Page 64

mayor densidad de cruces energéticos, veintiún centros secundarios asociados y entretejidos a los primarios según un diseño geométrico preciso, y multitud de centros menores, de los cuales el sistema de meridianos de acupuntura forma parte. Este complejo sistema entretejido permite, en el interior de cada canal, la circulación de cinco tipos diferentes de prana descritos por la tradición oriental. Es como si cada pista energética tuviera cinco carriles destinados al tráfico de energías de diferente velocidad y frecuencia.

Cada uno de los centros ha sido asimilado a un loto con un diferente número de pétalos. Podemos comprenderlo mejor a través de una analogía: La conciencia es como una flor que en su evolución se va expandiendo; el número de pétalos es proporcional al nivel evolutivo de la conciencia. Al florecer se expande y revela el potencial del fruto y sus semillas contenidos en el centro o cáliz de la flor de loto. Así, el loto con sus pétalos constituye un símil para referirse al tipo de energía y de frecuencia que puede procesar cada chacra,

LA FUNCIÓN DE LOS CHACRAS EXPLICA EL INFLUJO DE LAS EMOCIONES SOBRE LA ENERGÍA Y LA FISIOLOGÍA DEL CORAZÓN 64 VIVO SANO

de tal manera que del primero al séptimo las energías van aumentando de frecuencia o de número de pétalos. En el ser humano estas energías se ordenan por rangos de frecuencia, siguiendo el ordenamiento del espectro cromático, desde el espectro de frecuencias más bajo al más alto. En la medida en que se incrementa la frecuencia de los centros, tenemos un nivel mayor de información. El sistema de chacras mayores representa así siete niveles de conciencia creciente: a mayor densidad de información hay una mayor conciencia. Este sistema de ascenso en el nivel de frecuencias puede entreverse en la correlación de la banda de frecuencias del espectro electromagnético del color y de los centros: rojo para el primero de frecuencia más baja y violeta para el séptimo, la frecuencia más alta. De la misma forma, y a una escala de frecuencias inferiores, tradicionalmente se han relacionado los centros con las notas musicales. Así, se va conformando un sistema de resonancias armónicas de los centros, que abarca una escala que va desde las vibraciones más densas, como las del sonido, a las más sutiles, como las del color, hasta frecuencias superiores

Revista Vivo Sano, nº8  
Revista Vivo Sano, nº8  

Revista de salud y vida natural de la Fundación Vivo Sano