Issuu on Google+

La crisis de deuda de EE.UU. "No es una novedad que los estudios, auditorías e investigaciones denuncian que la deuda pública, en lugar de contribuir con recursos al Estado, ven desviados esos recursos (que deberían estar destinados a áreas sociales) para el pago de intereses y amortizaciones de una deuda cuya contrapartida no se conoce, porque no existe la adecuada transparencia. " Por María Lúcia Fattorelli La crisis de la deuda de los Estados Unidos de América, la mayor economía del mundo, desenmarcara la usurpación del instrumento de la deuda pública y su utilización para el beneficio del sector financiero bancario. Sabemos que la deuda pública es un instrumento importante de financiamiento de los Estados, por lo que a todas las naciones se les permite endeudarse dentro de ciertos límites y condiciones. Las deudas deben proporcionar recursos a los fondos públicos, que complementan los fondos recaudados a través de impuestos, para que el Estado pueda cumplir con su papel y garantizar una vida digna para su pueblo. No es una novedad que los estudios, auditorías e investigaciones denuncian que la deuda pública, en lugar de contribuir con recursos al Estado, ven desviados esos recursos (que deberían estar destinados a áreas sociales) para el pago de intereses y amortizaciones de una deuda cuya contrapartida no se conoce, porque no existe la adecuada transparencia Por lo tanto, el problema central es que el instrumento de la deuda pública se ha utilizado como un sistema de desvío de fondos públicos que, para operar, cuenta con un conjunto de privilegios y tiene muchas ramificaciones que constituyen lo que hemos denominado "sistema de la deuda." En los EE.UU., este sistema ha trabajado recientemente para rescatar a los grandes bancos en riesgo de quiebra. Hasta la semana pasada, no se sabía la magnitud de esta ayuda, ya que la información era vaga y contradictoria, hasta que el último día 21 de julio el senador Bernie Sanders publicó lo siguiente: Auditoría inédita realizada por el Departamento de Contabilidad Gubernamental EE.UU. reveló que . U$ 16 trillones fueron trasladados en secreto por el Banco Central de EE.UU. - FED, la Reserva Federal - a los bancos y corporaciones de EE.UU., así como a algunos bancos extranjeros de distintos países. Los registros de estas transferencias habían sido anotados por la FED en forma de préstamos con tasas de interés cercanas a cero, en el período de Diciembre/2007 y Junio/2010, que abarca tanto al gobierno de Bush (republicanos) y al de Obama (demócratas). Por lo tanto, la voluminosa deuda pública se ha utilizado para garantizar la ayuda a los mayores bancos del país y del extranjero.


La lista de instituciones que recibieron la mayoría de los recursos de la Reserva Federal está en la lista en la página 131 del Informe de Auditoría Gubernamental, que se resumen a continuación: Citigroup: $ 2,5 trillones de dólares ($ 2,500,000,000,000) Morgan Stanley: $ 2,04 trillones (2,040,000,000,000 $) Merrill Lynch: 1.949 trillones de dólares ($ 1,949,000,000,000) Bank of America: $ 1.344 trillones de dólares ($ 1,344,000,000,000) Barclays PLC (Reino Unido): $ 868 mil millones ($ 868 mil millones) Bear Stearns: $ 853 mil millones ($ 853,000,000,000) Goldman Sachs: $ 814 mil millones ($ 814 000 000 000) Royal Bank of Scotland (Reino Unido): $ 541 mil millones ($ 541,000,000,000) JP Morgan Chase: $ 391 mil millones (391 mil millones dólares) Deutsche Bank (Alemania): $ 354 mil millones ($ 354 mil millones) UBS (Suiza): $ 287 mil millones ($ 287 mil millones) Credit Suisse (Suiza): $ 262 mil millones ($ 262 000 000 000) Lehman Brothers: $ 183 millones ($ 183 000 000 000) Bank of Scotland (Reino Unido): $ 181 millones ($ 181000 millones) BNP Paribas (Francia): $ 175 millones ($ 175000000000) Estas cifras estratosféricas evidencian la utilización del instrumento del endeudamiento público con fines muy diferentes de lo que podría considerarse justificado, ya que mientras que los bancos recibieron la ayuda de EE.UU. $ 16 trillones - una suma mayor que el PIB de los EEUU - el peso de esta "deuda pública" ha recaído sobre el pueblo, dando lugar a un desempleo récord, restricciones a los servicios de salud y otras prestaciones de seguridad social, que transforman radicalmente la realidad social de ese país, y para peor. Las revelaciones de que la auditoría del gobierno son tan alarmantes que llevan a la necesidad de nuevas investigaciones, teniendo en cuenta que el volumen de los fondos prestados a los bancos, $ 16 billones de dólares, supera el saldo actual de EE.UU. de la deuda pública de EE.UU. $ 14,5 billones de dólares. Además de estas transferencias realizadas por la FED, el Tesoro también destinó grandes sumas de fondos a los bancos, tanto en la forma de transferencias directas y a través de los programas de rescate bancario, que consumieron gran parte de los ingresos fiscales del país. La crisis que enfrenta la mayor economía del mundo, también tiene consecuencias para el resto del mundo, pero antes de entrar en este enfoque, uno debe preguntarse: ¿por qué la FED traspasó este inmenso volumen de recursos a los bancos más grandes en el país y del mundo? Posiblemente, la complicidad del gobierno de EE.UU. para frenar la emisión descontrolada de productos financieros que han demostrado ser verdadera "basura", seguido por intentos de ocultar esta basura bajo la alfombra, con la creación de los llamados "bancos malos" (“bads banks”) - instituciones que se ofrecerían voluntariamente para aceptar grandes volúmenes de papeles podridos, realizando una "limpieza" para aliviar el sistema financiero de EE.UU- y quizás incluso las garantías gubernamentales a


