo agradecer sinceramente este homenaje de la I. Municipalidad de Concepción al otorgarme el Premio Vecino Destacado con la medalla al Mérito Pencopolitano “René Louvel Bert”. Sólo tengo palabras de gratitud primero para quienes me propusieron y luego para los integrantes del jurado quienes tomaron la decisión de seleccionar mi nombre.


110 | CAPÍTULO XII

Nací en esta región, en la ciudad de Los Ángeles, donde cursé mis estudios de la enseñanza primaria y secundaria. Llegué siendo un muchacho, a comienzos de 1963, a la hermosa perla del Bío Bío para desempeñarme laboralmente en una institución del Estado y para comenzar mis estudios en la Escuela de Derecho de mi querida Universidad de Concepción. Con el tiempo me recibí de abogado, formé una familia que me dio tres hermosos hijos. Durante más de 45 años he desarrollado una intensa actividad en esta ciudad que no sólo me acogió y cobijó, sino que me brindó la oportunidad de vivir los mejores años de mi existencia. Aquí encontré el espacio para concretar todas mis actividades públicas, sociales, políticas y de servicio. Hace más de 35 años que participo de la labor voluntaria de Bomberos de Chile. Comencé en el Cuerpo de Bomberos de Florida, donde fui Superintendente por 27 años. En este mismo espacio, he asesorado jurídicamente al Cuerpo de Bomberos de Concepción, al Consejo Provincial de Bomberos de Concepción y al Consejo Regional de Bomberos del Bío Bío. Representando a la región me incorporé el año 1998 a las labores dirigenciales superiores nacionales como Director Nacional y en junio de 2006 fui elegido Presidente Nacional de Bomberos de Chile, siendo reelegido por unanimidad en el mismo cargo para el período 20082010. En todas mis actividades he puesto siempre mis mayores y mejores energías por el bien de las instituciones en las que he participado y a las que pertenezco, sobre todo para el beneficio de la sociedad regional, provincial y local, inspirado en los valores y principios que las guían y orientan, sin esperar ningún tipo de recompensas o reconocimientos. Como en todas las cosas de mi vida, en mis compromisos y trabajos, he puesto en ello mi honor manteniendo una vida pública y privada honesta, transparente y dedicada.

En la política, por más de 50 años como militante del Partido Radical, me ha llevado a servir sin ningún tipo de favoritismo, nepotismo, discriminación o abuso. He usado este canal para desarrollar una intrínseca vocación que unida a mi interés por el voluntariado, me han dado la valiosa oportunidad de estar más cerca de la sociedad y la ciudadanía a las cuales me debo y pertenezco. La Masonería en tanto, me ha entregado los valores del Humanismo, la Fraternidad, el Laicismo y la Tolerancia entre muchos otros, para moldear mi personalidad y, de esa manera entregar a la comunidad, en mis labores, las mejores energías para construir una sociedad más humana, justa, fraterna y solidaria. En bomberos adquirí un modelo de vida. He encontrado la suma de lo mejor de nuestra sociedad, para ir en su ayuda cuando ésta ve afectada la vida de sus integrantes, ante las emergencias creadas por el hombre y la naturaleza. Desde el sitial de máximo dirigente de la institución he impulsado un estilo de gestión fuertemente validada por mis orígenes y convicciones, contribuyendo al desarrollo y progreso de todos los Cuerpos de Bomberos del país, velando por el mejor y adecuado equipamiento de nuestros voluntarios, tanto bomberas como bomberos. He cultivado coherentemente mi espíritu sin egoísmos ni mezquindades, sino sólo con la voluntad de servir a quién requiera de una ayuda, sea ésta una opinión o una mano fraterna que se extienda de manera generosa, ante cualquier circunstancia. Nunca he esperado nada a cambio que no sea la enorme satisfacción de haber contribuido a mejorar mi entorno. Estoy orgulloso por eso. A esta altura de mi vida tengo sólo palabras de gratitud para mis padres que me enseñaron a ser una persona de bien, al Partido Radical que me


AGRADECE RECONOCIMIENTOS | 111

permitió desarrollar el espíritu de servicio público en la forma honesta y transparente, a la Masonería que cultivó mi espíritu e intelecto y puso a mi disposición los valores y principios éticos para fortalecer mi personalidad y volcarlos a la sociedad. A los bomberos que me han permitido con un amplio espíritu de solidaridad ir en ayuda de quién sufre una emergencia. Bomberos de Chile le ha dado una validez y razón a mis impulsos vocacionales de voluntariado. Estoy satisfecho con eso. Vaya para mis hermanos y mis hijos una emocionada palabra de gratitud por su respaldo incondicional. Les debo una excusa por no haber estado con ellos todo el tiempo que era posible o necesario. Su formación basada en los mismos principios que me han sustentado les permite entender y comprender mi vocación de servicio.

Estoy profundamente agradecido de ellos Por último reitero mi reconocimiento y gratitud a quienes, de manera generosa, estimaron que algo pude aportar a ésta, mi querida y eterna ciudad de Concepción, y que me ha hecho acreedor de recibir la distinción de Vecino Destacado y con ello la medalla “René Louvel Bert”, destacado vecino penquista que supo dejar en alto el nombre de la ciudad, objetivo que trataré de cumplir con mis limitadas condiciones humanas. Una distinción concedida por mis iguales adquiere un valor inconmensurable. Todo lo vivido y realizado, por cierto, ha valido la pena. Concepción, 02 de octubre de 2009.-


112 | CAPÍTULO XII

4. Miguel Reyes, Hijo Ilustre de Florida El sábado 29 de julio de 2006 el Presidente Nacional de Bomberos de Chile, Miguel Reyes, debió realizar un gran esfuerzo para no llorar, pero sus lágrimas contenidas no eran signo de tristeza, sino que por el contrario, lo eran de emoción y alegría al ser declarado “Hijo Ilustre” de la comuna de Florida”. El solemne acto se llevó a cabo en el auditorio Municipal de esa comuna, ubicada en la provincia de Concepción en la Región del Bío- Bío, a 45 kilómetros de la capital regional. Encabezó el acto el alcalde Domingo Muñoz Cabezas, y asistieron el diputado Sergio Bobadilla, el senador Alejandro Navarro, los concejales de la comuna, el Presidente del Consejo Regional de Bomberos de la VIII Región, Rafael Contreras, autoridades bomberiles, miembros de la comunidad y familiares del homenajeado. La decisión del Consejo Municipal de entregar tan alta distinción se fundamente en la elección de Miguel Reyes Núñez como Presidente de la Junta Nacional de Bomberos de Chile y en su dilatada y destacada trayectoria de servicio público como ex Regidor, ex Alcalde, ex Concejal de la Municipalidad de Florida, ex Seremi de Transportes y Telecomunicaciones, ex Seremi de Justicia, Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Florida por 27 años, además de cumplir funciones como asesor jurídico del Cuerpo de Bomberos de Concepción, del Consejo Provincial de Concepción, del Consejo de la VIII Región y como Vicerrector de la Academia Nacional de la VIII Región, Inspector Nacional de asuntos jurídicos, Director Nacional y Vicepresidente Nacional de Bomberos de Chile. El alcalde Domingo Muñoz dejó de manifiesto su orgullo y el alto honor que para él significa declarar “Hijo Ilustre” a quien por toda la vida se ha

