Page 1

OBSERVAD

R SEMANAL

PALABRAS DE CERTEZA Y ESPERANZA RESPONSABLES: Guillermo Lesmes - Nathalia Lemir - www.sanrafael.org.py - mail: observadorsemanal@ysanrafael.org.py - AÑO VI - Nº 309 - JUEVES 9 DE JUNIO DE 2011

La salud en el Paraguay: falta lo humano "La salud en el Paraguay, ¿servicio o negocio?" es la pregunta principal que, para una serie de artículos, viene haciendose en el diario Última Hora,. La respuesta es muy sencilla y brota de otra pregunta: ¿Por qué los poderosos y pudientes del país, incluyendo al Presidente de la República, buscan en el exterior la solución a sus problemas de salud?

que trabaja en las estructuras de la salud, tanto públicas como privadas. Es decir, lo que falta es lo humano. Cuando enseñaba en la facultad de medicina de la Universidad Católica de Villarrica, el primer día de clase le preguntaba a los estudiantes: "¿Cuál es la condición para ser médico o enfermero?". Se quedaban mirándome como a un extraterrestre y después de un,

Evidentemente porque no creen en una atención adecuada por parte de la medicina del país, no confían en las estructuras, tanto públicas como privadas, del Paraguay, el cual padece de un drama endémico tanto en la salud como en la educación. ¿Negocio o servicio? Indudablemente un negocio a nivel privado y a nivel público, en general, ciertamente un "no servicio". Las denuncias que ha venido exponiendo el diario Última Hora describen la situación real de la salud en nuestro país, también si debemos reconocer que desde el Ministerio de Salud y algunos otras personas comprometidas tienen todas las buenas intenciones para que este sector importantísimo para la vida social del país, cambie. Pero, como dice el refrán, una sola golondrina no hace primavera. Acostumbrados a echar pestes y culebras contra el gobierno de turno, hemos perdido el sentido de nuestra propia responsabilidad. Si un sanatorio es un chiquero, si el desorden es el soberano, si la mezcla de las paredes está cayendo, si la limpieza brilla por su ausencia, por favor, no le echemos la culpa al gobierno. Si las enfermeras de instituciones públicas, un sector injustamente privilegiado, para ganar más dinero trabajan en varios sanatorios y después en el turno de la noche se duermen porque están cansadas, o realizan mal sus tareas en los turnos diurnos, no por culpa del gobierno sino por la completa falta de responsabilidad propia. Con esto no es que quiera justificar una mala política que siempre ha existido y existirá, porque si el hombre no encuentra un Alguien o Algo más grande que le cambie la vida, será siempre un "animal" que busca su provecho y satisfacer sus intereses en todo lo que hace, sin importarle nada ni nadie, incluso si se trata de la atención a un moribundo. Por eso la emergencia no es a nivel de la salud o las estructuras sanitarias, porque en estos años se han construido nuevos sanatorios, se ha implementado una tentativa nueva del sistema nacional de salud con una legislación que ha dejado atrás el viejo sistema en el cual el único derecho que tenía el ciudadano enfermo era el de morir en la calle. La verdadera emergencia es a nivel del personal “Hoy vemos que el gobierno Es manejado por los masones”

3

Picasso - Ciencia y caridad (1898)

más o menos, prolongado silencio, respondían con cualquier disparate, que si bien podía ser bueno no llegaba al punto verdadero de la cuestión. Entonces les decía: "Amigos, la primera condición para ser médico o enfermero o enfermera es ser hombre". Evidentemente no me entendían y acostumbrados como estaban a confundir "hombre" con "macho" se burlaban hasta que, perdida la paciencia, levantaba la voz y les exigía hacer uso de la razón y callarse para poder explicarles el significado de mi aseveración. Siempre quedaban sorprendidos, porque se daban cuenta que no existe profesión, por bella que sea, si no es fruto de un Yo consciente de su fin último. Recuerdo la frescura, la vivacidad del debate que se suscitaba en las horas de bioética cuando, aún provocándolos, les preguntaba: "¿Quién es el hombre?". Las respuestas eran muy variadas y moralistas. Cosa que me permitió educarlos no sólo a comprender que el hombre es aquel nivel de la naturaleza donde ésta toma conciencia de sí, sino a verificar en su propia vida si ellos tenían esta conciencia de sí. "Agere sequitur esse" solía repetirles todos los días. Es decir, "el hacer es consecuencia del ser" y si no existe el ser, si no existe el hombre, no existe ninguna posibilidad de acción. Y el hombre existe sólo cuando puede decir Yo, es decir "Yo soy Tú que me haces". El hom-

El interrogarse sobre el porqué de las cosas es inherente a la razón humana

5

bre existe sólo cuando toma conciencia de su destino final, cuando conoce bien y claramente la meta hacia la cual camina. "camina el hombre cuando sabe dónde ir". Y los pasos del hombre tienen ontológicamente, incluso cuando se desvían, un único rumbo: la felicidad, la verdad, la belleza, el amor, la justicia. Palabras que forman el tejido del corazón, su latido, su sed y hambre de infinito. "Chicos, les decía, de qué sirve que quieran ser médicos o enfermeros si no tienen claro lo que vuestro corazón desea, si no buscan la respuesta a cuanto Violeta Parra, en su desesperación cantaba: "Corazón maldito ¿por qué lates? Corazón maldito ¿Por qué palpitas?". Cada uno de Uds. busca como yo, que no soy médico ni enfermero la felicidad, la belleza, el amor, la verdad, la justicia. Y la felicidad, la belleza, el amor, la verdad, la justicia, es un hombre, el único que en la historia del mundo ha dicho: "Yo soy el camino, la verdad y la vida". Por eso sólo cuando cada uno de Uds. acepte el desafío de este hombre reconociéndolo como la razón de su vida, podrá finalmente decir “Yo”. Y diciendo “Yo” podrá testimoniar mediante la profesión (sustantivo que significa lo que uno cree, profesa) la belleza de ser hombre. Existe el hombre que trabaja como médico, como enfermero, pero si no existe el hombre dentro de cada uno, podrá convertirse en un pequeño Stroessner, definido por el orgullo y la ignorancia, hija predilecta de la soberbia. Existe el “hombre”, no el médico, el enfermero, el ingeniero, el arquitecto. En los sanatorios faltan hombres, personas que vivan esta pasión humana para que sean felices, porque están enamorados de Cristo. La medicina moderna revela cada vez más su total impotencia para curar al hombre. Lo único que logra es prolongar por unos años la llegada de la muerte. Y ¿de qué sirve una medicina que en lugar de curar, es decir de ayudar al hombre a descubrir su destino final, el valor de su vida, de su dolor, simplemente acalla el dolor y posterga por unos años la muerte? De nada, porque reduce todo a ilusión. Al contrario, cuando un médico o un enfermero vive enamorado de Cristo, porque Cristo es el destino del hombre, la atención al enfermo es humana y es divina, porque está llena de caridad, de gratuidad, de amor, porque el enfermo es Cristo. Y de esta conciencia brota el cuidado de todos los detalles, desde la fidelidad al propio compromiso hasta la limpieza, el orden, la belleza, la atención

Luz del mundo: El Papa, la Iglesia, los signos de los tiempo

Sigue pág. 2

7

CINE: “De hombres y de dioses”. “También eran nuestros hermanos”

8


2

OBSERVADOR SEMANAL

Jueves 9 de junio de 2011

EDITORIAL

TESTIMONIO

Un abrazo a la realidad

Viene de pág. 1 Lo que permite el cambio de basurero, como hoy parecen ser muchos sanatorios del país, a casa donde se ve en el enfermo al Cristo que sufre es, solamente, la existencia de hombres enamorados de Cristo, que están en perenne adoración delante del enfermo. De lo contrario, esas estructuras creadas por la Iglesia en la Edad Medía con la conciencia de que el paciente es Cristo, en el mundo moderno se volverán frigoríficos por su frialdad, como en el llamado primer mundo o una morgue como en otras partes del mundo. La emergencia no es, entonces, de "salud" sino de los "operadores de la salud". Es la misma situación que vivimos en la educación donde la emergencia no es a nivel educativo sino de educadores. La escoba como la birome no puede hacer nada sin un sujeto que los ponga en movimiento. Pero si no existe un sujeto o es un mero técnico preocupado por ganar plata, tanto la escoba como la birome se transforman en instrumentos molestos que no queremos usar o, aún peor, puede transformarse en herramientas de violencia. De un hospital sucio, la escoba no es la culpable, sino la haraganería de quienes allí “trabajan”. Si, como afirma el diario Última Hora del viernes 3 de junio: "Caaguazú: seis bebés mueren en un año por presunta negligencia", la culpa no es de la estructura sino de la ignorancia, de la falta de dignidad, de la falta de seriedad de médicos y enfermeras. Y ¿quién devolverá los hijos a estas madres destrozadas? La reforma de la salud necesita sólo la reforma del personal y ésta reforma no puede partir de una ética ni de unos programas académicos o de cursos de capacitación, sino de una reforma ontológica, es decir, de una autoconciencia nueva del médico y del enfermero, autoconciencia que sólo el encuentro con Cristo dona y, por consiguiente, una pasión que ve en el paciente a Cristo mismo. P. Aldo

