Issuu on Google+

Novena  a  María  Auxiliadora  2014    

Descansaremos en el paraíso… Don Bosco

Basílica  de  María  Auxiliadora  de  Lima,     Jueves,  22  de  Mayo  del  2014.     Estimados  hermanos,     Don  Bosco  nos  ha  dejado  dos  lemas:  uno  para  nuestra  mística  (Da  mihi  animas,  caetera   tolle)  y  otro  para  nuestra  ascesis  (trabajo  y  templanza).1     En  los  tiempos  de  nuestro  Fundador,  y  también  ahora,  una  de  las  acusaciones  (a  veces   disfrazado  de  broma)  que  esgrimía  contra  los  frailes  era  de  que  vivían  del  trabajo  de  los   demás.  Más  aún,  el  ideal  del  santo  clásico  de  ese  entonces  era  distribuir  el  día  en  tres   tiempos  iguales:  un  tercio  para  la  oración,  un  tercio  para  el  trabajo  y  un  tercio  para  el   reposo.2  Pero  Don  Bosco  no  compartía  ese  concepto,  por  el  contrario,  sentía  horror  a  que   sus  salesianos  sean  acusados  de  parásitos.  Por  eso  no  quiso  ni  para  él  ni  para  su   Congregación  ni  siquiera  el  lema  benedictino  de  trabajo  y  oración,  sino  el  de  trabajo  y   templanza.   El  espíritu  de  oración  debía  de  impregnar  toda  la  jornada,  pensaba  que  al  trabajo  había   que  darle  mucho  más  tiempo  en  el  día  y  debía  ser  hecho  con  responsable  intensidad.  Es   decir,  Don  Bosco  tenía  un  sentido  realista  de  la  caridad,  por  eso  enseñó  con  su  ejemplo  y   trabajó  sin  reservas…  murió  gastado,  consumido  por  su  trabajo,  cumplió  a  rajatabla  su   propio  lema  de  trabajo  y  templanza,  un   binomio  inseparable,  que  lo  acompañó   durante  toda  su  vida  y  que  defendió  y   tradujo  en  práctica  la  vitalidad  de  su  caridad   apostólica.  Lo  tenía  claro  y  lo  practicaba   visiblemente3,  por  eso  decía,   “descansaremos  en  el  paraíso”.     En  Don  Bosco  no  hubo  confusión  entre  el   trabajo  y  la  oración,  no  existió  dicotomía   alguna,  el  gran  amor  a  Dios  lo  hacía  amar  y   trabajar  incansablemente  por  los   necesitados.                                                                                                                                                         1

 SÁEZ  CRUZ,  JESÚS,  SDB.  Retiro  Espiritual  para  comunidades  salesianas  de  año  2013.  Madrid.    LENTI,  ARTHUR.  Don  Bosco:  historia  y  carisma  3,  pág.  686.  Madrid,  2012.   3  ÍDEM.   2


Novena  a  María  Auxiliadora  2014    

  “Cuando  acontezca  que  un  salesiano  sucumba  y  cese  de  vivir  trabajando  por  las  almas,   entonces  podréis  decir  que  nuestra  Congregación  ha  alcanzado  un  gran  triunfo,  y  sobre   ella  descenderán  abundantes  bendiciones  del  cielo”.  (MBe  XVII,  239)     Nos  hacemos  religiosos  “no  para  apegarnos  a  las  criaturas,  sino  para  practicar  la  caridad   hacia  el  prójimo,  movido  por  el  solo  amor  de  Dios;  no  para  vivir  una  existencia  cómoda,   sino  para  el  ser  pobres  con  Jesucristo,  padecer  con  él  sobre  la  tierra,  y  hacernos  dignos  de   su  gloria  en  el  cielo”  (MBe    17,17)  “Cuando  empiecen  en  nosotros  las  comodidades  y  el   bienestar,  nuestra  Sociedad  ha  terminado  su  curso”  (MBe10,  595,  nota  1).    

  El  espectáculo  de  los  confesionarios     Tengo  la  impresión  que  este  año  hay  más  gente  en  los  confesionarios,  no  solamente   porque  están  nuevos,  sino  porque  se  respira  un  ambiente  de  religiosidad  que  creo  es  fruto   de  la  unión  nosotros,  como  hermanos.       Doy  gracias  especiales  y  manifiesto  mi  admiración  y  respeto  al  P.  Juanito  Pun  y  al  P.  Lalo   Gonzáles,  quienes  a  pesar  de  sus  dolencias  físicas  y  cansancio,  están  todas  las  noches   desde  las  6  pm  hasta  las  9  pm  cumpliendo  con  el  ministerio  que  el  Señor  nos  otorgó  de   perdonar  los  pecados.  ¡Cómo  impresiona  ver  las  colas  de  personas  esperando  su  turno!   Verlos  me  quita  el  cansancio,  me  anima  a  trabajar  y  me  hacer  recordar  dónde   descansaremos:  en  el  paraíso.      

María  Auxilio  de  los  Cristianos,  ruega  por  nosotros.                 P.  Raúl  Acuña  Gallo,  SDB   Fundación  Don  Bosco  


Animación de la novena 2014 22 05 2014