Page 1

OBSERVAD

R SEMANAL

PALABRAS DE CERTEZA Y ESPERANZA RESPONSABLES: Guillermo Lesmes - Nathalia Lemir - www.sanrafael.org.py - mail: observadorsemanal@sanrafael.org.py - AÑO VII - Nº 323 - JUEVES 15 DE SEPTIEMBRE DE 2011

“Alégrense no por lo que hacen, sino porque vuestros nombres, están escritos allá en el cielo”

L

a lucha más grande que cada día tengo que enfrentar es la de no dejarme determinar por el éxito de lo que hago, sino por el motivo gracias al cual mi vida, la vida como la de de todos tiene un valor infinito. Y no es una batalla fácil, porque no sólo cada uno está acostumbrado a medirse con sus fuerzas, con sus capacidades, con los logros alcanzados, sino por que todos llevamos dentro de nosotros, aquellas heridas del pecado original que se manifiestan en el orgullo de ser nosotros independientes de Dios, únicos protagonistas de nuestra vida, de lo que hacemos. La cultura que respiramos vive de esta contaminación orgullosa, del racionalismo, según el cual, el hombre es el dios de sí mismo. Y no obstante el evidente fracaso de esta ideología, cuyos puntos principales son el nihilismo, la desesperación, el no sentido de la vida, todo a nuestro alrededor sigue determinado por este orgullo. La cultura del éxito, del suceso, de ser siempre los primeros en todo, la respiran ya los niños desde el pre-escolar hasta convertirse en cultura, en el criterio de la vida. El escritor del humanismo italiano Coluccio Salutati ya lo dijo hace muchos siglos atrás: “La dignidad y la grandeza del hombre dependen de sus resultados”. Y no han sido suficientes ni siquiera las dos guerras mundiales, ni las demás guerras de estas últimas décadas, ni el fracaso del sueño comunista o de los protagonistas latinoamericanos del famoso “eje del mal”, ni los del tsunami o demás desastres ecológicos, como ni siquiera la crisis económica, a poner en discusión la irracional postura orgullosa del hombre. El hombre como diría el filosofo Cornelio Fabro: “vive como si Dios no existiera”. Durante estas semanas de mi viaje a Italia, me encontré con miles de personas y si de un lado, fui testigo de tanta belleza y verdad humana, por otro

Los viejos, esos testigos excepcionales

3

lado me impactó tanta desesperación, miedo, susto, incertidumbre. He visto muchos jóvenes no hambrientos de carreras, éxito, dinero, o de títulos académicos, sino de un valor, de un significado para sus propias vidas. Fueron suficientes algunas palabras, una mirada, una compañía para que se despertara en ellos el deseo, las ganas de levantarse de un letargo y comenzar a dar un paso. “¿Padre existe un motivo que no sea el ideal burgués, es decir de la carrera, de la plata, del éxito por el cual valga la pena vivir?”, “¿Cómo Ud. logra enfrentar la vida con leticia compartiéndola con tantas personas victimas de injusticia del egoísmo humano?” “¿padre podríamos ir a Paraguay?”, etc., etc.… Eran como ovejas sin pastor, sin rumbo, aparentemente sin ningún interés y sin embargo deseosos de encontrar a un adulto vivo, a un adulto apasionado a la vida para que sus corazones volvieran a latir.

“¡Que nada ni nadie os quite la paz; No os avergoncéis del Señor!”

4

En estos días tuve también la gracia de participar a un retiro de sacerdotes en Brasil, me quedé muy conmovido cuando el padre que dirigía el retiro, mencionó aquella frase del evangelio que relata el hecho de cuando los apósteles volviendo de predicar y evangelizar, estaban muy felices por los éxitos logrados, el haber hecho milagros, el haber expulsado demonios y Jesús con calma les contesta: “alégrense más bien porque vuestros nombres están escritos en el cielo”. Es decir “alégrense porque cada uno de Uds. ha sido elegido, ha sido llamado por su nombre, porque cada uno de Uds., es relación con el Misterio”. La alegría, lo que llena el corazón y que está en el origen mismo del dinamismo y la creatividad humana, lo que engendra y crea una cultura, una civilización nace sólo de esta certeza, la certeza de haber sido elegidos por el Misterio. La leticia de la vida, el cumplirse de la vida no depende y no dependerá nunca de lo que hacemos o haremos sino del hecho que “Vuestros nombres están escritos en el cielo”. Es decir que uno es feliz sólo cuando toma conciencia de ser propiedad del Misterio. “Yo soy Tú que me haces”. Hemos sido creado de la nada, hemos sido elegidos por el Misterio, hemos sido llamados por Cristo en el bautismo, para ser partícipes del modo, con el cual Jesús se relacionaba con todo y todos, de la mirada con la cual Jesús miraba a los hombres, de la riqueza del corazón de Cristo que se transformaba en una intensa vibración llena de ternura para con cuántos encontraba. Hemos sido llamados a mirarnos y mirar a todos los hombres con los ojos de Jesús que, mirando a la multitud que lo seguía vibraba de compasión, de misericordia. Jesús ha sido y es le cumplimiento de las palabras del profeta Isaías: “Sión ha dicho, el Señor me ha abandonado. Pero ¿puede una madre abandonar a sus hijos?. Sin embargo yo nunca me olvidare de ti”.

El paraíso terrenal depende de nosotros

Sigue en la pág. 2

5

Capítulo XVIII: De los novísimos (2)

