Page 1

EL ARTE DE VIVIR EN PAZ

Por una nueva Consciencia y una nueva Educaci贸n

Por: Pierre Weil Traducci贸n del portugeues al espa帽ol por la Fundaci贸n Unidas para fines didacticos.


PREFACIO: Por una Nueva Educación La Universidad para la Paz, creada por las Naciones Unidas en Costa Rica, manifiesta su reconocimiento a Pierre Weil por su trabajo que va desarrollando al frente de la Fundación Ciudad de Paz y, por el de la Universidad Holística Internacional de Brasilia. Ha dejado una marca la contribución de Weil a un tema fundamental de nuestra época: la Educación para la Paz. Como él subraya en su obra, después de siglos y muchos milenios de silencio, la educación para la paz por fin florece en nuestro planeta. Llegan a nosotros, sin cesar, noticias sobre el establecimiento de cátedras para la paz y nuevas enseñanzas a este respecto. Existe ahora un gran interés por este asunto en diversos sectores de la humanidad. A esta eclosión de actividades se aplica la observación de Leibniz, prediciendo que la humanidad quedaría fascinada y sería absorbida por las facultades del análisis de la ciencia de tal forma que, durante siglos, disecaría la realidad y se olvidaría de la síntesis, de lo universal. Más él previó, también, que la complejidad de nuestros descubrimientos nos forzaría, temprano o tarde, a retornar a la universalidad, la globalidad. El momento llegó, como demuestra todos los días nuestro nuevo abordaje en las relaciones con la Tierra, la naturaleza, las comunidades humanas, las unidades de la ciencia, y el carácter multidisciplinar de la investigación y los estudios. El adjetivo “holístico” todavía asusta algunas personas. Que no se inquieten. Se trata simplemente de una palabra griega “kath holikos”, que se refiere a la totalidad, a lo universal. Esta palabra fue consagrada en la expresión “Iglesia Católica”, que quiere decir “Iglesia Universal”. No voy a detenerme a analizar la obra. Cabe al lector y a los profesores la tarea de descubrirla, apreciar sus aportes e importancia para compartir, como espero, con el entusiasmo que he sentido. Fui encargado de la coordinación durante años de las 32 instituciones especializadas y de los programas mundiales de las Naciones Unidas, tuve que enfrentar la complejidad creciente de conocer las preocupaciones humanas, en los aspectos físicos, científicos, intelectuales, morales, éticos y espirituales. También yo, después de largas reflexiones y observaciones, fui teniendo en cuenta procurar un enfoque holístico para comprender y sintetizar el movimiento de la humanidad en ese sentido, a lo largo de dos siglos. Fue ese esfuerzo de síntesis que me valió el premio de Educación para la Paz de la UNESCO, en 1989. Muchas escuelas ya comienzan a aplicar esta visión holística de la educación y me fue dada la honra de bautizar con mi nombre algunas de ellas. Pierre Weil y yo le debemos un gran reconocimiento a la UNESCO por su acogida benevolente en estos intentos de enseñanza universal, que pueden parecer utópicos para algunas personas hoy en día. Pero las utopías de hoy acostumbran volverse realidades un mañana -La existencia de las Naciones Unidas y del Nacimiento de la


Comunidad Económica Europea son buenos ejemplos de esta situación-. Un día, la utopía de una comunidad mundial, de una nación terrestre unida, también será una realidad. Como dijo Schopenhauer, “toda verdad pasa por tres estados: primero es ridiculizada, después violentamente combatida, y finalmente, ella es aceptada como evidente”. En nombre de la Universidad para la Paz, envío sinceros agradecimientos a Pierre Weil y a la UNESCO. Quiera Dios que esta obra sea la piedra angular para una nueva educación en el umbral del tercer milenio. Robert Muller Universidad para la Paz de la Organización de las Naciones Unidas en Costa Rica.


INTRODUCCIÓN: Durante casi sesenta años de existencia de la Organización de las Naciones Unidas, y particularmente de la UNESCO, fueron hechas innumerables investigaciones sobre el origen de las guerras y los medios para establecer la paz en el mundo. Inspirada en sus conclusiones y los trabajos de organismos internacionales, una pedagogía de la paz está en plena gestación. En todos los lugares del mundo los educadores, científicos y especialistas de diversas áreas trabajan en este proyecto. Pero, ¿por qué tantas personas se ponen a investigar este asunto al mismo tiempo? La respuesta se encuentra en la insatisfacción que gran parte de la población va sintiendo en cuanto a las formas tradicionales de pensar, sentir y relacionarse. Hay individuos que rechazan la fragmentación de la vida que nos fue impuesta a lo largo de cinco siglos del imperio absoluto de la razón. Está naciendo, en este momento, una nueva percepción de las cosas, que busca restituir la unidad al conocimiento, como el objetivo de lograr la sabiduría y la plena consciencia. Esta nueva percepción es también llamada “visión holística”. Pero, para que pasemos este estado actual, es necesario formar los maestros de la nueva época. En otras palabras, la educación debe comenzar por los propios profesores. El ejemplo de su paz interior, su habilidad para irradiarla y desarrollarla le permitirá que caminemos rumbo al futuro. Al final, ¿cómo se puede pretender cambiar a otros sino es comenzando por nosotros mismos? Indicar a los educadores los medios pedagógicos por los cuales alcanzarán la transformación de su propia consciencia y de sus alumnos es el objetivo principal de este manual. A pesar de que nos hemos inspirado en gran parte por los trabajos de la UNESCO, el contenido de esta obra es de nuestra entera responsabilidad 1. Esperamos que El Arte de Vivir en Paz ayude a construir una nueva visión que requiere el momento. Si tenemos éxito, estimularemos un cambio profundo en la actitud y el comportamiento de la población del planeta. Y el esfuerzo habrá valido la pena.

1

La Asamblea General 26 de la UNESCO recomendó el presente volumen como un nuevo método holístico de educación para la paz en 1992, después de su publicación en francés e inglés.


INTRODUCCIÓN A LA NUEVA EDICIÓN: Ya pasaron casi quince años desde que escribí la presente obra, en 1990. Yo tuve una relativa certeza del éxito del método, pues había realizado en mi mismo durante veinte años anteriores una síntesis entre lo que aprendí con maestros occidentales y orientales; ignoraba en aquella época que yo me estuviera adelantando a las recomendaciones de la Declaración de Venecia de la UNESCO. Yo estaba también realizando los primeros seminarios del Arte de Vivir en Paz (Avipaz). En esta nueva edición, podemos afirmar que la experiencia confirma, en el plano intercultural, el acierto de esta misma visión, Digo intercultural porque, en este largo espacio de tiempo, hubo innumerables aplicaciones del seminario El Arte de Vivir en Paz no solamente en Brasil, sino en varias partes del mundo. En Brasil fue incorporado como seminario introductorio de formación holística de base, una formación de adultos que dura más de dos años en la cual se aplica el modelo de este libro. Es parte todavía de una metodología de Educación para la Paz y Plena Consciencia titulado Arte de Vivir la Vida, también publicado bajo forma de libro. Fueron millones de personas que pasaron por ese proceso. En acuerdos entre Unipaz y secretarías de educación y con contratos con empresas privadas, Avipaz penetró en la educación pública y privada de toda Brasil. Pero recientemente, se quería formar jóvenes líderes, y Unipaz comenzó una experiencia muy bien recibida por seiscientos policías del Distrito Federal, despertando valores reprimidos y contribuyendo para dar al policía, en esta época de violencia, mayor sentido de su responsabilidad humana. El plan se va a extender a otros estados. Esta experiencia contó con el apoyo de la UNESCO y en las personas de Marlova Jovchelotivch Noleto, coordinadora del Área de Desarrollo social, proyectos transdisciplinares y el programa de cultura de la paz, y del señor Jorge Werthein. En Vitória, Avipaz fue aplicada en prisioneros por Dalila Lublana, proyecto que tuvo un transformación al punto de tener en cuenta a los guardias que pidieron participar en la formación. Conviene citar todavía una importante iniciativa en el plano político y empresarial del prefecto de Altinópolis, Marco Ernani. Después de participar de la formación holística de base, Marco Erani resolvió aplicar todo lo que aprendió en su municipio. El espíritu de Avipaz comienza a reinar, en estos dos primeros años, en todo el municipio. Todos los profesores de enseñanza pública ya hicieron Avipaz, así como todos los dirigentes de le prefectura. Fuera de Brasil, ya en 1992 aplicamos Avipaz en un seminario de la UNESCO en Kartum, Sudán, para musulmanes africanos de lengua inglesa de toda África. El entusiasmo fue tanto que afirmaron que mucho de lo que Avipaz transmite Mohamed ya habló. En Escocia, en la comunidad de Findhorn, formamos los primeros facilitadores de lengua inglesa, algunos de los cuales aplicaron Avipaz ahora en las escuelas públicas. Este trabajo en Brasil fue necesitando la formación de facilitadores, que exigía un trabajo especial de redacción del manual metodológico y el manual del participante.


Esta contribución bastante meticulosa y trabajosa fue supervisada por Lídia Reboucas, a quien le estamos muy gratos. Asimismo también a la preciosa contribución de Felipe Ormonde enseñando Avipaz en español en los países de América Latina. En Israel, la Universidad de la Paz (UNIPAZ) ha realizado con mucho éxito experiencias de aproximación entre árabes y judíos. En Francia, Bélgica y Portugal, Unipaz realiza programas semejantes con un gran público. Una experiencia realizada por Unipaz, con Roswita Lanquelin, y Antonella Verdiani de UNESCO, con jóvenes inmigrantes magrebianos en situación de riesgo, obtuvo un inicio de transformación gracias al desarrollo de su creatividad artística y poética. Durante estos quinces años muchas cosas acontecieron en el plano social e internacional: la caída del Muro de Berlín, la creación oficial de la Unión Europea, con una moneda única, el euro, las guerras de Kuwait, Afganistan e Irak, la destrucción de las torres gemelas en Nueva York el 11 de septiembre de 2011, el aumento del terrorismo ligado al narcotráfico, el aumento de la capa de ozono, el fenómeno del Niño y más recientemente el de la Niña, el enfrascamiento de acuerdos internacionales sobre el medio ambiente, entre otros. Todo esto nos llevó a actualizar en este libro la Rueda de la Destrucción, que nos muestra como tantas cosas cambian, unas para mejor, otras para peor. Entre los aspectos que han mejorado, conviene destacar el aparecimiento progresivo de una generación de “mutantes”, que dicen ser tocados por una crisis existencial, por una plena transformación de su consciencia y valores en dirección a la paz, el amor y la sabiduría. Conviene todavía señalar, que bajo la influencia del movimiento feminista, estamos tomando consciencia de que todavía nos encontramos inmersos en una cultura masculina, dominada por los hombres, como una represión de lo femenino fuera y dentro de ellos mismos. Esto lleva al énfasis de los negocios, el mundo de la razón, el pensamiento dialéctico, la efectividad, y una represión de los sentimientos del amor, la amistad, la ternura, la intuición y la afectividad. Con esto estamos comenzado a comprender que el cambio de paradigma descrito en este volumen es en realidad una evolución de la fase patriarcal a una fase andrógena, en la cual se reintroducen y recuperan el amor y otros valores femeninos casi perdidos. Yo trato de este descubrimiento en el libro “El fin de la guerra entre los dos sexos”, En los Estados Unidos, el creador y ex dirigente de las tarjetas Visa en el mundo de 22.000 bancos ha descubierto por sí mismo el cambio de paradigmas y lanzado internacionalmente lo que él llama la alianza “Caórdica”, que consiste en introducir un nuevo paradigma holístico en las empresas del mundo todavía dominadas por el principio mecanicista del mando/control. El presente libro fue publicado en seis lenguas: francés, inglés, español, alemana, catalán y portugués. Otro evento bastante positivo fue la instauración por la ONU y por la UNESCO del año internacional de la Cultura de la Paz, cuya implementación en la Década de la


Educación para una Cultura de la Paz destaca a Avipaz como uno de los instrumentos más preciosos para auxiliar la institución de una Cultura de la Paz en el mundo. Por otra parte, dos de los organizadores del año internacional se habían inspirado en Avipaz cuando participaron en un seminario en París. El movimiento de Cultura de la Paz en Brasil, bajo la influencia de Jorge Werthein, que asumió una proporción gigantesca, porque consiguió más de seis millones de suscriptores, ubicándose en el segundo lugar después de la India. Este impulso se tradujo en su implementación en innumerables universidades de Brasil. En fin, conviene señalar la publicación por Basarab Nicolescu del “Manifiesto de la trandisciplinariedad”, aplicando la Declaración de Venecia que se desarrolla paralelamente con el movimiento holístico del cambio de paradigmas. El espíritu de trandisciplinariedad está presente en este volumen, incluida la Carta Magna,en los anexos. Antes de este inmenso esfuerzo de educación, no es de extrañar pues, que se haya otorgado una distinción en París el en 2000, el premio UNESCO de la Educación para la Paz, y que nuestro libro haya sido señalado como expresión del movimiento pionero de síntesis entre métodos fragmentados de Educación por la Paz por el Bureau Internacional de Educación de la UNESCO, en Ginebra. Esta presente edición en portugués fue enriquecida, además de esta introducción, por documentos preciosos, entre los cuales están la Declaración de Venecia, dos declaraciones respecto a la Cultura de la Paz, una conclusión y una revisión bibliográfica.


MODULO 1: METODOLOGÍA: Este libro procura asociar datos teóricos y recomendaciones para ser transformadas en planos de acción pedagógica. Así, cada exposición teórica será acompañada de una orientación metodológica que auxilia el educador a desarrollar y despertar el sentimiento de la paz. Recomendamos la alternancia entre el estudio teórico con las experiencias vividas. Sugerimos al educador que confronte el contenido de este manual con su práctica. Hay que tener en cuenta todos los consejos que la vivencia escolar nos da. No tema compartir las conquistas con sus colegas, porque ellos pueden trazarle puntos de vista nuevos y enriquecedores. Para facilitar el trabajo de formación de profesores, optamos por dividir el material teórico y las recomendaciones contenidas en este volumen en tres módulos. Cada uno de ellos contiene: 1. Texto fundamental, que resume los aspectos principales del tema y la situación actual de la investigación correspondiente. 2. Lista de métodos y técnicas pedagógicas recomendadas. 3. Relato de obras esenciales para su referencia y consulta. El contenido de este programa obedece a las recomendaciones de varios textos producidos y patrocinados por la UNESCO, los cuales son: 1. Preámbulo del Acto constitutivo de la UNESCO 2. Recomendación sobre la educación para la comprensión, y cooperación de la paz internacional, la educación relacionada con los derechos del hombre y las libertades fundamentales (1974) 3. Manifiesto de Sevilla sobre la violencia (1986) 4. Declaración de Venecia sobre la Ciencia frente a los límites del conocimiento (1987), ratificada por la declaración de Vancouver (1989), por la declaración de Paris (1990) y por la declaración de Belén (1992) 5. Encuentro preparatorio para la reunión internacional de expertos en Yamoussuokro sobre La Paz en el Espíritu de los Hombres (1989) 6. Declaración de Yamousuokro sobre La Paz en el Espíritu de los Hombres (1989) Todos estos métodos indicados se inspiran en conocimientos acumulados por diversas culturas. Acreditamos que la síntesis de las fuentes del saber tienen diferentes contribuciones para el entendimiento internacional, en la medida en que ayuda a diluir o a desaparecer la intolerancia. De este modo, sigue una lista parcial de las actividades pedagogías que discutimos en esta obra: 1. Métodos de educación “activa” provenientes de Europa. 2. Métodos expositivos, común a todas las culturas.


3. Métodos dialécticos, practicados en muchas de las principales culturas. 4. Diferentes tipos de Yoga de la India, Nepal y del Tíbet. 5. Tai chi chuan, tal como es practicado en la China. 6. Artes marciales pacíficas practicadas en Japón y China. 7. Danza. 8. Música. 9. Artes plásticas. 10. Teatro y entretenimiento. 11. Juegos educativos folclóricos. 12. Técnicas de la prensa, radio, TV, publicidad y propaganda. 13. Técnicas de entrenamiento y formación de organizaciones empresariales. 14. Métodos de la no violencia inspirados en la India. 15. Métodos de resolución de conflictos. 16. Métodos para despertar la sabiduría del amor, ligada a tradiciones africanas, chamanistas, judías, cristianas, musulmanas, hinduistas, budistas, entre otras. 17. Métodos de psicoterapia individual y en grupo. Hacemos un trabajo de aproximación desde muchos conocimientos, en el sentido de educarnos en una visión holística, síntesis de todos los saberes, al mismo tiempo que respetamos la diversidad que cada uno contiene. Volveremos a este asunto más adelante. Comenzaremos por una introducción sobre los aspectos teóricos de nuestro programa. Se destaca el aparecimiento de una nueva concepción de la vida, por la necesidad de tomar consciencia de su influencia decisiva sobre la educación de la paz. El tema que presentaremos se basa en un método de sensibilización elaborado a lo largo de veinte años de una investigación titulada La Danza de la Vida en el Cosmodrama. Su objetivo era descubrir personalmente la paz, relacionada con unos estados determinados de la consciencia. Esta investigación fue realizada por el Departamento de Psicología de la Universidad Federal de Mines Gerasi en la cátedra de psicología transpersonal. Comencemos entonces la exposición de los principios teóricos que justifican esta nueva visión de la educación de la paz.


MODULO 2: UNA NUEVA CONCEPCIÓN DE LA VIDA: Nunca estuvimos tan cerca de la paz. Pero nunca, al mismo tiempo, ella nos ha parecido tan distante. Podemos ya curar las enfermedades que hace poco tiempo atrás eran terriblemente mortales. De los escritorios de los científicos brotan plantas y animales que la naturaleza no conocía. En los laboratorios que parecían creados en las películas de ciencia ficción, surgían robots capaces de ejecutar todo tipo de servicio, desde la labor doméstica hasta la investigación espacial. Vemos todos esos aparatos electrónicos que espían los confines del universo, en busca de nuestros eventuales vecinos distantes en nuestra aventura de vida. Los médicos se osaban en substituir corazones, riñones, por miembros fabricados como órganos biónicos, pensados desde las oficinas de los científicos. Maravilloso. Pero si damos vuelta a la hoja, nos podemos dar cuenta de otros resultados de los productos creados por estos desarrollos: miseria, violencia y miedo. La humanidad desde la antigüedad ha alcanzado el umbral de una nueva era y vida, a través de un crecimiento doloroso. Deberíamos de aprender, pero todavía no sabemos portarnos como gente grande. Acumulamos conocimientos en cantidad. Pero, falta sabiduría para usarlos, puesto que podemos destruirnos en el mundo que habitamos. Afortunadamente, una nueva consciencia se está estableciendo en el espíritu de gran parte de las personas. Ella inspira otra manera de ver las cosas en la ciencia, la filosofía, el arte y la religión. Somos los espectadores privilegiados y los actores principales de este acto de la comedia humana. Se trata de un momento de síntesis, integración y globalización. En esta fase, la humanidad es llamada a juntar todas las partes que ella misma separó en cinco sentidos que se subordinaban a la dictadura de la razón. Este esfuerzo comienza a ser necesario porque la crisis de la fragmentación ha llegado a los límites extremos de amenazar la sobrevivencia de todas las formas de vida en la tierra. Dividimos arbitrariamente el mundo en territorios, en los cuales matamos y morimos. Ya se producen armas nucleares que pueden destruir varias veces nuestro planeta. Esta locura y competencia tan feroces ignoran lo obvio: no habrá una segunda tierra para ser destruida, y ninguna otra cosa alguna para accionar el gatillo atómico después de la primera vez. Quebramos el conocimiento en unidades y distribuimos sus pedazos entre especialistas. A los científicos les damos la naturaleza; a los filósofos, la mente; a los artistas, lo bello; a los teólogos, el alma. No satisfechos, fragmentamos la propia ciencia, dividiéndola en dominios como la matemáticas, la física, la química, la biología, la medicina y en otras tantas disciplinas. Lo mismo ocurre con la filosofía, el arte y la religión, cada una de ellas la dividimos


hasta el infinito. Como consecuencia, el mundo del saber se torna una verdadera torre de babel, en el que los especialistas hablan cada cual su lengua y ninguno se entiende con el otro. Pero la más amenazadora de todas las fragmentaciones es la que separa en los hombres el cuerpo de la emoción, de la razón y de la intuición, porque nos impide racionalizar con el corazón y sentir con el cerebro. El autor de la teoría de la relatividad, Albert Einstein demostró en el siglo pasado que todo el universo está formado por la misma energía 2, del modo contrario, como era visto antes de manera diferente el hielo del vapor, y en último caso, del agua. De este modo, la fragmentación sólo existe en el pensamiento humano, cuya propiedad esencial es justamente clasificar, dividir y fraccionar para en seguida, establecer relaciones entre los fragmentos. Recuperar la unidad perdida significa reconquistar la paz. Pero está vez, no se trata de derrotar un enemigo extranjero. Porque la paz mora dentro de nosotros mismos. Ella tiene la fuerza de reencontrar al hombre racional con sus emociones e intuiciones. Fue la propia ciencia moderna que comenzó a exigir el surgimiento de una nueva consciencia. Incapaces de responder a las mismas cuestiones que se formulaban nuestros físicos, ahora salen en búsqueda de la psicología, la religión y las más importantes tradiciones3 de la humanidad. El encuentro entre la ciencia moderna, los estudios transpersonales y las tradiciones espirituales constituye lo que llamamos la visión holística. Es importante que tengamos una clara noción de este cambio de visión y las consecuencias que trae para la educación. Examinemos ahora como el propio concepto de paz fue afectado por la especialización del conocimiento (ver cuadro 1)

Visión fragmentada de la energía 2

3

Lupasco, S. Las tres materias. París: Julliard, 1960. Norel, G. Historia de la materia y de la vida- las transformaciones de la evolución. París: Malones, 1984 Este encuentro transdisciplinar y objeto de unas de las recomendaciones de la Declaración de Venecia, fue elaborado con el patrocinio de la UNESCO. “La ciencia ante los límites del conocimiento”. Coloquio Internacional La Declaración de Venecia. París: de. Le Félin. Colección Ciencia y Conocimiento, 1987.


