Page 22

transparencia A través de su aplicación es posible cambiar la imagen del aparato público ante los ciudadanos y de esa forma dejar de ser considerados como burocráticos, lentos y rígidos, pasando a estar más cerca de los ciudadanos, además de aumentar la eficacia, facilitando la agilidad y flexibilidad de la gestión y la racionalización de esfuerzos y recursos.

En México, para abordar esos problemas se creó el Sistema de Solicitudes de Información, una sofisticada herramienta electrónica a través de Internet. En 2007 se presentaron 4.864 recursos y en cinco años crecieron a 13.660. En Canadá, en tanto, se han detectado  problemas en el reclutamiento y permanencia de funcionarios capacitados en acceso a la información. Estas experiencias dejan en evidencia la necesidad transformar las dinámicas de un gobierno tradicional por los de un gobierno electrónico o gobierno 2.0. Gobierno electrónico y ciudadanía En Chile la puesta en marcha de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información -en solo ocho meses- no habría sido posible sin el desarrollo que en la actualidad tiene el gobierno electrónico, que ha incorporado nuevas tecnologías en la gestión del Estado, otorgando una mayor accesibilidad y rapidez a la información con un menor costo, con mayor seguridad y rigor informativo y, por sobre todo, ofrece la posibilidad de una mejor y más democrática atención a los ciudadanos. 20

m

a

2009 y

o

El desarrollo del Gobierno Electrónico constituye un desafío permanente para la administración del Estado y brinda la oportunidad de pasar de un modelo de  gobierno vertical a uno horizontal. “Sin embargo, esto requiere de la alineación de los objetivos técnicos y políticos para diseñar los objetivos, hacer más expeditos los procesos de toma de decisiones y hacer efectivos los mecanismos de accountability” (web “Política y Medios 2.0”). Teniendo en cuenta el gran salto dado por Chile en materia de probidad y transparencia, será esencial entender que este es el comienzo de un proceso, en donde se requiere un fuerte compromiso de todos los funcionarios públicos y, además, una fuerte campaña de información para que los ciudadanos sean rigurosos en la comprensión y en la utilización de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública. Será también responsabilidad del Estado destrabar y facilitar el acceso expedito a los procedimientos y acciones que puede tomar la ciudadanía para seguir avanzando en uno de los valores más típicamente modernos y democráticos, a saber, la transparencia. El verdadero sentido de esta normativa se obtendrá cuando el derecho a la información se convierta en un elemento cotidiano en la vida de las personas y contribuya a mejorar sus condiciones de vida.

El Desafío a las Elites  
El Desafío a las Elites  

Revista mensual de análisis sociopolítico de la realidad nacional e internacional.

Advertisement