Page 1

, MEMORIA Y ESPERANZA Discursos de Luis H. Alvarez.

1-98i1988


I

MEMORIA V

ESPERANZA

Luis H. Alvarez A.


32!-(

? ?

~c~:J:: MEMORIA Y ESPERANZA 1988, Luis H. Alvarez D.RA 1988. Sobre la presente edición, por el autor. PRIMERA EDICION Reservados todos los derechos. Este libro no puede ser reproducido, en todo o en parte, en forma alguna, sin permiso del Autor.

3,000 ejemplares

~

EPESSA

Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Registro Núm. 1599 Cerrada de Eugenia Núm. 27, Colonia del Valle Delegación Benito Juárez, 03100 México, D.F. ISBN 968-63-02-01-8


PRESENT ACION

Todo grupo humano que nació en torno de un fin y vive comprometido con la consecución de éste requiere de manera permanente recordar la causa de su nacimiento, que es la de su ser histórico y, al mismo tiempo es su raíz y su fruto, su pasado y su futuro. Hay personas que, atraídas por esa finalidad, dedican sus esfuerzos y su tiempo, su inteligencia y su voluntad, es decir, su vida, a ejercer en el seno de tales comunidades la función simultánea de convocar a la memoria y cantar la esperanza. Son los profetas del origen y los historiadores del destino. Valgan las paradojas.

1,

Luis Hector Alvarez Alvarez, Don Luis, ha sido y es eso para el Partido Acción Nacional. Quizá porque es simultáneamente voz del principio y del porvenir, los apelativos carit'losos que los panistas le dedican varían. Físicamente, sorprende el vigor con que, a sus 66 at'los, sobrellevó un ayuno total de 41 días, y el entusiasmo con que poco antes caminó de Chihuahua -la ciudad de la que era Alcalde- a Querétaro para exigir democracia. A sus 67, el Consejo Nacional del PAN lo elegió Presidente del partido ... iY era el mayor de los contendientesl A las oficinas del Comité Ejecutivo Nacional es seguramente el primero que llega y muy frecuentemente es el último que sale de ellas. La campana presidencial suya -en 1958 fue el segundo candidato de Acción Nacional a la Presidencia de la República- no le exigió menos esfuerzos que la de Manuel J. Clouthier, 30 at'los después, y nadie lo ha oído hablar de fatiga. No son pocos lo que, con menos at'los que él, sufrimos para aguantarle el paso y el ritmo. Cuando en febrero de 1987 Luis H. Alvarez pidió a los consejeros nacionales del PAN el voto que luego lo haría Presidente del partido, habló de la "radicalización" de Acción Nacional. La palabra sonó extrana y hasta escandalosa o irritante a algunos oídos. Pero él sabía

3


,,

,

muy bien lo que decía y desde el primer momento actuó en consecuencia: cada intervención suya en reuniones partidarias, asambleas públicas o eventos estatutarios, ha sido ocasión de ir a la raíz y de recordar esta parte del árbol que es la que alimenta la vida y hace posibles los florecimientos y las fructificaciones. Sus palabras son siempre un viaje a la hondura doctrinal de Acción Nacional.

y este libro -que es un homenaje amistoso y fraterno en su cumpleafíos numero 69-, recoge la ruta hacia el fondo que él recorre y hace recorrer siempre a quienes lo escuchamos. Son todos los discursos que, de febrero de 1987 a agosto de 1988, ha pronunciado el Presidente del Partido Acción Nacional en diversos lugares y circunstancias de la Patria y del PAN. Lo meramente accidental que en cada uno de ellos hay no oculta en ningún momento lo esencial, lo que tiene que ver con la raíz, lo radical. Aquello en que se asienta la autoridad moral de que merecidamente goza Luis H. Alvarez tanto dentro como fuera de su partido que es el nuestro.

carlos Castillo Pe raza

4


Radicalización de Acción Nacional Estimadas Consejeras: Estimados Consejeros: Fraternalmente unidos por una vocación de servicIo, nos encontramos hoy, de nuevo, buscando una respuesta a nuestras inquietudes y ofreciendo nuestro mejor esfuerzo al servicio de México. Nos congrega esta vez un requerimiento estatutario: Determinar quién debe ser, en estos momentos, el que encabece institucionalmente esta lucha perseverante que en Acción Nacional toca ya los linderos de media centuria. Estamos presenciando una contienda entusiasta en la que se disputa el honor de servir mejor. Reconfortante es que el reto que se nos presenta con motivo de la renovación de la Presidencia de nuestro Partido, se acepte tan estimulantemente plural y no por exclusión, como cabría esperaren un ambiente político mediatizado por la obstinación del gobiemo .. Mi candidatura a la Presidencia Nacional amerita exponer ante ustedes una serie de consideraciones que de la manera más breve que me es posible, paso a mencionar.

r ..

En primer término, se trata de una candidatura que, por circunstancias de innecesaria mención aquí, adquirió forma hasta el primer día de este mes, cuando decidí aceptar la sigular oportunidad de contender con distinguidos companeros de partido en la elección de Presidente Nacional, modificando así mi anterior determinación de no

5


participar como candidato, habida cuenta de las dificultades que en aquel entonces parecían insuperables y que presentaban serios obstáculos para que mi participación en esta honrosa lid pudiera ser viable. Entre los ofrecimientos de colaboración que recientemente recibf y que influyeron en mi decisión final, destaca el de dar forma a un equipo de trabajo que funcione en todo momento, a tiempo completo, con la capacidad necesaria para planear, ejecutar, coordinar, evaluar y dar cima a las tareas que una dirección nacional exige en las presentes circunstancias, cuando Acción Nacional es ya, pese al gobierno, opción válida, real y factible para el pueblo mexicano.

Palabra clave:

deber

Subsisten por supuesto otros impedimentos, entre ellos los de índole personal, pero decidí participar en esta fraternal contienda recordando aquello tan adecuadamente expresado por don Efraín González Luna: "...olvidarse de las aspiraciones y los derechos personales y disponerse a cumplir los deberes que sea necesario para que un día todos podamos pensar y realizar nuestras aspiraciones y logremos dar cauce y concreción a nuestros derechos". Una vez más, la palabra clave es deber. Por eso ,desde mis limitaciones, me atrevo a aspirar a la presidencia de Acción Nacional. No me mueve para esto más que la voluntad de ser coherente, hasta el último de los días que Dios me dé, con el ideal que abracé desde el momento que hice mío el mensaje de Gómez Morín: "La esperanza activa de una patria libre y justa, encarnada en generosidad y orden por obra de personas responsables que, agrupadas en un partido político inspirado en el humanismo cristiano, estuvieran dispuestas al aparente absurdo de correr el riesgo de ser plenamente ciudadanos, en el marco de un régimen que se esfuerza en negarle a los mexicanos el atributo esencial de ser ellos quienes decidan el rumbo social, económiCo y político de su propia nación".

Perversión del poder La situación del país es grave. No es que no lo fuera antes, puesto que desde los anos en que el partido fue fundado se dijo con toda claridad que el mal de México era orgánico y que el penoso estado de

6

1


""

.

la vida política no era más que la pústula en que culminaba la enfermedad generalizada del cuerpo social. No creo ser pesimista si pienso y expreso que ese mal se ha agravado. El régimen hizo de los tiempos de la prosperidad ficticia ocasión para generar una cultura de la complicidad, de la impunidad, del triunfo meramente material y del silencio, que fue desarrollando en muchos la convicción de la inutilidad de la participación abierta y libre en los asuntos públicos. En una palabra, emprendió un gigantesco esfuerzo, indudablemente perverso, de destrucción de la conciencia de solidaridad para garantizarse la permanencia en el poder. Para todos los mexicanos, es obvio que los aflos que se creyeron buenos sólo fueron la máscara de una realidad estructural lamentable. Durante ese tiempo, proliferó la mentalidad de que el esfuerzo personal lograría impregnar la vida pública por las virtudes privadas. Hoy, cuando la injusta desnudez de las estructuras injustas muestra su rostro de crisis, inflación, desempleo, empobrecimiento, desarticulación social y represión, nos damos cuenta de que la vida personal y social de los mexicanos ha sido contaminada por los vicios públicos. La conciencia de solidaridad, la convicción de que es en y por la solidaridad que es preciso buscar soluciones, apenas si comienza a despertar y, cuando logra manifestarse, descubrimos que no contamos con capacidad para organizar esta solidaridad e incluso que hay que comenzar por transformar la irritación en conciencia. El poder, ahora que su fracaso es público y su desprestigio trasciende nuestras fronteras patrias, utiliza el subdesarrollo económico que él mismo generó como instrumento de control político; se aprovecha de la desintegración social que se encargó de promover; le pasa la factura a los que hizo sus cómplices.

Renovar el esfuerzo Al repasar nuestra propia historia de luchas, sacrificios e incluso heroísmos y martirios constatamos que lo que Acción Nacional ha hecho no ha sido en vano. Sin embargo, estoy convencido de que el partido debe hacer un renovado y redoblado esfuerzo para convertirse en más eficiente factor de cambio. Mi único ofrecimiento, al pedirles que piensen en mí a la hora en que voten para elegir al nuevo

7


Presidente de nuestro partido, es que haré cuanto esté a mi alcance para conseguir este objetivo. Me parece ilusorio, porque sería superficial, presentar un proyecto completo de lo que haría en la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional si ustedes me eligen. Se trata de algo que amerita la reflexión conjunta del partido entero, para que su rica historia y sus sólidos principios doctrinales, pensados y dialogados por sus mujeres y sus hombres, por los militantes de la primera hora y por los nuevos, por los jóvenes y por los experimentados, marquen el rumbo. Este no puede salir de la imaginación de un hombre, por imaginativo que éste sea, ni de la de un grupo pequet'lo, por lúcido que éste fuese. Tiene que emerger del Partido en su conjunto. A promover y coordinar este esfuerzo, sí que me comprometo. Sin embargo, me parece que ofrecer solamente esto sería poco. Por eso quisiera exponer con toda claridad mis puntos de vista acerca de lo que yo mismo he llamado la radicalización de Acción Nacional.

Ir a las ralees No se trata, evidéntemente, de un llamado a asumir posturas verbalmente incendiarias ni actitudes prácticamente violentas. No soy de los que creen que la violencia es partera de la historia, porque la historia misma me ha enset'lado que el grito destemplado y las barricadas engendran regímenes irracionalmente injustos, criminales y mentirosos. Soy de los que creen que las almas pueden moverse, que la acción sin razones que la sustenten degenera en activismo; que es la transformación de las conciencias la que produce cambios histÓricos genuinamente humanos. Además, basta ver la forma en que el régimen -ha fortalecido su aparato represivo para saber que ya está montada la trampa para quienes escojan el camino violento. La radicalización a la que me refiero, como el origen de la palabra lo indica, es la que tiene que ver con las raíces de Acción Nacional, es decir, con la identidad del partido: con su propio ser en la medida en que éste es conocido y asumido por nosotros los panistas. La radicalidad a la que me refiero es la que permite ver más allá del interés material golpeado por la crisis y lesionado por el mal gobierno. La radicalidad que deseo es la de quien actúa con base en lo que es

8

,.


y no como respuesta o reacción a lo que otros son o no son, hacen o dejan de hacer. La radicalidad que quiero para mí y para Acción Nacional es aquella que los fundadores del partido describen al senalar que Acción Nacional tenía que emprender una tarea más grande que la de la conquista del poder, porque está en la raíz de la posibilidad misma del poder entendido como servicio: la de conseguir que la conciencia, que el sentido común nuestro y de todos los mexicanos haga de la solidaridad el valor social más importante. Es a partirde este conocimiento de nosotros mismos que podremos abrirnos a todo diálogo, a toda alianza, a toda opción, en la medida en que sólo puede serfactorde cambio quien sea capaz de convocar y encabezar un esfuerzo plural de solidaridad. Pero sólo puede actuar así quien aporta a la pluralidad su propia singularidad. Me atrevo a decir más: sólo podremos cambiar para bien y ser factor de cambio si sabemos quiénes somos, qué somos y qué queremos. Todo lo que venga de fuera puede ser bueno o malo, pero ni siquiera seremos capaces de juzgarlo desde la ignorancia o mal conocimiento de nuestro propio ser o desde la carencia del proyecto de partido y de nación genuinamente nuestros. Polltlca

y cultura

Desde nuestra propia raíz, reflexionada y asumida, creo que debemos ser capaces de generar toda una cultura política en particular, e incluso una cultura en general. Para entender este propósito, baste recordar la actitud siempre alerta y la presencia siempre esclarecedora de los fundadores del partido en relación con los asuntos de la historia, de las artes, del Derecho, de la ciencia, de la religión. Y no es que pretendamos ser un partido totalitario; es que todo partido -si no es el lugar geométrico de todos los oportunismoses la expresión política de una cultura. Varios de los mejores músicos, poetas, pintores, juristas, filósofos y científicos de México participaron de algún modo en el nacimiento y en el desarrollo de Acción Nacional en sus primeros anos. Dénme a mí, que no soy eso que se suele llamar "un intelectual", la oportunidad de decir aquí que necesitamos acudir al ámbito de lo intelectual con decisión, sin temor y sin complejos. Necesitamos cuadros intelectuales, política de relaciones, vigor propio. Ya no es tiempo de coincidencias casuales, sino de convergencias causadas. Que no nos quede alma sin mover,

9


amigo sin encontrar, puente sin tender. La clave de esto, insisto, es el conocimiento de nuestras raíces. Si no, el diálogo se vuelve táctica y no modo solidario de vida.

Verdades y verdad El Partido es hoy la vanguan.. ; ,a oposición en México. Esto es cierto y hay que agradecerlo a los que han perseverado en el esfuerzo a pesar de todo. Pero en política no hay oposición ganada para siempre. Creo que Acción Nacional debe hacer un gran esfuerzo, y no sólo político electoral, para seguirlo siendo. Lo será en la medida en que se ancle en sus raíces, en la medida en que mejore su capacidad de convocatoria y su capacidad de propuesta, y, sobre todo, en la medida en que se identifique con los anhelos y las esperanzas de esa enorme multitud de mexicanos que ni siquiera ha sido decepcionada porque jamás se le ha dado la oportunidad de ilusionarse. Acción Nacional, creo yo, tiene que pensarse como partido interclasista al servicio de los más necesitados, de los que más tiempo han esperado, de las víctimas de siempre. Acción Nacional, estoy convencido, no puede pensarse a sí mismo como instrumento de presión en manos interesadas en defender privilegi",s. El Partido no necesita verdades sexenales que le sirvan, sino una verdad permanente a la cual servir: la dignidad de la persona humana. Conocimiento de sí, profundización en su ser, renovación coherente con sus raíces y con las circunstancias de México; radicalidad en la acción; ampliación de ésta a los ámbitos de la sociedad civil a los que no hemos llegado; política de relaciones dinámica; búsqueda de convergencias; fortalecimiento de la posición de vanguardia del partido; radicalidad frente al régimen, a cuya cultura de la complicidad, la impunidad y la fuerza, habrá que oponer una cultura de la solidaridad, de la justicia y de la resistencia pacrfica, entendida ésta como la exr-,si6n de una firme voluntad dispuesta a la adopción institucior,dlmente coordinada de medidas no violentas, pero lo suficientemente enérgicas como para hacer comprender a la antidemocracia acampada en el poder, que ya no puede impunemente seguir fomentando la irritación popular al frenar el evidente y a la vez urgente anhelo ciudadano de vivir en plenitud la democracia. Delegación de responsabilidades para comprometer a más y mejores

10


,• militantes y dirigentes; esfuerzo de difusión doctrinal, ideológica y programática; tarea de equipo ... Estos son algunos de los puntos en que habré de insistir desde la Presidencia Nacional, si ésta llega a mis manos. Como garantía de que todo esto se hará, no puedo ofrecer más que la palabra del panista que soy, al que ustedes conocen y que confía" en que sus limitaciones personales serán ampliamente superadas en virtud de las riquezas personales y colectivas de las mujeres, los jóvenes y los hombres de Acción Nacional. MéxIco,

D. F.,

21 de febrero de 1987.

11


,

Espacio del pueblo Me complace en forma muy especial que ésta, mi primera visita a Coahuila como Presidente del Partido, sea motivada por el acto que en estos momentos nos congrega: La inauguración en Saltillo de un local propio. Esto representa un anhelo de llevar a cabo una acción cívica permanente, es decir, lo que Acción Nacional ha pregonado desde su fundación misma. La imagen de la "casa" expresa mucho de lo que los seres humanos desean. El término es grato y familiar a los panistas. Don Efraín González Luna llamó a la patria "casa grande y amada"; concibió a México como una comunidad en la que la generosidad y la dignidad tuvieran ámbito propio, atmósfera propicia y promotores decididos. Buen principio es el contar con las instalaciones físicas que habrán de darnos albergue. Mejor aún será el vigilar celosamente que el ambiente que se viva dentro de estos muros, se distinga por un espíritu fratemal y solidario que permita superar las humanas flaquezas y las naturales diferencias que distinguen a los seres humanos. Conseguir una casa para el PAN es conseguir techo y amparo a la voluntad solidaria y democrática de los mexicanos. Es darle espacio y lugar propios al pueblo. Es disponerse a formar familia y dar prueba de vida. La casa que hoy inauguramos es para eso: para que aquí germine la vida nueva, la vida de la conciencia y de la solidaridad, la vida de la democracia en esta comunidad coahuilense.

12


Les felicito y me alegro junto con ustedes por esta inauguración, presagio de nuevas y más vigorosas acciones aliado del pueblo de Saltillo, de Coahuila y de México. Que estas paredes y estos techos den calor y vida a la voluntad de hacer de México la patria que los mexicanos exigimos y la decisión de acercar a más y más mexicanos al proyecto y a los ideales de Acción Nacional. 58ft/llo, Coah., 19 de marzo de 1987.

13


Nuestro lugar Para nadie es un secreto que aqur, como en otros lugares de Chihuahua y de México, el pueblo ha escuchado el mensaje de Acción Nacional, ha crerdo en él y ha demostrado estar dispuesto a dar la batalla para promover el bien común, la vigencia de los derechos humanos, la libertad y la justicia. Estoy seguro de que el eco popular que Acción Nacional ha obtenido no sólo se debe a la verdad de sus ideas y al vigor de sus principios. Cada avance, cada triunfo, cada experiencia ha sido también resultado de las acciones decididas, abnegadas y constantes de hombres y de mujeres, de jóvenes y de hombres maduros que han sabido convertir su irritación contra el régimen en conciencia, y ésta en actos concretos. Es fruto asimismo de la decisión de estos mexicanos de irle dando al pueblo de México, a través del partido, instrumentos adecuados para que el mismo pueblo sea capaz de modificar las condiciones de vida personal, social, económica y polrtica, tan deterioradas por tantos anos de monopolio de poder, por un lado, y de faita de participación, por otro. Decididos los chihuahuenses a darnos nuestro lugar, poco a poco hemos ido descubriendo que requerimos de medios para que nuestra labor sea más eficaz y nuestros resultados mejores. Cuando el PAN, en cualquier sitio de México, es capaz de contar con mejores instrumentos, el pueblo resulta beneficiado. Cuando Acción Nacional logra tener casa, es el pueblo el que obtiene domicilio permanente para pensar, expresar y ejectuar su voluntad de cambio.

14


Cualquier hombre sabe que "poner casa" es un paso importantísimo en la vida familiar. También lo es para la vida socia: y política. Por eso, les felicito. Por eso, en el momento en qu: inauguramos esta casa, les recuerdo con Gómez Morín que nunca deben faltar motivos espirituales para la acción y les deseo que este techo debe cobijar ideales, acoger ideas y promover más vida social y política.

Ciudad Delicias, Chlh., 21 de marzo de 1987.

15


Rostro, manos, voz y actitud de Acción Nacional Es honroso y grato para mí dirigirme a ustedes, diputados locales de Acción Nacional, pues además de la solidaridad y la fraternidad que nos unen como companeros de lucha, son ustedes una parte importante del fruto de los trabajos de todo el partido; digamos, la parte visible de ese fruto, especialmente en sus localidades. Por otro lado, son pieza cla~e en la tarea del partido al servicio de todo el pueblo de México. Son ustedes rostro y manos, voz y actitud de Acción Nacional.

Además, no puedo menos que congratularme de estar en Oaxaca, sede de este evento, tierra hospitalaria y semillero de panistas distinguidos, estado en el que las dificultades geográficas, políticas y sociales no han arredrado ni en tiempos de los más cerrados caciquismos a los hombres y las mujeres que, bajo la bandera y con los ideales de Acción Nacional, han dado la batalla por la democracia, por la dignidad de la persona humana, por el bien común y por la solidaridad.

Necesario conjunto Alguna vez uno de los fundadores del partido dijo que México requiere de un "triple haz de trayectorias" para poder llegar a ser el país que todos queremos para nosotros y para nuestros hijos. Los elementos de ese necesario conjunto son, a los ojos de Don Efraín

16


González Luna, primero: la renovada actitud personal de quienes deciden escuchar los imperativos de la conciencia antes que ceder frente al apetito de poder o de lucro; segundo, la agrupación de esta conciencia renovada en un instrumento social y político fiel a aquellos imperativos y, tercero, la acción de ese instrumento -que es el partido- sobre el cuerpo entero de la sociedad mexicana. No creo equivocarme si afirmo que Acción Nacional recoge hoy la adhesión y la confianza de millones de mexicanos cansados de mentiras, fraudes, cinismo y prepotencia, y dispuestos a vivir dignamente como personas que se saben responsables de su propio destino y del destino de su patria. Somos la primera fuerza política del país. La barbarie antidemocrática del régimen -por algo seráorganiza sus más grandes y perversos esfuerzos para aniquilar nuestras posibilidades de presencia y de acción. Es contra nosotros que formula las leyes y reglamentos irracionales que norman el desarrollo de los procesos electorales. Es fundamentalmente contra nosotros que practica sus técnicas refinadas o violentas, represivas o de fraude electoral. Es precisamente contra nosotros que enfila su capacidad de desinformación, de calumnia, de rumor y de manipulación de la opinión pública. La medida de nuestra fuerza nos la da de algún modo la dimensión del esfuerzo del régimen para minimizamos, atemorizarnos, corrompernos, dividirnos, desprestigiarnos y reprimirnos. Calidad

moral

Si el partido ha logr,ado esta amplitud y esta profundidad de presencia en la sociedad, esto se debe a que los militantes, los dirigentes y los funcionarios públicos del PAN han logrado demostrar su calidad moral. Y se trata de una calidad moral que acompaM al partido desde su nacimiento y que ha ido acrecentándose gracias a cuando menos dos factores. El primero de estos factores es el conocimiento de los principios de doctrina del partido, acompanados de una siempre renovada capacidad para transformarlos en actitudes, en proyectos de ley, en plataformas políticas, en opiniones y en acciones. El segundo es la voluntad creciente de coherencia personal con esos principios, con esas ideas y con esas expresiones.

17


Frente a un régimen que poco a poco se manifiesta corno fuerza sin conciencia, corno poderío sin autoridad moral, Acción Nacional se ha convertido en partido creíble y confiable, en conductor de la sociedad civil. De esto hay que darle las gracias, como mexicanos y corno panistas, a miles de hombres, mujeres y jóvenes que han hecho suyos los postulados del PAN.

Legisladores

locales

Los diputados locales panistas han jugado en este ámbito un papel de primera magnitud. Ellos han encabezado las luchas electorales y las batallas legislativas y políticas en sus estados. Ellos han sido voz de denuncia fundada y de crítica argumentada. Ellos han sido portadores ante la opinión pública de la posición del PAN. Pero no debemos olvidar que, en política, no hay espacio ganado para siempre. Si deseamos que Acción Nacional siga creciendo, siga avanzando, continúe corno vanguardia de la dignidad nacional, de la libertad, del derecho, de la justicia y de la democracia, tenemos que disponernos a aumentar nuestra calidad intelectual y moral, que son las que consliluyen nuestra fuerza social, política y electoral. El diputado local del PAN tiene que seguir profundizando en conocimientos. Principios de doctrina, plataformas y programas partidistas deben tener en los legisladores panistas a sus más serios conocedores, a sus más constantes divulgadores y a sus mejores intérpretes. Además, es preciso elevar el nivel de conocimientos jurídicos de los diputados panistas y mejorar S"S capacidades de razonamiento y de expresión. Pero todo esto [ jedaría en mera teoría si a la mejoría senalada no anadirnos la voluntad de ser, de seguir siendo coherentes en nuestra vida personal, familiar económica y social con los profundos principios doctrinales que están en la raíz del partido. Estimados amigos: yo deseo que sus trabajos cotidianos y los de esta reunión sean fructíferos para la patria y para el partido, como institución consagrada a engrandecer y fortalecer a México. Yo espero que el partido sea cada día más fuerte y mejor organizado para que su acción sobre el país sea cada vez más determinante del bien común. Y, sobre todo, deseo que todos los panistas vayamos a

18


las raíces del partido a renovar nuestro compromiso. Es ésta la radicalidad que se requiere hoy para dar al pueblo mexicano, a la sociedad de México, una alternativa válida para conseguir la nación que queremos, la democracia que anhelamos, la justicia y la libertad que el pueblo de México merece.

Oaxaca, Oax., 22 de marzo de 1987.

I

t

19


La fortaleza de la verdad Es para mf un gran gusto volver a Mérida con ocasión ahora de esta Reunión Interregional. El hecho de estar en Yucatán, estado en el que Acción Nacional ha logrado una significativa presencia social y polftica, y el hecho de estar con los directivos panistas del Sureste es de gran significación para mI. En el primer caso, porque fue aquí, en esta ciudad, donde el PAN, gracias a la gestión municipal de aquel hombre extraordinario que fuera Víctor Manuel Correa Rachó, demostróó en una capital estatal que la democracia no es un lujo de comunidades económicamente ricas, ni una utopía. Mérida se gobernó de manera excelente. Acción Nacional logró asf fortalecer su calidad de partido capaz de gobernar y su característica de autoridad moral y polltica en todo el pafs. En el segundo caso, la presencia de Chiapas -cuya capital también estuvo en excelentes manos panistas- , de Campeche, Quintana Roo, Oaxaca y Tabasco da a este acto características importantes. La reunión, como ustedes muy bien saben, es una de las muchas que decidimos hacery que estamos haciendo para preparar, consultando al partido entero, nuestro programa de gobierno con miras a la campana federal de 1988. Además, se ha de discutir aquf un tema de gran trascendencia para todo el partido: el de la conveniencia de aceptar o no aceptar algunas de las prerrogativas que la ley electoral vigente concede a los partidos pollticos.

20

I

1

I


I

Norma

democrática

Esta grave decisión deberá tomarse después de oír el parecer de los panistas. Recogido éste en diversos foros, quedará a cargo de los órganos estatutarios del partido de producir la decisión definitiva. En este caso, como en tantos otros, la norma democrática es la que impera dentro de Acción Nacional y al Comité Ejecutivo Nacional sólo le toca coordinar el esfuerzo de reflexión y organizar los actos partidistas en que se ha de decidir después de madurar y ponderar todos los pareceres recabados y discutidos. Al observador superficial puede parecerle extrano que en este país, tan deformado por el centralismo y por la antidemocracia gubernamentales, un comité nacional no haga eso que la perversión antidemocrática llama "dar línea". Aquí la línea la fija el partido a través de sus órganos estatutarios. El Comité Nacional escucha y acata como cualquier otro órgano partidista. Cabe senalar, empero, que hasta el momento hemos encontrado opiniones diversas y qué bueno que así sea. Por eso hemos querido que se presente aquí un análisis, tan completo como es posible, de las razones a favory de las razones en contra en tan delicada materia, y nos disponemos, además, a escuchar y a meditar los puntos de vista del Sureste. Así vivimos y practicamos la democracia. Comunidad

de

voluntades

Esta, como quedó clarq desde el nacimiento del partido, no nace del acuerdo unánime de las inteligencias, sino de la comunidad de las voluntades. De voluntades, anadiré , que son buenas voluntades, porque son de hombres y de mujeres que quieren el bien de México y que, para avanzar en la consecución de la justicia, de la libertad y de la democracia, aceptan vivir los principios del partiflo y atenerse a las normas internas. Acción Nacional no es el espacio en el que el apetito del poder o del lucro encuentran eco, acogida, ni terreno fértil. . Tampoco es el partido pedestal de los oportunistas que buscan satisfacer vanidades personales. Es un instrumento de quienes, más que pensar en sus derechos, están decididos a cumplir sus deberes y sólo se permiten a sí mismos exigir aquéllos en la medida en que cumplan éstos.

21


Para luchar por la democracia, el partido ha escogido el camino del respeto a la ley, a la dignidad de la persona humana y al bien común. Hay quienes piensan, cuando hablamos de radicalidad, en que Acción Nacional va a convertirse en irresponsable y criminal heraldo y promotor de la violencia. No es asf. Acción Nacional es una institución que le exige a sus miembros coherencia y en esto estriba su radicalidad. Aquí no tienen cabida el trabajador que no trabaja, el empresario que regatea a sus empleados el salario justo, el rico que olvida la función social de la propiedad, el hombre que prefiere su gloria o su interés personal antes que el bien de México. Ir a la raíz de los males que aquejan a nuestra nación es ir a las conciencias de los mexicanos y yo creo, como lo senalara en brillante artículo Don Efraín González Luna, que los peores cómplices de la destrucción de las conciencias mexicanas, "más que los asesinos y los torturadores de los cuerpos, más que la piara acampada en posiciones privilegiadas para saciar apetitos de poder o de bienestar material, son aquéllos que, llamados por vocación o por profesión al servicio del espíritu, lo traicionan para entregarse al rencor faccioso, al poder insolente y remunerador: el intelectual oportunista, el escritor a sueldo, el periodista que tiene en la tarifa código y evangelio, el maestro que cuida más el puesto que la ensenanza, el juez que es primero "revolucionario" y luego hacedor de justicia, el profesionista gana-pesos que podría ser orientador y guía en el urgente esfuerzo de salvación nacional y a quien sólo preocupa la salvación de su comodidad y de sus ganancias. Son éstos los genuinos enemigos de la verdad, de la conciencia solidaria y democrática. Y la fortaleza de la verdad, anade González Luna, no suele caer tanto por las embestidas de sus enemigos como por la cobardía de sus defensores".

Fidelidad a la conciencia Por eso, aquí en Yucatán, reiterarnos nuestro llamado a las conciencias ciudadanas, y anadirnos que más hace por el bien de la patria el ciudadano víctima de la injusticia -como lo son los presos políticos de Chemax- que el tranquilo hombre de negocios o el convenenciero profesional que calla, avala y huye, cuando no adula, se arrodilla y comparte el bolín. Vaya toda nuestra solidaridad para estos presos y escúchese nuestro clamor por su libertad. n'~estra pública exigencia de justicia a las autoridades. A la injusticia hemos decidido oponer la energía de los pacíficos. que no es la de los

22

__ ~


pasivos, sino la de quienes, por fidelidad a su conciencia resisten cívicamente a la autoridad injusta. A ustedes, como dirigentes del PAN, corresponde, amigos del Sureste, continuar sin desmayo el esfuerzo. La fuerza de la idea democrática va abriéndose camino con vigor cada vez mayor. Sigámosla viviendo, sigámosla impulsando, sigamos exigiéndola. Hagámoslo por fidelidad a la esencia y a la raíz de Acción Nacional, por solidaridad con el pueblo de México. Profundicemos en nuestro ser y pensemos en las consecuencias prácticas de nuestros principios. Renovemos nuestra mentalidad, reafirmemos nuestros propósitos. Impulsemos las formas de vida solidaria y democrática que los tiempos y la patria exigen.

Mérlda, Yuc., 29 de marzo de 1987.

23


Principios comunes, destino común Visitar Jalisco es, para el Presidente de Acción Nacional, acudir a la tierra que dio aliento a uno de los más fecundos creadores de la doctrina del partido. Las sólidas ideas que conforma~on nuestras tesis doctrinales fueron magistralmente plasmadas por Don Efraín González Luna. El y otros ilustres jalicienses, como el maestro Rafael Preciado Hernández, han honrado a esta tierra al aportar su talento, su tiempo y su cultura al servicio de la causa asumida por Acción Nacional. Es por eso que hoyes motivo de alegría y ocasión de reflexión estar con ustedes, companeros de ideal y hermanos en la misma raíz que, de Baja California a Yucatán da savia al mismo árbol que es el partido. Gracias por su invitación y gracias también por sus esfuerzos de ayer, de hoy y de manana.

Comunidad de esperanza Nació Acción Nacional de una matriz cultural pródiga y jugosa. A su doctrina la llamó Don Efraín "Humanismo Político" y en ese pensamiento quiso anclar, enraizar, arraigar la vida y la obra de los panistas. Desde el principio, quedó claro que en el ámbito humano de la institución podían producirse desarrollos distintos y aplicaciones diversas de los conceptos fundamentales. Y quedó claro asimismo que tal diversidad sólo podía convertirse en unidad activa y fértil si la voluntad de concordia prevalecía sobre el interés individual y de

24


pequet'lo grupo. Los procedimientos democráticos debían ser el medio para tomar decisiones colectivas obligatorias para todos. La suma de buenas voluntades debía hacer superar las diferencias naturales que son producto de las visiones individuales. La comunidad de proyecto, la comunidad de esperanza y de destino -set'lalaron siempre los fundadores del partidotenía que ser el elemento decisivo para que Acción Nacional creciera en calidad y cantidad. No se concibió jamás el partido como grupo que crece por división acelerada -eso es el cáncer-, sino como obra que avanza por adición conciente y democráticamente vivida. Si hay principios comunes, si hay voluntad común, si hay común destino y si hay adversario común, el desafío para quienes hemos hecho nuestra doctrina del humanismo político fue, es y será la unidad que haga de este instrumento una herramienta eficaz en manos del pueblo de México. No es posible convencer a nadie de la bondad de la idea que se comparte por medio de una práctica dividida. No es posible llegar a nuestro objetivo -la "reforma a paso de revolución" de que hablara aquel documento del "Cambio democrático de estructuras"- sin opción por la unidad interna. No es posible pensar desde la turbulencia ni juzgar desde el torbellino. Pero para conseguir la unidad hay que comenzar por obtener la serenidad en cada conciencia. A eso les invito hoy. La tarea debe estar por encima de la discusión; la misión por encima del espíritu sectario; la unidad de los corazones ha de ser superior a la diversidad de las mentes.

En las circunstancias actuales del país, el atentado contra la unidad del partido es suicida para éste y criminal para México. No lo olvidemos. Abramos las puertas de la conciencia que nos mueve a buscar esa unidad; olvidemos detalles que separan; subrayemos magnitudes que nos unen. Nuestra propia conciencia, la de nuestros hijos, la del país entero no nos perdonarían ser los autores de la debilidad de Acción Nacional en un momento como e'lque ahora vive el país.

Conciencia

y Salvación

Quisiera terminar esta sencilla intervención con unas frases del maestro González Luna: "Un pueblo sin conciencia política, es decir, olvidado de su deber, ignorante de su identidad, ciego a su destino,

25


no podría ser sujeto de salvación; estaría condenado a la anarquía y al caos en su vida intema y a la sumisión vergonzosa en sus relaciones internacionales. Empezará a salvarse cuando surja en él un organismo sano que sea su conciencia y su voz; que alguna vez será su brazo". Es evidente que ese organismo es hoy Acción Nacional. De nosotros depende que este organismo trascienda '10s límites de la promesa y de la esperanza" y sea realidad viva y actuante en el México de hoy. Nuestra responsabilidad es grande. Quiera Dios que sepamos ser capaces de entenderla, de aceptarla. de asumirla y de realizarla.

Guadalajara, Jal., 5 de abril de 1987.

26


Preparar el futuro Es para mí honroso encontrarme con ustedes. El Grupo Parlamentario de Acción Nacional en el Congreso de la Unión está llamado a ser, sin duda, una de las expresiones más calificadas del partido, por el hecho de que constituye un elemento clave del trabajo político que realizamos, junto con millones de mexicanos que nos respaldan y cientos de miles de panistas en todo el país, para lograr lo que Don Efraín González Luna llamó "la reorganización del Estado". Es evidente que los legisladores federales de Acción Nacional pueden colaborar en forma destacada en la consecución de este p~op6sito, puesto que laboran en la formulación y corrección de las normas jurídicas que dan a la Nación lo que podríamos llamar su sistema óseo -cuando se trata de las normas constitucionales- y los mecanismos para poner a la autoridad al servicio de la sociedad, tanto en el caso de la Constitución como en los de las diversas leyes secundarias. Los diputados federales del PAN deben ser, para el partido entero y para su presidente, colaboradores imprescindibles. Ellos llevan al Congreso la voz del pueblo, asfixiada a menudo por los intereses facciosos. La diputación panista representa realmente el sentir popular. Por ella el partido debe demostrar en forma cotidiana y concreta la vigencia, la fortaleza y la aplicabilidad de sus principios doctrinales, de sus programas y de sus plataformas.

27


Trágicas disyuntivas De todo ésto, se deriva una enorme responsabilidad. Si los diputados panistas tienen a su cargo una parte importante de esa reorganización del Estado, vale la pena pensar juntos en lo que tal reorganización significa y exige. "La noción del Estado -escribía Don Efraín- se encuentra confrontada con trágicas disyuntivas y, para que en el futuro sea cimiento de un orden verdadero y no foco de descomposición o de violencia, necesita resolver en una síntesis clara y enérgica estas opciones: autoridad y libertad, comunidad y persona, predominio clasista y justicia social". De esto se trata. Y, en el caso de los diputados federales, esto implica el cumplimiento escrupuloso y comprometido de diversas tareas.

Derecho absurdo En primer lugar, la tarea legislativa, que es la propia de ustedes. Legislar, incluso en un país como el nuestro, en el que las leyes son violadas precisamente por quienes deberían dar ejemplO de respeto. por ellas, es, cuando menos, preparar el futuro. Digo esto porque me parece que el presidencialismo que padecemos es sencillamente un sistema en el que, contra toda razón, se consagra en la práctica el absurdo derecho de poner a alguien por encima del Derecho. De aquí se deduce que legislar, para los diputados del PAN, obliga a serios y permanentes esfuerzos personales y de grupo. Es preciso prepararse bien, estudiar con ahínco, dedicar tiempo y meditación al análisis de la realidad del país, profundizar en la doctrina democrática, penetrar hasta donde sea posible en la riqueza de los principios del partido. Es asimismo necesario cumplir con los deberes que las leyes imponen a los diputados y ser cuidadosos con los reglamentos y normas del partido. Es imprescindible crear un clima de amistosa y leal colaboración en el Grupo Parlamentario, y propiciar una atmósfera de responsabilidad compartida, de seriedad profesional, de generosidad partidista y de servicio.

28


Sociedad

y Estado

Por otra parte, recordemos que el mismo don Efraín, del mismo modo que Gómez Morín, concebía la reorganización del Estado como fruto de la restructuración de la sociedad. Que pensaron que la sociedad no puede vivir "invertebrada y dispersa", por lo que es necesario "restaurar los cuadros naturales en que el hombre espontáneamente se articuló". Esto, en un lenguaje más cercano al nuestro, significa fortalecer a la sociedad civil, a las sociedades intermedias virtualmente arrasadas por la acción corruptora, disolvente y estatizante del régimen. Es en este marco en el que se inscriben dos tareas más de los diputados federales de Acción Nacional: su colaboración en todas las tareas de fortalecimiento del propio partido, como instrumento de convocatoria y articulación social, como centro organizador de la sociedad. Y ésto, más que resultado automático de un saber, de una doctrina, es fruto de una práctica política sólida y permanente que debe llevar a Acción Nacional a ser la síntesis unificadora de fuerzas sociales que quieren un cambio para México. Por el trabajo de los diputados federales en el partido, como hombres de partido, como militantes panistas ejemplares, debemos seguir avanzando en el logro de una más amplia y decidida participación de todos los mexicanos y de las organizaciones de mexicanos en la vida cívica y política de México.

Gestar

y gestionar

Además, y en coherencia con esa tarea, está algo que sé que no ha sido suficientemente clarificado y que es preciso abordar. Me refiero al conjunto de actividades variadas que caen habitualmente bajo el nombre de "gestoría". La gestoría es un servicio condicionado al principio de subsidiaridad. Es cierto que, estrictamente, no compete a los legisladores, cuya gestión específica es la de legislar o gestar leyes, gestionar su aprobación o modificación. Pero en este país los gestores no gestionan, los gestado res no gestan yeso nos tiene en trance de pésima administración y de abortos legislativos. Por eso creo que no podemos soslayar esta tarea. Entenderla y realizarla subsidiaria-

29


mente es el reto, es decir, no asumirla como propia, pero realizarla con el fin de que, poco a poco, sea el pueblo mismo y sus organizaciones quienes sean capaces de efectuarla, de quererla efectuar, de poderla efectuar. Si la entendemos así, la convertiremos en obra creadora de sociedad, de articulación social, de fortalecimiento de sociedad. Veámosla así, porque seríamos miopes si no advirtiéramos que en el México de hoy la persona y la sociedad están a la merced de gestores que no gestionan, o de coyotes que hacen de la gestión un negocio que, al mismo tiempo que los enriquece, fomenta la disolución de la sociedad. Ausencia

y abdicación

No es necesario hablar más. Debemos juntos buscar la vía más expedita para transformar al país, no sólo legal, sino realmente. Para lograr este propósito resulta imprescindible que la soberanía regrese al pueblo; que los diputados, sus legítimos representantes cuando lo son por expreso mandato popular, hagan del legislativo la fuente y la esencia del poder. Bien sabemos que estamos muy lejos de que esto ocurra en México. Un presidencialismo desbordado e irresponsable, hecho posible por una combinación de ausencia ciudadana y de abdicación de derechos del propio cuerpo legislativo, han convertido en grotesca caricatura al que debiera ser el Supremo Poder de la Nación. Analizar juntos, integrantes de la diputación panista y cuerpos directivos del partido, las fórmulas que nos permitan ser cada día más responsables y eficientes para alcanzar más pronto nuestros objetivos y así mejor servir a México, debe ser el propósito de ésta y de cuantas reuniones conjuntas sean necesarias en el futuro. Lograr que la labor de continuidad no se interrumpa cada trienio; tender los puentes entre una y otra legislatura para no tener que partir prácticamente de cero en cada período; establecer el soporte informativo y la asesorfa necesarios para la responsable acción parlamentaria; aprovechar plenamente las valiosas experiencias que sólo la vivencia real de la labor legislativa produce y, en otro orden de cosas, desarrollar auténtica y permanente labor partidaria; encabezar causas populares; establecer contactos y servir eficazmente a los

30


diversos sectores de la comunidad -claramente establecida la atención prioritaria a quienes más han esperado y más lo necesitanson retos y responsabilidades que a todos nos incumben y en los que, aliado de ustedes, quisiera particip,ar. Les agradezco la oportunidad que me brindaron de estar hoy con ustedes y espero que, juntos, podamos cumplir con el compromiso contraído al militar en Acción Nacional.

México, D.F., 20 de abril de 1987.

31


El que sembró A temprana hora en mi iniciación como panista, tuve el privilegio de conocer a Don Manuel Gómez Morín. Podría más bien decir que por haber conocido a don Manuel en los albores de mi actividad política soy ahora y desde entonces panista. Recuerdo vivamente el momento del primer encuentro en nuestro común natal estado de Chihuahua. Me asomaba yo, en la capital chihuahuense, a mi primera convención, movido más que nada por un sentimiento de curiosidad, pues mi contacto con el PAN se limitaba a la corta experiencia -exitosa por cierto- como coordinador de la campal'la de Jesús Sanz Cerrada a la diputación federal por Ciudad Juárez, lugar donde en aquel entonces yo vivía. Minutos antes de que se iniciara la convención fui presentado con don Manuel, quien asistía a la misma en compal'lía del entonces presidente nacional, Ing. Juan Gutiérrez Lascuráin. Seguramente llevado por la desesperación -ya que uno a uno los precandidatos a la gubernatura habían declinado en privado su eventual postulación- don Manuel cumplió con el encargo que le encomendaran los líderes locales de preguntarme si estaría yo dispuesto a participar como opción. Me defendí lo mejor que pude, esgrimiendo principalmente los argumentos de mi falta de experiencia y de mi limitada proyección estatal. De hecho, mi aceptación sólo la di horas después, cuando la Convención -influenciada entre otros

32


oradores por el popular Carlos Chavira Becerra, camarguense origen como yo- optó por mi candidatura.

Indestructibles

de

lazos

A partir de entonces, lazos de indestructible amistad me ligaron al maestro quien, consciente de mi manifiesta novatez, me tomó bajo su ala tutelar durante toda la campana y posteriormente también durante mi campana presidencial.

Valores eternos Hablar del fundador, como fácilmente puede colegirse, significa evocar imborrables recuerdos y es para mí muy grato y honroso. Desde el vasconcelismo, el sueno de Gómez Morín pareció cobrar forma en el siguiente pensamiento: los males de la patria, de raíces hondas, sólo podrán desaparecer si los mexicanos todos asumen en su conducta la convicción de que, por encima de la acción fugitiva y más allá de un caudillismo, cuya espectacularidad es fachada que oculta y disimula la ausencia de soluciones integrales, una acción permanente, nutrida en valores eternos, puede dar cauce, no al cambio de personas solamente sino a una profunda transformación de instituciones. iLástima que el vasconcelismo no pudiera penetrar en la hondura de esa idea! El resurgir de la esperanza hubiera llegado diez anos antes a un México sometido a la barbarie y al primitivismo. Porque el mismo hombre que planteó, sin respuesta, a Vasconcelos la necesidad de una acción profunda en el campo político, precisó esa idea en los umbrales de Acción Nacional: "La formación de partidos que organicen el cumplimiento del deber político y sean permanentes en su actividad, como permanente es su fin, es necesidad evidente dentro de la realidad histórica de México", escribía Manuel Gómez Morín en agosto de 1939. Un mes después, con firmes cimientos doctrinarios y clara visión de la realidad mexicana, surgía a la vida pública el Partido Acción Nacional, "una organización de todos aquellos que, sin prejuicios, resentimientos ni apetitos personales, quieren hacer valeren la vida pública su convicción en una causa clara, definida, coincidente con la naturaleza real de la Nación y conforme con la dignidad de la persona humana".

33


Obra

trascendente

El partido que Gómez Morín fundó y dirigió sigue, a 15 anos de su ausencia terrena, una fecunda labor de formación política entre la comunidad mexicana. Bastaría este hecho sencillo para demostrar cómo, en Acción Nacional, la obra trasciende la fragilidad de la existencia humana. Hoy, como en 1939. el PAN es opción válida para quienes deseen contribuir al rescate de nuestros valores fundamentales en la vida pública y. por ende, en las instituciones que deben darle aliento y vigor. La tarea no ha sido fácil. Nunca lo fue y jamás hubo la engaMsa promesa de las soluciones inmediatas. Viejos vicios y profundas injusticias subsisten, con pertinaz mensaje de amargura; pero también cada día crece la conciencia política de los mexicanos y, definitivamente, resulta alentador el concurso de miles y miles de ellos a la causa de Acción Nacional. Gómez Morín sembró la semilla y roturó la tierra. Nos dejó el ejemplo y la esperanza, luego partió. Toca a otros la labor de complementarla y recoger la cosecha. El fundador prefirió ser, en palabras de Efraín González Luna, su campanero en el ideal y en el esfuerzo, ''trigo de prueba en el molino de la historia: para otros la harina y el pan".

México, D.F., 22 de abril de 1987.

34


Etica y política: un drama de libertad Muy estimados miembros del Consejo Nacional Una vez más, bienvenidos, Una vez más, gracias por su presencia. No ignoro los sacrificios que hoy implica acudir a las reuniones de este órgano, en virtud de la crisis económica que aqueja al país y que el régimen es cada vez más incapaz de contener. Ahora, el espíritu de sacrificio que se requiere para cumplir con los deberes cívicos y políticos es patente. Ya se ha dicho -y muy bien- que la democracia exige un talante heroico cuando todo parece contrario a la vida democrática. Así que reciban, en primer término, mi reconocimiento y mi gratitud. En segundo lugar, quisiera hacer algunasr reflexiones en torno a la circunstancia que nos reúne. Esta sesión fue convocada, con la aprobación de ustedes, para discutir el asunto de la aceptación de los fondos públicos que el gobierno ha decidido poner a disposición de los partidos políticos.

Madurez, no anatemas

••• ."

Con el propósito de conocer el sentir del partido en su conjunto, hemos empleado el tiempo entre la reunión precedente del Consejo Nacional y ésta de ahora, en acudir a reuniones regionales y a foros diversos en los que, libre y democráticamente, se ha reflexionado en relación con el tema. El Comité Ejecutivo Nacional se ha dedicado a

35


evaluar el resultado de esa auscultación cuya organización ha coordinado. Quisiera sertalarque, felizmente, aunque la pasión ha marcado las expresiones, no ha hecho del debate algo parecido a una desgarradora guerra de religión, en la que los partidarios de las diferentes opciones posibles abruman con anatemas a sus interlocutores. Es este un signo de madurez que es preciso subrayar. Acción Nacional ha dado una nueva prueba de su raigambre democrática; de la aceptación sencilla y hasta alegre de los puntos de vista a veces encontrados que sostienen en asuntos opinables sus miembros; del espíritu de concordia que, uniendo a los corazones en la identidad del propósito común, hace del diálogo una ocasión de solidaridad y no un campo de batalla. Este hecho bastaría para demostrar la enérgica serenidad y el humano compal'lerismo que aquí reina, incluso en coyunturas difíciles. Por lo que a mí toca, en tanto que presidente del partido, abrigo la convicción de que el debate ha sido suscitado y violentado desde el exterior de Acción Nacional con la aviesa intención de generar la división en nuestras filas. El régimen, que se sabe débil y desgastado, tiene necesidad de debilitar y desgastar a Acción Nacional porque, hasta la fecha, es el partido con mayor capacidad de convocatoria y con más apoyo popular. Olvidar ésto es miopía política.

Criterios centrales Quisiera recordar, antes de comenzar el debate al que debemos ahora hacer frente, algunos criterios que están en la base misma de Acción Nacional. y quisiera hacerlo con palabras de don Manuel Gómez Morín; con las mismas palabras que él dedicó a quienes participaban en la Asamblea Constituyente de Acción Nacional: "Todos venimos aquí -decía- con nuestra propia opinión, y aun tal vez solamente con nuestras meditaciones personales, para hacerlas conocer a los demás que se encuentrar, en nuestro mismo caso, para cotejar y pesar lealmente las consideraciones que aquí se hagan, para poner en práctica ...nuestro propósito fundamental que es el de sacrificar las diferencias personales, las preferencias propias, a la posibilidad de una decisión y una acción conjuntas". Me parece adecuado al'ladir que, hoy como ayer, "las condiciones máximas de limpieza, de generosidad, de información y de verdadera libertad que puedan pedirse para el acierto de un cuerpo colegiado, se llenan plenamente en este caso".

36


La trampa tendida Ya en otra ocasión, al abordar este mismo tema, la sabiduría de muchos panistas hizo ver que una discusión como la que ha de ocuparnos no es una discusión en torno a violar o respetar nuestros principios de doctrina. Comparto esta tesis. Ni el aceptar los fondos públicos ni el rechazarlos son decisiones de moral absoluta, porque se trata del ámbito del bien útil, que no puede plantearse más que en términos de aquello que, en determinadas circunstancias, es el mejor instrumento para hacer el bien. Utilizar fondos públicos no puede equipararse al robo, ni al fraude, ni a la mentira o al asesinato. Dejarlos de emplear tampoco es necesariamente sinónimo de virtud, de moralidad. Aquí no podemos caer en la trampa -que es lo que el régimen querría- de dividir al partido en "buenos" y "malos" según los panistas opinen a favor o en contra de la aceptación de tales fondos. Eso sería hacer exactamente lo que el gobierno quiere y, además, sería algo peor: un error de todos.

¿Fariseismo, morallsmo o utoplsmo? Al respecto, yo me he preguntado no pocas veces por qué este debate agita tanto a los miembros de Acción Nacional. Veo una respuesta: Hay en el partido una actitud sanísima emanada de la decisión personal de muchos mexicanos nobles que aspiran a un tipo de política regido por la ética y que han encontrado en Acción Nacional la expresión social de este anhelo. Respecto de esto, hay quienes opinan que la nuestra es una actitud farisea, porque sospechan que no queremos tolerarle al partido lo r:¡uesí nos toleramos a nosotros mismos. Otros dicen que es un moralismo destinado a la ineficiencia perpetua. Algunos más sostienen que se trata de una especie de utopía, en la que la esencia está en todas partes y la existencia concreta en ninguna, porque siempre nos negamos los medios que nos permitirían con mayor facilidad y rapidez acceder a los fines que nos proponemos. Debemos estar atentos a todos los comentarios, mas debemos hacer a un lado estas tres opiniones. En el PAN -y menos en el Consejo Nacional- no debemos movemos con criterios fariseos, ni irreales ni utópicos. Queremos, debemos querer, eso sí, que nuestra acción política no sea nunca algo que violente nuestra conciencia. Y

37


eso, en el ámbito político, es particularmente dramático. Libertad

difícil y especialmente

dramática

Véase bien que, decidamos lo que decidamos el día de hoy, nos enfrentaremos a un drama, es decir, a la necesidad de poner en juego nuestra libertad para acercar la ética a la política. Quisiera explicar porqué lo veo así y para ello me valgo de un comentario que escuché recientemente en un foro panista y que a continuación expongo: A lo largo de la historia humana, hay una visión trágica de las relaciones entre la ética y la política. Se ve esta relación como sometida a un destino inexorable que impediría al hombre ético hacer política y al hombre político ser ético. Los resultados de esta concepción trágica están a la vista: por una parte, el angelismo de quienes por preservar lo que suponen es una existencia personal sin mancha,. ven con asco la actividad política y optan por dejarla a quienes suponen "malos". A ellos se refirió Don Efraín González Luna como a los cantores de un "estribillo imbécil" .el de "yo soy honrado, no me meto en política"., que deja fatalmente las tareas del bien común en manos de quienes ni siquiera se plantean el problema, y acaba por revertirse contra los supuestos "buenos". Por otra parte, produce hombres políticos que renuncian a todo cuestionamiento moral y trágicamente conducen a los países por los senderos que ya conocemos, hasta despet'larlos en el cinismo, en la mentira, en el mal común. Esta visión trágica olvida que el hombre es libre y que no está sometido a la voluntad todopoderosa de un destino del que no puede escapar, como los héroes de la tragedia griega que acaban cumpliendo el fatídico sino al que quisieron burlar y terminan cegándose a sí mismos. . Etlca

y polltlca

Pero hay otra posibilidad, la de los hombres libres que aspiran a actuar según normas morales en todos los ámbitos de su vida, desde la personal hasta la política. Esta es la visión dramática de las relaciones de la ética y la política y, curiosamente. es la de quienes escogimos militar en Acción Nacional. Nosotros aceptamos vivir esta

38


tensión de libertad, esta dificultad que implica, en cualquier caso, acercar ética y política. Y, en el de la aceptación o del rechazo de los fondos públicos, estaremos de nuevo ante ese drama. Ni decir que sí, ni decir que no, sería salvarnos del problema. Decir que sí, nos obligaría a plantearnos el modo ético de usarlos libres de todo constrenimiento estatal y de toda posibilidad de mal uso. Decir que no, es plantearnos el problema de si es ético querer un fin y no querer los medios lícitos de conseguirlo. Es por eso que yo les invito, senores consejeros, a asumir este debate con dos criterios fundamentales y uno circunstancial: el circunstanciales el que nos hace ver que, decidamos lo que decidamos, el gobierno lo aprovechará para actuar en contra de nosotros; los fundamentales son: el de que no se trata de una discusión de términos absolutos -que desembocarfa sin remedio en un desgarramiento- y el de que hemos de hacer frente, optemos por lo que optemos, a un desafío ético. No hay estructura, ni organización que sea tan buena que nos exima de ser personalmente buenos. Alegre, apasionada, racionalmente, con madurez y camaradería, fraternalmente discutamos y decidamos. Tengo la certeza de que aquí nadie viene a defender intereses personales ni privilegios. No nos acusemos de nada, debatamos todo, como lo hemos hecho siempre, pensando primero en el bien de México y, en segundo lugar, en el bien de Acción Nacional en tanto que instrumento para conseguir ese bien. México,

D.F., 25 de sbrll de 1987.