Siempre quise dar a conocer un hecho que me conmovió hondamente por cuanto documenta una obediencia pronta y dócil a la realidad. Con la intensión de trasladar aproximadamente cincuenta sillas del salón multiuso de la parroquia a otro lugar cercano donde tendríamos un acontecimiento al día siguiente, una amiga y yo fuimos hasta allí. Eran las diez de la noche, y nos encontramos con la sorpresa de que un grupo de personas pertenecientes a un cierto movimiento estaba reunido de manera muy formal en torno a un sacerdote que los guiaba y les indicaba los puntos a tratar. Mi amiga me dijo: “¿y si venimos más tarde?”, pero yo, empecinada, le contesté que sería mejor pedirles permiso para retirar las sillas, entonces, entré al salón, y pregunté al sacerdote si podíamos hacerlo, a lo cual él me respondió con una actitud que me dejó desconcertada: “¿Cuántas sillas necesitas?” yo le dije: “Mas ó menos cincuenta”, y se dirigió a los presentes: “¡Vamos! ¡Levántense! ¡Ayuden a llevar esa cantidad de sillas!”. Todos se levantaron, señores y señoras, y juntos en peregrinación íbamos en fila con las sillas en las manos. Llegamos al lugar, las colocamos donde estaban asignadas y ellos fueron a retomar la reunión interrumpida por nosotras. Apenas ubicamos todas las sillas, nos dimos cuenta de que necesitábamos más de ellas para cubrir el espacio destinado, por lo tanto, volvimos al salón, de nuevo pedimos permiso al sacerdote para retirarlas diciéndoles que no se preocuparan ya que nosotras nos encargaríamos solas de ello para que pudieran concentrarse en su reunión, pero él insistió: “¡Vayan a ayudarle!”, por segunda vez se levantaron todos y devuelta el mismo recorrido. ¡Qué impresionante! Un espectáculo vivenciado únicamente donde Cristo es Un Rostro y no una idea. No tengo palabras para describir lo que la postura de este sacerdote me testimonia; una pasión por la realidad donde descubre la voz de Cristo y prontamente responde sin vacilar. ¿Quién otro podría actuar así? ¿Interrumpir una reunión bastante seria, donde hasta el votar estaba en el contenido, levantar a todos los oyentes y obligarlos a responder a una realidad que se presentaba como la Presencia del Misterio? Es en la acción donde se conoce la profundidad de los corazones, qué los mueve y qué los conmueve. A este sacerdote, no le importó perder diez minutos ó treinta minutos, le importó que sus hijos pudieran comprender que antes que nuestros proyectos “de perfección”, está el “imprevisto” que nos educa a mirar a la cara a Cristo, quien se presenta siempre

como ese Alguien que necesita de tu “sí”. Lo que de verdad le importaba era que ellos entendiesen que antes de la palabra está la caridad. Tuve y tengo la certeza absoluta de que ese tiempo que para alguno pudo haber sido desperdiciado y perdido, fue duplicado y recompensado con el ciento por uno con el amor de Dios, que nunca se cansa de dar; habrán llegado al final de la reunión, contentos por la experiencia del “yo”.

Doy gracias a Dios Padre por ponerme en el camino a este sacerdote a quien nunca antes había visto, pero que se me presentó delante de los ojos como un auténtico testigo de su misericordia; doy gracias por aún existen personas de una fe así, capaces de dar un rostro a cada acontecimiento, de despertar de la anestesia a corazones distraídos, de iluminar con sus decisiones a voluntades atrofiadas, de educar con sus obras a almas sedientas de infinito, de mostrar a Cristo contemporáneo en un “ahora” hecho carne, por sobre todo, capaces de decir con sus vidas: ¡Esta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe!”. Hna. Sonia

Gracias a Dios hay personas que no son cómplices “Estoy a cargo del PreEscolar en el Colegio Páí Alberto y este año me acompañó una ayudante muy joven, pero con gran entusiasmo y enormes ganas de trabajar y aprender. Eso se vio desde el inicio de año donde demostró gran apertura, curiosidad y sobre todo siempre se deja provocar por la realidad. Eso se manifiesta a cada momento, viéndola cómo se involucra en cada actividad, cómo prepara la mesa del desayuno, cómo ordena la clase. Siempre preguntando ¿qué voy hacer? O tomando la iniciativa para realizar algún trabajo. Me

llama la atención su disponibilidad, su atención hacia mi persona: es un ejemplo cotidiano. Pero lo que más me tocó y me conmovió el corazón fue cuando un día de clase a la mañana temprano me envió un mensaje avisándome que no iba a poder venir porque no estaba bien de salud. Mi sorpresa fue cuando en el transcurso de la mañana llegó al colegio, sorprendida le pregunté: ¿por qué viniste, acaso no te sentías mal? Y ella me contestó: “Si es cierto, pero ahora me siento bien y no me parece justo quedarme en casa”.

Fue un gran ejemplo que me dejó una enseñanza de vida, de cómo una persona puede vivir el trabajo con tanta pasión y entrega. Porque normalmente cuando uno se siente mal y pide días de reposos, aunque se recupere ante que terminan los días, sigue…reposando. A partir de esta experiencia sólo me queda ofrecer mi trabajo y pedir que yo tenga esa misma pasión”. Prof. Lourdes Colegio Pa`í Alberto Es de esa belleza que necesita el

Paraguay: de gente viva, que vibra frente la realidad, de personas que vivan la realidad como continúa provocación, protagonistas de la propia vida que no buscan calentar sillas, sino quieren vivir a la altura del propio corazón. Sólo personas así, la Iglesia los llamarías santos, pueden salvar al Paraguay contra la pereza, la corrupción, la violencia, el ser cómplices, el aprovecharse para sacar más dinero o poder, contra la pobreza material y cultural. Ojalá que los colegios católicos y la misma Iglesia vuelva a

descubrir la belleza de educar a la fe a través de la realidad, que San Pablo definía ser el Cuerpo de Cristo. PB


Jueves 9 de junio de 2011

3

OBSERVADOR SEMANAL

ENTREVISTA - A JOSÉ TOMÁS MARTÍNEZ ZÁRATE

“Hoy vemos que el gobierno es manejado por los masones” “La masonería. Lo que el cristiano debe conocer”, se denomina el libro escrito por José Tomás Martínez Zárate. En este valioso material, se reúnen varios documentos en los que se deja en claro que ningún católico puede pertenecer a la masonería so pena de excomunión. El autor, quien preside el Consejo Nacional de Laicos, asegura que los masones ejercen una gran influencia política en toda la estructura del Estado y denuncia que incluso, es una asociación secreta que encubre delitos de sus miembros. Martínez Zárate está convencido de que los principios de la masonería son incompatibles con el cristianismo.

