Page 1

OBSERVAD

R SEMANAL

PALABRAS DE CERTEZA Y ESPERANZA RESPONSABLES: Guillermo Lesmes - Nathalia Lemir - www.sanrafael.org.py - mail: observadorsemanal@ysanrafael.org.py - AÑO VI - Nº 308 - JUEVES 2 DE JUNIO DE 2011

¿Por qué tantos alcohólicos, mujeriegos, drogadictos y pervertidos? “Antes, cuando vivía en el mundo de la drogadicción, mi corazón era duro, ahora finalmente late, ahora se conmueve. No soy más el “duro” como una piedra de antes”. “Tenía todo, sin embargo, nada me llenaba. Finalmente el encuentro con estos amigos cambio mi vida. Aquí me he encontrado conmigo mismo. Antes era como si mirara la vida a través de un televisor. Ahora la veo como es, veo la realidad, la toco, la palpo y siento que es otra cosa, es bella, es amiga, vale la pena vivirla. Estoy conmovido por la mirada que cuantos me rodean tiene sobre mí. Una mirada acogedora, tierna, que me permite no sólo de aceptarme como soy sino de mirar a mi humanidad como el camino necesario para encontrar aquel Tú por el cual está hecho mi corazón. Antes de llegar a esta comunidad, todas las relaciones que tenía estaban dominadas por el interés: “do ut des” (doy para que vos me des), ahora gozo por la gracia de gratuidad. Por años lleve en mi persona el sello de ser un virus, una equivocación de la naturaleza, un error de fábrica hasta que un abrazo cambió mi vida, dándome cuenta, finalmente, de ser un don una gracia. En esta compañía nunca están satisfechos (el tranquilo-pa) los educadores, los amigos que nos acompañan las 24 horas del día sino, que pretenden lo máximo de mí y de sus compañeros. Muchas veces ésta sana pretensión me molesto, quería huir, pero percibo que es la única alternativa para salir de las frustraciones que tengo y tienen. Y gracias a estas pretensiones en la paciencia descubrí los miles de talentos que no conocía y, en particular, descubrí que significa autoestima, valorarse, amarse, aceptarse uno mismo como don, como un "Yo soy Tú que me haces" y, por ende, un regalo para toda la vida.” Son algunos de los testimonios que me impactaron durante mi último viaje a Italia, encontrando una comunidad de jóvenes adictos a la droga en Pesaro (Italia). La comunidad lleva un nombre que para mí lo tendría que ser todo: “El imprevisto”, porque de hecho el hombre auténtico, el hombre verdaderamente comprometido con su humanidad, lo único que tiene presente es el imprevisto. Una experiencia impresionante de libertad, libertad de los proyectos, de las previsiones, de los programas, del éxito. Una postura que permite al hombre estar delante de la realidad, vivir como un centinela, siempre alertado por lo que pasa. Estando con estos jóvenes adictos ha sido como estar con los chicos que llenan la parroquia, el cole-

Paraguay: ¿basurero del mundo?

3

gio, las casitas de Belén que en cada momento son una sorpresa porque pueden cambiar de un momento a otro. Pensemos, por ejemplo, cuánto es cambiante la emotividad. Sin embargo, la situación en la cual vivimos necesita de adultos, de padres, de educadores que vivan constantemente en alerta, vigilando, atentos a lo que pasa, en particular al grito desesperado de nuestros jóvenes. Escuchando aquellos jóvenes de la comunidad “El Imprevisto” era como sentir en mi corazón el drama de los miles y miles de jóvenes de nuestro país, jóvenes sin rumbo, abandonados a sí mismos,

aún seamos tan tercos de no entender que un chico cambia, deja la droga, la sensualidad, el alcohol, sólo cuando encuentra personas que viven la respuesta a la pregunta que se hacia San Francisco de Asís ¿quid animo satis? (¿Qué cosa llena, satisface el corazón?). El problema no es ético, no es axiológico, sino ontológico. Santo Tomas de Aquino afirmaba: “la vida del hombre consiste en aquella afección que más lo sostiene y en la cual encuentra su mayor satisfacción”. Los chicos de la comunidad “El Imprevisto” lo han expresado claramente afirmando: “antes del encuentro con estos amigos mi corazón era de piedra mientras que ahora es de carne”, “antes no tenía interés para nada y ahora que me siento amado, acogido, me miro de otra manera·. El problema dramático de la drogadicción, del hedonismo imperante y desesperante se pone allí donde no existe un Yo que se haya impactado con alguien, allí donde no existe un encuentro con Alguien que sea vehículo al Misterio y, por consiguiente, no encuentra una razón adecuada para vivir.

desesperados. Cada día me encuentro con su rabia hacia nosotros los adultos que en lugar de compartir el drama de su vacío existencial pensamos amarlos llenándolos del estiércol que ofrece hoy la tecnología o el consumismo. Nosotros, adultos que estamos convencidos que al chico le basta la notebook de última generación, para que se sienta realizado. Nosotros, adultos enfermos de hedonismo y de sensualidad, que creemos que el problema de los chicos es la educación sexual, las relaciones entre ellos, el condón, las reglas morales del Marco Rector. Nosotros, adultos que en lugar de escuchar sus exigencias profundas les compramos cosas que a ellos para nada interesa. ¿Qué les importa a nuestros chicos las fantasías educativas que propone el Ministerio de Educación? ¿Qué les interesa los valores que, usando miles de estrategias, queremos imponerles invocando incluso el nombre de Jesús, llenándoles la cabeza como hace el campesino con el chancho cuando lo llena de comida? ¿Es posible que no nos demos cuenta de la verdad testimoniada por los jóvenes ex-drogadictos de la comunidad terapéutica de Pesaro? ¿Es posible que

Tesstimonios de de la Clínica Divina Providencia

5

En estos días una chica escribió una carta desesperada: “… tal vez parezco una niña feliz, pero por dentro estoy pérdida, amargada, triste. Siento en el fondo de mi corazón que soy una molestia, que nadie me quiere, que cuando digo algo, lo digo con puro nervio. Yo sólo quisiera que por un día salga algo lindo de mi boca, que pueda decir cosas hermosas, pero no me sa1en, ¿por qué? No sé. En rea1idad mi mundo es un tota1 desastre. Quisiera encontrar la fe1icidad que ando buscando, yo vine aquí en busca de felicidad y cariño. Me falta algo pero no sé qué es (...) Me siento super triste y no quiero ir a ningún 1ado, ni al colegio, donde sólo voy a terminar los trabajos que me dan. No quiero ser como los que supuestamente dicen ser mi "madre" y "padre" ja! ja! Me hacen reír, me dan risa, porque cuando necesité y cuando necesito, ellos no están, Todo eso me da risa y me deja super triste. Soy una vergüenza para todos, me quiero morir no sé porqué vine a este mundo, para qué esa señora me trajo al mundo, porqué Dios y Jesús permitieron eso; yo creo que soy un fraude, un virus, un peligro para las personas que me rodean. Te juro que lo único que pienso es morirme, pero algo en el fondo, como un viento que me estremece la piel, me ataca, me lo impide. No sé porqué sigo estando aquí, Ud. es la única persona que me atiende….” Sigue pág. 2

