Page 1


EDITORIAL

Salud interior, salud exterior

Hace unos años desde la Agencia Española de Seguridad Alimentaria recomendaban a las mujeres embarazadas y a los niños evitar totalmente la ingesta de atún (y otros pescados) por su alto contenido en mercurio. Múltiples investigaciones científicas han asociado el mercurio a numerosos problemas de salud: efectos neurotóxicos, particularmente en el cerebro en formación, alteraciones del comportamiento, necrosis tubular aguda, retraso mental y en el desarrollo, dermatitis de contacto, enfermedad de Minamata, etc. Por otro lado, el pescado siempre se ha recomendado como un alimento saludable. Su alto contenido en ácidos grasos, proteínas y oligoelementos, lo hacen una sugerencia habitual en una dieta saludable. Por lo que es importante elegir los que menos tóxicos contengan. ¿Cómo ha llegado este pez a estar intoxicado con mercurio? El agua cubre casi tres cuartas partes de la superficie de nuestro planeta, y en ella se inició la vida y durante millones de años la ha estado sosteniendo. Pues bien, algo hay en el mar que hace que nuestro pez esté intoxicado: la acción humana, y sus emisiones y vertidos desde centrales térmicas de carbón, industrias o plantas incineradoras de residuos, entre otras muchas causas. El mercurio y sus compuestos llegan al mar, del mar al pescado y de ahí hasta nuestro plato. Se cierra el círculo. Y si esto le sucede al pez en el mar, ¿podría ser que a nosotros nos pasará algo parecido en nuestras casas, en el trabajo, en las ciudades…?

Poniendo el ejemplo del aire que respiramos, nos encontramos que más del 80% de las personas que viven en zonas urbanas están expuestas a niveles de contaminación que exceden los límites que la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece como perjudiciales. Y existen estudios en los que se aprecia que la contaminación en el propio hogar puede superar a la del exterior. Sin embargo, igual que podemos elegir consumir peces con menos mercurio, también podemos elegir reducir en nuestro entorno los tóxicos que pueden perjudicarnos. Nuestra intención en este número de la revista es ayudaros en esa misión. A través de una alimentación saludable, recomendaciones en el hogar y en la escuela, la atención a productos con ftalatos, el gas radón o los campos electromagnéticos. Todo esto sin olvidar la que puede ser una importante fuente de “toxicidad interna”: nuestros propios pensamientos, emociones y nuestra relación con ellos. En enfoques integrales de la salud, como la sintergética, los aspectos físico, mental y emocional están unidos. Al final, cuidándonos a nosotros, cuidamos a los demás y al planeta. Reduciendo los tóxicos en nuestro hogar, beneficiamos al medio ambiente. Como siempre, el cambio comienza por nosotros. ALFREDO SUÁREZ Director de la Fundación Vivo Sano

VIVO SANO

3


VIVO SANO

sumario

DIRECTOR FUNDACIÓN VIVO SANO Alfredo Suárez DIRECCIÓN Y EDICIÓN Raúl de la Rosa COLABORADORES Dr. Jorge Carvajal Posada, José Miguel Rodríguez, Carlos de Prada, José Manuel López-Menchero González, Dr. Jorge Enrique Ángel. FOTOGRAFÍA Sergio Cambelo, Shutterstock, Kenneth Graff, Emese, Maksim Shemeljov, Rawstilepictures, Ariadna de Raadt, Ahmad Faizal Yahya. MAQUETACIÓN José Vicente Aliaga IMPRESIÓN Grafo Impresores S.L. PUBLICIDAD Y SUSCRIPCIONES revista@vivosano.org EDITA Fundación Vivo Sano CONTACTO contacta@vivosano.org www.vivosano.org DEPÓSITO LEGAL V-2719-2013

3 EDITORIAL PERSONA SANA

6 Nutrición anticáncer 16 Sintergética, alimentación y sistemas détox ESPACIO SANO

24 Hogar, ¿dulce hogar? 32 Alumnos y profesores sin radiaciones 38 Ftalatos. Peligros ocultos en el hogar 44 48 54 58

SOCIEDAD SANA Los niños y los riesgos de los lugares geopatógenos El agua. El elemento de la nutrición fundamental para la vida Manos para sanar Los niños y la salud ambiental


PERSONA SANA

Nutrición anticáncer L a nutrición tiene un rol fundamental en la prevención y el tratamiento del cáncer. Factores externos como la radiación o una gran variedad de toxinas están actualmente reconocidos como cancerígenos.

6 VIVO SANO

Desde que el premio nobel de medicina Otto Warburg demostró que las células cancerígenas no pueden vivir en un medio rico en oxígeno, y Max Planck, premio Nobel en Física, probó que no podían vivir en un medio alcalino, hay que tener en cuenta estos dos factores en el tratamiento del cáncer. Podríamos decir que las células cancerígenas son células que han tenido que aprender a vivir en un medio sin oxígeno. Nuevamente el tema del terreno es vital como factor epigenético, ya que la falta de oxígeno, y las consecuencias que ello trae en el metabolismo, condiciona los programas genéticos de reproducción acelerada y descontrolada.

Otra manera indirecta de interpretar el pH es a través de la cantidad de electrones disponibles (energía). Si hay electrones disponibles, nuestro pH es alcalino; si existen electrones disponibles en el agua del cuerpo, entonces es capaz de fijar el oxígeno en ella, pero si el agua no tiene energía, entonces su pH es ácido y no tiene capacidad de fijar oxígeno. Un nivel de energía bajo es debido a la presencia de toxinas o a un nivel elevado de estrés emocional; las células pasan de un metabolismo aerobio (rico en oxígeno) a uno anaerobio (bajo en oxígeno), lo que condiciona que microorganismos que están en nuestra sangre cambien su configuración anatómica a tipo bacilo/ hongo (L-form bacteria). Cuando se sacan cultivos de tumores se encuentra este tipo de bacterias/hongo, asociado a la fisiopatología de esta enfermedad.


VIVO SANO 7


Una de las formas que tiene nuestro organismo de guardar energía es en la grasa, pero si la ingesta es de grasa de mala calidad, como por ejemplo las grasas trans de fritos, margarinas etc., entonces nuestra capacidad de guardar energía disminuye y las membranas celulares no funcionan bien, incluida la membrana mitocondrial (la mitocondria es clave para la energía celular). También si consumimos muchas toxinas y no las eliminamos eficientemente, nuestro organismo se satura y el agua nuevamente pierde la capacidad de fijar el oxígeno, y, por lo tanto, de producir buena

8 VIVO SANO

cantidad de energía. Ejemplos de estas sustancias que roban electrones (radicales libres) son, por ejemplo, el azúcar refinado, metales pesados, pesticidas, radiaciones, conservantes, etc. El factor más importante que reduce nuestra energía es el estrés crónico emocional, ya que nos acidifica por la vasoconstricción prolongada que produce, además de aumentar el cortisol endógeno que baja las defensas y nos deja más vulnerables a contraer infecciones, algunas asociadas a cierto tipo de cánceres. Para poder complementar el tratamiento del cáncer, la nu-

trición debe tener en cuenta todos estos factores. Debemos dejar de intoxicarnos física y mentalmente, aumentando los mecanismos de drenaje de toxinas y elevando nuestro aporte de energía y nutrientes. Por supuesto que debemos individualizar cada caso ya que muchas veces las emociones negativas son el principal tóxico que debemos tratar. PARA ELIMINAR TOXINAS • Realizar baños de sal; se añaden dos kilos de sal al agua caliente de la bañera. Esto permite que por la piel se drenen toxinas.


• Aumentar el consumo de agua que no sea de grifo, y si es de grifo debe ser filtrada, debiéndose consumir como mínimo de uno a dos litros al día, según el caso. • Aumentar el consumo de batidos o licuados de hoja verde, los cuales tienen agua estructurada. Se recomienda té con mezcla de alcachofa, té verde y tomillo para limpiar hígado, riñón y pulmón. • Tomar complementos que aporten una mezcla de aminoácidos y minerales ideales para ayudar al proceso de limpieza y nutrición corporal. • En una primera fase puede ser útil tener una dieta cruda/vegana, la cual nos va a permitir eliminar muchas toxinas. • Comer muy poco o nada por la noche permite descansar al sistema digestivo y drenar toxinas. PARA DEJAR DE INTOXICARNOS • Procurar usar productos lo menos procesados posible y con la menor cantidad de toxinas; en dos palabras:

crudos orgánicos y/o ecológicos. • Dejar de tomar agua de grifo por la cantidad de cloro que tiene, el cual luego va a robarnos energía, para reemplazarla por agua filtrada o de manantial, preferentemente no guardada en plástico. • Eliminar el azúcar refinado (el cáncer se nutre del azúcar) y consumir fruta que idealmente tenga fibra, como el mango, naranja o frutos rojos sin abusar en la cantidad (dos o tres porciones al día). • Eliminar la sal refinada, la cual se puede cambiar por

sal no refinada, como la del Himalaya. • Eliminar grasas de mala calidad, como margarinas, fritos, aceites refinados y harinas refinadas. Casi toda la pastelería industrial está hecha con margarina. • Eliminar el consumo de proteína animal en forma de carnes rojas (acidifica la sangre por el ácido úrico) y reducir el de carnes blancas y/o pescados (los cuales deben de ser de tamaño pequeño por tener menos mercurio) a un gramo por kilo y día. Si el peso es de 70 kilos, entonces se pueden tomar 70 gramos de proteína al día.

PRODUCTOS INTERESANTES EN PROCESOS DE CÁNCER Graviola o guanábana, Viscum Album (muérdago), semillas de lino, aceite de lino extra virgen y prensado en frío, té chino (happy tree), eggplant cure de Australia, cúrcuma (turmeric), vitamina D, enzimas pancreáticas, germinados en general, equinácea, ácido fólico, minerales en general, plata coloidal, selenio, triphala (de medicina ayurvédica), shilajit (de medicina ayurvédica con alto contenido en minerales fúlvicos y húmicos), bicarbonato de sodio, vitamina B17 (alto contenido en los huesos del albaricoque), aloe vera, té de Essiac, vitamina C, oxígeno en forma de ozonoterapia, vitamina E, Co-Q10, grasas omega 3, L-Cisteína, N-acetilcisteina, glutatión, soporte natural para la tiroides como las algas (por su alto contenido de yodo y minerales), hongos como el reishi, cartílago de tiburón (por impedir el crecimiento de vasos nuevos), metilsulfonilmetano.