¿Cómo surge la idea de escribir este libro sobre la masonería? La idea nace de la preocupación mía con relación a tantos católicos que están yendo a la Masonería sin conocer profundamente lo que es esa asociación secreta y advertir a los cristianos por sobre todas las cosas que los principios masónicos son contrarios a los principios cristianos. Hay una oposición radical entre lo que enseña la masonería y lo que predica el cristianismo. ¿Cuánto tiempo le llevó preparar este material? Esto me llevó casi dos años de investigaciones. Anteriormente había escrito otro libro que se titulaba “El gran engaño de la Nueva Era”. Al investigar este fenómeno de la Nueva Era que me llevó casi diez años, me di cuenta que el padre de la criatura era la masonería. A través de la teosofía algunos masones crearon la idea de la Nueva Era con Madame Blavatsky; entonces, fui a la fuente misma que es la masonería. En ese momento me percaté que en la Iglesia hay en este momento más de dos mil documentos condenatorios sobre la masonería. Sólo en el tiempo del pontificado de León XIII en 25 años salieron más de 200 documentos condenando a la masonería y otras sociedades secretas; y eso ni siquiera el católico sabe. Por esa preocupación, nace el libro y por sobre todas las cosas para advertir que hemos cambiado de dueño. ¿A qué se refiere con esta afirmación? Es que estamos celebrando los 200 años de nuestra independencia, pero, sin embargo necesitamos liberarnos del yugo de la masonería. Hoy día para ascender en una institución pública, se

les exige a los funcionarios ser masones o de lo contrario no ocupan cargos de relevancia. Entonces, ¿de qué libertad estamos hablando? La masonería supuestamente habla de libertad, pero ellos son los primeros que coaccionan a la gente, incluso, hay denuncias concretas de militares. En los altos mandos militares, si uno no se inicia en la masonería, no puede escalar. Y eso ya no es un secreto, eso ya es a viva voz. En el Poder Judicial, tampoco se puede ganar un caso a un abogado masón. ¿Por qué hay tantos jueces y fiscales denunciados, incluso filmados pidiendo coimas y sin embargo, nunca pierden un pleito? Evidentemente, la masonería maneja el Poder Judicial así como también otros poderes del estado y también los altos mandos de la milicia. ¿No es acaso esta gran influencia lo que hace precisamente que muchos quieran pertenecer a la masonería? El masón piensa solamente en este reino, en el mundano. Por eso el Papa León XIII, refiriéndose a las palabras de San Agustín, en su libro Ciudad de Dios, que hay dos reinos que luchan uno contra otro. Uno que busca solamente el amor de sí mismo, ese el hombre egoísta, que solamente busca lo material, no piensa en los demás, busca construir un reino acá en la tierra. Sin embargo, los cristianos buscamos un reino celestial y para eso no debemos dejarnos engañar por la masonería, no todo lo que brilla es oro. Yo puedo ganar mucho dinero siendo masón, pero se que la justicia divina va a caer tarde o temprano. Otra cosa que pedía León XIII para combatir la masonería es que los gobernantes se unan al pueblo para evitar los ataques de la masonería, pero hoy vemos

que prácticamente el gobierno está manejado por los masones. Sólo queda el pueblo y el remedio es educar al pueblo, hacer conocer que la masonería no es como la presentan. ¿Y cómo se puede enfrentar esta situación? ¿Qué debemos hacer los católicos? El Papa León XIII aparte de escribir una encíclica bellísima y completa sobre la masonería que se llama Humanum Genus, da unos consejos, dice él, remedios contra la masonería, y el primer remedio que sugiere es desenmascarar a los masones. ¿Por qué si la masonería supuestamente es una sociedad filantrópica y de gente que busca la perfección, cuando la fiscalía pide la nómina de los masones, cuando se les está investigando por algún delito, no facilitan? Se escudan en la Constitución Nacional y no dan nunca la nómina de los masones porque hay algo encerrado o algún secreto que no se puede decir a viva voz. Si realmente fueran solamente una sociedad filantrópica, ¿por qué no quieren dar sus nombres? Yo creo que, desenmascarando a los masones, se van a llegar a muchas verdades y de eso, tienen miedo. El pueblo se va a dar cuenta que estamos siendo dominados por unos cuantos hombres que en sus logias oscuras y tenebrosas están decidiendo por nosotros. Para mi es una vergüenza nacional que el gobierno haya aprobado que los masones tengan una estampilla y un matasellos. Es una bofetada para el pueblo católico. El Paraguay en su mayoría es un

pueblo cristiano. ¿Cuál sería la principal objeción hacia lo que predica la masonería? Hay una oposición con el cristianismo especialmente en cuanto a la creencia del dios de la masonería y el Dios cristiano. Para nosotros, los cristianos, creemos en un Dios teísta, un Dios providente y la masonería cree en el dios “deísta”, un dios que solamente está allá arriba, que creó el mundo pero que no interviene en la vida, no se inmiscuye en las cosas de los hombres. Entonces, uno puede hacer lo que se le antoja y nadie le va a juzgar según ellos. Sin embargo, nosotros sabemos que vamos a pagar un día por cosas malas que hemos hecho en nuestra vida. Ellos no. Es por eso que les interesa hoy día tener una moralidad fingida, porque para ellos no existe un dios que después les va a juzgar. ¿Usted cree que hay masones activando dentro mismo de la Iglesia?

Los masones son expertos en el arte de engañar. Saben perfectamente que la Iglesia sigue excomulgando a los masones, muchas veces han intentado hacer creer a la población de que ya la Iglesia Católica ha levantado la excomunión. Pero esa es una mentira descarada de ellos porque en el año 1983, el 26 de noviembre, la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuando la presidía el entonces cardenal Joseph Ratzinger (hoy Benedicto XVI) y el Papa era Juan Pablo II, aclara que la Iglesia Católica sigue en su anterior determinación de que pertenecer a la Masonería es considerado un pecado grave, por tanto, están excomulgados de la Iglesia. Ningún masón puede comulgar dentro de la Iglesia. Pero, tristemente vemos que los masones están en las primeras filas de los templos y tampoco encontramos sacerdotes con coraje en no darles la comunión. Sin embargo, es una orden que viene de varios papas y entonces, creo que debemos tener también el coraje de imponer esa norma dentro de la Iglesia. No es porque la Iglesia rechaza a los masones, sino para que se den cuenta del problema de ser masón y de ser cristiano. Eso le da luz a un cristiano honesto a salir de la masonería. Nunca la Iglesia quiere excluir, sino al contrario quiere dar una luz para que la gente se de cuenta que es un pecado grave. Sigue en la pág. 4


4

Jueves 9 de junio de 2011

ENTREVISTA Viene de pág 3

Volver al padre:

Esplendor de la paternidad

Siempre se ha dicho que los masones se protegen entre ellos ¿Eso es así? Precisamente, en la segunda parte del libro, me dedico a demostrar que no son realmente como ellos dicen; hablando de ética y moral. Porque si fueran realmente éticos, no permitirían encubrir a tantos masones denunciados. Ellos dicen que la mayoría de los personajes ilustres de la masonería han dado muchas cosas buenas al país, pero no hablan de aquellos masones que fueron denunciados en la justicia, y hasta hoy día no han pagado por sus culpas. Entonces, hablo de esa ética e incluso, ellos tienen como principio no denunciar a un “hermano masón”. Eso significa que si hay un masón homicida o que robó al estado, no se lo puede denunciar. El juez masón no puede condenar así porque sí nada más a un hermano masón.Anosotros los cristianos y a todos los que no somos de la masonería, nos llaman profanos. O sea consideran que el bautismo dentro de la Iglesia no sirve de nada y para ellos lo importante es la iniciación dentro de la masonería.

El caballito de batalla de la masonería es el laicismo. Esto viene a nivel mundial, porque con el laicismo lo que pretenden no es solamente separar la Iglesia del Estado, sino quieren llevar a las religiones dentro de sus templos, sin posibilidad de que se haga una evangelización. Eso sería lo mismo a tener una religión alienada. Ese es el principio de la masonería, esa es la idea central de que las religiones ya no tengan ninguna incidencia dentro de la sociedad.

¿Qué tipo de influencias ejercen los masones en los gobiernos?

¿Tuvo algún tipo de dificultad o problema a raíz de este libro?

Todos los paraguayos saben que en tiempos de la dictadura de Stroessner, el secretario del presidente era un masón archiconocido. Cuando vino la supuesta democracia, esta persona fue el primero en volver a estar detrás del poder del Estado. No tuvo ningún rubor en pasar de la dictadura a la democracia. Así son. Se mimetizan e incluso, estoy seguro que también se han infiltrado dentro de la Iglesia católica, para desprestigiar al clero. Creo que gran parte de este escándalo que se ha desatado dentro de la Iglesia Católica, es obra de la masonería. Con esto no estoy diciendo que no hubo errores o abusos en los casos denunciados, pero creo que por el poder que tienen los masones en la prensa de algunos países, hacen que se de mayor difusión a los escándalos. ¿Por qué cuando Dan Brown escribió el Código Da Vinci, tuvo tanta repercusión? Sin embargo, cuando salió El símbolo perdido, referido a la masonería, la prensa no dijo nada. Entonces, evidentemente hay un poder detrás de todo eso.