7

LUZ DEL MUNDO: El Papa,La Iglesia, los Signos de los Tiempos

Poesía: Abuela

8


2

Jueves 2 de junio de 2011

EDITORIAL

OBSERVADOR SEMANAL

REFLEXIóN

Viene de pág. 1 La descripción que esta señorita hace de sí misma, la rabia que vive con todos y en particular con quienes la pusieron en el mundo y que ella desprecia de un modo que asusta, la conciencia que el odio tiene hacia sí misma es un daño para su corazón, la violencia con la cual llega a definirse un “virus” y, al mismo tiempo, su sed de amor, de cariño, son el comentario más bello y dramático de la afirmación de Santo Tomas deAquino. ¿Cómo recuperarla, cómo devolverle el gusto de la vida, como ayudarla a pasar de la concepción de sí como “virus” a la concepción de ser un don, a la experiencia de la cual habla el profeta Jeremías: “de un amor eterno te he amado, teniendo piedad de tu nada” o, como afirma el mismo profeta: “antes de concebirte en el vientre de tu madre Yo pronuncie tu nombre”, motivo por el cual la identidad suya y de cualquier hombre no comienza con la concepción, no depende de cómo uno ha sido concebido o de lo que ha vivido en el transcurso de su vida, sino del hecho que Dios nos ha pensado, llamado por el nombre antes de todo este recorrido? Solamente mediante un encuentro porque el Yo nace de un encuentro. Un encuentro, no con la palabra, no con una ética, no con un imperativo, sino con un abrazo valorador de toda la personalidad, como aconteció con Juan y Andrés aquel día en la orilla del Jordán, como aconteció con Zaqueo, con la adúltera, con Mateo, con la samaritana, como ha acontecido con millones de personas durante estos dos mil años de cristianismo, como ha acontecido conmigo encontrando a monseñor Giussani, como acontece con mis enfermos de sida, etc. Es un encuentro con personas que llevan en su cara los rasgos de la resurrección de Cristo, que cambia la vida sacándola del abismo de la nada. Zaqueo era un delincuente, la samaritana y la adultera eran prostitutas, Mateo era un ladrón… sin embargo, aquel día que la mirada de Cristo se cruzo con los ojos de cada uno de ellos, la vida dio una vuelta de 180º, como pasó con aquellos chicos drogadictos, como pasó con el bandido de Saulo quien perseguía a los cristianos, como pasó con los grandes santos, muchos de los cuales han vivido años en el barro del pecado. “No es a fuerza de escrúpulos que la vida del hombre cambia. El cambio llega de improviso, como un lindo amanecer”, afirmaba Camus, quien era agnóstico. Seguir insistiendo sobre los valores, sobre la moralidad olvidando la ontología es empujar a los jóvenes, en particular, a la inmoralidad y a la desesperación. Ya Juan Pablo I afirmaba: “la Iglesia que ama definirse moderna ha sustituido la gracia de Cristo por un conjunto de reglas”. Y esta es la razón por la cual la Iglesia cada vez es menos interesante para todos. P. Aldo

Creaturas nuevas y no viejos y babosos moralistas “Si uno está en Cristo, es una creatura nueva”, nos recuerda la Iglesia en este tiempo de Pascua, citando a san Pablo. Para entender bien esta conciencia que el apóstol de los gentiles tenía de sí y de cada bautizado es necesario ensimismarse con los discípulos después de la Pascua. ¿Qué cosa dominaba en sus corazones, en la conciencia que tenían de sí mismos si no la presencia viva de Cristo? Una Presencia que se imponía, una Presencia que se había vuelto su autoconciencia, la razón del estar juntos y de su misión en el mundo. La Resurrección de Cristo introducía una novedad que volvía la vida más vida, llenándola de una intensidad que no podrían engendrar por su propia iniciativa. Era tan evidente que la llamaron “vida nueva”. Podríamos definirla simplemente “vida” en su plenitud hasta el punto que los cristianos eran llamados los “vivientes”, como lo define san Pablo en su Carta a los Romanos (6,11). ¡Qué clase de experiencia han hecho y qué clase experiencia veían los demás en ellos si llegaron a definirlos como los “vivientes”! Es decir, los que poseían, llevaban el significado de la realidad, de la vida. Cristo en su Resurrección no ha introducido una ética, un nuevo compromiso moral, una praxis social, sino una posibilidad de vivir la vida a un nivel antes desconocido, un “más” que llevará a san Pablo a definirla como “creatura nueva” y a los cristianos como a los “vivientes”. Esta es la novedad que introduce la Resurrección de Cristo: no es un volver a lo de antes, al hombre viejo determinado por sus antecedentes, por sus límites; es una vida que implica un salto, un incremento de vida antes desconocido. Y es tan real y al mismo tiempo más allá de cualquier imaginación que la única cosa que se puede hacer es testimoniarlo en la acción, comunicarla mediante la luminosidad del rostro, la intensidad de la mirada, a través de la relación con la realidad, en el modo de tratar todo y a todos, desde la limpieza, el orden, hasta la relación con la propia novia/o, esposa/o o quien sea que se ponga en nuestro camino.

No es algo que se había aprendido antes y que después se intentaba aplicar; no se sabía antes y no es posible aplicar algo que no se conoce. Era una sorpresa. Se ha comenzado a saber porque Cristo lo ha hecho acontecer: era el Acontecimiento que permitía conocer la novedad. Lo mismo que había acontecido con los discípulos de Emaús que lo reconocieron al partir el pan y después volvieron a Jerusalén con el corazón lleno de alegría. Afirmaba monseñor Giussani: “Es en el Misterio de la Resurrección el culmen de la intensidad de nuestra autoconciencia cristiana, por consiguiente, de la autoconciencia nueva de mí mismo, de la modalidad con la cual miro a todas las personas y todas las cosas: es la Resurrección la llave de vuelta de la novedad de la relación conmigo mismo, entre yo y los hombres y entre yo y las cosas. Sin embargo, esta es la cosa de los cual más huimos” ¿Quién de nosotros no desearía tal intensidad de vida? ¿Cómo serían nuestras caras cuando al levantarnos a la mañana nos miráramos en el espejo?

