Issuu on Google+

Por qué ser obediente es razonable

Respuesta adecuada a los nuevos tiempos PAG. 3

PAGS. 4 Y 5

“En educación sexual el Estado tiene que preguntar qué quiere la familia” PAG. 6 Y 7

“Jeroky Paraguay” PAG. 8

RESPONSABLES: GUILLERMO LESMES - NATHALIA LEMIR - www.sanrafael.org.py - MAIL: observadorsemanal@sanrafael.org.py - AÑO VIII - Nº 366 - JUEVES 12 DE JULIO DE 2012

BSERVADORSEMANAL PA L A B R A S

D E

C E R T E Z A

Y

E S P E R A N Z A

E

stamos de aniversario. Vamos por el octavo año de publicación del Observador Semanal y nos vemos interpelados a mirar esta experiencia que estamos viviendo con ojos bien abiertos. Lo primero que nace ante este hecho de que cumplimos otro año publicando el Observador Semanal es un sentimiento de asombro: ¿cómo es posible seguir? Hoy que todo acaba a la vuelta de la esquina, hasta los proyectos mejor remunerados… Y luego, ante el dato de que aquí estamos, después de tantos años, el otro sentimiento que surge es de agradecimiento. Partiendo de este segundo sentimiento, cómo no tener presente al Padre Aldo Trento que es nuestro amigo de siempre e inspirador. Y hay que decir con justicia que gracias a su amistad y guía ha nacido este semanario católico, elaborado por unos pocos laicos que nos hemos dejado mirar por sus ojos escrutadores y sinceros, los suyos y en ellos los de la Iglesia misma, y hemos descubierto que también nosotros podemos mirar la realidad de forma distinta y dar un juicio sobre su positividad. Gracias a la amistad que nos sostiene podemos cumplir de alguna manera -a veces torpe, a veces arriesgada-, nuestro deseo de acercar a los lectores un juicio crítico sobre lo que nos ocurre como país, como comunidad, sin descartar nada, tampoco la fe. Muchas veces hemos errado y otras tantas le hemos dado en el blanco, pero en unas y otras ocasiones nos ha sostenido la certeza de que nuestro camino no está determinado por nuestros límites o por nuestros éxitos. De ninguna manera. Quizás la permanencia de este semanario que se publica con un diario laico, se distribuye en todo el país y es leído por miles de personas de diversas condiciones sociales, se debe a que no buscamos instalar un producto, o defender una causa, ni nos interesa la lógica del poder que tanto ha mancilla-

Si la fe no se hace

cultura, no sirve Edición Aniversario

do y arrinconado el pensamiento católico desde la modernidad. Para nosotros nunca ha habido “hombres escombro” ni “superhéroes”, solo protagonistas de una historia que miramos con atención para tratar de descubrir los signos del Misterio que la sostiene. Además del Padre Aldo, están el Padre Paolo Buscaroli, párroco de la Parroquia San Rafael, los redactores habituales y los invitados, los lectores que nos escriben y otros tantos benefactores y voluntarios que desean permanecer en el anonimato. A todos ellos les damos las gracias. Y volviendo a la primera pregunta de la que partimos, ¿cómo es posible seguir? Sólo podemos indicar que tenemos el corazón inquieto, abierto, expectante, tenso porque también nosotros en nuestra fragilidad, en nuestros límites, muchas veces queremos acomodarnos a la mentalidad común y etiquetar la

realidad como lo hace todo el mundo, con superficialidad, con prejuicios o con resignación. Pero, quien ha recibido el anuncio cristiano de la libertad en la verdad, no puede menos que sacudirse ante los reduccionismos, tanto racionalistas como fideístas, que no terminan de abrirse a los hechos, ni se dejan impresionar por lo que está ante nuestras narices que es la presencia real y efectiva de Cristo en la realidad. Muchos católicos, lastimosamente, vivimos enajenados como si la fe no tuviera nada que ver con lo que vivimos en lo cotidiano, con la política, con la economía, con nuestra sociedad, o estamos como avergonzados, a la defensiva, porque sencillamente no hemos experimentado el encuentro con Dios en la historia. Llegados a este punto, somos conscientes de la enorme pretensión que tenemos de buscar nada menos que la verdad de las cosas, pero de eso justamente

se trata el cristianismo o, de lo contrario, se convierte en una alienación, en un fetiche, en algo que nada tiene que ver con la vida. En los años que llevamos escribiendo sobre el drama –ni tragedia, ni comedia- de lo que percibimos en nuestro amado país en materia de gobierno, salud, ciencia, educación, relaciones humanas, ideologías, historia, arte y otras expresiones culturales, siempre hemos tratado de provocar de alguna manera a nuestros lectores, con títulos sugestivos, con expresiones políticamente no muy “adecuadas”, etcétera, para ayudarnos entre todos a salir del letargo que nos caracteriza últimamente a los paraguayos, para despertarnos y aprender juntos a caminar sin complejos por los senderos de la historia, en la que también los católicos somos protagonistas. Nos hemos dado cuenta de que ciertamente la voz de mucha gente sin voz en otros espacios

comunicativos masivos se ha dejado oír en nuestras páginas, entre ellos pensadores censurados en otros ambientes intelectuales anti católicos o simplemente ideologizados; enfermos que la sociedad rechaza o ignora; personajes que han dejado su huella en nuestro país de forma casi imperceptible por la falta de “cobertura periodística”; sobre todo, estamos orgullosos de haber transmitido, en la medida de nuestras posibilidades (y queremos continuar haciéndolo), los impactantes y luminosos mensajes de Juan Pablo II, el grande, primeramente, y luego del Santo Padre Benedicto XVI, a quienes sentimos guías cercanos y tiernos pastores que nos alientan y consuelan realmente. Esperamos que la providencia siga haciendo el milagro de cada semana al permitir que nuestra fe se haga cultura a través de este semanario, de otra manera esta fe no serviría de nada; sin embargo, nada tenemos asegurado en el futuro, sólo una certeza guía nuestra acción y la expresamos haciendo nuestras las palabras de otro gran inspirador y amigo, el padre Julián Carrón, responsable del movimiento católico de Comunión y Liberación (fundado por el Mons. Luigi Giussani), quien en mayo de este año escribió en el diario italiano La República, reconociendo los errores que muchas veces cometemos los que decimos sentirnos fascinados por Cristo, desperdiciando la gracia que recibimos y apoyándonos más en nuestras fuerzas que en el Misterio que nos sostiene… “Como el pueblo de Israel, podemos ser despojados de todo, incluso acabar en el exilio, pero Cristo que nos ha fascinado, permanece para siempre. No le derrotan nuestras derrotas”. Siempre podemos iniciar todo de nuevo. Esa es nuestra esperanza, nuestra alegría y nuestra tarea. Observador Semanal


