Page 1


NUESTRA IDENTIDAD Hemos recogido en este documento, los criterios y posiciones que hoy hacen parte de lo que identifica a nuestro Modep como proyecto político y que hace parte de nuestra manera de pensar, actuar y sentir durante estos doce años de existencia. Al dejar sentados estos once puntos de nuestra identidad, serán el soporte para avanzar de manera colectiva en nuevos acuerdos y fortalecer y aplicar cotidianamente los construidos.

de la población y somos hoy orgullosamente descendientes de los que luchan contra el imperialismo, el fascismo, por un gobierno democrático, patriótico y antiimperialista, y por el socialismo. En nuestro seno mantenemos las luchas: Programática y la necesidad del poder para el pueblo de las décadas de 1960 y 1970; por la consecución de reformas y alternativas para la solución de los problemas inmediatos de las masas y la construcción de alianzas políticas del pueblo para la lucha regional y nacional de los 80; la emancipación de la mujer, contra la violencia de género, así como el reconocimiento de los pueblos por la diversidad pluriénica y pluricultural de los 90; por ser opción y alternativa de poder para el pueblo dentro de la corriente latinoamericana y mundial de inicios del siglo XXI.

 1. Somos parte del movimiento democrático y revolucionario colo mbiano, asumimos las banderas y las experiencias de nuestros antecesores, como parte de ellas. Nos consideramos parte integrante del movimiento democrático y revolucionario colombiano, retomamos las banderas y experiencias históricas de la lucha, y consideramos como aliadas en nuestros propósitos a las organizaciones populares, sociales y políticas que resisten la dominación del régimen y proponen su transformación.

 2. Nos consideramos parte de los pueblos del mundo que luchan contra el capitalismo, imperialismo, el neoliberalismo y la opresión nacional, patriarcal, de género y de clase.

Hacemos parte de la nueva generación de las organizaciones políticas y sociales de principios del siglo XXI, tenemos nuestras sus raíces en la década de 1990, surgimos como tendencia política de varios sectores

Nuestra lucha aporta al torrente de la resistencia y la revolución, que se expresa en tantos idiomas y múltiples formas de resistencia como culturas y sociedades hay en el mundo. La coordinación y 2


que: “O la revolución destruye

cooperación práctica potencia este torrente. Somos internacionalistas y afirmamos que: los países quieren la independencia, las naciones, la soberanía y los pueblos, la revolución.

el imperialismo O el imperialismo destruye las fuentes de vida”.

Un aspecto que refleja lo caduco del sistema capitalista imperialista es la alta vulnerabilidad de las sociedades a las amenazas naturales como los sismos, tornados, ciclones, huracanes y a la generación de nuevas amenazas de origen humano, como los derrames de crudos, la contaminación del suelo, el agua y el aire.

El imperialismo profundiza la explotación de unas naciones sobre otras y la opresión de los pueblos, fortalece las clases dominantes que los apoyan, intensifica la discriminación social, de género, raza e ideología, rompe la relación hombre-naturaleza, concentra la riqueza y los medios de vida en grandes monopolios. Los desastres son el resultado del anárquico crecimiento de la producción capitalisLos países imperialistas se unen para pre- ta imperialista, de su voracidad y avaricia, servar su sistema, condenan y persiguen a que lleva a la ocupación de áreas no aplos grupos, pueblos y países que se rebe- tas, a la destrucción de agua y suelo en la lan de manera revolucionaria e incluso de extracción de recursos minero energético, aquellos que pretenden solo reformar el y demás prácticas que solo consultan el rol asignado por el sistema, tildan a sus bolsillo de los grandes monopolios. opositores como “terroristas”, promueven o utilizan a su favor las contradicciones El imperialismo requiere del control de internas de los regímenes que se vuelven recursos naturales y de mano de obra incómodos para la acumulación capitalis- barata para reproducirse, eso lo obliga a ta, cuando no logran controlar los levanta- agredir y subordinar a los pueblos donde mientos populares intervienen militar- la riqueza del suelo, subsuelo, agua, aire y mente para sofocar al pueblo e implantar fuerzas productivas puedan brindarle las nuevos regímenes a su favor. condiciones de competencia y mayor ganancia. Por tal razón, promovemos y divulgamos la lucha, la solidaridad y la unión de los Defender la tierra, el territorio y la Soberapueblos, las naciones y países, para que el nía para la conservación de la vida, la sesistema imperialista con su puñado de guridad alimentaria, la adecuada y pertidirigentes y monopolios sea barrido y nente explotación de recursos naturales, sepultado, y la vida en todas sus formas la ordenación del territorio para sus popueda continuar bladores y no para un puñado de empresas que usando su alianza con el Estado  3. Para nosotros la lu- genera destrucción y desequilibrios, es un cha por la Tierra, el Territorio punto esencial de nuestra identidad.

y la Soberanía son la expresión práctica de la aplicación de

3


Promovemos la lucha por la autonomía y autodeterminación para que los diferentes sectores del pueblo construyan sus formas de vida material. Nuestra lucha es por una relación armónica entre los seres humanos y el medio ambiente rescatando saberes ancestrales y creando nuevos conocimientos que propicien por mantener este equilibrio, de forma que se plasmen los principios de transformación y reutilización de la materia, se respeten las fuentes de agua y se utilice sólo lo necesario para el desarrollo de la humanidad presente y se garantice lo suficiente para las siguientes generaciones.

va una relación adecuada entre la naturaleza y los seres humanos; donde el individuo se pueda realizar en consonancia con los intereses de la comunidad; en la que el conocimiento, la diversidad cultural y científica pueda ser apropiada por todos; en donde el desarrollo social, económico y político se fundamente en diversas formas asociativas basadas en la solidaridad, la cooperación y la sana competencia; en la que se supere las diferencias entre el campo y la ciudad, el trabajo manual e intelectual y entre el hombre y la mujer.

 4. Promovemos en el seno del movimiento democrático y revolucionario, que la Otra Colombia Posible sea la Colombia Socialista.

