Issuu on Google+

El cuidado del hogar y de las personas que configuran la familia ha sido tradicionalmente una responsabilidad propia de las mujeres. Las abuelas, las madres y las hijas, además del trabajo remunerado o de las tareas del campo y del cuidado de los animales, se han encargado del cuidado de las personas y de la casa, mientras los restantes miembros, muchas veces, no son conscientes del esfuerzo y de la atención que requieren los quehaceres domésticos. Lo cierto es que en nuestra vida diaria debemos desarrollar una serie de competencias y responsabilidades que ciertamente, pueden resultarnos tediosas y tan poco estimulantes como para desentendernos de ellas y dejar que sean otros los que las realicen. Pero estas tareas son las que nos permiten cubrir nuestras propias necesidades y desarrollar una vida independiente. El Taller, reconociendo la importancia del reparto corresponsable de tareas así como las diferencias existentes en la actualidad de una familia a otra, se basa en el desarrollo y el aprendizaje de tareas habituales de la vida cotidiana que nos ayudan a ser más autónomos/as, así como a asumir las responsabilidades domésticas como parte del quehacer cotidiano de cualquier miembro del grupo familiar. Nos estamos refiriendo a limpiar y ordenar, poner una lavadora, planchar, fregar, barrer… tareas que son imprescindibles tanto si queremos llevar una vida independiente como si queremos convivir con otras personas. El proceso a seguir para la realización de este Taller es el siguiente: 

Concretaremos las habilidades domésticas que queremos enseñar: hacer una cama, barrer, fregar el suelo, fregar la loza, poner la mesa, poner una lavadora, tender la ropa, recoger la ropa y doblarla.



Contactamos con las familias de nuestro alumnado. En una reunión donde se presente el proyecto de trabajo, a través de la wiki, de contactos personales… buscamos un grupo de padres y madres colaboradores del Taller.



Mantenemos una reunión con las monitoras/es de los Talleres, para establecer claramente los objetivos y desarrollo del mismo (espacio, materiales, aspectos a tener en cuenta, contenidos a transmitir, metodología)



Buscamos, en el centro, el espacio idóneo para su desarrollo y infraestructura de los Talleres.



Organizamos al alumnado en grupos mixtos de 4/5 personas.



Desarrollamos los talleres, estableciendo cuatro “estaciones”, correspondientes a cada uno de los talleres. Al frente de cada una de ellas estará un/a padre/madre. Los grupos pasan por cada uno de los Talleres, durante 15 -20 minutos. El/la docente pasa por los diferentes talleres, ayudando y asegurando el mensaje educativo que se pretende transmitir. Así

organizamos la


mismo, cuando ve que los grupos han terminado con la actividad, promueve el cambio de “estación”. 

En cada uno de los talleres, el/la monitora explica el objetivo del Taller, haciendo hincapié en la necesidad de la corresponsabilidad en estas tareas, explica la tarea, insistiendo en prácticas sostenibles y, a continuación, todos los miembros del grupo la practican.



Una vez todos los grupos han pasado por los diferentes talleres, en gran grupo, extraemos algunas conclusiones generales y realizamos una primera valoración, agradeciendo a las madres y padres su colaboración.



En la wiki, como tarea de casa, realizamos un foro de debate, en el que cada alumno/a ha de escribir las conclusiones personales que ha sacado de estos Talleres, así como una valoración de los mismos.


Taller de habilidades domésticas