2

OBSERVADORSEMANAL C A R T A

E

l juego es una cosa seria. No es al azar que desde pequeños se aprende a conocer el mundo y a si mismo jugando. Pero los antropólogos y filósofos nos explican que el juego es algo serio también para los adultos. Tomamos el fútbol. En nuestra época es un fenómeno social que tiene dimensiones planetarias. Tiene la capacidad de cautivar la pasión de todo un pueblo, hasta del mundo mismo. Pensamos en el mundial de fútbol. A revelarnos el secreto de este deporte es uno de los hombres más inteligente de las últimas décadas: J. Ratzinger en su libro “Buscar lo de Arriba” El nos recuerda que “No hay casi ningún acontecimiento en la tierra que alcance una repercusión de vastedad semejante. Lo que demuestra que con ello está tocándose algo radicalmente humano, y cabe preguntarse dónde se encuentra el fundamento de este poder en juego”. Entonces la respuesta no puede venir del hecho que todo eso es el fruto de una sociedad en ruinas que no tiene más ideales celestiales, como suelen decir unos moralistas, con el lema de la antigua Roma “panem et circenses”. El entonces Cardenal responde de otra manera, frente a un fenómeno que logra tener la misma

A L

D I R E C T O R

Un juego divino

importancia que el pan. Él dice: “Con la vista puesta en la antigua Roma podría responderse de nuevo que el grito de

“pan y circo” es propiamente la expresión del anhelo por la vida del Paraíso, por una vida de satisfacción sin fatigas y de libertad

T E S T I M O N I O

D E

L A

La compañía me mantiene fuerte

A

ctualmente tengo 37 años de edad y 4 hijos, soy de la cuidad de Ypané. Todo comenzó cuando tenía 32 años aún, recuerdo un día cuando me sentí

Jueves 12 de julio de 2012

débil, cansada, entonces fui al médico y me detectaron esta enfermedad que padezco: VHI. Cuando la Dra. me diagnosticó ¡ no podía creer! pero en ese transcurso fui

decayendo y me di cuenta de a poco que era cierto lo que me habían diagnosticado. Un día amanecí tan mal que tuvieron que llevarme al hospital,… había queda-

plenamente realizada… En efecto, este es, en última instancia, el contenido del concepto de juego: un quehacer del todo li-

bre, sin objetivo y sin obligación, y un quehacer que, además, tensa y emplea todas las fuerzas del ser humano. En este sentido el juego sería entonces una suerte de intento de regreso al Paraíso: salir de la esclavizante seriedad de la vida cotidiana y de sus cuidados por la vida a la seriedad libre de lo que no necesariamente tiene que ser y que, justamente por eso, es bello”. Esta es la revelación del entonces Cardenal Ratzinger: el juego del fútbol como nostalgia del Paraíso. El juego del fútbol obliga el hombre a la disciplina, y al sacrificio y a un ordenamiento de lo propio dentro del conjunto. Entonces Ratzinger nos dice que “se miramos en profundidad el fenómeno de un mundo entusiasmado por el fútbol podrá ofrecernos más que un mero entretenimiento… Puede enseñarnos que el hombre no vive de solo pan, más aún: el mundo del pan es en definitiva solo el estadio de lo propiamente humano, del mundo de la libertad. Pero la libertad vive de la regla, de la disciplina que aprende el actuar conjunto y el correcto enfrentamiento”. De hecho el fútbol es una escuela de vida, para los pueblos y para los hombres. M.F.

C L I N I C A do embarazada, pero me recuperé muy bien y en todo ese tiempo de embarazo pude trabajar sin ningún inconveniente. Tuve a mi bebe en casa pero después, los siguientes 5 meses era un ir y venir a LACIMET, por que no me encontraba bien, de allí me trasladaron a la Clínica Divina Providencia, lugar donde me encuentro ahora. En este lugar me siento bien y contenta, porque siento como si reviviera de nuevo. Gracias a Dios, siempre mantengo mi fe y también puedo decir que gracias a esta enfermedad cada día aumenta mi fe. Diariamente agradezco a Dios por todo lo que me da, por mis hijos, sobre todo por mi hijo menor que también padece de la misma enfermedad que yo, pero que ahora tiene la posibilidad de tratarse.

Me doy cuenta que gracias a la compañía cada día supero y me mantengo fuerte. Estela


OBSERVADORSEMANAL

Jueves 12 de julio de 2012

3

E D U C A C I O N

H

ace unos días el cardenal Schönborn, Arzobispo de Viena (Austria), pidió a sacerdotes autoproclamados “disidentes” a renunciar a la desobediencia. Estos curas habían firmado un manifiesto en los que pedían la abolición del celibato y dar la comunión a protestantes, entre otros temas. El Cardenal Schönborn criticó esta postura explicando que “no puedes construir una vida en la Iglesia sobre la base de la desobediencia”. Fue algo que me llamó la atención porque en toda vida de fe hay un camino que seguir y que pone en juego indefectiblemente la razonabilidad de la obediencia. Algo que hoy se cuestiona. Unos dicen que el hombre libre no obedece porque la obediencia implica sumisión, otros dicen que sin obediencia sòlo reina la anarquía, el caos. ¿Cuál es la posición justa? Me parece que lo que decía Mons. Giussani en su libro Se puede vivir así, meditando sobre el efecto de la fe en el hombre puede darnos mucha luz sobre este tema. Interpelaba: “¿Qué sentimiento produce la fe? ¿Cuál es la virtud propia de la fe? ¡El afecto!” ¿Qué ocurrió cuando Jesús les dijo a sus discípulos: “Vosotros me seguís porque os he saciado con pan, gratuitamente, pero yo os daré “otra” cosa para comer, os daré a comer mi carne y a beber mi sangre. Y quien coma de este pan y beba de esta sangre vivirá para siempre”. La mayoría dijo que estaba loco y se marchó. Y Giussani ac-