¿Estaríamos llenos de frustraciones o de ironía? ¿Estaríamos preocupados, pirevai o lleno de alegría y entregado a la Providencia? ¿Cómo sería la próxima mirada a tu novia/o, a tu esposa/o, a tus hijos, a tus colegas, a tus “capos”? ¿Cómo sería el trabajo, como cuidarías cada detalle, como usarías tu tiempo? ¿Vivirías la realidad como provocación o preocupación, como trabajo o como estrés? No es entonces el cristianismo un compromiso ético sino el reconocimiento amoroso, como el de los apóstoles, el de los discípulos de Emaús, que Él está vivo, está con nosotros y los rasgos de Su Presencia son los testimonios que nos rodean, es decir, aquellos rostros en los cuales brilla la alegría de los apóstoles al ver a Cristo resucitado. El problema es que nuestra libertad se ponga en movimiento, desee, busque y reconozca estos signos de Su Presencia aquí y ahora. P. Aldo


Jueves 2 de junio de 2011

3

OBSERVADOR SEMANAL

ACTUALIDAD: EN DEFENSA DE LA VIDA

Paraguay: ¿basurero del mundo? A pesar que la ley natural (de procedencia divina) tenga como un derecho inalienable la vida del ser humano (y todos aquellos concomitantes para su preservación) y que la Constitución expresamente prohíba el ingreso de sustancias tóxicas y radioactivas y atribuya como obligación del Estado el cuidado de la salud de las personas y del medio ambiente, Paraguay se viene convirtiendo, cada vez más, en uno de los vertederos del mundo. Ya no es sólo la basura ideológica y antinatural la que nos invade sino todo género de sustancias y materiales que atentan contra la vida y el medio ambiente. Por desgracia para todos los habitantes de este país, Paraguay ha adquirido, sobre todo en estos últimos años, la fama de ser rotulado como un país corrupto, coimero y donde la única ley que se cumple es la del mbarete. Duele en el corazón, más sin embargo, es una verdad indefendible por cualquier lugar que se lo mire. Por eso, no es casual que empresarios extranjeros (así como muchos nacionales) inescrupulosos en complicidad con jueces (mejor decir que con todo el Poder Judicial, cuya prioridad es amparar la impunidad y, por ende la violación de toda norma), fiscales y políticos del más alto nivel de nuestro país, ganan fortunas a costa de la salud de miles de compatriotas que se enferman sin saber cual es el mal que los ataca. Es innegable que nuestra pésima notoriedad atrae la peor calidad de individuos por lo barato que resultan algunos jueces, magistrados y ministros del Poder Judicial (no deben faltar algunos del Poder Ejecutivo), ambiciosos fiscales y abogados prestos a sacar un buen bocado de cualquier situación que les sea ventajosa. Esta es una tierra donde no se aplica la ley a pesar de estar muy bien escrita. La Constitución es letra muerta cuando quienes deben salvaguardarla y hacerla cumplir son los primeros que la pisotean y la violan. Tanto sus normas como las leyes son interpretadas (mejor decir amañadas y manipuladas) según el interés de quien paga, del padrino, del amigo, o del propio bolsillo. Otra gran ventaja es la permeabilidad de sus fronteras, de las cuales se puede entrar y salir sin ser notado. Si se tiene todos estos elementos y se los junta, entonces existe la gran posibilidad de hacer mucho, pero mucho dinero perjudicando la salud de mucha gente inocente al usar el país como un gran vertedero. Por rutas y calles del país, gracias a amparos judiciales, circulan buses que por su edad y mal estado no son más que chatarras ambulantes que en todo momento representan un riesgo para la vida y salud física y mental de los usuarios. Lo peor de todo es que la gran mayoría de estos buses fueron adquiridos con dinero público, prestamos

nunca devuelto por los inescrupulosos “empresarios”. Ya jueces, tribunales y Corte deben estar alistando las resoluciones para “amparar” a estos “pobres” señores y así puedan recibir el subsidio (que pagaremos todos) con que el gobierno quiere premiar un pésimo servicio público. Pero nuestros políticos, quienes medran en el Congreso, no se podían quedar atrás y sancionaron una ley que permitirá que los desechos vehiculares de otros países lleguen a rodar (muchas veces literalmente) por nuestras calles y rutas.

menos) nos envenena al traer para uso de nuestros vehículos, el gasoil (diesel) más contaminante, tóxico y cancerígeno que existe en el mercado. Sí, ese diesel que ningún país que se respete y donde se respete la vida humana, consume, pero que nosotros recibimos sobre todo si viene de un país hermano bolivariano.

Y que decir de los productos farmacéuticos, medicamentos, plaguicidas, fertilizantes y sustancias afines y perfumes y cosméticos que sin ningún control sanitario ingresan al país ya no sólo de contrabando sino amparados en resoluciones judiciales y declaraciones de inconstitucionalidad de las normas fitosanitarias, que trabajosamente se consiguen en el

De otra parte, en nuestro país, parece ya ser normal que entren libremente materiales sólidos, líquidos o gaseosos que contienen sustancias que por su composición, posibilidad de combinación o mezcla representan un riesgo para la salud humana, los recursos naturales y el medio ambiente. En estos días ha salido a la luz pública (¡por fin!) que Petropar (la empresa estatal nada

Congreso, o disposiciones de las entidades encargas de velar por la salud y el medio ambiente. Para no hablar de aquellos medicamentos cuyo uso ha sido prohibido en otros países pero que aquí encuentran un “buen mercado”. Para cerrar, no olvidemos los desechos residuales (generalmente tóxicos) y la basura tecnológica (muy poco biodegradable) que recibimos los países del “tercer mundo”. Es que las empresas extranjeras pagan buen dinero para hacer desaparecer miles de litros y toneladas de todo tipo de sustancias que llegan a estas tierras en tambores y conteiners con componentes altamente tóxicos, que muchas veces son manipulados torpemente y sin conocimiento exacto del contenido del tambor. Fraguar los documentos es la parte más fácil del tema. Los controles de nuestras aduanas tampoco son una garantía para detener un embarque de sustancias tóxicas. (GL)

No más vidas por celulares Una medida similar a la adoptada por el Gobierno colombiano se debe implementar en Paraguay

El Gobierno de Colombia, a través del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic), ha tomado una decisión sin precedentes en la lucha contra un flagelo que está cobrando cada vez más la vida de muchos colombianos: el robo de celulares. Mediante un decreto, firmado la semana pasada por el presidente Juan Manuel Santos, se establecen fuertes restricciones para la comercialización de teléfonos móviles, una medida que busca evitar que los dispositivos robados -tres millones en el 2010, según las cifras oficiales- se puedan volver a activar en las redes inalámbricas. En adelante, los móviles nuevos y usados sólo se podrán adquirir en las tiendas propias de los operadores y de sus agentes comerciales autorizados, así como en los locales que reciban el visto bueno directo del Mintic. Una medida que no quiere restringir el libre mercado, sino proteger la vida de los colombianos, como bien lo decía el ministro de TIC, Diego Molano. Esta decisión del Gobierno colombiano es, sin duda, un paso fundamental en la batalla contra la delincuencia, pues se cierran puer-

