Page 1

http://confidenciasdeungerente.blogspot.com

Efrén Martín, gerente de

y profesor de la Universidad de Deusto www.fvmartin.net

“-Patronio, como bien sabéis, yo ya no soy joven y, además, he pasado muchos trabajos y dificultades en mi vida. Sinceramente os digo que ahora querría descansar…olvidándome de preocupaciones y tareas más pesadas. -Señor conde -dijo Patronio-, aunque no os falta razón en lo que me decís... sucedería como dice el antiguo refrán: «Murió el hombre y murió su nombre». Mas si, por el contrario, queremos olvidar las comodidades y nos esforzamos por defender este joven reino y acrecentar nuestra honra, dirán cuando muramos: «Murió el hombre, pero no murió su nombre». Y como hemos de morir, felices o desgraciados, no me parece que sea bueno dejar de hacer, por preferir el descanso y los placeres, lo que después de muertos mantiene viva la buena fama de nuestros hechos y gestas”.

Foto: Baharri

(El Conde Lucanor)

Vivir es actuar y descansar, para volver a actuar, de forma que podamos estar satisfechos de nuestros logros. Pero al desconectar el disfrute del trabajo y conectarlo sólo con el ocio, buena parte de la sociedad no encontrará satisfacción con ninguna fórmula de conciliación de vida familiar y laboral.

Podemos elegir entre cuatro productos de la gastronomía porcina motivacional: Grasa. Adictos al trabajo. Una locura tóxica que suele agotar la eficacia, la satisfacción y la salud; ya que el exceso de estrés impide la perspectiva correcta y una mente que no descansa se torna obtusa. Carne. Adictos al ocio. Descansar sin trabajar, cuando hay capacidad para hacerlo, es otra forma de embotarse además de convertir a personas útiles en parásitos sociales. Vivir de rentas -propias o ajenas-, sin pegar un palo al agua, se presenta como la mayor aspiración en una sociedad donde la felicidad se pierde o degenera. Serrano. Estricta separación de componentes –grasa y carne- que lleva a pasar de un trabajo continuo a vacaciones continuas, tras las que es fácil experimentar depresión post-vacacional. Situación habitual en asalariados que no encontraron su verdadera vocación y que reclaman integrarse en el grupo anterior. Pata Negra. Vetas de grasa infiltrada entre la carne indican la máxima calidad del mejor jamón. Igualmente, cabe la posibilidad de relajarse en tiempo laboral y esforzarse en vacación, siendo en esta circunstancia donde surge la inspiración. Ya Schopenhauer era partidario de no caer en la disyuntiva del todo o nada: “La felicidad de los hombres comunes consiste en alternar entre el trabajo y el entretenimiento; en mi caso, estas dos cosas se sobreponen la una a la otra”. Pero -sobre todo- no aspiremos a enterrarnos antes de tiempo, ni a que nuestro esfuerzo quede en nada: Ya descansaremos, ya, bajo las malvas.

Publicado en: Observatorio de Recursos Humanos y Relaciones Laborales, Nº 46, mayo 2010

46-PATA NEGRA.mayo 2010  

Publicado en: Observatorio de Recursos Humanos y Relaciones Laborales, Nº 46, mayo 2010 (El Conde Lucanor) Efrén Martín, gerente de Baharri...