Page 1


INTRODUCCIÓN Las  micro,  pequeñas  y  medianas  empresas  (MiPyMEs)  cumplen  un  rol  fundamental  en  la  dinámica  económica  y  social  de  cualquier  país  y  especialmente  en  Uruguay.  En  nuestro  país,  las  micro,  pequeñas  y  medianas  empresas  representan  el  99,5%  del  total  de  empresas  y  explican el 68% del empleo.    De  acuerdo  al  Decreto  del  Poder  Ejecutivo  504/07,  se  consideran  MiPyMEs  en  Uruguay  a  aquellas empresas que cumplan con los siguientes criterios:      Cuadro 1 – Clasificación de micro, pequeñas y medianas empresas  Tipo de Empresa 

Personal Ocupado 

Microempresa Pequeña empresa  Mediana empresa 

1 a 4 personas  5 a 19 personas  20 a 99 personas 

Ventas anuales (excluido el IVA) no  superar el equivalente a 1 :  USD 159.044  USD 795.218  USD 5.964.137 

  De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) 2  para el año 2008, existían en el  Uruguay 117.996 empresas, de las cuales 117.415 eran MiPyMEs. En particular, 100.771 eran  Micro  (85,4%),  13.598  Pequeñas  (11,5%),  3.046  Medianas  (2,6%)  y  581  Grandes  (0,5%).  En  cuanto a la generación de puestos de trabajo, la microempresa empleaba al 27,1% del total de  la  mano  de  obra  ocupada  en  el  año  2008,  la  Pequeña  al  21,0%,  la  Mediana  al  20,2%  y  la  Grande al 31,7%.      Cuadro 2 – Indicadores de micro, pequeñas y medianas empresas en Uruguay  (cifras al 2008) 

Tipo de Empresa 

Microempresa Pequeña empresa  Mediana empresa  Gran empresa  TOTAL 

Cantidad de  empresas según  tamaño  100.771  13.598  3.046  581  117.996 

Porcentaje de  empresas según  tamaño  85,4%  11,5%  2,6%  0,5%  100% 

Personal ocupado  según tamaño de  la empresa  160.458  124.095  119.376  187.947  591.876 

Porcentaje de  personal  ocupado según  tamaño de la  empresa  27,1%  21,0%  20,2%  31,7%  100% 

  Si  se  analiza por  género,  las  mujeres  empresarias  en  las  MiPyMEs  son  poco más  del  31%.  La  concentración de mujeres es mayor en el sector de las microempresas ya que acceden a él con  mayor facilidad debido a menos requerimientos. Asimismo, su predominio en este segmento  se  explica  por  el  efecto  “techo  de  cristal”  y  por  su  motivación  para  establecer  el  emprendimiento,  asociada  principalmente  al  desempleo  y  la  reducción  de  salarios.  Además,  estas  estructuras  permiten  conciliar  con  las  tareas  del  hogar,  que  siguen  siendo  predominantemente  femeninas,  de  ahí  que  una  mayor  proporción  de  mujeres  tiene  su 

1 2

Se considera el valor de la Unidad Indexada en $ 1,9125 y el tipo de cambio en $ 24,05.   “Uruguay en cifras 2008”, Instituto Nacional de Estadísticas, 2008.  1