Nosotros apoyamos este anhelo, que para nosotros se acerca a lo que entendemos por socialismo, que no es solo un deseo sino una necesidad para los pueblos. Por que un mundo convulsionado y hastiado de tanta injusticia, reclama y exige un cambio radical en las relaciones sociales entre los hombres en la producción, la propiedad y la distribución, so pena de la destrucción entre los seres humanos en la producción, la propiedad y la distribución, so pena de la destrucción de los seres humanos y de todas las formas de vida.

Compartimos el anhelo de muchas generaciones colombianas, de que nuestra nación se levante en pie de igualdad y se reclame soberana, libre, digna y orgullosa de sí misma. Y esto será realidad cuando la imposición de otras naciones, que aliados con unos pocos colombianos, sea asunto del pasado y cese el saqueo de nuestros recursos, la opresión política y el sometimiento de nuestra soberanía. 

5. Luchamos por la democracia para el pueblo, que Y ese país, la Otra Colombia, ha sido penabarca desde la lucha por las sando desde las más diversas corrientes libertades políticas, los derede ideas y pensamientos, siendo lo común chos sociales, económicos, culentre todos estos anhelos: turales y ambientales y el derecho a decidir sobre su desUn país, donde se ejerza una demotino cracia que avance en la construcción de una base económica centrada en el bienestar común; promue-

La lucha de pueblo por democracia ante el actual régimen burgués capitalista neoli4


beral se centra en la resistencia contra las políticas opresoras, preparar una propuesta popular al capitalismo, para abrirle paso a la lucha por el poder, el gobierno democrático popular y el socialismo.

Aún más planteamos que el poder para el pueblo, debe ser conquistado para lograr avanzar en su camino. Y decimos, que no basta con que el pueblo luche y conquiste el poder sino que debe mantenerlo para transformar los males que aquejan la nación, esa es la razón de su lucha. Por ello decimos que nuestra consigna que traza nuestro camino es el “Poder, la democracia popular y el socialismo”.

Fortalecer las organizaciones populares y democráticas revolucionarias es una tarea principal en este periodo de lucha, para que la organización, la educación política y la lucha de clases restablezcan la confianza y capacidad del pueblo colombiano en construir su destino. Transitar del sentimiento de frustración paralizante ante las injusticias a la confianza de que la organización y las metas comunes son más fuertes que la astucia, la represión y la manipulación de los que detentan el poder.

En tal sentido, decimos que utilizaremos los espacios del estado y el gobierno para plantear propuestas a favor del pueblo y denunciar aquellas que le perjudican. También utilizamos la calle, los espacios culturales y sociales creados por el pueblo para educar y educarnos, organizar y organizarnos y defender lo que se nos arrebata Defendemos el dey arrebatar lo que fue quitado y usurpado.

 6. recho de nuestro pueblo a rebelarse y decimos que este se concreta en la lucha: Por Poder, la Democracia Popular y el Socialismo.

No le pedimos permiso al régimen para actuar, no nos disculpamos por querer luchar… pero comprendemos la necesidad de emplear todas las formas de expresión, de organización y de lucha. El parlamento, los estrados judiciales, las leyes, los espacios institucionales a todo nivel se cierran, no permiten nuestra participación y hacen oídos sordos a nuestros derechos, y si la lucha en la calle y la resistencia de masas es enfrentada con la fuerza de las balas y la cárcel, defenderemos nuestros derechos a través de la organización y movilización por la defensa de la vida y la continuidad de nuestro proyecto político, y la conquista del poder, ejerciendo el derecho a rebelarnos.

Somos conscientes que luchar por la democracia para el pueblo y alcanzar la República Democrática Popular y la Colombia Socialista, es la expresión del gran derecho de los pueblos a rebelarse contra los detentores del poder actual.

Nos atrevemos a rebelarnos ante el tipo de sociedad existente, luchando por avanzar hacia la construcción de la República Democrático Popular y el Socialismo y, en consecuencia, en el ejercicio de su derecho a la rebelión, como defensa de la vida y garantía de continuidad de su proyecto 7. Luchamos porque la emancipatorio, para enfrentar la domina-  ción y la represión implementada por las defensa y consecución de los clases dominantes. derechos y aspiraciones del 5


pueblo colombiano se basen en la independencia y autonomía hacia los opresores, y aporten al avance de la Otra Colombia: La Colombia Socialista.

una sociedad diferente. Nuestra fuerza como pueblo es el reconocernos para andar juntos, construir una identidad como pueblo, entender nuestras formas de pensar, sentir y actuar, para encontrar caminos conjuntos y que el proceso de transformación exprese nuestra identidad como colombianos, promueva lo que nos impulsa al cambio y deseche lo que nos impide ata al pasado.

Consideramos que sin una división clara entre el campo del pueblo y de sus enemigos, no es posible alcanzar la democracia para el pueblo y con mayor razón el gobierno democrático popular y el socialismo. La aplicación concreta y flexible de nuestras ideas y políticas en los diferentes aspectos de debate, confrontación y acuerdos, va hasta que estas no distorsionen esta identidad en nuestras acciones futuras.

Requerimos transformar los aspectos de nuestra identidad construida en el proceso de la historia de opresión nacional e imperialista que fortalecen la visión del oprimido y colonizado. Tantos años de opresión y resistencia ha mellado nuestra voluntad para construirnos como país, El fascismo enquistado en las estructuras como nación, como pueblo soberano. de poder, en el modo de pensar del coPor eso necesitamos que en el seno de lombiano y en la cultura es un obstáculo nuestras expresiones organizativas erradipara la lucha por la democracia para el car las herencias que no permiten avanpueblo ya que dificulta la organización, zar en la construcción de una sociedad señala la lucha por una nueva sociedad diferente como: el arribismo, el caudilliscomo “terrorismo”, promueve el enfrentamo, el oportunismo. Retomar las mejores miento entre el pueblo, validando solo las tradiciones populares, basados en la idea organizaciones tuteladas y controladas por de que “ser revolucionario es servir al el régimen o a su servicio. pueblo.

