Page 1

MONEGROS 2009 Leciñena País España • Com. Autónoma Aragón • Provincia Zaragoza • Comarca Monegros Ubicación 41°47′53″N 0°36′43″O 41°47′53″N 0°36′43″O • Altitud 415 msnm • Distancias 25 km a Zaragoza 35 km a Sariñena Superficie 178,59 km² Población 1.309 hab.


• Densidad Gentilicio Código postal Alcalde Sitio web

(INE 2008) 7,33 hab./km² Leciñenense, sa 50160 Gonzalo Gavin Bagües(PSOE) Ficha de la población

Leciñena

es un municipio de la provincia de Zaragoza (España), en la comarca de Los Monegros. Ubicado en plena depresión del Ebro, al pie de la Sierra de Alcubierre. Economía Localidad tradicionalmente agrícola y ganadera, tras ver cómo gran parte de su población emigraba está asistiendo a una moderada diversificación económica, base para la supervivencia del municipio. Aproximadamente 11.000 ha de su término están cultivadas. Se trata de cereal de secano, trigo y cebada, que deben soportar unas durísimas condiciones climatológicas. Sólo un pequeño porcentaje del terreno cultivado lo ocupan viñas, olivares y almendros. Los agricultores complementan su cultivo con explotaciones en huerta en pueblos próximos, o bien con granjas, o incluso con trabajos en empresas y comercios dentro y fuera de la localidad. La ganadería tradicional era el ovino, si bien en las últimas décadas su importancia ha sido claramente superada por las granjas de porcino, unas 30 explotaciones. Se suman varias granjas de terneros, conejos y pollos. El sector industrial se reducía a unas explotaciones vinculadas a la producción agroganadera, si bien estamos asistiendo a la progresiva aunque lenta implantación de industrias de sectores diferentes. Entre las primeras hay que mencionar la Cooperativa Agraria San Isidro, dedicada a la comercialización de productos del campo, que incluye una almazara desde la que se obtiene el aceite de marca El Santuario. Agromonegros, dedicada a la selección de semillas. Y Araco, un matadero industrial de conejos. Entre las segundas hay que mencionar a Talleres Bagüés, que fabrica herramientas agrícolas de gran tamaño, y Fabrisem, cuya marca comercial es INTA-EIMAR, dedicada a fabricar semirremolques para camiones.


Finalmente hay que mencionar la importancia que empieza a cobrar el sector hostelero, con las recientes inauguraciones de los hoteles El Serral y El Portegao, y el albergue situado en la Ermita de Nuestra Señora de Magallón. Lugares históricos Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Gótico y renacentista. Siglo XVI. Retablo mayor del siglo XVIII. Torre mudéjar, siglos XV y XVI con añadidos del siglo XVIII.Santuario de Nuestra Señora de Magallón. Originado en el siglo XIII sufrió numerosas reformas y ampliaciones que culminaron en el siglo XVIII. En enero de 1809, durante el segundo Sitio de Zaragoza fue incendiado por la tropa francesa. Durante los siglos XIX y XX sufrió reparaciones y destrucciones. Actualmente se encuentra totalmente restaurada y cobija una casa rural. Fiestas y tradiciones Fiesta de la Venida de la Virgen, 15 de marzo. Se bailan y cantan las famosas seguidillas de Leciñena y se interpreta el dance. Fiesta mayor, el 8 de septiembre. Cultura Leciñena destaca por la gran cantidad de grupos musicales de rock (en todas sus variantes) que hay en el municipio, cinco en la actualidad: Precarios, Estoica, Madchickendog, Cerebros Destruidos, y Los Peloskoba. Además de Estado Kanibal, Inéditos y Chicharrica en los que algunos de sus miembros también son de la localidad. También recordamos a otros que han cesado su actividad como El No de las niñas o Agente Nocivo. También hay un grupo de teatro aficionado. Cabe destacar la escuela de música de Leciñena y la Asociación musical La Encina de Leciñena (antigua banda municipal), con un disco editado y muchos años de trayectoria.

Perdiguera País España • Com. Autónoma Aragón • Provincia Zaragoza • Comarca Monegros


Ubicación • Altitud Superficie Población • Densidad Gentilicio Sitio web

473 msnm 110,09 km² 664 hab. (INE 2008) 6,03 hab./km² Perdiguerano, na http://www.perdiguera.es

Perdiguera

es un municipio de España, en la provincia de Zaragoza, Comunidad Autónoma de Aragón. Sus fiestas locales se celebran los días 15 de mayo y 29 de julio.

Demografía Evolución demográfica 1991

1996

2001

2004

2007

Farlete País España • Com. Autónoma Aragón • Provincia Zaragoza Ubicación • Altitud n/d Superficie 104,12 km² Población 444 hab. (INE 2008) • Densidad 4,26 hab./km² Gentilicio Farletino, na Alcalde (2007) Héctor Azara Fustero

Farlete

(Farlet en aragonés) es un municipio de España, en la provincia de Zaragoza, comarca de los Monegros y Comunidad Autónoma de Aragón.


Tiene un área de 104,12 km² con una población de 439 habitantes (INE 2007) y una densidad de 4,22 hab/km². La ermita a la virgen de la Sabina, las famosas cuevas de la sierra de Alcubierre en la cima de San Caprasio (812 m) junto con Monte Oscuro (822m); son varios de sus atractivos turísticos. San Caprasio, a 834 m de altitud, se alza en la frontera monegrina entre Huesca y Zaragoza, en la Sierra de Alcubierre.