39


Nobleza y generosidad

Quiero repetir aquf lo que en mi afonfa susurré al término de la sesión de Consejo Nacional en la que fui electo presidente del Comité Ejecutivo Nacional: "Me daré por satisfecho si, al término de mi gestión, puedo ser acreedor al reconocimiento y estimación que ahora tiene ellng. Made~o". Palabras más, palabras menos, esa era la idea general que en .esos momentos traté de expresar. En efecto, ellng. Madero, o Pablo Emilio, como con afecto no exento de respeto se le trata, llegó al término de su presidencia gozando del reconocimiento y estimación generalizados. Este reconocimiento y esta estimación no han sido gratuitos. Han sido ganados en buena lid y en ello han influfdo fundamentalmente dos razgos caracterfsticos que distinguen a Pablo Emilio: generosidad y nobleza. Generosidad que demostró plenamente al entregarse de lleno a la causa que ha hecho suya, a la que no le ha regateado tiempo ni esfuerzo y a la que ha dedicado una buena parte de su vida y a la que, estoy cierto, seguirá sirviendo. Nobleza, sf, en particular nobleza, condición humana ésta que sólo se da en las almas justas, fruto de una sólida formación. Nobleza sin la cual seguramente no hubiera podido salir airoso de las duras pruebas que la incomprensión y la intolerancia humanas le presentaron en momentos ditrciles para el partido.

40


El Ing. Madero y su querida Norma deben estar profundamente tranquilos y satisfechos. Sus aportaciones a la causa de la democracia han quedado indeleblemente registradas en los anales de AcciĂłn Nacional. Que su nobleza y su generosidad, sean rasgos que nos muevan a todos a tratar de seguir su ejemplo. MĂŠxico, O. F. 25 de abril de 1987.

•

41


Un ideal que se concreta No puedo menos que afirmar, una vez más, que en Ciudad Juárez me siento en mi casa. Aquf formé mi hogar y de aquí salimos mi esposa y yo a hacer nuestro el ideal de ese gran chihuahuense que fue Manuel Gómez Morín, cuya memoria hoy recordamos y honramos en presencia del mayor de sus hijos, Juan Manuel, quien sigue . , 'Jasos de su ilustre padre y sirve al partido desde el Comité Ejecutiv(" Nacional de Acción Nacional. y aquf estamos para decir, cuantas veces sea necesario, que la idea de hacer de México una patria en la que la generosidad y la dignidad sean válidas, es perenne y está por encima de cualquier circunstancia personal y colectiva. Aquí hemos de reiterar que este ideal, que es el del Partido Acción Nacional, tiene que seguir moviendo almas y cuerpos, inteligencias y voluntades, y encarnándose en actos y en instituciones que le den vida cotidiana y resultados cada vez más profundos.

Contrapeso moral Es la volunl~1 de permanencia en la lucha por ese ideal, y el haber convertir' labor constante lo que antes del PAN fue sólo explosión efímera, desarticulada y sangrienta, lo que ha hecho de Acción Nacional, especialmente en esta ciudad, el contrapeso moral, la fuerza social y política más respetada y más numerosa frente a un régimen desprestigiado Y corrompido. ¡Qué bueno que este ideal va concretándose en instrumentos que no sólo son expresión visible de esa voluntad, sino que son útiles para conseguir nuestros elevados propósitos de cambiar este país!

42


Hace ya más de un cuarto de siglo que, al lado de muchos de ustedes, participé en la gratrsima tarea de convertir en realidad el anhelo de contar con un local propio, ideal que, una vez materializado, por muchos anos albergó y dio sustentación y proyección a numerosas y memorables gestas cívicas. Por eso hoy, al asistir a la inauguración oficial de lo que ha de ser un instrumento más del partido, que se ve a sí mismo corno herramienta al servicio del pueblo, no puedo menos que alegrarme y felicitar a los panistas juarenses por su decisión -tan gallarda y tan permanentemente demostrada- de darse más y mejores medios para luchar por la dignificación de sus conciudadanos y por el bien de la Nación. Mas mi felicitación no se concreta sólo al hecho de la adquisición del inmueble, sino que abarca y se extiende a otras características de los juarenses: a su levantada y viril actitud frente al atropello, a su alto grado de civismo, augurio y preludio de cambios decisivos en la vida pública de México, conducta que es ejemplo para la nación entera. Don Manuel, que llegó a conocer ya querer al antiguo local, cuyos muros escucharon en más de una ocasión su preclaro mensaje, seguramente nos acompana sonriente en estos gratos momentos, satisfecho de ver que su obra se perpetúa y habita ya, permanentemente, en el corazón de los juarenses y de legiones de mexicanos.

Cd. Juárez, eh/h., 2 de mayo de 1987.

43


La opción fundamental Una vez más me encuentro en Guanajuato, estado privilegiado si los hay en la historia de México y en la del partido. Cuna de la libertad nacional, raíz de la nacionalidad, crisol de tradiciones populares, semillero de cultura, ejemplo de perseverancia libertaria, tierra fecundada por el sudor y hasta por la sangre de hombres y de mujeres que han llevado hasta el martirio su decisión de ser fieles a la esencia del México que sonaron nuestros próceres genuinos. No puedo menos que alegrarme de estarde nuevo aquí, y precisamente entre ustedes, porque los guanajuatenses que optaron y siguen optando por Acción Nacional han sido para el partido modelo de militancia que se ha expresado siempre en caudaloso torrente de votos. Además esta alegría viene acompanada de gratitud. Gratitud por la invitación a acompanarles en este acto estatutario que es signo de coherencia de lo que decimos y lo que hacemos, de congruencia con lo que exigimos para la Nación y lo que nos exigimos a nosotros mismos. Gratitud asimismo, en el plano personal, porque durante la marcha por la democracia que iniciamos en Chihuahua, contamos con la acogida entusiasta y cálida de miles de guanajuatenses en diversas ciudades de esta entidad.

Momento~. fuertes Las reuniones de los consejos del partido son verdaderos momentos fuertes en la historia política de México. En ellas, las mujeres y los hombres de Acción Nacional a quienes sus propios companeros han

44


encomendado la honrosa tarea de aconsejar al conjunto de los panistas, ejercitan la virtud de la prudencia y deciden libre y reflexivamente lo que Acción Nacional debe hacer, especialmente en circunstancias difíciles. Y esas decisiones tienen consecuencias trascendentales para el partido y para el país. Los consejos panistas tienen que ser espacio y tiempo dedicados a ir a la raíz de la institución, a sus principios doctrinales, para que, a la luz de éstos, se encuentren los caminos que las circunstancias le exigen a Acción Nacional. No cabe pues, en estas fraternales reuniones, la frivolidad. Son ocasiones para ahondar, para madurar, para renovarse, para consolidar, para proyectar y para continuar avanzando. Las decisiones circunstanciales que en las sesiones del Consejo debemos tomar, con ser importantes y decisivas, no deben hacernos olvidar la opción fundamental, la opción de conciencia, la opción . radical de todo consejero de Acción Nacional. Esta es, evidentemente, la de mantener al partido en esa concordia, en esa unidad de los corazones que se han adherido a un ideal y que en esa adhesión fundan y arraigan la voluntad de mantener a Acción Nacional como un cuerpo unido y ordenado. El fin y los medios Se ha dicho con verdad que sólo la visión clara del fin permite disenar el buen orden de los medios. Si el fin no se ve con claridad, tanto la persona como los grupos sociales se ahogan en los medios. Cuando el fin trasciende lo material, olvidarlo es sepultarse en los laberintos del apetito, de la búsqueda del interés personal, del anhelo de poder o de gloria propios. Por eso, en esta ocasión, es conveniente recordar que Acción Nacional es y será tan buen partido político como sean buenas y rectas las conciencias de sus miembros y, en especial, de sus consejeros. Nuestra renovación personal es, en consecuencia, condición imprescindible para que el partido sea lo que debe ser: prefiguración de la patria ordenada, generosa, justa y libre que deseamos. Nuestro presente de partido político debe ser la muestra viva, visible y palpable del futuro nacional que queremos construir. Don Manuel Gómez Morín dijo esto mucho mejor de lo que yo lo puedo decir cuando nos subrayó el imperativo de que no falten nunca "los motivos espirituales" para nuestra acción. Esto es particularmente necesario en el caso de los consejeros del partido.

45


La consecuencia inevitable de consejeros así renovados serán decisiones colegiadas impregnadas de verdad, de serenidad, de sentido común y de eficacia. En las conciencias rectas que deciden adherirse al bien común no puede ni siquiera nacer el primer brote de actitudes que danen a este instrumento -el mejor que hay en Méxicode salvación nacional. Y de esas decisiones ancladas en voluntades buenas, tendrá que brotar la congruencia que orientará la acción.

Las buenas acciones Es importante subrayar ahora la necesidad de la acción. Sería doblemente danino que de los consejos que tomen buenas decisiones no surgieran buenas acciones. En primer lugar, danino sería para el partido ser incapaz de encarnar en obras sus propios propósitos: equivaldría a disenar su propio anquilosamiento. En segundo lugar, contribuiríamos a aumentar el desencanto y el pesimismo de quienes opinan que no hay nada que hacer, ni siquiera la posibilidad de hacer algo, para reorientar a la patria. Después de este momento fuerte, lo que sigue es reforzar los órganos de acción. Sin fatiga, con entusiasmo y alegría, con esa generosidad y ese buen humor del que un gran guanajuatense, un gran mexicano y un gran panista nos diera ejemplo permanente durante toda su vida. Me refiero al Dr. Juan Manuel López Sanabria, quien durante tantos anos estuvo entre nosotros, a quien tanto recordamos y a cuya entrega y bonhomía quiero rendir hoy especial tributo. Sin duda él ha recibido ya el premio a los que "combaten el buen combate". Nos toca a todos, pero particularmente a ustedes, sus paisanos, caminar sobre sus huellas. No quisiera poner punto final a esta intervención sin exhortarles amistosa y fraternalmente a hacer de esta sesión de consejo un acto público de adhesión a principios, a nuestros ideales, a nuestra tradicional, caballerosa y sincera manera de resolver las cuestiones y los problemas en un órgano de la categoría y la calidad del que se reúne hoy y aquí,. La trascendencia de lo que aún nos falta por hacer no nos permite otra cosa que fortalecer a Acción Nacional. La memoria de los que nos precedieron y la vida misma de los que nos sucederán así lo exigen. Hago votos porque el Consejo Regional de Guanajuato tome, en esta reunión, las mejores decisiones para bien de este estado y de todo México.

Le6n, Gto., 23 de mayo de 1987.

46


47


Siembra de esperanza Me felicito y les felicito. Les felicito, porque han decidido ejercer su libertad y sus derechos. Les felicito porque han optado por transformar su anhelo de democracia, de justicia y de libertad en actos democráticos, justicieros y liberadores. Les felicito porque han acudido al llamado de su conciencia y a la convocatoria del futuro de sus hijos -que es el futuro de México-, yque se habrá de decidir como bien para el país en la medida en que los mexicanos sepamos ser ciudadanos, vivir como ciudadanos, actuar como ciudadanos. Y, además, me felicito. Me felicito por ser testigo de este resurgir del vigor cívico en esta región de la patria, que se une así, con esta campana, al gran esfuerzo nacional de rescate de los valores, de los derechos y de la historia patria, al compromiso social y político que a lo largo y a lo ancho de Mé¡dco es ya decisivo factor de cambio, a esta siembra de esperanza y a esta cosecha de civismo que van creciendo y habrán de convertirse, estoy seguro, en campo abundante, generoso y amable para los nayaritas y para todos los mexicanos.

Vigoroso renacimiento Terminan ustedes hoy, y me honra tomar parte en este acto, una importante etapa en la vida política de su estado. Importante, porque es renacimiento, porque es vigor de conciencias rectas y de voluntades decididas. Porque es asumir la responsabilidad social y política, que hoy menos que nunca debemos abandonar. En la vida social y

48


en la vida política no hay vacíos. AlU en donde los hombres, las mujeres y los organismos sociales no están, estará el régimen. Y la historia de nuestro país nos muestra que ahf en donde ha estado y está el régimen, están la corrupción, la ineptitud, la falsificación del presente, el pasado y el futuro. Asf que, si queremos que la limpieza, la capacidad y la verdad imperen en este pafs que amamos, hemos de decidirnos a ocupar espacios, a creartejido social, a encabezar acciones políticas, a hacer nuestras las demandas de los mexicanos, especialmente de aquellos que durante más tiempo han sufrido los efectos de esa corrupción, de esa ineptitud y de esas mentiras. Me refiero a los mexicanos más pobres. Me refiero a los que, a corto plazo, pueden ser las vfctimas más vulnerables de este sistema lamentable que nos mal gobierna: los ninos y los jóvenes. Yqué bueno que tantas mujeres, tantos hombres y tantos jóvenes nayaritas hayan decidido hacerse, pacífica pero enérgicamente, su propio lugar en la vida del país. Nadie podrá construirlo por ustedes. Es más: quien deja que alguien los construya para él, acaba padeciendo el hecho de que lo construyan sin él e incluso contra él. La disyuntiva El pueblo de México, y ahora en Nayarit, el pueblo nayarita, ha dicho ibasta! y ha echado a andar. No debe angustiarnos, cuando se trata de primeros pasos, que éstos sean difíciles y aparentemente sin frutos. Un escritor francés, en momentos trágicos para su patria -los de la dominación nazi-, decía que a los que luchaban en contra del opresor se les consideraba fracasados. Así mostraban las cosas los opresores mismos, que querían convencer al pueblo de que cualquier esfuerzo contra el tirano sería inútil. Camus repondió brillantemente que el hombre que amara a su país se veía, en caso de tiranía, ante una disyuntiva: hacer cosas aparentemente inútiles o hacer cosas ciertamente criminales. Esa es la disyuntiva que hoy tenemos los mexicanos en el ámbito de la política. O hacemos cosas que aparentemente son inútiles, o hacemos cosas que realmente son criminales. En Acción Nacional hemos optado por lo primero. Aunque parezca que aramos en el mar, esto es preferible a ser cómplices del sistema. Preferimos la solidaridad, aunque sólo pueda ser modesta, a la complicidad que suele resultar materialmente productiva. Nosotros queremos una sociedad solidaria, no una mafia de cómplices. y ustedes, amigos de Nayarit,

49


dan ahora una hermosa lección que seguramente tendrá frutos. Ya los está teniendo. Ustedes los están viendo hoy y aquí, no sólo en el número de los que han decidido ser solidarios, sino en sus propias conciencias y en las conciencias de muchos que han escuchado el mensaje nuestro y comienzan a caminar con nosotros y, a través de este instrumento que es Acción Nacional, con el fin de nuestra acción que es el mismo pueblo de México.

Votar con vIdas Yo quiero felicitar a todos los que han hecho suya esta causa. A quienes han aceptado la responsabilidad de encabezar esta obra solidaria que ha sido la campana estatal. De manera especial quiero destacar la promisoria presencia femenina en esta contienda. Reconocer a quienes han asumido el riesgo de dar su nombre, su tiempo, sus recursos, sus sudores. Una vez más, estamos votando con vidas, y el voto de la vida no lo puede robar nadie. Un conjunto de hombres y de mujeres que ha decidido poner su vida en favor de la democracia, de la justicia y de la libertad, no pueden ser víctimas de fraude y son, sin lugar a dudas, el futuro ya comenzado del México que todos sonamos. Hemos de seguir por este camino. Hemos de continuar por este sendero. No hay otro para quienes aman a México y demuestran ese amorcon actos: no con quejas ni con lamentos ni con amarguras, sino con acciones, alegría, entusiasmo y decisión.

Teplc, Nay., 3~ de mayo 1987.

50


Dónde empieza la democracia En Acción Nacional, por la profunda concepción que el partido tiene de la persona humana, no podemos pensar que el hombre sólo es ciudadano o que la política es todo. La persona es también desarrollo de facultades personales, responsablidad familiar, actuación en las sociedades intermedias, esparcimiento en el deporte o en la diversión sana y profundización de la vida interior. Además de todo esto, el hombre es ciudadano y , si en nuestro país las cosas no van como deben, se debe en parte a que muchos mexicanos dejamos de lado nuestra dimensión ciudadana. Este error, empero, no puede ni debe conducirnos a pensar que sólo somos ciudadanos. La vida política es coronamiento de la vida personal y social. Los hombres, en consecuencia, debemos hacer política pero a partir de principios y con miras a fines que son más que políticos, pero a los que no se puede ser fiel sin participar en política. Por estas razones, estar aquí hoyes motivo de satisfacción. Quiero insistir en esta ocasión en la satisfacción que, para un dirigente nacional del partido, significa acompal'lar a una parte de Acción Nacional que decide consagrar tiempo y esfuerzo a la organización y capacitación de sus dirigentes municipales.

51


Labor fundamental La formación de dirigentes municipales es fundamental. Sabemos que el municipio es la primera comunidad política y que, sin genuina vida política en el ámbito de las comunas, es ilusorio pensar,que los estados de la federación podrán ser políticamente sanos. La patria, amigos, comienza en el municipio y se salva a partirdel municipio. Es en el terreno municipal donde se dan las batallas políticas originarias, las luchas concretas por el respeto a la dignidad de la persona y por el bien común. Es a escala municipal donde se inicia el avance de la democracia, donde se ponen los cimientos de la justicia social, donde se edifica la paz. ¿Por qué? Precisamente porque el municipio es el primer espacio ciudadano de la persona. Acción Nacional será fuerte en la medida que lo sean sus comités municipales y los comités municipales serán vigorosos en la medida en que los dirigentes municipales de Acción Nacional sean hombres y mujeres íntegros como padres o como hijos, responsables como trabajadores, capaces en su rama profesional y comprometidos como ciudadanos. Para esto se necesita multiplicar el esfuerzo partidista de formación de dirigentes municipales.

Democracia en la base Esta reunión es signo de que los responsables estatales de Sinaloa han entendido claramente que la célula política fundamental de la patria, que el embrión de la democracia está en la calidad de los dirigentes municipales de Acción Nacional. Ya estamos cansados de experimentos centralistas. Hay que ir a las raíces, a las comunidades menores en las que todavía subsisten las virtudes y las esperanzas que van a transformar a este país, y que habrán de hacerlo de abajo hacia arriba, de la periferia al centro. Desde la oposición, no podemos ni queremos enfrentar al centralismo con otro centralismo, sería absurdo y contradictorio: debemos hacerle frente a la antidemocracia centralizada con democracia desde las bases. Acción Nacional ha de caminar así. Estimados amigos: Hace relativamente pocos anos que el esfuerzo permanente de un punado de sinaloenses que supieron ser siempre ciudadanos comenzó a dar frutos. Hoy todo Sinaloa sabe que aquellos panistas que mantuvieron viva la llama del civismo tenían razón.

52


Hoyes preciso que reconozcamos ese esfuerzo en todo su valor. Pero también hay que decir que nuevas generaciones de mujeres y de hombres decididos a ser ciudadanos han llegado a Acción Nacional para continuar y multiplicar y hacer más eficaz el esfuerzo. Unos y otros, unidos y alegres, decididos y valientes, han dado aquí testimonio de lo que un pueblo puede conseguir si no abandona su destino político en manos ajenas La decisión popular ha sido clara y, ante ella, los ciudadanos saben quién es quién en Sinaloa. Los ámbitos se han definido: de un lado, quienes antePonen el interés y el bien comunes a sus propios intereses, dispuestos incluso a ser perseguidos por esto; del otro, quienes se hacen cómplices de un poder político envilecido y envilecedor, con tal de seguir usufructuando la descomposición nacional. En Acción Nacional estamos los que hemos decidido no ser jamás cómplices y ser siempre hombres y mujeres dignos.

Las cosas pequenas No olvidemos que esta dignidad se construye con una suma casi infinita de pequenas cosas: el respeto a la palabra dada, el cuidado por la limpieza de la ciudad -aunque no la gobernemos-, la puntualidad, la disposición a servir al vecino, la solidaridad con el desafortunado o con la víctima ... Para que haya democracia, es más fecundo hacer cosas pequeflas que hablar de cosas grandes.

y todo esto, repito, comienza y se nutre en el municipio. Por eso los fundadores del PAN insistieron tanto en la vida municipal del partido. Por eso los dirigentes estatales de Sinaloa se esfuerzan en vitalizar la estructura municipal de Acción Nacional. Por eso estamos aquí, satisfechos con este trabajo fundamental y trascendente, que esperamos tenga frutos abundantes, y por el que, desde el Comité Ejecutivo Nacional, les felicitamos. Cullacán, SIn., 14 de junIo de 1987.

53


Por la patria, desde la provincia Finalizar una campana como la que hoy termina aquí, es síntoma de entereza y de convicción. A todos nos consta la forma en que Acción Nacional ha desarrollado sus actividades electorales en el Estado de México y con qué entusiasmo y dedicación ha recorrido toda la entidad nuestro candidato, el licenciado Javier Paz Zarza. Es sin duda el candidato que con mayor ahínco se ha lanzado a hacerle frente a la maquinaria oficial, centralista y prepotente, que pretende imponer al pueblo a alguien que no es residente del estado y que, por tanto, está legalmente imposibilitado para gobernarlo. Es además, quien demostrara su ineptitud para poner orden en Pemex, la empresa paraestatal más importante de México.

Provincia asfIxiada Frente al centralismo del sistema, insistimos una vez más en que debe levantarse el civismo de la provincia mexicana para salvarse a sí misma. Es el crecimiento desbordado, irracional e inhumano del Distrito Federal el que asfixia a todo lo demás, pero especialmente ahoga al Estado de México. Es la política monopolizadora la que ha transformado a esta entidad en un apéndice de la capital. Pero, además, desde el punto de vista político, el centralismo ha venido a carcomer la vida política local. El mal ejemplo de una ciudad monstruosamente grande en la que los habitantes carecen del derecho y del hábito de elegir a sus gobernantes, tiende a esparcirse por

54


todo el país, comenzando por el Estado de México. Contra este deterioro de la vida y la cultura políticas, Acción Nacional ha protestado siempre en nombre del federalismo, de la dignidad humana, del bien común, del respeto a las comunidades menores y de los ideales democráticos. Por estos principios está Javier Paz Zarza aquí. Por ellos recorrió el estado. Por esos ideales estamos en Acción Nacional y alzamos la bandera de la libertad ciudadana.

Evidentes contrastes La campana se ha distinguido por los contrastes evidenciados entre la modestia de nuestros recursos económicos y el increíble despilfarro de recurosos públicos llevado a cabo por el partido oficial. y la campana de Javier Paz Zarza también ha servido para destacar otros aspectos. Es censurable que en un estado se legisle contra la libertad de prensa y se atente contra el derecho de los padres para educar a sus hijos, como se ha hecho aquí recientemente. Resulta inquietante que se hagan leyes represivas para llevar hasta grados estalinianos o pinochetistas la represión contra las manifestaciones de crítica y disentimiento. Quien urdió y perpetró tales normas, el anterior gobernador, como se sabe, ahora aspira a la Presidencia de la República, ominosa posibilidad para el país en el futuro. El presente no resulta más promisorio. El partido oficial ha enviado aquí, como proyecto de virrey, a quien ni siquiera vive aquí, a quien no puede hablar de crisis sin que ello destaque su propia rsponsabilidad en la agudización de la misma; a quien no puede hablar de federalismo sin que surja en el auditorio una ola de incredulidad e indignación reprimida. y precisamente para eso, para recuperar la idea y la práctica de la federación, aquí estamos con Javier Paz Zarza.

BarbarIe centralista Acción Nacional y su candidato han querido, una vez más, hacer visible la alternativa política de México que es el PAN. El modelo autoritario, injusto, empobrecedor, antidemocrático y antipopularque se ha ido constituyendo en setenta anos de monopolio político, está demostrando que desde su interior ninguna renovación es posible. Sus procedimientos de selección de candidatos cada 'día tienen menos que ver con el pueblo

55


Mexiquenses: Tanto en mi calidad de Presidente Nacional del PAN como provinciano que soy, hago acto de presencia en esta camparía para adherirme al repudio de la barbarie centralista, que se solaza imponiendo, burlando y despojando a la provincia mexicana. Para quienes hemos vivido la experiencia de dar la batalla contra el poder desquiciado que lleva al país por tan lamentables rumbos, no hay otra postura digna más que solidarizarnos con todo aquél que salga a enfrentarse, como nuestro candidato en esta camparía, a todo este burdo aparato de imposición y de fraude, que de nuevo atenta contra los valores y la dignidad provincianos.

y si, pese a todo, México vive y se nutre de las mejores esencias que caracterizan a la provincia, Javier Paz Zarza es hoy, por su postura y por su conducta, por su coraje y por su decisión, símbolo de esta creciente corriente que, surgida precisamente de provincia, habrá de poner un dique al presidencialismo desbordado, al centralismo asfixiante, para democratizar a México y así cambiar el rumbo del país. San Martln de las Pirámides, 28 de junio de 1987.

56


La democracia

que queremos

Mucho agradezco la oportunidad de estar en este evento. El que reuniones como ésta se efectúen es un signo positivo, porque podría pensarse que, después de la manifiesta cerrazón del régimen a todo vestigio de democracia, a nadie o casi nadie debería interesarle preguntar siquiera por las perspectivas democráticas de nuestro país. Sin embargo, en este caso, como en muchos otros, la pedagogía de la sumisión que el sistema político mexicano ha puesto en marcha desde hace más de seis décadas demuestra sus límites y su fracaso. Es decir, todo lo que el gobierno mexicano gasta en dinero, en propaganda y en represión, en manipulación frecuentemente calumniosa de la opinión pública y en procedimientos de amenaza o de corrupción, no han sido suficientes para asfixiaren las conciencias de los mexicanos la semilla de la democracia. Y esto, no está de más decirto, es un buen síntóma. Creo que aquí vale decir lo que se ha dicho de los regímenes totalitarios: "No hay nada más repugnante a la mente humana que la idea de una maquinaria estatal omnipotente".

La opción humana Se han reunido ustedes y me han invitado para reflexionar todos juntos acerca de las expectativas de la democracia en México. Creo que lo primero que al respecto debe decirse es que cada vez son más los mexicanos que piensan que no hay para el país más salida que la democracia. Y digo piensan, es decir, no se trata de algo sentimental, romántico o hepático, sino racional. Es la estructura misma

57


de la persona humana la que rechaza toda idea de sociedad organizada al capricho de una minoría o en beneficio exclusivo de una facción. Es la razón misma la que no puede tolerar el concepto de una sociedad en la que los miembros de ésta sean despojados de su derecho de tomar parte activa en la definición y en la realización del bien común. y esto no es algo meramente especulativo, sino que tiene además fundamento en la experiencia histórica. Esta nos muestra con lujo de ejemplos que los sistemas no democráticos son una amenaza para el hombre mismo, amenaza que se cumple cada vez que los gobiernos no sólo se alejan de los pueblos, sino que expropian a éstos la libertad de participar en los asuntos que a la vida, a la verdad, a la justicia y a la libertad atanen. Tributo a la verdad Esta afirmación de la razonabilidad de la democracia, de su congruencia con la naturaleza humana, es tan obvia, que a pesar de que en los hechos se niega, con las palabras se erige en valor. No hay discurso de los voceros del poder político mexicano que omita la referencia, a veces hasta exaltada, a la democracia, a la participación popular, al respeto por el sufragio, al imperio del Derecho, a la división de poderes. Esta actitud, unas veces hipócrita y otras veces cínica, pero siempre mentirosa, es el tributo que la falsificación rinde a la verdad. Por otra parte, es una contradicción constante que corroe al régimen mismo, pues tiene que declarar deseable lo contrario de lo que hace y genera así el convencimiento de que es preciso cambiar de régimen para que las palabras coincidan con los hechos. Es el mismo régimen el que se ve obligado a exhibirse como intolerable a la razón misma. Sin embargo, es evidente que del pensamiento a la acción hay un trecho largo, Es con esta distancia con la que yo quisiera que midiéramos las expectativas de la democracia para el país. Me parece irrelevante mesurarlas en términos abstractos, en términos no comprometidos de observador a quien la vigencia o la no vigencia de la democracia no le importan personalmente. Sería un ejercicio muy poco útil, en la medida en que se reduciría a una gimnasia académica más que, sin ser mala en sí misma, no nos acerca a la democracia misma.

58


Examen de concIencia ¿Por qué digo ésto? Lo digo porque estoy convencido de que los aquí presentes saben que no hay en México respeto por la voluntad política de los ciudadanos -que somos nosotros mismos, ustedes y yo- y porque estoy seguro de que quieren -queremos- un estilo de vida y de gobierno democráticos para nosotros y para nuestros hijos. Entonces, la pregunta por las expectativas de la democracia se transforma en examen de conciencia. Si yo estoy convencido de que en México debe existir la democracia ¿qué hago para que esa idea, para que ese valor, para que ese anhelo se haga- realidad? La democracia no es algo que se consigue por magia o por milagro. Tampoco es algo hacia lo cual se va de manera automática por evolución más o menos natural de las cosas. La democracia es, sí, algo que se construye con el esfuerzo de muchos hombres y mujeres que quieren tomar en sus manos la conducción de la sociedad en que viven; que no desean delegar sus responsabilidades cívicas y políticas; en síntesis, que ponen su persona, su tiempo y sus recursos para construirla. Las expectativas democráticas crecerán en la medida misma en que aumente el número de mexicanos dispuestos a ser demócratas, a vivir democráticamente, a sacrificar algo suyo para alcanzar esa meta tan deseada y tan acorde con nuestra dignidad de hombres. Sin demócratas, las expectativas democráticas son nulas.

Fidelidad a si mIsmo Así que lo primero somos nosotros mismos. La raíz de todo cambio para mejorar está en nuestras propias almas, en nuestras propias conciencias y no en el aire, en las circunstancias, en el exterior. El problema es de coherencia, de fidelidad al propio ser y a la propia conciencia; de responsabilidad personal. Los polacos y los filipinos que obedecieron a su conciencia han logrado modificar radicalmente las condiciones de su vida colectiva. Y, más que eso, nos demuestran que la conciencia que vence al miedo, al egoísmo, a la desesperanza, al radicalismo suicida y a la autocomplacencia, es la fuerza más importante y más eficaz en la historia. Es el paso de la idea a la acción comprometida y organizada lo que nos hace falta.

59


Permítanme al'ladir, además, que ningún partido político puede substituir a las personas y a los pueblos. Los partidos -y Acción Nacional no es la excepciónson instrumentos de aquellas conciencias que se convierten en voluntad organizada de cambio. El partido esta ahí para ser utilizado por quienes compartan sus principios, y trata de ser una herramienta eficiente. El partido, en el caso de Acción Nacional, ha. estado presente casi medio siglo en la vida de México y ha insistido en que la clave del problema del país es la salud de su vida política, y que ésta depende de que los mexicanos cumplan sus deberes políticos. Hemos luchado en las buenas y en las malas, con garantías o sin ellas, con recursos o sin éstos. Hoy, todo indica que la prolongada siembra comienza a dar frutos: la máscara de la prosperidad económica ha caído, porque era ficticia; las complicidades de ayer se están pagando a muy alto precio; y, precisamente porque durante al'los hubo un abandono de la vida cívica, -especialmente por parte de las élites del saber, del tenery del poder- ahora es más difícil ser congruente y más complicado ser eficiente en política. Sin embargo, insistimos, hay que remontar esa pendiente a base de honestidad intelectual, de decisión bien cimentada y radicalmente ejecutada. Nosotros estuvimos y estamos. Lo que se necesita ahora es que seamos más y estemos mejor organizados los que queremos democracia para México.

Sentido del cambio No quiero decir con lo anterior que las circunstancias, que el entorno pueda olvidarse o dejarse de tomar en cuenta. Pero tampoco quisiera que la reflexión a~erca de éste opacara la primera consideración que es la fundamental. Además, quienes llevamos ya varias décadas de militancia política en Acción Nacional sabemos que las circunstancias no son fatales ni irremediables y mucho menos inalterables. Es más, podemos asegurarles que, si las conciencias decididas son muchas y la organización es eficiente, las circunstancias se modifican. Y esto es cierto no sólo cuando se conquista el poder, sino también cuando se obliga al poder a gobernar de modo distinto y, sobre todo, cuando la acción política de los hombres y de las mujeres comprometidos hace que las conciencias se formen y las actitudes se transforr'1en. México, estén seguros de ésto, no sería el mismo y seguramer,.~ sería algo peor de lo que lamentablemente es,

60


si no hubieran actuado durante anos y en circunstancias penosas y difíciles muchas personas en los partidos de auténtica oposición. Este es un hecho. Piensen ustedes en lo que se atrevería o se hubiera atrevido a hacer el régimen que padecemos si no hubiera quien se alzara dignamente para decirle NO y para proponer soluciones diferentes a las que pretende imponer y a veces impone el grupo que detenta el poder. Finalmente, habría que decir al menos unas palabras relativas a eso que queremos, y que llamamos democracia. La

democracia

En primer término, se trata de un sistema de vida en el que se acepta y promueve el diálogo como método común para plantear y resolver problemas. Es una forma de vivir que respeta al diferente, es decir, en la que se considera un valor la convivencia armónica y pacífica de quienes son distintos. Es una organización de la convivencia con base en el respeto a una ley estable y obligatoria para todos, gobernantes y gobernados. Es un sistema de gobierno en el que se respeta escrupulosamente el voto popular y en el que los poderes públicos están sujetos a la crítica de los ciudadanos y, además, se equilibran y contrapesan entre sí. Es un régimen de libertad de opinión y de difusión de ideas. Es una estructura jurídica y política que impide la violación de los derechos humanos. Es una organización económica en la que, cuando menos, es igualmente recompensado el trabajo que la propiedad del capital. Es un sistema educativo respetuoso de las opciones culturales y religiosas de los padres, en el que el Estado es servidor y no creador de cultura, ni mucho menos autor indiscutido de textos obligatorios. Es un organismo vivo en el que no se rechaza a nadie por sus opciones religiosas y en el que cada ciudadano puede profesar en privado y en público su fe o sus creencias, o bien puede no tener fe ni creencias. Es un sistema en elque se respeta a las diversas formas de sociedades intermedias, sin pervertirlas ni ponerlas al servicio del Estado. Es un sistema de economía en el que la libertad de lo!' particulares, regulada por el Estado -que no debe ser el propietano de la actividad económicapremia la eficiencia y la honestidad y tutela -en tanto es necesario y con miras a hacer innecesario tal tutelaje- los derechos de los más débiles.

61


Es esto lo que queremos. La expectativa de lograrlo no depende sรณlo de nosotros, sino de todos los que aspiren a lo mismo, entre los cuales, estoy seguro, se encuentran ustedes.

Torreรณn, Coah., 18 de julio de 1987.

..

62


Ni determinismo marxista, ni determinismo del libre mercado Comienza hoy una nueva campana política estatal. Comienza como las inicia siempre Acción Nacional: después de convenciones democráticas en las que el partido aprueba una plataforma política y escoge a un candidato, de acuerdo con métodos irreprochables. Aquí no hay gran elector. Aquí no hay más balanza que los votos de los panistas y la única fidelidad es la del partido a la democracia. En esta ocasión, el panismo coahuilense ha escogido a una mujer, y una mujer joven, para encabezarlo. Enhorabuena. Acción Nacional incorporó desde temprana hora a las mujeres al trabajo político, y antes que cualquier otro partido, en Aguascalientes, en los anos sesenta, postuló a una dama -Rosario Alcalá- para gobernadora. Después han seguido otras. Ahora, Teresa Ortuno, escogida por ustedes mismos, se une a ésta ya larga cadena de pruebas vivas de la presencia femenina en Acción Nacional, y del reconocimiento pleno por parte del partido en su conjunto a la calidad humana y política de la mujer mexicana y de la mujerpanista. Asimismo, cabe senalarque esta candidatura es también muestra inequívoca de la renovación del partido. Nuevas generaciones vienen y toman su propio lugar, asumen responsabilidades y aceptan los retos. Creo que en esta ocasión la campana estatal será adecuadamente encabezada. Ustedes mismos, que escogieron a su abanderada, son la garantía del acierto y del buen desempeno.

63


La "nueva clase" El partido ha querido, una vez más, hacer visible la alternativa política de México, que es Acción Nacional. El modelo autoritario, injusto, antidemocrático y antipopular que se ha ido edificando en setenta aflos de monopolio faccioso del poder, muestra claros síntomas de que es incapaz de renovarse, de abrirse a la democracia. La burguesía burocrática, esa "nueva clase" de funcionarios que de los mexicanos sólo esperan sumisión y pago de impuestos, se ha ido ensefloreando del país y genera una manera de pensar, de expresarse y de vivir cada día más lejana de aquélla que los mexicanos recibimos de nuestros padres y deseamos enriquecer para transmitirla a nuestros hijos. Se trata de una cultura de la impunidad, del oportunismo, del triunfo material sin parar en consideraciones superiores, de la idolatría del poder económico y político. A esta cultura, Acción Nacional opone otra diversa y mejor: la cultura de la solidaridad y de la participación, de la conciencia moral y del la responsabilidad. Aquí no aceptamos ni el determinismo marxista, ni el

determinismo del libre mercado: somos partidarios de la libertad humana comprometida, no sometida a automatismo económico alguno. Y esto lo estamos haciendo, por mucho que le disguste aI" régimen. El gobierno ha querido desvirtuar este afán de libertad con campaflas de calumnia y mentira. Nada ha logrado: por lo que proponemos y por el modo en que lo proponemos, somos la alternativa. Un México

distinto

¿y qué queremos? Aspiramos a que aumente el número de mujeres y hombres que se convenzan de que el gobierno es un instrumento de servicio sujeto al juicio del pueblo. Aspiramos a que este pueblo asuma cada vez más decididamente los valores de la democracia, la solidaridad, la participación y la responsabilidad, y, a partir de ellos, se decida a tomar las riendas de su destino sin delegaciones serviles ni tutorías humillantes. Queremos que cada mexicana y cada mexicano se niegue a ser cómplice del régimen y resista la enseflanza de la sumisión voluntaria que el régimen difunde por medio del fraude electoral, la represión violenta y la organización sistemática de la mentira propagandística en el interior y en el exterior del país.

64


Queremos un México en el que siglos de trabajo acumulado por familias enteras de obreros y de campesinos sean herencia digna y no miseria, comparados con tres o sies anos de paso irresponsable de un burócrata por los bordes de las arcas públicas. Queremos un México en el que la policía sea garantía de seguridad y no impredecible amenaza de asalto y ultraje. Queremos un México en el que la economía se organice en función de las personas y de las familias y no de la casta parásita de los funcionarios ineptos y corrompidos. Queremos un México en el que se respete la voluntad popular en los hechos, y no un país cuyo gobierno sea capaz de entonar himnos a la democracia en foros internacionales al mismo tiempo que aquí practica una versión hipócrita de democracia dirigida. Por eso hemos salido, salimos y saldremos a las calles y a los campos del país a decir nuestra palabra y a reiterar nuestro l/amado. El partido no pretende suplir a los ciudadanos, ni podría hacerlo. Pero es su deber presentarse ante el/os con sus ideas, proyectos y programas. Ofrecer a la libertad de elección del ciudadano candidatos dignos. Yeso es precisamente lo que estamos haciendo aquí, el día de hoy, al iniciar la campana de Coahuila, estado que ha sido clave en el crecimiento político de Acción Nacional y en la maduración cívica de México.

Hay esperanza Porque en México sigue habiendo mujeres, hombres y jóvenes que no ceden a la pedagogía de la sumisión ni a la cultura de la complicidad; porque Acción Nacional existe y participa; porque ustedes están aquí a pesar de todo; porque hay conciencias que no se rinden ante la prepotencia del poder; porque hay sindicalistas que no se doblegan frente al sindicalismo charro; porque hay campesinos que no se humillan ante sus falsos redentores; porque hay profesionales y empresarios que han decidido asumir sus responsabilidades pOlíticas y sociales; porque hay hombres y mujeres t¡ue se indignan ante el centralismo oficial que envía virreyes potenciales y porfirianos jefes políticos de la altiplanicie a ultrajar a la provincia; por todo esto, hay esperanza. En nombre de esa esperanza les invito a efectuar una campana vigorosa, a defender el voto y la limpieza del proceso electoral y a asumir la responsabilidad que los coahuilenses tienen: comenzar a

65


demostrar a toda la nación que la conciencia y la solidaridad, el federalismo y la democracia, la justicia y la verdad son más fuertes que todo lo demás. Por la entereza y el entusiasmo con que den este testimonio, los felicito de antemano. Por lo que han hecho hasta hoy, los felicito una vez más. Por lo que haremos juntos en adelante, me alegro por México, la patria de todos que ha de ser salvada por sus mujeres, sus hombres y sus jóvenes de la ya prolongada expropiación de que la han hecho objeto el centralismo, la corrupción, la represión, la ineptitud, la impunidad y la complicidad de una facción voraz y cada vez más irracional. Por la cultura de la solidaridad, por el fortalecimiento de la sociedad frente al Estado, por la dignificación del poder político, sigamos adelante.

San Pedro de las Colonias, Coah., 19 de Julio de 1987.

66


r

De la semilla a la espiga Nos hemos reunido una vez más para dar testimonio público de ciudadanía, de esa virtud que consiste en el ejercicio constante, decidido y vertical de nuestra calidad de ciudadanos, de hombres y mujeres que asumen la responsabilidad de ocuparse de los asuntos de la vida en común; de mexicanos que han optado por tomar en sus propias manos la conducción de su destino colectivo. Esta reunión de ciudadanos se efectúa a un ano de los sucesos desencadenados por la ceguera del régimen que se empecinó, tanto aquí en Durango como en Chihuahua, en negarnos el derecho constitucional de elegir a nuestras autoridades. Con tal actitud, el gobierno convirtió en ilegítimas a esas mismas autoridades, instauró poderes de facto y se comportó contra su propio pueblo como fuerza extranjera de ocupación. La violencia desatada por el régimen centralista y antidemocrático fue pública y notoria, y obligó una vez más al pueblo a pagar una elevada cuota de sangre y de dolor, pero este pueblo demostró su decisión de pagar el precio de su libertad política, del ejercicio de sus derechos y del cumplimiento de sus deberes.

67


Ruptura y en esta ruptura entre pueblo y gobierno radica el drama de Durango, de Chihuahua y del país entero. El pueblo, cada vez más solidario, cada vez más democrático, cada vez más conciente, ya no tiene gobierno de su altura, de su talla y de su calidad. Ya le queda grande el pueblo de México a su gobierno empequel'lecido, a este régimen sostenido a punta de complicidades de tipo mafioso, a esta facción obsesionada por conservar en unas cuantas manos todo el poder político, a esta minoría que conjunta intereses y apetitos carentes de escrúpulos, sin autoridad moral ante los mexicanos y ante el mundo.

Terquedad

democrática

La pretensión de los autores intelectuales del fraude fue desanimar, desalentar, desarticular y acallar el vigor ciudadano. A veces, han logrado su objetivo: generar la abstención ciudadana, es cierto. Pero son cada vez más los estados del país en los que el desaliento es superado por la conciencia, por la terquedad democrática y por la fidelidad a los mandatos de la conciencia. Y es esta persistencia en el esfuerzo la que está transformando a México. Durango, con su valentía y su tenacidad, es vanguardia de una nueva actitud, de un nuevo espíritu, de un hombre nuevo que se yergue frente a la imposición, se niega a la sumisión voluntaria, rechaza el odio y la violencia como métodos de lucha política y demuestra que el espíritu es superior a las macanas,. a los provocadores y a las bayonetas. Nada de esto hubiera sido posible sin la obra de quienes abrieron el surco y plantaron la semilla. El fraude de 1952 no abatió a Don Jesús Elizondo, quien continuó hasta su muerte en la trinchera democrática y tuvo la alegría de ver a su hijo Rodolfo recoger las espigas que él cuidó. Nada detuvo, hasta el último día de su fecundísima vida la ejemplar labor formativa de Carlos Garcinava, que plantó en innumerables almas ideales y principios imprescindibles para mantener el ánimo y el rumbo. Y nada va a detener este crecimiento, porque las ideas a las que les llega su hora son indetenibles.

68


Los motivos espirituales Por esas ideas y por esos principios, por esos ideales y por esa conciencia, estamos aquí el día de hoy. Sabemos, como lo enseM Gandhi, que con paciencia y perseverancia se conquistan las montaf'las. Sabemos, gracias a la ensef'lanza de Gómez Morín, que lo determinante son los motivos espirituales, infinitamente superiores al instinto, al interés y al apetito. Sabemos, porque así lo vivió González Luna, que las patrias se salvan cuando sus hombres y sus mujeres ponen por encima de sí mismos los valores de la persona humana, del bien común, de la solidaridad y de la nación. Por este camino tenemos que seguir, fieles a la herencia de quienes nos precedieron, fieles a la sangre de nuestros mártires, fieles a la esencia de México que no puede concebirse más que como una comunidad de personas dotadas de espiritualidad, de libertad y de sentido comunitario. Esta es la ruta de Acción Nacional, el sendero que hemos escogido y por el que habremos de transitar sin más armas que la vida misma, sin más aspiración que construir esa patria en la que el orden sea fruto de la justicia y en el que la generosidad se manifieste en la economía, en la educación y en la convivencia. Trabajemos sin descanso por nuestros hijos, por nuestras familias, por el México que deseamos y que sólo será realidad si nada nos desalienta, si crece nuestra conciencia, si aumenta nuestra responsabilidad, si -en toda la Nación, como aquí en Durango- sabemos comportarnos como los hombres responsables, perseverantes y solidarios que México reclama.

Durango, Dgo., 9 de agosto de 1987.

69


La necesaria unidad Me complace estar en esta Convención Municipal. Una vez más, la conciencia ciudadana encuentra su motivación y su bandera en nuestro partido. Para eso nació Acción Nacional: para ser instrumento apto y pronto de las mujeres y los hombres que desean para sí, para sus hijos y para sus compatriotas una patria a la altura de los mexicanos, un país que goce justamente de los bienes de la naturaleza que recibió abundantes del Creador, una nación sólidamente enraizada en comunidades vivas, participativas y solidarias, regida por un Estado respetuoso de la persona humana y de sus derechos, promotor del bien común, sometido a la ley y garante de las libertades de los ciudadanos. Piedras Negras, hoy como ayer y seguramente como manana, se declara de nuevo presente en la pacifica lucha por la reconstrucción nacional.

El apoyo popular Es importante que se trate de una convención municipal. Acción Nacional tuvo como postulado propio y fundamental, desde su fundación, la vitalizacióndel municipio, su liberación de tutelas indignas hijas del centralismo asfixiante que los regímenes llamados federalistas han implantado de manera opresiva. Nuestro partido no sólo ha hecho de este postulado una bandera de campana. Ha vivido la autonomía municipal en todos aquellos ayuntamientos que ha.

70


encabezado en virtud de la votación popular. Y la ha vivido a pesar de los gobiernos estatales y del gobierno federal cuyo único propósito, cuando hay cabildos de oposición, parece ser el de ahogarlos. Nuestros ayuntamientos han resistido a pesar de todo por una sencilla razón que el poder desquiciado es incapaz de ver: el apoyo del pueblo.

Salvación concreta Nuestra doctrina -que postula como virtud fundamental el humanismo, la solidaridad- ve en el municipio la expresión política primera de ésta. La solidaridad política nace en el municipio. La democracia política también. La libertad y la justicia, si no comienzan en la vida municipal, difícilmente podrán concretarse en el ámbito estatal y federal. Por eso damos tal importancia a la vida municipal del partido. La patria no se salva en abstracto: se salva a partir de municipios libres, liberados por la decisión solidaria y democrática de sus ciudadanos. Adicionalmente, hay en las ciudades fronterizas como Piedras Negras una razón más para defender la comunidad municipal: se trata de una de las más ricas tradiciones de la cultura hispanoamericana. Ya González Luna, en un luminoso estudio sobre el municipio, nos hacía ver desde los anos cuarenta hasta qué punto los ayuntamientos pertenecen a la doble estirpe hispana e indígena de nuestra cultura nacional. Y aquí, en esta ventana abierta a la cultura anglosajona, es preciso que la vida del municipio libre sea el primer valladar contra los intentos de aquellos de quienes López Velarde dijo que quieren matar "el ánima y el estilo" de la patria.

Derrota confesada También es motivo de orgullo recordar el vigor con el que en otras ocasiones los ciudadanos de Piedras Negras han dado la batalla por su libertad política. A pesar de los fraudes y de la represión, la ciudadanía sigue erguida y presente. El robo de los votos es la confesión publica de la derrota del régimen. Su victoria sería nuestro

71


desánimo, nuestro abstencionismo, nuestro desencanto. Y aquí nadie le da ni le dará ese triunfo al régimen. Aquí se le derrota a diario en las conciencias y actitudes de ustedes. Es evidente que el trabajo de la oposición política democrática, en México, es difícil. Nos enfrentamos a un adversario sin escrúpulos, cínico, impune e incluso violento. Tenemos frente a nosotros no a un partido político, sino a un monstruoso conjunto que incluye al Estado y al gobierno, del cual el partido oficial no es más que una manifestación. Sabemos que se ponen al servicio de esta maquinaria los vehículos, los edificios y los empleados públicos. Sabemos que se obliga a los empleados y trabajadores del Estado, del gobierno y de las empresas oficiales y oficiosas a pagar cuotas en dinero, tiempo y dignidad al partido oficial. Sabemos asimismo, es cierto, que a pesar de que ahora los esfuerzos de control político son mayores, también crecen en número y en calidad los mexicanos que resisten a esta violencia institucionalizada.

Lucha desigual De cualquier modo, la lucha es dura y desigual. Por eso, amigos de Piedras Negras, las labores conscientes o inconscientes de división resultan, en nuestro partido, no sólo malas para nosotros sino criminales frente al país. La debilidad de la oposición democrática es el secreto de la persistencia de las tiranías. La unidad, en cambio, es buena para Acción Nacional y es óptima para México. El régimen lo sabe bien y por eso, por diversos medios, atiza, estimula y propicia la división entre quienes se le oponen. Hay que ver con qué facilidad disponen de espacios y de tiempos en los medios informativos -que con frecuencia se cierran a Acción Nacional- a los menores indicios de división en nuestro partido.

Lo que nos une Es cierto que disentir, entre nosotros, es una forma de vivir la democracia y que esto a veces se interpreta como división y se magnifica como disidencia. Pero también es cierto que necesitamos

72


recordar todos los días que lo que aquí nos une -la tarea de hacer un México más humano- es superior a las diferencias que pueda haber en relación con métodos y personas. Es una constante aritmética que, ahí donde se olvidan los motivos espirituales de que hablaba Gómez Morín, las votaciones nuestras bajan. Y es cierto asimismo que todo descenso en la votación del PAN es un retraso en la construcción de la patria que queremos para nosotros y para nuestros hijos. Es cierto que el partido y sus normas, que sus hombres y estilos, que sus programas y tácticas pueden padecer de defectos. Pero esta realidad no sólo debe verse desde un horizonte negativo. Por el contrario, ha de apreciarse como signo de perfectibilidad. y la perfectibilidad de las instituciones, aceptada concientemente, asumida responsablemente, es una de las características de la democracia, del espíritu democrático y de la cultura democrática. Sólo las tiranías se consideran a sí mismas perfectas y, por tanto, incorregibles. Por eso les invito a que lo que cada uno de nosotros, o algunos grupos nuestros quieran, quede siempre subordinado a lo que queremos todos: contar con un instrumento fuerte y unido que coopere eficazmente a la transformación de México.

Exigencia del pueblo Amigos Convencionistas: El pueblo de Piedras Negras exige a los panistas de este municipio constituirse en partido democrático y de oposición, solidario, fraternal. Les invito a seguir construyendo, con paciencia, generosidad, recta intención y deSinterés el partido unido que necesitamos para ser creíbles y poder así enfrentarnos con éxittl al régimen antidemocrático. Que nada obscurezca nuestra unidad de propósito. Que ningún interés ni apetito individual empane la vida del partido. Que como cimiento de esta unidad esté el ideal que nuestros fundadores dieron a Acción Nacional: ser el instrumento a través del cual los hombres

73


y las mujeres que han decidido practicar la virtud de la ciudadanía. actúen para hacer de nuestro pars una nación en la que imperen la verdad, la justicia, la libertad y la democracia.

Piedras Negras, Coah.,

.

I ~

Y 1 74

16 de sgosto de 1987•


Una sola historia Baluarte del civismo sigue siendo Ensenada. municipio en el que la labor de Acción Nacional ha demostrado su trascendencia. La reciente victoria electoral no ha sido una casualidad. Nos alegra por supuesto que haya llegado, pero somos conscientes de que tal vez no habría sido posible si los sembradores de la primera hora no hubiesen lanzado al viento la semilla despues de una trabajosa y a veces Qscura e incomprendida tarea. Por eso me alegra estar aquí. Es para mí una ensenanza la lucha de los panistas de Baja California y de este municipio. Además, aquí se ha demostrado que muy poco es lo que pueden contra un ayuntamiento .electo y sostenido por el pueblo los ataques abiertos o velados del régimen. Ya lo habíamos comprobado en Mérida, cuando el pueblo sostuvo a su cabildo contra los gobiernos estatal y federal. Y lo mismo puede decirse de Tuxtla Gutiérrez, de Zamora, de Ciudad Juárez y de Chihuahua. Ahora ha sido Ensenada y la experiencia histórica se repite. Lo sabe el régimel'1 y por eso teme a la victoria popular. Por eso transita por senderos de fraude electoral. Tiene miedo a la democracia. Está muy por debajo del pueblo de México. El pueblo, como se ha visto aquí. es capaz de darse autoridades y de sostenerlas. Sólo tiene que encontrar quien lo encabece

75


dignamente, como aquí lo encontró en la persona de Emesto Ruffo y de su magnrtico equipo de colaboradores. Sólo tiene que confiar como aquí confió. Sólo tiene que saber que sus autoridades son genuinamente suyas como aquí lo sabe.

Dos hIstorias México tiene dos historias casi siempre paralelas: la del pueblo que quiere justicia, libertad y democracia, y la del gobierno que se empecina en negárselas y crea leyes, instituciones y prácticas para evitar que el pueblo sea el autor de la historia. En Ensenada, como en otras partes de la República, Acción Nacional ha logrado que sea una sola la historia del pueblo y del gobierno, como debe ser. y cuando esto sucede, como lo sabemos quienes hemos vivido esta luminosa coincidencia, todo cambia para bien. Renace el espíritu cívico, despierta el espíritu de solidaridad, se desarrolla la voluntad de participación, las ciudades se transforman, la sociedad se vivifica. Basta que el gobierno sea servidor del pueblo, ejecutor de su voluntad, para que se opere un salto cualitativo en la vida común.

Hacer historIa Las tesis de Acción Nacional gobiernan a Ensenada por voluntad del pueblo de Ensenada y al servicio del pueblo de Ensenada. Por eso hoy Ensenada es distinta y es mejor. Son estos momentos de unificación histórica los que deben quedar grabados en nuestras memorias, los que tenemos que pregonar y difundir, los que tienen que ir haciendo escuela para que el país se vaya modificando. Sólo me resta felicitarles por lo que hasta ahora han hecho y exhortarles a que continúen, con paso más fuerte, por este camino. Sigan haciendo historia. Sigan demostrando que la democracia vivida y organizada es mejor que la dictadura y, sobre todo. muy superior a las falsificaciones de la democracia que el régimen intenta hacer pasar por buenas.

