Issuu on Google+

MOTÍN EN LA SALA Fuerza Estudiantes Revolucionarios

N° 4 Junlio, Valparaíso

Editorial Territorios en conflicto: el capitalismo depredador versus la soberanía popular.

Democratizar la educación para la lucha popular Las potencialidades y limitaciones de las luchas estudiantiles.

¡¡Construyendo Organización Revolucionaria!!


Editorial A un año de nuestro andar, de errores y aciertos, de pequeñas victorias colectivas que cada día nos fortalecen, en cada uno de nuestros espacios (universidades, liceos, institutos), afianzando día a día nuestra convicción y anhelos de una sociedad libre de explotación. Con mucho esfuerzo queremos hacer llegar a sus manos nuestro humilde boletín, comprendiendo la necesidad de ampliar y profundizar los debates en el seno del pueblo que estudia. Si bien hoy nos encontramos en un proceso donde el ritmo de lucha se ha vuelto más lento, consideramos que es un periodo donde se debe seguir fortaleciendo la unidad entre los revolucionarios generando espacios de encuentro y debate donde podamos aunar criterios para poder darle salidas revolucionarias a las luchas de los estudiantes. Es así que consideramos esencial plasmar este proceso en propuestas concretas las cuales vayan perfilando la organización del pueblo en pos de la construcción y consolidación del poder popular, por parte de los estudiantes construyendo propuestas de participación y control de los espacios educativos, apoyando la construcción en los territorios. Donde los estudiantes nos consagremos como entes activos de nuestras comunidades, articulando los espacios y encontrándonos para dejar atrás la lucha sectorial y lograr generar frentes que amplíen las perspectivas, para lograr la transversalización de nuestras luchas. Hacemos un llamado a todos los compañeros/as que luchan todos los días a seguir levantando fortaleciendo y multiplicando el poder de los pobres. Sin tregua al capitalismo.

FUERZA ESTUDIANTES REVOLUCIONARIOS 1


Territorios en conflicto: el capitalismo depredador versus la soberanía popular. Uno de los elementos que forman parte de la reestructuración del capitalismo, a partir de los años ochenta cuando comienzan a implementarse en Chile y a nivel mundial políticas y programas neoliberales, son los procesos de relocalización del capital. Esto ha significado que las dinámicas del capitalismo, impulsadas por la burguesía nacional y principalmente transnacional, buscan y se asientan con sus proyectos en nuevos territorios donde antes no tenían presencia. Motivados por la explotación de recursos naturales que antes no formaban parte de la producción de mercancías, los capitalistas con el consentimiento de los gobiernos locales, han realizado represas, proyectos mineros de diversa índole, industrias forestales, termoeléctricas, hidroeléctricas, ductos, carreteras, aeropuertos y caminos para darles la conectividad necesaria para asegurar la circulación de mercancías, etc.

Bajo ese contexto, los pueblos inmersos en el territorio chileno han sufrido lamentables e irreversibles derrotas en sus luchas por conservar sus modos y calidad de vida. Quizás el caso más bullado de los años noventa fue la construcción de la hidroeléctrica Pangue en el Alto Bio-Bío en 1997, la cual afectó a comunidades mapuche-pehuenche y decantó en la aparición pública de la Coordinadora de Comunidades en Conflicto Arauco Malle co (CAM), quienes a pesar de sus actos de resistencia no lograron detener dicho proyecto. También en la misma línea podemos mencionar al proyecto Pascua Lama y la falta de agua de las regiones del norte a causa de proyectos mineros. Sin embargo, es la industria forestal la que se ha posicionado, desde los años ochenta hasta el día de hoy, como un verdadero ejército de ocupación en el territorio ancestral del pueblo mapuche. 2


