Page 1

DEI VERBUM USA Febrero de 2014

DEI VERBUM MIAMI

En este boletín encontrarás mensajes que edifican tu vida y un informe de nuestras principales Actividades de nuestra organización.

Palabras que edifican Un mensaje para tu corazón La Eucaristía, corazón de la iniciación cristiana y fuente de la vida de la Iglesia. Lo que vemos cuando nos reunimos para celebrar la Misa, nos ayuda a introducirnos en el Misterio. En el centro encontramos el altar, una mesa preparada, que nos hace pensar en un banquete. Sobre la mesa hay una cruz para indicarnos que en ese altar se ofrece el sacrificio de Cristo: Él es el alimento que recibimos bajo las especies del pan y del vino. Y junto a la mesa, está el ambón, desde donde se proclama la Palabra de Dios, mediante la que el Señor nos habla. Así, la Eucaristía nos configura de modo único y profundo con Jesús, renovando nuestro corazón, nuestra existencia y nuestra relación con Él y con los hermanos, y nos hace pregustar la comunión con el Padre en el banquete del Reino de los cielos.

1

Palabra y Pan en la Misa se convierten en una única cosa, como en la Última Cena, cuando todas las palabras de Jesús, todos los signos que había hecho, se condensaron en el gesto de partir el pan y de ofrecer el cáliz, anticipo del sacrificio de la cruz, y en aquellas palabras: “Tomad, comed, este es mi cuerpo… Tomad bebed, esta es mi sangre”. El gesto de Jesús, cumplido en la Última Cena es el extremo agradecimiento al Padre por su amor, por su misericordia. “Agradecimiento” en griego se dice “eucaristía”. Es el supremo agradecimiento al Padre, que nos ha amado tanto que nos ha dado a su Hijo por amor. He aquí la razón de que el término “eucaristía”, resume todo el gesto, que es el gesto de Dios y del hombre unidos, gesto de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre. “Memorial” no significa solo el recuerdo

sino que quiere decir que cada vez que celebramos este Sacramento participamos en el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. La Eucaristía constituye la cima de la acción salvífica de Dios: el Señor Jesús, haciéndose pan partido por nosotros, vierte sobre nosotros toda su misericordia y su amor, para renovar nuestro corazón, nuestra existencia, y el modo de relacionarnos con Él y con los hermanos. Y por esto comúnmente, cuando nos acercamos a este Sacramento, se dice que “recibimos la Comunión”, “hacemos la Comunión”: esto significa que en la potencia del Espíritu Santo, la participación en la mesa eucarística nos conforma de un modo único y profundo a Cristo, haciéndonos pregustar ya la plena comunión con el Padre. Papa Francisco (Audiencia General- Plaza San Pedro-5 feb-2014)


Exortacion Apostolica

DEI VERBUM USA Febrero 2014

“Evangelii Gaudium”

La alegria del Evangelio El alma de la pasada exhortación del papa Francisco sobre la alegría del Evangelio me parece que radica en esta frase: “El Evangelio es el mensaje más hermoso que tiene este mundo” (núm. 277). Qué bien dicho: no se trata de tener la razón ni de “la religión verdadera” que está por encima de todo. Se trata de una oferta, de un anuncio que yo también considero el más hermoso que he recibido: la revelación del amor increíble de Dios a los hombres, visibilizado en el envío y la entrega de Su Hijo. De esa oferta increíble se sigue este párrafo central: “Cada persona humana es digna de nuestra entrega. No por su aspecto, sus capacidades… o las satisfacciones que nos brinde, sino porque es obra de Dios, criatura suya. Él la creó a su imagen y refleja algo de su gloria. Todo ser humano es reflejo de la ternura infinita del Señor y Él mismo habita en su vida…

Más allá de toda apariencia, cada uno es inmensamente sagrado y merece nuestro cariño y nuestra entrega. Por eso, si logro ayudar a una sola persona a vivir mejor, eso ya justifica la entrega de mi vida” (núm. 274, subrayado del original). He aquí el meollo del cristianismo. Y de este venero tan rico, brota un hilo conductor del texto que me parece estar en la igualdad entre todos los seres humanos y que Francisco prefiere expresar con la palabra “equidad”, la cual ayuda a percibir mejor cómo toda desigualdad, toda inequidad es una auténtica iniquidad. Curiosamente, y siguiendo la misma intuición que movió al Vaticano II (en la constitución sobre la Iglesia en el mundo), esto le lleva a la raíz última de casi todas las desigualdades, que está en el campo económico. Y le inspira algunas de las formulaciones más diáfanas y valiosas de todo el documento.

Por J.I. GONZÁLEZ FAUS Teólogo


DEI VERBUM USA Febrero 2014

Informe de actividades Dei Verbum Miami

3


Como

unirse

DEI VERBUM USA Febrero 2014

a la comunidad En Miami

Dei Verbum Miami

4

Boletin dei verbum usa febrero de 2014  

boletín mes de febrero- DVUSA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you