Por qué ser obediente es razonable tualiza la imagen diciendo: “…los periodistas, los profesores de la Universidad, los políticos, los que intentan dictar a los demás su propia concepción de la vida, escribas y fariseos… se marcharon”. Y a los pocos que quedaron Jesús les preguntó: “¿También ustedes quieren marcharse?” Simón como portavoz de todos dijo algo así como: “Maestro, tampoco nosotros comprendemos lo que dices, pero si nos alejamos de ti, ¿a dónde iremos? Sólo tú tienes palabras que corresponden al corazón, que dan sentido a la vida”. Y agrega Giussani: “Palabras razonables, porque la RAZÓN es descubrir la correspondencia que se da entre lo que uno dice de la realidad y lo que el corazón espera de la realidad. La multitud que se marchó no actuó razonablemente porque negaban la evidencia del día anterior, cuando lo habían seguido porque les había dado pan. Razonables fueron los apóstoles que se quedaron allí, cohibidos, porque tampoco ellos entendían; este grupo se quedó adhi-

riéndose a Él, es el inicio del concepto de obediencia: `Sólo tú sabes dar sentido a la vida`.” Y ahondando aún más en el evangelio el padre Giussani exhortaba: “Tened en vosotros los mismos sentimientos que Cristo tu hacia el Padre. Cristo se hizo obediente hasta la muerte. Nosotros debemos tener hacia Cristo la misma actitud: la obediencia incluso cuando nos encontramos ante algo que no entendemos”. Y como remate afirma: “La obediencia es seguir el proyecto de Otro. Su voluntad resulta razonable únicamente cuando se es consciente de que en ella reside el éxito de la vida… El verdadero seguimiento implica una amistad y una amistad que no se transforme en obediencia es algo sentimental, sin fruto ni historia”. Volviendo al caso de los “disidentes” austriacos, el cardenal a cargo, también señaló muy inteligentemente que una de las posibles causas de este llamado a la desobediencia es que son presbíteros viejos (casi no hay sacerdotes jóvenes entre los que firmaron

el manifiesto) que parecen creer que si la Iglesia fuera “un poco más liberal”, entonces los templos estarían llenos otra vez y tendrían la aceptación popular que una vez tuvieron. Esto, sentenció el Arzobispo no pasa de ser “una ilusión”. Ya en abril de 2012, en la Misa Crismal, el Papa Benedicto XVI había tomado cartas en el asunto y partiendo de los disidentes de Austria nos dio una bellísima lección a todos, al

calificar el hecho como “un afán desesperado de hacer algo, de trasformar la Iglesia según nuestros deseos y nuestras ideas”. Mientras que para una nueva fecundidad en la Iglesia lo que se necesita es “estar llenos de la alegría de la fe, de la radicalidad de la obediencia, del dinamismo de la esperanza y de la fuerza del amor”. ¡Es impresionante lo actuales que son estos juicios!, ¿no? CCL

A C T U A L I D A D

“No mata, pero envenena”

E

scuchando a periodistas e hinchas entrevistados por radio y TV y leyendo los comentarios por las redes sociales después del partido del domingo, he observado que demasiados “cerristas” y fanáticos de otros equipos diferentes al Olimpia, gozan y festejan más la derrota de éste que el campeonato de Cerro Porteño. ¿Por qué sucede esto? La envidia es una lamentable herencia del pecado que nos hace sentir tristeza por el bien del prójimo y gusto ante su desgracia. De la envidia nacen la intriga, la maledicencia, la calumnia, la satisfacción por la ruina ajena. La envidia no respeta edades ni ambientes, puede arraigar entre hermanos, amigos, compañeros de trabajo o incluso ante personas que viven lejos de nosotros

y que sólo conocemos por televisión, como los deportistas. La envidia va dictando las preferencias deportivas, políticas o culturales. “Mal de muchos, consuelo de tontos” parece ser el criterio de los envidiosos. La historia está llena de conflictos nacidos de la envidia. ¡Cuánto recelo despertó en el rey Saúl la victoria del joven David sobre el gigante Goliat! El pueblo coreaba a una voz: “¡Saúl mató a mil, David a diez mil!” Desde entonces le cogió tal ojeriza a David, que llegó al punto de procurarle la muerte. Por envidia, Caín mató a su hermano Abel y se quedó como ícono del fratricidio. En la mitología griega encontramos que del primer concurso de belleza se siguieron innumerables guerras y muertes causa-

das por los celos. Entre las tres diosas más hermosas de la antigüedad, Afrodita, Hera y Palas Atenea, Paris tenía que elegir a la más bella. La ganadora resultó Afrodita (Venus para los latinos) y la celosa de Hera, herida y ofendida, alimentó en el pueblo griego un odio hacia los troyanos que no se apaciguó hasta ver a la ciudad de Troya convertida en ruinas. Envidia fue lo que sintieron los conciudadanos de Jesús cuando regresó a su casa después de haber realizado milagros y signos portentosos en otras aldeas de Palestina. En lugar de felicitarlo y recibirlo como a un héroe, se preguntaban admirados: “¿No es este Jesús, el carpintero, el hijo de María, el hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿De dónde le viene esa sabiduría y

ese poder? Y estaban desconcertados”. El Mesías tenía que ser un extranjero para ser recibido. A lo mejor nos pasa lo mismo en relación con la Iglesia, esperamos no sé qué de especial y nos resistimos a la acción de la gracia que nos llega por medio

de los sacramentos. Dan mucha pena las palabras con las que concluye este episodio que se leía en el evangelio del domingo pasado: “Y no pudo hacer allí ningún milagro por culpa de su incredulidad”. Preparado por G. L.


OBSERVADORSEMANAL

4

E

l Papa Benedicto XVI ha colocado la cuestión en el primer puesto de la agenda de la Iglesia. ha convocado para el mes de octubre una gran asamblea de obispos provenientes de todo el mundo, para que aborde en profundidad este tema: “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”. Cuatro días después de iniciado este encuentro que se desarrollará en Roma durante tres semanas, se abrirá el “Año de la fe”. La evangelización y la fe aparecen como inseparables compañeras de viaje. De la suerte de una depende la otra: “Creí, y por eso hablé”, dice el apóstol Pablo. Los “Lineamenta” (LNE) constituyen el documento por medio del cual la Santa Sede presenta las orientaciones generales de la temática que habrá de tratarse en el Sínodo. El documento, está estructurado en tres capítulos, al final de los cuales se formulan numerosas preguntas para todos aquellos lectores, grupos, parroquias, comunidades e iglesias locales que deseen profundizar, discutir la temática e intercambiar información y puntos de vista. Se puede bajar el documento de: www.vatican.va y de varios portales católicos. Se presentan aquí sólo algunas de las ideas más removedoras de ese trabajo como una forma de coadyuvar al conocimiento de lo que constituye uno de las grandes propuestas del Papa.