76


-/

Adelante. La dignidad de la persona humana, el bien comĂşn, la solidaridad, la libertad y la justicia terminarĂĄn imponiĂŠndose. La mentira no puede durar. La patria estarĂĄ viva en tanto nosotros querramos seguir viviendo. Ensenada, B. C., 22 de agosto de 1987.

77


Panistas por excelencia Me es grato estar aquí, porque me encuentro mexicanos conscientes de su dignidad y de su responsabilidad, de panistas que han hecho de esta región de la patria un puesto de vanguardia en la lucha por la democracia, por la libertad, por la salvaguarda de la nacionalidad. En este estado, el pueblo ha dado a Acción Nacional un apoyo constante y aquí el partido ha dado al pueblo el cauce más idóneo para expresar sus esperanzas y sus anhelos. Renuevan ustedes ahora su Consejo Estatal, circunstancia relevante, porque dentro del aparato jurídico del partido, los consejos son elemento fundamental. Toca a ellos ser el cuerpo partidista en que se debaten y resuelven los problemas más graves de la institución. Les corresponde abordar asuntos de extrema seriedad para el país y para el partido mismo, .después de hondas y bien meditadas reflexiones. Por esto el partido exige el cumplimiento de algunas condiciones a quienes aspiran a formar parte de un consejo. Si al ciudadano se le apremia a cumplir con sus deberes cívicos para admitirlo como militante del PAN, al panista que quiere formar parte del organismo encargado de aconsejar, es decir, de orientar con finneza, conocimiento y prudencia a la institución, debe exigírsele todavía más. Y yo diría que el panista que es llamado a participar como consejero por

78

••


• -~

sus compal'leros debe exigirse primero a sí mismo una gran calidad humana y política. Si el partido ha de ser instrumento eficaz para la transformación de México, esto no puede ser más que a través de una renovación personal que debe tener su modelo más acabado en los consejeros. Es indudable para mí que con estos criterios se ha escogido a los consejeros de Baja California. Asimismo lo es que ustedes, consejeros, asumirán con ese espíritu el encargo con que se les ha honrado y sabrán prestar con responsabilidad los servicios que se les pidan.

centro de gravedad

Quizá los más importantes entre éstos sean, en el momento actual, el de ser factores de unidad y polos generadores de entusiasmo y de mística partidista. El consejo ha de ser el centro de gravedad que desarrolle una autoridad moral capaz de forjar un núcleo poderoso que atraiga a todos los panistas hacia el núcleo del partido que está constitufdo por sus principios de doctrina. El conocimiento de éstos y su aplicación constante y sistemática debe ser la regla de oro para la vida personal de los consejeros y para su desempel'lo colegiado. El partido, que crece, es objeto inmediato del acoso del régimen. De inmediato el fraude electoral, la persecución, la amenaza y la infiltración se desatan contra él. A través de todos estos medios, se trata de desalentar a los ciudadanos y de deteriorar al partido. Toca a los consejeros más que a nadie crear y contagiar entusiasmo y esperanza. Les toca ser guardianes de la institución y no caer en la tentación de dar mayor crédito al ataque externo que a la vida interna. Les toca dar alma al partido. Sólo lo que tiene alma es capaz de resistir, de ser y de actuar a partir de sr mismo. Y asf debe ser Ar:ción Nacional.

79


Estimados consejeros: Les felicito y les invito a cumplir su misión. Que nada entorpezca esta labor, que nada la empane; que de aquí se desborde hacia el partido, con fuerza suficiente para hacer llegar hasta el más remoto de sus militantes y simpatizantes, la identidad de Acción Nacional, la nobleza y altura de sus propósitos. Que sean ustedes los panistas por excelencia. Que su consejo sea razón del entusiasmo y de la unidad del partido, y que sea motor de su presencia transformadora en Baja California y en la Nación.

Tljuana, S.C., 23 de agosto de 1987.

80


El ideal que unifica Es para el presidente nacional del partido motivo de verdadera satisfacción estar con ustedes y acompanarles en este evento orgánico y estatutario, reunión que congrega al grupo más representativo del panismo veracruzano, en el que se deposita la máxima responsabilidad de orientar las labores de Acción Nacional en este estado, en momentos cruciales para México. Es honroso e importante estar aquf también por otras razones. A estas alturas, nadie ignora que el estado de Veracruz es, desde más de un punto de vista, una entidad clave para la patria. Lo ha sido históricamente, en la medida en que fue el espacio del encuentro entre las dos culturas que se unieron para formar la nuestra. Es cierto que los primeros contactos entre el mundo prehispánico y los espanoles se dieron en tierras hoy de otros estados, pero también lo es que aquí nació el primer ayuntamiento de nuestra historia, y con él la vinculación mexicana a la voluntad de dar autonomfa a la comunidad polftica nuclear que es el municipio. Veracruz, entrada y valladar, frontera política, económica y cultural de la patria, es también lucha por la libertad y por la identidad nacionales en momentos diffciles del país. Veracruz, riqueza natural casi sin parangón, población numerosa, distritos federales electorales y municipios densamente poblados, económicamente pujantes y culturalmente en ebullición constante. En resumen, estado polfticamente prioritario, económicamente central, socialmente imprescindible.

81


Campo gigantesco Desde la provincia .:qúe es como mi casa en todo México- veo a Veracruz como llamado a ocupar un puesto de vanguardia en la batalla por la democracia, la justicia, y la libertad en el México de hoy. y desde Acción Nacional, que sostiene desde su fundación la necesidad y la urgencia de "mover a las almas", veo en esta entidad un campo gigantesco que hay que trabajar para vincularlo al esfuerzo que, del Norte al Sur y del Este al Occidente, realizamos quienes deseamos hacerde nuestro país la patria libre, generosa y próspera, justa y acogedora que anhelamos para nosotros y para nuestros hijos. Creo que los panistas veracruzanos no tienen tiempo para perder. Estoy seguro de que ustedes lo saben y confío en que estén dispuestos a hacer el esfuerzo para colocar a su estado en el lugar que por derecho propio merece en la siembra y en la cosecha de la democracia. Sé también que decenios de caciquismo, de feudalismo político y sindical, de criminalidad embozada con leyes, de privilegios concedidos más con sentido de mafia que por mérito alguno, hacen especialmente difícil la labor cívica, social y política aquí. Pero asimismo sé que un reto de esta magnitud está a la altura de quienes han escogido el sendero estrecho y escarpado de la renuncia al propio interés y la entrega a la causa común, bajo las banderas de Acción Nacional.

Acercarse al Ideal Quisiera que fueran ustedes más concientes aún de su responsabilidad: si Veracruz no forma filas decidida, organizada y enérgicamente en la batalla que la provincia da contra el centralismo, contra el caciquismo, contra la antidemocracia, contra la injusticia y contra el crecimiento monstruoso de un Estado que se confunde con el gobierno y su partido, el éxito de la labor nacional se verá más remoto. En la medida en que ustedes estén presentes, la patria entera estará más cerca de su ideal.

82


A multiplicar la organización y la presencia les invito. A convertir la irritación en convicción les convoco. A construir democráticamente la unidad interna les exhorto. Aquí puede haber, y es bueno que haya, diferencias de pensamiento; Joque no puede faltar es la unidad de voluntades, la concordia, la visión clara del propósito que todos tenemos. Es en ese ideal donde se anudan las diferencias y donde convergen las inteligencias en debate. Y ese ideal es, como lo senalan nuestros principios de doctrina, la eminente dignidad de la persona, el bien común, la solidaridad y la democracia. No lo perdamos de vista. De todo corazón les deseo buen éxito en sus trabajos y acierto en sus decisiones. Que impere aqur y en todo Veracruz, en las filas de Acción Nacional, la voluntad de realizar juntos lo que sea necesario para construir la patria de todos los mexicanos.

Xalaps, Ver., 30 de agosto de 1987

83


La herramienta del cambio Se reúnen ahora ustedes, Diputados federales de Acción Nacional, para preparar el próximo período ordinario de sesiones de la Cámara. Dado que se trata de tan importante reunión, y en virtud de que muy probablemente el balance de su actuación en el Congreso durante ese período sea el que deje una huella más honda ante la mirada del país y del partido, he querido hacer con ustedes algunas reflexiones, compartirlas y madurarlas. La primera tiene que ver con el elevado número de iniciativas de ley presentadas por éste y otros grupos parlamentarios panistas que no han salido de esa situación indignante que suele etiquetarse con el nombre de "congelación". Dado el valor jurídico, político y humano de ellas, me parece más que conveniente que la diputación haga un análisis de las más trascehdentes e insista por todos los medios en la urgencia de su dictaminación y discusión. La segunda se refiere al trabajo legislativo. Es de sobra sabido que el régimen presidencialista que padecemos suele dejar para los últimos días del ano el grueso de sus iniciativas y que esto hace que a algunos parezca inútil o de secundaria importancia la tarea durante los primeros días del período legislativo. Me parece que a nosotros nos toca revertir con hechos esa tendencia malsana. Por una parte, hemos de dar testimonio de seriedad tomando en serio ese aparente

84

,.


tiempo muerto. Por otra, debemos probar con hechos que ese tiempo no debe identificarse con un marasmo político: debemos llenar ese lapso con iniciativas nuestras, muchas de las cuales son urgentes desde el punto de vista legislativo y algunas más muy oportunas y convenientes desde el punto de vista político.

No cansarse de Insistir Entre estas últimas me atrevo a sugerir las relativas al nuevo Código Federal Electoral cuya reforma no debemos dejar de proponer yen cuyo cambio no debemos cansamos de insistir. Es a todas luces pertinente, por ejemplO, insistir en los mecanismos de control sobre el financiamiento público a los partidos. Lo es asimismo proponer leyes que senalen castigos severos a la utilización de recursos estatales, municipales y federales en beneficio del partido oficial. También lo es no desmayar en la corrección de algunos artículos de esa norma -el 343, por ejemplo- que vulneran los derechos y atentan contra las garantías individuales que la Constitución consagra. Pienso asimismo en las leyes fiscales que, en la actualidad, resultan daninas para la Nación en la medida en que castigan al causante cautivo y olvidan, con descarado espíritu de exacción, que se debe ampliar la base de recaudación más que seguir cargando de impuestos a los que ya los pagan de manera excesiva. Pienso también en el combate a la evasión, más que en la amenaza permanente y absurda contra los causantes cumplidos.

Un mar anárquico Hay otro campo que exige nuestra atención de legisladores. El de la habitación. El exceso de normas que virtualmente suponen delincuente a todo el que construya para arrendar, ha convertido este ámbito, paradójicamente, en un mar anárquico que deja sin posibilidades de vivienda digna a millones de mexicanos, que permite un

85


desquiciamiento del mercado y ha convertido en espacio de todo género de arbitrariedades e irregularidades la renta de viviendas,los créditos para construirlas y los contratos de arrendamiento. Además, está el permanentemente marginado apoyo a la producción de alimentos, especialmente en lo que a la agricultura y la ganadería se refiere. Y, para concluir una lista que no pretende agotar el tema, el ámbito de la libertad de educación, el de la protección al medio ambiente y el de la protección al nil'lo no nacido.

Decidido compromiso Capítulo aparte merece una consideración acerca de las circunstancias en que se desarrolla la vida interna del partido. Necesitamos el apoyo de los Diputados fedreales -entusiasta, decidido, organizado y generoso- a las campanas financieras que nos permitirán una independencia real frente al Estado y un aumento de la eficiencia de nuestro trabajo. Sin un compromiso decidido en esta labor, nuestra voluntad de independencia será simplemente declaratoria y romántica. Está, por otra parte, la campana interna para elegir candidato del partido a la Presidencia de la República. A nosotros los dirigentes y Diputados federales de Acción Nacional nos toca ser factores decisivos para que ésta se desarrolle dentro de un clima de altura, de unidad y de fraterna camaradería. El objetivo del régimen está claro, es dividirnos y debilitarnos, presentarnos ante la opinión pública como partido fraccionado, débil e incapaz de ser alternativa. El espíritu de unidad y de solidaridad debe partir de nuestras actitudes, que deben ser ejemplo para todos los panistas. Que las legítimas opciones personales no nublen las inteligencias hasta llevarlas a olvidar la identidad del propósito común. Hemos escogido al partido como instrumento. FortalezcámosJo, cuidémoslo, defendámoslo. Démosle el alma que su cuerpo necesita para resistir a la calumnia, a la manipulación, a la propaganda malintencionada y a los golpes bajos de nuestros adversarios. La referencia constante a nuestros principios de doctrina es la clave de esta acción.

86


. Lealtaq~~ necesarias Rnalmente, estará la campana presidencial. Será tiempo de acciones enérgicas. aunque pacíficas, que exigirán de dirigentes y Diputados sacrificio y entrega, De aquí debe partir el testimonio más claro de generosidad, de rechazo a la provocación, de lealtad al pueblo y al partido, Todo esto exige de nosotros, como alguna vez lo sef'lalara don Efraín González Luna, revisar nuestras actitudes personales, fortalecer la herramienta del cambio que es Acción Nacional, y trabajar sin descanso. Una vez más, con frase de nuestro fundador, me permito recordar que el reto que afrontamos nos abrumará si nos faltan los "motivos espirituales", Que sean éstos los que nos orienten, nos alimenten, nos vigoricen y nos comprometan, México no sólo merece nuestra voz, nuestro gesto y nuestros recursos; necesita la solidaridad de nuestras conciencias. Ahí está la raíz de nuestra acción, De ahí nacerá la genuina radicalización del partido: del fondo mismo de nuestras conciencias renovadas,

Puebla, Pue., 31 de agosto de 1987.

87


Presencia ejemplar Sólo una visión simplista, interesada o manipulada, es la de Acción Nacional como un partido político en el que el monopolio de su presencia pública lo tiene el Norte. Hoy en Mérida, como ayer y como desde que nuestra organización nació, Acción Nacional e!>un partido en el que las mujeres y los hombres de todos los puntos cardinales de la patria enlazan voluntades para devolver a los mexicanos el derecho de darse autoridades propias que respeten a la persona, que pongan al bien común por encima de todo interés individual o de grupo y que vivan la democracia como una verdadera cultura. Por eso el día de hoy, después de haber sido testigo de los trabajos de esta convención democrática; después de comprobar una vez más la presencia de Acción Nacional en Yucatán y después de ver en qué ejemplar forma han. elegido ustedes a sus candidatos a la gubernatura del Estado y al Congreso Local, no puedo menos que felicitarles. No estoy aqu í por casualidad. Estoy aquí para que el Sur y el Norte se abracen otra vez, para que ratifiquemos juntos nuestro compromiso de luchar por el federalismo, por el municipio libre, por la independencia del Congreso, por la dignificación del Poder Judicial y además de esto, por la libertad concreta de José Domingo Caamal Be y Enrique Tun Hau, víctimas de un gobierno torpe, faccioso y vengativo, que los ha cargado de cadenas a ellos, a ellos, sí, que por su civismo merecerían el homenaje de quienes los vituperan, y que,

88


por supuesto, tienen el nuestro. Que esta campana sea también, amigos yucatecos, una campana por esa libertad y contra todo lo que vulnere los derechos humanos, la justicia y la democracia. Memoria

popular

Cuánto lucha el régimen, cuánto gasta y cuánto desperdicia tratando de hacer que los mexicanos perdamos la memoria. Y es que pueblo sin memoria es pueblo fácil de esclavizar, y pueblo conciente de su historia es pueblo erguido. Cree el régimen que los yucatecos no saben cómo ni a quién manda el poder central a representar el papel de candidato oficial. Cree que aquí se ha olvidado la prolongada cadena de complicidades de la que es relevante eslabón el nuevo representante del centralismo. Cree que no recuerdan los fraudes electorales en que tomó parte ni el aval que dió a la represión en 1986. Cree que es posible disimular su silencio ante la ilegal usurpación del Ayuntamiento de Chemax, ante el encarcelamiento de nuestros dos companeros. Toda la propaganda está disenada para intentar borrar esos recuerdos. Pero los hechos están en la memoria de los yucatecos. Y si esta campana ha de ser lucha por la libertad, también debe serlo para que luzca la verdad histórica. No hay derecho de que quien fue cómplice se presente ahora como salvador. Libertad y verdad, pues, deben ser propósito campana. y también democracia. Democracia

y

y meta de esta

conCiencia

La democracia es, primero que todo, una decisión de conciencia. Es opción que debe nacer de la libertad interior, de esa libertad de la que tan clara y sencillamente ha hablado desde.la cárcel José Domingo Caamal Be. De esa libertad que no pueden ahogar los tiranos a pesarde las rejas y los procesos injustos. La democracia es régimen de Derecho y primacía de la ética sobre la política. La democracia es compromiso personal y social para que las agrupaciones intermedias cumplan sus fines y no sean meros instrumentos del Estado, del gobierno o del partido oficial. La democracia es

89


una cultura distinta de esa cultura de la complicidad y de la impunidad, del olvido interesado y de la mentira, de la opresión y de la fuerza que es la cultura que el régimen trata de imponernos. Tenían ustedes precandidatos de primera y han escogido libre y democráticamente entre ellos. Ahora, todo el entusiasmo, toda la organización y toda la energía del partido debe encauzarse detrás de los que han elegido. Las campanas habrán de ser testimonio de presencia, decisión de triunfo, y opción, lo digo de nuevo, por la democracia, por la justicia, por la libertad y por la verdad. De Sur a Norte, de Oriente a Poniente, México exige respeto para su dignidad. Lo exige de múltiples maneras y no ha faltado quien sostenga que una manera de exigirlo es dejar el ámbito de la actividad política electoral. Por respetable y explicable que pueda ser esta opinión, creo que es suicida, al menos en este momento. Hoy, incluso los que hace algunos anos criticaban al partido su persistencia en esta lucha afirman que es un camino que es necesario recorrer. Yes que después del retorno a la democracia de tantos países a los que oprimieron diversas dictaduras militares, después de Brasil y Argentina, de Haití y de Filipinas, se ha llegado a una conclusión a la que Acción Nacional arribó desde su fundación: la democracia no es un amuleto ni una palabra milagrosa o mágica, pero sí es la condición de posibilidad para la justicia y la prosperidad. No habrá salida a la crisis económica sin democracia. No podrá transformarse este país nuestro en una patria ordenada y generosa si la voluntad del pueblo no se expresa, se defiende y se logra hacer respetar.

El hombre redimido Que esta campana estatal y las municipales sean un paso más hacia la democratización de Yucatán y de México. Nuestro compromiso con la libertad tiene que ser más obstinado que la terquedad del régimen para defraudar al elector. Para eso, como lo expresó Gómez Morin, "que no falten motivos espirituales en nuestra organización". Don Manuel se preguntaba cuáles eran las armas en esta lucha contra la falsificación, contra la injusticia, contra la democracia, y se

90


respondía: "Las únicas irresistibles: las ideas, los valores del alma. Ni tenemos otras, ni las hay mejores. Estamos para bregar, no para obtener. Ante nosotros hemos visto pasar y desvanecerse hombres y conspiraciones ... Y hemos visto ante nosotros la desbandada y la caducidad de las falsas tesis mezquinas al servicio de intereses parciales y transitorios, así como la zozobra y la desolación de los que sirven 'a seflores que se pueden morir'. Nosotros levantamos, inmortal, nuestra fe en las esencias y el destino de México, y en el hombre redimido y capaz por ello de vida digna y suficiente aquí, y de salvación eterna". "Nosotros -sigue Gómez Morín- no estamos para cercar y defender nuestro huertito, ni para redondear una capilla exclusivista de vanidades, ni por la jactancia de creernos capaces. Estarnos para extender de nuevo a todos la invitación cordial y exigente -sólo cerrada para los simuladores y oportunistas- a crear y fortalecer una opinión pública iluminada, resuelta, actuante, instrumento y camino para remediar los viejos males dolorosos de México -ignorancia y miseria, engaflo y opresión- y para hacer frente a las horas críticas de confusión, de error, de violencia que amenazan al hombre y al mundo". Son estos ideales a los que debemos servir, en campana electoral y en la vida entera, con todas nuestras fuerzas. Adelante, amigos, de Sur a Norte, de la periferia al centro, voluntades e inteligencias, vidas así vividas habrán de hacer posible el México que todos soflamos. Muchas gracias.

Mérlda, Yuc., 6 de septiembre de 1987.

91


Movimiento incontenible Conmemoramos hoy, en todo México, la iniciación de la lucha por la independencia nacional. Recordamos esta noche el momento en que la indignación se hizo llamado, el disgusto se hizo acción, la conciencia se transformó en toque de campanas y las voces que hasta entonces habían manifestado entre muros su disgusto contra la opresión metropolitana se hicieron compromiso vital, riesgo, lucha, decisión de construir una patria en la que el mando político no estuviera sujeto al capricho de ignorancias lejanas, sino en manos de quienes con su trabajo y su participación no sólo estaban cerca de la patria, sino que eran la patria misma. Conmemoramos hoy, asimismo, el hecho de que los ideales se hayan vuelto movimiento popular incontenible que, después de largas y penosas circunstancias, lograra poner en el mapa un nombre y una realidad nuevas: México. Un México que nacía bajo los ideales de la unidad, de la libertad y de la fe.

Balance

y compromiso

Es tiempo de que pensemos qué se ha hecho con esos ideales. Es tiempo de que analicemos en qué se han convertido, por obra del régimen, los ideales de la independencia nacional. No hay mejor día que el de hoy, en el que además conmemoramos el aniversario número 48 de la fundación de Acción Nacional, para esbozar un

92


balance que nos pennita, con base en la realidad, revitalizar nuestro compromiso con la patria que los héroes sonaron grande, libre, digna, próspera, justa y respetada. En primer lugar, la independencia misma. No cabe duda que, más allá de las frases altisonantes y de la falsificación internacional que promueve el gobierno, nuestro país está a la merced de los acreedores extranjeros. Es angustiosamente estrecho el margen de decisión que el gobierno puede tener frente a éstos, en la medida en que nuestra deuda externa supera los cien mil millones de dólares. Da verguenza que un país dotado de recursos naturales en la medida en que lo ha sido el nuestro, tenga que rogar gracias, perdones y consideraciones, y aceptar condiciones leoninas de tipo económico y político frente a la banca extranjera. y lo peor es que lo hace a espaldas no sólo de los mexicanos y con cargo a los bolsillos de los más pobres, sino de manera tortuosa y disimulada, ocultando las condiciones de sus oscuros pactos incluso al Congreso de la Unión. Actúa el gobierno en nuestros días, de la misma manera que actuaban los virreyes de la Colonia: secreto cara al pueblo y sumisión cara a la corona. Actúa como representante de los intereses de una metrópoli. Niega así, en lo económico, en lo político y en lo jurídico la independencia nacional. Traiciona a Hidalgo y a Morelos, a Guerrero y a Iturbide; se burla de la sangre cuya gloria proclama; deforma y prostituye el grito que hoy, en esta misma noche, van a dar sus empleados enviados a las ciudades del otro lado de la frontera. Unidad

nacional

En segundo término, el ideal de la unidad nacional. ¿De qué unidad puede jactarse un gobierno que ha dividido a los mexicanos en víctimas y verdugos, en defraudadores y defraudados, en explotadores y explotados, en prepotentes y oprimidos? ¿Ha servido a la unidad nacional la tan proclamada "rectoría del Estado" en materia económica? ¿Ha disminuído ésta la distancia que separa a los que todo tienen de los que no tienen nada? ¿En qué ha beneficiado al pueblo, en cuyo nombre se dijo que se hacía, la mal llamada nacionalización de la banca que, en realidad, no fue más que un truco para poner en manos del gobierno los recursos del mexicano trabajador, ahorrador y productivo? ¿Se puede hablar de unidad nacional, cuando una facción impone como gobernantes a quienes el

93


pueblo repudia? ¿En qué queda el ideal unitario cuando se encarcela y tortura a quienes manifiestan su desacuerdo con los procedimientos gubernamentales? Del Norte al Sur esta labor de disolución social produce víctimas: ahí están los ataques contra directivos panistas en Chiapas y en Torreón, ahí están los presos políticos panistas, campesinos mayas, en Yucatán; ahí están los obreros perseguidos por no someterse al sindicalismo pervertido. Y ahí está, como cima de esta labor corrosiva y antinacional, la institución de la Presidencia de la República rebajada a jefatura de facción política. El Jefe del Ejecutivo Federal reducido a "líder partidista", no es más que la cúspide de una pirámide de agresiones contra la unidad de los mexicanos.

¿Libertad? y qué decir del ideal de la libertad. ¿Dónde está la libertad de educar a los hijos de acuerdo con las convicciones de los padres si el criterio jacobino y arcaico, además de antidemocrático, ha convertido a la educación en monopolio de Estado que no es más que monopolio de un grupo ajeno a las creencias de la mayoría de los mexicanos? ¿En dónde ha quedado la libertad de afiliación política de los trabajadores, a los que el corporativismo oficial convierte en priístas forzados, contra sus convicciones e incluso contra sus intereses? Y, ¿dónde está la libertad de elegir a los gobernantes, si la realidad política de México nos muestra que sólo ha habido un cambio de metrópoli y la provincia mexicana sigue obligada a someterse a virreyes designados por la monarquía sexenal, bastante menos humana en sus leyes e instituciones que muchas monarquías constitucionales de hoy e incluso que algunas de la monarquías de ayer? Finalmente, el ideal religioso que hizo a Hidalgo empuf'lar el estandarte mexicano por excelencia, el de Guadalupe, y que fue puesto en el color blanco de la bandera trigarante, ha sido olvidado -y con él incluso los Sentimientos de la Nación proclamados por Morelos-, por una facción jacobina, en nombre de un laicismo lejano a las convicciones populares de los mexicanos.

94


.

Yo creo, amigos de Ciudad Juárez, que la independencia sigue siendo un llamado, una exhortación a reconstruir la patria sobre los cimientos que le pusieron sus padres, cuya gesta conmemoramos el día de hoy.

Historia

concentrada

y creo también que en pocos lugares de la República puede este llamado tener la respuesta que en la actualidad despierta en Cd. Juárez. Aquí, la historia se concentra y la nación se yergue. Aquí, en este jiron de tierra chihuahense, fecunda precisamente por la sangre generosa de Hidalgo; aquí en el refugio de la República peregrina acosada por el imperialismo extranjero; aquí, donde recientemente surgió la chispa que mantiene vivos en la nación los deseos de democracia, justicia social, libertad y resistencia civil a la sumisión voluntaria; aquí amigos, tiene que retomarse el llamado de Hidalgo y Morelos, la voluntad repubicana y el fervor democrático de la Revolución, para que la patria que sorlaron nuestros héroes salga de la postración en que la han sumido, por una parte, los gobernantes que hablan de esa historia y la traicionan en los hechos y, por la otra, los mexicanos que no hemos sabido llevar los mandatos de la conciencia hasta sus consecuencias sociales, económicas, cívicas y políticas. Quien, como este servidor suyo, nació a la conciencia política en esta ciudad, no puede menos que expresar su convicción de que la nueva insurgencia nacional ha de tener en los juarenses su bastión, su motor y su impulso. Los ojos de la patria siguen fijos en esta porción de tierra chihuahense y mexicana, en este pueblo dispuesto a no hincar la rodilla ante la nueva metrópoli, en esta ciudadanía pronta para desmontar con energía pacífica los mecanismos de la monarquía sexenal que finge ser independentista, republicana y democrática .

La lucha por la verdad de México, por la libertad de México y por la democracia para México ha de seguir teniendo aquí un baluarte. iVivan los héroes que nos dieron patria! ¡Viva el pueblo de Cd. Juárez que hará posible que esa patria so riada se convierta en realidad! ¡Viva México!.

CeJ. Juárez, ehlh., 15 de septiembre de 1987.

95


México sigue avanzando La idea de democracia, por mucho que le pese a este régimen fraudulento y faccioso, sigue avanzando en México. De Sur a Norte, a lo ancho y a lo largo del territorio nacional, cada vez son más los mexicanos que quieren democracia, que están dispuestos a comprometerse con la democracia, y su clamor es cada día más vigoroso. En este movimiento nacional, nuestro partido ha sido pionero. Cuando la política no era más que orgía de violencia, traición y crimen, Acción Nacional salió a las calles y a las plazas a inaugurar una nueva época de la política mexicana. Cuando muchos de los que ahora dicen confiar en el voto nos acusaron de comparsas de la farsa electoral, nosotros no desconfiamos del espíritu del pueblo mexicano tercamente aferrado a la solución dialogal y pacífica; cuando la falacia del llamado "milagro mexicano" -hoy reducido a recuerdo ridículohizo abandonar el deber C;ívicoy político a muchos beneficiarios de aquella falsa bonanza, Acción Nacional proclamó que la raíz de los males de la patria es política; cuando el régimen abrió breve y mezquinamente las puertas al respeto de la voluntad popular, nos encontró allí, fieles al pueblo y dispuestos a ejecutar su mandato; cuando regresó la cerrazón del carro completo, la ceguera y la represión, estuvimos en nuestro puesto. Y en las más recientes etapas de este proceso de reivindicación de la democracia, me honra decirlo, mi tierra y mi gente, Chihuahua, ha sido voz, entusiasmo y vigor, presencia y madurez, persistencia y constancia. Y aquí estamos. Listos para lo que la patria quiera. ¡Viva Chihuahua!.

96


Historia IIbenarla Libertaria, justiciera y recia ha sido nuestra historia local. Aquí acogimos la sangre de Hidalgo y abrigamos a la República. Aquí recibimos a Madero y nos unimos a su gesta. Aquí nació Gómez Morín. Aquí se escuchó y encarnó el mensaje de Acción Nacional. Nuestra historia es parte medular del destino de la patria ordenada y generosa que estamos construyendo. Por este camino tenemos que seguir sin desmayos ni claudicaciones. En esta ciudad, además, como en otras en las que Acción Nacional ha gobernado, realizamos eso que Pedro César Acosta ha llamado el "ejercicio solidario del poder". Con el apoyo de ustedes demostramos que sabemos y podemos gobernar de acuerdo con principios: los de la dignidad de la persona humana y del bien común, los de la subsidiaridad y, sobre todo, el de la solidaridad. La democracia no es una ilusión, es la única posibilidad para nuestro país. Y tenemos que seguirla construyendo. . El ideal democrático ha hecho irrupción nuevamente en la sociedad mexicana. Ya otros hacen lo que Acción Nacional inició: campanas internas para elegir candidatos. Y el mismo régimen, presionado por este clamor y esta exigencia nacionales, ha variado, aunque sea en forma mínima, manipulada y falsificada, sus procedimientos externos. Su esfuerzo en mejorar la calidad de su farsa no debe enganarnos. Pero, hay que decirlo, los cambios de tramoya no han alterado la esencia antiaemocrática de la facción que detenta el poder contra nuestra voluntad y que lo ejerce tan mal, que ni siquiera tiene el pretexto de ser un mal menor necesario. Hoy estamos aquí para escuchar la palabra de 90S panistas que buscan el apoyo de sus campaneros para conquistar la elección interna del partido que nos dará candidato a la Presidencia de la República. No toca al presidente nacional del partido presentarlos ni hacer su apología. En sana competencia, sus partidarios lo harán. Sí me toca dar testimonio de este nuevo hecho democrático e invitarles a participar en él con entusiasmo, lealtad y altura de mira, procedimientos y palabras.

97


Que ellos les convenzan. Ambos, como yo, están convencidos de que es preciso que México cambie hacia la democracia. Pero esto será obra común. Y aquí en Chihuahua, es y será labor de todos. Sigamos por este camino. México espera, y no tranquilamente, que seamos capaces de encabezar el cambio. Podemos hacerlo. Ya lo hemos hecho. Que el recuerdo de los momentos históricos liberadores de que hemos sido protagonistas los chihuahuenses nos motive y entusiasme. ¡Viva Chihuahua!

Chihuahua, Ch/h., 16 de septiembre de 1987.

98


Hacer la democracia Damos juntos hoy, el pueblo de Coahuila y el Partido Acción Nacional, un paso más en el camino hacia la recuperación de la política por parte de los mexicanos. Frente al tapadismo denigrante . y cínico que acaba de dar una grotesca exhibición ante la nación entera, se levanta el constante, abnegado y decidido esfuerzo popularde hacer la democracia, de construir esa patria en la que el destino común esté en las manos de los hombres y las mujeres que trabajan, que viven por México, y no en las de quienes, sin recato, viven de invocar el nombre de México para explotar, oprimir y maltratar al pueblo, que es la esencia de México. Cerramos aquí en Monclova una campat'la electoral, digna, responsable y generosamente encabezada a nivel estatal por Tere Ortut'lo y entusiastamente acometida aquí en Monclova por Carlos Páez Falcón, campat'la de la que es protagonista el pueblo y de la que es adversario el gobierno. Una vez más, es Acción Nacional quien camina junto a ese pueblo y se le ofrece como instrumento para su lucha. Aquí estamos, hemos cumplido postulando candidatos, registrándolos incluso contra los escollos oficiales, poniendo nuestra organización, nuestros nombres, nuestras manos y nuestra voluntad al servicio del pueblo.

99


Insistencia

arraigada

No ignorábamos ayer ni ignoramos hoy las dificultades de esta labor. Sabemos que el régimen se exhibe como omnipotente, como delincuente impune para engendrar en los mexicanos decepción, desánimo y fatalismo. Pero también sabemos que sólo caen en tales abismos quienes olvidan o tratan de olvidar que sólo el pueblo salva al pueblo; que hoy, la pasividad es la peor enemiga de la justicia, de la libertad y de la democracia. Por eso insistimos. Por eso, como acostumbramos decir en Acción Nacional, seguimos continuando. Y esta insistencia tiene raíces hondas, algunas de las cuales se hunden en el suelo cívicamente fértil de Coahuila, en la tierra políticamente fecunda de municipios como el de Monclova, que sabe de tiempos de liberación intensamente vividOS y esforzadamente bien logrados. Resulta aleccionador volver a descubrir la capacidad del pueblo para luchar por la libertad y por la democracia. La campaf'la ha sido tan entusiasta y ha rendido tantos frutos que la facción en el poder ha dado ya muestras de que los discursos de modernización y democracia son sólo frases cuando las mafias políticas del gobiérno sienten inminente su derrota. Entonces, como es ahora el caso de Monclova, no tienen empacho en quitarse la máscara civilizada y actuar como lo que son. Las agresiones físicas, las amenazas, la difamación, la calumnia y el terrorismo practicados en Coahuila durante las últimas semanas son la prueba. Denunciamos aquí tales hechos, en especial ese que está en la conciencia de todos ustedes: la agresión de que fue objeto nuestro compaf'lero Rosendo Burciaga. Exigimos justicia. Mentira

y violencia

y esta exigencia de justicia en relación con tan salvaje ultraje a los derehos humanos, la hacemos con base en Derecho y hemos de mantenerla con toda energía y con toda serenidad. La violencia contra el pueblo es obra del sistema. Para destruirla, para acabarla, para erradicarla del país, los ciudadanos tenemos que ser constantes, decididos, perseverantes y enérgicos. ¡Qué vacios quedan los discursos sobre la democracia y el respeto al derecho de disentir y de

100


criticar, de oponerse y de resistir! Mentira y. violencia van juntas. Verdad, resistencia pacífica y lucha no- violenta deben irlo también. A eso les invito, amigos de Monclova, amigos de Coahuila. La defensa del voto y la preservación de la victoria implican inquebrantable decisión y ánimo sereno. Frente a su segura derrota el partido oficial recurrirá a todas sus argucias para cancelar el triunfo popular. Una de sus armas, como se ve, será la provocación, la incitación a la violencia. No les hagamos el juego; no caigamos en su trampa. Bien sabemos qué tácticas usar, qué actividades asumir. Y en la firmeza de la no-violencia, aseguremos y preservemos la victoria. ¡Viva Coahuila! ¡Viva México!

Mane/ova, Coah.,

18 de octubre de 1987.

101


Herencia de responsabilidad Son los comités estatales piezas clave para el funcionamiento del partido. De su actuación depende, en buena medida, el desempefío de nuestra organización. Por eso me congratulo de haber podido acompafíarlos en este acto, tan importarite para Acción Nacional por más de una razón. Nuevo León tiene, desde los orígenes de Acción Nacional, un peso específico de la mayor relevancia en la vida de la institución. Lo tiene, en primer término, porque es un estado socialmente sólido, económicamente pujante a pesar de las crisis producidas por el régimen, cívicamente siempre alerta y políticamente siempre vigoroso. Lo tiene, además, porque aquí la semilla de la reconstrucción nacional lanzada al surco por Gómez Morín, penetró hondamente, germinó espléndidamente.y ha rendido frutos magníficos. Lo tiene asimismo porque las administraciones municipales panistas de Nuevo León han sido ejemplo nacional, porque de aquí han salido diputados federales y locales de gran calidad humana y profesional; porque los candidatos neoleonenses del partido han impreso a nuestra organización un sentido del orden, de la eficacia y de la actuación política moderna y bien planeada. Una historia así no puede olvidarse, ni puede dejarde reconocerse. Es una herencia de responsabilidad que constrifíe al compromiso, a

102


la generosidad, al esfuerzo continuado. Entre amigos, entre companeros, hay que saber reconocer los méritos. Pero la amistad es también solidaridad con la_verdad. Por eso, amigos de Nuevo León, permítanme hacer referencia a dos hechos que dejan en mi ánimo una cierta preocupación: el número de militantes debidamente registrados en esta entidad y los resultados de la reciente campana de la independencia.

Nuevo avance Ni por un instante pienso que estos indicadores sean signo de que el pueblo de Nuevo León se aleja del partido. Más bien creo que -muy explicablemente por los fraudes electorales a que aquí se han cometido- se esté dando una cierta disminución en el vigor de nuestro trabajo. Y como estoy convencido de que el desaliento, en política y sobre todo en política de oposición, circula de arriba hacia abajo, me atrevo a decirles con franqueza y lealtad de amigo que es necesario volver a nutrirse de entusiasmo, realimentar las fuentes de la convicción, reforzar aquellos "motivos espirituales" que deben estar en la raíz de nuestra acción. Esto resulta particularmente importante ahora que estamos en vísperas de una campana nacional. Esta, después de las estupendas campanas estatales dadas por el partido en los anos más recientes -entre las cuales está precisamente la de Fernando Canales Clariond aquí mismo- no puede desmerecer, sino, por el contrario, debe ser un nuevo avance. Reciban esta fraternar senal con el mismo espíritu con que yo se las brindo: la de quien, por un parte, tiene la difícil responsabilidad de encabezar al partido y, por otra, se sabe y se siente solidario de sus esfuerzos, de sus dificultades, de sus anhelos y de sus esperanzas. Estoy convencido de que tenemos principios de 106 que podemos extraer energía renovadora. Tengo la certeza de que aquí hay mujeres y hay hombres capaces de vivir esos principios. No abrigo la menor duda de que el Nuevo León que todos ustedes representan, está llamado a ocupar un puesto de relevancia en la reconstrucción política de México. Hay tradición, hay historia, hay herencia, hay presente, seguramente habrá futuro. Tenemos que reconquistar en

103


nosotros mismos la esperanza y ser cada día con mayor empuje el partido de la esperanza nacional. El pueblo de México nos mira con atención.

cerrar filas Como se ve, no es pequeno el reto que espera a la nueva directiva, a la que deseo el mejor de los éxitos y felicito de antemano, a la vez que extiendo un sincero reconocimiento a la encomiable labor desarrollada por ellng. Eduardo Arias en una difícil etapa de transición. Para terminar, debo hacer referencia a la necesidad que tenemos todos de cerrar filas en torno de los nuevos directivos. La esperanza que el pueblo ha depositado en nosotros y los cruciales momentos que vive el país, requieren que el nuestro sea un partido cada vez más eficaz, más presto a ser el agente de cambio que México reclama. Esto requiere que la unidad y la concordia sean siempre nuestros signos característicos. Para un sistema político en franca decadencia, nada sería más estimulante que el enfrentar una oposición fragmentada y carente de mística. Lograr la unidad, alcanzar la concordia y renovar en nosotros mismos la esperanza nos permitirán ser cada día con mayor empuje el partido de la esperanza nacional.

Monterrey, N.L., 18 de octubre de 1987.

104


Vida cívica Vengo con gusto a acompanarlos en este mitin de cierre de campana municipal. Para Acción Nacional, el municipio es el espacio humano, social y político donde comienza la liberación de los mexicanos. Es aquí donde debe comenzar la vida cívica; es a escala municipal donde se ponen los cimientos del edificio de una patria libre, justa y democrática; es aquí donde las mujeres y los hombres asumen las responsabilidades primeras y fundamentales de su ser social. La libertad, la justicia social y la democracia empiezan en el municipio. Es en este ámbito en el que es más fácil y más rápido actuar para que las leyes y las instituciones impidan eficazmente que unos hombres hagan mal a otros hombres. Es el sitio privilegiado para iniciar la lucha cuyo fin es evitar los males que, precisamente parser resultado de las acciones u omisiones de personas libres, son verdaderamente evitables. El sindicato Quisiera referirme en este lugar yen esta ocasión, dado que aquí el crecimiento de la industria ha propiciado la formación de sindicatos, al pensamiento de Acción Nacional sobre el sindicalismo. Nosotros creemos y practicamos el respeto a las personas y a las asociaciones que éstas forman para defender sus legítimos intereses. Por eso rechazamos la afiliación masiva y forzada de los sindicatos al partido oficiala a cualquier partido poHtico. Por eso repudiamos el acarreo

105


de sindicalizados por parte del régimen. Por eso denunciamos la injusticia que se practica contra los obreros cuando se les descuenta, sin su consentimiento y en favor del partido oficial, una parte de su salario, ya de suyo disminuido por la crisis. Por eso luchamos contra la manipulación de los intereses obreros por parte de una burocracia sindical corrupta y enriquecida con ¡"s cuotas de trabajadores a los que no sólo no suelen defende' ,o que llegan a traicionar. Este sistema de corrupción, control político y hambre es el resultado de la perversión del sindicalismo sobre la que se sostiene en buena parte el régimen que padecemos. y si se desea cambiar a este régimen por uno que respete la dignidad del hombre, del trabajador y de la sociedad, hay que empezar por modificar nuestra actitud si somos sindicalizados: ejerzamos nuestra libertad y nuestros derechos ahí, para que sea posible ejercerlos en la vida política. Les invito a no dejar la trinchera de la libertad, de la justicia y de la democracia. Les invito a votar ya defender enérgica y pacíficamente su voto. Les invito a seguir dando su apoyo a Acción Nacional. Que "adie se quede sin apotar su esfuerzo a la reconstrucción de la patria.

VII/a Nicolás Romero, Estado de México, 4 de noviembre de 1987.

106


Raíces espirituales Agradezco la oportunidad que se me brinda de acompanar a este distinguido grupo de mujeres. En Acción Nacional, hemos sido pioneros en la tarea, no siempre fácil, de tratar de abrir espacios a la participación femenina en la esfera cívico-política. Estamos convencidos de la bondad, de la necesidad misma de incorporar a la mujer a los trabajos del partido. El simple hecho de constituir la mayoría del electorado en potencia, confirma la importancia que atribu ímos al enrolamiento de mujeres en nuestras filas y en nuestros cuadros. Pero no es solamente un interés de orden cuantitativo y por ello un tanto cuanto pragmático.lo que a mí en lo personal me hace particularmente grato el asistir a este tipo de reuniones, sino el hecho de estar convencido que la mujer aporta con su presencia algo bastante más valioso que el simple dato del número en nuestra labor de proselitismo. Es a este elemento adicional al que quisiera referirme en estas breves reflexiones que deseo compartir con ustedes. y ningún escenario mejor que éste para hacerlo, pues en este estado de larga tradición de luchas civiles, ha sido precisamente la mujer, nuestra apreciadísima Guadalupe Rodríguez, quien durante los últimos tres anos ha. estado a la cabeza del difícil empeno de Acción Nacional. Además, porque San Luis Potosí ha sido generoso

107


en vidas femeninas completamente entregadas a causas nobles; pienso en Concepción Cabrera de Armida, ejemplo de vida mística de los más altos vuelos, quien propuso para los mexicanos el ideal del sacrificio absoluto en aras del ideal supremo del hombre en esta tierra. Ya sé que no es común hablar de las cumbres del espíritu en reuniones políticas. Pero también debo decier que la política sólo adquiere su fecundidad plena cuando se enraiza en valores espirituales. En este mismo sentido, quisiera esta manana referirme no a la política directa y concreta, sino a lo que tiene que animarla, es decir, darle alma. Por algo el poeta López Velarde, presintió que el mal, que los males de México vendrían de aquellos que "quieren morir" el "ánima y el estilo" de la Patria, de la "suave patria" que describió "impecable y diamantina". Es el alma, es el "ánima" de México lo que es preciso cuidar y desarrollar para que este país crezca en el orden material y en el espiritual.

Alma de la polltlca El alma de la vida política es la vida social. Sin ésta, la actividad política no alcanza su plenitud. No crece políticamente un país si socialmente está mermado o enfermo. No hay salvación política si 12S instituciones y estructuras sociales padecen; si la familia se disgrega; si las organizaciones intermedias se pervierten; si se desvían de sus fines y sus miembros permiten que se conviertan en apéndices del Estado o en esclavas del partido en el poder. Es en este ámbito en el que las mujeres tienen una labor capital, toral, fundamental. Su aportación a la integridad de la familia, su espíritu alerta ante la desviación de las sociedades intermedias, su valor para conservar limpio lo que debe ser limpio, tienen en la actualidad una vigencia y una importancia a todas luces relevantes. Tienen a su cargo, en buena parte, la salud deltejido social, alma de la política. Me atrevería a decir que su labor política más importante está en la vida social. Y esto resulta particularmente válido para las mujeres de Acción Nacional.

108


Pero, además, el alma de la vida social es la conciencia de las personas. y es en el cuidado del espíritu, en el cultivo de los motivos espirituales de que habló Gómez Morín, donde es preciso hacer más énfasis. No estoy ni siquiera sugiriendo -entiéndase bien- que haya en el partido y en el país una especie de división de trabajo: lo material para los varones y lo espiritual para las mujeres. Sólo estoy esbozando una cuestión de énfasis. Companera responsable en todas las tareas de la vida familiar, social, económica y particularmente política, la mujer puede ayudar considerablemente a dar el tono cualitativo a la obra de conjunto; a promover así la salud social y, en consecuencia, a cambiar políticamente -y para bien- el México del que todos somos parte y célula. A eso las invito, porque, como lo escribió un notable filósofo francés, en los períodos difíciles de la historia, sólo resiste lo que tiene alma. Muchas gracias.

san Luis Potosi, S.L.P., 7 de noviembre de 1987.

109


Unidad y diálogo Muy estimados amigos: Una reunión para la renovación del Comité Directivo Estatal, acto siempre importante en la vida del partido, cobra particular interés al celebrarse en San Luis Potosí. Termina hoy aquí un lapso especialmente difícil de la vida del partido. Es preciso por ello subrayar el trabajo prudente -en el sentido más preciso de la palabra prudencia, que es sabiduría correctamente aplicada a las circunstancias- de quien tuvo en sus manos el timón de la nave panista potosi na durante estos nada cómodos días, María Guadalupe Rodríguez Carrera, mujer ejemplar a la que quiero rendir público tributo. Acción Na~ional no puede menos que reconocer y agradecer el trabajo de esta dama, de esta militante, de esta dirigente que honra a México, a San Luis Potosí, al partido y sí misma. Acción Nacional vive aquí una experiencia casi única. La de las riquezas y las dificultades -que no podemos ignorar- de una alianza política con otras fuerzas sociales y cívicas. Es preciso sef'lalar que, a pesar de esas dificultades, los resultados han sido esperanzadores y alentadores. La construcción de un México distinto, cualitativamente mejor que el actual, depende de la capacidad que tengan todos los demócratas para unir sus fuerzas, para superar en el diálogo las

110


diferencias y para caminar unidos en pos de la consecución del sistema de respeto a la dignidad humana, al bien común, a la solidaridad y a la subsidiaridad a que aspiramos. Lo verdaderamente importante es: que no haya capillas cuando de lo que se trata es de alzar una catedral.

Ejemplar experiencia Me parece que, en esta vía, los potosi nos están dando ejemplo. Creo que el partido en su conjunto tiene mucho que aprender de la experiencia de ustedes. Hemos de continuar por este sendero que, aunque es escarpado, puede conducir a la cima que ya se vislumbra cercana. Las campanas políticas a las que hemos tenido que hacer frente durante los últimos anos en San Luis Potosí han sido, por parte del régimen, otros tantos peldanos descendidos. Cada fraude es una confesión de impotencia del sistema. No nos confundamos: no se trata de fracasos nuestros, sino de victorias. Son los que se saben derrotados los que tienen que recurrir a la violencia y a la falsificación. El pueblo lo sabe muy bien y, si hay desánimo, recordemos que éste ne,suele venir del pueblo, sino de los dirigentes que pierden de vista e: ideal y se ciegan frente a lo inmediato. Si en otras latitudes los dirigentes hubieran dejado la misión en el abandono, hoy no serían realidades los triunfos de la democracia en otros países. Si manana la victoria se convierte en realidad, no se deberá a los que se fueron a la hora de la derrota aparente, sino a los que perseveraron en el esfuerzo. En San Luis Potosí avanzamos; retrocedió el régimen al traicionar hasta sus propias y manosas normas. Aquí los respiros postreros del sistema se han escuchado fuertes. Y los zarpazos de su agonía han sido violentos. Pero son sin duda de los últimos. Estos antecedentes. y la importancia que el ejemplo del pueblo potosi no tiene para la nación entera, deben normar la conducta de ustedes ahora que se trata de escoger el releveo en el mando. No es la hora de disputar privilegios, sino de esforzarse más por la causa,

111


de superar la fatiga, de cerrar filas para mejor encarar los nuevos retos. Al felicitarlos una vez mĂĄs por su ejemplar desempeno, en el pasado, les pido piensen en la responsabilidad que tienen para seguir siendo el faro que ilumine los senderos que habrĂĄn de conducir a MĂŠxico al disfrute de una verdadera democracia.

san Luis Potosi, S.L.P., 8 de noviembre de 1987.

112


Vivir dignamente Estimados amigos: Me complace sobremanera acompanarlos en este mitin, en esta asamblea cívica con la que cierran una campana municipal más, campana que no es sólo un hecho aislado en la historia del civismo tizimileflo. Es, y lo sé muy bien, un eslabón más de una larga cadena de acciones que van desde la formación hasta la acción electoral, oasando por la organización, el trabajo constante, la presencia perseverante en la vida de la comunidad, e incluso los actos heroicos protagonizados, por poner un ejemplo, en la campana estatal que, en 1969, movilizó al pueblo entero de Yucatán en torno a la figura cimera del Uc. Victor Manuel Correa Rachó. Hasta mi tierra, Chihuahua, que como la de ustedes es tierra de agricultores y de ganaderos productivos, eficientes y dinámicos, llegaron entonces las imágenes y las noticias de la vigorosa defensa del voto que se efectuó en Tizimín. Hasta nosotros llegaron los rostros de los ciudadanos limpios y los de aquellos que, pistola en mano y a pesar de su preparación, robaron ánforas para después ganarse elevados puestos tanto en Yucatán como en los pasillos de la alta burocracia de la Secretarra de Educación Pública. Frente a esta porción del hampa electoral -que por cierto ahora forma destacada parte del equipo del candidato del gobierno federal

113


a la gubernatura de Yucatán- se levantó ayer y se alza hoy el pueblo de Tizimín, que no quiere ver en su palacio municipal a ineptos impuestos por compadrazgo, sino a ciudadanos como Daniel Avila Aranda, respetables y respetados por sus paisanos, destacados por su labor social, educativa, profesional y económica, arraigados en su pueblo por su compromiso con las mejores causas comunitarias. Yo no dudo que Tizimín entero y sus comisarías votarán por la planilla que encabeza Avila Aranda.

Un deber Vale la pena preguntarse por qué, a pesar de las difíciles condiciones y las adversas circunstancias en que se da la lucha por la democracia en todo México, Acción Nacional persiste en esta batalla. Yo diría, en primer lugar, que la razón más honda de nuestra persistencia está en el hecho de que es un deber. Los deberes se cumplen porque son imperativos que vienen de la hondura de la propia conciencia, que es esa facultad nuestra hecha para buscar el bien y no el mal. Afladiría que así debe ser, porque el que actúa únicamente como reacción a estímulos externos, pierde lainiciativa personal y deja de actuar libremente: es esclavo de las circunstancias. Participar en la vida comunitaria, asumir responsabilidades sociales es precisamente ser hombre y ejercitar la dignidad de serlo. Es contrario a la dignidad de la persona humana refugiarse en el interés egoísta que vela primero por el propio bienestar y olvida o soslaya el bien común. Por eso estamos aquí. Por eso seguiremos estando: porque queremos vivir y morir como h '!')res dignos.

Seres históricos En segundo término, seguimos luchando porque los hombres, incluso cuando llegamos a la conclusión de que la felicidad máxima terrestre no será para nosotros, estamos comprometidos con las generaciones que nos siguen, que son las de nuestros hijos y las de nuestros nietos. No somos únicamente seres que se ahogan en su presente, sino seres con pasado y con futuro. Por eso nuestros actos y nuestras omisiones son históricas y tienen consecuencias

114


históricas. Nosotros sabemos que lo que en este tiempo dejemos de hacer para reconstruir la dignidad civil de la patria, lo pagarán nuestros hijos en opresión, injusticia y explotación peores de las que hoy padecemos. Sería criminal que por pereza, por temor o por egoísmo no propiciáramos el nacimiento de un México, de un Yucatán, de un TIzimín mejores para los que nos seguirán. Rnalmente, luchamos sin desmayo -como han luchado ustedes en TIzimín- porque la circunstancia es insoportable para cualquier hombre y cualquier mujer dignos y con sentido de responsabilidad. Este régimen ha hecho cenizas el esfuerzo de millones de mexicanos que han trabajado honradamente durante decenios y cuyos ahorros se han evaporado en la detestable hoguera de la corrupción, de la ineficiencia, del robo, del despojo y del cinismo de los gobernantes. Porque los salarios ya no sirven para obtener la mitad de lo que se podía conseguir con ellos hace pocos aflos. Porque el trabajo de los padres no alcanza para asegurar la educación, el desarrollo y el porvenirde los hijos, ni para asegurarla vejez tranquila de los que han trabajado tanto. Esta burla al trabajo humano es humillante, es despreciable y debe ser combatida siempre. Seguimos luchando porque México debe ser el resultado del esfuerzo de todos, del bien común definido por todos a través de la participación política y realizado por todos en armonfa y diálogo, en el respeto a los hijos que deben recibir en la escuela, no una domesticación sino una enseflanza que los encauce hacia la libertad y la responsabilidad. Luchamos porque un México sin participación y sin democracia es un México arcaico sometido a un proceso de envejecimiento y de arteroesclerosis, y nosotros queremos un país constantemente rejuvenecido y permanentemente renovado. No queremos más de lo mismo. No queremos más aflos de PRI-gobierno reiterativo como burro de noria. Queremos patria viva y creciente, vigorosa e independiente, fuerte y próspera, libre y justa, solidaria y democrática. Por eso estamos aquf. Por eso están aquf sus candidatos a la gubernatura, Roger Cicero MacKinney, ya la alcaldía ya la diputación local. Por eso no nos desanimamos y continuamos y continuaremos. Por eso, sobre las huellas de quienes abrieron el terreno y.llenaron el

115


surco de las semillas, como Correa Rechó, daremos esta batalla y todas las que haya que dar. ¡Vivan los hombres y las mujeres libres y dignos de Tizimín y de Yucatán! ¡Viva la ciudadanía tizimilef'la que quiere dignidad para sí misma y una patria nueva para sus hijos y sus nietos!

TIzlm{n, Yuc., 14 de noviembre de 1987.