Formas de manifestación de las ciencias correspondientes Cuadro 1

Naturaleza

Hombre

Sociedad

Forma de Materia manifestación de la energía

Vida

Información

Ciencias correspondientes

Biología

Cibernética

Forma de Cuerpo manifestación de la energía

Vida

Mente

Ciencias correspondientes

Fisiología

Psicología

Física

Anatomía

Forma de Hábitat Vida social Cultura manifestación de Alimentaci y política la energía ón Ciencias correspondientes

Economía

Sociología

Antropología

LA VISIÓN FRAGMENTADA DE LA PAZ: A toda acción corresponde una reacción. Esta verdad tan cristalina es frecuentemente ignorada por la cultura de la fragmentación. Así, es interesante observar como sujeto y objeto, no en la experiencia de lo real, están siempre e irremediablemente separados, del mismo modo que causa y efecto. Los peligros de estos conceptos son evidentes, los ejemplos son innumerables. Nos comportamos como si pudiéramos cortar todos los arboles, como si tuviéramos un salvo conducto para destruir ríos y océanos que el planeta nos brinda. Nuestras relaciones con los demás hombres no son del todo diferentes: somos agresivos con las personas que se acercan a reclamarnos por las diferencias que tenemos. Hacemos como si nosotros no viéramos las consecuencias, como si fuéramos las víctimas que no pueden jamás ser afectadas de nuevo por el otro. Esta visión fragmentaria de lo real bien podría ser llamada la cultura de la irresponsabilidad, en la medida en que refuerza una confortable ceguera que es muy peligrosa en las relaciones sociales entre sujeto y objeto . LA PAZ COMO UN FENÓMENO EXTERNO AL HOMBRE:


Uno de los principales errores que cometemos al hablar de la paz consiste en verla como una apariencia, como algo externo al hombre. Así, decimos que los hombres viven en paz sino están en guerra, cuando el conflicto no es evidente. Si nos encerramos en esa noción de la paz, nuestras preocupaciones se concentran en el tratamiento del conflicto y sus causas específicas. Así, todo lo que buscaremos será el desarme a nivel general. Obviamente, esto es apenas uno de los dos lados del problema, pero es el menos importante. Más que la ausencia del conflicto, la paz es un estado de consciencia. Ella debe ser procurada no en el mundo externo, sino principalmente en el interior de cada hombre, comunidad y nación. De nada sirve desarmar a todos los hombres. Ellos continuarán matándose los unos a los otros si sus espíritus no se forman de manera pacífica. En la primera oportunidad, producirán aparatos más mortíferos para destruirse mutuamente. La paz está dentro de nosotros. En otro estado no existe. Si vemos el espíritu de los hombres que comienzan las guerras, entonces, como dijo Robert Muller en 1989 “la tierra se moldeará en una nueva consciencia, capaz de poner en término toda violencia” 4

Para entender mejor a donde nos ha llevado la visión de la paz como un fenómeno externo al hombre, realicemos el siguiente raciocinio: donde no hay odio no hay guerra; es más, no habrá nunca; si tampoco existiera el conflicto armado las armas tampoco; pero, si no transformamos el espíritu de los hombres, bastará que alguien fabrique una munición, y el conflicto explotará mucho más fuerte que antes. El odio habita en el interior de los hombres. Las armas son solamente una señal exterior del espíritu de ellos. Si viéramos solamente la paz como la ausencia de la guerra, fundaríamos la cultura de la no-consciencia de los hombres. Físicamente estaríamos satisfechos con el desarme, retirando las armas. Si la paz fuera un fenómeno apenas externo al hombre, su naturaleza sería cultural, jurídica, social, política o económica. En resumen, las ciencias sociales podrían, por sí mismas, desmantelar todos los mecanismos por lo cuales los pobres guerrean y los hombres entran en conflicto. No sólo es así. La paz es un fenómeno más complejo, que exige contribuciones de otras ciencias y otros saberes para ser explicada. Al afirmar esto, no estamos desmeritando las enormes contribuciones que las ciencias sociales han dado para el conocimiento de las causas y el desenvolvimiento de la guerra y la paz. Teniendo en cuenta el cuadro de referencias externas a los hombres, podemos distinguir dos estados diferentes de la paz: 1. La paz vista como ausencia de la guerra y el conflicto da énfasis en el tratamiento del conflicto y de sus causas en el desarme general, conforme a lo dicho anteriormente. Esta visión desarma a los hombres, resuelve las causas específicas de una guerra, pero es ineficaz para desarmar el espíritu de los hombres. Algunos autores entienden que el conflicto por sí es constructivo y evolutivo. El 4

Bosc, R. Sociología de la paz. París, 1965.


problema de las guerras no estaría en él, sino en la violencia, especie de degeneración del conflicto. La matanza de inocentes o la agresión pura y simple se originan en una incapacidad de obtener el consenso, la solución civilizada de los conflictos 5. Varios especialistas en derecho internacional insisten resolver la cuestión de la violencia substituyendo el concepto de guerra justa por el de derecho a la paz. En otras palabras, ellos quieren substituir la ley de la fuerza por la fuerza de la ley6. Según esta visión, la función de los tribunales internacionales es la resolución de los conflictos. Los jueces partirían de un principio esencial: los hombres tienen el derecho a la paz. Esta perspectiva nos parece justa, pero es insuficiente para prevenir la eclosión violenta de los conflictos. No la previene propiamente dicho, pues ha prevalecido de manera enraizada entre los dos polos del mundo la “paz armada”. Existe asimismo una antiquísima máxima militar que resume el problema:”Si quieres la paz, prepárate para la guerra”. Ese principio es enseñado y desarrollado en las escuelas militares. Ella presenta una paradoja fundamental: la función esencial de las fuerzas armadas es mantener la paz por medio de la fuerza. Cuando la organización de las Naciones Unidas envía sus famosas fuerzas para actuar en un determinado país, este es el principio aplicado. La postura opuesta consiste en afirmar: “Si quieres la paz, prepárate para la paz”. En esta óptica se incluyen los esfuerzos del desarme iniciados por la Sociedad de las Naciones, antecesora de la ONU. Cabe anotar, en tanto que ésta tiene que ser aplicada de manera completa, con la condición de que sea multilateral, que se extienda a todas las naciones sin excepción. En el caso contrario, corremos el riesgo de asistir a la dominación de muchas naciones indefensas por parte de una nación armada. Este es el argumento esencial para que las naciones tengan sus ejércitos en los mismos niveles. Podríamos citar como antecedente los conquistadores europeos -armados hasta los dientes- que masacraron las pacíficas poblaciones indígenas, explotándolas y esclavizándolas. Los científicos de la política intentan explicar el problema a partir de un punto de vista, también ahora externo al hombre. Según ellos las competencias y propiedades nacionalistas son factores importantes de la guerra. Para ellos, la paz se alcanza por medio de un gobierno mundial, del cual las Sociedad de las Naciones y la ONU constituyen una fase preparatoria. 2. La paz vista como un estado de armonía y fraternidad entre los hombres y las naciones parte del presupuesto que sobre el trabajo directo y constructivo sobre los grupos y las sociedades se pondría fin definitivamente a las guerras. Escuelas, periódicos, televisión, cine, teatro, informática serían los vehículos invitados a participar en esta reeducación de la sociedad, con el objetivo de pasar de este plano a las actividades colectivas. Ese es también un foco de la acción de la UNESCO 7. “Ausencia de violencia y guerra” o el “estado de armonía y fraternidad” pueden ser 5 6

7

M´Bow, y otros. Consenso y paz. París: UNESCO, 1980. Ference, B; Keyes, Jr. Planeta de los ciudadanos del mundo. Prefacio de Robert Muller. Quebec: Knowlton, 1989. UNESCO. La educación en las medias. París: UNESCO, 1994.


clasificados como las partes de una misma categoría, que es el respeto en las relaciones entre los hombres. Esto se llama “ecología social”. Puede entenderse esta noción de paz como estado de armonía con la naturaleza y el planeta. La propia UNESCO defiende la unión de los problemas del medio ambiente con los de la seguridad mundial y de la paz, conforme dice en la Declaración de Responsabilidades Humanas para la Paz y el Desarrollo Sustentable: “Todos los seres pertenecen inseparablemente a la naturaleza, sobre la cual se erigen la cultura y la civilización humana. La vida sobre la Tierra es diversa y abundante. Ella es el sustento del funcionamiento ininterrumpido de los sistemas naturales que garantizan la provisión de energía, aire, agua y nutrientes para todos los seres vivos, que dependen unos de otros y del resto de la naturaleza para su existencia, sobre la base de su mismo desarrollo. Toda manifestación de la vida sobre la Tierra es única, razón por la cual debemos respetarla y protegerla, independientemente de su valor aparente para la especie humana” De este modo, no podemos pensar en la paz sin relacionarla con el concepto de “ecología planetaria”8. Hasta aquí, hablamos de la educación de las sociedades y naciones, mencionamos los tribunales internacionales y el gobierno mundial. Como se puede percibir, tratamos categorías generales que se refieren a amplias comunidades de hombres y mujeres. Examinemos ahora una nueva perspectiva, que se refiere al sujeto. Hablemos por lo tanto sobre la paz interior.

LA PAZ EN EL ESPÍRITU DE LOS HOMBRES: Este punto de vista corresponde al contenido del Preámbulo del Acto Constitutivo de la UNESCO, que afirma: “Las guerras nacen en el espíritu de los hombres, y en ellos, primero que todo, debe ser erguida la defensa de la paz. Podríamos llamar a esta tesis el nombre de “ecología interior o personal” 9

Muy frecuentemente citado, este preámbulo ha sido poco aplicado, como lo demuestra un estudio que publicamos recientemente 10. Esa investigación revela, a partir de datos de la UNESCO, que de 310 instituciones consagradas a la enseñanza e investigación sobre la paz, solamente un cuarto de las disciplinas estudiadas por ellas mismas tienen una relación eventual con la paz interior. Apenas el 14% de los trabajos de investigación realizados se concentran en este asunto. Es la idea de que en el espíritu de los hombres comienzan las guerras la base de la Declaración de Yamoussoukro, que también admite dos variantes: 8

9 10

UNESCO. “Recomendación sobre la educación para la comprensión, la cooperación de la paz internacional y la educación relativa a los derechos de los hombres y las libertades fundamentales. UNESCO, 1974. UNESCO. Declaración de Yamoussoukro. París: UNESCO, 1989. Brundtiand, y otros. Nuestro futuro en común. Oxford y Nueva York: Oxford, 1987. UNESCO. Acto Constitutivo. París: UNESCO. Weil, P. La paz en el espíritu de los hombres. Sao Paulo: Thot, No. 53, 1990.


1. La paz como el resultado de la ausencia o disolución de los conflictos intrapsiquicos. Esta es una tesis de naturaleza psicoterapéutica, según la cual la paz será posible por medio del restablecimiento del equilibrio entre el ello y el super-yo, o en otras palabras, entre el corazón y la razón, y entre el instinto y el corazón. 2. 2. La paz como un estado de armonía interior, resultado de una visión no fragmentada del saber. Esta es una tesis de naturaleza espiritual, ligada a las grandes tradiciones de la humanidad11, así como a los recientes trabajos de psicología transpersonal. Se caracteriza por ser inseparable del amor altruista y desinteresado. Uno de los principales objetivos de esta armonía interior es integrar la ciencia (no en el caso de la psicología) con la tradición espiritual. Recordad, de paso, que estas dos aéreas del conocimientos se han separado a lo largo de los dos últimos dos siglos por el dominio absolutista de la razón. En resumen, la visión fragmentada de la paz nos pone en contacto con tesis limitadas, como expresión de los especialistas fragmentadores del conocimiento. Todas sus verdades no abordan de manera completa el problema de la paz. Antes por el contrario, nos dan el porqué la guerra es un drama aparentemente insoluble en nuestras vidas.

LA VISIÓN HOLÍSITICA DE LA PAZ: Una nueva visión de la paz sería ciertamente holística. Ella tendría en cuenta todos los aspectos, pero como se trata de una síntesis, va más adelante. Esta visión innovadora de la paz implica: 1. Una teoría no fragmentada del universo, según la cual la materia, la vida y la información son apenas formas diferentes de manifestarse la misma energía. 2. Una perspectiva que tiene en cuenta cada hombre, la sociedad y la naturaleza, es decir, la ecología interior, la ecología social y la ecología planetaria. Estos tres aspectos están estrechamente ligados y en constante interacción. Según este punto de vista, la paz es al mismo tiempo felicidad interior, armonía social y relación equilibrada con el medio ambiente. Así, no puede haber una verdadera paz en el plano personal cuando se sabe que reinan la miseria y la violencia, ni tampoco en el plano social ya que la naturaleza amenaza destruirnos porque la hemos devastado. La visión de la consciencia holística implica un desaparecimiento progresivo de las fronteras humanas. Comenzamos por la personal, cuyas características egocéntricas disminuyen cuando se abre para la sociedad en que vive. Allí hay una evolución, que puede ir más lejos. Progresivamente, el individuo descubre que su vida y la de sus semejantes dependen de un delicado equilibrio ecológico: la consciencia socio-centrada se desborda en la consciencia planetaria. Pero está, no puede seguir siendo egocéntrica, o sea, en vista de nuestra perspectiva 11

Krishnamurti. La última y primera libertad. Prefacio de Aldous Huxley. París: Stock, 1954.


limitada desde nuestro planeta, debe ir hacia el centro del universo. Una visión holística es pues una consciencia cósmica de naturaleza transpersonal, trans-social y transplanetaria, integradas las tres en una perspectiva más amplia. El estudio de la administración de la paz, por eso, debe ser el resultado de un trabajo interdisciplinar y transdisciplinar, o sea, un esfuerzo de integración de varios saberes que la humanidad ha desarrollado a lo largo de su historia. Así como la paz, la educación también puede ser concebida en una perspectiva fragmentada, dividida y deformada. Es el momento de optar por una nueva pedagogía, más completa y explicativa. Esto es lo que vamos a examinar ahora.

LA EDUCACIÓN FRAGMENTADA: Lo que hoy en día se denomina como “educación” es confundido frecuentemente con “enseñanza”. Expliquemos las diferencias entre estos dos conceptos. La enseñanza se dirige exclusivamente a las funciones intelectuales y sensoriales. Trata de una simple transmisión mental, que aumenta el volumen de conocimientos en formas de opiniones. Este papel está tradicionalmente ligado a la escuela. Paralelamente a ella, existe la familia, la cual le compete ocuparse del carácter, los sentimientos, las emociones. Los hábitos y las actitudes interiores. Pero en ella se incorpora el papel de agentes auxiliares de los profesores. Así, un volumen enorme de funciones que serían de la escuela invaden las relaciones domésticas. En consecuencia hay una separación entre el pensamiento, la opinión y las actitudes racionales (formados por la escuela) de los hábitos y los comportamientos (formados por la familia). Nombremos un ejemplo de las investigaciones realizadas sobre las opiniones raciales en algunos países. Si recurrimos a las opiniones racionales, la mayoría de los blancos se declararía en contra del racismo. Esta opinión fue, sin duda, transmitida por la escuela. Pero si indagamos sobre si los individuos blancos estuvieran de acuerdo con que sus hijas se casarán con hombres negros, la mayoría respondería de manera negativa. Esto fue transmitido por el plano de los hábitos y de las costumbres en la familia. Hay muchos más ejemplos de estas contradicciones: podemos tener opiniones democráticas y un comportamiento autocrático; defender la naturaleza y pisar las flores; declarar que somos pacifistas pero hacernos batir por nuestros creencias; afirmar que somos tolerantes y hablar mal de todo el mundo. Esta enseñanza, confundida con educación, es muy deficiente. Y mucho más, a medida en que se desarrolla la fragmentación del conocimiento en especialidades y sub-especialidades, como es el caso de la enseñanza secundaria y universitaria. La propuesta de una educación holística presenta un conjunto de métodos muy diferentes. Es lo que vamos a examinar y describir a continuación.


UNA VISIÓN HOLÍSTICA DE LA EDUCACIÓN: Cuando la educación se confunde con la enseñanza...Una propuesta holística tiende a despertar y desarrollar tanto la razón como la intuición, la sensación y el sentimiento. Lo que se busca es una armonía entre estas funciones psíquicas. Esto corresponde, en el plano cerebral, a un equilibrio entre los lados derecho e izquierdo del cerebro en una circulación armoniosa de la energía entre las cortezas y subcortezas de todo el sistema cerebro-espinal. Mientras que la enseñanza enfatiza en el contenido de un programa, una adquisición de conocimientos, la propuesta holística demuestra como cada situación de la existencia constituye una oportunidad de aprender. En fin, una educación tradicional tiene una tendencia a condicionar a las personas a vivir exclusivamente en el mundo exterior, mientras que la propuesta holística se orienta tanto para la exterior como la interior (cuadros 2 y 3) Cuadro 2 Visiones de la paz Según el antiguo y el nuevo paradigma Cuadro Sinóptico Antiguo paradigma

Paradigma Holístico

La paz como un fenómeno externo al La paz vista como un fenómeno externo hombre, sobre este plano externo la paz es e interno. vista: La paz es el resultado de una 1. Como ausencia de conflictos y de convergencia de medidas dependientes violencia. Varías tesis culturales, de la ecología interior, la ecología social socioeconómicas, jurídicas, militares, y la ecología planetaria, los principios del religiosas. antiguo paradigma se tienen en cuenta encontrando su condición de forma integrada. 2. Como estado de armonía y fraternidad de los hombres y la naturaleza. Esta convergencia se encuentra en el estado transpersonal de la consciencia, Sobre el plano interior la paz es vista como del cual la paz es solo una de sus ausencia o resultado de la disolución de manifestaciones. conflictos intrapsiquicos como estado de


armonía interior. Falta de integración entre estos diferentes puntos de vista. Cuadro 3

Se pueden comparar también los fines últimos de la educación tradicional con aquellos de la propuesta holística. La primera enfatiza en el consumo, la competitividad agresiva, la especialización extrema, y la adquisición de propiedades y fortuna. La visión holística insiste sobre la simplicidad voluntaria, la cooperación, los valores humanos, la formación general precedida de la especialización, el dinero visto como un medio para el servicio de los valores fundamentales, y no como un fin en si mismo. Además de todos estos aspectos, una diferencia fundamental reside en la concepción del potencial humano para transformar. Una perspectiva estática domina la antigua educación, en la que se pretende que después de la adolescencia el hombre puede evolucionar intelectual y afectivamente. En la perspectiva holística, por el contrario, la evolución es permanente. Mucho más aún, puede operar en cualquier edad como una verdadera metamorfosis.


Según esta analogía, el lagarto simboliza al hombre estratificado, esclerotizado y preso de la rutina de sus hábitos cotidianos y preconcebidos. La crisálida representa el proceso de transformación de una consciencia. Trata de un periodo de crisis interior, de cuestionamiento de valores, de oscuramiento provisorio del alma. En este estado prevalece el egoísmo, el encerramiento, la limitación por el miedo a vivir de manera armoniosa y altruista. La mariposa sería entonces, la nueva consciencia, caracterizada por un estado de paz y plenitud. En fin, algunas palabras sobre la metodología de la educación, Según el antiguo modelo, el alumno es considerado como una especie da cinta magnética o un film virgen, y sobre él, el profesor registra su enseñanza de forma mecánica. Se espera del alumno que haga el esfuerzo de memorizar para reforzar la acción del profesor. La expectativa es que el proceso provoque cambios recomendados en la lección. Todo pasa como si el maestro tuviese pura y simplemente que adiestrar y criar al adolescente. El nuevo paradigma substituye el concepto de alumno (aquel que es enseñado), por el de estudiante (que participa activamente del proceso, que asume dirigir su propia transformación). Desde el comienzo del siglo pasado, asistimos a una lenta, muy lenta, evolución de los métodos de educación. Primeramente, hubo la crítica a los métodos violentos que eran utilizados en las escuelas. Aplicaban verdaderas torturas físicas y psíquicas sobre los alumnos considerados rebeldes o inaptos para el aprendizaje. Poco a poco, comenzó a cuestionarse la idea de que el profesor fuese poseedor del saber absoluto, correspondiéndole al alumno apenas absorber conocimientos previamente establecidos. En la educación activa o nueva, es el estudiante quien trabaja, hace las investigaciones, las visitas, las observaciones sobre el terreno, las relatorías. A veces, incluso da una lección. El profesor se transforma en un acompañante, consejero. El orienta más de lo que enseña, da ejemplo por medio de su propio comportamiento, muestra que tan profundamente integrados tiene los que principios que se recomiendan (ver cuadro 4) Ahora, se está demostrando que la educación activa es mucho más eficaz que la de la enseñanza tradicional, hábitos seculares, anclados en pre-concepciones, retardan la adopción de esta nueva postura. Antes de terminar este tópico, conviene llamar la atención del lector para decirle que el modelo racional occidental, en la educación tradicional, es sin duda, especifica de la civilización industrial. Todo indica que las culturas más enraizadas en la naturaleza, integradas al medio ambiente, poseen métodos de acción dirigidos a la acción, contando con la participación de toda la comunidad.


Cuadro 4 El antiguo y nuevo paradigma de la educación Cuadro sinóptico Antiguo Paradigma

Paradigma holístico

Concepto de educación

Información. Enseñanza limitada al intelecto. Instrucción dirigida a la memoria y la razón.

Formación. Educación de la persona. Proceso de armonización y del pleno desarrollo de la sensación y el sentimiento, de la razón y la intuición.

Concepto de estudiante

Alumno considerado como Educando considerado como un un “objeto” de la enseñanza, sujeto estudiando, participante como mecanismo activo del proceso educativo. automático de registro.

Sistema nervioso Lado izquierdo del cerebro.

Lado izquierdo y derecho. Todo el sistema cerebro-espinal.

Campo de acción Adquisición de conocimientos, énfasis sobre el contenido. Cambio de opiniones.

Transformación de la personalidad en su conjunto. Cambio de opiniones, actitudes y del comportamiento afectivo.