actividad en el mismo hogar 3 . En tanto, si se analiza por edad del empresario, menos del 11%  del total tienen entre 18 y 29 años lo que muestra un escaso peso de los jóvenes menores de  30 años al frente de las MiPyMEs uruguayas.     Dada su importancia, el sector MiPyMEs resulta crucial para el fortalecimiento de un sistema  económico competitivo, la generación de riqueza nacional y la creación de empleo. No existe  desarrollo  económico  posible  si  en  forma  simultánea  al  avance  de  las  grandes  inversiones,  no se fomenta el desarrollo de las empresas de menor tamaño. A su vez, tal como indica la  experiencia  internacional,  la  concentración  económica  suele  convivir  con  la  concentración  geográfica,  por  lo  que  el  desarrollo  de  las  MiPyMEs  permite  un  crecimiento  más  integrado  constituyendo el núcleo fundamental para el desarrollo de las economías regionales.     Estas  observaciones  plantean  la  necesidad  de  formular  políticas  públicas  de  apoyo  al  sector  que consideren en su diseño y armado las particulares circunstancias que necesita afrontar el  pequeño empresariado. Dentro de las peculiaridades del sector, se señala, por un lado, la falta  de información a la hora de la toma de decisiones. En general, el micro y pequeño empresario  encuentra  dificultades  para  identificar  fuentes  y  contenidos  relevantes  de  información  comercial, financiera, tecnológica, etc. A su vez, a la hora de pensar en salir al exterior, la falta  de  información  acerca  de  los  mercados  potenciales,  la  falta  de  escala  en  la  producción  y  en  algunos casos, la escasa competitividad de los productos, limitan la internacionalización de las  MiPyMEs.  Según  la  última  Encuesta  Nacional  de  MiPyMEs  industriales  y  de  servicios,  sólo  el  5,4% de los empresarios encuestados exporta, cifra por demás reveladora.     Otro problema común es la dificultad para el acceso al conocimiento, debido a los problemas  para  identificar  la  tecnología  necesaria  y  las  fuentes  que  podrían  proveerla,  así  como,  en  muchos  casos,  a  su  alto  costo,  al  igual  que  para  invertir  en  actividades  de  investigación  y  desarrollo. No obstante, puede apreciarse un interés creciente de las MiPyMEs en desarrollar y  apoyar el tema de la innovación, en algunos casos a través de la asociatividad y la cooperación  inter‐empresarial mediante el desarrollo de clusters o conglomerados.    Finalmente, un tema central en las MiPyMEs son las dificultades y limitaciones que enfrentan  para  el  acceso  a  los  mecanismos  de  crédito  y  financiamiento.  Ya  sea  por  las  altas  tasas  de  interés  que  cobran  las  instituciones  financieras  o  por  las  garantías  exigidas,  los  pequeños  empresarios  ven  limitada  su  capacidad  de  crecimiento  al  no  poder  acceder  al  crédito.  De  hecho,  el  96%  de  los  micro,  pequeños  y  medianos  empresarios  encuestados  por  la  última  Encuesta  Nacional  referida,  declara  no  utilizar  el  crédito  bancario  como  fuente  de  financiamiento.  A  todo  esto,  debe  agregarse  el  exceso  de  regulaciones  administrativas  y  las  trabas burocráticas que en muchos casos han dificultado la creación de nuevas empresas y el  desarrollo de las ya existentes. Como resultado de ello, un elevado número de microempresas  se  mueve  en  el  campo  de  la  informalidad  lo  que  obliga  a  buscar  incentivos  para  que  dichas  empresas y las nuevas a crear se formalicen de modo que sus trabajadores queden amparados  y protegidos por la legislación laboral.    En  conclusión,  dada  la  complejidad  del  sector  no  alcanza  con  la  aplicación  de  uno  o  dos  instrumentos considerados vitales, sino que es necesario emplear una batería de herramientas  a  veces  complementarias  entre  sí,  pero  de  indispensable  diversidad  para  poder  alcanzar  un  grupo tan heterogéneo como el de las micro, pequeñas y medianas empresas.        3 Datos obtenidos a partir de “Encuesta nacional de mpymes industriales y de servicios”, MIEM – DINAPYME, 2008.  2