12 VIVO SANO


PARA AUMENTAR NUESTRA ENERGÍA • Consumir comidas vivas, idealmente crudas, y no procesadas, las cuales tienen gran cantidad de electrones (energía). • Consumir grasas de aceites no refinados: lino o aceite de oliva y mantequilla preferentemente ecológica. • Los batidos o licuados de verduras de hojas verdes son ideales ya que tienen clorofila, la cual actúa oxigenando el cuerpo; además, al ser crudos estos batidos tienen gran cantidad de enzimas y energía. • Aumentar el consumo de alimentos ecológicos, que suelen tener menos toxicidad y más minerales. • Aumentar la exposición al sol, ya que con ello se fija la vitamina D. • Aumentar el contacto directo con la tierra al descalzarse, ya que la tierra emite electrones que están disponibles al ir descalzos. • Aumentar el consumo de sustancias que han sido reconocidas como anticancerígenas, ya sea en forma de suplementos o a través de la comida. La Dra. Johanna Budwig fue nominada seis veces para el Premio Nobel de Medicina por sus trabajos sobre las grasas, y recomienda un protocolo en el cual se utilizan semillas recién molidas de lino ricas en omegas 3, aceite de lino orgánico extra virgen prensado en frío, mezclado con queso tipo cottage, rico en proteínas azu-

VIVO SANO 13


EJEMPLO TÍPICO DE COMPLEMENTOS PARA UN PACIENTE CON CÁNCER • Multivitamínicos o mezcla de superalimentos, y suplementar con aceite de pescado o de Krill. • Una vez al día tomar una mezcla de protocolo Budwig (consumir una hora y media separado de comidas). A la mezcla se le puede agregar frutos rojos o nueces para mejorar su sabor. • Batidos o licuados diarios de verduras de hoja verde. Se puede consumir hasta un litro para un adulto de 70 kilos en el trascurso del día. Se preparan con verduras de hoja verde, idealmente ecológicas, como por ejemplo: col rizada, acelga, espinaca, lechuga, etc. Se le puede añadir algo de fruta que tenga bajo contenido de azúcar como los frutos rojos para darle buen sabor. Proporción verdura/fruta: 80/20. Aunque idealmente debe ser sólo de verdura. • Vitamina B17 en forma de huesos de albaricoque. Consumirlos alejados de las comidas y repartidos durante el día. Se debe progresivamente aumentar su consumo empezando con 10 entre desayuno y comida, 10 entre comida y cena y otros 10 a la hora de dormir. En total consumir 30 al día. • Luz solar diaria para aumentar la vitamina D. • Enema de café y/o baños de sal diarios. Este es sólo un ejemplo de cómo suplementar a un paciente con cáncer, pero debemos recordar que hay que individualizar ya que lo anterior podría no ser conveniente para muchos pacientes. Existen en el mercado complementos que ya tienen una combinación de complementos nutricionales en proporciones adecuadas. fradas. La receta es una copa de queso cottage orgánico con tres cucharadas de aceite de lino extra virgen; y se deja reposar unos minutos antes de

14 VIVO SANO

consumir. Se le puede agregar semillas recién molidas de lino crudo. Esto permite que los omegas 3 liposolubles se conviertan en hidrosolubles.

También recomienda el consumo de omegas de pescado. Conviene recordar que muchas veces la causa subyacente de un cáncer puede ser con frecuencia una situación emocional, siendo ésta quizá más importante de abordar terapéuticamente que la misma nutrición. Cambiar hábitos alimentarios no es tarea fácil y no todo el mundo sabe cocinar, por lo que podemos ayudarnos en trabajos como el de La Dra. Odile Fernández: Guía práctica para una alimentación y vida anticáncer y Mi dieta anticáncer. Como vemos el cáncer es multicausal, con lo cual lo debemos abordar desde la energía, la información, las emociones y, por supuesto, desde la nutrición, realizando un tratamiento holístico que complemente y no pretenda reemplazar el convencional instaurado por el especialista en medicina. De cualquier forma, antes de iniciar cualquier tratamiento o el uso de complementos consulte con su terapeuta. Dr. JORGE ENRIQUE ANGEL Medical Advisor de Equisalud


VIVO SANO 7


PERSONA SANA

N

Sintergética, alimentación y sistemas détox

uestro organismo está equipado con un sistema integrado de drenaje de toxinas que involucra a la piel, los pulmones, el intestino grueso, el riñón y el hígado.

16 VIVO SANO

Funciona de un modo cooperativo para ayudarnos a eliminar los desechos tóxicos endógenos o exógenos. Este sistema está regido por equilibrios energéticos reconocidos por

la medicina tradicional china y la medicina ayurvédica, que en sintergética abordamos en conjunción con los conocimientos de la medicina natural y la ciencia médica convencional.


INTESTINO GRUESO, PIEL Y PULMÓN: UN SISTEMA INTEGRADO El color, la vitalidad y la textura de la piel son unos indicadores de la salud de nuestro sistema digestivo y del respiratorio, que en la medicina tradicional china conforman una unidad funcional y energética correspondiente al elemento metal. Una diarrea puede ser el esfuerzo inicial de eliminación de desechos tóxicos por parte del organismo. Si éstos no se eliminan, y tenemos lo contrario, el estreñimiento, estaremos sometidos al riesgo de acumular toxinas que irritan los delicados tejidos epiteliales del colon y el pulmón. El organismo compensa esta situación desencadenando la respuesta inflamatoria y el aumento en la secreción de moco. Estos procesos favorecen a su vez la multiplicación de bacterias patógenas que desencadenan las infecciones agudas o crónicas en los sistemas digestivo y respiratorio, incluidas las colitis, las bronquitis, las sinusitis y las neumonías. Cuando no tenemos en cuenta este terreno y tratamos sólo la expresión final con antidiarreicos, antibióticos y antiinflamatorios, estamos condenando al organismo a buscar vías de drenaje alternas. Si a esto sumamos el hecho reconocido por la ciencia hoy de que el empleo indiscriminado de medicamentos para los cuadros febriles e inflamatorios crea severos desequilibrios en la flora bacteriana normal, estamos obstaculizando los mecanismos de drenaje natural y condenando al organismo a acumular desechos tóxicos,

con el subsecuente desarrollo de enfermedades crónicas y procesos degenerativos. Con más frecuencia de lo que podríamos creer, estos últimos son producto de nuestros estilos inadecuados de vida, en los que la alimentación errónea juega un rol esencial. La piel, a través de las glándulas sebáceas, las glándulas sudoríparas y el proceso de transpiración normal, es una extensa superficie de absorción y eliminación, que puede reflejar la sobrecarga de los órganos internos de drenaje de toxinas. Es así como algunos tipos de afecciones dérmicas, como urticarias y eccemas, pueden constituir un signo de alarma de la acumulación de toxinas, intolerancias y alergias alimentarias. Las lesiones dérmicas, incluyendo inflamaciones crónicas y úlceras, pueden constituir la puerta de salida de toxinas que no encuentran su cauce natural. Suprimirlas es pasar de la fase de drenaje a una de acu-

mulación o depósito de toxinas que se van acumulando en los espacios intercelulares y en las mismas células, lo que también constituye un terreno abonado para la aparición de enfermedades degenerativas. Los eventos tóxicos no son sólo moleculares, pueden también ser energéticos y emocionales, y lo cierto es que en la clínica van generalmente asociados. El frío físico y el afectivo pueden ser desencadenantes de asma o de colitis. Así mismo, reconocemos que algunos tipos de dermatitis, como la neurodermatitis, tienen un componente emocional importante. Hoy sabemos bien que los estados anímicos alterados generan alteraciones moleculares que afectan a la unidad energética del movimiento metal constituido por la piel, el pulmón y el intestino grueso. En la medicina tradicional china este movimiento se relaciona con la tristeza, que puede afectar tanto al pulmón como a la piel.

VIVO SANO 17


LA IRA RETENIDA, EL RESENTIMIENTO, LA CÓLERA Y LA AMARGURA SON TOXINAS QUE AFECTAN AL PLEXO SOLAR Y AL FUNCIONAMIENTO HEPÁTICO LA UNIDAD FUNCIONAL HÍGADO-VESÍCULA BILIAR La alteración de la unidad funcional de hígado y vesícula biliar, que representan el elemento madera en la medicina tradicional china, es una verdadera pandemia. Este precioso sistema de producción de enzimas anti-radicales libres y drenaje de toxinas a través de la bilis, está hoy agobiado por todos lados debido a la avalancha de alimentos procesados industrialmente, producidos en serie, modificados genéticamente y repletos de conservantes y aditivos tóxicos. Embotados, sin el anabolismo que permite el procesamiento de nutrientes y la síntesis de proteínas, sin la desactivación de subproduc-

18 VIVO SANO

tos tóxicos del metabolismo, quedamos inmersos en un medioambiente interior tóxico, que baja la energía y disminuye el potencial inmunológico. Disminuir el consumo de proteínas de origen animal que acidifican el metabolismo y sobrecargan los ya exhaustos sistemas enzimáticos, reducir al mínimo el consumo de lácteos que sólo son bien metabolizados en el período de la lactancia, incrementar el consumo de productos ecológicos no sometidos al bombardeo tóxico de la agroquímica, evitar el alcohol y los alimentos con conservantes, edulcorantes artificiales, sulfitos y glutamatos, y consumir frutas y verduras ecológicas y frescas son algu-

nas sencillas propuestas para evitar la sobrecarga de este sistema. Fuego lento, cocinar las verduras al vapor, evitar el exceso de decocción y el microondas, y abstenerse al máximo de fritos y grasas de origen animal son otra forma de cuidar esta unidad hepatobiliar. La ira retenida, el resentimiento, la cólera, la amargura son también toxinas que afectan al plexo solar y al funcionamiento hepático. Aceptar, perdonar, perdonarse, afirmarse, no consentir todo o buscar el equilibrio de lo que es justo son otras tantas formas de fortalecer el sistema detox natural. Medicamentos bien conocidos, y utilizados de una forma masi-


va e indiscriminada, como los antiácidos y las estatinas, tienen un metabolismo hepático y pueden generar alteraciones importantes en sus sistemas enzimáticos. A día de hoy disponemos de algunos excelentes productos que ayudan en la limpieza hepatobiliar y favorecen el drenaje. En sintergética se emplean procedimientos que activan los sistemas de desintoxicación propios del sistema hepatobiliar. LA UNIDAD FUNCIONAL RIÑÓN-VEJIGA Y EL DRENAJE DE TOXINAS Este sistema representa el elemento agua, clave de la energía de reserva o energía ancestral en la medicina tradicional china. Enfermedades como la insuficiencia renal, la cistitis, el cáncer de vejiga, la retención

LA ALEGRÍA REFRESCA, MUEVE ORDENADAMENTE EL FUEGO DEL CORAZÓN Y FACILITA EL DRENAJE DE LAS TOXINAS PSÍQUICAS REPRESENTADAS EN LAS EMOCIONES NEGATIVAS de líquidos y algunas alteraciones cardiovasculares pueden estar ocasionadas por algunos medicamentos, como los antiinflamatorios y algunos antibióticos. El estímulo energético de las funciones renal y vesical es otro de los mecanismos involucrados en la propuesta détox integrada de la sintergética. Esto se realiza a través de sistemas de detección y tratamiento, que incluyen la terapia

con las propias oscilaciones, los filtros de los órganos implicados y señales electromagnéticas apropiadas. No deberíamos olvidar que el agua no sólo es el sustrato esencial de la vida, sino su principal agente para la dilución y la eliminación de toxinas. La deshidratación crónica y el consumo de agua de mala calidad facilitan los procesos de depósitos de toxinas en el organismo.