tas que hoy están abiertas de par en par para que las mafias organizadas pongan de nuevo en el mercado -en cuestión de horas- un teléfono robado. También se establece que los operadores deben crear lo más rápidamente posible una base de datos negativa, donde se incluyan las unidades hurtadas y extraviadas con su respectivo Imei (International Mobile Equipment Identity), que no es otra cosa que el número de identificación que posee cada uno de los dispositivos del mercado. Precisamente, para que el primer paso dado por el Gobierno sea efectivo, se penaliza (penas de prisión de 6 a 8 años) una práctica común en esta actividad ilícita, como es el cambio de Imei de los celulares robados. Si esta conducta no fuese castigada, de nada valdría que se regulará la comercialización, pues el mercado negro no encontrará motivos para detenerse. Pero evidentemente, al margen de lo que establezcan las leyes, el mayor reto en este proceso para el Gobierno paraguayo, como lo es para el colombiano, sería convencer a los consumidores de no adquirir los teléfonos robados. En este sentido, las autoridades han de insistir en que

muchos de los aparatos que se consiguen hoy en la calle por precios reducidos están manchados con la sangre de una persona que, en el peor de los casos, perdió la vida por evitar el robo de su equipo. Los paraguayos debemos entender que adquirir uno en estas condiciones sólo estimula el avance de la criminalidad. ¡He ahí el quid de la cuestión!. Aquí se da el justo valor a la ética. Aunque también se trata de un recurso psicológico, debería hacer parte del arsenal de medidas que hay que implementar para neutralizar tan peligrosa práctica. Por supuesto, el anterior argumento es contundente, pero se podría agregar que muchos de los celulares que se ofrecen en la actualidad en el mercado negro fueron desechados en Estados

Unidos, entre otros países, y que, luego de ser remanufacturados, se venden como nuevos en nuestros países tercermundistas, lo que explica sus módicos precios. No hay duda de que el objetivo así establecido es difícil de cumplir. Pero, por otro lado, qué otra industria puede estar mejor preparada -tecnológicamente hablando- para formalizar su mercado si no es la de los celulares, la misma que en pocos años ha conseguido exceder, en todo el mundo, en casi siete veces el número de teléfonos fijos que a los operadores tradicionales les costó conseguir en casi un siglo. Ese impresionante éxito debería servir ahora para combatir el delito. (GL)


4

Jueves 2 de junio de 2011

OBSERVADOR SEMANAL

TESTIMONIOS

Invitados a potenciar el deseo y recibir Su visita El fin de semana del 20 al 22 de mayo, tuvimos la Gracia de contar con la guía de Don Julián de la Morena, Responsable de Comunión y Liberación para América Latina y visitor de Latinoamérica, en las jornadas realizadas en la Casa de Retiros “Emaús”, donde tuvimos los primeros Ejercicios de CLU, 2011, en Paraguay. Días intensos de búsqueda de Cristo, de invitación al silencio, de encuentro con los amigos de siempre, y de los que nos visitaron del interior del país y del exterior, quienes viven la misma experiencia que la nuestra.

así porque desea más de lo que es, pues su deseo le viene de algo más grande. Por eso los escándalos o los problemas, las crisis, o los dramas más serios y graves de la vida, no pueden atajar nuestro camino hacia Cristo, que nos ha alcanzado, que me ha alcanzado a mí, a través de ese encuentro primigenio, que me ha visitado -en mi caso a través del querido padre Ettore, mi padrino de confirmación, más que nadie- y en el cual puedo evidenciar por sus obras y sus rasgos el rostro de Cristo, así como en los encuentros que me han acontecido a lo largo de este camino.

Jornadas de mucha provocación, sobretodo para mí, dónde, entre muchas cosas, retomando los Ejercicios de CLU en Italia y resto del mundo, Don Julián nos decía que Cristo Resucitado, que nos visita, es más grande que las variantes en nuestros estados de ánimo, más grande que nuestras crisis, y que tanto la crisis como el bien no tienen fronteras, y por tanto nuestro deseo de felicidad, de plenitud, es más grande que todo lo limitado y reductivo que nos ofrece el mundo, más grande que todo el mal, no importa si viene de lejos, de cerca, de dentro de uno mismo, del lugar donde uno vive y convive, o de donde sea, y que sólo lo Infinito puede responder plenamente nuestra desproporcionada estructura, que es

También fue para mí un momento decisivo para recordar cuán importante es centrar la mirada en Cristo, tener a Cristo en el centro de la mirada de cada uno, pues siempre existe la tendencia a aquello que decía un gran amigo, que me recordaba que “quien crece verdaderamente es quien confía en Él mirando a los amigos como punto de referencia, no como 'muletas' para caminar, como si no tuviéramos piernas, como si Dios no hubiese hecho a ninguno capaz de juzgar” ra siempre, aunque uno sepa quién es Cristo, lo cual es muy gráfico, pues si cada uno mira o sea un experto teórico o vivencial en la “exsu vida, y, mirándome, suele ser así. plicación de Cristo” o esa respuesta le fuera Así es como la pregunta “Y vosotros, revelada en su plenitud, como a Pedro, y a ¿quién decís que soy yo?” no es una cuestión tantos, y a nosotros, hoy, si no que es una preque, a mi parecer, se responde de una vez pa- gunta que nos la han dejado abierta, que de

por sí es abierta, porque es infinita, y a la cual todos hemos sido invitados a responder cada día de todos los días de nuestra vida, hasta la eternidad. . . (D. A.)

Libres como niños Hace un tiempo mi celular sufrió un accidente, no fue fatal pero quedo aproximadamente sin la mitad de la pantalla. La parte dañada de la pantalla se puso negra y en los bordes tenía algunos colores raros. Un día, no hace mucho, hablando con mi sobrinita, de aproximadamente 6 años, ella descubre el daño que tiene mi celular y mirándolo asombrada me dice: “Parece del universo”, dándome a entender que parecía de otro mundo, que era algo genial. Esto realmente me impactó, porque el asombro que había en ella era el asombro genuino de alguien que ve algo hermoso. Aunque en ese momento me pareció que no tenía mucho sentido su reacción ante la situación. Recién, muchos días después, lo entendí. Entendí por qué su reacción fue la

Todo para tu comodidad, calidad, buen precio y durabilidad...

Abaníco

Dallas

opuesta a la de las personas con más edad que ella y era tan simple, los niños no tienen prejuicios. Para ella no había nada malo en esas luces de colores y era por eso que podía ver la belleza de ellas; a ella todavía el mundo no le había dicho con que ojos mirar esas luces, y sus ojos le decían que lo que ella veía era lindo. Para ella esas luces no eran signo de algo que estaba mal, de un daño, de la perdida de algo material, de algo que costaría dinero, porque a ella nada de eso le importaba todavía, su vida y su mirar simplemente se regían por su corazón, el mundo no la había adiestrado todavía a mirar con la razón, con el cálculo, ella sencillamente aun miraba con el corazón. ¿Te imaginas una vida con la mirada de un niño? ¿Te imaginas una vida sin prejuicios? ¡Yo sí! La vida sería más sencilla y más verdadera, ya que implicaría deshacernos de los prejuicios sin los cuales seriamos completamente libres. Es por eso que el mundo nos presenta tantas cosas que nos seducen y nos enredan cada vez más con sus cadenas, convirtiéndonos no solo en esclavos sino en títeres de su conveniencia. Es también por eso que nos llenan la cabeza de ideas que son absurdas y vanas, ideas que yo prefiero llamar prejuicios, ideas predeterminadas erróneamente de lo bueno o