Hasta el momento no. Pero estoy seguro que no les va a gustar para nada a los masones. Esto va a ser una piedra en sus zapatos porque pienso que hoy en día los católicos o los cristianos que van a iniciarse en la masonería, deberían pensar dos veces, porque uno está perdiendo la heredad de hijo de Dios. Jesús para los masones es un simple maestro, no mejor que Buda o que Mahoma. O sea, Jesús no es el hijo de Dios para ellos. Entonces, no puedo yo como cristiano enrolarme en una secta como la masonería, porque así lo llamaron la mayoría de los papas. Tengo que decidir: o ser cristiano o ser masón. No hay otra posibilidad ni otra alternativa.

¿Cuál es el método que utiliza la maso-

Todo para tu comodidad, calidad, buen precio y durabilidad...

Abaníco

Dentro del libro, ¿qué aspectos se destacan respecto a la masonería? Mi libro se basa principalmente en los documentos de cinco papas que hablan bastante claramente de la masonería. Incluso el Papa León XIII dice que debemos evitar el “mortal contagio de esta epidemia”, refiriéndose a la masonería. El Papa Gregorio XVI, dijo que la masonería es como “una inmensa sentina”, un lugar lleno de vicios. Entonces, lo qu alienta al cristiano y especialmente al católico, es que los papas se han pronunciado contra la masonería. Y eso tenemos que saberlo, por lo menos si somos realmente católicos, antes de ir a la masonería, deberíamos conocer esos documentos. Incluso, también expongo la declaración de varias conferencias episcopales, entre ellas la paraguaya que había escrito dos cartas pastorales, aclarando justamente que ningún católico puede ser masón. Cantervill

Los Angeles

Esquinero Jazmín

Avda. Mcal. Lopez 801 c! 26 de febrero (ex Granja Verde) Telfs.:(021) 591 832 - 580 606 - 580 682 San Lorenzo - Paraguay

Retomando la reflexión sobre la importancia del padre no solo en la familia, sino en toda la vida social, nos remitimos hoy con mucho cariño a la autoridad del hombre más influyente de las últimas décadas: Karol Wojtyla, entre cuyo legado espiritual encontramos impresionantes referencias al “esplendor de la paternidad”.

Justamente, lo apuntado por el hipotético Adán, es la esencia de la crisis de la personalidad varonil, de la masculinidad y de la paternidad en nuestra sociedad globalizada. Se trata del grave problema de la pérdida de sentido y de la superficialidad y hasta de la cobardía en la búsqueda del sentido del hombre.

Entre otras cualidades, Karol Wojtyla, aún antes de ser nombrado Papa, tenía la riqueza de escribir bien y escudriñar a fondo los problemas humanos de su

Partimos desde la sospecha de que, si indagamos más, llegaremos, si no al vacío, a la aterradora imagen de un padre Dios del que “debemos depender”.

tiempo. Así, en 1964, publicó una obra dramática, cuyo protagonista era nada menos que Adán. En él se refleja toda la tensión del hombre-padre que engendra vida y, sin embargo, experimenta la soledad. ¿Por qué? Porque le es imposible ejercer su paternidad su vocación- en la medida de sus deseos. El hombre -el padrequiere amar plenamente y no puede por su cuenta.

Incluso en la Iglesia, muchos se han conformado con un revestimiento revolucionario, con un discurso bueno, pero que no se atreve a preguntar por el origen de nuestros males, de nuestra hipocondría espiritual, de nuestras patologías sociales y personales.

nería para difundir sus ideas?

Dallas

Sofá cama Dallas

ACTUALIDAD:

OBSERVADOR SEMANAL

Pero el futuro Papa Juan Pablo II no se conforma con destacar este hecho, va más allá cuando expresa que la raíz de la plenitud del amor del padre Adán está en el reconocimiento de la verdad de que primero debe aceptar ser hijo. Sólo aceptando el riesgo de someterse al misterio de la paternidad divina, puede alcanzarAdán el amor que desea. ¿Pura filosofía abstracta? Para nada. Se trata del mismo drama que lleva hoy a un varón a cambiar de sexo, a un enfermo a buscar ayuda o a una niña consagrar su virginidad a Cristo. ¡Es el drama del sentido de la aventura humana! Como decía, M Pilar Ferrer Rodríguez, profesora de antropología de la Universidad de Valencia, en su escrito “Adán-Adam en la vida y obra literaria de Karol Wojtyla. Un apunte personalista”: “Todo parte de la capacidad de maravillarse, del asombro frente al AdánHombre, que tiene ansias de realización y anhelo de infinito… el hombre descubridor de tantos misterios de la naturaleza, debe ser descubierto de nuevo aun permaneciendo siempre de algún modo un ser desconocido, exige continuamente una nueva y más madura expresión de su naturaleza”.

CONSULTORIO DERMATOLÓGICO VETERINARIO & PET SHOP

Y como dice el mismo Adán en la introducción de Esplendor de la paternidad:

Cacique Lambaré 3706 Tel. 902709 Dermovet.py@gmail.com Lambaré

“Yo desde ya hace muchos años vivo como un hombre exiliado de lo más profundo de mi personalidad y al mismo tiempo obligado a indagarla a fondo”.

¡Falta el padre! ¡Falta la raíz! Por eso, falta la seguridad, el sentido positivo de la historia, la fortaleza para enfrentar la realidad, de la que huimos por diferentes caminos. Y en la raíz de la crisis del hombre en general, y del varón en particular, se encuentra el “problema” del misterio de Dios. El destino del hombre es el amor, todo el mundo lo asume hoy, pero como dice el Adán de la obra citada: “El amor toma sabor de un hombre entero. Tiene su peso específico. Es el peso de todo tu destino. No puede durar un solo momento. La eternidad del hombre pasa a través del amor. He aquí porque se reencuentra en la dimensión de Dios: sólo El es la eternidad”. He ahí la buena noticia: Adán conoce su carga, su soledad pero sabe que ésta no lo determina. “No has hecho de mí un ser cerrado; no me has cerrado del todo. La soledad no es el fondo de mi ser, pero emerge en un punto muy preciso.” La verdad de la paternidad y la verdad de la existencia humana es la experiencia misteriosa de un “yo” que se convierte en un “Tú”, en la relación de un padre y un hijo. Por eso es tan importante volver a plantearnos hoy seriamente la paternidad, no como un espectáculo consumista cada tercer domingo de junio, sino como una experiencia que todo hombre necesita vivir en primera persona (como hijo de Otro que es su Padre) para encontrar el sentido mismo de la vida. CCL


Jueves 9 de junio de 2011

5

OBSERVADOR SEMANAL

ACTUALIDAD FE Y RAZÓN

El interrogarse sobre el porqué de las cosas es inherente a la razón del hombre “¿Por qué, padre, con sus artículos en el Observador Semanal sigue provocándonos con tantas preguntas sobre el sentido de la vida, el porqué del dolor, el porqué vale la pena vivir, de dónde vinimos, hacia dónde vamos? Porque soy un hombre y el hombre no puede vivir sin encontrar la respuesta a estos interrogantes que forman el tejido ontológico del Yo. Es la razón humana que grita ¿Por qué? Es la razón humana que busca aquello que puede dar respuesta a los interrogantes últimos de la vida, que pueda responder a las exigencias de amor, de felicidad, de belleza, de verdad, de justicia. No se trata entonces de complicar la vida con estos interrogantes, más bien de tomarla en serio, de no censurar la propia humanidad, el propio corazón, porque la vida es la que pretende una claridad para no perderse en el vacío de la desesperación. Estas preguntas que son poderosas en el genio humano, sin embargo son las preguntas de cada hombre desde que tiene uso de razón hasta su muerte. Un ejemplo es la carta de esta nena de diez años: “Padre Aldo: Quiero decirte que me porto muy mal, no hace falta que te lo diga, porque ya lo sabes, pero quisiera contarte que aprendí que portarse mal daña el corazón. Yo quiero cambiar pero no puedo, busco la forma de cambiar pero no puedo. Padre, enséñame a encontrar la verdad. No sé lo que me falta, tengo todo aquí, sin embargo siento que me falta algo.” El cristianismo entra en el corazón de esta dramaticidad, incrementándola infinitamente, porque un hombre ha dicho de sí “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Es decir, la respuesta a estas preguntas que los hombres de toda la tierra han buscado en balde en los ídolos de pasado como los mitos o en los ídolos modernos como el mito del progreso científico que resolverá todo o el éxito o el hedonismo. Razón y fe caminan juntas, escribe Juan Pablo II en su encíclica “Fides et ratio”. No sólo caminan juntas sino que la fe, como reconocimiento de Cristo “camino, verdad y vida”, potencia infinitamente la razón, es decir, las preguntas sobre el destino último del hombre. Es como en la experiencia amorosa: cuanto más uno ama, tanto más desea amar y ser amado. Por eso los santos, las personas enamoradas de Cristo, aferradas a Cristo, vivieron una dramaticidad humana sin comparación. En este sentido es impresionante lo que