La lucha contra el fascismo no puede llevar al pueblo a su cooptación política por los eficientistas y pragmáticos gran burgueses – tercera vía- , es decir dejar y/o restringir el alcance de sus pequeñas y grandes luchas para apoyar al mal menor entre las clases dominantes.

Trabajar por superar en el pueblo y sus organizaciones, la mentalidad del colonizado, el autoritarismo, el hegemonismo y el patriarcalismo, para que el pueblo colombiano se levante en pie de lucha no solo para reclamar sino para tomar su destino. Fortalecer la confianza de que el pueblo unido es capaz de derrocar gobiernos, de construir alternativas en beneficio del colectivo, de escucharse y hacerse escuchar, de abrir caminos a una nueva Colombia.

 8. Consideramos que sin la participación de amplios sectores del pueblo en los procesos de transformación no es posible avanzar en la lucha por 6


 9. Afirmamos que un aspecto central en la lucha por la transformación de la sociedad es bregar cotidianamente contra el patriarcalismo, las diferentes formas de opresión de la mujer y de género.

crucial entre el pensar y actuar, y una revolución profunda de nuestras ideas sobre cómo nos concebimos todas y todos, y que tanto estamos dispuestos a transformar y a transformarnos. Reconocer que la libertad de orientación sexual hace parte de la construcción de una sociedad democrática y revolucionaria, y que cualquier tipo de discriminación por sexo u orientación sexual o de género, reivindicando el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos sin restringir o coartar el derecho de los otros.

La opresión de la mujer, antecede a la existencia de las clases, hace parte de una estructura social y económica que ha generado una sociedad patriarcal de larga duración, opresión que contribuye a la dominación de la nación, de las clases opresoras y de los mismos hombres, produciendo relaciones laborales, políticas, familiares, sexuales y afectivas opresoras y alienadas, que son naturalizadas en los espacios públicos, privados o domésticos. Para la mujer es una doble explotación en la producción y reproducción de la vida inmediata, en donde vive y actúa.

 10. Reconocemos la diversidad étnica y cultural del pueblo colombiano y nos oponemos a la discriminación racial, cultural y regional. La diversidad cultural, racial y regional es parte del proceso de formación del pueblo y la nación colombiana. Ha estado ligado a los procesos de resistencia y sometimiento a las pueblos originarios, a un amplio proceso de mestizaje, a la utilización de mano de obra esclava en las grandes plantaciones y la minería; el coraje del pueblo colombiano, su resistencia y creatividad han sido ejemplo en la lucha por la subsistencia y la intención de mantener viva su tradición combativa.

La lucha contra la opresión de la mujer y de género debe ser parte de la vida practica de las organizaciones sociales y políticas, y del pueblo en general. Para ello es importante comprender cómo se configura la masculinidad patriarcal y la estructura de privilegios de género que portan los hombres en la sociedad de clases y que en muchas ocasiones es llevada acríticamenLa variedad de paisajes, climas y procesos te a la cotidianidad política de las relaciode construcción histórica han dado lugar a nes sociales, en general y entre compañeuna gran variedad de relaciones sociales, ros y compañeras del proyecto político. económicas, culturales y política que han Asumir una nueva construcción social de construido identidades regionales. las relaciones afectivas entre los seres humanos para desnaturalizar la masculinidad y feminidad patriarcal en la sociedad y en especial en las organizaciones políticas democráticas y revolucionarias, hace parte del proyecto político; es un asunto

Sin embargo, esta característica del pueblo colombiano, multiétnico y pluricultural, construida sobre relaciones de poder discriminatorias ha permanecido en la sociedad y debe ser transformada pues constituye la opresión de raza y culturas, 7


imponiéndose como criterio discriminatorio y de presión sobre ciertos sectores y regiones en el país. El proceso de transformación en Colombia debe superar todas las relaciones de opresión contra los pueblos originarios y afrodescendientes, las formas de discriminación geográfica, cultural, social y económica y las ideas que menosprecian su papel y el aporte para la construcción de la nación colombiana. Reconociendo, defendiendo y promoviendo su aporte a la cultura, al conocimiento y su cosmovisión del mundo.

relaciones económicas y políticas que mantiene atado al pueblo, y que justifican su lugar en la sociedad, es una expresión de Servir al Pueblo, no solo en la denuncia con las clases dominantes sino en nuestros propios comportamientos y opiniones.

 12. Estamos convencidos de que en todas nuestras acciones debemos “buscar la verdad en los hechos” y la “coherencia entre nuestro pensar, sentir y actuar”.

 11. Asumimos que nuestra práctica social debe estar al servicio del pueblo y no de intereses egoístas de grupo o individuales.

No buscamos que la vida se acomode a nuestros deseos, sino que nuestros planteamientos reflejen la realidad y la transformen. Consideramos que son los hechos los que nos permiten evaluar el carácter y Los colombianos que pertenecemos al el móvil de las personas, grupos y clases, Modep, asumimos como criterio de nues- es allí donde se demuestra la coherencia tra práctica política y comportamiento con lo que se dice de sí mismo. personal cotidiano, “servir al pueblo”, con este punto de vista abordamos los diferen- Cuando hacemos análisis de los diferentes tes aspectos de nuestra vida política, so- aspectos de la sociedad, del pensamiento cial, académica, económica, investigativa y y de la naturaleza, los miramos en primera instancia en los hechos observables y personal. tangibles, evaluamos su naturaleza, definiPartimos de la visión de que es necesario mos que es lo que lo hace diferente de los organizar la fuerza desorganizada del pue- demás hechos o fenómenos, como se blo, para que él logre liberarse de sus ca- relaciona con otros, en que circunstancia denas y no continúe como excluido sobre se producen, buscamos cuales son los la tierra. Como parte del pueblo, no pre- principales aspectos que le dan sus caractendemos solucionar todos sus proble- terísticas y como pueden evolucionar. Es mas, sino que aportamos en la organiza- a lo que llamamos la verdad en los heción, educación y movilización del pueblo chos, porque cada fenómeno social o de la por nuestro derecho a vivir dignamente y naturaleza representa una verdad que por el derecho de construir otra sociedad. requiere ser analizada desde su movimiento (dialéctica) y desde su expresión Combatir la indiferencia y la negligencia (materialista). Esta posición no riñe con la frente a las ideas, normas, costumbres, universalidad en las diferentes expresiones científicas, artísticas y religiosas. 8


Pero esta necesidad, de conocer o acercarnos a la realidad de la sociedad, el pensamiento y la naturaleza, la hacemos desde la perspectiva de conocer para transformar, no basta quedarnos en la denuncia, consideramos que es necesario que este conocimiento (independientemente del nivel y grado) guíe nuestro actuar.

zar acciones que lleven a trasformar, no sabríamos si nuestro pensamiento es objetivo, pero aún más no llevaría a un cambio real.

