Page 1

BOLETIN RED TERRITORIAL Organizacion de Victimas de Norte de Santander San José de Cúcuta

Boletín 16 ABRIL 2016

NUEVA ESPERANZA DE PAZ PARA COLOMBIA

El miércoles 30 de marzo se convirtió en una de las fechas más importantes en la búsqueda de la aheleada paz en Colombia, luego de dos años y tres meses de diálogos exploratorios, el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional (Eln) anunciaron el inicio de una mesa de conversaciones públicas en Ecuador, para abordar los seis puntos de la agenda prevista: 1) Participación de la sociedad, 2) Democracia para la paz, 3) Víctimas, 4) Transformaciones para la paz, 5) Seguridad para la paz y dejación de las armas y 6) Garantías para el ejercicio de la acción política, Pero las sesiones de la mesa no tendrán lugar sólo en ese país, sino también en Venezuela, Chile,

HOMENAJE A LAS VICTIMAS Pág-2

VIOLENCIA SEXUAL: UN HECHO EN IMPUNIDAD. Pág-3

HACIENDO MEMORIA LOS HORNOS DEL TERROR

Pág-4


HOMENAJE A LAS VICTIMAS

El asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán ocurrido el 9 de abril de 1948 es, para muchos, el comienzo de la violencia que se desarrolló hasta convertirse en el conflicto armado que aun hoy padece Colombia. Una fábrica de víctimas que no solo ha marcado la vida de miles sino que sigue siendo el centro de las diferencias en el acontecer político. Precisamente por su connotación, pocas fechas en la historia de Colombia no necesitan un despliegue mediático para ser recordadas. Aprovechando la carga histórica, desde el 9 de abril de 2012 la Ley de Víctimas ordenó que en el mismo día de conmemoración del asesinato del líder político el país se solidarizara con las víctimas. Lo que se pretende con este homenaje, es que en todo el país se realicen este día eventos de “memoria y reconocimiento” a las víctimas y despertar en la memoria colectiva de las personas un sentido de solidaridad y reconocimiento hacia aquellas personas que lo perdieron todo por causa del conflicto, pero, además, también lo que se pretende es que el país no olvide lo que paso para no correr el riesgo de volver a repetir. Históricamente nunca se había reconocido la existencia de un conflicto armado en el país, por ende no existían víctimas del conflicto, con la aprobación y puesta en marcha de la ley 1448/2011 se ha logrado visibilizar gran cantidad de víctimas que antes no estaban reconocidas, se han puesto en marcha Sin embargo, lamentablemente, no en todos los territorios la implementación de la ley avanza de la misma manera, y es ahí precisamente donde las víctimas, a través de sus organizaciones deben ejercer un papel protagónico ya que las víctimas son la razón de ser de la ley, y la incidencia que deben hacer las organizaciones de víctimas debe ser directamente proporcional a la implementación de la ley en cada territorio, por eso, más que una mera celebración, el día de conmemoración y solidaridad a la memoria de las victimas debe servir para que cada organización realice un autoevaluó, y un balance sobre cómo ha sido su gestión en conseguir el objetivo propuesto que sin duda debe ser el restablecimiento y goce efectivo Que los miles de víctimas que ha dejado el atroz conflicto colombiano merecen ser homenajeadas, fue una de las conclusiones a las que llegó el Congreso de la República, cuando la Ley de Víctimas fue aprobada. Por eso, partir de esa fecha, cada 9 de abril, en Colombia no sólo se traerá a colación el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán y el caos y la penumbra que cubrieron el país después de su muerte. El 9 de abril es ahora el “Día nacional de la memoria y la solidaridad con las víctimas”, una fecha para mirar atrás y tomar conciencia de la estela de dolor y sangre que la polarización, a través de las armas, h a d e j a d o d e h e r e n c i a . Las organizaciones de víctimas debemos entender que nunca antes como ahora hemos tenido la oportunidad de ser protagonistas de nuestro propio destino, pero que precisamente, esa oportunidad implica mucha responsabilidad, conocimiento y compromiso en la formulación de propuestas que realmente hagan incidencia en la creación de políticas públicas que generen resultados positivos para

Pág-2


VIOLENCIA SEXUAL: UN HECHO EN IMPUNIDAD A lo largo de la historia, los conflictos armados se han caracterizado por la violencia sexual generalizada, que suele considerarse como una consecuencia inevitable de la guerra. La violencia sexual persiste como un fenómeno devastador con consecuencias perjudiciales para las víctimas (mujeres, hombres, niñas y niños), así como para sus familias y toda la comunidad. Según cifras de la Unidad de Victimas, en el país se encuentran registrados 14173 de las cuales en nuestro departamento Norte de Santander se hayan registrados 592 casos. El siguiente cuadro nos muestra la dinámica del delito en nuestro departamento en los últimos 8 años.