afirma el salmista, hombre de Dios, en el Salmo 62: “Oh Dios, Tú eres mi Dios, por Ti madrugo, mi alma está sedienta de Ti, mi carne tiene ansia de Ti, como tierra seca, agostada, sin agua”. Este grito es la razón en su esencia y Cristo revelándose pretende ser la única respuesta a esta dramaticidad. Por eso cuantos afirman que tomar en serio la dramaticidad de lo humano complica la vida, son los que han vaciado al cristianismo de su contenido, reduciéndolo a Palabra, a ética, a sentimentalismo. “Buscar las razones complica”, afirmaba un cura a los alumnos durante la catequesis, “mientras que la religión es sencilla”. Nada más irracional e inhumano porque la búsqueda de las razones de la vida ilumina la existencia. Y la falta de esta conciencia, que sólo la fe verificada dentro de la realidad dona, ha alejado y sigue alejando al hombre de la fe. No hay nada tan enemigo de la fe que una razón atrofiada o separada de la fe. Por eso el teólogo ortodoxo Oliver Clement afirmaba que “la fortuna del marxismo como hoy el relativismo- es haber encontrado un cristianismo miedoso de la vida”. Es decir, incapaz de comunicar la razón por el cual vale la pena nacer, vivir y morir. El padre Giussani, fundador del Movimiento eclesial de Comunión y Liberación conocía bien donde llevaba un modo de vivir la fe separada de la razón, como hoy se vive en el Paraguay. Afirmaba ya en los años 50 del siglo XX, mirando al cristianismo que se vivía en Italia, ya reducido a fórmulas, a moralismo y que pocos años después también la jerarquía se

REDONDEE

El Rvdo. Padre Aldo Trento y la Editorial San Rafael

P. Aldo

Parroquia San Rafael / 10 de junio / 20:00 Hs.

Invitan a la presentación de la Reedición del libro

Farmacia PUNTO FARMA

Memorias Del

Delivery 24 hs. sin costo 607 500 Usted puede colaborar con las obras de San Rafael redondeando el monto de su ticket o factura

Mariscal José Félix Estigarribia Apoya

Ayude a los niños, ancianos y enfermos de sida y cáncer abandonados por la sociedad

dará cuenta de que el país no era más cristiano cuando en el referéndum para la abrogación del divorcio, el 70% de los italianos votó a favor de la ley del divorcio. Una mañana los obispos y los curas se dieron cuenta que Italia formalmente católica, de hecho no era más católica, sino pagana. En una situación aparentemente óptima por la transmisión del contenido teórico y ético católico, parroquias eficientes (en Italia obviamente) con propuestas de cursillos de catequesis “para todas las temporadas”; clase de religión obligatoria en todos los colegios católicos y del Estado hasta acabar la secundaria; tradición, por lo menos formalmente bien custodiada en los criterios éticos familiarmente transmitidos: un cierto, aún desmentido, pudor delante a una indiscriminada crítica o informe irreligioso; siempre menos los que participan en la Santa Misa (hace años en Asunción me dijeron que es del 9 %). Además entre los jóvenes el desinterés por la fe está aumentando vertiginosamente. Este alejamiento de los chicos de la fe es caracterizado por tres factores: a) La falta de razones para creer b) La no evidencia de la fe en el comportamiento social en general y escolar en particular. Basta entrar en un colegio, aún si es parroquial o religioso para ver el desinterés por un cristianismo reducido a materia escolar o a una axiología, a reglas de comportamiento, a ética. c) Un clima social dominado por el escepticismo y el relativismo. Lo que

domina no es la verdad sino la opinión y en el comportamiento, el “me gusta” o “no me gusta”. Por eso tiene razón el filosofo judío Heschel: “Es habitual inculpar a la ciencia secular y a la filosofía antirreligiosa del eclipse de la religión en la sociedad moderna, pero sería más honesto inculpar a la religión de sus propias derrotas. La religión ha decaído no porque haya sido confutada, sino porque se ha convertido en algo irrelevante, monótono, opresivo e insípido”. Esta irrelevancia, esta insipidez de la fe puede verificarse también en una situación como la que ha descrito don Giussani, en la que la religiosidad era omnipresente o como aquella que imaginaba Nietzsche, en donde la religión estaba extendida, pero era incapaz de despertar a la persona.Como bien dice Fortín, “Nietzsche nos advirtió hace tiempo de que la muerte de Dios era perfectamente compatible con una “religiosidad burguesa” […]. El no pensó en absoluto que la religión estuviese acabada. Lo que ponía en discusión era la capacidad de la religión de mover a la persona y de abrir su mente [...]. La religión se ha convertido en un producto de consumo, en una forma de entretenimiento entre otras, en una fuente de consuelo para los débiles [...] o un dispensador de servicios emotivos, destinado a apagar algunas necesidades irracionales que ella es capaz de satisfacer mejor que cualquier otra cosa. Aunque pueda parecer unilateral, el diagnóstico de Nietzsche ha dado en la diana”. Un cristianismo que no es capaz de mover a la persona, de suscitar lo humano, ha conducido a un desinterés hacia el mismo cristianismo, convirtiéndolo en algo irrelevante. En muchos casos no se trata de una rebelión contra la propuesta cristiana; en la mayoría de los casos el cristianismo ha perdido simplemente el interés, se ha vuelto irrelevante. Esto indica que el despertar del "yo", el sentido religioso, no es algo útil únicamente antes de la fe, sino que resulta decisivo en cualquier momento: es su auténtica verificación. ¿Acaso pensamos que podemos actuar de forma distinta a los demás sin hacer esta verificación? ¿No acabaremos como todos? ¿No terminaremos también nosotros perdiendo el interés por la propuesta cristiana si no hacemos el camino que nos propone Benedicto a través de su Magisterio y testimonio de fe? P. Aldo

VICEPRESIDENCIA DE LA REPUBLICA D E L P A R A G U A Y

Martes 14 de junio de 2011 17:00 Hs. En la sala Bicameral del Congreso Nacional Avda. República esq. 14 de mayo Informes y ventas en la Editorial San Rafael Tel.: (021) 623 496

CICLO EN 2011 CICLO ENBARRIOS BARRIOS 2011 Un tributo al nuevo cancionero paraguayo


6 5

Jueves 9 de junio de 2011

OBSERVADOR SEMANAL

ACTUALIDAD: BICENTENARIO

¿Por qué no hemos enfrentado el bicentenario a partir de la primera evangelización? “Páí, me parece que durante los festejos del Bicentenarios, la voz de la Iglesia fue muy débil y olvidadiza, ¿qué piensa usted?”. “Querido hermano, no entiendo tu preocupación”. “Pa`í, he escuchado muchas homilías y discursos de los clérigos de la Iglesia Católica y raramente he oído hacer referencias a la “primera gran Evangelización”. Solo Mons. Claudio Jiménez, en el “Te Deum”, y el Nuncio Apostólico Mons. Ariotti hicieron referencias a ella. Yo creo que no se puede hablar de Patria, de la Republica del Paraguay, sin considerar la primera Gran Evangelización, porque la “Patria paraguaya” nace desde allí, nuestra identidad radica en la primera Gran Evangelización. ¡Y, por tanto, que los católicos no olviden eso!”. “Querido amigo, tu preocupación, me hace experimentar, una vez más, la fuerza que tiene el poder sobre la vida de los cristianos que se han vuelto incapaces de mostrar el propio rostro frente al mundo, volviéndolos cómplices de la descristianización. Muchas veces veo en nuestra Iglesia cumplirse unas grandes profecías. Decía el Rabino A.J. Heschel: “Es habitual inculpar a la ciencia secular y a la filosofía antirreligiosa del eclipse de la religión en la sociedad moderna, pero sería más honesto inculpar a la religión de sus propias derrotas. La religión ha decaído no porque haya sido confutada, sino porque se ha convertido en algo irrelevante, monótono, opresivo e insípido”. Y el padre Giussani sigue: “Nosotros no hablamos del poder porque tengamos miedo, hablamos del poder para despertarnos del sueño. La fuerza del poder es nuestra impotencia (de los cristianos). En cualquier caso, nosotros no tenemos miedo del poder, sino de la gente que duerme y, por tanto, permite al poder hacer lo que quiera de ellos. (Hasta los curas desfilaron en los eventos del Bicentenario).

