Issuu on Google+

Ram贸n Garachana Alonso, Ingeniero de Caminos Javier Elizalde P茅rez-Gureso, Arquitecto

Reflexiones sobre el futuro de la nueva ciudad de Tres Cantos: el futuro de una nueva ciudad, el futuro de Tres Cantos

1


¿Cómo crece una Nueva Ciudad creada ex novo y por tanto sin los vínculos territoriales y de propiedad propios de la vieja ciudad? ¿Cuál es la transición de un régimen público a un régimen privado de desarrollo urbano? ¿Qué tipo de vecino genera una Nueva Ciudad, y cómo condiciona su futuro? Estas y otras cuestiones son exploradas en esta Ponencia, con la experiencia de seis años replanteando la revisión del Plan General de la Nueva Ciudad de Tres Cantos.

1. GÉNESIS DE LA NUEVA CIUDAD DE TRES CANTOS Tres Cantos se encuentra situada a 30 Kilómetros al norte de Madrid, con una población que ronda los 40.000 residentes,

así como una importantísima actividad socio

económica interior que revela la juventud de esta estructura urbana.

Esta nueva ciudad surgida de concepciones urbanas foráneas y de la intención política de la Administración Central, a través del Ministerio de la Vivienda, supuso uno de los escasos experimentos urbanísticos que se desarrollaron sobre el territorio nacional, siendo el único que ha desarrollado una identidad propia al margen de los condicionantes exteriores. La ciudad actual evoluciona desde una concepción anglosajona de la ciudad, tal como se planteaba en su proyecto inicial, hacia un concepto híbrido que se ha visto modificado tanto por las fluctuaciones macroeconómicas como por la evolución de la legislación urbanística en España desde la aprobación de la ACTUR.

El resultado que conocemos no es sino la agregación sobre el territorio de la visión particularizada de tres disciplinas:

2


PLANEAMIENTO URBANÍSTICO (Concepción técnica y analítica de la operación)

ECONOMÍA (Situación Macroeconómica)

DERECHO

TRES CANTOS

(Legislación Urbanística LS56. TR76, …)

La planificación de la ciudad de Tres Cantos surge en un contexto de bonanza económica.

La aprobación de la ACTUR se sitúa en los últimos años del boom

económico español y primeros de la gran crisis económica mundial de mediados de los años 70.

La ciudad se planifica “ex novo” desde la necesidad de hacer frente a la creciente demanda de viviendas así como a la escasez de suelo urbano en las principales ciudades. Así mismo se incorpora la idea de descongestionar la ciudad de Madrid, aquejada en aquellos años por toda una serie problemas urbanísticos resultado de un crecimiento descontrolado, escasamente regulado y muy mal articulado.

En Tres Cantos se intenta aplicar la experiencia británica de los años 50 y 60 en la concepción y desarrollo de toda una serie de nuevas ciudades, que surgieron prácticamente de la nada apoyándose en pequeñas poblaciones preexistentes articuladas desde una malla urbana, habitualmente reticular, diseñada racionalmente

por los

planificadores urbanos.

3


Aparecen en esos años toda serie de ciudades intermedias que rodean las grandes urbes europeas, con poblaciones que oscilaban entre los 50.000 y los 250.000 habitantes. Todas estas actuaciones se engloban dentro de una estrategia de territorial muy concreta: la desactivación del modelo radioconcéntrico

evolucionando a uno

policéntrico articulado reticularmente y no radialmente.

Se puede afirmar que Tres Cantos surge a instancias de un planteamiento estratégico foráneo, con la peculiaridad de que no se apoya en ningún desarrollo preexistente. Legalmente la existencia de la ciudad se articula, no desde la legislación vigente en aquel momento, insuficiente para soportar este desarrollo, sino sobre legislación ad hoc (Decreto Ley 7/1970 de 27 de Junio sobre Actuaciones Urbanísticas Urgentes, ACTUR, aprobado desde la Administración del Estado), que regulaba la existencia de la totalidad de las ocho nuevas actuaciones contempladas sobre el país.

La articulación continuada de la práctica urbanística a través de planteamientos sectoriales, al margen de la LS56, dio lugar a la revisión de ésta, siendo reformada y “reforzada” con la aprobación del TR76, así como los Reglamentos que desarrollaban la Ley.

