Page 1

FRESNILLO QUERIDO PRENSA LIBRE www.fresnilloquerido.com Contacto: luishersa@hotmail.com

GÉNESIS DE LA DERROTA DEL PRD (Apuntes para una Alternativa) Décima Primera Parte LOS VIENTOS DE UNA TORMENTA AJENA “Y, AHORA… ¿QUIÉN PODRÁ SALVARNOS? EL PUEBLO PUEDE SALVAR AL PUEBLO? POR: MOCTEZUMA LONGORIA, Benjamín Desde antes del calendario electoral, los partidos políticos carecían de una amplia y sólida estructura (ideológica, política y, sobre todo, orgánica) propia. Aparecía menos evidente en el partido que hasta el 6 de julio gobernaba Zacatecas y municipalmente en los partidos gobernantes. Esta apariencia se ocultó en el despliegue de una estructura de gobierno que hacía las veces de partido. De hecho, el panismo es el partido que podría asegurar un listado más estable y confiable de miembros, pero la condición de empadronamiento no se desdobla automáticamente en efectiva militancia y en estructura partidaria pues, en nuestro estado, en ese partido existe una tradición y una actitud doctrinaria, fanática y sectaria que, al no lograr superarse, impide su masificación hegemónica. Por su parte, el PRI había dejado de funcionar como partido desde el mismo día en que perdió el poder político estatal. Aunque mantuvo vivos algunos comités seccionales, la desatención no permitió que se renovarán, ni que les llegaran aires frescos respecto a una nueva situación, una nueva actitud. Sus ininterrumpidos 70 años de partido gobernante no le ha permitido la germinación de una vocación opositora. Por eso, al no poder asumir el rol opositor, simplemente quedó a la deriva hasta que es alcanzado por los vientos de una tormenta ajena que lo encaminan a retomar un rumbo que no


FRESNILLO QUERIDO PRENSA LIBRE www.fresnilloquerido.com Contacto: luishersa@hotmail.com

tenía, y que localmente le son inéditos, porque ahora será un gobierno con pocos priístas y un partido que tiene que definir si acepta entre sus filas a sus antiguos detractores. Desde que el PRI perdió el poder político estatal, y más con la pérdida del poder político nacional, la ausencia de intelectuales priístas locales fue otra limitante a la reflexión, a la autocrítica y a la redefinición de rumbo orgánico, ideológico y político, por lo que, en Zacatecas, ese partido simplemente invernó cumpliendo con altibajos los calendarios electorales y, así, evitó su extinción. En nuestro estado, el PRI vegetó durante 12 años, hasta encontrarse con una coyuntura nacional que, al conjuntarse con los errores y antagonismos políticos del grupo gobernante, le permitió ser refugio y canalización de los múltiples conflictos que se dieron en el seno de la misma “clase” política que gobierna. Y, al propio tiempo, punto de confluencia del reclamo social. Es decir, se ha dejado conducir por los vientos y la avalancha de una tormenta ajena. Estos vientos, personificados en cuadros de la clase gobernante, asumieron el papel fundamental de dirección políticoelectoral y el PRI estatal “prestó” el registro partidario y la formalidad directivo-administrativa y estructural. El papel del PRI nacional fue de coadyuvante con cuantiosos recursos financieros, en logística electoral, publicitaria, con brigadas de otros estados de la República y con la presencia de importantes cuadros de la política nacional. El resto de los partidos carecen de estructura amplia y sólida, por lo que se han limitado a subordinarse a partidos más fuertes y convivir satelitalmente para poder acceder a espacios electorales y administrativos que les permitan posesionamientos graduales y financiamiento gubernamental para sus miembros. De otra manera, los partidos “satélites” (dicho con todo respeto, pero por el papel que cumplen), centraron sus propósitos en asegurar “empleo” político a su anémica militancia. Y, al resolver el problema de sobrevivencia, garantizar la cohesión de sus miembros, disminuyendo el costo financiero de sostenerlos.


FRESNILLO QUERIDO PRENSA LIBRE www.fresnilloquerido.com Contacto: luishersa@hotmail.com