El poder adormece a todos lo más que puede. Su gran sistema, su gran método es el de adormecer, anestesiar o, mejor todavía, atrofiar. Pero, ¿qué atrofia el poder? Atrofia el corazón del hombre, las exigencias del hombre, los deseos, busca imponer una imagen de deseo o de exigencia distinta de ese ímpetu sin límites que tiene el corazón. El resultado de esta educación es gente limitada, acabada, prisionera, medio cadáver, es decir, gente impotente”. “Hijo estamos tan acostumbrados a vivir así que la mayoría de las veces ni siquiera lo percibimos. Y en eso los Católicos son los primeros que se acostumbran al poder, sin darse cuenta viven contentos de lo que les brinda el poder. Por eso lo que más me impresiona es la total falta de un juicio que nazca de la fe, por parte de todas las organizaciones, asociaciones, parroquias, movimientos católicos, (excepto el Observador Semanal) sobre el Bicentenario. Lo máximo fue en la Misa del 31 de mayo en el estadio, durante el ofertorio un grupo de jóvenes se acercaron con unos pancartas con escritos: “corrupción, violencia, pobreza, etc.”. Y los hicieron pedazos. Pienso que al ver ese gesto el poder se puso aún más contento. Porque el poder necesita de gente así; necesita de colegios y universidades católicas que proclaman sólo valores, así él ahorrará plata, pero que se queden mudos frente a lo que él hace. Que los cristianos sean un pueblo del Estado y no Pueblo de Dios. Un Pueblo de Dios que abre a los hombres el acceso a Dios y que no lo esconde, como el Papa nos recordaba recientemente en la Misa Crismal, eso es lo que hace falta. Por eso nos olvidamos de nuestras raíces, nos cuesta juzgar al Bicentenario a partir de la fe, porque la historia se entiende sólo si ahora vivimos del mismo hecho que movieron a los primeros misioneros a dejar sus tierras y a venir a América. Si la fe no es una experiencia presente, una experiencia juzgada, nos volvemos impotentes frente la realidad”. P. B.

PEREGRINACION MARIANA EUROPA DEL ESTE + MOSCU Visitando: PRAGA - AUSTRIA - HUNGRIA - POLONIA -LA VIRGEN MARIAZELL EN AUSTRIA LA IGLESIA DE NTRA. SEÑORA DE LA VICTORIA CON SU ICONO DEL NIÑO JESÚS DE PRAGA - AUSCHWITZ - LA VIRGEN DE CZESTOCHOWA, LUGAR DE NACIMIENTO DEL BEATO JUAN PABLO II EN POLONIA - SAN PETERSBURGO CATEDRAL DE NUESTRA SEÑORA DE KAZAN EN RUSIA - BUDAPEST EN HUNGRIA

Salida: 9 de septiembre Regreso: 30 de septiembre Si estás interesado es muy importante la presentación del pasaporte para la Visa.

Organiza: SAN RAFAEL PEREGRINACIONES SRL Cruz del Chaco 1703 Tel.: (021)623 496 662758, Cel.: (0971) 954 480 (0981) 291 308

“Donde llega el Evangelio, florece la vida” “Es posible que la humanidad conozca la verdadera alegría, porque allá donde llega el Evangelio, florece la vida; como un terreno árido que, regado por la lluvia, rápidamente reverdece” Benedicto XVI Estas palabras pronunciadas por el Papa el domingo 29 de mayo de 2011 desde la ventana de su estudio del Palacio Apostólico vaticano, a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para el rezo del Regina Caeli, me llevó a preguntarme porque en un país donde, como dice con toda propiedad Jerónimo Irala “La religión es una de las raíces de la nacionalidad paraguaya”, precisamente la misionera y tesonera labor de la Iglesia para dar origen a nuestra identidad, fue la gran ignorada dentro de las reminiscencias del Bicentenario. Hasta en el seno de la misma Iglesia, poca, casi nula fue la relevancia. E s t e m e s d e celebraciones hubiera podido ser el despertar de una conciencia nueva b a s a d a e n e l Acontecimiento Cristiano que dio origen a nuestra patria. Pero los intelectualoides a quienes les fue encargada la memoria de nuestro pueblo, por su ceguera, ni siquiera les paso por la cabeza retomar las raíces de los cuales ha brotado nuestro pueblo. Es el repetirse en la historia de la lógica perversa de la ideología que ignorando la realidad impone esquemas y proyectos que no sólo nada tienen que ver con el pueblo sino que tienen un objetivo muy claro: cortar el nexo con aquel tronco del cual hemos brotado como identidad, como pueblo y que es el Acontecimiento Cristiano. Pensando en los padres jesuitas, franciscanos y de tantas otras órdenes que llegaron a nuestro país durante la época de conquista y colonia, volvía a las palabras del Papa, quien señalaba como “ tantos misioneros, cuyos nombres Dios conoce, han dado la vida por llevar el anuncio de Cristo y hacer florecer entre los hombres la alegría profunda. Mientras los poderosos de este mundo buscaban conquistar nuevos territorios por intereses políticos y económicos, los mensajeros de Cristo iban por todas partes con el objetivo de llevar a Cristo a los hombres y a los hombres a Cristo, sabiendo que sólo Él puede dar la verdadera libertad y la vida eterna”. (el resaltado es mío) Es evidente que el Paraguay es hoy de aquellas tierras que teniendo antiguas raíces cristianas, necesitan linfa nueva para dar nuevos frutos, y redescubrir la belleza y la alegría de la fe y, por tanto, un despertar de la vocación de la Iglesia, cual es la evangelización. Es notoria la necesidad de esa segunda evangelización en que tanto insistía ya Juan Pablo II y ahora, aún más, Benedicto XVI.

Anonimo - Llegada del cristianismo

Ante ese falaz ocultamiento no extraña entonces que se hayan gastado millones de dólares para festejar el bicentenario de nuestra esclavitud, de la respuesta frustrada a los anhelos de libertad que empujó a unos ilusos protagonistas de un mundo nuevo y que ensangrentó el territorio de nuestra querida tierra paraguaya. No hubo siquiera un mínimo de análisis crítico, aparte de lo hecho por el Observador Semanal y de unos dos articulistas de diarios capitalinos, ¿Fue o no fue de verdad el comienzo de una nueva era en el cual la libertad, la fraternidad, la igualdad han caracterizado la convivencia de este pueblo? Una vez más el triunfo de la banalidad, de la ausencia de ideas sustituidas con el famoso lema: “circenses”. No “panem y circenses”, porque los pobres aún no tienen pan y apenas si sobreviven. Las lucecitas se ha acabado, las farras también, las cenizas son evidentes por todos lados y, sin embargo, nuestro pueblo sigue adelante anclado a aquel Hecho que lo ha generado, con la cara mirando a Caacupé, el único lugar del cual nuestro pueblo sigue mamando aquella leche que le permite vivir y seguir luchando a pesar de un ex-obispopresidente que parece haber olvidado sus raíces y por eso las niega. ¡Qué lindo hubiese sido que se hubieran construido nuevos hospitales (o al menos se hubiesen terminado o dotado los actuales), escuelas nuevas o restaurado las que hoy se caen a pedazos! Qué se pudiese tocar con mano obras de caridad, que sirven de utilidad a ese pueblo, palabra tan manoseada y ni siquiera respetada. Sin embargo, todo sigue igual. Ha terminado una escena más del circo, pronto empezó otra. (GL)


Jueves 9 de junio de 2011

7

OBSERVADOR SEMANAL

LUZ DEL MUNDO (XVII)

