Page 1

¡LA PACIENCIA! Por: Hernando Sequera. A cierto mandarín le habían ofrecido un destacado cargo oficial. Preocupado por la responsabilidad, el hombre se reunió con un amigo de la infancia y lo puso al corriente de la situación. El amigo le dijo: — Lo que te recomiendo es que siempre seas paciente. Es muy importante. No lo olvides, ejercítate sin descanso en la paciencia. —Te prometo que así lo haré —aseguró el mandarín. Mientras los dos comenzaban a disfrutar de un sabroso té, el amigo repitió: —Sé siempre paciente. No dejes de ser paciente, suceda lo que suceda. El mandarín asintió con la cabeza pero, unos minutos después, el amigo insistió: — No lo olvides: adiéstrate en la paciencia. —Lo haré, lo haré —repuso el mandarín. Cuando iban a despedirse, el amigo añadió: — Recuerda que tienes que ser paciente. Entonces el mandarín, exasperado, exclamó: —

¡Me tomas por un estúpido!

Ya lo

has dicho varias veces. Deja de una vez de advertirme sobre lo mismo. El amigo se limitó a sonreír y el mandarín comprendió inmediatamente el motivo. Algo avergonzado, lo abrazó y le agradeció la lección. Cuento popular

chino. Fácil se dice que haremos todo lo que se nos aconseja. Difícil en realidad es ponerlo en práctica. La paciencia es la virtud de quienes saben padecer y soportar las vicisitudes de la vida sin alterarse; sabiendo además esperar las cosas que se desean fervientemente. La


persona paciente sabe que hay cosas o situaciones que no dependen de él, que escapan de su control, por ello asume con seguridad y confiado en sus capacidades que hay que darle su tiempo a los problemas y a los triunfos para poder resolverlos en el caso de los primeros y disfrutarlos a plenitud en el caso de los segundos. La paciencia es rasgo de una personalidad madura porque el hombre o mujer paciente saben que solo llegan a la meta aquellos que se mantienen en forma perseverante y coherente en sus propósitos, sabiendo esperar el tiempo propicio para actuar. De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Pareciera que el tiempo se detiene y nada pasa. Es el momento en el que generalmente cedemos y llega el fracaso. No es sentarse a esperar a que sucedan las cosas. Es estar atento a todas las variables que intervienen y trabajar conscientemente para que las cosas sucedan. Y aun si las cosas no suceden como tú lo esperabas, da gracias por haber vivido una experiencia de vida que te ayudará a formar tu carácter y personalidad y que con seguridad te servirá para aprender nuevos y mejores hábitos que innegablemente te permitirán materializar los nuevos proyectos que a lo largo de tu vida irán surgiendo.

Las metas se logran con cambios, acciones y una gran dosis de paciencia. "Sólo dejamos de existir cuando nos olvidan" - Hernando Sequera

LA PACIENCIA  

— ¡Me tomas por un estúpido! Ya lo has dicho varias veces. Deja de una vez de advertirme sobre lo mismo. El amigo se limitó a sonreír y el m...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you