Issuu on Google+

FUCSIA

Alianzas para fomentar el desarrollo

homenaje

FOTOS: ©AMAURY MARTÍNEZ/12

L

25

Vivianne Almeida Campoverde es la directora ejecutiva de la Fundación Huancavilca, una ONG que a través de la autogestión capacita a miles de niños, jóvenes y adultos en Guayaquil. Por Ileana Matamoros

a Fundación Huancavilca es una de las organizaciones no gubernamentales de mayor eficacia e impacto social en Guayaquil. Más de nueve mil personas se benefician anualmente de sus servicios subsidiados o gratuitos de capacitación y asesoría. Cuenta con un centro de transmisión de competencias de estimulación temprana, una escuela de formación de músicos, entre ellos los de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Guasmo-Prosperina, academias de danza (dirigida por Yesenea Mendoza), de fútbol (a cargo de Alfaro Moreno), y de taekwondo, además de proyectos de desarrollo microempresarial para propietarios de tiendas de barrio y un centro de formación y perfeccionamiento profesional. La mayoría de participantes son jóvenes y vecinos de El Guasmo y La Prosperina, dos barrios que presentan mayores problemas y necesidades del Puerto Principal. Vivianne Almeida, abogada guayaquileña licenciada en Comercio Exterior, es la directora ejecutiva de esta fundación que en la última Conferencia de Responsabilidad Social de Las AméricasBID, celebrada en Quito, resultó seleccionada entre las mejores 17 experiencias de responsabilidad social en Ecuador. “Dirijo de manera integral la institución, velo por la parte operativa, financiera y administrativa de cada uno de los programas, para lograr que el resultado general cumpla con las metas planteadas ante el directorio”, explica Vivianne, y añade: “Me encanta lo que hago”. En el 2007, cuando dirigía el área de desarrollo empresarial y comunitario de la fundación, le propusieron asumir su cargo actual. “Tuve el honor de integrar un gran equipo humano, de gente valiosay no dudé en aceptar esta responsabilidad”. Hija de Grace y Galo, abogada y sociólogo, respectivamente, desde chica oía hablar de los problemas sociales del país y la responsabilidad de hacerles frente. Y aunque su primera experiencia fue en la banca y las finanzas, de las que aprendió destrezas y competencias útiles en su trabajo actual, apenas se vinculó a la fundación, en 1999, supo que ese era el camino. “Huancavilca es un ícono en cuanto a desarrollo y a su forma de comunicarse y

actuar en diferentes niveles: frente a las empresas, a la comunidad y a todo el que necesite este tipo de espacios”, afirma su directora. Integran el directorio varias empresas nacionales y han establecido relaciones con organismos internacionales. “Siempre buscamos nuevas alianzas para promover oportunidades y nexos entre la comunidad, la empresa privada, los gobierno local y nacional, porque así se fomenta el desarrollo”, explica Vivianne. La entidad acaba de cumplir 19 años. Comenzó con la idea de Marcel Laniado de crear una organización inspirada en la Fundación Carvajal de Colombia, que fuera más allá de la filantropía y generara proyectos sustentables que mejoren la calidad de vida de las personas, cuyo impacto se pueda monitorear y medir. Vivianne, quien tiene una hija de 14 años, Fiorella Bloise, cursa una maestría en Gestión y Desarrollo Social. Parte de su jornada de trabajo transcurre en el Centro de Desarrollo Integral Comunitario, un complejo de diez mil metros cuadrados, donde funcionan los programas de la fundación y laboran unas cincuenta personas. “Dicen que somos como un mall en medio del Guasmo”, comenta, pues allí, además, operan bancos, servicios de salud, un comisariato, panadería comunitaria, y otros arrendatarios, aliados estratégicos. También cuentan con aulas de capacitación que han servido de incubadora para microempresas locales. Sus actividades le exigen estar lista para actuar en distintos escenarios: una visita a un sector vulnerable, un festejo con las chicas que ganaron un concurso de danza o una reunión con altos ejecutivos y autoridades. Siempre impecable y sonriente, dice: “Amo mi trabajo”, lo cual no es solamente una suerte para ella, sino para los cientos de jóvenes y adultos que acuden cada día a Huancavilca en busca de un mejor futuro.=


FUCSIA

26

26

sdjflskdf


Alianzas para fomentar el desarrollo