Partimos de interpretar y analizar los fenómenos para volver a estos de manera activa incidir y nuevamente analizar los resultados, ajustar – corregir, paso a paso Sin este ejercicio cotidiano de entender para encontrar la verdad en los hechos y a pequeños y grandes fenómenos individua- la coherencia entre nuestro pensar, sentir les y colectivos, y el esforzarnos en real- y actuar.

LUCHA POR LA DEMOCRACIA PARA EL PUEBLO Y LA VIGENCIA DEL SOCIALISMO

El programa que el MODEP le presenta al pueblo y a las organizaciones democráticas y revolucionarias colombianas para este periodo, lo denominamos “Programa de Lucha por la Democracia para el Pueblo y la Vigencia del Socialismo”, hace parte y sirve a la acumulación de fuerzas para una lucha mayor: la conquista del poder y la Democracia Popular hacia el socialismo. Esto hace parte de la experiencia y práctica histórica de los demócratas, socialistas, comunistas y revolucionarios, que durante el siglo XX han bregado por la transformación profunda de la sociedad colombina.

dejado una sociedad y estado fascistizados, un modelo neoliberal extractivista y el proyecto de convertir a Colombia en plataforma de inversión imperialista. Por eso, el programa debe dotar a los obreros, semiproletarios, campesinos pobres y medios y pequeña burguesía urbana y rural, para dar luchas por libertades y derechos, por la democracia popular y por mantener la vigencia del socialismo, buscando unidad en estas tres tareas para el actual periodo. En este nuevo periodo, en el que las clases dominantes tienen unidad y lucha en convertir a Colombia en una plataforma de inversión imperialista, están reorganizando el territorio en función de los proyectos extractivistas minero energéticos, lo que ha conllevado despojo de los derechos fundamentales del pueblo colom-

No obstante, la reconstrucción de las fuerzas populares y el alcance de sus luchas, se da en un contexto en que las fuerzas populares debemos avanzar, superar el repliegue y la iniciativa contrarrevolucionaria de las clases dominantes, que han 9


biano como son los recursos naturales, las fuentes de vida, la movilidad y las condiciones básicas como ciudadanos (salud, educación, vivienda) que llama a la lucha por la soberanía, la libertad y los derechos democráticos. En un contexto político donde el régimen requiere modernizar la sociedad colombiana, integrarla y colocar a su favor los conflictos generados por el régimen fascista y sus antecesores, mostrándose de manera engañosa como la vanguardia por la restitución de las tierras y la defensa de los derechos fundamentales. En este periodo las clases dominantes aspiran a que no se levante en el país un movimiento popular que vuelva a cuestionar sus privilegios, dejando algunos espacios para ejercer un tipo de oposición, en el marco de la institucionalidad burguesa, mientras se condena a quienes enarbolen el derecho a tomar el destino en sus propias manos, como enemigos de la democracia y la paz, terroristas y apátridas. Para enfrentar estos retos, el MODEP requiere impulsar en alianza con otros sectores políticos, sociales y gremiales la corriente democrático popular, con la que potenciemos la acumulación y preparación de las fuerzas que logren cambiar las condiciones políticas e ideológicas en las que el pueblo colombiano pueda asumir con mejores posibilidades la lucha por el Poder y la democracia popular hacia el Socialismo.

tivo es fortalecer la perspectiva de las fuerzas políticas y sociales de la transformación social, luchando por objetivos que defiendan la vida del pueblo, sus derechos democráticos y la soberanía de la nación, de tal manera que en ese proceso estemos en condiciones de avanzar hacia metas de más largo aliento.

I. VIDA DIGNA PARA EL PUEBLO COLOMBIANO Cuando hablamos de vida digna para el pueblo queremos que se entienda que hablamos de garantizar la satisfacción de las necesidades fundamentales para el ejercicio de una vida individual y colectiva, es decir: vivienda, alimentación, vestido, salud, trabajo, educación, recreación, cultura, servicios públicos domiciliarios, ambiente sano y convivencia social, dignos, disponibles, accesibles, que reduzcan la segregación, desigualdad, precariedad, que hacen que la vida de la gente no sea digna. Vivienda Digna

Según las cifras de población, en Colombia hay 10 millones de familias con un promedio de cuatro integrantes, lo que implica la necesidad de un número similar de unidades de vivienda. Pero desde que en Colombia son los monopolios inmobiliarios los que determinan y se benefician de la renta de la tierra urbana, los sectores populares se enfrentan a la segregación espacial, económica y ambiental, puesto que están condenados a vivir en zonas NUESTRO PROGRAurbanas de difícil acceso, lejanas de sus MA DE LUCHA centros de educación y trabajo, y más Para este periodo de lucha, el Movimiento expuestas a las condiciones de vulnerabilipor la Defensa de los Derechos del Pueblo dad, llevando a la ocupación de zonas propone el siguiente programa, cuyo obje- urbanas y rurales en condición de riesgo 10


