Page 28

DEPRESIÓN La depresión es un padecimiento muy frecuente. Se suele asociar a la pérdida afectiva de una relación personal o de un ideal. El riesgo de obesidad aumenta en un 58% entre quienes padecen depresión. Esto está en relación con la inactividad física por la falta de ganas, con que algunos antidepresivos producen aumento de apetito y con el aburrimiento y el aislamiento social que lleva a la persona deprimida a comer para ocupar su tiempo. A veces cursa con bulimia, con apetencia exagerada por los dulces, no sólo con falta de apetito,

28 VIVO SANO

que es como nos solemos imaginar a la persona deprimida. La sensación de mayor energía momentánea que producen los dulces, hace que tiendan a comerlos. Esto tiene un efecto rebote, porque los alimentos de alto contenido glucémico, inducen una fuerte respuesta insulínica, con la consecuente bajada de glucemia y caída otra vez del estado de ánimo. Pero no hace falta estar ansioso o deprimido para comer de más o mal, puede haber múltiples cuestiones psíquicas que estén interfiriendo en la cantidad y la calidad de lo que ingieres.

Revista Vivo Sano, nº8  

Revista de salud y vida natural de la Fundación Vivo Sano