ERMITA SAN CAPRASIO

Es un paisaje austero, un reino en el desierto, un escenario duro, inhóspito, desolador e inmensamente bello. Posee un suelo estratificado por capas de yeso, margas y bancos calizos que dejan al descubierto las entrañas de tales superposiciones en los cortados labrados por antiguos cauces. Un lugar ideal para el recogimiento y para los amantes de la naturaleza, San Caprasio es también llamada la ermita de la Cueva de la Salud. Hay muchas leyendas sobre San Caprasio, pero la más popular es que San Caprasio cuidaba ganado en la Sierra de Guara -muchos dicen que de cabras por su nombre- hasta que un día decidió hacerse monje, cogió su cayado y lo lanzó tan lejos como pudo, yendo a parar a la Sierra de Alcubierre. En el sitio donde cayó el bastón surgió una fuente y en las inmediaciones se puso la ermita, lugar muy saludable por sus plantas medicinales, aguas de lluvia, abundancia de selenita (cristales de yeso), aire puro en plena


estepa, apaciguando y sanando el espíritu por su calma y retiro personal. Punto estratégico durante la Guerra Civil española, sus montes están llenos de trincheras. Esta cueva también fue utilizada por un famoso bandido de la zona, llamado el Cucaracha, para sus correrías. Hoy en día estas cuevas pertenecen a la Hermandad de Jesús que, de acuerdo con el Ayuntamiento de Farlete, las arregló y ensanchó para realizar una capilla como lugar de oración. Hay otras dos cuevas medianas abiertas, una de ellas con una sala de reunión redonda y otras dos más pequeñas como despensa y con unos bancos para poder dormir. La hermandad de Jesús posee más dependencias destinadas al refugio de caminantes y al retiro espiritual. La Ermita y Cuevas de San Caprasio se sitúan a 834 m. de altitud, el punto más alto de la Sierra de Alcubierre. En sus alrededores se localizan cuevas excavadas en la roca, actualmente utilizadas como eremitorios y un refugio, donde es posible practicar la meditación y comer o incluso pernoctar si te llevas lo necesario.

La leyenda cuenta que fue aquí donde se retiró a hacer vida de ermitaño el Santo San Caprasio. Constituye uno de los mejores miradores de Aragón desde el que poder disfrutar del original paisaje de Los Monegros, único en Europa.

Descripción Enclavada en lo más alto de la Sierra de Alcubierre, la mayor extensión de bosque de Los Monegros, está la ermita de San Caprasio que nos brinda la posibilidad de contemplar una magnífica panorámica del las llanuras monegrinas y el valle del Ebro, desde el Moncayo hasta el Aneto.Los impresionantes atardeceres repletos de tonalidades anaranjadas y ocres que se pueden disfrutar desde San Caprasio suponen todo un lujo para los sentidos. Bajo la ermita, hay un curioso eremitorio tallado, con celdas individuales, un lugar de meditación y recogimiento que en la actualidad están ocupadas esporádicamente por ermitaños de la orden del padre Charles Foucauld. Allí se escondía el célebre bandolero apodado “El Cucaracha”, que sembró el pánico en toda la comarca.


La sierra de Alcubierre

cruza la comarca de

noroeste a sudeste, alcanzando su mayor altura en el

Oscuro,

Monte

con 822 m.

CARTUJA NUESTRA SEÑORA DE LAS FUENTES

La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, también conocida como Cartuja de Monegros, es un antiguo monasterio de la Orden Cartuja sito en el término municipal de Sariñena, en la comarca de Monegros, provincia de Huesca, Aragón, España. Se trata de un edificio construido en el siglo XVIII en estilo barroco, y su característica más destacada es la profusión de pinturas religiosas al fresco que tapizan sus


superficies interiores. El monumento es Conjunto HistóricoArtístico desde desde 2002, y su titularidad es privada.

Historia La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes, primera de las levantadas en el Reino de Aragón, fue fundada en 1507 por los condes de Sástago, D. Beatriz de Luna y D. Blasco de Aragón. Como lugar de emplazamiento los condes escogieron una antigua ermita dedicada a la Virgen de las Fuentes que acogía los restos de un hijo fallecido, D. Artal. Según una tradición, la imagen de la Virgen fue hallada milagrosamente junto a un manantial que allí discurría.

Fachada de acceso de la iglesia Debido a la prematura muerte de sus fundadores y a la pronta desaparición de sus benefactores, Juan Torrero, rico mercader de Zaragoza, y el valenciano Pedro Domingo de Perandreu, señor de la Baronía de Parcent, los primeros años de vida de la fundación cartuja se caracterizaron por su gran pobreza y por la precariedad de sus instalaciones. Estas circunstancias, unidas a la esterilidad de la tierra y a la aridez del clima, obligaron a los monjes a abandonar este primer asentamiento para instalarse en lo que años después sería, desde 1563, la Cartuja de Aula Dei, en las proximidades de Zaragoza, monasterio que contó con la protección del arzobispo de Zaragoza, D. Hernando de Aragón. Vendido a los Carmelitas en 1565, años después la Orden Cartuja hubo de hacerse cargo de nuevo del monasterio para poder percibir una herencia que estaba ligada a la fundación. Así, en 1589 los cartujos regresaron a su antigua casa, dispuestos a remontar las viejas dificultades inherentes a un emplazamiento geográfico difícil. Durante algún tiempo, la comunidad vivió sumida en la pobreza, pero en la segunda mitad del siglo XVII la fundación comenzó a recuperarse. Fue en estos años cuando los cartujos monegrinos pudieron hacer una vida monacal digna, sin apartarse de