7


2

Jueves 15 de septiembre de 2011

OBSERVADOR SEMANAL

TESTIMONIO

EDITORIAL

El suceder real de la novedad de Su Presencia

Viene de la pág. 1

Esta es la modalidad a través de la cual, Cristo desafía a cada hombre. Hemos sido elegidos. La iniciativa no parte de nosotros, Su origen es El, el Misterio héchose carne en Cristo. La tentación que vivimos a menudo es la de pensar y vivir como si fuera nuestro el punto de partida de esta elección, que fuésemos nosotros los protagonistas de esta llamada. Mientras a nosotros lo único que nos compete es el reconocer, a través de nuestra libertad, que somos exclusivamente el fruto de algo que viene antes. La moral cristiana no es y nunca será una iniciativa humana, un empeño, un esfuerzo humano para adherir a un código de comportamiento humano, sino un reconocer que estamos hechos por El y que no hay debilidad, fragilidad que pueda ser más grande de esta pertenencia, del hecho que somos propiedad Suya. La moralidad cristiana es reconocer y adherir a este dato dado: somos suyos y no hay nada ni nadie, como afirma San Pablo, que podrá alejarnos del amor de Cristo. Sólo nuestra libertad puede no reconocer, puede olvidar, puede hasta rechazar esta verdad que es la estructura misma del Yo. Siempre San Pablo afirma que: “ni vida, ni muerte, ni espada, ni persecuciones, nada podrá separarnos del amor de Cristo”. El vivir entonces se vuelve una gran leticia, una tarea: comunicar la gloria de Dios. Gloria de Dios que coincide con una gran pasión para el hombre, cualquier hombre. En un momento histórico donde la violencia parece triunfar, donde el no sentido de la vida parece aplastar cualquier forma de esperanza, y la crisis económica parece precipitar el mundo entero en la desesperación, el reconocer la presencia del Misterio, esta realidad providencial es la única posibilidad para despertar el Yo humano, para que el ser humano vuelva a vibrar de la compañía de Dios al hombre que es Cristo, y por consiguiente recuperar aquel protagonismo humano que Dios, le ha dado creándolo. La responsabilidad que tienen los cristianos en este momento es la de llevar la antorcha de la esperanza, la de ser testigos de la resurrección, la de testimoniar en los ambientes de trabajo, la certeza de que llevan dentro de sí por la gracia del bautismo, la de ser la evidencia de la contemporaneidad de Cristo. El problema del mundo moderno no está ni a nivel político económico o social, sino en la falta de una experiencia de Iglesia viva que testimonie la novedad de vida que Cristo ha traído al mundo con su encarnación y resurrección. La cuestión es muy sencilla. No se trata de filosofar ni de planificar, sino de volver a Cristo de volver a aquella fe que en el 1537 nos ha sido traída a Paraguay por algunos pecadores, eran hombres que tenían claro el propio destino y la propia tarea también, cuándo, olvidando su origen cristiano han demostrado toda la barbaridad de la cual es capaz un hombre P. Aldo

La Fundación San Rafael, Ofrece: Pulseras de Oro Italianas!

Todos los martes a las once nos encontramos con los familiares de nuestros pacientes para compartir experiencias que nos ayuden a reconocer a Cristo en nuestras vidas, partiendo de la pasión por la realidad en una compañía hacia el Destino. La propuesta de estar juntos en esta hora, consiste en educarnos a la memoria de una Presencia donada para nosotros en la Clínica las 24 hs. del día: El Santísimo Sacramento. El está aquí, con nosotros por una preferencia que nos provoca para responder con mayor gratuidad a su derroche de amor. De ahí viene nuestro adherir a un hombre como el Padre Aldo para quién Cristo es todo, inculcándonos la belleza, el orden, la limpieza; enseñándonos que todo tiene que ver con Cristo, las flores, las camas, los baños, la lavandería, el planchado, la cocina, los placares de los pacientes, las mesitas de luz, los placares de los familiares, las plantas del jardín. Los familiares hoy nos ayudan abiertamente a responder a estas exigencias elementales que corresponden al corazón de todos, arreglando los placares suyos y de los pacientes, manteniendo los baños en buenas condiciones, el quincho ordenado, regando las plantas del jardín cuando les es posible, no ensuciando las paredes, ayudando a las chicas de la limpieza a baldear, bordando manteles para la clínica, colaborando con lo poco que tienen para protegerse del frío durante las comidas en el quincho, en fin, un camino siempre a retomar, pero que lo van recorriendo despacito, con un corazón agradecido por todo lo que reciben aquí. La mamá de Pedro, uno de nuestros pacientes, nos compartía durante el encuentro de catequesis, que gracias a que llegó a esta Clínica cayó en la cuenta de que el sufrimiento es una gracia, después de conocer al Padre Aldo, a las enfermeras y a todo el equipo que trabaja. Nos decía: “Mi hijo y yo tenemos la certeza de eso, podemos contar las maravillas que obra Dios y cómo El sigue actuando. Su recuperación fue sorprendente, en diez días terminó la fiebre, hablaba más, tenía más ganas de comer. Yo personalmente vi

cómo mejoraba cada vez más, con la belleza del lugar donde el sufrimiento es más suave, más liviano, gracias a la oración diaria, a las homilías del Padre Aldo, la comunión, la misa. En Lasimet tenía que buscar a algún sacerdote para que viniera a darle la comunión a mi hijo, no te hacían caso, realmente mi hijo llegó de ese lugar “podrido” y ahora que ya hacen 2 meses de que llegamos, unas de sus escaras está a punto de curarse del todo. Recuerdo que lo primero que vio Pedro cuando llegó fue el florerito con flores que siempre tiene en su mesita al lado de la cama, al que llamó “un jardincito con flores”. “Mamá aquí da gusto, podes mirar el cielo azul y tener un jardincito sobre tu mesita, nunca vi algo parecido”. Todas las noches me pregunta: “¿rezamos mamá?”. No tengo palabras para agradecer, todas las noches le pido al Señor por mi hijo, y por los enfermos del mundo entero. Dios quiera que aquella Clínica con la que el Padre Aldo sueña sea pronto una realidad”. Es uno de los tantos testimonios conmovedores que suceden es este “Templo ofrecido al dolor” como lo define el Padre Aldo. Cristo es un acontecimiento siempre nuevo no sólo reconocido en nuestros enfermos sino en la compañía de los que servimos, como hoy que festejamos el cumpleaños de una de las cocineras y ella misma quiso encargarse de cocinar una cantidad inmensa de tallarines en su casa para compartir con sus amigos trabajadores de la Clínica. Estuvimos todos allí con fotos, torta. Sorpresivamente los familiares de los pacientes que almuerzan en el quincho entraron cantando y ejecutando la guitarra y era bello ver como salían todos a bailar al compás de las polcas, pero más bello aún era ver a un pequeño pueblo que con la alegría en el corazón donada por Otro, vivenciaba el mismo sentir. Hasta la de cumpleaños dijo: “¡Nunca tuve un día así tan bello!”. Cristo que se hace carne en una compañía guiada hacia el destino. Hna. Sonia

Como si hubiese llegado al Paraíso

TESTIMONIOS DE LA CLINICA Hemos recibido en donación pulseras de oro italianas, están a la venta con la finalidad de recaudar fondos para terminar la Clínica. Costo de la colección Gs. 30.000.000

Colabore con nosotros. Recibimos ofertas

Informes al cel: 0982-538-622; 611-214, con Andrea

Consultorio dermatológico veterinario y Petshop Cacique Lambaré 3706 Tel. 902709 dermovet.py@gmail.com Lambaré