En el corazón de dos Papas Fue el beato Juan Pablo II quien acuñó, hace ya más de treinta años, la expresión “nueva evangelización”. Acaso no vislumbró su destino cuando la pronunció por primera vez, durante una homilía en Polonia, su patria, en el año 1979. El mismo pontífice la hizo familiar para todos a lo

Jueves 12 de julio de 2012

C A T E Q U E S I S :

H A C I A

U N A

Jueves 12 de julio de 2012

N U E V A

E V A N G E L I Z A C I Ó N

OBSERVADORSEMANAL ABRIRSE AL MUNDO

EL DEBER DE EVANGELIZAR La Iglesia, que anuncia y transmite la fe, imita el modo de actuar del mismo Dios, el cual se manifiesta a la humanidad ofreciendo el Hijo, vive en la comunión trinitaria, infunde el Espíritu Santo para comunicarse con la humanidad. Para que la evangelización sea eco de esta comunicación divina, la Iglesia debe dejarse plasmar por la acción del Espíritu y conformarse a Cristo crucificado, el cual revela al mundo el rostro del amor y de la comunión de Dios. De este modo descubre su vocación de Ecclesia mater que engendra hijos para el Señor, transmitiendo la fe, enseñando el amor que genera y nutre a los hijos. En el corazón del anuncio está Jesucristo, en el cual se cree y del cual se da testimonio. Transmitir la fe significa esencialmente transmitir las Escrituras, principalmente el Evangelio, que permiten conocer a Jesús, el Señor. largo y ancho de su dilatado ministerio pastoral. Especial fama cobraron sus palabras dirigidas a los obispos latinoamericanos pocos años después, cuando los exhortó a un “compromiso no de re-evangelización, pero sí de una evangelización nueva. Nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión”. Pero, ¿cuál era el alcance de estas palabras?, ¿a qué se refería el Santo Padre?, ¿en qué consistiría tal novedad? Esas respuestas, necesariamente, habrían de madurar en el correr de los años y de la reflexión en el seno de la Iglesia, en un proceso que no sólo no ha cesado, sino que, tal vez, se encuentre en su apogeo, y que se ha instalado en el centro de las inquietudes, expectativas y esperanzas de las comunidades de toda la Iglesia. Benedicto XVI ha convocado la Asamblea General del Sínodo de los Obispos pa-

Precisamente el Papa Pablo VI, lanzando nuevamente la prioridad de la evangelización, recordaba a todos los fieles: “No sería inútil que cada cristiano y cada evangelizador examinasen en profundidad, a través de la oración, este pensamiento: los hombres podrán salvarse por otros caminos, gracias a la misericordia de Dios, si nosotros no les anunciamos el Evangelio; pero ¿podremos nosotros salvarnos si por negligencia, por miedo, por vergüenza – lo que San Pablo llamaba avergonzarse del Evangelio –, o por ideas falsas omitimos anunciarlo?”. Las afirmaciones del apóstol Pablo «predicar el Evangelio no es para mí ningún motivo de gloria; es más bien un deber que me incumbe. ¡Ay de mí si no predico el Evangelio!» se pueden así aplicar y entender en relación a la Iglesia en su conjunto.

ra que trate durante el mes de octubre el tema de “La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana”.

La fuerza original A veces, al escuchar esta expresión, podemos pensar que la “nueva evangelización” alude primeramente a la adquisición de métodos más eficaces, o de una estrategia mejor planificada, o de la llegada del anhelado manual, o de un renovado curso pedagógico… Sin embargo, “la nueva evangelización es principalmente una tarea y un desafío espiritual”, “una tarea de cristianos que desean alcanzar la santidad”, “es la capacidad de hacer nuestros, en el presente, el coraje y la fuerza de los primeros cristianos, de los primeros misioneros”; “el co-

5

El proceso de secularización no sólo representa un desafío para nuestras comunidades respecto de la acción evangelizadora hacia afuera –implementar y desarrollar formas de primer anuncio-, sino también de la acción evangelizadora hacia adentro. En muchos casos, las comunidades se hayan francamente debilitadas, con sus fuerzas minadas por los efectos de la auto-secularización. Decía Benedicto XVI a los obispos del Brasil el 7 de setiembre de 2009: “En los decenios sucesivos al Concilio Vaticano II, algunos han interpretado la apertura al mundo no como una exigencia del ardor misionero del Corazón de Cristo, sino como un paso

Respuesta adecuada a los nuevos tiempos Preparado por G.L. raje de atreverse a transitar por nuevos senderos”, “es la renovación espiritual de la vida de fe de las Iglesias locales”. Significa una “nueva proclamación del mensaje de Jesús, que infunde alegría y nos libera”, es la “respuesta adecuada a los signos de los tiempos”. Por lo tanto, la nueva evangelización no es algo que pueda buscarse fuera de uno mismo. “Puede evangelizar sólo quien a su vez se ha dejado y se deja evangelizar, quien es capaz de dejarse renovar espiritualmente por el encuentro y por la comunión vivida con Jesucristo”. “La formación y el cuidado con que se deberá no so-

lo sostener a los evangelizadores ya en acción, sino llamar a nuevas fuerzas, no se reducirá a una mera preparación técnica, aunque ella sea necesaria. Será sobre todo una formación espiritual, una escuela de la fe”. “No se puede transmitir aquello en lo cual no se cree y no se vive”. Sólo es posible comunicar y predicar lo que se ha hecho ya comunión y palabra en el espacio de vida compartido con Jesús. ¿Cómo anunciar una amistad que no se experimenta? La evangelización va dejando una huella: la fecundidad. También su ausencia: la incapacidad para engendrar vida.

El síndrome de Emaús “La palabra de los discípulos de Emaús es emblemática sobre la posibilidad de un anuncio frustrado de Cristo, en cuanto incapaz de transmitir vida. Los dos de Emaús anuncian un muerto, comentan la propia frustración y la pérdida de esperanza. Ellos hablan de la posibilidad, para la Iglesia de todos los tiempos, de un anuncio que no da vida, pero que tiene encerrados en la muer-

te al Cristo anunciado, los anunciadores y los destinatarios del anuncio”. Por este motivo, el problema acerca de la esterilidad de la evangelización, o de la incapacidad para la transmisión de la fe, no sólo no hay que buscarla primeramente en los métodos, ni tampoco en los destinatarios, sino en nosotros mismos. En realidad, “el problema de la infecundidad de la evangelización hoy, de la catequesis en los tiempos modernos, es un problema eclesiológico, que se refiere a la capacidad de la Iglesia de configurarse como

real comunidad, como verdadera fraternidad…”. Esto quiere decir que la evangelización es el fruto de una comunidad viva, y una comunidad viva, lo es de la evangelización.