Agente educativo La escuela como el agente de la educación intelectual, la familia como auxiliar de la escuela. El profesor como “docente”.

La familia, la escuela y la sociedad en un esfuerzo concentrado. El educador como animador, facilitador, o como el mismo catalizador de la evolución.

Concepto de evolución

La evolución para la adolescencia. La madurez limitada al intelecto, en la capacidad de procrear y de trabajar. Esta evolución es personal.

La evolución continúa en el adulto. La madurez es vista como un estado de la consciencia llena de armonía, de plenitud y de paz de naturaleza personal y transpersonal.

Tipo de formación, Predomina la orientación en especialización. Valores valores pragmáticos como el consumismo, la competencia, el poder, la propiedad y la celebridad.

Formación general precedida por la especialización y valores pragmáticos y éticos como la simplicidad voluntaria, cooperación, generosidad, igualdad y ecuanimidad.

Métodos de educación

Exposición verbal, oral, complementada por libros y manuales. Métodos pasivos. Recompensas y castigos en un sistema selectivo y competitivo. El profesor

Investigación y trabajo individual y grupal. Exposiciones verbales y orales por los estudiantes y el profesor. Método activo. Métodos audiovisuales. Exposiciones, excursiones, visitas. El estudiante


enseña, el alumno oye. Escuela separada de la comunidad. El profesor “induce” opiniones, actitudes y cambios del comportamiento.

es activo, investiga y le enseña a los otros. El profesor como un acompañante, consultor y orientador. Escuela integrada a la comunidad. Educar en el ejemplo de la integración de los principios y comportamientos que se recomiendan.

UNA EDUCACIÓN HOLÍSTICA PARA LA PAZ: Como ya vimos, el antiguo modelo racional occidental lleva a la destrucción del planeta y la solución de los conflictos de manera violenta. Pero si es así ¿por qué no abandonamos este punto de vista suicida? La respuesta no es tanto para actuar sobre este modelo como si fuera una especie de droga mortal. Es difícil quitar el vicio, porque este modelo al mismo tiempo que mata da confort y sensaciones de placer en sus usuarios. No olvidemos que fue sobre esta égida en que los hombres realizaron la revolución industrial, creando mercancías y servicios que traerían la envidia de los más poderosos que el rey en épocas pasadas. Ese modelo condujo también como ya vimos a una visión limitada de paz y a un concepto estrecho de educación, confundida con el mero repaso de conocimientos y opiniones. Se puede definir la educación holística para la paz como un proceso que se inspira en los métodos activos, dirigido a las personas como un todo, manteniendo o restableciendo la armonía entre el sentimiento, la razón y la intuición. Entre las metas de la nueva educación está la salud del cuerpo, el equilibrio entre la mente y el corazón en el despertar o permanencia de los valores humanos. En el cumplimiento de estos objetivos el requisito básico es el desarrollo de la capacidad de administrar los conflictos, a través de un abordaje no violento. En la relación del hombre con la naturaleza la educación holística pretende enseñar a afrontar, en la medida posible, la devastación ecológica causada por el hombre. Educar a los adolescentes incentivándolos a ayudar en la conservación del equilibrio ambiental. En resumen, se trata de transmitir el desarrollo del arte de vivir en paz en tres planos: 1) En el hombre: Se refiere a su ecología interior o al arte de vivir consigo mismo. Simultáneamente o sucesivamente, cuerpo, corazón y espíritu encontrarán su estado de equilibrio. 2) 2) En la sociedad: Se refiere a la ecología social o al arte de vivir en paz con los otros. Básicamente, afecta los dominios de la economía, la vida social, la política y en la cultura.


3) 3) En la naturaleza: Se refiere a la ecología planetaria o al arte de vivir en paz con la naturaleza. Tiene el objetivo de la paz con el medio ambiente. Siendo así, El Arte de Vivir en Paz partirá de lo que fue descubierto por la consciencia personal, social y planetaria, más no fracasará. Pasando por estas tres formas de saber, esta obra pretende abrir las puertas para una visión holística propia del estado transpersonal cósmico (ver cuadro 3). Cabe advertir al lector de que la educación holística para la paz no se puede limitar al aula; es un aprendizaje en el cual se debe estimular lo autodidacta. El trabajo que presentamos aquí es una invitación, para programar una investigación y verificación personal de los principios provenientes de la sabiduría milenaria. Muchos de ellos forman parte, han sido reconocidos o confirmados por la ciencia moderna, dicho en el espíritu de la Declaración de Venecia de la UNESCO. Lo que proponemos aquí es un sistema no dual, como dice Abraham Moles, “la educación se integra nuevamente a la vida cotidiana, reencontrando algunas de las características de aprendizaje inmediato, que en la aldea antigua-sus escuelas o profesores-proporcionaba a sus jóvenes. Metodología pedagógica: Esta introducción general puede ser enriquecida por intermedio de los siguientes métodos: 1)

Grupos de discusión de temas o subtemas.

2)

Visitas a centros educativos que practiquen métodos activos de educación.

3)

Grupos de estudio y discusión sobre los cambios de concepción sobre el saber.

Algunos autores para profundizar los temas tratados en este modulo son: 1)

Capra, F. O punto de mutação.

2)

Kuhn, T. La Estructura de las revoluciones científicas.

3)

Ferguson, M.A. Conspiração de aquário.

4)

Bohm, D. La plenitud del universo.

5)

Weil, P. El hombre sin fronteras. Nosotros, la particula y el mundo

6)

Nicolescu, B. Nosotros, la partícula y el mundo.


MODLULO 3: LA TRANSMISIÓN DEL ARTE DE VIVIR EN PAZ: Para que un profesor pueda transmitir el Arte de Vivir en Paz a otras personas como niños, adolescentes o adultos, es necesario que aprenda una condición esencial: ser él mismo el ejemplo de todo lo que transmite. Se puede decir que la sola presencia del maestro puede irradiar un conjunto de cualidades como son el afecto, la dulzura, la paciencia, la apertura para entender las necesidades más profundas del otro, la capacidad de ponerse en el lugar de quien sufre al margen de todo tipo de enseñanza. La cuestión es donde encontrar un educador con tales características. Si ellos son muy raros, como parece ser el caso actual, nuestro problema pasa a ser a como formarlos y prepararlos. Para que se tenga una dimensión de esta tarea, basta decir que las cualidades necesarias para un educador de la paz son bien parecidas a las que se encuentran en los grandes maestros. Estos hombres o mujeres aparecen en todas las culturas y se muestran porque vivencian el amor y la sabiduría, dedicando su tiempo al servicio de estos valores. Tales personas iluminadas, que pueden existir en nuestros días, son muy escasas. Podemos contarlas con los dedos: un Gandhi y una Madre Teresa de Calcuta no circulan por estas calles normalmente. Lo que se debe hacer entonces, es encontrar la gente que se identifica con estos maestros o con sus mismas cualidades. Seres que están dispuestos a trabajar en sus esencias. Que sean suficientemente lúcidos y modestos para mostrarse como son. Que demuestren frecuentemente comportamientos ligados a los grandes valores humanos como la verdad, la belleza y el amor altruista. Sí, afortunadamente estas personas existen! Ellas tienden a multiplicarse, a medida que crece el peligro de la extinción de la vida sobre el planeta tierra. Darles a estas personas un complemento para su formación, que les permita transmitir el Arte de Vivir en Paz al mismo tiempo en que se ocupan en su perfeccionamiento, este es el objetivo de este método que aquí desarrollamos.

EL PROCESO DE LA DESTRUCCIÓN DE LA PAZ Dos guerras mundiales. Hiroshima y Nagasaky. Conflictos en el Medio Oriente. Devastación ambiental. Masacres en la ex Yugoslavia. Muertes en masa de niños en Somalia. Ejemplos de tragedias que no paran de crecer. Es necesario conocerlas. Pero sobre todo, es menester explicar como el hombre puede ir tan lejos, al punto de poner en riesgo toda la vida en el planeta tierra. Necesitamos develar la novela de la violencia para saber cómo despertar y reconstruir la paz.


EL PARAÍSO PERDIDO Comencemos, entonces, como recomienda el preámbulo constitutivo de la UNESCO, por nosotros mismos. En nuestro espíritu, nuestros pensamientos y nuestras emociones nacen la violencia y la guerra, Posteriormente, ese germen se instala en nuestros propios cuerpos, pero específicamente en nuestros músculos. Para comprender mejor el proceso de la destrucción de la paz en el ser humano, necesitamos volver a los tres planos esenciales, que corresponden como vimos atrás, a las tres formas de manifestación de la energía: 1.

El plano mental, que recoge los pensamientos y los conceptos.

2.

El plano emocional, que se refiere a los sentimientos,

3.

El plano físico, que considera exclusivamente el cuerpo.

En el plano mental, se forma la “fantasía de la separación”, fenómeno que consiste en creer que el sujeto y el universo no tienen una relación humana entre sí. Una experiencia simple demuestra cómo nos juzgamos separados, apartados de la naturaleza: si le piden a alguien que apunte el dedo para señalar donde se encuentra la naturaleza, lo hace hacía el campo o hacía el universo. Ustedes se darán cuenta que la persona inmediatamente dirigirá su dedo fuera de sí mismo. Mostrará árboles, nubes, estrellas, un cachorro, cualquier cosa, menos su propio cuerpo. En ese momento, se hará clara la fragmentación entre el sujeto y la naturaleza, que son dos conceptos enraizados dentro del hombre. Algunos sitúan el origen de este fenómeno en el propio acto del nacimiento, cuando el bebé se desliga del útero que lo nutre, calienta y protege. En verdad esa separación es apenas aparente, ilusoria. Según la Universidad de Costa Rica, en su Declaración de las Responsabilidades Humanas para el desarrollo sustentable de la paz (1989): “todo lo que existe hace parte del desarrollo de un universo interdependiente. Todos los seres pertenecen a ese universo, tienen un origen común y siguen caminos concomitantes. Consecutivamente, la evolución y el desarrollo de toda la humanidad y de cada ser humano es parte integrante de la evolución del universo” El problema de la “fantasía de la separación” es que, a partir del momento en que vemos el mundo exterior como algo apartado de nuestra propia naturaleza, comenzamos a levantar fronteras imaginarias, a crear límites. Todos los conflictos nacen sobre esta fantasía del universo. Las consecuencias negativas de la “fantasía de la separación” aparecen también cuando buscamos el placer, la alegría y la felicidad. De hecho, todo esto lo hacemos para vivir bien. El problema es que nuestros intentos siempre comienzan y terminan por fuera de nosotros mismos. Es lo que podemos llamar como la “neurosis del paraíso


perdido”. Sólo unos pocos saben que ese paraíso perdido se encuentra dentro de su propio ser. La paz hace parte de él y se caracteriza porque eleva el estado de humor o la consciencia. Porque buscamos en el lugar equivocado, jamás encontramos la verdadera felicidad, y acabamos de contentarnos con remedos de placer (una fiesta, un amante, una idea, etc.). Así, nos pegamos como uñas y dientes a objetos, personas o ideas que nos dan la sensación de placer. Es que dependemos de esas cosas, siempre externas a nosotros, y tememos que nos las roben. Nos volvemos posesivos, egoístas y miedosos. El miedo empieza a crear emociones destructivas, como la desconfianza, la envidia, la agresión, el orgullo herido y hasta la depresión. Caemos en el estrés. Sufrimos moralmente. Especialistas en diversas áreas ya nos han mostrado los efectos terribles del estrés sobre el organismo. Dolencias cardiovasculares, estomacales o neurológicas son algunos de los males físicos causados por un espíritu doliente. En busca de alivio para estos dolores físicos y psíquicos, el paciente corre siempre hacía los remedios exteriores a sí mismo. El círculo vicioso se fortalece y lleva a perder la paz interior, interpersonal y social (ver los cuadros 5 y 7) Metodología pedagógica Corto plazo 1.

Comiencen por una exposición sobre la “fantasía de la separación”

2. Para demostrarla, propónganse la experiencia de pedir que apunten el dedo hacía la naturaleza. 3. Convidar al grupo a escenificar el siguiente tema: Un chico y una chica se encuentran por primera vez. Pasión súbita. Se reúnen en un bar. El encuentro es interrumpido por la amante del chico. Escena de ira y celos. La chica se enferma. Su madre llama al médico. Cuadro 5 Rueda de la destrucción


4. Comenten y estudien en grupo el diagrama que empieza con el cuadro 6. Hagan pequeñas frases que afirmen o integren en una forma amena de presentar, la teoría fundamental del proceso de la perdida de la paz. Cada una de estas informaciones constituye una síntesis de puntos de vista teóricos y experimentales, en diferentes dominios de la ciencia y de la sabiduría tradicional. Además de utilizar las siguientes tesis para comentar y estudiar en grupo, lo pueden hacer individualmente, dependiendo del interés y del tiempo de disponibilidad de cada uno para desarrollar el programa como un todo. Como método didáctico, sugerimos que ellas sean presentadas con herramientas (proyectarlas o escribirlas en un tablero), y discutidas una por una. 1. En la declaración de Venecia se recomienda que la ciencia se aproxime a las tradiciones espirituales. 2. La convergencia entre la ciencia y la espiritualidad puede llevar el hombre hasta los orígenes del universo, 3.

De estos orígenes emana toda la energía que moldea todo lo que existe.

4.

Todas las galaxias del universo son sistemas energéticos.

5. Esta energía asume tres formas inseparables: la materia (objeto de estudio de la física), la vida (objeto de estudio de la biología) y la mente (objeto de estudio de la informática) 6.

El hombre hace parte de este sistema energético.

7. El hombre está hecho de esta materia (cuerpo), vida (emociones), informática (mente). Esos componentes son inseparables de todo el universo. 8.

Pero en su mente, el hombre se separa del universo.

9. Él crea la “fantasía de la separación”: se aleja en cuanto especie del universo. Como individuo separado del mundo. Aparta el sujeto del objeto. 10.

La mente separa al hombre de sus semejantes y de la naturaleza.

11.

La mente separa lo inseparable: naturaleza, sociedad y hombre.

12.

La mente individual se considera separada de la mente del universo.

13.

La mente humana se separa de las emociones y del cuerpo.

14.

Comienza el proceso de destrucción de la ecología personal.

15. Separado de sí mismo, el hombre genera emociones destructivas, particularmente el apego y posesividad en sus relaciones con las cosas, personas, e ideas que le dan placer. 16. Esas emociones destructivas causan estrés, que destruye el equilibrio del cuerpo. 17. El hombre separado de sus semejantes crea una cultura de la violencia en una economía basada en la explotación.


18.

La fragmentación del individuo se proyecta en el conocimiento.

19.

Las condiciones sociales injustas refuerzan el sufrimiento del individuo.

20. La sociedad basada en la explotación del hombre por el hombre se extiende hacia la naturaleza, también explotada desenfrenadamente. 21. El hombre interviene en la programación nuclear y genética; destruye ecosistemas y amenaza la vida en el planeta. 22.

El desequilibrio ecológico de la naturaleza amenaza el equilibrio humano.

23. Se establece un círculo vicioso, que refuerza la autodestrucción humana y planetaria. 24. La educación holística pretende transformar esa energía negativa en formas positivas generadas. (ver los cuadros 6 al 6.8) Cuadro 6 LA DECLARACIÓN DE VENECIA RECOMIENDA LA APROXIMACIÓN DE LA CIENCIA CON LAS TRADICIONES ESPIRITUALES

ESTA CONVERGENCIA LLEVA A UNA REALIDAD ÚLTIMA: EL ESPACIO PRIMORIDIAL INFINITO Y ATEMPORAL

DE ESTE ESPACIO EMANA LA ENERGÍA DE TODO.

LAS GALAXIAS DEL UNIVERSOS SON SISTEMAS ENERGETICOS.


Cuadro 6.1 LA ENERGÍA DEL UNIVERSO ASUME TRES FORMAS INSEPARABLES: INFORMÁTICA (MENTE) BIOLÓGICA (VIDA) FISICA (MATERIA)

POR LO TANTO, ESTO NO ES UNA TEORIA FRAGMENTADA DE LA ENERGÍA FISICA BIOLÓGICA PSIQUICA

EL HOMBRE ES UNA PARTE INTEGRADA A ESTE SISTEMA ENERGÉTICO

ÉL ES UN EFECTO DE LA MATERIA (CUERPO) VIDA (EMOCIONES) INFORMÁTICA (MENTE) INSEPARABLE DE TODO


Cuadro 6.2 PERO EN SU MENTE EL HOMBRE SE SEPARA DEL UNIVERSO.

Y CREA LA FANTASÍA DE LA SEPARACIÓN: HOMBRE-UNIVERSO ÉL-MUNDO SUJETO-OBJETO

SU MENTE SE SEPARA DE LA SOCIEDAD Y LA NATURALEZA

Y SU MENTE OLVIDA QUE LA NATURALEZA LA SOCIEDAD Y EL HOMBRE SON INSEPARABLES


Cuadro 6.3 SU MENTE TODAVÍA SE HALLA SEPARADA DE LA INFORMÁTICA DE TODO

LA MENTE INDIVIDUAL SE SEPARA DE LA MENTE DEL UNIVERSO

Y DENTRO DE SÍ MISMO SU MENTE (INFORMÁTICA) SE SEPARA DE LAS EMOCIONES (VIDA) Y DEL CUERPO (MATERIA)

ASÍ COMIENZA EL PROCESO DE DESTRUCCIÓN DE LA ECOLOGÍA PERSONAL


Cuadro 6.4 UNA FRAGMENTACIÓN ALCANZA A LA PERSONA HUMANA

EN SU MENTE LA FANTASÍA DE LA SEPARACIÓN CREA EL PARADIGMA DE LA FRAGMENTACIÓN

PORQUE SE HA SEPARADO EL HOMBRE CREA EMOCIONES DESTRUCTIVAS EN EL PLANO DE LA VIDA, PERO PARTICULARMENTE POR ELAPEGO Y LA POSESIVIDAD CON LAS COSAS, PERSONAS E IDEAS QUE LE DAN PLACER

POR CAUSA DE ESTAS EMOCIONES DESTRUCTIVAS SURGE EL ESTRÉS, QUE DESTRUYE EL EQUILIBRIO DEL CUERPO


Cuadro 6.5 PORQUE EL HOMBRE SE HA SEPARADO DE LA SOCIEDAD

EL CREA UNA CULTURA FRAGMENTADA UNA VIDA SOCIAL VIOLENTA CONDICIONES ECONÓMICAS DE EXPLOTACIÓN

LA FRAGMENTACIÓN DEL INDIVIDUO SE PROYECTA EN EL CONOCIMIENTO

ESTAS CONDICIONES SOCIALES REFUERZAN A SU VEZ EL SUFRIMIENTO DEL SER HUMANO


Cuadro 6.6 LA SOCIEDAD POSESIVA Y EXPLOTADORA DEL HOMBRE POR EL HOMBRE EXTIENDE SU SEPARACIÓN Y EXPLOTACIÓN DESENFRENADA HACIA LA NATURALEZA

ÉL INTERVIENE EN LA PROGRAMACIÓN NUCLEAR Y GENÉTICA, ESTO ES LA INFORMÁTICA. ÉL DESTRUYE LOS ECOSISTEMAS Y AMENAZA LA VIDA DEL PLANETA. DISGREGA Y CONTAMINA LOS ELEMENTOS DE LA MATERIA

EL DESEQUILIBRIO DE LA ECOLOGÍA DE LA NATURALEZA AMENZA A SU VEZ EL EQUILIBRIO DEL HOMBRE


Cuadro 6.7 DE ESTE MODO SE ESTABLECE EL CIRCULO VICIOSO AUTOREFORZADOR DE LA AUTO-DESTRUCCIÓN DEL HOMBRE Y LA VIDA PLANETARIA

LA FUNCIÓN DE LA UNIVERSIDAD HOLÍSTICA INTERNACIONAL ES TRANSFORMAR LOS OBSTÁCULOS EN FORMAS POSITIVAS DE LA ENERGÍA

Cuadro 6.8

Medio y largo plazo 1. Se usa este programa a corto plazo como una introducción, seguido de una larga exposición del estudio de la teoría fundamental del proceso de destrucción de la paz. Se sugiere una investigación histórica hecha en equipo sobre el proceso de fragmentación y destrucción de la paz. 2. Se propone que en una pared los aprendices pongan recortes de revistas y periódicos que contengan reportajes sobre las consecuencias del apego y la posesividad en la vida individual y colectiva. 3.

Organicen un ciclo de exposiciones sobre casos personales, que ilustren el


círculo vicioso de la repetición compulsiva. 4. Compartir con un profesional la dinámica del grupo o del laboratorio para la sensibilización, auxiliar y descubrir los obstáculos interiores para la paz en grupo. 5. Analizar el conflicto histórico de un país, aplicándose el diagrama de bloques citado anteriormente. Esta etapa provoca, en general, una motivación muy fuerte en los estudiantes. Frecuentemente buscan ansiosos encontrar el medio para salir de este círculo vicioso. El grupo está entonces listo para abordar los puntos siguientes del programa: desarrollar y despertar el sentimiento de la paz interior.