la extrema austeridad característica de esta orden contemplativa, que prescribe aislamiento y oración individuales. Los nuevos recursos económicos permitieron emprender la construcción de un nuevo conjunto monástico en un emplazamiento de mejores condiciones topográficas, situado en un llano cercano al antiguo establecimiento. Las obras de la nueva cartuja se prolongaron durante buena parte del siglo XVIII. Aunque la primera piedra fue colocada en 1717, hasta 1745 no se acometió con decisión la nueva edificación. La etapa de mayor actividad constructiva se desarrolló entre 1745 y 1777, tras superarse accidentes tan graves como el derribo de la primera torre por un vendaval, que destrozó las cubiertas de la iglesia, y un incendio que destruyó cocinas y corralizas En este último año, en el que se bendijo solemnemente la iglesia, ya estaba levantado el grueso del monasterio, es decir, el gran claustro, cuya explanada fue destinada a cementerio, y las celdas de los monjes, incluidas las de los padres (cartujos sacerdotes dedicados al estudio, la lectura espiritual y la oración) y el prior; el claustro menor y dependencias de su entorno como las capillas devocionales, la sala capitular y la celda del sacristán; la iglesia con su Capilla del Sagrario anexa a la cabecera, el camarín, la tribuna, la torre y la sacristía, ubicada en el lado del Evangelio; y la cerca que rodea el monasterio, con la portería-hospedería. Las últimas obras realizadas fueron las del edificio de obediencias, lugar donde residían y trabajaban los hermanos (cartujos dedicados a las labores agrícolas y los diferentes oficios necesarios para el sustento de la comunidad), que fue concluido en 1797. No obstante, el conjunto, tal y como estaba planeado, nunca llegó a edificarse completamente, por falta de recursos económicos. De hecho, se sabe que estaba prevista la construcción de un segundo claustrillo, simétrico al existente, donde se pensaba situar el refectorio con su cocina. Entrado el siglo XIX, la Cartuja de Monegros padeció el azote de la Guerra de la Independencia. Durante el Trienio Liberal (18201823) los cartujos tuvieron que abandonar el monasterio. Poco después, los decretos desamortizadores de Juan Álvarez de Mendizábal (1836) pusieron término definitivo a la vida monástica. Ida a manos privadas, en las décadas siguientes la Cartuja recibió los más variados usos no religiosos, siendo sucesivamente utilizada como balneario, acuartelamiento militar durante la Guerra Civil (1936-1939) y finca ganadera. Los usos indebidos, el abandono y, en definitiva, la desconsideración de su valor histórico y riqueza artística ocasionaron graves daños al monumento, el cual, sin embargo, ha conservado hasta el día de hoy un vínculo afectivo con los paisanos de Sariñena y la comarca de Monegros. Pese a ser Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural desde el año 2002, la Cartuja de Monegros acusa un avanzado estado de deterioro que alcanza la condición semirruinosa en varias de sus dependencias; en la Iglesia y el llamado Claustrillo de las Capillas los desperfectos se advierten no tanto en la arquitectura


como en las pinturas murales. Actualmente (2008) está en proyecto un plan de restauración integral del edificio sujeto a negociación entre los propietarios -descendientes del último comprador, D. Mariano Bastarás Cavero- y el Gobierno autonómico de Aragón. Descripción artística

Crucero, Capilla mayor y Camarín de la Virgen La fábrica, erigida mayormente en ladrillo, sigue fielmente el modelo tipológico establecido por la Orden Cartuja a partir del siglo XVI, lográndose un plano simétrico, racional, con una clara diferenciación de todas sus partes, perfectamente comunicadas entre sí. La iglesia es el eje arquitectónico en torno al cual se articulan el resto de dependencias. El conjunto está rodeado por una muralla rectangular que lo aísla del exterior, al que se accede por una portería-hospedería. La iglesia, muy espaciosa, presenta planta de cruz latina, con atrio a los pies, nave única de cuatro tramos, transepto poco pronunciado y cabecera plana. La nave se cubre con bóveda de cañón con lunetos sobre ventanas y el crucero con cúpula de media naranja sobre pechinas y con cuatro vanos con forma de óculo, que exteriormente desarrolla cimborrio octogonal. El lado del Evangelio (orientado al norte, en la parte izquierda mirando desde los pies del templo) presenta una nave lateral o tribuna reservada a los fieles visitantes. La torre se alza en la parte posterior del lado de la Epístola (sur), en el ángulo que forman el último tramo de la nave y el brazo meridional del transepto. La Capilla Mayor acoge el Camarín de la Virgen y tras ella se sitúa la Capilla del Sagrario, cubierta con bóveda de media naranja y cimborrio octogonal. Adosado al lado de la Epístola se sitúan el Claustrillo de las Capillas y la sala capitular.


En la parte trasera del conjunto se localizan el gran claustro con las celdas de los monjes, el refectorio, la cocina y otras dependencias de servicios, elementos todos ellos que presentan diversos grados de ruina. En la edificación trabajaron varios maestros de obras: Juan Yarza y Romeo, Domingo Yarza y Maestro, Juan Puyol, Francisco Marcellán, José Julián Yarza y Lafuente, y probablemente Agustín Sanz. La financiación corrió a cargo de los hermanos Comenge, infanzones de la localidad oscense de Lalueza.