El Papa, la Iglesia, los signos de los tiempos Capítulo IX : Ecumenismo y diálogo con el islam (5) Uno de los anuncios del pontificado que más ha sido objeto de discusión es el motu proprio Summorum Pontificum, de julio de 2007. Su objetivo es facilitar el acceso a la antigua misa en latín, que hasta entonces sólo estaba permitido celebrar con autorización del correspondiente obispo del lugar. En una carta anexa destacó usted de forma explícita que la liturgia renovada en la lengua vernácula seguía siendo el rito ordinario, y que la misa tridentina era el extraordinario. Según afirmaba usted, al papa no le importaban las c u e s t i o n e s c o n f re c u e n c i a mezquinas sobre esta o aquella forma. Lo fundamental es el carácter cósmico de la liturgia así como la gran relación de la liturgia cristiana con la herencia del Antiguo Testamento. ¿Qué se quiere afirmar con ello? Éste es un capítulo de gran magnitud. Se trata de que la liturgia no se celebre como una representación que hace la comunidad de sí misma, en la que se considera importante que uno intervenga, y en la que, al final, lo único que termina siendo realmente importante es el «yo mismo», Antes bien, se trata de que entramos en algo mucho mayor. De que, en cierta medida, salimos de nosotros mismos y entramos a un ámbito de amplitud. Por eso es tan importante que la liturgia no sea producto de un bricolaje hecho de algún modo por uno mismo. En verdad, la liturgia es un proceso por el que uno se deja introducir en la gran fe y la gran oración de la Iglesia. Por ese motivo, los primeros cristianos

rezaban hacia Oriente, hacia el sol naciente, símbolo de Cristo que vuelve. Con ello querían señalar que el mundo entero está de camino hacia Cristo y que Él abarca este mundo en su totalidad. Esta relación con el cielo y la tierra es muy importante. No es casual que las antiguas iglesias estuviesen construidas de tal modo que el sol proyectase su luz en el templo en un momento muy determinado. Justamente hoy, cuando tomamos nuevamente consciencia de la importancia de las interacciones entre la Tierra y el universo, debería reconocerse también el carácter cósmico de la liturgia. Y asimismo su carácter histórico. Y reconocer también que la liturgia no fue inventada de ese modo en algún momento por alguien cualquiera, sino que ha crecido orgánicamente desde Abrahán. Los elementos provenientes de las épocas más tempranas están contenidos en la liturgia. En lo que respecta a lo concreto, la liturgia renovada del Vaticano II es la forma válida en la que la Iglesia celebra hoy la liturgia. He querido hacer más accesible la forma precedente sobre todo porque, de ese modo, se conserva la interconexión interior de la historia de la Iglesia. No podemos decir que antes era todo erróneo y que ahora es todo correcto, pues en una comunidad en la que la oración y la eucaristía son lo más importante, no puede ser por completo erróneo algo que antes era lo más sacrosanto. Se trató de la conciliación interna con el propio pasado, de la continuidad interior de la fe y de la oración en la

Iglesia. Por otra parte, la decisión provocó una controversia en torno a la petición contenida en la antigua liturgia del viernes santo, por la conversión de los judíos. El rabino e historiador neoyorquino Jacob Neusner defendió esta oración haciendo referencia a que se encuentra «en la lógica del monoteísmo». Según dijo, también los judíos creyentes piden tres veces al día que, algún día, todos los no judíos invoquen el nombre de Yahveh. Finalmente, en febrero de 2008 hizo usted reemplazar el texto por una formulación nueva. ¿Podía usted comprender los argumentos de los críticos? Ante todo estoy muy agradecido al señor Neusner por lo que dijo, porque realmente ayuda. En segundo lugar, esa petición no afecta a la liturgia general, sino sólo al pequeño círculo de los que utilizan el misal antiguo. Por tanto, no ha modificado nada en la gran liturgia. Pero en la antigua liturgia me pareció necesario introducir una modificación en este punto. La formulación que había allí era de índole tal que resultaba realmente ofensiva para los judíos y que, además, no expresaba positivamente la unidad interna entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Por eso creí que en la antigua l i t u rg i a e r a n e c e s a r i a u n a modificación en ese punto, en especial, como digo, teniendo en cuenta nuestra relación con los amigos judíos. La he modificado de tal modo que ella contiene nuestra fe de que Cristo es el Salvador para todos, de que no hay dos caminos de salvación, o sea, de que Cristo es también el Salvador de los judíos, no sólo de los paganos. Pero también en el sentido de que no se pida de manera inmediata por la conversión de los judíos en clave misionera, sino que el Señor haga llegar la hora histórica en que todos estemos unidos. Por eso, los argumentos que han sido planteados polémicamente en mi contra por una serie de teólogos se han hecho de forma irreflexiva, no hacen justicia a la cosa misma. Su motu proprio Omnium in mentem, de diciembre de 2009, que ha pasado ampliamente inadvertido, modifica el derecho canónico respecto del diaconado y el matrimonio. Respecto a la validez del matrimonio será a partir de ahora irrelevante si una persona que ha recibido el bautismo católico ha salido de la Iglesia, por ejemplo, por razones tributarias. Según se afirma, la modificación aspira a la igualdad

El papa Benedicto XVI y el rabino Riccardo Di Segni

de tratamiento de todos los católicos. Pero ¿no se expresa claramente con ello, al mismo tiempo, que alguien puede declarar su abandono de la Iglesia por razones tributarias y, aun así, seguir siendo miembro de la Iglesia? Es un problema que no puedo resolver aquí. Es realmente una gran disputa que se desarrolla entre Roma y Alemania: ¿en qué medida la pertenencia a la corporación de derecho público que recauda el impuesto eclesiástico es idéntica a la pertenencia al cuerpo místico de Cristo que la Iglesia representa? Naturalmente, la Iglesia ha de tener también una constitución concreta. Necesita también corporeidad. Necesita formas jurídicas externas. Y, por supuesto, ser cristiano implica también que se haga algo por la propia comunidad. El sistema alemán es muy especial. En torno a él se desarrolla ahora una disputa muy importante y, según creo, también útil entre los órganos de la Santa Sede y de la Conferencia Episcopal Alemana. No quisiera pronunciarme anticipadamente al respecto. Ha causado sorpresa la decisión de conferir a Pío XII el reconocimiento del «grado heroico de las virtudes», que constituye un requisito para la beatificación, aunque no se asocia a ello un juicio histórico o político, sino una valoración de la acción pastoral. La imagen de Eugenio Pacelli, que gobernó la Iglesia de 1938 a 1958 como Pío XII, fue marcada especialmente por el dramaturgo Rolf Hochhuth, que esboza la figura de un inescrupuloso táctico del poder a quien deja frio el

destino de los judíos. Como ahora saben los investigadores, esa figura no tiene casi nada en común con el Pío XII real. Según el historiador Karl-Joseph Hummel, bajo el pontificado de Pío XII fueron salvados con ayuda católica de los campos de exterminio de los nazis un número que alcanza los ciento cincuenta mil judíos. El filósofo judío BernardHenry Lévy declaró que la encíclica Mit brennender Sorge (Con viva preocupación), publicada en 1937, en cuya redacción cooperó Pacelli como cardenal secretario de Estado, es hasta el día de hoy uno de los «manifiestos más decididos y elocuentes contra los nazis». Según este autor, Pío XII cuidó como papa «de que los monasterios romanos estuviesen abiertos para los judíos perseguidos». Golda Meir, quien fuera más tarde primera ministra de Israel, declaró en 1958: «Cuando un terrible martirio cayó sobre nuestro pueblo en la década del terror nacionalsocialista, la voz del papa se elevó a favor de las víctimas». En Alemania, el Estado, recauda para las grandes Iglesias un impuesto aportado por los contribuyentes que son miembros de esas Iglesias. Quien declara ante las autoridades del Estado su salida de la Iglesia, se ahorra ese impuesto y deja de ser tenido en cuenta por la Iglesia a esos efectos. Últimamente se han suscitado discusiones acerca de si, a pesar de haber salido de la corporación jurídica eclesiástica,la persona puede seguir considerándose miembro de la Iglesia. Continuará por Peter Seewadl


8

Jueves 9 de junio de 2011

OBSERVADOR SEMANAL

CINE: “DE HOMBRES Y DE DIOSES”

LA AVENTURA HUMANA DE LOS SANTOS

“También eran nuestros hermanos”

