Page 24

Fatiga crónica

mo expuesto. Sin embargo, aún en la actualidad, tras muchos años de verificación dentro del ámbito de la medicina científica, muchos médicos aún no están familiarizados con la sintomatología de los afectados por los campos electromagnéticos. Esto es debido a la falta de información y al oscurantismo mediático y normativo existente en todo lo relacionado con las radiaciones y sus efectos sobre la salud. De esta forma, las verdaderas causas que llevan a muchos pacientes a las consultas acaban siendo diagnosticadas erróneamente: “hipocondriacos” y “neuróticos” son algunos de los calificativos de aquellos que padecen una enfermedad puramente orgánica causada por la exposición a las radiaciones. Para que estos errores de diagnóstico no sucedan y poder así tratar a los afectados en relación al verdadero causante de sus trastornos, las radiaciones artificiales, hay que considerar que buena parte de es-

24 VIVO SANO

Estrés crónico

tos síntomas están relacionados, tal como indica un buen número de investigaciones científicas, con una exposición a campos de extremada baja frecuencia y, especialmente hoy en día, de alta frecuencia, que puede provocar el desencadenamiento o la acentuación de alteraciones en la conducta y síntomas depresivos, estados en los que se encuentran trastocados los ciclos de melatonina y de serotonina. La serotonina, precursora de la melatonina, tiene un efecto decisivo en el estado de ánimo. La modificación de los niveles hormonales de melatonina —provocada por la inhibición de esta hormona ante la exposición a campos electromagnéticos— puede causar, en un principio, trastornos en el sueño, así como también puede ser origen de estados depresivos o desórdenes afectivos. Asimismo, conlleva una reducción de la capacidad intelectual y de trabajo, provocando estrés, ansiedad, fatiga y,

Depresión mayor

en general, trastornos neurológicos y psicológicos que conllevan un elevado riesgo de suicidio, así como enfermedades psicosomáticas como son la úlcera gástrica y ciertas disfunciones sexuales. Asimismo, estas perturbaciones de la glándula pineal se asocian con enfermedades como el cáncer. De todo ello, es fácil concluir que cuando una persona padece estos y otros trastornos hay que considerar de forma común la posibilidad de que se trate de la respuesta del organismo a la exposición a campos electromagnéticos. Por todo ello extraemos la necesidad de reconocer la realidad del medio ambiente en donde vivimos, para lograr mantener un adecuado equilibrio físico y psíquico. RAÚL DE LA ROSA Autor del libro “La enfermedad silenciada” Responsable CEM Fundación Vivo Sano

Revista Vivo Sano, nº8  
Revista Vivo Sano, nº8  

Revista de salud y vida natural de la Fundación Vivo Sano