Soy de Villarrica, tengo cuatro hijos y para sustentarlos en sus necesidades, trabajaba en la casa de una vecina lavando ropas, planchando, y haciendo la limpieza de la misma. Cuando empecé a sentirme mal, me internaron en un hospital para realizarme una serie de estudios, pero nada lograba calmar el dolor que sufría. Gracias a Dios una doctora me ofreció trasladarme a esta Clínica Divina Providencia pero yo no tenía quien pudiera quedarse conmigo y acompañarme, no quería estar sola, sin embargo, tuve la bendición de que más tarde pudo venir mi cuñada y cuando me llamaron a decirme que había una cama disponible

para mí, enseguida me trasladé a este lugar. Llegué muy mal, con mucho dolor, pero apenas pasé la puerta de esta Clínica, el dolor tan intenso desapareció, como si hubiese llegado al Paraíso. Esa noche dormí bien, amanecí mucho mejor. En aquel otro hospital no habían enfermeros que nos cuidaran ni gente que nos acompañara, ¡es tan distinto de aquí!, donde me conmueve hasta las lágrimas que todo se nos dé gratis y se nos cuide tan bien. No sé cómo agradecer por lo bien que me tratan y me protegen en estos momentos de mi vida. Tengo mucha fe y esperanza en Dios, y le pido perdón por si

alguna vez le haya ofendido ó haya cometido algún pecado. Todos los días rezo desde mi cama siguiendo al Padre Aldo a quien lo escucho en el parlante del micrófono que está en mi sala. Estoy muy agradecida A Dios por haber encontrado este lugar donde reposar, descansar y sentirme bien. Dila


Jueves 15 de septiembre de 2011

3

OBSERVADOR SEMANAL

EDUCACIÓN

Los viejos, esos testigos excepcionales El domingo, siguiendo el ritual familiar de ir a visitar a la abuela, se me confirmaba lo que por razones laborales les escribía a unos niños acerca de la importancia que tienen los adultos mayores en la vida de los niños y de los adultos, de la familia y de la sociedad.

que Cristo está en la abuela haciendo memoria de nuestra finitud, de nuestra necesidad, de nuestra dependencia. Son los niños, los pobres, los enfermos y los abuelos los que mejor hacen presente la realidad del hombre. Por eso el demonio, los odia, los oculta, se deshace de ellos. Porque el orgullo del hombre que cree dominar la naturaleza y el tiempo, y la pretensión del éxito como esencia de la felicidad, y la vanidad de la juventud, chocan estrepitosamente contra la experiencia de nuestra verdadera fragilidad.

En octubre el mundo se propone recordarlos, revisar su situación sociocultural a nivel global, se examinan las estadísticas, se hacen previsiones económicas, se discute acerca de la eutanasia como crimen o derecho, etcétera; el mundo “civilizado”, toma con pinzas por unos momentos ese “objeto de conocimiento”, la carne envejecida, por así decir, la realidad del hombre en sus instancias previas al desenlace misterioso al que todos nos resistimos: la muerte. El mundo discute, sobre todo, la forma de tenerlos de modo tal que su calidad de vida sea la suficiente para que los viejos no molesten a los que todavía viven, es decir, a los que producen, a los que todavía importan. Se discute sobre el viagra, se discute sobre las pensiones, se discute sobre el modo correcto de llamarlos: adultos mayores, no viejos ni ancianos… Jamás, les denominarían estorbo, mas (parafraseando a Galileo) de que l estorban, estorban… También a los cristianos nos invade hoy una mentalidad secular, por decirlo de forma elegante, que nos desafía a dar razones de lo que siempre se ha vivido con naturalidad en el pueblo de Dios: la integración de los abuelos a la vida familiar hasta el momento de su muerte natural. Por razones “humanitarias”, dicen muchos, ¿no ha llegado la hora de asumir que la ancianidad es una etapa de la vida que requiere cuidados tan específicos que es imposible que la familia moderna cubra esas necesidades satisfactoriamente? ¿Y la “muerte digna” en el fondo no es una forma de caridad?... Me preguntaba, sinceramente, ¿por qué las personas mayores, los ancianos sí

Un anciano en medio de nosotros es una gracia, no porque no fastidie, ni moleste, no porque sea un caudal de sentimientos buenos y piadosos… absolutamente. Es un regalo porque nos hace patente la necesidad de sentido que nosotros no podemos satisfacer con nuestra sola razón. Hace evidente la necesidad de infinito, de trascendencia. Es un grito en medio de los prepotentes del mundo: ¡no tenemos el control absoluto de nuestra vida! Necesitamos del amor de Dios. importan? Esto no se puede responder teóricamente, me parece. No se puede solo pensarlo, masticarlo como una idea. Hay que enfrentar la realidad. Por eso, no podía fiarme de muchos psicólogos, médicos, filósofos, pedagogos y políticos modernos que especulan sobre la ancianidad. Porque ellos, muchos de ellos, hablan de los ancianos del hospital, de las fotos de los ancianos de los libros que leen, de los ancianos que ven en las plazas jugando ajedrez, de los ancianos que viven en los asilos, pero no tienen ya ni la mínima experiencia personal del contacto con ancianos de carne y hueso, con nombre apellido. Ya hay generaciones enteras de “desarrollados”, que son quienes finalmente inciden con sus ideas en la marcha del mundo moderno, que no tienen ni la más pálida idea de lo que es tener una familia de verdad. Y no saben lo que es un abuelo. Es que no lo saben.

Así que pasar el domingo con abuela ha sido aleccionador en este sentido. Es un espectáculo encontrarse con una persona de 93 años que guarda parte de la merienda en su bolsita y arremete con descaro sus ideas, y necesita que la lleven al baño y que le corten la comida en trozos pequeños. Con su impresionante memoria retrospectiva que recuerda con detalle su infancia, aunque olvide con facilidad lo que pasó ayer, y repite varias veces un tema en la misma conversación. .. Es una palabra de Dios para nosotros porque ¿cómo es que una persona que crió 9 hijos, que pasó revoluciones, que enterró padres, esposo, hermanos, hijo y docenas de amigos, que dirigió los destinos de varios, hoy tenga que depender tanto de otros, como un pajarito frágil, hasta del saludo de los bisnietos para estarse contenta un día más… Señor, ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él?... Para mí es tan evidente

Imposible no recordar al Papa Wojtyla, cuando anciano y enfermo daba al mundo sus últimas lecciones de pastor y maestro. Cuando el poder que dirige los medios de comunicación, la política y también los corazones endurecidos de varios hijos de la Iglesia, se empeñaba con fiereza en su renuncia, los cristianos nos sosteníamos en sus palabras, en sus gestos y, ya por último, en su forzado silencio. Creo que nunca usó mejor la cátedra de Pedro el querido Juan Pablo II que, cuando apoyado en su bastón, tembloroso y débil, permaneció al frente de la iglesia hasta el final, pues nos hacía vigente con su sola presencia las palabras de San Pablo: cuando soy débil, entonces soy fuerte. Un anciano que toma en serio su vida, es un testigo excepcional de la realidad de la naturaleza humana, un misterio frágil y profundo que solo se revela en el encuentro con Cristo. CCL

