Issuu on Google+

homenaje

FUCSIA

30

NoMÍNIMO Las jóvenes curadoras Pilar Estrada y Eliana Hidalgo crearon en el 2010, en Guayaquil, la galería de arte emergente NoMÍNIMO, en la que más de cien artistas plásticos han expuesto sus obras aportando una nueva mirada, “atrevida y valiente”, del quehacer artístico en Ecuador. Por Solange Rodríguez

Foto: ©Amaury Martínez/13.

N

o hay una rutina establecida en NoMÍNIMO, porque mantener activa una galería de arte no es una labor que admita reposo, más aún si se trata de una trinchera desde la cual artistas guayaquileños exponen obras que buscan distanciarse de las modas y las exigencias del mercado. Pilar Estrada y Eliana Hidalgo, socias en esta empresa cultural, traman, urden e ingenian a diario formas para dar a conocer a los creadores, presentando propuestas frescas y eventos que ofrezcan otra visión del arte local e internacional. La galería, situada en el Town Center de Samborondón, fue concebida como un espacio de respuesta a la ausencia de plataformas de visibilización y circulación de obras plásticas que rompen con los convencionalismos. Se sienten gratificadas por mantener un sitio independiente y de autogestión que sigue siendo fiel a la visión que tuvieron desde un inicio y también celebran su posicionamiento local, las relaciones con los artistas y el logro de convocar el año pasado un encuentro internacional sobre instituciones y estrategias de gestión que se llamó “El arte en su laberinto”, al cual invitaron a críticos y curadores de Ecuador, México, Colombia, Perú y Cuba.

Pilar señala que museos y centros culturales tradicionales han evidenciado “una corta visión” con respecto a su rol en la formación y el desarrollo de la plástica, mientras que sitios privados, como la galería Dpm y Espacio Vacío, contribuyeron con curadurías propositivas, pero no daban abasto para cubrir la demanda. No es casual la ubicación de NoMÍNIMO en Samborondón, con la intención de refrescar el escenario cultural y atraer público a las exhibiciones. Este proyecto apoya el desarrollo profesional de los artistas y gestiona su participación en diversas actividades, como residencias e intercambios. Las muestras han sido invitadas a las ferias internacionales de Bogotá y Madrid, y también ha habido colaboración con comités organizadores de eventos similares, lo cual, explica Pilar, dio un impulso al proyecto y aceleró las ideas que tenían: “Era algo que soñábamos a un mediano plazo y, sin embargo, es una realidad que nos plantea nuevas responsabilidades”. Entre los artistas que han expuesto en la galería están Anthony Arrobo, José Hidalgo, María José Argenzio y Jimmy Lara, Roberto Noboa, el colectivo Las Brujas, Juana Córdova, Larissa Marangoni

y Saidel Brito, además de otros de las primeras generaciones de profesionales de la ciudad que se formaron en el Instituto Tecnológico de Artes del Ecuador. Pilar y Eliana afirman que siempre están abiertas a revisar nuevos portafolios que tengan “efervescencia y solidez”. Han pensado en motivar al público joven dando cursos de historia del arte a partir de un enfoque contemporáneo, buscando una relación con el presente y desde una perspectiva que permita comprender otras formas de mirar el mundo. Para los niños han realizado eventos interactivos y lúdicos sobre diferentes periodos de la historia, los cuales han sido acompañados por ejercicios de creación. Por ejemplo, el juego de pintura libre que plantearon a partir de la obra del autor impresionista Jackson Pollock tuvo gran éxito. “Contamos con la suerte de estudiar y trabajar en algo que nos apasiona, que es el arte”, dice Pilar. “En general se piensa que nuestro trabajo es aparentemente sencillo, pero es increíble lo que demanda de nosotras, sin embargo lo hacemos con verdadero gusto, sabemos que estamos logrando cosas y cumpliendo nuestras metas. De la adversidad vivimos”.=


NoMíNIMO