Por responder a un planteamiento urbanístico inexistente en nuestro país, carente de figura alguna de planeamiento que pudiera soportar un desarrollo como el de Tres Cantos, su desarrollo se asumió desde el Plan Parcial.

Esta realidad planteaba, desde nuestro punto de vista, una importante incongruencia conceptual: Tres Cantos planificada como una ciudad autosuficiente, debería haber sido

4


desarrollada desde sus inicios en base a alguna de las figuras de desarrollo integral contempladas desde la legislación. Por el contrario, se desarrolla desde el primero momento como un gigantesco proyecto de obras, Plan Parcial surgido de la nada y sin embargo con un grado de detalle y una falta de flexibilidad que ha llevado a irlo corrigiendo por modificaciones puntuales inconexas de un enfoque general inexistente.

Y, como contradicción más grave territorialmente, su falta de vinculación integral con Colmenar Viejo, el municipio que albergaba la Nueva Ciudad, condujo hace una década a su segregación siguiendo los intereses del nuevo desarrollo. ¿Cabría decir que la nueva creación ha tenido tal éxito que puede marchar como entidad independiente, o más bien que la falta inicial de inserción en una malla territorial constituía un regalo envenenado de la Administración Central de entonces para el municipio progenitor?

La segregación administrativa y territorial de 1991 lleva al novísimo Consistorio a decidir ordenar el normal desarrollo de la actividad urbana de la ciudad, requiriendo aprobar una figura de planeamiento integral, en este caso un Plan General de Ordenación Urbana.

5


2. ESQUEMA ORIGINAL DE LA NUEVA CIUDAD DE TRES CANTOS, 1970

En 1971 se delimita el perímetro del área de la ACTUR de Tres Cantos, con una superficie de 1691 Ha. La primera Ordenación de Tres Cantos fue aprobada desde la Comisión de Planeamiento y Coordinación del Área Metropolitana (COPLACO), en Diciembre de 1972, fijando un techo de 36.000 viviendas y 150.000 habitantes, respondiendo su diseño técnico a un modelo urbano de nueva ciudad, dentro de la filosofía de diseño de ciudad anglosajón.

Podemos aseverar esta afirmación comparando la zonificación propuesta para Tres Cantos con la planta de una de las New Towns británicas de los años 60, la ciudad de Hook.

6


Grafo 1: Zonificaci贸n de la ACTUR.

Fuente: COPLACO.

Grafo 2: Nueva Ciudad de Hook.

7


Se puede observar el sorprendente parecido entre la New Town y cada una de las zonas sobre las que se localizaban los usos residenciales.

Este modelo planteaba una zonificación clara de los usos, segregándolos espacialmente. Existía un límite claro entre las zonas que contemplaban usos para vivir (ámbitos residenciales, comerciales de ocio,…) y aquellos con usos para producir (oficinas, industrias,…):

Los usos industriales se ubicaron en la zona este, a lo largo de una franja continua que iba de norte a sur. Estos se apoyaban en la futura autovía que

se iba a construir al este de la ACTUR, alejando los efectos más molestos de la actividad industrial de los desarrollos residenciales. Es notable que el diseño se realiza sin ninguna previsión de crecimiento ulterior de la ciudad, como si el planificador hubiera asumido que la nueva ciudad nacía completa en sí misma.

Grafo 3: Ubicación de la Autovía proyectada al Este Fuente: COPLACO.

8


Por otro lado los usos residenciales se articulaban en torno a tres ejes, los tres “cantos”, que surgían de un gran centro urbano, un CBD (Central Bussiness District) , ámbito eminentemente institucional y económico, que generaba la actividad que daba vida a la ciudad emergente. Los usos residenciales de ubicaban a ambos lados de los ejes viarios principales según “unidades” habitacionales que se repetían en el espacio y que presentaban unas densidades residenciales que variaban transversalmente en función de la distancia a los ejes principales de actividad, siendo ésta mayor cuanto menor fuese la distancia a estos ejes. La mayoría de los equipamientos socioculturales se ubicaban en las zonas perimetrales de los cantos.