VIVO SANO 19


LA INTEGRIDAD DE LA MUCOSA O EPITELIO INTESTINAL Alergias, intolerancias y productos tóxicos pueden provocar la discontinuidad del delicado tejido intestinal, lo que favorece la inflamación y la absorción de moléculas no procesadas que, al no ser reconocidas por el organismo, inducen la activación patológica del sistema inmune. Esto conduce al círculo vicioso de una mayor inflamación, mala absorción, autoinmunidad, reflujo biliar, reflujo gástrico, enfermedad acidopéptica, úlceras, etc., lo cual obviamente no se puede corregir con medicamentos sintomáticos para el ardor, la inflamación y la producción de ácido. Es necesario corregir el problema desde la fuente, rela-

cionada con nuestros hábitos de vida y la calidad de nuestra alimentación. El exceso de carbohidratos refinados, el azúcar refinado, considerado hoy por muchos nutriólogos como el peor de los tóxicos alimentarios, y el exceso de grasas y proteínas de origen animal constituyen una causa de alteraciones gástricas, pancreáticas y duodenales. Y estos órganos determinan en buena parte la calidad de la absorción de los nutrientes. EL FUEGO Y LA NUTRICIÓN Intestino delgado y corazón constituyen el sistema integrado que la medicina tradicional china relaciona con el elemento fuego. Este es el movimiento transmutador por excelencia.

Todo puede comenzar con una inflamación del duodeno, por un exceso de fuego, lo cual puede ser visto tanto física como psíquicamente. El incendio metabólico situado en el plexo solar puede afectar el plexo cardíaco. El estrés afecta tanto al sistema digestivo como al sistema vascular. Los problemas del metabolismo de los carbohidratos, las proteínas y los lípidos terminan afectando al sistema vascular, y todo esto es agravado por el descontento con la vida y la falta de alegría. La alegría refresca, mueve ordenadamente el fuego del corazón y facilita el drenaje de las toxinas psíquicas representadas en las emociones negativas, que son sólo emociones negadas o retenidas. LA VISIÓN INTEGRAL DE LOS SISTEMAS DÉTOX Debido al influjo energético del riñón sobre el hígado (el agua del riñón nutre la madera) y del hígado sobre el corazón (la madera nutre el fuego del corazón) podemos reconocer cómo la carga de toxinas a nivel renal termina afectando al hígado y al corazón. Si a esto agregamos que el pulmón y el intestino grueso nutren energéticamente el riñón, tenemos los elementos para generar un abordaje integral de los problemas asociados a las toxinas alimentarias, ambientales y emocionales. El test de alergias e intolerancias alimentarias, la desensibilización a medicamentos y alimentos que generan efectos secundarios y el conocimiento de la fisiología de los procesos de drenaje y

20 VIVO SANO


LA MICROBIOTA INFLUYE EN LA CALIDAD DEL METABOLISMO, EN EL SISTEMA INMUNE Y HASTA EN LOS ESTADOS ANÍMICOS desintoxicación natural, nos ha permitido en las tres últimas décadas generar sistemas de biorregulación que tonifican la acción armónica de todos los sistemas naturales détox propios del organismo humano. Esto implica considerar la indisociable unidad mente-cuerpo, que nos explica cómo las emociones reprimidas pueden ser tan tóxicas como los contaminantes agroquímicos que han deteriorado la calidad de nuestros alimentos. Somos lo que somos por lo que comemos. Comemos lo que comemos por lo que somos. ¿Y cómo

22 VIVO SANO

somos? ¿Cómo nos vemos? La nutrición emocional es un capítulo que no podemos ya nunca desligar de la nutrición química. Y entre las dos, el agua, la luz y el aire también son nutrientes frecuentemente contaminados, que se han de tener en cuenta si queremos practicar una nutrición integral al alcance de todos. Este es el espíritu de la sintergética. EL PRINCIPAL FACTOR PROTECTOR En la aventura de la evolución nos precedieron y acompañaron siempre las bacterias. Vivi-

mos en un caldo de cultivo en el que todas nuestras células son apenas la décima parte. El resto son bacterias. Nos inculcaron una mentalidad aséptica pero la inmensa mayoría de las bacterias son benéficas y de su equilibrio depende en buena parte la salud. Nutrimos también nuestra flora, la microbiota, un órgano de aproximadamente un kilogramo de peso y miles de especies bacterianas que han acompañado la evolución de la vida y de cuyo equilibrio depende en buena parte la salud. La composición de esta llamada microbiota influye en la calidad del metabolismo, en el sistema inmune y hasta en los estados anímicos. Hemos luchado a muerte contra los bichos sin apenas saber que en ellos


estamos contenidos. Muchos medicamentos y dietas acidificantes matan la flora normal y seleccionan la flora patógena. La bacterias son el continente en el que vivimos. Las mal llamadas comunidades primitivas se distinguen de nosotros, los civilizados, por la composición de esta microbiota. Tienen una diversidad de especies intestinales mucho mayor que la nuestra. En una comunidad de la amazonia venezolana esta diversidad duplica a la de los ciudadanos de occidente. No tienen refrigerador, ni antibióticos, ni alimentos industrializados. Su dieta es natural. Su flora, la natural, aporta a la calidad de la vida la incomparable riqueza de la biodiversidad. Mejor que suplementar con bacterias vivas o probióticos habría que nutrirlas con prebióticos como los espárragos, la alcachofa o la cebolla. Podríamos regresar al sentido común, a la naturaleza, con menos procesamiento y más aromas naturales. Con menos saborizantes y más sabores salvajes. Con menos decocción y menos microondas que desnaturalizan los alimentos y más fuego lento que libera lo mejor de sus esencias. En la correcta nutrición se encierra el secreto de una antigua sabiduría que nos permitiría otra vez degustar la vida. Así un día tendríamos menos enlatados y más frescura. Menos edulcorantes, y mucha más dulzura.

Dr. JORGE CARVAJAL POSADA

VIVO SANO 23


ESPACIO SANO

Hogar, ¿dulce hogar? T odos pensamos que nuestro hogar es un lugar seguro y sano para nosotros y nuestros seres queridos. Lamentablemente no siempre podemos decir

24 VIVO SANO

que nuestra casa es lo saludable que creemos, siendo, en algunos casos, la causa de muchas enfermedades que tienen su raíz en la exposición a factores geoambientales.

No es difícil encontrar casas con elevados índices del peligroso gas radón, o casas donde nuestra exposición a campos electromagnéticos es muy alta, pero como no los sentimos vivimos inmersos en una nube de radiaciones electromagnéticas que, a la larga, nos pueden provocar graves enfermedades. Vivir durante años expuestos a campos eléctricos que aumentan nuestros niveles de cortisol, la hormona del estrés, puede causarnos graves enfermedades degenerativas. O no disponer de los niveles adecuados de melatonina por la mis-


ma razón puede ocasionar que nuestro organismo no regenere los órganos y sistemas de la forma adecuada. Sin contar con el desgate que causa el no dormir bien durante años. Cada día está más claro que la exposición a campos electromagnéticos produce efectos biológicos, y estos efectos, en algunos casos, pueden provocar, en exposiciones prolongadas en el tiempo, problemas de salud que pueden ser graves. Otro factor conocido y estudiado dentro de la salud geoambiental es lo que denominamos radiaciones naturales, que son los efectos de las variaciones de los campos geofísicos terrestres.

Sabemos que dormir en áreas de estrés geopático, como la provocada por la Red Curry, induce graves daños de todo tipo, en función del órgano o sistema expuesto. Hemos podido constatar con los años que tener, por ejemplo, una articulación en una de estas zonas provoca un desgaste prematuro de la misma e incluso enfermedades más graves. En nuestras casas manejamos a diario múltiples productos químicos sin ser conscientes del efecto que los mismos pueden causar en nuestra salud. Vivimos en entornos urbanos donde el aire que respiramos es cancerígeno, o por lo menos es lo que dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), que lleva años avisando de los riesgos que nuestro actual ritmo de vida tiene en nuestra salud. Según estimaciones de 2012, la contaminación atmosférica en las ciudades y zonas rurales de todo el mundo provoca cada año 3,7 millones defunciones prematuras.

De los contaminantes más problemáticos el más desconocido y, por tanto, el que habría que destacar, es el llamado material particulado. Se trata de una mezcla de partículas líquidas y sólidas, de sustancias orgánicas e inorgánicas que se encuentran en suspensión en el aire. El material particulado forma parte de la contaminación del aire. Su composición es muy variada y podemos encontrar, entre sus principales componentes, sulfatos, nitratos, amoníaco, cloruro sódico, carbón, polvo de minerales, cenizas metálicas y agua. Se clasifica en función del tamaño y se suelen medir dos dimensiones de su diámetro aerodinámico. Las PM 10 son las partículas que tienen un diámetro de 10 micrones (millonésima parte de metro). Estas partículas pueden penetrar y alojarse en el interior profundo de los pulmones. La exposición crónica agrava el riesgo de desarrollar cardiopatías y neumopatías, así como cáncer de pulmón. Después tenemos las PM 2,5 que tienen un diámetro más pequeño. Mientras que las partículas PM 10 quedarían retenidas en las vías respiratorias, produciendo efectos a nivel de sistema respiratorio, las partículas menores, como las PM 2,5, tienen la capacidad de pasar al torrente sanguíneo por lo que pueden, potencialmente, dañar cualquier órgano o sistema. Algunos científicos han propuesto que las partículas ultra finas pueden ser especialmente tóxicas ya que tendrían más probabi-

VIVO SANO 25


lidades de penetrar e interactuar con las células. Otro dato importante es que, según la EPA, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos, en los hogares la tendencia es que las concentraciones de tóxicos sean entre dos y cinco veces mayores que en el exterior. Por tanto, no debemos pensar que el aire que respiramos en casa está más limpio que el de la calle sino todo lo contrario.

26 VIVO SANO

Otras sustancias que nos rodean habitualmente son los HAP, hidrocarburos policíclicos aromáticos. Este contaminante lo podemos encontrar en casi todas partes puesto que se forma por la combustión del carbón y del petróleo y sus derivados. También emana a la atmósfera en los incendios forestales o quemas de madera y por la actividad volcánica. Se utiliza en la producción de plásticos, pesticidas, tintes y en el asfalto de todas nuestras ca-

Monitor de material particulado por difracción laser


lles y carreteras. Entre los HAP destacaríamos el benceno, el benzopireno, el naftaleno, el fenantreno y el antraceno, aunque existen muchos más muy tóxicos y contaminantes ya que son muy persistentes, pudiendo encontrarse incluso en plantas que los han absorbido, plantas que después comemos. Otra característica es que son liposolubles, es decir se disuelven bien en la grasa, y esto les confiere una gran capacidad mutagénica y cancerígena. Y sí, en casa también tenemos HAP. El formaldehído es otro gran desconocido. Pertenece a la familia de los compuestos orgánicos volátiles (COV), pero debido a sus efectos en la salud y a su amplio uso por parte de la industria merece tratarlo de forma específica. Sus efectos en la salud están bien establecidos y está clasificado como un cancerígeno humano del grupo 1, aunque en ciertos momentos de la historia reciente ha llegado a tener tres clasificaciones distintas en función del área del planeta, una para EE.UU., otra clasificación en la UE y otra en la OMS. Además de ser cancerígeno está considerado como disruptor endocrino.

