Issuu on Google+

http://confidenciasdeungerente.blogspot.com

Dodos parlantes Efrén Martín, gerente de

coach en www.fvmartin.net

“-En este caso -dijo solemnemente el Dodo, mientras se ponía en pie-, propongo que se abra un receso en la sesión y que pasemos a la adopción inmediata de remedios más radicales... -¡Habla en cristiano! -protestó el Aguilucho-. No sé lo que quieren decir ni la mitad de estas palabras altisonantes, y es más, ¡creo que tampoco tú sabes lo que significan!”

Foto: Baharri

Lewis Carroll, “Alicia en el País de las Maravillas”.

Somos seres lingüísticos. Sin lenguaje no podríamos existir. El lenguaje que nos crea, también nos transforma y nos destruye. Las palabras no sólo describen y comunican la realidad, sino que crean una nueva realidad de significados al conectar objetos y atributos. Los objetos son “cosas” que constituyen la realidad física o de primer orden (-1-) y los atributos son las “categorías” propias de la realidad mental o de segundo orden (-2-). Para identificar atributos, investigaciones en 26 culturas avalan la utilidad de los adjetivos opuestos en el mismo nivel lógico (bueno-malo, activo-pasivo, fuertedébil…). Existe un factor adicional: el “pegamento emocional”; ya que el proceso de aprender a enlazar objetos reales1 con atributos mentales2, mediante símbolos, no es meramente intelectual.

y profesor de M&M system

DBS

Compartir enlaces –lenguajes- entre objetos1 y atributos2 conlleva acuerdo y avance. Lenguajes diferentes, incluso en el mismo idioma, generan parálisis y conflicto: Veamos ejemplos de riqueza12 y pobreza12: • El ocio se ha desarrollado gracias a la creación de infraestructuras y al nacimiento del “turista”: persona que se desplaza 1 por placer2 en lugar de necesidad2. • En ciencia, atributo y objeto son dos realidades paralelas, porque aquél se adapta a éste (22+22=21+21, siendo 2 y 1 ambas realidades). Desde hace siglos no se ajusticia a nadie por ser matemático, físico o biólogo. Es admirable constatar el avance de la ciencia, gracias a su cuidado lenguaje. • No puede decirse lo mismo en temas personales, sociales, culturales, religiosos, políticos, económicos o de gestión; donde seguimos atascados y sin consenso. Porque desde su “teoría fuerte” 2 (creencias y prejuicios) cada uno de nosotros, con lenguaje amañado, falsea hechos1 y llega a absurdas conclusiones: “Si el dato no encaja en la teoría, mal para el dato”. • La sociedad del conocimiento se consolidará cuando se relacione firmemente aprender2 con adultos1, más que con niños1. • La educación2 busca la inmersión lingüística de los infantes1 (“lo que se aprende en la cuna siempre dura”); mientras que la publicidad2 de los medios pretende cambiar el lenguaje de -y manipular a- los adultos1. • Engañar2 y ser engañado2 equivale a robar1 y ser robado1. Según Wittgenstein “el lenguaje utilizamos, nos utiliza”, por ello: ¡No juegues con las palabras!

Publicado en http://confidenciasdeungerente.blogspot.com/ nº 54 mayo 2011

que


54-DODOS PARLANTES. mayo 2011