Page 9

www.frente.com.mx | versus |

9 | FRENTE del 26 de septiembre al 2 de octubre de 2013

Pedro Reyes A

rquitecto de profesión. A los 22 años comenzó a sumergirse en la invención y gestión de proyectos artísticos con un enfoque cercano al diseño y la reutilización de espacios en la ciudad de México. Sus obras Palas por pistolas y Disarm son conocidas por recopilar más de seis mil armas y transformarlas en palas para sembrar árboles e instrumentos musicales. Sanatorium es su proyecto más reciente. entrevista: aretha romero Foto: RAMÓN RUIZ SAMPAIO

¿De qué trataron tus primeros proyectos artísticos? En los noventa, antes de ser artista y recién terminada la carrera de Arquitectura, abrí un espacio alternativo que se llamó La torre de los vientos, en el cual organizaba y buscaba gestionar proyectos y obras de artistas y arquitectos. Eran básicamente intervenciones que dialogaban con un espacio físico en donde tratábamos de ilustrar la relación entre prácticas actuales y la escultura urbana. Organicé alrededor de 40 exposiciones entre 1996 y 2002, y a partir de 2002 ya comencé a trabajar como artista. ¿Por qué empezaste a incluir armas en tu obra? Creo que todos los mexicanos de alguna forma vivimos con la preocupación de la inseguridad y conocemos o sabemos de alguien que le ha pasado algo. En ese sentido no soy una persona que se queja, pues siento que no sirve de nada. Me puse a idear una forma de no quedarme con el problema, sino buscar algún esfuerzo de transformación. A partir de ello lo que me interesó fue la producción de cambios. Al mismo tiempo en que estamos tomando un pedazo de fierro que servía para matar, ahora también sirve para hacer música. Es buscar la transformación física de ese material, pero también una modificación psicológica y, como consecuencia, social. Creo que, como sociedad, tenemos que aprender a pasar de la violencia real a la simbólica. Siempre va a ser mejor que expreses tus angustias, neurosis o frustraciones tocando rock and roll que saliendo a matar a alguien. ¿Cómo lograste apoyo para desarrollar estos proyectos? La gestión de ese proyecto fue una colaboración entre el sector público, el privado y la sociedad civil. Por una parte apoyó el Consejo de Seguridad de Sinaloa, y por la parte privada nos apoyó el Jardín Botánico

de Culiacán con la fundación Isabel y Agustín Coppel y, obviamente, las personas de la ciudad. Creo que este tipo de proyectos deben ser acciones transversales porque normalmente le echamos la culpa a las empresas, al gobierno o a la gente, pero cuando buscas soluciones tienes que juntar a una serie de sectores y hacer que confluyan, porque cada uno aporta algo que el otro no puede. Por ejemplo, yo solo no puedo organizar una campaña de donación voluntaria de armas, la tengo que hacer a través del ejército. Es muy importante que todos esos agentes intervengan y estén de acuerdo, en este caso con la propuesta de Palas por pistolas. ¿Cómo realizaste este intercambio de armas por electrodomésticos? Nosotros tratamos de organizarlo de una forma en la que se creara una especie de situación de confianza. Hicimos unos spots de televisión para hacerle entender a la gente que no se les iba a hacer preguntas, ni tampoco a investigar. Los spots invitaban a la población a tener confianza y explicaban que lo único que nos interesaba era reutilizar el material. Eso era parte de la estrategia. Y en el caso del proyecto Disarm, ¿cómo conseguiste que te dieran las armas decomisadas en ““la guerra contra el narcotráfico”” del 2006? Como ya había trabajado con el ejército y conocí al gobierno en ese proyecto, un amigo, Enrique Betancourt, que trabajaba en la Comisión Nacional para la Prevención Social del Delito, me llamó para decirme que iban a hacer una destrucción masiva de armas en Ciudad Juárez. Éstas no eran donadas voluntariamente, sino incautadas. Enrique le presentó el proyecto a las autoridades y así me donaron el material. Pero en ese momento quise hacer algo distinto a las palas y surgió la idea de los instrumentos musicales.