116


Contra la perversión moral Es un honor para mí estar en esta Plaza Mayor, a la que ustedes los yucatecos llaman "la Plaza Grande". Y no sólo es grande por sus dimensiones físicas, por la frondosidad de sus árboles, por la belleza de sus edificios y por esta catedral -la primera de América en tierra firme-, que la preside y la senorea. Es grande porque su espacio -en algunos aspectos deteriorado por lamentables administraciones municipales emanadas del partido oficial, que no del pueblo- ha sido lugar histórico para esos tiempos que con precisión poética ha llamado nuestro candidato a gobernador, Roger Cicero MacKinney, "tiempos de liberación". Han sido momentos en que la voluntad libertaria, justiciera, solidaria y democrática de los yucatecos, la ha colmado de civismo, de participación, de congruencia y de rebeldía. Esta plaza fue engrandecida por ustedes, cuando la hicieron templo de la democracia en torno a Correa Rachó. Fue ennoblecida por ustedes cuando la hicieron sitio del renacimiento de la lucha por la democracia, hace seis anos, al, vernirla a dignificar con su apoyo a Castillo Peraza. Ha sido engrandecida y ennoblecida aún más, cuando en julio de 1986, la hicieron tribuna y foro democrático para sostener con sus firmas y su apoyo a la huelga de hambre de su hoy candidato a alcalde Xavier Abreu Sierra, y, así, apoyaron la lucha que entonces sosteníamos en nuestra propia tierra los chihuahuenses. Honra estar aquf. Y esta noche honra más, porque aquf se da de nuevo la búsqueda conciente y libre de una patria nueva.

117


La lucha que desarrollamos y sostenemos en Acción Nacional no es fácil ni cómoda. No es nunca sendero sin escollos el que conduce a la democracia, a la justicia, a la libertad. Lo es menos todavía cuando la terquedad antidemocrática de un régimen manifiesta lo peor de su cinismo y lo más despreciable de su desvergüenza elevando como candidatos del gobierno a los más conocidos de los hampones electorales, como es ahora el caso aquí en Yucatán. Pero es una lucha que vale la pena, es una lucha moralmente obligatoria. Se preguntarán ustedes por qué. Yo trataré de decirto hoy, desde la perspectiva de la doctrina y de los principios de Acción Nacional. Nosotros luchamos por la democracia, -y lo hacemos desde hace casi medio siglo- porque creemos que es el sistema de vida y de gobierno que propone como cimiento del orden político la dignidad del hombre libre. Luchamos por la democracia -en un medio antidemocrático- porque estamos seguros de que si el poder de la autoridad no procede del pueblo, carece de sentido, de legitimidad y de justificación. Luchamos por la democracia porque queremos un sistema de gobierno que incluya la libertad y la dignidad de la personas dentro de la relación política. Luchamos por la democracia porque queremos que esa libertad y esa dignidad de las personas esté en el núcleo mismo de las relaciones de mando y obediencia, propias de toda sociedad políticamente organizada. Luchamos por la democracia porque aspiramos a que la autoridad sea compatible con la libertad. Luchamos por la democracia porque deseamos que el ejercicio del poder se realice sin arbitrariedad y sin impunidad del lado de los gobernantes, y sin sumición servil indigna por parte de los gobernados. Luchamos por la democracia porque no queremos una sociedad de cómplices, sino una comunidad política de amigos. Luchamos por la democracia porque. más allá de las palabras falsas de los poderosos de México y de sus sicarios yucatecos, los gobiernos que hemos padecido han hecho, hacen y parecen dispuestos a seguir haciendo precisamente lo contrario de lo que el pueblo y Acción Nacional quieren con base en la dignidad de las personas y de la búsqueda del bien común.

118


Gestión de complicidades Hasta hoy, el régimen practica un modo de gobernar que es la simple y devastadora gestión de un universo de complicidades y sumisiones. En el fondo de este proceder está un desprecio sin límites por los mexicanos. Para nosotros las cosas deben ser muy distintas. La democracia no puede ser otra cosa que la forma de organizar un universo de hombres libres, de crear un instrumento de liberación del hombre. De crear un espacio humano en el que cada vez sea menos posible que unos hombres hagan dat'lo a otros hombres. De crear una comunidad en la solidaridad. Pero, amigos de Yucatán, los fundamentos de una sociedad de hombres libres tienen que ser fundamentos morales. Yesos fundamentos tienen que ser compartidos porla comunidad, pues de lo contrario la democracia se vuelve forma vacía y, finalmente, perece. Por eso luchamos para que la educación respete la libertad de los padres de familia y la dignidad de los hijos. Por eso luchamos para que el hombre del campo sea propietario de su parcela y no siervo del Estado-patrón. Por eso luchamos porque el sindicato sea instrumento de los trabajadores y no mecanismo violento de control político, de acarreo inhumano y de explotación. Por eso luchamos Jorque la empresa sea comunidad de libertades, de responsabilidades y de beneficios para todos los que la constituyen. Por eso luchamos para que las organizaciones intermedias sean autónomas y no burdas correas de transmisión del poder público corrupto y corruptor .

-1

Lo que va contra la dignidad y la libertad humanas, lo que va contra los derechos del hombre -como la tortura y la cárcel injusta que en Yucatán se ha practicado contra los campesinos mayas de Chemax, lo que va contra la igualdad entre los hombres, lo que atenta contra el Derecho, lo que agrede a la unidad y a la paz, porque es inmoral, es antidemocrático. Yen los días que corren, la antidemocracia del régimen se exhibe, ante todo, como una perversión moral.

(

119


Impla desfachatez Tan es así que, aquí en Yucatán y durante la campaf'ia política que está terminando, el partido oficial y hasta algunos de sus apéndices han buscado escudarse detrás de autoridades morales como las de la Iglesia o las del nombre de cristianos. Este fenómeno muestra que se intuye que el problema es moral, pero también deja ver hasta qué punto son capaces de llegar al cinismo quienes emplean tal recurso. Llenarse de etiquetas externas en busca de una respetabilidad inexistente es mentir y es tratar de engaf'iar de una manera que yo no dudaría en calificar de sacrílega. Exhibirse como cristiano para confundir o para buscar votos es manipular el cristianismo hasta límites intolerables. Lo hemos visto también en Chihuahua y, allá como aquí, yo afirmo que nadie puede presumir de cristiano al mismo tiempo que en su vida política no profesa las virtudes morales puramente humanas y que definen al hombre en sus líneas fundamentales. Esas virtudes, en una lista mínima, son la honradez del pensamiento y de la palabra, la veracidad, la lealtad, la limpieza de vida, el desinterés y la rectitud en el ejercicio de los cargos públicos, el espíritu de civismo. Cuando se es o se ha sido cómplice de un sistema que obliga a la mentira, al disimulo de la propia identidad, a tolerar las agresiones legales y las discriminaciones jurídicas contra el cristianismo en sus manifestaciones sociológicas, no sólo se pone I en escena una farsa, sino que se mancha la etiqueta que se invoca. Acción Nacional no es un partido confesional, afirma que se inspira en los principios de la cultura cristiana, pero no tiene ni ha tenido la impía desfachatez de arroparse con aquel nombre respetable para disfrazarse, ni menos para recabar votos.

Doctrina aplicable Aquí estamos, sí, con Roger Cicero MacKinney y Xavier Abreu Sierra, con todos los candidatos a regidores y a diputados locales, para decir nuestra palabra política fundada en principios del más sólido humanismo, y orgullosos de que hombres como Correa Rachó hayan demostrado que se puede gobernar para todos los miembros de la propia comunidad con base en esos principios éticos cuyo

120

¡.


núcleo es la dignidad del hombre. En Mérida y en muchos municipios más, y seguramente pronto en algún estado de la República, demostramos con hechos nuestra doctrina y su aplicabilidad. Les felicito, yucatecos, por la campaf'la que han realizado. Les invito a continuar en la batalla por la justicia y por la libertad, por la solidaridad y por la democracia. Que no quede nada por hacer. Que no quede esfuerzo por culminar. Que los panistas junto con todos los yucatecos que aspiran a una vida a la altura de su dignidad, se comprometan a cumplir sus deberes cívicos y políticos sin desmayos ni desalientos. Y, el domingo próximo, a dar una batalla más. Para que desde el próximo lunes en adelante, sean posibles y más eficaces las nuevas batallas. Déjenme terminar con una sola palabra que seguramente expresa su esperanza como expresa la mía: ¡Venceremos!

Mérlda, Yuc., 15 de noviembre de 1987.

121


Un pueblo victorioso Vengo aquí a rendir homenaje a las mujeres y a los hombres de este municipio, que son ejemplo de civismo y de perseverancia en la lucha por la libertad para todos los mexicanos. Ustedes han sabido ser firmes y constantes. Ustedes han conservado y hecho crecer la herencia luminosa de aquel gran yucateco que fue el Lic. Víctor Manuel Correa Rachó. Ustedes han hecho de la democracia su forma de vivir, de la presencia cívica una actitud heróica, de la limpieza de costumbres una meta. El caso de ustedes ha sido presentado por 81 partido en todo México y fuera de las fronteras patrias. Acción Nacional ha denunciado la arbitraria y criminal detención de José Domingo Caamal Be en todos los foros internacionales a su alcance. Hoy, en todo el mundo se sabe que el anticonstitucional gobernador de Yucatán, Cervera Pacheco, tiene a un chemaíta inocente en la cárcel por simple y perverso deseo de venganza; porque le duele que sus aspiraciones dictatoriales hayan fracasado aquí; porque sabe que aquí no ha podido ni siquiera poner en el Palacio Municipal a aquél que no pudo ganar las elecciones de 1984, porque tiene que tener en la casa de ustedes. a su policía. Son ustedes un pueblo victorioso y seguirán siéndolo. También vengo aquí a participar en el mitin de ¡;jerre de campana municipal y estatal. Sé que, como lo han hecho desde hace decenios, en esta campana han llegado hasta la última de las comisarías de su

122

¡.


municipio; sé que han estudiado las leyes electorales, que han revisado el padrón, que han preparado a sus cuidadores de casilla, que han elegido democráticamente a sus representantes y que están listos para derrotar de nuevo al gobierno el próximo 22 de noviembre. y también sé que los candidatos del gobierno no cuentan con la simpatía del pueblo. Ytambién sé que el candidato del Presidente de la República a gobernador de Yucatán ha prometido que las elecciones serán limpias. Mucho ha hablado Manzanilla Schaffer de democracia: habrá que ver si esta vez respeta su palabra. Otras veces no la ha cumplido. Ahora tiene la oportunidad de demostrar si rectificará el camino fraudulento y represivo que siguió Cervera Pacheco.

creer y vivir Por de pronto, estoy seguro de que ustedes están listos para ganar

y para defender su triunfo. y sé también que, para los que luchamos por la democracia, las cosas no empiezan ni teminan con las campanas electorales. Las campanas son resultado de un trabajo largo y sacrificado de todos los días; son fruto de lo que se cree y se vive; y son también un paso hacia otras metas: aumentar la conciencia popular, organizar mejor al pueblo para que sea el pueblo el que controle al gobierna; lograr que cada día sean más los hombres y las mujeres que participen en la vida comunitaria. Sólo a partir de una vida social vigorosa y participativa, tiene sentido luchar para conquistar el poder. El poder mismo, como lo han demostrado ustedes aquí en Chemax, lo queremos los panistas para servir a los más necesitados, a los más pobres, a los que han esperado más tiempo que se les haga justicia. El poder es la honradez puesta a las órdenes de la comunidad, no la policía metida en los palacios municipales para despojar a los pueblos de su casa y para impedir a los pueblos que se gobiernen como ellos quieran. Sigan adelante. Tienen un magnífico candidato a alcalde y a personas conocidas por ustedes y escogidas por ustedes en su planilla. Tienen además a un estupendo candidato a gobernador, Roger Cicero MacKinney, quien durante anos ha luchado con us-

123


tedes y ha dado la cara por ustedes. A un hombre que ha hecho de la causa de Chemax su propia causa. Personas así son las que postula Acción Nacional, porque sabe que gobernarán con orden y limpieza, con sinceridad y honradez. Hay que votar el22 de noviembre. Hay que invitar a votar a todos los hombres y a todas las mujeres de Chemax. Hay que vigilar las casillas. Pero, sobre todo, hay que seguir en la lucha sin desánimo, con alegría y entusiasmo. Sigan siendo ejemplo para Yucalán, para México y para el mundo. ¡Viva el pueblo de Chemax! ¡Viva el pueblo de Yucatán! ¡Viva la democracia!

Chemax, Yuc., 15 de noviembre

124

de 1987


El don de la patria Senaras Consejeras: Senores Consejeros: Esto es lo que se ha hecho en nueve meses y resulta un lugar común anadir que es más lo que queda por hacer. Nos llevó un poco más de tiempo del pensado la integración del equipo humano del C.E.N., pero puede afirmarse que ya está constituído y prestando servicios. Hemos multiplicado éstos en áreas congruentes con el proyecto que presenté ante ustedes al solicitarles su apoyo para llegar a la presidencia del partido. Los cursos de formación para dirigentes, las iniciativas específicas para mujeres y para jóvenes, la creación de nuestro órgano de difusión doctrinal e ideológica tienen que ver con ese ir a las raíces del partido, lo que consiste para mí tarea fundamental e imprescindible. A partir de enero, nuestros esfuerzos se encauzarán de manera especial en las áreas de organización y desarrollo, comunicación y estudios. Debemos recordar que la parte más voluminosa del trabajo del partido es obra ejemplar e impagable de miles de voluntarios. Yo diría más: los panistas que de manera eventual y transitoria estamos trabajando a tiempo completo para el partido, aportando a la institución nuestra experiencia profesional o política en diversos ámbitos, no dejamos de serlo. Puedo asegurarles que, como todo

125


hombre o toda mujer comprometidos con una causa, de manera libre, es decir, como lo hacen todos los verdaderos panistas, trabajamos las horas que sean necesarias para sacar adelante los proyectos y ejecutar las decisiones partidarias.

Alternativa de poder y es que, no me cansaré de repetirlo, quien asume libremente un compromiso queda moralmente obligado a cumplirlo. Una vez dada la adhesión responsable y sin presiones a una causa, no puede aducirse la misma libertad para justificar omisiones en el cumplimiento del deber contraído. Y, subrayo una vez más, este tipo de omisiones, de fallas y de perezas, cuando se dan en los dirigentes, son pretexto de irresponsabilidad para los militantes, alejan a los hombres de palabra, hacen vano el esfuerzo de muchos, retardan el avance del partido y de algún modo son causa del mal generalizado de México que queremos combatir.

Hemos dicho, y estamos convencidos de ello, que Acción Nacional es la alternativa de poder en México. Lo reconocen así hasta quienes, desde horizontes diferentes al nuestro, están en la oposición. Y yo digo que el partido que puede llegar al poder, como es el nuestro, no tiene derecho a improvisaciones, a ineficiencias, a errores culpables, a abandonos ni a ligerezas. Uno de los elementos fundamentales para convencer a muchos indecisos es la calidad de nuestra acción para que, quienes nos vean actuar crean en nosotros como esa alternativa que somos. Nuestra responsabilidad política en la oposición requiere transformar las simpatías lejanas en acercamientos concretos, en militancia yen votos, yeso sólo se consigue a través de una acción responsable, comprometida, eficiente ...

Nuestro núcleo Dentro de tres días, estaremos en campana presidencial. A nadie de los presentes escapa la importancia que ésta tiene, dadas las circunstancias del país, dado el crecimiento del partido y vistas todas

126


las operaciones que ha emprendido el régimen con el propósito de desprestigiarnos, de debilitarnos, de desanimarnos y de confundir al pueblo de México. Es tiempo de unidad interna y de eficiencia, de entrega y de compromiso renovados. No estamos para mezquindades ni para actitudes facciosas, sino para dar una pelea frontal que sólo es posible a partir de la unidad. Esta sólo se logrará renovando la conciencia personal de los panistas. Y esta renovación sólo es posible a partir de la unidad. Esta sólo se logrará renovando la conciencia personal de los panistas. Y esta renovación sólo es posible en torno a los principios que nos han hecho optar por este camino. Dejemos de lado los juicios sobre hechos y sobre personas, que son coyunturales. Centrémonos en nuestro núcleo: la lucha por la dignidad de la persona, por el bien común, por la democracia y la justicia, por la libertad. Siempre en relación con el ámbito electoral, tendremos que escoger candidatos a diputados federales, tanto a los de mayoría como a los de proporción. La experiencia de varias legislaturas nos ensena que los errores, los intereses, las preferencias basadas en cualquier consideración que no sea el bien de México y el de Acción Nacional, resultan otras tantas oportunidades para que el régimen estimule divisiones, rencillas y rencores. Pongamos todos el debido cuidado en esta selección.

Herencia y destino La patria, companeros de partido, nos llega como un don. La recibimos de otros sin pedirla. Es una herencia originalmente gratuita, pero cuyo destino depende de nosotros. El problema de la patria es un problema de conciencia personal, de decisiones personales, de compromisos personales. El problema de la patria es de comunidad de conciencias, de comunidad de decisiones, de comunidad de compromisos. No habrá renovación patria sin renovación de las conciencias, de las decisiones y de los compromisos. Los consejeros nacionales de Acción Nacional saben lo que han recibido como patria y pueden muy bien intuir lo que heredarán como tal a las generaciones venideras.

127


En tanto que legado, la patria es historia. Una historia llena de aciertos y de fracasos, de heroísmos y de fracasos, de heroísmos y de traiciones, de bajezas y de noblezas. Una historia de hombres. Pero esta patria es la nuestra y su historia está allí. Escoger patria es escoger historia. Y escoger historia es optar por modelos.

Acción Nacional ha escogido patria y ha escogido historia. Su patria es México. Y, dentro de la historia nacional, hemos optado por ciertos pasados que nos parecen merecedores de prolongarse y encarnarse en mejores futuros. Queremos la patria libre e independiente de Hidalgo y de Morelos. Queremos la patria democrática de Madero. Queremos la patria enraizada en los valores cristianos de Vasco de Quiroga y Bartolomé de las Casas. Queremos la patria ordenada de Manuel Gómez Morín. Es momento, senores consejeros, de volver a decidir qué obra queremos continuar y engrandecer. Y, tomada la decisión, dedicaremos cuerpo y alma a construir la patria que dejaremos a nuestros hijos. Quiera Dios que la hagamos de tal modo que ellos consideren a la altura de su conciencia continuar lo que hoy nosotros hacemos. De nosotros depende. El maquiavelismo El régimen que desde hace más de sesenta y cinco anos dice que gobierna a nuestro país ha hecho de la conservación del poder el objetivo único del ejercicio' del poder mismo. Los hechos lo demuestran, los fraudes electorales y el estímulo que éstos significan para la abstención ciudadana, el aumento desmedido de los recursos destinados a órganos de represión y las campanas de desprestigio contra Acción Nacional así lo confirman. Cabe seMlar, además, que cualquier ideología de la conservación del poder tiene que ser absolutamente pragmática, ajena y hasta contraria a cualquier consideración ética, independiente de todo proyecto inspirado por el bien común, enemiga de la dignidad de la

128


persona. Es el maquiavelismo convertido no sólo en estilo y forma de gobierno, sino en instituciones supuestamente jurídicas y hasta en modo de vida que se basa en las apariencias y no en las realidades. No olvidemos la recomendación maquiavélica a los príncipes: mejor parecer bueno que serlo, porque el que lo es no puede dejar de serlo y el que únicamente lo parece puede serlo cuando le convenga. O la otra receta: si hay problemas para mantener el poder en el interior, inventar conflictos con el exterior. O la recomendación brutal de usar la fuerza sin escrúpulos y de manera ejemplar para que al poderoso se le tema. Lo cierto es que tal pragmatismo amoral es autodestructivo. Lo que la historia antigua y moderna ensenan es que esas maquinarias aparentemente omnipotentes van sufriendo desgastes cada vez más acelerados. No es casual que el actual titular del Ejecutivo Federal hubiese hecho su campana presidencial enarbolando la bandera de la moral.

Pragmatismo amoral Pero como se actuó así por razones no morales sino pragmáticas, para efectuar una operación de maquillaje, de apariencia, la renovación pretendida ha fracasado y con ella la posibilidad misma de inyectar al cuerpo sin alma del régimen savia revitalizadora. Ahora el tema es la modernización. No sé qué puedan tener de modernos los procedimientos, los escenarios y las prácticas desde las cuales tal modemización se pregona. De inmediato, la realidad ha demostrado la falsedad del discurso. Y, por otra parte, los hechos económicos más recientes -que son únicamente la agudización crítica y acelerada, incontrolable e incontrolada de la política económica gubernamental- exhiben sus errores de concepción, la ineptitud de sus disenadores y el desprecio de sus ejecutores y cómplices por un pueblo que tiene que pagar hoy casi mil pesos por los bienes que en 1970 le costaban sólo uno. Vistas así las cosas, al régimen no le queda más que asumir pragmáticamente su carácter de fuerza sin autoridad. Y debo decirlo

129


con claridad a ustedes, consejeros de Acción Nacional, y comprometiéndome yo el primero a afrontar las consecuencias: nos esperan días difíciles. Retornando al recetario de Maquiavelo, creo, que ya el régimen se agotó como zorro, es decir, como animal maf'loso y astuto. Ya nadie le cree. Sus trampas, sus mentiras y sus afeites están a la vista. Ahora debe, para conservarse en el poder, asumir el papel de fiera herida, Con un aparato de represión completamente intacto. Frente a esta involución -nada moderna, por cierto; nada moral; nada responsable-, toca a la sociedad civil y, con ella y para ella, al partido, enfrentarse a la fuerza bruta desde la autoridad moral, desde un proyecto nacional fincado en valores superiores a los de la política entendida como simple disputa porel poder. El régimen tratará ahora, así lo estimo, de hacer del pragmatismo y de la mentira el sistema de pensamiento, de expresión y de acción de los mexicanos. Va a dar una batalla en los ámbitos de la propaganda y, si falla, no dudará en recurrir a la violencia. De la violencia que es la mentira, pasará a la otra.

Autoridad moral Para nosotros, que luchamos desde una perspectiva ética y de apego a los derechos de los mexicanos, a la ley y a la justicia, la tentación es responder a la violencia con violencia. Entonces, poruna parte, justificaríamos la represión y, por otra, y más grave, seríamos cómplices de la instauración de una cultura de la guerra, del enfrentamiento, de la eficacia sin escrúpulos, de la complicidad. Creo que debemos serconcientes -y consecuentes con esta conciencia de que no es ese el camino congruente con la historia, la doctrina y la cultura de las que nos sabemos herederos y protagonistas. Necesitamos liderazgo social, quizá más que político, o cuando menos lo necesitamos para llegar a asumir el liderazgo político. Ese liderazgo social tiene dos raíces: la capacidad intelectual para proponer soluciones válidas y convincentes y la autoridad moral que sólo se obtiene con la congruencia entre lo que se piensa con lo que se dice y con lo que se hace.

130


Frente a un régimen que es un cuerpo que sobrevive a la muerte de su propia alma, hemos de alzar el cuerpo con alma de una sociedad que ya no puede esperar más el cambio. Por eso hoy, como nunca, la consigna de mover a las almas de Gómez Morín es actual, moral, moderna y genuinamente raíz del cambio. No habrá rectificación económica sin rectificación política. No habrá rectificación política sin revigorización y sin movilización social. No habrá revigorización ni movilización sociales si las almas, si las conciencias no se mueven. Es este aquel triple haz de trayectorias -triple vía de lo que González Luna llamó la "técnica de salvación" el que hay que desarrollar, proponer y hacer triunfar. A eso les invito.

México, D.F., 20 de noviembre

de

1987.

131


Una fuerza tranquila Muy estimadas y respetables damas que nos visitan, Muy queridas militantes, dirigentes y simpatizantes de Acción Nacional. Sef'lores y sef'loras: En primer lugar, bienvenidas. No es poco el esfuerzo que en estos días de crisis económica y de desasosiego nacional es preciso hacer para participar en un evento que, por imperativos físicos y organizativos, tiene que hacerse precisamente en esta ciudad de México que, dadas las dimensiones de nuestra patria, obliga a largos y costosos desplazamientos a muchas de ustedes. Por eso les agradezco especialmente su presencia a quienes han debido hacer un sacrificio mayor, sin dejar de reconocer lo que representa para todas dedicar este día a México, la patria que la Providencia hizo grande y la ineptitud de los gobernantes ha empequef'lecido tanto. Desde los af'los sesenta resultó evidente para los observadores de la realidad social del mundo entero la vigorosa emergencia de la mujer a la vida pública, fenómeno que se ha venido acelerando notablemente en los países impregnados de cultura cristiana. Es el caso del nuestro. Nadie podrá razonablemente negar que hay atavismos que aún bloquean la plenitud de tal participación, pero es ostensible que ha habido avances debidos principalmente a que la

132


mujer adquiere una conciencia cada vez más clara de su dignidad humana y cada día tolera menos que se le trate como a un objeto o como a un instrumenio. Asistimos -y no podemos menos que alegrarnos por ésto- al espectáculo alentador de una mujer nueva que exige, tanto en el ámbito de la vida conyugal y familiar, como en el de la vida comunitaria y pública, el reconocimiento de sus derechos, no sólo verbal ni jurídico, sino concreto y práctico, y que se presta con igual empef'lo acumplirsus deberes personales y sociales. Presencia

comprometida

Sin embargo, la comprometida presencia y la decidida actuación de las mujeres mexicanas ha acompaf'lado a Acción Nacional desde el nacimiento del Partido. La exposición que las organizadoras de este foro han montado aquí mismo así lo demuestra. Y no sólo han consistido esa presencia y ese compromiso en acompaf'lamientos pasivos al esposo, al hermano o al amigo. No. A partir de que las leyes mexicanas -como, no hay que olvidarlo, fue propuesto por Acción Nacional y en su momento rechazado por la facción gobernante- abrieron al espacio de la vida política a las mujeres, éstas asumieron responsabilidades de primera línea, como la había hecho antes, en la vida interna y externa del partido nuestro. Mujeres

pioneras

Es imposible olvidar la obra pionera de damas como Jovita Granados, Luisa Isabel Salas, Manuela Cásares de Robleda o Rosario Alcalá -ésta última la primera mujer que en México fue candidata a una gubernatura, y lo fue por Acción Nacional en el Estado de Aguascalientes-, y de tantas otra que habría que nombrar, en tiempos en que tales actitudes resultaban no sólo inaugurales, sino peligrosas. Hoy, con el mismo espíritu que ayer, pero con empuje y número renovados, las mujeres aportan al partido y a la Patria una colaboración decidida y notable, eficiente y relevante. En los congresos locales y en el de la Unión, en los cabildos y en los órganos directivos del partido, en la tarea social, cívica y política diaria, esta fuerza tranquila y sin complejos, decidida y sin estrépitos, perspicaz

133


y abnegada, es en todos los ámbitos de México y en Acción Nacional un elemento imprescindible. Este foro es un peldat'lo más de este proceso ascendente. Los temas que habrán de tratarse en este foro reflejan las preocupaciones y sobre todo las ocupaciones de las mujeres, que son, aunque parezca inútil repetirlo, aquellas que comparten los principios de doctrina de Acción Nacional y que se esfuerzan por vivirlos. Reflexionarán ustedes, desde el horizonte de esos principios y desde la perspectiva femenina principalmente, acerca del papel esencial de la mujer en la familia, institución que, para Acción Nacional, es núcleo, eje y raíz de la vida social; abordarán asimismo la cuestión de la mujer en la vida comunitaria, tema de capital importancia en un país cuyo tejido social tiende a ser desarticulado y corrompido desde el Estado, a través de una cultura de la mentira, la complicidad, la impunidad y la corrupción. Se ocuparán asimismo el día de hoy, de la mujer como esperanza del futuro político de México, es decir, como factor decisivo del cambio al que aspiramos y que consiste en lograr el lapso de una cultura de la complicidad a una cultura de la solidaridad; de una cultura de la sumisión voluntaria propiciada por el Estado, a una cultura de la participación buscada por la sociedad civil; de una cultura, en suma, destructora de la dignidad humana, a una cultura humanista, humanizadora y humanizante. Ya hay hechos concretos que anuncian este cambio y que prefiguran lo que ha de ser el México ordenado y generoso que es nuestro ideal. Valores

comunes

Para Acción Nacional, la justicia debida a la mujer consiste en el respeto y la acogida que le se deben en todos los ámbitos de la vida social, económica y política, cultural y familiar. Consiste en abrir las puertas y en derribar las barreras que impiden todavía que el aporte de la sicología y el modo de ser femeninos sea factor determinante de cambio. Consiste en el aprecio y la promoción de la misión común a varones y mujeres, de servicio a los más altos valores humanos: la vida, la verdad, la justicia y la libertad.

134


Saludo con entusiasmo el espíritu y la temática de ese foro. Declaro mi solidaridad, y la del Comité Ejecutivo Nacional del partido, con el trabajo denodado yconciente de las mujeres panistas. Y, finalmente, al declarar formalmente inaugurado este FORO NACIONAL SOBRE LA MUJER, les deseo todo género de aciertos en las labores que hoy emprenden, y en las que seguramente seguirán a las de este foro .. Muchas gracias. México,

D.F., 20

de noviembre

de 1987.

135


La alternativa de la esperanza Muy distinguidos visitantes Seflores representantes de los medios de información Seflores delegados a esta Convención Nacional Amigos todos: Permítanme comenzar reiterándoles, de parte del Comité Ejecutivo Nacional del partido y en nombre propio, la más cordial de las bienvenidas. Su presencia nos honra y nos alienta, nos estimula y nos alegra. Su amistad, que nos vincula en el ideal democrático, nutre y fortalece nuestra esperanza. Con base en esta comunidad de compromiso y de conciencia, por esta decisión y esta labor compartida y vivida en común, tengo la certeza de que seguiremos contribuyendo eficazmente al cambio que el pueblo de México anhela, necesita y exige. Al describir la situación imperante en el país, por tantos motivos inquietante, algunas voces han expresado lo siguiente: "Sometimientos consentidos y silencios obligados habían generado, a principios de siglo, un régimen político aparentemente inconmovible que fundaba su poder tanto en el cinismo de sus dirigentes como en la impotencia de los explotados"

136


"A pesar de las reformas implantadas y de los profundos cambios ocurridos entonces, el país ha recaído en la gravitación colonial de su pasado. Hoy prevalece nuevamente un diseno político sustentado en el empobrecimiento de las mayorías, el predominio del capital especulativo y la subordinación nacional a intereses ajenos"

"Durante estos anos hemos presenciado la conversión de una crisis financiera en desastre nacional. El mal que padecíamos, traumático pero limitado, se ha extendido a todos los ámbitos del cuerpo social, causando el desplome de la economía, de la polftica, de la convivencia humana y de la moral pública" "México vive hoy uno de los momentos más tensos y definitivos de su historia, agobiado por las presiones externas y por el enorme peso de sus deudas, injusticias y rezagos. Hoy, como hace ochenta anos, los mexicanos luchan por romper las inercias del despotismo y abrir espacios democráticos a las mayorras. La política del abuso y la inequidad que ahora predomina resulta subversiva, porque nos coloca en los linderos de la violencia y un Estado cada vez más vacío de pueblo puede conducimos a una nación sin Estado y, finalmente, a la pérdida de aquella"

Angustioso grito Palabras duras, frases lapidarias las anteriores. No son nuestras. Son de quienes deben estar bien informados, por haber tenido acceso a los más íntimos corredores del poder. Provienen nada menos que de un ex-presidente nacional del partido oficial y exembajador ante las Naciones Unidas y también de quien lleva un apellido enarbolado frecuentemente como bandera.del grupo en el poder. Pero en sus labios, o en los de otros cualesquiera, éstas similares expresiones sólo son el eco del sentir general de la nación, que más que clamor es ya un angustioso grito de reclamación y exige cambios profundos en nuestras arcaicas y aberrantes estructuras económicas, polfticas y sociales.

ó

137


En este preocupante contexto, llegamos al día de hoy. Llegamos a esta convención nacional después de una larga y fecunda etapa de preparación inmediata que hunde sus raíces en casi medio siglo de vida orgánica como partido. Un partido que optó desde su nacimiento por la democracia como sistema de vida y de gobierno congruente con la eminente dignidad de la pprl"" ía, adecuado para edificar la justicia social por medio de la d~ ,,6n y realización del bien común. y hemos mantenido el rumbo de la opción a pesar de que el entorno propiciado y sostenido por el régimen mexicano es la negación misma y el obstáculo mayor a la democracia, al bien común y a la solidaridad, en la misma medida en que desprecia -así lo demuestran sus actos y los resultados de su política- la dignidad de los mexicanos.

Efectos de la simulacIón Pese a todo, no ha podido el régimen ahogar el vigor de los principios que nos inspiran y mueven. Ni los fraudes electorales, ni la represión, ni las campanas calumniosas, ni los encarcelamientos arbitrarios, ni la manipulación de la información han sido suficientes ~ara asfixiar a Acción Nacional. El partido ha logrado llegar cada vez a U"" mayor número de conciencias, su doctrina ha convencido cada vez a más mexicanos, sus candidatos y sus plataformas políticas han conquistado cada vez más votantes, sus tesis han sido adoptadas por otras fuerzas políticas, sus opciones concretas han sido asumidas hasta por quienes, hasta hace poco, las denostaban. En su afán de simular democracia, el sistema ha comenzado a repetir los términos mismos del lenguaje que ha sido el nuestro. Y, si bien ésto tiene el propósito de confundir y distraer, no deja de tener efectos: el régimen es comparado por el pueblo con su discurso y cada vez queda más en conflicto y más lejos de sus propias palabras. Iniciamo~ .,ora nuestros trabajos con la discusión de la plataforma política que será la bandera de quien resulte nuestro candidato presidencial. Es un amplio documento, un verdadero plan de gobierno en cuya elaboración han tomado parte militantes y dirigentes municipales, estatales y nacionales. Es una propuesta al pueblo de México, que aquí hemos de perfeccionar en el diálogo fraterno. A muchas de

138


las reuniones preparatorias del documento cuyo proyecto tienen en las manos, fueron invitados y asistieron destacados técnicos en diversas materias, a quienes se les pidió su parecer calificado y éste, cuando resultó coincidente con los criterios doctrinales nuestros, fue integrado a nuestra propuesta, ya que estamos convencidos de que el cambio que necesita el país requiere de esfuerzos intelectuales y políticos de todos los mexicanos. Precisamente porque aspiramos en serio a gobernar para todos, hemos convocado a muchos mexicanos a elaborar la alternativa para todos. No somos oposición simbólica ni vamos a hacer una campana simbólica. Aspiramos seriamente al poder y a ejercerlo en la forma solidaria y democrática en que lo hemos ejercido en donde hemos gobernado. Los ciudadanos de muchos municipios saben ya cómo gobierna Acción Nacional. Queremos gobernar al país así y así vamos a gobernarlo. Hombre

y sociedad

Sabemos que la política no es nada sin la sociedad y que la sociedad no es nada sin los hombres. Sabemos que la solidaridad es, antes que todo, solidaridad de las conciencias, valores comprometidos, cultura que se vuelve obras. Por eso nuestro primer llamado es a las conciencias. El régimen, no nos cansaremos de repetirlo, lleva decenios fomentando una cultura de la complicidad y de la impunidad, conformando una mentalidad fatalista y resignada por medio de una pedagogía de la sumisión. Con la represión, con la arbitrariedad, con la prepotencia, con la perversión de las organizaciones sociales trata de convencer a los mexicanos de que sólo el que se somete tiene posibilidades de lograr el éxito material. En los espíritus que han hecho suya esta cultura corrompida, en las conciencias que han aceptado la sumisión voluntaria, finca el régimen Su poder. Pero, al mismo tiempo, ahí está su deterioro. A partir del afán de tnunfo material a cualquier precio, ha minado toda posibilidad de renovación moral y de autoridad moral hasta convertirse en puro aparato de fuerza. A cambio de la sumisión ha ofrecido bienestar y ha fracasado en su propio terreno, como lo demuestra la crisis y como lo prueba su

139


propio deterioro. Acción Nacional ha escogido el difícil camino de la resistencia, de la cultura de la solidaridad, de la constitución de una autoridad moral. En nuestro partido hemos optado y seguiremos optando por la vía enérgica mas no violenta. Nuestras armas son nuestra decisión, nuestro coraje y nuestras vidas. La campana federal que se avecina será una nueva ocasión para convocar, organizar y encauzar al pueblo. Hemos de asumir las causas populares, en especial las que expresan los anhelos, las angustias y las esperanzas de los más necesitados, que, como hemos dicho en otras ocasiones, son los que han esperado más tiempo y ya no pueden aguardar más. Hemos de continuar articulando a la sociedad civil, integrando voluntades, convenciendo y movilizando. No olvidemos que sólo el pueblo salva al pueblo, que no hay mesianismos políticos ni representantes eternos de la voluntad política popular. Que ni siquiera el hecho de elegir democráticamente a un candidato presidencial convierte a éste en infalible ni en iluminado. Que la política es, entre otras cosas, ámbito de lo perfectible y no espacio de lo incorregible. Dejemos aotros seguir hablando de que "no hay pasos atrás". Nosotros estamos dispuestos a reconocer y a enmendar nuestros errores. Bastante dano ha hecho al país el complejo de deidades terrestres y de seres infalibles fabricados por la demagogia y por la propaganda. Proponer

y Juzgar

Nuestra campana tiene como eje la plataforma política que hemos de definir aquí. Habrá de ser propositiva, en primer término, y crítica en la medida en que nuestras propuestas son alternativa razonable y convincente para rectificar el rumbo desastroso que el régimen, en su irresponsabilidad, ha impuesto al pueblo. Quisiera también decir una palabra en relación con la amistosa contienda interna, que culminará manana con la elección de nuestro candidato presidencial. La campana de nuestros precandidatos todos ellos panistas de probada militancia, ejemplares candidatos y funcionarios públicos en el caso- ha sido de gran altura y ha generado

140


gran simpatra en la opinión popular. Así debe terminar. Que el entusiasmo explote sin alterar el espíritu democrático. Que el tono sea el que ha distinguido a las nobles contiendas partidistas que son una disputa para ver quién encabeza el esfuerzo de todos. Que todos estemos dispuestos a dar lo mejor de nosotros mismos en solidaridad con el que triunfe. Felicito a todos los precandidatos y les agradezco, en nombre del partido, el ejemplo de entrega y dedicación que han dado en la precampana. Hoy más que nunca, Acción Nacional representa los ideales de Francisco 1.Madero: sufragio efectivo y no reelección. Apropiándose ilegítimamente de estos anhelos populares, el régimen intenta presentarse como distinto de sí mismo. No lo es. Sus abanderados de hoy, digan lo que digan, son los corresponsables del empobrecimiento popular, de la crisis económica, del fraude electoral, de la corrupción y de la represión, de la entrega de la nación al poderío extranjero. Por eso la alternativa democrática está aquí. Por eso la esperanza del pueblo está con nosotros. Por eso salimos de nuevo a calles, campos, fábricas y plazas. Por eso, por México, seguiremos luchando.

México, D.F., 22 de noviembre de 1987.

141


Voluntad de vivir Hemos querido comenzar hoy y aquí la campaf'la presidencial de Acción Nacional, porque consideramos que en este lugar se condensa y manifiesta una voluntad, un anhelo, una aspiración profunda del pueblo de México. Aquí, hace poco más de 170 af'los, la voz de México surgió en la historia como surgen en todo tiempo y lugar, de los labios de los nif'losque nacen, los ímpetus de una vida propia: con un grito, el grito de una patria con voluntad de vivir de manera autónoma, independiente, libre, desatada de todo despotismo, liberada de toda sumisión. Ese grito vital resuena todavía a lo largo y a lo ancho de todo México. Ese grito sigue siendo el grito actual de todos los mexicanos. Hoy, los mexicanos nos sentimos expresados e interpretados por el padre Hidalgo. La razón es muy sencilla: pese al tiempo transcurrido, no nos sentimos independientes ni libres; por el contrario, nos sabemos sometidos a decisiones que no coinciden con nuestros deseos más hondos. Y lo peor es que ahora. depués de tantos af'lOs y de tanto dolor y de tanta sangre, las cadenas existen y no son fabricadas ni engarzadas por un gobierno extranjero, sino por otros mexicanos que han hecho del ejercicio del poder una fragua de eslabones oprobiosos y lamentables. Son mexicanos, para desgraciade la mayoría de los mexicanos, los que han urdido una gigantesca trama de mentiras, de fraudes, de ineptitudes, de corrupción, de burlas y de violencia que nos oprime.

142


y de esos lazos queremos liberarnos. Estamos convocando al pueblo de México, hoy y aquí, a unirse a esta nueva campana de la independencia que recoge la decisión libertaria de Hidalgo y Morelos. Tengo la certeza de que el pueblo de México se sacude el yugo de sus opresores locales que, como bien se sabe, necesitan y cuentan con el apoyo exterior para tratarnos como esclavos, para actuar en su propio país como una fuerza foránea de ocupación a la que poco le importa el Derecho y el bienestar del pueblo de México. Parece no importarles el hambre, el desempleo, el salario insuficiente. Tampoco parece importarles el convertir al sindicato, al ejido, al colegio profesional o al gremio en otros tantos instrumentos de dominio. No les importa rebajar a los maestros a delincuentes electorales. No les importan los votos de los mexicanos, ni la división de Poderes. Dicen exactamente lo contrario de lo que hacen. Promueven precisamente lo contrario de lo que dicen. Esta mentira es el primer eslabón de la cadena que hay que romper. Y hay que romperla, primero, no siendo cómplices de ella. Al gobierno no le interesa lo que pensemos, si logra que actuemos como si pensáramos otra cosa. Por eso, amigos todos, yo creo que la independencia que nos falta por conquistar comienza en nuestras conciencias: no digamos ni hagamos nada que vaya en contra de lo que lealmente pensamos. La verdad nos hace libres. Decidámonos a vivir en la verdad. Pero tal decisión debe convertirse en obras. Obra de solidaridad, de entrega, de organización. Obra de pueblo organizado y eficiente, obra de difusión de ideas, de comunicación de esperanzas, de participación. Obra también de vigorización y crecimiento de los instrumentos de independencia: en este caso, de un partido político -Acción Nacional- capaz de conducir al pueblo. A esta tarea les invito y convoco. Que en cada alma nazca como un grito la voluntad de vivir como hombres libres y dignos. Que termine el mal gobierno, la injusticia y la opresión. Convirtamos en realidad el sueno de Hidalgo. Hagamos de México la Patria noble y justa, libre y solidaria, que sonaron nuestros Héroes.

Dolores Hidalgo, Gto., 11 de diciembre de 1987.

143


I

I

I Culto a la memoria Conciudadanos

y amigos:

Viven aquí, en la memoria de los mexicanos, los ejemplos de los jóvenes cadetes que dieron su vida ante un adversario frente al cual no tenían los nuestros muchas probabilidades de triunfar. Sus recuerdos escoltan el Castillo de Chapullepec como un testimonio de que los hombres podemos emprender trabajos aparentemente superiores a nuestras posiblidades, cuando el ideal por el que se lucha es grande y como ejemplo de amor por la patria hasta el martirio.

I

I

Por eso hemos querido abrir aquí, en este sitio, después del acto inicial de la campaj'¡a de Dolores Hidalgo, junto al Padre de la Patria, las actividades político electorales de convocatoria y difusión doctrinal, de propuesta y de reflexión, de invitación y compromiso público. Aquí, los que creemos que los ideales de Hidalgo y de Morelos, de los Nij'¡os Héroes, de la República y, en síntesis, de la Patria han sido relegados al olvido o traicionados por el régimen, recomenzamos el camino una vez más. Nosotros pensamos que de nada sirve invocar ritualmente a los héroes si lo que se hace cotidianamente es olvidar su sacrificio y su sangre. De nada sirve que el gobierno eleve estatuas y envíe coronas de flores y pronuncie o haga pronunciar discursos si, debajo de toda

144

I


esa liturgia, están el hambre de los mexicanos, la penuria de los trabajadores de México, la sumisión forzada de los obreros y de los campesinos sin tierra ni libertad. Poco significan estos huecos homenajes oficiales frente a la violación de la ley, por parte de quienes deberían ser los primeros en respetarla, la cárcel injusta, la tortura, la marginación política, social y jurídica de los mexicanos que no comulgan con el discurso oficial, el cada vez más grosero fraude electoral, la burla sistemática de los derechos de los sindicalizados. Si todo esto está debajo del culto oficial de los héroes, lo menos que se puede hacer es exigir al ' gobierno y a su partido es que guarden silencio en tanto no sean capaces de hacer lo que los héroes sonaron y por lo que dieron su vida. El régimen vive de invocar a la patria, es un vividor de la patria a la que explota y sobre la que se para. Hay que recuperar en el campo de la vida social, económica y política el sentido de la historia de México. Nuestra historia es anhelo y decisión de justicia, de libertad, de independencia, de prosperidad, de honestidad, de decencia. Basta de tolerar que el gobierno sea inepto y corrupto. Y no basta que el malestar y la irritación ciudadana sean ya generalizados. Hay que transformar la irritación y la indignación en conciencia en organización y la organización en victoria y en un nuevo tipo de gobierno para México. Un gobierno presidido por la solidaridad, por la justicia, por la libertad. Un gobierno al servicio de estos ideales y no una sanguijuela adherida a las estatuas de los héroes. Por eso estamos convocando al pueblo de México a salir a la calle ya gritar, a escribir ya empadronarse, a caminar ya votar, a defender el voto y a defenderse a sí mismo. Ya es tiemRO de quje nos gobernemos a nosotros mismos; ya es tiempo de que se vayan los que, en nombre de la sangre de los héroes, no dejan de extraer la sangre de los mexicanos de hoy y de hipotecar la de los mexicanos de maf'lana.

145


Estamos en campal'la. Por México, por su integridad nuevamente amenazada vamos a seguir luchando. Tenemos candidato, programa y partido. Tenemos pueblo. El reto es fuerte más, pese a todo, nos sentimos optimistas, porque estamos seguros, de que ya llegó el tiempo a la democracia y, a través de ella, al gobierno del pueblo y para el pueblo.

México, D.F.,

146

13 de diciembre de 1987.


Mensaje navideño Muy queridos amigos: Nos reunimos hoy para convivir amigable y fraternalmente; para continuar una hermosa tradición panista que, por una parte, nos vincula en el presente y, por otra, nos ubica en el núcleo mismo de la historia, de la cultura y del pueblo de los que somos parte. Estamos aquí para recordar juntos el momento de la historia en que el tiempo acoge a la eternidad y la eternidad se arraiga en el tiempo, estamos aquí para celebrar la Navidad. La Navidad marca el término de una manera de concebir al hombre ya la historia. Hasta antes del nacimiento de Cristo, la persona y los pueblos vivían inmersos en el fatalismo y en el temor; en la repetición cíclica de los hechos; en el pavor frente a divinidades terribles y vindicativas. Si acaso había un pueblo con sentido de la historia, pero sumiso en el miedo al Dios tremendo. A partir del momento en que Dios se hace solidario del hombre y de lo temporal; a partir del momento en que la Encarnación se hace visible primero a los más pobres, nace una cultura de la libertad y de la solidaridad, del horizonte abierto, de la dignidad humana, de la esperanza. y es a esa cultura a la que pertenece el Partido Acción Nacional. A pesar de sus defectos, nuestro partido es una manifestación de esa cultura en el espacio y en el tiempo mexicanos. Y, en estas fechas, no podemos menos que recordarlo, revivirlo y reafirmarlo. En Belén está nuestra raíz más honda y de allí debemos siem-

147


pre extraer la sangre del espfritu que vitalice nuestras conciencias, nuestra acción, nuestra lucha y nuestra esperanza. Está en Belén el núcleo en torno al cual nace, crece, piensa, vive y lTlJere nuestro pueblo. Es cristiana la cultura popular mexicana. Y porque de ella surge, a ella se vincula, de ella se nutre y a ella sirve, es cristiana la inspiración de los hombres y de las mujeres que militamos en Acción Nacional. Por eso la noche de hoy renovamos nuestro compromiso de continuar construyendo la esperanza, la libertad, la justicia y, con ellas, la paz. Vamos más allá de la simple condena moral al régimen. Predicamos y practicamos la política de la esperanza, de la capacidad del ser humano para participar en su pars y en sus dfas en la obra de la redención, de contribuir en forma determinante en la obra de su propia salvación. Nuestra esperanza no es el optimismo de una razón exaltada: desde el principio supfmos que aquf no debla haber ilusos para que no hubiera desilusionados'. Nuestra esperanza es virtud activa y la practicamos desde un partido que, fundado en los principios cristianos, crece y abandera, encauza y conduce. Nuestra política de la solidaridad se alimenta en la palabra bfblica, en la pregunta radical que dice "¿Qué has hecho de tu hermano?". Por eso nuestra tarea de estar lejos de todo rencor. No censuramos al hombre que yerra, sino al error. Condenamos la injusticia, no a quien la comete, las más de las veces contra su propia voluntad y siempre contra su propia esencia. Y lo hacemos, como ya se ha dicho, "con pasión por las ideas y sin rencor hacia los hombres". Les deseo una Navidad feliz. Una felicidad que nazca del deber cumplido, de la reforma de las conciencias y de la transformación de las estructuras que México necesita para ser la patria ordenada y generosa por la que luchamos, la nación solidaria a la que aspiramos, el pueblo esperanzado, creyente y fraterno, la sociedad de amistad que debe ser. Muchas gracias.

15 de dIcIembre de 1987.

148


Política, espíritu y sociedad Es para mí honroso y grato estar hoy en este lugar y con ustedes.

y permítanme precisarles que lo es por muchas y muy diversas razones, tanto de índole personal como, por decirlo de algún modo, institucional. Mi vida se ha desarrollado, por opción personal, en los ámbitos familiar, empresarial y político. Es cierto que lo más visible de mi trayectoria ha transcurrido en la actividad política, pero este ejercicio ciudadano público y abierto no puede separarse de mi actividad como empresario. Como tal, la misma dedicación a la política -en tiempos en que ésta se veía con más desconfianza y escepticismo que ahora- sólo me permitió tener un contacto tangencial con la Unión Social de Empresarios Mexicanos, pero debo decir que, apesar de la aparente lejanía, siempre ví en esta organización algo cercano y, por la coincidencia en materia de principios doctrinales, siempre la consideré el espacio social más congruente con lo que un cristiano dedicado a la actividad empresarial puede y debe crear, promover, sostener y vivir. No puedo dejar pasar esta oportunidad para expresar, además, mi reconocimiento a lo que la USEM ha sido, es y seguramente seguirá siendo para México. Desde su creación en 1957, la Unión Social de Empresarios Mexicanos ha sido el crisol de ideas, actitudes, pronunciamientos e iniciativas más nobles dentro del empresariado

149


nacional. Su arraigo en una concepción cristiana del hombre, de la historia, de la sociedad y del Estado; su propósito de ofrecer de manera sistemática y organizada una orientación ética a la conducta del empresario mexicano; su ideal de difundir la Doctrina Social de la Iglesia proponiendo formas prácticas de encamarla en la vida económica nacional; su esforzada dedicación a la formación de una conciencia profesional entre los empresarios con miras no a la especulación académica, sino a la concreción de tal conciencia en acciones solidarias; todos estos valores y actitudes son ejemplares en nuestro país. Para nadie es un secreto que iniciativas tan certeras, oportunas y necesarias, como la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural y el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, por no citar más que dos, han sido concebidas, programadas y realizadas por hombres-USEM. No creo equivocarme si afirmo que, hoy por hoy, la USEM es la autoridad moral del empresariado mexicano y que su persistencia en un medio difícil se debe a que -como escribió Jacques Maritain- en la historia sólo resiste lo que tiene alma.

Frente al Estado Creo además que, en medio de una realidad social como la de México, en la que no son las organizaciones intermedias que por interés, por temor o por inconciencia se convierten -creo que sería más exacto decir se pervierten- en simples instrumentos del Estado, cuando no del gobierno o de algún partido político, la USEM sigue siendo el caso ejemplar de una agrupación que, en la fidelidad a sí misma, contribuye decisivamente a urdir ese tejido social del que hablaba el Papa Pablo VI y que es el elemento decisivo para la salud de una nación. "Estamos viviendo .ha escrito alguien muy estimado por ustedes y por mí, Efraín González Morlín- un momento de lo que podríamos llamar una sociología rotativa, según la cual cualquier institución puede servir para cualquier cosa, en cualquier momento y en cualquier lugar del mundo .... Se presenta la tentación de no respetar campos de competencia, ritmos de tiempo y eficacia". Estoy convencido de que la USEM no ha caído en esta perversión, que, para

150


decirlo en una terminología común, es una violación del principio de subsidiaridad. Y esto no quiere decir tampoco que una organización como la USEM tenga necesariamente que estar contra el Estado, significa sencillamente que debe estar frente a él, es decir, serdistinta de él, ser sociedad civil y, de este modo, contribuir a formar o a fortalecer lo social que es el alma de lo político. Para decirlo en términos de un gran amigo de ustedes, don Carlos Siri, en tanto no sea sano y preeminente lo cívico, será frágil y hasta antihumano lo político. Pero me han invitado hoya hablar de los postulados políticos del organismo que ahora me toca presidir y que es el Partido Acción Nacional. Y a esto dedicaré mi intervención. México en 1939 Acción Nacional nació en 1939, en plena época cardenista. El gobierno postulaba entonces la primacía del Estado sobre el hombre y afirmaba que éste era "una unidad biológica capaz de regeneración". Se afirmaba asimismo que "el Estado tiene perfecto derecho de orientar la educación según doctrinas y principios, como se hace hoy día en Rusia, Alemania e Italia", es decir, todos los países en esos días, de régimen totalitario. Se acababa de reformar el artículo 30. de la Constitución para establecer que "la educación impartida por el Estado será socialista y, además de excluir toda doctrina religiosa, combatirá el fanatismo y los prejuicios". Todavía estaba fresca la sangre de las víctimas de los "camisas rojas" de Garrido Canabal en Coyoacán. También era obvio, para aquel entonces, que las instituciones creadas para resolver problemas nacionales de crédito, moneda y finanzas desde el Estado, se convertían en instrumento de enriquecimiento ilegítimo de supuestos revolucionarios. Y ya había quedado demostrado, a punta de asesinatos y defraudes electorales, cuáles eran los límites impuestos por el grupo en el poder a la realización de los ideales maderistas de sufragio efectivo, de no reelección, de justicia, de libertad. Además, el Estado ya había demostrado su voluntad política de someter a la inteligencia y a la cultura a sus designios, y, por su lado, los

151


universitarios habían dado prueba de su propósito de mantener a aquellas independientes del poder. Desde otro ángulo, se estaba dando en aquellos días una interesante y amenazadora modificación del papel del Estado, en la medida en que éste -seguramente no sin responsabilidad por parte de la sociedad civil- creaba instituciones sociales que, por la forma en que nacieron, llevaban en su propia génesis el germen de su ulterior sumisión a aquél. Sindicatos obreros y agrupaciones de empresarios de diversa índole fueron obra del poder público. La primera reacción de la sociedad se concretó en el nacimiento de la Unión Nacional Sinarquista, que explícitamente se cerró a sí misma el camino político. La segunda -primera en el ámbito político propiamente dicho- fue la que, al llamado de Manuel Gómez Morín, reunió a un grupo de ciudadanos destacados de diversas procedencias los cuales, en torno a una declaración de principios inspirados en el humanismo cristiano, dieron origen al Partido Acción Nacional. Frente a los mutilados humanismos marxista y liberal, al fin y al cabo materialismos economicistas, y frente al vacío ideológico y moral del régimen mexicano, Acción Nacional hundió sus raíces en un concepto del hombre entendido como persona, o sea, como ser concreto e histórico, material y espiritual, esencialmente vinculado a los demás hombres, es decir, por naturaleza social, abierto a la relación con Dios, responsable y libre e inteligente, por tanto, eminentemente digno, hecho para la sociedad en cuanto tiene que ver con los bienes perecederos, pero fin de la sociedad en todo lo que tiene que ver con los bienes imperecederos. Frente a la barbarie política que tenía que surgir con base en un concepto del hombre reducido y chato -la miserable "unidad biológica capaz de regeneración" Acción Nacional se propuso hacer política humana con base en este humanismo político. La eminente dignidad de la persona humana es nuestro primer principio de doctrina. El concepto del hombre en que se enraiza hace del PAN un partido político que, en el ámbito de la "polis", es una de las manifestaciones posibles de la cultura cristiana. Me parece que la USEM, en el ámbito social, es otra de las manifestaciones posibles de esa misma cultura. Y déjenme afladir que, en los

152


dfas que corren, es de particular importancia confirmamos en los principios doctrinales que nos unen, más que disputar estérilmente en torno a los juicios coyunturales que nos pueden separar.