¿Y el primer anuncio? La nueva evangelización se halla ante el reto de crear espacios de encuentro con aquellos que no han oído hablar de Dios ni conocen a Jesucristo. El proceso cada vez más radical de secularización,

de la progresiva desaparición del nombre de Dios en la sociedad, es uno de los mayores desafíos para el anuncio del evangelio. ¿Dónde podría escuchar hablar acerca de Dios hoy alguien que no lo conoce? Esta competencia para abrir espacios de comunicación, diálogo y proclamación de la fe corresponde al primer anuncio y a otras formas creativas que se van ensayando. “¿En qué medida el instrumento del ´primer anuncio´ es conocido y difundido en las comunidades cristianas?”, “¿cuáles son las iniciativas que han dado mejores resultados en cuanto a la apertura” de las mismas?, “¿puede decirse que la urgencia de un nuevo anuncio misionero se ha transformado en una componente habitual de las acciones pastorales de las comunidades?”, pregunta el documento de los Lineamenta; “¿y cómo van a creer en Él, si no les ha sido anunciado?”, pregunta san Pablo. La iniciación cristiana viene siendo objeto también de profundas revisiones. A ella le corres-

a la secularización, vislumbrando en ella algunos valores de gran densidad cristiana, como la igualdad, la libertad y la solidaridad, y mostrándose disponibles a hacer concesiones y a descubrir campos de cooperación. […] Sin darse cuenta, se ha caído en la auto-secularización de muchas comunidades eclesiales; éstas, esperando agradar a los que no venían, han visto cómo se marchaban, defraudados y desilusionados, muchos de los que estaban: nuestros contemporáneos, cuando se encuentran con nosotros, quieren ver lo que no ven en ninguna otra parte, o sea, la alegría y la esperanza que brotan del hecho de estar con el Señor resucitado”. ponde educar, estructurar y hacer madurar esa fe inicial que ha sabido despertar el primer anuncio. “¿En qué medida la experiencia de la iniciación cristiana de los adultos ha sido asumida como modelo para repensar los caminos de iniciación a la fe en nuestras comunidades?”, “¿en qué medida las comunidades cristianas han logrado transformar el camino de educación en la fe en una cuestión adulta y dirigida sobre todo a los adultos, evitando de este modo el riesgo de colocar dicho camino exclusivamente en la edad de la infancia?”.


6

OBSERVADORSEMANAL E N T R E V I S TA

La experta ecuatoriana María Julia Iturriaga –que visitó nuestro país- analiza el fenómeno de la educación sexual en las instituciones públicas y afirma que el Estado no puede cumplir un papel “invasivo” sino subsidiario, apoyando a las instituciones intermedias como la familia. Indica que a través de mensajes permanentes de los medios de comunicación y la publicidad se ha convencido a los adolescentes y jóvenes que el sexo irresponsable no tiene ningún tipo de consecuencias.

I

mpulsora del proyecto de Educación integral de la afectividad y la sexualidad para niños y jóvenes, dirigido a maestros en Ecuador, la especialista María Julia Iturriaga asegura que a los jóvenes no se les quiere proponer la castidad y la abstinencia porque se les subestima y muchas veces se les considera “personas emocionalmente embrutecidas”, incapaces de usar la razón y del autocontrol. Explica que la educación, ante todo, busca el perfeccionamiento de la persona, y que ello implica educar los sentimientos, la afectividad y la razón. ¿Cuál es el acento particular del proyecto de educación sexual integral que plantea? Hay que decir que educación es perfeccionamiento, entonces cuando uno quiere educar tiene que ir hacia el perfeccionamiento de la persona. Nuestro proyecto de educación sexual integral de la sexualidad y afectividad plantea un estilo de vida saludable basado en la formación del carácter y lo que propone para los adolescentes es abstenerse de las relaciones sexuales, porque las relaciones sexuales no son para ellos. Hay que entender que el adolescente está madurando y madura lentamen-

A

Jueves 12 de julio de 2012

M A R Í A

J U L I A

I T U R R I A G A ,

“En educación sexual el Estado tiene que

preguntar qué quiere la familia” te. Entonces a pesar de que en un momento de su vida ya pueda haber madurado desde el punto de vista de sus gametos sexuales, aún tiene capacidad de asumir las consecuencias y el impacto de las relaciones sexuales; porque una relación sexual tiene implicaciones y consecuencias más allá del embarazo. Las relaciones interpersonales de los adolescentes regularmente son inestables y una relación sexual implica una entrega total de la persona misma hacia la otra; es una manifestación externa de una entrega total. ¿A qué implicancias se refiere? Los adolescentes no piensan en las implicancias serias de una relación así, porque es el mensaje que reciben permanentemente en telenovelas, teleseries y películas; creen que no hay implicaciones de daño emocional en una relación íntima, y claro que las hay, porque la relación de un adolescente es inestable y es lógico que sea así, está empezando a conocer a las personas, además, un adolescente, y más un adolescente de ahora, no está preparado para la entrega total, pues no se le puede pedir eso. Entonces tenemos un daño emocional, y además consecuencias sanitarias muy graves, infecciones de transmisión sexual. Hasta hace 40 años conocíamos dos: sífilis y gonorrea, ahora conocemos entre 30 y 44. En 40 años se ha multiplicado de una manera extraordinaria. Toda la historia de la humanidad conoció dos, ahora tenemos 44. Está por ejemplo el virus del papiloma humano que tiene 100 cepas, y que el preservativo no lo protege. Y uno se pregunta cuál serían las causas de este aumento, y ello se debería a la promiscuidad, al hecho de que somos más descuidados con las relaciones sexuales, al haberle convencido a la gente de que el sexo no tiene consecuencias sanitarias graves.

Además, en el caso del embarazo, éste transforma la vida del adolescente y también la vida del niño por venir. Esto se agrava cuando la persona acude al aborto, al asesinato del niño en el vientre; allí es peor todavía, ha matado una persona, nada menos que un hijo suyo, y el síndrome post aborto es gravísimo. ¿Por qué se plantea el uso del condón como la solución a todos los problemas? Lo que podemos decir es que detrás de los profilácticos, de los anticonceptivos, así como de la pornografía y la prostitución hay muchos intereses económicos, mientras que si ves del lado contrario, la abstinencia ¿a quién enriquece? La castidad y la fidelidad ¿a quién enriquece? Enriquece a la persona pero no da dinero a nadie. Entonces hay que pensar, qué interés hay en que los adolescentes se inicien rápido en la vida sexual, puede haber un interés económico de que lo antes posible se vuelvan “clientes” de medios de contracepción artificial, que se vuelvan adictos a una serie de prácticas y cuestiones como la pornografía. En los años 60 para que un chico acceda a la pornografía –que es una curiosidad natural de su sexualidad, que no debe fomentarse inadecuadamente- tenía que ir a buscar una revista en la que aparecían desnudos femeninos, más o menos artísticamente presentados. Ahora, sin embargo, lo tienen todo a un clic en la computadora, con imágenes de actos sexuales explícitos. ¿Por qué muchos dicen que es utópico pretender la abstinencia entre los jóvenes? Los adolescentes y jóvenes se han vuelto sexualmente activos por una serie de mensajes que consumen a diario; si ahora le damos mensajes de una vida sexual promiscua y prematura, van

