Page 1

Observatorio Universitario de Medios (OUM): Entrenando una mirada con sentido crítico en los futuros periodistas Inicios El observatorio surgioó buscando ser una plataforma de monitoreo ciudadano, centrado inicialmente en el trabajo de algunos medios de comunicacioó n en líónea con miras a ampliar su espectro de vigilancia. Para contrastar nuestra intuicioó n con la realidad, realizamos focus groups con estudiantes de comunicaciones, de periodismo, y con joó venes egresados que ya trabajan en el contexto de la ciudad de Lima. De los resultados que maó s llamaron nuestra atencioó n, uno de ellos fue la falta de sentido críótico que los joó venes tienen sobre los contenidos que se difunden en los medios, y otro, lo difundido que estaó el consumo de noticias víóa redes sociales y medios web en esa generacioó n, que viene abandonando masivamente las plataformas claó sicas, como los diarios impresos y la televisioó n. Por eso el primer foco de atencioó n de nuestro observatorio han sido los medios en su versioó n web. Luego se sumaríóa a la observacioó n los programas periodíósticos semanales de TV, que resultaron ser toda una revelacioó n para los joó venes, pues no teníóan la costumbre de verlos. Estos resultados reafirmaron nuestros objetivos. Buscamos generar un proceso de observacioó n con sentido formativo para desarrollar el pensamiento críótico en los estudiantes participantes. Queremos ser vasos comunicantes entre los estudiantes, los medios y los profesionales del periodismo, promoviendo la participacioó n de usuarios externos en el observatorio: foros, reporteros ciudadanos, analistas y expertos, etc. Apuntamos a propiciar una relacioó n de diaó logo con los medios monitoreados, y esperamos que el observatorio sea una herramienta ciudadana de monitoreo de medios para poner de relieve la cuestioó n eó tica en la praxis cotidiana de los medios.

Tarea necesaria y urgente En la uó ltima deó cada hemos atendido a la etapa final de la corporativizacioó n del contenido periodíóstico. La noticia, convertida en mercancíóa, se oferta cada díóa a un puó blico que toma sus decisiones de compra o consumo lejos de una reflexioó n críótica sobre los contenidos que se le presentan. Los medios masivos, en su mayoríóa, tienen un modelo de gestioó n empresarial, y han centrado cada vez maó s sus objetivos en la rentabilidad, fijaó ndose maó s en los íóndices de venta y de rating, que en la calidad de sus contenidos. El puó blico parece no comprender las implicancias de esto: la naturalizacioó n en esta forma de concebir a los medios invisibiliza su rol como actor social, como agente formador de la opinión pública. En estos tiempos de comunicacioó n de masas y culturas mediaó ticas, la agenda mediática determina en gran medida la agenda pública, no solo en sus temaó ticas, sino en coó mo estas son presentadas a la ciudadaníóa y queó reflexiones o debates se divulgan desde allíó. Pero en este contexto, el concepto de “responsabilidad social del medio” ha terminado de diluirse, y hoy es hasta cuestionado por las empresas de comunicacioó n que dirigen los medios periodíósticos. De esta manera terminan por evadirse los cambios estructurales que se tendríóan que hacer en los procesos de tomas de decisioó n sobre queó cubrir y coó mo hacerlo. Cambios que, se cree, afectaríóan los objetivos de rentabilidad de los medios. 1