Grafo 4: Supermanzana según ACTUR. Fuente: COPLACO.

9


En lo referente a las zonas verdes, se diseñó una importante dotación de parques interiores y perimetrales, muy superior a los estándares de aquella época e incluso a los actuales, hecho que, como se verá, condiciona hoy la posibilidad de nuevo crecimiento.

Cada uno de los “cantos”, teniendo unas características similares en cuanto a su diseño espacial, tenía vocaciones diferentes: unifamiliares de baja y media densidad, frente a desarrollos colectivos en altura soportando importantes densidades.

Los tres “cantos” –ejes- de desarrollo tenían como solución de cierre o conexión (según fuesen el “canto” oeste o los que se conectaban con la zona industrial al este) una charnela que a modo de subcentros deslocalizados incorporaban usos institucionales y administrativos que darían servicio tanto a la zonas residenciales como a las industriales.

El INUR y TRES CANTOS SA, ambos organismos de la Administración Central, redactan a lo largo de la segunda mitad de la década de los 70 un total de nueve planes parciales, de los que se ejecutaron únicamente cuatro, quedando los demás pendientes de desarrollo. La imagen de Tres Cantos a principios de los 80 presenta un paisaje modificado sobre el que se había ido ejecutando la mayor parte de la urbanización, dimensionada para recibir 150,000 nuevos habitantes.

10


Grafo 5:Urbanización Tres Cantos. 1983. Fuente: TRES CANTOS SA.

La situación macroeconómica de mediados de los 70 y principios de los años 80 frena la demanda inmobiliaria, y Tres Cantos paraliza su desarrollo con una parte muy importante de su urbanización ya ejecutada; las proyecciones económicas de amortización de las inversiones públicas realizadas se ven profundamente trastocadas en la nueva situación.

A principios de 1985 vivían en las pocas promociones desarrolladas en Tres Cantos alrededor de 5.000 habitantes, cuando la población de diseño de la operación en un principio era de 150.000 habitantes!!!!

11


Estos y otros condicionantes obligaron a modificar en los años 80 la configuración inicial de la ACTUR, ajustándola a la nueva situación socioeconómica y de mercado que imperaba en España. Se iniciaba tímidamente una recuperación progresiva de la economía, en donde el mercado inmobiliario demandaba nuevos productos que poco tenían que ver con los del anterior período.

Por estas razones, se producen varias modificaciones en el año 1986, orquestadas desde la recién nacida Comunidad de Madrid y su Consejería de Política Territorial (C.P.T.):

Se tramitó un Plan Parcial unitario que englobaba casi todos los anteriores, con la intención de ofrecer una visión integrada de la ACTUR. Se habían detectado una serie de problemas y disfuncionalidades: exceso de oferta, inadecuación de las tipologías residenciales al mercado inmobiliario del momento, sobredimensionamiento del viario y de las dotaciones previstas,…

Se redimensionaba el número máximo de viviendas proyectadas para Tres Cantos, pasando de 36.000 a 10.000 viviendas.

Se apuesta para los nuevos desarrollos residenciales por el unifamiliar intensivo.

Concentración de las dotaciones públicas en los grandes parques existentes Parque Central y las Zonas Forestales, que quedan así parcialmente desvirtuados.

Respeto a la filosofía con que fueron diseñados los grandes ejes vertebradores de la zona este de la ACTUR, pero modificando sus usos.

12


Analizando la traza actual de Tres Cantos es fácil ver que se respetó la estructura viaria principal, los ejes arteriales y colectores, manteniéndose de este modo la estructura de los ámbitos residenciales organizados según supermanzanas. Se mantenía el perímetro pero no así la ordenación interior ni las tipologías.

Se apuesta de este modo de una manera clara por las tipologías unifamiliares, reduciendo la superficie de ciertos equipamientos dimensionados para una población mucho mayor, recalificando dichas superficies a usos residenciales unifamiliares y de equipamiento.

Grafo 6: Evolución de la ordenación interior de las supermanzanas de la ACTUR o PP 1986. Fuente: COPLACO / TRES CANTOS SA (CPT).

