Issuu on Google+

Efrén Martín, gerente de FV

Liderar, Liberar y profesor de Deusto Business School

El maestro contaba siempre una parábola al finalizar su clase, pero los alumnos no siempre entendían su sentido. – Maestro –le encaró uno de ellos una tarde–. ¡Tú narras los cuentos pero no nos explicas su significado! – Pido perdón –se disculpó el acusado–. Permíteme que en señal de reparación te convide con una rica fruta. – ¡Gracias!, respondió halagado el discípulo. – ¿Te gustaría que la masticase antes de dártela? – No maestro. ¡No me gustaría que hicieras eso! Se quejó, sorprendido el discípulo. – El maestro hizo una pausa y dijo: Si yo os explicara el sentido de cada cuento... sería como daros a comer una fruta masticada. Anthony de Mello, S.J.

En general, estamos condicionados para buscar la seguridad física, económica, mental, emocional y espiritual en una Voz Externa; que al final resulta más que decepcionante. Cambiar las palabras cambia la percepción de la realidad y nos ayuda a encontrar opciones creativas. Recordemos cómo la Cultura de la Calidad triunfó difundiendo los enormes costes de la NO Calidad, más que sus beneficios. También podemos revolucionar la Influencia comenzando por una letra: “LiDerar” a otros suele entenderse como “dirigirlos”, “utilizarlos” y con este enfoque les hacemos más torpes y desmotivados; menos capaces e implicados. En su connotación peyorativa, la “D” implica crear Dependencia. Nos sobran padres, jefes, profesores y amigos de este tipo y lo peor es que casi todos lo somos. Manipulamos al prójimo y nos quejamos de su mal comportamiento, que es un reflejo del nuestro: hijos que quieren libertad sin responsabilidad, son reflejo de padres que adoran y se quejan simultáneamente de la madurez e inmadurez de sus retoños. También el

Nº 73 febrero 2013

www.fvmartin.net

empleado es empresa o no, según convenga; al tiempo que su jefe es considerado o no, según los resultados. Vivimos cambios continuos de “modelo” educativo, productivo, político, social, etc. que no logran sino acrecentar la complejidad, confusión e incertidumbre; porque en lugar consolidar un estilo de vida sensato se siguen como si de un cambio de moda se tratase, buscando un premio sin pagar el precio. Tras fracasar, son sustituidos por “más de lo mismo”. “LiBerar” es un reto mayor. La libertad gradual es constructiva, si se asumen las consecuencias. Genera capacidad y compromiso cuando no hay sometimiento de unas personas a otras; sino aceptación y cumplimiento de unos principios de contribución, solidaridad y respeto. ¿Cómo salir de un cambio aparente a otro más real, que implique “menos de lo mismo”? El poder no está en un líder sino en una sociedad líber, donde cada persona sea responsable de sí misma. Para empezar, guíate por tu Voz Interna porque cada vez que se crea un seguidor nace un perdedor. Liderar es liberarse, para liberar

http://confidenciasdeungerente.blogspot.com


73-LIDERAR LIBERAR.febrero 2013