Memoria 2016 (castellano)

Page 6

Cartas

E

l sentido de anticipación fue la pieza clave de la acción social verdaderamente transformadora, que empezó a principios de este siglo, y que se entiende como la capacidad para detectar las necesidades emergentes y dar, en cada momento, la respuesta más adecuada y eficaz. Esta fue precisamente nuestra motivación fundamental a la hora de emprender lo que se conoce como giro social de ”la Caixa”. Y con esta misma premisa abría sus puertas, en mayo de 2013, la Fundación de la Esperanza, focalizada en la lucha contra la exclusión. Las páginas que siguen resumen la tarea ingente de este período, poniendo énfasis en los hitos logrados durante el 2016. Puede parecer un período corto de tiempo, pero en una entidad de esta naturaleza, siempre atenta a su entorno, cada hora y cada día cuentan. En este caso concreto hablamos de acción social directa y de compromiso, también directo, concreto y personal, que están dirigidos a las personas más vulnerables. Personas reales de hoy, con nombres y apellidos y con nuevas caras que, cada una con su historia detrás, arrastra las pobrezas específicas de este principio del siglo XXI. En la Fundación nos acercamos, las escuchamos, entramos en cada una de estas historias personales únicas, intransferibles y preciosas, como cada vida, y buscamos la manera más eficaz de ayudar

4 Bienvenidos a la Esperanza. Memoria 2016

y los recursos con los que hemos de contribuir. Y, todo esto, con una mirada más amplia, puesta en una continua transformación y mejora de la sociedad. El equipo de la Fundación está formado por un grupo ilusionado y cohesionado de personas. Un grupo de profesionales innovador, con iniciativa y acogedor, que está atento, siempre, a detectar si hay que actuar directamente o bien estudiar las oportunidades de sumar esfuerzos con otras organizaciones, movidas por el mismo afán. Y así hacer posible sumar para poder multiplicar. De hecho, este trabajo en red es otra característica de la Esperanza, que engrandece todavía más su acción. Me refiero a la amplitud de miras y la generosidad a la hora de compartir conocimiento y buenas prácticas con entidades afines, impulsando alianzas, con el objetivo último de ayudar a las personas que lo necesitan cada día más. Trabajar en red supone trabajar con inteligencia. La Fundación y la Casa de Recés, tal como las vemos ahora, son muy jóvenes, como muchas de las personas a las que acogen. Pero hay que recordar que detrás tienen un largo camino recorrido, en el que confluyen fuertes sensibilidades, sin las que no habríamos llegado a la realidad actual, como entidad y como conjunto social. Un camino que entronca directamente con los orígenes de ”la Caixa”.