Estos son los casos del Partido Verde Ecologista de México, del Partido Convergencia, y del Partido Nueva Alianza. Desde 1998, cuando el PRD “es llevado”, por los vientos de una tormenta ajena al poder político estatal (donde los cuadros básicos de la “clase” política apenas sí fueron rosados), inició también un rumbo inédito. La gran mayoría de líderes perredistas -que se les empezó a llamar históricos y, por sus airados reclamos, desde el poder se les definía como histéricos- no opusieron resistencia. Para los perredistas, resultó muy cómodo, pero también muy fatal, dejarse llevar suavemente por las aguas de la tormenta sobre las que se edificaba el “nuevo” gobierno. Los perredistas históricos “entregaron las armas” sin dar batalla alguna. La ausencia de análisis, de lucha ideológica, de relación con la sociedad civil, de carencia de iniciativas de progreso hacia la sociedad y hacia el nuevo gobierno fueron sustituidos por el culto al gobernante principal y por la lucha fraticida en el reparto de cuotas de poder. Para los representantes de la izquierda burocrática y progobiernista, la coyuntura caía como anillo al dedo. Sus principales representantes fueron intercalados con los cuadros neopriístas en la estructura del nuevo partido de gobierno local, pero también como funcionarios municipales, estatales y promovidos a cargos de representación popular a los tres niveles de gobierno. Pero, esta izquierda burocrática y progobiernista, nunca superó su situación de minoría en los espacios políticos a la que era invitada, tampoco intentó una postura homogénea que la identificara del resto de cuadros del nuevo gobierno, no se interesó por el análisis, por la elaboración de estrategias de izquierda, por la crítica, la autocrítica. En síntesis: no pudo, ni se interesó en estructurar una corriente socialista en el seno de la nueva circunstancia política. Visto desde la formalidad legal; es decir, desde la apariencia, en 1998 el PRD había “absorbido” entre sus filas a


FRESNILLO QUERIDO PRENSA LIBRE www.fresnilloquerido.com Contacto: luishersa@hotmail.com

miles de priístas. Desde el análisis social las cosas fueron al revés, la rebelión priísta utilizó, hasta el cansancio (y todavía ahora, hasta donde le ha sido útil para su sobrevivencia y su reproducción) “la razón social” PRD. En esta visión, los perredistas simplemente se subsumieron en las aguas de una tormenta ajena. A partir de sus hábitos políticos, más que por su ideología, pudieron identificarse con otras corrientes partidarias, compartieron las nuevas acciones políticas y esta complicidad de pensamiento, palabra, obra y omisión terminó por hermanarlos. Los hizo iguales de pensamiento, forma de ser y de hacer en la sociedad. Esta es la razón que explica que la segunda tormenta ajena, arrastre a muchos de ellos, y los lleve a desembarcar en un puerto totalmente contrario del que habían partido, en el que siguen siendo minoría y su escasa iniciativa ideológica, operativa y organizativa ya no solo es arrastrada por la tormenta, sino que ya hasta rema sincronizada y en su mismo sentido. Por eso, su identidad política anterior se ha ido disolviendo a la par que va adquiriendo una nueva. Su colorido se va despintando poco a poco, como lo haría un papel de china bajo el agua. La derrota de la izquierda burocrática y progobiernista se empezó a construir en esa confusión de perspectiva social, pero también en la ambición y sed de poder personal de la mayoría de sus dirigentes. Para ellos, no había ninguna iniciativa política que no fuera la de posesionarse rápidamente y solo en la perspectiva estrictamente personal. Esta práctica los llevó a tejer una serie de relaciones de mutua dependencia política. En medio de la confusión que se produce después de cada tormenta, a los perredistas les resultó más cómodo dejarse dirigir, esperar pasiva e irreflexivamente las directrices de la formalmente “nueva” estructura del poder político estatal y, en especial, del gobernante en turno. Habían criticado la “abnegación” política de la militancia priísta pero, al fusionarse, encontraron su compatibilidad práctica


FRESNILLO QUERIDO PRENSA LIBRE www.fresnilloquerido.com Contacto: luishersa@hotmail.com

con el denominado “centralismo democrático” de origen estalinista y, como común denominador, el culto a la personalidad que, en el caso del PRI, se le conoce como una de las más genuinas expresiones del presidencialismo mexicano. Fue el encuentro de dos culturas, o de escuelas políticas diferentes, pero no superaron dialécticamente sus diferencias, por eso no surgió nada nuevo. Simple y sencillamente, los representantes de la izquierda burocrática hicieron alarde de oportunismo y se subieron al barco. Finalmente, su argumento fue que el partido lo habían puesto ellos y tendrían que cogobernar. Se trató de la entrega de un “cheque en blanco” al nuevo gobernador, quien monopolizó todas las decisiones importantes, promovió la cultura del culto a la personalidad y no deparó en gastos publicitarios. Ya asentadas las aguas, la “izquierda” oficial de Zacatecas profundizó los estragos con la simple ausencia de iniciativas. Y es que, a veces, resulta más dañino no hacer nada (condescender que con eso se hace mucho), que asumir una postura principista que en lo inmediato puede ser rechazada, combatida, aislada, pero que está presente para florecer en cuanto cambia el temporal. La denominada izquierda histórica, y en especial la parte burocrática y progobiernista, había optado por un aislamiento voluntario (pero no como estrategia, sino como oportunismo) de su doctrina política, fingiendo una superación, una expresión cualitativamente diferente (“el monrealismo”) que, en la opinión de muchos, se había transmutado de priísta “progresista” a una auténtica izquierda visionaria. De esta forma, el aislamiento del perredismo histórico había resultado muy “civilizado”, aparentando una hegemonía incuestionable de lo que casi todos llamaron “el monrealismo”. En poco tiempo ha quedado claro, y las evidencias sobran, que se desaprovechó ese movimiento político-social y que ya sólo existe el movimiento de “los Monreal”. Así se comprende que pocas personas del antiguo PRD saltaran a la arena política y administrativa, la mayoría de los


