Issuu on Google+

INTERNACIONAL PROGRAMA AL-MA’MUN

ESCUELA DE TRADUCTORES DE TOLEDO REFERENTE EN ESTUDIOS ARÁBICOS

A unos pasos de la catedral de Toledo, en una pequeña y tranquila plaza de barrio, se encuentra un sobrio edificio del siglo XIV conocido como Palacio del Rey Don Pedro que, desde el año 1994 alberga en su interior la esencia renovada y contemporánea de un proyecto cultural sin precedentes en Europa que tuvo lugar durante los siglos XII y XIII en esta ciudad: la Escuela de Traductores. Así ha denominado la historia a posteriori al fenómeno de traducción del árabe al latín primero, y al romance después, que impulsara el arzobispo Raimundo y continuará el mismísimo Alfonso X, el rey Sabio. En Toledo se tradujeron valiosísimas obras clásicas sobre Astrología, Astronomía, tratados de Filosofía, Medicina, Lógica, Alquimia, Matemáticas, Física y Mecánica, Geometría, etc., que los árabes se habían encargado de recoger, enriquecer y conservar, y que siendo todavía inéditas en toda Europa, sirvieron para dar un nuevo impulso al saber en sus universidades y sentar las bases para el Renacimiento. Existe una suerte de confusión generalizada en torno a la ubicación de la “Escuela de Traductores” medieval así como su devenir a lo largo de la historia. Los estudios al respecto concluyen que no habría existido una escuela tal y

como la concebimos hoy, con profesores y estudiantes, ni siquiera un lugar físico concreto donde se llevaran a cabo las traducciones, sino que el ámbito de trabajo podría haber sido el Scriptorium catedralicio, diferentes monasterios de la ciudad, las propias casas o lugares de hospedaje de los traductores, etc. El fenómeno de las traducciones que se produjo en Toledo fue posible porque en la ciudad confluyeron varias circunstancias que así lo permitieron. En la ciudad que el Tajo abraza, había importantes bibliotecas que albergaban los textos de las obras clásicas, y en Toledo vivían los dos mecenas que patrocinarían las traducciones y los traductores, en su mayoría judíos, que las harían posibles bajo el siguiente método de trabajo: Por un lado, se encontraba la figura del cristiano conocedor del latín pero que desconocía el árabe. Por otro, la figura de un mozárabe (árabe o judío) que dominaba la lengua árabe y desconocía el latín. La lengua común entre ambos era el romance de Toledo, la lingua tholetana . Así, organizados en parejas y usando tres lenguas (árabe-romance-latín), se realizaba una traducción a la vista, en la que el arabófono traducía el texto viva voce al romance palabra por palabra y el la-

UCLM SOCIAL 2013

46


INTERNACIONAL PROGRAMA AL-MA’MUN

tinista, consecutivamente lo vertía al latín . De esta manera fue como se tradujeron para toda Europa obras como el Liber de Causis de Aristóteles; la Metafísica de Avicena; Liber de Scientiis de al-Farabi; De Intellectu de al-Kindi; Metaphysica y Libri naturales de Avicena, Fons vitae de Ibn Gabirol; el Almagesto de Ptolomeo; De aere aquis locis de Hipócrates; el Tratado de la azalea del astrónomo toledano Al-Zarqali (Azarquiel); Calila e Dimna, versión árabe del siglo VIII de una colección persa de fábulas; Sendebar o Libro de los engannos et los asayamientos de las mujeres; Libros del Açedrez, dados y Tablas… Siete siglos tuvieron que pasar para que la marca Escuela de Traductores fuera recuperada, reinventada y relanzada, pero siguiendo la estela de su antepasado medieval. En la actualidad, la nueva Escuela de Traductores está integrada en la Universidad de Castilla-La Mancha, y constituye el único centro de investigación dedicado a la traducción del árabe y del hebreo y sus culturas, por lo que es tomado como referencia a nivel nacional e internacional. En la Escuela, la traducción no es entendida sólo como una mera actividad de traslación de conocimiento, sino también como una labor de mediación entre culturas y sociedades. Fruto de ello han sido los numerosos coloquios y encuentros internacionales en los que han participado traductores, autores, investigadores, etc., para fomentar el conocimiento mutuo y el diálogo entre todos los países ribereños del Mediterráneo. Entre las actividades que la Escuela lleva a cabo de manera regular destacan el Curso de Especialista en Traducción Árabe-Español; cursos de lengua árabe, hebrea

y turca; cursos de formación e iniciación en torno al mundo árabe; traducción de literatura y pensamiento árabe; proyectos de investigación cuyos resultados son editados en las colecciones “Estudios de la Escuela de Traductores de Toledo” y “Cuadernos de la Escuela de Traductores”; organización de seminarios, jornadas, coloquios, ciclos de cine, cursos de verano y congresos cuya temática gira en torno a la producción artística y literaria en los países de la cuenca mediterránea. Cuenta con una biblioteca especializada en lengua y culturas mediterráneas, que alberga un fondo de alrededor de 1100 registros entre monografías, publicaciones, revistas y material audiovisual que abarcan materias como traducción, historia de la Escuela de Traductores, literatura árabe contemporánea traducida y en lengua original, civilización árabe y hebrea, estudios bíblicos y sefardíes, política contemporánea de Oriente Medio y Magreb, inmigración y otras obras de referencia. La Escuela de Traductores de Toledo de hoy trabaja por la cooperación cultural, científica y humana en el Mediterráneo, a través de la investigación, la traducción, la formación y la discusión y difusión de ideas contribuyendo a que el saber se comparta y se encuentren las culturas.

Ana Belén Díaz García, Investigadora Beatriz González González, Investigadora Escuela de Traductores de Toledo

UCLM SOCIAL 2013

47


Escuela de Traductores de Toledo, referente en estudios arábicos