13


La imagen resultante de Tres Cantos, diseñada desde esta gran modificación de 1986, cambia radicalmente la concepción inicial de la ACTUR, y aunque respeta su “esqueleto” (viario estructurante / dotaciones), cambia el aspecto de la ciudad surgiendo una urbe híbrida: sobre la zonificación original se van insertando piezas diseñadas desde un criterio economicista de rentabilización de las inversiones realizadas, condicionadas desde la situación macroeconómica.

Grafo 7: Aspecto de Tres Cantos tras la modificación de 1986. Fases programadas. Fuente: TRES CANTOS SA (CPT).

14


3. LA CIUDAD FINALMENTE CONSTRUIDA

El resultado que hoy podemos contemplar responde a la incorporación sobre el diseño inicial de la ACTUR de toda una serie de circunstancias específicas que han ido condicionando la imagen que la ciudad ofrece.

Hasta ahora hemos contemplado la evolución de la ciudad desde la ACTUR hasta la modificación de los años 80. La concepción de Tres Cantos durante este periodo es la de un gran Plan Parcial, insertado artificialmente sobre un territorio pero sin ninguna realidad territorial que le soportase. A partir de 1986 y con una situación económica óptima, Tres Cantos despega definitivamente, incrementando su población en función de la evolución de las promociones inmobiliarias que se van completando. A principios de los 90 su población superó la frontera de los 20,000 habitantes.

Grafo 8: Tres Cantos 1990.

15


Fuente: Diagnóstico. TAU Planificación Territorial .

A lo largo de la década de los 90 se va ocupando el suelo vacante hasta su casi total agotamiento, lo que provoca varias modificaciones puntuales, que incrementan el techo de viviendas para pasar de las 10.000 viviendas planteadas desde el Plan Parcial de 1986 hasta las 13.749 tras la modificación en Noviembre de 2000. No obstante, aún con este incremento residencial, la infraestructura viaria y dotacional de la ciudad continúa siendo sobredimensionada, con estándares de superficie de parques y de dotaciones públicas muy por encima de la situación habitual de las ciudades “maduras” de la región y del país en general. Situación que se traduce en una gran satisfacción vecinal con el entorno, junto con una participación ciudadana muy dinámica para mantener y mejorar si cabe ese entorno.

El suelo industrial se hallaba agotado a finales del 2000. Tres Cantos, considerado hasta hace poco una localización emblemática (alberga el Parque Tecnológico de Madrid, con mayoría de industrias de alta tecnología), no dispone de suelo para diversificar su economía y para atraer empresas de servicios a las existentes; incluso comienzan a aparecer problemas de retención de empresas que requieren expansión o mejoras tecnológicas relacionadas con nuevas posibilidades de edificación que mantengan su competitividad.

En esa década se aprueban o prevén por la Comunidad de Madrid una serie de afecciones territoriales de protección medio ambiental (Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares por el sur y oeste, Zona de Especial Protección de Aves por el este, Montes Preservados, y trazado propuesto de Tren de Alta Velocidad a Valladolid, entre

16


otras), que condicionan sobremanera la posibilidad de expansi贸n de la nueva ciudad, y su tratamiento en el Plan General.

Grafo 9 : Tres Cantos 2010. Fuente: Avance PGOU TRES CANTOS. TAU Planificaci贸n Territorial.

17


4. TRES CANTOS 2010. ARGUMENTOS PARA UN DEBATE. En Tres Cantos, donde los “primeros pobladores” tienen menos de dos décadas de historia y no tienen intereses de propiedad de suelo, no ha surgido hasta hace poco la necesidad social de crecer. El Equipo de Gobierno Municipal de la legislatura anterior estaba sostenido sobre una base ciudadana que propugnaba el “crecimiento cero” como uno de los valores de Tres Cantos. Criterio lógico desde una óptica local, aunque desde el exterior pueda estimarse como una cierta insolaridad para compartir esa óptima disponibilidad de suelo para dotaciones. El dilema reside en que un nuevo crecimiento residencial podría disminuir ese estándar de suelo público por familia residente, creando nuevas necesidades de inversión y de mantenimiento público de dotaciones, salvo que el nuevo crecimiento mantuviese el sobredimiensionamiento respecto al estándar legal o generalizado en otras ciudades. Éste es uno de los retos para el crecimiento de una Nueva Ciudad: su expansión ha de planificarse con criterios de calidad al menos iguales a los originales, aún cuando ya no exista la inyección inversora de la Administración Central que la creó ex novo. Criterios que no siempre son compartidos por los promotores urbanísticos, motivo por el que ésa es una de las reglas del juego del nuevo Plan General.

