Page 11

EL DESARROLLO DEL LENGUAJE EN EL NIÑO ¿Cuándo hay que preocuparse?

L

a capacidad de comunicarse con otros es una habilidad necesaria durante toda la vida, pero es especialmente importante en la etapa escolar. Para que nuestros niños tengan un vocabulario amplio, preciso y facilidad de expresión para comunicarse cuando crezcan, hay que empezar desde que son pequeños. El desarrollo del Lenguaje es un proceso individual y único, que guarda relación directa con la madurez y ritmo de aprendizaje de cada niño. ¿Qué es el lenguaje? Es el contenido de lo que se habla, escribe, lee o comprende. El lenguaje es un acto social, resultado de la intervención de diversos factores: * Estímulos del medio * Inteligencia del niño * Afectividad o mundo emocional del niño Etapa prelingüística De 0 a 3 meses, se da la discriminación de sonidos. De 3 a 5 meses, surgen las primeras vocalizaciones y balbuceos. De 5 a 8 meses, comprensión y seguimiento de instrucciones sencillas. De 8 a 12 meses, reconocimiento de palabras o conceptos. Sabemos que cada niño se rige por su propio ritmo; así también lo hace el lenguaje, sin embargo hay una serie de signos que es conveniente observar pues nos alertaran de que algo no marcha bien. Signos de alarma: + Bebés silenciosos o que no balbuceen durante los primeros meses. + Que entre los 12 y 24 meses no comprenda ordenes sencillas ni desarrolle una juerga lingüística (habla espontanea). + Que alrededor de los 2 años, no pronuncie palabras parecidas al lenguaje establecido. + Que sobre los 3 años y medio, su habla no pueda ser entendida por personas que no forman parte de su núcleo familiar. ¿Qué es el habla? Es el proceso físico de formar palabras. Se compone de los sonidos que emitimos con nuestra boca. ¿Qué se necesita para hablar? = El cerebro crea la idea. = Indica qué palabras pronunciar y qué sonidos componen dichas palabras. Nos indica la entonación y el acento en las sílabas. = Envía señales adecuadas a los músculos que producen el habla, es decir, aquellos que controlan la lengua, los labios y la mandíbula, que deben tener la fuerza y la coordinación necesarias para ejecutar la orden.

Es importante destacar que los trastornos del lenguaje se presentan tanto en adultos como en niños. La génesis puede ser diversa, y múltiples factores pueden incidir, en adultos la mayoría de sus alteraciones de lenguaje se deben a algún daño de tipo cerebral o un trastorno psiquiátrico, mientras que en el caso de los niños estas alteraciones pueden situarse en dos grandes grupos: en el primer grupo, secundario a una causa conocida, tales como deficiencia mental, hipoacusia, trastornos psicoafectivos, deprivación socio-cultural, autismo, parálisis cerebral, etc. También se les conoce como Trastornos de Comunicación. El otro grupo considera al trastorno del lenguaje como primario o específico, se trata de niños que presentan sólo problemas de expresión y/o comprensión, y que no están asociados a retardo mental ni a déficit sensorial, ni presentan alteración de los órganos fono articulatorios (laringe, faringe, tráquea, fosas nasales, paladar, lengua, labios), ni cuadros de padecimientos mentales, ni daño neurológico evidente, de tal forma que el problema de lenguaje del niño aparece como algo específico; tampoco puede coexistir con deprivación socioafectiva ni ambiental. Por lo tanto, se les denomina Trastornos Específicos del Lenguaje y se definen por exclusión, es decir, se trata de trastornos ligados sólo a la esfera del lenguaje. Trastornos del Habla * Dislalia: consiste en la incapacidad del niño para pronunciar correctamente los sonidos del habla. Suele presentarse entre los tres y los cinco años. * Disfemia o tartamudez: Se caracteriza por la reiteración de sílabas o palabras, de manera persistente, y también por interrupciones involuntarias del habla, causada por espasmos que

alteran la fluidez verbal. Trastornos del

lenguaje *Dislexia: Se caracteriza porque las adquisiciones del individuo en el ámbito de la lectura, la escritura y el deletreo, están muy por debajo del nivel esperado en función de su inteligencia y de su edad cronológica. *Disfasia: es un trastorno que afecta de manera severa la comprensión y expresión del lenguaje. Su naturaleza radicaría en un impedimento para organizar el lenguaje de un modo complejo. *Afasia: es la incapacidad parcial o total para usar el lenguaje. Los problemas varían desde dificultades para encontrar las palabras, hasta una completa incapacidad para hablar. Algunas personas presentan dificultades para comprender lo que dicen los demás, otras lo manifiestan al leer, escribir o en el manejo de números. Resulta de vital importancia la detección y la atención adecuada de estos problemas, en lugar de ignorar las dificultades que el niño padece, atribuirlas a desidia, a la falta de atención, a la flojera o a la inmadurez. Cuando observe que el nivel de desarrollo del habla queda por debajo del de otros niños de la misma edad, haga una pausa y consulte a un especialista. Los problemas de habla y lenguaje que no son atendidos, generan un grave daño en los niños, obstaculiza sus relaciones sociales, merma su adaptación social, entorpece el proceso de lectura – escritura y sobre todo tiene efectos perjudiciales en su autoestima. Los hijos son responsabilidad de los padres, y cuentan con usted, ayúdelos a transitar por el desarrollo arropados de las herramientas que en su caso, ellos necesiten. ¡Actué y no permita que se pierda el tiempo! Psic. Ruth Doniz Alvarado rdoniz26@hotmail.com Psic. Sex. Alicia Vega Álvarez aliciavegaal@hotmail. com www. saludpsicologicaysexual.com

Futuro Querétaro

11

FUTURO467  

CTM ARDE EN LLAMAS

FUTURO467  

CTM ARDE EN LLAMAS

Advertisement