¿Conociste la historia de alguna de esas armas? La mayoría de ellas fueron parte de un proceso de investigación y han sido usadas como evidencia pero no tengo acceso a los expedientes de cada pistola. Lo que tienen en común es que fueron incautadas a grupos criminales. ¿Cómo fue el proceso creativo para Imagine? He trabajado con un grupo increíble de músicos. La primera generación de instrumentos la hice gracias al apoyo de una fundación que se llama Alumnos 47 bajo la dirección musical de Jazmín Zepeda, ella juntó a un grupo de músicos. Después hice una segunda generación que fue de instrumentos mecanizados con Cocolab, y también trabajé con músicos en Londres con los que grabamos un disco. Ahora hay otra serie de planes: se han hecho conciertos en Turquía, Corea y, próximamente, en Australia y Estados Unidos. Lo que sucede es que los instrumentos pasan a las manos de los músicos y ellos hacen sus propias creaciones musicales. ¿Cómo describes el resultado ? Creo que en el resultado no sólo hay un mensaje, en realidad son tres. El primero es que necesitamos despistolizar a México, hacer campañas de donación y destrucción de armas en todo el territorio nacional. En ese sentido la sociedad, el gobierno y la iniciativa privada tienen que unirse. Es muy importante que reduzcamos el número de armas que hay en circulación, porque va a tener un impacto muy palpable en la reducción de la violencia. Luego necesitamos trabajar con Estados Unidos para que nos dejen de mandar armas y, por último, atender a la población que está entre los 15 y 25 años, por ser un sector que deja la escuela, pero que todavía no tiene buenas oportunidades de trabajo y se vuelve mucho más vulnerable para entrar fácilmente en el comercio informal y otro tipo de actividades

ilícitas. Creo que así como se han formado orquestas infantiles, o se ha enfatizado en la cultura para niños y adultos, también es momento de voltear a ver a ese sector de la población que está abandonado. ¿Viste la película de School of Rock con Jack Black? Bueno, me gustaría hacer algo así pero con estos instrumentos. ¿Qué es Sanatorium? Sanatorium es una especie de clínica itinerante que ofrece terapias donde se mezcla arte y psicología. Las “terapias” o performances están diseñados para que cualquier persona, con un mínimo entrenamiento, las pueda facilitar. Básicamente se trata de una especie de encuentro en donde puedes hablar de tus angustias y problemas, e intentar que por medio de juegos y dinámicas, encuentres soluciones. Es como un tipo de botiquín de primeros auxilios de psicología, ¿cómo puedes tomar una mejor decisión?, ¿cómo puedes reconciliarte con alguien?, ¿cómo puedes visualizar qué decisión tienes que tomar?, ¿cómo puedes hacer un ejercicio de relajación? Son técnicas introductorias para provocar la curiosidad de resolver cosas, o que se antoje hacer una investigación sobre algún padecimiento psicológico cotidiano, pero básicamente es una puerta de acceso para ciertas herramientas que, por lo general, no analizamos o no tenemos acceso. Sanatorium originalmente lo comisionó el museo Guggenheim de Nueva York, después estuvo en operación 100 días en una exposición que se llama “Documenta en Alemania”, y ahora está en Londres. En primavera estará en Canadá y mi idea es traerlo a México. Creo que es un proyecto que rescata mucho de lo que necesita este país. ¿Continuarás con proyectos relacionados con problemáticas sociales en México? Sigo comprometido con el tema de la despistolización en el país. Me encantaría trabajar con el gobierno federal y local, porque es algo que no se puede hacer sin la ayuda de ellos. Me lo imagino más allá del arte. Me gustaría apoyar en alguna política pública, inventar una campaña a nivel nacional para reducir el número de armas en circulación. También me gustaría que hubiera buenos cambios estructurales en cuanto a la política de drogas, que se legalizara la mariguana, por ejemplo. El problema de las armas está totalmente ligado a la guerra contra el narcotráfico, ese paradigma que ya está comprobado que falló.

Frente 117  

La Semana de Frente periódico semanal cultural gratuito de la Ciudad de México del 26 de septiembre al 2 de octubre

Frente 117  

La Semana de Frente periódico semanal cultural gratuito de la Ciudad de México del 26 de septiembre al 2 de octubre

Advertisement