malo según la conveniencia del que este arriba en el poder, porque no les conviene que seamos libres, no les conviene que podamos escuchar nuestros propios corazones, porque a un corazón libre no lo podrán dominar. Si te pones a pensar esas ideas solo logran llevarnos a una completa enajenación de nuestros seres, nos convierten en entes que caminan “como se debe”, comen “como se debe”, hablan “como se debe”, en fin son “como se debe” ser y así dejamos de ser nosotros mismos, reduciendo nuestra existencia a lo que deberíamos ser o lo que esperan que seamos, y en consecuencia nos dedicamos a eso y no a vivir la realidad. Hemos llegado a tal punto que esta pérdida de identidad pasó a ser “normal”, y si no eres parte de la masa uniforme, de entes manejables, pasas a ser un anormal. Pero eso no es todo, este tipo de ideas planteadas en nuestras cabezas pueden también robarnos la humanidad, ya que nuestra sociedad en lo humano últimamente está yendo a pique gracias a los prejuicios. Imaginase que un hombre tendido en el suelo, con ropa humilde, te pida ayuda para pararse, lo ¿harías? Pues la mayoría no, por los diferentes prejuicios que le han sido inculcados: “que me puede robar, que

puede ser loco, que puede esto que puede aquello”. Llegamos a tal punto de guiarnos por la ropa de una persona para calificar su valía, como si él dependería de su ropa, como si fuera que algo material como la ropa pueda ser espejo de lo que hay dentro de él/ella. Como si fuera que algo vano como la ropa te pueda mostrar su corazón. Ahora entiendo por qué Jesús decía que para entrar al reino de los cielos debíamos ser como niños. Ellos son el ejemplo más puro de un corazón libre, es por eso que todos deberíamos ser…libres como niños. Sánchez Paola, Secundarios C. L.

REDONDEE P. Aldo

Farmacia PUNTO FARMA

Los Angeles

CONSULTORIO DERMATOLÓGICO VETERINARIO & PET SHOP Sofá cama Dallas

Esquinero Jazmín

Avda. Mcal. Lopez 801 c! 26 de febrero (ex Granja Verde) Telfs.:(021) 591 832 - 580 606 - 580 682 San Lorenzo - Paraguay

Cacique Lambaré 3706 Tel. 902709 Dermovet.py@gmail.com Lambaré

Delivery 24 hs. sin costo 607 500 Usted puede colaborar con las obras de San Rafael redondeando el monto de su ticket o factura

Ayude a los niños, ancianos y enfermos de sida y cáncer abandonados por la sociedad


Jueves 2 de junio de 2011

5

OBSERVADOR SEMANAL

ACTUALIDAD TESTIMONIOS

¡Impresionante experiencia! “¡No hay palabras para describirlo. Dios es inmenso, y está vivo. ¡Aquí está una de las pruebas!”

El nos muestra el camino a seguir “Y en las malas es cuando debemos seguirle con más fe…” Soy Isabel, tengo 33 años y voy a contarles un poco de mi historia y la enfermedad que comencé a sufrir desde el año pasado, desde octubre de 2010. Un día amanecí con una protuberancia dentro de mis mamas, no sentía dolor ni nada, transcurrían los días sin dolor alguno, pero “eso” estaba allí y comenzó a preocuparme, entonces fui al hospital de Capiatá en el Instituto del cáncer para consultar. Entré a consultar con el Dr. quien me diagnosticó “principio de cáncer de mama”, al escuchar su diagnostico me asusté muchísimo, no sabía qué hacer, me quedé muda. Volví a casa y no sabía cómo contar a mi familia la enfermedad que me aquejaba. Pedí ayuda a Dios y a su madre para que me dieran fuerza para seguir adelante. Volví otro día al Instituto para hacer los estudios. En el primero que me hicieron no salió nada, en el segundo estudio tampoco salió nada, en el tercer estudio salió que estaba con cáncer de tercer grado. Ahí nomas fui internada durante una semana y luego me dieron de alta, me dieron medicamentos, pero fui a mi casa con mucho dolor. Pasaron los días y cada vez me sentía peor, no quería comer, no me salían las palabras,… no quería hablar, no tenía ganas de hacer nada. Una noche me trajeron a

Acabo de volver de visitar la clínica en San Rafael del Padre Aldo Trento. No tengo palabras para expresar lo que vi, viví, sentí. Mucho había oído hablar de la grandiosa obra de este maravilloso sacerdote, pero verlo con los propios ojos es algo que no se puede describir. ¡La limpieza del lugar, la belleza! Nunca vi un sanatorio así, no se huelen remedios, y no hay un gramo de suciedad! Todo tan bello, bien ordenado, impecable. Los pacientes son tratados con tanto amor! El padre Aldo y la hermana Sonia todas las mañanas a las siete hacen su recorrido cantando, y llevando la comunión a cada uno de los pacientes, leen la Biblia.

inmensa obra del padre Aldo: está el hogar de ancianitos y ancianitas, el orfanatorio, entre otras cosas. No en vano vienen autoridades y personas de Europa, Estados Unidos y toda Sudamérica a conocer semejante maravilla.

A aquellos que parten al encuentro con Dios se les celebra misa, y se hace todo lo que corresponde para una cristiana partida. Los sábados de noche jóvenes voluntarios van a pasar tiempo con los pacientes que pueden moverse, y bailan y juegan y hay premios varios.

Nadie habla de que el porcentaje de Padres pedófilos es del 0.68% y de Laicos pedófilos es del 70%. Nadie dice eso.

Visitamos con mi mamá a tres angelitos con hidrocefalia, a quien mi papá va todos los sábados a visitar. No puedo expresar con palabras lo que sentí al conocerlos! Los tres en una hermosa habitación, con música, juguetitos, y por sobre todo toneladas de amor. No pude evitar llorar al salir. Es una mezcla de sentimientos encontrados: ¿Porqué yo tengo que estar tan bien? Y al mismo tiempo: ¿Quién soy yo para cuestionar los planes de Dios? Uno de los angelitos curó de cáncer a una señora. ¿Y todavía dudan de Vos Dios mío? La clínica es sólo una parte de la

Así es como me siento tan nada. Viendo como estas personas entregan sus vidas a diario en servicio de amor desinteresado hacia quienes más lo necesitan. A esas personas que no tienen recursos en el mundo, que están muriendo de enfermedades, quienes socorren y acompañan, son estos benditos sacerdotes y monjas. Nadie habla de eso.

