Issuu on Google+

GENOCIDIO ARMENIO Hoy nos encontramos para rendir homenaje a las víctimas del Genocidio Armenio ocurrido entre  1915 y 1923, a manos del Estado turco. Recordar un Genocidio es un deber que enaltece a la democracia y al Estado de Derecho. Es un compromiso con la causa universal en pos de defender los Derechos Humanos. Nunca más  genocidios. Nunca más delitos de lesa humanidad. Vengo aquí con la voluntad de recordar y también con una actitud militante con la causa de la  defensa de los Derechos Humanos. Porque esta defensa, sabemos, sólo puede asentarse sobre la verdad, esto es, saber cómo ocurrió,  qué ocurrió y quienes ejecutaron el genocidio. Esta defensa se asienta también en una pelea sin  descanso contra la impunidad, madre y provocadora de todas las atrocidades, y fundamentalmente  sobre la memoria. Estremecimiento, dolor, congoja, vergüenza, nos obliga a recordar, y también una actitud militante.  Actitud militante, porque no alcanza con recordar. La búsqueda de un mundo con vigencia de los  Derechos Humanos exige memoria y verdad para saber quiénes y cómo. Esta defensa nos lleva a la  justicia. La lucha contra la impunidad es un hecho cultural que permite que estos hechos no se  repitan. No alcanza con recordar. Es necesaria la justicia. Por eso es importante destacar la importancia de  que el Estado turco reconozca la sentencia de los hechos, aunque no sean los actuales gobernantes  responsables   del   genocidio.   Su   desconocimiento   de   los   hechos   y   su   negativa   cerrada   al  esclarecimiento de los mismos no ayuda a esta tarea de construir un mundo basado en el respeto  irrestricto de los Derechos Humanos, en paz, con justicia y verdad. Un genocidio perjudica a la humanidad en su totalidad. Los argentinos sabemos de esto. Creo que  empezamos a recuperar   la esperanza de volver a ser un pueblo con dignidad con el juicio a las  Juntas, la derogación de leyes de obediencia debida y punto final y con las políticas de Estado a  favor de los Derechos Humanos adoptadas por el actual Presidente, quien pidió perdón en nombre  del Estado, demostrando la vocación de que se sepa la verdad y se haga justicia. Recordar  el genocidio es  un deber que enaltece  a la democracia,  al Estado de Derecho y a la  búsqueda, con la causa universal, de los Derechos Humanos. Para que nunca más haya genocidio,  nunca más delitos de lesa humanidad. Recientemente una familia de la colectividad armenia radicada en la Argentina realizó un enorme  aporte en esta lucha por verdad y justicia.


El pueblo armenio sigue buscando verdad y justicia. Nosotros, que sabemos de esto, venimos a  rendir homenaje y a dar nuestra solidaridad.

Derechos Humanos, ni de izquierda, ni de derecha; ni de una raza ó una etnia; ni de un país u otro.  Humanos.


Discurso Vilma Ibarra reconocimiento genocidio armenio ante el Senado de la Nacion