El bien común Acción Nacional se dió aSimismo como principio doctrinal la primacra del bien común sobre los intereses personales o de grupo. Un bien que no es la simple suma de los bienes individuales, sino bien de la comunidad, es decir, generación de las condiciones materiales y culturales necesarias para que las personas se realicen plenamente como tales. No cabe duda, amigos, qúe el natural conflicto de intereses que existe entre persona y sociedad sólo puede resolverse a partir de la afirmación de la dimensión espiritual del hombre. Ha sido un gran teólogo de la Iglesia quien ha dado mayor y mejor luz para entender ésto. Resulta que el hombre es cuerpo y espíritu y que, por tanto, es sujeto de bienes perecederos e imperecederos, en tanto que en lo que atane a bienes imperecederos, es la sociedad las que ha de estar al servicio de la persona. Las visiones materialistas del hombre se ven forzosamente obligadas a privilegiar -pues sólo conocen de bienes perecederos- al individuo sobre la sociedad, en el caso del liberalismo capitalista, o a la sociedad sobre la persona, en el del colectivismo marxista. Sólo a partir de una matriz cultural espiritualista puede encontrarse el equilibrio teórico y las propuestas de solución prudenciales, prácticas, para resolver este conflicto que, de otra manera, o genera agresiones contra la justicia, o produce negación de la libertad. El materialismo no sabe de bien común: o confía la justicia al determinismo materialista del mercado a través de una invisible mano; o deja la libertad para cuando la economía pueda -y ya se ve que no puede- ir más allá de la distribución de la miseria por obra y gracia de la policra política.

Solidaridad Es la solidaridad otro de nuestros principios doctrinales. Gómez Morín vio con claridad que el punto de partida de la solidaridad es la realidad del dolor, del sufrimiento humano. Es evidente que hay

153


diversos tipos de dolores, de males. Hay unos inevitables que provienen de la naturaleza o de los designios salvadores de Dios y que son inevitables, porque pertenecen al ámbito del misterio del ser y de la historia humanas. Pero hay males evitables que no constituyen misterios, sino problemas, es decir, que son producto de las acciones o de las omisiones de hombres como nosotros. La solidaridad es la respuesta, primero de la conciencia y luego de la inteligencia orientada por la conciencia, de capacidad técnica y de sentido moral, de pericia y de compasión, de despliegue de las potencialidades sociales de la caridad. Ese mismo principio de doctrina de Acción Nacional la subsidiaridad. Desde su fundación, el partido sostuvo que "en la organización política nacional, es preciso que las comunidades naturales sean reconocidas, respetadas y, en cuanto caigan dentro de la jurisdicción del Estado, ordenadas y jerarquizadas, dándoles el lugar y la participación debidos en la estructura y el funcionamiento del mismo, a fin de que éste coincida verdaderamente con la realidad nacional y el gobierno sea una expresión genuina de la Nación". En congruencia plena con estas afirmaciones, Acción Nacional ha sostenido que el Estado '1iene autoridad, no propiedad, en la economía nacional" y Gómez Morín sef'laló que el Estado Mexicano "es el enemigo común y el más temible, porque en vez de hacer justicia ha hecho subversión y en vez de gestionar el Bien Común ha instaurado apetitos e intereses parciales, y lo mismo abdica de su autoridad que la confunde con la violencia y la opresión". El Estado del "boom" económico ficticio pudo ser ogro filantrópico; el Estado de la crisi como la ha escrito otro buen amigo nuestrose vuelve ogro antropófago o sencillamente ogro, devorador de la sociedad y de las riquezas generadas por ésta, manipulador de las organizaciones intermedias, destructor del tejido social, usurpador de funciones, pretendido organizador de la solidaridad, pues sÓlo organiza su propia sobrevivencia que es la de un cuerpo superviviente a la muerte de su propia alma. Por eso desde 1939 nos propusimos luchar para hacer que "el Estado conozca sus funciones, las cumpla ordenadamente y a ellas se ajuste, ejerciendo su autoridad con plenitud sin ser tiránico,

154


ampliando cuanto sea necesario su función, sin volverse aplastante, cumpliendo su inexcusable deber de justicia sin ser subversivo".

Democracia No quisiera poner fin a este sintético elenco sin referirme a la democracia. En algún texto de Shakespeare se dice que lo que nace del mal se consolida con el mal. El sistema político que para vivir impide a los hombres meterse en lo que sí les importa, no tolera la participación de los ciudadanos en la definición del bien común, que se aferra a procedimientos delictivos para modificar en su favor los resultados de las elecciones, atenta contra esa forma de la justicia social que es la democracia. Desde el ámbito de la política, se cierra así el paso al reconocimiento de la dignidad de la persona humana, se limita al bien común a su caricatura -que es la imposición a todos de lo que unos cuantos opinan que es el bien común-, se falsifica la realidad nacional en cuanto al pasado, en cuanto al presente y en cuanto al posible futuro, se obturan los cauces para un diálogo que fortalezca la unidad nacional. Por eso afirmamos que la raíz de nuestros males, hoy por hoy, está en la política y por eso Acción Nacional nació para convocar a los ciudadanos a cumplir su deber político. Poco a poco, y a costa de golpes y de tragedias, esta idea ha ido penetrando en las mentes de quienes tienen más saber, más recursos, más poder y más capacidad para transformar la vida política nacional, después de un letargo ya muchas veces descrito por otro hombre de USEM, José María Basagoiti. Nosotros no hacemos de la democracia un simple recuento perpetuo de sufragios. Creemos que es una forma congruente con la dignidad del hombre para distribuir equitativamente el saber, el tener y el poder. Creemos que es un modo de vivir solidaria y responsablemente, justa y libremente. y también estamos seguros de que no es un regalo de los príncipes, sino una conquista de los hombres que aspiran a practicar la virtud de la ciudadanía. Asimismo, estamos convencidos de que sólo la participación ciudadana consciente y creciente puede lograrla.

155


Cambio acelerado México y Acción Nacional están cambiando aceleradamente. Estoy convencido de que a esta idea democrática le está llegando su hora. Y creo firmemente que, en régimen democrático, el florecimiento de organizaciones como la USEM está garantizado, y que la democracia necesitará siempre de la acción social de todos, especialmente de quienes, por haber recibido más, estamos obligados a dar más. La democracia no es un lujo de ricos, sino una de las condiciones de posibilidad para que los pueblos puedan ser prósperos. Un Estado democrático no es un bien supefluo: es un bien necesario para que la producción se organice racionalmente, para que el empleo no sea un mito ni un privilegio, para que la educación aumente en calidad, cantidad y libertad, para que la seguridad genere frutos de bien común, para que todas las potencialidades de los mexicanos se hagan actuales con base en la confianza en los gobernantes, para que el pueblo vea en el Estado a su instrumento y no a su explotador. Con base en estos principios, Acción Nacional ha elaborado sus plataformas políticas y sus planes de gobierno. No pretendemos haber acertado siempre, ni ser perfectos de una vez por todas, ni ser los únicos. y sabemos que nuestra perfectibilidad se hará proceso constante en la medida en que más y más mexicanos cumplan su deber político. La empresa, y en el ámbito empresarial organizaciones como la USEM, es célula de ciudadanía, escuela de participación, academia de responsabilidad, en la medida en que los empresarios seamos conscientes, responsables, justos, dialógicos; en la medida en que practiquemos ahí y en la vida cívica y política los principios que proclamamos. MéxIco, D.F.,' 13 de enero de 1988.

156


La voz de México No debe parecerles extrano, a ustedes que han vivido y padecido las facetas más represivas del régimen, que haya sido aquí, precisamente en esta ciudad y esta tierra de mártires, donde el gobierno haya intentado el primer acto grave en contra de la campana presidencial del PAN, el partido que ha generado mayores adhesiones en favor precisamente del relevo de semejante régimen. Es un acto más de una larga historia de actos antinacionales, anticonstitucionales, antidemocráticos y abiertamente violatorios de las garantías individuales consignadas a la Carta Magna, y también atentatorios contra los derechos humanos. Quienes han cerrado o hecho cerrar lo canales de información a Manuel Clouthier, nuestro candidato presidencial, son los mismos o son los herederos de los que dispararon o hicieron disparar contra el pueblo de León, contra los estudiantes mexicanos de Tlatelolco; son los mismos que han urdido y ejecutado los fraudes electorales de Baja California, Guanajuato, Sinaloa, Yucatán, San Luis Potosí, Coahuila, Nuevo León y Chihuahua; son los mismos que han llevado al país al desastre económico y al pueblo a la miseria; son los que han hecho evaporarse los ahorros de los hombres productivos del país; son los que no han podido llevar a buen término cuantos planes económicos han formulado. Son, finalmente, los que hoy esconden su temor al diálogo bajo el lema "que México hable" al mismo tiempo que intentan callar las voces mexicanas que no sean las suyas.

157


Peligrosa

concepción

Debajo ydetrás de esta actitud, amigos de León, hay una peligrosa concepción de lo que es México. Es la misma de quienes han pretendido imponer regímenes totalitarios en diversos países del mundo. Es la concepción fascista del pueblo, que intenta hacer creer a los pueblos y al mundo que únicamente lo que se somete al poder estatal representa al pueblo y a la nación. Ni el Estado, ni el gobierno, ni el partido oficial y menos la monstruosa confusión de los tres, son el todo nacional. Lo que estamos viendo y oyendo en México, como actos del sistema, como actitudes del partido oficial, las autoridades supuestamente nacionales y el Estado mismo, revueltos en una mezcla opresiva y tiránica, es manifestación de una cultura fascista, totalitaria. La voz de México, hoy menos que nunca, es la voz del partido oficial. La voz de México son las voces de los mexicanos, tanto de aquellos que se ostentan como sus representantes oficiales -y que sólo representan los intereses del grupo en el podertemerosos de perderlo-, como las de aquellos que planteamos alternativas distintas a las de ese grupo, y que hoy somos los más. ¿Por qué este intento de silenciamiento? ¿Por qué ese temor? ¿Por qué esa actitud monopólica, cerrada al diálogo, represiva y hasta paranoica? La respuesta es sencilla: el grupo en el poder ya no puede responder por sus actos; el grupo en el poder ya no tiene respuesta para las preguntas y los cuestionamientos de nosotros, los que no estamos de acuerdo con él; es más, el grupo en el poder ya no puede gobernarse a sí mismo y exhibe, tras las apariencias de unidad forzada e interesada, esta imposibilidad. Y esto se debe a una sola razón: las decadencias son ingobernables y el sistema mexicano está ya en plena decadencia. Monólogo

y diálogo

A esto se debe que pretenda imponenernos su monólogo. Por eso no quiere interlocutores, sino espejos; por eso no quiere palabras ajenas, sino sÓlo sus propios ecos; por eso no quiere diálogo, sino monólogo.

158


Pero nosotros, como partido político, y el pueblo, como titular de la soberanía nacional, como sujeto de su propia liberación, va a hablar. Esto no depende de la autorización del régimen, porque es una exigencia de la conciencia y de la virtud de la ciudadanía. Esto es fruto de la convicción de la propia dignidad y de la firmeza de la decisión de edificar un México distinto en el que la paz sea obra de la justicia, en el que el bien común sea definido y realizado por la comunidad y no por una facción nacida, como lo ha escrito Manuel Clouthier, en paf'lales de fraude electoral y crecida lejos del pueblo pero con el dinero, el trabajo y la sangre del pueblo.

y aquí estamos, ustedes y nosotros, juntos y decididos a decir nuestra palabra, como lo están otros mexicanos que, desde perspectivas diferentes a la nuestra, dirán la suya para buscar juntos la palabra de México. Y la diremos una y otra vez. Y no dejaremos de decirla porque hablar no es concesión de príncipes, sino de derecho de hombres y de pueblos. León, Gto., 16 de enero de 1988.

159


Talante

democrático y patriótico

Bienvenidos. Estamos reunidos aquí para realizar juntos una tarea seria, delicada y trascendental para la vida de México y para la vida de Acción Nacional. Como todos sabemos, me refiero a la elaboración de las listas de candidatos que aspirarán a curules que se obtienen por representación proporcional, y que solemos conocer como "plurinominales". Lo grave del momento político nacional me obliga a formular unas reflexiones que quisiera que ustedes recibieran responsablemente, maduramente, poniendo por encima de todo el bien de la Patria y del partido.

Poder y servicio Lo primero que tenemos que recordar es que originalmente el procedimiento de la doble votación y de las dtadas listas fue disef'lado para corroer por dentro a los partidos genuinos. Para introducir en sus cuadros dirigentes el veneno de la ambición, del rumor, de la maniobra, del interés mezquino y, con todo esto, de la división. Y no de cualquier división, sino de la que se basa en una pasión peligrosa que, si nos vence, es de las más daf'linas: la pasión malsana por el poder como fin en sí mismo. Aspirar al poder no es algo en sí mismo perverso. La perversión del poder es la búsqueda del poder por el poder mismo. Para servir políticamente, el poder es necesario: por eso, lo único que justifica al deseo de poder y al ejercicio mismo del

160


poder es el servicio, el mejor servicio posible al pueblo de México a través del partido. No olvidemos, pues, para qué fue hecha esta ley. Recordemos, además, que sólo desde la perspectiva ética más pura podemos vencer este obstáculo, esta trampa que, por estar tendida contra la unidad interna del partido, es tan perversa diría yo como el mismo fraude electoral. En segundo lugar, es preciso que pensemos seriamente y ante nuestra propia conciencia, a qué venimos ahora, cuando hemos de participar en estas comisiones dictaminadores. Dadas las circunstancias del país, vinimos a tratar con toda seriedad, con toda libertad y con toda responsabilidad, venimos a tratar -repito- de darle a Acción Nacional un cuerpo de legisladores altamente calificado que, para bien o para mal, es el rostro, la voz y la opinión del partido de cara al poder presidencialista, do cara a la opinión pública y de cara al pueblo de México. Con esta imagen, con este rostro visible, con esta voz, no podemos jugar, no podemos permitirnos frivolidades, criterios interesados, preferencias personales o simples perspectivas regionalistas. Tenemos que buscar, más allá de todu es!o, a quienes por su capacidad personal, por su identidad con los principios del partido, por su talento, por su capacidad de oratoria convincente, sean los mejores legisladores para el pueblo desde Acción Nacional. No deben prevalecer aquí juicios subjetivos -aunque sean imprescindibles e inevitables- basados en amistad personal, en afán de obtener para nuestros estados el mayor número de pagadores de cuotas, en deseo de premiar valiosas militancias que son admirables, pero que no necesariamente garantizan la calidad legislativa de los aspirantes. El juicio debe ser objetivo y cualitativo. Hay buenos, activos y antiguos militantes, que, en la Cámara, tal vez no puedan cumplir la tarea que allí hay que realizar. Tenemos que buscar honestamente a quienes, en este régimen presidencialista, sean aptos para destacar como figuras legislativas que reivindiquen la dignidad del Congreso de la Unión y lo vayan levantando hasta el sitio de verdadero poder que es el suyo. Necesitamos a nuestros mejores ideólogos, a los panistas capaces de dar razón de las opciones del partido tanto en la elaboración de iniciativas de leyes, como en la

161


presencia convincente en la tribuna. Tratemos, en consecuencia, de dejar tan fuera y tan lejos de aquí como sea posible, todo lo que no sea la constitución de un grupo parlamentario de primera. Lo demás sería precisamente caer en la trampa del régimen.

Obligación moral Algo más. Una vez realizada la tarea así, quienes estamos aquí y somos corresponsables de las decisiones que aquí se tomen, tenemos la obligación moral de sostener y defender el resultado de estos actos. La buena elección y su defensa en privado y en público son decisivas para la unidad del partido, para la eficiencia de la campat'la, para el fortalecimiento de este instrumento al servicio de México que es Acción Nacional. Nosotros los dirigentes, los escogidos para esta tarea no podemos permitir que nada atente contra el partido. Estamos frente a una responsabilidad histórica, política, y sobre todo moral, gravísima. Mi deber es recordárselo a todos, comenzando por mí mismo. Es aitamente probable que logremos la diputación más numerosa de la historia del partido. Esto multiplica la responsabilidad moral y aumenta la gravedad de las decisiones. No se trata solamente de tener muchos diputados, sino de garantizar que lleguen a la Cámara los mejores. Que sea así es asunto puesto en manos de nuestra objetividad, de nuestra honestidad, de nuestra conciencia, de nuestro amor a la Patria y a Acción Nacional. Que nada empat'le estos criterios. No permitamos que en este nivel, el de los dirigentes más destacados del partido, se filtre o se cuele sombra alguna. Si los candidatos que otros proponen son mejores que los nuestros, tengamos la calidad humana y el talante panista y democrático lo suficientemente levantados para dar preferencia a quienes la merecen. Yo estoy seguro de que ustedes vienen con la decisión de actuar así. Y estoy convencido de que así lo harán. Sin politiquerías, sin componendas, sin regionalismos miopes, sin pactos previos basados en amistad o vecindad, sin más mira que darle al pueblo de México, a través de la legislatura panista, el cuerpo de legisladores que la Patria necesita ahora más que nunca.

162


Quiera Dios que el limpio ejemplo que nuestros fundadores nos dejaron como herencia ilumine nuestras decisiones. Y que en estas reuniones, como en todo lo demás, no falten los motivos espirituales cuya presencia ha sido el alma de Acción Nacional, y estoy seguro que es el alma de todos los aquí presentes.

México, D.F. 30 de enero de 1988.

163


¿Qué

democracia queremos?

Todavía está fresca la memoria de todos lo mexicanos, la denodada lucha por la democracia que ustedes han dado y siguen dando en este estado y en esta dudad. San Luis Potosí no sólo ha sido en el pasado la ciudad que dio su nombre al plan de Madero para darle a México libertad y efectividad en el sufragio. Durante decenios, y sobre todo en los últimos af'los, el pueblo potosi no ha empuf'lado con vigor, fortaleza y heroismo ejemplares la bandera democrática todas las veces que ha sido necesario y a pesar de todas las adversidades. San Luis Potosí ha sabido pagar su cuota de civismo y de sangre para hacer realidad los ideales de Madero. San Luis Potosí ha demostrado que, con Acción Nacional, la lucha por esos ideales tiene cauce, tiene presente y tiene futuro. Aquí, amigos, se sabe muy bien lo que se dice cuando se habla de democracia. Sin embargo, dado el rumor constante que el régimen genera para desvirtuar la lucha del pueblo y la de Acción Nacional, conviene recordarlo una vez más. Respecto al voto La democracia, esa que ha sido llamada democracia sin adjetivos, es, en primer lugar, el respeto al sufragio de los ciudadanos. Un respeto que debe comenzar por la elaboración decente de padrones electorales, que debe continuar con la distribución adecuada de

164


I

~

credenciales de elector, seguir en un ordenado proceso de sufragio y culminar con el reconocimiento leal de la victoria de quien haya conseguido convencer en su favor al mayor número de ciudadanos. Este procedimiento es el de los países civilizados y debe llevar al poder sólo a las personas que el pueblo quiera que lo ejerzan. Esto es el principio, el punto de partida y, en los tiempos que corren, el primer objetivo de la lucha poilitca en México. Sin embargo, la democracia no termina con el simple cambio de titulares del poder público. La democracia tiene un para qué, un fin que es el que la justifica como sistema de gobierno. Ese para qué es la democracia misma como forma de vida común. Para hacer de la democracia vida comunitaria, deben estar en el poder los gobiernos democráticos.

y ¿qué es lo que queremos decir cuando hablamos de democracia como forma de vida en común? En una fórmula muy sencilla, queremos decir: bución del saber, del tener y del poder. Antlhumana

equitativa distri-

pretensión

Esto significa, amigos potosi nos, oportunidades iguales de educación para todos, sin que el poder público imponga a los padres de familia los contenidos éticos y políticos, históricos e ideológicos de la educación que se da a los nit'los en las escuelas del Estado a través de los textos oficiales. El Estado no tiene derecho a definir lo que es ético, ni lo que es verdadero, ni lo que es bello. Cuando el Estado se arroga tal prerrogativa, tiende a ser un Estado tc!alitario que pretende substituir a la conciencia, a la inteligencia y a la voluntad de los mexicanos. Y nosotros, porque aspiramos a la democracia vital y política, rechazamos para el Estado -aunque lo encabezara un gobierno de Acción Nacional- semejante pretensión antihumana, inmoral, antidemocrática y violatoria de los derechos de la persona. Democracia como sistema de vida significa asimismo una economía organizada en función de la justicia social. Es inadmisible

165


que, en nombre del pueblo, la economía sea un procedimiento para sumir al pueblo en la miseria. Por eso estamos contra el llamado Pacto de Solidaridad Económica: porque el responsable del desastre económico y de la miseria, de la inflación y de la deuda externa desorbitadas, obliga a trabajadores y a empresiarios a pagar lo que el gobierno derrochó, robó o mal administró. Queremos que los trabajadores ganen lo suficiente para fundary sostener a una familia, para preparar el futuro de sus hijos y para gozar, en su vejez, de la tranquilidad que merece quien puso sus talentos físicos, intelectuales y espirituales al servicio de los demás. Queremos que el que produzca riqueza -obrero, empleado, campesino o comerciantereciba retribución justa y adecuada, y no se rompa la espalda y asuma riesgos para engordar los pagos a una burocracia dorada que cobra en aguinaldos hasta diez veces lo que un trabajador gana en todo un alío. Hay empresas estatales que le dan a sus trabajadores cinco meses de aguinaldo, en tanto que un obrero recibe lo que saben ustedes que recibe. Esto no puede continuar así. Definición común Democracia como sistema de vida quiere decir también que seamos los mexicanos quienes tomemos parte no sólo en la ejecución de lo que un reducido y privilegiado grupo de tecnócratas opina que es el bien común, sino en la definición misma de ese bien común. Significa respeto para los sindicalizados en su sindicato, para los agremiados en las ligas agrarias, para los miembros de los colegios profesionales y los socios de las agrupaciones empresariales. Quiere decir prensa 'Iibre y no sometida a presiones; radio abierta a todos y no sólo a la rieteración oficial de oficiales; mentiras televisión para el debate público y no cámara de eco de la voz y la imagen sin credibilidad del régimen y de sus voceros. Quiere deGir organización de la producción del campo como la quieran los productores del campo, y no como se le ocurra demagógicamente al poderoso. Quiere decir libertad religiosa para el pueblo, de manera que ese núcleo de la cultura nacional que es la dimensión religiosa del mexicano, sea respetado por el gobierno, y reconocido como elemento no sólo de la vida privada e íntima, sino de la vida pública y cultural de la nación.

166


Para lograr esto queremos el poder. Para conseguir esto para todos los mexicanos queremos democracia política electoral. Para proteger verdaderamente la soberanía de la nación, la independencia de los poderes del Estado, la elaboración de leyes justas y la impartición de justicia real, pronta y expedita. Por todo esto estamos de nuevo en campana, encabezados por Manuel Clouthier quien, si ustedes así lo quieren, llegará al poder para hacer de la democracia precisamente ésto. A esta cita con la verdad nacional, con el rescate de la nación y la reivindicación de los anhelos del Plan de San .Luis y de los derechos de los potosi nos y de todos los mexicanos, vamos a seguir luchando sin más armas que la vida misma, pero poniendo en la lucha toda la vida. ¡Viva San Luis Potosí! ¡Viva Manuel Clouthier! cia! ¡Viva México!.

¡Viva la democra-

San Luis Potosi, S.L.P., 3 de febrero de 1988.

167


Juventud: presente y futuro Ninguna edad es, como la de ustedes, buena para los grandes ideales, para la actitud generosa, para aceptar las exigencias del pensamiento claro y de la acción decidida. Ninguna edad es, como la de ustedes, propia para regenerar en uno mismo el mundo y la patria que les han sido dados y, a partir de esta regeneración de la conciencia personal, consagrarse a la transformación de la sociedad, de la familia, del Estado y aún de la vida internacional. Yo estoy seguro, jóvenes panistas, que ustedes comprenden pertectamente bien esta vocación y que están dispuestos, con vigor, sinceridad y alegría, a conquistar un futuro distinto para la Patria y para el mundo. Acción Nacional, estimados amigos, nació de un ímpetu de juventud, de un anhelo juvenil que germinó precisamente en almas de jóvenes que compartían los ideales de millones de mexicanos que deseaban oir y encontrar la verdad de México, que a partir de esa verdad querían edificar una patria justa, libre, humana, democrática. Fueron un joven rector de universidad -Gómez Morín- y un pur'lado de jovenes universitarios los que estuvieron en el núcleo fundador del partido. Y fue esta frescura vital, esta energía nueva, esta limpieza y esa entrega las que hicieron germinar en el campo arrasado de la patria la semilla de esos ideales, de esos anhelos, de esas esperanzas.

168


Mezquina alianza Y, hoy como ayer, la hora de Acción Nacional y la hora del pueblo de México son una y la misma hora. Aquí, el único que tiene el reloj a destiempo, el único que no es capaz de asumir su tiempo es el régimen arcaico y envejecido que, como un neurótico anciano, comete los mismos errores e imagina que va a salir de ellos repitiendo las mismas acciones, reiterando el viejo discurso y exhibiendo los mismos rostros ajados por la corrupción, el fraude y la mentira. Y hoy como ayer, se vuelve a dar la mezquina alianza de intereses entre la nueva burguesía y la vieja nobleza -los ricos y los tecnócratas burocráticos- que sólo puede engendrar en su impotencia al absolutismo apolillado y decadente. Es lamentable para México esta exhibición de ancianos del alma disfrazados de muchachos, incapaces de la juvenil modernidad que fue la de Gómez Morín y que es la de ustedes y la de todos los jóvenes de México. Frente a ustedes, que encarnan la esperanza, el régimen avejentado sólo puede proponer recuerdos que, además, son recuerdos ajenos. Frente a ustedes, que hablan con hechos, aquél sólo ofrece fantasías de tercer rango, ajenas a toda realidad y a toda sensatez. Frente a ustedes, que son juventud, sólo hay un discurso senil y primitivo que se desmorona al menor contacto con la verdad del pueblo y de la nación. El partido, jóvenes amigos, les necesita. Además, les agradece su aportación constante y lúcida. Les agradece su presencia aquí y en todas las batallas por el nombre, la historia, la cultura, la vida y el honor de México.

Guadalajara, Jal., 5 de febrero de 1988.

169


El privilegio de servir El propósito fundamental de esta reunión es el de cumplir con la disposición estatutaria de elegir a quienes han de formar parte del Consejo Nacional del partido. El consejo es esencial para la vida de Acción Nacional no sólo por las funciones formales que le atribuyen y encargan los estatutos, sino más allá de la letra, le corresponde ser, -., la institución, lo que la memoria y la atención son para la persona ine... ,Jual. La atención es la mirada serena a los hechos y a las circunstancias desde una conciencia formada en los principios y las normas y el estilo de Acción Nacional. Por esos nuestras leyes internas exigen que los aspirantes a consejeros tengan un mínimo de militancia en el partido: el consejero no sólo es ojos y oídos abiertos a los signos de los tiempos, sino ojos y oídos que saben ver y oir a través de una conciencia formada en, por y para la institución. El consejero es la ide: ,ddad del partido que mira y escucha. Por eso tiene que tener memoria panista, haber vivido y conocer la historia de AL . ',., Nacional para que pueda en cada caso emitir juicios panistas acerca de la rp"lidad nacional, la acción del partido y las decisiones partidi"" o se es consejero nacional por méritos ganados únicamente en la actividad política, sino por la capacidad de juzgar serenamente, maduramente, ilustradamente, concientemente. Elegir consejeros es, por tanto, una de las tareas más serias y más cargadas de responsabilidad que los militantes de Acción Nacional debemos emprender. Se trata de escoger a un cuerpo selecto y

170


especializado al que se encarga y confía la identidad partidista. Al contrario: el único privilegio del consejero es el de ser especialista e identificarse en el servicio total al partido. Esto nos pone ante una serie de decisiones trascendentales que debemos asumir sin mezquindades de ninguna especie. Sin prejuicios derivados de afectos individuales. Sin precipitaciones nacidas de preferencias de amistad. Sin ambiciones regionalistas. Los consejeros no representan sólo a sus estados, sino al partido entero y, si un estado diferente del propio tiene más personas capaces de ocupar ese cargo debemos tener lahonestidad de votar por ellas. No estamos aquí para repartir posiciones ni cuotas de poder, sino para entregar una labor delicadísima a quienes para ella sean los más aptos por su capacidad, su talento, su formación panista, su solidez doctrinal. No importa el número de consejeros que tenga un estado, sino que el conjunto de los consejeros sea el mejor posible. A eso les invito. Que nada entorpezca la calidad de la decisión y el sentido de la elección. Un partido como el nuestro, que tiene un notable ritmo de crecimiento y que cada vez recibe a más mujeres y a más hombres de diversas procedencias requiere de un consejo Nacional capaz de ser el crisol en el que la identidad panista se purifica, se fortalece, se desarrolla y se difunde. Démosle al partido el Consejo Nacional que los tiempos, las circunstancias, el país y el propio partido necesita. Con atención y memoria fieles al ser de la institución, Acción Nacional seguirá siendo fiel a sí mismo y a los principios que están en'su raíz. Estoy seguro de que actuarán así. Estoy convencido de que tendremos el Consejo Nacional que garantizará el rumbo de Acción Nacional en estos tiempos difíciles. Estoy seguro de.que por encima de todo personalismo equívoco, estará la conciencia de ustedes, el amor de ustedes por este instrumento al servicio del partido y, sobre todo, de México.

Guadalajara, Jal., 5 de febrero de 1988.

171


Ni académicos, ni activistas Son muchas las razones históricas que vinculan a Acción Nacional con Jalisco y con Guadalajara. La fundación del partido está unida a tapatíos ilustres que no sólo le dieron su presencia y su testimonio cívicos y políticos, sino que, felizmente, le aportaron una vigorosa corriente de pensamiento que nosostros conocemos como "humanismo político" y que se sintetiza y expresa en la obra de ese jalisciense ejemplar, primer candidato de Acción Nacional a la Presidencia de la República, poeta, jurista y filósofo que fue don Efraín González Luna. Es a través de él que lo mejor de la provincia mexicana va a la capital de la República como un río caudalos de valores, de ideas, de cultura, de raigambre nacional y desemboca ahí en ese mar fecundo que son los principios de doctrina del PAN. Lo mejor de este acervo histórico y cultural de vigencia universal y de indudable transcendencia llega así a Acción Nacional, de manera privilegiada, gracias a Jalisco y a Guadalajara. Y lo primero que quiero hacer hoy, al dirigirme a ustedes, es manifestar el agradecimiento de Acción Nacional a ustedes, los tapatíos, y reafirmar mi compromiso de que el PAN seguirá siendo fiel a esa columna vertebral de su propio ser, que de aquí recibió vértebras y médula. arquitectura y solidez, savia y sangre.

172

I


Encarnar los valores Estamos aquí el día de hoy para, una vez más, darle carne Y vida en el tiempo y en el espacio a esa alma. Estamos aquí, como dijera don Efraín, para hacer de nuevo, en un lugar yen una hora precisos, el humilde acto detratarde darle vida a esos principios a través de una campana política, que es continuación Y es herencia de la primera. Estamos quí para renovar ante el pueblo de México nuestra decisión de luchar por la preeminencia de la person'a, por el bien común nacional, por la solidaridad, por la subsidiaridad, por la primacía de la ética sobre la política, por el cumplimiento del deber político y por la democracia, como método vital para extender esta encarnación a todos los ámbitos de la vida nacional. Por eso estamos en campana y para eso queremos el poder. No somos academia ni fiebre de activismo. Somos un grupo de personas que quieren hacer valer su calidad de tales y aspiran a que esa calidad sea reconocida por la autoridad a todos los mexicanos. y no estáde más recordar que, para esto, se necesitan buenas leyes, se requiere un cuerpo jurídico bien elaborado y mejor respetado, Estamos aquí porque nos proponemos que un Estado de Derecho impere sobre gobernantes Y gobemados, y que ese Estado de Derecho esté al servicio de la persona y del bien común.

Nonna perfectible México, amigos, tiene una Constitución. No es esta Ley Suprema todo lo que nosotros quisiéramos que sea, pero existe. Es obvio que enttre nuestros programas está reformar algunos de sus artículos para hacerla más congruente con la historia, la cultura y los valores que compartimos la mayoría de los mexicanos, pero aquí está, como norma vigente aunque sea perfectible y deba ser perfeccionada.

y \o que ahora queremos, por principio de cuentas, es que, en tanto logramos las reformas a las que aspiramos, sea respetada. Que los ideales de justicia y libertad, de democracia Y equidad que ella expresa. no sólo sean invocación de demagogos, sino preceptos obligatorios para gobernantes Y gobernados; no sólo frases en

173


bardas, sino procedimientos respetados enlo agrario, en lo laboral, en lo social, en lo político y en lo electoral. Si la Constitución es proyecto, aunque sea mejorable, lo menos que podemos exigir es que tal proyecto se intente en serio. Y para lograrlo no hemos dudado ni dudamos a invitar al pueblo, víctima de la ilegalidad de sus autoridades, a recurrir si es el caso, a la resistencia civil activa y pacífica para hacer efectiva tal exigencia. De una vez le avisamos al régimen que, si persiste en ser él quien viole esta norma suprema, le van a faltar cárceles para encerrar a quienes le exijan por vías pacíficas y civiles ese imprescindible respeto. Y de una vez le decimos que, si se propone castigar a quienes se salgan de la legalidad, lo primero que tendría que hacer es penalizar el dispendio de la campat'la presidencial oficial, la manipulación del padrón electwal, la utilización de empleados y de recursos públicos para sostener la menguada imágen de su candidato presidencial y la perversión del sindicalismo, los atentados contra la economía popular y las violaciones a la ley y a los derechos humanos que perpetran sus mercenarios. Riesgo voluntario Así hemos de avanzar. Exigiendo que se respete la ley y haciéndola respetar, para lograr la autoridad moral para exigir su reforma. Y asumiendo el riesgo voluntario y claro de pagar el precio por repudiarla con tal de mostrar a México y al mundo que el desprecio por el Estado de Derecho viene del Estado, del gobierno y del partido oficial. Por eso estamos aquí. Por eso les invitamos a poner su parte y su voto Y su presencia en esta campat'la de rescate del Estado de Derecho, de reivindicación de los derechos humanos, de rechazo a la represión y de solidaridad con las víctimas de ésta, de elevada temperatura moral y política, de arraigo popular y de vinculación con nuestra historia. No somos, como lo dijo don Efraín González Luna, trinchera de intereses egoístas vinculados a un capitalismo salvaje y explorador; tampoco somos agentes de soluciones antinacionales y dogmáticas que sólo conducen a la distribución de la miseria estimulada por la policía política. Nuestras raíces no son las del liberalismo

174


capitalista ni las del colectivismo marxista, son las del humanismo personalista y comunitario, de raigambre cristiana, espiritualista. Esa es la doctrina que nos legaron nuestros fundadores y a ella somos y seremos fieles; por ella luchamos y por ella, encabezados por Manuel Clouthier, estamos en calles y plazas invitando a los mexicanos a tomar en sus propias manos la realizaciรณn de los ideales, los anhelos y las esperanzas de la Patria.

Guadalajara, Jal., 6 de febrero de 1988.

175


.Neurosis política y desobediencia incivil Llegamos a esta reunión en circunstancias que, si bien son difíciles, se presentan llenas de buenos augurios para el pueblo y para la Patria. Y lo primero que deseo, como presidente del partido, es agradecerles su presencia por lo que significa de esfuerzo, de sacrificio y de solidaridad, así como manifestar a los panistas de Guadalajara mi reconocimiento y gratitud por haberse echado a cuestas la tarea fraterna de ser anfitriones hospitalarios y eficientes de estos actos partidistas a los que nos obligan los estatutos de Acción Nacional. Esta convención tiene como objetivo primordial establecer en forma definitiva las listas de candidatos a diputados según el principio de representación proporcional. Se trata de una tarea que debemos asumir con sentido de responsabilidad, con alto talante moral, con amor al Partido y con amor a México. No olvidemos, a la hora de discutir lo que haya de discutirse, que el objeto fundamental del régimen al imponer el nuevo Código Federal Electoral es sembrar la semilla de la discordia en el interior de los partidos de oposición auténticos. Nada le resultará más grato y más útil a la facción en el poder que ver, especialmente a Acción Nacional, desangrando y desgarrado por conflictos internos. Caer en semejante trampa equivaldría a regalarle una cuerda a ese naúfrago que es hoy el sistema político mexicano. Sería obsequiarle oxígeno a este moribundo.

176


I

Pero lo más grave de esto no sería lo que significaría como auxilio a ese agonizante. Lo peor sería deteriorar este instrumento que es el partido y que, durante casi cincuenta anos, ha ido convirtiéndose, gracias a la solidez de sus principios y al trabajo de miles de mexicanos, en la mejor opción de cambio social, económico, político y cultural para el pueblo de México. Así que hagamos frente a este reto con entereza y "levantada convicción". Que nada empane nuestra tarea. Que sobre afectos y entusiasmos y hasta pasiones legítimas, imperen esos "motivos espirituales" de los que hablaba Gómez Morín y que son el alma del partido hoy como lo fueron ayer; que son lo único que nos ha sostenido y sostiene en esta lucha por el imperio de la ética sobre la política, de la conciencia sobre el apetito, de la voluntad de servir sobre la de poseer o domi nar, de la decisión de actuar enérgica, activa y pacíficamente sobre la desesperación fatalista o violenta. Realidad

nacional

Quisiera compartir con ustedes realidad nacional, que es punto reflexiÓn política relacionada con programas y tácticas de cualquier

mis puntos de vista en torno a la de partida obligado para toda las opciones y actitudes, con los partido político.

El régimen agoniza. Se disuelve en medio de golpes bajos y ajustes de cuentas. Se deshace de una manera semejante a la que se despedazan las mafias. El grupo en el poder ha entrado en una fase de decadencia y, como lo ensena la historia, las decadencias son ingobernables. No se gobiernan a sí mismas. Menos aún puede el régimen aspirar razonablemente a gobernar a todos. y el grupo en el poder -mezcla ilegal, inmoral e irracional de Estado, gobierno y partido- demuestra todos lo días en sus palabras y en sus actos que es incapaz de aprender de sus experiencias pasadas, de esas que lo condujeron al estado en que ahora se encuentra. Repite la corrupción, reitera la ilegalidad, vuelve a cometer fraudes electorales, practica una y otra vez la represión contra los mexicanos, ratifica la hipoteca puesta a la economía y a la soberanía nacionales, hace todavía más pesada a la población la vida cotidiana a punta de carestía y salarios insuficientes. En síntesis, pretende salir de su mal cometiendo los mismos errores que lo llevaron al mal mismo.

177


Régimen neurótico Sin embargo, no creo que se trate de un sistema estúpido. Talento para repetir sus errores le sobra. Y, si no es un régimen estúpido, lo único que se puede decir de él con cierta lógica es que es un régimen enfermo, un régimen neurótico, gravemente enfermo de neurosis política. El enfermo de neurosis no es tonto, sencillamente dedica todo su potencial de inteligencia a escondery disfrazar su propio mal, a hacer pasar sus fantasías por hechos, a crearse una imagen de salud, a tratar de demostrar que nada le pasa, que todo va cuando menos igual y hasta que las cosas pueden ir mejor.

Mentira compulsiva El neurótico político emplea todas sus capacidades para falsificar la realidad. La propia y la ajena. El neurótico político miente compulsivamente, se irrita contra cualquiera que le set'lale sus males, amenaza a quien le dice la verdad, grita, se vuelve agresivo. Como no puede cambiar él mismo, pretende que todo lo demás cambie al ritmo de su enfermedad. Su aspiración es que lo demás se adapten a la falsificación de la realidad que él inventa para sentirse sano. Pero quienes están cerca de él y son víctimas de su neurosis, saben que quienes se adaptan a una realidad deformada se deforman. Y nosotros los mexicanos, nosotros los que militamos en Acción Nacional no estamos dispuestos a vivir en la fantasía enfermiza y enfermante del neurótico político que es el régimen. Por eso llevamos cincuenta at'los set'lalando que el México real muy poco tiene que ver con el México plasmado en las leyes. Por eso set'lalamos sin descanso que el México de los salarios y los precios no es el México de las estadísticas oficiales y los programas y los pactos que inventa el gobierno. Por eso denunciamos siempre que el México democrático de la propaganda oficial, sea vertida en el más corrupto de los pasquines que en las tribunas de las Naciones Unidas o en las de Contadora, es un mito tras del cual se esconde el fraude electoral, la manipulación del sindicato y del ejido, las presiones contra los disidentes, la represión artera lo mismo en Chemax que en Agua Prieta, en Piedra Negras que en Chiapas.

178


I

Casi medio siglo llevamos senalando la necesidad de que haya congruencia entre el decir y el hacer del régimen. Lo hemos hecho porque sabemos que un país no puede construirse sobre la mentira. Lo haremos siempre porque estamos convencidos de que es la verdad la que nos hace libres, justos y pacíficos. Y lo hemos hecho siempre, hasta cuando esto ha siginificado el disgusto y hasta la salida del partido de algunos amigos desesperados o incluso violentos, por las vías de la paz y el Derecho. No estamos con esos exaltados, con fuero o sin él, que lanzan a los ciudadanos a la violencia y a la derrota, al fracaso o a la muerte., sólo por hacer el papel de valientes, por cosechar ensangrentadas glorias. Por mucha que sea la rabia, sigue siendo válida la experiencia histórica: sobre procesos liberadores sangrientos se asientan regímenes esclavizantes asesinos. Para no ir lejos, preguntémonos qué clase de régimen se ha edificado en nuestro país sobre la sangre de millones de mexicanos. El nuestro no es un partido de fanáticos ni de provocadores; éste es un partido de ciudadanos que saben que tenemos que ser más pacientes que los verdugos y que cada vez somos más numerosos que las balas de nuestros adversarios. Batalla slvlllzada Durante casi cincuenta anos hemos dado una batalla civilizada hasta se nos ha calificado, con sorna, de "oposición leal"- en favor de los derechos humanos. Lo hemos hecho proponiendo plataformas y programas de gobierno que, cuando se han aplicado en el ámbito municipal, han demostrado su vigor para animar gobiernos respetuosos de la dignidad de la persona humana, celosos del bien común, promotores de la solidaridad, democráticos y comprometidos sin titubeos con los más pobres. Lo hemos hecho estrictamente apegados a Derecho y resistiendo los embates anticonstitucionales e ilegales, inmorales yantipopulares, de autoridades de otros niveles. Nos hemos defendido con la Constitución en la mano.

y hemos luchado por el cambio al que aspiramos invitando al pueblo a votar, frente a un régimen que sistemáticamente, desde la elaboración del padrón electoral hasta los organismos calificadores,

179


desde el aporreador al servicio de las comisiones electorales hasta el humillado maestro obligado a robar ánforas, se burla hasta de la perversa ley electoral que él mismo impone, pisotea sin pudor la voluntad ciudadana, lanza a sus provocadores a sembrar violencia, utiliza los recursos públicos para favorecer a sus candidatos y luego viene a lamentar cínicamente, mentirosamente, enfermizamente y amenazadoramente que el pueblo, irritado ante tanta ilegalidad, responda al llamado a la resistencia civil activa y pacífica. Comenzar

en casa

¿Quiere ahora el gobierno que se castigue a quienes violen la ley? Que empiece en su propia casa. Que encarcele a los organizadores de la campat'la presidencial oficial por utilizar dinero público, empleados públicos, bardas públicas, medios de información públicos al servicio de su candidato. Todo eso es ilegal, completamente ilegal. y esta ilegalidad es la que convierte a un gobierno en indigno de ser obedecido: un gobierno así no merece la obediencia de los ciudadanos. Y que no nos vengan a decir que decir esto es ilegalidad, porque aunque no lo digamos es un hecho: la evasión fiscal, la mordida, la pedrada bronca del joven contra el alumbrado público, el tortuguismo burocrático ... todos estos son otros tantos fenómenos de desobediencia al gobierno, pero no concientes. Son desobediencia incivil. Paresa el gobierno ya gobierna tan mal que es mejor que deje de gobernar. Transformar esta resistencia incivil en resistencia civil es sólo organizar concientemente lo que ya existe en el seno del mismo grupo en el poder. Es at'ladir a esta desobediencia -la del gobierno a las leyes-, la desobediencia conciente del ciudadano al gobierno. Es un método legítimo para despojar del poder a un gobierno que no respeta la ley y carece ya de autoridad hasta sobre su propia burocracia. No amigos, Acción Nacional, como partido político, nunca ha querido cimentar la calidad de sus triunfos ni la personalidad de sus dirigentes y candidatos en la sangre de los mexicanos. Lo que hemos querido y queremos es la vigencia del Estado de Derecho y, por supuesto, nos reservamos el derecho de no obedecer a un gobierno

180


I

insumiso a las leyes e impune cuando las viola en su favor, precisamente porque esta es una forma de constrenirlo a someterse a la ley que invoca. La verdadera ilegalidad Es ilegal pactar con instituciones extranjeras y a espaldas del Congreso formas y plazos de pago de la deuda externa, como fue ilegal contratarla sin la aprobación de éste. Es ilegal entregar la conducción de la economía nacional a las potencias internacionales del dinero. Es ilegal que las autoridades comisionen a funcionarios públicos o a empleados de empresas públicas a la campana presidencialoficial. Es ilegal cerrar la radio y la televisión a la palabra de la oposición. Es ilegal chantajear con hambre a campesinos y obreros para que asistan a reuniones del partido del gobiemo. Es ilegal, no la denuncia de todo esto, sino los hechos que provocan la denuncia. El fraude electoral no es la subcultura de los ciudadanos, sino la cultura de la facción en el poder. La sociedad mexicana -a pesar de la crisis económica de la que es víctima, y de la cual sólo puede ser responsable total quien ha tenido setenta anos el poder total- ya tiene conciencia de esta realidad y, más allá de la conciencia, ya está demostrando con hechos concretos que no quiere continuar sometida voluntariamente a un régimen políticamente neurótico, amenzador, agresivo, represivo, prepotente por temor a perder el poder. Esta concienica activa es la que hace de este momento de la patria un tiempo de esperanza. Para que esta esperanza se encarne en realidades, tenemos que salir de esta Convención más dispuestos que nunca a cumpli r nuestro deber para con la patria; más convencidos de que, a pesar de sus fallas, Acción Nacional es un instrumento de primera calidad para promover y realizar el cambio social, económico, político y cultural que necesita México. Libres por la verdad Frente a la neurosis política del régimen agonizante, alcemos serenamente la verdad que sana y libera. Frente al autoritarismo, que

181


es la negación de la autoridad, levantemos la decisión de no someternos voluntariamente a un régimen autoritario. Frente a la labor de disolución de la sociedad que practica el gobierno, vivamos la solidaridad de las conciencias libres y decididas a hacer de la política un espacio humano en el que no sea posible violar los derechos inalienables de hombre alguno. Frente a la injusticia, no temamos hacer causa y frente común con las víctimas, con los más necesitados, con los reprimidos; luchemos sin descanso para que todos los mexicanos tengamos oportunidades iguales. Frente al paternalismo gubernamental, no aceptemos más paternidad que la de Dios. Frente a la cultura de la complicidad, de la sumisión, de la impunidad y de la ilegalidad, vivamos la cultura de la solidaridad, de la participación, de la obediencia dada sólo a quien la merezca, de la lucha civil y pacífica por el Estado de Derecho. Sintamos como hecha a nosotros mismos la ofensa hecha a cualquier hombre. Por el orden legal estamos luchando. Estamos en campalia y vivimos como militantes de Acción Nacional para que el Estado se someta al Derecho, para que el orden jurídico sea congruente con el ser, la historia y la cultura del hombre mexicano, del pueblo de México. Para esto nació Acción Nacional como conjunto de ciudadanos dispuestos a cumplir su deber político, comprometidos a rescatar a la actividad política de la arbitrariedad y el desorden y a propiciar por vías civilizadas y pacíficas una patria noble y justa. Para lograr esto sólo tenemos nuestras vidas. Lo sabemos desde 1939: que aquí no hay más armas que la vida misma.

Guadalajara, Jal., 6 de febrero de 1988.

182


I

Lluvia, sombra, resurrección La fecha en que se efectúa esta convención me mueve a hacer algunas reflexiones de índole personal, que espero ustedes acepten como la expresión de alguien que,. al sentirse en casa, se toma libertades que sólo entre amigos tienen explicación cabal. Un día como hoy, hace exactamente un al'lo, el Consejo Nacional del partido me hizo el honor de elegirme Presidente de Acción Nacional. Creo que el mejor modo de recordar este suceso, tan importante para mí, es estar hoy con ustedes. Fueron ustedes los que me ¡levaron a la alcaldía de Chihuahua, los que apoyaron aquella marcha de la definición nacional, los que me sostuvieron en aquel ayuno por la democracia y los que me animaron y estimulan para tratar de darle al partido, desde el puesto de mayor responsabilidad, todo lo que humanamente me es posible dar. Memoria

y destino

Permítanme hacerles una fraternal confidencia de compal'lero ligado a ustedes por más de una razón y por no pocas experiencias. vividas solidariamente con tantos de ustedes. La confidencia -repitode que es el recuerdo y el apoyo de ustedes lo que me sostiene. No es fácil para un provinciano. arraigado a su familia, a su tierra, a su paisaje y a su cultura local llegar a la capital de la República, vivir en

183


ella y trabajar allí, lejos del te rru f'lo. Pero, y esta es mi experiencia, creo que sólo se puede ser plenamente nacional si se es completamente hijo de una patria chica de la que se reciben y extraen memoria y destino. Es el amor a lo estrictamente propio lo que permite amar lo común, integrando en la patria de todos lo que es radicalmente personal e intransferible. Y yo, ustedes lo saben bien, soy antes que todo chihuahuense. Por ello en las horas de duda, en los momentos de prueba, recuerdo a nuestro historiador Fuentes Mares y pienso como él que "entender la vida como desafío es propio de mi gente", un "desafío cargado de esperanza". Es de aquí, de mis gentes, de mi hogar, y de mis amigos que he aprendido la ciencia chihuahuense de las tres grandes esperas; la sombra, la lluvia y la resurrección. La sombra de la libertad, la lluvia de la justicia y la resurrección qúe será seguramente el momento en que el Juez Supremo -el que no trampea, el de la urna eternamente transparentedecidirá de la única victoria que verdaderamente cuenta. Gracias por todo eso, chihuahuenses. Y gracias anticipadas porque estoy seguro de que seguiremos ocupando un lugar de vanguardia en la lucha por la democracia que, el día de hoy y aquí. inicia la preparación de una batalla más: la de la conquista para el pueblo, y para el propio poder Legislativo, de la dignidad que le ha sido despojada por un régimen presidencialista casi monárquico, la de la victoria sobre nosotros mismos, sobre nuestros egoísmos y preferencias individuales para levantar muy alto la bandera de la excelencia comunitaria, la del respeto por la dignidad de la persona humana. la de la primacía del bien común. Tiempo cercano Chihuahua, gracias a ustedes, -no podemos soslayar el compromiso- puede y habrá de seguir siendo en este ano crucial de 1988 la parte más decidida y mejor organizada del pueblo mexicano que sabe que el tiempo de liberación está cercano. Chihuahua tiene que mostrar de nuevo que es un pueblo capaz de poner en el Congreso de la

j •

184


I

Unión a personas para las que la vida libre, justa y democrática no es un suef'lo para maf'lana, sino un desafío del presente. Chihuahua tiene que seguir impulsando con su ejemplo vivo los ideales de la República y de la Revolución: libertad, justicia, democracia. Lo hemos hecho y debemos seguir haciéndolo. Esta no es tierra de usurpadores, sino de ciudadanos; no es semillero de violencia, sino de exigencia enérgica de los propios derechos; esta es tierra en la que se aprende a cumplir los deberes personales y sociales; es tierra en la que se edifica la patria nueva en la que no habrá cadenas, ni mentiras, ni despotismos, ni complicidades. Esa es nuestra vocación y nuestra meta, nuestro sueno, nuestra responsabilidad y nuestra causa. Mantengámonos en este esfuerzo. Ustedes aquí, en el lugar que les toca. Y yo, transitoriamente, en el sitio que la comunidad nacional panista me ha asignado. Para perseverar en este esfuerzo, yo no tengo más escuela que la de ustedes. La escuela del "apego visceral a la tierra" en la que todos ustedes, mujeres y hombres, jóvenes y mayores de mi patria chica, son maestros que siguen y seguramente seguirán ensef'lando a todo México la virtud de la ciudadanía que ha de ser la que venza y permita construir el suef'lo de otro chihuahuense, Manuel Gómez Morín: la patria ordenada y generosa, la de la vida mejor y más digna para todos los mexicanos, que es la que queremos y por la que luchamos en Acción Nacional. Chihuahua, Ch/h., 21 de febrero de 1988.

185


Respeto a los derechos humanos Reciban el saludo fraternal de alguien que, como ciudadano, ha luchado en su patria chica junto a mexicanos que, como ustedes, quieren para su patria un gobierno justo, respetuoso de la libertad de las personas y, sobre todo, electo por ei pueblo. De Chihuahua a Chiapas, ésa es hoy la batalla fundamental que hay que seguir dando. El nuestro es un país rico en recursos y en hombres. Lo que empobrece es el gobierno. Ese gobierno que, como no tiene ni quiere, tener que ver con el alma popular, poco le importan los cuerposde los mexicanos, poco le importa el hambre del pueblo, poco le interesa que el salario alcance y casi nada le importa que la riqueza nacional esté hoy hipotecada al extranjero. Suele decir el gobierno que mucho hace por el pueblo y que le debemos cientos y hasta mUes de obras de beneficio popular. Pero la medida de la bondad de un régimen no la dan las obras públicas que hasta pueden ser gigantescas: lo da el respeto de la autoridad por la dignidad del ciudadano y una sola vida humana es más valiosa que todas las presas, las turbinas y las fábricas del mundo. Si ponemos en la balanza un solo asesinato político, una sola privación ilegal de la libertad, cualquiera de estas dos realidades pesa más que la mayor de las obras materiales gubernamentales. Si ponemos un un platillo de la balanza un solo nil'lo hambriento, un solo padre de familia sin trabajo, un solo obrero obligado a pagar cuotas a quien no quiere, asistir a actos que no desea, y en el otro todo el concreto utilizado en

186

,


Chicoasén, la dignidad humana herida de un solo hombre pesa más. Que no sea pretexto la obra pública para esconder las heridas públicas a los derechos humanos. El orden genuino En Acción Nacional, el orden de valores es este: primero la dignidad de la persona y luego, por el bien común, por las personas mismas, las obras materiales. Por eso estamos en campat'la. Por eso hemos luchado cincuenta at'los y seguimos en la batalla. Porque queremos que lo primero seas tú, tu familia, tus hijos, tu dignidad, tu libertad y el respeto a tus derechos. Porque queremos que el campesino, el indígena, el obrero, el maestro, la madre y los nit'los dejen de ser sacrificados en el altar de las carreteras, las plantas eléctricas, las obras. No es justo, ni moral, ni democrático que se sigan invocando éstas como pretexto para maltratar personas. Por ese orden luchamos. Porque queremos primero libertad y justicia, primero democracia y respeto por los derechos humanos, llevamos casi medio siglo convocando, proponiendo, estudiando, denunciando y practicando la virtud de la solidaridad, a pesar de nuestras limitaciones y de nuestros defectos. A unirse a esta tarea les invitamos una vez más. Que no quede un solo mexicano, un solo chiapaneco fuera de las filas de este ejército cívico que, más tarde o más temprano, yo creo que pronto, hará de México un país democrático y libre, justo y solidario.