dedicado al servicio público y “hoy nos enorgullece que esté ocupando el máximo cargo que puede ostentar un bombero, el ser Presidente Nacional”. “Miguel desde muy joven, cuando recién cumplía los 18 años, se destacó en el servicio público, al ser elegido regidor de la comuna y alcalde desde 1967 a 1969, siendo a sus 23 años de edad el alcalde más joven en ejercicio, representando al partido Radical Social Demócrata. Siempre ha ocupado los cargos con responsabilidad, siempre ayudando a quien necesita un consejo o asesoría sin distingo de clase social, religioso o color político” señaló a los presentes el edil. Alejandro Reyes, sobrino del Presidente Nacional, tuvo la responsabilidad de hablar en representación de la familia, manifestando los sentimientos de “emoción, orgullo y enorme satisfacción que afloran en nuestra familia. Porque esta no es una ceremonia cualquiera. Hoy nuestra familia se regocija porque a uno de los nuestros, a nuestro querido hermano padre y tío Miguel Reyes Núñez se le reconoce con la máxima distinción que un pueblo le puede entregar a una persona... Y no es cualquier pueblo: para la familia Reyes, Florida es la cuna de sus vidas. Tío Miguel: simplemente quiero decirle lo mucho que lo queremos, lo orgullosos que nos sentimos y lo merecido que creemos que es para usted este reconocimiento”. Una vez concluidas las palabras de Alejandro, subieron al escenario los hijos de Miguel Reyes – Mónica y Jorge— quienes a nombre de la familia le hicieron entrega de un obsequio como muestra de su afecto y del trascendental momento que estaban compartiendo. Visiblemente emocionado, el “Hijo Ilustre de Florida” agradeció en forma muy sentida este “inmerecido homenaje del que he sido objeto. Confluyen a mi mente muchos momentos pasados vividos y llenos de una profunda emoción. En primer lugar creo que durante toda mi vida he sido una


AGRADECE RECONOCIMIENTOS | 113

persona que ha trabajado de manera entusiasta solidaria fraterna sin distinguir color político. Estoy próximo a cumplir 50 años de vida política. Muy joven entré a ella y quizás de allí surgió la vocación de servicio a la comunidad sin esperar algún tipo de recompensas y estoy también cumpliendo 39 años en el servicio público”, señaló. Miguel Reyes también se refirió a su elección como Presidente Nacional de Bomberos de Chile, señalando que este año ha asumido la enorme responsabilidad de conducir a una institución de 155 años de existencia “pero confío en el espíritu y respaldo que tendrá que darme el Cuerpo de Bomberos de Florida y la comunidad, que testimonia su reconocimiento hacia mi persona, va a estar presente en los actos y acciones que yo emprenda y así pueda sentir que tengo una base fuerte para que las acciones en definitiva se concreten en acciones bienhechoras para la causa bomberil de los 37 mil hombres y mujeres que visten la cotona y entregan su servicio a la comunidad”, concluyó. Para el senador Alejandro Navarro, quien conoce a Miguel Reyes hace 23 años, su nombramiento “es un reconocimiento muy especial, que demuestra que desde comunas rurales, apartadas del centro del poder de Santiago, es posible que hijos de esta tierra y particularmente hombres muy queridos que han sido forjadores, en este caso del Cuerpo de Bomberos de Florida, hayan podido llegar al más alto cargo que hoy tiene la Junta Nacional de Bomberos. Me parece un hecho que honra a la comuna y particularmente a don Miguel”. Finalizado el acto todos los presentes se trasladaron al Cuerpo de Bomberos de Florida, el cual por primera vez recibía en sus dependencias a Miguel Reyes como Presidente Nacional de Bomberos de Chile. Los discursos se sucedieron uno tras uno por parte de los voluntarios, quienes dejaron de manifiesto a la máxima autoridad su senti-

miento de orgullo y afecto hacia su persona. Si bien no existe incompatibilidad en ser Presidente Nacional y Superintendente, “por el hecho de estar residiendo parte de la semana en Santiago y Concepción”, Miguel Reyes tomó la decisión de dejar por primera vez a una mujer a cargo de la conducción del Cuerpo de Bomberos de Florida, a su Vicesuperintendente, quien deberá tener a su cargo los 60 voluntarios que integran las tres Compañías que sirven a esta localidad rural que cuenta con una población de poco más 10 mil habitantes quienes viven principalmente de la pequeña agricultura. Artículo publicado en la revista Bomberos del año 2006.-


114 | CAPÍTULO XIII

CAPÍTULO XIII EL CUERPO DE BOMBEROS DE FLORIDA


EL CUERPO DE BOMBEROS DE FLORIDA | 115

Cincuentenario del Cuerpo de Bomberos de Florida. Nuestra querida institución cumplió recién el 31 de diciembre recién pasado sus cincuenta años de ininterrumpida labor al servicio de la comunidad de Florida, de ahí que ahora en la compañía de los hermanos de ideales de la provincia celebremos en forma pública estas “Bodas de Oro” o el Cincuentenario del Cuerpo de Bomberos de Florida. Comenzaré por hacer algunas reflexiones, por cuanto cada aniversario provoca por sí una reflexión interior, produce una toma de conciencia en el sentido que la Institución no es fuente de pasatiempo, sino que de un permanente y austero sacrificio. Sacrificio en el sentido de ocupar horas que otros dedican al descanso en prepararse para servir cada vez mejor. El bombero solo tiene que trabajar cuando concurre a un siniestro o acude a prestar otro servicio. Trabaja también preparándose técnica y físicamente. Debe acudir a academias, asistir a cursos técnicos, estudiar y aprender el uso de elementos y equipos cada vez más sofisticados, como asimismo concurrir a ejercicios doctrinarios y trabajar desempeñando funciones o cumpliendo misiones, buscando el progreso de su Compañía y, por ende, de la Institución. Los que llegan a nuestra Institución no vienen a buscar títulos, escarapelas ni honores. Los que llegan a ella vienen a entregar un sentimiento de humanidad; vienen a prestar una ayuda a quien la solicita, sin importarle el color de su piel, posición social o manera de pensar. Debe sentir un verdadero amor al prójimo. Debe estar dispuesto a todas las contingencias que el servicio implica, incluso hasta rendir la vida en el cumplimiento del deber. Aquel que no posea este sentimiento de entrega, jamás llegará a ser un bombero de verdad. Las épocas y los tiempos han tenido cambios

o transformaciones. El ayer es distinto al presente. El mundo ha evolucionado enormemente en la técnica y en las costumbres. La humanidad de cincuenta años atrás pensaba y tenía hábitos diferentes. Por cierto, estaba acorde con el mundo que le rodeaba. La humanidad actual está convulsionada en lo moral y en lo espiritual. El odio, la ambición y el egoísmo, como las ansias de poder material, están en constante movimiento. El hombre a veces como que ha perdido significado de la vida. Ha ido perdiendo los valores esenciales. Los intereses materiales priman sobre los espirituales. La sociedad moderna influenciada por costumbres de otros continentes paga el precio de la indiferencia. Pero no todo puede ser negativo. En este rincón del mundo aún queda juventud distinta que permanentemente llega a golpear las puertas de los diferentes Cuerpos de Bomberos a lo largo y ancho de la patria. Llegan despojados de intereses materiales y trayendo por mira un enorme deseo de entregar a su prójimo el más puro sentimiento de humanidad. El bombero es un hombre como todos los demás, pero que tiene una responsabilidad mayor que la de cualquier otro ¿qué sentirá ese hombre en el momento en que de él depende una vida? ¿Serán sus sentimientos de dolor, impotencia, rabia, angustia, o solo esos sentimientos nunca han existido? Dentro de sí mismo está el deseo de apagar hasta la última llama del fuego, no solo por obedecer el reglamento, sino por el divino don de ayudar, del que se encuentra imbuido. El bombero debe ser un ejemplo en la comunidad en que actúa, tanto cuando viste la cotona de sus uniformes, como cuando de civil participa en las distintas actividades de su medio. Es decir, debe respetar no solo la reglamentación interna del Cuerpo y de su Compañía, así como también a sus autoridades, sino que además las leyes y nor-


