Page 55

A la derecha del camino, el pueblo se apiñaba al abrigaño de la roca, entre la fronda de las hayas, emergiendo del sotobosque de zarzamoras, hierbabuena y ortigas. La vaguada se remataba allí, en una abrupta escarpadura cuyas crestas hendían el cielo anubarrado y, en torno a las cuales, revoloteaban las chovas, graznando destempladamente”.

Miguel Delibes El disputado voto del señor Cayo

Lucía Gómez Serra 55

El viaje del agua  
El viaje del agua  
Advertisement