EL DESARROLLO DE LA PAZ INTERIOR Como acabamos de ver, podemos distinguir tres espacios de la paz interior: la paz del cuerpo, la paz del corazón y la paz del espíritu. Resaltamos, por lo tanto, que mente, corazón y espíritu son absolutamente interdependientes. Sin embargo aquí los abordamos separadamente, sólo con fines didácticos para que se puedan comprender. Comencemos pues por la parte material. LA PAZ DEL CUERPO Nuestro cuerpo es un sistema físico, por el cual circula la energía vital y física. Esta energía tiene diferentes denominaciones, de acuerdo con la tradición cultural que se aborda. En el Yoga, se llama Prana. En el Tibet, rlung. Pneuma, en griego. Ruach en hebreo. Khi, para los chinos. Mana, en la Polinésia. Wakanda, en Dakota. Ka, en Egipto antiguo. Espíritu, en el cristianismo. Esta energía atraviesa canales sutiles, ya son muy conocidos la acupuntura y los micro masajes chinos y japoneses. En la circulación libre y equilibrada de esta energía corresponde un estado de armonía de la paz. Emociones destructivas, como las que produce la “fantasía de la separación”, generan una tensión muscular más o menos crónica, que bloquean la energía. La frecuencia de las crisis emocionales determina la intensidad del sufrimiento físico y psíquico. En la psicoterapia y en la psicología esta energía vital adquiere otros nombres. Desde el psicoanálisis, Sigmund Freud, y su discípulo (después disidente) C.G. Jung la llaman el libido. Reich la llama órganon, Bergson prefiere decirle élan vital. Kripter opta por energía psicotónica. Desbloquear estas tensiones es ablandar lo que Reich llamo la coraza del carácter y es lo que las tradiciones y la bioenergética moderna intentan hacer. A partir del momento en que esos nudos se deshacen la energía se torna disponible y


vuelve a circular por todo el cuerpo. De esto resulta un estado de paz y tranquilidad, que favorece el surgimiento de una consciencia más amplia y una situación de armonía entre el cuerpo y el espíritu. Los métodos para restaurar la circulación plena de la energía por el organismo son varios. Entre ellos está el Yoga, sobre todo el Hatha-yoga; el tai-chi chuan, que es una especie de danza lenta; las artes marciales no violentas, como el judo o el aikido japonés. El yoga ha inspirado muchas investigaciones médicas de vanguardia, interesadas en comprender como los ejercicios respiratorios y los movimientos de relajamiento contribuyen en la paz de las emociones y del espíritu. 12 Un programa que observe la experiencia personal de paz debe comenzar, inevitablemente, por el relajamiento, por medio de las técnicas disponibles. La disminución de la tensión muscular y mental presenta, en su conjunto, las siguientes ventajas: 1.

Una base corporal armoniosa.

2.

Se práctica todas las mañanas, proporcionando un día tranquilo.

3.

Contribuye para el mantenimiento de la salud.

4. Ayuda en el tratamiento médico de un gran número de enfermedades, que en el fondo son psicológicas. 5.

Alivia o al mismo tiempo elimina rápidamente estados de nerviosismo o tensión.

6.

Combate el insomnio.

7.

Evita la somnolencia durante el día.

8.

Libera la creatividad.

9.

Posibilita el ingreso a otros estados de consciencia.

10.

Prepara para la meditación.

Además, una dieta equilibrada permite reforzar la paz del cuerpo. El Yoga, por ejemplo, enseña que hay tres tipos de alimentos: 1. Los pesados: producen torpeza y pasividad. 2. Los energizantes: provocan agitación y actividad física. 3. Los equilibrados: Facilitan la armonía y la paz interior. El yoga recomienda una alimentación natural y vegetariana, con el refuerzo del consumo de cereales integrales. Es interesante notar que la simple reeducación sobre el consumo de carne permitiría ampliar las superficies agrícolas a tal punto que se podría eliminar el hambre en los países subdesarrollados. 13

12 13

SHULZ, J. Le training autogene. Paris: PUF, 1965. CAYCEDO, A. L´avenir de la sophrologie. Paris: Retz, 1979. Personnel action guide for the earth. Santa Monica: Unidete Nations Environment Programme.


LA PAZ DEL CORAZÓN Como ya lo afirmamos, el aspecto afectivo o emocional de la paz muchas veces se ha olvidado en las investigaciones prácticas de la educación. Se prefiere casi siempre estudiarla bajo un punto de vista puramente intelectual. Ahora, es evidente que los sentimientos y las emociones desempeñan un papel fundamental como factores de paz interior y social. En últimas, ¿la paz del espíritu nos muestra un estado de armonía y plenitud, en el cual la alegría y el amor se pueden expresar libremente? ¿Cómo entender la paz a nivel de los sentimientos? Esta es una pregunta esencial. Diferentes respuestas han sido dadas. Cada una preconiza un método. Algunos son bastante simples y pueden ser practicados por todo el mundo. Otros necesitan de asistencia de un maestro o un terapeuta, de acuerdo a la cultura en que se realizan. Innumerables estudios e investigaciones comparativas van avanzando para saber cuáles métodos son más eficaces. Pero lo cierto es que hay consenso en torno a la opinión de que la capacidad del educador de dar lo mejor de sí mismo, su dedicación amorosa es más importante que los métodos propiamente dichos. También es esencial la motivación y dedicación, con las que el aprendiz práctica constantemente la enseñanza que recibe. Se distinguen dos grandes categorías de métodos: aquellos que tienen como punto de partida las emociones destructivas, como el odio y la cólera, las cuales tienden a despertar y desarrollar directamente las emociones constructivas que conducen a la paz.

LOS MÉTODOS DE TRANSFORMACIÓN ENERGÉTICA Según la tradición Yoga, particularmente la tibetana, los factores destructivos de la paz, o los “venenos”, son cinco en total: 1.

Indiferencia: caracterizada por la frialdad emocional hacia el sufrimiento ajeno.

2. Apego: Memoria del placer que lleva a un sentimiento de posesividad del objeto, persona o idea. Esclaviza el sujeto porque moldea su comportamiento; éste hace todo lo posible para controlar el objeto, por miedo a perderlo. 3. Cólera: Se trata de una especie de pasión adversa. negativas, que impiden la armonía espiritual y corporal.

Explosión de energías

4. Celos: Consecuencia del sentimiento apego, que se manifiesta cuando el sujeto siente la inminencia de perder el objeto que juzga poseer. 5. Orgullo: Como la indiferencia, implica una frialdad emocional hacía el dolor ajeno. Su característica básica consiste en el hecho de ser causado por un sentimiento de auto-suficiencia, una especie de pasión narcisista o amor por sí mismo.


Simultáneamente, produce una sensación de superioridad sobre los otros (ver cuadro 7). Cuadro 7 FANTASIA DE LA SEPARACIÓN

PLACER

MENTE

APEGO MIEDO EMOCIÓN

CELOS

ORGULLO

RABIA

ESTRÉS

ENFERMEDAD

CUERPO

SUFRIMIENTO

Vamos a ocuparnos primeramente de los métodos que tienen como punto de partida las emociones destructivas, observando cómo se transforman o eliminan, sin que haya que reprimirlas. 1. La consciencia inmediata es la técnica más simple. Pretende que adquiramos consciencia de estos sentimientos destructivos cuando ellos todavía están germinando en nuestro corazón. En esta fase, es más fácil transformar estas emociones en energía constructiva. El método consiste en reconocer en la medida de lo posible la emoción destructiva que se aloja dentro de nosotros. En general, esta identificación ocurre después que la violencia y la agresión se han manifestado. Ejemplo: la mayoría de veces, sólo percibimos que somos transformados por la cólera después de destruir alguna cosa, dañar a alguien, molestar el propio cuerpo. Resta


entonces que admitamos que somos tocados por esa emoción negativa. Por el método de la consciencia inmediata, hacemos que el sujeto perciba cuando la cólera se aproxima amenazadora. Esta experiencia demuestra, que en estos casos, la agresividad se disuelve y se convierte en sentimientos positivos. 2. El método de “Ahimsa” (no violencia en sánscrito) fue cultivado primeramente por los budistas e hindúes. Se trata de un respeto profundo a todas las formas de vida del planeta, concebidas como sagradas. Gandhi mostró la fuerza del “Ahimsa”, transportándola desde esta filosofía milenaria hasta la política elaborando la teoría de la “resistencia pacífica”. Por medio de ella, una potencia militar como Inglaterra fue obligada a rendirse ante hombres descalzos que pregonaban a penas la no violencia y la paz. 14 En 1947, como consecuencia de esta acción colectiva nacional dirigida por mahatma (gran alma), la India consiguió su independencia, librándose de la dominación europea. También hoy el “ahimsa” es practicado por ciudadanos de varios países interesados en conseguir la transformación del odio en amor. 3. Los métodos de psicoterapia: Muchas personas acreditan que la familia y la escuela son las poderosas fuentes que hacen perder la paz. Varios métodos psicoterapéuticos fueron creados con el objetivo de ayudar las personas a superar los traumas y la neurosis generados principalmente en la convivencia familiar y escolar. Frecuentemente las relaciones violentas en la crianza no podían expresarse y se quedan bloqueadas en el cuerpo y el espíritu hasta la edad adulta. Reprimidas inadecuadamente esas energías tienden a explotar de manera agresiva y compulsiva. Limitemos nos a explicar algunos de los métodos terapéuticos que ayudan desbloquear y liberar esas relaciones negativas. Existen ahora el psicoanálisis freudiano, el análisis junguiano, el psicodrama de Moreno, la gestalterapia de Fritz Pearl, la orgonoterapia de Wilhelm Reich, la bioenergética de Lowen, el soñar de Desoille, la psicosintesis de Assagioli, la terapia centrada en la persona de Carl Rogers, la logoterapia de Victor Frankl y el análisis transaccional de Eric Berne El educador de la paz no puede asimilar todos estos métodos ni aplicarlos porque es un trabajo que demanda mucha formación. Pero él puede profundizar en uno de ellos o en varios, los cuales le parezca más adecuado a sus necesidades. Esto permitirá que el maestro reconozca mejor las necesidades de sus aprendices y los encamine, si es preciso, a un servicio de psicoterapia o un terapeuta.

LOS MÉTODOS PARA EL ESTÍMULO DIRECTO DE LA PAZ: 14

VASTO, Lanza del. Technique de la non-violence. Paris: Denoel-Gonthier, 1971.


Las tradiciones espirituales son unánimes en afirmar que existe en cada uno de nosotros unas funciones y unas cualidades emocionales directamente responsables de la permanencia de la paz interior, social y planetaria, que pueden ser resumidas en: 1. Alegría: estamos hechos para vivir alegres, y sobre todo, para que sintamos y veamos la felicidad ajena. 2. Amor altruista: puede ser definido como el deseo de que la paz y felicidad se extiendan a todo el mundo, seguido de la acción para realizar esa meta. 3. Comprensión: es el deseo de aliviar el dolor del otro. Al final, ¿cómo podemos vivir en paz sabiendo que existe sufrimiento a nuestro lado? Según la Declaración de las Responsabilidades Humanas para la Paz y el Desarrollo Sostenible (Costa Rica, 1989), “Los sentimientos de altruismo, comprensión y amor son cualidades intrínsecas a todo ser humano. Ellas alimentan el sentido de la responsabilidad personal, social y planetaria.”

La universalidad de estos tres sentimientos es muy importante. ¿Si ellos fueran realmente aplicados habría todavía guerras y conflictos? La respuesta, obviamente es no. Se trata entonces de encontrar formas para despertar y cultivar estas cualidades en la vida cotidiana, transformándose en una entrada que conduzca a la paz. Se puede hacer: 1.

Por medio del ejemplo del educador.

2. Por intermedio de la definición teórica de estas cualidades, en los términos planteados anteriormente. 3. Con el auxilio del método de visualización y de programación directa, propuesto de la siguiente forma: pedirle a los estudiantes que en estado de relajación imaginen escenas que puedan estimular estas cualidades. LA PAZ DEL ESPÍRITU: Antes que nada, detengámonos un poco en la palabra espíritu. Por lo general, está impregnada de dos sentidos diferentes: 1. Puede corresponder al ámbito mental. Significa en este caso, un conjunto de funciones mentales, como la inteligencia, el raciocinio, la percepción y la memoria. 2. Se refiere a una forma de energía sutil, denominada por Bergson energía espiritual. Puede significar también el principio de la vida, la consciencia y el pensamiento, que existen en oposición a la materia. En este sentido, este término está ligado a los valores éticos.


La visión holística traspasa estos sentidos. Ella engloba e integra las oposiciones y las dualidades. Gracias a esta teoría no fragmentada de la energía, la misma división entre espíritu y materia tiende a desparecer. Por lo que adoptamos un sentido más amplio de las palabras “espiritualidad” y “espíritu”. Para nosotros, en los hombres es una especie de transformación de la energía, que se convierte en varias manifestaciones: materia, vida y psiquismos. Por ese raciocinio, el espíritu tiene una propia energía en un estado primordial 15. Varios de los recursos que vamos a sugerir para asistir a la paz del espíritu ya fueron mencionados, cuando abordamos las formas de obtener la paz del cuerpo y del corazón. Esto es bien coherente con el abordaje holístico del problema. El primer ejemplo es el relajamiento. Es bueno para obtener la paz del cuerpo, y también tiene una repercusión muy positiva en la mente y el corazón. La verdad, ella tiende sus efectos benéficos en el pensamiento y las emociones. El objetivo básico es disolver la “fantasía de la separación”. Esto se hace más allá del pensamiento, cuyo propósito es analizar, clasificar y dividir. Pensamiento, inteligencia y raciocinio son instrumentos preciosos e indispensables de la existencia cotidiana y la evolución mental. Pero ellos también son obstáculos para la evolución en dirección de la visión holística. El método ideal para superar la dictadura de la razón, integrando armoniosamente el pensamiento con las otras formas de energía es la meditación. Hay muchas definiciones de la meditación. Algunas se complican tanto que la aplicación del método es prácticamente imposible. Simplificando, meditar es en verdad, quedarse sentado sin hacer nada! En otras palabras, se trata de hacer lo que contrario de lo que nuestra civilización industrial nos condiciona hacer; vivir fuera, dirigir toda nuestra actividad para el mundo exterior, y por lo mismo, reforzar la “fantasía de la separación”. La meditación, al contrario, nos lleva para dentro. Se trata de un retorno a sí mismo, darse una vuelta para nuestra casa, para el propio cuerpo. Esta aparente inactividad nos permite hacer una observación cuidados en un espíritu abierto a todo lo que pasa. Cómo llegar a este estado? Cada uno desenvuelve su técnica: los que se concentran sobre un pensamiento o una imagen interior; otros prefieren prestar atención y los sentidos en objetos exteriores, como la luz de una vela. Cuando se llega a tal condición, la frontera entre el yo y el mundo se disuelve, entre otros resultados, la paz interior se establece Numerosas críticas han sido hechas al método por personas que han tenido un contacto superficial con el asunto o que fueron mal orientadas. Su principal objeción se basa en la afirmación de que la meditación es alienante y lleva a la separación del mundo de la producción. Pero exactamente ocurre lo contrario. Las investigaciones sobre este asunto muestran que la meditación tiene una acción directa que mejora el nivel mental por las siguientes 15

BROSE, Th. La consciencia energética. París: Présence, 1979.


funciones: atención, memoria, equilibrio emocional, sincronización de las ondas cerebrales en los dos hemisferios y rendimiento en las tareas. La meditación despierta nuestra plena consciencia, es el antídoto de la alienación. Penetrar en sí mismo durante cerca de veinte minutos cada mañana o noche significa que la persona se aísla de mundo exterior, pero con la finalidad de esforzarse para estar más abierta, más consciente y menos mecánica que antes. Es decir, menos alienada. Los defensores de la meditación insisten en no presentarla como una fórmula mágica para acabar con los conflictos. Aclaran que los problemas continúan, ocurren como antes, mas podemos con la meditación resolverlos de manera pacífica, amorosa y sabia. Cuando un espíritu sereno tiene un problema, tiene los instrumentos para resolverlo pacíficamente. Almas perturbadas, por el contrario, hacen que el conflicto degenere en violencia y agresiones. La danza, en sus formas meditativas, como es el caso del Tai Chi Chuan, puede tener efectos benéficos semejantes. Proveniente del taoísmo,el continua en la China actual, y es practicada por millones de hombres y mujeres. En Asia, África, América Latina y en el Medio Oriente innumerables danzas rituales llevan a trances conscientes que consiguen efectos idénticos. Para concluir, las prácticas meditativas llevan a lo que Abrahan Maslow denomina como “experiencia y estados culminantes” que desbloquean y despiertan grandes valores humanos y espirituales16 (ver cuadro 8) Aparentemente maniqueista, nuestra clasificación de los valores y comportamientos constructivos y destructivos no son de alguna manera una valoración absoluta. Sabemos que el nuevo se construye a partir de la destrucción del viejo edificio. En otras palabras, sabemos que las formas destructivas son necesarias para la construcción de la paz y los estados de armonía. Cuadro 8 LOS VALORES Y EL COMPORTAMIENTO CENTRO ENERGÉTICO

VALORES

TRANSPERSO NAL

RESPESTO BUENA VOLUNTAD LEALTAD

CONOCIMIENT SABER O CLARIDAD VERDAD 16

COMPORTAMIENTO DESTRUCTIVO

POSITIVO

DIVISIÓN JUZGAMIENTO DESCONFIANZA

ARMONÍA SOLIDARIDAD SINCERIDAD CONFIANZA

IGNORANCIA METIRA DISIMULACIÓN

MEDITACIÓN REFLEXIÓN AUTODESCUBRIMIEN

MASLOW, A. Sobre una psicología del otro. París: Fayard, 1972.


BELLEZA

TO

INSPIRACIÓN

CREATIVIDAD

IMITACIÓN

IMAGINACIÓN INTUICIÓN CREACIÓN

AMOR

ALTRUÍSMO ARMONÍA TERNURA

AGRESIÓN EGOISMO

COMPRENSIÓN EMPATÍA AYUDA

PODER

ECUANIME DOMINACIÓN RESPONSABILI DEPENDENCIA DAD

COOPERACIÓN LIBERTAD

SENSUALIDAD ...

POSESIVIDAD APEGO

COMPARTIR

SEGURIDAD

VIOLENCIA AGRESIÓN MATAR HERIR

NO VIOLENCIA CORAJE PAZ

DEFENSA DEL CUERPO SALUD CONFORT

METODOLOGÍA PEDAGÓGICA Sugerimos el siguiente desarrollo del contenido de esta parte del modulo 3: Corto plazo 1. Motivación inicial de los participantes en la creación de un ambiente caluroso y alegre (danza y preguntas) 2. Pasado, presente y futuro de la humanidad: hacer el método de la lluvia de ideas (brainstorming), para hacer un balance del pasado y del presente, comparando con los deseos para el futuro. El propósito es que los aprendices tomen consciencia de la distancia enorme que separa las ideas de la paz de la humanidad con la realidad actual y pasada. 3. El obstáculo de la paz: breve resumen de la teoría fundada del proceso de destrucción de la paz. 4.

Ecología interior:

- La génesis de “la neurosis del paraíso perdido”. Demostración teórica y dramatización (ver cuadro 7) -La paz del cuerpo. Relajamiento y consejos alimentarios -La paz del corazón. Concientización de las emociones destructivas. Visualización de un nuevo programa constructivo. Las psicoterapias. Las cualidades del corazón y su despertar. -La paz del espíritu. ¿Cómo salir de la fragmentación? La danza de la vida. La meditación. Las experiencias culminantes.


Medio y largo plazo El plano anterior puede ser retomado más en detalle con la colaboración de buenos profesionales o maestros de diferentes disciplinas mencionadas en el texto: relajamiento, yoga, meditación, tai chi chuan, médicos, terapeutas de diferentes escuelas. Además de las psicoterapias, un programa a largo plazo puede ser una excelente ocasión para hacer una introducción a las tradiciones espirituales a las que se refieren la Declaración de Venecia y la Declaración de Vancouver. EL ARTE DE VIVIR EN PAZ CON LOS OTROS Ya vimos como el hombre en desarmonía crea una sociedad violenta, enferma y destructiva. En busca de culpables para esta situación nos cuestionamos: ¿quién comenzó todo esto, un hombre que ataca a sus semejantes o una sociedad que castiga sin piedad incluso a los inocentes? Se puede decir que gran parte de las actitudes, las opiniones y los comportamientos aprobados socialmente resulta de consensos paradójicos y generadores de violencia. Entre estas aberraciones está el concepto de “guerra justa”, que al mismo tiempo tiene un sólido apoyo legal. Así, es “normal” que un ejército mate a todos sus enemigos, una vez declarada la guerra. Pero es que el hecho de matar se torna un delito! Como consecuencia, lo jóvenes de todo el mundo aprende a utilizar las armas y asesinar sin piedad. Consenso análogo reinaba en otros tiempos respecto al duelo para “vengar la honra herida”. Todos concordaban con una práctica considerada hoy cruel, porque está fuera de moda y es un tanto ridícula. La ley acompaño esta evolución y prohibió esta costumbre, tornándola ilegal. Los dos ejemplos provocan cuestionamientos en relación con la guerra, una especie de duelo colectivo. ¿Cuándo será proscrita? Podemos esperar que el mundo evolucione al punto de prohibir la violencia en los campos de batalla? Es por ese objetivo que trabajamos. Por lo tanto, es necesario ayudar a la humanidad a salir de su cómoda ”normosis”. Sólo el desarrollo de la plena consciencia impedirá que hombres y mujeres se adapten a normas injustas, violentas y crueles. Esto implica un esfuerzo dirigido tanto para el plano social como para el espíritu humano. Es posible, y esto debe hacerse simultáneamente. LAS TRES MANIFESTACIONES SOCIALES DE LA ENERGÍA En el terreno de las ciencias sociales tenemos una enorme cantidad de trabajo de investigación y proyectos de acción referentes a la guerra, la violencia y la paz 17. Vamos a clasificarlos en función del modelo de la no fragmentación de la energía. 17

UNESCO. Education for international cooperations and peace at the primary school level. Paris: UNESCO, 1983. CHRISTOPH, W, et coll. Handbook on peace education. Frankfurt: IPRA. BOULDING, E. The child an noviolent social change.


De la misma forma que los casos anteriores, resaltamos que las distinciones que haremos aquí sobre las tres formas sociales de la energía apenan sirven a un propósito didáctico. En verdad, ellas son integradas e interdependientes. 1. La cultura: corresponde en el plano social a la inteligencia humana. Constituye un conjunto de consensos, opiniones, actitudes, hábitos, sentimientos, puntos de vista, conceptos, estereotipos, comportamientos y leyes que determinan la sociedad. Se expresa por medio del arte en todas sus formas, el conocimiento científico, la filosofía, los valores espirituales y religiosos. Se transmite por las instituciones sociales, como las mencionadas anteriormente. 2. Los vínculos asociativos: corresponden en el plano social, la vida para el ser humano. Constituyen un conjunto de relaciones, interacciones, comunicaciones entre personas, grupos e instituciones. Se materializan en instituciones sociales como la familia, la escuela, el Estado, la iglesia, la empresa, el club, etc. 3. La economía de los bienes materiales: corresponden en el plano social al cuerpo humano. Se trata de la producción, distribución, consumo, alimentación y circulación de riquezas, entre otros. Se realiza por intermedio del trabajador aislado u organizado en empresas privadas o públicas. A cada forma social de energía corresponde métodos diferentes de educación para la paz. Describiremos los más importantes y eficientes, elaborados en el curso de los últimos cuarenta años de acelerado desarrollos científicos y tecnológicos. Podemos distinguir tres modalidades de educación social para la paz: 1.