116 | CAPÍTULO XIII

mas de la autoridad civil. Su vida debe ser intachable en todo sentido, ético, moral, familiar, profesional, etc. ya que muchos ojos lo están observando, en especial los pequeños, que en su fantasía infantil consideran al bombero voluntario como un Ser Superior. De ahí entonces, señores Voluntarios, que no deben destruir esa imagen ni perjudicar con vuestras actitudes y actuaciones la de la Institución toda. El ser bombero y vestir uniforme, no solo es un honor y un privilegio, sino que implica una enorme responsabilidad, la cual debemos asumir en plenitud. El primer Cuerpo de Bomberos que surge en nuestro país es el de Valparaíso, que se funda el 30 de junio de 1851, es decir, hace más de 139 años. Le sigue luego el de Ancud en 1856, Santiago en 1863, Talcahuano en 1884, todos largamente centenarios y que se organizan luego de graves incendios que afectaron estas ciudades. Con el transcurso del tiempo demostraron la efectividad de su quehacer y el gran temple y valentía de sus integrantes para ir en ayuda de sus semejantes ante las diversas contingencias. La característica que desde el primer momento se impone y que le he hecho destacar sobre las instituciones similares en el mundo, ha sido el que sus miembros son Bomberos Voluntarios, es decir, hombres que en forma gratuita y desinteresada ponen su capacidad e inteligencia para combatir al enemigo común, el fuego, llegando al extremo de ofrendar sus vidas si ello es necesario. Florida, hacia la década de 1930, había sufrido numerosos siniestros, en que los vecinos veían con impotencia cómo sus propiedades eran arrasadas por el fuego, agravado ello con la endémica falta de agua. A lo anterior se agregó el devastador sismo de enero de 1939 que destruyó la casi totalidad de las añosas viviendas de gruesos adobes, que le daban un sello colonial a nuestro pueblo y

que causó innumerables muertes. No existía por esa época institución pública o privada, preparada para ir en ayuda y protección de la comunidad. Ante este panorama, surge un hombre, una autoridad de gran visión que se da a la tarea de motivar a la comunidad. Se trata de don Humberto Anziani Pedreros, que a la sazón era Teniente de Carabineros y Subdelegado Suplente. Convoca a los vecinos más connotados a una reunión en los salones de la Municipalidad a las 10:30 horas del 31 de diciembre de 1939 y, como dice el Acta de Fundación, “Con el laudable propósito de echar las bases y fundar en esta localidad una Brigada de Bomberos que en el futuro vele y garantice los intereses de la colectividad en casos de incendios”. El objetivo de esa reunión se cumplió plenamente, ya que todos los asistentes estuvieron de acuerdo en crear esa Brigada y, antes de finalizar la reunión, la asamblea formuló un voto de aplauso a la persona del señor Humberto Anziani “por su acertada idea como auspiciador de esa Brigada”. Desde esa fecha y hasta su fallecimiento, don Humberto Anziani siguió vinculado a la Institución que ayudó a crear, y pese a que por su labor dentro del Cuerpo de Carabineros debió trasladarse a otras ciudades, cada vez que le era posible viajaba a Florida, donde había echado raíces al casar con una distinguida dama floridana, e incluso, con su uniforme de carabinero, participaba en las reuniones bomberiles. A raíz de ello se produjo en nuestra comuna un hermanamiento entre Carabineros y Bomberos, que se ha prolongado durante estos 50 años, y que se renueva al estar junto a nosotros su máxima autoridad en la zona, el señor General don René Varas Asenjo, lo que agradecemos en todo lo que vale. En la reunión del 31 de diciembre de 1939 se eligió la primera directiva, conformada de la siguiente manera:


EL CUERPO DE BOMBEROS DE FLORIDA | 117

Director: Alfredo Moya Troncoso Secretario: Blas Parra C. Secretario de Prensa: Efraín Vidal Merino Tesorero: Arturo Morales R. Pro Tesorero: Ecio Codas Anziani Capitán: Juan de Dios Pincheira Ayudante: Manuel Egidio Moya R. Teniente Primero: Juan Balboa Hidalgo Teniente Segundo: Augusto Viveros Arratia Teniente Tercero: Germán Enríquez Cartes Teniente Cuarto: Domingo Contreras El Director, Alfredo Moya, de inmediato se dio a la tarea de hacer funcionar la naciente institución de servicio, obteniendo un local provisorio para reunirse, lo que consigue con la Municipalidad adquirir elementos de trabajo para los voluntarios, logrando una interesante ayuda económica con aportes de los propios Voluntarios, vecinos y beneficios que contaron con la colaboración de distinguidas damas de la ciudad. Asimismo, en el plano organizativo interno, se cuenta con la valiosa ayuda del Juez de Letras de la época, don Ricardo Martín Díaz, quien llegaría a ser Ministro de la Excma. Corte Suprema de Justicia y que redactó sus primeros Estatutos, que le permitieron obtener su Personalidad Jurídica por Decreto N°2002 del Ministerio de Justicia, de fecha 13 de mayo de 1940. En reunión general del 23 de enero de 1941, se acuerda elevar a la Brigada a la categoría de Cuerpo de Bomberos. Pasó a ocupar el cargo de Superintendente el propio señor Moya, quien con sabiduría y mucha dedicación dirigió a la Institución por casi una década, hasta su fallecimiento, período durante el cual el Cuerpo logró consolidarse en forma definitiva, no sin antes sortear numerosas dificultades de todo orden. Se adquirió un terreno donde se construyó la primera etapa del actual Cuartel, se compró la primera motobomba para la extinción del fuego y se contó con la