Chlcoasén,

Chis. 28 de febrero de 1988.

187


Por el derecho a la información Ante el cierre sistemático de los medios electrónicos de información en relación con la difusión de las ideas y los programas del Partido Acción Nacional a través de su cantidato presidencial Ing. Manuel J. Clouthier del Rincón, el Comité Ejecutivo Nacional del Partido declara: 1) Que la radio y la televisión son servicios públicos concesionados por el Estado a particulares y que, por tanto, deben prestar precisamente un servicio público sin discriminaciones de tipo político o ideológico en nombre de la "libertad de empresa". Este pretexto es tan absurdo como sería invocar esa libertad para que las empresasconcesionarias del transporte público se negaran a servir a los usuarios que no compartieran la ideología de los titulares de la concesión o la del partido oficial o cualquier otro partido. En el caso, es precisamente el Estado quien debe garantizar lo público y general del servicio. 2) Que en el caso de las emisoras de radio o de televisión propiedad del Estado mismo, su negación a prestar tal servicio público identifican al Estado con el partido al que sí se lo prestan de manera virtualmente única o abiertamente desproporcionada, lo cual es la negación del carácter del Estado mismo al reducirlo al Estado de un partido.

188


3) Que la discriminación y desproporción de que es objeto Acción Nacional en el uso de los medios electrónicos de información atenta contra los derechos humanos y políticos no sólo de los candidatos panistas y de los miembros del PAN, sino de todos los mexicanos, quienes tienen derecho a ser informados equitativa y objetivamente en relación con las diversas opciones políticas que se presentan a su consideración con el propósito de conseguir la adhesión de aquéllos. Así lo establece la Constitución, el Código Federal Electoral y los pactos y convenios internacionales suscritos por México. 4) Que la tolerancia con que las autoridades responsables de garantizar esos derechos actúan en relación con las personas físicas o morales que los violan o conculcan, las ubica fuera de toda legalidad y en contradicción con toda norma ética. 5) Que la actitud de los concesionarios privados que se prestan a estos abusos los ubica como cómplices de una tendencia antidemocrática y totalitaria, que, a final de cuentas, los descalifica moralmente para reclamar en el caso -tal vez no lejano- en que el Estado, el gobierno y el partido oficial -mezclados en monstruosa, ilegal e inmoral confusión- violen sus derechos. No está lejano el caso de los banqueros mexicanos -despojados de una concesión- que se vieron sin apoyo para sus demandas en virtud de su colaboración previa con sus propios verdugos. Es entonces cuando ya no caben los pretextos de la "libertad de empresa" y cuando se mide el dal'lo que el abandono de los deberes sociales y cívicos ocasiona a la vida civil, democrática y apegada al Derecho. 6) Que es necesario y urgente que la sociedad reaccione contra estas prácticas y estas complicidades. El repudio público, el boicot, la decisión de no apoyar económicamente a quienes traicionan al pueblo son caminos viables para motivar el cambio de la mentalidad en autoridades y concesionarios. Los atentados contra la voluntad democrática del pueblo, contra las leyes, contra los derechos humanos y políticos y contra la libre difusión de las ideas no deben quedar impunes. No se trata de venganzas ni de rencores, sino de presionar en favor del cambio que México necesita y exige.

189


7) Que las actitudes antidemocráticas de autoridades y de particulares cómplices de éstas dat\an gravemente la imagen de México ante la comunidad internacional, cuyos periodistas, políticos y diplomáticos siguen con detalle el desarrollo de la actual campat\a presidencial. 8) Que tales actitudes orillan a los ciudadanos a recurrir a instancias informales -como la desobediencia civil y la resistencia civil activa y pacífica- para hacerse respetar y para obligar a la autoridad a someterse a las leyes que la rigen. Mérlda, Yuc. 28 de febrero de 1988.

190


Lo nuevo es

la verdad No cabe duda de que en todo México -y Chiapas no es la excepción- asistimos a un despertar vigoroso del espíritu cívico y de una cada vez más madura decisión ciudadana de asumir como propias las responsabilidades de la participación política. No es un fenómeno del Norte, como pretenden hacerlo creer el régimen y sus voceros. Es un hecho nacional que atemoriza al gobierno y a su partido. Es un hecho de todo México: si no fuera así, no vemos por que la facción en el poder dedicaría tantos recursos a la propaganda mentirosa ni pondría tanto empet'lo en cerrar los medios de información a los candidatos de la oposición, en especial al nuestro que, como se sabe, ha ido haciendo penetrar las ideas de Acción Nacional en todos los sectores y regiones del país y moviliza miles de voluntades en favor de la causa de la democracia. La vieja farsa Se cuentan por decenas de millares los mexicanos que dan su nombre y su tiempo, su voluntad y sus recursos a la tarea de Acción Nacional. Esto, unido a otros esfuerzos cívicos y políticos, sumado a la crisis en que el grupo en el poder ha sumido al país, hace cada vez más notorias las fisuras de la facción antidemocrática que presume de representar a todos los mexicanos. Y esto, porotra parte, está haciendo caer las máscaras que el gobierno y su partido se

191


habían puesto para tratar de engat'lar a los mexicanos y a los extranjeros. Hoy ya nadie les cree, ni aquí ni allá. Y ante el derrumbe de la vieja farsa, vienen a hablarnos de "modernización" y vienen a querer imponer a golpes millonarios de propaganda, la ilusoria convocatoria de que México hable. No hay modernización posible desde el poder que sólo subsiste porque no deja de practicar los métodos arcaicos, envejecidos y primitivos de acarreo, de presión sindical, de amenaza. No la hay ni siquiera en la escenografía. Miren ustedes si será nuevo ese aparecer del candidato oficial en estrados llenos de caciques, de los viejos caciques del sindicalismo antidemocrático y antiobrero; de los viejos caciques de las organizaciones campesinas; de los viejos caciques de las sierras y de las ciudades. Para modernizarse, el régimen tendría que prescindir de ellos y, en algunos casos, hasta estaría obligado a procesarlos. Pero precisamente porque está en crisis depende de ellos y de sus métodos salvajes, inciviles y hasta criminales de control político. Los cachorros del caciquismo, los que le deben puesto y privilegios a los viejos ladrones y asesinos, no pueden dirigir la superación del caciquismo: son sus frutos y, como no saben depender de otro árbol, tienen que aferrarse a la podrida rama para no caer al suelo. Así que no nos vengan con discursos de modernización. Lo moderno, lo nuevo, lo que trae consigo el futuro, no es hablar de una cosa al mismo tiempo que se hace otra. Esto es la vieja historia de sesenta anos: la mentira. Lo nuevo es la verdad, la coincidencia entre palabras y actos. Pero la verdad, para el régimen caciquil, sería exactamente su derrota, su suicidio.

Sordo crónico También es falsificación pura eso de que "México hable". No porque el pueblo de México tenga vocación de mudo, sino porque el régimen es un sordo crónico. México está hablando hace muchos at'los y no necesita que la propaganda oficial lo invite a hacerlo para gritar su voz, sus anhelos, sus esperanzas. Habló en 1929 con Vasconcelos y el régimen demostró su sordera ahogando en sangre el clamor popular. Habló por boca de los ferrocarrileros, de los

192


médicos, de los maestros, de las mujeres, de los universitarios, de los ciudadanos de Baja California, de Chihuahua, de Chiapas, de Yucatán, de San Luis Potosí, de Sinaloa, y muchas partes más. Y cada vez que esa voz se alzó, cada vez que se alza, el régimen demuestra su incapacidad para escuchar. Sordera, represión, cinismo, amenazas, delincuencia electoral violenta o por computadora, insolencia han sido sus respuestas. Ytodo esto, que es tan claro para el pueblo, resulta incomprensible para el gobierno. Y precisamente porque es evidente para el pueblo, es el pueblo el que ha decidido entrar en acción. Y como el pueblo sabe que Acción Nacional ha estado a su lado, acude ahora a este partido que ha demostrado durante casi medio siglo su respeto para el pueblo. Por eso estamos aquí en esta Convención y por eso de ella saldremos a dar una campaf'la más con y para el pueblo de Chiapas, . con y para el pueblo de México. No más burócratas impuestos por el poder central y sostenidos por los caciques locales. Que gobierne el pueblo. Que se termine esa etapa de municipios reducidos a "caciquismo y mugre" y que se acabe este régimen de gobiernos estatales serviles frente al poder central y déspotas frente a sus conciudadanos. Se ha dicho ¡basta! Chiapas ha sido víctima notable del régimen envejecido y sordo. No hemos dejado de ver aquí, durante decenios, la acción despiadada y prepotente del caciquismo y de hechos violentos contra campesinos, obreros, profesionales y maestros. Y no hemos dejado de ver aqu í cómo la dignidad humana alza la voz y se opone virilmente a caciquismos y prepotencias. Ciudadanos asesinados, maestros encarcelados, campesinos e indígenas acosados y ~xplotados aquí y ahora son la demostración de que la mentira oficial nada tiene que ver, nada quiere tener que ver, nada puede tener que ver con el México real que ha dicho ibasta! y ha comenzado a andar. Para caminar junto con el pueblo otro trecho del camino de la liberación popular estamos aquí. Yo les invito a hacer de esta

193


convención y de la campana estatal un acontecimiento más, decisivo y vigoroso, de la larga batalla popular por la justicia, por la libertad y por la democracia. Sé que así será. Sé que las mujeres y los hombres de Chiapas estarán a la altura de este tiempo que exige testimonio personal, organización eficiente y serenidad para no caer en las provocaciones del régimen, de sus caciques y de sus pistoleros materiales e intelectuales. Sé que lo harán bajo las banderas, los principios y los ideales de Acción Nacional. Y estoy seguro de que aquí, como en todo México, la lucha será enérgica, pero pacífica; decidida pero digna y victoriosa. Estamos cada vez más cerca del cambio real que necesita el país. Hagamos todo lo que nos toca para aproximarnos al ideal por el que tanta sangre se ha derramado. iViva Chiapas! ¡Viva México!

Tuxtla, Guerrero, chis. 28 de febrero de 1988.

194


Impulso irrefrenable Cumplido el trámite a que obliga a los partidos políticos el Art. 222 del Código Federal Electoral, y de acuerdo con lo que senalan los Arts. 214 Fracción IV; 218, fracciones I a IV, y en el término que establece el Art. 4 transitorio del mismo Código, acudo a esta Comisión a solicitar el registro de la candidatura dellng. Manuel Jesús Clouthier del Rincón para la Presidencia de la República, por el Partido Acción Nacional, para lo cual presento la documentación relativa en nombre del mismo partido. Acción Nacional, da de este modo un paso más, apegado a las leyes del país, para cumplir ante la sociedad y ante las autoridades su tarea política. Hemos elaborado y presentado a nuestra Convención Nacional el proyecto de plataforma política que, una vez aprobado por ésta, depositamos ante esta Comisión en tiempo y forma. Nuestro Partido tiene programa propio, formulado por sus militantes y sancionado por los representantes de éstos. Con base en ese documento, el Ing. Clouthier del Rincón ha iniciado su campana presidencial que no es una campana simbólica ni pretende serlo. Tan es obvio que estamos ofreciendo una alternativa real y creíble a los ciudadanos de México, que éstos responden multitudinaria, conciente y decididamente al llamado de Acción Nacional y de su candidato. Por otra parte, sin que las autoridades responsables actúen clara y firmemente para evitarlo, permanece la cerrazón de algunos

195


medios informativos, especialmente los electrónicos, que contra la letra y el espíritu de las normas que se supone deben regir la actividad política, privilegian injusta e ilegalmente al candidato del partido oficial, en perjuicio de la democracia, de los ciudadanos y de los partidos y candidatos de la oposición. Ya hemos senalado en diversos foros y oportunidades cuánto dana esta actitud al país y en qué medida desmiente en los hechos las afirmaciones de que en México impera una democracia real. Insistiremos en esta denuncia con todos los medios a nuestro alcance mientras los hechos que senalamos subsistan. Creemos que esta Comisión tiene la obligación moral y legal de garantizar que el proceso electoral se desarrolle en forma equitativa para todos los partidos y candidatos. Creemos asimismo que todaví a es tiempo de que ese organismo cumpla cabalmente con esa responsabilidad a la que exhortamos una vez más a tomar las medidas necesarias para ello. El buen nombre de los funcionarios que la encabezan, el honor de México ante el mundo y la credibilidad de las autoridades ante el pueblo, están en juego. Nuestra campana presidencial se ha desarrollado, como esta Comisión sabe, en forma abierta y por demás exitosa. La conciencia democrática de los mexicanos se desarrolla y avanza, se concreta en actos. El intento de frenar este impulso va contra la historia. Su encauzamiento y respeto honraría a quienes tienen a su cargo velar porque el país camine a paso acelerado por esta vía. Nosotros, como partido político, y el pueblo mismo, estamos haciendo nuestra parte. Queremos, porotro ladO, hacer público reconocimiento a la actitud de esta Comisión al rechazar la absurda pretensión de descalificar -en contra de toda legalidad y del espíritu democrático- a la Asamblea Democrática por el Sufragio Efectivo. Creemos que es un paso importante y digno de reconocimiento. Finalmente, hacemos de su conocimiento, una vez más, nuestra voluntad política de no emplear en caso alguno métodos violentos en

196


esta campana, incluso cuando nuestras derechos sean violados o cuando se emplee la violencia en nuestra contra. Preferimos sufrir la violencia que cometerla. Pero también manifestamos nuestra disposición a usar los métodos de la resistencia pacífica activa para lograr que la democracia triunfe. Este es el deseo del pueblo de México, y este es el propósito de Acción Nacional y de su candidato a la Presidencia de la República, el lng. Manuel Jesús Clouthier del Rincón. Máxlco, D.F., 12 de marzo de 1988.

",,' 197


I

198

j


El último recurso Hemos venido hoy a registrar la candidatura del Ing. Manuel Clouthier, electo por la Convención Nacional de Acción Nacional el22 de noviembre próximo pasado. Lo que hoy queda formalizado es lo que todo México sabe ya: el pueblo tiene candidato propio, un candidato que, en sólo dos meses y medio de trabajo, ha logrado movilizar a centenas de miles de mexicanos que están convencidos de que ya es tiempo de que en nuestro pars se compita lealmente por los cargos de elección popular, y que ya es hora de que las decisiones que afectan a los mexicanos las tomen sólo quienes cuentan con el apoyo expreso de los mexicanos. El registro de nuestro candidato, queremos destacarlo en primer lugar, se ha hecho después de depositar ante las autoridades la plataforma política del Partido Acción Nacional. Que no vengan a reiterar los pistoleros intelectuales del régimen que no se ofrece alternativa a los mexicanos y que sólo se critica al gobierno. En segundo lugar, hemos de puntualizar que, antes (Jue ningún otro grupo polrtico, nosotros hemos delineado y preparado un Plan de Gobierno, que configura el perfil, el proyecto de nación que estamos presentando al pueblo, que con entusiasmo creciente lo hace suyo. Criticamos al gobierno porque tenemos derecho de hacerlo y, en democracia, a nadie le admira ni le asusta ni le preocupa que se enjuicien los actos de las autoridades. En tercer lugar, critiéamos a

199


partir de lo que pensamos y que está plasmado en nuestras plataformas polfticas, publicadas desde la primera campana de Acción Nacional. Por último, criticamos al régimen porque su polltica económica, su polltica social, su polrtica educativa y su polltica electoral son desastrosas, antipopulares, antinacionales y antidemocráticas. Lo que dice Acción Nacional hoy; lo que senala su candidato presidencial y lo que afirman sus candidatos a diputados y a senadores coincide con lo que piensa la mayorfa de los mexicanos. Por eso el régimen tolera e incluso promueve y apoya el cierre de los medios electrónicos de información para el PAN y los demás partidos de oposición. Por eso privilegia escandalosamente al candidato oficial. Teme al pueblo; tiene miedo a la democracia; no está a la altura de los mexicanos. Batalla democrática Queremos reafirmar además, que no estamos haciendo ni vamos a hacer una campana simbólica. Es una batalla democrática, pacffica y enérgica por el poder polltico. Pero no para apoderarnos de éste y continuar como estamos ahora. Se trata de que sea el pueblo mismo el que acceda al poder, se trata de que el poder esté al servicio del pueblo, se trata de que los mexicanos tengamos un gobierno fiel a los intereses, a los anhelos, a la historia, a las necesidades materiales y a la cultura populares. Queremos poner fin a la cultura polftica de la complicidad, de la impunidad, de la corrupción, del privilegio y del fraude electoral, para dar paso a la justicia, la legalidad, el Estado de Derecho y la democracia. Oueremos justicia para los más necesitados, que son los que han esperado más tiempo y en peores condiciones; queremos educación libre y gratuita para todos, con pleno respeto a los derechos de los padres de familia; queremos sindicatos que no sean yugos, sino instrumentos de democratización de la riqueza; queremos un pafs en el que la competencia electoral sea limpia, justa, equitativa y sujeta al Derecho. Porque queremos todo esto aspiramos a un cambio democrático. Frente al pueblo cada vez más consciente, cada vez más organizado y cada vez menos dispuesto a permitir que se vulneren sus

200


derechos humanos y políticos, se alza una maquinaria de control cada día más ineficiente, más corrupta y más distante. Los síntomas de sus temores están a la vista: todos los días somos testigos de sus actos de desobediencia impune a las leyes, de sus actos de desobediencia incivil. Contra esta desobediencia, contra esta ilegalidad hemos de luchar pacífica, pero decidida y enérgicamente. Tenemos que generar en las conciencias de cada vez más mexicanos esta decisión. Y tenemos que explicarles que el gobierno no tiene más poder que el que nosotros le demos. Por supuesto que decirle que no lo obedeceremos debe ser sólo el último recurso frente a la impune insumisión de la autoridad a las normas legales, pero es por supuesto un recurso cuyo uso, en su caso, es un derecho que nos reservamos. Que quede claro que el desobediente incivil, hasta este momento, es el gobierno. Con Manuel Clouthier seguiremos en campana. Una campana que debe ser, además, ocasión privilegiada para multiplicar el número de conciencias dispuestas a hacerse respetar, el número de hombres y mujeres decididos a organizarse para defender su dignidad y sus derechos. Para eso nació Acción Nacional y para eso hemos luchado casi medio siglo y seguiremos luchando. Tenemos partido. Tenemos programa. Tenemos candidato. Tenemos pueblo. Y además, de nuestro lado están, la justicia y la verdad. Un México nuevo nos espera y está en nuestras manos alcanzarlo.

México, D.F., 12 de marzo de 1988.

201


Que se aplique la ley Gracias por estar aquí, con nosotros, en un acto más de la campana de Acción Nacional por la Presidencia de la República, encabezada por el Ing. Manuel Clouthier, destacado mexicano y destacado panista que, sin duda, es la mejor opción para los mexicanos que quere~s un México distinto, en el que la riqueza se rlistribuya con justicia, 'en el que la libertad sea respetada en los campos de la educación, de la expresión, de la vivencia religiosa, de la actividad productiva y de la participación política. Ya es tiempo de que estos ideales -que con frecuencia son invocados hipócntamente por el régimen- sean realidad en la vida nacional. Y porque ustedes y nosotros creemos que ese tiempo ya llegó, y porque queremos que este tiempo sea nuestro tiempo y el de nuestros hijos, estamos en campana para construir juntos la posibilidad de que así sea. En los días más recientes, el príncipe heredero designado por el sistema para garantizarle impunidad al rey sexenal que se muere, y para asegurar que la política de estos últimos seis anos continuará ahogand(' •.• los mexicanos, han venido insistiendo en que la oposición llama a violar el orden jurídico, y hasta han llegado a la amenaza o a la propuesta cínica de que se castigue a quienes así lo hagan. Son los incendiarios los que nos vienen a hablar de bomberos.

.'

202

••

't-

~

I


y digo que es asf, porque son precisamente el régimen y su partido los más constantes y decididos violadores del orden jurfdico que invocan.

Legalidad vulnerada

Han violado la ley y los procedimientos jurfdicos al pactar con instituciones extranjeras las formas de pago de la deuda extema, que firmaron sin consultar al Congreso de la Unión. La han ultrajado al someter el cumplimiento de tales acuerdos a la jurisdicción de tribunales extranjeros, como si el Estado Mexicano -del que tanto hablan- fuese una empresa de particulares. Han vulnerado la soberanfa nacional -que tanto dicen defenderal entregar las finanzas públicas al arbitrio de las potencias internacionales del dinero. Han herido y siguen hiriendo el orden legal todas las veces que dedican fondos, recursos materiales y personal del Estado al apoyo de la candidatura oficial. Lo violan también cuando, para ver si le pueden encontrar algún brillo a su candidato, lo envuelven y refuerzan con el tricolor patrio. Lo prostituyen cuando emplean a los maestros para labores no sólo partidistas, sino de fraude electoral, y cuando con el chantaje del hambre obligan a ciudadanos a participar en actos políticos del partido del gobierno y a votar por los candidatos oficiales. Lo pisotean cuando presionan a los medios de comunicación social para que solo tengan ojos, ofdos, tiempo y espacio para las palabras del poderoso. Esta breve relación es suficiente para demostrar lo que he dicho y para exigir a las autoridades -desde la más alta hasta la de menor rango- que cumplan sus amenazas y pongan en práctica sus buenos deseos de legalidad, aplicando la ley que invocan al candidato del PRI, a los funcionarios públicos que están "comisionados" a la campana de éste y a los supuestos gobernantes de todos los mexicanos que permiten o.promueven la utilización de los recursos de todos en la campana de uno.

203


Contra la barbarie No, amigos, la legalidad no la quebranta la oposición, sino el régimen. Precisamente porque queremos que impere el Derecho luchamos contra el régimen. Precisamente porque queremos un México sometido a las leyes y no al capricho prepotente, estamos en campana contra la barbarie jurrdica, contra la reacción anticonstitucional, contra la ilegalidad convertida en gobierno y, sobre todos, contra la ya intolerable falsificación propagandrstica y demagógica que quiere convertir en argumentos a su favor las causas que el gobierno mismo ha generado y producen la descomposición social, económica, cultural y polftica de México. Por el orden legal estamos luchando. Por que el orden legal sea congruente con el ser, la historia y la cultura del hombre mexicano y del pueblo de México, estamos en campana. Para eso nació Acción Nacional y por eso sigue viviendo. Para lograrlo es que les solicitamos su apoyo y su voto. MéxIco, D.F.,msrzo

204

de 1988;


205


Ciudadanía decisiva Estamos en todo el país en un momento crucial. De lo que hagamos que suceda en México en los próximos meses dependerá en buena parte el rumbo que tome nuestra nación. Yo diría que asistimos, y no como espectadores, sino como protagonistas, a un despertar vigoroso de la conciencia ciudadana y de la convicción democrática. Por eso.es importantísima esta convención del Partido en el Distrito Federal. Por eso considero un honor compartirla con ustedes y una responsabilidad grave hablarles. Quisiera por ello, al mismo tiempo que ser claro y fraterno, tener la capacidad de convencerles y de hacerles reflexionar acerca de lo decisivo que, en este momento tan importante, es la presencia, la movilización y la organización del esfuerzo partidista en esta ciudad capital.

Papel detennlnante Es obvio que la historia de cualquier sistema político ha estado vinculada de modo excepcional a las capitales en las que tiene su asiento el poder político. La democracia griega es conocida como ateniense. Sin Roma no hablaríamos del impero romano, ni de su carda. La revolución francesa es algo que ligamos al pueblo de París. Espana se jugó y se juega en buena parte en Madrid, como Argentina en Buenos Aires, Perú en Lima o Nicaragua en Managua. Esto nos puede parecer indebido, pero contra los hechos no hay argumentos.

206


...•

y no quiero decir que lo que no es capitalino carezca de influencia, como por lo demás es obvio. Quiero decir que el papel de los habitantes de las ciudades capitales resulta finalmente definitorio. y creo que la facción que detenta el poder en México lo sabe desde que suprimió los derechos políticos a los habitantes del Distrito Federal. Inmovilizar, desarticular, adormecer, comprar o someter a los capitalinos es elemento clave para un sistema de dominación. Por el contrario, la conciencia organizada y activa de los habitantes de la capital es fundamental para nuestro proceso nacional de liberación. Podría llegarse a afirmar que cualquier cambio social o político que naciera en provincia tendría su rumbo y su destino final en manos de los ciudadanos del Distrito Federal. De aquí la importancia que tiene para el país y para el partido el contar con una militancia, una organización y una acción panistas de primera en esta ciudad. De aquí la urgencia de lograr que, en el Distrito Federal, Acción Nacional adquiera una implantación arraigada, una vida vigorosa y constante, una presencia en todos los ámbitos sociales, económicos y políticos, una militancia efectiva y una capacidad de movilización no sólo semejantes sino incluso mayores de las que ha conseguido en provincia. La ha tenido, no podemos ni negarlo ni olvidarlo. Debe volverla a tener. Sin ella, el partido no pasará mucho más allá de lo anecdótico a pesar de los esfuerzos de sus militantes y dirigentes provincianos. Es más, de aquí salió el impulso originario hacia la provincia. Que ustedes recuerden hoy su prop.io pasado es lo mismo que decirles que recuerden su propio futuro.

Merecer la adhesión Es evidente que, en materia de urgencia, la actual campana presidencial ocupa el primer lugar. y es quizá el medio más a la mano para superar la coyuntura electoral misma y crear lo que se necesita o rehacerlo. Me parece que ya no queda tiempo para perder o desperdiciar. Creo que es impresionante la cantidad de mujeres y de hombres que quieren dar tiempo y trabajo a la democracia, Y que necesitan un cauce adecuado, capacitación y organización. Y esto,

207


como en otras partes de la República, requiere superar hábitos antiguos, abrirse, desterrar prejuicios y dar muestras de que merecemos la confianza y la buena voluntad de los que llegan. Sencillamente, tenemos que demostrar como partido que somos capaces de gobernar a este pafs, que merecemos el voto, la adhesión y el entusiasmo de los miles de mexicanos que quieren un cambio democrático y que están dispuestos a edificar un pafs nuevo como el que quiere Acción Nacional. Huelga decir que nos proponemos abrir el Senado, por lo que la elección de nuestros abanderados merece la máxima atención. Tenemos hoy que elegir a los candidatos de Acción Nacional a senadores y a representantes en la Asamblea del Distrito Federal. Ya hemos dicho de lo segundo, que esta creación arbitraria e impositiva del poder central no responde ni lejanamente a las aspiraciones de los capitalinos, ni es todo lo que se quiere para recuperar la ciudadanfa del capitalino. Pero es un espacio polftico al que tenemos que ir para, desde allf, abrir otros. La polrtica no es un juego al "todo o nada". Y por estrechas que sean las rendijas, sólo entrando por ellas las ensancharemos. Asf que es preciso poner el máximo cuidado en esta elección de candidatos. Cuidado en el proceso, que no debe ser un pleito por posiciones, sino una competencia para escoger a los mejores. Cuidado en las campanas, para hacerlas a la altura de las circunstancias. No olvidemos -no me cansaré de repetirlo- que todos estos procesos a los que el sistema nos obliga por ahora, están disenados para debilitar, dividir y corroer por dentro a la oposición, especialmente a Acción Nacional. ¡Qué poco crefbles serfamosante los ciudadanos si no logramos superar esta trampal Amigos todos: es tanto lo que hay que hacer, es tan grave la responsabilidad del partido ante el pueblo de México, es tan seria la de los panistas del Distrito Federal frente a las circunstancias que estamos viviendo, que no podemos dejarnos debilitar por lo que es sólo coyuntural. Lo importante, como se ha dicho desde que nació el partido, es la reforma personal, la construcción del instrumento que traduzca en vida polftica sana esa reforma y que es el partido, y la

208,


organización de éste como herramienta apta para que el pueblo la utilice como opción válida de cambio. Que sean éstas las ideas que les inspiren hoy y siempre. México, D.F., 13de marzo de 1988.

209


Las plazas cívicas Estamos aquf, en esta plaza cuajada de historia yen estas calles que, como tantas calles y como tantas plazas de México, van siendo recuperadas por el pueblo y van conviertiéndose por obra del pueblo mismo en plazas de ciudadanos, en plazas genuinamente cfvicas. No es el sitio, ni el nombre lo que hace cfvicas a las superficies de la Patria, de las ciudades y de las poblaciones de México. Lo que las hace crvicas es la decisión de las mujeres y de los hombres que asumen su carácter de ciudadanos que practican la virtud de la ciudadanfa. Y esta decisión, en nuestra patria, crece inconteniblemente. Yen este crecimiento, mucho tiene que ver la acción decidida y ya casi cincuentenaria del Partido Acción Nacional. Cuando en 1939 los primeros hombres del -Il,N salieron a las calles y a las plazas a invitar a los mexicanos a cumplir su deber polftico, a llamar a las conciencias y a las voluntades a organizarse en partidos para modificar el rumbo del pafs, las encontraron bajo el dominio violento de pistoleros y caciques. La primera batalla pública del PAN fue para rescatar los espacios que se decfan públicos y que no eran más que el coto privado de la delincuencia amparada bajo el manto de la revolución mexicana. La semilla, amigos poblanos, cayó en buena tierra; me consta. Hace treinta anos, tuve el honor de ser recibido en esta plaza por ustedes, los poblanos, que hoy reciben con entusiasmo cfvico y con fervor democrático al nuevo abanderado de

210


Acción Nacional, allng. Manuel Clouthier, un sembrador más, que ayer y manana seguramente más que hoy, vence y convence, vence porque convence, y convence precisamente porque ha permanecido casi medio siglo, en los buenos y en los malos tiempos, diciendo y viviendo el mensaje central que le dejaron sus fundadores: no habrá cambio político en México si los mexicanos somos omisos en el cumplimiento de nuestros deberes cívicos; no serán eficaces los instrumentos de lucha si no tienen ideas, principios, plataformas y programas. A decir estas cosas vinimos aquí hace treinta anos, y para repetirlas estamos hoy con ustedes.

Burda campafla Una intensa campana de calumnia y desinformación ha desatado el anquilosado régimen que combatimos, en contra de Acción Nacional y de su candidato presidencial. Ya no sólo es el silenciamiento o la manipulación de muchos medios informativos. También es la difusión abierta y desvergonzada de falsedades. Pienso por ejemplo en la calumnia de que pretendemos acabar con la educación gratuita. Nada más mentiroso. En primer lugar, es mentira que el Estado dé a los mexicanos educación en forma gratuita. No la da, porque los salarios de los maestros, la edificación de las escuelas y su mantenimiento los pagamos con nuestros impuestos. No la da, porque difícilmente puede llamarse educación a lo que se imparte a quienes asisten a las escuelas del Estado. ¿Cómo van a educar a los ninos los maestros que tienen que conservar su plaza sometiéndose a la mafia sindical hasta la ignominia de ser ejecutores del fraude electoral? ¿Cómo va a educarse para la libertad y para democracia con textos que imponen al nino como única visión de la historia y de los valores de México, la que sirve únicamente a los fines propagandísticos y de control político de la facción que nos gobierna? No, seflOres. Nosotros apoyamos que no se cobre a los padres de familia mexicana, además de los impuestos, la impartición de la educación. Estamos, sí, en contra de que la educación sea Il1OnopoIio del Estado, lo que viola los pactos internacionales firmados por México, la voluntad de los padres de familia mexicanos y los Dere-

211


chos Fundamentales de la persona humana, de la libertad y del bien común. Ola de lodo El grupo en el poder ha recurrido a este tipo de calumnias con el propósito de minar el apoyo popular que reciben las tesis y los programas de Acción Nacional. Frente a esta agresión desesperada, seguiremos levantando la verdad, la defensa pacífica pero enérgica de nuestros derechos. Frente a esta fábrica de mentiras, seguiremos llenando las plazas de ideas, de voluntades, de hombres y mujeres democráticos. Frente a toda esta ola de lodo y demagogia denunciaremos también el desastre económico, social, educativo y político del que el régimen es responsable porque ha querido tener en sus manos todo el poder, todo el tiempo. Ustedes, amigos, son prueba de que ese tiempo llega a su fin. La dictadura está en cuenta regresiva. Hay que continuar acelerando este proceso de toma de conciencia, de movilización y de organización populares para que comience plenamente el tiempo de la democracia, de lajusticia y de la libertad. Elliempo del pueblo hasta hoy defraudado por el gobierno debe comenzar cuanto antes. Por eso estamos aquí, hoy como ayer. Para eso nacimos como partido ya eso convocamos al pueblo. Por eso y para eso están aqu í ustedes. Por eso y para eso Manuel Clouthier llegará con el voto de ustedes a la Presidencia de la República. Puebla, Pue., 16 de marzo de 1988.

212


213.


Decisión renovada Una vez más les traigo mi saludo, mi afecto, mi agradecimiento y mi admiración. El saludo de quien comenzó precisamente aquí su carrera como ciudadano, inspirado y guiado por el civismo de ustedes. El afecto de quien tiene aquí bien implantadas raíces de amistad y de ciudadanía, fortalecidas cotidianamente en la lucha común. El agradecimiento de mexicano que en el pueblo de Ciudad Juárez fortifica su convicción democrática, su convicción civilista y pacífica de no desmayar en el combate por un México digno, libre y democrático. La admiración de quien no puede menos que rendir tributo a un pueblo que se alza contra la adversidad, se yergue frente a la prepotencia del poder público y levanta la bandera de la democracia que, precisamente aquí, empunada por Madero, inició su camino por México hasta culminarlo en la capital de la República bajo el ideal del sufragio efectivo.

un

Estamos hoy reunidos para renovar esta decisión tan mexicana y tan juarense de hacer triunfar a la democracia. El sistema político que ha impuesto a México la facción antidemocrática y antinacional que detenta el poder, muestra signos inequívocos de desgaste, de crisis y de agonía. Pregona como bandera la invitación a que México hable, pero amordaza a todos los mexicanos que no compartimos esa cultura de la complicidad, del fraude, de la corrupción y del autoritarismo. Su temor a la palabra popular está por supuesto bien fundado; sus días están contados.

214


Razón perdida La historia no se detiene. Y hoy, la corriente del cambio histórico desborda todas las represas. La decadencia terminal, moribunda, del sistema es evidente. Por eso insisten terca y desesperadamente en cerrar a la oposición los medios informativos y en monopolizar la información, en deformar la verdad y en acudir a la calumnia. Han perdido la razón política y, con ella la mesura y hasta la fachada democrática. Ni en México ni en el extranjero quedan ya dudas; el régimen mexicano es ostensiblemente antidemocrático y autoritario. El poder público mexicano ha llegado al momento irreversible en que, para mantenerse organizado como poder, tiene que sembrar el desorden en todo lo que lo rodea: pervertir sindicatos, tratar de corroer organizaciones empresariales y sociales, devorarse la riqueza nacional. Y todo eso, para mantenerse en el poder, sólo para mantenerse en el poder. De manera tal que, si queremos que este deterioro nacional termine, lo que tenemos que hacer es cambiar de gobierno. El régimen no puede cambiar por dentro porque ha ido constituyéndose en un método para impedir y evitar el cambio. Lo tenemos que cambiar nosotros o acaba con nosotros. Luchar por la democracia y por el Estado de Derecho no es un lujo, ni un desquite, ni una pasión, es, sencillamente, luchar por nuestra supervivencia como personas, como sociedad y como nación. Hoy, en este present~ nuestro, tenemos la posibilidad de escoger entre el deterioro acelerado del país, o el cambio de rumbo para México. O más de lo mismo, o un sendero diferente. O seguir tolerando que el régimen acabe con nosotros, o darnos un gobierno que promueva el bien común, el desarrollo justo, el despliegue de la libertad, el flujo libre de la información, la libre circulaBión de las ideas. Lo que nuestros hijos puedan decir maf'lana de nostros coincidirá exactamente con lo que nosotros escojamos hoy. Y nuestros hijos sólo dirán de nosotros que fuimos grandes si, por encima de intereses, egoísmos y cobardías, los ciudadanos de hoy escogemos ser fieles a nuestra conciencia. Esa conciencia que nos grita que ya es tiempo de democracia, que ya es tiempo de libertad.

215


Presencia libertaria La presencia de nuestro candidato presidencial y la presencia pública de Acción Nacional en esta fecha y en Ciudad Juárez, en manera alguna pueden ser considerados como un reto, como una provocación y menos aún como una ofensa. Estamos aquí porque somos y queremos ser libres; porque somos y queremos ser ciudadanos; porque queremos que todos los mexicanos tengan derecho a manifestar pública y libremente sus puntos de vista; porque queremos que se respeten las leyes; porque no queremos para México ilegalidad ni inmoralidad; porque queremos una patria noble y justa. y queremos que, junto con nosotros, participen en esta lucha por la libertad política, por los derechos políticos, por la libertad de expresión todos los mexicanos, en especial los que trabajan en los medios de información. Lo que hoy no hagan éstos, lo que no hagamos nosotros por la libertad de expresión, manana lo harán los tiranos contra esa misma libertad. A esta batalla civil, ordenada, pacífica y democrática estamos convocando. Y en esta batalla, amigos y paisanos muy queridos, tiene puesto de vanguardia este pueblo de Ciudad Juárez. Este pueblo que abrió las puertas de la patria a la batalla maderista por la democracia, que sigue siendo el ideal -traicionado por el régimen- de todos los mexicanos bien nacidos.

Cd. Juárez, Ch/h., 19 de marzo de 1988.

216


217


El municipio

en las raíces En esta ciudad, en este municipio, se firmó el acta de nacimiento del país que es hoy el nuestro. Bien puede decirse que México fue gestado en la Villa Rica de la Santa Vera Cruz, hoy sencillamente Veracruz. Aquí nacimos. Y volver los ojos al origen es siempre sano para las personas, para los pueblos y para las naciones porque, de algún modo, en la historia los nacimientos deciden, si no todo, mucho de lo que las realidades humanas son y pueden llegar a ser. y si es cierto que aquí comenzó esa realidad viva que es y será siempre la nación, con mayor razón lo es que el México nuevo, desde el punto de vista político, nació aquí con la fundación del primer ayuntamiento de nuestra historia. Con esa institución tomó rango jurídico aquel nacimiento. Pero, como el porfirismo y con mayor virulencia que éste, el régimen que se llama a sí mismo revolucionario ha perpetrado el crimen de someter e inutilizar a los ayuntamientos y de destruir la vida del municipio, que es la primera comunidad política. No ha obstado para esto el hecho de que la llamada revolución incluyese entre sus postulados el del Municipio Libre. En ésta, como en tantas otras materias, el régimen ha enarbolado una bandera limpia solamente para enlodarla, ha suscitado una esperanza nada más para defraudarla. Expresión suprema de esta barbarie es la utilización abierta y

218


cínica de los recursos municipales, de los empleados del municipio y hasta de los propios alcaldes para beneficio del candidato presidencial del gobierno central. No hace muchos días fueron ustedes testigos de ésto en esta ciudad y en este estado. Ventanilla de cobros Por contrapartida, a los municipios mexicanos, en su totalidad, no llegan ni el diez por ciento del total de los recursos gubernamentales. Los ayuntamientos han sido reducidos a ventanilla de cobros del poder central. La burocracia municipal es, cada vez con mayor frecuencia, adscrita a innobles tareas de fraude electoral y es así como hace méritos para ascender hacia el privilegio y la prebenda. Este régimen, para decirlo brevemente, ha convertido a los municipios en los ganglios purulentos de un organismo en descomposición. y lo lamentable es que en la comunidad municipal se pierden o se salvan los valores que deben ser sustento y norma de la vida política. Por eso Acción Nacional, desde sus orígenes, puso vigoroso énfasis en el rescate de lo municipal y en la dignidad y libertad del municipio. Y el municipio libre, verdaderamente libre, es uno de los temas esenciales del proyecto político de Acción Nacional. Libres y.dlgnos Con Manuel Clouthier en la Presidencia del República, nos proponemos modificar las leyes actuales de manera que los municipios tengan la posibilidad legal de impugnar las leyes o los actos de autoridades estatales o federales que lesionen su autonomía; conferiremos a los ayuntamientos el derecho a solicitar el amparo de la justicia federal cuando se vean vulneradas su autonpmía política o económica, o amenazado su territorio por otros estratos del poder; estableceremos fuentes de ingresos propios, suficientes para atender las necesidades de la comunidad. Queremos municipios libres y dignos. Queremos que lo que nació en Veracruz sea válido para todo México. Así lo exigen la dignidad de los mexicanos, la historia nacional y la misma formalidad jurídica.

219


Yo les invito a votar por estas ideas y por estos libertad y la democracia comienzan en el municipio. del caciquismo y de la mugre, del control político humillación centralista y de la degradación. ¡VIVA LIBRE! ¡Hagámoslo realidad con nuestro voto!

programas. La Rescatémoslas faccioso, de la EL MUNICIPIO

Verscruz, Ver., 27 de marzo de 1988.

220


Un solo renglón El proceso electoral que hoy vivimos en México permite al observador nacional o extranjero advertir, gracias a las peculiaridades de las diversas campanas políticas en curso, las notas esenciales de la situación política por la que atraviesa el país. Trataré, en consecuencia, de exponer esta situación con base en el hilo conductor de esas mismas campanas, aunque anadiré algunas reflexiones acerca de realidades socioculturales de mi país que, al menos en forma directa, no están vinculadas a la lucha específicamente política. 1. La campana del partido oficial Como se sabe el partido del gobierno, o "partido oficial", nació en 1929, sugerido, al decir de algunos observadores, por el entonces Embajador norteamericano en México Dwight Morrow, y concebido como instrumento dispensador de parcelas de poder a las distintas facciones político-caciquiles surgidas del movimiento revolucionario, cuyas reyertas a menudo devenían en cruentos enfrentamientos. Desde su inicio, la clientela del partido fue reclutada compulsivamente, principalmente entre sindicalizados y burócratas a quienes, por decreto presidencial, se les hacia un descuento de sus salarios, para "cuotas" del partido.

221


Este ano, el proceso de selección interna del candidato del gobierno presentó, respecto de los anteriores, una novedad: la comparecencia de los supuestos aspirantes ante el Consejo Nacional de su partido. La decisión final en favor del Lic. Carlos Salinas de Gortari, sin embargo, se dio a conocer dentro del mismo esquema de siempre y para nadie es un secreto que en ella nada tuvo que ver el partido mismo: fue una designación a cargo del Presidente de la República. En el acto conocido como el "destape", fueron notorios los signos de disgusto de algunos de los "distinguidos priístas" públicamente marcados como precandidatos y de los líderes de algunos grupos sindicales normalmente adictos al gobierno -es decir, al partido oficial- y en los días inmediatos siguientes los signos se volvieron manifestaciones más claras especialmente entre los trabajadores petroleros. Los actos de adhesión al candidato oficial por parte de los gobernadores de los estados estuvieron en los límites de lo grotesco, al participar sin rubor alguno en denigrantes actos de "acarreo" de súbditos. Además, cada secretario de Estado acudió, con los trabajadores y empleados bajo sus órdenes, a manifestar su "apoyo" al candidato. Desde que comenzó, la campana del candidato oficial ha tenido características semejantes a las anteriores: traslado forzoso, en vehículos del Estado, de empleados del mismo Estado y de trabajadores obligados a pertenecer al sindicalismo oficial, a las reuniones presididas por el Sr. Salinas de Gortari: control por medio de listas sindicales, de la asistencia a tales reuniones: pago en dinero, en comida o en permisos de importación extralegales a los asistentes -en los casos de las ciudades frontera con los Estados Unidosutilización de vehículos del Estado, incluídos los del ejército, así como de recursos públicos, para los actos de propaganda, traslado y movilización; despilfarro de recursos para repartir dinero entre algunos periodistas, para rentar hoteles completos para invitados y para pagar publicidad.

222


El candidato oficial, por otra parte, ofreció en Hermosillo que terminaría la costumbre oficial de "ganar" todas las elecciones a cualquier precio y, no más de cuatro días después, se cometía un fraude electoral más en Coahuila. Además, el propio candidato oficial se encargó de amenazar a quienes no hicieran alianza con él y su partido. Todos "estos hechos, debidamente documentados al menos por una parte de la prensa nacional, así como el control absoluto de la información política en favor del partido oficial, en la radio y la televisión -dada a conocer por ese mismo reducido sector de la prensa escrita- muestran lo siguiente: a)

la identidad entre gobierno y partido oficial (el PRI);

b) la designación del candidato oficial por el Presidente de la República; c) el empleo de los recursos materiales y del personal del Estado para apoyar y financiar la campaf'la oficial; d) la necesidad de presentar un rostro democrático ante el pueblo mexicano y los observadores extranjeros; e) la crisis interna del partido-gobierno que, ante el fracaso de su política económica, ya. no puede tener contentos a sus cómplices habituales del sector sindical; f) el manejo virtualmente totalitario de los medios electrónicos de información.

A todo esto hay que af'ladir las modificaciones a la ley electoral, encaminadas a fortalecer el control gubernamental sobre el proceso electoral mismo, así como la decisión gubernamental de cerrar la posibilidad -por primera vez en 30 af'los- de que los ciudadanos se inscriban en el Registro Nacional de Electores más allá del 31 de

223


diciembre de 1987, lo cual impide el ejercicio del derecho de sufragio a quienes durante la campana decidan votar, en los comicios de julio de 1988. Lo que he dicho puede parecer trivial y es de sobra conocido. Baste senalar al respecto que es casi idéntico a lo que dijo la oposición panamena a partir del fraude electoral de 1984. Que se trate de hechos comunes en México no impide que sean hechos ilegales y antidemocráticos.

2. La campana del Partido Mexicano Socialista

El Partido Mexicano Socialista (PMS) es el resultado de la fusión del Partido Comunista Mexicano (PCM) convertido ya en PSUM, el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) y otras formaciones políticas menores incluída una cercana al partido oficial -el MAP-, todas de inspiración y origen marxista. El PMS, sin embargo, no se define corno marxista-leninista y sus posiciones y propuestas son de un moderado socialismo. Su candidato presidencial es el 109. Heberto Castillo Martínez. El PMS -corno todos los demás partidos, excepto del PAN- recibe subsidio económico del gobierno. El PMS eligió a su candidato presidencial y a sus candidatos a diputados a través de un curioso proceso abierto de elecciones. Su campana presidencial es pobre, sobre todo si se le compara con las expectativas que había despertado. Ha "logrado movilizaciones importantes en la ciudad de México, pero casi nulas en provincia. El " número de participantes en sus elecciones internas para elegir candidatos fue pequeno, a pesar de que no se necesitaba ser miembro del PMS para participar en ellas. Puede decirse que el número de sus manifestantes es igual al de sus votantes. Además, sufre problemas internos dada su composición, el hábito fragmentarista de la izquierda mexicana y de la aparición del frente que tiene como candidato presidendial al Ing. Cuauhtérnoc Cárdenas Solórzano.

224

I


En conclusión: a) la izquierda mexicana de inspiración marxista, a pesar de la ayuda intermitente pero cierta que recibe del gobierno, no ha logrado ni articularse, ni penetrar en el pueblo; b) la capacidad de movilización de esta izquierda se circunscribe a ciertos ámbitos universitarios de la capital de la República y a algunos sindicatos independientes y, por tanto, no llega a expresarse en términos electorales que representen un peligro para el gobierno (a éste le interesaría contar con una izquierda más significativa para presentarse como "centro" o como "nacional", p.n cuyos flancos estarían una "derecha" y una "izquierda" extremistas y extranjerizantes; sin duda, frente a los Estados Unidos, es lo que el sistema cree conveniente; c) esta izquierda ha sido deteriorada y debilitada por el surgimiento de la llamada "Corriente Democratizadora" encabezada por ellng. Cárdenas Solórzano y el Lic. Porfirio Munoz Ledo, expriístas y exfuncionarios públicos; d) es previsible que, ante los futuros y previsibnles resultados electorales, el PMS sufra problemas internos.

3. La campana del PECRN-PPS-PARM El Partido Popular Socialista (PPS) y el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), independientemente de sus posiciones ideológicas -desconocidas las del PARM, más prosoviéticas que las del propio Partido Comunista Mexicano las del PPS- no han sido más que apéndices del gobierno, completamente controlados y económicamente sostenidos por la Secretaría de Gobernación para distribuir favores y dinero a cambio de "servicios" contra la oposición genuina. Con un lenguaje semejante al del PPS, también al servicio

225


del gobierno, existió el PST o Partido Socialista de los Trabajadores, que se dividió en dos: una parte pasó al PMS y la otra cambió de nombre a Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional. Este conjunto tomó forma al separarse del PRllos miembros de la "Corriente Democratizadora". El PARM -no sin graves problemas internoshizo de inmediato candidato suyo al Ing. Cárdenas Solórzano. Lo mismo el grupúsculo escindido del PST. El PPS esperó hasta que se supo que el candidato oficial sería el Lic. Salinas de Gortari pero, como se sabe, siguió el camino de los otros satélites y apoyó también a Cárdenas. Es significativo que esta constelación de llamados partidos, financiados por el gobierno, haya decidido apoyar la candidatura de un disidente que es la que les concede los votos necesarios para que consigan representación en la Cámara de Diputados. Más bien parece tratarse de una operación gubernamental para lograr los siguientes objetivos: a) debilitar a la izquierda de inspiración marxista y ahora formalmente socialista; b) restarle al PAN posibles votos de protesta, provenientes de sectores de la población no vinculados a los partidos políticos, pero inconformes, por una diversidad de razones, con el estado de cosas imperante; c) crear un espacio fuera del PRI para un grupo político vinculado a la socialdemocracia e inflarlo como instrumento de presión destinado a servirde elemento de negociación frente a los Estados Unidos y de justificación para regresar, cuando le sea necesario y conveniente, a su vieja política socializante y populista, a la manera del Gral. Cárdenas del Río. A pesar de ésto, la operación puede resultarle costosa al gobierno en la medida en que Cárdenas logre adhesiones relevantes y pretenda en el futuro ir más lejos. Esto no es fácil porque están de por

226


medio, como se ha visto a la hora de escoger candidatos a diputados, los intereses de los dirigentes tradicionales de los partidos que han utilizado esos membretes para conseguir puestos públicos y beneficios económicos. Además, la Secretaría de Gobernación puede presionar a estos dirigentes con mucha facilidad. La campaf'la presidencial del Ing. Cárdenas Solórzano ha tenido relativo éxito, pues ha logrado movilizaciones mayores que las del PMS, sobre todo en algunas regiones del país como Michoacán, La Laguna y Baja California Norte, así como una penetración significativa en los medios universitarios de la Ciudad de México. Es notable, por ejemplo, que al menos uno de los canales de televisión del Estado -el canal?- le haya dedicado a uno de sus mitines -e118 de marzo, 50 aniversario de la expropiación petrolera- un tiempo desproporcionado en realación con el que concede al resto de la oposición. Lo es también que disponga de medios de traslado muy semejantes a los del PRI. Cabe sef'lalar que se han sumado a la campaf'la del Ing. Cárdenas Solórzano algunos grupos sociales -inquilinos del DF, precaristas de la misma ciudad, etc.- que no habían aceptado vincularse a partidos políticos. Aunque los voceros de esta constelación política insisten en afirmar que el gobierno apoya al PMS y no a ellos, a la par que el PMS insiste en que las cosas son al revés, no cabe duda de que el grupo cuenta con simpatías y apoyos dentro del aparato oficial. La situación es confusa y permite formular algunas hipótesis:

a) este grupo político, que es el único que no ha apoyado explícitamente los llamados a la desobediencia civil y a la resistencia activa y pacífica en caso de fraude electoral, serviría al gobierno para legitimar el proceso electoral; b) le serviría también para llevarle votos a los partidos sostenidos por el propio gobierno, de manera que pueda mantenerlos vivos "legalmente" en virtud del porcentaje de votación que se requiere para conservar el registro político;

227


c) le serviría para reunir en un solo partido nuevo a todos sus partidos controlados. Las elecciones, sus resultados y permitirán esclarecer esta situación.

los hechos subsiguientes

4. Las campanas del PRT y del PMD

El Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT, trosquista) y el Partido Demócrata Mexicano (PDM, expresión política del catolicismo tradicional vinculado a la Unión Nacional Sinarquista), realizan las campanas menos exitosas. En el caso del PRT, se trata de una formación pequena y radical, en la actualidad bien implantada en la Universidad Nacional Autónoma de México, pero también dividida ya por efecto de la aparición de la candidatura del Ing. Cárdenas Solórzano. Su candidata -segunda vez que lo eso, la Sra. Rosario Ibarra de Piedra, se ha distinguido en la lucha en favor de los derechos humanos, especialmente en relación con los "desaparecidos" pero no comparte el trosquismo, hasta donde se puede saber. La repetición de su candidatura muestra que el PRT todavía no cuenta con una personalidad propia suficientemente conocida para encabezar una campana presidencial. Nacionalmente, el PRT es irrelevante. En el caso del POM, este partido no ha logrado implantarse más que en algunas zonas del centro-oeste del País, donde ha ganado algunas alcaldías que no le han sido reconocidas. Su candidato, el Lic. Gumersindo Magana Negrete, ha reconocido pública y honestamente la debilidad del partido. Cabe seQalar que tanto el PRT como el PDM reciben el subsidio legal del Estado. Además, en el caso del PDM, habría que aMdirque

228


ha visto mermada su credibilidad al recoger a antiguos miembros del PAN expulsados de este partido, con la esperanza -fallida, por ciertode aumentar su votación en algunas ciudades del país, lo que demuestra que los votantes del PAN son más del partido que de sus candidatos en la mayoría de los casos.