La educación cultural para la paz

2.

La educación social para la paz

3.

La educación económica para la paz

Siguen a continuación algunos comentarios esenciales sobre cada una. La educación cultural para la paz: Como lo demuestra Johan Galtung 18 se trata de transformar los valores. No es una tarea simple, porque los conceptos, las opiniones y los sentimientos se graban profundamente en nuestra consciencia desde la infancia. Analizaremos, entonces, las principales acciones pedagógicas de acuerdo a que son recomendadas actualmente: 1. La enseñanza y difusión de la Carta Internacional de los Derechos del Hombre 19: las Organización de las Naciones Unidas ha hecho un esfuerzo pedagógico enorme para difundir los valores relativos a los derechos humanos en todos los países del mundo. Incluida en este esfuerzo la UNESCO publicó en 1986 una guía para la enseñanza de los derechos humanos en todos los niveles y en todas las formas de educación. 18 19


En la editorial de la publicación 20, G.B. Kutukdjan nos da un apartado general de las “grandes lecciones impresas de los trabajos pedagógicos de los últimos año” y afirma que “tal vez los derechos del hombre deben ser una disciplina que complemente y acreciente los currículos escolares”. Según esto, la nueva disciplina estaría formada por verdaderas “aulas de libertad y democracia”. 2. La educación de la paz en los medios: impresa (periódicos, revistas, radio TV) y en la publicidad son vehículos de gran fuerza para la difusión de los valores de la paz. En tanto, los medios de comunicación vienen a ser utilizados de forma totalmente diferente. Varios especialistas acreditan que los mensajes violentos contribuyen a tornar el mundo más feroz. A pesar de esto, hay educadores investigando seriamente las formas por los cuales los medios se podrían transformar en un instrumento de paz. Numerosos estudios se han hecho sobre el papel educativo que la TV, el periódico y la publicidad deberían asumir. Todos ellos parten del principio de que los medios de comunicación tienen un poder de convencimiento extraordinario que debe ser trabajado para fortalecer las energías positivas. Una síntesis de esta información se puede encontrar en una publicación de la UNESCO “La educación de los medios de comunicación”.21 En su introducción de una publicación de la UNESCO, Goerge Gerner dice: “La violencia y el terror en los medios dan a las relaciones sociales una imagen conflictiva. Muestran como la fuerza pudiera ser empleada para dirigir, aislar, dominar, provocar y destruir” Algunas investigaciones demuestran que un porcentaje del contenido de violencia aumenta considerablemente en las escenas de la televisión, llegando a más de la mitad de los programas”22 Es posible llevar la educación a los medios de comunicación. Todo indica que esto está ocurriendo en muchos países. Al menos esto es lo que se quiera. 3. Otras propuestas pedagógicas: el asunto de la educación para la paz es vastísimo, y sus perspectivas muchísimas. Para el objetivo de esta obra nos vamos a contentar con citar algunas de las más importantes experiencias. − Formación y fomento de bibliotecas dedicadas al tema de la paz y la introducción del asunto en las colecciones ya existentes. − Inclusión de una educación jurídica para la paz en las facultades de derecho. − Estudio y difusión de una historia mundial de la paz, de modo que equilibran la tendencia de los manuales escolares que privilegian los relatos de batallas, masacres, victorias y derrotas. − Desarrollo de una cultura holística en las empresas y organismo gubernamentales y no gubernamentales, iniciado por la ONU. Esta cultura deberá conducir a un examen del ser humano, su producción y el medio 20 21 22


ambiente, indispensables para la paz. − Educación de los militares para la paz como una introducción, en las academias militares, a las disciplinas ligadas al papel de los ejércitos en la preservación de la paz.23 − Educación para el desarme, como la otra cara de la cuestión precedente. Se torna importante que los estudiantes desarrollen un sentido crítico en relación con la violencia. La meta es que cuestionen los arsenales existentes y la propia institución de la guerra. LA EDUCACIÓN SOCIAL PARA LA PAZ La instauración de una vida social pacífica depende, como ya vimos, de una educación individual para la paz. Pero esto no es suficiente. Es necesaria una acción directa sobre las relaciones humanas interpersonales, inter e intragrupales e internacionales. Innumerables métodos fueron elaborados al respecto, sobre todo después de la segunda guerra mundial. Citemos algunos: − La dinámica de grupo bajo diferentes formas: T-Grupo, laboratorios de sensibilización de las relaciones interpersonales, laboratorios intergrupales, liderazgo en reuniones, formación en liderazgo. Su principal objetivo es identificar y tratar los obstáculos de la comunicación y las causas del conflicto. − Psicodrama, Sociodrama, dramatización y sociometría: métodos creados por J.L Moreno cuyas aplicaciones para la educación de la paz son apreciadas. − Juegos de estrategias para la paz: actividades no competitivas que estimulan la cooperación. Se basan en la elaboración de estrategias internacionales que permiten alcanzar la paz y prever, en cierta medida, las relaciones de los adversarios. − Artes marciales, aikido y judo de Japón: desarrollan el espíritu pacífico y el respeto hacia el adversario, así como la sensibilidad energética intra e interpersonal. − Estudios interpartidarios: son acciones que pueden desarrollarse en base de simposios y reuniones. En ellos los políticos estudiarían juntos los valores que pueden ayudarlos a unirse, más allá de sus diferencias ideológicas. − Reuniones, conferencias y seminarios inter- religiosos: van aconteciendo con más frecuencia desde los últimos treinta años. Aproximan y estimulan la comprensión entre los representantes de las diversas tradiciones espirituales. LA EDUCACIÓN ECONÓMICA PARA LA PAZ: Siempre y cuando reinen la miseria, el hambre, la enfermedad, la mortalidad infantil la sobrepoblación y el abandono de miles de niños en las calles, no podrá haber paz. Ni en nuestra consciencia, ni en las relaciones naciones e internacionales. 23


De hecho, por razón que no caben analizar aquí, pero que encuentran su origen en la “fantasía de la separación” y en la posesividad, los regímenes actuales resolverán parcialmente esta cuestión esencial. Para que haya la posibilidad de una educación económica para la paz, es necesario elaborar una teoría económica para la paz, que tenga en cuenta, simultáneamente, los factores individuales, sociales y ecológicos. En suma, se precisa de una nueva economía holística, que integre y trascienda las contribuciones positivistas de los sistemas económicos actuales. Equipos interdisciplinarios deberían reunirse para hacer diferentes recomendaciones a los países del mundo. Tal propuesta se basa en las cinco “e” preconizadas por Pierre Dansereau: ecología (medio ambiente), etología (hábitos y costumbres), economía (producción y ampliación de la riqueza), etnología (diversidad cultural entre los pueblos) y ética (búsqueda del bien)24. Por lo tanto, nos limitamos en este tópico a las siguientes actitudes: − Continuar la crítica de los aspectos violentos y crueles de los sistemas económicos actuales. Prácticamente todos los métodos pedagógicos pueden ser empleados en este sentido. Johan Galtung, por ejemplo, propone el uso de la dramatización para vivir los efectos de diferentes sistemas socioeconómicos. − Difundir y fomentar los movimientos y actitudes para corregir la situación actual. Entre ellas podemos citar: 1. La simplicidad voluntaria: movimiento iniciado por Schumacher en su libro Small is beautiful25 y ampliado bajo este título por Duane Elging. El autor del término, Richar Gregg, lo definio de la siguiente manera: “Simplicidad voluntaria significa pureza de las intenciones, sinceridad y honestidad interior. Busca el orden en la energía y el deseo de lograr una mayor abundancia en la vida. Implica organizar deliberadamente la vida con fines significativos2. 26 2. La comodidad esencial: no es fácil definir la comodidad, porque dependen del nivel económico de cada población. Un hindú tiene necesidades muy diferentes que las de un europeo. Sobre este punto, en tanto, hay un acuerdo: es esencial garantizar la sobrevivencia del hombre. Así, todos los seres humanos precisan -en lo mínimode alimentos suficientes para mantener la salud, vestimentas y morada para protegerse de la intemperie. Los países desarrollados pueden ser educados para ayudar al tercer mundo a lograr alcanzar ese mínimo. Al mismo tiempo en que se satisfacen las necesidades básicas, se refuerza la simplicidad voluntaria y se combate la alienación y la indiferencia, muy generalizadas en nuestro tiempo. Si el futuro pudiera responder a estas medidas se contribuirá para un menor consumo en los países desarrollados, en beneficio del aumento de la comodidad 24 25 26


esencial en el tercer mundo. Eso está, por otra parte, en el espíritu de la Relatoría Brundtlando de las Naciones Unidas, que dice que el desarrollo sustentable es la única forma de salvar el planeta. METODOLOGÍA PEDAGÓGICA Corto plazo En los puntos a seguir, las consultas relacionadas del libro deberán producirse solamente después de las exposiciones en el aula o de las experiencias prácticas propuestas, y se profundizarán en el contenido vivenciado. La recomendación busca garantizar un mayor impacto del abordaje holístico sobre los aprendices, porque se someterán al llamado “efecto sorpresa”. Otra ventaja se deriva del hecho del algunas técnicas tienen efecto si son aplicadas por educadores. El contacto puramente intelectual con estos contenidos, por lo tanto, peca de inutilidad, o en la peor hipótesis inútil es francamente contra-indicado. 1.

La paz con los otros: o con quién? (exposición y debate)

2. Cómo acontece el proceso de la destrucción de la ecología social? (exposición y debate) 3. Breve discusión sobre el proceso de destrucción de la armonía interior y sus repercusiones sobre la armonía social. Comentar la destrucción de la paz en el plano de la cultura, la sociedad y la economía. 4. Experiencia en dinámica de grupo sobre conceptos y preconceptos culturales: lo que divide y lo que une el grupo. 5.

La reconstrucción de la paz en la sociedad (exposición y debate)

A partir de este tópico, se indica una lectura previa, seguida de discusión: 1.

La comodidad esencial

2.

La simplicidad voluntaria

3.

Una nueva motivación profesional

4.

Las causas de las guerras y la paz

5.

Las educación para la paz

6.

La interacción espiritual (experiencia de grupo)

7.

la carta internacional de los derechos del hombre

8.

Los valores universales.

Medio y largo plazo La colaboración de psicósociologos, sociólogos, antropólogos y economistas será de gran utilidad en el desarrollo de este contenido. Proponemos la misma programación indicada para el corto plazo, complementando


con las palabras de los profesionales anteriormente mencionados y con discusiones sobre la siguiente bibliografía auxiliar: 1.

M´Bow. Mamadou Mahtar, y otros. Consenso y paz. Paris.

2.

Divier, Pierre Francois. Guía práctica de la paz mundial. Marvel, 1985.

3. Ference, B; Keyes Jr, Ken. Planeta de los ciudadanos del mundo. Prefacio de Robert Muller. Quebec: Knowlton. 4.

UNESCO libro del año de la paz y estudios del conflicto. París: UNESCO.

EL ARTE DE VIVIR EN PAZ CON LA NATURALEZA La naturaleza tiene una expresión de energía universal. Como seres humanos, somos parte de ella al mismo tiempo en que ellas es parte de nosotros. En otras palabras, integramos la naturaleza al mismo tiempo que ella nos integra. Esto parece muy simple. Pero no lo es en la “fantasía de la separación” que nos separa del universo y nos transforma en los principales adversarios de la vida sobre el planeta. El arte de vivir en paz con el medio ambiente consiste, entonces, en volver al ser humano consciente de que es parte indisociable de la naturaleza. El objetivo es restablecer una visión holística cósmica (transpersonal y universal). Se trata de la última etapa en la escalada evolutiva que comienza por la consciencia personal egoísta, pasa por el plano social y llega a la dimensión planetaria. POR UNA PEDAGOGÍA ECOLÓGICA La pedagogía ecológica pretende sensibilizar al hombre para el hecho de que no tiene fronteras reales con la naturaleza y con el universo. Es la misma energía en formas distintas, como ya lo vimos antes. Cuando la humanidad se de cuenta de este hecho, ella se empeñara en la preservación del medio ambiente. Pues percibirá que si no lo hace, estará matando sus propios descendientes, niños y niñas que no soportaran la atmósfera contaminada, los ríos, lagos y océanos muertos. Fijada esta meta esencial de una pedagogía ecológica, veamos cómo se realizará. Como ya lo vimos anteriormente, desarrollaremos el contenido a partir de tres grandes manifestaciones de la energía en el plano de la naturaleza: la materia, la vida y la información. Ya sabemos que estas manifestaciones son indisociables, simples variaciones de las misma energía primordial. Así, la vida que reposa en la materia, sirve de soporte para la información. Como ejemplo de este tríptico energético tomemos el caso de un árbol cualquiera. La vida de este vegetal se manifiesta por el hecho de nacer, crecer, reproducirse, y


asimismo morir. Pero en esa vida se aloja una estructura material, compuesta en este caso, de células, clorofila, sales minerales, calcio, grasa y otras tantas cosas que componen la raíz, el tronco, las hojas, los frutos y las flores. El aspecto informativo se expresa por el código genético que los semejantes de vegetal también llevan. Es esto lo que “informa” a las sustancias químicas como ellas deben agruparse para formar un árbol nuevo. Este mismo mecanismo ocurre también con el hombre: la materia (carne, huesos, sangre, cartílagos, etc), y en cuanto tal inerte. La vida, donde se abriga en ese conjunto de sustancias, se torna capaz de crecer y reproducirse. Los hijos nacen, como se sabe, por el resultado del encuentro entre el óvulo y un espermatozoide, portadores de las informaciones genéticas necesarias para la formación de un nuevo ser. En este sentido, se puede decir que la comunicación – en sí misma- es un proceso vital, que encuentra su expresión máxima en el amor. Como lo afirma David Bohm 27, la información es la expresión de la sabiduría, que da orden al universo. La forma más directa de lograr la paz consiste en hacer que cada ser humano constate su identidad existente en sus estructuras psíquica, vital y física y los sistemas cibernéticos, vitales y materiales dl universo. En suma, cabe propiciar a cada hombre la posibilidad de ver que los mundos interior y exterior, el sujeto y el universo no son nada más que manifestaciones distintas de la misma energía. Se hace evidente que todo el trabajo comienza por “educar el educador”. Es importante convencerlo profundamente de la necesidad de escapar de la “fantasía de la separación”, en la cual la mayoría de la humanidad está inmersa. Vamos ahora a ocuparnos de los tres aspectos de la pedagogía ecológica: 1.

Una pedagogía ecológica de la materia

2.

Una pedagogía ecológica de la vida

3.

Una pedagogía ecológica de la información

Comenzaremos por analizar los ecosistemas, concebidos en cuanto manifestaciones materiales del flujo de energía en determinado medio ambiente. Explicando mejor: los animales, las plantas, la atmósfera, el suelo y el clima se relacionan todo el tiempo. Unos crecen a costa de otros. Unos se alimentan de los otros. Ese cambio de energía acontece dentro de parámetros muy delicados, que garantizan la preservación y la manutención de todos los componentes originales. Romper el equilibrio energético de un ecosistema es, por lo tanto, la mejor manera de destruirlo, como muestra Pierre Dansereau28. Simplificando, el flujo de la energía se produce de la siguiente forma: las sustancias 27 28

Bohm, David. La plenitud del universo. París:


contenidas en el suelo y en la atmósfera son absorbidas por las plantas. Estas, a su vez, son consumidas por los herbívoros. Animales carnívoros devoran los vegetarianos. Al morir y descomponerse, plantas y animales devuelven al suelo lo que tomaron de él para crecer. Para ejemplificar la fragilidad de este equilibrio, tómese el caso de la sobrepoblación. Imagines que, en el ecosistema citado, los animales carnívoros se multiplican descontroladamente. Las consecuencias inmediatas será la disminución del número de animales herbívoros, que incluso pueden hasta extinguirse. Privados de su alimento natural, los carnívoros también pueden llegar a desaparece de su hábitat. Los primeros beneficiaros de tal situación serían las plantas, porque estarían libres de los vegetarianos, que se alimentaban de ellas. Pero las plantas empezarían a multiplicarse sin control. Agotarían el suelo y causarían cambios climáticos en la región. Como se percibe, el cambio de una parte del ajedrez ecológico causa un sin número de alteraciones, la conservación de las condiciones dl equilibrio ambiental depende de la preservación de las relaciones energéticas entre varias partes del ecosistema. No es difícil hacer que los estudiantes perciban que no hay vida en ellos y en el universo, sino que se trata de la misma vida. Un análisis comparativo de la evolución del ser humano, las plantas y los animales puede reforzar este trabajo. Relacionar la información y la inteligencia que rigen los ecosistemas al pensamiento y la inteligencia humana sirve para demostrar que hay una sabiduría inmanente en el hombre y la naturaleza. Pero, en el comienzo del trabajo de sensibilización, esta tesis puede chocar con resistencias teóricas o al mismo tiempo con ideológicas. Por esto, la demostración debe realizarse en el plano de la observación rigurosa de los hechos. A cada estudiante le corresponder hacer analogías y tomar conclusiones al respecto. El maestro no debe imponer creencias por la fuerza moral o la coerción. En lo posible debe pretender orientar los pasos del aprendiz. Así es posible en el educador proponer reflexiones como: “medite sobre la realidad de una semilla. Piense sobre como ella contiene un programa para la construcción de un árbol que todavía no existe. Reflexiones sobre la semejanza de este proceso con un programa de computador, que nada más es un conjunto de operaciones con la finalidad de que construir algo que todavía no existe. Ahora vemos si hay una analogía entre el programa de la semilla y el programa del computador, y la información en un óvulo o un espermatozoide. Veamos más allá. ¿Sería posible pensar en las leyes de la física y de la naturaleza como programas que rigen la construcción del propio universo? La “fantasía de la separación” , respecto a las relaciones hombre-naturaleza puede ser convertida en un trabajo de reintegración holística, como ayuda de una pedagogía básica que incentive las relaciones armoniosas con el medio ambiente. El programa MAB (Men and Biosphere Programme), de la UNESCO, es una fuente de información para la elaboración de currículos, y va más allá fortaleciendo los métodos


de educación y de formación.29 Se trata de provocar una actitud de respeto profundo por el planeta, mostrándolo como una extensión de nosotros mismo. Esta sensibilización pretende abrir a los seres humanos la idea de que entre ellos y el cosmos (la tierra incluida) existe un cordón umbilical invisible e imprescindible. La Declaración de Responsabilidades Humanas para la Paz y el Desarrollo Sustentable, de la Universidad de la paz de la ONU, es un documento que debería obligatoriamente hacer parte de este tipo de currículo. Ella proporciona el apoyo teórico y ético en todos los principales ideales que desarrollamos a lo largo de este manual 30 Para terminar esta obra, nos gustaría resaltar que mucho de lo que aquí se dijo puede ser comprendido como el auxilio exclusivo del cerebro. Cuidado! La comprensión racional de nada servirá si los aprendices no procurar integrarla a las dimensiones del espíritu y el corazón. Si, mientras el estudiante, omitiera la necesaria superación de la “fantasía de la separación” continuara pensando una cosa, sintiendo otra y soñando con una tercera. Permanecerán por lo tanto, estáticos. Paralizados por la contradicción. Acreditamos firmemente que la paz está al alcance de la mano, pero es necesario que cada uno halle su repuesta a la pregunta: ¿qué es posible hacer al corto y medio plazo para la paz? De hecho, esto es comenzar ya, una mañana sin guerras estará garantizada. Por todo esto, a trabajar! METODOLOGÍA PEDAGÓGICA Este es el plano de las técnicas que proponemos para el buen desarrollo del arte de vivir en paz con la naturaleza: Cuarto plazo 1.

El proceso de destrucción de la naturaleza (exposición verbal)

2.

Restablecimiento de la armonía con la naturaleza (exposición verbal)

3.

La paz con la naturaleza (exposición verbal)

4. La materia. Viajes por la materia exterior e interior. Técnicas de visualización sobre los temas de la tierra, el agua, el fuego, el aire y el espacio. 5. La vida exterior e interior. ¿De dónde venimos, dónde estamos, a dónde vamos? Una experiencia vívida en la naturaleza, en grupo y de a dos personas, 6. La información, la inteligencia interior y exterior. Concentración y reflexión sobre una semilla y sobre el proceso del pensamiento y la creatividad. 7.

La disolución de la “fantasía de la separación” (demostración verbal)

8.

¿Qué se ha hecho y qué se hace actualmente por la paz y el medio ambiente?

29 30


Cada uno hacer una lista de acciones pasadas y presentes. 9. Proyecto de contribución personal por la paz y el medio ambiente. Es importante que el curso termine con una firme resolución para la contribución de la paz y la ecología, que esa resolución sea reforzada por un proyecto personal de acción que tenga esta finalidad. Medio y largo plazo Se debe añadir a lo propuesto en el programa del corto plazo las siguientes actividades: 1.

Exposición sobre el medio ambiente organizada por los propios estudiantes.

2.

Grupos de investigación

3.

Conferencias de ecologistas

4. Proyección de películas y videos sobre la devastación ambiental y las soluciones efectivas para este problema. 5.

Excursiones y viajes en grupo.