Pinturas murales de fray Manuel Bayeu La sobria arquitectura cartuja se ve enriquecida por la presencia de elementos clasicistas del barroco tardío y, sobre todo, por la profusa decoración mural llevada a cabo entre 1770 y 1780 por el artista cartujo zaragozano fray Manuel Bayeu (1740-1809), hermano del pintor Francisco Bayeu y cuñado de Goya. Fray Manuel Bayeu concibió un vasto programa iconográfico para su monasterio, que plasmó en más 250 composiciones de pintura al fresco, aplicada en brillantes colores, que cubren virtualmente todos los paramentos, bóvedas y cúpulas de la iglesia, las capillas, el claustro menor, la sacristía y la sala capitular.

Bóveda del crucero, pintada al fresco por F. Manuel Bayeu La pérdida irreversible de numerosas composiciones, especialmente las emplazadas en el Claustrillo de las Capillas, hace difícil precisar la extensión total de esta obra pictórica, que supera ampliamente el millar de metros cuadrados. Los frescos retratan episodios evangélicos de Jesús y María, santos, apóstoles, dogmas y misterios de la fe, y diversas alegorías de virtudes morales y religiosas. Ubicación y accesibilidad La Cartuja pertenece al término municipal de Sariñena, población de la que dista 15 km. La población más cercana, a 2 km, es una pedanía de Sariñena conocida como La Cartuja de Monegros, que no es sino el antiguo pueblo de colonización cartujano. Otras


poblaciones próximas son San Juan de Flumén (6 km.) y Lanaja (5 km.). El aislamiento y el deterioro del monumento, así como su propiedad particular, dificultan la accesibilidad. Actualmente, están abiertas al público las partes consolidadas, que son también las más interesantes artísticamente, a saber, la iglesia, el Claustrillo de las Capillas y la Sala Capitular. El claustro grande, el refectorio y otras dependencias de servicio tienen el acceso vedado debido a su pésimo estado de conservación. Las visitas, vigiladas y con posibilidad de ser guiadas, están restringidas a los domingos, en horario de mañana, de 9 a 14 horas. El acceso es gratuito.

Lanaja País España • Com. Autónoma Aragón • Provincia Huesca Ubicación • Altitud n/d Superficie n/d Población 1.478 hab. (INE 2008) Gentilicio najino,-na Municipio de la provincia de Huesca (España) situado a 55 km de Zaragoza y a 50 de Huesca en la comarca de los Monegros. El núcleo urbano tiene cerca de 1100 habitantes, a los que se suman otros 400 de las pedanías de Cantalobos y Orillena. ANTROPOLOGÍA CULTURAL El libro “Lanaja, la vida en un pueblo de Monegros antes de los regadíos”, de Ramón Lasaosa Susín, editado por Imago, Huesca, 1997, contiene información exhaustiva desde el punto de vista de la cultura material sobre los modos de vida y de trabajo de los habitantes de Lanaja hasta los primeros años del siglo XX. ARQUEOLOGÍA A las referencias de P. A. Beuter (1534) acerca de La Cartuja de las Fuentes hay que añadir los yacimientos de Val de Lupo, Valderrey, Peñalveta, La Maleta, Aldea del Correo. Todos ellos nos indican que el poblamiento de esta zona abarca desde el NeoEneolítico hasta el mundo romano. Destacando el yacimiento de La Malena, en el barranco de Valonguera, cuyos restos nos indican que se trata de un poblado indígena posteriormente romanizado.


HISTORIA En el siglo XIX Lanaja sufrió las correrías de los carlistas y de varias partidas de bandoleros, que operaban en la comarca desde sus refugios en la cercana sierra de Alcubierre. Su término municipal fue escenario de la muerte del célebre bandolero Mariano Gavín Suñén «Cucaracha», acaecida el 28-II-1875, baleado por la Guardia Civil tras haber sido envenenado junto con cuatro compañeros más de su banda en la aldea de Peñalbeta. En los primeros días de la sublevación militar de julio de 1936, Lanaja rechazó una primera incursión de falangistas provenientes de Zaragoza. La villa fue ocupada a finales de julio por la columna Arquer-Piquer del POUM, que al entrar en la población encontró los cadáveres de cinco najinos republicanos asesinados por los fascistas antes de retirarse definitivamente (“Josep Rovira, una vida al servei de Catalunya i del socialisme”, de Josep Coll y Josep Pané, página 92, editorial Ariel. Barcelona, 1978). Al estabilizarse el frente en la sierra de Alcubierre y quedar la población en la retaguardia de las fuerzas gubernamentales, Lanaja sufrió duros bombardeos por parte de la aviación franquista, que produjeron varios muertos entre la población civil. La ruptura del frente de Aragón provocó el éxodo de una parte de la población hacia Cataluña. Al ser ocupada la villa por las tropas rebeldes se desencadenó sobre los najinos una brutal represión, que produjo un número indeterminado pero en todo caso alto de asesinados y represaliados y se prolongó durante los años de la postguerra, creando un clima de miedo y silencio en torno a estos hechos que perduró durante décadas.

Alcubierre País • Com. Autónoma • Provincia • Comarca • Partido judicial Ubicación • Altitud • Distancia Superficie Población

España Aragón Huesca Monegros Huesca 466 msnm 42,5 km a Huesca 115,29 km² 446 hab.


• Densidad Código postal Alcalde (2007)

(INE 2008) 3,87 hab./km² 22251 Álvaro Isidro Amador Lacambra (PSOE)

Alcubierre

es un municipio de España en la provincia de Huesca, Comunidad Autónoma de Aragón y comarca de los Monegros. Tiene un área de 115,29 km² con una población de 437 habitantes (INE 2005) y una densidad de 3,81 hab/km². Aquí nació el bandido Cucaracha.

