Page 36

ESPACIO SANO

La red etérica planetaria L a Tierra emite un campo electromagnético que genera un océano sutil de energía que envuelve y determina los ritmos de la vida. El electroencefalograma de los mamíferos es un fiel reflejo de la pulsación de este campo, que influye sobre las polaridades biológicas y las micropartículas de magnetita contenidas en todo nuestro organismo. Estamos dotados con programas funcionales de recepción y procesamiento de este campo, cuyas alteraciones naturales y artificiales inciden en la calidad de la vida. Poseemos, por ejemplo, una especie de radar u órgano magnético integrado por la actividad coordinada de la epífisis, el hipotálamo y la hipófisis, que regula el equilibrio neurovegetativo y hormonal.

36 VIVO SANO

El campo magnético terrestre se proyecta más allá de la atmósfera, e interactúa con el campo electromagnético del Sol, determinando la forma e intensidad de la magnetosfera que nos envuelve. Vivimos en un campo de interacción entre la tierra y el cielo y, dentro de ese campo, cada zona de la Tierra expresa su campo magnético local. Todo el campo pulsa en una caverna de resonancia entre la litosfera y la ionosfera, estableciendo patrones de frecuencias que se han inscrito en nuestros programas celulares. Como antenas de una longitud de alrededor de 1,70 metros, los seres humanos estamos interactuando con frecuencias alrededor de 100 megahercios. Podemos considerar el ADN de cada célula como una antena de dos metros de longitud, que resuena a una frecuencia de 150 megahercios.

Al unir las espirales del ADN de todas las células obtenemos una antena de unos diez mil millones de kilómetros cuya frecuencia de resonancia nos comunica con todo el sistema solar. Todas las rocas de la litosfera conforman el esqueleto de la Tierra. Los ríos internos y externos conforman el sistema circulatorio. Las selvas son el sistema respiratorio y la biosfera toda constituye la antena inteligente de la tierra, allí donde la frecuencia de todos los reinos se eleva en la resonancia autocreativa de la vida orgánica. Gaia, la tierra viva, puede ser vista como un proceso dinámico de comunicación armónica entre sus distintos órganos y sistemas, como las placas continentales, los océanos, los ríos, las selvas y las especies animales. Frente a los incendios forestales o las ondas epidémicas,

Revista Vivo Sano nº 12  
Revista Vivo Sano nº 12  

Revista de salud y vida natural de la Fundación Vivo Sano