ciertas operaciones, pesaron a favor de la decisión política de rescatar a los bancos mediante la emisión de miles de millones de la deuda, transformando la crisis financiera en una crisis de la deuda. Además, la desregulación de los mercados financieros internacionales contó con la complicidad de las principales naciones, ya que en la reunión del G-20 celebrada en Abril/2009 la propuesta de reglamento del sector no fue aprobada. Al año siguiente, el G20 apenas discutió la necesidad de una regulación más estricta de las principales instituciones financieras consideradas "demasiado grandes para quebrar", admitiendo que tal regulación sería una medida para evitar nuevos eventuales fracasos que no tienen que ser resueltos por los gobiernos, profundizando la deuda pública y poniendo a teconomías enteras en riesgo. Por lo tanto, el origen de la crisis desatada en los EE.UU. desde 2008 reside en el sector financiero bancario y su "creatividad" en la producción de series y más series de derivados sin lastre y otros productos financieros, sin apoyo y sin valor : los llamados por los medios de comunicación “activos tóxicos” Los derivados no son más que meras apuestas basadas en otros activos reales. Por ejemplo, si un determinado conjunto de acciones de una empresa tiene un valor de $ 1.000, hago una apuesta de que aquel conjunto de acciones puede tener más valor, por ejemplo, $1.500, y emitir un derivado de $ 500. Si bien existen muchas restricciones legales y regulaciones para la colocación de los activos reales en el mercado financiero, la emisión de derivados no se controla, lo que dio origen a que esas emisiones se convirtieran en un negocio muy rentable porque el costo de producción de un derivado es prácticamente nulo. Dado que los derivados no son más que apuestas especulativas que en realidad pueden concretarse o no, estos papeles han dado lugar a la aparición de otras funciones que actúan como "seguros" para garantizar al inversionista contra el riesgo inherente de estas apuestas, que también venden en gran escala los bancos. Estos documentos han inundado el mercado financiero mundial y fueron transferidos a los fondos de inversión, fondos de pensiones, los fondos soberanos y todo tipo de inversiones en todo el mundo. En la medida en que estas apuestas especultativas se fueron frustrando, el enorme volumen de seguros comenzó a ser accionado, llevando a los bancos a serios problemas financieros. Es de destacar que cuanto mayor y más famoso es un banco, mayor es la facilidad de colocación en el mercado de sus derivados, y más amplio es el acceso a los mercados secundarios en todas partes del mundo, incluidos los paraísos fiscales, lo que explica la asignación de los importes de los recursos más significativos para los bancos más grandes, según la lista publicada por la auditoría gubernamental. A pesar de la gravedad de esta cuestión relacionada con el origen de la crisis y el rescate de los bancos, las discusiones predominantes de los últimos días en el parlamento de EE.UU. se limitaron a la necesidad de elevar el límite de la deuda legal para el endeudamiento - fijado actualmente en U$ 14,3 trillones - y recortar el gasto social para permitir que haya más recursos para el pago de los compromisos financieros de la deuda.