El 26 de julio celebra sus fiestas patronales. El Cucaracha

Mariano Gavín Suñén, apodado El Cucaracha (Alcubierre, 1838 Lanaja, 28 de febrero de 1875) fue el bandolero aragonés más famoso. Actuó en los Monegros durante la segunda mitad del siglo XIX. Hijo de Manuel Nicolas Gavín Ariño y de Ignacia Suñén. A la muerte de Ignacia, el padre se volverá a casar con Joaquina Campo, con la que tendría un hijo, llamado Mariano Gavín Campo. Creció en Alcubierre, en los Monegros, zona extremadamente árida y que en el siglo XIX era muy pobre. Se casó el 26 de marzo de 1861 con Jobita Amador. Es realmente poco lo que se sabe con certeza de este personaje. Para algunos es el Robin Hood aragonés, que robaba a los ricos para dárselo a los pobres, para otros no era más que un asaltacaminos y extorsionador. Al igual que otros bandoleros de la época, se dedicaba al asalto, robo, extorsión y secuestro. Su fama


la consiguió por escapar durante muchos años a la persecución de la Guardia Civil, llegándose a acuñar la expresión “ser más vivo que Cucaracha”. Murió en una emboscada que realizó la Guardia Civil el 28 de febrero de 1875 cerca de Lanaja. Los guardias lo rodearon en un paridera y dispararon hasta acabar con él y su banda. Murieron además del Cucaracha, el Cerrudo, el Herrero de Osso, el Molinero de Belver y el Guarnicionero de Alcolea (Antonio Lampériz, José Berna, Melchor Colomer y José Solanilla). En el bolsillo del Cucaracha encontraron una carta pidiendo al rey el indulto. El cuerpo fue llevado a Lanaja dónde fue expuesto para público escarmiento. Se ha escrito un cómic con el nombre El bandido Cucaracha. La leyenda Existen varias leyendas en torno al personaje, en las que se ejemplifica su ayuda a los pobres. En La Puebla cuentan que el Cucaracha mató las dos viejas y flacas mulas del tío Ramulla y luego le dio dinero para que comprara otras. Más tarde volvió a comprobar que las había comprado, se dirigió al tratante de mulas y le robo el dinero que el tío Ramulla había pagado por las mulas. Otra de Castejón cuenta que al preguntarle a un niño si llevaba dinero, éste le contestó que la madre sólo le daba tres pesetas porque el Cucaracha se las robaría si llevaba más. El Cucaracha le dio dinero y le respondió: Dile a la puta de tu madre que Cucaracha no roba a los pobres. Su muerte también está envuelta en leyendas que dicen que el farmacéutico lo envenenó o que secuaces de la Guardia Civil añadieron algo al vino de la banda y que fue eso lo que permitió que lo emboscaran.


Para la recuperación de trincheras se ha realizado una labor de documentación con manuales al uso sobre fortificaciones y con cientos de fotografías de la época en el frente para ver cómo se hacían los refugios y como se ponían los sacos y los revestimientos de madera para contener el parapeto. La excavación ha sido dirigida por el arqueólogo Ignacio Lorenzo Lizalde, con el apoyo de personal de una escuela taller y asesoramiento militar y universitario. Itinerario de la ruta "Loma Orwell" Se ha restaurado una primera trinchera (la 5 (pinchar para nacional) justo a la izquierda de la ampliar). carretera y en un sitio bastante accesible. Precisamente la dificultad de acceso al resto de las posiciones nacionales determinó que sólo se restaure esa, junto a la carretera, aunque todas hayan sido excavadas. En la retaguardia de esa trinchera se conserva un pequeño poyo de piedra labrado que conmemora la resistencia falangista en la zona. El pico de Alcubierre conserva el altar a los caídos falangistas en el ataque de la columna de Ascaso en abril de 1937, cuando Orwell ya había abandonado la zona. En la Loma Orwell la restauración se ha hecho de acuerdo con la huella que había, respetándola y luego se ha idealizado una posición defensiva tipo pelotón. Así se han fabricado los cubículos, pozos, nichos, asentamientos de armamento y abrigos. Todo va a ser señalizado en las dos trincheras recuperadas: la función de cada punto, los campos de minas, las hileras de alambradas (se han restaurado en 8 metros), las troneras camufladas por sacos terreros de 40 kilos, los nichos para cargadores, el abrigo ligero, el pozo doble, el desagüe, el puesto de socorro... Y flechas para seguir el itinerario de la fortificación y los aljibes tradicionales que utilizaron los soldados.


VIVAC O ZONA DE VIDA En la posición de Monte Irazo se han recuperado la cabaña o vivac y restos del área de descanso de los soldados. El largo periodo del frente, desde octubre de 1936 hasta la caída del Frente de Aragón a finales de marzo de 1938, explica que se levantara una construcción de sólida factura. Quedaba fuera de las vistas del enemigo merced a una ligera elevación del talud y al camuflaje. A su lado las letrinas, son simples zanjas estrechas y poco profundas cuya tierra excavada se amontona a un lado para utilizarla después en el cegamiento. No obstante la importancia sanitaria de esta construcción, los documentos consultados revelan una escasa higienización en las posiciones. El propio George Orwell no duda en afirmar: «cada vez que pienso en mis dos primeros meses en el frente, acuden a mi mente imágenes de rastrojos de invierno rodeados de zurullos acartonados».