CONCLUSIONES Para terminar me gustaría salir del estilo académico de este libro para entrar en contacto directo con el corazón del lector. Esta obra constituye la realidad de una síntesis de todo lo esencial que aprendí en toda mi existencia, sobre una nueva manera de vivir, y de vivir en paz. Lo que me trajo personalmente a escribir esta obra es una larga historia que refleja la crisis que estamos viviendo, en la que hay cada vez más violencia, que a su vez es el reflejo de de una crisis que afecta toda la juventud y sus países: una crisis del sentido de la existencia. A pesar de ya estar escrita esta misma historia en dos libros, La revolución silenciosa y las lágrimas de la compasión, presento un resumen para aquellos que los van a leer. Yo mismo pasé por una crisis de estas y aprendí a duras penas que la crisis no era una cosa mala -depende de lo que la gente hace de ella. Puede ser una gran oportunidad para evolucionar y transformar. A los 33 años yo ya me encontraba, a pesar de la edad, en el auge de este suceso. Lo tenía todo pero yo nunca soñaba con tener cargos, dinero, fama, libro best-seller en la lista del periódico. O globo, en el consultorio de psicología, daba entrevistas en la TV, y era profesor de universidades. Yo me sentía profundamente infeliz, al punto de colapsar en lágrimas, dominado por el tedio, en el medio de una plaza vacía, un domingo vacio,,y en el mismo vacio. Pero más tarde descubro que había conjugado el verbo tener sobre todas las modalidades que me habían enseñado. Pero ninguno me paso la manera de Ser, ni en el mismo país, ni los profesores de jardín, primarios, secundarios o superiores. Ninguno me comunicó lo que es esencial y accesorio. Esta crisis me llevó a un cáncer; fui operado, hice radioterapia y el médico me informó que necesitaba tener 50 años para saber si estaba curado o no. Fue cuando salió la luz sobre las grandes cuestiones de la vida: ¿qué he hecho en esta tierra? ¿Tengo algún papel, alguna misión? ¿Y después de la muerte que es lo que hay? Estas preguntas me llevaron a procurar a encontrar los caminos para las respuestas a la salida de la crisis. Resolví hacer psicoanálisis en el día cuatro veces por semana y aprender a practicar yoga. Un camino occidental y un camino oriental. Yo estaba haciendo lo que recomendaba la Declaración de Venecia de la UNESCO, que se adjunta en el nexo al final, durante veinte años. Salí de la misma crisis, descubrí mi vocación humanista en el psicoanálisis, en el yoga, funciones dormidas me permitirán ver distinta la energía, lo que ha cambiado en el lugar del ser humano y del universo. Estas experiencias fueron reforzadas en un retiro de tres años de yoga tibetano, donde aprendí mucho sobre las tradiciones del Dalai Lama. En verdad que he aprendido mucho sobre la paz y las fronteras, ya que nací en una familia con tres religiones en conflicto. Yo mismo nací en una frontera, la de Francia y Alemania, en guerras periódicas. Así, muy temprano aprendí sobre el valor relativo de las fronteras. En realidad no existe


ninguna frontera en ningún lugar; todas las fronteras son creaciones de la mente humana -luego, no existen. Yo en la cima de una frontera que no existe que se hace las guerras. Es por esto que muy temprano soñé con un mundo en paz. Cuando tenía como 8 años de edad reuní amigos y primos, y con el humor que nunca me falta, para dirimir los conflictos religiosos de mi familia sugería la creación de una asociación católica de judíos protestantes... En plena guerra mundial, me enlisté a la guerrilla francesa para expulsar a los nazis. Pedí para mí una metralleta, de las que fueron enviadas por los aviones británicos..Algo en mí me gritó muy fuerte: No, no quiero matar! Y me ofrecí para ser enfermero de la Cruz Roja, y felizmente para mi, nuca maté a alguien. Yo ya era no violento, sin conocer el “ahimsa” de Gandhi: participe activamente de la eliminación de los nazis, pero sin violencia y sin odio, con amor. En realidad, nunca llegué a odiar a los alemanes; para mi ellos eran seres humanos como nosotros. Unos días yo estaba caminando por los rieles de un tren por los que iba a pasar los nazis, y mis compañeros estaban explotando un puente. Entonces, soñé, y me vi nítidamente en un futuro creando una institución educativa con todos los métodos modernos de educación al servicio de la paz. Yo tenía 18 años. Y aquí está realizado mi sueño: UNIPAZ ha instalado treinta unidades en Brasil y el mundo; el método de AVIPAZ aplicado en miles de personas, y en el presente, el libro traducido ya en seis lenguas. Esto me da mucha paz y alegría. Pero lo que me da más felicidad es escuchar declaraciones entusiasmadas de personas que hicieron AVIPAZ: “ Muchas gracias! Esto era lo que se necesitaba! Este seminario está cambiando profundamente mi existencia; ya me siento como otra persona!” Sólo me resta emitir un voto: que este libro sirva de semilla para un profunda transformación de sus lectores!


ANEXOS: DECLARACIÓN DE VENECIA: LA CIENCIA ANTE LOS CONFINES DEL CONOCIMIENTO Los participantes en el coloquio "La ciencia ante los confines del conocimiento; prólogo de nuestro pasado cultural", organizado por la UNESCO con la colaboración de la Fundación Giorgio Cini (Venecia, 3 a 7 de marzo de 1986), movidos por un espíritu de apertura y de replanteamiento de los valores de nuestra época, han coincidido en lo siguiente: 1. Asistimos a una revolución importantísima en el ámbito de la ciencia, engendrada por la ciencia fundamental (especialmente la física y la biología), por las modificaciones radicales que introduce en la lógica, en la epistemología y asimismo en la vida cotidiana a través de las aplicaciones tecnológicas. Pero, al mismo tiempo, advertimos que existe un desfase importante entre la nueva visión del mundo que dimana del estudio de los sistemas naturales y los valores aún predominantes en la filosofía, las ciencias humanas y la vida de la sociedad moderna, ya que dichos valores se basan en gran medida en el determinismo mecanicista, el positivismo o el nihilismo. Consideramos que ese desfase es gravemente perjudicial y está preñado de serias amenazas de destrucción de nuestra especie. 2. Por su propio movimiento interno, el conocimiento científico ha alcanzado los confines del diálogo ineluctable con otras formas del conocimiento. En este sentido, y al tiempo que reconocemos las diferencias esenciales que existen entre la ciencia y la tradición, advertimos, no su oposición, sino su complementariedad. El encuentro inesperado y enriquecedor entre la ciencia y las distintas tradiciones del mundo hace posible imaginar la aparición de una nueva visión de la humanidad y hasta de un nuevo racionalismo, capaces de desembocar en una nueva perspectiva metafísica. 3. Rechazamos cualquier proyecto globalizador, cualquier sistema cerrado de pensamiento, toda nueva utopía, pero reconocemos también la urgencia de una investigación verdaderamente transdisciplinar mediante el intercambio dinámico de las ciencias "exactas", las ciencias "humanas", el arte y la tradición. En cierto sentido, esa metodología transdisciplinar está inscrita en nuestro propio cerebro merced a la interacción de sus dos hemisferios. Así, pues, el estudio conjunto de la naturaleza y de lo imaginario, del universo y el ser humano, podría acercarnos mejor a la realidad y hacer que podamos enfrentarnos con más propiedad a los desafíos que plantea nuestra época. 4. La enseñanza al uso de la ciencia mediante la presentación lineal de los conocimientos oculta la ruptura entre la ciencia contemporánea y las visiones ya superadas del mundo. Reconocemos la urgencia de buscar nuevos métodos de educación que tomen en cuenta los avances de la ciencia que hoy se armonizan con las grandes tradiciones culturales y cuya conservación y estudio más


profundo son fundamentales. La UNESCO sería la Organización adecuada para fomentar ideas de este tenor. 5. Los desafíos de nuestra época -la autodestrucción de nuestra especie, el informático, el genético, etc.- arrojan una luz nueva sobre la responsabilidad social de los científicos, tanto por lo que se refiere a la iniciativa como a la aplicación de las investigaciones. Si bien los científicos no pueden decidir qué aplicación se dará a sus descubrimientos, no deben conformarse con asistir pasivamente a la aplicación a ciegas de aquéllos. En nuestra opinión, la amplitud de las tareas de nuestra época exige, por un lado, la información rigurosa y permanente de la opinión pública y, por otro, la creación de órganos de orientación e incluso de decisión, de índole pluri y transdisciplinaria. 6. Abrigamos la esperanza de que la UNESCO prosiga esta iniciativa estimulando una reflexión sobre la universalidad y la transdisciplinariedad. Participantes: D.A. Akyeampong (Ghana) Ubiratan d'Ambrosio (Brasil) René Berger (Suiza) Nicolo Dallaporta (Italia) Avishai Margalit (Israel) Yujiro Nakamura (Japón) Basarab Nicolescu (Francia) David Ottoson (Suecia) Jean Dausset (Francia) Premio Nobel de Fisiología y Medicina Abdus Salam (Pakistán) Premio Nobel de Física Maitreyi Devi (India) Rupert Sheldrake (Reino Unido) Gilbert Durand (Francia) Henry Stapp (Estados Unidos) Santiago Genovès (México) David Suzuki (Canadá) Susantha Goonatilake (Sri Lanka)


CARTA DE TRANDISCIPLINARIEDAD Considerando que: — La proliferación actual de las disciplinas académicas y no-académicas conducen a un crecimiento exponencial del saber que hace imposible toda mirada global del ser humano. — Sólo una inteligencia que dé cuenta de la dimensión planetaria de los conflictos actuales podrá hacer frente a la complejidad de nuestro mundo y al desafío contemporáneo de la autodestrucción material y espiritual de nuestra especie. — La vida está seriamente amenazada por una tecnociencia triunfante, que sólo obedece a la lógica horrorosa de la eficacia por la eficacia. — La ruptura contemporánea entre un saber cada vez más acumulativo y un ser interior cada vez más empobrecido conduce a un ascenso de un nuevo oscurantismo, cuyas consecuencias en el plano individual y social son incalculables. — El crecimiento de los saberes, sin precedente en la historia, aumenta la desigualdad entre aquellos que los poseen y los que carecen de ellos, engendrando así desigualdades crecientes en el seno de los pueblos y entre las naciones de nuestro planeta. — Al mismo tiempo que todos los desafíos enunciados tienen su contraparte de esperanza y que el crecimiento extraordinario de los saberes puede conducir, a largo plazo, a una mutación comparable al pasaje de los homínidos a la especie humana. Considerando lo que precede, los participantes del Primer Congreso Mundial de Transdisciplinariedad (Convento de Arrábida, Portugal, 2 a 7 de noviembre de 1994) adoptan la presente Carta como un conjunto de principios fundamentales de la comunidad de espíritus transdisciplinarios, constituyendo un contrato moral que todo signatario de esta Carta hace consigo mismo, fuera de toda coacción jurídica e institucional. Artículo 1. Toda tentativa de reducir al ser humano a una definición y de disolverlo en estructuras formales, cualesquiera que sean, es incompatible con la visión transdisciplinaria. Artículo 2. El reconocimiento de la existencia de diferentes niveles de realidad, regidos por diferentes lógicas, es inherente a la actitud transdisciplinaria. Toda tentativa de reducir la realidad a un solo nivel, regido por una única lógica, no se sitúa en el campo de la transdisciplinariedad. Artículo 3. La transdisciplinariedad es complementaria al enfoque disciplinario; hace emerger de la confrontación de las disciplinas nuevos datos que las articulan entre sí, y nos ofrece una nueva visión de la naturaleza y de la realidad. La transdisciplinariedad no busca el dominio de muchas disciplinas, sino la apertura de todas las disciplinas a aquellos que las atraviesan y las trascienden. Artículo 4. La clave de la bóveda de la transdisciplinariedad reside en la unificación semántica y operativa de las acepciones a través y más allá de las disciplinas. Ello presupone una racionalidad abierta, a través de una nueva mirada sobre la relatividad


de las nociones de «definición» y «objetividad». El formalismo excesivo, la absolutización de la objetividad, que comporta la exclusión del sujeto, conducen al empobrecimiento. Artículo 5. La visión transdisciplinaria es decididamente abierta en la medida que ella trasciende el dominio de las ciencias exactas por su diálogo y su reconciliación, no solamente con las ciencias humanas sino también con el arte, la literatura, la poesía y la experiencia interior. Artículo 6. En relación a la interdisciplinariedad y a la multidisciplinariedad, la transdisciplinariedad es multirreferencial y multidimensional. Tomando en cuenta las concepciones de tiempo y de historia, la transdisciplinariedad no excluye la existencia de un horizonte transhistórico. Artículo 7. La transdisciplinariedad no constituye una nueva religión, ni una nueva filosofía, ni una nueva metafísica, ni una ciencia de las ciencias. Artículo 8.La dignidad del ser humano es también de orden cósmico y planetario. La operación del ser humano sobre la Tierra es una de las etapas de la historia del universo. El reconocimiento de la Tierra como patria es uno de los imperativos de la transdisciplinariedad. Todo ser humano tiene derecho a una nacionalidad, pero, a título de habitante de la Tierra, él es al mismo tiempo un ser transnacional. El reconocimiento por el derecho internacional de la doble pertenencia –a una nación y a la Tierra– constituye uno de los objetivos de la investigación transdisciplinaria. Artículo 9. La transdisciplinariedad conduce a una actitud abierta hacia los mitos y las religiones y hacia quienes los respetan en un espíritu transdisciplinario. Artículo 10. No hay un lugar cultural privilegiado desde donde se pueda juzgar a las otras culturas. El enfoque transdisciplinario es en sí mismo transcultural. Artículo 11. Una educación auténtica no puede privilegiar la abstracción en el conocimiento. Debe enseñar a contextualizar, concretar y globalizar. La educación transdisciplinaria reevalúa el rol de la intuición, del imaginario, de la sensibilidad y del cuerpo en la transmisión de los conocimientos. Artículo 12. La elaboración de una economía transdisciplinaria está fundada sobre el postulado de que la economía debe estar al servicio del ser humano y no a la inversa. Artículo 13. La ética transdisciplinaria rechaza toda actitud que niegue el diálogo y la discusión, cualquiera sea su origen, ideológico, cientista, religioso, económico, político, filosófico. El saber compartido debería conducir a una comprensión compartida, fundada sobre el respeto absoluto de las alteridades unidas por la vida común sobre una sola y misma Tierra. Artículo 14. Rigor, apertura y tolerancia son las características fundamentales de la actitud y visión transdisciplinaria. El rigor en la argumentación, que toma en cuenta todas las cuestiones, es la mejor protección respecto de las desviaciones posibles. La apertura incluye la aceptación de lo desconocido, de lo inesperado y de lo imprevisible. La tolerancia es el reconocimiento del derecho a las ideas y verdades contrarias a las nuestras.


Artículo final. La presente Carta de la Transdisciplinariedad es adoptada por los participantes del Primer Congreso de la Transdisciplinariedad, no valiéndose de ninguna otra autoridad que aquella de su obra y de su actividad. De acuerdo a los procedimientos, que serán definidos de acuerdo con los espíritus transdisciplinarios de todos los países, la Carta está abierta a la firma de todo ser humano interesado por las medidas progresivas del orden nacional, internacional y transnacional para la aplicación de sus artículos en la vida. Convento de Arrábida, 6 de noviembre de 1994


LOS CUATRO PILARES DE LA EDUCACIÓN31 Jacques Delors El siglo XXI, que ofrecerá recursos sin precedentes tanto a la circulación y al almacenamiento de informaciones como a la comunicación, planteará a la educación una doble exigencia que, a primera vista, puede parecer casi contradictoria: la educación deberá transmitir, masiva y eficazmente, un volumen cada vez mayor de conocimientos teóricos y técnicos evolutivos, adaptados a la civilización cognoscitiva, porque son las bases de las competencias del futuro. Simultáneamente, deberá hallar y definir orientaciones que permitan no dejarse sumergir por la corriente de informaciones más o menos efímeras que invaden los espacios públicos y privados y conservar el rumbo en proyectos de desarrollo individuales y colectivos. En cierto sentido, la educación se ve obligada a proporcionar las cartas náuticas de un mundo complejo y en perpetua agitación y, al mismo tiempo, la brújula para poder navegar por él. Con esas perspectivas se ha vuelto imposible, y hasta inadecuado, responder de manera puramente cuantitativa a la insaciable demanda de educación, que entraña un bagaje escolar cada vez más voluminoso. Es que ya no basta con que cada individuo acumule al comienzo de su vida una reserva de conocimientos a la que podrá recurrir después sin límites. Sobre todo, debe estar en condiciones de aprovechar y utilizar durante toda la vida cada oportunidad que se le presente de actualizar, profundizar y enriquecer ese primer saber y de adaptarse a un mundo en permanente cambio. Para cumplir el conjunto de las misiones que les son propias, la educación debe estructurarse en torno a cuatro aprendizajes fundamentales que en el transcurso de la vida serán para cada persona, en cierto sentido, los pilares del conocimiento: aprender a conocer, es decir, adquirir los instrumentos de la comprensión; aprender a hacer, para poder influir sobre el propio entorno; aprender a vivir juntos, para participar y cooperar con los demás en todas las actividades humanas; por último, aprender a ser, un proceso fundamental que recoge elementos de los tres anteriores. Por supuesto, estas cuatro vías del saber convergen en una sola, ya que hay entre ellas múltiples puntos de contacto, coincidencia e intercambio. Mas, en general, la enseñanza escolar se orienta esencialmente, por no decir que de manera exclusiva, hacia el aprender a conocer y, en menor medida, el aprender a hacer. Las otras dos formas de aprendizajes dependen las más de las veces de circunstancias aleatorias, cuando no se les considera una mera prolongación, de alguna manera natural, de las dos primeras. Pues bien, la comisión estima que, en cualquier sistema de enseñanza estructurado, cada uno de esos cuatro “pilares del conocimiento” debe recibir una atención equivalente a fin de que la educación sea para el ser humano, en su calidad de persona y de miembro de la sociedad, una experiencia global y que dure toda la vida en los planos cognoscitivos y practico. Desde el comienzo de su actuación, los miembros de la Comisión fueron conscientes de que, para hacer frente a los retos del siglo XXI, seria indispensable asignar nuevos objetivos a la educación y, por consiguiente, modificar la idea que nos hacemos de su utilidad. Una nueva concepción más amplia de la educación debería llevar a cada 31


persona a descubrir, despertar e incrementar sus posibilidades creativas, actualizando así el tesoro escondido en cada uno de nosotros, lo cual supone trascender una visión puramente instrumental de la educación, percibida como la vía obligada para obtener determinados resultados (experiencia práctica, adquisición de capacidades diversas, fines de carácter económico), para considerar su función en toda su plenitud, a saber, la realización de la persona que, toda ella, aprender a ser. Aprender a conocer Este tipo de aprendizaje, que tiende menos a la adquisición de conocimientos clasificados y codificados que al dominio de los instrumentos mismos del saber, puede considerarse a la vez medio y finalidad de la vida humana. En cuanto a medio, consiste para cada persona en aprender a comprender el mundo que la rodea, al menos suficientemente para vivir con dignidad, desarrollar sus capacidades profesionales y comunicarse con los demás. Como fin, su justificación es el placer de comprender, conocer, de descubrir. Aunque el estudio sin aplicación inmediata esté cediendo terreno frente al predomino actual de los conocimientos útiles, la tendencia a prolongar la escolaridad e incrementar el tiempo libre debería permitir a un número cada vez mayor de adultos apreciar las bondades del conocimiento y de la investigación individual. El incremento del saber, que permite comprender mejor las múltiples facetas del propio entorno, favorece el despertar de la curiosidad intelectual, estimula el sentido crítico y permite descifrar la realidad, adquiriendo al mismo tiempo una autonomía de juicio. Desde esa perspectiva, insistimos en ello, es fundamental que cada niño, donde quiera que este, pueda acceder de manera adecuada al razonamiento científico y convertirse para toda la vida en un “amigo de la ciencia” en los niveles de enseñanza secundaria y superior, la formación inicial de proporcionar a todos los alumnos los instrumentos, conceptos y modos de referencia resultantes del progreso científico y de los paradigmas del época. Sin embargo, puesto que el conocimiento es múltiple e infinitamente evolutivo, resulta cada vez más utópico pretender conocerlo todo; por ello más allá de la enseñanza básica, la idea de un saber omnisciente es ilusoria. Al mismo tiempo, la especialización incluso en el caso de futuros investigadores no debe excluir una cultura general. “En nuestros días una mente verdaderamente formada necesita una amplia cultura general y tener la facilidad de estudiar a fondo un pequeño número de materias. De un extremo a otro de la enseñanza, debemos favorecer la simultaneidad de ambas tendencias” pues la cultura general, apertura a otros lenguajes y conocimientos, permite ante todo comunicar. Encerrado en su propia ciencia, el especialista corre un riego de desinteresarse de lo que hacen los demás. En cualesquiera circunstancias, le resultara difícil cooperar. Por otra parte, argamasa de las sociedades en el tiempo y en el tiempo y en el espacio, la formación cultural entraña a una apertura a otros campos del saber, lo que contribuye a fecundas sinergia entre disciplinas diversas. En el ámbito de la investigación, en particular, el progreso de los conocimientos se produce a veces en el punto en el que confluyen disciplinas diversas. Aprender para conocer supone, en primer término, aprender a aprender, ejercitando la atención, la memoria y el pensamiento. Desde la infancia, sobre todo en las sociedades dominadas por la imagen televisiva, el joven debe aprender a concentrar su atención a