FRESNILLO QUERIDO PRENSA LIBRE www.fresnilloquerido.com Contacto: luishersa@hotmail.com

cargos recayeron en hombres y mujeres que ya venían desempeñándose en las esferas de los gobiernos priístas y algunos otros en aventureros y oportunistas. Es entonces cuando se denota una gran pobreza histórica en el PRD local. El principal partido de la izquierda mexicana provenía de tantas fusiones nacionales, principalmente para afrontar las continuas reformas políticas electorales, que se había especializado en los procesos electorales, olvidando muchas otras formas de lucha que le habían antecedido a partidos que lo originaron, como el PCM, PPM, PPS, PMT, PSUM, PMS, PRT, Corriente Socialista y otros. Por eso, al asumir el cargo de gobernador, y al no encontrar contrapeso al interior del PRD, Ricardo Monreal reprodujo muchos de los vicios del antiguo PRI. Por ejemplo, la definición de los candidatos a cargos de elección popular se decidían en el Palacio de Gobierno, y no en el seno del partido, los operadores políticos esenciales y responsables de los resultados eran siempre funcionarios de primer nivel y, los integrantes del partido sólo la mascarada y el grupo de “chalanes” operativos. Y, cuando se esperaba un cambio importante de estrategia de gobierno y de partido, con la llegada de Amalia García Medina, la línea política esencial se mantuvo intacta. Algunas variantes se denotaron por la incapacidad de cohesión de su equipo y porque la mayoría de los operadores políticos resultaron auténticos aprendices. Popularmente diríamos que el PRD y sus dirigentes, eran los “mandaderos” que obedecían en circunstancias similares a la que existió en los gobiernos priístas. La vieja cultura política, que durante 70 años gobernó el país, siempre estuvo presente. Esa era su esencia política, aunque la apariencia formal nos decía que el gobierno y su partido, con todo y sus errores, era de “izquierda”. La síntesis es que la esencia política era la misma y la apariencia se nos presentaba como la de un nuevo tipo de gobierno emergido de un partido político de izquierda. Ese era el cambio. O sea, ninguno. Y más o menos se leería de la siguiente


FRESNILLO QUERIDO PRENSA LIBRE www.fresnilloquerido.com Contacto: luishersa@hotmail.com

manera: “si no llego por el PRI, lo hago por el PRD. Pero gobernaré como lo que siempre he sido: como un priísta. Y heredaré ese estilo a mi sucesora”. La historia se repite, aunque en una nueva espiral: “si no llegó por el PRD, lo hago por el PT. Bueno, por el Verde o, de plano por el PAN, pero finalmente se pudo por el PRI”. Ese es el nuevo cambio. O, sea, ninguno. Y es ninguno, desde el momento que los actores políticos centrales serán los mismos que han gobernado. Y es ninguno, desde el momento que la propuesta programática fue pretexto publicitario en una campaña basada en la mercadotecnia, en la compra de votos, en el chantaje político a los partidos y hacia los ciudadanos, ante la ausencia de una conciencia ciudadana diferenciada por partidos que cede ante “quien dé más” y al marketing político. Y es ninguno, desde el momento en que el partido es sólo el instrumento legal del registro, pero la estructura operadora está plagada de funcionarios de gobierno y no de militantes de partido. Esa es la fría y triste realidad. En Zacatecas, aún no ha gobernado la izquierda. Lo han hecho en su nombre. Ha habido funcionarios de la izquierda burocrática, pero ni siquiera estas posturas de izquierda light han logrado ser las predominantes. Sin embargo, la apariencia registra –y la historia la escriben los ganadores- que el 6 de julio la izquierda zacatecana, representada por el PRD, fue derrotada por el PRI. Los no ganadores podemos afirmar que la izquierda oficial; es decir, “la razón social” PRD perdió las elecciones mucho antes del 6 de julio del 2010 y que ese día sólo se protocolizó la rúbrica de su derrota. Y, desde los hombres que estuvieron, y los que ahora están en el poder (esencialmente los mismos) no encontraremos respuestas suficientemente convincentes. El problema es de que: “y ahora… ¿Quién podrá salvarnos?”…


FRESNILLO QUERIDO PRENSA LIBRE www.fresnilloquerido.com Contacto: luishersa@hotmail.com

Dice mi amigo Andrés Manuel, que “sólo el pueblo puede salvar al pueblo”. Y, Usted,… ¿Qué Opina?

Contacto: luishersa@hotmail.com fresnilloquerido@gmail.com

Genesis de la derrota del PRD  

POR: MOCTEZUMA LONGORIA, Benjamín FRESNILLO QUERIDO PRENSA LIBRE www.fresnilloquerido.com Contacto: luishersa@hotmail.com GÉNESIS DE LA DERR...