La diferencia entre lo Ordinario y lo Extraordinario Una maestra de Oregón (EE.UU.) fue a una tienda Nordstrom para comprar un folleto sobre cómo hacer bufandas y que costaba un dólar. La empleada le dijo que los folletos se habían agotado. Cuatro semanas más tarde, la maestra revisó su correo y, para su sorpresa, observó que le habían enviado dos folletos en forma gratuita. Este gesto la convirtió en una clienta fiel de Nordstrom, aunque el negocio no tenía lo que ella quería la primera vez. Sin embargo, esa no es toda la historia. No existe una tienda Nordstrom en la ciudad donde vive la maestra. Ella manejaba doscientos cincuenta kilómetros de ida y vuelta para comprar en ese negocio que se tomo el tiempo y la molestia de compensarla por el

hecho de no tener un folleto simple y barato. A veces no podemos dar a nuestros compañeros de trabajo o clientes (si tenemos algún negocio) lo que quieren con exactitud. Pero la forma de actuar para arreglar un error o una omisión puede crear tal sentido de lealtad y satisfacción que el compañero o el cliente sentirá como si hubiesen cumplido con su pedido. ¿Qué recuerdan los compañeros o clientes de Usted en el momento en que no pudo cumplir con su pedido? ¿Sólo que no pudo proveerles lo que querían? ¿O quizá, la forma creativa y servicial en que cambió la situación en positiva? La diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario es ese pequeño extra. (GL)

INVITACION:

A LA TRADICIONAL FIESTA “LA BELLA ITALIA”

Viernes 7 de Octubre

20:30 Hs.

POLIDEPORTIVO DE LA PARROQUIA SAN RAFAEL

Cruz del chaco n’ 1690

Adhesiones disponibles

en la Artesanía de la parroquia

: es nos 07 m o r éf 16 fo In s tel / 66 2 lo A 2 85 2 6


4

Jueves 15 de septiembre de 2011

OBSERVADOR SEMANAL

ECOS DE MADRID: TESTIMONIO JMJ MADRID 2011

“¡Que nada ni nadie os quite la paz; No os avergoncéis del Señor!”

E

stas palabras del Papa, tocaron especialmente mi corazón. En España, como en muchas otras partes del mundo “ser cristiano no está de moda” y yo muchas veces no logro vivir con libertad aquello que me hace completamente feliz. Pero… ¡cuánto me falta para aprender a mirar con los ojos de Dios! Por eso, escuchar estas palabras me descansó y me trajo mucha

EL Papa comenzó diciéndonos: “Hemos vivido una aventura juntos”. Y es que así fue. Una a v e n t u r a d e bendiciones, de testimonios, de personas. alegría. Para mí, que soy una joven de Madrid, poder vivir la JMJ en mi ciudad fue un privilegio. Los jóvenes españoles, necesitábamos verificar junto a la paternidad de Benedicto XVI y la fraternidad de miles de jóvenes de todo el mundo, que vale la pena seguir a Cristo. Absolutamente. Desde el 16 de agosto, las calles de Madrid se llenaron de banderas, de cantos, y de una juventud que alegre y orgullosa gritaba “esta es la juventud del Papa”; “se nota, se siente, Cristo está presente”. Se respiraba un

aire de alegría y de familia cristiana maravilloso. Mis padres, mi hermana y yo, fuimos voluntarios, y nos levantábamos temprano cada día para acompañar a los grupos de peregrinos que nos tocó acoger. Con ellos visitábamos la ciudad y las diferentes exposiciones culturales que se organizaron. (Entre ellas, estaba la exposición de las reducciones del Paraguay, que me permitió comenzar a saborear y a degustar la experiencia que estas semanas estoy viviendo aquí). Nos reuníamos después a la noche en casa agotados- y compartíamos el día de cada uno. A la mañana siguiente, vuelta a empezar. Cada vez más cansados. Cada vez más contentos. Hubo varios encuentros con el Papa desde el día en que llegó a Madrid. Pudo así, acercarse a muchísima gente. El sábado por la noche fue la vigilia con todos los jóvenes en Cuatro Vientos. Fue espectacular el momento en que comenzó la tormenta. Hubo una vez en que se me pasó por la cabeza: “Bueno, y si esta lluvia dura toda la noche, ¿¿qué vamos a hacer?? ¿¿Nos quedamos o nos vamos??”. Pero ni la lluvia, ni el hambre, ni el sufrir, nada, nos separará del amor de Dios. A la mañana siguiente, el Papa comenzó diciéndonos: “Hemos vivido una aventura juntos”. Y es que así fue. Una aventura en una semana llena de bendiciones, de testimonios, de

Jóvenes voluntarios de la JMJ 2011

personas, de amigos, de gestos, de palabras, de momentos de oración… que llenaron de alegría el corazón de tantos. Un encuentro así con más jóvenes cristianos, es una experiencia que emociona y conmueve, que acoge y arropa, que motiva y acompaña en la realidad de cada uno vivimos. Yo estoy agradecidísima al Señor por aquella semana en la que tanta gracia derramó y tan fácil fue reconocer Su presencia. La Jornada tuvo un último grito: “Sí, sí, sí, nos vemos en Brasil” (donde será la próxima Jornada, dentro de dos años, ¡que nadie se lo pierda!) Pati Linares, Voluntaria de la Casita de Belén

Primer Centro Educativo del Paraguay para Niños/as con Discapacidad Física y otras asociadas El Programa Educativo para Niños con Discapacidad Física - PENDIF, funciona desde el año 1991, con autorización del Ministerio de Educación y Cultura por Resolución N° 27/91. El objetivo principal del PENDIF es educar promoviendo el desarrollo cognitivo, afectivo y social de cada niño y niña, de acuerdo a sus posibilidades y necesidades especiales. Turnos: Mañana y Tarde.

Servicios: ° Estimulación Temprana ° Educación Inicial ° Jardín y Pre-escolar ° Educación Escolar Básica ° Psicología ° Deportes, recreación y cultura

www.fundacionsolidaridad.org.py - tel.: +595.21.293.381 - Asunción - Paraguay

PREMIOS: 1. Paquete de viaje de 10 días a T. Santa 2. Un equipo de aire acondicionado 3. Un tv plasma D 4. Una heladera de 11 pies 5. Una notebook

Fecha de sorteo: 24 de Octubre

6. Una cocina de 4 hornallas 7. Un lavarropas semiautomática 8. Un equipo de sonidos 9. Un horno eléctrico 10. Una cena para 2 p. en

Gs. 10.000 Parroquia San Rafael

Informes al tel.: (021) 623 496


Jueves 15 de septiembre de 2011

5

OBSERVADOR SEMANAL

EMPRENDIMIENTO

El paraíso terrenal depende de nosotros Un nuevo pulmón se instala en la Granja Padre Pío de la Fundación San Rafael El domingo 11 de setiembre se llevó a cabo la donación de 1200 tajy a la Granja Padre Pío, situada en la Ciudad de Itá. Dicha granja pertenece a la Fundación San Rafael. El emprendimiento fue llevado a cabo por el presidente del Rotary Club Internacional del Paraguay el Sr. Carlos Sevilla y la Sra. Magdalena de Sevilla.