inestimable colaboración de distinguidos voluntarios de los Cuerpos de Bomberos de Concepción y Talcahuano, que aportaron su experiencia técnica a los noveles “caballeros del fuego”. Entre ellos destacaron los señores Domingo Atilio Lavín y Pedro J. Valenzuela, entre muchos otros, y que ocuparon los más altos cargos dentro de sus instituciones, a raíz de lo cual el Cuerpo de Bomberos de Florida los declaró “Miembros Honorarios”. Al fallecimiento del Superintendente Moya, lo reemplaza con singular brillo su inmediato colaborador, don José Miguel Montero Contreras, quien ocupó el más alto cargo por casi 30 años, poniendo todas sus energías para fortalecer el Cuerpo de Bomberos, preocupándose de dotarlo de elementos materiales, tanto mayor como menor, a fin de prestar un mejor servicio a la comunidad. En su período se amplía el Cuartel y se construye en el Cementerio una Bóveda, en un terreno que fuera donado por el Cura Párroco de la época, don Oscar Alfaro. Asimismo, se obtiene el primer carro bomba, marca Nissan Junior, con capacidad para 750 litros de agua, donado por el Gobierno y que fuera recepcionado el 7 de agosto de 1963. La consolidación del Cuerpo de Bomberos como Institución fuertemente arraigada con la comunidad se logra durante el mandato de aquel voluntario ejemplar y cuya actividad fecunda de realizaciones se ve truncada por su súbita muerte en un día como hoy, justo el 14 de enero de 1978, por lo que en este instante le rendimos un homenaje de recuerdo y gratitud. Después asume la gran responsabilidad de dirigir los destinos de la Institución un bombero voluntario que desde muy joven se empapó del ideal de servicio de los “caballeros del fuego”, me refiero a don José Miguel Montero Villaseñor, actual Director de la Primera Compañía, quien colocó toda su capacidad para seguir conduciendo al


118 | CAPÍTULO XIII

Cuerpo por un sendero siempre ascendente, como lo hicieran sus predecesores. Desde marzo de 1980 he tenido el alto honor de tratar de seguir el camino trazado por mis ilustres antecesores, y hemos puesto nuestra limitada capacidad e inteligencia para que el Cuerpo de Bomberos mantenga siempre en alto el notable espíritu de sacrificio y de abnegado servicio a la comunidad floridana con que la impregnaran sus fundadores. Sin embargo, la labor administrativa de la Institución no tendría sentido si no contara con una acción ejecutiva eficaz, y es así como este Cuerpo ha tenido Comandantes preocupados de capacitar a los voluntarios de acuerdo a las distintas clases de siniestros y adelantos técnicos y científicos. Los nombres de Alfredo Moya, José Miguel Montero, Juan Balboa, Ramón E. Gallardo, Roberto Constela, Víctor Orellana y Pedro Aravena, su actual Comandante, son recordados por sus grandes dotes de mando y sus profundos conocimientos que contribuyeron y contribuyen a la formación de nuestros voluntarios. En la presente ocasión, quiero entregar un reconocimiento especial al voluntario don Ramón Eduardo Gallardo, que ingresó al Cuerpo a los pocos días de constituido este, por lo que ahora recibe el justo homenaje al cumplir Cincuenta Años de ininterrumpido trabajo bomberil, luego de desempeñar los más variados cargos como Ayudante, Teniente, Capitán, Comandante por más de 18 años continuados, Vicesuperintendente, ostentando actualmente el título de Honorario del Honorable Directorio General. Vaya asimismo un reconocimiento para todos y cada uno de los actuales voluntarios, así como para quienes han pasado por sus filas, pues con su trabajo dinámico, así como eficaz y profundo, permitieron llegar al medio siglo de existencia a nuestro Cuerpo.

El quehacer bomberil no es posible realizarlo con los escuálidos ingresos propios; debe recurrir necesariamente a la ayuda de la comunidad a la que sirve o trata de servir con la mayor eficacia, así como los aportes que le entregan las autoridades, en especial la I. Municipalidad de Florida. En nuestro caso, la colaboración municipal ha sido inestimable desde el instante mismo de su fundación, ya sea al facilitar el local para su primera reunión, cederle luego una oficina de los pabellones para su funcionamiento, hasta entregar anualmente sumas contempladas en su presupuesto. Todos los Alcaldes que han pasado por la Municipalidad en estos 50 años han entendido nuestra labor, colocando todos los medios a su alcance para ayudarnos. El actual titular no ha sido menos, y dispuso los recursos necesarios para adquirir un moderno equipo de radio, además de entregar todo lo que le ha requerido. Vaya nuestra más eterna gratitud a todos ellos, en especial para los que hoy nos acompañan y nos honran con su presencia. Los distintos Cuerpos se han constituido como Corporaciones de Derecho Privado y se mantuvieron por largas décadas como entidades aisladas, sin perjuicio de realizar entre sí competencias de destreza y reuniones de camaradería. Pero el avance tecnológico que trajo consigo una serie de nuevos riesgos que requieren de la intervención nuestra, movió a los Cuerpos de la provincia a constituir en 1972 la Junta Coordinadora Regional de Concepción y Arauco, a la que adhirió de inmediato Florida, y luego a la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos. Esta última ha permitido profesionalizar aún más la labor bomberil, junto con optimizar los recursos económicos y materiales. Gracias a ello y a la ayuda y comprensión del entonces Presidente Regional y Superintendente de Concepción, don José Reyes Bustos, el Cuerpo de Bomberos de Florida pudo obtener en 1984


EL CUERPO DE BOMBEROS DE FLORIDA | 119

un moderno carro bomba Camiva Renault, que ha servido eficazmente a la colectividad. Cuando el Cuerpo de Bomberos de Florida recibe el homenaje y reconocimiento de los Cuerpos hermanos de la provincia y de la Comuna de Quillón, así como de la comunidad floridana toda con motivo de celebrar sus Bodas de Oro o Cincuenta Años desde su fundación, solo tengo palabras de gratitud y agradecimiento para todos, y en nombre de la Institución solo puedo reiterar el compromiso al ingresar, en orden a jurar por nuestro honor de bombero voluntario de Chile, ayudar a nuestros semejantes en caso de incendios, siniestros o calamidades públicas, rindiendo la vida, si fuere necesaria. Florida, 14 de enero de 1990.-


120 | CAPÍTULO XIV

CAPÍTULO XIV TEMAS VARIOS


TEMAS VARIOS | 121

1. Respuesta a periodista del Diario El Sur de Concepción por una publicación sobre Bomberos. En la edición del 18 de marzo del diario El Sur, bajo el título “El oficio de bombero”, la columnista Marina se refiere a los últimos incendios que afectaron a la región y propone, como punto de partida para la prevención futura, un debate sobre el profesionalismo de los Cuerpos de Bomberos, insistiendo en la revisión de la prestación de los servicios de primera necesidad y sugiriendo capacitar a personas para trabajar a tiempo completo en la prevención de las emergencias. Lamento que tan destacada articulista no se encuentre informada sobre el funcionamiento de los Bomberos en Chile. Desde hace ya largos años somos profesionales de la emergencia, lo cual no es sinónimo que para este efecto debamos recibir una paga o remuneración. Debo señalar que las labores de prevención en la actualidad no son de competencia de los bomberos, sino de la propia comunidad, empresas e instituciones como de las autoridades, quienes se suponen deben conocer perfectamente los riesgos a que se encuentran expuestas. Los bomberos están preparados, y así lo han hecho en forma permanente, para entregar sus conocimientos no sólo para la prevención, sino que para intervenir cuando las emergencias se producen, a fin de controlarlas y evitar su propagación. Cuando ya nos aprestamos a cumplir 150 años de servicio voluntario para extinguir no sólo los incendios, sino también rescate vehicular, emergencias químicas y tecnológicas, inundaciones y las más inimaginables situaciones a las que se encuentra expuesta la comunidad, siguen surgiendo voces que llaman para que este tipo de servicios sean atendidos por personas remuneradas, quizás pensando que por el hecho de dicho pago su tra-