RAMALES DE COMUNICACIÓN El medio más seguro de enlace entre las distinas obras de la posición defensiva se realiza a través de los ramales. El trazado de estos corredores debe permitir una ágil circulación, una protección contra el tiro de enfilada y Trazado de las trincheras. una defensa fácil si la posición es ocupada en parte por el enemigo. Los trazados habituales se construyen en zigzag y ondulados, adaptados siempre a la orografía del terreno. Para evitar el derrumbe de los taludes como consecuencia de las excavaciones se hacen necesarios los revestimientos.

ALAMBRADAS Las alambradas constituyen uno de los obstáculos artificiales más empleados en todos los conflictos del mundo contra la progresión de las tropas a pie. En esta posición defensiva complementa al obstáculo natural que es la fuerte pendiente. El trazado se debe adaptar al plan de fuegos y vigilancia de la defensa. El obstáculo que aquí se ha levantado es una alambrada normal, reforzada con un faldón que, en la realidad, rodearía toda la posición defensiva.


POZO DE TIRADOR INDIVIDUAL Se denomina pozo de tirador al lugar donde el defensor de la posición cumple con su cometido. El tiro que se realiza en este punto ha de poder efectuarse con igual facilidad en cualquier dirección, Soldados en su pozo de tirador. cumpliendo el plan de fuegos previsto. De acuerdo con esta premisa, siempre que Foto: SERVICIO ESPECIAL el terreno lo permitía, se construían los pozos circulares y con el fondo plano para no entorpecer el uso del arma. Este puesto de tiro ha sido reconstruido con una aspillera abierta por donde el tirador controla cómodamente y en toda su extensión el ángulo de tiro asignado. En la mayoría de los pozos recreados se han habilitado en los muros unas repisas interiores o pequeños nichos, que eran utilizados para depositar las municiones, cargadores o granadas de mano.

OBSERVATORIO. POZO DOBLE DE TIRADOR El pozo doble de tirador es también un abrigo de cubierta ligera, si bien de los denominados de cubierta elevada al frente sobre el nivel de la excavación, característica ésta inherente a los observatorios y asentamientos de armas. En este pozo-observatorio de Monte Irazo se ha utilizado piedra del terreno, que propicia tanto su mimetización con el entorno como una mejor conservación en el tiempo. Los sacos terreros son usados para proteger el paramento y las aspilleras por donde los sirvientes cumplen con su misión de fuego y observación. Un asentamiento u observatorio exige, en aras a su empleo eficaz, espacios abiertos directamente al exterior dando frente al enemigo. Las aberturas, aspilleras o ventanas de observación deben estar en un plano elevado sobre el nivel de la excavación, por lo que el conjunto de la obra adquiere un mayor relieve, aunque de este modo también incrementa su vulnerabilidad al tiro Observatorio tenso de las armas enemigas.


ABRIGO PASIVO LIGERO Obra de fortificación que resiste impactos de fusilería o de metralla, provenientes de las explosiones próximas de la artillería y los efectos combinados de explosiones aéreas a cierta distancia. Su construcción parte de una zanja de protección de personal a la que se ha añadido una cubierta ligera. Este abrigo sirve igualmente para proteger a los sirvientes de las armas en determinadas fases del combate. Sirvientes que seguramente ocupaban el puesto de tirador del pozo situado enfrente. El abrigo ligero también podría ser empleado como depósito de munición e incluso como abrigo de descanso para facilitar la vida de las tropas en la trinchera, si bien tal posibilidad no sería muy factible en este emplazamiento dada su vulnerabilidad frente al fuego enemigo.

El frente de Alcubierre La sublevación militar de 18 de julio de 1936 se impuso en las tres capitales de provincia aragonesas, pero no permitió a los insurgentes el control de toda la región. El frente quedó establecido de norte a sur en Aragón, a través de una línea que en el territorio de los Monegros sólo propició la ocupación de la localidad de Perdiguera, permaneciendo el resto de la comarca en el ámbito de la legalidad republicana. El puerto de Alcubierre tenía una gran importancia estratégica y táctica ya que su posesión daba la Frente de posibilidad de dominar por la vista gran espacio de Alcubierre durante terreno. Desde San Simón (Puig Ladrón) o desde la Guerra Civil Española. cualquiera de las otras cotas elevadas, se visualiza Pincha para ampliar casi desde Zaragoza a Huesca. También desde la posición de Monte Oscuro, más al interior de la sierra, se domina una grandísima extensión. El puerto era también importante porque controlaba el paso y la comunicación a través entre Leciñena y el pueblo de Alcubierre y era una de las llaves para llegar a Zaragoza, objetivo prioritario pata tomar y defender. Entre julio y octubre de 1936 el frente quedó determinado por las poblaciones de Tardienta, el entorno de Perdiguera, Osera, Pina y


