Issuu on Google+


Según Wittgenstein: “La filosofía desata los nudos de nuestro pensamiento” que, cual cuerda cuyos extremos se juntan, reduce sus dicotomías a una ILUSIÓN DE ALTERNATIVAS («Toda afirmación es una negación» Spinoza)

Elegir en tal escenario es condenarse al fracaso, porque los distintos intentos de solución no funcionarán; ya que, sin darnos cuenta, sí o sí serán MÁS DE LO MISMO


Un hijo que encuentra novia para casarse, se lo comunica al padre: -Papá, he encontrado al amor de mi vida, me voy a casar. -Sí, hijo, ¿y quién es ella? -Cipriana, la hija del carnicero.

-¿Cipriana? Ufff, hijo, yo... Lo siento pero con esa chica no te puedes casar.


-En realidad es tu hermana. Yo de joven, pues... vivía la vida y en fin, esperaba no tener nunca que revelarlo, pero ahora no me queda más remedio, es tu hermana. El pobre hijo se va con un disgusto tremendo pues le había costado encontrar novia para casarse, pero al cabo de 8 meses ya había encontrado otra y le dice de nuevo al padre: -Papá, he encontrado al amor de mi vida, me voy a casar.


-Sí, hijo, ¿y quién es ella?. -Paquita, la hija del zapatero. -¿Paquita? Joeeer... Hijo yo... No se como decirlo pero...ella también es tu hermana. -¡Pero Papá, joeeer! -¡Compréndeme hijo! Yo era joven, tu madre y yo no pasábamos una buena racha y... En fin.


Nuevamente fastidiado hasta la médula deja a la segunda novia. Pero es capaz de recuperarse del trance y al año y medio va donde el padre con una nueva candidata: -Papá, he encontrado al amor de mi vida, me voy a casar. -Sí, hijo, ¿y quién es ella?.


-(Acojonado pero firme) Marieta, es huérfana de madre, además es negra. -¡Mecagüen..!

-¡Papá no me jodas, eh! -Hijo yo... Fui voluntario en la Cruz Roja... todavía joven...tú eras muy pequeño... Tu madre y yo... queríamos vivir la vida...


El hijo no lo soporta más y se marcha llorando a su cuarto. Alertada por los sollozos se acerca la madre que le pregunta por su estado. El hijo, destrozado, le explica las tres intentonas: -Mamá, me quise casar con Cipriana y resulta que es mi hermana. También con Paquita y con Marieta, pero siempre ¡lo mismo! ¡No puedo más!


-Hijo, responde la madre, cásate con quien quieras… ¡que ese tío no es tu padre!


El primer paso es DETENERSE, pues la soluci贸n

es el problema

.

Despu茅s, salir del marco en busca de una 3陋 ALTERNATIVA, en la que el

problema es la soluci贸n



Ilusión de alternativas