E

L Rotary Club Internacional del Paraguay con la fundación “respira a todo pulmón”, haciendo honor a su lema de servidores, una vez más demostró con este emprendimiento el querer preservar la naturaleza con

Dicho evento contó con el apoyo de distintas autoridades, como el director del programa “Paraguay respira a todo pulmón”. Estuvieron presentes entre otros el Dr. Carlos Mateo Balmelli, el P. Paolo Buscarolli, cura párroco de la parroquia San Rafael, quien bendijo este nuevo

que allí hay y que sirve no sólo para proveer agua pura a toda la Fundación San Rafael en sus mas de 9 casas especiales que la integra, donde albergan a niños, ancianos, niñas embarazadas, violadas, enfermos terminales de cáncer y Sida, discapacitados, abandonados. La misma agua

Director del Rotary Club Internacional el Sr. Carlos Sevilla.

Estuvieron presentes: el equipo de apoyo de los servidores socios del Rotary Club del Paraguay, el Dr. Oscar Rodolfo Marelli, invitados y autoridades entre ellos el Dr. Carlos Mateo Balmelli, el P. Paolo Buscarolli, cura párroco y demas Invitados

plantaciónes de árboles, en este caso Tajy. Sabemos que el paraíso terrenal es nuestro y depende de nosotros. A la vez el Rotary se encuentra asistiendo a la comunidad con el propósito de ayudar, de enseñarles a pescar para enriquecer la propia alimentación. Así también están llevando a cabo un programa internacional de lucha contra la difusión de la polio, y proveer agua potable a comunidades que la necesitan. A principio de año se había realizado la primera plantación en dicha Granja, se plantaron 2200 árboles y el domingo se sumaron 1200 árboles de Tajy.

emprendimiento. Además se contó con todo el prestigioso equipo de apoyo de los servidores socios del Rotary Club del Paraguay, como el Dr. Oscar Rodolfo Marelli Gobernador del Rotary club del distrito 4845 y otras personalidades. La granja Padre Pío es hoy un paraíso donde viven varios enfermos recuperados de la Clínica San Ricardo Pampuri, los cuales fueron marginados por la sociedad y por sus propias familias. Allí tratan de recuperarse y reinserirse a la sociedad. También realizan labores manuales y aprenden a cultivar la tierra y ayudan a envasar el agua de la surgente

se comercializa para recaudar fondos para la Fundación.. Existen también algunas obras profit, por ejm. la “Pizzeria O sole Mio”, el café literario “Van Gogh”, la “Agencia de Viajes San Rafael” y “la Artesanía M b u r u c u y a ” q u e recientemente expuso sus productos, y con mucho éxito en el Meeting de Rimini, Italia. La fundación San Rafael está a cargo del Padre Aldo

Trento, quien para nosotros es un fiel ejemplo a seguir, en su impecable labor en beneficio de la comunidad. Por ello hemos elegido la granja Padre Pío, donde sabemos que nuestro aporte será valorado y cuidado con responsabilidad y mucho amor, así lo manifestó el director del Rotary Club Internacional el Sr. Carlos Sevilla. N. Lemir


6 5

Jueves 15 de septiembre de 2011

OBSERVADOR SEMANAL

LA REALIDAD QUE NOS EDUCA

Fin y sentido del matrimonio Fin es la meta que se propone el agente, sea natural, sea consciente y humano. Sentido es el valor trascendente en que se inspira el yo de la persona. El matrimonio, "unión estable entre un hombre y una mujer para amarse y respetarse durante toda la vida y para procrear responsablemente", es obra del Creador. "¿No habéis leído -les pregunta Jesús a los fariseos- que en la mente de Dios, desde un principio, está la ordenación del hombre y la mujer al matrimonio? Por lo tanto, dejarán a sus padres, vivirán bajo un mismo techo, se unirán en acto de amor, y ya no serán dos sino uno solo. Por tanto, el hombre no separe lo que Dios ha unido" (Mateo 19,6). El acto conyugal viene entendido por Jesús como un acto de amor que hace de dos uno. Tal unión recibe de Dios la orden de crecer y multiplicarse. De aquí vienen fin y sentido del matrimonio. La naturaleza de los esposos -anatomía, fisiología, psicología y todos los demás estratos de la personalidad de cada uno de los esposos- está ordenada por Dios hacia el fin de la procreación. Dios busca con la naturaleza del matrimonio la conservación de la especie, fin que deben entender y buscar los esposos conscientemente como meta de su vida, asumida libremente por ellos. Solo que ya hoy sabemos que los esposos poseen el derecho y el deber de regular su familia responsablemente. Pero el matrimonio es algo más, mucho más, que un medio de la conservación de la especie. La evolución sexual a través de los siglos, al llegar a los seres humanos, deja de ser mera naturaleza para convertirse en una sexualidad racional, humana, ordenable a nobles metas. Aquí es donde entra en juego el

sentido del matrimonio, el amor unitivo que va a invitar a los esposos a buscar, desde el mismo día del matrimonio, sin límite en el horizonte del tiempo y del espacio, la unión amorosa que eleva la sexualidad a metas imprevistas y sublimes. Por siglos, tanto el derecho romano como la enseñanza de la Iglesia católica orientaron el matrimonio a la procreación: era necesario poblar la Tierra de seres humanos, según el plan de su Creador. Pero llegó el siglo XX, la Tierra empezó a quedar superpoblada, y el hombre, ayudado por la ciencia y la técnica, aprendió a regular la natalidad, para someterla al amor unitivo y responsable. Un pensador alemán, Herbert Doms, teólogo y biólogo a la vez, captó con la ciencia y la teología el misterio del matrimonio y expresó genialmente en una obra publicada en 1932 con el título Acerca del fin y del sentido del matrimonio la admirable combinación entre sentido y fin de dicha unión, llamando fin a la procreación, buscada por la naturaleza, y sentido, al amor unitivo como meta espiritual que debían proponerse libre y generosamente los esposos a través de toda su vida. Como siempre, los científicos y teólogos de avanzada son víctimas de los temores e inseguridades de los vigilantes de la fe, y pusieron esta obra genial en el Índice de Libros Prohibidos. ¡Habrase visto! Pero la cárcel se hizo para los cuerpos, no para las ideas. Soportó con valentía y coraje los vejámenes de la censura y vio su obra coronada con el

éxito en la Doctrina del Concilio Va t i c a n o I I , q u e a d o p t ó s u combinación de sentido y fin en la doctrina conciliar sobre el matrimonio. La procreación natural sometida a la vigilancia del amor unitivo y responsable. Los esposos son los que en última instancia deben formar en conciencia el juicio sobre el número de hijos: es su derecho y su deber (G et S 50), pero el amor, que nunca debe faltar, debe crecer indefinidamente, aunque ya se haya cumplido la tarea de la paternidad responsable. Alfonso Llano Escobar, S.J.