bajo será más eficiente. Quienes así opinan desconocen que a lo largo y ancho del país existen 278 Cuerpos de Bomberos y 35.000 voluntarios, de los cuales 3.500 están en la región, que no sólo con entusiasmo, sino que con mística y real espíritu de humanidad y de servicio público se han preparado en intensas jornadas de capacitación para servir a sus semejantes, sin mirar el color de su piel, filiación política, filosófica o condición social. Antiguamente dicha capacitación se entregaba en cada Cuerpo, pero desde hace 10 años la Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos creó una Academia Nacional que ha venido capacitando a los bomberos voluntarios ante todo tipo de emergencias. Esta academia es de tal nivel que vienen a participar en sus cursos bomberos voluntarios y remunerados de todos los países de América. Los programas de la academia están adecuados a la Norma NFPA 1001 “Calificación Profesional de Bomberos, de la National Fire Protection Associaton, de Estados Unidos, institución de la cual forma parte la organización nacional de los Bomberos de Chile. No basta que nuestros voluntarios e instructores aprueben un curso, pues deben estar permanentemente actualizándose en la misma academia, por lo que todos se encuentran debidamente preparados. En las filas bomberiles forman hombres, y ahora también mujeres, de las más variadas actividades y profesiones: enfermeras, médicos, ingeniero, abogados, periodistas, profesores, contadores y estudiantes que, guiados por el mismo espíritu de altruismo que late en los corazones, al igual que el de los fundadores hace casi 150 años, destinan su tiempo libre, el que otros dedican al descanso, a prepararse para servir más y mejor en la defensa de los bienes y vida de la comunidad. Es decir, personas bastante calificadas en sus respec-


122 | CAPÍTULO XIV

tivos ámbitos, han buscado en la causa bomberil otro oficio para el cual también se han capacitado, para ser profesionales de la emergencia. No esperan por ello una paga recompensa, ni siquiera la gratitud, incluso muchas veces han sido agredidos por aquellos a los que han ido a atender. Hoy tenemos los medios y recursos para atender las más variadas emergencias, lo que nos han permitido actuar con prontitud y eficacia. No estamos exentos de errores propios de los seres humanos, a los que también se encuentran expuestos los funcionarios remunerados. Por último, estimo conveniente hacer presente que en aquellos países donde los bomberos son pagados, cada vez más aumentan los bomberos voluntarios, pues al igual que en Chile han demostrado ser tan o más eficientes que aquellos. No es mi ánimo polemizar con Marina, sino sólo hacer algunas precisiones sobre un oficio tan noble como el de bombero voluntario e invitarla a conocer lo que en forma silenciosa y sin aspaviento hacemos quienes con orgullo vestimos la cotona bomberil. Concepción, 30 de marzo de 1999. 2.- Carta al diario El Sur de Concepción El 30 de junio de cada año se celebra en todo el país el Día Nacional del Bombero, fecha instituida por la Ley N° 14.866, de 1962, con el objeto de conmemorar la fundación del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, y con ella, del bomberismo nacional. Han transcurrido 165 años de tan memorable fecha que da inicio a la creación de los Cuerpos de Bomberos, que hoy llegan a 312 en todo el país, que cuentan con 1.100 Compañías, en las cuales participan 47.000 bomberos voluntarios, de los cuales 6.000 son mujeres.

La razón de ser de esta noble institución es la de proteger la vida y los bienes de los habitantes de Chile, en forma totalmente voluntaria, cuando éstos se vean amenazados por un incendio u otro tipo de emergencias. Quienes integran los Cuerpos de Bomberos son personas provenientes de diversos sectores de la sociedad, que tienen los más variados pensamientos políticos, religiosos y filosóficos y que se unen para ir en ayuda de quién sufre un siniestro. En Chile han ocurrido una serie de fenómenos de la naturaleza que han derivado en grandes catástrofes tales como terremotos, tsunamis, aluviones, erupciones volcánicas, que de tiempo en tiempo nuevamente se hacen presente a lo largo y ancho de nuestra patria, y la primera respuesta que va en ayuda de las personas afectadas son nuestros bomberos voluntarios, que entregan su trabajo con gran profesionalismo. Los habitantes del país valoran esta entrega desinteresada a la comunidad, y cuando se realiza alguna encuesta así se le reconoce alcanzando sobre el 90%, superando largamente a otras instituciones y autoridades e instituciones públicas. La Junta Nacional de Cuerpos de Bomberos de Chile, organización creada por los propios Cuerpos de Bomberos se ha preocupado desde su creación desde hace 46 años de entregar a estos lo necesario para un buen funcionamiento en la atención de las emergencias, como también en la protección de nuestro mayor capital, el capital humano, sus voluntarios, además de proporcionarle la capacitación y entrenamiento. A la fecha hemos entregado más de 20.000 uniformes normados para el uso de las bomberas y bomberos. Hemos entregado en la última década más de 800 carros bomba, de ellos 100 lo fueron el año recién pasado con un costo promedio de $150.000.000.- por unidad favoreciendo a igual número de Cuerpos de Bomberos para reemplazar máquinas que superaban


TEMAS VARIOS | 123

largamente los 20 años de servicio. Por otra parte estamos avanzando en la reconstrucción de los 70 cuarteles destruidos por el terremoto del 27 de febrero de 2010, no con la rapidez que hubiésemos querido, pero ya hemos entregado 36 de ellos y los restantes se realizarán durante el transcurso del presente año. De los 70 nuevos cuarteles ocho fueron financiados con recursos propios y 62 con recursos aportados por el Estado de Chile. Es de justicia destacar que desde el Gobierno del Presidente Ricardo Lagos hasta el actual mandato de la Presidenta Michelle Bachelet hemos tenido un incremento real en los recursos que el Estado entrega a los Cuerpos de Bomberos, bastante significativos, pero que aún no logran cubrir todo lo necesario para solventar plenamente las necesidades operativas, por lo que se requiere de las subvenciones de las Municipalidades -muchas de las cuales simplemente no aportan o lo hacen en una exigua cantidad- así como de la comunidad, ya sea aportando como socios o colaborando en las rifas u otros beneficios que se realizan. En el Congreso Nacional hemos logrado una gran comprensión, es así como desde el año pasado existe en la Cámara de Diputados un Comisión Permanente, que ha permitido la aprobación de diversas leyes que favorecen a los Cuerpos de Bomberos y sus voluntarios, entre las cuales podemos mencionar la Ley N° 20.564, Ley Marco de Bomberos, la Ley N° 20.780 que libera del IVA para la importación de vehículos, material para el servicio y equipamiento de bomberos, la ley N° 20.907 que faculta a bomberos a concurrir a emergencias durante su jornada laboral, la ley N° 20.908 que exime de pago de peaje a los vehículos de emergencias. Además nos encontramos trabajando con anteproyectos de ley que introducen modificaciones al D.L. N° 757, de 1977 sobre beneficios a bomberos accidentados, la que modifica