MEDIDAS DE APOYO AL SECTOR

ESTÍMULOS FISCALES Y TRIBUTARIOS Una de las principales dificultades que enfrentan las MiPyMEs es la pesada carga impositiva a  la que deben hacer frente a la hora de crear y consolidar una empresa, particularmente en el  caso  de  los  microempresarios,  lo  cual  conduce,  en  un  alto  porcentaje  de  los  casos,  a  la  informalidad.  Al  igual  que  varias  iniciativas  implementadas  en  otros  países  para  disminuir  la  informalidad, se trata de definir políticas sectoriales que si bien introducen algunos elementos  distorsionantes en el mercado, son transitorios y permiten preservar el crecimiento futuro y la  estabilidad global del empleo a la vez de apoyar a ciertas empresas en su fase de iniciación y  primer crecimiento.     EXONERACIÓN DE APORTES    Al  iniciar  una  nueva  actividad  económica,  los  microempresarios  deben  hacer  frente  a  una  pesada  carga  impositiva  por  los  aportes  patronales  a  la  seguridad  social  los  cuales  no  son  proporcionales  al  tamaño  del  negocio  o  a  las  ventas  proyectadas.  En  consecuencia,  una  proporción significativa de los mismos optan por trabajar de modo informal.    Proponemos el estímulo a la formalización de empresas a través de la exoneración temporal  de aportes patronales para micro y pequeñas empresas de hasta 5 empleados que se creen o  para aquellas que existiendo informalmente, pasen a la formalidad (6 meses exoneración total  de aportes, 6 meses exoneración del 50% y 6 meses exoneración del 25% de los mismos). En  ambos casos, se trata de empresas que o bien no existen, o bien son informales, por lo que la  medida  no  implica  ninguna  merma  en  la  recaudación  del  Estado  sino  que  representa  un  aumento de recaudación a mediano y largo plazo.     AMPLIACIÓN DE LAS DEDUCCIONES POR IRAE    De acuerdo al régimen vigente, las micro y pequeñas empresas cuyas ventas no superen las UI  305.000  (aproximadamente  $  573.500)  anuales,  pueden  optar  por  tributar  normalmente  o  declararse exoneradas del IRAE realizando un pago que se imputa como “IVA mínimo” en cuyo  caso,  empresas  contribuyentes  del  IRAE  que  compren  bienes  o  servicios  a  empresas  exoneradas del IRAE, no pueden deducir el gasto correspondiente.     Proponemos permitir la deducción impositiva a los sujetos pasivos del IRAE, de los bienes o  servicios  comprados  a  micro  y  pequeñas  empresas  de  modo  tal  que  las  medianas  y  grandes  empresas no encuentren un desestímulo al proveerse con MiPyMEs.   

3


MODIFICACIÓN EN EL RÉGIMEN DE IMPUESTOS A LAS PEQUEÑAS EMPRESAS – IVA MÍNIMO    En  el  sistema  tributario  vigente,  las  micro  y  pequeñas  empresas  pueden  tributar  como  monotributistas  a  la  DGI  y  BPS  ó  como  pequeña  empresa  sin  empleados.  La  diferencia  de  aportes entre un régimen y otro es más del doble de aportación (aproximadamente $ 1.600 en  el caso del Monotributo y $ 3.700 mensuales en el caso de pequeña empresa). Las diferencias  entre un régimen y otro son importantes no sólo en cuanto a lo que aportan sino también en  cuanto al requisito de facturación (el tope máximo de la unipersonal monotributista es del 60%  de  lo  que  puede  facturar  la  pequeña  empresa).  Por  otro  lado,  el  tope  anual  de  facturación  vigente para tributar el ficto (recordemos que el ficto vigente es de $ 1.730 por mes por todo  concepto  de  impuestos  recaudados  por  la  DGI)  es  de  UI  305.000  (aproximadamente  $  573.500), lo que equivale a un monto estimado mensual de facturación de $ 48.000, por lo que  estas cifras hablan de lo realmente pequeña que tiene que ser la empresa 4 .    Proponemos ampliar entre un 50% a 80% el tope de ingresos anuales que pueden facturar las  pequeñas empresas incluidas en el régimen de “IVA mínimo”, de forma tal de que continúen  tributando  bajo  este  régimen  ficto.  Por  intermedio  de  esta  modificación  en  el  sistema  tributario vigente se pueden generar nuevos proyectos de pequeñas empresas o formalización  de algunos ya existentes, en la medida que pueden acceder a una menor carga impositiva de  los tributos que recauda la DGI.     DIFERENCIACIÓN EN LOS CONSEJOS DE SALARIOS    La  fijación  de  mínimos  por  rama  de  actividad,  iguala  en  sus  costos  a  empresas  con  muy  diferente  tamaño,  donde  la  incidencia  del  salario  no  es  la  misma  en  la  economía  de  la  empresa.     Proponemos  realizar  un  corte  transversal  de  microempresa  en  la  negociación  salarial,  con  fijación de sueldos diferenciados en atención al tamaño y capacidad económica de las mismas.      