Testamento espiritual del P. Christian-Marie Chergé

Una película de Xavier Beauvois ganador del Gran Premio del Jurado del Festival Internacional de Cine Cannes 2010, que parte de un hecho real y describe las dudas, interrogantes, miedos de unos monjes en los que la solidaridad con sus vecinos necesitados de su presencia y su fe en Dios les lleva a arriesgar su vida. El film, además que nos recuerda que en este mundo donde reina la violencia, el consumismo y la injusticia, hay gente generosa que lucha por la paz, la justicia y la solidaridad, a través del martirio testimonial de los monjes de Tibherine trae una respuesta para cuantos se preguntan si el deseo de Dios se encuentra todavía presente en nuestro tiempo. Para los que se interrogan sobre si creer en Dios, reconocerlo como familiar, es todavía razonable para un hombre del tercer milenio. Un monasterio en las montañas del Magreb (Argelia) en los años noventa. Ocho monjes trapenses viven en perfecta armonía con la población musulmana. Frente a una innegable realidad de un islamismo intolerante que cada vez se cobra más vidas de cristianos, tampoco podemos negar que hay otro islamismo, el que practica la gente de a pie, que es al menos, tan tolerante como era el cristianismo que practicaban esos monjes que convivían con la gente del pueblo no sólo sin conflicto sino incluso enraizados en sus vidas. Los dos credos coexistieron en una armonía admirable. Cuando un grupo de fundamentalistas islámicos asesina a un equipo de trabajadores extranjeros, el pánico se apodera de la región. El ejército ofrece protección a los monjes, pero estos la rechazan. ¿Qué deben hacer? ¿Irse, quedarse? Los mismos vecinos musulmanes les pedían que no se fueran. A pesar de la creciente amenaza, empiezan a darse cuenta de que no tienen elección y deben quedarse, pase lo que pase. Evidencia que para algunos hombres su fe y sus ideas valen incluso más que sus propias vidas. El secuestro y asesinato de los siete monjes franceses marcó el apogeo de la violencia y de las atrocidades que azotaban Argelia como resultado del enfrentamiento entre el gobierno y grupos extremistas decididos a derrocarlo. La desaparición de los monjes, atrapados entre ambos bandos, afectó profundamente a unos gobiernos, a la comunidad religiosa y a la opinión pública internacional. La identidad de los asesinos y las circunstancias exactas de su muerte siguen siendo un misterio. El caso está en los tribunales franceses desde 2003. Algunos documentos recientemente desclasificados quizá ayuden a despejar el misterio en los meses venideros. En la película, basada a grandes rasgos en la vida de estos monjes del monasterio trapense de Notre-Dame de l'Atlas en Thiberine, desde el año 1993 hasta su secuestro en 1996, Beauvois

nos propone a unas personas que habiendo encontrado su lugar en el mundo (y en la vida) y fieles a sus convicciones no quieren abandonarlo aún a costa de su vida. Esta comunidad de monjes cistercienses y su peripecia vital le sirve al director para introducirnos en un microcosmos de seres marginales aferrados a una fe que no entiende de otra realidad que no sea su propio mundo y la ayuda al necesitado sea cual sea su raza, color o religión. Hay una intercomunión de los monjes con la realidad que les rodea. Así, en verdad con uno mismo, hay que vivir. Como diceAngelo Scola, el éxito de la película sobre los monjes de Tibherine, que tanta atención está suscitando por todas partes, en todo el mundo, “refleja el deseo ardiente del corazón de los hombres y mujeres de todas las latitudes que quieren encontrar el rostro de Dios. Y, por tanto, de la viviente necesidad que todos nosotros tenemos de testimonios auténticos, que nos ayuden a mantener nuestra mirada erguida. En efecto, el testimonio auténtico no se deja reducir a “dar buen ejemplo”, sino que resplandece, íntegramente, como método de conocimiento práctico de la realidad y de comunicación de la verdad. Este es un valor primario suyo respecto a cualquier otra forma de conocimiento y de comunicación: científica, filosófica, teológica, artística…”

ALMUERZO CASERO DE LUNES A SABADO, DE 11:30 A 14.30 hs.

En su testamento espiritual, una de las más bellas páginas escritas en el siglo XX, el prior Christian-Marie Chergé ya dos años antes había previsto el martirio y dejaba constancia de su respeto a la fe islámica, de su amor al pueblo argelino, de su perdón “al amigo del último momento que no habrá sabido lo que hacía” augurándose poder reencontrarlo un día cerca de Dios, “padre de ambos”. También son entrañables los últimos versos del padre Christophe: “Soy Suyo y sobre Sus pasos sigo mi camino hacia la Pascua... La llama parpadea, la luz se debilita…Puedo morir. Aquí estoy”. El papa Juan Pablo II exigió el “nunca más” para estos horribles delitos y al mismo tiempo señaló emocionado “el testimonio de amor de estos hermanos para ese pueblo con el que ellos se habían hecho solidarios”. Fue en nombre de ese pueblo dolorido y masivamente presente en los funerales de Tibhirine que se acercó para darle los pésames a dom Olivera un musulmán; y en nombre de todos simplemente le dijo: “También eran nuestros hermanos”. En el aspecto técnico digamos que la cinta tiene muy buena fotografía e interpretación, la música y canciones de gran armonía. Quizá el abandono de una mayor profundización en el entorno socio político reste puntos de vista y fuerza dramática a los hechos y lo que pretende ser una visión neutral acaba por tomar partido. Pero uno bien puede quedarse en los pequeños detalles, con las escenas mínimas que recorren la cinta donde el amor de estos hombres queda reflejado en los consejos del médico o el del monje retirando las gafas y el libro, una vez dormido, a uno de sus hermanos en la fe.

(Adaptación: G..L.)

“Si un día me aconteciera -y podría ser hoyser víctima del terrorismo que actualmente parece querer alcanzar a todos los extranjeros que viven en Argelia, quisiera que mi comunidad, mi Iglesia, mi familia, recordaran que mi vida ha sido donada a Dios y a este país. Que aceptaran que el único Señor de todas las vidas no podría permanecer ajeno a esta muerte brutal. Que rezaran por mí: ¿cómo ser digno de semejante ofrenda? Que supieran asociar esta muerte a muchas otras, igualmente violentas, abandonadas a la indiferencia y el anonimato. Mi vida no vale más que otra. Tampoco vale menos. De todos modos, no tengo la inocencia de la infancia. He vivido lo suficiente como para saber que soy cómplice del mal que ¡desgraciadamente! parece prevalecer en el mundo y también del que podría golpearme a ciegas. Al llegar el momento, querría poder tener ese instante de lucidez que me permita pedir perdón a Dios y a mis hermanos en la humanidad, perdonando al mismo tiempo, de todo corazón, a quien me hubiere golpeado. No podría desear una muerte semejante. Me parece importante declararlo. En efecto, no veo cómo podría alegrarme del hecho de que este pueblo que amo fuera acusado indiscriminadamente de mi asesinato. Sería un precio demasiado alto para la que, quizá, sería llamada la gracia del martirio, que se debiera a un argelino, quienquiera que sea, sobre todo si dice que actúa por fidelidad a lo que supone que es el Islam. Sé de cuánto desprecio han podido ser tachados los argelinos en su conjunto y conozco también qué caricaturas del Islam promueve cierto islamismo. Es demasiado fácil poner en paz la conciencia identificando esta vía religiosa con los integralismos de sus extremismos. Argelia y el Islam, para mí, son otra cosa, son un cuerpo y un alma. Me parece haberlo proclamado bastante sobre la base de lo que he visto y aprendido por experiencia, volviendo a encontrar tan a menudo ese hilo conductor del Evangelio que aprendí sobre las rodillas de mi madre, mi primera Iglesia inicial, justamente en Argelia, y ya entonces, en el respeto de los creyentes musulmanes Evidentemente, mi muerte parecerá darles razón a quienes me han tratado sin reflexionar como ingenuo o idealista. Pero estas personas deben saber que, por fin, quedará satisfecha la curiosidad que más me atormenta. Si Dios quiere podré, pues, sumergir mi mirada en la del Padre para contemplar junto con Él a sus hijos del Islam, así como Él los ve, iluminados todos por la gloria de Cristo, fruto de su Pasión, colmados por el don del Espíritu, cuyo gozo secreto será siempre el de establecer la comunión y restablecer la semejanza, jugando con las diferencias. De esta vida perdida, totalmente mía y totalmente de ellos, doy gracias a Dios porque parece haberla querido por entero para esta alegría, por encima de todo y a pesar de todo. En este “gracias”, en el que ya está dicho todo de mi vida, los incluyo a ustedes, por supuesto, amigos de ayer y de hoy, y a ustedes, amigos de aquí, junto con mi madre y mi padre, mis hermanas y mis hermanos y a ellos, ¡céntuplo regalado como había sido prometido! Y a ti también, amigo del último instante, que no sabrás lo que estés haciendo, sí, porque también por ti quiero decir este gracias y este aDios en cuyo rostro te contemplo. Y que nos sea dado volvernos a encontrar, ladrones colmados de gozo, en el paraíso, si así le place a Dios, Padre nuestro, Padre de ambos. Amén. Inchalá”.

Observador Semanal del 09/06/2011  

Observador Semanal del 09/06/2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you