Page 1

http://confidenciasdeungerente.blogspot.com

Efrén Martín, gerente de

y profesor de la Universidad de Deusto www.fvmartin.net

¿Por qué una persona puede permanecer décadas, trabajando en un puesto bien retribuido, quejándose del mismo? ¿Por qué sigue sufriendo y no se va a otro sitio? La respuesta está en que, desde que empezamos a trabajar, casi todos vamos sobrados de temor e inseguridad: miedo a las dificultades y baja confianza en nuestra capacidad para superarlas. Nos encadena el miedo a fracasar en una situación nueva y –peor aún- ignorar para qué valemos realmente. Saber esto, nos daría valor ante los retos. Son pocos los que reflexionan seriamente sobre la siguiente cuestión: ¿Valgo yo, para esta actividad? En caso negativo, conviene cambiar de profesión. En caso positivo, conviene cambiar de pregunta: ¿Cómo puedo hacer cada día mejor -y disfrutar de- aquello para lo que valgo? Para que eviten una importante trampa, al inicio de su vida laboral, a mis alumnos de la universidad les cuento “el chiste del loro”:

Con educación, pide viandas a las azafatas, que están muy ocupadas y no le hacen caso. Frustrado, tras muchos intentos fallidos de llamar su atención, observa, cómo otro cliente consigue todo lo que pide….y rápido. Se trata de un loro viejo, que conoce perfectamente a la tripulación. Es un loro desagradable y gritón, que exaspera a las azafatas, quienes sonríen forzadamente ante sus insultos. Para que se calme, le colman de atenciones. Ante esto, el nuevo cliente decide ser muy grosero y…¡eureka!, funciona. A él también le hacen caso. Continúa haciendo más de lo mismo; y entre el loro y él captan toda la atención de todas las azafatas. Finalmente, el capitán de la nave interviene y ordena que arrojen fuera del avión a ambos impresentables, que amenazan a la seguridad aérea con su continuo escándalo. Mientras caen al vacío, desde una altura de 6.000 pies, el loro le dice al otro: - “Oye…tú sí que tienes valor….para no tener alas”. Mediante selección y formación, un líder ha de desarrollar a sus colaboradores, de forma que no acaben en tareas donde no disfruten, se amarguen ellos y amarguen a otros. Será difícil despedir a los que tienen las alas de la antigüedad; pero los nuevos serán víctimas de la contratación temporal, que no perjudica a quien disfruta y aporta valor con su trabajo.

Foto: Baharri

Ayudémosles a encontrar su talento, a través de la rotación por diferentes tareas, hasta encontrar la que mejor les encaje. Además de disfrutar, confiarán en sí mismos.

“Un pasajero, que viaja por primera vez en una aerolínea, experimenta grandes deseos de beber y comer en su vuelo intercontinental.

Porque el secreto final es…creer en uno mismo. Así como miedo y dudas se potencian mutuamente, también lo hacen valor y certidumbre. Valiente es quien sabe que no corre peligro.

Publicado en: Observatorio de Recursos Humanos y Relaciones Laborales, Nº 6, octubre 2006

6-MIEDO E INSEGUIRDAD.octubre 2006  

Ayudémosles a encontrar su talento, a través de la rotación por diferentes tareas, hasta encontrar la que mejor les encaje. Además de disfru...