Belchite. Sin embargo, el 12 de octubre las tropas rebeldes tomaron Leciñena y lograron avanzar hasta el puerto de Alcubierre adueñándose de las posiciones P-1 a P-5 de la izquierda y derecha de la carretera Leciñena-Alcubierre (ver mapa), fortificadas en el límite geográfico de las dos provincias. El resto de los picos, crestas y vaguadas se mantuvo en poder republicano. La proximidad en ocasiones inverosímil entre los contendientes, determinó abundantes e intensos períodos de combate, como lo prueban los cartuchos, balas, metralla, proyectiles de mortero y de cañón hallados en el transcurso de las excavaciones de esta posición del Irazo. Pero también hubo largas treguas que el escritor George Orwell describe como "la guerra en punto muerto". En los montes Irazo y Pucero se asentó el POUM desde el inicio del conflicto hasta febrero de 1937, siendo relevados por las fuerzas socialistas y comunistas de la columna «Carlos Marx», cuyo cuartel general se había establecido en Tardienta. La posición fue rebasada en Ataque republicano en el frente de Aragón. marzo de 1938, cuando el ejército franquista rompió el Frente de Aragón en Foto: SERVICIO ESPECIAL su avance hacia Cataluña y Levante, dividiendo en dos zonas la superficie bajo control republicano. La loma del Irazo y el conjunto de trincheras que se abren hacia el sur, podrían adscribirse a las denominadas de tipo pelotón. La fortificación principal ocupa un frente de más de cien metros y contiene pozos de tirador individuales y uno doble, asentamientos para armas colectivas, abrigos para personal y pertrechos, los ramales de comunicación necesarios, sacos terreros de protección y un obstáculo perimetral tejido de alambradas, en su día complementadas probablemente con campos de minas y otros obstáculos naturales y artificiales.

George Orwell en Alcubierre

Cuando en julio de 1936 se produce el levantamiento armado contra la República española, George Orwell decide viajar a España para trabajar inicialmente como periodista; pero las circunstancias le llevaron a enrolarse en las milicias del POUM.


En octubre de 1936, las tropas de Franco ocuparon Leciñena y Santa Quiteria, cerrando la marcha republicana sobre Zaragoza. Y allí se quedó el frente estabilizado hasta marzo de 1938. Orwell llegó a ese frente en diciembre del 36 y cuatro meses después fue trasladado a la ofensiva republicana sobre Huesca donde resultó gravemente herido de un disparo en la garganta. Toma parte en los sucesos de Mayo del 37 en Barcelona; y, como sus compañeros del POUM, sufrirá persecución por parte de los estalinistas del PSUC y se verá obligado a huir de España, atravesando la frontera como simple turista. En 1938, cuando aun no había llegado a su fin la guerra civil, escribe Homenaje a Cataluña, George Orwell. donde relata sus experiencias en la revolución española. Describe muy bien su llegada a las trincheras de Alcubierre, a las que llegaron tras varias horas vagando perdidos entre la niebla sobre una camioneta: "Por la tarde hicimos nuestra primera guardia y Benjamín nos llevó a recorrer la posición. Frente al parapeto había un sistema de trincheras angostas, cavadas en la roca, con troneras -ventanas bajo los sacos terrerros- muy primitivas hechas con pilas de piedra caliza. Doce centinelas estaban apostados en diversos puntos de la trinchera y detrás del parapeto interior. Delante de la trinchera había alambradas, y luego la ladera descendía hacia un precipicio aparentemente sin fondo; más allá se levantaban colinas desnudas, en ciertos lugares meros peñascos abruptos, grises e invernales, sin vida alguna, ni siquiera un pájaro. Espié cautelosamente por la tronera, tratando de descubrir la trinchera fascista". Orwell esperaba que el enemigo estuviera "a cincuenta o cien metros", pero vio que "en la cima de la colina opuesta, al otro lado del barranco, por lo menos a unos 700 metros, se veía el diminuto borde de un parapeto y una bandera roja y amarilla ¡la posición fascista!. Me sentí indescriptiblemente desilusionado: estábamos muy lejos de ellos y, a esa distancia, nuestros fusiles resultaban totalmente inútiles".

Apuntes de miliciano Orwell recoge en Homenaje a Cataluña diversos apuntes realizados en el frente de Aragón.

ARMAMENTO Estuve a punto de desmayarme cuando vi el trasto que me entregaron. Era un máuser alemán fechado en 1896; ¡tenía más de 40


años! Estaba oxidado, tenía la guarnición de madera rajada, el cerrojo trabado y el cañón corroído e inutilizable.

ARTILLERÍA Toda la artillería asignada a este sector del frente consistía en cuatro morteros de trinchera con 15 cargas cada uno. Desde luego eran demasiado valiosos como para ser utilizados, por lo cual, eran guardados en Alcubierre.

AURORAS No me gusta la montaña, ni siquiera como espectáculo... Sin embargo a veces valía la pena contemplar la aurora que surgía detrás de las colinas, las primeras estrechas vetas de oro que como espadas atravesaban la oscuridad, y luego la luz creciente y los mares de nubes carmesíes alargándose hasta distancias inconcebibles.

"A veces valía la pena contemplar la aurora que surgía detrás de las colinas".

CAMARADAS Había vivido en una comunidad donde la esperanza era más normal que la apatía o el cinismo, donde la palabra 'camarada' significaba camaradería y no, como en la mayoría de los países, farsante.

COMUNISTAS Yo no podría, por ejemplo, ponerme a discutir la lucha de Barcelona con un miembro del Partido Comunista. Pues no admitiría que he dado una versión veraz de los hechos. Como si en un campeonato de ajedrez, uno de los competidores comenzara de pronto a gritar que su contrincante es culpable de un incendio o de bigamia. La cuestión que realmente importa no se aborda nunca.


DISCIPLINA El mero hecho de que las milicias revolucionarias hayan permanecido en el frente constituye un tributo a la fuerza de la disciplina revolucionaria, pues hasta junio de Í937 lo único que las retuvo allí fue la lealtad de clase.