Es otro de esos tóxicos que está en todas partes. España es el mayor productor de Europa. Lo podemos encontrar en telas, lacas, barnices, pinturas, tableros de madera, resinas, adhesivos, etc. Pero también en productos de higiene, cremas, champús, detergentes, jabones, pomadas, laca de uñas, dentífricos, etc. A nivel doméstico podemos tener varias formas de contacto con él. La principal puede ser la inhalación por la emanación que podemos tener de algunos muebles o barnices. Es curioso constatar que, a pesar de que es cancerígeno, no se han retirado del mercado productos con altos contenidos de formaldehído, como los barnices para parquet con urea-formol. Otra forma de entrar en contacto es por la piel. Es muy habitual encontrarlo en las prendas recién adquiridas y con procedencias asiáticas, donde se emplea en grandes cantidades. No es de extrañar que por el uso de una nueva prenda de ropa tengamos una

especie de urticaria irritante. Por eso es conveniente lavar las prendas recién adquiridas, si es con bicarbonato mejor. En algún caso será necesario lavarlas hasta en dos ocasiones para que desaparezca todo el formaldehído que contienen. También es recomendable que cuando instalemos muebles nuevos, tengamos la precaución de ventilar más a menudo y durante más tiempo. Si bien es cierto que los muebles nuevos tienen un cierto nivel de formaldehído, éste es muy bajo y desaparece en unos dos o tres meses. Esto es aplicable a los de origen de la Unión Europea. Para orígenes exóticos lo ideal sería comprobar su emisión tóxica antes de instalarlos en casa. A nivel laboral existe un valor límite para exposiciones de corta duración (30 minutos) de 0,3 ppm, pero en la Fundación para la Salud Geoambien-

VIVO SANO 27


tal creemos que este valor se debería eliminar y no exponer a ningún trabajador al formaldehído. Por supuesto, el valor establecido en nuestras normas de evaluación geoambiental son 0,0 ppm para cualquier hogar u oficina.

28 VIVO SANO

El ozono es otro de los productos que causan cierta confusión. Mucha gente tiene la creencia de que es “bueno” ya que se utiliza en medicina y estética para mejorar la piel y otros tratamientos. La realidad es que el ozono es bue-

no y malo, depende del lugar donde esté. En la ionosfera es bueno ya que nos protege de las radiaciones de alta energía que provienen del espacio. A nivel del suelo, en la troposfera, es un contaminante muy peligroso y es un biocida, es decir elimina cualquier forma de vida. No es recomendable usarlo como si fuera un producto inocuo y debemos intentar no producir mayor nivel de ozono utilizando por ejemplo equipos de ozonización. Estos equipos están pensados para tratar espacios donde una contaminación bacteriana pueda ser un problema, pero no para limpiar la casa. Entre otras razones porque en nuestro entorno existen seres vivos, bacterias y hongos, que son necesarios para el desarrollo normal y equilibrado de la vida. Son lo que llamamos microorganismos eficientes. Curiosamente encontraremos más ozono en las zonas con mayor vegetación de las áreas limítrofes a los grandes centros urbanos que en el propio centro de la ciudad. Esto es debido a que el ozono se forma por la interacción con los dióxidos de nitrógeno (NOx) de los tubos de escape y la radiación UV solar, y ésta es mayor en esas áreas limítrofes libres de la capa de contaminantes que impide el paso normal de la luz. El ozono también lo podemos encontrar en oficinas, cerca siempre de las fotocopiadoras o impresoras láser. Por eso es recomendable no tenerlas cerca del puesto de trabajo. Es mejor que “corra el aire”,


así además haremos algo de ejercicio para ir a buscar los papeles a la impresora cada vez que imprimamos. Entre los dióxidos de nitrógeno el más popular el NO2. Este gas de color parduzco aparece con frecuencia en el cielo de nuestras ciudades, sobre todo en las grandes. En la naturaleza también se produce este gas: cuando un volcán erupciona, cuando se quema un monte o se descomponen nitritos orgánicos. Pero la mayor parte de los NOx que hay en el planeta la producimos los seres humanos en la combustión de los motores de los vehículos, fundamentalmente los diesel, y una vez en la atmosfera, se oxida y se convierte en NO2. Es también un potenciador del material particulado, sobre todo de par-

tículas finas PM 2,5 que son las más perjudiciales, como ya hemos comentado antes. En su reacción con la luz ultravioleta del sol es un precursor de O3, ozono troposférico. Así que el NO2 es un gran contaminante, y si lo redujésemos se conseguiría también reducir los otros. Parece lógico pensar que las autoridades trabajan en esa línea, pero no parece que sea así a la vista de los resultados. Existen otros tóxicos que podemos tener es casa, aunque son menos frecuentes, como es el dióxido de sulfuro o dióxido de azufre (SO2). Este gas es incoloro, pero tiene un olor irritante y se percibe a dosis muy bajas. Forma parte del material particulado, concretamente en el de PM 10, y en presencia de humedad forma

sulfuros. Es el responsable la famosa lluvia ácida de la que todos hemos oído hablar en alguna ocasión. Como la gran mayoría de los tóxicos que nos rodean tiene su origen en la combustión de fósiles como el carbón o el petróleo. No es habitual encontrar niveles altos en un hogar, salvo que se den algunas circunstancias específicas. Por ejemplo, en lugares donde se utilicen chimeneas de leña o en casas con mucha afición por los inciensos, que son tóxicos por muy naturales que sean. El dióxido de azufre también se ha asociado a problemas de asma y bronquitis crónica, aumentando la morbilidad y mortalidad en personas mayores y niños. Es un veneno altamente nocivo para la salud de las personas, si bien son las

VIVO SANO 29


plantas las que menos toleran sus efectos. Por ejemplo, un nivel de 300 µg/m3 (micro gramo por metro cúbico de aire) es un valor que implica un potencial riesgo para la salud humana, pero para los árboles un valor de 200 µg/m3 ya es muy grave. En las plantas el dióxido de azufre se introduce en ellas produciendo una necrosis foliar. Como curiosidad, a pesar de ser un contaminante muy per-

30 VIVO SANO

judicial, es también un aditivo alimenticio muy utilizado al tener características conservantes y antibacterianas. Se conoce como E220 y se emplea en vinos (los famosos sulfitos), cervezas, zumos, caramelos, yemas de huevo y otros productos con huevo. Como se puede comprobar, son múltiples los riesgos que podemos tener en nuestro dulce hogar. Quizá sería bueno pensar un poco más en

cómo podemos mejorar nuestro entorno más cercano para que nuestra salud también se vea beneficiada al vivir en un espacio más sano. La salud geoambiental es la herramienta que nos puede ayudar a conocer mejor nuestra casa y los factores a mejorar para cuidar nuestra salud. JOSÉ MIGUEL RODRÍGUEZ Director Fundación para la Salud Geoambiental


¿En mi casa estoy sometida a alguna radiación o tóxicos que me hacen enfermar? ¿Tiene alguno de estos síntomas? • Duermo mal • Siempre estoy cansada • Tengo dolores de cabeza con frecuencia • Tengo pitidos en los oídos

Algunos de los siguientes factores pueden estar perjudicando su salud. Ahora con el “Análisis Sanitario Geoambiental” podemos analizarlos y proponerle soluciones

Comprobación de la toma de tierra

Comprobación de la instalación eléctrica

Contaminación eléctrica

Contaminación electromagnética

Cargas eléctricas en las personas

Electricidad estática

Antenas de telefonía, WiFi, teléfonos inalámbricos, …

Radiactividad por materiales y gas radón

Geobiología

Estructuras metálicas en el edificio y en el mobiliario

Exceso de humedad o sequedad del aire

Ruido

Tóxicos por pinturas, barnices, colas, …

Calidad del aire

Gases tóxicos procedentes de industrias, tráfico, …

La Fundación para la Salud Geoambiental ofrece sus servicios en cualquier sitio de la geografía española

Tel.: 91 001 45 26

www.saludgeoambiental.org

¡Averigua el estado de salud de tu hogar!

contacto@saludgeoambiental.org


ESPACIO SANO

Alumnos y profesores sin radiaciones L os factores físicos presentes en nuestro entorno que potencialmente pueden afectar adversamente la salud son abundantes y variados, como la exposición a material particulado o las emisiones electromagnéticas no ionizantes.

32 VIVO SANO

La evidencia creciente de que la contaminación electromagnética genera diversas alteraciones fisiológicas y patológicas pone en el punto de mira a este tipo de factores físicos al que la población más joven se encuentra expuesta durante una larga y decisiva etapa de su vida: el entorno escolar.

Los colegios e institutos están sometidos a innumerables campos electromagnéticos artificiales originados por la propia instalación eléctrica del edificio, líneas de transporte eléctrico, transformadores, antenas de telefonía móvil, wifi, teléfonos móviles e inalámbricos, así como una amplia variedad de


aparatos eléctricos que a priori facilitan el desarrollo de las tareas educativas y organizativas. En España, actualmente existen unos 8 millones de niños y niñas con edades comprendidas entre los 3 y 16 años que pasarán a lo largo de su ciclo educativo más de 10.000 horas en centros en los que probablemente exista un elevado fondo electromagnético.

Los efectos biológicos de los campos electromagnéticos artificiales pueden llegar a ser patológicos dependiendo del tiempo de exposición, de la dosis, de la potencia y frecuencia de los mismos, y de las características del organismo expuesto. Reducir el tiempo de exposición y aumentar la distancia a las fuentes generadoras de contaminación electromagnética es fundamental para disminuir el riesgo en estos entornos. EXPOSICIÓN A CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS Muchos centros educativos, tanto los ubicados en grandes o medianas zonas urbanas como los situados en zonas rurales, están próximos a líneas eléctricas, transformadores y antenas de telefonía. Esto supone un elevado riesgo potencial para la salud del alumnado y el personal docente. Sin embargo, otro factor importante de riesgo lo encontramos en el interior de los propios centros.