5. La campana del PAN

No creo equivocarme ni emitir una opinión viciada por la pertenencia a este partido si afirmo que es la campana que más movilización ciudadana ha generado hasta ahora. Amplios sectores de la sociedad -tanto de trabajadores como de campesinos, de clases medias y del mundo empresarial-, que habían permanecido en la abstención cívica y política, han convergido en Acción Nacional y fortalecen ahora al partido. Puede decirse que es la cosecha resultante de casi medio siglo de participación política, de difusión de ideas democráticas, de persistencia a pesar de los fraudes en las elecciones y a pesar de la represión. También puede afirmarse que la decisión generalizada de acudir a la vía electoral -antes la izquierda calificaba a éste de '1arsa"- es una victoria de las tesis del PAN. El candidato presidencial de Acción Nacional es ellng. Manuel J. Clouthier del Rincón, un empresario vinculado a labores del campo, del estado de Sinaloa, de conocida tra)'ectoria en organizaciones sociales y empresariales. Fue electo en la Convención Nacional más numerosa y entusiasta de la historia del partido. Su lenguaje directo y claro penetra en el conjunto de la sociedad mexicana y es, en los términos que suelen usarse, el candidato con más "carisma", especialmente si se le compara con el adversario principal, el Lic. Salinas de Gortari, burócrata e hijo de burócrata y principal responsable de la política económica francamente desastrosa del gobierno mexicano. La medida del éxito de la campana electoral panista la da el despliegue oficial de mecanismos para impedir que la imagen y la voz

229


dellng. Clouthier lleguen al pueblo a través de la radio y la televisión, la sistemática utilización de periodistas, editorialistas y hasta caricaturistas gubernamentales o de izquierda para calumniarlo y acusarlo de violento o provocador. Las acciones panistas para denunciar el bloqueo informativo han sido presentadas como invitaciones a la violencia, cuando se han hecho a partir de tácticas de desobediencia civil resistencia pacífica, y han sido bandas al \servicio del gobierno las que han agredido y causado la muerte a panistas pacifistas, como acaba de verse en Ciudad Juárez. Cabe sel'lalar, empero, que la cúpula empresarial manifiesta apoyo al PRI, en tanto que los profesionales liberales y los pequel'los y medianos empresarios lo dan al PAN que, lo repito, no ha aceptado financiamiento público para su campal'la. De estos hechos se desprenden las siguientes conclusiones: a) el PAN representa el peligro mayor para el gobierno y su partido; b) las tesis del PAN -especialmente la relativa a la raíz política de los problemas del país y la de participar pacífica y legalmente en los procesos electorales- han penetrado ampliamente en todos los sectores de la sociedad mexicana; c) hay una exigencia nacional de elecciones libres y respetadas que ha obligado al mismo candidato del PRI a hablar de la necesidad de superar procedimientos antidemocráticos, aunque esto todavía no sea real en la práctica gubernamental; d) este cambio de lenguaje hará más visible, en caso de fraude en las elecciones, el rostro dictatorial que el PRI-gobierno ha logrado disimular tanto dentro como fuera del país; e) las acciones antidemocráticas e ilegales del PRI-gobierno, encaminadas acerrarel acceso a la información relativa a la campaña del PAN, han generado efectos adversos al propio PRI-gobierno;

230


f) la voluntad democrática del pueblo mexicano se manifiesta en modo tal que el PRI-gobierno aparece como retrasado en relación con el pueblo y como el principal enemigo de la democracia en el país; g) la credibilidad del PRI-gobierno está en el nivel más bajo de su historia y el grupo en el poder es percibido como en grave crisis, en etapa de decadencia ingobernable e incapaz de gobernar.

6. La Asamblea Democrática por el Sufragio EfectiYo (ADESE)

A partir de los fraudes electorales de 1985, 1986 Y 1987 (Sonora, San Luis Potosí, Durango, Baja California, Sinaloa y, sobre todo Chihuahua),comenzó a producirse unfenómeno nuevo: las acciones unificadas del PAN, la izquierda, ciertos medios empresariales y grupos intelectuales (Octavio Paz, Enrique Krauze, Héctor AguiJar Camín, Carlos Monsiváis, etc.) para exigir elecciones libres y limpias. Estas acciones culminaron con la formación de un grupo de ciudadanos que se dio el nombre de Asamblea Democrática por el Sufragio Efectivo. En él confluyen, a título personal, miembros del PAN, del PMS, del PRT, empresarios, miembros de la "Corriente Democratizadora", maestros universitarios e intelectuales. Su propósito declarado es apoyar todo lo que favorezca unas elecciones limpias y denunciar todo lo que las obstaculice. El PRI-gobierno reaccionó agriamente contra la ADESE: la diputación oficial pidió a la Comisión Federal Electoral que condenara la iniciativa. Sin embargo, este organismo se negó a hacerlo, en vista del absurdo jurídico, constitucional y político que~ignificaría, así como del escándalo nacional e internacional que la condena traería consigo. Es de senalarse que entre los fundadores de la ADESE se encuentra un obispo católico, Mons. Carlos Quintero Arce, de Hermosillo, Sonora, y que la agrupación no ha querido adoptar una

231


constitución ADESE ha masivos de estadísticas República.

legal con el propósito de evitar trabas legaloides. La denunciado la virtual monopolización de los medios información por parte del PRI-gobierno con base en precisas, en una carta abierta dirigida al Presidente de la

A partir de estos hechos, pueden sacarse siguientes:

las conclusiones

a) se confirma la voluntad generalizada de democracia política, así como la de participación electoral, de todos lo grupos que no comparten el pensamiento y la política del gobierno, ni sus prácticas antidemocráticas; b) debe subrayarse que tales convicciones las comparten con los partidos políticos de oposición -sin importar ideología ni relaciones con el gobierno-, sectores antes más o menos inhibidos políticamente como lo son la Iglesia Católica, los empresarios y los intelectuales. Sin embargo, dadas las circunstancias actuales de la historia de las agrupaciones a las que pertenecen algunos miembros de ADESE, así como el pasado de algunos de éstos, podrían formularse las hipótesis siguientes: a) que la ADESE sea arrastrada a legitimar el proceso electoral. incluso si es fraudulento, por quienes en el interior de la misma pueden ser controlados por el propio gobierno, o no verían -por razones ideológicas- con buenos ojos una victoria del PAN; b) que, por razones análogas, la ADESE fuera una tribuna para favorecer allng. Cárdenas Sólorzano.

De cualquier modo, el nacimiento de la ADESE resulta significativo, pues se trata del primer esfuerzo multisectorial para exigir democracia política para México. Es el primer paso conjunto y puede ser el inicio de una marcha común hacia elecciones libres y limpias.

232


7. Consideraciรณn final

A partir de estos hechos y de la interpretaciรณn de ellos que he presentado, espero que sea posible aqur, con ustedes, un fructuoso diรกlogo.

Universidad de Stamford, cal., 21 de abril de 1988.

233


Voz, vida y sangre Es honroso y grato estar hoy aquí, junto con ustedes, mi pueblo y mi gente, en este mitin con el que nosotros los chihuahenses queremos decirle a todo México que queremos democracia, que queremos federalismo, que queremos justicia y que queremos libertad. Lo que queremos tan sencillamente como queremos oxígeno 'lra respirar, tan urgente y decididamente como aspiramos a la ver:Jad, a la vida y a la paz. Estos deseos y estos ideales son los de todo el pueblo de México. El régimen lo sabe y por eso demuestra signos inequívocos de un miedo enfermizo. De un temor patológico que se manifiesta con los ataques bajunos contra Acción Nacional, con las calumnias propagadas para deteriorar la imagen del partido y de su abanderado, con los infundios en relación cori nuestros principios, nuestros programas y nuestras intenciones, con las mentiras relativas a nuestro espíritu nac!-:-nalista, a nuestra historia y a nuestras luchas, con los crímenes en contra de nuestros militantes. , Quiénes somos Se le achacan a Acción Nacional todas las páginas negras de la historia de México. Se nos confeccionan, en la más pura tradición totalitaria, actas de nacimiento que no son la nuestra y se mandan a

234


fabricar árboles genealógicos con los que nada tenemos que ver ni queremos tener que ver. Se pretende, con estas ruindades, deformar lo que somos yfalsificar nuestra identidad. Por eso hoy, ante ustedes, cumplo con el deber de salir al paso a tales patral'las y de decir con toda claridad quienes somos. Toda la historia, todas las plataformas políticas, todas las iniciativas de ley de Acción Nacional, demuestran a quien quiera conocer la verdad, que nosotros somos los legítimos herederos de la tradición republicana y democrática de México, por la que los fundadores del PAN, los dirigentes del PAN y los militantes del PAN hemos votado con la pluma, con la voz, con la vida y con la sangre durante casi cincuenta al'los. Nosotros hemos hecho nuestros los ideales que Morelos plasmó en los sentimientos de la Nación, hemos empul'lado las banderas del sufragio efectivo y la no reelección; hemos defendido el Municipio Libre, la seguridad social y ladignidad del campesino; hemos luchado por la libertad de prensa y estamos dando una batalla contra la manipulación gubernamental de la información; luchamos por la educación libre, respetuosa del derecho primario de los padres para decidir qué se les ensel'la a sus hijos; luchamos porque el pueblo de México, mayoritariamente cristiano, pueda libremente practicar su religión en público y aprender los principios de su fe sin trabas. Nosotros somos los defensores del sindicalismo sin cadenas gubernamentales. Nosotros somos los impulsores de la libertad económica. Nosotros, tercamente, llevamos casi medio siglo de batallar por la democracia política. Ya puede el régimen dedicarse a la caricatura, á la falsificación y a la deformación. El pueblo sabe quiénes somos y por eso crece el número de mexicanos -incluso de aquellos que ayer nos denostabanque hacen suyas las ideas y los principios de Acción Nacional.

235


Pasos decisivos Esta historia nuestra, estos principios nuestros agraviado por más de sesenta anos de traiciones y la conciencia de esta verdad, de estos ideales y ha dado, en los tiempos más recientes, pasos Chihuahua.

son los del México gubernamentales. de esta trayectoria decisivos aqur en

Por eso hoy los chihuahuenses renovamos nuestro compromiso con esa historia, con esos ideales, con esos principios. Por eso reiteramos una vez más nuestra inquebrantable decisión de seguir marchando hacia la democracia. Por eso, en este camino, damos cada dra más y más firmes pasos. Por eso hoy, en esta jornada polrtica memorable, al manifestar nuestro apoyo a Manuel Clouthier, nuestro magnrfico candidato presidencial, proclamamos con toda energra: iESTE PUEBLO NO SE RINDE, VIVA CHIHUAHUA; VIVA MEXICO; VIVA LA DEMOCRACIA!

Chihuahua, Ch/h., abril de 1988

236


., .

237


No estamos en venta Estamos aquí porque confiamos en ustedes. Están ustedes aquí porque confían en nosotros. Es la confianza mutua lo que nos reúne aquí en este acto público de solidaridad con las tesis y los programas de Acción Nacional y con Manuel Clouthier. y es esta confianza mutua, de personas en otras personas, la que fundamenta nuestra esperanza en que México ha de cambiar. Esta campal'la es la campal'la de la confianza y la campal'la de la esperanza. No es la campal'la de la espera pasiva, sino de la esperanza activa que convoca a la participación, a la acción decidida pero pacífica de los mexicanos que no queremos aguardar a que el país acabe de ser destruido por el gobiemo, sino que asumimos las responsabilidades, cumplimos los deberes y ejercemos los derechos que son propios de las personas libres. La confianza

y no es la confianza algo motivado por los beneficios que se pueden obtener de alguien cuyo poder o cuya riqueza nos pueden enriquecer o hacer poderosos. La confianza no es del orden material, sino del orden espiritual y moral. Ustedes lo saben bien, amigos, la confianza no se compra con obras materiales, como el valor de un hombre no se mide en metros cúbicos de automóvil ni la credibilidad de un gobernante se cuenta en kilómetros de calles o carreteras.

238


Ustedes lo saben porque, después del fraude electoral de 1986, han sido testigos del derroche de dinero que el usurpador ha hecho aquí. No amigos, la traición a la conciencia, la traición a los orígenes, la traición al pueblo no se borra con maquinaria pesada, ni con cemento, ni con chapopote. Que lo sepan los que han traicionado la confianza y la historia de Chihuahua: la dignidad, el espíritu democrático, el alma y las conciencias de los chihuahenses no están en venta. Una sola conciencia vale más que todas las obras públicas del mundo. El robo del voto no quedará absuelto ni olvidado hasta que la reparación se dé en el mismo ámbito en que fue hecha. Desde hace decenios, y no solamente en Chihuahua, este régimen de corrupción y fraude, ha querido convencerse y convencer a los mexicanos de que es posible comprar almas y conciencias. Algún éxito ha tenido. Quienes han renunciado a tener huesos en la columna vertebral y han vendido o rentado su conciencia, siguen doblados frente al poder. Quienes tienen alojada la dignidad en el aparato digestivo, siguen cambiando comida por libertad. Pero hay que decir que no han faltado chihuahuenses y mexicanos que han rechazado este mercado infamante. y hay que anadir que poco a poco crece el número de quienes prefieren ser dignos. Esa dignidad compartida es la que une sólida, solidariamente, a quienes pensamos en México como una nación en la que debe imperar la justicia. Este es el México que la participación decidida del pueblo está edificando, este es el México por el que lucha Acción Nacional, este es el México que se ha comprometido a llevar a Manuel Clouthier a la Presidencia de la República.

Prlmltlvlsmo "moderno" Frente a este México están los que, escondidos tras la bandera que es de todos, humillan al campesino con precios ridículos, ultrajan al trabajador con acarreos forzados, agreden al ciudadano eh los tribunales. Es este cúmulo de atropellos el que tiene que acabarse. Es esta montana de lodo la que hay que disolver. Es este primitivismo calificado de moderno por los tiranos el que se trata de esconder bajo

239


una capa de billetes, de privilegios, de obras púbUcas. Por eso estamos aqur, porque estamos cansados de esta farsa, de esta agresión a los derechos humanos y de estas traiciones. Es cierto que hemos recibido la Patria como un don. Pero también lo es que el futuro de este don depende de nosotros. Y porque queremos que asr sea, participamos. Y no vamos a dejar de hacerlo, pese a todos los obstáculos. Hoy, con Manuel Clouthier que es el candidato de la confianza, que es el candidato de la dignidad, que es el candidato de la esperanza, Chihuahua ocupa de nuevo, su lugar de vanguardia en la trinchera. Ciudad Delicias, Chis. abril de 1988.

240


Seguridad y confianza A lo largo y a lo ancho de la patria, el pueblo de México ha manifestado en todos los tonos y con todos los acentos regionales lo mismo que hoy, aquí, en esta tierra nuestra y en esta ciudad mía, estamos diciendo los chihuahuenses: queremos un México distinto, queremos un país en el que podamos vivir del fruto de nuestro trabajo, queremos una nación que sea capaz de dar igualdad de oportunidades a todos sus hijos, queremos un gobierno eficiente y honrado, queremos procesos electorales limpios, queremos democracia. y lo hemos dicho y lo seguiremos diciendo en reuniones como ésta, alegres, pacíficas y sobre todo libres. Nadie ha sido acarreado ni ha recibido paga por venir a decirlo hoy con su presencia en este lugar, como nadie lo ha sido ni ha cobrado por irlo a decir a las calles y plazas de Yucatán a Baja California, del Golfo al Pacífico. Hombres libres, manos libres que se alzan libremente, todo un concierto de libertades lanza al cielo de la patria su melodía sincera, pacífica y libertaria.

Antigua lucha Esta campal'la es un episodio más de la vieja batalla de la libertad contra la opresión, de la justicia contra la explotación, de la veracidad contra la falsificación. Un momento más de la secular lucha de los pueblos por su propia liberación.

241


Se nos imputa ser sólo críticos. Se nos critica a destajo porque clamamos nuestra insatisfacción con lo que porobrao poromisión del gobierno sucede en México. Yo afirmo que quien esté satisfecho con la situación generada por decenios de monopolio del poder padece de miopía ingenua o voluntaria e interesada.

y af'lado que, en Acción Nacional, estamos los que queremos poner fin a una situación de injusticia, de desigualdad, de discriminación, de violación constante de los derechos humanos y políticos, de burla permanente a los mexicanos, de promesas incumplidas, pianes fracasados y pactos electoreros. Pero también afirmo que esta insatisfacción no es egoísta malestar de quien se siente individualmente afectado por el pésimo gobierno. Es el fundamentado rechazo de todo lo negativo que sucede en nombre de la justicia social, no del privilegio personal; en nombre del bien común, no del bolsillo o del estómago propio; en nombre de la dignidad de todo el hombre y de todos lOS hombres, no del apetito mezquino de un grupo. Nuestra insatisfacción no nos conduce, no nos ha conducido nunca a chantajear al poder para arrancarle migajas de beneficios a cambio de silencios o de palabras cómplices. Nos ha llevado y nos conduce por el difícil sendero de la servicialidad política. Y no son pocos los panistas a los que esta opción profundamente ética ha costado los bienes materiales, la tranquilidad hogaref'la, la salud y la vida misma. Quienes han votado en las urnas por la democracia, por la justicia social, por la dignidqd humana y por el bien común, es porque antes han votado por toe' ~sos valores ante su conciencia y no pocas veces hasta con su propia vida. Pero, además, esos principios no se han quedado en el aire de lo abstracto. Se han convertido en plataformas políticas, en programas de gobierno y, cuando al régimen no le ha quedado más remedio que reconocer su derrota, como aquí en Camargo, en actos concretos de autoridades servidoras de sus comunidades, comprometidas sÓlo con su pueblo, especialmente con los más pobres que son los que han esperado más tiempo para ver llegar a sus vidas la justicia.

242


Por eso estamos hoy aquí. Para continuar, para ser congruentes con lo que pensamos. Para exigir que la política mexicana se transforme en servicio a los mexicanos. Para que el pueblo llegue al poder. Para que la democracia no sea frase vacía de discurso ante auditorios cautivos. sino realidad edificada por hombres libres que, como Manuel Clouthier, han decidido poner su vida al servicio de la dignidad y de la libertad de todos los mexicanos. CIudad Camargo, ChIs. abril de 1988.

243


El futuro: participación Poco a poco, para fortuna de la Patria, crece el número de mexicanos concientes de que es a nosotros a quienes nos toca asumir la responsabilidad de aprender y llevar a buen término los cambios urgentes que el país necesita. En este crecimiento, al menos en su etapa más reciente, ha destacado el papel de los parralenses. Ustedes, ciudadanos de este municipio, un día dijeron ¡bastal y echaron a andar. Y los resultados no se hicieron esperar. Aquí el pueblo se. dio Ayuntamiento y diputados propios, y todos ustedes conocen ya la diferencia entre autoridades y legisladores electos por el pueblo, y autoridades y legisladores impuestos por el fraude electoral en contra de la voluntad popular. Son estos hechos históricos los que es preciso recordar para fortalecer la esperanza y para pensar y disenar el futuro. Nuestro futuro, amigos de Parral, tiene que parecerse a esos pasados dignos de ser de nuevo presentes. La clave para edificar este tipo de futuros libres, justos, democráticos y prósperos, está en la participación. Participar es poner nuestra vida, nuestro tiempo, nuestros recursos, nuestro entusiasmo, nuestro talento, nuestra voluntad en marcha. Y no hay persona que no pueda poner algo para reconstruir la nación, para reconstruirla riqueza nacional, para rehacer la democracia con que sonó Madero, la libertad con la que soM Morelos, la justicia que movió las almas de millones de mexicanos y que hoy encabeza Acción Nacional.

244


,

. Vla pacifica y esto lo está haciendo el pueblo de México de manera sensata, razonable y pacífica. Lo hace así porque ha aprendido que la violencia, en donde ha sido practicada como forma de solución a problemas de un pueblo, sólo ha producido nuevas explotaciones, nuevas opresiones y sistemas de gobierno tan violentos como los procedimientos que se usaron para terminar con regímenes anteriores. El México que hoy vivimos no es más que el resultado violento e injusto, antidemocrático y extralegal de incontables guerras hechas en nombre de la paz, de la justicia, de la democracia, del Derecho, de la Constitución, de la igualdad. Nuestro anhelo es la paz -que entendemos como el orden que nace de la justicia-, porque sabemos que no obtendremos justicia ni orden con base en la guerra. Nosotros no queremos tener razón sobre una montana de cadáveres. La victoria física no es más que prueba de fuerza física, no de razón. y una victoria así no resulta moral ni políticamente deseable. y precisamente porque no aspiramos a repetir la sangrienta historia que han escrito los que hicieron disparar contra estudiantes, campesinos, obreros e indígenas durante los últimos sesenta y cinco anos, hemos optado por el camino de la no violencia activa, de la resistencia civil. Manuel Clouthier ha hecho suyo este método político. Y por este camino hemos de marchar junto con él en pos de la justicia y de la libertad que merecemos como hombres y como mexicanos. Nosotros optamos por el camino escarpado que es el digno del hombre. y por ese camino, tarde o temprano, y estoy convencido que mucho más temprano que tarde, lograremos el cambio decisivo que los mexicanos queremos y que los parralenses y chihuahuenses seguiremos impulsando.

Parral, Chlz., abril de 1988.

• 245


,"

Escuela de responsabilidad Me encuentro entre ustedes, una vez más, en la solidaridad del compromiso con México, que los chihuahuenses hemos construido a lo largo de nuestra historia y cuyos frutos son conocidos por nuestros compatriotas y por el mundo entero, a pesar del muro de silencio y deformación erigido por el régimen para bloquear el camino de la democracia, No nos arredran los obstáculos. Cada escollo es, para las mujeres y los hombres de Chihuahua, un peldal'lo que hay que subiry no una muralla infranqueable que quebrante nuestra voluntad. Lo saben ustedes que, con su trabajo, han sabido hacer de la tierra un instrumento al servicio del hombre. Y quien viene hoya pedirles su participación decidida y total en la causa de la democracia, ellng. Manuel Clouthier, nuestro candidato presidencial, comparte con ustedes esa vocación. Es uno de ustedes, un hombre del campo, un productor, un hombre de trabajo, un hombre libre hermano de hombres libres. Es muy distinto un hombre así, fogueando en el agro, de esos hombres que sólo conocen los problemas del campo en el papel y que, desde los pasillos de la complicidad burocrática, se dedican a planificar lo que no saben cómo se hace e ignoran cuánto esfuerzo cuesta sacar frutos de la tierra. El régimen mexicano inició el camino del desastre cuando se olvidó de que un aspirante a la Presidencia de la República no puede salir de una carrera hecha sólo entre escrito-

246


rios. Los candidatos de Acción Nacional, y Clouthier es la prueba, vienen del México trabajador, productivo, en el que los errores o las ineptitudes tienen que pagarse en primera persona, y el fracaso no se convierte en factura que se le pasa al pueblo. Es esta escuela de la responsabilidad personal y social la que forma para gobernar. Quienes sólo han aprendido a hacer pagar a otros las torpezas propias no tienen capacidad de gobierno.

Programa realista Pero, para que los hombres responsables nos gobiernen, es necesario que, también responsablemente, los ciudadanos hagamos cuanto esté a nuestro alcance para que en México se dé un cambio político. Sin esa participación, la burocracia seguirá generando gobernantes irresponsables que no podrán hacer otra cosa que seguir exprimiendo al pueblo de este país que la Providencia hizo rico y el gobierno ha convertido en miserable. Para que las cosas cambien, es por tanto necesaria la participación de todos. Pero no podríamos solicitarles esta participación si no les propusiéramos un programa de gobierno realista y factible. Y ese programa existe. Es la plataforma política del Partido Acción Nacional, que es el que postula al Ing. Clouthier. y ese programa es un conjunto coherente de'propuestas para cambiar el rumbo de la educación, de la economía, de la vida social, de la política internacional, muy especialmente de la política agrícola, de la vida jurídica, de la organización del Estado y de las formas de gobernar que, como ustedes saben, están heridas de muerte por la acción desastrosa, de un grupo que se ha perpetuado en el poder.

Cumplir el deber Queremos libertad para producir y hacer producir a la tierra, y para que el fruto del trabajo de los agricultores y los ganaderos no vaya a engordar a funcionarios y técnicos no sólo improductivos, sino

247


frecuentemente cómplices del fraude electoral. Queremos seguridad para la tenencia de la tierra, y no amenaza perpetua para el chantaje político electoral, para forzar adhesiones a pactos que, más que de solidaridad económica, son de salvamento electoral, urdidos entre unos cuantos beneficiarios económicos y políticos de la dictadura. Estos y otros cambios son los que proponemos. Para hacerlos realidad, hay que comprometernos a participar políticamente, hay que abandonar la actitud de abstención y abandono en el campo de la vida social y cívica. Sólo un pueblo que asume sus responsabilidades y cumple sus deberes puede modificar las estructuras económicas y políticas que oprimen y empobrecen a los más en beneficio de los menos. En tanto no modifiquemos nuestra actitud, no cambiaremos de gobierno y, en tanto el gobierno no cambie, seguiremos lamentando inútilmente lo que nos pasa. Ustedes, ciudadanos y amigos, saben lo que es tener autoridades electas por ustedes mismos. Y saben muy bien del enorme esfuerzo requerido para hacer respetar los legítimos triunfos. Para conseguir tenerlos a nivel nacional, para hacer de la Republica entera un país democrático, la tarea es dura, clara, irrenunciable y urgente. Hay que llevar a un hombre de la tierra al Palacio Nacional para que, por fin, el pueblo cuente con el instrumento que necesita para ser dueno de su destino. De este tamarlo es el reto. De esta magnitud es nuestra responsabilidad. Chihuahua iene palabra y yo estoy cierto qde ue, una vez más, habrá de cumplirla.

CIudad Cuauhtémoc, 29 de abril de 1988.

248


249


Democracia

o perversión

La revolución mexicana fue, desde sus inicios, una aspiración popular. Fue un anhelo de democracia y de justicia, de libertad y dignidad que, por haber topado con la miopía de un sistema envejecido y ya completamente distanciado del pueblo, caminó por cauces lamentables de sangre y de violencia. Ese anhelo, esa aspiración, esa esperanza activa encontró en todo México vidas y conciencias solidarias que la hicieron posible. Y, entre las comunidades que en mayor grado y en mejor modo asumieron su responsabilidad moral, social y política, estuvieron las de esta sierra chihuahuense. Los hombres de aquí creyeron en el ideal, porque era el suyo, y pagaron sin titubeos su cuota de vidas, de sangre, de esfuerzo, de sudor y de lágrimas. Ahora, casi setenta anos después, podemos evaluar si tanto esfuerzo, tanta fatiga, tantas lágrimas, tantas vidas y tanta sangre fueron ofrendadas en vano. Y, a partir de esta evaluación, podemos pensar si esos anhelos han sido cumplidos, si vale la pena avanzar por el camino de la esperanza, si conviene al pueblo de México, al de Chihuahua, al de Guerrero repetir la historia como si comenzase de nuevo hoy.

250


Sumisión abllgada Yo no puedo negar los valores populares y naCIonales que le dieron alma a la revolución. Tampoco sería justo afirmar que nada se ha hecho. No es veraz, no sería honesto rechazar en bloque todo lo que los regímenes llamados revolucionarios han realizado, aunque lo hayan hecho más por interés y ánimo de conservarse en el poderque por darle cauce a los anhelos populares. Pero sí quiero afirmar que, incumplido el lema central de la revolución, el del sufragio efectivo, el de la democracia política, los demás logros han quedado cada vez más lejos del espíritu revolucionario y de la voluntad popular. Sin democracia política, las mejores instituciones se pervierten. Sin respeto por la voluntad del pueblo -que es el titular de la soberanía- esas instituciones se vuelven no sólo deficientes, sino que descienden a mecanismos de control político, de sumisión obligada, de represión, de desprecio por la dignidad humana. Lo estamos viendo en Chihuahua. Las obras públicas están siendo utilizadas para justificar, para legitimar lo injustificable y lo i1egitimable, es decir, elfraude electoral. Lo vemos entodo México, cuando las instituciones de apoyo a la población se convierten en infames maquinarias de presión política para humillar a derecho habientes, a usuarios, a sindicalizados, a empleados, a campesinos y a trabajadores. Comerciar políticamente con el hambre y con el trabajo humanos es la negación misma de los derechos más sagrados de las personas, es querer construir un consenso miserable no sol;>reel bien común, sino sobre el mal común; es utilizar perversamente el mal gobierno para hacer eterno el mal gobierno. Lo Intolerable Y todo esto es ya insoportable. La conciencia libre de los hombres no puede tolerarlo. La dignidad de las personas no puede seguir siendo herida así. El futuro de la patria no puede edificarse sobre esta repetición absurda del error, de la opresión, de la deshonestidad, del despojo electoral. Por eso hay que continuar la tarea, por eso debemos exigir nuestros derechos y cumplir nuestros deberes.

251


Sin embargo, esta nueva insurgencia cívica no debe caer en los errores de la anterior. Si las vidas y la sangre, si el dolory las lágrimas no generaron la justicia, la libertad plena, ni la democracia, es preciso que marchemos decididos, tan decididos como aquellos hombres que por deseo de vivir fueron alegremente a morir, por otro camino: el de los medios pacíficos de defensa enérgica de los propios derechos y de cumplimiento vigoroso de los propios deberes. A recorrer este camino ha invitado Acción Nacional a todos los mexicanos. Y hay que recorrerlos a paso de revolución, porque el tiempo apremia. Y el paso que ahora hay que dar es de la emisión y vigilancia del voto. Un voto que es mucho más que un objeto material, porque es la expresión de la propia conciencia y de la propia libertad, del radical anhelo de justicia y democracia que ahora crece y se levanta en todo México. Vamos a marchar juntos por este camino. Vamos a hacerlo una y otra vez, sin desmayos, hasta que logremos lo que desearon las mujeres y los hombres que dieron su vida por la libertad, por la justicia y por la democracia.

Vicente Guerrero. Chis., abril de 1988.

252


253


La hora de los pueblos Hasta hace unos anos, en México y en toda América Latina, la democracia estaba a a la defensiva. Ahora las cosas han cambiado. Poco a poco, en la conciencia de millones de latinoamericanos y en la de miles de mexicanos, la idea democrática ha ido abriéndose paso. Los regímenes militares han ido cayendo. Los hombres y las mujeres de este "Continente de la Esperanza" han ido tomando la decisión de asumir sus responsabilidades, de cumplir sus deberes, de ejercer sus derechos, de participar activamente en la definición y en la realización del bien común. Estarnos asistiendo a la hora de los pueblos. Y la prueba de que es asf, la prueba de que ha llegado la hora de la democracia, la estamos viendo en todo México de la misma manera que la vemos hoy aquí, en Durango, donde un pueblo, que ya sabe lo que es vivir bajo el gobierno de autoridades que lo sirvan, ha decidido hacer acto de presencia en esta plaza para decir que quiere democracia, que la quiere a la manera en que la propone desde hace casi cincuenta anos Acción Nacional, y que la quiere con Manuel Clouthier en la Presidencia de la República. ,

Ahora, en nuestro país, es la dictadura la que está a la defensiva. Es la dictadura la que, acorralada, tiene que hablar de democracia y no puede dejar de practicar el antidemocrático acarreo; tiene que hablar de participación y no puede dejar de monopolizar la información; tiene que hablar de libertad y tiene que seguir comprando o

254


asesinando periodistas; tiene que hablar de modernización y no puede dejar de poner a su servicio manos primitivamente criminales que agreden y matan a mexicanos. Es tan cierto que ya es tiempo de democracia, que hasta los enemigos de la democracia tienen que proclamarse demócratas para ver si, manteniendo el engaf'lo, logran que alguien les crea. La realidad, la conciencia, la participación y el pueblo de México ya derrotaron al gobierno en las mentes y en el lenguaje de los usurpadores. El tiempo de la democracia real está ya muy cerca. Hay que acelerar el paso, participar más, luchar con más denuedo para que sea realidad. Y hay que hacerlo de manera pacífica para que la nueva democracia sea constructora de la justicia. Larga historia La convicción que ha llegado ya a nuestras conciencias y nos hace luchar por la democracia es una convicción que viene de lejos. Se alimenta de la antigua idea griega de que el diálogo es propio de la naturaleza racional y libre del hombre. Se nutre de la convicción cristiana de que todos los seres humanos somos igualmente personas y por eso las formas de organización social deben respetar la dignidad personal de quienes somos seres inteligentes y libres. Tiene sus raíces en la historia de la humanidad, dentro de la cual se concibe como avance el reconocimiento progresivo de los derechos y las libertades personales, sociales y políticas. Las tiene también en la historia de los pueblos latinoamericanos que nacieron como naciones independientes luchando contra el absolutismo. Finalmente, la convicción y la conciencia democrática se alimentan en la vida misma, porque la alternativa de la democracia es la dictadura, que ha demostrado ser inepta, corrupta y enemiga de los derechos humanos. Por todas estas razones, la democracia es lo que queremos. Por todas estas razones, desde su nacimiento, Acción Nacional se propuso la instauración de la democracia como forma de vida y de gobierno. Por todas estas razones estamos aquí, seguiremos en la lucha y acabaremos por triunfar.

255


No es el actual un tiempo de irritación que se desahoga en privado. No es tiempo de abandonar el propio puesto. Por el contrario, es tiempo de empuf'lar comunitariamente las banderas de la democracia, las de Gómez Morín y González Luna, las de don Jesús Elizondo y Carlos Garcinava, las de una comunidad nacional agredida por un régimen antidemocrático, arcaico, muy por debajo de la estatura de este pueblo que ha dicho ¡basta! y ha echado a andar. Es tiempo de conciencia y compromiso. Es tiempo de participación y solidaridad, es tiempo de poner nuestra parte para que la democracia sea realidad. Por eso estamos aquí. Por eso apoyamos a Acción Nacional. Por eso haremos cuanto podamos por alcanzar la victoria y así llevar a Clouthier a la Presidencia de la República.

Durango, Dgo., 7 de mayo de 1988.

256


í


La savia del Sur Por más de una razón, Acción Nacional se siente en esta ciudad como en su casa, como en la tierra de la que se nutre al menos en parte su espíritu y su historia. Lo diré de inmediato y sin rodeos: Por un lado, nuestro partido ha recogido lo mejor de la herencia de los Constituyentes que, en 1814, promulgaron aqu r la Constitución del22 de octubre; por otra, de un hombre de esta ciudad, don Filogonio Mora, recibió Acción Nacional la savia del sur de México, de este México profundo y marcado en sus raíces por el compromiso social y político con los más necesitados de los mexicanos. Los constituyentes aquí reunidos afirmaron el derecho de México a vivir como nación independiente y, como ellos escribieron, "en presencia del Senor Dios ... autor de la sociedad" reivindicaron para nuestro pueblo y los de toda América el ejercicio de su soberanía. Aquí se decidió sustituir el despotismo por un sistema que afianzara "sólidamente la prosperidad de los ciudadanos" y que no actuara en beneficio de ninguna familia ni clase de hombres, sino en el de todos los ciudadanos. Aquí los constituyentes asentaron y afirmaron que "la felicidad del pueblo y de cada uno de los ciudadanos consiste en el goce de la igualdad, seguridad, propiedad y libertad", y que la íntegra conservación de tales derechos "es el objeto de la institución de los gobiernos y el único fin de las asosiaciones políticas".

258


Ideales

y realidad

Y, amigos, basta comparar estos ideales, a los que el régimen actual suele rendir vacíos y demagógicos homenajes, con la realidad del país, para saber que no es el gobierno actual el que representa ni es heredero de los ideales de aquél constituyente. La prosperidad de los ciudadanos es hoy frase hueca o hiriente burla en boca de las autoridades. La supresión de privilegios familiares o de clase es todavía un ideal negado precisamente por las familias que, por su ubicación en la burocracia o por su complicidad con ésta, reciben los beneficios indebidos de la riqueza excesiva y de la impunidad frente a la ley que violan. ¿ Dónde están la igualdad, la seguridad, la propie. dad y la libertad? ¿Y qué hace el gobierno-partido para que la promoción de tales derechos sea una realidad y sea el fin de la autoridad pública? No es audaz afirmar que el régimen no ha sido capaz ni siquiera de hacer realidad estos ideales formulados aquí hace 174 anos. Tampoco lo es que, en sus casi cincuenta anos de vida, Acción Nacional ha enarbolado sin desmayos la bandera de Chilpancingo y los ideales entonces plasmados. Porque creemos en esos ideales continuamos en la lucha política y porque es preciso que tengan vigencia y no sólo monumentos, estamos aquí. Nuestra opción Fueron estos ideales, seguramente, los que llevaron a Filogonio Mora a unirse al ímpetu fundador que dió orígen en 1939 a Acción Nacional. El aportó al partido naciente su calidad, reconocida porsus paisanos, de "abogado de los pobres". Su palabra y su vida reafirmaron y aclararon a los panistas de ayer y de hoy que, si bien Acción Nacional es un partido interclasista, es decir, que no se arroga la pretensión de representar a una clase social, sí debe ser y es una agrupación que se coloca del lado de los derechos y de las aspiraciones de quienes, como algunas veces hemos dicho, son los que han esperado durante más tiempo yen peores condiciones el imperio de esa igualdad, de esa justicia, de ese derecho a la propiedad y a la libertad proclamado por los constituyentes de Chilpancingo. Nuestra opción por estos mexicanos, demostrada en donde hemos gober-

259


nado, no es populista ni demagógica. Hoy; cuando a vista y paciencia de la policía de Yucatán, por ejemplo, se incendian las casas de campesinos mayas por el hecho de disentir políticamente, comprobamos que este régimen es la traición viviente a los ideales de nuestro pueblo y de nuestra historia. Y volvemos a hacer nuestros los ideales de Chilpancingo, los de aquellos mexicanos ilustres y los del hijo preclaro de esta ciudad, fundador del Partido Acción Nacional. A unirse a esta lucha les estamos invitando. A participar para que esos ideales tengan cabal cumplimiento les convocamos. A decir con su voto que México entero quiere un cambio les llamamos una vez más. Yen esta coyuntura electoral, su voto por Manuel Clouthier será la reafirmación de la voluntad de libertad y justicia que es la de todos los mexicanos.

Chllpanclngo, Gro., 9 de mayo de 1988.

260


Libertad y dignidad Estamos aquí, para continuar junto con ustedes una lucha antigua en la que los mexicanos del Norte y del Sur, del Oliente y del OCcidente de este país grande que es el nuestro, estamos empet'lados. Una lucha que comenzó con la Independencia, que continuó con la gran batalla por la República, que siguió con la pelea revolucionaria por la justicia social y el sufragio efectivo. Una lucha, amigos de Guerrero que se ha visto interrumpida y frenada sistemáticamente por pequet'los grupos que se han aprovechado una y otra vez de la ausencia popular en el ámbito de la política, para perpetuarse en el poder, explotar al pueblo mexicano, negar el Estado de Derecho y burlarse de la democracia. Estamos aquí para continuar la lucha del pueblo mexicano por su libertad. Y no utilizamos la palabra libertad a la ligera ni como expresión para conseguir aplausos o adhesiones. Cuando decimos libertad estamos afirmando una forma de vida humana que esté de acuerdo con la dignidad humana. La libertad no puede separarse de la dignidad. Y vivir libremente es, en primer lugar, vivir superando las exigencias de la propia biolog ía, dominando lo que tenemos de instintivo. y es también vivir dominando a la naturaleza de manera tal que, por nuestro trabajo, pongamos al mundo al servicio de los hombres. y es también vivir según la verdad. Y lo es también vivir de acuerdo con los imperativos de la propia conciencia. No es libre quien se

261


somete a sus instintos, a su comodidad o a su miedo. No es libre el que se ve despojado del fruto de su trabajo. Tampoco lo es quien trata de liberarse sólo a punta de críticas a su adversario. Es libre quien juzga al adversario, sí, pero desde la afirmación de lo que quiere y de lo que propone. Caminos viables Por estas razones, Acción Nacional no sólo set'lala lo que juzga negativo, corrupto o inmoral en la situación que vivimos, sino que se presenta ante los ciudadanos con una plataforma política que set'lala lo que nuestro partido haría si el voto de los ciudadanos lo lleva al poder. Acción Nacional ha presentado siempre plataformas políticas porque es un partido de hombres y de mujeres que son libres, que quieren ser cada vez más libres, que se comprometen a edificar una nación en la que todos dispongamos de las condiciones necesarias y suficientes para comportarnos, crecer, educar a nuestros hijos y trabajar como seres dignos. Por eso proponemos caminos viables para que el trabajo de los obreros, los campesinos y los profesionales rinda frutos generosos. Por eso proponemos formas de distribución de la riqueza que no dividan a los mexicanos en dos grupos antagónicos e irreconciliables: el de los que tienen casi todo y el de los que no cuentan concasi nada. Por eso proponemos organizar la educación pública -que el pueblo paga con sus impuestos y, por tanto, no es regalo del gobierno- de manera que en las escuelas se forme a la nit'lez y a la juventud de México de acuerdo con los valores que heredamos de nuestros padres y queremos dejar en multiplicada herencia a nuestros hijos. Por eso proponemos que la forma de escoger autoridades sea democrática, porque creemos que la democracia electoral es hoy por hoy. la mejor vía para conseguir una forma comunitaria de vida en la que se viva según la dignidad humana. es decir, libremente.

262


Los Ideales Son estos ideales, los que nos tienen aquí y los que nos mueven a pedirles que den su apoyo a esta lucha que no es sólo de Acción Nacional, sino de todo el pueblo de México. Y estos ideales les serán realidad en la medida en que todos los mexicanos los vivamos, en la medida en que todos participemos en la vida política del país para hacerlos leyes, instituciones, organizaciones, formas de vida social, económica, educativa y política. Por eso les convocamos a unirse a esta lucha. Por eso les pedimos su participación y su voto. Por la libertad y la dignidad de todos los mexicanos. Por los de hoy y los de mal'lana. Por ustedes, por sus jóvenes, por los hijos de todos, que tienen derecho a una patria en la que vivir como seres libres y dignos no sea la excepción, sino la regla.

Iguala, Gro., 9 de mayo de 1988.

263


264


Confiar en el pueblo Es verdaderamente un honor y una alegrfa estar con ustedes en esta ciudad que no sólo es bella por su arquitectura y relevante por su historia, sino porque cuenta con una tradición de vida cfvica y de participación polftica que demuestran por sf mismas cuan falsa es esa afirmación común entre los polfticos menores de que el pueblo de México no está maduro para la democracia. Madurez popular sobra en este pafs. Lo que falta es un gobierno que esté a la altura de este pueblo. Y para que el gobierno tenga estatura adecuada al pueblo, estamos aquf invitándolos a continuar participando y a llevar a la presidencia de la República al candidato de Acción Nacional, Ing. Manuel Clouthier del Rincón. Los mexicanos, y junto con ellos, por casi medio siglo, Acción Nacional, hemos sostenido una vigorosa, paciente y pacífica lucha contra ese mito oficial y oficioso de la inmadurez política del pueblo. Nosotros sabemos perfectamente bien que el gobernante no es una especie de dictador amable que recibe de Dios o de la historia el poder para ejercerlo a perpetuidad para castigar o para premiar según su humor, su capricho o su conveniencia. Nosotros hemos confiado en el pueblo, y a su conciencia y a su capacidad organizativa hemos entregado el destino de nuestro partido, del mismo modo que a su generosidad hernos encomendado el sostenimiento económico de Acción Nacional.

265


Tarea responsable Y. con el correr del tiempo, hemos descubierto que teníamos razón: hoy forma parte central de la cultura popular la convicción de que la política no puede ser una técnica para dominar al hombre, sino una tarea responsable para ser"'- cesinteresadamente al prójimo, para cooperar con el pueblo 1;. "tJiamente, Hoy también se da la certeza de que el cumplimiento de los deberes y el ejercicio de los derechos políticos -el de participar, el de votar, entre otros- son la ruta correcta para darte al gobierno legitimidad. Desde que nació el PAN -y esto lo saben ustedes, ciudadanas y ciudadanos de Taxco porque han estado en la trinchera del civismo desde entoces- los dirigentes, los militantes y los candidatos del partido hemos confiado sin desmayos en el pueblo, en los hombres y en las mujeres del pueblo, infinitamente más sensatos que sus gobernantes para administrar recursos materiales. Hemos recha'zado la torpe y antidemocrática cultura de la abstención, del ego ísmo, de la corrupción y la prepotencia autoritarias. Hemos afirmado que es el pueblo el que puede y debe orientar los actos del gobierno. Hemos demostrado, cuando nuestros triunfos han sido reconocidos, que gobernamos con el pueblo y para el pueblo, escuchando la voluntad y los anhelos del pueblo sin renunciar ni traicionar a nuestras convicciones propias, a las plataformas y programas con los que nos presentamos al electorado. Fieles a nuestra propia historia como partido de hombres libres, como partido democrático, continuamos ahora, en el episodio de esta campana, la tarea que disenaron nuestros fundadores y han enriquecido decenas de miles de mexicanos a los que hemos escuchado ya los que aspiramos a servir. La tarea a veces ardua de recordar que la ética esté! por encima de la política. La tarea de proclamar que del cumplimiento de los deberes depende la autoridad moral para exigir el respeto a los derechos. La tarea de edificar un instrumento popular que agrupe a quienes compartan estas convicciones. La tarea de hacer eficiente ese instrumento para conseguir lo que cada vez más mexicanos saben que hay que obtener: que el gobierno sirva al pueblo.

266


NI debilidad

ni ausencia

Amigas y amigos de Taxco: esta lucha, esta tarea, este camino, deben contar cada vez con más mujeres y hombres dispuestos a librarla, a realizarla ya recorrerlo. El gobierno y su partido desearían que el número de los mexicanos que decida ocuparse de la política disminuya. En la debilidad o en la ausencia del pueblo está su fuerza. En la presencia y en la fuerza del pueblo está su debilidad. Fortalezcamos al pueblo. Fortalezcamos aún más a la democracia. Que no nos frenen ni nos detengan las calumnias ni las mentiras, los amagos ni las amenazas. El tiempo de la democracia ha llegado y a la democracia ya no la detiene nadie. Sigamos adelante. Continuemos en la lucha y en el esfuerzo para que México sea el nombre de una comunidad de personas libres y dignas con un gobierno capaz, honesto y servidor.

Taxco, Gro., 9 de mayo de 1988.

267


268


Razón de la lucha La campana que estamos llevando a cabo en todo el país no es una campana simbólica. Estamos efectuando una tarea deformación política, de organización y de acción, cuyo propósito es doble y es serio. Por un parte, queremos continuar -y así lo estamos haciendola tarea que Acción Nacional se propuso desde su fundación: la difusión nacional de la convicción de que los males de nuestro país proceden del ámbito de la política y de que si los mexicanos no participamos en ésta, el gobierno seguirá siendo una maquinaria facciosa que destruye la cultura nacional, desarticulada al pueblo, aniquila la economía y se funda en la irracionalidad de la fuerza y de la impunidad. Por otra parte, queremos aumentar la presencia del pueblo mismo en la conducción del destino de la nación; para eso estamos haciendo cuanto está a nuestro alcance para llevar a Manuel Clouthier a la Presidencia de la República, y a centenares de candidatos a la Cámara de Diputados y al Senado.

Reacciones contradictorias Es curioso lo que esta actitud y esta campana están suscitando. Por un lado, el pueblo está acudiendo masivamente al llamado del PAN. Por otro, ciertos medios intelectuales que antes nos criticaban porque no sentían que fuéramos un partido político que en verdad quisiera el poder, ahora nos critican porque sienten que. sí lo quere-

269


mas. Antes, con cierto tono de burla, nos llamaban la oposición leal. Ahora, insisten en colgamos los sambenitos de violentos y de impacientes. Y yo creo que estas reacciones contradictorias y frecuentemente interesadas -cuando no a sueldo del propio régimentienen varias causas. La primera estriba en que los profesionales de la crítica tienen ahora que definirse por la democracia o contra la democracia, yeso los obliga a salir de su olimpo. Tienen que decir claramente -porque saben que somos verdadera opción política- si el régimen es democrático o no lo es, si hace fraude o no lo hace. Y esto les quiebra la posibilidad de mantenerse en una cómoda neutralidad supuestamente científica y frecuentemente bien remunerada, casi siempre bajo el amparo del presupuesto o de la benevolencia del régimen. No menospreciamos el trabajo de la inteligencia. Sencillamente notamos que a veces se desarrolla en un limbo sin compromiso o en una actitud demasiado complaciente hacia el poderoso a quien se le ayuda a justificar todo lo que hace, y íígidamente crítica hacia la oposición, para cuyas actitudes siempre hay argumentos en contra.

Por qué luchamos La segunda radica en el desconocimiento -no siempre inocentede lo que Acción Nacional piensa y ha dicho en relación con el sentido de la lucha política electoral, con el por qué de su ya casi cincuentenaria presencia en la vida política de México. Fue Adolfo Christlieb Ibarrola, inolvidable presidente del partido, quien sintetizó ese sentido: "No luchamos -decía- por integramos en las responsabilidades del poder para que en México se realice una simple sustitución de hombres, porque consideremos que como tales seamos mejores que otros mexicanos que tienen capacidad y preparación para servir al país; ni queremos hacer del poder trinchera para defender intereses de grupo alguno, cualquiera que sea, ni menos aspiramos a dirigir los destinos de la nación por afán de ejercer el dominio sobre otros hombres. Buscamos que en México tenga plena realidad un concepto de la vida fundado en el respeto a la persona humana, a sus libertades y al derecho de todo hombre para compartir con sus semejantes los bienes de la tierra, en régimen de justicia.

270


"Luchamos porque tenemos fe en la capacidad fundamental del hombre para orientar moralmente los derroteros políticos del país, sin pe~uicio de que los problemas técnicos se pongan en manos de los más capacitados para resolverlos. Luchamos porque consideramos que la actividad política -derecho y deber de todo mexicano, la más elevada a que puede dedicarse el hombre cuando la ejerce honestamente- tiene como sentido profundo el servir a los demás y no puede ser monopolio de grupos prepotentes que confunden la estabilidad política de la Nación con su propia permanencia en el gobierno". Una lucha así no puede emprenderse sólo simbólicamente. Tiene que hacerse con toda energía, con toda decisión, con todo entusiasmo y con toda generosidad. Yuna lucha así merece ser apoyada, sostenida, impulsada Y promovida por todos los mexicanos que deseemos para nuestro país y para nuestros hijos libertad, justicia y democracia. En esto estamos empef\ados y necesitamos que más y más mexicanos se comprometan a unirse para alcanzar estas metas. En esto está poniendo Manuel Clouthier, como todos los demás candidatos de Acción Nacional, todo su talento y toda su capacidad. En la medida en que más y más hombres y mujeres vivan por y para la democracia, lograremos el México que todos anhelamos.

Acapulco, Gro., 10 de mayo de 1988.

271


272


Ya es tiempo Bienvenidos a este acto que es un episodio más de la ya secular lucha del pueblo mexicano por la democracia. Bienvenidos a esta reunión ciudadana que es un capítulo más de la batalla del pueblo del Distrito Federal por sus derechos. Bienvenidos a esta concentración que es una página nueva en el cumplimiento de los deberes que ¡enemas frente a la Patria, frente a los mexicanos de ayer, de hoy y de mal'lana. Bienvenidos a este momento del tiempo nuevo, del tiempo del civismo, del tiempo de la participación, del tiempo de la democracia. Estamos aquí porque ya es tiempo. Tiempo de solidaridad Es tiempo de que termine la impunidad del poder. Es tiempo de que termine la anticonstitucional utilización de los recursos de todos los mexicanos en la campana de un solo partido político, que es precisamente el partido del poder. Es tiempo de que se acabe la abstención de los ciudadanos que todavía no asumen sus responsabilidades en la comunidad. Es tiempo de que pongamos punto final

273


a la prepotencia, a la corrupción, a la cerrazón, a la violación de los derechos humanos. Es tiempo de poner al servicio del bien, de la justicia, de la libertad y del futuro la misma obstinación y la misma energía que una minoría pone al servicio del mal, de la injusticia, de la opresión y del pasado. Es tiempo de solidaridad. Es tiempo de dignidad. Es tiempo de honor. Es tiempo de esfuerzo y fatiga. Es tiempo de patriotismo. Es tiempo de que México llegue a la prosperidad a la que puede llegar en virtud de los recursos abundantes con que fue dotado por la Providencia. Es tiempo de que nuestro país pueda presentarse en los foros internacionales sin que nadie pueda reprocharle que no practica en el interior lo que predica en el exterior. Es tiempo de que los poderes públicos se equilibren mutuamente, de que los municipios sean realmente libres, de que la ley sea igual para todos. Es tiempo de que los habitantes del Distrito Federal recuperen sus derechos políticos. Es tiempo de que en México sea el pueblo el que decida qué gobierno ha de tener y qué rumbo ha de seguir. Es tiempo de que renazca la República, es tiempo de que se hagan vivos los ideales de la revolución. Es tiempo de recuperar el tiempo perdido. Es tiempo de esperanza, es tiempo de liberación, es tiempo del pueblo. Tiempo de participar Por este tiempo ha luchado casi cincuenta anos Acción Nacional. Por este tiempo han dado la vida miles de mexicanos, por este tiempo Manuel Clouthier y miles de candidatos están en campana.

y es tiempo de que nos convenzamos de que cada debilidad consentida, cada abandono perezoso, cada negligencia, cada actitud cómoda, nos hacen tanto mal como las mentiras, los fraudes, y las arbitrariedades de nuestros opresores.

274


I

Por eso les convocamos a participar. Por eso les aseguramos que estaremos junto a todos los que quieren ofrecer libre y animosamente su esfuerzo para acelerar el ritmo el cambio. ¡Avancemos! Nada detiene a un pueblo que se ha decidido a ser libre. Nada puede impedir la realización de una idea a la que le ha llegado su tiempo. Ya la idea democrática ya le llegó la hora en nuestro México. Pongamos manos a la obra. Ya es tiempo. Nsucslpan,

Edo. de MéxIco, 14 de mayo de 1988.

!!!f

275


I

276


Por los trabajadores México entero está decidido a darse un gobierno democrático, un gobierno libre para hombres libres, un gobierno que garantice la justicia, un gobierno que respete a los hombres que trabajan y al trabajo de los hombres, un gobierno que esté al servicio de las familias, de los grupos sociales y de la nación entera. Por eso estamos aquí. Por eso estamos en una campana política que será sin duda determinante del rumbo que la vida nacional tome en los próximos arIOS. Por eso hoy, ante ustedes, quiero precisar para qué hace Acción Nacional esta campana, para qué aspiramos a sus votos y para qué deseamos llegar al poder. Sería demasiado simple reiterar aquí, sin precisar, que queremos el poder para servir al pueblo. Tenemos la obligación de decir qué entendemos por tal servicio y cómo queremos prestarlo. Y, de una vez portadas, debe quedar claro que Acción Nacional quiere el poder, y quiere obtenerlo de manera legal y pacífica, para que termine el largo período, oscuro y nefasto período de la historia de México, caracterizado por el desprecio a la dignidad de los trabajadores.

277


Hombres ennoblecidos Para Acción Nacional, toda actividad productiva es el encuentro entre el hombre y la materia, entre la inteligencia y las manos humanas y las herramientas y máquinas, entre las estructuras empresariales y la vida de los trabajadores. Y para nosotros, la parte más importante de este diálogo es el hombre que trabaja, es la persona humana que no puede ni debe quedar a la merced de la máquina, como si fuera un apéndice de ésta. Es absurdo, es inhumano, es inmoral que de los procesos de producción salga ennoblecida la materia y degradada la persona. Queremos el poder para que el hombre que trabaja pueda ver en su acción transformadora del mundo un medio -seguramente el más elevado- de humanización, un medio de dignificación, un medio de ennoblecimiento, un peldaf'lO hacia formas superiores de libertad. Acción Nacional ha sostenido desde su fundación la primacía del trabajo sobre el capital. Acción Nacional ha luchado activamente por darle a los mexicanos una estructura jurídica que garantice esta primacía. Ha denunciado la barbarie de la cláusula de exclusión. Ha propuesto legislación sobre participación de utilidades. Ha denunciado al Estado-patrón que, como es juez y parte en los conflictos laborales, deja a los trabajadores del Estado a la merced de la arbitrariedad prepotente del poder. Ha combatido la perversión del sindicato y su reducción a instrumento de control político o a fábrica de líderes venales. Acción Nacional sostiene que la independencia de las asociaciones de trabajadores -frente al Estado, frente al gobierno, frente a los partidos políticos o frente a los duet'los del capital- es garantía de democracia, posibilidad real de justicia social y mecanismo efectivo para conseguir salarios justos Vale por lo que es En el trabajo está en juego la dignidad del hombre que no vale nada más que lo que produce, sino por lo que es. El trabajo humano no es valioso porque es trabajo, sino porque es humano, porque el sujeto del trabajo es el hombre libre, espiritual. inteligente. Para

278

• ,

lo

,


nosotros las necesidades humanas tienen prioridad sobre las exigencias técnicas y económicas. Queremos el poder para renovar, desde una concepción integral de la persona humana como materia, vida, espíritu, inteligencia, voluntad, afectividad y socialidad, no sólo la legislación laboral, sino la forma misma de organizar en México el trabajo. Y queremos hacerlo bajo este principio: es precisamente en tiempos difíciles, como los que atravesamos, que es obligatorio el imperativo de justicia.

y para esto necesitamos crear una nueva solidaridad. El drama del trabajador mexicano tiene hoy muchos y muy variados rostros que nos exigen, nos interpelan, nos juzgan y nos retan: el rostro del nit'lo que en la esquina vende baratijas, lava cristales arriesgando la vida o intenta hacer malabarismos para conseguir una moneda; el rostro del joven que ya no ve el futuro con esperanza de encontrar empleo; el rostro de las madres explotadas; el rostro del campesino que tiene que buscar fuera de su patria el sustento para su familia; el rostro del indígena hambriento del pan, de libertad, y de cultura; el rostro del jubilado que trabajó toda su vida para crear la riqueza nacional y ahora tiene que sobrevivir de la limosna; el rostro de quien ha cumplido su jornada laboral y tiene que mendigar el tortibono y la tarjeta para la leche; el rostro del científico mexicano mal pagado, del maestro explotado y obligado a ser cómplice del fraude electoral; el rostro del consumidor cuyo dinero desaparece al contacto con los precios; el rostro del usuario de servicios públicos malos y caros. Urge una nueva solidaridad para que estos rostros cambien la mueca del odio, la desesperación y la resignación, al gesto alegre de la realización personal, de la libertad, de la.dignidad. Para crear esa solidaridad queremos el poder. Por eso estamos en campana. Por eso queremos a Manuel Clouthier en la Presidencia de la República. Por eso queremos diputados y senadores de Acción Nacional. Por eso queremos democracia. Por eso les pedimos su voto y la defensa de la limpieza del proceso electoral. Por eso, sin importar lo que pase, seguiremos luchando por un México en el que el trabajo dignifique al hombre.