En el Peruó , maó s allaó del mundo acadeó mico, no hay espacios de reflexión en torno a los medios y su ejercicio. No existe, en la actualidad, una entidad ciudadana de vigilancia de la calidad y seriedad de lo que ofrecen, y con capacidad de incidencia real sobre los medios masivos de comunicacioó n. Esto puede deberse, en parte a que este modelo mediaó tico estaó ya enraizado en nuestra cultura a escala global (lleva ya maó s de cien anñ os), pero tambieó n a la decidida defensa que los medios mismos hacen sobre el poder que han ganado, usando precisamente toda su maquinaria de difusioó n. Cualquier visioó n críótica sobre la calidad o enfoque de su produccioó n es denunciada como un atentado contra la libertad de expresioó n, dejando totalmente fuera de discusioó n el derecho a la comunicación de los ciudadanos. A pesar de haber un consenso generalizado sobre la pobre calidad de los contenidos de los medios, llamados “medios basura”, el sistema actual soó lo plantea la autorregulacioó n como alternativa, praó ctica que, sabemos, no funciona. Es necesario entonces, iniciar un proceso de largo aliento, recuperando nociones baó sicas sobre la deontología del oficio periodístico, y desarrollando en las nuevas generaciones una mirada crítica a los contenidos que consumen (y que luego generaraó n). Esperamos que la praó ctica de monitoreo y análisis propuesta por el observatorio logre iniciar un proceso de reflexión sobre la necesidad de que exista un mecanismo ciudadano de fiscalización ante el actual uso de las plataformas mediaó ticas, que no asumen el rol que la realidad les confiere.

Iniciando el camino La experiencia piloto del observatorio se dio en el marco de dos cursos de la universidad Antonio Ruiz de Montoya, Periodismo y Desarrollo Humano del profesor Paul Maquet, y Teoríóa Políótica de la profesora Virna Valdivia. En el primero, los estudiantes se organizaron en cuatro grupos para monitorear los contenidos de las ediciones web de La Repuó blica, Exitosa, El Comercio y La Mula. Estos cuatro medios representan la variedad en la oferta informativa, seguó n el espectro de tendencias políóticas existentes en nuestro medio, y seguó n los diversos sectores socioeconoó micos del puó blico consumidor de noticias. En el segundo, los estudiantes asumieron por parejas el anaó lisis de los programas televisivos Sin Medias Tintas Díóa D, Panorama, Cuarto Poder, y Reporte Semanal, Punto Final y En Agenda, que son sintonizados por millones de personas cada semana. La visioó n a largo plazo del observatorio estudiantil de medios, es ampliar su espectro de observacioó n a maó s medios y maó s plataformas, sumando a estudiantes de otras universidades y escuelas de comunicacioó n. En cada curso se reflexionoó en torno a todo lo que el observatorio podríóa monitorear, desde temas coyunturales, como las elecciones, o ejes permanentes de observacioó n, como la discriminacioó n en cualquiera de sus formas, la cultura de violencia, la calidad en los contenidos, etc. Para esta primera experiencia piloto, definimos que el eje temaó tico seraó n las elecciones generales, que entraban en la fase de segunda vuelta. Luego se organizoó el contenido observable en tres grandes campos: 1. Contenidos generados por cada medio: Analizamos la precisioó n y calidad en la fundamentacioó n de la informacioó n, la profundizacioó n en los temas, si es que presentan contexto y antecedentes, cuaó les son las caracteríósticas de la cobertura a los actores (frecuencia, mencioó n positiva o negativa), el uso del lenguaje: inclusivo o discriminador / tendencioso o que manipula opinioó n / si expresa opinioó n entre líóneas, si se 2


presenta transparentemente; o si hay fijaciones: noticias que ya pasaron su evolucioó n natural pero sigue siendo explotadas maó s allaó de criterios periodíósticos. 2. Redes Sociales: Monitoreo de contenido de las paó ginas de facebook y twitter de los medios, anaó lisis de los mecanismos de priorizacioó n de contenidos, las formas que encuentran los medios para darle relevancia a los temas: streaming, circulacioó n y rebote de visuales (fotos, videos, gifs, memes), entendiendo que suelen dirigirse a un puó blico especíófico, los joó venes. Seguimiento a la evolucioó n de las noticias a traveó s de los hashtags y trends generados desde los medios. 3. Interactividad entre el medio y su audiencia: Orientacioó n al puó blico relacionada con el tema de la nota; valorizacioó n de opinioó n del puó blico, desde la visibilizacioó n selectiva de las reacciones y comentarios de los internautas. Capacidad de reaccioó n al feedback de la audiencia: rectificaciones, correcciones (edicioó n o incorporacioó n de informacioó n, cambio en los posteos por autocensura, o posible cambio en la líónea editorial de la nota).