Los elementos productores de campos eléctricos y electromagnéticos más habituales dentro de un centro educativo son: una instalación eléctrica defectuosa, la proximidad a aparatos eléctricos enchufados, los transformadores, los ordenadores, las pizarras digitales, el wifi, los teléfonos inalámbricos y móviles, etc. La presencia de múltiples fuentes de contaminación electromagnética en el interior de un centro educativo hace que en muchas ocasiones el ambiente electromagnético del interior del edificio supere al que procede del exterior. Es, por tanto, de suma importancia conocer el nivel de exposición a campos electromagnéticos generados en el interior de los centros educativos al que se encuentran sometidos alumnos, alumnas y personal docente. En primer lugar debemos considerar que la instalación eléctrica es uno de los factores más preocupantes en relación a la contaminación electromagnética dentro del centro educativo. El cableado del edificio es una potencial

VIVO SANO 33


fuente emisora de campos electromagnéticos y, al estar próximos al alumnado y profesorado, su efecto biológico es muy importante. Conocer su ubicación y mantener una adecuada distancia de separación es una buena medida a adoptar para estar más protegidos. En el caso del alumnado, alejar los pupitres o espacios de

34 VIVO SANO

trabajo, estudio o lectura de paredes que contengan cables, aparatos eléctricos, etc., es un consejo que pueden seguir los chicos y chicas que crean que pueden estar afectados. Dentro del aula, el espacio destinado al docente, generalmente situado junto a la pizarra digital, a paredes con

abundante cableado y tomas de enchufe, y en una mesa fabricada con materiales sintéticos y con diversos aparatos eléctricos conectados, es uno de los espacios de mayor riesgo que nos podemos encontrar. Los aparatos eléctricos son los focos de radiación electromagnética más importantes en el interior de un aula. Debido a la proximidad a la que se encuentra el docente, la radiación que provocan puede ser preocupante. Muchos de estos profesionales son grandes candidatos a padecer las enfermedades y trastornos que están relacionados con la exposición a campos electromagnéticos y a la electrosensibilidad. El docente deberá ser consciente de esta situación y solicitar a su responsable la evaluación de su entorno electromagnético para minimizar en la medida de sus posibilidades las fuentes de exposición. Además, el uso de nuevas tecnologías como recurso educativo se está imponiendo en los centros escolares y su frecuente uso está haciendo que estos espacios estén plagados de dispositivos permanentemente conectados y emitiendo señales en distintas frecuencias, que hacen de las aulas unas auténticas ollas llenas de caldo electromagnético. Conectar los dispositivos exclusivamente cuando vayan a ser utilizados y desconectarlos cuando no sean necesarios es una buena práctica que reducirá considerablemente el nivel de contaminación electromagnética.


Pedir a docentes y alumnos que apaguen sus dispositivos móviles al entrar en clase o ponerlos en modo avión, desconectar el wifi del aula cuando no sea necesaria la conexión a la red como recurso para el docente o priorizar la conexión de la pizarra digital por cable son acciones que mejoran el ambiente electromagnético del aula. Otro factor físico de suma importancia es la iluminación. Ésta puede considerarse un importante foco de contaminación electromagnética que genera fuertes campos que pueden afectar al alumnado y docentes que estén en sus proximidades. Tradicionalmente, hasta hace algunos años, los sistemas de iluminación más utilizados en

el interior de los edificios eran las lámparas incandescentes. Este sistema de iluminación presentaba la ventaja de no producir campos eléctricos y magnéticos significativos pero su consumo energético era muy elevado, ya que prácticamente el total de la energía generada se perdía en forma de calor. Por este motivo fue progresivamente sustituida por la llamada iluminación de bajo consumo, la cual ofrecía unas prestaciones similares a la de incandescencia con un consumo reducido de energía. El problema que presentan estos sistemas de iluminación es que usan reactancias y transformadores que generan elevados campos electromagnéticos por lo que permanecer expuestos a ellos a corta

distancia hace que alumnos y docentes se encuentren bajo la influencia de estos campos. Además, utilizan gas de mercurio para la iluminación, lo cual los hace peligrosos puesto que el gas de mercurio es considerado como un gas venenoso y en caso de rotura de la lámpara, hecho que sucede con bastante frecuencia, los alumnos y docentes pueden quedar expuestos por inhalación a este venenoso gas. En la actualidad se están implantando de forma generalizada los sistemas de iluminación LED. Podemos encontrarlos en todo tipo de dispositivos, desde pantallas de ordenador hasta lámparas para la iluminación del interior de las escuelas. Ofrecen un consumo muy reducido y son

VIVO SANO 35


una alternativa eficaz a las de bajo consumo. Pero debemos considerar que este tipo de iluminación presenta un riesgo significativo para la salud debido a que es considerado como un fototóxico que causa daños en la retina. Es de suma importancia instalar un adecuado sistema de iluminación en los espacios más frecuentados por los alumnos y docentes que permita la mayor entrada posible de luz natural y utilice sistemas de iluminación artificial sólo en casos puntuales. ¿ES MI COLEGIO UN EDIFICIO ENFERMO? El conjunto de síntomas diversos que presentan muchos alumnos y docentes en determinados centros educativos se conoce como síndrome del edificio enfermo. Las quejas referentes a la salud en estos edificios son superiores al 20%. Estos síntomas no van acompañados de ninguna lesión orgánica o signo físico aparente. La presencia de materiales sintéticos y tóxicos, sistemas centralizados de control de la ventilación y aire acondicionado, radiaciones, electricidad estática, etc., en los centros educativos pueden afectar y enfermar a sus ocupantes. Con frecuencia se trata de edificios de construcción ligera y poco costosa con superficies interiores en gran parte recubiertas con material textil, incluyendo paredes, suelos y otros elementos de diseño interior. Se caracterizan por ser edificios herméticos en los

36 VIVO SANO

que, por ejemplo, las ventanas no pueden abrirse aunque también suelen detectarse casos en edificios ventilados de forma natural. Esta situación hace que se genere un exceso de electricidad estática en el interior de los centros. Plásticos, fibras sintéticas, moquetas, cortinas, etc., presentes en muchos centros de educación infantil, favorecen la aparición de cargas electrostáticas que aumentan su concentración cuando la humedad del aire es baja. Situación muy común con sistemas de ventilación forzada. Las superficies cargadas electrostáticamente atraen más polvo, como sucede en una pantalla del televisor. PARA ELIMINAR O ATENUAR CARGAS ELECTROSTÁTICAS • Conectar debidamente a tierra equipos eléctricos y electrónicos, y piezas metálicas del mobiliario.

• Aumentar la humedad relativa del aire. • Aumentar la conductividad eléctrica del aire. • Emplear materiales naturales. • Eliminar materiales sintéticos. Favorecer el uso de espacios interiores creados con materiales naturales, aislados de posibles fuentes de contaminación electromagnética artificial, con una adecuada iluminación natural y correctamente ventilados en combinación con el fomento de actividades en el exterior en contacto con la naturaleza son, sin lugar a dudas, acciones que ayudarán a mantener a los alumnos, alumnas y docentes en el camino de la salud. JOSÉ MANUEL LÓPEZMENCHERO GONZÁLEZ Coordinador de la campaña Escuela sin wifi


ESPACIO SANO

Ftalatos

Peligros ocultos en el hogar

S

i se le pregunta a cualquier persona que nos encontremos por la calle, en plan encuesta: “¿qué es un ftalato?”, lo más normal es que nos mire desconcertada. La mayor parte de la gente, probablemente, ni siquiera ha oído nunca esa palabra: “ftalatos”. Sin embargo, la mayor parte de la gente tiene, aunque no lo sepa, ftalatos en su cuerpo. Puede parecer un nombre extraño, sin embargo, en realidad es algo “entraño”, si es que puede usarse este término. Algo que tenemos en las entrañas. Y ello debería preocuparnos. Porque, de hecho,

38 VIVO SANO

es algo que preocupa a los científicos. El motivo de esta preocupación es que muchos de los ftalatos, que son unas sustancias contaminantes omnipresentes, han sido asociados a los más diversos problemas de salud. Recientemente, la Endocrine Society, que es la entidad mundial de referencia en el asunto de las enfermedades vinculadas al sistema hormonal, valoraba en unos 27.000 millones de euros anuales el coste sanitario que algunos de estos ftalatos podían producir en la

Unión Europea. Y esto sólo por problemas relacionados con la infertilidad masculina, la caída de los niveles de testosterona (asociado a incrementos de mortalidad) y la obesidad en adultos. Además hay que considerar que estos problemas podrían producirse frecuentemente a niveles muy bajos, bajísimos, de concentración, que están presentes en sectores amplios de la población. Varias de estas sustancias se han asociado en estudios científicos a más problemas, especialmente —aunque no


VIVO SANO 39


sólo— por exponerse a ellas en la etapa prenatal, que es la más sensible: asma y alergia infantil, limitación de la función pulmonar en hombres adultos, anomalías en el desarrollo genital masculino (como la criptorquidia, esto es, testículos que no descienden al escroto), alteración de los niveles de testosterona, ginecomastia en adolescentes varones, acortamiento de la distancia anogenital en varones recién nacidos (síntoma de virilización incompleta), alteraciones del comportamiento (como feminización de la conducta infantil), telarquia precoz (desarrollo prematuro de las mamas en las niñas), endometriosis, cáncer de mama,

40 VIVO SANO

alteración de la formación de los folículos ováricos, partos prematuros, bajo peso al nacer (que puede traer aparejado mayor mortalidad infantil y mayor riesgo de problemas cardiovasculares y metabólicos en el estado adulto), trastorno de déficit de atención e hiperactividad, problemas de desarrollo cognitivo y motor en los niños, obesidad, resistencia a la insulina (ligada a la diabetes), etc. ¿QUÉ SON LOS FTALATOS Y DÓNDE ESTÁN? Son sustancias sintéticas creadas por el hombre que no existían en la naturaleza. Sustancias que la industria moderna utiliza con profusión para diver-

sos fines y que forman parte de infinidad de productos cotidianos. Cada año, solo en Europa, se utilizan cientos de miles de toneladas. Básicamente se usan como reblandecedores de los plásticos (plastificantes) o como fijadores y, así, terminan en infinidad de elementos que puede haber en cualquier hogar. Pueden, por ejemplo, formar parte de plásticos como el PVC (pueden ser un 30-40% o más del peso total del PVC). Y como no están químicamente unidos al resto del plástico, pueden irse desprendiendo de él, poco a poco, integrándose, por ejemplo, en el polvo doméstico que se respira. Pero pueden estar en muchas co-


sas más: pegamentos y adhesivos, aparatos electrónicos, materiales de construcción, productos de limpieza, productos de aseo personal (geles, champús, jabones, lociones, cosméticos…), perfumes, recipientes y envases (botellas de agua, tuppers...), pinturas, barnices, juguetes, arcilla para modelar, ceras, tintas de impresión, ropas y tejidos, ambientadores, pesticidas, etc.

