Page 42

cada persona siente la belleza de una manera determinada. En Ikebana, el estudio del arte floral, la belleza de las flores, junto con el entusiasmo, la implicación y la minuciosidad a la hora de realizar un arreglo floral, nos aporta mejoras en nuestra salud mental y física. Si partimos de la estimulación del hemisferio derecho, el infantil e inconsciente, a través de la música, el arte o la naturaleza, lograremos una satisfacción emocional, donde predomina el sistema parasimpático que produce

relajación frente al simpático que nos produce estrés. Seguro que todos nos hemos planteado: ¿Por qué me siento bien en un bosque? ¿Qué es esa sensación tan agradable después de una tormenta o junto al mar bravo? La respuesta es sencilla: iones. La clorofila que emiten las flores durante el día, las gotas de agua en proceso de agitación emanan iones negativos cuyos efectos beneficiosos para el ser humano son múltiples: mejora de los procesos respiratorios, cardiacos y metabó-

La terapia floral más básica consiste en:

licos, disminución de la ansiedad, mayor apetito sexual, recuperación de la memoria, analgesia, etc. La naturaleza nos rodea, nos cuida, nos proporciona placer y satisfacción, nos ayuda a mejorar nuestros procesos vitales y nosotros debemos responderle. En la Fundación Moa, que realiza cursos sobre arte floral, se le da mucha importancia a este dato, donde cuidar las flores es vital en nuestro propio proceso de curación. Las ondas alfa son unas ondas cerebrales que se activan cuando el

1. Escoger lentamente una flor entre varias, como si realmente conectaramos con ella, dejando a ese cerebro de niño que escoja sin pensar en la que quedaría mejor en mi casa o dejándonos llevar por nuestros gustos en cuanto al color o al tipo se refiere. Que hable aquello que llamamos intuición. 2. La observación: cada parte, el color, la textura, el olor, sus diferentes perspectivas… ¿Qué partes realmente tiene mi flor? ¿A qué huele? ¿A qué me recuerda? La memoria olfativa es la que más recuerda y la que está más unida con nuestras emociones (aproximadamente un 75% de ellas están relacionadas con este sentido). 3. Como tercer paso escogeremos un florero entre varios, solo aquel en el que nuestra flor esté a gusto siguiendo los pasos del punto número 1. La colocaremos con cuidado y observaremos la composición durante unos minutos sintiendo si realmente la flor está contenta con el resultado.

42 VIVO SANO

Revista Vivo Sano, nº8  

Revista de salud y vida natural de la Fundación Vivo Sano