4 Si tomamos como ejemplo el de una empresa con un margen bruto sobre ventas del 30% significa un resultado  bruto (previo al pago de impuestos, alquiler, luz, agua y otros gastos) de aproximadamente $ 14.400 al mes. 4


FINANCIAMIENTO En  relación  al  financiamiento,  a  nadie  escapa  la  importancia  del  crédito  para  el  desarrollo  y  expansión de la actividad económica: sin crédito, emprendimientos viables se frustran por la  imposibilidad de contar con los recursos suficientes para encarar inversiones en activos fijos,  financiar  el  capital  de  trabajo,  exportaciones,  etc.  Por  tanto,  entendemos  se  debe  mejorar  y  facilitar el acceso al crédito y al financiamiento de las MiPyMEs implementando instrumentos  como  fondos  para  capital  semilla;  fortaleciendo  el  uso  del  leasing  o  flexibilizando  las  condiciones de acceso.     FONDOS PARA CAPITAL SEMILLA    Los  micro  y  pequeños  empresarios  que  encuentran  una  oportunidad  de  negocio  y  desean  llevarla acabo, experimentan dificultades de diversa índole para conseguir financiamiento para  sus proyectos ya que la banca comercial no cuenta con ofertas crediticias apropiadas para un  emprendedor que está por comenzar su negocio.    Proponemos  la  asignación  de  fondos  para  un  Programa  de  Financiamiento  con  Capital  Semilla  con  el  objeto  de  fomentar  el  surgimiento  de  nuevos  emprendedores  mediante  la  asignación  de  financiamiento  (concursable)  a  proyectos  de  negocios  innovadores,  en  sus  etapas  de  creación,  puesta  en  marcha  y  despegue  así  como  para  el  desarrollo  de  nuevos  mercados  y/o  a  la  consolidación  en  los  actuales,  fortaleciendo  la  innovación  de  productos,  servicios  y/o  procesos  de  empresas  de  menor  tamaño,  orientándose  así  al  crecimiento  y/o  consolidación de las mismas.     FINANCIAMIENTO MEDIANTE LEASING    Las  líneas  de  crédito  tradicionales,  si  bien  existen,  son  difíciles  de  acceder  por  parte  de  los  empresarios  MiPyMEs  por  no  cumplir  las  exigencias  que  solicitan  las  instituciones  de  intermediación financieras sujetas a la regulación bancocentralista.    Proponemos fortalecer el financiamiento mediante leasing de equipos, maquinarias y bienes  de capital nuevos con recursos del Estado para que las empresas puedan arrendar con opción  de  compra,  levantando  las  trabas  burocráticas  a  las  que  muchas  veces  están  expuestas  a  la  hora de financiar mediante estos mecanismos la compra de equipos menores.    REGIMEN DE BONIFICACIÓN DE TASAS    Ante  la  dificultad  de  acceder  a  créditos  en  instituciones  bancarias,  los  micro  y  pequeños  empresarios financian sus inversiones en instituciones que operan fuera del sistema financiero  tradicional,  quienes  aplican  altas  tasas  de  interés  que  repercuten  en  la  rentabilidad  de  las  MiPyMEs.    Proponemos  subsidiar  hasta  5  puntos  porcentuales  la  tasa  de  interés  ofertada  por  las  instituciones  financieras  o  no  financieras  para  créditos  de  inversión  en  bienes  de  capital  o  capital  de  trabajo  con  el  objetivo  de  reducir  la  tasa  de  interés  de  los  créditos  para  micro  y  pequeñas empresas cuya venta anual no supere los USD 200.000, a fin de disminuir sus costos  financieros.      