por remoción en masa, inundación o fallas estructurales exponiendo sus vidas y bienes; las mejores tierras urbanas, las más costosas, quedan acaparadas para las clases sociales con mejores ingresos. Así que no solo se trata de acceder a una unidad de vivienda económica, sino tener garantías ambientales, espaciales y de materiales de construcción. Ante esta situación, el MODEP propone que la vivienda digna urbana y rural sea un derecho del pueblo y tenga prioridad en los planes de ordenamiento territorial, orientados a suprimir la segregación espacial, la injusticia ambiental y el déficit habitacional. Para esto se debe restringir la tenencia de la tierra urbana y rural para garantizar la regulación de su valor, siendo un derecho del pueblo acceder a predios que garanticen el acceso a la ciudad (servicios públicos, equipamientos, infraestructura vial, así como los servicios sociales, entre otros). No debe ser el mercado inmobiliario el que controle la política de vivienda, sino los planes estatales con participación comunitaria, quienes a partir de un Banco de Tierras para Vivienda, diseñen los mecanismos de acceso a este derecho. Este banco de tierras para vivienda, tendrá la potestad de expropiar las tierras ociosas y las propiedades de corruptos, mafiosos, empresarios y terratenientes que hayan participado en contra del pueblo. Alimentación para el pueblo Seguridad alimentaria garantizar el acceso a la canasta básica con un mínimo de consumo que garantice unas condiciones nutricionales y de calidad en los alimentos. Soberanía alimentaria como la posibi-

lidad de decidir qué se produce y cómo se produce y diversidad alimentaria propendiendo por garantizar el acceso a los productos autóctonos, garantizando romper la homogenización de oferta de productos de las grandes superficies. Salud digna En nuestro país el haber convertido la salud en una mercancía ha estratificado el acceso a la salud, acorde a la capacidad de ingreso, debilitando el sector público estatal y precarizando los servicios de salud (hospitales, clínicas, sistemas de prevención). Además el desmonte y debilitamiento del sector público de la salud ha generado el regreso de enfermedades y pandemias que habían sido erradicadas. Ante esta deplorable situación el Modep propone construir un sistema nacional de salud garante de este derecho del pueblo, que tenga como eje el fortalecimiento del sector público estatal, una elevación significativa del presupuesto, una mejora sustantiva en la profesionalización de enfermeras y enfermeros, médicos y especialistas. Es necesario que el Estado, con participación popular, intervenga en este sector y regule el funcionamiento de los intermediarios, de tal manera que la mayoría de hombres y mujeres del pueblo cuenten con una entidad de salud popular de alta calidad y solo existan EPS y ARL para quienes quieran pagar por estos servicios. Simultáneamente es importante apoyar la lucha nacional contra la intermediación, el aseguramiento y la integración vertical, que debilitan el carácter público y limitan el financiamiento estatal del sistema.

11


La salud para el pueblo debe garantizar que se trabaje sobre los determinantes sociales, ambientales y económicos vinculados a la enfermedad, trabajar sobre la salud preventiva y garantizar un tratamiento de calidad sobre la enfermedad, con acceso a los desarrollos tecnológicos y científicos de punta (equipos, medicamentos, actualización en procedimientos). Salud integral que reconozca el desarrollo holístico del cuerpo, la mente, la salud física y la salud mental y emocional, dialogo de saberes con nuestros saberes ancestrales, defensa de nuestras semillas y propiedades curativas de nuestras plantas. Educación para el pueblo El Estado busca instrumentalizar la educación, centrándola en el cumplimiento a estándares internacionales y competencias ciudadanas para garantizar estudiantes funcionales al modelo económico, restándole el carácter de formación crítica y transformadora. La educación, a nivel preescolar, básica y media, centra sus principales problemas en las condiciones de permanencia, caracterizadas por el hacinamiento y los bajos niveles de logro y poca satisfacción con el acceso a la ciencia, la cultura, el deporte, para formar sujetos cultos, conscientes y sanos. Mientras que en la educación superior, se mantienen problemas de acceso, permanencia y la concentración de la oferta en las principales zonas urbanas, también el problema de la calidad teniendo en cuenta la restricción de la autonomía universitaria, buscando quitar el carácter a la universidad de centro de debate y lucha de ideas que impiden que la ciencia, la tecnología y las distintas corrientes y disciplinas

se desarrollen en función de crear, transformar, cuestionar y construir nuevas ideas en pos de la transformación de la sociedad, las fuerzas productivas y los medios de producción. El MODEP, por consiguiente, plantea la educación como un derecho fundamental y como bien común con acceso al conocimiento universal, cuyo eje es el fortalecimiento del sector público estatal en lo financiero, mientras es la comunidad educativa dirige lo académico y lo administrativo, para retirar del sistema las lógicas empresariales neoliberales y garantizar que sea la función docente, pedagógica, la investigación y la proyección social la que determine los enfoques administrativos y pedagógicos con que se orienten los diferentes componentes del sistema, el que además debe desconcentrarse en el nivel de educación superior, y llegar a las regiones en las que hoy no existen oportunidades y condiciones. Trabajo digno La imposición del neoliberalismo ha significado para los trabajadores y trabajadoras la pérdida de derechos y libertades y el empeoramiento de las condiciones laborales. Restricción de las libertades sindicales de asociación, negociación colectiva y huelga de una parte, y flexibilización laboral, mayor control en los puestos de trabajo y endurecimiento de la supervisión empresarial, por otra parte. Sumado a esto, las diferencias de género en el ámbito salarial y laboral, que pone en desventaja a la mujer. Todo esto convierte el trabajo en una condición muy dura para el trabajador y en una oportunidad de maximizar las ganancias para los patrones.