UARIV 1 ABRIL 2016

Estas cifras apoyan las conclusiones de la Corte Constitucional que establecen que la violencia sexual constituye una 'práctica sistemática, habitual y generalizada' en el conflicto colombiano. Sin embargo, existe un subregistro que muestra cifras mayores, lo cual evidencia el temor que existe por diversos motivos a buscar la asesoría legal adecuada. Según el informe ¡Basta Ya!, del Centro de Memoria Histórica, se encuentran documentados 1.754 casos de mujeres víctimas de violencia sexual entre 1985 y 2010, que si bien no representan el universo total de víctimas ayudan a dilucidar una problemática que en la mayoría de los casos se trata con silencio por parte del que la sufre o con desidia institucional. Según este informe, de los 1.754 casos, 370 fueron cometidos por la guerrilla (49,5%), 344 por paramilitares (46%), 8 por miembros de la Fuerza Pública (1.1%), 7 por más de un autor y 10 por otros. El informe destaca “el uso de la violencia sexual como arma de guerra” y “las profundas relaciones entre la violencia del conflicto armado y las violencias de género propias de una cultura patriarcal y de arreglos de género que han pretendido poner a las mujeres en un lugar de subordinación, de inequidad y de exclusión en los ámbitos privados y públicos, económicos y políticos, y que también ha impuesto un modelo de masculinidad violenta y opresiva”. En Colombia la Violencia Sexual por conflicto armado, es un hecho que acoge la ley 1448 de 2011 (Ley de Victimas y Restitución de Tierras) y el agravante cometido hacia las víctimas de violencia sexual sea hombre o mujer tiene por nombre, Delito contra la Libertad e Integridad Sexual en Desarrollo del Conflicto Armado. Para acceder a los beneficios que la ley brinda a las víctimas de Violencia Sexual de conflicto armado debe seguir la siguiente Ruta: En primer lugar es prioridad que la victima presente declaración sobre los hechos a cualquiera de estos lugares: el Ministerio Publico (Defensoría del Pueblo, Personerías municipales o Procuraduría); seguido a la declaración debe esperar 60 días para que la UARIV evalúe el caso y proceda a definir la solicitud de registro, aparecer en el sistema a nivel Nacional y poder acceder así al PAARI de Asistencia o de reparación, según el caso. Para el caso de violencia sexual por conflicto armado la reparación es de 30 salarios mínimos. Sabemos que no es fácil, que la mayoría de las personas afectadas por este infame delito no quieren recordar la infamia, sin embargo, respetando la decisión que cada quien pueda tomar, consideramos que el silencio ayuda a la impunidad, y que lo más indicado es contar lo que paso para que la justicia haga su trabajo, alentamos a las víctimas de este delito para que busquen asesoría profesional y ayuda psicológica, para esto pueden acudir a la Unidad de Victimas, a la Defensoría del Pueblo, al Consultorio Jurídico de la Fundación PROGRESAR o a la Personería municipal de cualquier municipio en Colombia, para que este tipo de conductas queden erradicadas del

Pág-3


HACIENDO MEMORIA LOS HORNOS DEL TERROR La incineración de cadáveres para no dejar rastros de la victimas, se convirtió en la principal arma de guerra de paramilitares del frente fronteras que operaba en Norte de Santander. Cuando empezaron los diálogos del Gobierno con las AUC, los paramilitares se enteraron que iban a empezar las exhumaciones y la búsqueda de cuerpos. Para evitar que fueran localizados, y ante la imposibilidad de arrojarlos al río, o esconderlos en más fosas, ellos toman la determinación de adecuar unas ladrilleras abandonadas que quedan en Juan Frío, en Villa del Rosario. Es allí donde comienza un macabro ejercicio de desaparición total. La mayoría de los comandantes paramilitares de la región citaban a las personas, o las capturaban para darles muerte, posteriormente los cadáveres eran llevados hasta los hornos y allí se cremaban con el solo objetivo de desaparecerlos definitivamente. Pero no lograron su objetivo, porque a pesar que sus cuerpos fueron literalmente desaparecidos, su recuerdo permanece, y a pesar que para la persona desaparecida todo homenaje que se tribute es póstumo, para la familia y para la sociedad seguirá siendo actual, sencillamente porque debemos tener siempre presente que cuando se asesina a alguien es como si nos asesinaran a todos, y que en cada ser humano torturado o asesinado, se tortura y se asesina a toda la humanidad, debemos recordar a cada momento que somos sobrevivientes de una violencia que siempre nos concierne, no somos solo responsables por los caídos sino que también somos responsables por sus verdugos; no podemos olvidar aunque sea por un instante, que cualquiera de nosotros pudimos haber sido una de las víctimas del frente Fronteras. En octubre del año 2014 el Estado Colombiano, a través de la Unidad de Victimas pidió perdón a los habitantes de Juan Frío, por omisión, porque sus autoridades no impidieron que, entre 2001 y 2003, se realizaran todas estas atrocidades. En Juan Frío aún permanecen las ruinas de los hornos crematorios donde fueron incineradas 560 personas. La comunidad no quiere que se destruyan, sino que al contrario, se conserven y se mantengan para que cada persona al mirarlos recuerde que aquí paso lo que no debió haber pasado y que es nuestro deber como seres humanos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que hechos como este no se vuelvan a repetir.

Siganos

Fundacion Progresar Cucuta

@funprogresarns

Equipo Promotor: Por fin Colombia, Asociación Dignidad y Futuro, Asoviro, Asovipal, Asofudsar. Red Territorial de Organizaciones de Victimas de Norte de Santander. Coordinador: Jesús Rangel Comite Editorial: Wilfredo Cañizares, JesusRangel, Angie Martinez Diseño y Diagramación: Angie Martínez Textos: Angie Martínez, Jesús Rangel.

Con el apoyo de: Programa de Promoción de la Convivencia del Fondo de Justicia Transicional del PNUD. Las opiniones y planteamientos expresados en el presente documento no reflejan necesariamente la opiniones del programa Promoción de la Convivencia, del programa de las Naciones Unidas para el desarrollo PNUD.

Pág-4

Profile for Fundación Progresar Cúcuta

Fundación Progresar- Boletín Red Territorial. Abril de 2016  

Fundación Progresar- Boletín Red Territorial. Abril de 2016  

Advertisement