la ley 18.046 sobre Sociedades Anónimas y a la ley N° 20.564 Marco de Bomberos de Chile. Creo que no sólo la comunidad nacional, sino que los poderes públicos y sus autoridades han entendido y valorado la importante función que cumplen los Bomberos de Chile para brindar protección a la vida y bienes de todos los habitantes del país ante las más variadas emergencias y catástrofes durante las 24 horas del día los 365 días del año. Así ha sido durante 165 años de manera voluntaria y desinteresada, por hombres y mujeres que han seguido el noble impulso de sus corazones, de ayudar al prójimo sin distingos políticos y religiosos. El insigne cronista y literato Joaquín Edwards Bello escribió: “Si los ángeles encarnaran en Chile habrían de ser bomberos. Su desinterés sólo puede proceder de una naturaleza angélica. Verlos correr, como los he visto yo desde mi infancia, sin otro norte que ayudar al prójimo luchando en contra de las potencias infernales del fuego, revela que son los mejores hijos de Dios”. Bomberos sólo existe para servir Santiago, Junio de 2016.3.- Presentación del libro “FUEGO”, de Antonio Márquez Allison Con sumo agrado tengo el honor de presentar en el día de hoy la novela histórica de que es autor el distinguido voluntario de la Décimo Cuarta Compañía del Cuerpo de Bomberos de Santiago, don ANTONIO MÁRQUEZ ALLISON. Antes de referirme al libro debo decir algunas breves palabras respecto del autor, tanto en su condición de bombero como de su actividad profesional, en las cuales ha destacado con especial brillo. Antonio Márquez Allison, ingresa al Cuerpo de Bomberos de Santiago, en la Tercera Compañía,


124 | CAPÍTULO XIV

el 29 de abril de 1963, donde ocupa, entre otros, los cargos de Teniente 2º y 1º, Capitán, Director y Consejero de Disciplina. Renuncia a la institución el 8 de febrero de 1988, para reincorporarse el 14 de marzo del mismo año a la Decimocuarta Compañía. En ésta desempeña los cargos de Intendente, Secretario, Director y Consejero de Disciplina. Además de los cargos y responsabilidades indicados, también se desempeñó como Ayudante General, Inspector General e Instructor del Cuerpo de Bomberos de Santiago, Relaciones Públicas y Curso de Historia. Su último premio de Constancia fue el año 2008 por 45 años de servicios. Si su hoja de vida bomberil es larga y fructífera, su desarrollo profesional y académico no lo es menos. En efecto, de profesión periodista, no sólo ha ejercido con brillo y gran calidad la profesión, sino que además amplió sus horizontes hacia la ilustración donde ha destacado notablemente a nivel nacional. Es figura descollante como historiador y es autor de varias obras, como “Diego de Almagro”. “La Pasión”, “Pedro de Valdivia”, “La Gloria”. “Historia Ilustrada de la conquista española de Chile” e “Historia de Chile Ilustrada”, Antonio Márquez tiene una extensa y dilatada vida académica, en diversas Universidades; en la actualidad se desempeña como Director de la Escuela de Publicidad de la Universidad Central de Chile. ¡Fuego!, la obra que tengo el privilegio de presentar en este día tan especial, es una creación de gran calidad, escrita en un lenguaje ameno, sencillo, evitando caer en palabras rebuscadas. Dando vida a un personaje ficticio, nos hace recorrer parte de la historia de Chile desde mediados de 1850 hasta 1890, relatada en primera persona por quién aparece como uno de los testigos presenciales de estos hechos, como el nacimiento del Cuerpo de Bomberos de Santiago y de la Tercera Compañía. Su contenido está logradamente amenizado con

más de 200 hermosas ilustraciones del propio autor, acompañado de algunas fotografías de archivo de la época. Comienza el libro con una Obertura, donde el autor da cuenta que en el “antiguo cuartel de bomberos de calle Santo Domingo, apareció un manuscrito de hojas amarillas donde alguien había dejado en un papel detalles de su vida en forma cronológica”. Su autor es Vicente Marcoleta y Antonio Márquez, haciendo gala de su reconocida modestia, señala que sólo ha modernizado el texto. La obra se divide en siete partes. La Primera Parte se titula: “Revolucionario” y cubre el período de 1848 a 1855. La Segunda Parte se denomina “Arquitecto” y se desarrolla entre 1856 y 1863. La Tercera Parte, “Bombero”, que comprende desde 1863, año de fundación del Cuerpo de Bomberos de Santiago, hasta 1867. La Cuarta Parte se titula “Nuevos Personajes” y se extiende desde 1867 a 1886. La Quinta Parte tiene por título “Años de tensión” y abarca todo el año 1886. La Sexta Parte se denomina “Intolerancia” y la Séptima y última Parte se titula “El incendio trágico”, que cubre desde 1887 hasta 1889. A través de las 434 páginas de ¡Fuego! observamos el acontecer de la patria, los conflictos de poder, el nacimiento del Club de la Reforma y de la Sociedad de la Igualdad; el gran incendio de Valparaíso, que dio paso a la fundación del primer Cuerpo de Bomberos del país; la revolución de 1851 y el desarrollo del pensamiento liberal en Chile. Someramente vemos surgir el nacimiento de las primeras logias masónicas y el Partido Radical. En sus páginas nos enteramos del gran incendio de la Iglesia de la Compañía y con ello la fundación del Cuerpo de Bomberos de Santiago y de sus Compañías; la caída del primer mártir de esta institución en el incendio del Teatro Municipal. La guerra del año 1879 y el Cuerpo de Bomberos Armados, en-


TEMAS VARIOS | 125

tre muchos otros hechos que son parte de nuestra historia. Esta novela histórica Antonio Márquez la dedica a sus hijos y a todos los Bomberos de Chile. Como representante de nuestra Institución bomberil, expreso la enorme alegría y satisfacción de poner a la luz pública este hermoso y singular libro, asimismo, invito a los presentes y al público lector a interiorizarse con detención en esta obra histórica, interesante y amena, de la que estoy convencido no saldrán defraudados. Santiago, 29 de diciembre de 2009.4. Dos instituciones emblemáticas de la ciudad: Club Concepción y Bomberos En Concepción existen numerosas instituciones, muy pocas que tienen su origen en el siglo XIX, la mayoría nace durante el pasado siglo. De entre las primeras encontramos a dos que tienen muchas similitudes y un enorme arraigo en la comunidad que las ha hecho perdurar a una durante 150 años y la otra por 134 años, se trata del Club Concepción y el Cuerpo de Bomberos de Concepción. En efecto, el Club Concepción nace el 1º. de septiembre de 1867 a iniciativa del Intendente de Concepción don Aníbal Pinto Garmendia, quién más tarde llegaría a ser Presidente de la República, quién comparte con anterioridad la idea con destacados vecinos de la ciudad, para constituir una institución donde practicar la sociabilidad de las sociedad penquista, en un ambiente de franca camaradería y alejado de las contingencias políticas y religiosas, a semejanza del Club de la Unión de Santiago creado el año 1864. Por aquellos años no existía una institución semejante y las reuniones se efectuaban en las casas de los vecinos, en que se conversaba sobre las actividades comerciales de la provincia, el desarrollo de ésta, así como temas de interés para