María Julia Iturriaga

a actuar así, si les das un mensaje de castidad tendrán una actuación diferente, más saludable. Además hemos bajado las expectativas hacia los jóvenes, los subestimamos, olvidamos que los jóvenes son personas con ideales, que no son personas emocionalmente embrutecidas, son personas sensibles, que quieren aprender a amar de verdad, pero a veces los consideramos o los vemos en estos temas como seres irracionales. Pero ello implica una educación, un proceso. La educación tiene dos pilares; el primero es el dominio propio. Desde que somos niños nos enseñan a controlarnos en todos los aspectos de la vida, y ese es el primer pilar de la educación. Uno tiene el dominio propio, se controla, no todo lo que sientes lo resuelves, hay horarios, modos, normas. Es una educación a la perfección de la persona. Hay instituciones dedicadas al estudio profundo de estos temas que han llegado a conclusiones obvias; hay una investigación muy seria en EE.UU. con una muestra de chicos a lo largo de 10 años, que concluye que estos se sienten perdidos sin normas, porque son jerárquicos, les gusta las normas, dificultades y riesgos. ¿Cuál es el papel del Estado en el tema de la educación sexual, ya que dicen que ocupa el lugar de los pa-

dres que no educan al respecto? No creo que sea exacto decir que los padres no educan. Los padres educan, puede ser que sientan que el tema de la sexualidad les resulta difícil pero ellos tienen el derecho y deber de educar a los hijos al respecto, desde siempre. ¿Qué hacen las sociedades intermedias, como familia, Iglesia y municipio? Pues cumplen una función subsidiaria en educación, entonces por encargo de los padres pueden tomar cartas en el asunto; cuando éstos no pueden educar en matemáticas, entonces lo hace la escuela, por ejemplo. En cuanto al Estado, su función es mucho más subsidiaria, porque es una instancia más grande y no es cercana al niño o adolescente como son la familia y la Iglesia. Entonces cuanto más cerca esté la institución del problema más puede ayudar. La familia está muy cerca de los hijos, por ello tiene prioridad, luego están la Iglesia y el municipio, respectivamente.


OBSERVADORSEMANAL

Jueves 12 de julio de 2012

E X P E R TA

E N

E D U C A C I Ó N

ción no es invasiva, no es invadir la intimidad, no es servirse sino servir.

“Hay mucha información

Algunos hablan de que la Iglesia no debe meterse porque el Estado es laico El Estado laico significa que no es religioso, pero sí democrático y que respeta la libertad de religión. Además hay que recordar que el ser humano por naturaleza es religioso, busca lo trascendente, entonces es un bien en la persona, esto sin dejar de mencionar y resaltar las bases naturales. Religión implica tener una relación con Dios, entonces no es un elemento dañino para la persona. Por otra parte, ella tiene mucho que decir porque siempre ha regulado algo tan importante como es la capacidad de procrear; la sexualidad tiene un fin excelso que es la capacidad de procrear. Las religiones tienen una mucho que decir con relación al recto uso de la sexualidad, entonces hay que escucharlas, y si ellos defienden y cuidan este tema es porque lo valoran. Uno defiende lo que valora.

deformada”

La experta ecuatoriana María Julia Iturriaga afirma que en el campo de la sexualidad, lo que falta es educación y no información. “Hay falta de educación no de información. Los jóvenes tienen muchísima información, saben bien y saben más, pero condicionados por una información deformada, por montajes, como por ejemplo, que en las películas las personas tienen relaciones sexuales cuando quieren, con quien quieren y como quieren y no les pasa nada, no hay consecuencias, eso son montajes. Sin embargo, en la realidad sí tienen efectos y consecuencias. En EEUU hay un proyecto para combatir el sida que se llama proyecto ABC; la A que significa abstinencia, que es cien por ciento seguro; la B, fidelidad, y la C, el condón, como último recurso. Pero los filipinos utilizan el mismo sistema pero la C de condón la cambiaron por la de carácter. Y Filipinas tiene actualmente muy bajo porcentaje de infectados, pues con 89 millones de filipinos en 10 años tienen 400 casos.” Es decir, ¿el Estado solo debe apoyar a las instituciones intermedias? El Estado ocupa un papel subsidiario, puede establecer leyes que digan “es necesario actuar en estos temas”, y al hacerlo en estos temas tan íntimos y familiares como la educación sexual de los chicos, lo primero que tiene que hacer es decir, qué quiere la familia, qué necesita la familia; el Estado está

para servir a las personas no para servirse de ellas. Por medio de leyes puede ayudar, guiar y decir qué es lo necesario y qué instancias puede hacerlo. Por ejemplo, si la familia es la institución implicada o afectada, entonces tiene ver con ella qué contenidos, cómo alcanzar los objetivos. El Estado no se impone, porque así no está cumpliendo con su función, porque su fun-

¿La educación sexual debe incluir la homosexualidad? Se tiene que explicar la realidad ho-

mosexual, que es muy compleja, porque la homosexualidad tiene un origen síquico muy misterioso, no es muy fácil pero se tiene que explicar el fenómeno. Por otro lado, para mí en educación no se deben favorecer tendencias poco saludables, y la vida sexual del homosexual es muy riesgosa desde el punto de vista de la salud, entonces favorecer que las personas tengan relaciones homosexuales es favorecer conductas de riesgo. A las personas homosexuales creo que se les tiene que ayudar, guiar, educar, respetar, pero de allí a que se emanen leyes que digan que las conductas riesgosas no son riesgosas y que son aconsejables, es un engaño. El Estado no lo puede hacer, no puede permitir que se engañe o fomente una actitud riesgosa para la salud y la sociedad. En ese sentido, las parejas homosexuales no pueden ser equiparadas con los matrimonios, pues no cumplen la misma función social ni mucho menos. La ley tiene que amparar los bienes de las parejas homosexuales si hace falta pero no puede llamarlos matrimonio, son realidades distintas, hay que llamarlas uniones o lo que sea. Se deben explicar estas realidades pero no fomentarlas, y a las personas homo-