Todos están preparados para atacar a la Iglesia sin qué ni para qué, cuándo que si investigaran más antes de hablar, verían que a veces es mejor callarse la boca, y respetar a gente que hace cosas, que quién escupe ese veneno de crítica y maldad está muy lejos de hacer algo por los demás. Estoy orgullosa de ser Cristiana CatólicaApostólica Romana, por los valores que nos guían, por la gente que compone la Iglesia, y porque esta gente hace del mundo un lugar mejor, y que no todo esté tan podrido según dicen.

urgencias, allí me atendieron y me dieron un medicamento, pasé la noche allí y al día siguiente me dieron de alta otra vez. Allí me dieron orden para realizar algunos estudios nuevamente. Con el resultado del estudio me dieron la orden para realizar la quimioterapia en fecha 2 de mayo, Me presente ese día para la quimioterapia y me suspendieron. Yo ya no estaba para perder tiempo, porque no me sentía bien, y también estaba de por medio la preocupación por mis hijos e hijas. Pedí a Dios y a su Madre que me den fuerzas para seguir luchando por mi vida, mis hijos, mi marido, y que me diera otra oportunidad para vivir. Un Dr. Llamó a mi marido diciendo que me iban a llevar a otro lugar donde me iban a atender mejor. En ese momento sentí que era Dios y su Madre que me mostraba el camino para seguir luchando. Desde ese día agradezco a Dios y le rezo todos los días por brindarme una vida nueva, en su casa que es un lugar tan lindo, donde me cuidan tan bien. Agradezco también a las personas de la Clinica Divina Providencia “San Ricardo Pampuri” que me están cuidando todos los días, a los sacerdotes, a la Hna. Sonia por todoel apoyo para seguir adelante. Y sé que voy a salir de acá curada para poder estar con mi familia, porque Dios “¡sí existe, no pierdan la esperanza!”. El nos muestra el camino a seguir en las buenas y en las malas,… y en las malas debemos seguirle con mucha fe… Isabel

Parroquia San Rafael / 10 de junio / 20:00 Hs.

A los que viven en Asunción, o Paraguay, y tienen el interés y la oportunidad: ¡Visiten La clínica! No van a creer lo que verán. ¡Dios les bendice!

OQUIA

AFAEL S AN R

PARR

SAN JUAN DICE QUE SI PARROQUIA SAN RAFAEL DE ASUNCIÓN

Cruz del Chaco 1672 c/ Alfredo Seiferheld

Jime Sánchez Cabriza

CICLO EN 2011 CICLO ENBARRIOS BARRIOS 2011 Un tributo al nuevo cancionero paraguayo

Sábado 4 de junio de 2011 Desde las 17:00 hs. Habrá comidas y juegos típicos Te esperamos con toda la familia!!!


6 5

Jueves 2 de junio de 2011

OBSERVADOR SEMANAL

TESTIMONIOS

Vuelta a María Cuando era pequeño, tendría quizás ocho o nueve años, me sucedía a menudo el permanecer despierto hasta tarde en mi cama, pensando en tantas cosas. Un pensamiento frecuente era del más allá: “¿Qué existirá después de la muerte? ¿Quién nos esperará? ¿Cuánto durará?” Una de esas tantas noches en que no podía dormir, fui al dormitorio de mis padres, desperté a mi madre y le conté mis miedos, las preguntas que me hacía y que no lograba dormirme, ella me dijo: “No te preocupes, toma el rosario, reza a la Virgen y verás que todo pasará”

“No te preocupes, toma el rosario, reza a la Virgen y verás que todo pasará” Desde entonces agarraba el rosario que me había regalado mi abuelita, un rosario pesado, con cuentas gruesas, quizás porque eran de vidrio, y comenzaba a rezar: “Dios te salve Maria, llena eres de gracia”… luego de algunos minutos las nubes de dudas, de las preguntas no resueltas, de las angustias, desaparecían y luego caía en un sueño profundo. Al terminar la escuela primaria dejé de rezar hasta el último año de la universidad, hasta que encontré un Sacerdote de la fraternidad, al cual le comenté de las dificultades que le presentaba para poder conciliar el sueño, contándole que además de no poder conciliar el sueño fácilmente, tampoco lograba experimentar la presencia de Jesús como algo real. Este me sugirió: “¿Porqué no comienzas a rezar por las mañana aunque sea una decena del rosario…?” Me volvieron a la mente las palabras y la imagen de mi madre aquella noche…., así que y fui a buscar el gran rosario de la abuela, obviamente en medio de todo el desorden de mi habitación no lo encontré. Así que me compré otro. Me pareció que volvía a ser niño y que podía volver a respirar de nuevo aquella simple fe que mi abuela y mi madre me habían enseñado. Con el pasar de los años decidí entrar al seminario, e intenté cultivar aquello que hoy se está convirtiendo en algo casi habitual. Cuando las pequeñas heridas de cada jornada, como los “no”, dichos a alguien, o por los desaires recibidos, no me dejan tranquilo, pero aun así me detengo un momento aunque sea por unos minutos para decir mi oración. Rezo el rosario y me repito: “No te preocupes, reza a la Virgen” De este modo estoy comenzando a entender lo que mi madre me había enseñado, más que buscar agitadamente las respuestas a cada pequeña pregunta, me dirijo a “Aquella” quien acompañándome a lo largo del sendero, es la única que puede darme la paz. Luca

Luca

La autoestima nace de un abrazo “Padre Paolo, estuve pensando bastante esta semana, que Dios realmente se manifiesta también mediante un gran dolor. Esta última semana estuve experimentando varias cosas que me dolieron muchísimo y todo el tiempo hizo que esté triste. El año pasado tuve algunos problemas en el colegio, la directora habló bastante conmigo y me dijo que me faltaba autoestima, que yo no tenía autoestima.

necesita tener amigos al altura de nuestros deseos más verdaderos, como lo de ser abrazada y perdonada. Amigos que nos

“Uno necesita tener amigos a la altura de nuestros deseos más verdaderos”

una enfermedad, sino como una Gracia. En resumen, necesitamos que alguien que nos abrace así como somos, que abrace nuestra humanidad así como es. Solo a través de amigos así crece la autoestima hacia uno mismo, uno no tiene miedo de su humanidad y percibe que este

De todas las personas que conozco en el colegio encontré solo a una persona amiga. Una amistad verdadera, una amistad que me cambió la vida y que fue muy difícil de poder encontrar algo así. Pero esta semana me equivoqué con ella. No fue un error realmente grave, pero igual, dejé todo ese orgullo, todas las manías y pedí disculpa. Pero no aceptó mis disculpas. La verdad es que me siento muy mal, y de nuevo viene el problema de la autoestima: ¿Quién me quiere de verdad entonces? Si realmente mi amiga me quiere ¿porqué no puede perdonarme? Fue una semana bastante larga para mí, y espero, Padre, puedas ayudarme, porque como nunca antes siento un vacío inmenso y un dolor muy grande”. Mónica, Secundarios C.L. Querida Mónica, nosotros necesitamos encontrar una mirada que no se escandalice de nuestra humanidad, de nuestros límites, de nuestro dolor. Uno

ayuden a vivir lo que verdaderamente vale en la vida. No necesitamos de amigos generosos que nos consuelan, que buscan distraernos, de apagarnos, de levantar nuestro estado de ánimo, de analizarnos psicológicamente, sino amigos que compartan con nosotros la espera grande de nuestro corazón, que me ayude a ir al fondo de mi dolor, de vivir el dolor no como una desgracia o

“malestar” es el inicio de la posibilidad de darse cuenta que nuestro corazón puede encontrar paz y consuelo solo en Cristo, el único que no defrauda y nos abraza siempre. Pero, para entender eso necesito de la presencia de un rostro amigo que me lo haga experimentar. Por eso tu grito es mi mismo grito y quiero, como puedo, abrazarlo y ayudarte. (P.B.)