El vecino de una Nueva Ciudad, sin los vínculos históricos de la ciudad tradicional, ha creado nuevos vínculos territoriales –el Parque Central, o el diseño de “supermanzanas” autosuficientes, por ejemplo-, que un nuevo planeamiento ha de encontrar, apoyar, y repetir en la medida en que representen el espíritu ciudadano. Es un vecino que en los debates ciudadanos no está mediatizado por las rencillas o los vínculos tribales de otras ciudades del mismo tamaño, lo cual resulta en una participación vecinal que no se veía

18


en planeamiento urbano desde los años 80. Los temas de debate son los relativos al funcionamiento de la ciudad o de la vivienda, y no a la propiedad del suelo, que no existe.

Por otro lado, una década de crecimiento vegetativo ha sido suficiente para invertir la consideración local sobre la necesidad de nuevo crecimiento residencial. La escasísima movilidad residencial española se traduce en Tres Cantos en una demanda creciente de nuevo suelo para prever la expansión familiar, hecho este que, obviamente sólo en parte, explica un cambio del voto para otro Equipo de Gobierno Municipal que propone una expansión de la ciudad residencial.

El dilema de la expansión de la Nueva Ciudad, que fue creada por exclusiva decisión y diseño del sector público, es también relativo a su dimensionamiento, diseño y forma de gestión. ¿Qué referencia tendencial de crecimiento poblacional puede establecerse para una población que hace 20 años no existía? ¿Debe dejarse a la creatividad de la iniciativa privada la expansión de una ciudad que ha sido medida y diseñada hasta el último detalle por la Administración Pública?

La referencia tendencial, que debería ser la de otros núcleos de tamaño, perfil sectorial y localización territorial similar, no es la adoptada en el nuevo Plan General. El dilema vecinal antes expuesto sobre la conveniencia del crecimiento, junto con los antecedentes de decisión política para la creación de la Nueva Ciudad, han aconsejado una nueva decisión política de una crecimiento sensiblemente inferior al de referencia tendencial, pero que da satisfacción a la demanda de expansión familiar de los actuales residentes. El nuevo Plan General ha de ser, pues, respetuoso con la decisión política de un

19


crecimiento para 3.500 a 4.000 viviendas, pero diseñando la Nueva Tres Cantos con posibilidades de futura expansión.

Grafo 10. Tres Cantos 2010 PGOU. Ordenación sectorizada

En una ciudad cuyo suelo ha sido obtenido íntegramente por el sistema de expropiación para destinarlo mayoritariamente a vivienda de protección pública, su Consistorio, con independencia de su orientación política, ha entendido de forma constante que la expansión requiere una fuerte intervención pública. La pequeña expansión residencial (840 viviendas) propuesta por el anterior Grupo de Gobierno, y la moderada expansión (3.500 a 4.000) propuesta por el actual Grupo de Gobierno, se plantea en todos los casos por el sistema de expropiación, que entre otras características, permite asegurar la construcción efectiva de vivienda de protección pública. Sistema de expropiación que con toda probabilidad será convenido con los operadores de suelo, una vez obtenida esa y otras garantías de mantenimiento de las características residenciales, sociales y dotacionales de la ciudad existente. Paradoja de la Nueva Ciudad, que parece (en esta

20


primera generación de reproducción) tener mayor tendencia a la conservación de sus señas de identidad, que muchas otras ciudades viejas.

AGRADECIMIENTOS: Finalmente agradecer la inestimable colaboración prestada desde los cuerpos político y técnico del Ayuntamiento de Tres Cantos: •

Concejalía de Urbanismo. D. Juan Andrés Díaz Guerra.

Ténicos: Dª Celia Donday (Arquitecto). D. Enrique Manzano (Arquitecto). Antonio Díaz (Arquitecto Técnico).

21


G5010