den seguir algunas recomendaciones, como evitar o reducir el uso de algunos productos que se sabe que pueden contenerlos. Pero es necesario que sean los poderes públicos los que adopten medidas más contundentes, prohibiendo, por

ejemplo, aquellos ftalatos que se consideran más peligrosos, y desarrollando otras medidas para reducir el empleo de estas sustancias, como pueden ser: dietil hexil ftalato (DEHP), el di-isononil ftalato (DINP), el di-iso-decil ftalato (DIDP), el bu-

¿POR QUÉ APARECEN EN NUESTRO CUERPO? Pueden ser inhalados, absorbidos por la piel (por ejemplo desde cremas y otros productos de aseo) o ingeridos (con alimentos contaminados con ellos, por ejemplo desde ciertos envases y recipientes). En el mundo se usan unos 100 ftalatos, de los que unos 26 habrían sido registrados en la Unión Europea, y hasta ahora 12 han pasado a estar incluidos en las listas de sustancias preocupantes. Lamentablemente, las etiquetas no suelen decirnos si un producto determinado puede contenerlos. Y las medidas adoptadas hasta ahora por las autoridades para reducir la exposición humana dejan mucho que desear. Hay algunas prohibiciones o restricciones para algunos ftalatos en productos para niños pequeños, en cosméticos o en contacto con alimentos, pero no bastan para afrontar debidamente el problema. Es difícil que la gente de a pie pueda adoptar medidas para autoprotegerse reduciendo la exposición, aunque sí se pue-

VIVO SANO 41


til bencil ftalato (BBP), el dietil ftalato (DEP), el dibutil ftalato (DBP), y toda una cohorte con extraños nombres. Una de las mayores preocupaciones es que algunos de ellos pueden actuar como disruptores endocrinos, es decir, como sustancias que alteran el equilibrio hormonal. Sustancias para las que la comunidad científica no tiene claro que pueda establecerse un umbral seguro, por baja que sea su concentración, en especial durante el embarazo. La UE prohibió su uso en chupetes, tetinas y mordedores infantiles, pero no se han adoptado las medidas restrictivas debidas para otros muchos usos, dándose la circunstan-

42 VIVO SANO

cia de que sea precisamente en dependencias del hogar, como el cuarto de los niños, donde más presencia pueda haber de estas sustancias; al igual que en guarderías: suelos o paredes empapeladas de vinilo, juguetes, colchonetas y manteles de plástico, etc. Son compuestos químicos de atención prioritaria si queremos prevenir problemas de salud en el hogar. Sobre todo teniendo en cuenta que en los niños, que pueden ser más sensibles a estas sustancias que los adultos, suelen encontrarse concentraciones más altas. La iniciativa Hogar sin Tóxicos ha comenzado una campaña en la que solicita al gobierno

español que ponga en marcha una estrategia nacional sobre ftalatos para reducir la exposición humana a estas sustancias, así como que se promueva (a nivel nacional y europeo) una regulación más estricta comenzando por la prohibición de los cuatro ftalatos más preocupantes (DEHP, DBP, DiBP, BBP) y que, entre otras cosas, se realicen campañas de información a la población y a los profesionales sanitarios acerca de los riesgos de estas sustancias. CARLOS DE PRADA Responsable de la campaña Hogar sin tóxicos de la Fundación Vivo Sano


SOCIEDAD SANA

Los niños y los riesgos de los lugares geopatógenos E l cáncer y otras enfermedades como el Alzheimer, el Parkinson, el autismo, la depresión, incluso los suicidios y las muertes repentinas de niños en sus cunas siguen aumentando sin justificación aparente.

Aparte del incremento indiscriminado de las radiaciones artificiales y la presencia incontrolada de tóxicos medioambientales, las radiaciones terrestres son uno de los elementos fundamentales a la hora de valorar los riesgos en la salud a los que nos vemos sometidos.

44 VIVO SANO

Los niños son más sensibles que los adultos a la presencia en el subsuelo de agua subterránea y fracturas geofísicas, especialmente cuando estos fenómenos se dan en las camas donde duermen. Los efectos nocivos sobre ellos suelen suceder de forma inmediata, aunque al salir de la influencia del lugar alterado su capacidad de recuperarse también suele ser rápida. LAS CAMAS En los estudios que hemos realizado en los últimos veinticinco años, se ha comprobado una serie de síntomas comu-

nes en los niños que duermen en lugares geofísicamente alterados. Es frecuente encontrar niños que lloran durante horas por las noches, que mojan la cama o que presentan un comportamiento de constante nerviosismo o que al acostarse se mueven inquietos durante horas antes de lograr dormirse y se despiertan varias veces durante la noche. Problemas que muchas veces desaparecen al cambiar la cama del niño a un lugar neutro, y se comprueba cómo esa misma noche duerme perfectamente y al poco tiempo el niño normaliza su comportamiento.


LOS CASOS DE NIÑOS MUY INTROVERTIDOS O DEPRESIVOS PUEDEN ESTAR RELACIONADOS CON LA ESTANCIA EN LUGARES GEOPATÓGENOS Otros sucesos más dramáticos son los bebés que fallecen durante la noche sin causa aparente. En todos los casos verificados hemos podido comprobar la presencia de una perturbación geofísica, a veces unida a un campo eléctrico o electromagnético artificial, que provoca, sobre todo en los niños especialmente sensibles, una situación de estrés tal que no tienen capacidad fisiológica para superarla. Estas situaciones se podrían tratar de evitar comprobando que la cama y los lugares de permanencia más habituales estén situados en zonas libres de alteraciones geofísicas y campos electromagnéticos artificiales (vigila bebés, wifi…). Si el niño presenta alguno de estos síntomas: nerviosismo excesivo, llanto nocturno injustificado, poluciones nocturnas a edades tardías, se levanta por las noches o se cae de la cama, probemos a cambiar la cama de lugar hasta encontrar un sitio donde descanse adecuadamente.

sus relaciones personales con otros niños. Los casos de niños muy introvertidos o depresivos pueden estar relacionados con la estancia en lugares geopatógenos. Para evitarlo los profesores deberían cambiar a

los niños de pupitre a diario de manera que no se sienten siempre en el mismo lugar. Así, caso de haber alguna zona alterada, su influencia no incidirá de lleno e intensamente sólo en algunos de ellos.

LA ESCUELA La escuela es otro lugar donde los niños pasan muchas horas a diario, y con frecuencia en el mismo sitio. Si el pupitre está sometido a una alteración geofísica puede afectar notablemente a su rendimiento escolar, a su comportamiento y a

VIVO SANO 45


Durante años hemos podido comprobar la influencia de los lugares alterados en el rendimiento escolar y en el origen de diversos trastornos psíquicos y físicos en los alumnos. Hay que considerar que los niños tienen las defensas aún débiles, por lo que una zona geopatógena puede convertirse en una agresión difícil de superar. Incluso en los adultos, la estancia en lugares de fuerte alteración geofísica acaba siempre imponiéndose a sus defensas y reservas orgánicas. EFECTOS EN EL DESCANSO Para comprender los efectos de estas alteraciones en los trastornos del sueño y el estrés, podemos observar que una de las variaciones más

46 VIVO SANO

significativas en las personas afectadas es el descenso de los niveles de melatonina y serotonina. La melatonina es una hormona segregada por la glándula pineal que regula nuestro reloj biológico, induce al sueño al aumentar su segregación en ausencia de luz, y disminuye por la mañana haciéndonos despertar. Actúa como un po-

tente antioxidante y combate los radicales libres, mejora el sistema inmunológico y tiene propiedades anticancerígenas. La serotonina es un neurotransmisor en la sangre considerado como inductor del sueño, ya que deriva del triptófano, un aminoácido que induce la generación de melatonina. Ayuda al sistema nervioso y está relacionada con el estado de ánimo, la depresión, la ansiedad, la ira, el insomnio, regula la temperatura corporal y la constricción de los vasos sanguíneos, y asimismo participa en la digestión de los alimentos entre otras funciones vitales. De la misma forma que el estrés colabora en disminuir los niveles de serotonina en


DIFÍCILMENTE UN NIÑO PODRÁ ESTUDIAR Y PRESTAR ATENCIÓN EN CLASE SI SU PUPITRE ESTÁ AFECTADO POR PERTURBACIONES GEOFÍSICAS O POR RADIACIONES DE WIFI, ANTENAS DE TELEFONÍA MÓVIL...

el organismo, el ejercicio, los alimentos ricos en carbohidratos (pan integral, arroz, pasta, legumbres…), practicar sexo, yoga, taichí o meditación aumentan los niveles de serotonina. De cualquier modo, lo más importante es salir de la zona afectada para que el organismo de forma natural pueda ir recuperándose, y entonces podamos ayudarle con las acciones citadas. Además, hay que considerar que las exposiciones prolongadas a lugares alterados pueden causar enfermedades degenerativas. SENTIR EL LUGAR Además de solicitar un estudio geobiológico a un experto, la persona es capaz de sentir cuándo un lugar le es desfavorable: retrasar habitualmente el momento de acostarse, dormir en un lateral e incluso llegar a caerse de la cama ocasionalmente, tal como ocurre con cierta frecuencia a los niños que duermen en lugares alterados, así como la dificultad para conciliar el sueño o despertarse a media noche (especialmente entre las dos y las cuatro de la madrugada, horas de máxima emisión de radiación terrestre), levantarse a menudo a orinar, quedar dormido en el sofá y desvelarse al ir a la cama, o acabar durmiendo en el sofá como única manera de descansar, pueden ser algunas pistas de que el lugar donde dormimos está alterado. RAÚL DE LA ROSA Responsable CEM de la Fundación Vivo Sano

VIVO SANO 47


SOCIEDAD SANA

El agua

El elemento de la nutrición fundamental para la vida

E

l cuerpo está constituido entre un 70 a un 80% de agua, por lo tanto la calidad y cantidad de agua que consumimos es primordial para la salud. Las células están formadas

48 VIVO SANO

esencialmente por agua estructurada; es decir, agua que tiene que estar organizada a nivel molecular de forma ordenada más allá de su constitución bioquímica.