Jueves 2 de junio de 2011

7

OBSERVADOR SEMANAL

LUZ DEL MUNDO (XVII)

El Papa, la Iglesia, los signos de los tiempos Capítulo IX : Ecumenismo y diálogo con el islam No mucho tiempo atrás, los papas consideraban como tarea suya preservar a Europa de la islamización. ¿Sigue el Vaticano en este punto una política completamente nueva?No. Las situaciones históricas cambian. Pensemos solamente en el tiempo en que el Imperio otomano amenazaba las fronteras de Europa, asedió Europa y llegó a estar finalmente a las puertas de Viena. o pensemos en la batalla de Lepanto, de 1571. En estos casos se trataba realmente de si Europa conservaría su identidad o se convertiría en una colonia. En esa situación, en la que en absoluto se trataba solamente del islam, sino de la expansión del poder otomano, Europa tenía que unirse y defender su historia, su cultura, su fe.

destrucción de Israel ya ha comenzado, y que pronto Israel será «borrado del mapa». ¿No es entonces un poco ingenua o incluso peligrosa la idea de un diálogo con el islam? Hay diferentes formas de vivir el islam, según sean en cada caso sus tradiciones históricas, su proveniencia y sus relaciones de poder. Como decía, en África negra hay, por lo menos en grandes sectores, una tradición de coexistencia muy satisfactoria, donde también es posible el cambio de religión e hijos de un padre musulmán

(4)

tiempos de estudiante, fue la traducción de un texto de Tomás de Aquino.

de forma positiva y la sexualidad como un don positivo.

El titulo era: Eröffnung über die Liebe (Declaración sobre el amor). Su primera publicación como papa, exactamente sesenta años después, es una encíclica sobre el mismo tema: Deus Caritas est (Dios es amor). La primera encíclica de un papa se considera siempre como una suerte de clave para su pontificado.

A través de ella, el hombre participa de la condición creadora de Dios. Encontrar esta concepción positiva y cuidar de ese tesoro que se nos ha dado es una gran tarea.

En lo tocante a ese opúsculo estudiantil, a instancias de Alfred Läpple traduje la Quaestio disputata de caritate, de santo

Los frentes tienen recorridos distintos, en el que, en toda su diferencia, se encuentran, por un lado, el secularismo radical y, por el otro, la pregunta por Dios. Desde luego tiene que seguir existiendo la identidad de la religión respectiva. No podemos disolvernos unos en otros. Pero, por otra parte, hay que hacer también el intento de entenderse.

Es verdad que en la cristiandad han irrumpido rigorismos siempre de nuevo y la tendencia a una valoración negativa, que se había formado en el gnosticismo, halló entrada también en la Iglesia. Pensemos solamente en el jansenismo, con el que se llegó a una distorsión del hombre, a imbuirlo de un sentimiento de temor. Hoy hay que reconocer que debemos encontrar otra vez el camino hacia la actitud auténticamente cristiana, como la había en el cristianismo primitivo y en los grandes momentos de la cristiandad: la alegría y el sí al cuerpo, el sí a la sexualidad, vista como un don al que corresponden siempre también la disciplina y la responsabilidad. Pues, como siempre, sigue siendo válido que libertad y responsabilidad forman una unidad. Sólo entonces crece también la alegría correcta, es posible un sí correcto. Por eso es importante que despleguemos nuevamente en su positividad, en su gran sí, la imagen cristiana del hombre que impulsó de forma correspondiente el Vaticano II.

En grandes sectores de África negra existe desde hace largo tiempo una buena y tolerante coexistencia entre el islam y el cristianismo. Cuando recibo a los obispos de esos países, ellos relatan que existe simplemente una antigua costumbre de compartir unos la celebración de las fiestas de los otros. En otras partes la relación sigue todavía marcada por la intolerancia y la agresión. En ese sentido las situaciones históricas son todavía hoy muy diferentes. En cualquier caso hemos de procurar, por un lado, vivir y exponer vivamente la grandeza de nuestra fe, y, por el otro, entender la herencia de los otros. Lo importante es encontrar lo común y, allí donde sea posible, prestar en este mundo un servicio en común.

pueden hacerse cristianos. Allí, en una comprensión fundamental de la libertad y la verdad, existe un acercamiento que no enturbia la intensidad de la fe. Pero donde el islam domina, digamos, en soledad, indiscutido en sus tradiciones y en su identidad cultural y política, se ve fácilmente a sí mismo como posición contraria al mundo occidental, en cierta medida como defensor de la religión frente al ateísmo y el secularismo. Entonces la consciencia de verdad se hace tan estrecha que se convierte en intolerancia y, con ello, hace también muy difícil una coexistencia con los cristianos. Aquí es importante que permanezcamos de manera intensiva en contacto con todas las fuerzas islámicas dispuestas al diálogo, de modo que después puedan darse también cambios de consciencia allí d o n d e e l islamismo asocia todavía la reivindicación de la verdad con la violencia.

Al mismo tiempo no hay que perder de vista que, en países donde el islam domina el Estado y la sociedad, se pisotean los derechos humanos y los cristianos son brutalmente reprimidos. Para el obispo anglicano Michael Nazir-Ali, el islam representa la mayor amenaza para Occidente desde el comunismo, porque con él hace su entrada una ideología política y socioeconómica global. El presidente de la República de Irán, Mahmud Ahmadineyad, declaró que la cuenta regresiva para la

O

Anunció Su p r i m e r a publicación, todavía en sus

Tomas de Aquino, porque Martin Grabmann, el gran investigador de la Edad Media, había dicho que las Quaestiones no estaban traducidas, que había que traducirlas. Después no se llegó a una publicación. Tal vez no era tampoco una buena traducción, pues yo no tenía siquiera veinte años... De modo que, en realidad, llegué casualmente a ese tema, pero me fascinó. Así que en mi vida me acompañó siempre, por una parte, el tema de Cristo como el Dios vivo y presente, el Dios que nos ama y sana a través del dolor, y, por el otro, el tema del amor, que después será central en la teología joánica, en la consciencia de que se trata de la clave del cristianismo, de que éste debe leerse desde allí. Así, pues, escribí también la primera encíclica desde esa clave. La moral sexual de la Iglesia católica suscita una vehemente contradicción. Hablaremos todavía sobre ese tema. En Deus Caritas est el papa explica que la humanidad de la fe implica también el sí del hombre a su corporeidad, creada por Dios. ¿Es un alegato a favor de una mejor vivencia de la sexualidad? Naturalmente, la corporeidad abarca mucho más como para que pudiese definírsela por la sexualidad, pero ésta es un elemento constitutivo esencial. Lo importante es que el hombre es alma en cuerpo, que él es él mismo en cuanto cuerpo y que, por eso, se puede concebir el cuerpo

