Page 1

Quítate el ego Una vez hubo un mendigo que se vestía con harapos porque no tenía dinero para comprar ropa. Un amable sastre decidió ayudarlo. El sastre tomó sus medidas y le dijo al mendigo que regresara en un par de horas. Cuando el mendigo regresó y se probó la ropa, comenzó a gritarle al sastre: “¡Esta ropa ni siquiera me queda!”. “La ropa nueva te quedará”, dijo el sastre, “¡pero primero debes quitarte la ropa vieja!”. Por la misma razón, debemos deshacernos de los pensamientos egocéntricos, de lo contrario no hay espacio para que la Luz del Creador entre en nosotros. Tomado de: Afinación Diaria de la Conciencia de la Kabbalah Por: Arturo Comas.

Quítate el ego  

Tomado de: Afinación Diaria de la Conciencia de la Kabbalah Por: Arturo Comas.