Esta crisis provocó acalorados debates y la explotación del desgaste político inherente al período pre-electoral que hasta el el secretario del Tesoro de los EEUU, Timothy Geithner, llamó un "show", expresando su preocupación por el deterioro de la confianza en los EE.UU. y la calificación de los títulos por las agencias de riesgo . Los parlamentarios también discutieron la inminencia de una moratoria, el riesgo de un colapso del dólar y de una inflación galopante, la ingeniería financiera, entre otros problemas estructurales de la economía de los EE.UU., pero el foco de origen de la crisis - que se encuentra en el desempeño del sector bancario que ha inundado de papeles sin respaldo a los mercados financieros, no fue atacado adecuadamente, muy posiblemente como agradecimiento de la generosidad de dicho sector como financiador de las campañas electorales. Demócratas y republicanos terminaron de llegar a un acuerdo para aprobar, por 74 votos contra 26, un paquete de "legislación de emergencia", que eleva de inmediato el límite de la deuda legal por otros U$ 400 billones, seguido por otro aumento de U$ 500 billones , lo que permitirá la emisión de más de $ 900 billones en bonos para cubrir deudas del pasado, reduciendo el déficit. Los recortes en el gasto social serán objeto de ajustes drásticos de U$ 2 trillones en una década, y afectarán en especial a la jubilación, subsidios médicos y agrícolas. La solución encontrada es un paliativo y el problema real está lejos de ser resuelto, porque no está siendo enfrentado: la economía mundial sufre de la contaminación de grandes cantidades de papeles sin respaldo; verdadera "basura", estimos en alrededor de 10 veces el PIB mundial que las Naciones más ricas del mundo, especialmente Estados Unidos, decidieron reciclar a través del recambio de la deuda pública. Los países europeos también decidieron salvar a los bancos que se encontraban en riesgo de quebrar por haber emitido papel moneda sin respaldo, transformando la crisis financiera en una crisis de la deuda en aquel continente. En realidad, el plan de rescate del sistema bancario y el encubrimiento de las operaciones que causó la crisis financiera en los EE.UU y Europa están relacionadas con el aparente intento de transferir estos valores “podridos” al resto del mundo. Brasil no es inmune a absorber esta basura, pero las consecuencias de la crisis de la deuda de EE.UU va mucho más allá de este riesgo. Debido a la aceptación mundial del dólar de los EE.UU en las transacciones comerciales y financieras, muchos países tienen sus reservas internacionales en títulos de deuda de EE.UU. Brasil es uno de esos países, después de haber acumulado más de 200 millones de dólares en bonos del Tesoro de EE.UU en los últimos seis años, aunque esta inversión produce muy poca renta para el país. Lo más grave es que la compra de estas reservas (que producen casi nada) se hizo mediante la emisión de títulos de deuda interna brasileña que pagan las mayores tasas de interés del mundo. Esta brecha de ingresos agravada por la fuerte devaluación del dólar frente al mega-real resultó en un daño para el Banco Central de Brasil, de R $ 147 millones en 2009 y US $ 50 billones en 2010, que corre a cargo del Tesoro, es decir, toda la sociedad. La deuda de Brasil ya ha llegado a casi U$ 3 billones en 2010 y 44,93% de los recursos consumidos en el presupuesto de la Unión (Brasil), sacrificando las inversiones en salud, educación y todas las demás áreas. Por lo tanto, el pueblo brasileño también está pagando, hace algún tiempo, la cuenta de la crisis de la deuda en los EE.UU.


Otros impactos que provienen de las medidas adoptadas el 2 de agosto de 2011: la demanda de EE.UU. para los productos de otros países estará fuertemente sacudida por las medidas recesivas que se están adoptando para reducir gastos y generar superavit que permita pagar la deuda. Además de afectar, en cascada, el comercio de varios países, tales medidas recesivas provocan el empeoramiento de propia crisis, inhibiendo la inversión real, la productividad y la creación de empleo. Por eso, otro impacto será el incremento de la presión para la colocación de productos de EE.UU en todos los mercados, afectando a las industrias locales. Según Michel Chossudovsky, para financiar el rescate de los bancos el gobierno de EE.UU. recurrió a los préstamos de estos bancos. Así, como si por arte de magia, los bancos fallidos fueron salvados y además transformados en acreedores del Estado! Por eso, el autor aboga por la ANULACIÓN de estas deudas, el retorno de los recursos al Tesoro de EE.UU., y la confiscación de los bienes de los especuladores...propuesta muy distinta de que el parlamento aprobó recientemente en los EE.UU. La crisis actual ha puesto de manifiesto el predominio del sector financiero e impone la necesidad de una revisión de este modelo de acumulación capitalista y de desarrollo que favorece al sector bancario. Especialmente en los Estados Unidos, el privilegio de imprimir dinero y emitir títulos de deuda para financiar las inversiones, la especulación y la guerra, ya se agotó. Notas del Autor: PIB = Producto Interno Bruto, la suma de todas las riquezas producidas en el país durante un año. El PIB de EE.UU. es el mayor del mundo equivale en la actualidad a U$ 14,12 trillones - La emisión descontrolada de estos papeles "tóxicos" fue posible porque los controles existentes, determinados por la SEC - Securities and Exchange Comisión de los Estados Unidos de América - un organismo creado después de la crisis de 1929 y que desde entonces ha desempeñado el papel de control de calidad yautenticidad de los valores negociados en los mercados financieros - han sido vulnerados por varias de las principales instituciones financieras (El documental “Inside Job”, disponible en Internet, ilustra este mecanismo) - Los activos tóxicos, (en inglés “Toxic assets”) un término utilizado para papeles completamente podridos, que no poseen ningún valor. Otro nombre que se da a los papeles con problemas, pero que aún tienen algún valor, es el de “activos iliquidos”

Maria Lucia Fattorelli es coordinadora de la Organización “Auditoría de la Deuda Ciudadana en Brasil” desde 2001, fue miembro de la Comisión de Auditoría Integral Ecuatoriana (CAIC) entre 2007 y 2008 y asesora de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) de la Deuda Pública en la Cámara de Diputados de Brasil entre 2009 y 2010. Integra el Consejo Directivo de la Red Latindadd.


Ante-la-crisis-financiera-internacional