12


Esto a su vez con la complicidad del Esta- libre y con personal que oriente las posibido que tiene como objetivo atraer y pro- lidades y aprovechamiento. teger las ganancias de los inversionistas. Las prácticas deportivas y de la educación La propuesta que el MODEP le hace al física son un elemento de bienestar y pueblo en materia de derecho al trabajo, salud deben ser una preocupación del gira en torno a cuatro aspectos: universa- Estado y la sociedad, por lo tanto, la prolización de los derechos sindicales moción masiva de la formación deportiva (asociación, negociación y huelga, inclui- y su práctica, para todos las personas, son da la protección de la vida de las personas un derecho del pueblo, cuyo núcleo es la sindicalizadas); alza general de salarios escuela pública y relacionado con la proque garanticen a cada persona empleada moción de la salud. Los clubes privados de la autonomía económica y las condiciones promoción del deporte se deben transforpara participar políticamente con inde- mar en asociaciones comunitarias con pendencia, y la democratización de las financiamiento social y estatal que los relaciones laborales para que el despotis- promueven. mo burgués que las rige, sea reemplazado Derechos ambientales para el pueblo por el aumento de la autorregulación y el autocontrol de trabajadores y superviso- El modelo económico neoliberal y el cares, y equidad de género que mejore las rácter extractivista que tiene la economía condiciones salariales, laborales y de reco- colombiana, están poniendo en riesgo las nocimiento y promoción laboral de las condiciones ambientales del país, las mujeres fuentes de la vida están en riesgo. En las Recreación para la vida del pueblo Las condiciones socio económicas del pueblo y las políticas estatales que privilegian la ganancia de los capitalistas, restringen y reducen el disfrute de los espacios de recreación y los mercantilizan. La recreación, el tiempo de ocio creativo, el deporte, son parte esencial de la buena vida para las personas en todas sus etapas. El MODEP considera que debe ser una preocupación del Estado y la sociedad brindar condiciones, escenarios, recursos financieros y personal idóneo para generalizar y universalizar el derecho a la recreación y cultura, con espacios adecuados cerca a los lugares de vivienda, en los lugares de trabajo y educación, de acceso

ciudades la privatización de los servicios ambientales y el poco apoyo que reciben, afectan los entornos de vida de las personas, los animales y las especies vegetales. De ahí que sea prioritario la lucha por la defensa de los ecosistemas, de los que hace parte también el ser humano, y de políticas e instituciones públicas con capacidad, autoridad y recursos para implementar el cuidado de los entornos naturales y sociales, de tal manera que se reduzcan los impactos negativos sobre las fuentes de vida, se disminuya la producción de desechos, se generalice la conciencia ambiental y el cuidado de las especies vegetales y animales, como habitantes del planeta junto a los humanos. Servicios públicos dignos

13


Los servicios públicos domiciliarios (agua, energía eléctrica, gas, telecomunicaciones, recolección y tratamiento de residuos) son indispensables para tener una vida digna, por esta razón no deben guiarse por el criterio de negocios con grandes ganancias, controlados cada vez más por un puñado de monopolios internacionales, sino que deben estar principalmente a cargo del Estado, con control ciudadano y popular, garantes de su existencia. El pueblo debe participar en la definición de políticas, tarifas, extensión de redes, entre otras. Para que haya un funcionamiento de servicios domiciliarios permanente, público, de calidad y bajo costo para el pueblo, se deben implementar los básicos vitales, la reformulación de la estratificación y el no corte abrupto que afecte la calidad de vida. Se debe democratizar el acceso a la información, por tal motivo el internet debe estar sin costo, al alcance de toda la población.

nacional sumergido en mares, lagos y lagunas, o inscrito en el espacio aéreo y el espectro electromagnético, se enfrenta hoy a criterios y prácticas sociales y estatales que, por una parte niegan lo popular y su diversidad y han buscado imponer unos rasgos culturales dominantes marcados por la sumisión al imperialismo, el elitismo y el atraso, que ha llevado a sectores del pueblo a la anomia y a la indiferencia e insolidaridad con los problemas propios y ajenos; y por otra parte busca mercantililzarla y enajenarla a los pueblos indígenas, raizales, afros, mestizos, y entregárselo a los monopolios de la “cultura y el turismo”.

II. CULTURA NACIONAL Y POPULAR: PLURIÉTNICA, PLURICULTURAL, DIVERSA Y CIENTÍFICA

El gobierno neoliberal está promoviendo leyes para quitar la categoría de patrimonio a bienes culturales materiales e inmateriales: saberes ancestrales, espacios urbanos y rurales de importancia arqueológica o social, al patrimonio subacuático, entre otros, dándoles un valor comercial y autorizando la mercantilización de parte de este patrimonio, dándole el mismo tratamiento que se le da al petróleo y a la minería e ignorando que el patrimonio no tiene precio y no puede ser comercializado.

La formación social colombiana en términos culturales ha sido producto de las relaciones de mestizaje, diversidad y pluriculturalidad, dialécticamente relacionadas, con otras culturas y pueblos foráneos, a lo largo de su historia, y no como elementos culturales aislados, estáticos y conservadores. Además la cultura popular y nacional plasmada en el patrimonio nacional que es tanto vivo y visible, material e inmaterial, presente en la vida cotidiana, pero también consignado en museos, parques, e incluso el patrimonio

Están en peligro espacios urbanos y rurales de importancia para el pueblo, zonas sagradas, territorios simbólicos, espacios de encuentro popular, vistos como geografías “desperdiciadas”, que los monopolios minero – energéticos codician.

La extracción de bienes materiales culturales para su comercialización afectan los contextos en los que se encuentran restringen el derecho del pueblo a su cultura y su patrimonio.

14


Los gobiernos neoliberales buscan que los medios y fuentes de difusión cultural pasen al control de los monopolios y se convierten en mercancías para la exportación y el turismo, sin que los sectores populares, que son quienes crean la cultura tengan el control y los derechos sobre sus prácticas, saberes, artes, artesanías, técnicas, tecnologías, lugares, monumentos, reservorios culturales, entre otros y los mantenga como patrimonio cultural popular no mercantilizable. El MODEP propone desarrollar un sistema nacional de promoción del patrimonio material e inmaterial cultural, como creación nacional y popular, pluriétnica, garante de la diversidad, de la libertad de pensamiento y creencia, que propenda que el pueblo, como creador de la cultura, acceda a las herramientas de la ciencia, la tecnología y la información para investigar su realidad y sus problemas y transformarlos, reafirmando el carácter plural y diverso de su cultura y sobre todo contribuyendo a la dignificación cultural popular y nacional, para continuar intercambiando en pie de igualdad, con las tradiciones culturales de otros pueblos del mundo.