Los jóvenes y la droga

“Pá í estoy a cargo de un grupo juvenil y tengo un problema grave: ¿Cómo hago para ayudar a unos jóvenes que pierden tiempo fumando la droga? Jóvenes que además están recorriendo un camino de fe”. Mira, querido hijo, este asunto no se enfrenta con discursos de tipo psicológico, sociológico o moral. Porque esta es la gran tentación: analizar el asunto nosotros sabemos muy bien que análisis es parálisis-, o cortar, es decir echar de la comunidad los chicos que se drogan como se hecha una manzana podrida del canasto para que no pudra también las demás. Pero los chicos, aún usen drogas, no son manzanas. Por eso lo primero que hay que hacer es enfrentar el hecho, aún siendo desagradable, es decir dejarnos provocar por él. No verlo como un problema, sino como una provocación. Dejarnos provocar a una pregunta: ¿Por qué, aún habiendo encontrado a Cristo seguimos mirando al vacío? Porque la droga la única fuerza que tiene es la de introducirnos hacia el vacío. Por eso, no es suficiente condenar la postura de los chicos. Hay que ir al corazón de ellos mismos. Está postura de los chicos revela muchas veces un grito que el poeta francés A. Gide sintetiza muy bien en esta frase: “Deseo, te he arrastrado por las calles, te he arruinado en los campos, te he emborrachado en la ciudad, te he emborrachado sin apagar la sed, te he bañado en las noches llenas de luna, te he llevado a todas partes, te he mecido con las olas, he querido adormecerte con el oleaje. Deseo, deseo, ¿qué hacer? ¿Qué es lo que quieres? ¿Cuándo te cansarás?” ¿No sé, si los adultos, los psicólogos, sociólogos, clérigos, padres se dan cuenta de este grito que hay en el corazón de cada hombre y que en los jóvenes vibra

más que en cualquier persona? El cristianismo no elimina el drama de la vida c o n s u s inquietudes, no apaga este grito, sino que lo hace más poderoso, porque solo dejando entrar a Cristo en nuestra vida este grito no se apaga, sino encuentra una Presencia capaz de responderle, potenciándolo. Tal vez el límite de estos chicos que fuman droga, aún habiendo encontrado la experiencia cristiana, es que Cristo no ha entrado del todo en la vida de ellos. Como educadores tenemos que entender y ayudar a los chicos a permanecer en el camino de la fe, porque sólo en el camino de la fe hay esperanza; y ayudar a los padres a enfrentar estos hechos, sin escandalizarse, preguntándose ¿qué es lo que significa para nosotros todo eso y cómo podemos enfrentarlo, sin caer en el moralismo o en el escándalo? Nunca hay que olvidar que ser cristiano significa más bien reconocer un camino, con sus altos y bajos, donde los momentos de luz (como las catequesis, los campamentos, los gestos de caridad, la misa, los retiros) sustentan las dificultades. Quiero gritar que la conversión es un camino, un camino que dura toda la vida. Hay que aprovechar cualquier circunstancia “buena o mala” de la vida para recorrer este camino, para agarrarnos más a Cristo. Y eso vale sea para los chicos que para los padres y adultos. No será nunca con normas y castigos, aún a veces necesario, que vamos a educar a los jóvenes.

El corazón del hombre necesita encontrar adultos y apoyarse en ellos, adultos que brillen en sus rostros la certeza de que Cristo, ha resucitado y está presente, haciendo la vida más bella, adultos que se apoyan en el Tú de Cristo presente en una compañía. Porque cualquier persona está de pie solo cuando se apoya en otro, en un Tú presente. Sólo así puede darse en ellos el equilibrio último de la vida, que tus chicos no tienen todavía. Querido no tengas miedo de involucrarte con ellos, dedícale tiempo, viviendo intensamente lo real, sin escandalizarte y sin censurar nada, y muéstrale que son amados por el Señor, que son elegidos, para que, por Gracia, ellos participen de la mirada con la cual Cristo mira a todo y a todos, para que ellos, a través de tí, puedan dejar entrar en sus vidas Su mirada y no la de la ideología del mundo que nos arranca el corazón. No podemos dar por descontado que, por el hecho de que nuestros jóvenes están en un camino de fe ya estamos bien, ya estamos en Paraíso. El drama de la vida continúa porque nosotros, como ellos, tenemos todos los días que volver a descubrir Su dulce Presencia que hace nueva todas las cosas. PB


Jueves 15 de septiembre de 2011

7

OBSERVADOR SEMANAL

LUZ LUZ DEL DEL MUNDO MUNDO (XVIII) (XVII)

El Papa, la Iglesia, los signos de los tiempos Capítulo XVIII: De los novísimos (2) La religiosa Faustina Kowalska, canonizada por Juan Pablo II, escuchó hace unos ochenta años en una visión las palabras de Jesús: «Tú debes preparar el mundo para mi venida definitiva». ¿Hay que tomar esto en serio? Si se lo comprendiera de manera cronológica, en el sentido de que, por así decirlo, nos preparemos de forma inmediata a la segunda venida, sería erróneo. Si se lo comprende en el sentido espiritual que acabamos de exponer, de que el Señor es siempre Aquel que viene y que nos preparamos siempre también a la venida definitiva justamente si vamos hacia su misericordia y nos dejamos formar por ella, entonces es correcto. Dejarse formar por la misericordia de Dios como poder opuesto a la falta de misericordia del mundo: ésa es, por así decirlo, la preparación para que vengan Él mismo y su misericordia. Quisiera insistir una vez más en este punto. En el único libro profético del Nuevo Testamento, el Apocalipsis de Juan, que se entiende como buena noticia, todo está orientado hacia la segunda aparición de Cristo. Ya los eruditos bíblicos y los monjes y astrónomos de la época de Jesús se habían ocupado de calcular el momento de la venida del Mesías. El científico alemán Rüdiger Holinski cree haber descubierto ahora que las cartas mencionadas en el Apocalipsis a las siete comunidades no se refieren a siete lugares, sino que representan de forma cifrada las sucesivas épocas de la historia de la Iglesia. Así, el nombre de la séptima y última comunidad, Laodicea (traducido: derecho del pueblo), representa una protesta generalizada y el ansia de intervención. Siempre según Holinski, el paralelo «séptimo sello» representa una época caracterizada por angustias, depresiones, falsos doctores de la Iglesia y nuevas religiones, un tiempo en que las obra s no van a ser ni frías Todo para tu comodidad, calidad, n i buen precio y durabilidad... calie ntes. Abaníco