Territorios en conflicto: el capitalismo depredador versus la soberanía popular. No obstante, últimamente hemos visto cómo las comunidades que se ven afectadas por empresas e industrias nocivas para su calidad de vida y derechos fundamentales, se han alzado, logrando sendas victorias. Influenciados por las protestas realizadas en Magallanes a principios del 2011, los estudiantes durante todo el 2011 y el pueblo aisenino en febrero de este año, los pobladores de Concón por problemas de usurpaciones de agua realizadas por Colbún en abril, en Pelequén región de O´Higgines también por malos olores causada por una planta de desechos, en Freirina por malos olores generados por Agrosúper en mayo y agricultores de la región del Maule reclamando usurpaciones de agua por parte de Endesa, le han doblado la mano al gobierno y empresarios logrando sus objetivos. El denominador común a los alzamientos de aquellos poblados, ha sido la legitimación de la autodefensa y la violencia popular como método eficaz de lucha para conseguir

los objetivos, lo cual reafirma la verdad histórica de que ningún derecho o beneficio para los pueblos y la clase trabajadora se ha conseguido mendigando o por iniciativa de los empresarios y su falsa “participación ciudadana”, sino que ha sido fruto de la lucha popular, decidida y combativa. Es necesario poner en discusión la necesidad de aumentar el control de nuestro presente y futuro en lo que respecta al territorio donde habitamos, entendiéndolo como parte de la construcción del poder popular, que también debe crearse en otros espacios como el laboral y educativo. El ejercicio de la soberanía popular debe ser una consigna y una realidad que se debe ir construyendo en cada territorio, para así ir generando las condiciones que permitan una victoria en la lucha de clases. No somos ciudadanos, creamos pueblos organizados.

3


Democratizar la educación para la lucha popular Este año dentro del espacio estudiantil,

que los espacios educativos se deben

se plantean nuevos desafíos para los es-

constituir como espacios de desarrollo

tudiantes que luchamos día a día por un

hacia la comunidad, en pos de la resolu-

cambio social.

ción de las problemáticas internas y co-

Primero consideramos fundamental la

munitarias.

democratización de nuestros espacios

Dentro del ámbito universitario, cree-

educativos, generando una incidencia

mos que la democratización debe perfi-

real en cada una de las decisiones. En el

larse a partir del control real de las uni-

ámbito secundario creemos que es nece- versidades en todos los ámbitos, ya sea sario plantear las posibilida-

de presupuesto, mallas curriculares, y el rol de la univer-

des necesarias

sidad hacia la sociedad. Hoy

para que los

el Chile la Universidad se

estudiantes

perfila como un espacio de

puedan organi-

cuantificación de estudian-

zarse con todos

tes, acorde a las políticas

los estamentos

educativas

de la comunidad educativa,

impuestas por el FMI (fondo monetario internacional)y el

ósea profesores, directivos, académicos,

internacionales

BM (Banco Mundial), por ende no res-

funcionarios y representantes de los sec- ponde a las necesidades concretas de tores donde se encuentran emplazados

Chile y menos a las necesidades reales

los establecimientos educativos. Para es- de las regiones donde se encuentran. to es necesario que los consejos escola-

Es por esto que nosotros consideramos

res tengan características resolutivas, por fundamental, para avanzar en el proceende se deben reformular los consejos

so de democratización la derogación del

escolares, tener una mayor periodicidad artículo 524, para que se pueda llevar a y poder de decisión en ámbitos de presu- cabo la democratización. puesto y currículum escolar. Es por eso


Democratizar la educación para la lucha popular Para así poder platear las universidades dades es la creación de nuevos estatutos como espacios de desarrollo endógeno,

orgánicos en las Ues, donde los estu-

en pos de la construcción del poder po-

diantes puedan participar activamente en

pular, ya que solamente ganando los es- conjunto con académicos, funcionarios y pacios educativos para las necesidades locales y nacionales, podremos plantear

representantes de la comunidad, para que así se pueda asegurar la representa-

políticas

ción en los es-

reales de

pacios de deci-

control

siones,

popular.

cas y proyecto

Entende-

educativo de la

mos que

universidad.

políti-

la universidad también cons-

Invitamos

tituye una

todos los /as

herra-

estudiantes a seguir luchan-

mienta donde se desarrolla el conocimiento, pero sola-

a

do por una educación al servicio del pue-

blo y el pro del control efectivo de los mente en pro de la elite y el sistema espacios, donde seamos activos catalizaeconómico imperante, es por esto que al dores de los cambios sociales. avanzar dentro de la democratización, es avanzar por la trasformación del rol que tiene la universidad.

Luchamos para crear Creamos para vencer.