5


MARCO INSTITUCIONAL DE APOYO A LAS MiPyMEs Por último, el principal desafío a la hora de diseñar políticas públicas para el sector consiste en  cómo  asistir  a  un  grupo  tan  grande  y  diverso  de  empresas,  asegurando  la  llegada  de  los  instrumentos  y  programas  a  todas  ellas  en  todas  las  regiones  del  país.  Por  otro  lado,  la  necesidad  de  recurrir  al  financiamiento  externo  o  de  organismos  internacionales  se  traduce,  usualmente, en falta de sustentabilidad en el tiempo de esas políticas al no estar asegurada su  financiación  con  recursos  presupuestales.  A  pesar  que  a  lo  largo  de  los  años  se  han  ido  generando  instituciones  públicas,  ya  sean  ministerios,  departamentos,  direcciones,  oficinas  etc., y privadas que atienden la problemática de las MiPyMEs, muchas veces desde el punto de  vista  del  usuario,  sus  funciones  no  están  debidamente  trasparentadas  e  incluso  en  ciertos  casos existen solapamientos funcionales que atentan contra una adecuada dinámica operativa.  En  este  sentido,  entendemos  como  prioritario  conformar  una  institucionalidad  que  apoye  y  soporte el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas, orientada al logro de los  objetivos, estrategias y políticas que se definan.     CREACIÓN DE LA AGENCIA NACIONAL DE DESARROLLO    Actualmente  existen  más  de  20  programas  de  apoyo  a  la  creación  y  consolidación  de  las  MiPyMEs, donde en algunos casos se superponen los beneficiarios y en otros, muchas micro y  pequeñas empresas no encuentran cabida en ninguna de las ofertas. Por otro lado, no existe  un  organismo  coordinador  de  todos  los  programas  y  capaz  de  garantizar  que  los  mismos  lleguen a todo el país.     Proponemos  la  creación  de  la  Agencia  Nacional  de  Desarrollo  que  actúe  como  organismo  rector y coordinador de políticas orientadas al sector teniendo en cuenta la transversalidad de  las  micro,  pequeñas  y  medianas  empresas  y  las  necesidades  de  las  distintas  actividades,  a  la  vez  de  impulsar  la  descentralización  de  la  actividad  económica  promoviendo  el  desarrollo  productivo regional, atrayendo inversiones y fortaleciendo los conglomerados locales. Además  de  ser  el  nexo  entre  los  diferentes  programas  (públicos  y  privados,  nacionales  o  internacionales)  y  los  beneficiarios  directos,  evitando  la  superposición  de  actividades,  integrando las políticas y dándole sustentabilidad en el tiempo a las mismas.    PROGRAMA NACIONAL DE EMPRENDEDURISMO    La  competitividad  de  una  economía  necesita  ineludiblemente  personas  emprendedoras  e  innovadoras. A pesar de  la importancia de la promoción de la  cultura emprendedora para el  desarrollo económico y social y la mejora del desempeño competitivo de la economía nacional,  no  existe  en  el  país  un  programa  de  fomento  al  emprendedurismo  de  alcance  nacional  que  brinde oportunidades reales para el surgimiento de nuevas empresas.     Proponemos  la  creación  de  un  Programa  Nacional  de  Emprendedurismo  que  fomente  la  creación de nuevas empresas a través de la capacitación de los emprendedores, la asistencia  en la definición de su negocio, acompañamiento en la puesta en marcha de la nueva empresa,  asistencia  financiera  y  seguimiento,  asegurándole  el  acceso  a  servicios  de  extensión  empresarial  que  disminuyan  la  probabilidad  de  fracaso.  Dentro  de  dicho  Programa  se  considerará  la  posibilidad  de  establecer  una  Red  de  Incubadoras  de  Empresas,  a  efectos  de  facilitar  el  tránsito  de  una  buena  idea  a  un  buen  negocio  en  el  menor  tiempo  posible,  a  aquellas MiPyMEs con mayor potencial innovador.   