7 sexuales también se les puede guiar a la castidad. ¿Cómo propone la castidad en estos casos? La castidad no es represiva, es un ejercicio libre de la voluntad que demuestra que la persona tiene control sobre sí, que la persona no está manejada por sus sentimientos o instintos sino que los gobierna, controla y guía, además que actúa por grandes ideales. Estos sentimientos e instintos son naturales y normales pero las personas no actúan en base a sentimientos, de lo contrario no nos levantaríamos de la cama para ir a trabajar cuando no tenemos ganas, o le pegaríamos al jefe o éste a sus empleados en momentos de nerviosismo; todas estas conductas de falta de control siempre se han corregido y siempre hubo normas en la sociedad, desde que la sociedad existe, desde que el hombre es hombre hay un autocontrol porque la persona puede tener dominio propio, puede vivir por un ideal, y eso contribuye a que sea mejor, entonces hacia allá vamos; hablamos de educar de verdad. Por Adolfo Bautista

R E F L E X I O N E S

El hombre, fundamento

y fin de una democracia

Y

a sé que Paraguay vive horas críticas (como siempre desde hace, quizá, 500 años), y que este ha de ser el momento para tomar partido y sentar una posición. Decir cosas de verdad, tirar línea. No está el país para vacilaciones ni metafísicas de costurero, ni para andar pensando en Carlomagno o en Bizancio cuando lo importante (lo único) es la democracia que queremos (el derecho del pueblo a ser bien gobernado y no un mecanismo electoral que se manipula a conveniencia e irresponsablemente). Pensé hacer una nota trivial. Así que me dispuse a hacer algo que de vez en cuando hago, hablar de política. Del anterior presidente, del actual, del congreso (no de los senarratas y dipucho-

rros, como dicen los grafitis), de la corrupción, de la reforma del Poder Judicial y/o de la Constitución (que con “nuestra clase política”, no es difícil que hagan una u otra de nuevo a su medida.), de Montesquieu y su vieja y burlada teoría sobre la división del poder público, de Hobbes, de Maquiavelo, de Bodin y Skinner. En fin: estar comprometido, opinar (a partir de la realidad) como toca a todo buen cristiano. La verdad es que cuando lo hago no es por soberbia ni por despreciar el análisis de lo que ocurre en el país, sino por todo lo contrario: porque respeto muchísimo a quienes lo hacen semanalmente, y creo de veras que en la prensa paraguaya -o en los blogs o

en las redes sociales- hay suficientes y muy lúcidos intérpretes de la actualidad política, sobre cuyas ideas yo tendría muy poco que añadir. Lo que si no puedo hacer ni permitir que se me aplique como se suele aplicar a los cristianos una frase de Franco, el generalísimo español, aclaro: “Haga como yo: no se meta en política”. Pero esta vez es distinto, ustedes lo saben. De manera que prendí el computador y empecé recordando a un político colombiano que decía que en nuestros países conviven a despecho dos países antagónicos: el ‘país político’, presa de las oligarquías y de los partidos, refugio de quienes se adueñan del Estado para explotarlo en su propio beneficio (sean de izquierda o derecha); y el ‘país nacional’: una muchedumbre silenciosa y marginada, virtuosa, que siempre está a la espera de un mejor destino. A ese político lo mataron como sucede siempre con quienes se levantan como voceros del país nacional contra el país político –desafortunadamente también es cierto que caen en el discurso mesiánico que sólo sirve para dejar al pueblo boquiabierto -. También parece ser causa de sentencia de muerte el que se señale como causa de nuestros problemas el régimen, cualquiera que sea. A los de “izquierda” los persiguen las derechas, a los de “derecha” los persiguen los llamados progresistas y ahora “socialistas siglo XXI” Pero bien mirado, el régimen es sólo uno: un tupido enjambre de poderes e intereses perversos, anudado por

la complicidad y por la culpa. No el gobierno (de derecha o de izquierda), ni el congreso, ni los jueces, ni los oligarcas, ni los mafiosos, ni los militares o los políticos o los industriales, sino todos ellos cuando se corrompen y se alían, metidos en la misma cueva, regidos por una sola ideología: la suya, cualquiera, la corrupción. Un partido que es el único que hay. Pero no puedo seguir escribiendo. No puedo; lo siento. La situación misma del país me lleva a pensar que esa idea de los dos países es falsa e inmoral, y es el fundamento de algo terrible que tiene nuestras sociedades latinoamericanas: su vieja costumbre de pensarse a sí misma, siempre, en tercera persona, buscando culpables al otro lado del espejo; la manía de sentirse víctima para no aceptar jamás su responsabilidad. Que quienes han hecho de la “política” una profesión son despreciables es algo que está documentado desde la más remota Antigüedad, pero también desde entonces se sabe lo que acá olvidamos con demasiada frecuencia: que

cada sociedad tiene los políticos que se merece, y que el país político, sobre todo en una democracia, es la encarnación del país nacional, no su verdugo ni su antítesis. Seguramente ha llegado el momento de protestar -una vez más-, de pedir que todo cambie -como siempre-. Quizás estemos aprendiendo, por fin, que para ser indignados primero tenemos que ser dignos. El problema de la democracia es conocer con que normas debe ser regulada para que se pueda llamar verdadera y sana democracia y acomodada a las circunstancias de la hora presente. Algo que el cuidado y solicitud de la Iglesia (en su Doctrina Social) bien pone de presente, y que no se encuentra tanto en su estructura y organización exterior (que no dependen de las aspiraciones propias de cada pueblo) cuanto en el hombre como tal, que, lejos de ser el objeto y elemento pasivo de la vida social, es, por lo contrario, y debe ser y seguir siendo, su agente, su fundamento y su fin. Preparado por G.L.