ESCARAMUZAS Descubrimos un campo de patatas donde casi no había ninguna protección y teníamos que recogerlas de bruces, posición realmente agotadora. Si las ametralladoras fascistas nos descubrían, debíamos aplastarnos como la rata que pasa por debajo de una puerta, mientras las balas desmenuzaban los terrones de tierra a nuestro alrededor.

ESPAÑOLES Los españoles son buenos para muchas cosas, pero no para hacer la guerra. Los extranjeros se sienten consternados por igual ante su ineficacia, sobre todo ante su enloquecedora impuntualidad... Pero prefiero ser extranjero en España y no en cualquier otro país ¡Qué fácil resulta hacer amigos en España!... Desafío a cualquiera a verse sumergido, como me ocurrió a mí, entre la clase obrera española y a no sentirse conmovido por su decencia esencial y, sobre todo, por su franqueza.

FRANCO Franco no era estrictamente comparable a Hitler o Mussolini. Su ascenso se debió a un golpe militar respaldado por la aristocracia y la Iglesia y en lo esencial, especialmente al comienzo, no constituyó tanto un intento de imponer el fascismo como de restaurar el feuda- lismo. Ello significaba que Franco debía hacer frente no sólo a la clase trabajadora, sino a diversos sectores de la burguesía liberal, precisamente los grupos que apoyan al fascismo cuando éste aparece de una forma más moderna.

FRENTE Allí el frente no era una línea continua de trincheras, lo cual


hubiera resultado imposible en un terreno tan montañoso, sino simplemente una cadena de puestos fortificados colgados en la cumbre de cada colina.

FRÍO Una noche helada hice en mi diario una lista de las prendas que tenía puestas. Llevaba un chaleco grueso y pantalones, una camisa de franela, dosjer-seys, una chaqueta de lana, otra de cuero, pantalones de pana, calcetines gruesos, polainas, botas, un pesado capote, una bufanda, guantes forrados y gorra de lana. No obstante, temblaba como una hoja.

"A esa distancia, nuestros fusiles resultaban totalmente inútiles".

FUEGO GRANEADO Siempre se siente lo mismo bajo el fuego graneado, no se teme tanto el ser herido como no saber 'dónde' se producirá la herida. Uno se pregunta todo el tiempo por dónde entrará la bala, y eso otorga al cuerpo una muy desagradable sensibilidad.

GRANADAS La granada usada en esa época era un objeto terrorífico al que se le conocía como granada FAI. La palanca no estaba sostenida por un seguro, sino por un trozo de cinta adhesiva. Al arrancarla tira había que librarse de ella a la mayor velocidad posible. Se decía que estas granadas eran 'imparciales': mataban tanto al enemigo como a quien las arrojaba.

JOVENES No hay nada que pueda convencer a un español, sobre todo si es joven, de que las armas de fuego son peligrosas.

INSTRUCCIÓN La llamada instrucción consistía simplemente en ejercicios de marcha del tipo más anticuado y estúpido: giro a la derecha, giro


a la izquierda, media vuelta y todas esas inútiles tonterías que aprendí cuando tenía 15 años... Si se cuenta con pocos días para adiestrar a un soldado para una guerra de guerrillas debe enseñársele cosas que le serán más necesarias: cómo ocultarse, cómo avanzar por campo abierto, cómo construir un parapeto y cómo utilizar las armas.

RECUERDO Fue espantoso mientras duró, pero ahora constituye un buen sitio por el que pasear mi mente. En mi memoria los hechos se encuentran inseparablemente ligados al frío invernal, a los destrozados uniformes de ¡os milicianos, a los ovalados rostros de los españoles, al sonido telegráfico de las ametralladoras, al olor a orines y pan podrido, al sabor metálico de los potajes de judías engullidos apresuradamente en escudillas vacías.

REVOLUCIÓN En Cataluña, durante los primeros meses, el poder estaba casi por completo en manos de los anarcosindicalistas, quienes controlaban la mayor parte de las industrias clave. De hecho, lo que había ocurrido en España no era una mera guerra civil, sino el comienzo de una revolución. Ésta es la situación que que la prensa antifascista fuera de España ha tratado especialmente de ocultar.

TEDIO En los periodos estacionarios de la guerra, hay tres cosas que todos los soldados anhelan: una batalla, más cigarrillos y una semana de permiso... Toda la milicia protestaba contra la inactividad y clamaba constantemente por saber por qué no se nos permitía atacar.

ZONA ROJA Yo estaba integrando, más o menos por azar, la única comunidad de Europa occidental donde la conciencia revolucionaria y el rechazo del capitalismo eran más normales que su contrario.


??????????????????????? iTINERARI

Kilometratge aproximat 110 kms.

ENRIQUE – ISMAEL – INMA –XAVI- SITO – RICARD – JOAQUIMA - JOAN – ENRIQUE- DIEGO-AURELI – XAVIER-PACO

ANTONIO

Profile for fxllopis

MONEGROS 16 i 17 de JUNY 2009  

PASSEJADA TRAPEZOIDAL PER LA SERRA D'ALCUBIERRE, ERMITA DE SAN CAPRASIO, CARTUJA DE NUESTRA SEÑORA DE LAS FUENTES i LES TRINXERES DEL FRONT...

MONEGROS 16 i 17 de JUNY 2009  

PASSEJADA TRAPEZOIDAL PER LA SERRA D'ALCUBIERRE, ERMITA DE SAN CAPRASIO, CARTUJA DE NUESTRA SEÑORA DE LAS FUENTES i LES TRINXERES DEL FRONT...

Profile for fxllopis