Para entender el agua tenemos que comprender el concepto de pH. El pH es una medida de concentración de hidrógeno. Cuanto más pH, más iones libres de hidrógeno. Si el agua está por encima de 7 es alcalina, y si


está por debajo de 7 es ácida. El hidrógeno al tener un electrón, que tiene carga electronegativa, hace que entre más carga electronegativa en el agua; así tendrá más electrones disponibles y, por tanto, más energía. Existen muchos estudios que evidencian que debemos consumir agua entre 6.5 a 7.5 de pH, ya que si es muy alcalina va a afectar a la acidez del estómago, permitiendo que las bacterias que se eliminan por la acidez puedan pasar al intestino con las consecuencias que eso puede traer para la salud. En el cuerpo debe existir un balance entre la alcalinidad y la acidez, que se logra en general consumiendo más vegetales y alimentos crudos. ¿QUÉ AGUA BEBEMOS? Si el agua está embotellada es preferible que tenga en el dorso el número 1 dentro de un triángulo (indica el tipo de plástico), evitando dejarla expuesta al sol, además de evitar también almacenarla por periodos muy largos, debido a que algunos polímeros del plástico pueden pasar al agua generando un estímulo de tipo estrogénico (relacionado con muchas patologías). También hay que considerar que muchas aguas embotelladas no son muy superiores a la de grifo, lo que no justifica su coste ambiental y económico. El vidrio y el acero inoxidable son ideales para guardar el agua, pero tienen el inconveniente del coste y de la fragilidad del vidrio para transportarla. En general no recomiendo el agua embotellada en plástico para uso habitual por el daño ambiental que ocasiona

TIPOS DE PROCESOS DEPURATIVOS DEL AGUA Agua purificada: Ha estado sometida a procesos de limpieza para quitar elementos tóxicos a través de filtros de carbono, deionización, osmosis inversa, destilación, etc. Agua destilada: Se hierve y se evapora quitándole todos sus minerales y toxinas. Agua ionizada o agua alcalina: Se le han separado sus partes alcalinas y ácidos por electrolisis y se define como un agua que tiene un pH mayor de 7. Agua desionizada o desmineralizada: Agua cuyos minerales se han extraído con resinas cargadas eléctricamente ya que los minerales son atraídos por esas sales. Agua dura y suave: Agua dura es la que tiene bastantes minerales disueltos. El agua blanda es agua tratada a la cual sólo se le deja sodio como único catión (carga+).

VIVO SANO 49


y por los polímeros y el estímulo estrogénico que puede producir en el cuerpo. Existen una gran cantidad de aparatos para filtrar y cambiar la cualidad del agua. Los filtros van desde jarras con filtros incluidos, hasta filtros más sofisticados, como los de osmosis inversa. Por otro lado, el agua destilada no es recomendable ya que además de no tener electrolitos, suele ser ácida y al final deshidrata más el organismo. Si, por ejemplo, colocamos agua desti-

50 VIVO SANO

lada en la córnea del ojo se puede producir una lesión. El agua de grifo tiene el inconveniente del cloro ya que al ser éste un antibiótico, mata la flora bacteriana natural del intestino y genera subproductos que pueden ser tóxicos. Además, el agua de grifo puede tener toxinas, entre otras razones por la calidad de las tuberías y mantenimiento de los tanques de agua de los edificios. Incluso en algunos lugares el agua de grifo contiene flúor añadido.

LA ENERGÍA DEL AGUA El agua es un cristal líquido que según la disposición de sus moléculas tiene la capacidad de guardar información, siendo sensible a imágenes, pensamientos, colores, etc., tal como demostró Masaru Emoto con sus experimentos de fotografías del agua en fase de cristalización (congelación). Según el mensaje que se pone en contacto con el agua, ésta es capaz de interpretar el significado produciendo figuras geométricas armónicas o disarmónicas. También en el proceso de síntesis de los medicamentos homeopáticos, se utiliza el agua para grabar información de diversas sustancias a través de procesos de dilución y sucusión (agitación). Desde el punto de vista energético, cuando el agua no tiene electrones (energía) disponibles, pierde la capacidad de fijar el oxígeno en ella, obligando a las células a utilizar el metabolismo anaerobio (sin oxígeno) con un rendimiento energético muy malo, lo que desencadena que microorganismos que eran controlados por el oxígeno, al no estar éste presente puedan crecer. Estos microorganismos pueden generar patologías dentro de las que se puede encontrar el cáncer (el cáncer no puede vivir en un medio alcalino ni con oxígeno). El agua tiene energía cuando su carga es electronegativa y está estructurada, lo cual suele ser habitual en las de manantial de montaña. Nuestras células utilizan esta agua estructurada para poder tener energía, más o menos como lo hace una batería. Al igual que con la comida en general, el agua ideal es un agua


viva que tiene una adecuada carga energética medida en la cantidad y calidad de sus biofotones (unidad de luz). Una razón más para consumir alimentos vivos es que ya tienen agua con energía, por el contenido alto de biofotones que contienen los vegetales y las frutas. Una de las maneras de cargar energéticamente el agua es a través de movimientos tipo vórtice, como sucede con algunos aparatos diseñados para estructurarla y darle energía, o también ponerla en contacto con campos magnéticos (cargas electronegativas). También se puede cargar al realizar con ella movimientos rotatorios con una cuchara en un recipiente circular. Almacenarla a una temperatura de no más de 10 grados

también ayuda a que tenga una adecuada estructura. En estudios que se han realizado sobre la capacidad que tiene el agua de almacenar luz, se ha visto que las aguas a las que se les atribuyen propiedades curativas (por ejemplo, agua de Lourdes) absorben luz en el espectro de los 270 nm; esto es energía electromagnética en forma de onda ultravioleta o infrarroja. Este fenómeno explicaría los beneficios en la salud de terapias que utilizan luz coherente, como láser de luz infrarroja, o incluso la exposición a la luz solar. FUENTE DE SALUD Por otra parte la cantidad de agua que debe consumir cada persona varía según muchos factores, como el clima y la ac-

tividad metabólica, entre otros; pero en general si la orina está muy concentrada (color oscuro) o si se bebe menos de un litro y medio al día para un adulto, es probable que estemos por debajo de la cantidad de agua que necesitamos. No debemos esperar a tener sed para tomar agua ya que no es un buen indicador del estado de hidratación del organismo. Algunos otros síntomas de no tomar suficiente agua pueden ser fatiga, piel seca, estreñimiento, hambre, etc. Si tuviéramos la oportunidad de tomar agua de manantial de montaña, idealmente guardada en vidrio, tendríamos una fuente de salud excelente, no solamente por los minerales traza disueltos en ella, sino también por la estructura e información

VIVO SANO 51


que esa agua tiene de la tierra. Algunos prefieren acudir a manantiales naturales periódicamente y recolectar agua para el uso diario, lo cual es una excelente idea siempre y cuando se estudie su potabilidad. Existe ya una página web www.findaspring.com que se utiliza para localizar en el mundo manantiales naturales para recoger agua, lo cual puede ser una buena excusa para entrar en contacto con la naturaleza y periódicamente proveerse de agua estructurada. Si lo anterior no es posible, entonces recomiendo agua filtrada idealmente con aparatos que

52 VIVO SANO

tengan algún certificado emitido por una entidad independiente que certifique la calidad de agua que dice producir. Los filtros de osmosis inversa tienen el inconveniente del coste y que producen agua casi totalmente desmineralizada lo cual a la larga no es tan conveniente. Por último, para estructurar el agua se pueden dar estímulos mecánicos con movimientos circulares de forma manual o a través de aparatos que generan esos vórtices. También el contacto con campos magnéticos puede estructurar el agua, pero de nuevo debe-

mos investigar cuidadosamente los beneficios que cada aparato dice ofrecer ya que muchos tienen un marketing que no está fundamentado en investigación seria. Como vemos el cuidado del agua del planeta está estrictamente relacionado con nuestra salud y, por lo tanto, debe ser una prioridad, ya que principalmente dependemos del agua para nuestra supervivencia saludable en este planeta. Dr. JORGE ENRIQUE ANGEL Medical Advisor Equisalud


SOCIEDAD SANA

¿

Manos para sanar

Qué misteriosa esencia fluye por la mano verde de esos jardineros que parecen fertilizar la tierra y las semillas con su presencia? ¿Qué sutil diferencia existe entre el simple contacto manual y la caricia? ¿Qué tipo de energía irradian las manos que acogen, cuidan, protegen, sanan o bendicen? A lo mejor hay un débil potencial eléctrico que podemos medir, pero el pensamiento, la intención y el amor no tienen medida. Podría no ser científico, pero son y generan efectos que podemos medir.

54 VIVO SANO

Reflexionando sobre los hechos y las investigaciones a partir de los cuales se podría postular una teoría de las manos como instrumento terapéutico, nos podemos remontar a las medicinas sagradas de los pueblos que incluyeron masajes y movimientos de las manos por el campo energético corporal, cirugías psíquicas, toques terapéuticos y posturas corporales y manuales.

Este antiguo saber hacer de los sobanderos, las comadronas y los chamanes sigue vigente tanto en París y Nueva York como en las comunidades aisladas de la selva o de los Andes. Este patrimonio cultural de la humanidad se va estructurando hoy para dejar de ser la magia de ayer y convertirse en la ciencia de hoy. Los modernos instrumentos de medida asocian la electro-

EN UNA SOLA CARICIA HAY UN OCÉANO DE AMOR Y DE TERNURA TAN INVISIBLE COMO CIERTO


fisiología cerebral y cardíaca a pensamientos, sentimientos, movimientos... Ya no se nos escapan ni la intención, ni el amor incondicional: la actividad neuronal y la variabilidad de la frecuencia cardíaca nos dicen que el pensamiento y el movimiento no están separados del sentimiento. La geometría dinámica del movimiento de las manos parece codificar el lenguaje del cuerpo y el mensaje del alma. Hoy a la luz de la ciencia, estas artes milenarias de sanar se llenan de sentido, cuando vemos pensamientos y movimientos unidos en un oleaje de conectividad eléctrica a nivel neuronal. La física nos dice que estamos conectados. En el campo unificado del vacío nos disolvemos y emergemos instante a instante con todas las partículas

UNA SALUD INTEGRAL IMPLICA LA COHERENCIA Y LA COMUNICACIÓN ARMÓNICA subatómicas que nos conforman. Emergemos con la información del universo, en el que nos convertimos interiormente. Ese campo unificado nos conecta a todo. Enfermarse es como desconectarse de los otros y de uno mismo. Manos para sanar es una propuesta que recoge muchas de las antiguas prácticas manuales y las sistematiza para restaurar la integridad. Reconectar la izquierda y la derecha, la cabeza y el corazón, el pasado y el presente, el padre y la madre en uno mismo. Reconectarlo todo a través de la red de correspondencias entre los centros de energía, que inte-

gran las corrientes del programa de la vida a las glándulas, a la sangre y los tejidos orgánicos. Reconectar el campo energético con el campo físico corporal; restaurar el diálogo ente las emociones superiores y los impulsos. Activar la resonancia entre los pensamientos y las ideas. Una salud integral implica la coherencia y la comunicación armónica. Manos para sanar es un método para promover la salud que propone técnicas de autogestión. Es una estrategia que nos ayuda a ser creadores de salud. Favorece de este modo el encuentro de uno mismo, condición para el encuentro

VIVO SANO 55


con todo lo demás. Se basa en la experiencia de la resonancia armónica, la unificación del pensar y el actuar a través de un sentir en el que las manos discurren por el océano de la energía del biocampo entretejiendo la conectividad y el flujo de la información que restaura la integridad. Las manos se conectan al corazón, al pensamiento, al genuino sentimiento de unidad que fluye en el amor impersonal. ¿EN QUÉ CONSISTE EL ENTRENAMIENTO EN MANOS PARA SANAR? Primero nos introducimos en el contexto de las manos a la luz de la sintergética y la tradición para darle significado a lo que hacemos. Nos preparamos alineando nuestros campos de conciencia, y así sincronizamos el pensamiento, el sentimiento y el movimiento para fluir sin resistencia. Aprendemos a soltar y a relajarnos, a sentir la energía y facilitar su flujo sin retenerla.