Al igual que en Deus Caritas est, también en su encíclica subsiguiente, Spe salvi, y en la encíclica social Caritas in Veritate, que exhorta a la responsabilidad social de la política y la economía, habla usted reiteradamente de (En esperanza fuimos salvados, noviembre de 2007. La caridad en la verdad, junio de 2009) una «existencia cristiana». Incluso alguien que desconozca el tema presiente que allí hay algo que no guarda relación con la existencia banal propia de los miembros de la sociedad del bienestar. Según eso, ¿es el cristianismo, como lo entiende el papa, una fuerza más bien provocadora, que cuestiona lo que está en boga, justamente porque dice cosas que muchos ni siquiera se atreven a pensar? No quisiera formular juicios sobre lo que se pensaba antes. Pero hay que tener de nuevo presente que ser hombre es algo grande, un gran desafío. La banalidad de dejarse simplemente llevar no hace justicia al hombre. Tampoco la hace la postura según la cual la comodidad es el mejor modo de vivir, el bienestar, el único contenido de la felicidad. Es preciso percibir nuevamente que, como seres humanos, hemos de plantear exigencias mayores a la condición humana; más aún: que justamente sólo a través de eso se accede a la felicidad mayor; que esa condición humana es como una excursión a la montaña en la que hay cuestas difíciles. Pero sólo por medio de ellas llegamos hasta la altura, y sólo entonces podemos experimentar la belleza del ser. Considero de gran importancia enfatizarlo. Continuará por Peter Seewadl


8

Jueves 2 de junio de 2011

LA AVENTURA HUMANA DE LOS SANTOS

POESIA

Abuela Entre dedos frágiles que asen el mate en una mañana calurosa Se derraman recuerdos de niñez perdida Y un secreto surge, cansado, De la voz anciana de esta sobreviviente Es mi abuela, mujer de huesos cansados De mirada poderosa y sutil picardía La matriz fértil del Paraguay que ha caído Herido con puñal de corrupción y mediocridad Para ella están resueltos los enigmas Que a mí me mantienen en vilo Ya casi no hay preguntas en sus diálogos Solo respuestas, solo enseñanzas Y esa profunda sabiduría Que expresan mejor sus silencios Si algo busca aún es la inmediatez De la caricia y la conversación amena Todos los proyectos a largo plazo Se escapan en tiempos ya idos

lengua, Todo es historia en ella, No es que la vida se le haya escapado ya A veces arde imperiosa en infantiles reproches Y ruge inconmovible en defendidas convicciones Abuela es carne y espíritu de una pureza envidiable Para los demás, quizás, un alma en retirada Mas para mí es fuerza vital e icono venerable Es canción guaraní, es lumbrera nocturna, es poesía En ella va muriendo una cultura que lleva La cruz incrustada en la curtida piel campesina Con su ida peligra el jasy que ilumina mitos de selva Mas persiste el valor de la palabra y la fidelidad Cuya herencia se llama en mi pecho: coraje

Su nombre, su forma de pensar, su

CCL

La voz de mi corazón Señor, oye la voz de mi corazón como voz que suplica y pide perdón, y puedas limpiar mi corazón, porque mi corazón es el eco de mi alma. Por eso, tu misericordia es como unguento que limpia el pecado y hace florecer los campos, con un verdadero amor, vestido de blanco, que hace alegrar el alma como las nubes alegran los cielos, ese cielo azul que tu formaste, como si fuera otro mar que con el canto de las olas

OBSERVADOR SEMANAL

clama a ti pidiéndote perdón. Señor, oye mi corazón como voz que suplica y pide perdón.

Antonio Machado Mauricio Olivares.

Beato Juan Bautista Scalabrini Juan Bautista Scalabrini, apóstol de los emigrantes, nació cerca de Como, Italia, el 8 de junio de 1839. Pertenecía a una familia humilde pero rica en valores morales. Desde joven manifestó deseo de ser sacerdote y entró en el seminario diocesano, distinguiéndose por su inteligencia y la fuerza de voluntad. Fue ordenado sacerdote en 1863 y luego asumió tareas pastorales como educador y hubiera deseado partir hacía la India, si su obispo se lo hubiese permitido. En 1871, Scalabrini fue designado párroco de una importante parroquia urbana; su actuación pastoral fue destacada: priorizó la catequesis de la infancia y la juventud, publicando, inclusive, un catecismo. En 1876, fue nombrado obispo de Piacenza. Quedó muy sorprendido con el nombramiento. Tenía 36 años y allí se quedó casi treinta años, dando pruebas de sus dotes de pastor sabio, prudente y celoso. Realizó cinco visitas pastorales a las 365 parroquias de la diócesis, muchas de la cuales estaban lejos y en lugares de difícil acceso. Reorganizó los seminarios, cuidando la reforma de los estudios eclesiásticos; fue incansable en la administración de los sacramentos, en la oración y en la formación del pueblo. Scalabrini es más conocido por su dedicación a la causa de los emigrantes. Durante el periodo de 1850 a 1900, más de 50 millones de europeos dejaron sus hogares y su patria en busca de mejores condiciones de vida. Cierto día leyó en una carta de un emigrado a América del Sur esta frase: “Diga al obispo que siempre recordamos sus consejos, que rece y que nos mande un sacerdote, porque aquí vivimos y morimos como animales”. Otro día, pasando por la estación ferroviaria de Milán, vio centenas de emigrantes esperando con sus maletas el tren que los llevaría al puerto de embarque. La situación de pobreza y desaliento de estos hombres marcaría para siempre su corazón. A partir de ese momento, Scalabrini fue el apóstol de millares de italianos que abandonaron la patria. Fundó la congregación de los Misioneros de San Carlos (Scalabrinianos) para la asistencia religiosa, moral y social de los emigrantes. Sin descuidar sus tareas pastorales en la diócesis, planeó y realizó viajes para visitar a los misioneros en América Latina. Quiso constatar en el lugar, los problemas de la emigración y el trabajo de los misioneros, alentando y estimulando la asistencia religiosa y social que debía darse a los emigrantes. La enorme actividad de Scalabrini tenía origen y encontraba su inspiración profunda en su ilimitada fe en Jesucristo, presente en la Eucaristía y en el ofrecimiento de la Cruz. Murió el día 1 de junio de 1905 pronunciando estas palabras: “Señor, estoy listo, ¡vamos!”.Tenía, en efecto, cumplido su programa: “Hacerse todo para todos”.

ALMUERZO CASERO DE LUNES A SABADO, DE 11:30 A 14.30 hs.

PB

Observador Semanal del 02/06/2011  

Observador Semanal del 02/06/2011

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you