Page 1

I D E A S C O N C I N T UR Ó N

Marlon Gavironda mgavironda@yahoo.es Abogado. 13 años de experiencia en la asesoría a empresas aseguradoras. Profesor Universitario. Experto universitario en Investigación de Accidentes de Tráfico por el Centro Europeo de Seguridad Pública de las universidades Northwestern de Madrid, Oviedo y Zaragoza. Especialista en Responsabilidad Civil y Daño Resarcible por la Universidad Externado de Colombia.

La Seguridad Vial como tabla de salvación

Una de las mayores dificultades que podemos identificar a la hora de dar comienzo a cualquier iniciativa que involucre el tema de la Seguridad Vial, amén de su propia definición, es tratar de ampliar la visión que muchas personas tienen acerca del tema. Posiblemente tenga que ver con que las campañas que divulgan información relacionada con esta previsión, se limitan a situaciones muy particulares, específicas y repetitivas, tales como usar el cinturón de seguridad, respetar los límites de velocidad y la prohibición de ingerir bebidas alcohólicas mientras se maneja, produciéndose una reacción apática en los usuarios

44

“…Y el diablo tomó al hombre y le propuso un trato, el invento de un aparato que cambiaría para siempre su vida, dándole placer, comodidad, lujo, y cercanía a las distancias, a cambio de sangre y vidas humanas. ¿La respuesta? Sí. Y fue inventado el automóvil..” similar a la que se observa frente a las instrucciones de seguridad que dan los sobrecargos al iniciar un vuelo comercial. Así entonces, puede predecirse cuándo iniciarán y los contenidos de los mensajes que sobre el tema abordarán instituciones públicas y privadas, lo que obviamente conspira contra los objetivos de tales iniciativas, dejando de ser una constante del día a día, para convertirse en campañas circunscritas a temporadas vacacionales y puentes festivos. Se olvida que la seguridad vial no admite recesos de ninguna índole. Las coyunturas en la vía pueden ser producidas por causas tan complejas como diversas: el estado de salud de

quien conduce, el funcionamiento mecánico del automóvil, el estado de la vialidad y hasta el estado del tiempo. Otro factor que conspira contra la efectividad de las iniciativas en el área de Seguridad Vial, es que un buen número de personas se consideran “vacunadas” contra los accidentes y suponen que estas recomendaciones o mensajes son para otros, en consecuencia actúan confiados sin tomar nota de los mensajes de seguridad. Es imperativo admitir que el tema es tan trascendente que debe abordarse desde el punto de vista creativo, que transmita la sencillez que debe reflejar, con un nivel de comprensión apto incluso para niños, adecuado a cada

Revista Libre | Ideas para crecer en bienestar | Noviembre | Nº 1 | Año 1


etapa y desarrollo de los usuarios. Un mensaje que sea capaz de ampliar la visión gradualmente, hasta llegar a la complejidad intrínseca que lo compone, y concienciar a las audicencias hasta que asuman su protagonismo y rol dentro de ese sistema. Que transeúntes y conductores acepten que con intención o no, forman parte de un sistema de vialidad en el que se involucran todos los días, cada vez que visitan la calle, ese lugar en el que existen reglas, deberes y derechos cuyo incumplimiento puede causar consecuencias irreversibles. No entraremos aquí a reproducir las abundantes cifras estadísticas que una y otra vez intentan (y deben) sensibilizarnos con las tragedias que involucran. Al respecto importa destacar que las consecuencias de este problema han sido calificadas por organismos internacionales especializados en salud como una verdadera epidemia, con las implicaciones que eso conlleva. Vale resaltar que ante la importancia de los daños causados por sus efectos, El Vaticano ha propuesto un “decálogo del conductor”, a semejanza de los Diez Mandamientos. Valga decir que las fallas en el sistema de seguridad vial (accidente de tránsito por ejemplo), tienen siempre un efecto negativo altamente expansivo con consecuencias irreversibles en la mayoría de los casos, que ataca la vida de personas sin distinción de ninguna naturaleza, que enluta núcleos familiares y acaba con ellos, que menoscaba la salud de gente sana y joven, que causa daños materiales importantes a las personas, a las empresas y al sistema de salud del país, es decir, inflige daños a todo el entorno.

A título de ejemplo puede observar el lector los hechos de sucesos reseñados por los principales diarios y noticieros, o puede intentar recordar si ha estado involucrado en un accidente de tránsito. Esa es una buena forma de llevar cifras propias en su esfera de influencia. El uso del automóvil es imprescindible y tal utilización conlleva implicaciones aparejadas al desarrollo mismo de la civilización, siendo que mientras más alto es el desarrollo de una sociedad, mayor se refleja en el masivo uso de este medio de transporte, apalancado en el ejercicio de derechos de rango constitucional como el derecho a la propiedad, al libre tránsito y la recreación. El uso generalizado del automóvil trae consigo consecuencias con las que tenemos que aprender a convivir, riesgos que tenemos que asumir, pero a los que en todo caso, debemos contribuir activamente para mantenerlos en su mínima expresión, asumiendo que tal responsabilidad recae por igual sobre todos los usuarios del sistema, reservándose las autoridades compe-

tentes la responsabilidad de vigilar la igualdad frente a esas cargas, y la sanción para las posibles violaciones. Para finalizar deseamos intentar aportar un concepto de seguridad vial para ejemplificar las numerosas aristas que integran este tema. Así, entonces, La Seguridad Vial, “son todas aquellas acciones que deben o pueden tomarse para evitar o disminuir las consecuencias negativas que recaen sobre el ser humano o sus bienes, que pueden derivarse de la falla o conjunción de éstas en los factores o elementos que integran el sistema vial: Humano, Vehículo, Ambiente y Vía.” Concluimos haciéndonos eco del pensamiento de algunos autores que comentan que si se ordenase sembrar una cruz en cada lugar que muere una persona producto de un accidente de tránsito, las vías serían confundidas rápidamente con grandes cementerios. Es necesario ir de inmediato a aquellas acciones que con una visión global puedan encarrilar las pequeñas acciones individuales de todos los días.

¿Se te ocurre alguna idea sobre la seguridad vial que se pegue a la memoria como curita? Cuéntanos qué harías si fueras alcalde, qué campaña diseñarías si fueras publicista, y qué rol asumes como ciudadano en las calles de tu ciudad. Escribe a fundacion@seguroscaracas.com

Revista Libre | Ideas para crecer en bienestar | Noviembre | Nº 1 | Año 1

45

Ideas con cinturón  

El abogado Marlon Gavironda nos invita a pensar y repensar los posibles aportes para generar una verdadera seguridad vial en este artículo d...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you