Otro aspecto fundamental en el avance hacia la democratización de las universi5


Las potencialidades

y las limitaciones

de las luchas estudiantiles. Las luchas estudiantiles en el último tiempo han causado gran expectativa y han puesto en el tapete reivindicaciones, las cuales han logrado trascender del espacio educativo. No obstante, el 2011 a pesar de estar alrededor de 7 meses movilizados, como estudiantes no logramos imponer nuestras demandas. Esto se tradujo en durante el primer semestre del año 2012, el movimiento haya entrado en una fase de repliegue producto de tres factores: (1) el desgaste que implicó una movilización tan prolongada y sin resultados favorables, mermó la moral de los menos convencidos y alentó al estudiantado más reaccionario a tomar parte de este conflicto desmovilizando. (2) las dirigencias estudiantiles, principalmente la otrora “ultra” que ahora posee varias federaciones, temerosa de perder apoyo y confundida por el circo electoral, ha defraudado a las bases que confiaron en su conducción de continuidad del proceso movilizador, haciendo tímidos llamados a marchar, pero nunca a paralizar o tomarse los establecimientos. (3) dadas las características estructurales del estudiantado, es decir comprendiendo al estudiante como un estamento dentro de la sociedad, necesariamente requiere del apoyo de la clase trabajadora para conseguir sus objetivos, puesto que es ésta quien tiene mayor peso para afectar al sistema capitalista (si paran los trabajadores, se detiene la producción; si paran los estudiantes, el país sigue funcionando productivamente), o bien, el estudiantado debe radicalizar sus formas de protesta haciendo imposible la circulación de mercancías (pasar de la toma de establecimientos a la toma de caminos, rutas, puertos, etc., lo que a su vez, de todos modos necesita apoyo de otros estamentos o de la clase obrera). Dentro de dicha disyuntiva, nos encontramos con la lamentable situación que se encuentra el movimiento sindical chileno, donde las organizaciones más representativas de la clase, se hallan secuestradas por el reformismo y con pocas o nulas capacidades de cambio debido a su estructura autoritaria y poco participativa. Bajo ese contexto, los intentos de alianzas con el Colegio de Profesores, la CUT y la ANEF se han traducido más que en una alianza por la educación, en una alianza por la mediatización de algunos dirigentes en aras de las

elecciones de octubre, dado el carácter gremialista que impera en dichas organizaciones, en desmedro de la necesaria conciencia de clases que debe existir para dar paso a la transversalidad de la lucha popular. Esa fue la forma que el Partido Comunista pudo sacar provecho de las agitadas movilizaciones estudiantiles: posicionando candidatos. Es así que las luchas sectoriales terminan siendo limitadas, sobre todo cuando desde un principio se les imprime un carácter gremialista o cuando se levanta como una reivindicación desde el derecho del consumidor, lo que sucedió en primera instancia en las movilizaciones de año pasado. Cuando ya se pudo lograr un discurso unificado de los estudiantes acerca de la mercantilización de la educación, tomó mayor relevancia la crítica a todo el sistema educativo, lo que se tradujo principalmente en las demandas de acceso, financiamiento y democratización, las cuales fueron los principales puntos de las movilizaciones. Pero aún así no se lograba trascender más allá de lo estudiantil. Son estas experiencias las cuales nos enseñan las limitaciones de las luchas sectoriales y nos plantean la necesidad de generar puntos de encuentros con todos los sectores, a partir de la concepción de lucha de clases y las salidas revolucionarias que debemos darle a éstas. Por un lado, cuando logramos hacer transversales las luchas es necesario darles continuidad, para que no sea solamente la efervescencia de un año. Esta es la única forma de lograr un avance cualitativo en el proceso de lucha. Es por esto que aunque las movilizaciones tengan gran masividad siempre terminarán siendo coaptadas y canalizadas por la legalidad mientras no podamos romper en primera instancia la barrera sectorial y en segundo lugar trascender los cauces legales, ya que el conflicto de clases no pasa por mas o menos becas, ni tampoco tal o cual forma de evaluación o ingreso, pasar por el control de los espacios y recursos. En definitiva, pasa por quien ejerce el poder.

6


Desde la sala de clases

A la lucha de clases

Este es un pequeño esfuerzo impulsado por nuestra organización, para llegar a todos los estudiantes, que creen fehacientemente que podemos construir una sociedad justa y equitativa, donde prime el respeto a los demás y no existan las divisiones de clases.

Búscanos en Contacto: Lucharcrearvencer.fer@gmail.com


Boletín de Julio 2012