56 VIVO SANO

Reconocemos el símbolo del cuerpo y entrenamos las manos en el código del sentir para percibir los movimientos de la energía. Movimientos horarios para tonificar. Anti-horarios para sedar. Movimientos ascendentes y descendentes que siguen los flujos de los canales de energía. Bombeos de energía entre los órganos y los centros de energía. Contactos en los puntos cruciales o interfaces en los que los sistemas orgánicos cambian de polaridad. Sentimos las transferencias de información y energía. Experimentamos la reciprocidad en los flujos de energía que nos armonizan y nos completan. Así sentimos la resonancia armónica, el método de manos para dialogar con el campo de energía. Aprendemos a respirar los movimientos, a sentir su expansión y contracción. Aprendemos a acompañar el movimiento de las manos con el pensamiento justo y la intención precisa.

Reconocemos cómo la conciencia y la información se precipitan en cascadas ordenadas de energía y de materia. Discurrimos a través de la corriente descendente que une ideas y pensamientos al mundo del sentimiento y acompañamos su precipitación en el orden molecular del cuerpo. Utilizamos las propiedades sistémicas del holón que nos aproximan a los movimientos de la tradición ayurvédica, reconociendo su expresión ordenada en los movimientos de energía de nuestro cuerpo. Reconocemos los movimientos de energía entre los dipolos de los centros y aprendemos a generar los movimientos que contribuyen a la restauración de la polaridad. Experimentamos en las vías descritas por la tradición para despertar nuestro potencial sanador. Practicamos los mudras, el arte de las posturas que facilitan movimientos específicos de la información y la energía en nuestro cuerpo. Accedemos


a la combinación de los movimientos de la energía para codificarlos en términos de información y de conciencia. Reconocemos niveles de energía y barreras energéticas. Interactuamos con nuestros compañeros para sentir y activar los distintos movimientos en el seno del cuerpo. Aprendemos a reconocer y a trabajar con las pantallas reflejas en el cuerpo a través de las manos, proponiendo una síntesis práctica que permite la transferencia de energía e información para la reflexoterapia. Reconocemos los movimientos del prana en nosotros y así practicamos las técnicas de pranización. Reconocemos la geometría de los flujos de información y energía y aprendemos a utilizarla para la autogestión de la salud. Aprendemos a generar coherencia cardíaca e irradiarla a través de las manos y el biocampo. Desarrollamos protocolos sencillos para facilitar a través del empleo consciente de las manos la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud. En síntesis, a través de manos para sanar nos alineamos, unificamos el pensamiento y la acción en un sentir que nos lleva a la plena coherencia, a fluir sin resistencia, a sonreír, a disfrutar. Así, soltando, dando lo mejor de nosotros, nos sanamos. Nos acompañamos. Reciprocamos. Accedemos a ese campo de resonancia armónica que es la salud. Dr. JORGE CARVAJAL POSADA

VIVO SANO 57


SOCIEDAD SANA

L

Los niños y la salud ambiental

os contaminantes en el entorno diario de los niños pueden afectar a su comportamiento, a su capacidad de aprendizaje y a su salud. La salud del entorno se relaciona directamente con la salud de las personas, ya que el mundo no sólo es el escenario en que vivimos sino el medio del que formamos parte.

58 VIVO SANO


NO SIEMPRE TODO LO QUE CALIFICAMOS COMO NECESIDADES EN REALIDAD LO SON

Cada vez que comemos, nos desplazamos, aseamos, limpiamos o consumimos cualquier producto o servicio, nos estamos relacionando con el medio, estamos haciendo uso de una serie de recursos que, en mayor o menor grado, está generando un impacto en el medio, ya sea mediante un proceso más cercano al natural, más orgánico, o bien más artificial y transformado.

Por una serie de circunstancias, el actual sistema en que vivimos ha ido evolucionando desde su origen más armónico y relacionado con la satisfacción de las necesidades a partir de los recursos que el medio nos brindaba, hasta un complejo entramado en el que no siempre todo lo que calificamos como necesidades son realmente tan imprescindibles como solemos creer.

VIVO SANO 59


Así, el foco del consumo se ha ido desviando a un consumo más desvirtuado. Se produce entonces la pérdida de un conocimiento más natural e integral, un conocimiento más real del entramado que formamos. Esto nos aleja de ser conscientes de cómo cada acción y objeto de consumo influyen realmente en el medio: qué elementos se usan para su fabricación, qué sustancias generamos en ese proceso, qué extensiones, instalaciones o producciones provocan la expulsión de la población autóctona, o bien la afección de su salud y la contaminación de su hábitat. Es así como nos encontramos con situaciones y circunstancias sobre las que a priori no tenemos información de por qué

60 VIVO SANO

están ocurriendo y con qué están realmente vinculadas. Así es como, de un tiempo a esta parte, se registran aumentos, muchos de ellos exponenciales, de sintomatologías y enfermedades que no están surgiendo de la nada: desde las cada vez más conocidas y diversas intolerancias alimentarias, asma y otras afecciones respiratorias, hasta trastornos relacionados con el sistema nervioso y el desarrollo cognitivo. En este sentido nos falta información sobre qué sustancias y contaminantes se encuentran en qué elementos y productos, a qué aspectos de nuestra salud pueden estar afectando y en

qué medida, así como qué soluciones reales existen y no se están aplicando, y de qué medidas prácticas podemos disponer para dirigirnos a la reducción de esta elevada y casi perenne sobreexposición en la que nos vemos inmersos día a día. Una exposición que, al igual que ocurre con sus efectos, se dará en mayor o menor medida dependiendo de distintos factores, como son: nuestra edad, colectivo, estado de salud, el medio en el que vivamos, los recursos de los que dispongamos, así como de la información que tengamos sobre la materia. Así, no todos sabemos que habitualmente muchos de los no tan

NO TODOS SOMOS IGUAL DE SENSIBLES A LA EXPOSICIÓN A CONTAMINANTES


inocentes productos que pone el mercado a nuestra disposición pueden contener, emitir y generar una serie de contaminantes que se van sumando en el aire de las calles, en el aire de nuestros hogares, en nuestra dieta diaria, en nuestra limpieza e higiene. De este modo, los incorporamos en nuestro cuerpo a través de la ingesta, la absorción o la inhala-

ción, ya sea de forma combinada o combinándose posteriormente en nuestro interior, y dando como resultado la presencia en la sangre, órganos, células, etc., de sustancias que de forma natural no se hallarían en nuestro organismo. Llegados a este punto, hay que tener en cuenta, además, que no todos somos igual de sensibles

a esta exposición a contaminantes. Hay determinados colectivos más vulnerables, entre los cuales se encuentran los niños. Ellos sufren una mayor exposición a los contaminantes, los absorben en mayor medida, les afectan más y los detoxifican peor. Los niños se encuentran en un momento clave en su desarrollo, por lo que cualquier alteración, in-

MUCHAS DE ESTAS SUSTANCIAS TIENEN EFECTOS HORMONALES Y NEUROTÓXICOS, Y AFECTAN AL CORRECTO DESARROLLO DEL SISTEMA NERVIOSO 62 VIVO SANO


terferencia o contaminación del proceso influirá en su estado de salud, no solo actual sino futuro, por lo que es prioritario adoptar medidas a este respecto. Por poner algunos ejemplos para orientar a los lectores sobre lo que estamos tratando, y que facilite la aplicación práctica de lo que aquí contamos, en nuestro entorno diario podemos estar exponiéndonos, y de hecho nos

exponemos de forma habitual a distintas sustancias: • Pesticidas organofosforados, que pueden alterar los niveles de hormonas tiroideas y el correcto desarrollo de nuestro sistema neuronal. • Ftalatos presentes en el PVC y otros plásticos que pueden también afectar al desarrollo neurológico provocando alteraciones en la conducta.

• Otras sustancias con efectos

neurotóxicos como, por ejemplo, el formaldehído, que se encuentra en maderas conglomeradas, etc. • Terpenos artificiales en productos de limpieza, que en ambientes cerrados y en presencia de ozono dan lugar a formaldehído, iones positivos generados por los sistemas de aire acondicionado y la poca ventilación, que pueden provocarnos migrañas, dolores de cabeza y dificultad para concentrarnos. • Retardantes de llama en plásticos y elementos tecnológicos, así como en alfombras y otros tejidos, que se asocian por la ciencia al TDAH. Eso se traduce en que nuestros ambientadores, insecticidas, productos de limpieza, juguetes y mobiliario de plástico, envasado alimentario de plástico, pinturas de manualidades o de decoración, champús, geles, gominas y perfumes, aparatos tecnológicos, emisores inalámbricos, sistemas de wifi, elementos decorativos o de mobiliario del hogar, trabajos o escuelas, etc., pueden estar provocando o incrementando afecciones en la salud y calidad de vida de los niños, alterando su correcto desarrollo, reduciendo sus capacidades motoras y capacidades de aprendizaje, pudiendo provocarles y/o empeorarles dolores de cabeza, migrañas, problemas de falta de concentración, irritabilidad, ansiedad, trastornos de conducta, TDAH, lentitud de reacción y dificultades motoras, o problemas de memoria y lenguaje, entre otros.

VIVO SANO 63


Y es que muchas de estas sustancias tienen efectos hormonales y neurotóxicos, y afectan al correcto desarrollo del sistema nervioso, perjudicando directamente al cerebro y repercutiendo en su desarrollo, en su comportamiento y en el propio rendimiento escolar, provocando una caída en el cociente intelectual. Ante esto podemos realizar distintas acciones, desde las más sencillas hasta otras más pensadas o medidas: ventilar las estancias para que se eliminen los compuestos orgánicos del interior al renovar el aire tras aplicar productos de limpieza o emplear elementos de decoración o de manualidades, ajustar debidamente la temperatura en los espacios cerrados, priorizar alimentos ecológicos en la dieta, promover una dieta ecológica en los comedores escolares, regular el uso de elementos de PVC sustituyendo por ejemplo los envases alimenticios de plástico por los de vidrio, variar la dieta, evitar las especies de pescado con más metales pesados en su organismo, aspirar bien para eliminar residuos contaminantes que se alojan en el polvo doméstico, apagar el terminal de wifi por las noches y mientras no lo estemos usando. La información veraz permite la capacidad de tomar conciencia para poder decidir y actuar tanto con nuestras actitudes como con nuestro propio consumo, lo que es especialmente importante cuando está en juego nuestra salud y la de los más pequeños. ANA RUEDA Directora Salud Ambiental en la Escuela

64 VIVO SANO


VIVO SANO 59


Revista Vivo Sano nº 11  

Revista de salud y vida natural de la Fundación Vivo Sano

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you