Dallas

Los Angeles

Sofá cama Dallas

Esquinero Jazmín

Avda. Mcal. Lopez 801 c! 26 de febrero (ex Granja Verde) Telfs.:(021) 591 832 - 580 606 - 580 682 San Lorenzo - Paraguay

Comoquiera que sea, el mundo se encuentra hoy amenazado como casi nunca antes. Como hemos tratado también aquí, en muchos ámbitos la devastación de nuestro hogar planetario ha alcanzado el punto de no retorno. La situación de la fe está afectada por cambios dramáticos. La consciencia de fe desaparece, hay que cerrar iglesias, una dictadura anticristiana de opinión actúa ya no de forma sutil, sino abiertamente agresiva. A ello se agrega que el hombre ataca ahora el último tabú bíblico, el «árbol de la vida», la manipulación y producción de la vida misma. ¿Lo ha inducido esta situación a advertir, en su libro sobre Jesús, de que hay que aplicar en especial también las palabras de Jesús sobre el juicio a nuestra situación actual? Yo soy escéptico frente a tales interpretaciones. El Apocalipsis es un libro misterioso y tiene muchas dimensiones. Yo dejaría en suspenso la cuestión de si lo que dice este intérprete es también una de esas dimensiones. En cualquier caso, el Apocalipsis no da ningún esquema de una posibilidad de cálculo cronológico. Justamente lo llamativo en él es que, cuando se cree que ha llegado propiamente el final, todo empieza de nuevo desde el comienzo. Es decir, el Apocalipsis refleja misteriosamente la continuación de las tribulaciones sin decirnos al mismo tiempo cuándo y cómo vendrá exactamente una respuesta y cuándo y cómo se nos mostrará el Señor. No es un libro apropiado para cálculos cronológicos. Lo importante es que cada tiempo se disponga para la cercanía del Señor. Que justamente nosotros, aquí y ahora, estamos bajo el juicio del Señor y nos dejamos juzgar desde su juicio. Mientras que antes de Bernardo de Claraval se hablaba de las dos venidas de Cristo una vez en Belén, la segunda vez al fin de los tiempos, él habló de un adventus medius, de una venida intermedia por la que el Señor entra periódicamente siempre de nuevo en la historia. Creo que con eso encontró el tono correcto. No podemos determinar cuándo llegará el mundo a su fin. Cristo mismo dice que nadie lo sabe, ni siquiera el Hijo. Tenemos que estar siempre, por así decirlo, en la cercanía de su venida, y, sobre todo en las tribulaciones, estar seguros de que Él se halla cerca. Al mismo tiempo, deberíamos saber que, en nuestras propias acciones, estamos bajo juicio.

No sabemos cuándo será, pero, conforme al evangelio, sabemos que sucederá. «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria y todos los ángeles con Él dice en Mateo, entonces se sentará en su trono de gloria.» Separará a la humanidad como un pastor separa a las ovejas de los cabritos. A las primeras les dirá: «Venid, benditos de mi Padre: tomad en herencia el reino que para vosotros está preparado desde la creación del mundo». Y a los otros: «Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno». El carácter inequívoco de las advertencias es subrayado por Juan: «Yo soy la luz, y he venido al mundo para que nadie que crea en mí quede en tinieblas». Hay muchas otras palabras de juicio semejantes. Esas cosas ¿están pensadas sólo de forma simbólica? Por supuesto que no. Es un juicio final real el que tendrá lugar. Como un penúltimo juicio, por así decirlo, ese juicio se avecina al hombre siempre ya en la muerte. El gran escenario que esboza sobre todo Mateo 25, con las ovejas y los cabritos, es una parábola de lo inimaginable. No podemos imaginarnos ese proceso inaudito en el que todo el cosmos se halla ante el Señor, la historia entera está ante Él. Tiene que ser expresado en imágenes, en las que podamos barruntarlo. Cómo será esto visualmente escapa a nuestra capacidad de imaginación. Pero que Él es el Juez, que tendrá lugar un juicio real, que la humanidad será separada y que, entonces, existe también la posibilidad de la perdición, que las cosas no son indiferentes, es muy importante. Hoy la gente tiende a decir: y bueno, tan mal no se darán las cosas. Al fin y al cabo, es muy difícil que Dios sea así. Pero no, Él nos toma en serio. Y está el hecho de la existencia del mal, que permanece y tiene que ser condenado. En tal sentido, aun con toda la alegre gratitud por el hecho de que Dios es tan bueno y nos da su gracia, deberíamos percibir también e inscribir en nuestro programa de vida la seriedad del mal, el mal que hemos visto en el nazismo y en el comunismo y que vemos también hoy a nuestro alrededor. Hace 14 años le pregunté si acaso vale todavía la pena subirse a esta nave de la

El Papa Benedicto XVI

Iglesia, que parece un poco debilitada por la edad. Hoy hay que preguntar si esa nave no se asemeja cada vez más a un arca de Noé. ¿Qué piensa el papa? ¿Podemos salvar todavía este planeta por nuestras propias fuerzas? De cualquier manera, por sus propias fuerzas el hombre no puede dominar la historia. Que el hombre está amenazado, que se amenaza a sí mismo y amenaza el mundo se hace hoy de algún modo visible a través de las pruebas científicas. Sólo puede ser salvado si en su corazón crecen las fuerzas morales; fuerzas que sólo pueden provenir del encuentro con Dios; fuerzas que ofrecen resistencia. En tal sentido lo necesitamos a Él, al Otro, que nos ayuda a ser lo que nosotros mismos no podemos; y necesitamos a Cristo, que nos reúne en una comunidad a la que llamamos Iglesia. Según el Evangelio de Juan, Jesús dice, en un pasaje decisivo, que de lo que se trata es del mandato del Padre: «Y yo sé bien que este mandato suyo es vida eterna». ¿Es eso por lo que Jesús vino al mundo? Sin ninguna duda. De eso se trata: de que lleguemos a ser capaces de Dios y, así, podamos entrar en la vida auténtica, en la vida eterna. Realmente Él vino para que conozcamos la verdad. Para que podamos tocar a Dios. Para que nos esté abierta la puerta. Para que encontremos la vida, la vida real, la que ya no está sometida a la muerte.

Continuará... Por Peter Seewald


8

Jueves 15 de septiembre de 2011

LA AVENTURA HUMANA DE LOS SANTOS

POESIA

En ese minuto En ese minuto que separaba mi mente de las raíces del mundo

Es extraño, no recordé el mar que tanto añoré

San Nilo

En completa libertad Y absoluta nitidez de conciencia

Solo reparé en el sol y la blancura de unas manos Que un día reverencié.

Me arrebató el último Instante de mi vida Aquella pregunta eterna que jamás expresé con palabras: “¿Eres tú, Señor?”