Monterrey, N.L., mayo de 1988.

279


280


Nuestro radicalismo La campal'ia política en la que estamos es un episodio más, una etapa más de un largo camino: el camino que el pueblo de México viene recorriendo desde los tiempos de la Independencia de Espatía; el camino que tiene como etapas la formación de la República y la lucha de Madero; el camino que ahora recorremos juntos para darle al país la estructura social, económica y política de una nación soberana, libre, justa y democrática. Estamos empetíados en hacer de México un país en el que impere el Derecho. Estamos empetíados en terminar con privilegios e impunidades. Estamos empetíados en conquistar junto con el pueblo el respeto al sufragio efectivo por el que lucharon tantos mexicanos antes, y por el que batallan en todo el país tantos mexicanos ahora. Incluso antes del nacimiento de Acción Nacional, un chihuahense ilustre, Manuel Gómez Morín, había visto por qué rumbos equivocados podía desviarse la esperanza popular y el quehacer político encaminados a hacer efectivos los ideales de 1910. Dijo entonces el fundador del PAN que la democracia, la justicia y la libertad no podrían surgir de grupos estrechamente académicos, ni de grupos políticamente suicidas. Sabía que el más limpio de los heroísmos, que los héroes sacrificados, si no hay una organización sólida y permanente que sostenga su esfuerzo, mueren y junto con ellos muere también la posibilidad misma de hacer realidad sus nobles ideales.

281


y todo esto, para bien de México pero a veces lamentablemente lo hemos ido aprendiendo aquí en Chihuahua. Ni la abstención ni la violencia, han logrado modificar la vida política. Y es que la participación ciudadana, pacífica y enérgica, constante y organizada, solidaria y permanente no puede ser reemplazada por nada. Hoy sabemos que México, más que una guerra civil, necesita de valor civil. Que requiere no tanto de combatientes violentos, como de militantes pacíficos. Que necesita, más que expertos en conjuras y tácticas de guerra, ciudadanos que digan a la luz del sollo que quieren y exijan sin temor sus derechos a partir del cumplimiento de sus deberes. Chihuahl1a ha sido siempre -y recientemente lo ha sido mástierra de hombres y mujeres dispuestos a dar la vida por su dignidad, por su libertad, por el respeto a sus derechos. Es tiempo de dar la vida no en un gesto momentáneo y sangriento, sino en un conjunto de acciones sin descanso, organizadas y constantes. Este es el sentido de la acción política verdaderamente a ese radicalismo les invitamos otra vez.

radical. Y

Votar y defender el voto, continuar la tarea formativa y organizativa, disponerse a cumplir los deberes y a exigir los derechos personales y sociales es el camino. Y tenemos que recorrerlo para que México sea el país que sol'laron quienes ofrendaron su vida por la libertad, por la justicia y por la democracia.

Ciudad Madera, Chlh., mayo de 1988.

282


No al presidencialismo Han llenado ustedes las calles y las plazas de su estado. Las han llenado de voluntad de participación. Las han llenado de alegría cívica y de sed de justicia. Las han llenado de democracia. De esta democracia que se alimenta de la historia y de la tradición de México, que se nutre con la doctrina humanista y libertaria de Acción Nacional. Están ustedes y está Acción Nacional aquí paradarun paso definitivo hacia la edificación de la sociedad justa y libre a la cual aspiramos. Su presencia es voz del pueblo. De un pueblo que dice con toda la fuerza de sus gargantas: queremos un México nuevo, queremos un México distinto, queremos un México solidario, queremos un México democrático. Nuestra campat'la presidencial ha adquirido un tono y un vigor inusitados. Y ha sido así porque convergen en un solo anhelo la historia de Acción Nacional, la voluntad democrática de los mexicanos y la entrega decidida de nuestro candidato presidencial, Manuel Clouthier, quien ha impreso al movimiento democrático mexicano un brío y una entereza nuevos. Es sin duda el mejor candidato. Es él quien puede y debe ser el próximo Presidente de la República. y para conseguir que la justicia, la libertad y la democracia substituyan a la injusticia, a la opresión y a la explotación, les estamos pidiendo su participación social y política. y lo hacemos a sabiendas de que competimos en condiciones desiguales y desfavorables con

283


el aparato de fraude electoral más corrupto del mundo. No obstante esto, nuestra participación decidida habrá de derrotar a este aparato más temprano que tarde. Este movimiento libertario, como ha dicho Clouthier, ya no lo detiene nadie. Y menos lo detendrá si, suceda lo que suceda, continuamos con esta voluntad y con esta decisión.

Basta de presidencialismo Que debe terminar ya el presidencialismo que ahoga a los mexicanos, ha sido en estos meses el mensaje más claramente emitido por Manuel Clouthier. Por eso no sólo estamos luchando por conseguir el mayor número de votos para nuestro candidato presidencial, sino para llenar las Cámaras de Diputados y de Senadores de mujeres y de hombres que, incluso si el Presidente de la República es de su mismo partido, cumplan con su deber de legislar, de contrapesar el poder presidencial y de someter al control del pueblo al titular del Poder Ejecutivo. Precisamente porque queremos democracia queremos diputados y senadores demócratas, comprometidos con el pueblo, independientes del Presidente y decididos a poner punto final a sesenta anos de patemalismo opresor y asfixiante. Faltan pocos días para que termine la jornada electoral. Que no baje el tono del compromiso ni descienda el nivel del esfuerzo. llenemos las urnas como hemos llenado las calles y las plazas. L1enémoslas de espíritu de justicia, de voluntad de libertad, de decisión democrática. y llenemos el gobierno de mujeres y de hombres comprometidos con la justicia social, con la libertad de educación, con la liberación de obreros y campesinos, con la equitativa distribución de la riqueza, con los Derechos Humanos, con la paz y con la democracia. Sigamos adelante. Es tiempo de que el pueblo mande. Es tiempo de que la democracia se haga realidad. Es tiempo de la justicia tantas veces aplazada. Es tiempo de que termine la complicidad y de que comience la era de la hermandad. ¡Viva México! ¡Viva Jalisco! ¡Viva la democracia!

Guadalajara, Jal., 11 de junio de 1988.

284


Unidad, sí confusión, no El vigor de nuestra campana presidencial ha inundado y penetrado toda la República. Ha generado un patológico temor en el gobierno. Ha obligado a todas las corrientes estatistas y paraguberna mentales a unificarse y a convertirse, junto con el aparato oficial, en un intento de frenar la voluntad democrática expresada en todo el país por el pueblo de México. No estoy inventando ni exagerando; lo que digo tiene como base las declaraciones mismas de quienes -enemigos hasta ayer- se ponen de acuerdo coyuntural y oportunistamente porque, según dicen, el PRI empequel'lece y Acción Nacional crece. Francamente, no puedo pensar que les preocupa el deterioro del partido oficial. En consecuencia, puedo afirmar que lo que temen es el crecimiento del PAN. Nosotros no tenemos ningún dato objetivo para creer que formaciones políticas subvencionadas e infladas por el gobierno, las más de ellas cómplices habituales del fraude electoral, se transformen mágicamente en demócratas por la firma de un acuerdo electoral. SI a la unidad Que quede claro que no es la unificación de fuerzas políticas lo que rechazamos. Por el contrario, le damos la bienvenida. Pero tenemos derecho a poner en duda si la forma y los componentes de la nueva formación van en el sentido de la edificación de la democracia. Nos

285


parece que una suma de la que forman parte elementos históricamente antidemocráticos y cómplices del gobierno, difícilmente puede ofrecer garantías de credibilidad. Frente a esta confusión, lo único claramente en favor de la democracia es Acción Nacional. Medio siglo de vida del partido -en las buenas yen las malas, remontando las complicidades de quienes hoy se presentan como nuevos demócratas- es garantía plena de ello. Estamos hoy en el mismo frente en que estuvimos ayer: por la justicia, por la libertad y por la democracia; con garantías o sin ellas. Luchemos hoy por lo que luchábamos ayer: por un sistema político fundado en el respeto a la persona humana, promotor del bien común y del diálogo. Queremos hoy lo que hemos querido siempre: que impere la ley y no la arbitrariedad; que reine la justicia y no la explotación; que el Congreso sea un contrapeso real al Ejecutivo; que la educación sea la que los padres de familia quieran para sus hijos, y no la que convenga al partido en el poder para ampliar sus mecanismos de control político. Seguiremos participando en política para que los sindicatos y las agrupaciones de campesinos queden libres de toda tutela estatal. Una historia. Una línea clara. unos principios firmes. Candidatos que responden a las exigencias populares. Programas adecuados a la realidad de México, fieles a'la historia y a la cultura nacionales. Eso es Acción Nacional desde hace casi medio siglo y eso seguirá siendo. y precisamente porque ha mantenido el rumbo es confiable y crece. No somos yuxtaposición de intereses electorales de ocasión. Por eso el pueblo sigue votando por nosotros, por eso podemos hacer una gran cadena de solidaridad cuyos eslabones son conciencias libres y talantes democráticos probados. Amigos: hemos de continuar. Hemos de redoblar el paso y el esfuerzo. Hemosde hacer concreto el ideal de justicia y libertad, de vida y de verdad que es la esencia de nuestra lucha. Hoy como ayer, mat'lana como hoy, Acción Nacional es la opción real de cambio. Y México sabe que ha de darse el cambio con Clouthier y con el PAN. México, D.F., 12 de junio de 1988.

286


Persona, pueblo y patria Una vez más, como lo hemos hecho en casi cincuenta al'los de lucha por la libertad, por la justicia y por la democracia, estamos dando los pasos postreros de una campal'la electoral. Y hoy en Culiacán, capital de este cívico estado de Sin aloa, tierra de nuestro candidato presidencial, demostramos de nuevo que el apoyo del pueblo, que la voluntad del pueblo, que el anhelo del pueblo es la democracia. Democracia queremos y por la democracia luchamos. Democracia queremos y, porque queremos democracia, vamos a votar por el candidato de la democracia, Manuel Clouthier del Rincón. Se ha dicho que Acción Nacional se desgal'lita hablando de democracia, como si todo el problema de México fuera de orden electoral. Se ha dicho que somos tan ingenuos que pensamos que la causa de todos los males de México es el fraude electoral. Es bueno salir al paso de estas calumnias y de estos disparates. Reforma personal Nunca hemos afirmado que el problema de México es únicamente electoral. Desde su nacimiento, Acción Nacional afirmó que la corrupción del Estado es nada más el signo más visible de una descomposición del cuerpo social. Que el problema de México es fruto del abandono personal de los deberes propios y de la falta de es-

287


tructuración social de los hombres y las mujeres que quieren ser fieles a su conciencia. Nunca nos ha contaminado la neurosis de la escaramuza. El partido ha convocado a las mujeres y a los hombres de México a modificar sus actitudes personales y a organizarse para modificar los diversos ámbitos de la vida social, tanto como el de la vida polítca. No somos idólatras de la democracia formal. Para nosotros la democracia es un método para hacernos más y mejores hombres. ¿Porqué? Porque la democracia es un sistema de vida y de gobierno que entraf'la la posibilidad de corregir los errores a los que, como seres humanos, estamos expuestos. Rectificar es aceptar nuestra dimensión humana. Empecinarse en el error, erigir en dogmas de fe todos los actos de gobierno es pretender que el titular del poder es dios y no hombre. Es mentir, es engaf'lar y engañarse. Por eso queremos democracia. Queremos un régimen a la altura de nuestra dignidad y coherente con nuestras limitaciones: que respete la libertad y que corrija nuestras fallas. Estas ideas sobre la democracia han sido ampliamente difundidas a lo largo y a lo ancho de la Patria por nuestro candidato presidencial, su paisano, a quien, en presencia de ustedes, quiero rendir un sincero reconocimiento y un cálido homenaje por su generosa entrega a la causa que postula, por su adhesión a los principios de Acción Nacional y por su fidelidad a las normas y programas de nuestro Partido. A lo largo de la campaf'la, Maquío ha hecho frecuentes referencias al binomio PAN-PUEBLO, al destacar la creciente identificación que se ha venido generando entre el pueblo de México y Acción Nacional. Yo quiero proponer que, más que un binomio, se pueda hablar de un trinomio: PAN-PUEBLO-CANDIDATO. El pueblo es la causa del partido y la de su candidato presidencial. Un pueblo que grita por la democracia. Un pueblo que clama por la justicia. Un pueblo que está decidido a darse libertad. Persona, pueblo y partido se reunen así para luchar hoy y seguir luchando

288


mañana y el tiempo que sea necesario para hacerde México la patria que queremos. Una patria de paz, una patria de orden, una patria de trabajo, una patria de justicia, una patria de libertad. ¡VIVA lA PATRIA, VIVA El PUEBLO, VIVAACCION VIVA ClOUTHIER!

NACIONAL,

Cu/lacán, Sin., 23 de junio de 1988.

289


J

290

sa "


Semilla y frufo Da gusto estar aquí acompanando al candidato presidencial de nuestro partido en esta ciudad que, no lo olvidamos, fue la primera capital de estado gobernada por un ayuntamiento panista, gracias a la decisión y a la voluntad de sus habitantes. En la historia de la lucha del pueblo mexicano por la democracia, el pueblo de Hermosillo ha escrito numerosas páginas bajo las banderas de Acción Nacional. Y hoy, ante ustedes, está otra hoja en blanco que seguramente llenarán con la misma entrega, con el mismo entusiasmo, con el mismo civismo, con la misma calidad democrática que escribieron las anteriores. Lo que aquí empezó como una anécdota, ahora es historia nacional. A la democracia le ha llegado su tiempo. Al libro de la libertad y la justicia le ha llegado el momento de una nueva edición nacional que tuvo su prólogo aquel día de 1967 en que ustedes se dieron el ayuntamiento que quisieron.

Entusiasmo y decisión Es hora de renovar el entusiasmo y la decisión democrática. Es tiempo de solidaridad; de esta virtud que consiste en ayudar a los demás a llevar sus cargas. Y Acción Nacional ha propuesto al pueblo de México un programa de gobierno enraizado en la solidaridad. Ha dicho que, con la participación de los mexicanos, gobernará en beneficio de quienes más tiempo han esperado justicia.

291


Los voceros del gobierno calumnian al partido y a su candidato. Mienten al decir que no proponemos programa alguno. Y, sin embargo, somos el único partido que, antes de escoger candidatos, elaboramos plataformas políticas. Si hoy los que ayer hablaban de violencia se han convertido a la democracia, al menos verbalmente, esto se debe al empel'lo terco de Acción Nacional, un empel'lo de seguir los cauces civilizados y pacíficos para conseguir el cambio político que México necesita. Frente a esa oleada incesante de mentiras y de calumnias, aquí estamos con nuestras ideas, nuestras plataformas y nuestros programas; con nuestros candidatos y nuestra historia; con nuestra fidelidad a principios bien fundados y bien cumplidos.

Siembra y cosecha Manuel Clouthier es en esta campal'la el abanderado de esos principios, de esos programas, de esta esperanza y de esta historia. A pesar de las manipulaciones informativas, de la cerrazón de los medios electrónicos;de la propagación de mentiras y calumnias, todo México sabe que es la campal'la más vigorosa de las que hoy están en curso. Y ese vigor no es fruto de la improvisación: es el fruto de casi cincuenta al'los de siembra y de hechos que el pueblo conoce. Sembramos conciencia democrática, sembramos conciencia de la dignidad de la persona, sembramos conciencia de la primacía del bien común, sembramos gobiernos municipales solidarios y democráticos, sembramos voluntad de justicia para el trabajador y el campesino, sembramos voluntad de participación desinteresada, sembramos compromisos sólo con el pueblo ... La cosecha se ve ya en el horizonte. Necesitamos que más conciencias, que más voces, que más manos acudan a este llamado y a eso les invitamos. El régimen inepto y corrupto avanza en la medida en que cada mexicano retrocede. Así que, amigos, ni un paso atrás. Avancemos con decisión, con gallardía, con la misma entrega de la que hoy nos da ejemplo nuestro candidato presidencial quien, sin duda, tiene más valor y más valores

292


que cualquier otro para encabezar esta lucha ya larga por un México cuyo gobierno esté a la altura del pueblo. De un pueblo que ha podido y podrá darse el tipo de gobierno, las leyes y las autoridades que lo sirvan. ¡Viva Sonora! ¡Viva México!

Hennoslllo, Son., 24 de Junio de 1988.

293


294


Irritación y conciencia Aqur, en esta ciudad por la que el ideal del sufragio efectivo inició su marcha hacia el resto de la República; en esta ciudad que ha dado lecciones memorables de compromiso político, de responsabilidad ciudadana y de perdón cristiano; en esta ciudad hacia la que todo México vuelve los ojos cuando se lucha por la democracia; aqur, en Ciudad Juárez, Chihuahua, quiero decir que todo México, convencido de que ya es tiempo de libertad y de justicia, exige al régimen elecciones limpias.

No a caln Aqur estamos otra vez. Aqur estamos pasando de nuevo lista de presencia en la lucha por la democracia, por la justicia y por la libertad. Aqur estamos, porque hemos decidido transformar nuestra irritación en conciencia y encarnar nuestra conciencia en actos. Aqur estamos incluso junto con aquellos a quien la violencia opresora obligó a estar flsicamente ausentes, pero cuyo recuerdo y cuya sangre no nos convertirá en hijos de Carn, sino en hombres y mujeres que, desde la convicción pacrfica, hemos optado por el camino de la hermandad para ejercer nuestros derechos y para cumplir nuestros deberes.

295


y aquí estamos, amigos juarenses, para decir de nuevo, enérgica y pacíficamente, que queremos un cambio radical para México; que queremos con toda el alma, con toda la voluntad, con toda la convicción y con toda la conciencia, una Patria en la que el gobierno sea servidor del pueblo; un gobierno que garantice los derechos humanos de todos los mexicanos; un gobiemo que sólo invoque a la Patria para convocar a la reconciliación y no para justificar odios y fraudes perversamente calificados de patrióticos.

Aquí estamos para decirle a México y al mundo que los chihuahuenses hemos dado un paso adelante y ya no queremos dar ningún paso atrás. Aquí estamos para decirnos a nosotros mismos que, como mexicanos, sólo concebimos el cambio para México hecho por mexicanos y para mexicanos. Un paso más Aquí estamos y seguiremos estando para hacer realidad la democracia. Y para lograr estas metas, nos hemos propuesto llevar al Congreso senadores y diputados capaces e independientes y, a la Presidencia de la República a Manuel Clouthier. Sabemos que la campana es sólo un paso hacia el ideal. Pero estamos decididos a dar éste Y todos los demás pasos que sean necesarios. Lo importante es que la decisión de caminar ya ha sido tomada. Lo decisivo es, amigos aquí presentes, que, pase lo que pase, no sólo no dejemos de caminar, sino que aceleremos el paso, al ritmo que Ciudad Juárez ha demostrado saber dar. ¡Viva la democracial

Cd. Juárez, Chlh., 25 de junio de 1988.

296


Sólo el pueblo salva al pueblo Damos hoy en todo México, un nuevo paso hacia la democracia. El pueblo camina hoy con nuevo vigor, con nueva decisión, con más profunda conciencia. Ha sido una ruta larga y difícil. Numerosos escollos se han interpuesto y se interp'vnen entre el ideal y la realidad, entre el sueno y su realización. Pero, como lo hemos dicho antes, ese sueno vive y no hay poder humano que lo extinga. No se podría afirmar con justicia que la secular marcha del pueblo mexicano hacia la justicia y la libertad comenzó en Chihuahua. Pero sí se puede asegurar que, a partir de 1983 y sobre todo en 1986, aquí comenzó a acelararse el paso y que las nuevas actitudes y los nuevos métodos de lucha, de presencia y de participación ciudadana adquirieron aquí dimensiones inéditas que ahora se magnifican en calidad y cantidad en todo el país. Que en los tiempos más recientes Chihuahua ha sido ejemplo y que hoy son incontables las mexicanas y los mexicanos que lo saben, que lo reconocen. y que nos exigen a los chihuahuenses seguir a la vanguardia del esfuerzo, dala entrega, en esta batalla nacional contra todo lo que niega la nación, pervierte al Estado, asfixia al pueblo y corrompe la legitimidad de la autoridad. Todo México vive en nuevo nivel de conciencia y participación que no sólo se manifiesta en la presencia de millones de mexicanos en la lucha político-social, sino, sobre todo, en la convicción vivida de la

297


propia dignidad, de la solidaridad, de la decisión de no abandonar el destino de la patria en las manos de quienes no sólo no merecen nuestra confianza ni obediencia, sino han sido pública y abiertamente repudiados por el pueblo.

Facción grotesca Esta conciencia nueva se nutre de los valores que durante casi cincuenta anos ha predicado y vivido el Partido Acción Nacional. Son los valores de la dignidad del hombre, de los derechos inalienables de la persona, de la primacfa del bien común, de la paz como fruto del orden y de la justicia sociales, de la autoridad como servicio al pueblo decidido por el propio pueblo. El régimen piensa que sólo él sabe cómo salvar a México y que está obligado a obligarnos a aceptar su proyecto. En Acción Nacional sabemos que sólo el pueblo salva al pueblo. Estas son nuestras convicciones y éstas son las ideas y los principios, los valores y la tradición que inspiran a nuestro candidato presidencial Manuel Clouthierdel Rincón. Y hoy, amigos y paisanos, convergen y se anudan la historia y los anhelos del pueblo, los de Acción Nacional y los de su abanderado. La única vertiente de la historia de México que no quiere llegar a la cita con la democracia es la historia grotesca y sangrienta de la facción en el poder.

Truco vergonzoso Esta facción quiere que su historieta la aceptemos como historia nacional, que sus muecas las asumamos como gestos patrióticos, que su pequenez la tomemos por la grandeza de toda la Patria. Nosotros sabemos que esa máscara -confeccionada con despojOs a la nación, violaciones de los derechos humanos, prepotencia, fraude electoral, represión y mala propaganda- no es el rostro de la nación ni e: .;uerpo de la Patria. Y ya no aceptamos ese truco vergonzoso. Poreso hemos luchado, por eso estamos en campana y por eso continuamos luchando.

298


Chihuahuenses: la facción en el poder no tiene derecho a ofrecernos su pasado como futuro de todos. El futuro de México está en estas conciencias renovadas, en estas manos nuevamente levantadas, en estas voces nuevamente alzadas para decir las antiguas palabras: libertad, justicia, democracia. Que estas palabras, dichas y vividas, sigan siendo el centro del civismo de Chihuahua, que se transformen en actos, que se hagan votos y defensa de la voluntad popular, y que lleguen -con Manuel Clouthier- con nuestros candidatos al Senado y a la Cámara de Diputados, al Congreso y a la Presidencia de la República. Chlhuahua •.Chlh., 26 de Junio de 1988.

299


300


Proponer el futuro, crear la esperanza Sean todos bienvenidos a esta sesión a todas y a todos les agradezco su presencia. No quiero abundar en la gravedad de la circunstancia que nos congrega ni en la seriedad con que debemos abordar los asuntos que hoy serán puestos a nuestra consideración. En las mentes y en las conciencias de todos, esto ya es no sólo una realidad presente, sino un imperativo preciso. Quiero comenzar ante esta intervención con un acto de justicia. Quiero reconocer públicamente ante este Consejo Nacional como Presidente del Partido, como panista, como mexicano y como amigo el trabajo denodado, entusiasta, generoso hasta medidas poco vistas, abnegado, eficiehte y alegre de quien recibió del partido mismo el pasado encargo y la gran responsabilidad de abanderar la campal'la federal, ellng. Manuel Clouthier del Rincón. Su vigorosa personalidad, su capacidad de comunicación, su liderazgo social y polrtico, el equipo de campal'la que logró reunir y entusiasmar, su disposición a darse a la causa de México y a la candidatura, su sentido de disciplina en relación con la dirección del partido, su esprritu de diálogo y su capacidad de convocatoria generaron la campal'la presidencial más movilizadora y más fructífera en victorias del pueblo que haya podido dar Acción Nacional. Gracias

301


a él, el partido ha dado un paso cualitativo importantísimo: hoy, cualquierfuerza polftica que quiera actuar en el país, tiene que buscar -y busca- el aval moral y político del PAN; hoy somos ya no un partido de votantes, sino un partido de militantes. Hoy, somos un partido que contra en sí mismo, que llama y es escuchado, que ha tomado la calle, que puede limpia y serenamente negociar con sus adversarios, que se perfila como el único partido verdaderamente moderno de México y, a pesar de sus limitaciones, como el partido mejor organizado y más coherente, congruente y unido del país. Por t6do esto, recibe, Manuel, nuestra gratitud, nuestra solidaridad y nuestro reconocimiento fraternos, militantes, amistosos. Los cambios que ahora México y Acción Nacional viven, se deben en parte relevante a tí. México, Acción Nacional y tú tienen que dar juntos todavía muchas batallas. Y creo que todos queremos que estas luchas, en un contexto y en una actitud nuevos, nos sigan encontrando juntos, animados por los principios del humanismo solidario y democrático que son el alma de Acción Nacional. IGracias, Maquío! Signos

históricos

Quisiera ahora pasar al análisis reflexivo del momento que estamos viviendo y que considero en la historia de México. no voy a reiterar el anecdotario del fraude electoral. Quiero sí, buscar en un conjunto de vestigios, el sentido de lo que está sucediendo. Creo que el mayor peligro que hoy se corre, al reflexionar sobre la situación dinámica que vivimos, estriba en ahogarnos en el más infinito de los datos. Por eso prefiero hacer sólo una referencia limitada a las anécdotas, e intentar detener los signos significativos verdaderamente históricos, lo que permiten ver hacia adelante. No voy a referirme -otros lo harán- a cifras electorales. Diré sr, que las condiciones de irregularidad en que se desarrolló el proceso que todavía no termina, pero cuyos rasgos fueron especialmente notorios el pasado día 6, generan opiniones encontradas. La razón de esto estriba en que esas irregularidades difícilmenten permites cuantificar el fraude. Me parece, por lo tanto, más sensato preguntarme por qué votaron quienes realmente lo hicieron. Esta reflexión nos permitirá

302


••

.. i

esbozar el sentido de la voluntad de quienes sufragaron, pese a que, como todos sabemos, el índice de abstención fue más elevado de lo que todos supimos.

Situación critica La campana electoral y las elecciones se dieron en el marco de una situación crítica por más de una razón. Crítica, porque la economía del país llevaba y lleva más de quince anos de deterioro. Crítica, porque el proceso de disgregación del aparato corporativo del poder se mueve de manera uniformemente acelerada. Crítica, porque se manifestó y consolidó la ruptura, el desquebrajamiento del grupo en el poder. Crítica, porque lo que antes podía ser aglutinado porel poder mismo va dejando de serlo. Crítica, porque el descontento y la conciencia creciente se manifestaron con más claridad y decisión. Crítica asimismo, porque la autoridad formal ya ha perdido toda credibilidad y toda autoridad moral. Crítica, porque la neurosis del grupo en el poder se manifiesta en miedo, cinismo y violencia; en ilegalidad e impunidad, en desobediencia incivil. Ante esta crisis generalizada, los mexicanos que votaron lo hicieron -a pesarotal vez precisamente envirtudde esta acumulación de contradicciones- por un cambio. ¿Qué cambio?

El cambio querido En primer lugar incluso a partir de las cifras oficiales, puede afirmarse que ese cambio tiene que ver con la voluntad de poner fin a la época del partido hegemónico, por votos o por fraudes dueno de una mayoría absoluta. Esto ha terminado. Si el sistema sólo se atreve a atribuirse tres décimas porcentuales más del 50% de los votos oficialmente computados, quiere decir que ya no cuentan con la mitad más uno de los votos de los mexicanos. Y significa que los mexicanos votamos por una forma política, muy modema, por cierto, que es de las mayorías relativas y que deseamos el pluralismo, el contrapeso del poder, las políticas gubernamentales negociadas y concertadas.

303


11

ji

a

Ninguno de los tres candidatos hubiera logrado ni logró la mayoría absoluta. Esto abre una era política nueva, si queremos reconocer la expresión de la voluntad popular. Los que votaron, votaron por el futuro, repudiaron el pasado, y nos están indicando que quieren que sus políticos de todos los signos y tendencias, den los pasos necesarios para que el futuro sea posible y no haya regresos al pasado por parte de ninguna de las tres fuerzas políticas reales que actúan en el país. Creo que este es una sorprendente novedad que nos muestra una realidad político-cultural sumamente compleja y difícil, que desafía a la imaginación e invita a la esperanza. Responder a esta voluntad popular moderna -expresada, repito, por quienes realmente votarones un deber moral y político por omisión, especialmente cuando la voluntad popular es que se comience a dar nuevos pasos, originales y prudentes, audaces y sensatos, hacia ese futuro que es el régimen democrático real, hecho de matices en el lenguaje y en las propuestas, en las alianzas y en los acuerdos políticos o legislativos.

Situación Inédita

Estamos en una situación inaugural, inédita, movilizada y atrapada por el régimen democrático -deseado y promovido por nosotros mismos durante tantos anos- y cada vez más posible y probable. Hay que empujar en ese sentido. Acción Nacional, desde la fuerza que ha logrado, desde la fuerza que ya somos, desde la autoridad moral pero no inerte que hemos logrado constituir, tiene que atreverse a proponer un nuevo comienzo a través de una nueva actitud. Si México ya es otro, a este México diferente debemos dar respuesta. Nos toca, sin precipitaciones ni candores, eliminar desconfianzas, superar rigideces y maniqueísmos, asumir la realidad política en toda su nueva y rica complejidad. Retraemos, cerrarnos al diálogo y a las posibilidades de encontrar caminos comunes con otras fuerzas políticas, sería desoir la voluntad de esa mayoría de oposición que, por diversos cauces y desde diferentes horizontes, quiere que demos los pasos hacia el México de mana na. Los orígenes democráticos de

304


regímenes como aquellos de los que hoy gozan Venezuela o Espana están en pactos pragmáticos incluso entre adversarios radicales, con vistas a que unos y otros puedan, con base en nuevas normas, construir el país que el pueblo quiere. Esto no es renunciar a las identidades, ni entregar el alma; es crear las condiciones políticas para que esas identidades puedan competir lealmente y desarrollarse compitiendo, y en la competencia y el desarrollo hacer vida real la democracia. Proceder de otra manera no sólo es desalentar al pueblo que se ha movilizado en favor del cambio, sino que podría ser incluso traicionarlo y aplazar una vez más el futuro por el que mayoritariamente votó. Tenemos que hacer nuestra la certidumbre de que México puede ser transformado. Otro Pals

Amigos, tengo la convicción de que vivimos ya en otro país y de que todo está por hacerytodo puede hacerse. Acción Nacional se ha distinguido por el genio previsor de sus fundadores y de sus más lúcidos políticos. Tenemos que ser capaces de proponer el futuro. Tenemos que ser capaces de dar los pasos necesarios para proponer el futuro y para edificar el futuro. Y este futuro nadie puede ni proponerlo ni disenarlo, ni realizarlo 0010. No lo puede hacer el régimen, no lo podemos hacer ninguna rle las fuerzas de oposición aisladas. Para eso son necesarios algunos cambios de mentalidad, de actitud, de lenguaje y de modos de actuar. Seamos concientes de que estos cambios son especialmente necesarios en un partido como el nuestro que, para bien o para mal, se ha convertido en el fiel de la balanza política nacional. No al monopolio Yo diría que, para comenzar, debemos renunciar a la idea de que tenemos el monopolio de la oposición polftica en México. Hay otras fuerzas reales de oposición con relevante apoyo popular. Anadiría que tenemos que empezar y a actuar junto con todos los que quieren y requieren que las reglas del juego político de México cambien.

305


Agregaría que, en relación con estas fuerzas, tenemos que buscar los puntos de coincidencia en relación con el futuro por el que la mayoría de los mexicanos sufragó, sin pretender la unanimidad, pero buscando el consenso negociado, razonable. Diría además que tenemos que actuar concientes de que ni las personas ni las instituciones cambian totalmente de la noche a la manana, pero dispuestos a crear las condiciones que alienten el cambio. La política, en los países que nos muestran de algún modo ese futuro democrático que queremos, no es el ámbito del todo o nada ni de las racionalidades en guerra santa, sino el ámbito del avance gradual y verificado de lo razonable, en diálogo. Tenemos que ser capaces de negociar y aceptar fórmulas de transición, parciales y provisorias. Tenemos que buscar los comunes denominadores mínimos con quienes quieran la democracia. Tenemos que ser capaces de convencer si queremos vencer, y de generar el apoyo populara nuestras posiciones para que, como decía Maritain, la justicia, el bien y la verdad no queden inertes y débiles. Hay que promover el inicio de la unidad nacional nueva que permita que nunca más se pueda sospechar de la legitimidad del gobierno nacional. Hay que apoyar formas de actuar entre diferentes, para que los diferentes podamos seguir viviendo y conviviendo en el país que es de todos y que votó por serlo.

Creo que, a punto ya de cumplir 50 anos, el partido ha logrado que el ideal democrático y la meta de la democracia política, pasen a formar parte de la cultura de millones de mexic(1,..lS. No olvidemos que, en esta mutación fundamental, no sólo somos pioneros, sino constantes protagonistas y promotores. La voluntad democrática que hoy se ha manifestado y sigue manifestándose, es fruto fundamentalmente de la labor paciente y tenaz de siembra intelectual y política del partido. Quienes hemos luchado por el manana contra el arcaísmo antidemocrático, faccioso, unanimista y criptototalitario, no podemos ahora volver la mirada atrás. Nosotros propusimos hace 49 anos lo que hoy se ve cada vez más cercano. Caminemos hacia allá. Es tiempo de cosechar primicias y de abonar el campo para que crezcan hemosas las espigas.

306


No quiero terminar sin decir que, para proponer el futuro, Acción Nacional tienen que pensar en su propio presente. Tenemos que multiplicar el trabajo formativo, reflexivo, organizativo y socio-político. Tenemos que fortalecer cuadros municipales, estatales y nacionales. Tenemos que contar con políticas de primera línea, con intelectuales convencidos de nuestra doctrina, con legisladores capaces de aplicarla, con militantes dispuestos a salir a la calle, con dirigentes que despierten la confianza del pueblo, con gestores que respondan a las necesidades de los más pobres, con especialistas en la negociación y el diálogo con los adversarios mismos, con jóvenes dispuestos a dar la batalla en escuelas y universidades, en foros y academias. Tenemos que damos los medios materiales para ser el partido moderno que México exige. Tenemos, amigos, que ponemos a trabajar en serio si queremos que México se llame un país en el que la dignidad de la persona tenga puesto eminente, el bien común tenga primacía sobre el individuo o de grupo, la solidaridad sea la norma de la vida en común y la subsidiaridad el modo en que se organice la solidaridad, para que haya justicia, para que haya libertad. Tenemos que ir hacia aquellos mexicanos que sufren más y han esperado por más tiempo. Tenemos no sólo que hacer nuestro el dolor de estos mexicanos, sino ser capaces de poner en marcha los instrumentos legales, económicos, sociales, políticos y culturales que logren lo que quería Gómez Morin: evitar el sufrimiento que depende de los actos y omisiOnes de seres humanos. No olvidemos que la mayoría de los mexicanos, esa que no votó, está constituida sobre todo por quienes están al margen de la educación, de la prosperidad, del bienestar, de la seguridad social, de la justicia y hasta de la vista de quienes somos minoría frente a ellos.

Crear la esperanza Tenemos que crear para ellos, e incluso para los otros, la esperanza. Crear la esperanza es pensar y hacer cosas que tengan sentido, que sean propuestas volcadas hacia el futuro. Construyen la esperanza los hombres y las organizaciones que edifican o colaboran en la edificación de conceptos, normas e instituciones válidas para manana. No estoy convocando a sonar el futuro, ni a ver ¡il porvenir

307


como un sueno, sino como compromiso lleno de sentido y de fecundidad ya desde el presente. Esta es la verdadera fidelidad a la persona humana, a la nación y al partido. De aquí ha surgido su creatividad cincuentenaria, de aquí ha nacido su fidelidad a la verdad en tiempos de falsificación, a la justicia en las horas de la injusticia, a la libertad en tiempos de sumisión; de aquí ha de surgir la mirada de horizontes en estas horas que, para algunos, son de tentación apocalíptica, de tendencia hacia la estrechez de miras, de miedo al porvenir. Permítanle a un hombre que ya no es físicamente un joven, crear y proponer a su partido hacer hoy un acte de juventud que ofrezca a los menos viejos la oportunidad y el espacio para ver con entusiasmo hacia adelante. Yo me alegro con lo que ahora comienza. Me alegro desde el fondo del alma e invito a Acción Nacional, a través de ustedes, a ser fiel a la voluntad de cambio de los mexicanos; a medio siglo de haber propuesto el futuro, dispongámos a dar los pasos para que el México que anunciamos y que hemos ayudado a gestar nazca, crezca y viva. México, D.F., 23 de JuliO de 1988.

308


Tresaños de la vida Les extiendo a todos la más cordial bienvenida. Gracias por acudir al llamado del Comité Ejecutivo Nacional, que les ha convocado a esta reunión que, pensamos, será de gran importancia para el futuro del país y del partido. Estamos siendo testigos y protagonistas de interesantes y decisivos cambios en la vida política de México. Y en esta circunstancia, destacan por su importancia y trascendencia ei Colegio Electoral que ha de instalarse el lunes que viene y la Cámara de Diputados que formará parte de la L1V legislatura.

Sentido de pertenencia Quienes han sido co'nvocados a esta reunión serán, en su inmensa mayoría, diputados federales y muy probablemente integrantes del Colegio Electoral. En uno y otro caso, cada uno de ustedes y todos en conjunto son eslabones de una larga cadena que empezó a engarzarse en 1939, hace casi medio siglo, cuanQo un grupo de mexicanos notables por su talento y su amor a la patria decidió fundar el Partido Acción Nacional. Es cierto que cada eslabón vale por sí mismo, por su calidad individual puesta al servicio de México y de la causa de Acción Nacional. Pero no lo es menos que el mejor eslabón, desvinculado de la cadena, es prácticamente un objeto decorativo, Evidentemente, cada quien, vale por lo que es, pero si aceptamos

309


participaren este esfuerzo comunitario, lo que hace posible los logros definidos en común y buscados en común es el sentido y la vivencia plenos de la pertenencia a la institución. Los grupos humanos compuestos por individualidades definidas, como lo es éste, se encuentran naturalmente sujetos a fuerzas centrífugas que, si son animadas por la vanidad, la soberbia, el egoísmo o el interés exclusivista, se convierten en impulsos disolventes. No debe escapar a una reflexión inicial, el día de hoy, esta realidad, esta propensión del ser humano falible. Lo sabran los fundadores de Acción Nacional cuando alertaron al partido naciente sobre estos datos. Nos ensenaron que nadie puede venir honestamente al PAN a cultivar su propio huerto y que las naturales diferencias entre inteligencias deben superarse por la unidad de las voluntades, por la solidaridad de los corazones que buscan el propósito común. Esto se llama concordia, eje de la convivencia entre hombres. No lo olvidemos. Lo que no supla la buena voluntad, lo que no ponga el corazón, a veces no lo puede poner o suplir ni siquiera el mejor de los talentos. La concordia En la concordia, toda coordinación de grupos humanos es posible y fructífera. Y toca a quien coordina ser promotor y ejemplo de tal concordia. Por eso, oido el parecer de la mayoría de ustedes, he nombrado coordinador del Grupo Parlamentario del Partido, tanto para el Colegio Electoral como para la Legislatura, a un hombre de amplia experiencia parlamentaria que, además, supo empunar con energía y amplitud de miras el timón de Acción Nacional en uno de los más difíciles momentos de la historia del partido, ya quien ustedes conocen porque es el Secretario General de nuestro Comité Ejecutivo Nacional y ha ocupado cargos de dirección partidista durante muchos anos: el Lic. Abel Vicencio Tovar. Para él pido de ustedes lo mismo que, como Presidente de Acción Nacional, yo le otorgo sin reticencia alguna: su adhesión, su confianza y su disciplina plenas. Sé que para él la carga no es ligera, pero sé asimismo que, con ustedes, será llevadera y producirá los frutos que México y el partido tienen derecho a esperar y a exigir de la diputación de Acción Nacional.

310


Esta diputación, amigos, será la más numerosa de la historia del Partido. Este logro es también el resultado del trabajo de millones de mexicanos que merecen nuestra entrega sin fronteras. Es la diputación que juzgará el más importante de los papeles en la circunstancia política de la patria. El pueblo de México ha votado por el cambio y su voto ha convertido al PAN en el fiel de la balanza política del país. Los mexicanos han demostrado querer un México nuevo, pluralista, democrático, moderno. A pesar de todas las irregularidades del proceso electoral, se dibuja una voluntad clara de diálogo nacional, de concertaciones, de acuerdos, de equilibrio de poderes, de justicia social, de reforma legislativa que garantice una convivencia civilizada y razonable entre quienes en muchos aspectos somos diferentes. La diputación panista tiene que ser ejemplo y guía para los mexicanos que todavía no se comprometen con la democracia; tienen que ser la imagen tangible del futuro y de la esperanza por lo que millones de mexicanos votaron el pasado seis de julio; tienen que mostrar como, desde la afirmación vigorosa y explícita de la propia identidad, es posible encontrar con otros mexicanos de diversa identidad caminos para que transitemos todos sin violencia, sin prepotencia, sin complicidades. No temamos al diálogo. Ninguna transición hacia la democracia plena se da sin él.

Un partIdo pionero No es totalmente nuevo este espíritu en el PAN. Por el contrario, Acción Nacional ha sido el partido que ha abierto camino en esta materia. Incluso las tradiciones a la buena fe por parte de algunos adversarios -que debe ensenamos a ser prudentes- son acicates para insistir y no frenar en el avance. Adolfo Christlieb marcó en este sentido nuevas rutas y cada diputación del PAN ha hecho sus propios intentos de acuerdo con sus propias circunstancias. Tenemos que aprender de nuestra propia historia. Por eso están aquí algunos diputados salientes para acompanarnos Y enriquecer con su experiencia esta reunión. A todos ellos, -nuestros diputados de la L111 legislatura- gracias y reciban mi reconocimiento por sus esfuerzos y por su desempeno en la ardua labor durante tres anos.

311


Se espera de este nuevo grupo tarea trascendente para el partido. No sólo en el importantfsimo ámbito de las tareas de Colegio Electoral ya inmediatas y en el de la legislación próxima, sino también en el crecimiento y la vigorización del partido en todo el país. Esto es tan grave y tan importante, que me atrevo a decirles que, quien en conciencia crea y sienta que no puede con el trabajo que ha de exigírseles, todavía está a tiempo de reconsiderar su decisión de asumir el cargo. Déjenme series muy franco, senaladamente franco: no se es diputado para resolver problemas personales de índole económica, de vanidad, de cobro de supuestas facturas al partido; no se es diputado para recibir una beca o tener flacas ventajas: se es diputado para darle a México y al partido tres anos de vida. Tres anos, por cierto, en que muy probablemente se va a jugar el destino de la Patria como nación soberana democrática. Y el partido les va a exigir que así sea. Grave responsabilidad La probable composición de la Cámara no permitirá al grupo en el poder hacer, atenido a su sola fuerza, reformas constitucionales para las que se requiere mayoría de dos tercios de los diputados presentes en una sesión. Esto, que es un avance notable para el pueblo de México, implica una muy grave responsabilidad. Las ausencias de los diputados a las sesiones pueden tener efectos lamentables. Bien sé que hay ausencias justificadas. Pero también sé que a veces hay faltas injustificables. y ahora éstas pueden tener consecuencias desastrozas. Esta circunstancia -la de que no hay grupo que cuente por sí solo con los dos tercios de la diputación- abre un capítulo nuevo en la vida parlamentaria del México postrevolucionario. Creo que puede decirse que vamos a dar los primeros pasos en la ruta hacia un verdadero parlamentarismo. Si Acción Nacional, cuando esto era apenas un sueno, supo estar a la altura de las circunstancias, ahora no debe ni puede quedarse por debajo de las excepctativas de los electores.

312


Cumplimiento escrupuloso No quisiera parecer injustificadamente drástico o rígido. Pero estoy convencido de que las circunstancias exigen al Presidente del partido hablar con franqueza, claridad y serenidad. Queremos que la diputación del PAN sea escrupulosa en el cumplimiento de sus deberes legislativos, políticos y partidistas. Queremos que maneje sus asuntos con rigor. Queremos que administre sus recursos con eficiencia y transparencia. Queremos que informe puntual y precisamente de sus labores. Es inconcebible que la diputación sea una entidad paralela al partido e impensable que pretendiera erigirse en grupo de presión sobre el partido: está al servicio del pueblo de México a través del partido, de la doctrina del partido, de los estatutos del partido, de los reglamentos del partido, de la plataforma del partido, de los organismos directivos del partido. Y la presidencia es responsable ante el partido de que así sea y asumirá plenamente esta responsabilidad a través del coordinador. Hago los mejores votos porque los trabajos de esta reunión sean fructíferos y porque, desde este momento, reine entre ustedes la camaradería castrense, la concordia, la alegría y el entusiasmo, aunados a la seriedad y el espíritu de entrega que debe caracterizar a este importante grupo. El México por el que votaron los mexicanos así lo demanda y estoy seguro de que ustedes lo saben y de que quieren ser los protagonistas decisivos de la construcción del país que todos queremos para nuestros hijos.

MéxIco, D.F., 12 de agosto de 1988.

313

,


314

,


Identidad, pluralismo, democracia Vive el país un momento difícil. Comienza a definirse un nuevo rumbo. Las elecclones del pasado seis de julio han marcado un hito en la historia de la nación. Vivimos un momento crítico, uno de esos tiempos en que se define si una persona o una patria avanza hacia formas nuevas y superiores de convivencia o si, para su desgracia, retrocede a modos inferiores de vivir en común. No subestimamos los peligros y los riesgos, pero tampoco padecemos la obsesión de la catástrofe ni del fatalismo. No es tiempo para el temor, sino tiempo para la esperanza. Cuando un hombre o una comunidad humana quedan paralizados por el miedo al futuro, acaban por atraer en su inmovilidad los peligros mismos a los que temen. Por el contrario, cuando las personas y los grupos humanos se abren a la esperanza, encuentran en sí mismos la energía para superar los escollos, vencer los obstáculos y conjugar los peligros. Acción Nacional, sus militantes, sus dirigentes y sus candidatos y muy en especial su candidato a la Presidencia de la Repúblicarecogen hoy el desafío de la esperanza y se niegan a sucumbir al temor paralizador. Nunca ha practicado el PAN una política de omisión. Por el contrario, desde su nacimiento apostó por el futuro, proclamó su esperanza y corrió los riesgos de la acción orientada por sus sólidos principios doctrinales, redicalmente diferentes de los del colectivismo socializante y de los del capitalismo egoísta. Su actuación en la vida pública de México es expresión política de un pensamiento que reconoce las dimensiones material, éspiritual y

315


social del hombre, sólidamente unidas en el núcleo y el fin de la actividad política que es la persona humana con cuerpo que se debe alimentar y alma que se puede salvar. Para nosotros, no hay transacción posible ni pensable en estas materias. Nunca, ni ayer ni hoy hemos ni hablaremos de renunciar ni de disimular ni de esconder nuestra identidad doctrinal y política. Ella es la raíz de este árbol cuyos frutos se multiplican hoy y nutren la conciencia y la acción de millones de mexicanos, que, fielmente vinculada a esta visión del hombre yde la política, aspiran a colaborar en la edificación de unpaís en el que estas convicciones tengan carta de ciudadanía y puedan desplegarse libremente. NI confusión, ni estatismo Somos y seremos distintos de la confusión ideológica que se etiqueta de priismo. Somos y seremos distintos de corrientes y actitudes que, contra toda la experiencia histórica, sigue idolatrando al Estado como a un dios ante el cual debe inclinarse la dignidad eminente del hombre. Con esta nuestra propia identidad, vivimos en un país en el que también viven y tienen que poder vivir mexicanos que no piensan como nosotros. Y he dicho que tienen que poder vivir, porque desde que nacimos, nos comprometimos a asumir la democracia con todas sus consecuencias. y asumir la democracia con todas sus consecuencias significa aceptar que en México conviven y convivirán con nosotros quienes no piensan como nosotros no quieren para el país lo mismo que queremos nosotros. Asumir la democracia es, desde nuestra identidad, cooperar con todos lo que, iguales o diferentes, quieran un México plural en el que todos quepamos y podamos competir equitativamente en convencer a otros y construir mayoría para gobernar. Por este futuro democrático votamos los mexicanos el 6 de julio. Contra el futuro y por el pasado actuaron autoridades electorales para despojar a Acción Nacional y a sus candidatos de legítimos triunfos. A muchos parece paradójico y a algunos hasta peligroso que defendamos, junto con quienes son en otros campos adversarios

316


nuestros, la legitimidad del sufragio, la vigencia del Estado de Derecho y la legalidad del proceso electoral. Opinan, unos de buena fe y otros por temor, que hacerlo es apoyar la tesis, los programas y las intenciones de esos adversarios. Nosotros creemos que la democracia no sólo se defiende cuando el voto favorece a los propios candidatos. Se defiende siempre. Y, si bien sabemos que muchos que ahora se pregonan demócratas no lo hicieron así cuando hubo despojos contra Acción Nacional, nosotros hemos defendido siempre ese principio y esa línea.

Porvenir de México. Por otra parte, sabemos que la política tiene fines prácticos. Que su finalidad es organizar razonablemente la vida en común de manera que las personas y los grupos sociales puedan desarrollarse sana y plenamente. Y no podremos avanzar hacia la democratización del país más que buscando esos terrenos comunes para la edificación en común de nuevas reglas del juego político, que impidan para siempre que se dude de la legitimidad de la autoridad, como se duda ahora en virtud de las irregularidades sin fin de un proceso cuya anulación estamos exigiendo con el apoyo firmado de millones de' mexicanos. Y esto no es apoyo a la violencia, sino vigorosa y pacífica lucha para evitar que la desesperación conduzca por senderos vio. lentos a un país cansado de corrupción, de fraudes y de mentiras, de injusticia y de prepotencia. No ha de ser el PAN el que se inmovilice portemor. Seguiremos siendo avanzada democrática y porvenirpara México.

.•

I

Acción Nacional sólo tiene compromisos con el pueblo. Acción Nacional quiere ser comunidad que tiene claro su ser y por ello es capaz de dialogar con quienes sostienen puntos de vista diferentes al suyo. Acción Nacional quiere democracia para México, es decir, para todos los mexicanos. Acción Nacional será eso, acción y no omisión. Acción Nacional no se traicionará a sí mismo ni a sus raíces, y tratará de seguir ganando para su causa, en el diálogo y la acción, a cada vez más, mexicanos. iViva la democracia!.

México, D.F. 14 de agosto de 1988.

317


INDICE Presentación Radicalización de Acción Nacional Espacio del pueblo Nuestro lugar Rostro, manos, voz y actitud de Acción Nacional La fortaleza de la verdad Principios comunes, destino común Preparar el futuro El que sembró Etica y política: un drama de libertad Nobleza y generosidad Un ideal que se concreta La opción fundamental Siembra de esperanza Dónde empieza la democracia Por la patria, desde la provincia La democracia que queremos Ni determinismo marxista, ni determinismo del libre mercado De la semilla a la espiga La necesaria unidad Una sola historia Panistas por exelencia El ideal que unifica La herramienta del cambio Presencia ejemplar Movimiento incontenible México sigue avanzando Hacer la democracia Herencia de responsabilidad Vida CÍvica Raíces espirituales Unidad y diálogo

318

3 5 12 14 16

20 24 27 32 35

40 42

44 48 51 54

5763

67 70 75 78 81

84 -

88 92

96

99 102

105 107 110 ~


••

Vivir dignamente 113 Contra la perversión moral 117 Un pueblo victorioso 122 El don de la patria 125 Una fuerza tranquila 132 La alternativa de la esperanza 136 Voluntad de vivir 142 Culto a la memoria 144 Mensaje navideflo 147 Política, espíritu y sociedad 149 La voz de México 157 Talante democrático y patriótico 160 ¿Qué democracia queremos? 164 Juventud: presente y futuro 168 El privilegio de servir 170 Ni académicos, ni activistas 172 Neutrosis política y desobediencia incivil 176 Lluvia, sombra, resurrección 183 Respeto a los derechos 186 Por el derecho a la información 188 Lo nuevo es la verdad 191 Impulso irrefrenable 195 El último recurso 199 Que se aplique la ley 202 Ciudadanía decisiva 206 Las plazas cívicas 210 Decisión renovada 214 El municipio en las raíces 218 Un solo renglón 221 Voz, vida y sangre 234 No estamos en venta 238 Seguridad y confianza 241 El futuro: participación 244 Escuela de responsabilidad 246 Democracia o perversión 250 La hora de los pueblos 254 La savia del Sur 258

~ \

319


Libertad y dignidad Confiar en el pueblo Razón de la lucha Ya es tiempo Por los trabajadores, Nuestro radicalismo No al presidencialismo Unidad, sí; confusión, no Persona, pueblo y patria Semilla y fruto Irritación y conciencia Sólo el pueblo salva al pueblo Proponer el futuro, crear la esperanza Tres años de la vida Identidad, pluralismo, democracia Indice

261 265 269 273 277 281 283 285 287 291 295 297 301 309 315 318

Esta obra se terminó de imprimir el 1 de octubre de 1988 en los talleres de E.P.E.S.S.A. calle 15 número 7, Col. Moctezuma, 2da. Sección con un tiraje de 3,000 ejemplares.

320


Este libro - que es un homenaje amistoso y fraterno en su cumpleaños numero 69-, recoge la ruta hacia el fondo que él recorre y hace recorrer siempre a quienes lo escuchamos. Son todos los discursos que, de febrero de 1987 a agosto de 1988, ha pronunciado el Presidente del Partido Acción Nacional en diversos lugares y circunstancias de la Patria y del PAN. Lo meramente accidental que en cada uno de ellos hay no oculta en ningún momento lo esencial, lo que tiene que ver con la raíz, lo radical. Aquello en que se asienta la autoridad moral de que merecidamente goza Luis H. Alvarez tanto dentro como fuera de su partido que es el nuestro.

Carlos Castillo Peraza

, ,' "

f]! EPESSA

I

Memoria y esperanza  

Discursos de Luis H. Álvarez

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you