las cosas y a las personas. La vertiginosa sucesión de informaciones en los medios de comunicación y el frecuente cambio del canal de televisión, atenta contra el proceso de descubrimiento, que requiere una permanencia y una profundización de la información captada. Este aprendizaje de la atención puede adoptar formas diversas y sacar provecho de múltiples ocasiones de la vida (juegos, visitas a empresas, viajes, trabajos prácticos, asignaturas científicas, etc.). El ejercicio de la memoria, por otra parte, es un antídoto necesario contra la invasión de las informaciones instantáneas que difunden los medios de comunicación masiva. Seria peligroso imaginar que la memoria ha perdido su utilidad debido a la formidable capacidad de almacenamiento y difusión de datos de que disponemos en la actualidad. Desde luego, hay que ser selectivos, en la elección de los datos que aprenderemos “de memoria”, pero debe cultivarse con esmero la facultad intrínsecamente humana de memorización asociativa, irreductible a un automatismo. Todos los especialistas coinciden en afirmar la necesidad de entrenar la memoria desde la infancia y estiman inadecuado suprimir de la práctica escolar algunos ejercicios tradicionales considerados tediosos. Por ultimo, el ejercicio del pensamiento, en el que el niño es iniciado primero por sus padres y más tarde por sus maestros, debe entrañar una articulación entre lo concreto y lo abstracto. Asimismo, convendría combinar tanto en la enseñanza como en la investigación los dos métodos, el deductivo y el inductivo, a menudo presentados como opuestos. Según las disciplinas que se enseñen, uno resultará más pertinente que el otro, pero en la mayoría de los casos la concatenación del pensamiento requiere combinar ambos. El proceso de adquisición del conocimiento no concluye nunca y puede nutrirse de todo tipo de experiencias. En ese sentido, se entrelaza de manera creciente con la experiencia del trabajo, a medida que éste pierde su aspecto rutinario. Puede considerarse que la enseñanza básica tiene éxito si aporta el impulso y las bases que permitirán seguir aprendiendo durante toda la vida, no sólo en el empleo sino también al margen de él. Aprender a hacer Aprender a conocer y aprender a hacer son, en gran medida, indisociables. Pero lo segundo esta más estrechamente vinculado a la cuestión de la forma profesional: ¿cómo enseñar al alumno a poner en práctica sus conocimientos y, al mismo tiempo, como adaptar la enseñanza al futuro mercado del trabajo, cuya evolución no es totalmente previsible? La comisión procurara responder en particular a esta última interrogante. Al respecto, corresponde establecer una diferencia entre las economías industriales, en las que predomina el trabajo asalariado, y las demás, en las que subsiste todavía de manera generalizada el trabajo independiente o ajeno al sector estructurado de la economía. En las sociedades basadas en el salario que se han desarrollado a lo largo del siglo XX conforme al modelo industrial, la sustitución del trabajo humano por maquinas convierte a aquel en algo cada vez más inmaterial y acentúa el carácter conflictivo de las tareas, incluso la industria, así como la importancia de los servicios en la actividad económica. Por lo demás, el futuro de esas economías esta suspendido a


su capacidad de transformar el progreso de los conocimientos e innovaciones generadoras de nuevos empleos y empresas. Así pues, ya no puede darse a la expresión “aprender a hacer” el significado simple que tenia cuando se trataba de preparar a alguien para una tarea material bien definida, para que participase en la fabricación de algo. Los aprendizajes deben, así pues, evolucionar y ya no pueden considerarse mera transmisión de prácticas más o menos rutinarias, aunque estos conserven un valor formativo que no debemos desestimar. De la noción de calificación a la de competencia El dominio de las dimensiones cognoscitiva e informativa en los sistemas de producción industrial vuelve algo caduca la noción de calificación profesional, entre otros en el caso de los operarios y los técnicos, y tienden a privilegiar la de competencia personal. En efecto, el progreso técnico modifica de manera ineluctable las calificaciones que requieren los nuevos procesos de producción. A las tareas puramente físicas suceden tareas de producción más intelectuales, más cerebrales como el mando de maquinas, su mantenimiento y supervisión y tareas de diseño, estudio y organización, a medida que las propias maquinas se vuelven más “inteligentes” y que el trabajo se “desmaterializa”. Este incremento general de los niveles de calificación exigidos tiene varios orígenes. Con respecto a los operarios, la yuxtaposición de las tareas obligadas y del trabajo fragmentado cede ante una organización “colectivos de trabajo” o “grupos de proyecto”, siguiendo las practicas de las empresas japonesas: una especie de taylorismo al revés; los desempleados dejan de ser intercambiables y las tareas se personalizan. Cada vez con más frecuencia, los empleadores ya no exigen una calificación determinada, que consideran demasiado unida todavía a la idea de pericia material, y piden, en cambio, un conjunto de competencias especificas a cada persona, que combina la calificación propiamente dicha, adquirida mediante la formación técnica y profesional, el comportamiento social, la aptitud para trabajar en equipo, la capacidad de iniciativa y la de asumir riesgos. Si a estas nuevas exigencias añadimos la de un empeño personal del trabajador, considerando como agente del cambio, resulta claro que ciertas cualidades muy subjetivas, innatas o adquiridas que los empresarios denominan a menudo “saber ser” se combinan con los conocimientos teóricos y prácticos para componer las competencias solicitadas; esta situación ilustra de manera elocuente, como ha destacado la comisión, el vinculo que la educación debe mantener entre los diversos aspectos del aprendizaje entre estas cualidades, cobra cada vez mayor importancia la capacidad de comunicarse y de trabajar con los demás, de afrontar y solucionar conflictos. El desarrollo de las actividades de servicios tiende a acentuar esta tendencia. La “desmaterialización” del trabajo y las actividades de servicios en el sector asalariado. Las repercusiones de la “desmaterialización “de las economías avanzadas en el aprendizaje se ponen en manifiesto inmediatamente al observar la evolución cuantitativa y cualitativa de los servicios, categoría muy diversificada que se define sobre todo por exclusión, como aquella que agrupa actividades que no son ni industriales ni agrícolas y que, a pesar de su diversidad, tienen en común el hecho de


no producir ningún bien material. Muchos servicios se definen principalmente en función de la relación interpersonal que generan. Podemos citar ejemplos tanto en el sector comercial (peritajes de todo tipo, servicios de supervisión o de asesoramiento tecnológico, servicios financieros, contables o administrativos) que proliferan nutriéndose de la creciente complejidad de las economías, como la del sector no comercial más tradicional (servicios sociales, de enseñanza, de sanidad, etc.). En ambos casos, es primordial la actividad de información y de comunicación; se pone al acento en el acopio y la elaboración personalizada de informaciones especificas, destinadas a un proyecto preciso. En ese tipo de servicios, la calidad de la relación entre el prestatario y el usuario dependen también en gran medida del segundo. Resulta entonces comprensible que la tarea de la que se trate ya no pueda prepararse de la misma manera que si se fuera a trabajar la tierra o a fabricar una chapa metálica. La relación con la materia y la técnica debe ser complementada por una aptitud para las relaciones interpersonales. El desarrollo de los servicios obliga, pues, a cultivar cualidades humanas que las formaciones tradicionales no siempre inculcan y que corresponden a la capacidad de establecer relaciones estables y eficaces entre las personas. Por último, es concebible que en las sociedades ultratecnificadas del futuro la deficiente interacción entre los individuos puede provocar graves disfunciones, cuyas superación exijan nuevas calificaciones, basadas mas en el comportamiento que en el bagaje intelectual, lo que quizá ofrezca posibilidades a las personas con pocos o sin estudios escolares, pues la institución, el discernimiento, la capacidad de prever el futuro y de crear un espíritu de equipo no son cualidades reservadas forzosamente a los mas diplomados. ¿Cómo y donde enseñar estas cualidades, innatas? No es tan fácil deducir cuales deben ser los contenidos de una formación que permita adquirir las capacidades o aptitudes necesarias. El problema se plantea también a propósito de la formación profesional en los países en desarrollo. El trabajo en la economía no estructurada En las economías en desarrollo donde la actividad asalariada no predomina, el trabajo es de naturaleza muy distinta. En muchos países de África subsahariana y algunos de América latina y Asia solo un pequeño segmento de la población trabaja el régimen asalariado y la inmensa mayoría participa en la economía tradicional de subsistencia. Hablando con propiedad, no existe ninguna función referencial laboral; los conocimientos técnicos suelen ser de tipo tradicional. Además, la función del aprendizaje no se limita al trabajo, si no que debe satisfacer el objetivo más amplio de una participación y de desarrollo dentro de los sectores estructurado o no estructurado de la economía. A menudo, se trata de adquirir a la vez una calificación social y una formación profesional. En otros países en desarrollo hay, además de la agricultura y de un reducido sector estructurado, un sector económico al mismo tiempo moderno y no estructurado, a veces bastante dinámico, formado por actividades artesanales, comerciales y financieras, que indican que existen posibilidades empresariales perfectamente adaptadas a las condiciones locales. En ambos casos, de los numerosos estudios realizados en países en desarrollo se


desprende que estos consideran que su futuro estará estrechamente vinculado a la adquisición de la cultura científica que les permitirá acceder a la tecnología moderna, sin descuidar por ello las capacidades concretas de innovación y creación inherentes al contexto local. Se plantea entonces una pregunta común a los países, desarrollados y en desarrollo: ¿Cómo aprender a comportarse eficazmente en una situación de incertidumbre, como participar en la creación del futuro? Aprender a vivir juntos, aprender a vivir con los demás Sin duda, este aprendizaje constituye una de las principales empresas de la educación contemporánea. Demasiado a menudo, la violencia que impera en el mundo contradice la esperanza que algunos habían depositado en el progreso de la humanidad. La historia humana siempre ha sido conflictiva, pero hay elementos nuevos que acentúan el riesgo, en particular el extraordinario potencial de autodestrucción que la humanidad misma ha creado durante el siglo XX. A través de los medios de comunicación masiva, la opinión pública se convierte en observadora impotente, y hasta en rehén, de quienes generan o mantienen vivos los conflictos. Hasta el momento, la educación no ha podido hacer mucho para modificar esta situación. ¿Sería posible concebir una educación que permitiera evitar los conflictos o solucionarlos de manera pacífica, fomentando el conocimiento de los demás, de sus culturas y espiritualidad? La idea de enseñar la no-violencia en la escuela es loable, aunque solo sea un instrumento entre varios para combatir los prejuicios que llevan al enfrentamiento. Es una tarea ardua, ya que, como es natural, los seres humanos tienden a valorar en exceso sus cualidades y las del grupo al que pertenecen y a alimentar prejuicios desfavorables hacia los demás. La actual atmósfera competitiva imperante en la actividad económica de cada nación y, sobre todo a nivel internacional, tiende además a privilegiar el espíritu de competencia y el éxito individual. De hacho, esa competencia da lugar a una guerra económica despiadada y provoca tensiones entre los poseedores y los desposeídos que fracturan las naciones y el mundo y exacerban las rivalidades históricas. Es de lamentar que, a veces, la educación contribuya a mantener ese clima al interpretar de manera errónea la idea de emulación. ¿Cómo mejorar esta situación? La experiencia demuestra que, para disminuir ese riesgo, no basta con organizar el contacto y la comunicación entre miembros de grupos diferentes (por ejemplo, en escuelas a las que concurran niños de varias etnias o religiones). Por el contrario, si esos grupos compiten unos con otros o no están en una situación equitativa en el espacio común, este tipo de contacto puede agravar las tensiones latentes y degenerar en conflictos. En cambio, si la relación se establece en un contexto de igualdad y se formulan objetivos y proyectos comunes, los prejuicios y la hostilidad subyacente pueden dar lugar a una cooperación más serena e, incluso, a la amistad. Parecería entonces adecuado dar a la educación dos orientaciones complementarias. En el primer nivel, el descubrimiento gradual del otro. En el segundo, y durante toda la vida, la participación en proyectos comunes, un método quizá eficaz para evitar o resolver los conflictos latentes. El descubrimiento del otro


La educación tiene una doble misión: enseñar la diversidad de la especie humana y contribuir a una toma de coincidencia de las semejanzas y la interdependencia entre todos los seres humanos. Desde la primera infancia, la escuela debe, pues, aprovechar todas las oportunidades que se presenten para esa doble enseñanza. Algunas disciplinas se prestan particularmente a hacerlo, como la geografía humana desde la enseñanza primaria y, más tarde, los idiomas extranjeros. El descubrimiento del otro pasa forzosamente por el descubrimiento de uno mismo; por consiguiente, para desarrollar en el niño y el adolescente una visión cabal del mundo la educación, tanto si la imparte la familia como si la imparte la comunidad o la escuela, primero debe hacerle descubrir quién es. Sólo entonces podrá realmente ponerse en el lugar de los demás y comprender sus reacciones. El fomento de esta actitud de empatía en la escuela era fecundo para los comportamientos sociales a lo largo de la vida. Así, por ejemplo si se enseña a los jóvenes adoptar el punto de vista de otros grupos étnicos o religiosos, se pueden editar incomprensiones generadoras del odio y violencia en los adultos. Así pues, la enseñanza de la historia de las religiones o de los usos y costumbre puede servir de útil referencia para futuros comportamientos por último, la forma misma de la enseñanza no debe oponerse a este reconocimiento del otro. Los profesores que, a fuerza de dogmatismo, destruyen la curiosidad o el espíritu crítico en lugar de despertarlos en sus alumnos, pueden ser más perjudiciales que benéficos. Al olvidar que son modelos para los jóvenes, su actitud puede atentar de manera permanente contra la capacidad de sus alumnos de aceptar la alteridad y hacer frente a las inevitables tensiones entres seres humanos, grupos y naciones. El enfrentamiento, mediante el dialogo y el intercambio de argumentos, será unos de los instrumentos necesarios de la educación del siglo XXI. Tender hacia objetivos comunes Cuando se trabaja mancomunadamente en proyectos motivadores que permiten escapar a la rutina, disminuyen y a veces hasta desaparecen las diferencias e incluso los conflictos entre los individuos. Esos proyectos que permiten superar los hábitos individuales y valoran los puntos de convergencia por encima de los aspectos que se paran, dan origen a un nuevo modo de identificación. Por ejemplo, gracias a la práctica del deporte, ¡cuántas tensiones entre clases sociales o nacionalidades han acabado por transformarse en solidaridad, a través de la pugna y la felicidad del esfuerzo común¡. Así mismo, en el trabajo, ¡cuántas realizaciones podrían no haberse concretado si los conflictos habituales de las organizaciones jerarquizadas no hubieran sido superados por un proyecto de todos¡. En consecuencia, en sus programas la educación escolar deben reservar tiempo y ocasiones suficientes para iniciar desde muy temprano a los jóvenes en proyectos cooperativos, en el marco de actividades deportivas y culturales y mediante su participación en actividades sociales: renovación de barrios, ayuda a los más desfavorecidos, acción humanitaria servicio de solidaridad entre las generaciones, etcétera. Las demás organizaciones educativas y las asociaciones deben tomar el relevo de la escuela en estas actividades. Además, en la práctica escolar cotidiana, la participación de lo profesores y alumnos en proyectos comunes pueden engendrar el aprendizaje de un método de solución de conflictos y ser una referencia para la vida futura de los jóvenes, enriqueciendo al mismo tiempo la relación entre educadores y educandos.


Aprender a ser Desde su primera reunión, la comisión ha reafirmado enérgicamente un principio fundamental: la educación debe contribuir al desarrollo global de cada persona: cuerpo y mente, inteligencia, sensibilidad, sentido estético, responsabilidad individual, espiritualidad. Todos los seres humanos deben estar en condiciones, en particular gracias a la educación recibida en su juventud, de dotarse de un pensamiento autónomo y crítico y de elaborar un juicio propio, para determinar por sí mismos qué deben hacer en las diferentes circunstancias de la vida. El informe aprende a hacer (1972) manifestaba en su preámbulo el temor a una deshumanización del mundo vinculada a la evolución tecnológica. 4. La evolución general de las sociedades desde entonces y, entre otras cosas, el formidable poder adquirido por los medios de comunicación masiva, ha agudizado ese temor y dado más legitimidad a la advertencia que suscitó. Posiblemente, en el siglo XXI amplificará estos fenómenos, pero el problema ya no será tanto preparar a los niños para vivir en una sociedad determinada sino, más bien, dotar a cada cual de fuerzas y puntos de referencia intelectuales permanentes que le permitan comprender el mundo que le rodea y comportarse como un elemento responsable y justo. Más que nunca, la función esencial de la educación es conferir a todos los seres humanos la libertad de pensamiento, de juicio, de sentimientos y de imaginación que necesitan para que sus talentos alcancen la plenitud y seguir siendo artífices, en la medida de lo posible, de su destino. Este imperativo no es sólo de naturaleza individualista: la experiencia reciente demuestra que lo que pudiera parecer únicamente un modo de defensa del ser humano frente a un sistema alienante o percibido como hostil es también, a veces, la mejor oportunidad de progreso para las sociedades. La diversidad de personalidades, la autonomía y el espíritu de iniciativa, incluso el gusto por la provocación son garantes de la creatividad y la innovación. Para disminuir la violencia o luchar contra los distintos flagelos que afectan a la sociedad, métodos inéditos derivados de experiencias sobre el terreno, han dado prueba de su eficacia. En un mundo en permanente cambio uno de cuyos motores principales parece ser la innovación tanto social como económica, hay que conceder un lugar especial a la imaginación y a la creatividad; manifestaciones por excelencia de la libertad humana, pueden verse amenazadas por cierta normalización de la conducta individual. El siglo XXI necesitará muy diversos talentos y personalidades, además de individuos excepcionales, también esenciales en toda civilización. Por ello, habrá que ofrecer a niños y jóvenes todas las oportunidades posibles de descubrimiento y experimentación estética, artística, deportiva, científica, cultural y social que completaran la presentación atractiva de lo que en esos ámbitos hayan creado las generaciones anteriores o sus contemporáneos. En la escuela, el arte y la poesía deberían recuperar un lugar más 4

“... el riesgo de alimentación de su personalidad, implícito en las formas obsesivas de la propaganda y de la publicidad, en el conformismo de los comportamientos que pueden ser impuestos desde el exterior, en detrimento de las necesidades autenticas y de la identidad intelectual y afectiva de cada cual.“riesgo de expulsión, por las maquinas, del mundo laboral donde tenia al menos la impresión de moverse libremente y determinarse a su arbitrio”. Aprender a ser, informe de la Comisión Internacional para el desarrollo de la Educación, UNESCOAlianza Editorial, Madrid, 1987,pág. 31


importante que el que les concede, en muchos países, una enseñanza interesada en lo utilitario más que en lo cultural. El afán de fomentar la imaginación y la creatividad debería también llevar a revalorar la cultura oral y los conocimientos extraídos de la experiencia del niño o del adulto. Así pues, la Comisión hace plenamente suyo el postulado del informe aprender a ser “... El desarrollo tiene por objeto el despliegue completo del hombre en toda su riqueza y en la complejidad de sus expresiones y de sus compromisos; individuo, miembro de una familia y de su colectividad, ciudadano y productor, inventor de técnicas y creador de sueños”. Este desarrollo del ser humano, que va del nacimiento al fin de la vida, es un proceso dialéctico que comienza por el conocimiento de sí mismo y se abre después a las relaciones con los demás. En este sentido, la educación es ante todo un viaje interior cuyas etapas corresponden a las de la maduración, constante de la personalidad. En el caso de una experiencia profesional positiva, la educación, como medio para alcanzar esa realización, es, pues, a la vez un proceso extremadamente individualizado y una estructuración social interactiva. Huelga decir que los cuatro pilares de la educación que acabamos de describir no pueden limitarse a una etapa de la vida o a un solo lugar. Como veremos en el capitulo siguiente, es necesario replantear los tiempos y los ámbitos de la educación, y que se complementen e imbriquen entre si, a fin de que cada persona, durante toda su vida, pueda aprovechar al máximo un contexto educativo en constante enriquecimiento. Pistas y recomendaciones • La educación a lo largo de la vida se basa en cuatro pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos, aprender a ser. • Aprender a conocer, combinando una cultura general suficientemente amplia con la posibilidad de profundizar los conocimientos en un pequeño número de materias. Lo que supone además: aprender a aprender para poder aprovechar las posibilidades que ofrece la educación a lo largo de la vida. • Aprender a hacer a fin de adquirir no sólo una calificación profesional, más generalmente una competencia que capacite al individuo para hacer frente a gran número de situaciones y a trabajar en equipo. Pero, también, aprender a hacer en el marco de las distintas experiencias sociales o de trabajo que se ofrecen a los jóvenes y adolescentes bien espontáneamente a causa del contexto social o nacional, bien formalmente gracias al desarrollo de la enseñanza por alternancia. • Aprender a vivir juntos desarrollando la comprensión del otro y la percepción de las formas de interdependencia realizar proyectos comunes y prepararse para tratar los conflictos respetando los valores de pluralismo, comprensión mutua y paz. • Aprender hacer para que florezca mejor la propia personalidad y se esté en condiciones de obrar con creciente capacidad de autonomía, de juicio y de responsabilidad personal. Con tal fin, no menos-preciar en la educación ninguna de las posibilidades de cada individuo: memoria, razonamiento, sentido estético, capacidades físicas, aptitudes para comunicar... • Mientras los sistemas educativos formales propenden a dar prioridad a la adquisición de conocimientos, en detrimento de otras formas de aprendizaje, importa


concebir la educación como un todo. En esa concepción deben buscar inspiración y orientación las reformas educativas, en la elaboración de los programas y en la definición de nuevas políticas pedagógicas.