En mi vida mediterránea,

CCL

No repetí el verso que en otro tiempo fue oración En mi corazón en tránsito No dibujé tus ojos en mi alma, como fue costumbre por años… En ese minuto de otoño De despedida y de silencio Todo confluyó finalmente En la pregunta eterna Cuyos ecos resonarán aquí Después de mi muerte… CARTA AL DIRECTOR

Chile el grito ideológico Querido director, quiero comentarle mi impresión sobre lo que está pasando en el mundo universitario chileno. Mi juicio nace a partir de lo que la televisión, los diarios y unos amigos chilenos me contaron sobre lo que está pasando en el país andino. Lo que me contaban unos amigos es que hay una exigencia

OBSERVADOR SEMANAL

real, hay un deseo real que empujó a profesores y a estudiantes a pedir al gobiernos unos cambios, pero pronto estos deseos, estas exigencias de una mejor y universal educación han sido agarradas por la ideología, que sí o sí usa este grito para luchar contra el gobierno, que ahora siendo de derecha, hay motivos más fuertes para hacerlo. Esta es la fuerza del poder, sea que esté al mando o en la oposición: no tomar en serio, no ir hasta el fondo del grito de los hombres, sino usarlos para un fin ideológico o para defender un poder que se siente incapaz de enfrentar sea la violencia que las necesidades de los hombres y en este caso de los jóvenes. Esta es la postura que veo y que de hecho impide un dialogo

REDONDEE P. Aldo

Farmacia PUNTO FARMA Delivery 24 hs. sin costo 607 500 Usted puede colaborar con las obras de San Rafael redondeando el monto de su ticket o factura

Ayude a los niños, ancianos y enfermos de sida y cáncer abandonados por la sociedad

serio sobre los problemas del mundo universitario, no porque no se puede, sino porque alguien ha dicho que no se debe, porque hay que seguir la lucha para derrotar al enemigo y no para solucionar los problemas. Y lo triste es que usan el corazón herido de los jóvenes, que empapados de ideologías izquierdistas, ni siquiera se dan cuenta de lo que está pasando. La única cosa positiva que puedo destacar es la hermosa chica que está a la cabeza de este movimiento estudiantil, pero eso me hacer recordar de lo que decía mi abuelo: “es imposible encontrar una chica linda e inteligente. Si es linda no es inteligente, y si es inteligente no es linda”. Querido Observador Semanal, además de la broma final, entrego estos comentarios a usted que tiene una mirada abierta de par en par sobre la realidad y no ideológica, porque lo que veo me empuja a dar estos juicios, porque es imposible que en un país tan desarrollado como Chile, por meses se permanezca en esta situación donde no aparece ningún camino de dialogo serio entre las dos partes, donde lo único que se ve es que sí o sí la batalla tiene que continuar. Juan Acosta

La historia conserva la memoria de dos santos que llevan el nombre Nilo y que ejercieron una notable influencia en la Iglesia. Para distinguirlos, se los llama respectivamente "el Viejo" y "el Joven". San Nilo, el Viejo, llamado también "el Sinaíta", fue un alto oficial de la corte imperial de Constantinopla y se lo considera discípulo de San Juan Crisóstomo. En el año 390 se retiró con su hijo Tódulo al monte Sinaí, donde llevó una vida monástica. Falleció alrededor del año 430. A él se le atribuyen numerosos escritos de gran importancia dogmática y exegética. Sin embargo, hoy nuestra veneración se dirige a San Nilo, el Joven, que vivió en el sur de Italia, al finalizar el primer milenio de la Era Cristiana. Pertenecía a una noble familia de origen griego y su cuidada educación se desarrolló dentro del modelo de la cultura helénica, lo que hace que se lo considere como el último eslabón entre la cultura griega y la latina. Inició su vida social como f i s c al d e imp u es t o s de l gobierno de Constantinopla, que ejercía un cierto dominio en el sur de Italia. Se casó pero no tuvo suerte en su vida conyugal, ya que después del nacimiento de su primera hija, su esposa falleció.Al enviudar, d e scu br ió s u ve r dade r a vocación debido su fuerte atracción que sentía por la vida monástica. Dejó de lado las comodidades de su posición social y se retiró a lugares desérticos para comenzar su vida monástica según ¡a Regla de San Basilio, muy común entre los monjes orientales. Por las constantes in c u r s io n e s d e d i v e r so s ejércitos, cambió varias veces d e m o r ad a, h as ta q u e s e estableció en Monte Cassino, cerca de la famosa abadía benedictina. Su ejemplo atrajo a numerosos discípulos, de tal modo que se fundaron varios monasterios en el sur de Italia. La actividad de sus monjes se parecía mucho a la de los benedictinos, cuyo lema era: Ora et labora, (Ora y trabaja). En las tareas diarias, además

d e o cupar s e d e t o do l o referente a la agricultura, le dedicaban mucho tiempo a la transcripción de códices y manuscritos antiguos, con el fin de salvaguardar la cultura de la Antigüedad. San Nilo, hábil calígrafo, introdujo un sistema taquigráfico llamado ítalogriego, que caracterizó sus manuscritos y los de sus discípulos en las bibliotecas antiguas. Compuso también himnos sacros. En particular se conservan sus himnos en honor a San Benito, con motivo de una visita hecha por este santo al monasterio de Monte Cassino y otro exaltando a San Nilo, el Sinaíta. San Nilo realizó varias romerías a las tumbas de los Santos Apóstoles Pedro y P a bl o , y a pr o v echó p a r a coleccionar y llevar códices y libros a las bibliotecas de Roma. Ya al final de su existencia, por petición de Gregorio, conde de Túsculo, que le ofreció un terreno, f un dó un m o n a s t e ri o en Grottaferrata, cerca de Roma, que se hizo famoso en la historia. En ese mismo lugar Nilo falleció el día 25 de septiembre del año 1005, a los 95 años de edad. En los terribles acontecimientos políticos y bélicos de aquel siglo, la figura de San Nilo se agigantó como árbitro y pacificador, aceptado y admirado hasta por sus opositores. A él se le deben la fundación y consolidación de la vida monástica basiliana, en el sur de Italia, que tanta importancia tuvo en la historia de la Iglesia en los siglos posteriores. Sus monasterios fueron faros de doctrina y de p ro g re s o , ti e rra f é r ti l d e espiritualidad, remansos de paz, señales de esperanza. PB

JORNADA DE DONACIÓN DE SANGRE Te invitamos a ser voluntario y a donar tu sangre Próxima Jornada: Sábado 24 de Septiembre

Hora: 07:00 Hs. a 12:00 Hs. Local: Salón Multiuso de la Parroquia “San Rafael” Inscripciones al teléfono: 611- 214

Observador semanal del 15/09/2011  

Observador semanal del 15/09/2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you