el progreso de la ciudad. Con la creación del Club Concepción, se trasladó el análisis de estos temas, por cuanto sus socios eran miembros relevantes de la sociedad penquista, autoridades políticas, del poder judicial, del ejército, etc. Con anterioridad, en 1851 en el puerto de Valparaíso había nacido una institución surgida de la propia comunidad porteña para combatir los incendios que afectaban sus viviendas y establecimientos de comercio, el Cuerpo de Bomberos, ejemplo que se siguió en 1856 en la ciudad de Ancud y en 1862 en Santiago. Concepción al igual que éstas y otras ciudades no estaba exenta del fuego destructor y no había institución alguna que atendiera este tipo de emergencias y es así que en el mes de marzo de 1883 un gran incendio afectó la Maestranza de Ferrocarriles, lo que motivó al vecino don Jorge Blackburn, antiguo voluntario de la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, a proponer una institución similar en la ciudad, intento que había realizado en 1881 sin resultado. En esta segunda ocasión, el 9 de abril de 1883 se logra reunir a personas interesadas en fundar la Primera Compañía de Bomberos. Se une a él Lorenzo Berg y un grupo importante de vecinos entre los que se cuentan algunos socios del Club Concepción, como José María Castro, Oscar Spoerer, Francisco Pimentel, Edmundo Bordeau, José Galindo, Víctor M. Lamas, Oreste Serrato, Roberto Lacourt, Patricio Mulgrew, Nicanor Allende. El primer Director de la Compañía fue José María Castro. En la creación de la Segunda, Tercera, Cuarta, Quinta, Sexta y Séptima Compañía del Cuerpo de Bomberos, tuvieron activa participación diversos socios del Club Concepción, lo que demuestra la preocupación por la seguridad de la población penquista, y la mayoría asumió como Director, sin perjuicio de ocupar otros cargos en las respectivas oficialidades, entre los que podemos mencionar a


126 | CAPÍTULO XIV

Julián Hermann, Luis Lamas Benavente, Edmundo Larenas Guzmán, Carlos Durán, Jorge Coddou Binimelis, Pablo Saip Muller. Asimismo dos expresidentes del Club pertenecieron al Cuerpo de Bomberos, don Zenón Urrutia Manzano y don Ignacio Martínez Urrutia, siendo este último Director de la Tercera Compañía. Como se puede apreciar ha existido durante 134 años una gran relación entre estas prestigiosas instituciones, el Club Concepción que reúne en su seno a lo más representativo de la sociedad penquista, donde se han gestado muchos proyectos para el beneficio de la región, y el Cuerpo de Bomberos de Concepción, creado por la propia comunidad para proteger la vida y bienes de sus habitantes ante las más variadas emergencias que la han azotado desde siempre, como incendios, terremotos, inundaciones, etc. Para el autor de estas líneas como socio del Club por largos años y como Bombero Voluntario, que hoy tiene el privilegio de presidir por más de 10 años a los Bomberos de Chile, resulta extremadamente grato haber comprobado esta gran vinculación entre estas dos antiguas instituciones que prestigian a la ciudad y a la región. Artículo para libro del Sesquicentenario del Club Concepción. 16 de enero de 2017.5. Pérdida de Principios y Valores en nuestra sociedad Toda sociedad se rige por principios y valores éticos, lo cual les permite un desarrollo armónico y una sana convivencia social. Así ha sido desde siempre, pero ello no significa que estos valores perduren idénticos con el paso de los años, pues van cambiando junto a la sociedad. El siglo XX marcó una etapa importante en el desarrollo y progreso de la humanidad y, por cierto de nuestro país, con cambios revolucionarios, in-

ventos que permitieron mayor confort y bienestar, así como otros que trajeron destrucción y muerte como las dos guerras mundiales y el invento de armas letales como la bomba atómica. En el plano político, tanto nacional como internacional, dictaduras y gobiernos nefastos. Pese a todo ello las sociedades fueron evolucionando a través de valores éticos y morales para crear un mundo mejor, donde sus integrantes vivieran en armonía y paz. Sin perjuicio de lo señalado, pudimos observar atisbos de vulnerar no la convivencia social, sino aquellos valores y principios que inspiran y sustentan a nuestras instituciones públicas y privadas. No fue algo generalizado, sólo hechos aislados, que pese a la condena de la sociedad y de los tribunales, han continuado hasta el día de hoy. Todo esto afecta fuertemente a la comunidad nacional y preocupa, pese a la creación de organismos técnicos como el Consejo de la Transparencia y otros. Los organismos del Estado tienen por misión dar cumplimiento a los objetivos que los textos legales establecieron para su constitución, señalando fundamentos y principios que deben cumplirse. Cuando ello no se realiza o se vulneran por quienes están obligados a hacerlo, estamos en presencia de hechos graves que son objeto de la sanción de la propia comunidad y hasta de los tribunales. También nos encontramos con instituciones privadas o públicas del más variado carácter, en las cuales sus directivos o integrantes, no acatan sus directrices, incumplen sus obligaciones y, en virtud de ello, comprometen a sus organizaciones, pues muchas de sus actuaciones no son sólo afectan al objetivo social que ellas tienen, sino que son constitutivas de delitos y, por consiguiente, los vemos enfrentados no sólo al juzgamiento de los tribunales, sino de la sociedad a raíz de la difusión que de los hechos hacen los medios de comunicación. Lamentablemente, estamos siendo testigos de hechos condenables, en los cuales autorida-


TEMAS VARIOS | 127

des políticas, religiosas, empresarios y numerosos otros sectores de la sociedad, se han olvidado de los principios éticos y morales de sus respectivas instituciones, para cometer ilícitos a fin de obtener beneficios económicos de manera irregular, o incurrir actos reñidos con la moral y las buenas costumbres. Una benemérita institución, Bomberos de Chile, por más de 160 años ha brindado al país un servicio voluntario y abnegado para proteger la vida y bienes de los habitantes del país, de manera totalmente voluntaria y ha tenido como respuesta el reconocimiento y confianza total de la comunidad nacional de manera permanente. Este año logró nuevamente tal distinción después del combate sin descanso a los grandes incendios forestales que afectaron a la zona centro sur del país. Pero este limpio desempeño se vio afectado por la determinación de un Cuerpo de Bomberos de la región del Bío Bío, que vulneró no sólo una ley, sino uno de los principios fundacionales de la institución. En efecto, desde la creación del primer Cuerpo de Bomberos de Chile, en Valparaíso, el 30 de junio de 1851, se señaló que su objetivo era la protección de la vida y bienes de los habitantes de sus respectivas comunidades frente a las emergencias de incendios u otros hechos de la naturaleza que las afectaran y que se atenderían de manera voluntaria por sus integrantes, sin retribución económica alguna, aún a riesgo de su propia vida. Este es un acto de amor a la humanidad que escasas instituciones en el mundo asumen con gran determinación, y que en nuestro país ya tiene 320 mártires caídos en el cumplimiento del deber libremente asumido. El mencionado Cuerpo de Bomberos, contrariando la historia de acciones humanitarias de la institución, concurrió a atender un incendio a una industria. Su autoridad bomberil se permitió cobrar una elevada suma y pagar una parte ella a los