DECLARACIÓN Y PROGRAMA DE ACCIÓN SOBRE UNA CULTURA DE PAZ NACIONES UNIDAS Asamblea General Distr. GENERAL A RES/53/243 6 de octubre de 1999 Quincuagésimo tercer período de sesiones Tema 31 del programa RESOLUCIONES APROBADAS POR LA ASAMBLEA GENERAL [sin remisión previa a una Comisión Principal (A 53/L.79)] 53/243. Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de Paz A DECLARACIÓN SOBRE UNA CULTURA DE PAZ La Asamblea General, Recordando la Carta de las Naciones Unidas, incluidos los propósitos y principios enunciados en ella, Recordando también que en la Constitución de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura se declara que "puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz", Recordando además la Declaración Universal de Derechos Humanos 32 y otros instrumentos internacionales pertinentes del sistema de las Naciones Unidas, Reconociendo que la paz no sólo es la ausencia de conflictos, sino que también requiere un proceso positivo, dinámico y participativo en que se promueva el diálogo y se solucionen los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación mutuos, Reconociendo también que el final de la guerra fría ha ampliado las posibilidades de reforzar una cultura de paz, Expresando profunda preocupación por la persistencia y la proliferación de la violencia y los conflictos en diversas partes del mundo, Reconociendo la necesidad de eliminar todas las formas de discriminación e intolerancia, incluidas las basadas en la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole. el origen nacional, étnico o social, la propiedad, las discapacidades, el nacimiento u otra condición, Recordando su resolución 52/15, de 20 de noviembre de 1997, en que proclamó el año 2000 "Año Internacional de la Cultura de la Paz", y su resolución 53/25, de 10 de noviembre de 1998, en que proclamó el periodo 2001-2010 "Decenio Internacional de una cultura de 32

I Resolución 217 A (III). 99-77446


paz y no violencia para los niños del mundo", Reconociendo la importante función que sigue desempeñando la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura en la promoción de una cultura de paz, Proclama solemnemente la presente Declaración sobre una Cultura de Paz con el fin de que los Gobiernos, las organizaciones internacionales y la sociedad civil puedan orientar sus actividades por sus disposiciones a fin de promover y fortalecer una cultura de paz en el nuevo milenio: Artículo 1 Una cultura de paz es un conjunto de valores, actitudes, tradiciones, comportamientos y estilos de vida basados en: a) El respeto a la vida, el fin de la violencia y la promoción y la práctica de la no violencia por medio de la educación, el diálogo y la cooperación; b) El respeto pleno de los principios de soberanía, integridad territorial e independencia política de los Estados y de no injerencia en los asuntos que son esencialmente jurisdicción interna de los Estados, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional; c) El respeto pleno y la promoción de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales; d) El compromiso con el arreglo pacífico de los conflictos; e) Los esfuerzos para satisfacer las necesidades de desarrollo y protección del medio ambiente de las generaciones presente y futuras; f) El respeto y la promoción del derecho al desarrollo; g) El respeto y el fomento de la igualdad de derechos y oportunidades de mujeres y hombres; h) El respeto y el fomento del derecho de todas las personas a la libertad de expresión, opinión e información; i) La adhesión a los principios de libertad, justicia, democracia, tolerancia, solidaridad, cooperación, pluralismo, diversidad cultural, diálogo y entendimiento a todos los niveles de la sociedad y entre las naciones; y animados por un entorno nacional e internacional que favorezca a la paz. Artículo 2 El progreso hacia el pleno desarrollo de una cultura de paz se logra por medio de valores, actitudes, comportamientos y estilos de vida propicios para el fomento de la paz entre las personas, los grupos y las naciones. Artículo 3 El desarrollo pleno de una cultura de paz está integralmente vinculado a: a) La promoción del arreglo pacífico de los conflictos, el respeto y el entendimiento mutuos y la cooperación internacional; b) El cumplimiento de las obligaciones internacionales contraídas en virtud de la Carta de


las Naciones Unidas y el derecho internacional; c) La promoción de la democracia, el desarrollo de los derechos humanos y las libertades fundamentales y el respeto y cumplimiento universales de éstos; d) La posibilidad de que todas las personas a todos los niveles desarrollen aptitudes para el diálogo, la negociación, la formación de consenso y la solución pacífica de controversias; e) El fortalecimiento de las instituciones democráticas y la garantía de la participación plena en el proceso del desarrollo; f) La erradicación de la pobreza y el analfabetismo y la reducción de las desigualdades entre las naciones y dentro de ellas; g) La promoción del desarrollo económico y social sostenible; h) La eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer promoviendo su autonomía y una representación equitativa en todos los niveles de la adopción de decisiones; i) El respeto, la promoción y la protección de los derechos del niño; j) La garantía de la libre circulación de información en todos los niveles y la promoción del acceso a ella; k) El aumento de la transparencia y la rendición de cuentas en la gestión de los asuntos públicos; l) La eliminación de todas las formas de racismo, discriminación racial, xenofobia e intolerancia conexas; m) La promoción de la comprensión, la tolerancia y la solidaridad entre todas las civilizaciones los pueblos y las culturas, incluso hacia las minorías étnicas, religiosas y lingüísticas; n) El respeto pleno del derecho a la libre detcrminación de todos los pueblos, incluidos los que viven bajo dominación colonial u otras formas de dominación u ocupación extranjera, como está consagrado en la Carta de las Naciones Unidas y expresado en los Pactos internacionales de derechos humanos 33, asf como en la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales contenida en la resolución 1514 (XV) de la Asamblea General, de 14 de diciembre de 1960. Artículo 4 La educación a todos los niveles es uno de los medios fundamentales para edificar una cultura de paz. En ese contexto, es de particular importancia la educación en la esfera de los derechos humanos. Artículo 5 Los gobiernos tienen una función primordial en la promoción y el fortalecimiento de una cultura de paz. Artículo 6 La sociedad civil ha de comprorneterse plenamente en el desarrollo total de una cultura de paz. Artículo 7 33

: Resolución 2200 A (XXI), anexo.


El papel informativo y educativo de los medios de difusión contribuye a promover una cultura de paz. Artículo 8 Desempeñan una función clave en la promoción de una cultura de paz los padres, los maestros, los políticos, los periodistas, los órganos y grupos religiosos, los intelectuales, quienes realizan actividades científicas, filosóficas, creativas y artísticas, los trabajadores sanitarios y de actividades humanitarias, los trabajadores sociales, quienes ejercen funciones directivas en diversos niveles, así como las organizaciones no gubemamentales. Artículo 9 Las Naciones Unidas deberían seguir desempeñando una función crítica en la promoción y el fortalecimiento de una cultura de paz en todo el mundo. 107a. sesión plenaria /3 de septiembre de 1999 B PROGRAMA DE ACCIÓN SOBRE UNA CULTURA DE PAZ La Asamblea General Teniendo en cuenta la Declaración sobre una Cultura de Paz aprobada el 13 de septiembre de 1999, Recordando su resolución 52/15, de 20 de noviembre de 1997, en que proclamó el año 2000 Año Intemacional de la Cultura de la Paz" y su resolución 53/25, de 10 de noviembre de 1998, en que proclamó el período 2001-2010 "Decenio Internacional de una cultura de paz y no violencia para los niños del mundo", Aprueba el siguiente Programa de Acción sobre una Cultura de Paz: A. Objetivos, estrategias y agentes principales 1. El Programa de Acción constituiría la base del Año Internacional de la Cultura de la Paz y del Decenio Internacional de una cultura de paz y no violencia para los niños del mundo. 2. Se alienta a los Estados Miembros a que adopten medidas para promover una cultura de paz en el plano nacional, así como en los planos regional e internacional. 3. La sociedad civil debería participar en los planos local, regional y nacional a fin de ampliar el ámbito de las actividades relativas a una cultura de paz. 4. El sistema de las Naciones Unidas debería reforzar las actividades que realiza en pro de una cultura de paz. 5. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura debería mantener su función esencial en la promoción de una cultura de paz y contribuir a ello de forma significativa. 6. Deberían fomentarse y afianzarse las asociaciones entre los diversos agentes que se indican en la Declaración para un movimiento mundial en favor de una cultura de paz.


7. Una cultura de paz se promovería mediante el intercambio de información entre los agentes sobre sus iniciativas a este respecto. 8. La ejecución eficaz del Programa de Acción exige la movilización de recursos, incluidos recursos financieros, por parte de los gobiernos, las organizaciones y los particulares interesados. B. Consolidación de las medidas que adopten todos los agentes pertinentes en los planos nacional, regional e internacional 9. Medidas para promover una cultura de paz por medio de la educación: a) Revitalizar las actividades nacionales y la cooperación internacional destinadas a promover los objetivos de la educación para todos con miras a lograr el desarrollo humano, social y económico y promover una cultura de paz; b) Velar por que los niños, desde la primera infancia, reciban instrucción sobre valores, actitudes, comportamientos y estilos de vida que les permitan resolver conflictos por medios pacíficos y en un espíritu de respeto por la dignidad humana y de tolerancia y no discriminación; c) Hacer que los niños participen en actividadcs en que se les inculquen los valores y los objetivos de una cultura de paz; d) Velar por que haya igualdad de acceso de las mujeres, especialmente de las niñas, a la educación, e) Promover la revisión de los planes de estudio, incluidos los libros de texto, teniendo en cuenta la Declaración y el Plan de Acción Integrado sobre la Educación para la Paz, los Derechos Humanos y la Democracia 34 de 1995, para lo cual la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura prestaría cooperación técnica si así se le solicitara; f) promover y reforzar las actividades de los agentes que se indican en la Declaración, en particular la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, destinadas a desarrollar valores y aptitudes que favorezcan una cultura de paz, incluidas la educación y la capacitación en la promoción del diálogo y el consenso; g) Reforzar las actividades en marcha de las entidades pertinentes del sistema de las Naciones Unidas destinadas a impartir capacitación y educación, cuando corresponda, en las esferas de la prevención de los conflictos y la gestión de las crisis, el arreglo pacífico de las controversias y la consolidación de la paz después de los conflictos; h) Ampliar las iniciativas en favor de una cultura de paz emprendidas por instituciones de enseñanza superior de diversas partes del mundo, incluidas la Universidad de las Naciones Unidas la Universidad para la Paz y el proyecto relativo al Programa de universidades gemelas y de Cátedras de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. 10. Medidas para promover el desarrollo económico y social sostenible: a) Tomar medidas amplias basándose en estrategias adecuadas y objetivos convenidos a 34

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Actas de la Conferencia General, 28a. reunión, París, 25 de octubre a 16 de noviembre de 1995, vol. 1: Resoluciones, resolución 5.4, anexos.


fin de erradicar la pobreza mediante actividades nacionales e internacionales, incluso mediante la cooperación internacional: b) Reforzar la capacidad nacional para aplicar políticas y programas destinados a reducir las desigualdades económicas y sociales dentro de las naciones, por medio, entre otras cosas, de la cooperación internacional; c) Promover soluciones efectivas, equitativas, duraderas y orientadas al desarrollo para los problemas de la deuda externa y el servicio de la deuda de los países en desarrollo, por medio, entre otras cosas, del alivio de la carga de la deuda; d) Reforzar las medidas que se adopten a todos los niveles para aplicar estrategias nacionales en pro de la seguridad alimentaria sostenible, incluida la formulación de medidas para movilizar y aprovochar al máximo la asignación y utilización de recursos obtenidos de todas las fuentes, incluso gracias a la cooperación internacional, como los recursos procedentes del alivio de la carga de la deuda; e) Adoptar más medidas para velar por que el proceso de desarrollo sea participativo y por quc los proyectos de desarrollo cuenten con la plena participación de todos; f) Incluir una perspectiva de género y el fomento de la autonomía de mujeres y niñas como parte integrante del proceso de desarrollo; g) Incluir en las estrategias de desarrollo medidas especiales en que se atiendan las necesidades de mujeres y niños, así como de grupos con necesidades especiales; h) Reforzar mediante la asistencia al desarrollo después de los conflictos los procesos de rehabilitación, reintegración y reconciliación de todos los involucrados en el conflicto; i) Incluir medidas de creación de capacidad en las estrategias y proyectos de desarrollo dedicados a la sostenibilidad del medio ambiente, incluidas la conservación y la regeneración dc la base de recursos naturales; j) Eliminar obstáculos que impidan la realización del derecho de los pueblos a la libre determinación, en particular de los pueblos que viven bajo dominación colonial u otras formas de dominación u ocupación extranjera, que afectan negativamente a su desarrollo social y económico. 11. Medidas para promover el respeto de todos los derechos humanos: a) Aplicar cabalmente la Declaración y Programa de Acción de Viena 35; b) Alentar la formulación de planes de acción nacionales para promover y proteger todos los derechos humanos; c) Fortalecer las instituciones y capacidades nacionales en la esfera de los derechos humanos, incluso por medio de instituciones nacionales de derechos humanos; d) Realizar y aplicar el derecho al desarrollo establecido en la Declaración sobre el derecho al desarrollo36 y la Declaración y Programa de Acción de Viena; e) Lograr los objetivos del Decenio de las Naciones Unidas para la educación en la esfera de los derechos humanos, 1995-200437; f) Difundir y promover la Declaración Universal de Derechos Humanos a todos los niveles; A/CONF.157/24 (Parte I), cap. III. Resolución 41/128, anexo. 37 Véase A/49/261-E/1994/110/Add.l, anexo. 35

36


g) Prestar más apoyo a las actividades que realiza la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en el desempeño de su mandato establecido en la resolución 48/141 de la Asamblea General, de 20 de diciembre de 1993, así como las responsabilidades establecidas en resoluciones y decisiones subsiguientes. 12. Medidas para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres: a) Integrar la perspectiva de género en la aplicación de todos los instrumentos internacionales pertinentes; b) Intensificar la aplicación de los instrumentos internacionales en que se promueve la igualdad entre mujeres y hombres; c) Aplicar la Plataforma de Acción de Beijing aprobada en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer38 con los recursos y la voluntad política que sean ncccsarios y por medio, entre otras cosas, de la elaboración, la aplicación y el seguimiento de los planes de acción nacionales; d) Promover la igualdad entre mujeres y hombres en la adopción de decisiones económicas, sociales y políticas; e) Seguir fortaleciendo las actividades de las entidades pertinentes del sistema de las Naciones Unidas destinadas a eliminar todas las formas de discriminación y violencia contra la mujer; f) Prestar apoyo y asistencia a las mujeres que han sido víctimas de cualquier forma de violencia, incluso en el hogar, el lugar de trabajo y durante los conflictos armados. 13. Medidas para promover la participación democrática: a) Consolidar todas las actividades destinadas a promover principios y prácticas democráticos; b) Hacer especial hincapié en los princigios y prácticas democráticos en todos los niveles de la enseñanza escolar, extraescolar y no escolar; c) Establecer y fortalecer instituciones y procesos nacionales en que se promueva y se apoye la democracia por medio, entre otras cosas, de la formación de funcionarios públicos y la creación de capacidad en ese sector: d) Fortalecer la participación democrática por medio, entre otras cosas, de la prestación de asistencia electoral a petición de los Estados interesados y de conformidad con las directrices pertinentes de las Naciones Unidas; e) Luchar contra el terrorismo, la delincuencia organizada, la corrupción, así como la producción, el tráfico y el consumo de drogas ilícitas y el blanqueo de dinero, por su capacidad de socavar la democracia e impedir el pleno desarrollo de una cultura de paz. 14. Medidas encaminadas a promover la comprensión, la tolerancia y la solidaridad: a) Aplicar la Declaración de Principios sobre la Tolerancia y el Plan de Acción dc Seguimiento del Año de las Naciones Unidas para la Tolerancia 39 (1995); b) Apoyar las actividades que se realicen en el contexto del Año de las Naciones Unidas del Diálogo entre Civilizaciones, que se celebrará en 2001; 38

Informe de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, Beijing, 4 a 15 de septiembre de 1995 (publicación de las Naciones Unidas, No. de venta: S.96.IV.13), cap. I, resolución 1, anexo 11. 39 A/5/201, apéndice I.


c) Estudiar más a fondo las prácticas y tradiciones locales o autóctonas de solución de controversias y promoción de la tolerancia con el objetivo de aprender de ellas; d) Apoyar las medidas en que se promueva la comprensión, la tolerancia y la solidaridad en toda la sociedad, en particular con los grupos vulnerables; e) Seguir apoyando el logro de los objetivos del Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo; f) Apoyar las medidas en que se promueva la tolerancia y la solidaridad con los refugiados y las personas desplazadas, teniendo en cuenta el objetivo de facilitar su regreso voluntario y su integración social; g) Apoyar las medidas en que se promueva la tolerancia y la solidaridad con los migrantes; h) Promover una mayor comprensión, tolerancia y cooperación entre todos los pueblos, por medio, entre otras cosas, de la utilización adecuada de nuevas tecnologías y la difusión de información; i) Apoyar las medidas en que se promueva la comprensión, la tolerancia, la solidaridad y la cooperación entre los pueblos y entre las naciones y dentro de ellas. 15. Medidas destinadas a apoyar la comunicación participativa y la libre circulación de información y conocimientos: a) Apoyar la importante función que desempeñan los medios de difusión en la promoción de una cultura de paz; b) Velar por la libertad de prensa y la libertad de información y comunicación; c) Hacer uso eficaz de los medios de comunicación en la promoción y difusión de la información sobre una cultura de paz contando con la participación, como corresponda, de las Naciones Unidas y de los mecanismos regionales, nacionales y locales pertinentes; d) Promover la comunicación social a fin de que las comunidades puedan expresar sus necesidades y participar en la adopción de decisiones; e) Adoptar medidas acerca del problema de la violencia en los medios de información, incluidas las nuevas tecnologías de comunicación, entre otras, la Internet; f) Incrementar las medidas destinadas a promover el intercambio de información sobre las nuevas tecnologías de la información, incluida la Internet. 16. Medidas para promover la paz y la seguridad internacionales: a) Promover el desarme general y completo bajo control internacional estricto y efectivo, teniendo en cuenta las prioridades establecidas por las Naciones Unidas en la esfera del desarme; b) Inspirarse, cuando proceda, en las experiencias favarables a una cultura de paz obtenidas de las actividades de "conversión militar" realizadas en algunos países del mundo; c) Destacar la inadmisibilidad de la adquisición de territorios mediante la guerra y la necesidad de trabajar en pro de una paz justa y duradera en todas las partes del mundo; d) Alentar la adopción de medidas de fomento de la confianza y actividades para la negociación de arreglos pacíficos de los conflictos; e) Tomar medidas para eliminar la producción y el tráfico ilícitos de armas pequeñas y ligeras;


f) Apoyar actividades, a los niveles nacional, regional e internacional, encaminadas a la solución de problemas concretos que se produzcan después de los conflictos, como la desmovilización y la reintegración dc excombatientes en la sociedad, así como de refugiados y personas desplazadas, la ejecución de programas de recogida de armas, el intercambio de información y el fomento de la confianza; g) Desalentar y abstenerse de adoptar cualquier medida unilateral que no esté en consonancia con el derecho intemacional y la Carta de las Naciones Unidas y dificulte el logro pleno del dcsarrollo económico y social de la población de los paises afectados, en particular mujeres y niños, impida su bienestar, cree obstáculos para el goce pleno de sus derechos humanos, incluido el derecho de todos a un nivel de vida adecuado para su salud y bienestar y el derecho a los alimentos, la atención médica y los servicios sociales necesarios, al tiempo que se reafirma que los alimentos y los medicamentos no deben utilizarse como instrumento de presión política; h) Abstenerse de adoptar medidas de coacción militar política, económica o de cualquier otra índole, que no estén en consonancia con el derecho internacional y la Carta y cuyo objetivo sea atentar contra la independencia política o la integridad territorial de los Estados; i) Recomendar que se dé la consideración adecuada a la cuestión de las repercusiones humanitarias de las sanciones, en particular para las mujeres y los niños, con miras a reducir al mínimo las consecuencias humanitarias de las sanciones; j) Promover una mayor participación de la mujer en la prevención y la solución de conflictos y, en particular, en las actividades en que se promueva una cultura de paz después de los conflictos; k) Promover iniciativas de solución de conflictos como el establecimiento de días de tranquilidad para llevar a cabo campañas de vacunación y distribución de medicamentos, corredores de paz para permitir la entrega de suministros humanitarios y santuarios de paz para respetar el papel fundamental de las instituciones sanitarias y médicas, como hospitales y clínicas; l) Alentar la capacitación en técnicas de entendimiento, prevención y solución de conflictos impartida al personal interesado de las Naciones Unidas, las organizaciones regionales pertinentes y los Estados Miembros, previa petición, cuando corresponda. 107a. sesión plenaria 13 de septiembre de 1999


DERECHOS HUMANOSPOR UN NUEVO COMIENZO MANIFIESTO 2000 POR UNA CULTURA DE PAZ Y DE LA NO VIOLENCIA El año 2000 debe ser un nuevo comienzo para todos nosotros. Juntos podemos transformar la cultura de guerra y de violencia en una cultura de paz y de no violencia. La cultura de paz hace posible el desarrollo duradero, la protección del medio ambiente y la satisfacción personal de cada ser humano. La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó en noviembre de 1997, el año 2000, Año Internacional de la Cultura de Paz. La UNESCO coordina las actividades del Año Internacional de la Cultura de Paz en el mundo entero. Un grupo de Premios Nobel de la Paz, reunidos en París con motivo del quincuagésimo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, creó el Manifiesto 2000 para una cultura de paz y de no violencia. Manifiesto 2000 El Manifiesto 2000 para una cultura de paz y de no violencia ha sido formulado por los Premios Nobel de la Paz para que el individuo asuma su responsabilidad: no es ni un llamamiento, ni una petición dirigida a instancias superiores. Es la responsabilidad de cada ser humano de convertir en realidad los valores, las actitudes, los comportamientos que fomentan la cultura de paz. Porque cada uno puede actuar en el marco de su familia, su localidad, su ciudad, su región, y su país practicando y fomentando la no violencia, La tolerancia, el diálogo, la reconciliación, la justicia y la solidaridad día a día. En París, el 4 de marzo de 1999 el Manifiesto 2000 se hizo público y se propuso a la firma del público a través del mundo. El objetivo es que puedan reunirse cien millones de firmas al amanecer del tercer milenio cuando tendrá lugar la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre del año 2000. Manifiesto 2000 por una cultura de paz y no violencia Reconociendo mi parte de responsabilidad ante el futuro de la humanidad, especialmente para los niños de hoy y de mañana, me comprometo en mi vida diaria, en mi familia, mi trabajo, mi comunidad, mi país y mi región a: 

respetar la vida y la dignidad de cada persona, sin discriminación ni prejuicios;

 practicar la no violencia activa, rechazando la violencia en todas sus formas: física, sexual, sicológica, económica y social, en particular hacia los más débiles y vulnerables, como los niños y los adolescentes; compartir mi tiempo y mis recursos materiales cultivando la generosidad a fin de terminar con la exclusión, la injusticia y la opresión política y económica;  defender la libertad de expresión y la diversidad cultural privilegiando siempre la escucha y el diálogo, sin ceder al fanatismo, ni a la maledicencia y el rechazo del prójimo;  promover un consumo responsable y un modo de desarrollo que tenga en cuenta la importancia de todas las formas de vida y el equilibrio de los recursos naturales del planeta;


ďƒą contribuir al desarrollo de mi comunidad, propiciando la plena participaciĂłn de las mujeres y el respeto de los principios democrĂĄticos, con el fin de crear juntos nuevas formas de solidaridad.

El arte de vivir en paz  

Fundacion Unidas, Traduccion.

Advertisement