III. SOBERANIA TAL Y POPULAR

to de la órbita geoestacionaria y el espectro electromagnético. La implementación del modelo neoliberal busca poner fin a la soberanía nacional, poniendo en riesgo sus expresiones concretas: la soberanía territorial, alimentaria, minero-energética, hídrica, ecosistémica, ambiental y cultural. Los depredadores imperialistas y las clases dominantes pretenden no solo apropiar la dimensión física del suelo y el subsuelo, destruir ecosistemas, poner fin a los territorios construidos histórica y socialmente por el pueblo, transformando a las comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes, e incluso a los empresarios capitalistas pequeños y medianos, en desposeídos en proceso de proletarización, con otra cultura, otras costumbres, articuladas al mercado capitalista global. La actual arremetida contra los territorios urbanos y rurales, contra las fuentes de la vida en el mundo y en Colombia, nos ponen un gigantesco reto a los sectores populares: liderar el tema de la lucha por la tierra, la defensa de los territorios y la soberanía nacional.

Reforma agraria y ordenamiento territo-

ESTA- rial democrático popular

Las condiciones de dominación y subordinación del Estado colombiano ante las potencias imperialistas y los grandes monopolios internacionales han socavado la soberanía, independencia y autodecisión del Estado sobre el territorio, es decir, el suelo y subsuelo continental, mar territorial, la zona contigua, regiones ribereñas, plataforma continental, la zona económica exclusiva, el espacio aéreo, el segmen-

El espacio de lo rural está siendo considerado desde el punto de vista de las clases dominantes como necesario para los agronegocios y monocultivos extensivos en beneficio de materias primas para mercados internacionales y las necesidades de los tratados de libre comercio. La presencia de los consorcios minero-energéticos, de producción de alimentos, madereros, el capital financiero, interesados en copar todo el suelo y el subsuelo a costa de las

15


poblaciones de esos territorios afros, indígenas, campesinos, palenqueros, es decir, el proceso de buscar la acumulación por desposesión. El modelo de desarrollo rural guiado por la lógica de la “acumulación por desposesión” exige del campesinado, las comunidades indígenas y afrodescendientes, junto con los obreros, trabajadores, intelectuales, y habitantes de los barrios populares, buscar mecanismos de articulación de las luchas para frenar las políticas de los imperialistas y clases dominantes colombianas para el sector rural, en donde se coloque al frente la defensa de la soberanía nacional y agroalimentaria, los derechos democráticos, el derecho a la vida, el derecho a la tierra y al territorio, la defensa de la economía campesina, la protección del medio ambiente. Necesitamos que en lo inmediato se ponga fin a la reforma que favorece la mayor extranjerización de la tierra, la venta de títulos mineros y petroleros en nuestros territorios. No necesitamos más “revolución verde” que concentra e intoxica la tierra, por el contrario hoy es posible poner la ciencia y la tecnología al servicio de las necesidades reales de la sociedad y no del capital, articulando los saberes y las técnicas populares en materia agropecuaria y sobre el territorio.

dos del mundo, y una verdadera restitución de tierras que devuelva los territorios y el control social sobre lo que se produzca y construya socialmente en ellos. Reconociendo la relación campo ciudad, proponemos el reconocimiento de la justicia espacial, ambiental, la defensa del patrimonio, un ordenamiento territorial que preserve las fuentes de vida, que permita la unidad cultural de las poblaciones, garantías sociales y de seguridad y no un ordenamiento territorial en función del mercado. El desarrollo del agro requiere de condiciones para la producción como la distribución de la tierra, la regulación de insumos, créditos, semillas, transporte y precios de comercialización, que permitan la supervivencia del campesinado y superar la quiebra actual del campo. El proceso de despojo que se ha mantenido, también se ha expresado en que la restitución de tierras ha llevado a que algunos campesinos puedan retornar enfrentándose a la lucha por la permanencia, dado que aquellos que los despojaron aún permanecen en el territorio, sumado a esto, hay una presión de los megamonopolios para que los campesinos arrienden o vendan sus tierras, quedándose el gran capital con ellas, es decir, la tierra se incorpora a la dinámica del mercado. Se constituye en una reivindicación la reparación integral, en donde se garantice la entrega de las tierras, el retorno, y la permanencia para poder seguir con sus proyectos de vida.

El problema agrario, en una perspectiva democrática hoy pasa por una amplia discusión en la que el pueblo y sus organizaciones decidamos que tipo de ordenamiento territorial urbano-rural se requiere, como se deben integrar las regiones y La solución de los problemas actuales del el carácter de las relaciones entre nues- campo debe llevar a que la propiedad tros territorios y los demás países y Esta- sobre la tierra pase a manos del pueblo y 16


al servicio de la soberanía agroalimentaria e impida que esté en función del mercado imperialista. Ésta puede adquirir diversas formas (pro-piedad individual, colectiva o estatal) dependiendo del avance de las luchas y del grado de desarrollo del capitalismo en el campo. Deben ser incluidos en la solución del problema agrario, la soberanía nacional y sus expresiones como la soberanía y la seguridad alimentaria, la defensa de las semillas, la problemática de los transgénicos, la defensa de los recursos renovables y no renovables, como las fuentes hídricas, eólicas, energéticas diversas, la biodiversidad y la soberanía sobre recursos como radiación solar. Para las poblaciones afrodescendientes e indígenas el ejercicio de la autonomía y soberanía sobre su territorio es importante, como parte de la construcción de la identidad nacional. Se hace necesario avanzar en el proceso de reconocimiento de estos territorios, su georreferenciación límites y definición. En estos debe garantizarse la no injerencia de los monopolios internacionales y nacionales en el uso de sus recursos. .

biano. Además se debe prohibir la presencia de tropas y asesores militares y de policía en el territorio colombiano. En el plano internacional se propenderá por unas relaciones internacionales basadas en la autodeterminación y la independencia nacional. Democratización de las Fuerzas Armadas para la defensa de la soberanía

Es fundamental que se impulse una reforma al carácter de las fuerzas militares y de policía, consagrando como su deber fundamental la defensa de la soberanía nacional y el respeto a los derechos del pueblo. Para esto es necesario devolver a la policía su carácter cívico comunitario, separándola del Ministerio de la Defensa. Así mismo se debe abolir la doctrina anticomunista y fascista que orienta la formación ideológica de las tropas, promoviendo la objeción de conciencia y la libertad de opinión y expresión política a los integrantes de las fuerzas militares y de policía. El pie de fuerza de las fuerzas armadas se debe disminuir, al igual que se deben restringir las abismales diferencias de orden económico y de estatus que existe entre oficiales, suboficiales y soldados.