6


FOMENTO A LA CULTURA EMPRENDEDORA DESDE LA ENSEÑANZA    En la enseñanza media y terciaria así como en UTU, se educa a los jóvenes desde el punto de  vista académico y relativamente distante de las realidades productivas. En el caso particular de  UTU,  donde  se  concentra  la  mayor  parte  de  la  enseñanza  de  oficios  de  nuestro  país,  los  estudiantes reciben su formación técnica pero no en cómo formar y consolidar una empresa,  hecho que la mayoría de ellos tendrán que enfrentar cuando salgan al mercado de trabajo. De  este  modo,  al  egresar  de  sus  carreras  la  mayoría  de  los  jóvenes  no  está  preparada  para  insertarse en el mercado desde la perspectiva de la empresarialidad, carencia importante que  ha caracterizado al Uruguay a lo largo de los últimos años, limitando su desarrollo.    Proponemos la creación  de programas de extensión de la cultura emprendedora en  toda la  sociedad. Hay que impulsar la formación emprendedora a través del sistema educativo y del  desarrollo de formación que apoye al emprendedor en la puesta en marcha de los proyectos.    PROGRAMA DE APOYO A LA INTERNACIONALIZACIÓN DE LAS MiPyMEs     Si  bien  hoy  en  día  existen  varias  iniciativas  que  apoyan  la  salida  al  exterior  de  las  MiPyMEs,  brindando  estímulos  y  financiamiento  fundamentalmente  a  través  de  programas  de  organismos multinacionales o con donaciones del exterior, entendemos que no son suficientes  y que las mismas no se han generalizado ni extendido a todo el país, por lo que la mayoría de  empresas del sector no acceden a los beneficios de tales políticas.     Proponemos  concentrar  los  esfuerzos  de  varios  programas  de  internacionalización,  aprovechando de la mejor forma los convenios internacionales y facilitando la exportación de  productos  de  las  MiPyMEs,  a  través  del  fomento  a  la  primera  exportación  y  desarrollando  exportadores  esporádicos,  con  el  objeto  de  crear  corrientes  comerciales  durables,  dirigidas  tanto a empresas individuales como a agrupamientos colectivos.    PROGRAMA DE APOYO A LA FORMACIÓN DE PROCESOS ASOCIATIVOS    En nuestro país, existe una escasa cultura de la complementación productiva y de trabajo en  cadenas de valor y en los últimos años se ha observado una lenta evolución en la dinámica de  clusterización  iniciada  en  diferentes  sectores.  Esto  dificulta  las  posibilidades  de  acceder  a  mercados externos ya que, dada su dimensión, las micro y pequeñas empresas (y en algunos  casos también las empresas de tamaño medio) no pueden alcanzar cierta escala de producción  requerida por las grandes potencias. A su vez, la falta de escala no permite producir de forma  competitiva y eficiente lo cual también dificulta las posibilidades de inserción internacional.     Proponemos  intensificar  el  fomento  a  la  colaboración  inter‐empresarial,  la  formación  de  procesos asociativos, sean clusters, redes empresariales, consorcios de exportación, etc. que  posibiliten  aumentar  las  capacidades  competitivas  y  la  presencia  activa  en  los  mercados  internacionales.  La  Ley  de  Consorcios  de  Exportación,  iniciativa  del  Partido  Nacional  de  reciente aprobación, constituye una valiosa herramienta para ello. En particular, es necesario  desarrollar programas de apoyo al desarrollo de iniciativas cluster a nivel de micro, pequeñas y  medianas empresas del interior del país que les permita capacitarse, recibir asistencia técnica y  consultoría para la mejora de su competitividad y de ese modo poder obtener beneficios que  individualmente no se consiguen.           7


PROGRAMA DE APOYO A LA INNOVACIÓN    Debido  al  alto  costo  que  representa  para  una  micro  y  pequeña  empresa,  generalmente  este  sector  tiene  serias  dificultades  para  la  generación  y  el  acceso  a  la  tecnología  necesaria  de  punta  debido  a  su  alto  costo,  así  como  para  invertir  en  actividades  de  investigación  y  desarrollo.  Asimismo,  en  la  mayoría  de  los  casos,  dicho  acceso  se  ve  dificultado  por  factores  geográficos.  Debe  tenerse  presente  que  los  procesos  de  transferencia  de  tecnología  deben  tener  continuidad  en  el  tiempo  y  que  difícilmente  puedan  ser  implementados  exitosamente  desde una oficina.     Por  tales  razones,  y  a  efectos  de  lograr  un  alto  impacto  en  poco  tiempo  en  relación  a  la  transferencia de tecnología a las MiPyMEs, proponemos la creación de una Fuerza de Tareas  interinstitucional (LATU, INIA, etc.), bajo la coordinación de la Agencia Nacional de Desarrollo,  que brinde apoyo técnico y de gestión “in situ” a las micro y pequeñas empresas con potencial  de desarrollo, con carácter permanente y en forma proactiva.    En esta área  se incluye todo lo referente al desarrollo de las tecnologías de la información y  comunicación como uno de los principales instrumentos hacia una sociedad del conocimiento  y la innovación. Es necesario establecer programas orientados a fomentar la utilización de las  nuevas  tecnologías  de  la  información  y  comunicación  en  las  empresas  por  el  impacto  en  la  productividad de las mismas.   

8


Programa de Oportunidades para las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas  

Programa de Oportunidades para las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas, parte del programa de gobierno de Jorge Larrañaga

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you