Page 14

versos productos de este tipo y los efectos y alteraciones que numerosos estudios científicos les atribuyen: cancerígenos, irritantes, neurotóxicos, alergénicos, sensibilizantes, hormonales, anomalías congénitas, etc. El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) en sus Notas Técnicas de Prevención (NTP 521) advierte de la posible liberación de productos tóxicos desde productos de limpieza. Sin que el listado de sustancias peligrosas que se dan en tales notas técnicas sea demasiado completo, sirve, no obstante, para hacerse una idea de la inquietante mezcla química que los productos de limpieza pueden introducir en un espacio cerrado, y cuáles pueden liberar o emitir diferentes sustancias.

• Jabones y detergentes: sulfato de • alquil aril poliéter, alcohol sulfonatos, alquil fenol poliglicol éter, polietilenglicol alquil aril éter, alcoholes, alquil sodio isocianatos, formaldehído, etc.

Limpiadores universales (detergentes combinados, agentes antigrasa, disolventes y desinfectantes): amoníaco, acetato de monobutil etilenglicol, hipoclorito sódico, etc.

• Desinfectantes: fenol, cresol, hi-

poclorito sódico, sales de amonio cuaternario, amoníaco, formaldehído, etc.

Limpiacristales: hidróxido amónico, amoníaco, isopropanol, etc.

Quitamanchas y limpiatextiles: tetracloroetileno, tricloroetileno, metanol, disolventes derivados del petróleo, benceno, tricloroetano, etc.

• Disolventes de grasas: tetracloruro de carbono, tolueno, xileno, tricloroetileno, etc.

14 VIVO SANO

Desengrasantes: acetato de monobutil etilenglicol, etilenglicol monobutil éter, etc.

Productos para pulir muebles: amoníaco, nafta, nitrobenceno, destilados de petróleo, fenol, etc.

Abrillantadores de suelo: nitrobenceno.

• Aerosoles: propano, óxido nitroso, cloruro de metileno, etc.

EN EL HOGAR ENCONTRAMOS UN CÓCTEL QUÍMICO DE SUSTANCIAS ASOCIADAS A MÚLTIPLES POSIBLES PROBLEMAS SANITARIOS En el hogar encontramos un cóctel químico de sustancias asociadas a múltiples posibles problemas sanitarios. El uso de productos de limpieza puede originar cambios muy notables en la química del aire que respiramos en un hogar. Por ejemplo, se ha estudiado que los terpenos, sustancias que suelen estar en gran cantidad en muchos productos de limpieza, pueden reaccionar con el ozono presente dentro de las habitaciones originando fuertes elevaciones de la concentración de formaldehído. El formaldehído es una sustancia gaseosa a temperatura ambiente, que ha sido asociada a problemas diversos que van desde la irritación de las mucosas al cáncer. Las investigaciones también han descrito situaciones en las que pueden darse altas exposiciones a sustancias problemáticas como el 2-butoxietanol (un éter de glicol), tales como la limpieza de ventanas en un espacio con poca ventilación, o la limpieza de un baño.

Revista Vivo Sano, nº8  
Revista Vivo Sano, nº8  

Revista de salud y vida natural de la Fundación Vivo Sano