voluntarios que allí acudieron, con lo cual enlodó una larga trayectoria de los Bomberos de Chile, al transgredir los principios de servir, en cualquier emergencia, en forma voluntaria y gratuita. Este hecho lamentable es un caso aislado, pero nos muestra cómo algunas personas de tan benemérita institución de servicio público voluntario, están apareciendo, al igual que otras entidades y servicios públicos, todo lo cual son síntomas evidentes de pérdida de principios y valores éticos. Mucho se ha profundizado sobre los fundamentos filosóficos y sociológicos de la ética y de los valores, pero a la luz pública resalta que su transgresión es motivo de repudio y sanción, como precisamente está ocurriendo con dicho Cuerpo de Bomberos. Afortunadamente, voces de distintas procedencias y publicaciones de distintos medios, continúan dando su respaldo a los Bomberos que siguen laborando fundados en estos principios y valores. Esperamos que esto sea un hecho aislado y no la contaminación que está afectando a otras instituciones del país. Hace falta una política, que utilice todos los medios de comunicación, formales e informales para contrarrestar la corriente de desvalores que se muestran y que, quiérase o no, cautivan a mucha gente, que se admira y hasta respalda los actos de violencia, que incluso afectan a la autoridad. El acto de pintar con mensajes ilegibles o ensuciar paredes, son actos que no son propios de nuestra idiosincrasia, porque lamentablemente no hay una política global educativa en cuanto a respeto y cultivo de los altos valores que antaño fueron la característica de nuestros conciudadanos. Debemos enfocarnos a recuperar el sitial que siempre tuvo el cultivo de los principios y valores tanto sociales como patrios. Revista Occidente, Santiago, junio de 2017.-


128 | CAPÍTULO XIV

6. Fundación de Capacitación de Bomberos de Chile Sin darnos cuenta ya se han cumplido cinco años de la creación y puesta en funcionamiento de la Fundación de Capacitación Bomberos de Chile, hecho que conmemoramos en la presente ocasión. Cabe preguntarse por qué se crea la Fundación de Capacitación. La respuesta es una y muy simple: Bomberos de Chile tiene un moderno y completo Centro de Entrenamiento a 47 km. de la ciudad de Santiago, destinado a la preparación y capacitación de sus voluntarios que se realiza sólo los fines de semana, permaneciendo sin ocuparse los restantes días de la semana. En una Asamblea Ordinaria de la Junta Nacional de Bomberos de Chile efectuada el 24 de mayo de 2008 se acordó crear una Fundación sin fines de lucro,

con el objeto de impartir servicios de capacitación a empresas y cuyos excedentes se destinaran a la capacitación de los bomberos voluntarios. La personalidad jurídica le fue otorgada por Decreto Exento N° 3912 del Ministerio de Justicia de 10 de septiembre de 2008, publicado en el Diario Oficial del 24 del mismo mes. Como toda obra nueva que se emprende presenta oportunidades y también dificultades y de ellas no ha estado exenta la Fundación. Sin embargo gracias al trabajo de su Directora y funcionarios, los resultados han sido positivos, de ahí que desde el primer año de funcionamiento han terminado con cifras azules en los balances, lo que no es fácil en cualquier empresa. La experiencia de más de 162 años de atención de las emergencias por parte de los Bomberos de Chile, así como la infraestructura del


TEMAS VARIOS | 129

Centro de Entrenamiento puesta al servicio de la Fundación, nos permite asegurar que su finalidad de entregar servicios de capacitación a empresas del sector público y privado, se está cumpliendo plenamente. Es así como desde el año 2009 se ha entregado capacitación a brigadas de 202 empresas, muchas de las cuales realizan durante el año varias jornadas de capacitación, alcanzándose a 6.417 las personas capacitadas. Es preciso destacar que dos empresas han demostrado una amplia fidelidad, ellas son GLN Mejillones y BASF, que se han mantenido durante estos 5 años. Al hacer un somero balance de estos cinco años, debemos señalar con mucho orgullo que la Fundación ha cumplido plenamente con los objetivos que se tuvieron en consideración para crearla, aunque durante el año en curso, por la construcción de los nuevos dormitorios, estación de transferencia, centro de distribución e infraestructura vial, su actividad se ha visto algo restringida, lo que sin lugar a dudas se superará el próximo año y se contará con mayor capacidad de cada uno de los edificios del Campus de Bomberos de Chile. La calidad de la malla curricular de los diversos cursos, la excelencia académica de nuestros docentes, la eficiencia de los simuladores y elementos de trabajo de primer nivel, unido a los nuevos dormitorios y lugares del esparcimiento permiten calificar la capacidad hotelera y de sus servicios con el status de cuatro estrellas, que se pone a disposición no sólo de los bomberos, sino de todas las empresas para capacitar a sus trabajadores, en un grato ambiente e infraestructura de calidad. Bomberos existe para servir en las emergencias y en los entrenamientos a las brigadas de empresas y a los propios bomberos. Santiago, noviembre 2013


Miguel Reyes Núñez, nació en 1944. Abogado. Voluntario desde 1966 del Cuerpo de Bomberos de Florida, Región del

Bío Bío, fue Superintendente por 26 años de dicho Cuerpo, Asesor Jurídico del Cuerpo de Bomberos de Concepción, del Consejo Provincial de Concepción, del Consejo Octava Región, Vicerrector ANB Octava Región, Inspector Jurídico Nacional,

Director Nacional. Vicepresidente Nacional, Presidente Nacional. Director Honorario de los Cuerpos de Bomberos de Los Ángeles y Osorno. Distinción “Servicios Distinguidos”

otorgada por el Cuerpo de Bomberos de Osorno, Condecoración “Medalla al Mérito” otorgada por el Cuerpo de Bomberos de Santiago, Condecoración “Gran Collar al Mérito otorgada por el Cuerpo de Bomberos de La Granja, San Ramón, La Pintana.

Condecoración “Cruz de Fuego”, otorgada por el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, Ecuador, Condecoración “Dios-Patria-Humanidad. Soldado del Fuego”, otorgado por el

Cuerpo General de Bomberos de Perú, Condecoración “Orden

Embajador de la República de Chile Licenciado Rodrigo

González Allendes”, del Benemérito Cuerpo Voluntario de

Bomberos de Guatemala. Hijo Ilustre de Florida, Distinción Municipal “Raúl Garretón” de la Municipalidad de Los Ángeles, Condecoración” Vecino Destacado 2009” otorgada por la Municipalidad de Concepción, Distinción “Ciudadano Benemérito” otorgada por la Municipalidad de Arauco.

Ha participado como relator en diversos Seminarios y Conferencias internacionales en Brasil, Perú, Francia,

Honduras y Guatemala. Ha sido Agente Regional del Instituto

de Seguros del Estado en Concepción, Alcalde, Regidor y Concejal de la I. Municipalidad de Florida, Secretario Regional

Ministerial de Transportes y Telecomunicaciones, además de Secretario Regional Ministerial de Justicia en la Región del Bío

Bío, además de ejercer libremente la profesión de abogado en

la ciudad de Concepción, donde mantiene su Estudio Jurídico junto a su hijo Miguel Ángel Reyes, también abogado, asimismo ejerció la docencia universitaria.


TESTIMONIOS DE

UN BOMBERO

Recopilación de Intervenciones sobre Bomberos de Chile Miguel Reyes Núñez

Testimonios de un Bombero  

Recopilación de Intervenciones sobre Bomberos de Chile

Testimonios de un Bombero  

Recopilación de Intervenciones sobre Bomberos de Chile

Advertisement