Por último la defensa de la conservación de la tierra y de sus recursos que garantiEs necesario depurar las fuerzas armadas cen la alimentación y la vida del pueblo de aquellos oficiales, suboficiales y soldaque viene en camino. dos que hayan participado de manera deliberante en la guerra paramilitar y Política exterior independiente fascista contra el pueblo. Para garantizar la independencia estatal, se deben restringir la intromisión de go- IV. DEMOCRACIA PARA biernos y agencias imperialistas en los EL PUEBLO Y DERECHO A asuntos económicos y políticos de la naREBELARSE ción, sometiendo a discusión popular Sobre la base del proceso de fascitización todos los tratados, pactos y acuerdos de la sociedad y el Estado, las clases domiinternacionales que socaven la soberanía nantes buscan imponer a partir de sus nacional y el bienestar del pueblo colom17


leyes la criminalización de la protesta social y asimilar la lucha por los derechos como terrorismo. A esto apuntan la Ley de Seguridad Ciudadana (represión de la protesta social, criminalización de expresiones básicas de inconformismo social como terrorismo, restricción de la movilización y su penalización, individualización y despolitización de las penas por protesta social), las reformas al Código Penal, el Código de Infancia y Adolescencia, así como la extensión de los mecanismos represivos de vigilancia electrónica, el aumento de penas por delitos menores y, fundamentalmente, penalizando la protesta social y criminalizando a los menores.

reticentes a compartir las posiciones que propongan la transformación revolucionaria de la sociedad colombiana. Las reformas son importantes, las luchas por las libertades democráticas en sentido pleno son urgentes y es necesario el trabajo para conquistarlas, con la perspectiva de atraer a los sectores vacilantes y temerosos a la posibilidad de llevar adelante este gran sueño, la posibilidad de pensarnos y actuar por avanzar en una alternativa al capitalismo. No es suficiente contar con las personas organizadas y politizadas, necesitamos al pueblo colombiano en su conjunto.

Derecho de los revolucionarios a existir y El objetivo de este proceso de fascitiza- a participar en la transformación de la ción es la supresión del derecho del pue- sociedad: blo a crear organizaciones y proyectos - Establecer redes de apoyo y denuncia revolucionarios, e imponer que solo se contra la persecución de líderes populaaceptará la oposición “democrática” que res y fortalecer los comités y asociaciono busque cambios profundos en la econes de familiares de desaparecidos y la nomía, la política y la sociedad. defensa de los derechos de los presos La lucha por la democracia para el pueblo políticos. y por la defensa de sus derechos se va - Fortalecer, proteger y ampliar los coconstruyendo paso a paso, tiene en cada mités de derechos humanos y de Víctiperiodo un límite en la lucha y un carácter mas. dependiendo de la correlación de fuerzas. La lucha por la democracia para el pueblo incluye: Aprender a difundir la necesidad de organizarse y actuar en busca de otra Colombia posible: una Colombia socialista, uniéndonos con quienes compartamos esta visión, y dando luchas concretas con aquellos sectores democráticos que no tienen como objetivo los procesos que trasciendan la lucha inmediata, que son 18

- Impulsar las escuelas de formación de dirigentes que eduquen y concienticen a las nuevas generaciones. - Apoyar, defender y masificar los medios de comunicación alternativa que velen y propugnen por la difusión de los puntos de vista democráticos y revolucionarios. - Promover la solidaridad con los pueblos y gobiernos en su lucha contra el


imperialismo y los gobiernos contrarios Sumado a esto, el burocratismo, que es la a los intereses del pueblo, y por el po- ineficiencia con que numerosos servidores der. públicos atienden a las demandas y exigencias del pueblo, mientras son diligen- Defender los procesos de reagrupates y eficientes con las clases dominantes miento del campo popular y proponer o con quienes pagan favores. Estas tres una política de construcción de la unilacras afectan al pueblo, muestran el lado dad, que supere las tradiciones de hegemás oscuro del ejercicio de poder en el monismo y sectarismo. gobierno y por ende reclaman su superación.

V. ESTADO SIN CORRUPCION, CLIENTELISMO NI Corrupción, clientelismo y burocratismo, en sus modalidades de dilapidación de BUROCRATISMO Uno de los problemas más sentidos del pueblo colombiano es la existencia de un sistema de gobierno basado en tres grandes males sociales: la corrupción, el clientelismo y el burocratismo, que hacen de la gestión pública un recurso a favor de intereses minoritarios, de favores y contraprestaciones, que para nada contribuyen a la resolución de problemas de la sociedad y al saqueo permanente del erario público y la subordinación de la administración pública a los intereses particulares.

recursos públicos, robo y apropiación indebida del erario público llega a casi el 2% del PIB que pasa a manos privadas. El MODEP propone la construcción de un sistema de gobierno que fundamente la autoridad y la legitimidad de su accionar en la efectividad de su gestión orientada por el principio de servir al pueblo y de respetar y defender el interés y el bien común. La lucha contra el burocratismo implica la formación del servidor público, como un administrador de bienes del pueblo.

La corrupción estatal es resultante de un Estado que ha sido fuente de acumulación de capital para sectores de la burguesía, que hacen uso de elementos como la contratación, los trámites públicos, o la designación de cargos para favorecer sus propios intereses, los de sus allegados o para pagar favores. A su vez el clientelismo, que es una de las derivaciones de la corrupción, es el control que los partidos que aceden a cargos de poder ejercen de los cargos y favores derivados de la función pública.

19

Ejecutivo Nacional 18 de agosto


20

Cartilla Nuestra Identidad y Programa MODEP  

Esta cartilla contiene los elementos propuestos de la Identidad política del MODEP al igual que los planteamientos sobre el programa, para s...