¡Manos a la obra! Para el anaó lisis cuantitativo se desarrollaron fichas de observacioó n y se establecieron las categoríóas de observacioó n. Se planteoó un calendario de entre 8 a 10 sesiones de trabajo, en las clases semanales, en donde se analizoó la informacioó n recabada durante la semana, y se discutioó los temas de actualidad mediaó tica. Ademaó s, cada alumno asumioó una arista del tema principal, para escribir un artíóculo interpretativo. Tambieó n se contoó con la asesoríóa de colaboradores externos, como los analistas Sandro Macassi, Santiago Pedraglio, Hernaó n Chaparro y la reportera web Jaisa Amaro, de La Repuó blica. Cada uno visitoó a los alumnos en las clases para darles mayores alcances de coó mo observar y analizar la cobertura mediaó tica. Luego de una semana de prueba de las fichas de observacioó n, se inicioó el trabajo cotidiano de monitoreo al mismo tiempo que empezaba la segunda vuelta electoral de las elecciones presidenciales peruanas. El ejercicio se cerroó al finalizar la campanñ a de los candidatos. Por otro lado, para el monitoreo de los programas de TV, se desarrollaron tambieó n protocolos de observacioó n que promovieran un anaó lisis cualitativo de esos contenidos. Cada semana, los alumnos llegaríóan a la clase con su libro de coó digos llenado, a compartir con sus companñ eros sus resultados. Tambieó n se desarrollaron artíóculos interpretativos que han contribuido al informe final que hoy presentamos. Mirando al futuro Este primer proceso nos ha dejado aprendizajes y lecciones para seguir mejorando y perfeccionando el observatorio estudiantil de medios de comunicacioó n. Se han planteado modificaciones a las herramientas de monitoreo para ser maó s precisos cada vez, se integraraó la praó ctica de observacioó n al silabus oficial de los cursos con los que se ha trabajado, y se disenñ araó un curso electivo para dedicarlo exclusivamente al observatorio. El siguiente paso seraó volcar todo este contenido generado a un blog, para que quede como material de consulta a futuro. El blog podraó convertirse poco a poco, no solo en la plataforma de publicacioó n de los resultados de cada periodo de observacioó n, sino en un referente de reflexioó n críótica sobre los contenidos mediaó ticos periodíósticos. 3


Pensando a mediano plazo se buscaraó generar alianzas con otras universidades y escuelas de comunicacioó n, para ampliar el espectro de medios y programacioó n observada. La intencioó n es involucrar asíó a una mayor diversidad de futuros comunicadores y periodistas en este interesante ejercicio formativo. La participacioó n de profesionales invitados y colaboradores externos fue muy positiva y enriquecedora, por lo que se seguiraó buscando contar con sus charlas en la clases, pero ademaó s se les convocaraó para que escriban sobre los distintos temas que se observaraó n, para publicarlos en el blog. Finalmente, es tambieó n una tarea pendiente el convocar a mesas de diaó logo entre los miembros del observatorio (y expertos invitados) y los medios observados, para lograr ser un puente, un canal para el diaó logo entre los medios de comunicacioó n y la sociedad civil. Para que los productores de contenidos puedan tener una retroalimentacioó n que vaya mucho maó s allaó de los íóndices de venta, lectoríóa o rating; esperando que sea tomada en cuenta, para mejorar de manera conjunta la calidad de los contenidos que estos emiten y que todos necesitamos para ser ciudadanos plenos en la sociedad del conocimiento y la informacioó n.

Pueblo Libre, 25 de agosto de 2016

4

Observatorio Universitario de Medios  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you