OBSERVADORSEMANAL

8 L E T R A S

D E

L A AVE NT URA HUMANA DE LOS S ANTOS

C A N C I O N E S

Gracias

San Juan Gualberto

a la vida

N

Violeta Parra Gracias a la vida que me ha dado tanto Me dio dos luceros que cuando los abro Perfecto distingo lo negro del blanco Y en el alto cielo su fondo estrellado Y en las multitudes el hombre que yo amo Gracias a la vida que me ha dado tanto Me ha dado el oído que en todo su ancho Graba noche y día grillos y canarios Martirios, turbinas, ladridos, chubascos Y la voz tan tierna de mi bien amado Gracias a la vida que me ha dado tanto Me ha dado el sonido y el abecedario Con él, las palabras que pienso y declaro Madre, amigo, hermano Y luz alumbrando la ruta del alma del que estoy amando Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me ha dado la marcha de mis pies cansados Con ellos anduve ciudades y charcos Playas y desiertos, montañas y llanos Y la casa tuya, tu calle y tu patio Gracias a la vida que me ha dado tanto Me dio el corazón que agita su marco Cuando miro el fruto del cerebro humano Cuando miro el bueno tan lejos del malo Cuando miro el fondo de tus ojos claros Gracias a la vida que me ha dado tanto Me ha dado la risa y me ha dado el llanto Así yo distingo dicha de quebranto Los dos materiales que forman mi canto Y el canto de ustedes que es el mismo canto Y el canto de todos que es mi propio canto Gracias a la vida, gracias a la vida

C U L T U R A El Grupo de Danza Folklórica “Jeroky Paraguay” destaca la cultura sudamericana en Austria y Alemania, bailando orgullosamente nuestras Polcas y Guaranias, haciendo honor al arte que demuestra la escencia de nuestra naciòn Paraguaya. El Grupo de Danza cuenta con trajes y atuendos típicos, incluyendo el confeccionado con su hermoso Ñandutí que es Encaje muy fino hecho a mano, que dio fama a la ciudad de Itauguá.

“J

Jueves 12 de julio de 2012

eroky Paraguay”, ha realizado ya un sinnúmero de presentaciones en Austria, en diferentes eventos internacionales, como fue el Primer Congreso de la Migración Paraguaya en Europa realizado el pasado marzo 2012 en Viena, evento que contó con la importante asistencia. Son, en tal sentido, pioneras en mostrar la cultura paraguaya a través de sus Danzas El Grupo de Danza también participó en el Bazar de las Naciones Unidas, donde representaron al Paraguay con la presentación de las coreografías: Canción de Bohemio y Che Trompo Arasá de Herminio Giménez, La Galopera en la versión de Los Hijos del Paraguay, Danza Paraguaya de Agustín Pio Barrios

Y

F E

“Jeroky Paraguay” Mangoré, además de varios Festivales Latinoamericanos y los organizados por la Embajada paraguaya en Viena. Recientemente “Jeroky Paraguay” participó en el 36° Strassenfest -Fiesta en la Calle en Alemania, evento organizado por la comuna de Sindelfingen al sur de Alemania. La Asociación “Paraguayos en Alemania” (Aspa) y la Asociación Cultural Paraguayo-Austríaca (Asopara) se unieron para dar fuerza a la cultura paraguaya en Europa y así lograron captar con éxito la atención de los asistentes. Con la presentación de la Galopera, Pájaro Campana, Che Trompo Arasá, Jasy Morotî, La Chiperita, Virgen de Caacupé, Cascada, Paraguarí y otras más, las chicas de “Jeroky

Paraguay” se llevaron los aplausos cariñosos de los espectadores. La gran sensación para el público presente fue la danza con las botellas, interpretada por las bailarinas Angie Martínez, Estrella Gubo, Dulce Godoy, Lorena Mendoza y Diana Domínguez, integrantes del grupo Jeroky Paraguay, y precisamente la presentación de este número artístico les valió el 1er. puesto en uno de los 4 escenarios montados en diferentes puntos de la ciudad. Cabe destacar también la brillante participación de las chicas de “Jeroky Paraguay” este 23 de junio de 2012 en el “día E”, evento en el que el Instituto Cervantes de Viena celebró el día de todos los hispano hablantes.

ació en Florencia, de familia muy rica y su único hermano fue asesinado. Era heredero de una gran fortuna y su padre deseaba que ocupara altos puestos en el gobierno. Juan llevaba esa herida clavada en el corazón. Un pensamiento le torturaba: “Mancha de sangre, con sangre se ha de borrar. Y yo, su hermano, soy el que ha de borrarla. Y mientras no lo haga, no recuperaré la honra”. La vida de Juan cambió radicalmente el día de Viernes Santo de 1003, cuando tenía 18 años. Fue su “camino de Damasco”. Iba por un camino rodeado de varios militares amigos suyos, y de pronto se encontró en un callejón al asesino de su hermano. Juan saltó del caballo como un rayo, espada en mano. El asesino no intentó huir. Era inútil. Se arrodilló con los brazos en cruz, y sólo le dijo una palabra: “Perdón”. Juan no le escuchaba, y se disponía a asestarle un golpe mortal a su enemigo. ‘Viéndose éste perdido sin remisión, aún musitó, entre la vida y la muerte: “Jesús, Hijo de Dios, perdóname tú al menos”. Fue entonces cuando la gracia divina obró en el corazón de Juan. Ya no veía a su enemigo de rodillas ni al niño llorando. Sólo veía a Jesús muerto en la cruz por él, que tanto le había emocionado poco antes en la iglesia. Ya no escuchaba el gemido del que le pedía perdón, sino, las palabras de Jesús: “Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen”. Arrojó la espada, se tiró a tierra, levantó al asesino, le abrazó y le dijo: “Hermano, te concedo el perdón que me pides, por la sangre que hoy derramó Jesús en la cruz”. El asesino le besó la mano y se marchó. Juan siguió su camino y al llegar al monasterio benedictino de San Miniato, entró y se postró ante Cristo Crucificado. Así pasó varias horas, como fuera de sí. Al marcharse vio que Cristo se inclinaba hacia él y le miraba con dulzura infinita. Por la noche volvió Juan a casa de sus padres. Pero era ya otro hombre. Pocos días después volvía Juan a San Miniato. Pero esta vez para quedarse. Al principio encontró una fuerte resistencia por parte de su padre pero éste, frente a la constancia y firmeza inquebrantable de su hijo, desistió de sus planes. Al morir el abad y ser escogido para sucederlo, huyó a la Camáldula, cerca de Florencia. Busca aún mayor soledad, y San Romualdo, al decirle adiós, le predice su futura misión de fundador. Poco después, funda en los bosques de Vallumbrosa, bajo la Regla de San Benito, una nueva Orden, con muchos monasterios en Italia. Los monjes de Vallumbrosa practicaban una vida llena de rigores: estrecha clausura, silencio perpetuo, pobreza extremada, severas penitencias. Los monjes, y el mismo fundador, lucharon tenazmente contra el mal del siglo, la simonía, y contra toda clase de cismas y herejías. Después de haber logrado que muchas personas abandonaran sus vicios y se convirtieran y que muchos sacerdotes empezara a llevar una vida santa, y gozando del enorme aprecio del Papa y de numerosos obispos, murió el 12 de julio de 1073, dejando muchos monasterios de religiosos que trataban de imitarlo en sus virtudes y llegaron a gran santidad. El Papa Celestino le canonizó en 1193. Preparado por G. L.


Observador Semanal del 12/07/2012